You are on page 1of 21

SUBMARINOS

Diseño del Casco

1. Introducción.
Básicamente el casco de un submarino consiste en una envuelta estanca, que debe
resistir la presión hidrostática que el submarino soportara durante su operación. Los
miembros estructurales de la envuelta presurizada, son los refuerzos cilíndrico-
circulares, las reducciones cónicas, los mamparos interiores y los mamparos exteriores
(“wing bulkheads” y las “calotas”), Fig. 38. Adicionalmente los submarinos pueden
tener estructuras o cascos secundarios que no soportan la presión directa, por tener
libre comunicación con el mar, los que se diseñaran bajo otras premisas.

2. La Estructura del Submarino.


Los componentes principales de su estructura son su casco, sus refuerzos y los
mamparos.
El enchapado del casco se diseñara para soportar cargas hidrostáticas. Su espesor
dependerá del diámetro del casco, de la clara de refuerzos, de la profundidad de
operación y de la resistencia del material.

Distintos tipos de elementos se utilizan para reforzar el enchapado de casco. Lo usual


son cuadernas tipo anillos transversales, mamparos exteriores/interiores y las
bulárcamas.

Las cuadernas son anillos circulares con secciones “T” o doble T. Podrán ser roladas o
armadas, interiores o exteriores. En construcciones mono-casco las cuadernas son
interiores, mientras que en las de doble casco es mas practico que sean exteriores. La
clara de cuadernas suele rondar de 0,1 a 0,2 diámetros.

Los mamparos entre los dos cascos (”wing bulkheads”) pueden ser sólidos o
alivianados, en cualquiera de sus formas actúan como anillos de refuerzo.

Los mamparos interiores subdividen el casco en compartimentos. Se los clasifica en:

a) Aquellos que cierran compartimentos para escape.


b) Subdivisión (solamente)
c) Resistentes a la presión a máx. profundidad de diseño.

Los tres tipos de mamparos proveen soporte transversal al casco. Desde que la
longitud de un compartimento es la distancia entre sus mamparos, ellos afectan
directamente a la presión de colapso. Usualmente se deben instalar a una distancia de
1 a 2 diámetros. De no ser posible se remplazaran por anillos reforzados (bulárcamas o
“deep frames”). Estas bulárcamas para poder cumplir con la resistencia que provee un
mamparo deben ser mas grandes y reforzadas que una cuaderna normal.

1
Los mamparos extremos exteriores pueden ser de dos tipos:

a) Planos o,
b) De sección elíptica o hemisférica.

Los últimos normalmente no tienen refuerzos y los primeros solo se usan para
profundidades bajas.

Cuando el diseño requiera reducciones, se deberá reforzar la zona para tener en


cuenta la concentración de tensiones resultante de la discontinuidad longitudinal y
radial.

3. Tipos de Fallas.

Hay tres modos de falla:

a) Pandeo del casco entre anillos de refuerzo. Se identifica por la formación de


lóbulos a lo largo de la periferia del enchapado del casco, Fig. 39.
b) Fluencia del casco entre anillos de refuerzo. Usualmente aparece semejando un
acordeón asimétrico, Fig. 40.
c) Inestabilidad General, caracterizada por grandes concavidades del cilindro
reforzado y donde el casco mas sus anillos de refuerzo se deforman como una
sola unidad, Fig. 41.

Este ultimo modo de colapso, es sensible al espaciado de los mamparos o de las


bulárcamas y ocurrirá si la distancia entre ellos es muy grande o cuando los anillos de
refuerzo tengan bajo escantillonado.

El pandeo y la fluencia del casco son análogos al comportamiento de una larga


columna esbelta y una columna corta respectivamente. Una resulta de una
2
inestabilidad elástica o elástico-plástica, mientras que la otra dependerá de la tensión
de fluencia. El largo de la columna equivalente al casco, será para ambos modos de
falla, el largo de casco no soportado entre cuadernas transversales adyacentes.

Cuando el casco es relativamente grueso y el espaciado de las cuadernas es cercano,


el casco fallara por fluencia. Por otro lado, cuando el casco es relativamente fino y el
espaciado de las cuadernas es muy grande, el casco pandeara en lóbulos. Estos
mecanismos de colapso se verifican en estructuras idealizadas. En la realidad, las
pequeñas excentricidades de construcción debilitan la resistencia de los anillos,
aumentando la tendencia al colapso por inestabilidad general. La distancia entre
mamparos para un casco reforzado es a la inestabilidad general, como la clara de
cuadernas a la inestabilidad local (pandeo o fluencia). Para diseños óptimos, v.g., peso
mínimo, el casco se diseñara para que falle por fluencia, mientras que las cuadernas
tendrán el escantillonado mínimo que prevenga la inestabilidad general.

La analogía, pandeo entre cuadernas versus pandeo de columnas, se puede observar


en la Fig. 42, donde el valor (λ) representa el “ratio” de esbeltez del cilindro,
comparable al (L/r) de las columnas. Lambda (λ) tiene el siguiente valor adimensional:

Ψ= pc / py , es la relación entre la presión de pandeo para el casco, ecuación (19), a la


presión periférica a fluencia (p = (2tσ / D). Expresada en cantidades no dimensional y
simplificada, la ecuación para la curva de inestabilidad teórica se puede escribir como
Ψ= 1,30 / λ2.

Entrando el valor apropiado de λ en la Fig. 42 se muestra a un golpe de vista, si el


casco va a pandear en forma de lóbulos (criterio de Von Mises) o si va a fallar por
fluencia (usualmente en forma de acordeón). Ambos modos de falla implican que la
cuadernas tienen area y rigidez suficientes para que la falla se produzca de cualquiera
de estas maneras. Si las cuadernas son deficientes, la falla se producirá por
inestabilidad general, a una presión inferior a la indicada en la Fig. 42. Las dos
ilustraciones en esta figura tienen forma similar y muestran que el límite superior de la
inestabilidad general es la resistencia a la fluencia por compresión del material.

El mecanismo de inestabilidad general esta asociado con el colapso global del cuerpo.
Sin un casco de poco espesor, de uno a dos diámetros de distancia entre mamparos,
pandeará si la carga esta en la zona de alto λ. Si los refuerzos son inadecuados se
seguirá permitiendo el pandeo entre mamparos que se observa en la Fig. 41. Pero si el
escantillonado de los refuerzos se incrementa y el largo del cilindro permanece
3
constante, se alcanzara un punto donde no se producirá inestabilidad general y la falla
se producirá entre cuadernas por pandeo lobular. Si se aumenta el espesor del casco y
se refuerzan las cuadernas, desaparecerá la forma de pandeo lobular y la falla se
producirá por fluencia asimétrica. Un compartimiento de longitud determinada, definido
por mamparos rígidos internos y un casco reforzado de parámetros conocidos (L/D y
t/D), requerirá de una rigidez circunferencial mínima de los anillos, a los efectos de
prevenir el modo global de falla (inestabilidad general).

J.C.M.

4
5
4. Resistencia del Casco

Tres ecuaciones básicas se usan para predecir la resistencia al colapso por pandeo y
fluencia. En la práctica, estas ecuaciones deben ser usadas con apropiados
coeficientes de seguridad determinados por la experiencia. Una ecuación que es
aplicable dentro de la región de inestabilidad elástica, predice la presión a la que el
casco pandeara definitivamente en forma lobular (modo 1). Las otras dos ecuaciones
predicen la presión de colapso respecto a la resistencia a fluencia del material
(modo 2).

(a) Pandeo del Casco. Si las cuadernas están muy espaciadas o si el espesor del
casco es relativamente fino, la presión de colapso depende de la relación L / D
y de t / D. Windemburg, desarrolló la siguiente expresión basado básicamente
en Von Mises y otra ecuación algo complicada que contempla a n, número de
lóbulos circunferenciales que aparecerán en el casco al pandear:

La ecuación (19a) es independiente de n y puede ser usada con suficiente exactitud en


la solución de problemas prácticos. Para valores de L / D ≤ 1, el error de esta solución
aproximada respecto de la real es de aprox. 1%.

(b) Fluencia del Casco. Si las cuadernas están lo suficientemente cercanas, de tal
manera que se pueda alcanzar la resistencia a fluencia por compresión, la
presión de colapso dependerá de la fluencia del material y de la relación t / D.
Las ecuaciones de las tensiones de casco circunferenciales (σΦ) y o (σx), para
cilindros uniformemente reforzados bajo presión hidrostática, fue desarrollada
por Von Sanden y Gunther (se adjunta a este trabajo). De acuerdo a la Fig. 43,
la tensión circunferencial o periférica en la mitad de la clara (“MIDBAY”), será:

6
y la axial o longitudinal en el mismo punto (“MIDBAY”), será:

Las tensiones en el casco, correspondientes a puntos próximos a las cuadernas, están


dadas por las siguientes dos expresiones:

7
En las ecuaciones (20) el signo positivo se aplicara a las tensiones superficiales
externas y el negativo a las internas del casco.

B = b t / (A + b t)

b = espesor del alma

t = espesor de casco, in.

A = area de la cuaderna, in.

8
Debido a la presencia de la cuaderna, el casco experimenta contracciones
radiales variables cuando se aplica una presión externa, resultando una tensión
de flexión, El casco flexionara en ondas como se muestra en la Fig. 44. La
flecha radial no uniforme refleja la influencia del soporte (o apoyo) provisto por la
cuaderna. El calculo de tensiones utilizando las ecuaciones (21), da la
distribución que se muestra en la figura.
Estos cálculos muestran que la máxima tensión longitudinal se encuentra al lado
de la cuaderna en el lado interior y la máxima circunferencial es al centro
(“MIDBAY”) lado exterior.
La solución a las ecuaciones (21 a) y (21 b) para la presión a la que ocurrirá la
fluencia del casco, fueron designadas en el trabajo de Von Sanden y Gunther
como “92” y “92a”,

9
10
Curvas para las funciones auxiliares N, K y H se encuentran en la Fig. 45.

Aunque la teoría indica que la fluencia del casco se producirá primero en la


cuaderna, la experiencia muestra que la fluencia en el centro (‘MIDBAY”) es
mas critica.

La teoría de la “articulación plástica” ( ver apunte Teoría Plástica) fue


desarrollada para reflejar la reserva de resistencia que existe después de la
iniciación de la fluencia del casco. Se asume que el casco colapsa cuando el
enchapado desarrolla articulaciones plásticas en los extremos y centro, Fig. 46.

J.C.M.

11
5. Resistencia de las Cuadernas

Las cuadernas son los elementos estructurales que principalmente soportan el casco y
mantienen su circularidad. Sin las cuadernas, el casco no podría soportar las altas
presiones que experimentan los submarinos. Igual que el casco, su resistencia se
verifica a través de dos criterios, uno basado en su tensión y el otro en su
inestabilidad.

(a) Tensión periférica en las cuadernas. Para calcular la presión externa a la cual la
cuaderna alcanzará la fluencia, debido a la compresión periférica, se debe
calcular primero la carga que soporta la cuaderna. Esta carga se puede calcular
de acuerdo al trabajo teórico de Von Sanden y Gunther.

Refiriéndonos a la Fig. 47, la carga radial total por pulgada de circunferencia, q,


es:

12
“Q” obviamente tiene relación con la clara (ver trabajo original de Von Sanden y
Gunther, páginas 35, 41 y 60 entre otras)

De la Fig. 48 sumando las fuerzas del diagrama, se obtiene

q ds = 2 P (dα/2)

q (2R) = 2P

P = qR (25)
13
Dividiendo la carga por el área de la cuaderna, (A + bt), donde A =área de la cuaderna
y bt = área de casco asociado a la misma, Fig. 47, la tensión en la cuaderna es,

σc = P / (A + bt) = Q p R / (A + bt) (26)

Que al resolver para la presión y sustituir por la tensión de fluencia queda,

py = σy (A + bt) / (Q R) (27)

donde py es la presión de fluencia para la cuaderna.

(b) Tensión de flexión en las cuadernas. La ecuación (27) es aceptable siempre y


cuando no halla excentricidades. Cualquier excentricidad o falta de circularidad
en el casco generará una pérdida de resistencia en el mismo. En la práctica, las
excentricidades no se pueden eliminar completamente y la tensión de flexión en
las cuadernas, σb, resultante de las mismas, debe ser considerada para
determinar la resistencia de la cuaderna. La tensión total, σT, estará entonces
compuesta por dos componentes, v.g., la tensión periférica de compresión, σc,
de la ecuación (26) y la local de flexión, σb, a obtener con la ecuación (29).
Así,

σT = σb + σc (28)

La componente por flexión fue desarrollada por Kendrick a través de la siguiente


expresión:

En la ecuación (29), pc, se puede obtener con las ecuaciones (22a) o (22b) del
trabajo de Von Sanden. La presión crítica pcr, refleja el factor de inestabilidad de
la cuaderna y lo trataremos en el próximo acápite.

14
(c) Inestabilidad de las cuadernas. Trabajos realizados en el “Polytechnic
Institute Brooklyn Aeronautical Laboratory” y por Kendrick en el “Naval
Construction Research Center”, obtuvieron una buena aproximación al problema
de la inestabilidad general de un casco reforzado.

Mientras que cuando estudiamos la inestabilidad local del casco, suponíamos a


las cuadernas lo suficientemente resistentes, para permitir que el enchapado del
casco desarrollara lóbulos circunferenciales o pliegues tipo acordeón. Ahora nos
preocupa como prevenir el colapso total del casco y sus refuerzos como una
unidad.

La expresión para la presión crítica asociada con la inestabilidad general


formulada por Kendrick y modificada por Bryant, tiene la siguiente forma:

El valor de pcr, de la ecuación (33) es el valor que deberíamos insertar en la (29)


para determinar la componente de flexión para la cuaderna.

Respecto de la ecuación (33), nótese que contiene al término Ls , definido


como la distancia que separa dos mamparos transversales rígidos.

6. Falta de Circularidad e Imperfecciones de los Anillos de Refuerzo.

Con una circularidad perfecta y cuadernas uniformes, la carga radial, comprime


el anillo a un radio menor sin flexión. Si no es así, tendremos flexión y tensiones
adicionales. Estas tensiones, sumadas a las periféricas de compresión,
inducidas por la presión hidrostática , serán causa de una fluencia prematura y/o
fallas del anillo.
Otro tipo de tensión se produce si los refuerzos están inclinados o
distorsionados, debido a que las fuerzas radiales no pasan por el centro de corte
de la sección, apareciendo un momento de torsión, Fig. 50.

15
Cuando la tensión radial en el alma y la tensión circunferencial en la platabanda
son excesivas, aparecerá fluencia y la posibilidad que deformen los anillos,
precipitando el colapso por inestabilidad general. Para cuadernas externas la
distorsión tiende a reducir la inclinación inicial (de fabricación), mientras que
para las internas hay una tendencia a incrementar la misma. Debido a este
efecto, el reforzado externo es más estable que el interno.
La tensión total en la platabanda de la cuaderna se puede escribir como,
σT = σc + σb + σf

σc de ecuación (26),
σb de ecuación (29) y σf la inducida por la inclinación (falla congénita), su
determinación se puede hacer utilizando el método desarrollado en el trabajo
“The Weakining Effect of Initial Tilt and Lateral Buckling of Ring Stiffeners on
Cylindrical Pressure Vessels” (Wenk y Kennard, reporte del TMB 12/1956).

Para las cuadernas, las tensiones actuantes en la dirección radial y periférica


también debe ser considerada. La radial esta constituida de una componente a
la flexión σrb , inducida por la inclinación , más una componente de compresión
σrc , debida a la contribución de Poisson a la compresión periférica (“cuando un
material se comprime en una dirección, tiende a expandirse en las otras dos”).
De acuerdo al criterio de Von Misses y Hencky para fluencia, esto se puede
expresar con la siguiente ecuación:

En la práctica, las cuadernas de los submarinos son escantillonadas de acuerdo


a la experiencia, para prevenir la falla de las mismas.

16
7. Mamparos y Enchapados Planos.

El diseño de mamparos extremos o internos siguen idénticos procedimientos; la


única diferencia radica en la tensiones que se asignen a los componentes estructurales
de cada uno. Desde que los extremos son parte del casco sometido a presión, se los
diseña para la misma presión de colapso que el mismo, los otros, sólo estarán sujetos
a presión en casos de inundaciones de emergencia, con presiones de diseño distintas
a las del casco.

El arreglo de la estructura de un mamparo típico se muestra en la Fig. 53.

Como se ve en la figura, el enchapado del mamparo esta soportado por tres


sistemas de refuerzos; primarios, secundarios y terciarios. Los primarios
consisten en uno o más refuerzos horizontales o palmejares sobre todo el
ancho del mamparo. Los secundarios, son usualmente verticales sobre toda la
altura del mamparo, recibiendo soporte elástico del/los refuerzos primario. Los
terciarios, son horizontales y están dispuestos para dar al enchapado una
relación de aspecto aproximadamente igual a 1.

El soporte mutuo entre refuerzos fuerza al mamparo a trabajar como una unidad
y hace que la distribución de la carga entre todos estos elementos sea
indeterminada. El mamparo se comporta como un diafragma y experimenta una
redistribución de las tensiones, en el caso de ocurrir grandes acciones en la
zona plástica. Habida cuenta de la naturaleza indeterminada de la carga y de las
condiciones de contorno, los refuerzos se consideran empotrados y de inercia
17
uniforme. Una forma aceptable para definir la carga sobre los elementos, se
observa gráficamente en la Fig.53. Para los refuerzos horizontales o
palmejares, la zona cargada se modela como una elipse, de área igual a la mitad
de la del mamparo. Para los secundarios la carga es aquella que actúa a lo largo
del refuerzo y su ancho es la clara. La carga en los terciarios, se calcula sobre la
base de una carga triangular doble para paneles cuadrados o trapecial doble
para paneles cuyo ancho es menor que la longitud del refuerzo, Fig. 54

Debido a que las cargas son excepcionales (actúan “una sola vez”), es previsible
que se produzcan deformaciones permanentes, debido a que el diseño
considerará al material trabajando en zona plástica. El escantillonado del
enchapado aceptará una deformación permanente y el de los refuerzos se
establecerá para lleguen a fluencia a un porcentaje de la presión esperable.

El máx. momento flector en la mitad de los elementos primarios, será:

M = p l3 / 48.9, donde p = pressure [psi] y l=D (36)

El corte en los extremos será:

W = π D2p / 16 (37)

Para calcular los secundarios o verticales, los modelizaremos como vigas


doblemente empotradas o continuas, sometidas a caga uniforme.

El espesor del enchapado plano se obtendrá con la ecuación (38). Ecuación que
también se usa para calcular la máx. tensión teórica en el centro un panel
rectangular con apoyo fijo en su contorno.

σ = 6 Kxpa2 / t2 (38)

donde

σ = máx. tensión elástica, psi

Kx = coficiente de Tabla 13, que refleja la influencia de la relación de aspecto

p = presión

18
a = lado corto del rectángulo

b = lado largo del rectángulo

t = espesor del enchapado

Esta claro que el espesor del mamparo no se podrá obtener directamente


aplicando esta fórmula teórica, ya que vamos a permitir su trabajo en la zona
plástica. La definición final del espesor se obtendrá aplicando coeficientes de
corrección obtenidos de ensayos estructurales.

8. Mamparos a Presión

El diseño de mamparos que soportan altas presiones básicamente es similar al de los


vistos más arriba, salvo por la diferencia en las tensiones admisibles. El enchapado en
este caso se diseña para soportar la fluencia a la profundidad máx. y los refuerzos se
se escantillonan a la profundidad de colapso. Ya sea que estos mamparos sean planos
o convexos, soportan repetidamente presiones a grandes profundidades, lo cual
requiere tener en cuenta el correspondiente efecto de falla por fatiga.

Normalmente en la actualidad se utilizan mamparos de sección convexa hacia el


exterior (elíptica o esférica), sin refuerzos.

Dos criterios se utilizan para determinar el espesor de estas “calotas”; uno basado en
un colapso de modo inestable y el otro en la tensión. Este criterio sigue las
especificaciones del Código ASME para Recipientes a Presión (calderas). De este
modo si el espesor del casco es relativamente grueso, de acuerdo a la ecuación de la
membrana simple, para calotas elípticas:

t = p D / (2 σy) (39)

Si el casco es relativamente fino, tendremos pandeo, donde la inestabilidad viene dada


de acuerdo a:

t = [ p D2 / (K E) ]1/2 (40)

Para calotas semiesféricas las ecuaciones (39) y (40), se podrán modificar a:

19
El coeficiente K en las ecuaciones (40) y (42) tiene un valor teórico de 1,21. Estudios
de Von Karman y Tsien, sugieren un K = 0,3 de acuerdo a resultados experimentales.

Cuando la relación diámetro / espesor para formas elipsoidica o semiesférica es


grande, la falla puede ocurrir por inestabilidad, para estos casos utilizaremos las
ecuaciones (40) ó (42).

9. Discontinuidades

Se describen y diseñan de acuerdo a las siguientes figuras,

20
J.C.M.

21