Sie sind auf Seite 1von 29

Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal

Sistema de Información Científica

Olívar Graterol, Dagmary


El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha: la convergencia con las teorías del
Caribe
Revista Brasileira do Caribe, vol. XII, núm. 24, enero-junio, 2012, pp. 459-486
Universidade Federal de Goiás
Goiânia, Brasil

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=159123802007

Revista Brasileira do Caribe,


ISSN (Versión impresa): 1518-6784
revistacaribe@fchf.ufg.br,
cecabcaribe@bol.com.br, kcouto@fchf.ufg.br
Universidade Federal de Goiás
Brasil

¿Cómo citar? Número completo Más información del artículo Página de la revista

www.redalyc.org
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
El latinoamericanismo en la
propuesta teórica y crítica de
Juan Acha: la convergencia
con las teorías del Caribe

Dagmary Olívar Graterol


(Universidad Carlos III de Madrid)

Resumo
A extensa obra de Juan Acha está marcada por sua preocupação
com o estudo das artes visuais da América Latina a partir de
uma perspectiva subcontinental. A região foi para ele uma
reinvindicação fazendo assim eco das preocupações históricas
e contemporâneas que se desenvolveram na década de sessenta
e setenta do século XX. A sua área de interesse sempre girou
de forma ampla e geral em torno das artes visuais, elaborando
conceitos y desenvolvendo uma metodologia que vemos como
um dos maiores legados desse movimento o doutrina no que diz
respeito ao subcontinente: o latinoamericanismo. O material que
esse autor elaborou sobre a região leva a revisá-lo a partir da noção
de “ismo.” Nos interessa ver suas propostas em diálogos com
outras posturas mais atuais e ao mesmo tempo trazer para nossos
dias a obra de um dos mais prolíficos autores e investigadores das
artes plásticas dessa região como foi o caso de Juan Acha, bem
como tratar de resgatar do esquecimento no qual parece ter caído
grande parte de suas contribuições.

Artigo recebido em outubro de 2011 e aprovado para publicação em dezembro de 2011


Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24, Jan-Jun 2012, p. 459-486
Dagmary Olívar Graterol

Palavras-chave: Artes Visuais, América Latina, identidade


Resumen
La extensa obra de Juan Acha está marcada por su preocupación
por el estudio de las artes visuales de Latinoamérica desde
una perspectiva subcontinental. La región fue un reclamo para
él y con ello se hizo eco de las preocupaciones históricas y
contemporáneas que sobre la región se desarrollaron entre la
década de los 60 y 70. Su área de interés siempre giró en torno
a las artes visuales de forma amplia y general, elaborando
conceptos y desarrollando una metodología que vemos como uno
de los mejores legados de este movimiento o doctrina en torno al
subcontinente: el Latinoamericanismo. El material que este autor
elabora sobre la región nos conduce a revisarlo desde la noción
de ismo. Al mismo tiempo que nos interesa ver sus propuestas en
diálogo con otras más actuales para colocar en nuestros días la
obra de uno de los más prolíficos autores e investigadores de la
plástica de la región, como fue Juan Acha y tratar así de rescatarlo
del olvido en que parece que ha caído gran parte de sus aportes.
Palabras claves: Artes Visuales, Latinoamérica, identidad
Abstract
The extensive work of Juan Acha is marked by its concern for the
study of the visual arts of Latin America from a subcontinental
perspective. The region was a challenge for him and he echoed
the historical and contemporary concerns about the region
that took place between the 60’s and 70’s. His area of interest
always revolved around the visual arts in a broad and general
way, developing concepts and a methodology that we see as
one of the greatest legacies of this movement or doctrine on the
subcontinent: Latin Americanism. The material that the author
elaborates on the region leads us to revise it from the notion of
ism. At the same time we want to see his proposals in dialogue
with other more recent proposals to bring up-do-date the work of
one of the most prolific authors and researchers of the plastic arts
in the region, as was Juan Acha and try and rescue him from the

460 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

oblivion in which many of his contributions seem to have fallen.


Keywords: Visual arts, Latin America, Identity

Introducción
Quien se haya acercado a cualquier libro o artículo de la
extensa obra de Juan Acha (Perú, 1916; México, 1995), sin duda
alguna, se ha topado con la llamada constante a Latinoamérica
o América Latina como región e, incluso, a lo que nosotros
consideramos la visión del subcontinente como un movimiento
artístico y también una tendencia sociocultural, es decir, un
“ismo”, al colocar este vocablo como sufijo tras el nombre de
la región. Así, el “latinoamericanismo” es la denominación de
dicho movimiento o tendencia que a su vez hace referencia al
sujeto que la vive o la practica: el “latinoamericanista” sustantivo
que también se utiliza como adjetivo.
a base del trabajo de Acha, aunque bastante olvidado
L
en nuestros días, tal y como plantea en su monografía de
19791 está relacionado, principalmente, a sus “preocupaciones
latinoamericanistas” (ACHA, 1979, p.14). De esta manera,
cuando el autor expone la problemática de Latinoamérica y de
sus expresiones se refiere conjuntamente a lo latinoamericano
como esencia cultural en un sentido amplio, como identidad que
encierra otras identidades, y lo que esta identidad significa o
puede significar en las artes visuales.
Además de plantear los parámetros generales del
latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan
Acha y como ésta puede incidir en los estudios sobre el Caribe,
nos interesa actualizar su postura, por lo que insistiremos en una
revisión de sus preceptos en diálogo con la de otros críticos y
teóricos del arte actuales del subcontinente que se acercan al tema
de la identidad latinoamericana y de la región como entorno en
las artes visuales, principalmente, y a la cultura, en un segundo
plano, pero siempre desde esta visión de unión subcontinental.

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 461
Dagmary Olívar Graterol

Hacer dialogar propuestas en torno a la identidad latinoamericana,


tales como mestizaje o hibridación donde diversidad y similitud
aparecen como constantes, a veces claramente demarcadas
y otras pertenecientes a un territorio neutro de posibilidades
conceptuales, identitarias, desde el “latinoamericanismo” de
Acha es relevante para una recuperación y, así, actualización de
los aportes del teórico, crítico y pedagogo de origen peruano que
nos aproxima a la problemática caribeña desde una visión que la
conecta con la más general del continente latinoamericano.
El tema de la identidad, donde se inserta el
latinoamericanismo, por lo menos en la interpretación de
numerosos autores en la actualidad, ha significado una cuestión
peliaguda aunque inevitable a todos los investigadores e
intelectuales que estudian las diversas manifestaciones culturales
de la región, y muy especialmente cuando hablamos de las artes
visuales. Acha, por su parte insiste en la diversidad de nuestro
pasado:

la diversidad es nuestra real identidad, o sea que nos


caracterizamos por tener una identidad que no es identidad
según el pensamiento europeo. Si aceptamos esta realidad con
seguridad que cambiará nuestra perspectiva en el conocimiento
de nosotros mismos y de nuestras relaciones estéticas. No
sólo esto, sino que hoy es útil saber manejar las múltiples
diferencias de un mundo en estrecha comunicación (ACHA,
1979, p.125).

No cabe duda que estas palabras resumen parte de lo que


trataremos y, vistas al trasluz de la globalización actual donde ya
hemos trascendido conceptos como multiculturalidad y aceptamos
la interculturalidad, suenan premonitorias si atendemos a que han
sido publicadas hace más de treinta años y, aún así, las podemos
continuar aplicando dentro del contexto latinoamericano actual.
Es probable que el relativo olvido en el que se encuentra la obra

462 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

de Acha sea una cuestión derivada del campo disciplinar a la cual


ésta fue adscripta. Al Acha especializarse exclusivamente en las
expresiones visuales y no apuntar a una visión multidisciplinar o
interdisciplinar, como la promovida por los estudios culturales2,
ha sido otro de los motivos por lo que muchos críticos y teóricos
del arte hayan traspapelado su legado teórico y crítico3. Porque a
pesar de que “ya pasó el tiempo en el que era obligatorio ejercer
de latinoamericano” (RODRÍGUEZ, 2011, s/n), como apuntaba
el escritor argentino Ricardo Piglia en un periódico español
durante la Feria del Libro de Madrid de 2011. Latinoamérica,
lo latino y, también, su “ismo”, parecen ser espacios identitarios
e imaginarios para la identificación o el desafío; continúa
interesando como superestructura cultural y, por supuesto,
comercial a nivel global. Por lo que, aunque se crea que ya pasó
esa época de obligatoria autoidentificación, relacionada con
una asunción del intelectual y el artista como sujetos políticos,
esta elección, libre o por conveniencia con la región persiste en
nuestros días.

De Latinoamérica al latinoamericanismo
Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos
(Los Prisiones, grupo chileno de los años 80)

Hacemos una mención introductoria y general a este


tema que consideramos una declaración de principios y una
constante que se erige a lo largo de la obra de Juan Acha: el
Latinoamericanismo. Como resulta obvio, este término, con una
clara determinación geográfica, se refiere a lo que denominamos
Latinoamérica o América Latina, es decir, resulta de una visión
regional, una perspectiva unitaria de las diferentes naciones,
etnias y culturas que la componen y que se ubican en el continente
americano, justo al sur de EE.UU.

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 463
Dagmary Olívar Graterol

No es una tendencia exclusiva del siglo XX, sino que


viene de la conciencia de unidad territorial en el seno de lo que
fueron las colonias europeas bajo el dominio de las coronas
española y portuguesa, mayoritariamente. Posteriormente,
durante la Emancipación, Simón Bolívar vio en la América
Hispánica un corpus que unido podría lograr su independencia
y, a la vez, luchar contra el creciente poderío de la América del
Norte. Pero si éste es el germen que en lo político y militar formó,
desde el propio suelo americano, una tendencia unificadora de
toda su geografía, en el plano cultural ocurrió después de la
independencia de los países colonizados. El fin era diferenciar la
cultura americana de la europea, como lo propusieron pedagogos
e intelectuales como Andrés Bello y Simón Rodríguez4.
Si bien lo anterior explica históricamente esta concepción
aglutinadora de las naciones americanas, nos llama la atención
el uso terminológico para denominar esta unión regional. No es
nuestra intención extendernos mucho en ello, pero sí hacer una
observación y revisar, siguiendo una inquietud que nos surge de
los usos terminológicos en la obra de Acha y que nos lleva a este
somero recorrido. Y es que el adjetivo “latino”, a veces usado de
prefijo y otras de sufijo, que acompaña al sustantivo “América”
y “americano”, parece de uso reciente. Si seguimos este pequeño
paseo histórico arriba señalado, vemos que el nombre América,
el del continente entero, se utiliza con el adjetivo de “hispánica”
cuando se quiere hablar de lo que hoy conocemos como
Latinoamérica en contraposición a la “sajona”, por ejemplo. Pero
después de las gestas independentistas se habla de América casi
siempre de forma general, incluso cuando se hace referencia a
la hispana o lusitana. Un ejemplo de ello es la expresión “Los
Libertadores de América”, como se les denomina comúnmente,
aunque sea sólo de la parte sur de ésta.
Han sido muchos los intelectuales que han difundido esta
idea y han trabajado por un pensamiento y unión subcontinental.
Siguiendo con el uso terminológico, encontramos que Martí

464 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

habla de Nuestra América, utilizando el adjetivo posesivo con


una intención definitoria y de propiedad referida a la América
Latina. Ya de lleno en el siglo XX, Alfonso Reyes señalará, que:
“Hablar de civilización americana sería, en el caso inoportuno;
ello nos conduciría hacia las regiones arqueológicas... Hablar
de cultura americana sería algo equívoco; ello nos haría pensar
solamente en una rama del árbol de Europa trasplantada al suelo
americano”; por esta razón el teórico mexicano propone que:
“… podemos hablar de la inteligencia americana, su visión de
la vida y su acción de vida. Esto nos permitirá definir, aunque
sea provisionalmente, el matiz de América” (REYES, 1936,
p. s/n). No cabe duda que en las palabras de Reyes existe una
fuerte intención de definir lo americano, y si pensamos en su
preocupación por el subcontinente parece ser que esta afirmación
se refiere a éste, pero no queda del todo claro en estas líneas si lo
plantea a nivel sub o continental. No olvidemos que en algunos
escritos de entreguerras del pasado siglo buscaron defenderse
de los ideales de pureza racial promovidos desde Europa,
exaltando el mestizaje del nuevo continente en general. De esta
preocupación continental Vasconcelos escribió su texto La raza
cósmica, donde el término usado es América.
Por su parte, Carpentier en Visión de América, obra que
compila artículos de prensa y discursos que el cubano realiza
entre los años 1947 a 1975, observamos que utiliza el nombre de
América, pero, a diferencia de Reyes y Vasconcelos, sus reseñas
geográficas apuntan, sin duda, a la América Hispana. Sin embargo,
en algunos textos podemos observar un cambio terminológico al
nombrar el subcontinente. Así, en un discurso fechado en 1975,
comienza: “Los latinoamericanos de nuestra generación...”
(CARPENTIER, 2005, p. 199), aunque curiosamente el título del
mismo es “Conciencia e identidad de América”. Es decir, parece
que esta asimilación lingüística de lo “latino” para referirse a
la América de tradición hispano-lusitana es bastante reciente y,
probablemente, apunta a una necesidad total de diferenciación
cultural y a una tendencia identitaria definitoria. En todo caso,

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 465
Dagmary Olívar Graterol

este pequeño recorrido por algunos de los autores con esta visión
regional del subcontinente muestra imprecisión en el uso de esos
conceptos. Pero, debido a que nuestra investigación está centrada
en Juan Acha la disertación anterior la consideramos necesaria.
En la mayoría de sus textos Acha llama a la región
Latinoamérica o América Latina con el adjetivo “latino” ya
asumido. Hasta aquí nos parece que no hay problema, pero
cuando revisamos su monografía de 1961, nos encontramos
con el término “Americanism”. Este pequeño folleto publicado
en Washington por la Pan American Union en 19615 está
traducido al inglés, lo que nos hace dudar cuál era el término
utilizado en el texto original. Pero si atendemos al nombre de
esta colección, Art in Latin America Today, el “americanismo”
del texto no es un asunto de traducción, aunque sí parece tener
una relación directa con una revisión del muralismo y de crítica
a las tendencias indigenistas de comienzos del siglo XX, debido
a que: “...the supremacy of the indian in art as proof of social
justice and Marxism; and style close to the Mexican movement
as a testimony of Americanism” (ACHA. 1961, p. 6). Esto nos
ha llevado a una disertación sobre la evolución y variación de
la terminología empleada sobre la región y la asunción de ella
por Acha en esta obra, que es su primera monografía y, por lo
tanto, imprescindible si queremos definir el uso terminológico
sobre nuestro tema de estudio. Pero en otro texto, publicado
veintiséis años después, el teórico peruano razonará el por qué de
la composición idiomática de Latinoamérica o América Latina
de forma tajante: “el término latino entraña una autodefinición
y una autoidentificación cultural que expresa nuestro parentesco
con la Europa latina, en un mundo dominado por los usos y
costumbres “made in USA”. El vocablo americano señala,
a su vez, lo indígena nuestro” (ACHA, 1986, p. 17). Con esta
afirmación no sólo expone sus intenciones sobre lo que es para él
la región a diferencia de la parte sajona del continente sino que,
además, parece que cuando más de dos décadas atrás, se refirió al
Americanismo lo hacía ciñéndose a lo indígena, a lo autóctono.

466 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

Pero está claro que no lo ha llamado “Indigenismo”, por expreso


deseo de no confundir su intención con el movimiento artístico y
cultural de principios del siglo XX.
Así, podemos rastrear con el Americanism de 1961, al
latinoamericanismo que plantea en los años setenta y su tendencia
a sustantivar la región por medio del sufijo “ismo”. Recordemos
que este vocablo según la RAE: “Forma sustantivos que suelen
significar doctrinas, sistemas, escuelas o movimientos”. Debemos
decir que, a pesar de que Acha no abusa de esta sustantivación,
sí hace referencia constante a las bases sobre las cuales esta
escuela debe sustentarse. En otras palabras, aunque el uso del
término “Latinoamericanismo” no es usado constantemente por
él en su prolífica obra6, encontramos, constantemente en ella los
postulados fundacionales de dicha escuela.
En todo caso, consideramos que el Latinoamericanismo
de Acha se ve ratificado como concepto y escuela por la
publicación que en 1984 realiza la Galería de Arte Nacional
de Caracas (GAN) de un compendio de sus textos intitulado:
Ensayos y Ponencias Latinoamericanistas. Es decir, la institución
museística legitima por medio de esta publicación la postura de
Acha de asumir la preocupación por el subcontinente americano
como un movimiento artístico y sociocultural, y una escuela
aplicada al arte.

La Latinoamérica de los latinoamericanistas y las artes


visuales
El contexto histórico en el que Juan Acha sienta las bases
de su propuesta “latinoamericanista” abarca desde los años 60
hasta finales de los 70. A pesar de esto, encontramos una visión
bastante homogénea sobre la región en la propuesta de este
autor la cual está en concordancia con muchos de sus coetáneos
durante este período. Esta Latinoamérica es una región llena
de diferencias y similitudes históricas, donde el subdesarrollo,

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 467
Dagmary Olívar Graterol

la pobreza, la desigualdad, se mezclan con las aspiraciones


desarrollistas e internacionalistas. Una región que ha vivido la
llamada “modernidad” que trajeron los años 40 y 50 del siglo
XX, y se enfrenta a las contradicciones que dicha modernidad
plantea, en un lugar como éste marcado por desigualdades
sociales y económicas, con hechos políticos diversos.
En las artes visuales, ya ha ocurrido el conocido
“despertar de la conciencia artística latinoamericana” situado
entre 1920 y 1930 como apuntan diversos autores (BAYÓN, 1974;
ROMERA, 1978). Un despertar marcado por la consolidación de
tendencias artísticas y de artistas que postularon ese rescate o
búsqueda de un arte latinoamericano. Aunque en la mayoría de
los casos se hizo por medio de la fusión de elementos extranjeros
y propios. La noción de mestizaje, no es sólo aplicable a lo
étnico, sino que invade todos los campos de acción del individuo
latinoamericano, su cultura, su sociedad, etc.. Por un lado, Figari
y Torres-García son ejemplos en el sur del continente. Pero el
movimiento muralista, al otro extremo del mismo, también hace
lo suyo por el rescate tanto de una conciencia popular como de
la conciencia de ese despertar. Tanto los artistas del sur como
los muralistas mexicanos, marcan el inicio de ese despertar del
arte latinoamericano que, como señala Bayón (1974, p. 23-24),
se realiza signado por la dicotomía antes señalada, ya que al
sur del subcontinente la llamada a lo internacional es patente,
mientras que los muralistas buscarán resaltar el ideario popular
nacionalista, vigente tras la revolución.
Si bien se comienza a erigir un arte con conciencia
territorial autóctona, el problema de éste, en particular, y de la
cultura latinoamericana, en general, siempre se debatirá entre
el apego a las “culturas madres” europeas y la necesidad de
reencontrar y exaltar nuestras raíces indígenas y/o africanas,
según sea la nación referida. Esto, que encontramos en el
germen de este despertar, es lo que en los años 70 se debate más
elaboradamente en torno a las características identitarias de la

468 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

región y su reflejo en las artes plásticas, aunque para ese momento


se han planteado algunas alternativas metodológicas y propuestas
históricas y ya el “apego a las culturas madres” es mucho más
combativo y poco romántico. Términos como imperialismo,
colonización, etc. serán los utilizados para referirse a la relación
del subcontinente con Occidente, especialmente con EE.UU. Por
esta razón, para Acha el primer objetivo a perseguir por todos
los implicados en el proceso del arte en América Latina pasa por
ser una “redefinición” del concepto de arte, concepto occidental
y que incluso ha sido y tiene que ser readaptado por los mismos
occidentales, debido, en primer lugar, a que “las artes están
yendo de los cambios visuales a los conceptuales, como los más
decisivos … empeñadas en cambiar sus modos de cambiarse así
mismas” (ACHA, 1975 [1984], p. 85) y, en segundo término, al
pluralismo incipiente en las manifestaciones artísticas que tienen
trascendencia social y cultural.
Parecería entonces, que éste es el momento idóneo para
reelaborar el concepto de arte, y se debe hacer también dentro de
las instituciones de las naciones en donde éste se ha formulado.
Pero la dificultad radica en que el arte es una construcción
adquirida en la región a través de los diversos procesos de
colonización sufridos a lo largo de su historia, es así que el
problema de la plástica de la región es, justamente, el no poseer
problemas oriundos, lo que consolida la dependencia cultural,
consecuencia obvia de la dependencia tecnológica y económica.
Entonces su propuesta se basa en postular:

... una nueva problemática latinoamericanista que, como tal,


posea doble articulación: haga frente a cuestiones de la estética
desarrollista que hoy practicamos y, al mismo tiempo, dé cara
a las que originarían la formulación de una nueva o, lo que es
lo mismo, de una manera diferente y realista de conceptuar el
arte y ayude a encauzar nuestra mutación tercermundista en lo
sensitivo y contrarreste los excesos y defectos de desarrollismo
(ACHA, 1973 [1984], p. 37).

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 469
Dagmary Olívar Graterol

El arte latinoamericano, aunque carezca de naturaleza


propia, sí es una expresión cultural con tradición reciente, a
nivel subcontinental, que ha producido obras interesantes y
estéticamente valiosas. Para nosotros es importante la manera
como Acha lo plantea, porque lo que pretende es iniciar “una
nueva problemática latinoamericanista”, con esto inicio la
disertación.
Jorge Alberto Manrique (1978) va a utilizar la figura
del Jano Bifronte para referirse a la problemática del individuo
dentro de este espacio territorial. Y conceptos como el de “países
abiertos”, “países cerrados” o “arte de la resistencia” de Marta
Traba (1972, p. 65-66) postulan formas para clasificar el arte
producido en las diversas naciones que conforman la región.
En general, se dan en estas décadas posturas que quieren
sistematizar a una Latinoamérica que se mira a sí misma, que
está superando el estadio inicial de dependencia conceptual
y falta de profesionalización en las artes plásticas. Así que la
búsqueda apenas parece haber empezado, y a pesar de que dicho
despertar tiene cerca de cincuenta años, es una época de pensar
territorialmente el ser, el hacer del individuo, la cultura y el arte
latinoamericano.
Acha no es el único latinoamericanista, como es
de suponer, aunque sí es uno de los que se asume como tal
abiertamente, aunque son muchos los implicados en la revisión
conceptual desde el protagonismo personal. En las artes plásticas
además de Manrique y Traba, otros estudiosos y gestores como:
Damián Bayón, Saúl Yurkievich, Jorge Romero Brest, entre otros,
perseguirán objetivos similares a los de nuestro autor en cuanto a
la plástica de la región7. Él mismo reconoce esta tendencia, de la
que deriva este movimiento latinoamericanista, por lo que además
de hacer referencia a artistas e intelectuales del subcontinente,
algunos de los arriba mencionados, hace especial hincapié en las
propuestas contemporáneas de Paulo Freire y de Darcy Ribeiro,
quienes realizan trabajos sobre temas de identidad y su relación

470 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

con la historia y la región desde las Ciencias Sociales.


Para Acha: “Existe, pues un pensamiento latinoamericano
que sale de la escolástica colonial y de las luchas y la consolidación
de la independencia política para penetrar en nuestra realidad y
conocerla” (ACHA, 1979, p.115). Es decir, que la existencia
de este pensamiento latinoamericano siempre ha existido,
pero debe actualizarse por medio del autoconocimiento y de
la autodeterminación y seguir hacia la superación de nuestra
realidad y múltiple pluralidad8. Según Acha, sólo de esta manera
llegaremos a teorías y prácticas verdaderamente latinoamericanas.
Y en esta búsqueda el arte es fundamental y más rápido que
el pensamiento, pero no puede prescindir de él, “porque el
pensamiento le es indispensable al arte para cristalizarse en ideas
que son más fáciles de difundir” (ACHA, 1979, p.117).
Resumiendo este complejo panorama tenemos que, la
América Latina del Latinoamericanismo es un territorio desigual,
colonizado y desarticulado que necesita de una concientización
por parte del sujeto que la habita o que la piensa. Necesita que este
sujeto, ciudadano, artista, teórico o crítico, no aspire ni espere
otras esencias más que las que ella misma posee: complejidad,
diversidad, pobreza, riqueza y un largo etcétera. Así, para
construir lo latinoamericano como concepto, se requiere que se
mire el subcontinente con “preocupaciones latinoamericanistas”,
y para Juan Acha éstas descansan en la realidad de la sociedad.
Como hemos señalado antes, insiste constantemente en que
el arte latinoamericano debe ser redefinido, lo que no quiere
decir que se despoje de lo Occidental sino que, utilizando los
instrumentos occidentales se reelabore la teoría, y en un segundo
término, la práctica del mismo. Pero siempre se debe distinguir
entre las dos culturas occidentales que existen: la oficializada
y la verdadera. La verdadera es la que posee una capacidad
autocrítica que va acorde con los tiempos que vive. Por esto: “nos
toca buscar el desarrollo latinoamericanista de lo más occidental
que llevamos dentro, en vista de que es la parte nuestra que

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 471
Dagmary Olívar Graterol

mejor nos capacita para cambiar el arte y cambiarnos a nosotros


mismos, hasta llegar a los extremos más inconcebibles y más
autóctonos” (ACHA, 1975[1984], p. 93). Parece esta una labor
contradictoria, sobre todo porque teóricos y críticos de la época,
muchas veces, reclaman a los artistas propuestas y compromisos
de los que ellos mismos carecen, y aunque este reclamo puede
verse como un aspecto que no lleva a ninguna parte, resulta que
sí: lleva a la autocrítica y, con ella, a problemas y preguntas que
ayudarán a elaborar conclusiones y propuestas, e incluso, con
éstas, comenzarían a ser pensados esos “problemas oriundos”
de los que carecen, como plantea Juan Acha, a menudo sus
obras. Sólo conociendo nuestra realidad podremos conocernos,
y definir, o como él mismo señala “redefinir”, y estudiar las
manifestaciones visuales de la región. Al parecer, hasta ahora no
nos habíamos visto a nosotros mismos cómo somos en realidad,
no nos habíamos nombrado, ni nos habíamos definido. Éste
parece ser el fondo subyacente de la propuesta de estos autores
dentro de la especificidad de las artes plásticas.

Realidad: hacia una teoría y praxis latinoamericana del arte


Como es de suponer la “realidad” y su conocimiento se
erigen como unos de los objetivos perseguidos durante esta época.
En la obra de Acha es patente, consecuencia de la influencia del
Marxismo en sus visiones teóricas y metodológicas. Para el
autor de origen peruano, se trata de “transformar de raíz nuestra
realidad latinoamericana”, que es a la larga lo que se desea: un
cambio estructural que mejore las condiciones generales de la
sociedad. Para lograrlo es indispensable conocerla a fondo, es
decir, teorizarla9: “producir teorías sobre ella” (ACHA, 1979,
p.110), que incidirán en la praxis social y, finalmente, en la
artística. Como señalamos antes, las prácticas culturales y
sociales de Latinoamérica obedecen a teorías impuestas, aunque
creamos que son elegidas con libertad. Son éstas, y su sustrato
ideológico, las que han falseado, y en esto Acha insiste, nuestra

472 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

realidad o realidades “falseando el conocimiento de nosotros


mismos” (ACHA, 1979, p.111).
El proceso de esta concientización sobre la realidad o
realidades, ya que no la entiende como única, sino que ésta puede
ser otras muchas, diversas y posibles, llevarán a elaboraciones
teóricas y críticas que propiciarán nuevas prácticas, necesarias en
Latinoamérica en áreas humanistas, naturales, en la tecnología,
la economía, la ensayística y el pensamiento latinoamericano,
incluyendo el componente mítico religioso de los diversos
sectores de la población. Por último, incluye las teorías y
prácticas artísticas (ACHA, 1979, p.111), que son parte de la
estructura social que debe ser modificada. Para Acha, un cambio
estructural, con visión latinoamericanista incluye a los diversos
estamentos de la realidad social, y, aunque él sólo se ocupará
de las artes visuales, sí esboza las revoluciones necesarias en el
sistema cultural y tecnológico del cual participa el sistema visual.
Para ello, realiza una metodología sistemática10 centrada en las
artes visuales con ese fuerte compromiso sociológico que bebe
del materialismo histórico y dialéctico y que incluye las prácticas
sensitivas provenientes de las ecologías y producciones visuales
de los diferentes estratos sociales que componen la realidad
latinoamericana.
Para este autor, el Latinoamericanismo debe incorporar a
todos los miembros de la sociedad. Por lo que, cuando él se refiere a
artes visuales, incluye a los productos de esta naturaleza, las cuales
poseen y ejecutan las diversas sensibilidades estéticas dentro de
la sociedad: mesocráticas, que relaciona con las clases medias;
la popular, con las mayorías demográficas; y la hegemónica, las
minorías de clase alta. Los productos artístico- visuales serían
por orden: el diseño, las artesanía y las artes “cultas”. Todas
colocadas en el mismo nivel de análisis. En esto encontramos
uno de los valores a resaltar de sus aportes, aunque realmente
cada una ha ocupado un desarrollo y protagonismo temporal11. A
pesar de esto, todos son producidos y se encuentran en la realidad

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 473
Dagmary Olívar Graterol

actual de América Latina. Entonces, aunque hablemos de artes


cultas, y como teóricos o críticos en cualquier campo de interés
no se pueden obviar los otros productos que se encuentran en
circulación y que son producidos por los miembros de nuestra
sociedad y responden a necesidades estético-sensitivas de estos
estratos sociales: se trata de ver las artes visuales en sentido
ampliado. Interesa ver todo lo que somos, sin ocultamiento ni
complejos, de forma crítica, utilizando el instrumental occidental
para elaborar el propio, en esto insiste constantemente a los largo
de sus libros y ensayos.
Estos son algunos de los planteamientos generales de su
teoría, por ahora sigamos con la realidad y el arte, en este autor,
para la revisión, renovación y redefinición de las artes visuales de
la región. En su obra, la importancia de las imágenes artísticas es
indispensable para el conocimiento de la realidad, para urdir y
producir cualquier cambio social y en una sociedad nueva basada
en la innovación12. El arte es un buen medio para transmitir
ideas, y en el caso del subcontinente para “la propagación de
conocimientos de nuestra realidad y de autoconocimientos”
(ACHA, 1979, p.111). Son dos los problemas que plantea en este
sentido: 1) conocer la realidad latinoamericana mediante el arte
y, 2) teorizar el arte según nuestras necesidades cognoscitivas.
Ambos son difíciles de solventar y Acha lo señala abiertamente
cuando afirma, que: “Esta complicada dialéctica de teorizar es la
que, por lo demás, origina las paradojas que con facilidad afloran
en toda discusión pública sobre el arte latinoamericano” (ACHA,
1979, p.113). A pesar de esto, debemos conocerlo sensitivamente
y luego teorizarlo o verbalizarlo, interrelación teoría-práctica
que todavía no logramos manejar, porque “para poder crear tales
modelos aún nos hace falta una teorización latinoamericanista de
nuestra realidad y del arte… tenemos todavía por delante adquirir
la capacidad de poder darle a la teoría el verdadero significado
que tiene en toda práctica” (ACHA, 1979, p.113).
La teoría es imprescindible para el Latinoamericanismo
de Acha. Él se declara en ocasiones “teórico del arte” y “crítico

474 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

de arte”13. En cuanto a la primera, la teorización “interna”


del arte, que incumbe a la semántica y pragmática sensitivo-
visuales del sistema de producción plástica, no se suscita por
generación espontánea ni por fuerzas endógenas y específicas
del arte, tampoco por voluntad de los productores. Obedece
a las teorizaciones de la realidad que en esos momentos
desarrolla el pensamiento a instancias de las relaciones sociales
de la producción material y de las fuerzas productivas de su
colectividad. De esta manera, el arte no se teoriza a sí mismo:
lo teorizan internamente lo productores como representantes,
en principio, de las fuerzas progresistas o revolucionarias de
la sociedad a que ellos pertenecen y de la cual sus obras son
productos (ACHA, 1979, p.133). Teniendo esto en cuenta, se
deberán elaborar los presupuestos teóricos en esta parte del
mundo, como lo que él está haciendo. En este texto de 1979
el carácter marxista es patente. Es importante e imprescindible
que ambos elementos, práctica artística y su teoría, se equilibren
en el territorio latinoamericano, sobre todo el teórico para la
elaboración de presupuestos cognoscitivos sobre la realidad y
el arte. Tendrá que ser definido lo que es determinante ya que
el arte parte de dicha realidad y por medio de éste se puede
posibilitar el cambio y transformación de la misma.
Acha no delimita, al menos en esta monografía de 1979,
la teoría o una teoría latinoamericana del arte propiamente dicha,
aunque sus bases se pueden determinar, en parte, a lo largo del
texto, lo que podríamos llamar, sus preceptos generales. También
es cierto que es sólo parte de su poética, recordemos que ésta, de
1979, es la primera de cuatro obras centradas en la teorización
del arte latinoamericano, desde: el sistema de producción, la
distribución y el consumo. Las otras son: Arte y sociedad
latinoamericana: el producto artístico y su estructura (1981),
El arte y su distribución (1984) y El consumo artístico y sus
efectos (1988). En todo caso, la piedra angular de dicha teoría y
su escuela, el Latinoamericanismo, es la realidad subcontinental,
que pasa por lo inmediato, lo local. Debido a que sus preceptos

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 475
Dagmary Olívar Graterol

son trasladables en líneas generales a todos los países de la


región, les tocará a los productores del arte y sus disciplinas su
observación y aplicación de acuerdo con su entorno inmediato.

Así, para él las otras disciplinas artísticas servirán
igualmente para teorizar el arte, además de la teoría del arte. Se
puede hacer teoría desde la historia del arte, crítica del arte y
museografía, que son importantes y adaptables a la realidad de
esta región. No vamos a exponer su planteamiento sobre todas
ellas, con excepción de la crítica de arte, área fundamental.
Acha, como hace con la teoría, también se declara “crítico
de arte” (ACHA, 1994, p. 1). Y señala que “...esta rama de la
investigación artística es la más practicada y la más antigua
en el ámbito cultural latinoamericano” (ACHA, 1979, p. 151).
Los escritores incluso empezaron a practicarlo antes de tener
“estudios histórico-artísticos y de estética”, sin contar que desde
1945 ha estado siendo demandada cada vez más por los medios
masivos. Modalidades de esta disciplina: A) la cronista “que juzga
y comenta obras recién nacidas sin análisis ni fundamentaciones”
lo que los alemanes llaman journalismus, es decir, periodismo.
B) la impresionista, juicios poéticos, subjetivos y personales
bien escritos, pero que no cuestionan la base teórica del arte. C)
especializada, más moderna y de reciente aparición. Esta última
es por la que se decanta (ACHA, 1979, p. 151).
Si atendemos a su trabajo como crítico podríamos
dividirlo a grandes rasgos en dos facetas. La primera sería de
“teoría de la crítica” y, la segunda, la crítica de trabajos de
artistas, es decir, la crítica de arte propiamente dicha. Nos parece
interesante destacar y ahondar un poco en la primera, ya que
conecta con lo que hemos ido hablando durante este apartado
sobre teoría, realidad y Latinoamericanismo.
Acha, en el recopilatorio de sus críticas, Huellas Críticas14
de 1994, toma la palabra al inicio y hace un recorrido por su
labor y sus preocupaciones como crítico de arte. Por ejemplo,
nos comenta que su trabajo consistió en una primera época, en

476 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

los 60 en ir “contra la crítica poetizante, adversa a nuestra visión


estética” (ACHA, 1994, p. 1). Ya para 1977 había declarado:
“nos dimos cuenta de la necesidad que tenemos los críticos de los
países latinoamericanos, de producir no solamente conocimientos
de la obra criticada, sino de teorías de nuestra realidad estética
inmediata o nacional” (ACHA, 1994, p. 1). En un artículo de
1974 publicado en la obra citada, plantea que esta disciplina
tiene que ser “una actividad cultural con sus causas sociales e
ideales” (ACHA, 1994[1974], p. 7). Y entre los objetivos de la
misma, además de servir de herramienta hermenéutica entre obra
y público, tiene también que: “…detectar las fuerzas sociales
precoces de nuestro ámbito que demandan un nuevo giro del
arte y que, por consiguiente, reclaman una visión instrumental
de la crítica” (ACHA, 1994[1974], p. 10). Es evidente el cambio
que pide también para esta área que, ciertamente, está en la
sociedad y en su detección, es decir, en el conocimiento de la
realidad inmediata. Esta crítica activa, que él mismo ejercita,
tiene posibilidad de develar y develarse a sí misma por los
conocimientos de esta realidad y del entorno artístico al que
pertenece, por lo que: “…estamos viviendo aquella dialéctica
de la diferenciación e integración de las teorías y las prácticas
artísticas susceptibles de llevar a la crítica de arte en nuestros
países latinoamericanos a convertirse en productora de teorías”
(ACHA, 1994[1977], p. 39).
Revisando esta faceta de su crítica volvemos a la teoría,
conocernos y conocer nuestra realidad. No en vano, en esa
misma “Nota”, habla del trabajo que significó para él trabajar
durante doce años como teórico del arte durante la producción de
las cuatro monografías antes señaladas.
Para Acha, es la realidad social, y sólo ella, la que nos
puede llevar a la formación de una teoría y crítica latinoamericana
del arte. Para ello, los ejecutores deben ser latinoamericanistas,
pensar el territorio en clave subcontinental, pero conscientes de
las diferencias y diversidades, mirando el entorno en el que las
manifestaciones se producen. De esta manera iremos “hacia”

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 477
Dagmary Olívar Graterol

una teoría y crítica latinoamericana y, por qué no decirlo,


latinoamericanista del arte.
Resaltamos el uso constante de la preposición “hacia”
en diversos textos, como título y constante temática, porque
justamente es un camino iniciado y posible, no es definitivo, no
es un fin: es el inicio de una etapa, un viaje que admite destinos,
aunque todos terminan en este subcontinente. El “hacia” de Acha
sabe además del lugar sobre el que se recorre y de las disciplinas
que viajan por él: teoría y crítica de arte, en nuestro caso, que
aunque se construyen mirando alrededor y dentro de un sistema
cultural, poseen la especificad del discurso artístico y lo defienden.
Otros autores contemporáneos y ulteriores se interesaron más por
las posibilidades de lectura que ofrecían escuelas como la de los
Estudios culturales, y otras metodologías comparativas con una
gran vigencia y sentido en este mundo global, pero que sacrifican
muchas veces lo que hay de arte en las artes visuales.

Acha: saludos desde 2012


Soy América Latina
Un pueblo sin pierna
Pero que camina
Calle 13

Si queremos saludar a Juan Acha y revisar su legado desde


nuestra contemporaneidad, obligatoriamente debemos someter a
examen al Latinoamericanismo, como escuela, pasando por su
vigencia dentro de la identidad del latinoamericano actual, para
llegar, brevemente, a las artes visuales. Y que resulta extrapolable
a las teorías sobre el Caribe que se elaboran en la actualidad.
Nosotros concordamos con las propuestas culturales
e identitarias que aseguran que las identidades se eligen o se

478 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

afirman, en dependencia a los contextos culturales en los cuales


éstas interactúan. Partiendo de esta creencia, nos preguntamos:
¿qué pasa con la identidad latinoamericana hoy? ¿Es posible
que el Latinoamericanismo esté vigente como escuela o como
dice Piglia “ya pasó el tiempo en que teníamos que ejercer de
latinoamericanos”? Sin duda alguna, creemos que la esencia del
Latinoamericanismo sigue vigente, aunque su valor simbólico
como escuela, como tendencia no siga la misma suerte. Está claro
que su contexto histórico y social ha cambiado ¿ha cambiado? o
más bien ha cambiado el contexto general, el orden mundial en el
que esta tendencia se incorporaba y adquiría sentido. Podríamos
decir mejor se ha desplazado hacia los países del Caribe donde
se elaboran teorías que convergen con ese latinoamericanismo
cuyas bases están en el reconocimiento del “otro”, olvidado,
dejado de lado y que ahora renace mirando para toda la subregión
y su afirmación. Por eso, lo intuimos como convención, y no solo
en la música popular que hemos utilizado en los epígrafes, que
nos han acompañado durante nuestro recorrido por las distintas
épocas porque nos hacen pensar en esa actualidad esencial de
la apuesta del Latinoamericanismo15. Por ejemplo, el último
epígrafe corresponde a una canción de los puertorriqueños Calle
13 titulada “Latinoamérica”, que cuenta con la participación
de la cantante y ex-Ministra de Cultura y compatriota de Acha,
Susana Baca. Este tema es escuchado y circula por todas partes.
Su vídeo, para nosotros latinoamericanistas, busca explorar la
diversidad étnica, geográfica, etc. de la región, entendiendo a la
región como una unión de identidades que parecen recogerse a
una supraidentidad latinoamericana, que las engloba.
Pero dejemos la música a un lado, y acerquémonos a
la región desde los textos de Acha. Al hacerlo, sentimos que
están describiendo lo que vemos por la ventana de nuestra casa
en Caracas, en Bogotá, Ciudad de México o La Habana. Es
cierto que faltan los desplazamientos en su propuesta, la llamada
desterritorialización de los sujetos, sus manifestaciones y cómo
esta identidad o identidades se replantea en la diáspora. Temas

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 479
Dagmary Olívar Graterol

propios con su vocabulario específico de nuestra época global


que Acha ya intuía pero que no desarrolló, recordemos que murió
en 1995. Si es así, y ahora nos desplazamos, entonces es cierto
que no sólo vemos a nuestras ciudades desde ellas mismas, sino
que las recordamos cuando nos asomamos desde París, Berlín,
Miami, Nueva York, Barcelona o Madrid. Y nos vemos o nos
reconocen como latinoamericanos, como sudacas, extranjeros
relacionados con esa parte del mundo, es decir, cuando somos
otros y nos enfrentamos a ese nosotros en el que no encajamos.
O no. No nos reconocen y parecemos filipinos, marroquíes,
otros ajenos a nosotros, de un espacio entrecruzado de rasgos
que no les permiten vernos bien, pero que a la larga aclaramos:
somos venezolanos, mexicanos, puertorriqueños, chilenos… y a
la larga, respondemos y afirmamos: sí, somos latinoamericanos.
Como diría Acha en un texto de 1986, se da una identidad
latinoamericanista o, sino una identificación con ella, nosotros
creemos que esos son matices donde prima la elección individual
de identificarse con una identidad cultural determinada.
Ticio Escobar en un texto de 2001, señala que: “la
diferencia ya no es formulada desde un territorio enclaustrado ni
desde un diálogo a través de la fronteras sino a partir de posiciones
transitorias y sobre suelo inestable” (ESCOBAR, 2001, p. 29).
Es por eso que construimos nuestra identidad desde el territorio,
pero ahora éste “inestable”, más amplio y posible, igual que
nosotros y todas las otras identidades subalternas que ha centrado
la postmodernidad. Así, podemos ser: venezolanos, caribeños y
latinoamericanos. Ya las construcciones identitarias ciertamente
no se reformulan como únicas, ni en pares de opuestos, o
dialécticos. Las diferenciaciones que plantea la modernidad
(ESCOBAR, 2001, p. 29) por medio de estos opuestos ya no son
viables en nuestros días, ni metodológica ni simbólicamente son
operativas; y sin embargo, parece que por fin hemos llegado a
ese camino identitario que planteaba Acha cuando nos decía: “la
diversidad es nuestra real identidad, o sea que nos caracterizamos
por tener una identidad que no es identidad según el pensamiento

480 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

europeo”. Pensamiento que está en apuros hoy en día, pero ya


nosotros asumimos esa esencia múltiple, híbrida, contradictoria
que nos ha caracterizado. Y como asegura, “Si aceptamos esta
realidad con seguridad que cambiará nuestra perspectiva en
el conocimiento de nosotros mismos y de nuestras relaciones
estéticas”. Esta ha sido la primera cita que hemos hecho de
Juan Acha, y leída y vivida, como decíamos al principio, nos
da la impresión de que esta diversidad ya ha sido asumida,
entendida, pronunciada: elegida. ¿Tendrá que ver con ello el
Latinoamericanismo? Nos preguntamos, y no necesariamente el
artístico, sino ese que se adentró en todas las prácticas sociales,
que nos enseñaron nuestros padres, nuestras escuelas…¿nos lo
impusieron o lo elegimos? Puede ser otra de las cuestiones para
otro debate.
Lo cierto es que lo latinoamericano es una categoría, un
concepto que engloba a “otros” dentro de ese nosotros. Es decir,
es una tendencia asimilacionista y, seguramente, reduccionista
culturalmente hablando. Ybelice Briceño señala que: “Los
mecanismos tradicionales de construcción de afinidades y
pertenencias estarían seriamente afectados, en estos tiempos de
globalización” (BRICEÑO, 2006, p. 27). Esto no quiere decir que
dicha afinidad con el territorio, con el subcontinente no exista, a
pesar de que pueda estar en conflicto o que nos la imponen como
“otros” o como “nosotros” latinoamericanos. Incluso esta autora
cuestiona la facilidad y felicidad con que se han asumido términos
como mestizaje y aculturación, usados por Acha constantemente,
sin plantear los conflictos que existen entre los diversos sujetos
en juego. También hace lo mismo con una postura más cercana
como la hibridación cultural. Pero los conflictos, la contradicción,
el caos, Calibán, es parte de nuestra esencia. Nos lo han dicho,
desde dentro y desde fuera y ha sido uno de los ejes fundacionales
de nuestra identidad, sobre todo la que se forma desde el otro que
se quiere diferenciar del occidental. Peluffo Linari sostiene, que:
“El latinoamericano es un espacio conflictuado no solamente
por una red que mundializa los códigos, sino también por una

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 481
Dagmary Olívar Graterol

discontinuidad territorial interna que fragmenta la experiencia


social” (PELUFFO, 2001, p. 47). Y es que la fragmentación es
parte de esa categoría, pero se nos antoja que no es sólo así desde
la eclosión de los estudios culturales, posturas postmodernas o la
globalización: siempre ha sido así.
Uno de los problemas de estos determinismos,
podría radicar, sobre todo cuando hablamos de arte, en la
necesaria correspondencia que tiene que haber entre el sujeto
latinoamericano y el desarrollo de su actividad profesional en
estas áreas. Ocurre lo mismo en otras disciplinas culturales,
aunque no en las científicas, por ejemplo.
Por otro lado, y ya para ir concluyendo, deseamos
hacer notar que hemos tratado de referir textos y testimonios
de investigadores, teóricos, críticos, curadores, sin señalar a
artistas y obras. Hemos tratado de no ir por ese camino porque
Acha ejerció casi todas las disciplinas relacionadas con el arte a
excepción de la creación. Por lo que adentrarnos en él hubiese
significado hablar e incidir más en el artista como sujeto político
y su producto. Hemos preferido ir hacia la propuesta teórica
y crítica de Juan Acha y así rescatarlo del olvido y apuntar su
actualidad.
Lo que sentimos es que esta actualización requerirá de un
trabajo más extenso, porque el contexto general del subcontinente
es vital para entender el Latinoamericanismo de Juan Acha y,
tal vez comprender porque se ha dejado de lado gran parte de
sus propuestas. Como decíamos al inicio, una de las razones de
dicha ausencia puede radicar en la excesiva especialización del
autor al estudiar la plástica, apenas con apuntes superficiales
sobre las otras prácticas culturales. Y sin embargo, puede ser
éste uno de los reclamos para darle el lugar que le corresponde
en una posible historia de la crítica y de la teoría del arte
latinoamericano. Aunque, seguramente, si escuchamos estas
palabras de Mosquera quien hizo la introducción en 2001, en
los Foros Latinoamericanos organizados en Badajoz en los años

482 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

1998 y 1999, nos hagan pensar que Acha está vigente, aunque no
se le nombre, ya que:

Los Foros han desenvuelto sus discusiones dentro de un campo


trazado por ejes temáticos bastante amplios, que buscaban
abarcar las cuestiones más candentes alrededor del arte y la
cultura del momento actual en América Latina … delineados
para analizar el arte dentro de una visión socio-cultural, pero
sin evaporarlo a favor de discursos puramente teóricos o
centrados en la sociedad y la cultura (MOSQUERA, 2001, p. 12).

Notas
1 La monografía en cuestión es Arte y sociedad Latinoamericana: sistema de
producción (1979). La primera de cuatro sendas obras centradas en teorizar
al arte latinoamericano, desde: el sistema de producción, la producción, la
distribución y el consumo.
2 A pesar de que Acha utilizó la metodología marxista común en la época y que
posteriormente la asumirían los incipientes estudios culturales durante casi el
mismo período. Aunque dicha metodología se diluiría con otras.
3 Aunque también habría que profundizar en el uso del lenguaje y los giros
terminológicos, además de su especialización disciplinaria.
4 Aunque no se puede olvidar que paralelamente a este proceso y concepción
unitaria de la región también se estaban formando por esta época las identidades
nacionales.
5 Aunque está firmado por Acha en Lima en febrero de 1960.
6 Juan Acha publicó más de 15 monografías, y colaboró en diferentes
publicaciones periódicas, catálogos, periódicos, etc. de Latinoamérica y
Europa. Y esto a pesar de que comenzó su relación con la crítica de arte cuando
tenía ya 40 años, en 1956 en su Perú natal.
7 Si bien es cierto que cada uno tiene su área de interés y su visión sobre el arte,
Latinoamérica, etc.
8 Recordemos que Juan Acha es un intelectual de izquierdas y su metodología
es marxista, por lo que cuando habla de “superación de nuestra realidad y
múltiple realidad, se refiere a las síntesis dialécticas.
9 Esta autor suele asimilar constantemente en sus propuestas el verbo conocer
con teorizar, usándolas, muchas veces, como sinónimos.

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 483
Dagmary Olívar Graterol

10 Recordemos que la formación inicial de Juan Acha es en Química, área


sobre la que cursó estudios superiores en Alemania, teniendo que abandonar
los estudios doctorales con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Esta
formación científica la vemos nosotros reflejada en sus propuestas teóricas, en
la manera de formular sus preceptos, etc..
11 Para la época en cuestión, Acha señala que los productos visuales son los
diseños.
12 En Acha, al igual que en muchos otros teóricos del arte, la obra de arte debe
tener un componente innovador para poder incidir en su sociedad.
13 En una obra de 1994, afirmará haciendo referencia a la historia “no somos
historiadores del arte”, por ejemplo.
14 En este libro, por ejemplo, se ha hecho otra división del trabajo crítico de
Juan Acha, más amplia que la que nosotros planteamos.
15 En especial a los que nacimos en los 70.
16 Mahia Biblos es una reconocida artista de origen argentino que desde hace
décadas reside en México. Fue la esposa de Juan Acha, además de ser un apoyo
crítico a sus investigaciones. Después de la muerte del autor en 1995 creó el
Centro de Investigaciones Sociológicas Juan Acha, cuyo fin es el mantenimiento
de la biblioteca dejada por el teórico, la cual comprende cerca de 10.000
volúmenes. En la actualidad este legado ha sido trasladada a la ENAP- UNAM
(Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de
México) a la que puede acceder el público. Mahia Biblos ha sido muy amable
al responder nuestras preguntas sobre el autor vía Internet.

Referências bibliográficas
ACHA, Juan. Art in Latin America-Today-Perú. Washington
D.C.: Pan American Union, 1961.
ACHA, Juan. Arte y sociedad Latinoamericana: sistema de
producción. México: Fondo de Cultura Económica, 1979.
ACHA, Juan. “Por una problemática artística en Latinoamérica”,
Revista Artes Visuales, México, invierno, 1973. In ACHA, Juan.
Ensayos y ponencias latinoamericanistas. Caracas: Edición de la
Galería de Arte Nacional (GAN), 1984, p. 37-43.

484 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486
El latinoamericanismo en la propuesta teórica y crítica de Juan Acha

ACHA, Juan. “La necesidad latinoamericana de redefinir el


arte”. Revista Eco. Bogotá, julio, 1975. In ACHA, Juan. Ensayos
y ponencias latinoamericanistas. Caracas: Edición de la Galería
de Arte Nacional (GAN), 1984, p. 85-110.
ACHA, Juan. “¿Identidad latinoamericana o identificación
latinoamericanista?”. Revista Plural. México. 2ª época Vol. XV-
VIII Nº 176, mayo 1986, p. 15- 22.
ACHA, Juan. “Crítica de arte”. Revista Textos. Guadalajara,
año1 nº2, marzo-abril de 1974. In ACHA, Juan. Huellas Críticas.
La Habana y Cali: Instituto Cubano del Libro y Centro Editorial
de la Universidad del Valle, 1994, p. 10-13.
ACHA, Juan. “Hacia una crítica del arte como productora de
ideas”. Artes Visuales. México D.F., nº 13, primavera de 1977.
In ACHA, Juan. Huellas Críticas. La Habana y Cali, Instituto
Cubano del Libro y Centro Editorial de la Universidad del Valle,
1994, p. 31-50.
AMOR, Mónica. “¿El mundo de quien? Notas sobre las paradojas
de la estética global”. In MOSQUERA, Gerardo (Coor.). Adiós
identidad. Arte y cultura desde América Latina. Badajoz: Edición
del Museo Extremeño e Iberoamericano, 2001, p.185-192.
BAYÓN, Damián. Aventura plástica en Hispanoamérica.
Pintura, cinetismo y arte de acción [1940-1972]. México: Fondo
de Cultura Económica, 1974.
BRICEÑO, Ybelice. Del mestizaje a la hibridación: discursos
hegemónicos sobre cultura en América Latina. Caracas: CELAR,
2006.
CARPENTIER, Alejo. “Conciencia e identidad de América”. In
CARPENTIER, Alejo: Visión de América. Caracas: Editorial el
perro y la rana, 2005, p. 199-201.

Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486 485
Dagmary Olívar Graterol

ESCOBAR, Ticio. “Acerca de la modernidad y del arte: listado


de cuestiones finiseculares”. En MOSQUERA, Gerardo (Coor.).
Adiós identidad. Arte y cultura desde América Latina. Badajoz:
Edición del Museo Extremeño e Iberoamericano, 2001, p. 23-42.
MANRIQUE, Jorge Alberto. “¿Identidad o modernidad?”.
In BAYÓN, Damián (Relator). América Latina en sus artes.
México: Siglo XXI Editores, 2ª edición, 1978.
MOSQUERA, Gerardo. “Introducción”. In MOSQUERA,
Gerardo (Coor.). Adiós identidad. Arte y cultura desde América
Latina. Badajoz: Edición del Museo Extremeño e Iberoamericano,
2001, p. 9-21.
PELUFFO, Gabriel. “Latinoamericanidad y conciencia artística
contemporánea”. In MOSQUERA, Gerardo (Coor.). Adiós
identidad. Arte y cultura desde América Latina. Badajoz: Edición
del Museo Extremeño e Iberoamericano, 2001, p.43-56.
REYES, Alfonso. “Notas sobre la inteligencia americana”.
Revista Sur. Buenos Aires, septiembre de 1936, Edición digital.
RODRÍGUEZ, Javier. “Desayuno con Ricardo Piglia”. El País.
Madrid, sábado 11 de junio de 2011, s/p.
ROMERA, Antonio R. “Despertar de una conciencia artística”,
En BAYÓN, Damián (Relator). América Latina en sus artes.
México: Siglo XXI Editores, 2ª edición, 1978.
TRABA, Marta. El arte latinoamericano actual. Caracas:
Ediciones de la Universidad Central de Venezuela (U.C.V.),
1972.

486 Revista Brasileira do Caribe, São Luis, Vol. XII, nº24. Jan-Jun 2012, p. 459-486