Sie sind auf Seite 1von 3

Densidad de corriente

La magnitud que mide el movimiento promedio de las cargas en un material es


la densidad de corriente. Para definirla se toma un elemento de
volumen Δv (que es microscópico, pero contiene millones de cargas en su
interior), situado en el punto , y se calcula el promedio del producto de las
cargas por la velocidad

La densidad de corriente es una magnitud vectorial, análoga hasta cierto punto


a la cantidad de movimiento: cuanta más carga haya, mayor es la densidad de
corriente; cuanto más rápido se mueva, mayor es la densidad. Si no hay cargas
(vacío) o no se mueven (electrostática) la densidad de corriente se anula.

De la definición de la densidad se tiene que se mueve en C·(m/s)/m³ = A/m²


donde un amperio (A) es igual a 1 C/s.

Puesto que en la expresión aparece la velocidad, el sumatorio se puede


restringir a los portadores de carga, ya que las cargas estáticas no contribuyen.

Por otro lado, podemos hacer la aproximación de que todos los iones de la
especie k se mueven con la misma velocidad promedio. En ese caso, podemos
agrupar términos y escribir la densidad de corriente como

donde
La suma se hace sobre el número de especies (una en un conductor metálico,
dos en un semiconductor, unas cuantas en una disolución).

Nk es la densidad numérica del portador k (p.ej. cuantos electrones libres hay


por unidad de volumen).
Zk, es la valencia de la especie k, que sería -1 para los electrones.

e es la carga elemental, que vale aproximadamente .

es la velocidad promedio de los iones de la especie k. A esta velocidad se la


conoce como velocidad de arrastre.
En el caso de un conductor metálico, los únicos portadores son los
electrones y la expresión anterior se reduce a

Siendo:
N la densidad de electrones libres (no de todos los electrones, los que están
fijos en los átomos no cuentan). es la velocidad de arrastre. Vemos que, en
este caso concreto, los electrones se mueven en un sentido y la densidad de
corriente va en sentido contrario, por ser la carga negativa. Esto es fuente de
infinitas confusiones. Por ello, a la hora de describir el movimiento de las
cargas en un conductor, es preferible suponer que las cargas que se mueven
son las positivas, aunque no corresponda a lo que ocurre en realidad. Los
cálculos también son correctos de esta forma y es más sencillo.
El valor de la velocidad de arrastre puede ser extremadamente pequeño. Para
un hilo de cobre que soporta una densidad de corriente de 1 A/mm² no llega a
1 mm/s. Uno pensaría que los electrones se mueven mucho más rápido y así
es para cada electrón. La velocidad de arrastre es la velocidad promedio, no la
rapidez promedio. Aunque el electrón puede moverse con una rapidez próxima
a la velocidad de la luz, la mayor parte se su movimiento es aleatorio y hay muy
poco avance neto.

La presencia de una densidad de corriente en un punto no es incompatible con


la ausencia de una densidad de carga en ese punto. Se puede tener los cuatro
casos:

Densidad de carga nula ρ = 0 y densidad de corriente nula


Esto es lo que ocurre en un vacío total, en el que no hay nada, pero también en
el interior de un conductor en equilibrio. En ese caso, que no haya densidad de
carga no significa que no haya cargas. Hay millones de ellas, lo que ocurre es
que hay tantas positivas como negativas. Al estar en equilibrio, en promedio
están inmóviles y también se anula la densidad de corriente.

Densidad de carga no nula y densidad de corriente nula


Es lo que ocurre cuando tenemos una densidad de carga estática, como en
muchos problemas de electrostática.

Densidad de carga nula ρ = 0 y densidad de corriente no nula


Es el caso habitual en un material conductor (metal, disolución o
semiconductor). En cada punto hay tantas cargas positivas como negativas,
pero se están moviendo. En un metal, por cada electrón en movimiento hay un
ion en reposo. Solo los primeros contribuyen a la densidad de corriente, pero
los dos lo hacen a la densidad de carga.
Densidad de carga no nula y densidad de corriente no nula
Es el caso general, que se da sobre todo en los plasmas, en los que tenemos
nubes de cargas en movimiento, sin que estén compensadas las positivas por
las negativas.