Sie sind auf Seite 1von 5

EL MEDIO AMBIENTE

Posición oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día

Por

Uridam Eleazar Cipriano Urbano

La posición oficial adventista sobre el medio ambiente puede ser

encontrada en 4 documentos importantes: (a) La Creencia Fundamental 6, (b)

Creencia Fundamental 21, (b) el Manual de Iglesia, y (c) la Declaración Oficial

adventista sobre el medio ambiente hecha en 1995. Estos documentos afirman

que la preservación y el mantenimiento de este planeta están íntimamente

relacionados con nuestro servicio al creador y el estilo de vida del cristianismo

bíblico.

Dado que la Declaración Oficial constituye la síntesis de todo el material,

exposiciones y pensamiento de la iglesia, y que además utiliza las otras fuentes

como base, este trabajo hará un análisis del mismo, en detrimento de los otros.

Sin embargo para fines prácticos, se hará una descripción brevem

Esta declaración fue aprobada y votada por la Comisión Administrativa de la

Asociación General (ADCOM) y publicada por la oficina del presidente, Robert S.

Folkenberg en el Congreso de la Asociación General celebrado en Utrecht,

Holanda del 29 de Junio al 8 de julio de 1995

El documento identifica al mundo católico y protestante como la audiencia

primaria. Sin embargo, cabe mencionar que la Iglesia Adventista al pronunciar su


postura presenta una respuesta a la feligresía adventista para conocer su postura

con respecto a otras denominaciones.

La posición tomada por la iglesia en el documento se resume en diez

aspectos:

Primero; los adventistas consideran a todos los hombres y mujeres como

iguales a la vista de Dios.

Segundo; los adventistas rechazan el fanatismo contra cualquier persona,

sin tomar en cuenta su raza, nacionalidad o credo religioso.

Tercero; los adventistas reconocen que pueden encontrarse cristianos

sinceros en todas las denominaciones, incluyendo el Catolicismo Romano.

Cuarto; la principal tarea de los adventistas es predicar el evangelio de

Jesucristo en el contexto del pronto regreso de Cristo, y no buscar fallas en otras

denominaciones.

Quinto; los adventistas tienen una identidad específica como movimiento,

su mensaje apremiante es para los cristianos y los no cristianos.

Sexto; los adventistas, al relacionarse con el Catolicismo Romano en

particular, entra en su pensamiento tanto el pasado como el futuro. No pueden

borrar ni ignorar el registro histórico de gran intolerancia, y aun persecución, por

parte de la Iglesia Católica Romana durante la supremacía papal.

Séptimo; Los adventistas están convencidos de la validez de sus conceptos

proféticos, de acuerdo con los cuales la humanidad vive ahora cerca del fin del

tiempo.

Octavo; los adventistas creen, basados en las predicciones bíblicas, que

precisamente antes de la segunda venida de Cristo esta tierra experimentará un


período de agitación espiritual, donde el sábado será el centro del conflicto. En

ese contexto, los adventistas creen que las religiones del mundo, incluyendo los

principales cuerpos cristianos como participantes importantes, se alinearán con las

fuerzas que se oponen a Dios y al sábado, donde una vez más la unión de la

Iglesia con el Estado resultará en una extensa opresión religiosa.

Noveno; sin embargo, al exponer lo que la Biblia enseña, los adventistas no

dejan de expresar amor por los oyentes, de lo contrario no estarían exhibiendo un

cristianismo auténtico.

Decimo; Los adventistas procuran ser equitativos al tratar con otros

cristianos. De este modo, aunque perciben el registro histórico y continúan

manteniendo sus conceptos con respecto a los eventos del fin del tiempo,

reconocen algunos cambios positivos en el catolicismo reciente, y enfatizan la

convicción de que muchos católico-romanos son hermanos y hermanas en Cristo.

Al realizar una comparación sobre la percepción geográfica y cultural del

Catolicismo Romano y su relación con los adventistas en el mundo, se percibe una

gran diferencia de afectación entre los países colonizados por protestantes y los

colonizados por el catolicismo.

Los países donde impera el catolicismo se ven impactados negativamente

en la convivencia con los adventistas, pues la diferencia de hábitos religiosos es

muy marcada, tal es el caso de los países hispanos en Suramérica y Europa. Por

otro lado, los países ingleses y norteamericanos suelen convivir más

amistosamente con los adventistas. Esta convivencia se debe a que las raíces

litúrgicas en muchas ocasiones son compartidas con otros grupos protestantes.


Sin embargo, con el auge del movimiento ecuménico mundial, la Iglesia

Adventista se ha dejado ver distante de todo movimiento religiosos cristiano ya

sea católico-romano o protestante. Este distanciamiento se debe a que la Iglesia

Adventista ha rechazado unirse a la unión mundial de iglesias promovido por la

Iglesia Católica.

Podemos resumir que a la Iglesia Adventista se le complica cada día más

relacionarse con otros cristianos que se han unido al movimiento ecuménico, no

importando la zona geográfica y cultural.

La posición oficial adventista con respecto al catolicismo romano puede ser

encontrada en seis documentos importantes: (a) Creencia Fundamental 13, (b) el

Manual de la iglesia, (c) la declaración El Catolicismo Romano hecha en 1997, (d)

la declaración Movimiento Ecuménico hecha en 1985, (e) la declaración Libertad

Religiosa hecha en 1995 y (f) la declaración Relación entre iglesia y Estado. Estos

documentos plantean la manera como los adventistas consideran a otros grupos

religiosos.

La Creencia Fundamental 13. Este documento declara que la iglesia

universal está compuesta de todos los que creen verdaderamente en Cristo; pero

que, en los últimos días, una época de apostasía generalizada llamaría a un

remanente para que guarde los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

Apocalipsis 14:8 se cumplirá con toda su plenitud cuando suceda la alianza de las
diversas organizaciones religiosas que hayan rechazado el mensaje del primer

ángel1.

El Manual de la Iglesia. Aunque nuestra principal responsabilidad se

relaciona con la iglesia y con el mandato de predicar el evangelio, debemos

apoyar con nuestro servicio y nuestros medios, y, hasta donde sea posible y

coherente con nuestras creencias, todos los esfuerzos en favor del orden y el

mejoramiento sociales. Aunque debemos abstenernos de toda lucha política y

social, hemos de mantener siempre, con sosiego y firmeza, una decidida posición

a favor de la justicia y la rectitud en los asuntos cívicos, junto con una estricta

fidelidad a nuestras convicciones religiosas. Tenemos la sagrada responsabilidad

de ser ciudadanos leales de los gobiernos a los que estamos sujetos, dando a

Cesar lo que es de Cesar, y s Dios, lo que es de Dios (Mat. 22:21)2.

1 Asociación Ministerial de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día,


Creencias de los adventistas del séptimo día (Nampa, Idaho: Publicaciones Interamericanas,
Pacific Press Pub. Association, 2006), 180, 195.
2 División Interamericana de los Adventistas del Séptimo Día, Manual de la iglesia (Doral,

Fl.: Inter-American Division Publishing Association, 2015), 147.