Sie sind auf Seite 1von 4

¿Cuándo debo salir de mi iglesia – Ministerios Integridad & Sabiduría.

pdf
Guardado en Dropbox • 15/12/2015 10:07 p.m.

#uneteLA Inicio Contáctanos !

Servicio dominical de la IBI

#UNETELA NOSOTROS MINISTERIOS Y RECURSOS AGENDA BLOG PASTOR MIGUEL NÚÑEZ

Inicio > Blog > Community > ¿Cuándo debo salir de mi…

¿CUÁNDO DEBO SALIR DE MI IGLESIA?


" diciembre 14, 2015 # Miguel Núñez $ Community % 1 comentario

Una de las preguntas más controversiales y difíciles de responder es esta: ¿debo salir de mi iglesia?
Y de ser así, ¿cuál es el tiempo y la manera de hacerlo? La forma más simple de responder a esta
interrogante sería usando una frase que es muy común en el pueblo de Dios: “cuando Dios me
llame a salir, pues me voy”. Esta frase no corresponde a un pensamiento maduro, ni a un
comportamiento sano. Decimos esto porque el proceso de salir de una congregación es mucho
más complejo de lo que imaginamos, y requiere de mucho más tiempo del que muchos quisieran
esperar.

Creo que la primera pregunta a considerar debe ser: ¿Cuáles son las razones por las cuales una
oveja pudiera considerar abandonar la iglesia donde Dios le colocó inicialmente? Sin querer ser
exhaustivos, podemos decir que esta decisión debe ser ponderada en los casos de: desviaciones
doctrinales incorregibles, como fue el caso de Martín Lutero; falta de integridad de parte del
liderazgo en ausencia de arrepentimiento, y cuando la iglesia ha caído en una apatía y monotonía,
donde quizás no se detectan desviaciones doctrinales, pero donde ya no es posible crecer, debido
a la carencia de un estudio significativo de la Palabra. Pudiéramos mencionar también los casos
donde cambiamos de residencia y se hace difícil, o imposible, permanecer altamente involucrado
con mi iglesia anterior debido a la distancia.

Independientemente de cuál sea la causa que está siendo considerada, ninguna oveja debe tomar
la decisión de irse a otra congregación simplemente porque ésta tiene más ministerios u
oportunidades que ofrecerle; eso sería una forma egoísta de pensar. Dios nos lleva a un lugar a
contribuir y para fortalecerle. Sin embargo, en ocasiones se hace necesario partir de la comunidad
cristiana en la que he estado participando, y para muchos es difícil discernir cuándo ese momento
ha llegado. Esto va a requerir oración, estudio de Su Palabra, reflexión, y aun consejería de parte
de otras personas que puedan ayudarnos a evaluar la situación donde nos encontramos de una
manera objetiva y separada de nuestras emociones. Esto pudiera tomar semanas o meses, hasta
poder concluir qué es exactamente lo que Dios está tratando de comunicarnos. No podemos
tomar una decisión de esta envergadura a la ligera, porque el margen de error sería muy amplio.

Por otro lado, podemos decir que esa decisión no debe ser tomada sin haber participado a los
líderes de esa congregación las inquietudes que nos están haciendo pensar en la posibilidad de
una salida. A la vez, pienso que Dios desea que hagamos el intento de influenciar nuestra propia
iglesia hacia Sus caminos, aun si esto requiere el gastar fuerzas y energías tratando de ayudarla a
tener un mejor rumbo. Cuando la desviación de la congregación es tan severa, en términos
doctrinales o morales, frecuentemente no queda ninguna otra alternativa que no sea salir de ella.
Claro está, esto no debe ocurrir sin haber hecho la confrontación en amor de aquello que
consideramos como una violación de la Verdad.

En algunos casos, la situación ha sido la presencia de pecado en el mismo seno del liderazgo, que
no ha sido aceptado para luego ser disciplinado. Esto crea un problema monumental para la oveja,
porque si ella no puede confiar en el caminar de sus pastores, ¿cómo ha de confiarles el cuidado
de su alma? (1 Ti. 3:2a). Aun en esos casos, se hace necesario que la oveja haga un intento para
presentar estos pecados a otros líderes de la congregación, con la finalidad de que éstos puedan
contribuir a la rectificación de aquello que no anda bien en la iglesia. Si las cosas han de continuar
de la misma manera, faltando a la integridad de la Palabra, entonces llegará el momento en que la
oveja tendrá que decidir entre la fidelidad a Dios y la fidelidad al hombre o a la institución humana,
y creo que la respuesta a ese dilema es obvia (Hch. 5:29).

Muchos justifican su decisión de permanecer en un lugar no sano espiritualmente, bajo la idea de


que Dios aún no les ha autorizado el salir de allí. No hay dudas de que ese es el caso en una
cantidad significativa de personas; pero pienso que en muchos otros casos es solamente un
escape a una decisión que ellos no quieren tomar, frecuentemente motivados por el miedo. Pero
no olvidemos que “Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de
dominio propio” (2 Ti. 1:7).

& Etiquetado como iglesia

ACERCA DE MIGUEL NÚÑEZ

​Miguel Núñez es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista


Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y
su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran
atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede
encontrarlo en Twitter como @PastorMNunez.

Más publicaciones de Miguel Núñez

' Débora, la jueza de… El pastor Miguel Núñez… (

UN COMENTARIO

NELIDA
) Responder
diciembre 14, 2015 a las 12:09 pm

Amen …
AÑADIR COMENTARIO
Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOMBRE *

EMAIL *

WEB

Añadir comentario

Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.

Recibir un email con cada nueva entrada.

Ver como en un ordenador

#UNETELA INICIO CONTÁCTANOS / Calle José Antonio Polanco Billini #13


0 (809) 563-4540
* + , - .
© 2015 Ministerios Integridad & Sabiduría.