Sie sind auf Seite 1von 188

ANÁLISIS DE LA LEY DE TRANSEXUALIDAD

PROMOVIDA POR LA GENERALITAT


VALENCIANA
ANÁLISIS DE LA LEY
DE TRANSEXUALIDAD PROMOVIDA
POR LA GENERALITAT VALENCIANA

Justo Aznar (coord.)


Marta Albert
Enrique Burguete
Ginés Marco
M. Carmen Mateu
Oscar García
Alberto Serrano
Juan Andrés Talens
Julio Tudela

Noviembre de 2016
Entidades colaboradoras:
• Observatorio de Bioética. Universidad Católica de Valencia
San Vicente Mártir
• Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana
• Colegios Diocesanos
• FCAPA
• Foro de la Familia
• Arzobispado de Valencia, Vicaría de Evangelización y Comisión
Diocesana de Familia y Vida

Esta publicación no puede ser reproducida, ni total ni parcial-


mente, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de re-
cuperación de información, en ninguna forma ni por ningún
FOTOCOPIAR LIBROS
medio, ya sea fotomecánico, fotoquímico, electrónico, por foto-
NO ES LEGAL
copia o por cualquier otro, sin el permiso previo de la editorial.

© Del texto: Los autores


© De esta edición:
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir.
Servicio de Publicaciones
Plaza de San Agustín, 3, escalera B-1, pta. C. 46002 Valencia. España
Telf. 963 637 412, fax 963 153 655
publicaciones@ucv.es

Diseño de portada: Vicente Ortuño


Imagen de la portada: Icono mujer-hombre. Álvaro Cabrera - Freepik.com
Maquetación: Letras y Píxeles, S. L.
Impresión: Grafo Impresores, S. L.

ISBN: 978-84-87331-96-1
Depósito Legal: V-2982-2016
Índice

Presentación..................................................................................9

1. Ley de transexualidad de la Generalitat Valenciana


Justo Aznar..................................................................................11

2. Transexualidad, Género y Sexo: reflexión desde la evidencia


científica sobre algunos aspectos del Proyecto de Ley integral
del reconocimiento del derecho a la identidad y expresión
de género en la Comunitat Valenciana
Julio Tudela.................................................................................15

3. Ley de identidad y expresión de género en el ámbito educativo.


Una reflexión desde la antropología filosófica
Enrique Burguete........................................................................27

4. Caminos y atajos jurídicos. Sobre el cambio de nombre


de los menores transexuales
Marta Albert...............................................................................39

5. Aspectos biomédicos de la transexualidad


Justo Aznar..................................................................................45

6. La libertad de educación en la ley de transexualidad


de la Generalitat Valenciana
Marta Albert...............................................................................61
7. Ideología de género y educación
Alberto Serrano Peris...................................................................65

8. Construcción de una nueva sociedad desde los organismos


internacionales
M. Carmen Mateu......................................................................83

9. Aspectos teológico-pastorales de la ideología de género.


Redescubrir la belleza del amor humano
Juan Andrés Talens y Oscar García............................................101

10. Aspectos filosófico-jurídicos de las nuevas manifestaciones


de la ideología de género en la legislación española
Ginés Marco.............................................................................109

11. Comentarios finales


Justo Aznar y Julio Tudela.........................................................119

12. Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad


y expresión de género en la Comunitat Valenciana....................125
Presentación

Recientemente la Generalidad Valenciana ha aprobado para


su tramitación parlamentaria la “Ley integral del reconocimiento
del derecho a la identidad y expresión de género”, en la que se
proponen acciones concretas para promover la transexualidad en
nuestra Comunidad.
Esencialmente se sugieren medidas para defender los dere-
chos de los transexuales, definir la transexualidad, políticas para
implantar la misma en los centros educativos, asegurar su control
y regular legalmente su promoción, plantear aspectos punitivos
concretos para aquellos centros que la incumplan, y sobre todo,
como idea de fondo, promover la Ideología de Género en nuestra
Comunidad Valenciana.
La ley propone fomentar el respeto que los transexuales me-
recen, como si dicho respeto, por la intrínseca dignidad de cada
persona humana, no estuviera ya debidamente reconocido en
nuestro ordenamiento jurídico.
Esta ley afecta fundamentalmente a tres colectivos: los pro-
pios transexuales y sus familias, los centros educativos y su pro-
fesorado, y la sociedad en general, en cuanto se propugnan me-
didas para promover, como ya se ha comentado, la Ideología de
Género.
10 Presentación

Para poder analizar con la debida objetividad dicha ley, se


edita este libro, en el que se valora lo que globalmente significa la
transexualidad, sus aspectos antropológicos, legales, biomédicos,
sociales y morales, para que, conociéndolos, se facilite la inter-
pretación objetiva de la misma.
Queremos dar las gracias a nuestro Arzobispo, Cardenal An-
tonio Cañizares, por su apoyo y decidido impulso para editar este
libro, que no hubiera podido ver la luz sin su estímulo.
Finalmente, gracias también a la Universidad Católica de Va-
lencia por responsabilizarse de su edición y financiación, y muy
especialmente, a las Asociaciones y Entidades que han colabora-
do, tanto en lo que se refiere a las Jornadas que paralelamente se
han realizado a la edición del libro, como en la redacción mate-
rial de su texto.
El deseo de la Comisión Responsable de las Jornadas y del
libro es que ambas acciones puedan contribuir a conocer mejor la
transexualidad y propiciar que transexuales, familias, educadores
y sociedad en general planteen esta cuestión desde posiciones de
equilibrio y salud integral.

La Comisión Organizadora
Ley de transexualidad de la Generalitat
Valenciana

Justo Aznar
Director del Instituto de Ciencias de la Vida
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

En diversos países, y también en España, se ha promovido,


o se está promoviendo, una corriente de pensamiento, apoyada
por disposiciones legales, tendente, por un lado, a defender el
transexualismo, y por otro, a promover, yo diría que no solo el
respeto a los transexuales, cosa que compartimos plenamente,
sino también a la difusión de la transexualidad, como una parte
importante de la ideología de género.
Para conseguir estos objetivos se han promovido en siete co-
munidades españolas (Navarra 2009; País Vasco 2012; Galicia
2014; Andalucía 2014; Canarias 2014; Cantabria 2014; Extre-
madura 2015; Madrid 2016; Murcia 2016; Baleares 2016) leyes
tendentes a tal fin. Ahora se pretende hacer lo mismo en la Co-
munidad Valenciana.
Dichas leyes, o proyectos de ley, incluyen un amplio aba-
nico de acciones que van desde el estudio del fenómeno de la
transexualidad, a la implementación de textos legislativos que la
sostengan y difundan, y al mejor conocimiento de los aspectos
biomédicos dirigidos a fundamentar su legitimación a la luz de
pretendidas razones biológicas; pero sobre todo a la promoción
en los centros de enseñanza, tanto escolares como universitarios,
12 Justo Aznar

de la ideología de género, como base intelectual del transexua-


lismo, es decir a implementar una amplia panoplia de acciones
que traten de consolidar el transexualismo en nuestra sociedad y
especialmente en nuestros niños y jóvenes. Además, para conse-
guir estas acciones se habilita una generosa cantidad de recursos
económicos. Por ello, surge de inmediato la siguiente pregunta,
¿está justificado tal despliegue de acciones biomédicas, sociales y
legales, con su correspondiente soporte económico?
En los sucesivos artículos analizamos este proyecto de ley,
pero ahora adelantamos algunas de sus principales propuestas.

1. La ley de transexualidad encuentra su fundamentación en


la “ideología de género”, uno de los pilares de la ingeniería
social que busca estructurar nuestra sociedad al margen de
toda trascendencia y cuyo principal objetivo es destruir la
familia.
2. Esta ley se intenta imponer en nuestra Comunidad Va-
lenciana, sin tener en cuenta el derecho de los padres a la
educación de sus hijos, derecho inalienable que trasciende
cualquier disposición legal.
3. Se quiere implantar en todos los centros educativos, pú-
blicos, concertados y privados, desde la educación infantil
hasta la universitaria; es decir, se asegura que ninguno de
ellos pueda estar libre de esta imposición.
4. Se pretende facilitar a los niños tratamientos de “reasig-
nación de sexo”, tanto quirúrgicos como hormonales, a
una edad en la que el desarrollo corporal aún no ha sido
completado, con los indudables efectos médicos negativos
que ello puede tener.
5. No se considera el gran porcentaje de estos niños, entre
el 98,8% al 70% en los varones y el 88% al 50% en las
mujeres, que cuando alcanzan la madurez desean retornar
Ley de transexualidad de la Generalitat Valenciana 13

al sexo que tenían al nacer, cosa que plantea importantes


problemas médicos y humanos, de los que no es el menor
el elevado índice de suicidios, 20 veces superior a los de un
grupo no transexual de la misma edad y sexo.
6. Por otro lado, ¿parece razonable que los centros educativos
que no cumplan esta ley puedan perder los conciertos o
ser penalizados con sanciones económicas que, si son con-
sideradas muy graves, podrían alcanzar los 45.000 euros?

Todo lo anterior apunta a una imposición, al margen del de-


recho de los padres a la educación de sus hijos.
Finalmente, y pensando en los padres que podemos sufrir esta
imposición legal, creo que es necesario y urgente que nos demos
cuenta de lo que este proyecto de ley de transexualidad significa,
y tratemos de impulsar todas las medidas legales que un estado
de derecho pone a nuestra disposición para impedirlo.
Robert Spaemann, en su libro “Sobre Dios y el Mundo” (pág.
33), al tratar de definir lo que se debe considerar importante afir-
ma: “Importante es lo que siempre es”, pues lo que siempre ha
sido y es importante para los padres es la educación de sus hijos.
Y ahora nos la estamos jugando.
Antes de seguir adelante, y para unificar criterios semánticos,
nos parece de interés incluir un elenco de los términos más habi-
tualmente utilizados en relación con la transexualidad.
Sexo y sexual. Se refiere a los indicadores biológicos de hombre
y mujer, especialmente en el contexto de la capacidad reproducti-
va, incluyendo aspectos biológicos como son cromosomas sexua-
les, gónadas, hormonas sexuales y trastornos genitales.
Trastornos del sexo. Hace referencia a alteraciones del desarro-
llo prenatal del sexo que implican anomalías del tracto reproduc-
tivo, desde la normalidad a discrepancias objetivas de los indica-
dores biológicos de hombre y mujer.
14 Justo Aznar

Acciones médicas relacionadas con la transexualidad. Son las


encaminadas a modificar el sexo biológico asignado en el naci-
miento.
Género. Se utiliza para identificar el rol de un individuo como
chico o chica u hombre o mujer. Contribuyen a su desarrollo
tanto los factores biológicos que se perciben, como las interaccio-
nes con el ambiente, tanto sociales como psicológicas.
Asignación de género. Se refiere a la asignación que correspon-
de a cada individuo como hombre o mujer. Si se aplica en rela-
ción al sexo asignado al nacimiento.
Género atípico. Se refiere a la manifestación somática o con-
ductas que no corresponden al género asignado al nacimiento de
un individuo.
Reasignación de género. Hace referencia a un cambio oficial,
usualmente legal, con respecto al asignado al nacimiento.
Identidad de género. Hace referencia a la identidad y categoría
social de un individuo, como hombre o mujer y también ocasio-
nalmente a una categoría distinta de hombre y mujer.
Disforia de género. Se refiere al trastorno psicológico que pue-
de darse en un individuo por la disconformidad entre el género
que uno desea y aquel que le es asignado al nacer.
Transgénero. Hace referencia a un amplio espectro de indivi-
duos que, transitoria o permanentemente, se identifican con un
género diferente al que se le asigna al nacer.
Transexual. Es un individuo que solicita o se ha sometido a
una transición social de hombre a mujer o de mujer a hombre,
que en la mayoría de los casos, pero no en todos, conlleva una
transición somática para cambiar de sexo por tratamiento hor-
monal o reasignación quirúrgica.
Transexualidad, Género y Sexo:
Reflexión desde la evidencia científica sobre
algunos aspectos del Proyecto de Ley integral
del reconocimiento del derecho a la identidad
y expresión de género en la Comunitat
Valenciana

Julio Tudela
Director del Master de Bioética
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

La presente, es una reflexión sobre la nueva propuesta legis-


lativa relacionada con la transexualidad, cuyo Proyecto de Ley
acaba de ser aprobado por el Gobierno Valenciano, para su tra-
mitación parlamentaria en las Cortes Valencianas, que introduce
aspectos en el ámbito legal, social, educativo y moral, que mere-
cen una valoración.
Analizaremos algunos de ellos, que resultan, a mi juicio, de
especial interés, proponiendo argumentos desde la evidencia
científica, que puedan ilustrar el tema con cierta objetividad.

1. “El sexo asignado al nacimiento”

Ya en el preámbulo se utiliza esta terminología, habitual en el


entorno de la ideología de género, que subyace tras el contenido
de todo el proyecto. El sexo biológico, al que parece referirse la
expresión “asignado al nacer” no es el que se ha otorgado a cada
individuo en el momento de su nacimiento, sino el que posee
desde el momento de su concepción, esto es, desde que comenzó
su andadura como ser humano. Así la identidad sexual determi-
16 Julio Tudela

nada cromosómicamente, resultante del sobrecruzamiento cro-


mosómico que se produce tras la fecundación, configura desde
los primeros estadios evolutivos del embrión una identidad se-
xuada, masculina o femenina. Esta identidad biológica, que pue-
de conocerse, de hecho, en fases muy tempranas de la gestación
determinando el cariotipo de las células del embrión, permanece
inalterada durante la vida del individuo. Por cierto, no solo los
cromosomas X e Y son los implicados en la definición del carác-
ter sexuado del individuo, sino que hoy se sabe que otros cromo-
somas están igualmente implicados en el proceso de diferencia-
ción fenotípica que acompaña al individuo durante toda su vida.

2. Bases genéticas del dimorfismo sexual

El sexo viene determinado genéticamente en el individuo aún


antes de la exposición del embrión a distintos niveles de hormo-
nas, como testosterona o estrógenos. Concretamente, de los 23
pares de cromosomas de la especie humana, el par XX o XY de-
termina el sexo. Ello depende del espermatozoide que fecunda el
óvulo, que puede aportar un cromosoma X o un Y, que formará
el par XX o XY, junto al cromosoma aportado por la madre, que
siempre es el X. Por otro lado, el gen SRY, en la región 1 del bra-
zo corto del cromosoma Y, determina el proceso de masculiniza-
ción en la séptima semana de gestación y el gen Tfm, situado en
el cromosoma X codifica el receptor de las hormonas masculinas.
También la región ODF del cromosoma X favorece el desarrollo
del ovario e inhibe el del testículo.
En el desarrollo embrionario, la activación de ciertos genes
de carácter sexuado lleva al silenciamiento de sus homólogos del
otro sexo. Así, el gen H19 se silencia en el cromosoma de origen
paterno y el gen Igf2 se silencia en el materno.
Transexualidad, Género y Sexo: Reflexión desde la evidencia... 17

Pero aún hay más control genético. No sólo los cromosomas


X e Y están implicados en la diferenciación sexual, también el
gen que codifica la síntesis de la hormona antimulleriana, por las
células de Sertoli del testículo, está en el brazo corto del cromo-
soma 19 y el gen Gadd45g, que se encuentra en el cromosoma
9, es también determinante en la masculinización, e interacciona
con el gen SRY (Johnen, González-Silva, Carramolino, Flores,
Torres, & Salvador, 2013).

3. ¿Cuándo comienza la diferenciación sexual


en el individuo?

Las diferencias sexuales pueden evidenciarse en el embrión


temprano y en su fase preimplantatoria, es decir, en los prime-
ros 15 días de vida, donde la influencia hormonal del entorno
todavía no se ha manifestado. A partir de las primeras divisiones
celulares del cigoto, en la fase preimplantatoria, se observa que
los embriones masculinos y femeninos recorren trayectorias dis-
tintas. Así, por ejemplo, los niveles de consumo de glucosa son
significativamente diferentes en el varón y la mujer, con velocida-
des de crecimiento y morfologías también diferentes, aún en una
fase tan temprana del desarrollo embrionario (Gardner, Larman,
& Thouas, 2010).
Tras el nacimiento, y antes de que el entorno pueda inclinar
la balanza hacia uno u otro comportamiento sexual, se constata
que hay una predisposición innata para un comportamiento so-
cial diferenciado por sexo en humanos. Tal comportamiento es
independiente del entorno y la educación recibida. “Los bebés
neonatos varones muestran un mayor interés en el móvil físi-
co-mecánico, mientras que los neonatos hembras muestran un
mayor interés en el rostro de su madre. Los resultados de esta
18 Julio Tudela

investigación demuestran claramente que las diferencias sexuales


son en parte biológicas en su origen (Connellan, Baron-Cohen,
Wheelwright, Batkia, & Ahluwalia, 2000).”

4. Hormonas y diferenciación sexual

Tanto en el desarrollo embrionario posterior, como tras el


nacimiento, los niveles hormonales resultan decisivos en la pro-
gresión de la diferenciación sexual ya orientada desde la genética.
Las hormonas maternas influirán en esta progresión, pero tam-
bién las del propio individuo, que, así como los receptores de es-
tas hormonas, se irán configurando según su programa genético.
Por ejemplo, el estradiol, que es sintetizado en el hipocampo y
en la corteza prefrontal de nuestro cerebro, es un modulador de
los procesos cognitivos de aprendizaje y memoria y también del
humor, del comportamiento social y de diversos desórdenes psi-
quiátricos (Luine, 2014). Igualmente, los niveles altos de testos-
terona reducen la expresión de la enzima DNA metiltransferasa.
Esto provoca un descenso de la metilación del DNA (mecanismo
epigenético), permitiendo la expresión de genes relacionados con
la masculinización (Nugent, y otros, 2015).

5. Ambiente y diferenciación sexual

Dicho lo anterior, no puede excluirse un influjo del “entorno


molecular”, esto es, hormonas, medicamentos, tóxicos, etc. sobre
la progresión de la masculinización o feminización durante la
gestación. Pero en ningún caso es una “definición sexual hacia lo
masculino o femenino”, sino una interferencia en grado variable
en la progresión de la definición ya establecida genéticamente.
Transexualidad, Género y Sexo: Reflexión desde la evidencia... 19

Podríamos decir que los distintos grados de expresión genéti-


ca, junto al entorno bioquímico del feto, pueden marcar grados
de intensidad en los procesos de masculinización o feminización,
pero no intercambios entre una u otra condición que, como he-
mos dicho, vienen orientadas desde el sobrecruzamiento cromo-
sómico.
Por último, la posibilidad de que el genoma pudiera sufrir
cambios epigenéticos propiciados por estímulos procedentes del
entorno, en tal grado que fueran capaces de modificar el compor-
tamiento sexual, ha sido propuesta como una posible explicación
a esta conducta, pero a día de hoy no existen evidencias científi-
cas que la justifiquen por sí mismas.

6. Los desórdenes del desarrollo sexual:


¿Existen más de dos sexos?

Recientes investigaciones plantean la posibilidad de conside-


rar la realidad sexuada no como una entidad binaria (masculino y
femenino) sino como un espectro en cuyos límites se situarían lo
masculino y lo femenino, pero que albergaría todo un gradiente
de estados intersexuales, en los que no se daría una identificación
nítida con ninguno de los “extremos”, masculino y femenino
(Ainsworth, 2015).
Basan su argumento en la existencia de los llamados Desór-
denes del Desarrollo Sexual (conocidos como DSD, siglas en
inglés de disorders of sex development), consistentes en la mani-
festación de anomalías en la constitución genotípica y fenotípica
que ocasionan que ciertos individuos presenten o bien genitales
ambiguos, o bien rasgos virilizantes en mujeres o feminizantes en
varones, cuyo origen suelen ser defectos en determinados genes
que pueden perturbar tanto la conformación anatómica de los
20 Julio Tudela

genitales y las características sexuales externas, como la función


endocrina y la fertilidad.
A mi juicio la autora extrae conclusiones inconsistentes con la
evidencia de los datos que aporta. Considerar que la existencia de
anomalías genéticas, algunas conocidas y otras no, responsables
de alteraciones en la conformación del sexo masculino y femeni-
no en algunos individuos, justificaría la redefinición de los sexos,
añadiendo todo un espectro de variantes o posibilidades que re-
correrían el espacio entre lo masculino y lo femenino, supondría
elevar la excepción a la categoría de norma.
Las anomalías que la autora recoge y detalla en su artículo
como DSD, no dejan de ser anomalías, algo muy distinto a la
manifestación fisiológica que, en estado de homeostasis, mues-
tran los individuos de la especie humana, en forma de varones o
mujeres.
La frecuencia real de los estados de indefinición sexual (varo-
nes con estructuras sexuales femeninas y viceversa) es extrema-
damente baja, más de 100 veces inferior a la manifestada en este
artículo, tal como afirman otros autores (Sax, 2002). Estaríamos
hablando de infrecuentes excepciones a la norma marcada por la
naturaleza.
El artículo pasa por alto, por otro lado, la realidad de que la
conformación sexual masculina y femenina persigue el fin bioló-
gico de la procreación; por tanto, confiere la fertilidad a ambos
sexos, asegurando la perpetuación de la especie. Sin embargo,
los estados “intersexo”, tal como los define la autora, son gene-
ralmente estériles, precisamente por tratarse de manifestaciones
fenotípicas de errores genéticos que comprometen el normal de-
sarrollo de estructuras anatómicas, procesos bioquímicos, endo-
crinos o neurológicos.
Por último, se critica acertadamente la intervención prematu-
ra en los casos de individuos con malformación de los genitales
Transexualidad, Género y Sexo: Reflexión desde la evidencia... 21

que les provocan indefinición sexual o conformaciones ambi-


guas, y que, en muchos casos, son intervenidos tempranamente
tras el nacimiento para conformarlos como varones o mujeres,
dependiendo de las posibilidades de reconstrucción quirúrgica
hacia la morfología masculina o femenina, y pasando por alto
la propia percepción del sujeto -que se produce de modo más
consolidado no antes de los 13 años- o su constitución genética,
que determinará el balance endocrino, neurológico y bioquímico
en la madurez sexual.
Las personas que padecen DSD, deben ser tratadas con la
prudencia, intensidad y eficacia que requiere su dignidad, pero la
existencia de estos trastornos no debe confundirse con la existen-
cia de un “mosaico intersexos”, sino como excepciones a la regla
de la sexualidad binaria masculina y femenina, específica de la
especie humana.

7. Transexualidad: ¿Qué implica tratar de revertir


el sexo biológico?

De hecho, los intentos de revertir esta condición biológica, a


base de terapias hormonales o quirúrgicas, no cambiarán la base
genética responsable de los procesos de diferenciación hacia uno
u otro sexo.
Por tanto, se parte, a nuestro juicio, de un error de base: el
sexo biológico de cada individuo no es el asignado al nacer, sino
el resultante de su conformación genética, que se manifestará en
su fenotipo.
La diferencia es trascendental: un carácter asignado externa-
mente en función de múltiples condicionantes puede ser modi-
ficado sin más problemas cuando cambian los condicionantes.
Esto es lo que parece proponer este proyecto de ley. Pero si este
22 Julio Tudela

carácter no responde a una asignación externa sino a una consti-


tución interna, intentar revertirlo o modificarlo pasaría por mo-
dificar la propia naturaleza del individuo.
Por otro lado, la identificación fenotípica del sexo biológi-
co no se basa exclusivamente, como afirma el proyecto, en la
apreciación visual de los órganos genitales externos. La condición
sexuada puede evidenciarse en múltiples facetas de la constitu-
ción orgánica de un individuo, que abarcan lo anatómico, pero
también lo fisiológico, endocrino, neurológico, bioquímico, in-
munitario, etc.
Lo dicho en cuanto al sexo biológico (“asignado al nacer”),
debe matizarse cuando se habla del sexo psicológico, que sí es
susceptible de cambio o modificación, de acuerdo con múltiples
factores. La Academia Americana de Psiquiatría habla de “dis-
foria de género” cuando el sexo biológico no coincide con el
psicológico, esto es, con la percepción subjetiva de la condición
masculina o femenina determinada genéticamente.

8. ¿Qué propone el proyecto de ley en estos casos?

El ordenamiento jurídico actual ya reconoce la existencia del


hecho transexual, estableciendo garantías para la no discrimi-
nación de las personas implicadas, en ninguno de los ámbitos
personal, social, laboral, educativo, sanitario, etc. Se contempla,
incluso, la posibilidad del cambio de identidad legal de un sexo
al otro.
¿Cuál es, pues, el interés del actual proyecto? Parece que reside
en ir más lejos en algunos ámbitos. Destacaré alguno de ellos.
En su artículo 6 afirma lo siguiente:
Transexualidad, Género y Sexo: Reflexión desde la evidencia... 23

“Prohibición terapias de aversión: Se prohíbe la práctica de te-


rapias de aversión, conversión o contracondicionamiento des-
tinadas a modificar la identidad o expresión de la identidad de
género de las personas trans.”

Es decir, se admite la posibilidad de migrar de un género a


otro, esto es, tratar de hacer corresponder el fenotipo sexual (su
manifestación física) con el sexo psicológico o auto-percibido,
pero no se admite la posibilidad de hacer el viaje en sentido in-
verso. Se prohíbe todo intento de procurar en la persona transe-
xual que la percepción psicológica subjetiva, no coincidente con
la realidad sexual biológica constitutiva, llegue a converger con
esta última.
Verdaderamente, no existe explicación científica ni antropo-
lógica que justifique efectuar el recorrido en un sentido y no en
el contrario. Máxime, cuando los procesos de disforia de género
pueden ser transitorios y limitados en el tiempo en muchos ca-
sos, específicamente, cuando no se ha culminado la maduración
sexual, como es el caso de la infancia, preadolescencia y pubertad.
En cuanto al artículo 14, punto 3, el proyecto afirma lo si-
guiente:

“Las personas trans tendrán derecho a:


b) Terapia farmacológica y hormonal en el proceso de transición
hacia el género sentido.
c) Tratamientos quirúrgicos de cirugía de exéresis de mama y
genitales y reconstructiva de genitales y otros tratamientos mé-
dicos o quirúrgicos requeridos para la modificación corporal
que aseguren su congruencia con la identidad de género de la
persona, incluyendo los necesarios para la modificación del tono
y timbre de la voz cuando sean requeridos.”
24 Julio Tudela

Y en su artículo 15, punto 2:

“Las personas trans menores de edad tendrán derecho a:


a) Recibir tratamiento para el bloqueo hormonal al inicio de
la pubertad, situación que se determinará utilizando aquellas
medidas que objetivamente sean aplicables según marque la li-
teratura médica más avanzada del momento en que se tenga que
aplicar; para evitar el desarrollo de caracteres sexuales secunda-
rios no deseados.
b) Recibir tratamiento hormonal cruzado en el momento ade-
cuado de la pubertad para favorecer que su desarrollo corporal
se corresponda con el de las personas de su edad, a fin de pro-
piciar el desarrollo de caracteres sexuales secundarios deseados.”

Como se deduce del texto, la intervención clínica tendente


a modificar los caracteres sexuales secundarios, es de una enti-
dad muy importante. Debe modificarse, interviniendo de modo
permanente, el balance endocrino del individuo, determinado
genéticamente, para lograr revertir artificialmente las manifesta-
ciones físicas hormono-dependientes, cuya tendencia natural no
logrará revertirse, sino solo reprimirse durante la administración
del tratamiento.
Puede argumentarse análogamente acerca de las consecuen-
cias de las intervenciones quirúrgicas tendentes a mutilar (“exé-
resis”) o modificar (“reconstrucción”) la constitución física de la
persona con el fin de asimilarla a la percepción psicológica de su
sexo, discordante con la fenotípica.

9. ¿Proposición o imposición?

La trascendencia sobre la persona y, por ende, la sociedad,


de las medidas propuestas, estimo que exige ser absolutamente
Transexualidad, Género y Sexo: Reflexión desde la evidencia... 25

respetuoso con las libertades individuales. Tanto los individuos


afectados por la transexualidad, como sus padres o tutores en el
caso de que sean menores, deberían disponer, en el momento de
tomar o no una decisión al respecto, de toda la información; no
solo la ofrecida por los partidarios de la ideología de género, que
es la que subyace a esta norma legislativa, sino también por los
que adoptan posiciones antropológicas diametralmente opues-
tas, considerando el sexo no como una realidad fluida, indefinida
o cambiante, sino como constitutiva del ser personal.
Pretender imponer la divulgación y aceptación a todos los ni-
veles de los postulados de género, como los postulados “norma-
lizados” y, en cierto modo indiscutibles, supone una injerencia
en el campo de las libertades individuales inadmisible en una
sociedad avanzada.
Huelga comentar que las medidas tendentes a garantizar el
respeto a los derechos y la dignidad del ser humano en toda cir-
cunstancia, por otra parte ya implementadas en nuestro marco
jurídico, no solo son procedentes, sino necesarias.
Pero imponer el pensamiento único, máxime cuando como
en este caso se aleja tanto de las evidencias científicas y de deter-
minados postulados antropológicos diferentes a los de la ideolo-
gía de género, supondría un retroceso para todos, los que piensan
una cosa o la contraria, incluso para los que no piensan.

10. Referencias

Ainsworth, C. (2015). Sex redefined. Nature, 518(7538), 288-


91.
Connellan, J., Baron-Cohen, S., Wheelwright, S., Batkia, A.,
& Ahluwalia, J. (2000). Sex differences in human neonatal
26 Julio Tudela

social perception. Infant Behavior and Development, 23(1),


113-8.
Gardner, D., Larman, M., & Thouas, G. (2010). Sex-related
physiology of the preimplantation embryo. Molecular Human
Reproduction, 16(8), 539-47.
Johnen, H., González-Silva, L., Carramolino, L., Flores, J., To-
rres, M., & Salvador, J. (2013). Gadd45g Is Essential for Pri-
mary Sex Determination, Male Fertility and Testis Develop-
ment. Plos One, 8(3), 2-8.
Luine, V. (2014). Estradiol and cognitive function: past, present
and future. Hormones and Behavior, 66(4), 602-18.
Nugent, B., Wright, C., Shetty, A., Hodes, G., Lenz, K., Mahur-
kar, A., & Mccarthy, M. (2015). Brain feminization requires
active repression of masculinization via DNA methylation.
Nature Neuroscience, 18(5), 690-7.
Sax, L. (2002). How common is intersex? A response to Anne
Fausto-Sterling. The Journal of Sex Research, 39(3), 174.
Ley de identidad y expresión de género
en el ámbito educativo. Una reflexión
desde la antropología filosófica

Enrique Burguete
Profesor de Antropología
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

1. Introducción

Las leyes tienen la capacidad de fundar normas y configurar la


conciencia moral, especialmente allí donde se restringe la autori-
dad de otras instancias para hacerlo. En el trasfondo de toda ley,
subyace siempre una determinada concepción del hombre y de
sus modos de convivencia, cuya ocultación nos dejaría irrestric-
tamente disponibles a las imposiciones colectivas. No es baladí,
por tanto, que nos detengamos a enjuiciar la antropología que
subyace al Proyecto de Ley de identidad y expresión de género
elevado a trámite por el Gobierno Valenciano el pasado 21 de
octubre, que afecta y mucho al ámbito de la Educación.
No figura entre nuestros objetivos juzgar la intención del
legislador, pues sería pretencioso pretender que la conocemos.
Pero sí queremos hacer presente la nuestra: promover el bien de
las personas transexuales, especialmente cuando son menores de
edad. Porque la transexualidad puede añadir una carga particu-
larmente dramática a la niñez, cuando a la percepción del propio
cuerpo como una cárcel en la que se ha caído sin culpa –y hacia
28 Enrique Burguete

cuyos muros no se siente lealtad alguna – se unen el rechazo


social y el bullying. Nos sentimos urgidos, por tanto, a hacer jus-
ticia a estos pequeños.
Ahora bien: en las cuestiones de justicia se requiere de algo
más que de la buena intención, que eleva las categorías senti-
mentales al rango de norma moral. ¡Cuántas veces nos habremos
arrepentido de dejarnos guiar por nuestros sentimientos en las
decisiones verdaderamente importantes! Las cuestiones de justi-
cia reclaman, además, un recto uso de la razón. Porque algunos
modos de obrar, aunque persigan un buen fin, son incompati-
bles con la responsabilidad que tenemos hacia nosotros mismos
y hacia los demás. Se trata de aquellos que quiebran la estructura
de autoafirmación personal a la que llamamos “lo natural”, en
la que se distinguen tres esferas en relación con las cuales no po-
demos comportarnos irresponsablemente sin violar la dignidad
propia o la de los demás: la vida orgánica, el lenguaje y la sexua-
lidad (Spaemann, 2003).
Sobre la primera de estas esferas no es necesario hacer ningu-
na observación. Felizmente, no es en nuestra sociedad donde se
ejecuta a las personas por razón de su orientación o de su identi-
dad sexual. Pero sobre la traición de la confianza diciendo cosas
no verdaderas y la separación de la sexualidad de su contexto hu-
mano integral, sí es necesario ofrecer algunas aclaraciones. Por-
que la mentira, que destruye el núcleo de las relaciones morales
y la armonía interna que hace posible el logro de la vida, incluye
el uso de términos ambiguos que disfrazan, ocultan o dificultan
la percepción de la realidad. Es ineludible, por tanto, precisar el
significado de los conceptos “identidad sexual natural” e “identi-
dad sexual autopercibida”.
Pero la esfera que resulta más afectada por el contenido de la
ley referida es la tercera, ya que se pretende la “normalización” de
la transexualidad desgajando la identidad sexual de su contexto
Ley de identidad y expresión de género... 29

humano integral. Para ello, se propone una antropología a la me-


dida de situaciones excepcionales, sucumbiendo a la falacia que
consiste en sustituir la realidad por contenidos subjetivos. En lo
que sigue, delinearemos el concepto género e impugnaremos los
elementos de la ley cuyos efectos pueden ser lesivos.

2. El concepto “género”: Génesis, definición y relevancia

En su acepción originaria, la palabra “persona” designa la


substancialidad, singularidad e intersubjetividad del hombre
creado. Pero cuando se le da un uso predicativo, se convierte en
un título que consiente la distinción entre los seres humanos que
son dignos de él y los que no lo son plenamente. Entre éstos, el
mundo clásico incluyó a los esclavos, a las mujeres y a los homo-
sexuales. Aristóteles, por ejemplo, hizo descansar la institución
familiar sobre la superioridad natural de los varones y la inferio-
ridad de las mujeres y de aquellos a los que describió como “casos
antinaturales” (Aristóteles, 1988). El Derecho Romano, por su
parte, definió la familia como el conjunto de cosas y personas
sujetas a la autoridad del pater familias.
El discurso del género surgió, precisamente, en el contexto
del rechazo feminista a la estructura patriarcal, que reivindicó los
derechos político-sociales de las mujeres y su libre gestión de la
sexualidad y de la maternidad (Sangalli, 2016). Más tarde, bajo
la influencia del marxismo y el constructivismo social, el discurso
puso su énfasis en los procesos y estructuras sociales que rigen la
afirmación de los roles masculino y femenino (Fumagalli, 2015),
enfatizando su carácter ambiguo y su dependencia del contexto
histórico-cultural. Así, el marxismo llegó a equiparar la lucha de
clases con la reivindicación feminista, haciendo una sagaz analo-
gía entre las relaciones de explotación que mantiene el capital (el
30 Enrique Burguete

varón) con el proletario (la mujer), para obtener de su medio de


producción (el útero) una plusvalía o beneficio (la descendencia)
(Trillo-Figueroa, 2009). En esta misma línea Simone de Beau-
voir afirmó que la mujer –o más exactamente lo que “entende-
mos” por mujer– es un producto cultural. “No se nace mujer”
–escribió– “se llega a serlo” (De Beauvoir, 1949).
No hay que desdeñar, además, la influencia de algunos an-
tropólogos sociales que, como Clifford Geertz, contribuyeron a
extender la concepción de la cultura como un “eje programático”
que gobierna nuestra conducta (Geertz, 1989). Con todo ello
comenzó a tomar fuerza la distinción entre el concepto “sexo”
–que designa un dato biológico– y el concepto “género”, que
define la representación psicológico-simbólica y la construcción
histórica y cultural de la identidad sexual (Aparisi, 2015).
Recientemente, la evidencia de estados intersexuales –si bien
poco prevalentes– ha dado pie a que el deconstruccionismo
post-estructuralista y el post-feminismo cuestionen la existencia
de dos sexos biológicos, afirmando que su número debe ampliar-
se, como mínimo, a cinco: masculino, femenino, pseudoherma-
froditismo femenino, pseudohermafroditismo masculino y her-
mafroditismo (Fausto-Sterling, 2000). Ninguna de estas identi-
dades sería más “natural” que las demás, por lo que la identidad
sexual debe abandonarse a la permanentemente autodetermina-
ción. Frente al concepto gender (género), que distingue entre lo
masculino y lo femenino como realidades socialmente aceptadas
(straight), el término queer (lo anómalo), expresaría que todas las
identidades sociales son igualmente anómalas, por lo que todas
son igualmente normales. De esta manera, las categorías “sexo”
y “género” han pasado a ser irrelevantes para la determinación
de una identidad sexual susceptible de ser construida y decons-
truida, permanente, a voluntad. Nos encontramos, en definitiva,
Ley de identidad y expresión de género... 31

ante un paradigma antropológico “de diseño” que postula una


identidad sexual “a la carta” y subjetivista, emancipada de toda
determinación biológica o cultural y de todo lo que el individuo
no gestiona (Spaemann, 2014). Emancipada, en definitiva, de
todo “lo dado”.

3. La emancipación frente a lo natural

Para la instalación en nuestro acervo de este modelo “perfor-


mativo” y emancipatorio, la acción de determinados grupos de
presión ha sido condición necesaria pero no suficiente. El terreno
en el que ha fructificado esta nueva antropología había sido ya
abonado previamente con la activación de un modo de pensar
que conduce al extrañamiento del hombre frente a la naturale-
za. Este proceso se inició con la exégesis que hizo Guillermo de
Ockham sobre el argumento tomista que presenta las estructuras
finales en las cosas del mundo como una prueba de la existencia
de Dios. Su razonamiento era este: si la flecha no alberga inten-
ción alguna, es porque ésta sólo existe en el obrar consciente,
esto es: en el arquero. La flecha no muestra el rostro del arquero,
sino sólo las leyes mecánicas de las que éste se sirve. Por analogía,
la naturaleza sólo muestra las leyes mecánicas que rigen a unos
seres vivos que se comportan mecánicamente sin conocer su fin
(Spaemann, 2003, pág. 41). La naturaleza devino, de este modo,
en un reino sin trascendencia, en mera exterioridad que no es por
sí misma (Spaemann, 1989).
Con Francis Bacon y Thomas Hobbes triunfó definitivamen-
te esta idea, cayendo en desuso un modo de conocer la naturaleza
que está al servicio de nuestra autocomprensión en la totalidad
del mundo. Para la ciencia moderna, la naturaleza se convirtió en
32 Enrique Burguete

un objeto de uso cuyos fines inmanentes son irrelevantes. Des-


cartes contribuyó al distanciamiento entre el hombre y su natu-
raleza con el paralogismo “pienso luego existo”, que condujo el
pensamiento moderno a un doble rechazo: el de la unidad del ser
humano –escindido en consciencia y materia– y el de la unidad
de nuestra propia especie, escindida en las categorías de “ser hu-
mano” y “persona”. Locke ahondó en esta distinción, afirmando
que los seres humanos sólo son un tipo de organismo, mientras
que las personas son una serie de combinaciones de estados de
conciencia que, a través del recuerdo, se atribuyen a sí mismas
la realización de determinadas acciones (Locke, 1841). Más tar-
de, Hume insistió en la imposibilidad de afirmar una “identidad
natural” y, por ende, una identidad sexual. Así, por analogía con
una asociación deportiva, intentó demostrar que el concepto de
identidad natural es convencional y poco preciso (Hume, 2000).
Carece de sentido, en efecto, preguntarse hasta cuándo es idénti-
ca a sí misma una asociación deportiva que continuamente incre-
menta el número de sus miembros o incluso cambia su nombre.
Su conclusión fue que sólo hay estados de conciencia, pero no
portadores de los mismos.
Sin duda, todas estas ideas están en la base de la actual dis-
tinción entre la identidad “psicológica” o “sentida” y la identi-
dad natural básica. Es más: están profundamente arraigadas en
el acervo del hombre contemporáneo. Sin embargo, son impug-
nables.

4. Género y contexto social

La idea de una identidad “autopercibida” se ha gestado en


las sociedades “bienestaristas” que rechazan cualquier límite
(moral o institucional) que se imponga al deseo de satisfacción
Ley de identidad y expresión de género... 33

individual. En estas sociedades se ha elevado lo que el filósofo


alemán Robert Spaemann llama “el fin de la sobriedad” (Spae-
mann, 2003, pág. 340), un imaginario de emancipación frente a
toda norma jurídica, determinación biológica, dogma religioso o
frontera política, que se oponga a la libre autodeterminación y a
un horizonte personal definido por la permanente búsqueda del
bienestar (keep smiling).
Es justo reconocer que el hedonismo aporta a la reflexión
moral un motivo último que determina “por naturaleza” las
tendencias humanas y les confiere unidad interna: el deseo de
placer. Esta orientación, por ser algo natural, no precisaría jus-
tificación alguna, explicando que el logro de la vida consiste en
estar presentes, en tanto que nosotros mismos, en todo lo que
hacemos.
Sin embargo, creer que la sensación subjetiva de bienestar es
el fin supremo de nuestra vida no está exento de contradiccio-
nes. Imaginemos, por ejemplo, a un hombre fuertemente atado
y bajo el efecto de anestésicos, que tumbado sobre la mesa de
quirófano recibiera, en sus centros nerviosos, descargas periódi-
cas que le sumieran en un permanente estado de placer hasta su
muerte indolora. Por más que su rostro reflejara placer, nadie en
su sano juicio se cambiaría por él (Spaemann, 2005, pág. 40).
De este ejemplo, propuesto por Robert Spaemann, se extrae una
conclusión relevante: que “sensación subjetiva de bienestar” y
“felicidad” no son términos análogos. Por eso nadie se cambiaría
por ese individuo, con el cráneo abierto, que babea de placer en
la sala de operaciones. El logro de la vida, la eudaimonia no de-
pende de nuestras sensaciones. Y lo que realmente aspiramos es
al logro de nuestra vida, no a “sentirnos bien”.
Otra contradicción es la siguiente: lo bueno y lo malo no
resultan de valoraciones subjetivas. Pensemos, por ejemplo, en
una persona que en el momento de su muerte se negara a aceptar
34 Enrique Burguete

el fracaso del proyecto al que dedicó toda su vida. Con toda se-
guridad, no le tendríamos por un hombre dichoso porque vivió
en una agradable ilusión. Antes bien, nos referiríamos a él como
a un desdichado, como a un pobre infeliz que construyó su vida
sobre una mentira.
Las personas, en definitiva, no somos una entelequia, sino
que somos reales y habitamos un mundo real. No somos un “yo”
filosófico y abstracto (la res cogitans cartesiana), sino que dispo-
nemos de una naturaleza que se ofrece a los demás como algo ob-
jetivo que, simultáneamente, hace presente nuestra subjetividad.
De ahí que nuestra autoconsciencia no nos informe verazmente
cuando se limita a ser “conciencia de sí” y no se acompaña de un
ejercicio de autoexpropiación. Es cierto que tenemos un “lado
interior”, es decir, que “vivenciamos”; pero no somos nuestro “vi-
venciar” sino el sujeto de nuestro “vivenciar”. Tenemos también
un lado exterior que nos otorga un carácter “numérico” y permite
que los demás nos reconozcan “desde fuera” y nos “localicen”
respecto de los demás entes. Por eso, una única persona en el
mundo es algo impensable. La “personeidad” sólo puede existir
en una pluralidad de personas.
En este sentido, el auto-reconocimiento de la identidad natu-
ral es un proceso de autoapropiación consciente que requiere de
nuestra capacidad de “extrañamiento”, es decir: de nuestra capa-
cidad para salir de nuestro centro orgánico y ocupar una “posi-
ción excéntrica”, un lugar en el que no gobierna el instinto ni la
pulsión. Una capacidad que nos permite hablar de nosotros mis-
mos en tercera persona y vernos “con los ojos de los demás como
un acontecimiento en el mundo” (Spaemann, 1989, pág. 86 y
119), conduciéndonos a nosotros mismos como lo haríamos con
otro hombre al que tratásemos de manipular (Spaemann, 2000,
pág. 35); que nos permite valorar las cosas de acuerdo con nues-
tros deseos, pero valorar también nuestros propios deseos.
Ley de identidad y expresión de género... 35

5. Género y educación: la ley de identidad


y expresión de género

La educación debe favorecer la convivencia y el respeto a la


diversidad. De ahí que el concepto “género” tenga cabida en el
currículo como referencia a las relaciones hegemónicas entre
hombres y mujeres, que deben definirse por la igualdad jurídica y
por el reconocimiento de la diferencia sexual. En la misma línea,
es adecuado que se implementen medidas que favorezcan la inte-
gración social de los menores transgénero (Generalitat Valencia-
na, 2016, pág. 59), pues pertenece a la dignidad de las personas
el derecho a ser tratadas con respeto.
Pero ningún fin justifica cualquier precio. No se le puede exi-
gir a los Centros escolares que hagan figurar el nombre escogido
por el menor transgénero en su documentación administrativa
de exposición pública. Tampoco se puede exigir a la comunidad
educativa que se dirija a él por ese nombre (Generalitat Valencia-
na, 2016, art. 65). Sobre todo, cuando se admite que los niños
no tienen suficiente madurez como para decidir por sí mismos.
En este sentido, llama la atención que se condene a los padres
que se niegan a la hormonación de sus hijos, mientras se empo-
dera a quienes exigen que a sus hijos se les nombre de acuerdo
con su identidad sentida.
De igual modo, nos parece inadecuado que los niños acudan
al Centro con la indumentaria de su identidad autopercibida,
(Generalitat Valenciana, 2016, art. 66) y utilicen los lavabos y
vestuarios que se corresponden con ésta. Porque cuando entran
en el vestuario escolar, los niños que les acompañan no les iden-
tifican por su subjetividad. Saben –al parecer mejor que el legis-
lador– que sus compañeros no son estados de conciencia, sino
personas reales.
36 Enrique Burguete

Por otra parte, no se puede obligar a los educandos a rein-


terpretar la realidad con criterios subjetivistas, que por defini-
ción son incompatibles con el conocimiento. La inclusión como
contenido curricular –con sus correspondientes indicadores de
evaluación (Generalitat Valenciana, 2016, art. 63)– de una teoría
que reduce al alumno a su “ser para sí” y niega el carácter objetivo
de su naturaleza, implicaría la renuncia a la educación como for-
mación. Porque la formación, como describe con sencillez Edith
Stein, consiste en dar forma a un material para que alcance una
hechura final según una imagen (Stein, 2003). Y si no se reco-
noce la existencia de esta imagen, ¿cómo se podrá empoderar la
voluntad del educando para que decida lo que es bueno en cada
instante de su vida? ¿Cómo se le podrá ayudar a anclar su vida
en la realidad?
La ley de expresión e identidad de género, en definitiva, re-
duce la educación a mera instrucción, esto es, a la transmisión
de habilidades y competencias que se dirigen a la materia pero
no a la persona que aprende. Y esto porque niega que sea posi-
ble saber qué o quién es realmente el alumno, amparándose en
que todo aquel que no sea “yo” no puede saber quién soy yo en
realidad. Pero si fuera así, la educación sólo alcanzaría a prepa-
rar técnicamente a futuros ingenieros, médicos o abogados, de
los que únicamente podríamos garantizar su bondad inquantum
artificex y no inquantum homo. No podríamos garantizar, por
tanto, que posee las herramientas que posibilitarán el logro de
su vida. Una educación que reduce la persona a un cerebro capaz
de aprender y almacenar experiencias no pasa de ser un simple
adiestramiento.
Por último, vulnera la libertad de conciencia y la patria po-
testad que las madres, padres o tutores que no autoricen el tra-
tamiento de bloqueo hormonal de sus hijos, puedan ser llevados
ante el juez (Generalitat Valenciana, 2016, art. 52). Este trata-
Ley de identidad y expresión de género... 37

miento implica que el menor no adquiera las formas propias de


su sexo, que no le cambie la voz y que no menstrúe o tenga
erecciones y eyaculaciones. Y esto, quiérase o no, es una “inter-
vención” sobre la identidad natural del menor sobre la base de
un criterio tan endeble como las sensaciones que experimenta en
una etapa caracterizada por la inmadurez.
Entiéndase bien: nuestra enmienda a la ley de expresión e
identidad de género no implica un menosprecio a la dignidad del
menor transgénero. Éste, parafraseando a Del Barco, podrá ganar
o perder lo que se quiera, pero nunca dejará de ser para nosotros
un quien con una grandeza como una sed de infinito, cuyo valor
deja en sombra los tesoros de la tierra; es decir, una persona (Del
Barco, 2000). Nuestra enmienda se dirige, más bien, a la inter-
vención sobre la identidad de los menores de edad, sobre los que
tenemos una responsabilidad irrenunciable.

6. Referencias

Aparisi, A. (2015). Modelos de relación sexo-género. Dikaion,


21(2), 361.
Aristóteles. (1988). Política. (M. García Valdés, Trad.) Madrid:
Gredos.
De Beauvoir, S. (1949). Le Deuxième Sexe . Paris: Gallimard.
Del Barco, J. (2000). Teoría práctica de la persona. En R. Spae-
mann. Personas. Pamplona: Eunsa.
Fausto-Sterling, A. (2000). The Five Sexes Revisited. The Scien-
ces, 40(4), 18-23.
Fumagalli, A. (2015). La questione gender. Una sfida antropologi-
ca. Brescia: GDT Queriniana.
Geertz, C. (1989). La interpretación de las culturas. Barcelona:
Gedisa.
38 Enrique Burguete

Generalitat Valenciana. (2016). Proyecto de Ley integral del re-


conocimiento del derecho a la identidad y expresión de géne-
ro en la Comunitat Valenciana. Valencia.
Hume, D. (2000). A treatise of human nature (Vols. part IV, sect.
IV). New York (USA): Oxford University Press.
Locke, J. (1841). Locke, J. An Essay Concerning Humane Unders-
tanding. London: Thomas Bassett.
Sangalli, S. (2016). La teoría del género y las familias postmoder-
nas. Clausura de la Cátedra Fides et Ratio. Valencia: Universi-
dad Católica de Valencia San Vicente Mártir.
Spaemann, R. (1989). Glück und Wohlwollen. Stuttgart: Klett-
Cotta.
Spaemann, R. (1989). Lo natural y lo racional. Madrid: Rialp.
Spaemann, R. (2000). Personas. Acerca de la distinción entre “algo”
y “alguien”. Pamplona: Eunsa.
Spaemann, R. (2003). Límites. Madrid: Ediciones Internaciona-
les Universitarias.
Spaemann, R. (2005). Ética: cuestiones fundamentales. Pamplona:
Eunsa.
Spaemann, R. (2014). Sobre Dios y el mundo. (J. Barrio, Trad.)
Madrid: Palabra.
Stein, E. (2003). Escritos antropológicos y pedagógicos (Obras com-
pletas, IV). Burgos: Monte Carmelo.
Trillo-Figueroa, J. (2009). La Ideología de Género. Madrid: Li-
bros libres.
Caminos y atajos jurídicos. Sobre el cambio
de nombre de los menores transexuales

Marta Albert
Profesora titular acreditada de Filosofía del Derecho
Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

Una de las medidas que incluye el anteproyecto de ley integral


del reconocimiento del derecho a la identidad y expresión de
género de la Comunidad Valenciana consiste en la posibilidad de
que las personas transexuales puedan solicitar la “documentación
administrativa acorde con su identidad de género sentida”.
Cualquiera que lea el articulado del anteproyecto pensaría que
acaso en España las personas transexuales no pueden cambiar la
mención registral del nombre (y del sexo). Esto daría sentido a
la iniciativa legislativa autonómica. Sin embargo, no es así. No
desde el año 2007, en virtud de la ley reguladora de la rectifica-
ción registral de la mención relativa al sexo de las personas, que
no sólo permite cambiar el sexo, sino también, lógicamente, el
nombre.
¿Qué sentido tiene entonces esta medida legislativa? La Ley
3/2007 establece dos requisitos para la rectificación registral: que
el solicitante sea mayor de edad y que aporte un diagnóstico de
disforia de género (un tercer requisito, el de someterse a terapia
hormonal durante dos años puede eximirse y de hecho, se viene
eximiendo).
40 Marta Albert

El anteproyecto, en cambio, extiende la medida a los menores


y no exige, como hemos visto, más requisito que la autodeclara-
ción del sentimiento relativo al género.
Aquí hay dos cuestiones, una de fondo: si los requisitos exigi-
dos por la ley de 2007 tienen sentido, y otra, de forma: si estamos
siguiendo el procedimiento adecuado para eludirlos.
Para obtenerla, basta la declaración ante el funcionario com-
petente de cuál es esa identidad, tras lo que se expedirá gratuita-
mente la citada documentación, donde constará el nombre elegi-
do, los apellidos y la inicial del nombre que figure en el registro
civil. Sin límite alguno de cambios, sin más requisito que la au-
todeclaración del género sentido.
Desde el año 2007, nuestro ordenamiento jurídico admite
la posibilidad de que las personas transexuales modifiquen la
mención registral de su nombre y sexo. La ley exige para ello un
diagnóstico de disforia de género, así como el cumplimiento de
algunas garantías que avalan un cambio tan relevante como es el
de la identidad jurídica de la persona. Estas garantías no sólo se
encaminan a proteger la seguridad del tráfico jurídico, sino tam-
bién la de la propia persona solicitante. Así, el diagnóstico de dis-
foria debe incluir la certificación de que la solicitud de cambio de
sexo no obedece a la existencia de ninguna patología psiquiátrica.
Dos son los motivos principales que se alegan en defensa de
esta medida: primero, la situación de los menores transexuales,
que no pueden cambiar su nombre conforme a la ley de 2007 y
que ahora podrían solicitar, a través de sus representantes legales,
la documentación acorde con la identidad sentida; segundo, la
necesaria despatologización y nueva comprensión del fenómeno
trans, que pasa por excluir el diagnóstico como una cuestión de
principio.
Como cabe apreciar, mediante la normativa autonómica se
crea una especie de “atajo” jurídico, para obtener un resultado
Caminos y atajos jurídicos. Sobre el cambio de nombre... 41

contrario a los fines perseguidos por la legislación nacional (a


saber: que el cambio se autorice con las debidas garantías y no a
resultas de la sola petición del interesado), pero sin poner dicha
legislación en cuestión, ni instar su modificación. Para ser preci-
sos, sin mencionarla siquiera. Como si no existiera.
Hay medios más adecuados de modificar el derecho por el
que nos regimos cuando lo consideramos necesario. Afortuna-
damente, nuestro sistema constitucional no carece de caminos
jurídicos para conseguir los fines que reputamos, con más o me-
nos ecuanimidad, justos. Nos centraremos a continuación en el
caso de los menores. Hace pocas semanas, dos juezas del Re-
gistro Civil, una de Mislata y otra de Valencia, han autorizado
mediante auto la modificación de la mención registral del sexo
de sendos menores. Las juezas han reflejado en sus autos la línea
argumentativa de la defensa letrada de unos padres que pleitean
desde hace dos años para intentar lograr el cambio de la men-
ción registral del nombre y del sexo de su hijo. A resultas del
proceso, hace pocos días, el Tribunal Constitucional ha admitido
a trámite la cuestión de constitucionalidad planteada por el Tri-
bunal Supremo, en torno a si la Ley 3/2007 debería permitir el
cambio del nombre también a los menores. El argumento a favor
de la autorización del cambio consiste en afirmar que la ley no
lo excluye. Es cierto que lo permite sólo a los mayores de edad,
pero no impide la autorización de dicho cambio en sede judicial
cuando se tratara de menores. Por eso, estos padres pedían que
el cambio de nombre para su hijo fuera posible mediando auto
judicial que así lo autorizase.
Tras haber sido admitida a trámite, la cuestión deberá ser re-
suelta por la jurisdicción constitucional. Esto significa que, con-
siderando razonable el argumento planteado por los padres del
menor, el Tribunal Supremo se ha cuestionado la constituciona-
lidad de la norma de 2007, en tanto restringe el cambio de sexo
42 Marta Albert

a los mayores de edad, y solicita que el Tribunal Constitucional


dictamine si esa restricción es conforme o no a nuestro texto fun-
damental en base a argumentos vinculados fundamentalmente al
libre desarrollo de la personalidad (artículo 10).
Los promotores del anteproyecto darían muestras de gran
sensatez si esperaran a la resolución del Tribunal Constitucional.
Una sentencia que admitiera el cambio de la mención del sexo
de los menores haría devenir su texto superfluo; una sentencia
contraria lo convertiría, desde mi punto de vista, en dudosamen-
te legítimo…
Por lo que respecta a la exigencia del diagnóstico de disforia,
me gustaría subrayar que el Tribunal Supremo no ha conside-
rado oportuno preguntar al Tribunal Constitucional si es o no
conforme a nuestra norma fundamental la exigencia de diagnós-
tico de disforia de género (cosa que también le habían solicitado
los demandantes). La razón es obvia: un cambio tan sustancial
como es el de la identidad personal exige la adopción de una
serie de garantías que acrediten fundamentalmente las dos cues-
tiones que antes mencionábamos: la inexistencia de una patolo-
gía psiquiátrica que requiera tratamiento médico, garantizando
así la salud del propio solicitante, y la necesaria estabilidad que
garantice la seguridad del tráfico jurídico. También el voto parti-
cular del magistrado Ignacio Sancho Gallardo, que disiente de la
opinión de la mayoría (apelando a cuantiosa literatura científica,
el juez muestra sus reticencias a la terapia hormonal en menores,
pero en cualquier caso, estima que esto habrá de decidirse en el
Parlamento, esto es, no por el Tribunal Constitucional), recoge la
necesidad de que, si el legislador considerara oportuno autorizar
el cambio de la mención registral del sexo a menores, “deberá
establecer otras garantías y requisitos vinculados al proceso de
maduración y a la estabilidad y persistencia de la identidad de
género sentida por el interesado”.
Caminos y atajos jurídicos. Sobre el cambio de nombre... 43

El derecho no tiene nada en contra de los sentimientos, ni


mucho menos cuando estos afectan a un tema tan delicado y re-
levante como la identidad personal “sentida”. Pero el edificio ju-
rídico no puede construirse con esos perecederos cimientos: no,
al menos, mientras los sentimientos sigan siendo tenidos como
algo evanescente, efímero y cambiante: más o menos lo contrario
de lo que realmente son. Pero este es, me temo, un asunto com-
pletamente distinto.
La cuestión es que si, tanto el legislador en 2007 como ahora
el Tribunal Supremo en su auto, entienden que el cambio en la
identidad personal ha de ser posible bajo ciertas garantías, ¿por
qué el anteproyecto valenciano va encaminado a que se pueda
conseguir algo parecido a dicho cambio de nombre sin el con-
sabido diagnóstico, sin ninguna garantía ni requisito, sólo con
la mera declaración del “sentimiento” relativo a la identidad?,
¿entendemos que debe ser así, que es esta la solución más justa?
Bien: discutámoslo. Pero hagámoslo conforme a las reglas del
juego vigentes. Vayamos a la Ley 3/2007, modifiquémosla si te-
nemos el consenso necesario. Debatamos sobre ella en cualquier
caso. O logremos, como ha ocurrido, que se pronuncie sobre ella
el Tribunal Constitucional. Pero no empleemos el marco com-
petencial autonómico para intentar eludir mediante un atajo el
cumplimiento de las garantías exigidas por la ley, creando una
pseudo-identidad autonómica que no solo elude esas garantías,
sino que, además, no soluciona gran cosa a las personas afecta-
das, que sólo disfrutarán del cambio de nombre en algunos ám-
bitos de su vida (los de competencia autonómica) y que volverán
a su nombre del DNI en el momento en que rebasen los confines
de la Comunidad autónoma valenciana.
Tantas voces se alzan en este debate sobre los derechos de las
personas transexuales que es difícil oír la de los juristas que, mal
que bien, velamos por la garantía de los derechos de todos y por
44 Marta Albert

la correcta administración de justicia. Creo que nuestra respon-


sabilidad en este asunto es doble: velar por las ya mencionadas
garantías que ha de revestir el proceso de cambio de identidad
registral y pedir a nuestros representantes políticos que empleen
con lealtad los canales que ya existen para modificar las normas
que rigen nuestra convivencia. Y después, claro está, la respon-
sabilidad de entrar en el debate de fondo, que obviamente es
importantísimo y no siempre se plantea en sus justos términos.
Personalmente, difiero en la interpretación de la ley de 2007
que ha dado lugar a la cuestión de inconstitucionalidad, y sobre
todo disiento (de acuerdo con la doctrina asentada por el propio
Tribunal Constitucional) de que el libre desarrollo de la persona-
lidad sea un derecho fundamental que pueda determinar el sen-
tido de las decisiones judiciales como ratio decidendi del caso...
Derechos y deseos son cosas totalmente distintas.
No obstante, entiendo el planteamiento de una cuestión de
constitucionalidad como un camino jurídico absolutamente legí-
timo para lograr el cambio en el derecho vigente. Efectivamente,
la diferencia entre lo que aquí hemos llamado “atajos” y “cami-
nos” es una cuestión, si se quiere, meramente formal. Pero no
olvidemos que el respeto a las formas democráticas encierra el
respeto a los postulados de justicia en los que se cimenta nuestro
sistema.
Aspectos biomédicos de la transexualidad

Justo Aznar
Director del Instituto de Ciencias de la Vida
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

Para poder evaluar la ley de transexualidad que propone el


Gobierno Valenciano, nos parece conveniente puntualizar al-
gunos aspectos biomédicos que seguramente nos facilitarán un
equilibrado juicio sobre ella.

1. Definición de la transexualidad

Se definen como transexuales aquellas personas que muestran


una identidad de género diferente de la que se les asignó en el
nacimiento.
El término transexual fue introducido en la literatura científi-
ca en 2011, al publicarse un informe de los Institutos Nacionales
de Salud de Estados Unidos (NIH), redactado por el Instituto de
Medicina, titulado “The Health of Lesbian, Gay, Bisexual and
Trasgender People, Building a Foundation for Better Understan-
ding” (Institute of Medicine, 2011).
Según el “International Statistical Classification of Diseases
and Related Health Problems (ICD)-10”, la transexualidad se
puede definir como “el deseo de vivir y ser aceptado como un
46 Justo Aznar

miembro del sexo opuesto, lo cual usualmente va acompañado


por una sensación de disconformidad con el sexo anatómico que
uno tiene y consecuentemente con el deseo de recibir un trata-
miento hormonal o quirúrgico para que el propio cuerpo sea
acorde con el sexo preferido por cada uno”.
Este trastorno de la identidad sexual puede ocasionar una
“disforia de género”, entendiendo como tal el posible desequi-
librio psicológico que puede surgir ante el antagonismo entre
la imagen corporal deseada y la percibida. Dicho desequilibrio
psicológico puede ser permanente o puede resolverse en algún
momento de la vida, especialmente tras la adolescencia.
Pero antes de proseguir adelante nos parece pertinente intro-
ducir una precisión terminológica sobre la heterosexualidad y la
homosexualidad. Un transexual hombre puede sentir atracción
sexual por las mujeres, incluso mujeres transexuales, en este caso
se le identifica como un hombre transexual-heterosexual; pero
también un hombre transexual puede sentir atracción sexual por
otros hombres, incluidos hombres transexuales, en este caso se le
identifica sexualmente como un hombre transexual-homosexual
(Winter, y otros, 2016). Esta distinción entre homosexualidad y
transexualidad nos parece de interés para la mejor identificación
de las personas transexuales.

2. Causas de la transexualidad

Antes de seguir adelante hay que dejar constancia de que al


hablar de transexualidad no nos estamos refiriendo a anormali-
dades sexuales genéticas, como pueden ser el síndrome de Turner
o el de Klinefelter (Brown).
Al valorar los aspectos biomédicos de la transexualidad, espe-
cialmente referidos al proyecto de ley que se comenta, la primera
Aspectos biomédicos de la transexualidad 47

pregunta que cabría plantearse es si la transexualidad está genéti-


camente determinada, es decir si existe un gen específico para ella
o alteraciones cerebrales que puedan predisponer a desarrollarla.
En relación con ello, estudios realizados en parejas de geme-
los, parecen indicar que en los monocigóticos hay una mayor
concordancia cuando alguno se identifica como transexual que
en los dicigóticos (Winter, y otros, 2016), lo que podría sugerir
cierto influjo genético; pero en lo que a nuestro conocimiento
alcanza no hay evidencia médica de la existencia de un gen res-
ponsable de transexualidad. Pero sí parece que hay datos científi-
cos suficientes para afirmar que existen modificaciones cerebrales
que pueden favorecer la transexualidad ante estímulos ambien-
tales diversos.
Indudablemente las personas transexuales tienen una dota-
ción genética inamovible, XX, si se trata de una mujer o XY, si
se trata de un varón. Esta identidad genética no varía a lo largo
de la vida de cada persona. Es decir, en los transexuales el sexo
está determinado cromosómicamente, por lo que son de forma
definitiva mujeres (XX) u hombres (XY). Consecuentemente, su
personalidad se expresará siempre en un cuerpo que necesaria-
mente es masculino o femenino. La no aceptación de esa repre-
sentación corporal es la causa de la angustia psíquica que condi-
ciona la “disforia de género”.
Lo que sí parece que puede existir es una predisposición ce-
rebral para la transexualidad, que puede favorecerse o atenuarse
al interactuar con factores ambientales, especialmente sociales y
educacionales, según se traten dichos factores.
En relación con ello, existe una amplia evidencia de que hay
objetivas diferencias en la morfometría cerebral entre hombres y
mujeres, que afecta tanto al volumen cerebral como a su estruc-
tura, ya que está bien establecido que el volumen del cerebro
masculino es mayor que el femenino (Chung & Auger, 2013).
48 Justo Aznar

Sin embargo, la mujer tiene mayor proporción de materia gris y


el hombre de materia blanca. El volumen del cerebro de los tran-
sexuales parece ser intermedio entre hombres y mujeres (Smith,
Junger, Derntl, & Habel, 2015; López Moratalla & Calleja Ca-
nelas, 2016).
El desarrollo del cerebro en los fetos, en lo que hace referen-
cia a su desarrollo sexual, depende en gran parte de la acción de
determinadas hormonas y de la sensibilidad de su cerebro a las
mismas (The Gender Centre Inc). La acción hormonal sobre el
cerebro puede favorecer que éste se desarrolle disconformemen-
te con su identidad sexual genética y con la expresión corporal
de su sexo (López Moratalla & Calleja Canelas, 2016). Así se
pueden dar personas XY, cuyo sexo aparente es masculino, pero
cuyo cerebro tiene características femeninas, por lo que tienden
a expresarse como mujeres. Por el contrario hay personas XX,
con órganos genitales femeninos, pero que tienden a expresarse
como hombres. Todo ello parece confirmar, según recientes da-
tos científicos, que la transexualidad puede estar asociada con un
desarrollo cerebral atípico durante la etapa fetal (López Moratalla
& Calleja Canelas, 2016).
En este sentido, se conoce desde 1995 que la región del cerebro
que parece controlar el desarrollo en los transexuales masculinos
para que se expresen como femeninos (m-f ) tiene un volumen
cerebral tendente a ser femenino, mientras que en los transexua-
les femeninos que se expresan como masculinos (f-m) tiende a
ser masculino. Diversos trabajos posteriores han confirmado estos
hechos. En efecto, en el cerebro masculino existe un receptor para
la testosterona, que juega un papel fundamental en el desarrollo
del cerebro masculino (Smith, Junger, Derntl, & Habel, 2015),
(The Gender Centre Inc). En los transexuales m-f, se ha com-
probado que la capacidad de sus receptores cerebrales para unirse
a la testosterona está reducida, lo que favorece que su cerebro se
Aspectos biomédicos de la transexualidad 49

desarrolle como femenino (López Moratalla & Calleja Canelas,


2016). En cambio, en los transexuales f-m, existe una variante de
un gen, sobre el cual actúan algunas hormonas femeninas, espe-
cialmente la progesterona. La disfuncionalidad de este gen tiende
a favorecer el desarrollo de un cerebro masculino en un individuo
genéticamente XY, es decir genéticamente femenino (López Mo-
ratalla & Calleja Canelas, 2016). Esta incongruencia entre sexo
psicológico deseado y sexo biológico no deseado, al parecer con-
dicionado en parte por una causa cerebral, puede favorecer, como
ya se ha comentado, la “disforia de género”.
Pero además, también existen diferencias entre el espesor cor-
tical del cerebro de hombres y mujeres, con independencia del
volumen cerebral (Ingalhalikar, y otros, 2014). Los transexuales
m-f muestran menor espesor cortical, un signo de feminización.
Sin embargo los f-m tienen mayor espesor cortical (Smith, Jun-
ger, Derntl, & Habel, 2015), un signo de masculinización.
También la conectividad cerebral, que se puede definir como
la interacción entre la actividad neuronal de regiones del cerebro
distantes entre sí, puede estar alterada en los transexuales. Así, en
los transexuales m-f la conectividad entre distintos hemisferios
está aumentada y en los f-m disminuida (López Moratalla & Ca-
lleja Canelas, 2016), lo que ha sido validado en amplias muestras
de individuos. Es decir, se han encontrado diferencias objetivas
de la conectividad entre transexuales y controles, lo que puede
ser atribuido al influjo de las hormonas sexuales (Smith, Junger,
Derntl, & Habel, 2015).
En resumen, el cerebro de los transexuales, tanto el de los m-f
o como el de f-m, no parece que esté globalmente feminizado o
masculinizado, pero si muestra una feminización o masculiniza-
ción selectiva.
A la vista de todo lo anterior, nos parece que se puede concluir
que no existe un gen específico de la transexualidad, pero que sí
50 Justo Aznar

se pueden producir modificaciones cerebrales al interaccionar el


cerebro fetal con determinadas hormonas durante su desarrollo,
lo que puede predisponer a la transexualidad, predisposición que
se puede ver favorecida o desfavorecida por las interacciones del
transexual con su medio ambiente.
En resumen, los factores causales del transexualismo siguen
sin conocerse, aunque parece lo más probable que sea el resulta-
do de la interacción de múltiples factores, biológicos, psicológi-
cos y sociales (Gizewski, y otros, 2009).
Nos parece que conocer estos aspectos biomédicos de la tran-
sexualidad puede ser de interés cuando se trate de realizar un
juicio sociológico sobre la misma.

3. Diagnóstico de la transexualidad

El diagnóstico de la transexualidad debe basarse tanto en da-


tos médicos como psiquiátricos, criterios que se han plasmado
en guías médicas, como el “Diagnostic and Statistical Manual
of Mental Disorders”, en su quinta edición (DSM-5), elaborado
por la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric
Association, 2013) o el “International Statistical Classification
of Diseases and Related Health Problems”, en su décima edición
(ICD-10) (World Health Organization, 2014). Sin embargo, am-
bas guías, consideradas como las de mayor prestigio en este campo
médico, difieren en cómo etiquetar médicamente la transexuali-
dad. La primera, el DSM-5, la incluye como un trastorno al que
denomina “disforia de género”. Este diagnóstico se centra menos
en determinar la incongruencia de género, que en la “disforia de
género”. En cambio en la segunda, el ICD-10, que ha sido ya tra-
ducido a 41 idiomas, y que es el sistema de clasificación de las en-
fermedades psiquiátricas más utilizado por los especialistas de este
Aspectos biomédicos de la transexualidad 51

campo médico (Reed, Correa, Esparza, Saxena, & Maj, 2011),


incluye la transexualidad en su capítulo 5, titulado “Desórdenes
mentales y de la conducta” y dentro de él en la sección “Desórde-
nes de la personalidad del adulto” (Kohler & Recher, 2013).
Un paso previo al tratar de establecer el diagnóstico de tran-
sexual es realizar un cariotipo, para tratar de descartar la existen-
cia de un trastorno cromosómico, que podría conducir a una
ambigüedad sexual, como ocurre, y ya se ha comentado, en los
síndromes de Turner y Klinefelter (Brown).
De acuerdo con el DSM-5 , para diagnosticar una “disforia
de género” tiene que existir una objetiva incongruencia entre el
sexo asignado al nacimiento y el que uno desea, es decir, una
marcada diferencia entre el género que uno siente y el que tiene
al nacer, debiendo prolongarse esta desarmonía al menos durante
seis meses.
En el caso de los niños, la “disforia de género” puede mani-
festarse entre los dos y los cuatro años, momento en el cual los
niños afectados pueden comenzar a expresar preferencias o acti-
tudes sociales del sexo opuesto al género al que biológicamente
pertenecen, pero este deseo debe determinarse objetivamente.
De acuerdo con la guía de la “World Professional Association
for Transgender Health (WPATH)”, el diagnosticar una “disforia
de género” es condición indispensable para que la persona pueda
solicitar una terapia de reasignación de sexo (Asociación Mun-
dial para la Salud Transgénero, 2012).

4. Acciones médicas sobre la transexualidad

En la actualidad las acciones médicas sobre la transexualidad


siguen protocolos internacionalmente aceptados (Asociación
Mundial para la Salud Transgénero, 2012; Moreno-Pérez &
52 Justo Aznar

Esteva, 2012), que mayoritariamente van dirigidos a la reasig-


nación de sexo cromosómico, tanto con tratamiento hormonal
como quirúrgico, como medio para intentar disminuir la disforia
de género, a la vez que para lograr la integración social del transe-
xual en el ambiente en que se mueve (Colizzi, Costa, & Todare-
llo, 2014). Estas acciones deberían completarse con acciones psi-
cológicas, lo que daría lugar a la denominada “terapia triádica”.
En diversas revisiones recientes se describe la terapia hormonal
usualmente utilizada en casos de transexualidad (Hembree, Co-
hen-Kettenis, Delemarre-van de Waal, & al, 2009; Wylie, Fung,
Boshierd, & Rotchell, 2009; Gooren, 2011; Safer & Weinland,
2015). En los transexuales m-f se utilizan especialmente estróge-
nos, sin embargo en los f-m se usa testosterona. Un aspecto im-
portante a tener en cuenta es que los transexuales que se someten
a terapia hormonal, o reasignación quirúrgica de sexo, conozcan
y acepten sus limitaciones (Byne, Bradley, Coleman, & et al,
2012; Dhejne, Lichtenstein, Boman, Johansson, Langström, &
Ladén, 2011) y también que cesar con la terapia hormonal puede
ser traumático (Wylie, Knudson, Khan, & Bonierbale, 2016).
La dificultad biomédica que estas acciones conllevan es que
no se cambia el sexo cromosómico, solo se maquilla, para que
aparentemente sea el que el transexual desea, o sus familiares en
caso de los niños (Moore, Wisniewski, & Dobs, 2003). Pero di-
chas acciones no solucionan la tendencia transexual, como ya
se ha comentado, posiblemente condicionada por una posible
alteración cerebral. Es decir, esta terapia solamente trata de so-
lucionar la expresión corporal del trastorno, pero no el trastorno
cerebral en sí mismo.
Por otro lado, una de las finalidades de las acciones hormo-
nales es favorecer el desarrollo de diversas características sexuales
secundarias del sexo deseado. Sin embargo, muchos de dichos
caracteres, tanto primarios como secundarios, no se pueden re-
Aspectos biomédicos de la transexualidad 53

vertir. Por ejemplo, las acciones que se lleven a cabo pueden in-
terrumpir el desarrollo mamario en los transexuales m-f, pero no
lo reduce en los transexuales f-m. Igualmente el uso de hormonas
puede favorecer el crecimiento del vello facial en los f-m, pero no
lo disminuye en los m-f (The Gender Centre Inc).

5. Posibles efectos adversos de las acciones médicas

Parece naturalmente admisible que administrar hormonas a


niños tan pequeños, o con cirugía que suponga castración, mas-
tectomía, mamoplastia, faloplastia o vaginoplastia, puede supo-
ner, y supone, un riesgo permanente para su salud, como se cons-
tata en diversos trabajos científicos, pero muy específicamente en
uno realizado en el Instituto Karolinska de Estocolmo (Dhejne,
Lichtenstein, Boman, Johansson, Långström, & Landén, 2011),
en el que se evalúa la reasignación de sexo de 324 personas transe-
xuales, 191 que han cambiado de hombre a mujer y 133 de mujer
a hombre, utilizando datos estadísticos suecos de 1973 a 2003.
En dicho estudio se constata que la mortalidad total en el
grupo de personas transexuales, tras la reasignación de sexo, era
mayor que en el grupo control, aproximadamente tres veces
superior, y sobre todo se observa que en las personas que han
sido sometidas a una reasignación de sexo, tras la adolescencia,
se detecta un índice de suicidios 19,1 veces más elevado que en
el grupo control, al igual que el aumento de intentos de suici-
dio, alrededor de 5 veces mayor. Igualmente muestran mayores
trastornos psiquiátricos que la población general. En opinión de
estos autores la reasignación de sexo, aunque puede disminuir la
“disforia de género”, no es suficiente para solventar la transexua-
lidad y no evita los trastornos psiquiátricos y somáticos que se
pueden dar en estas personas.
54 Justo Aznar

También, en otro estudio independiente del anterior (Gross-


man & D’Augelli, 2007), se muestra que entre jóvenes transe-
xuales de 16 a 24 años, en el 45% se objetiva tendencia al suici-
dio y en el 26% intentos de suicidio. Otros estudios confirman
que los adultos con disforia de género pueden mostrar ansiedad o
depresión (Wylie, Knudson, Khan, & Bonierbale, 2016) y tam-
bién, como ya se ha comentado, tendencias suicidas o muerte
por suicidio (Michel, Ansseau, Legros, Pitchot, & Mormont,
2002; Lundström, Pauly, & Walinder, 1984; Pauly, 1981).
Un aspecto a nuestro juicio importante es que en la mayoría
de los niños transexuales dicha tendencia no persiste tras la pu-
bertad tardía (Wallien & Cohen-Kettenis, 2008; Drummond,
Bradley, & Zucker, 2008). Esto nos parece que es necesario te-
nerlo en cuenta al proponer el uso de terapia hormonal o de
reasignación quirúrgica del sexo, ya que como se ha comentado
estas prácticas pueden tener objetivos efectos secundarios nega-
tivos, por lo que a nuestro juicio una actitud médica prudente
sería no iniciar dichas acciones médicas hasta que la conducta
transexual se viera confirmada tras la pubertad.

6. Prevalencia de la transexualidad. ¿Cuántos


transexuales existen?

Un asunto a nuestro juicio que hay que a considerar al evaluar


las leyes que apoyan la transexualidad, como es el caso de la pro-
puesta por la Generalitat Valenciana, es su prevalencia. Es decir
¿existe un grupo poblacional suficientemente amplio para justi-
ficar tal despliegue de normas legislativas, acciones biomédicas y
recursos sociales?
Estudiar la prevalencia de la transexualidad no es fácil, pues
el grupo de personas transexuales presentan características muy
Aspectos biomédicos de la transexualidad 55

diversas. Algunos viven con su incongruencia de género, pero


deciden no someterse a medidas de reasignación de sexo; otros,
desean solo una transición social; otros, optan por utilizar me-
didas médicas de forma personal, sin acudir a los profesionales
sanitarios expertos; finalmente otros deciden someterse a la rea-
signación hormonal o quirúrgica del sexo.
Por otro lado, el que en muchas regiones del mundo la tran-
sexualidad se considere como un estigma social, hace que las per-
sonas transexuales traten de ocultar su condición. Estas razones
dificultan determinar más o menos acertadamente la prevalencia
de la transexualidad (Winter, y otros, 2016).
Así, en dos amplios estudios sobre este tema se dan cifras de
prevalencia muy dispares. En uno de ellos (Winter, y otros, 2016)
se estima que oscila entre 0,5% y 1,3% para los transexuales f-m
y 0,4 a 1,2% para los m-f (Winter, y otros, 2016). También en
otro se dan cifras similares de prevalencia de 0,3 a 0,5% (Reisner,
y otros, 2016). Sin embargo, una reciente revisión sistemática
(Arcelus, Bouman, Van den Noortgate, Claes, Witcomb, & Fer-
nández-Aranda, 2015) muestra que es del 4,6 por 100.000 per-
sonas, cuando se considera globalmente, pero que la prevalencia
es de 6,8 por 100.000 para los m-f y de 2.6 por 100.000 para
los f-m. Para la realización de este trabajo se incluyeron datos de
12 países, con una población total de 95.145.541 individuos,
detectándose en ese grupo 4355 transexuales.

7. Conclusión

Por ello, la pregunta que se puede plantear es ¿qué acciones


médicas podrían ser más eficientes para modificar, si fuera po-
sible, no solamente la “disforia de género”, sino la alteración
neuronal favorecedora del trastorno transexual? Como muy bien
56 Justo Aznar

apuntan las doctoras López Moratalla y Calleja Canelas no existe


ninguna (López Moratalla & Calleja Canelas, 2016), hasta ahora
lo único que se ha logrado es tratar de adaptar el cuerpo al cere-
bro, en vez de tratar de paliar el problema cerebral; pero, aunque
hasta el momento no existen acciones médicas para solucionar
el problema cerebral de los transexuales, en base a la plastici-
dad cerebral que todos tenemos, es posible que tal vez se pudiera
modificar en un futuro próximo. Por lo que la pregunta que se
inmediato surge es ¿qué acciones se pueden poner en práctica
ahora para ayudar a los niños transexuales y a sus padres? De ello
trataremos en un capítulo específico sobre el tema.

8. Bibliografía

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statisti-


cal manual of mental disorders. Washington DC.
Arcelus, J., Bouman, W. P., Van den Noortgate, W., Claes, L.,
Witcomb, G., & Fernández-Aranda, F. (2015). Systematic
review and meta-analysis of prevalence studies in transsexua-
lism. European Psychiatry, 30, 807-815.
Asociación Mundial para la Salud Transgénero. (2012). Normas
de atención para la salud de personas trans y con variabili-
dad de género. Asociación Mundial para la Salud Transgénero
(World Professional Association for Transgender Health- WPA-
TH). Obtenido de Asociación Mundial para la Salud Trans-
género (World Professional Association for Transgender
Health- WPATH) Normas de atención para la salud de per-
sonas trans y con variabilidad de género (7ª versión), 2012
www.wpath.org.
Brown, G. R. (s.f.). Gender Identity. Merck Manual Professional
Version.
Aspectos biomédicos de la transexualidad 57

Byne, W., Bradley, S. J., Coleman, E., & et al. (2012). Treatment
of gender identity disorder. Am J Psychiatry, 169, 875-76.
Chung, W. C., & Auger, A. P. (2013). Gender differences in neu-
rodevelopment and epigenetics. Pflugers Arch, 465, 573-84.
Colizzi, M., Costa, R., & Todarello, O. (2014). Transsexual pa-
tients’ psychiatric comorbidity and positive effect of cross-sex
hormonal treatment on mental health hormonal treatment
on mental health: Results from a longitudinal study. Psycho-
neuroendocrinology, 39, 65-73.
Dhejne, C., Lichtenstein, P., Boman, M., Johansson, A. L.,
Langström, N., & Ladén, M. (2011). Long-term follow-up
of transsexual persons undergoing sex reassignment surgery:
cohort study in Sweden. PLoS One, 6, e16885.
Dhejne, C., Lichtenstein, P., Boman, M., Johansson, A. L., Långs-
tröm, N., & Landén, M. (2011). Long-Term Follow-Up of
Transsexual Persons Undergoing Sex Reassignment Surgery:
Cohort Study in Sweden. PLoS One, 6, e16885.
Drummond, K. D., Bradley, S. J.-B., & Zucker, K. J. (2008).
A follow-up study of girls with gender identity disorder. Dev
Psychol, 44, 34-45.
Gizewski, E. R., Krause, E., Schlamann, M., Happich, F., Ladd,
M. E., Forsting, M., & al, e. (2009). Specific cerebral acti-
vation due to visual erotic stimuli in male-to-female trans-
sexuals compared with male and female controls: an fMRI
study. J Sex Med Feb, 6, 440-8.
Gooren, L. J. (2011). Clinical practice. Care of transsexual per-
sons. N Engl J Med, 364, 1251-57.
Grossman, A. H., & D’Augelli, A. R. (2007). Transgender youth
and life-threatening behaviours. Suicide Life Threat Behav, 37,
527-537.
Hembree, W. C., Cohen-Kettenis, P., Delemarre-van de Waal,
H. A., & al, e. (2009). Endocrine treatment of transsexual
58 Justo Aznar

persons: an Endocrine Society clinical practice guideline. J


Clin Endocrinol Metab, 94, 3132-54.
Ingalhalikar, M., Smith, A., Parker, D., Satterthwaite, T. D.,
Elliott, M. A., Ruparel, K., & et al. (2014). Sex differences
in the structural connectome of the human brain. Proc Natl
Acad Sci U S A, 111, 823-8.
Institute of Medicine. (2011). The health of lesbian, gay, bisexual
and transgender people: building a foundation for better unders-
tanding. National Academies Press, Washington, DC.
Kohler, R., & Recher, A. E. (2013). Legal gender recognition in
Europe. Transgender Europe.
López Moratalla, N., & Calleja Canelas, M. D. (2016). Transe-
xualidad: una alteración cerebral que comienza a conocerse.
Cuadernos de bioética, 27, 81-94.
Lundström, B., Pauly, I., & Walinder, J. (1984). Outcome of sex
reassignment surgery. Acta Psychiatry Scand, 70, 289-94.
Michel, A., Ansseau, M., Legros, J. J., Pitchot, W., & Mormont,
C. (2002). The transsexual: what about the future? Eur Psy-
chiatry, 17, 353-62.
Moore, E., Wisniewski, A., & Dobs, A. (2003). Endocrine
Treatment of Transsexual People: A Review of Treatment Re-
gimens, Outcomes, and Adverse Effects. The journal of Clin
Endocrinol Metab, 88, 3467-3473.
Moreno-Pérez, O., & Esteva, I. (2012). Guías de práctica clínica
para la valoración y tratamiento de la transexualidad. Gru-
po de Identidad y Diferenciación Sexual de la SEEN (GID-
SEEN)*(anexo 1). Endocrinol Nutr , 59, 367-82.
Pauly, I. B. (1981). Outcome of sex reassignment surgery for
transsexuales. Aust N Z J Psychiatry, 15, 45-51.
Reed, G., Correa, J. M., Esparza, J., Saxena, S., & Maj, M.
(2011). The WPA-WHO global survey of psychiatrists’ atti-
Aspectos biomédicos de la transexualidad 59

tudes towards mental disorders classification. World Psychia-


try, 10, 118-31.
Reisner, S. L., Poteat, T., Keatley, J., Cabral, M., Mothopeng,
T., Dunham, E., & et al. (2016). Global health burden and
needs of transgender populations: a review. The Lancet, 388,
412-436.
Safer, J., & Weinland, J. (2015). Hormone therapy in trans-
gender adults is safe with provider supervision: a review of
hormone therapy sequelae for transgender individuals. J Clin
Trans Endocrinol, 2, 55-60.
Smith, E. S., Junger, J., Derntl, B., & Habel, U. (2015). The
transsexual brain – A review of findings on the neural basis
of transsexualism. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 59,
251–266.
The Gender Centre Inc. (s.f.). Recuperado el 2016, de Transsexua-
lism: http://www.gendercentre.org.au/resources/fact-sheets/
transsexualism.htm
Wallien, M. S., & Cohen-Kettenis, P. T. (2008). Psychosexual
outcome of gender-dysphoric children. J Am Acad Child Ado-
lesc Psychiatry, 47, 1413-23.
Winter, S., Diamond, M., Green, J., Karasic, D., Reed, T., Whi-
ttle, S., & Wylie, K. (2016). Transgender people: health at the
margins of society. The Lancet, 388, 390-400.
World Health Organization. (2014). International statistical clas-
sification of diseases and related health problems.
Wylie, K. R., Fung, R. J., Boshierd, C., & Rotchell, M. (2009).
Recommendations of endocrine treatment for patients wit
gender dysphoria. Sex Relatch Ther, 24, 175-87.
Wylie, K., Knudson, G., Khan, S. I., & Bonierbale, M. W.
(2016). Serving transgender people: clinical care considera-
tions and service delivery models in transgender health. The
Lancet, 388, 401-411.
La libertad de educación
en la ley de transexualidad
de la Generalitat Valenciana

Marta Albert
Profesora titular acreditada de Filosofía del Derecho
Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

El respeto a las libertades fundamentales de los ciudadanos


es una condición básica de la regeneración política (y, en última
instancia, moral) que nuestra sociedad requiere. Como apunta el
profesor Masferrer son cuatro los principios fundamentales para
llevar a cabo esa regeneración: no mentir, no robar ni malgastar,
no discriminar y (last, but not least), no permitir injerencias inde-
bidas al ejercicio de las libertades fundamentales.
Convendrán ustedes conmigo en que si hay una libertad que
deba ser respetada en una sociedad que aspira a regenerarse es la
libertad educativa. William Cory, un célebre tutor de Eton, hacía
del autoconocimiento la esencia de la educación. “Sobre todo,
venís a una gran escuela (decía a sus alumnos) para conseguir el
conocimiento de vosotros mismos”. La educación no abre nues-
tra mente a ese yo que somos ya, al que somos hoy, sino al que
estamos llamados a ser. Por eso, toda educación es esencialmente
regeneradora, porque regenerar es volver a dar el ser a algo. No
hay regeneración posible sin educación.
Y también por eso, esta libertad fundamental en que consiste
la educación corresponde, en el caso de los menores, a los padres,
porque es prácticamente una continuación del engendrar, del dar
62 Marta Albert

el ser: el poder volver a darlo hasta que, como nos pedía el poeta
Píndaro, lleguemos a ser quienes somos.
Por supuesto, el Estado tiene un importante tarea que cum-
plir en el ámbito educativo, pero esa tarea estatal consiste en una
responsabilidad y no en una prerrogativa, puesto que la educa-
ción es un derecho fundamental del que somos titulares “todos”
(art. 27.1 CE). Permítanme que insista en lo de “fundamental”.
Fundamentales son aquellos derechos que tienen un “contenido
esencial” (art. 53 CE) que expresamente queda fuera de lo polí-
ticamente debatible.
Pero volvamos al hombre: esa libertad fundamental en que
consiste la educación tiene que ver con mi identidad y con mi
vocación, con la imagen del hombre que mi maestro me propo-
ne y con las herramientas que me proporciona para realizar mi
proyecto vital.
Y justo ahí apunta el anteproyecto de Ley integral del reco-
nocimiento del derecho a la identidad y expresión de género que se
discutirá en las Cortes Valencianas.
En mi opinión, el texto parte de un presupuesto falso: que
para defender los derechos de las personas transexuales (que, por
otra parte, no tienen más ni menos derechos que los que somos
heterosexuales y no lo vivimos como una decisión, sino como
una condición, sin conseguir sentirnos oprimidos por ello) sea
necesario reformular, desde el poder, las bases antropológicas de
la educación.
El anteproyecto lo tiene clarísimo: se dirige a centros públi-
cos, concertados y privados y abarca desde la educación infantil
a la universitaria. En todas las etapas educativas, un común de-
nominador: la “inclusión en los curriculums (sic) de contenidos,
criterios e indicadores de evaluación referentes a la identidad y
expresión de género”.
La libertad de educación en la Ley de transexualidad... 63

Una cosa es prohibir toda forma de discriminación hacia las


personas transexuales (lo que obviamente ya hace nuestro orde-
namiento jurídico, y de forma muy explícita tras la reciente tipi-
ficación de los delitos de incitación al odio) y otra muy distinta
obligarnos a educar a nuestros hijos en una determinada idea de
lo que es el ser humano. Porque la cuestión del sexo y del género
no es adjetiva en la constitución de la identidad. Cuando pre-
guntamos a una mujer embarazada aquello de “¿sabes ya qué es?”
contamos con que será un ser humano (a pesar de las dudas de la
ex ministra Aído sobre este punto) y esperamos que nos aclaren
si es niño o niña. Porque ser hombre o mujer, y qué implica este
hecho en función del momento histórico o de las coordenadas
geográficas, es parte central de nuestra identidad.
Y por eso es fundamental qué explicamos a los alumnos sobre
su sexo, su género, y la relación que existe entre ambos. El legis-
lador, a través de este anteproyecto, decide unilateralmente, y sin
contar con el criterio de los padres ni de los profesores, educar a
nuestros hijos en una determinada teoría acerca de este asunto.
Una teoría que afirma que sexo y género están completamente
escindidos, que lo primero es una especie de dictatorial imposi-
ción no representativa de lo que somos, y que, de hecho, nuestra
libertad radica en poder decidir nuestra identidad al margen del
sexo “asignado al nacer”.
No entraré a discutir la tesis en sí misma, desde mi punto de
vista, contraria a la realidad. Solo subrayaré que la posibilidad de
elegir la formación concerniente a la identidad humana es parte
del contenido esencial del derecho a la educación, y que, por tan-
to, no entra dentro de lo que quepa decidir a ningún parlamento.
Pertenece, por sus obvias implicaciones morales y religiosas, a los
padres (art. 27.3 CE).
Obviamente, ese derecho de elección no es ilimitado. Forma-
mos a nuestros hijos en el respeto a los “principios democráticos de
64 Marta Albert

convivencia y a los derechos fundamentales” (art. 27.2 CE). Y des-


de ese respeto, cada centro es libre de establecer su propio ideario,
y los padres son libres (o deberían serlo, pero no abriremos hoy ese
melón) de escoger qué tipo de educación prefieren para sus hijos.
El anteproyecto no muestra, en cambio, el más mínimo res-
peto por estos derechos fundamentales, al inmiscuirse tanto en
el proyecto educativo de los colegios (en su art. 22.1) como en
los planes de estudio de las universidades (en su art. 24, en un
inédito ejercicio de ignorancia de la autonomía universitaria y la
libertad de cátedra).
Puestos a mandar sobre lo que no debe mandarse, podrían al
menos haber reconocido el derecho (también fundamental) a la
objeción de conciencia. Ni rastro. No es de extrañar.
Hace pocos meses los socialistas justificaban su intento falli-
do de recusación al cardenal Cañizares alegando que éste había
llamado a la desobediencia, y que “una esencia del estado de de-
recho es el cumplimiento de las leyes”. Olvidaron señalar sobre
quién recae prioritariamente esta obligación. Olvidaron que, en
realidad, en un Estado de Derecho, quien ha de cumplir la ley
(siempre, sobre todo cuando es una ley que garantiza libertades
ciudadanas) es quien manda (el propio Estado) y que quien puede
dejar de cumplir la ley, en ejercicio legítimo de un derecho, es el
ciudadano, cuando esa obediencia le obligase a actuar en contra
de su conciencia.
A una sana democracia no sólo preocupa el problema de
quién manda, sino de cuánto se manda. La medida de ese “cuan-
to” nos la dan las libertades fundamentales, que son el límite al
poder político. Y somos nosotros, los ciudadanos, los principales
responsables de su defensa, y con ella, de la democracia y el Esta-
do de Derecho. El que no lucha por su derecho, decía Ihering, no
lo merece. Si hemos de regenerar nuestra vida pública, comence-
mos por el principio: defendamos nuestra libertad de educación.
Ideología de género y educación.
Reflexiones en torno a la regulación legal del derecho
a la identidad y expresión de género y su relación
con la educación

Alberto Serrano
Profesor de Filosofía
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

1. Introducción

El objeto de este trabajo está centrado en las consecuencias


que, previsiblemente, la regulación legal del derecho a la identi-
dad y expresión de género puede plantear a la educación en los
centros de enseñanza. Se trata de un asunto que, ciertamente,
se encuentra todavía en fase incipiente ya que la norma ha sido
recientemente aprobada por el Consell de la Generalitat y a par-
tir de ahora iniciará su trámite parlamentario. No obstante, su
importancia es perfectamente discernible no solo por sus efectos
sobre el régimen organizativo y disciplinario de los centros do-
centes sino también por afectar a aspectos que, sin duda, son mu-
cho más fundamentales por estar íntimamente vinculados con
los contenidos éticos, antropológicos y sociológicos sobre los que
se sustenta todo modelo educativo.
La norma citada, cuyo objetivo es contribuir al proyecto de
despatologización de la transexualidad mediante el estableci-
miento de un marco jurídico que reconozca la diversidad sexual y
proteja los derechos de identidad y expresión del género, consti-
66 Alberto Serrano

tuye la plasmación jurídica de los supuestos básicos de la ideolo-


gía de género (IG) en los ámbitos más relevantes de la vida social,
entre los cuales, sin duda, se encuentra el de la educación. En esta
medida, el significado y alcance de la norma, como parece obvio,
no puede reducirse a un mero reconocimiento de derechos –con
no ser esto poco, puesto que, como establece el Proyecto de Ley,
los poderes públicos vendrán obligados a proveer los recursos
necesarios para que las personas “trans” tengan garantizado el
efectivo ejercicio de los mismos– sino que, además, impone una
determinada visión de la persona, de la dinámica constitutiva de
la subjetividad y de la naturaleza y el significado de la sexualidad
humana. Y todo ello entrando en un espacio en el que confluyen
intereses jurídicamente protegidos como es el de los padres a ele-
gir para sus hijos la educación moral y religiosa más acorde con
sus propias convicciones.
Desarrollaré mi intervención sobre la relación entre el intento
de regulación legal que supone el Proyecto de Ley de transexuali-
dad y la educación a través de cinco apartados. En primer lugar,
una sumaria revisión del programa de desconstrucción social de
la IG. En segundo término, un análisis del modo en que dicho
programa se sustenta sobre una subversión del lenguaje a través
de la redefinición de los conceptos de sexo, género y persona. A
continuación, expondré los rasgos más destacables del espacio
de conflicto que se abre como consecuencia del “des-empodera-
miento” (perdón por la expresión) de las familias producido por
la asunción por parte de los poderes públicos de algunos conteni-
dos esenciales de la responsabilidad de los padres, de modo espe-
cial los referidos a la educación de la sexualidad de sus hijos, a su
formación integral y al cuidado de su salud y bienestar psíquico.
El cuarto punto estará dedicado a reflexionar sobre la penetra-
ción de la IG en el discurso político en materia de educación,
Ideología de género y educación... 67

dejando para el final las implicaciones de esta perspectiva sobre


el régimen organizativo y disciplinario de los centros docentes.

2. El programa de deconstrucción social de la IG

Como ya ha sido puesto de manifiesto por anteriores inter-


vinientes en estas Jornadas, la IG parte de un supuesto antropo-
lógico fundamental según el cual el género es un aspecto de la
condición humana que no posee ninguna relación intrínseca con
nuestra naturaleza biológica. Antes bien, se trataría de algo cultu-
ralmente determinado por el grupo o la sociedad de pertenencia
a través del proceso secular de asignación de roles que tiene lugar
en las diversas formas de socialización humana. Esta forma de
concebir al ser humano supone postular una disociación radical
de cuerpo y mente, un dualismo fuertemente desintegrador en
virtud del cual nuestra naturaleza corpórea deja de hablar a nues-
tra alma y de actuar como instancia normativa para la persona en
su relación consigo mismo y con los demás.
La tesis culturalista sobre el género, qué duda cabe, encierra
un cierto grado de verdad. De lo contrario sería completamente
inasumible para cualquier que esté mínimamente comprometi-
do con la búsqueda de la verdad. Determinadas pautas de con-
ducta humana, incluso algunas de las adscritas a las personas en
función del sexo, tienen una evidente raíz cultural, como la de
que los varones se dediquen a las actividades productivas y las
mujeres a las tareas domésticas, aunque habría que señalar que
también en esta distinción entre lo productivo y lo doméstico
hay una diferenciación que adolece de un fuerte etnocentrismo
–pues un bosquimano del Kalahari o un mashai no admitirían
seguramente esta neta distinción. Así pues, resulta del todo ne-
cesario reconocer que la cultura constituye un factor de primera
68 Alberto Serrano

importancia en el modelado de los roles del género, pero eso no


quiere decir que todo lo que forma parte del género sea un pro-
ducto de la cultura sin vínculos de ninguna clase con la natura-
leza de la especie, y menos todavía que esa relación determinista
entre cultura e identidad de género, en tanto que producto de
la actividad humana, sea el resultado de un proyecto deliberado
–aunque articulado históricamente a lo largo de los siglos y los
pueblos– para procurar el sometimiento de uno de los sexos por
el otro. Esto es, en definitiva, lo que afirma el lesbianismo radical
de autoras como Monica Wittig (2006), Adrienne Rich (1996)
o Judith Butler (2007) cuando hablan de la heteronormatividad
como régimen político.
Por supuesto, la identidad de género y la orientación sexual
son dos elementos esenciales de la definición del género que, des-
de un dualismo desintegrador como el que defiende este enfo-
que, poseen un origen cultural que, al igual que toda institución
humana históricamente construida, puede y debe ser sometido
a examen crítico y adaptado a las exigencias de un nuevo para-
digma de justicia. Y aquí, en efecto, nos encontramos con una
segunda importante consideración sobre las bases teóricas de la
IG. La distinta atribución de papeles que la sociedad o la cultura
realizan en base al sexo produce diferencias que jerarquizan de
forma arbitraria a las personas e imponen entre ellas distinciones
de estatus y función, lo que significa que toda sociedad que inte-
gre en su organización alguna forma de división sexual del traba-
jo está estructuralmente dañada por la injusticia, porque, no lo
olvidemos, para la IG toda diferencia social se sustenta siempre
sobre alguna forma de desigualdad –y por tanto, de injusticia.
Así, por ejemplo, una diferencia en los roles de género tan
evidente como la de que las mujeres soporten la responsabilidad
de concebir, gestar y alumbrar seres humanos para garantizar la
reproducción social, constituye, para la teoría del género, una
Ideología de género y educación... 69

causa y expresión de la posición subordinada de la mujer que


ésta ha tenido que soportar a lo largo de la historia de la especie.
Sin embargo, como muestra la Antropología Social, la expe-
riencia secular humana, a partir de estas condiciones tan íntima-
mente vinculadas con nuestra naturaleza sexuada, ha propiciado
en todas las formaciones culturales la constitución de formas de
organización social ventajosas para la comunidad, entre las cua-
les, muy probablemente, la asignación de funciones diferenciadas
en base al sexo pudo acreditarse en términos de selección natural
por su capacidad para mejorar las posibilidades de supervivencia
y reproducción del grupo. En este mismo sentido, es perfecta-
mente razonable suponer que el fuerte sentimiento de apego que
caracteriza en todas las culturas a la madre en la relación con
sus hijos constituya un rasgo naturalmente seleccionado en nues-
tra especie a lo largo de su desarrollo filogenético por su eficacia
para garantizar la viabilidad de la prole y, consecuentemente, la
supervivencia del grupo. Evidentemente, reconocer esto supone
afirmar la existencia de un fuerte vínculo entre naturaleza e iden-
tidad de género, en abierta oposición a quien solo reconoce en
los roles de género la cristalización histórica de formas de opre-
sión de los varones sobre las mujeres.
Desde el momento en que determinadas pautas de conducta
humana se conciben como expresiones de un régimen político
basado en la coerción, la subordinación y el dominio de una clase
sobre otra o de un sexo sobre otro a través de la interiorización de
identidades normalizadas que la cultura impone a los individuos,
resulta evidente que la subversión de un orden social de esta na-
turaleza constituye no solo una exigencia de la justicia sino, to-
davía más, la condición de posibilidad misma de todo proyecto
de emancipación humana. Estos son, al parecer, los postulados
sobre los que se sustenta en último término la regulación legal
recientemente aprobada por el gobierno valenciano.
70 Alberto Serrano

Por consiguiente, y concluyendo ya con este apartado, la


cuestión de fondo que parece encontrarse como motivo subya-
cente en el Proyecto de Ley de transexualidad no se reduce a una
mera cuestión de reconocimiento de los derechos de las personas
que integran la comunidad LGTBI en relación con la identidad
y la expresión del género. Véase, por ejemplo, la Exposición de
Motivos de dicho Proyecto de Ley, donde es posible encontrar
enunciados con una fuerte carga adoctrinadora –como cuando
se habla del “sexo asignado en el nacimiento” o de la “identidad
de género asignada a una persona al nacer”. En efecto, el alcance
parece mucho mayor. Consiste en establecer sobre nuevas bases
culturales, éticas y antropológicas, una nueva sociedad en la que
las personas puedan construir su propia identidad de género de
forma autónoma sin reconocer más vínculos con la naturaleza o
con la sociedad que aquellos que hayan sido determinados por la
propia voluntad individual.

3. La subversión del lenguaje

Para llevar a cabo este proyecto de transformación de la socie-


dad la IG ha tenido que recurrir a diferentes estrategias de apoyo.
El respaldo de las agencias internacionales de la ONU es, sin
duda, una de las más importantes, aunque nosotros centraremos
nuestra atención en la revolución operada en el lenguaje.
El ser humano es un animal simbólico, decía Cassirer, (Cassi-
rer, 1963) expresando con ello el hecho de que el lenguaje, más
allá de su mera función informativa, mediatiza nuestra relación
con el mundo y con nuestros semejantes mediante la atribución
de significados a los eventos y las acciones, configura nuestra
identidad personal y constituye la base de todas la formas de de-
sarrollo humano. Podríamos decir, por tanto, que el ser humano
Ideología de género y educación... 71

es un animal que construye su existencia mediante símbolos, y el


lenguaje es, entre los diferentes sistemas simbólicos ideados por
el género humano a lo largo de su historia, el que más eficazmen-
te ha contribuido a que lleguemos a ser lo que somos.
La palabra símbolo, por otra parte, alude a lo que compar-
timos, a aquello que nos une porque forma parte de lo que nos
pertenece en común, lo que significa que el lenguaje como es-
tructura simbólica fundamental constituye una de las condicio-
nes de posibilidad de la vida social y de la interacción humana.
Por esta razón, todo proyecto de transformación de la vida social
debe empezar por una subversión del lenguaje. Los revolucio-
narios franceses de finales del XVIII lo entendieron muy bien y
por eso, entre otras muchas cosas, sustituyeron el viejo calenda-
rio gregoriano por el nuevo calendario republicano, alterando
el nombre de los meses, el comienzo del año y eliminando las
festividades religiosas.
A este respecto, el actual Proyecto de Ley al que nos venimos
refiriendo hace suya no solo la redefinición semántica que la IG
lleva a cabo de ciertos términos como sexo, género y persona sino
también su distintiva propuesta de nuevos nombres para la crea-
ción de significados e identidades. Veámoslo seguidamente. Para
algunas de las primeras teóricas del género, las categorías sexo y
género son constructos socioculturales que, como tales, deben
estar abiertos a revisión y reconfiguración por parte de los sujetos
de acuerdo con sus opciones identitarias libremente asumidas. El
sexo adquiere de esta manera un carácter performativo, al igual
que el género, convirtiéndose en una condición personal que se
configura con cada acto de realización y que, consecuentemente,
pierde toda relación con lo biológico y lo cultural, dejando en
manos del individuo la posibilidad de definir nuevas significa-
ciones e identidades que subviertan las establecidas por la norma
heterosexual vigente.
72 Alberto Serrano

Desde esta perspectiva, resulta evidente que el concepto de


persona articulado por la tradición filosófica occidental en torno
a las nociones de sustancialidad, individualidad y racionalidad
queda profundamente alterado. Existencialismo, psicoanálisis y
postestructuralismo serían los sustratos intelectuales que lleva-
rían a cabo la demolición final de las nociones de naturaleza y
sujeto, dejando libre la vía para la formulación de una idea auto-
poyética de individuo que se constituye a sí mismo y determina
su propia identidad sin reconocer referente normativo alguno en
la naturaleza o en la cultura más allá de lo que decida su propia
libertad.
De esta manera, la subversión del lenguaje contribuye de
modo esencial a la subversión de las nociones de persona, sexo y
género, dejando al individuo enfrentado a la exigencia de definir
su propia identidad personal a partir de sus propias elecciones.
Para esta tarea, ni la naturaleza ni la cultura tienen nada que decir
en cuanto instancias hacia las que el individuo pueda dirigirse
para conocer quién es y cómo orientar su existencia como agente
moral que vive en sociedad. Más aún, el imperativo de la libertad
como ideal máximo de autorrealización humana exige de mí que
me auto-determine configurando mi identidad sexual y de géne-
ro a través de una efectiva elección entre las múltiples alternativas
disponibles.
Desde mi punto de vista, las anteriores reflexiones ponen de
manifiesto que nos encontramos ante una ideología que plantea
una revisión radical de la forma que tenemos de entendernos a
nosotros mismos como personas y de orientar y dar sentido a
nuestra relación con los demás en aspectos fundamentales de la
existencia, haciendo uso para ello de una revisión léxica y semán-
tica del lenguaje con el que las personas configuramos nuestra
identidad. Todo esto tiene una especial importancia para la edu-
cación porque educar significa socializar a las personas a través
Ideología de género y educación... 73

del lenguaje, lo que implica que cambiar el lenguaje es alterar


nuestra forma de representación de la realidad y de atribuir sig-
nificado y valor a lo que hacemos.
En efecto, todo modelo de educación –y el que subyace a la
norma que estamos considerando no es una excepción– se sus-
tenta sobre una determinada representación del ser humano en la
que entran en juego aspectos morales y religiosos de singular im-
portancia. Desde esta perspectiva, en modo alguno puede decirse
que el proyecto de regulación jurídica de la transexualidad sea
ideológicamente neutral por cuanto asume que para el recono-
cimiento y la protección de determinados derechos es necesario
subvertir los procesos a través de los cuales todos, bajo la influen-
cia de factores biológicos y ambientales de diversa naturaleza,
configuramos nuestra identidad como personas. La contribución
del lenguaje a este respecto es fundamental, como se pone de
manifiesto en diferentes lugares del texto del Proyecto donde,
por ejemplo, no se hace mención alguna al sexo como condición
biológica humana y se habla en todo momento de género, inclu-
so recurriendo a la expresión “género asignado en el nacimiento”,
incurriendo, me parece, en una evidente contradicción con la
idea básica de la teoría del género que afirma que éste es un cons-
tructo social que se impone a los individuos en los procesos de
socialización, lo que implica que al nacer lo único que se puede
asignar a una persona es lo que objetivamente posee como ser
biológico, es decir, el sexo.
Por otra parte, algunos de los nuevos términos lingüísticos
tienen un fuerte sentido peyorativo que no siempre se aplica, me
parece, de forma correcta, como cuando se habla de homofobia
o de familia patriarcal. Evidentemente, no estoy queriendo decir
que la palabra homofobia esté injustificada porque no tenga un
referente real. Eso sería absurdo porque, lamentablemente, to-
davía hoy nos encontramos con expresiones de discriminación,
74 Alberto Serrano

desprecio o estigmatización contra personas con atracción hacia


el mismo sexo. Ni estoy negando que existan familias en las que
el padre se comporta de forma despótica e irrespetuosa hacia su
esposa e hijos como si tuviera el poder de disponer de sus vidas
a su arbitrio. No. Lo que quiero decir es que, con frecuencia y
diferentes escenarios, públicos y privados, nos encontramos con
calificaciones de homofobia y de patriarcalismo formuladas con-
tra quienes no respaldan semejantes posiciones pero se atreven a
disentir de un modo de pensar que ha pasado ya a formar parte
de lo “políticamente correcto”.
Y esto también tiene su importancia desde el punto de vista
de la educación. ¿Habrá alguien que, oponiéndose a la corriente
dominante, se atreva a decir que no hay estudios solventes que
acrediten que la adopción infantil por parejas del mismo sexo no
tiene consecuencias sobre el desarrollo psicológico y social del
adoptado? Y tan importante como eso, ¿podrá decirlo sin que
nadie entienda que está promoviendo la homofobia sino que está
expresando libremente una opinión personal, quizá incluso de-
bidamente formada, a falta de argumentos convincentes que, en
su opinión, demuestren lo contrario? ¿O podrá sostener que no
disponemos de evidencia científica que demuestre la idoneidad
de promover la cirugía de cambio de sexo o los tratamientos hor-
monales para niños con ideas acerca de su identidad de género
que no se corresponden con su sexo biológico?

4. La futura ley valenciana de transexualidad y el derecho


a la educación según el art. 27.3 de la Constitución
Española de 1978: un escenario de conflicto

Las consideraciones que les propondré en este apartado serán


breves por haber sido materia de análisis en la intervención del
Ideología de género y educación... 75

profesor Marco. Quisiera, antes de exponerlas, dejar manifiesta-


mente claro que la afirmación de que la futura ley valenciana de
transexualidad incluye disposiciones que podrían entrar en con-
flicto con algunos derechos constitucionalmente protegidos, no
pretende otra cosa que reivindicar la necesidad de una reflexión
sobre este asunto de tan grave interés público y que, en ningún
caso, es compatible con cualquier forma de discriminación, re-
chazo o estigmatización de las personas cuya orientación sexual o
identidad de género difiera de la forma heterosexual.
La CE reconoce en su artículo 27.3 el derecho de los padres
a elegir para sus hijos la educación moral y religiosa más acorde
con sus propias convicciones. Se trata de un derecho amparado
por diversos Acuerdos y Tratados Internacionales, entre ellos la
Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, así como
por la jurisprudencia española y la del Tribunal Europeo de De-
rechos Humanos.
La jurisprudencia del Tribunal Supremo español (Sentencia
del 30 de junio de 1994) ha señalado que la protección de este
derecho constitucional encuentra su amparo efectivo por vía in-
directa a través del establecimiento de otros derechos constitu-
cionales, entre los que cabe destacar, junto al derecho a la libertad
de enseñanza o el de libertad de creación de centros docentes, el
derecho a la neutralidad ideológica de los centros públicos. Por
otra parte, la doctrina jurídica ha reconocido, en relación con este
derecho, que los poderes públicos deben abstenerse de incluir en
el sistema educativo, con carácter obligatorio, contenidos cuyos
principios y objetivos estén dirigidos al adoctrinamiento moral
de los alumnos, o que se sustenten sobre una concepción del
hombre, de la vida y del mundo que entre en conflicto con la
formación religiosa y moral elegida libremente por los padres.
Si bien es cierto que las antedichas declaraciones doctrinales –al
76 Alberto Serrano

menos las que yo conozco– están específicamente referidas a los


contenidos curriculares de una determinada asignatura, su va-
lidez sustantiva quizás podría tener una aplicación más general
abarcando cualquier actividad, práctica o norma reguladora de
la vida escolar que tenga incidencia directa sobre la formación
moral de los alumnos.
A este respecto, quisiera destacar que el derecho de los padres
a elegir una forma religiosa y moral acorde con sus propias con-
vicciones no se agota con la implementación de la asignatura de
religión en el currículum académico, ni siquiera reconociéndole
el estatus de materia computable. La educación de las dimensio-
nes religiosa y moral de la persona es un principio que impreg-
na toda la vida escolar, desde el mismo proyecto docente hasta
cualquiera de las formas de trato mutuo que mantienen entre
sí los miembros que integran la comunidad educativa, pasando
por todo el complejo de actividades docentes –también las ex-
tracurriculares– y demás prácticas que pueden tener incidencia
sobre aquellas cuestiones más directamente relacionadas con el
valor, la dignidad y la vocación de la persona y con su formación
integral, incluyendo, por supuesto, el significado de la sexualidad
humana.
Por otro lado, el derecho de los padres a elegir la educación
religiosa y moral para sus hijos está íntimamente conectado con
el derecho a la libertad de enseñanza del artículo 27.1 de nuestra
Constitución y con la libertad de creación de centros docentes
reconocida por el artículo 27.6. Este marco normativo puede
verse gravemente vulnerado por alguna de las disposiciones de la
ley valenciana de transexualidad tal como se encuentran actual-
mente formuladas en su Proyecto. En concreto, el artículo 22.2,
que establece la obligatoriedad de que el Proyecto Educativo del
Centro aborde “de forma específica la identidad de género, la
expresión de género, la diversidad sexual y familiar. Estos con-
Ideología de género y educación... 77

tenidos se incluirán en los temarios de forma transversal y es-


pecífica”. Así lo reconoce incluso el Informe del Consell Jurídic
Consultiu de la Comunitat Valenciana del 6 de octubre de 2016,
que, en relación con el citado artículo 22 del Proyecto de Ley,
afirma que sus disposiciones afectan al ámbito de autonomía de
los centros educativos de titularidad privada a la hora de definir
el Proyecto Educativo de forma coherente con su propio Idea-
rio, y, por consiguiente, comportan la asunción por parte de la
Generalitat de competencias que corresponden a otro nivel de la
Administración del Estado.

5. Regulación legal de la transexualidad y discurso


político subyacente en materia educativa

Como demuestra la regulación jurídica emprendida en diver-


sas Comunidades Autónomas del Estado español en materia de
garantía de derechos de expresión e identidad de género, los po-
deres públicos de nuestro país han asumido plenamente el papel
de promotores del reconocimiento jurídico de la igualdad y los
derechos relacionados con la diversidad sexual y familiar.
Para llevar a cabo este propósito ha sido necesario señalar a la
educación formal y al sistema institucional en el que se sustenta
como ámbitos de intervención pública. Así se reconoce expresa-
mente en el Proyecto de Ley mencionado, cuyo Capítulo 2 del
Título IV, denominado “Medidas en el ámbito de la educación”,
contiene un conjunto de disposiciones que pretender definir y
garantizar los derechos de la diversidad sexual y de género en la
esfera del sistema educativo.
No obstante, en este apartado dedicado al análisis del discurso
político, me centraré en el proyecto de cambio cultural liderado
por algunas Agencias Internacionales y, en particular, en el In-
78 Alberto Serrano

forme de la Oficina Regional de la OMS para Europa publicado


en 2010 bajo el título “Estándares para la educación sexual en Eu-
ropa. Un marco para responsables políticos, autoridades educativas
y sanitarias y especialistas”. El papel que estas instituciones están
desempeñando en la difusión de la IG es algo que no se puede
exagerar. Su intervención, aunque formalmente presentada al
amparo de la promoción de los derechos sexuales y reproducti-
vos, tiene por objetivo explícito la formulación de un conjunto
de directrices sobre las que deben ser articuladas las políticas de
los Estados miembros en materia de educación de la sexualidad.
Desde nuestro punto de vista, los análisis y propuestas del
citado Informe están inspiradas claramente en una antropología
basada en la categoría de género. Su programa formativo en el
campo de la sexualidad de niños y jóvenes está provisto de una
potentísima carga moral y antropológica en la que se trasluce la
disociación de la persona como ser corpóreo-espiritual, la tesis
construccionista del género y la referencia al placer como ingre-
diente fundamental de la sexualidad, cuyo ejercicio solo parece
estar limitado por la norma que prohíbe hacer con otro lo que
éste otro no consiente que se le haga. El documento, por otra
parte, adolece, desde nuestro punto de vista, de una evidente
voluntad de prescindir de la familia como agente principal de la
educación de la sexualidad.
Merece la pena hacer mención de algunas de las propuestas
específicas contenidas en el citado Informe con el fin de poner
de manifiesto la carga ideológica que contiene y su falta de neu-
tralidad axiológica. Destaco los siguientes (la enumeración no es
exhaustiva):

• Pide a los Estados miembros que contemplen el cambio de


sexo como parte de su política sobre salud sexual y repro-
ductiva y derechos afines.
Ideología de género y educación... 79

• Afirma que estos programas deben diseñarse, aplicarse y


evaluarse contando con la participación de los jóvenes y
con la cooperación de otras personas interesadas, “como
por ejemplo los padres”. Propugna el empleo de “educa-
dores pares” en la educación sexual como un buen método
para su eficacia y el recurso a métodos como campañas de
difusión del uso de preservativos y líneas telefónicas de
asistencia confidenciales.
• Pide a los Estados miembros que la educación sexual sea
obligatoria en primaria y secundaria y que se incluya en
los programas escolares cuestiones relativas a la igualdad
de género.
• Subraya que la educación sexual debe proporcionarse en
un entorno seguro, sin tabúes e interactivo, entre estu-
diantes y educadores.
• Pide a los Estados miembros que proporcionen servicios
de salud sexual y reproductiva a los adolescentes “a los que
puedan acceder sin consentimiento de sus padres”.
• Pide que la salud sexual y reproductiva se integre en los
programas formativos de los estudios de posgrado para es-
tudiantes de medicina, trabajo social y profesionales de la
salud en general.
• Insta a los Estados miembros a la eliminación de las ba-
rreras que impiden el acceso de “niños y niñas” a métodos
anticonceptivos seguros y efectivos.
• Afirma que los Estados miembros deben garantizar que los
niños y jóvenes puedan solicitar y disponer de informa-
ción sobre sexualidad, incluida la relacionada con la orien-
tación sexual, la identidad sexual y la expresión de género.
• Afirma que la educación sexual debe incluir la lucha con-
tra estereotipos, prejuicios y cualquier forma de violencia
de género.
80 Alberto Serrano

• Afirma que la educación sexual debe incluir información


no discriminatoria y transmitir una imagen positiva de los
LGTBI.

6. Implicaciones para los centros docentes


a nivel organizativo y disciplinario

Como se ha indicado anteriormente, las disposiciones del


Proyecto de Ley valenciana de transexualidad en materia de edu-
cación vienen recogidas en su Título IV, Capítulo 2. Con el fin
de dar a conocer las que mayor implicación tendrán sobre los
ámbitos organizativo y disciplinario del centro, procedo a enu-
merarlas sumariamente (la enumeración es propia):

• Integración de los principios de la perspectiva de género


en el proyecto educativo del centro y en el reglamento de
régimen interior, con expresa tipificación de faltas y san-
ciones para supuestos de discriminación o violencia rela-
cionada con la diversidad sexual y familiar.
• Incorporación a los currículos académicos de primaria, se-
cundaria, bachillerato y FP de los contenidos, criterios e
indicadores de evaluación relacionados con la identidad y
expresión de género, diversidad sexual y familiar, de acuer-
do con el principio de transversalidad.
• Elaboración de un Plan de Convivencia e Igualdad y de-
signación de responsables que coordinen su implementa-
ción en el centro.
• Obligatoriedad de adoptar un lenguaje ajustado a los plan-
teamientos de la ideología de género en los documentos
de toda clase (circulares, académicos, etc.) emitidos por el
centro docente, en particular en lo que se refiere a la adop-
Ideología de género y educación... 81

ción de nombre por parte del alumno y sus tutores legales.


Esta obligación recae sobre todo el personal del centro.
• Garantizar el respecto a la imagen e indumentaria elegidas,
en especial con respecto a las personas transexuales. No se
admite ninguna forma de actuación que pudiera conside-
rarse un “condicionamiento” que interfiera en la libre elec-
ción de la identidad de género y su expresión por parte del
alumno.
• Garantizar el acceso de los alumnos a vestuarios y aseos de
acuerdo con su identidad de género.
• Adopción de medidas de prevención y protección contra
cualquier forma de discriminación o violencia sobre las
personas cuya identidad de género difiera del modelo he-
terosexual (transexualidad, homosexualidad, lesbianismo).
Elaboración de protocolos de actuación y responsabilidad
de los equipos directivos a este respecto.
• Diagnosticar, evaluar y eventualmente sancionar el cum-
plimiento de lo dispuesto normativamente en materia de
diversidad sexual y libre expresión de la identidad de gé-
nero. ¿Podría estar en juego la continuidad del concierto
educativo?
• Desarrollo de programas de fomento y sensibilización, en-
tre los que cabe la celebración de eventos destinados a pro-
mover el respeto a la identidad de género y la diversidad
sexual y familiar.
• Formación específica sobre la materia del equipo de orien-
tación pedagógica del centro.

7. Reflexión final

Para concluir, me permito plantear a todos los agentes in-


teresados en el campo de la educación la necesidad de asumir
82 Alberto Serrano

seriamente la tarea de reflexionar acerca de las implicaciones para


la formación integral de los alumnos que pueden derivarse de
la implantación de la IG y de un marco regulatorio que, más
allá de su auto-declarado motivo garantista de derechos, posee
previsibles consecuencias sobre la educación moral y religiosa de
los alumnos y sobre la libertad que ampara al titular del centro
escolar para desarrollar su actividad de acuerdo con su proyecto
docente.
Es probable que esta norma, si se promulga, pueda ser inter-
pretada por los centros educativos como una utilización coactiva
por parte de los poderes públicos dirigida a imponer una ideolo-
gía que es sentida por muchas personas como ajena a su propia
identidad y a su visión de la persona, la sociedad y la sexuali-
dad humana, las cuales podrían considerar que, reconociendo
la necesidad de implementar medidas que erradiquen de la vida
escolar toda forma de violencia y discriminación por razón de
sexo, religión o raza, los supuestos antropológicos y éticos que
sustenta esta ideología comportan una forma de adoctrinamien-
to que entra en conflicto con sus objetivos y responsabilidades
educativas y vulnera derechos fundamentales que disfrutan de
amparo constitucional.

8. Referencias

Butler, J. (2007). El género en disputa. Barcelona: Paidós.


Cassirer, E. (1963). Antropología filosófica: introducción a una fi-
losofía de la cultura. México: FCE.
Rich, A. (1996). Heterosexualidad obligatoria y existencia lesbia-
na. Revista d’Estudis Feministes (10), 15-45.
Wittig, M. (2006). El pensamiento heterosexual y otros ensayos.
Madrid: Egales.
Construcción de una nueva sociedad
desde los organismos internacionales

M. Carmen Mateu
Profesora Pontificio Instituto Juan Pablo II, sección española
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

“El mundo se divide en tres categorías de gentes: un peque-


ño número que hace que los acontecimientos se produzcan, un
grupo un poco más numeroso que vigila su ejecución y que
observa que se cumplan y, finalmente, una amplia mayoría que
no sabe jamás lo que ha sucedido en realidad”.
Nicholas Murray Butler, Premio Nobel de la Paz en 1931. Pre-
sidente de la Fundación Carnegie y del CFR (Council Foreign
Relations).

1. Teoría de Género y su historia. Reingeniería Social


Anticristiana

El feminismo de género considera que las diferencias biológi-


cas entre el cuerpo del hombre y de la mujer no corresponden a
una naturaleza dada, sino que son producto de la cultura de un
país o una época determinados. Es decir, una cosa es la biología
(el sexo biológico) y otra es el rol que se asigna a la persona (el
llamado sexo psicosocial), el cual sería una construcción social y
por lo tanto modificable.
84 M. Carmen Mateu

El Consejo Económico y Social de la Organización Mundial


de la Salud, organismo del sistema de Naciones Unidas, lo des-
cribía así en 1993: “El sexo de una persona es determinado por
la naturaleza, pero su género lo elabora la sociedad”. El término
género se ha utilizado para la transmisión de una ideología que
ha tomado su nombre, y que se acuñó políticamente en la Con-
ferencia Internacional de la ONU sobre la Mujer celebrada en
Pekín en 1995. En las grandes Conferencias Mundiales de los
años 90 van desarrollándose unas líneas que intentan dar una
respuesta única para todas las cuestiones de los hombres inde-
pendientemente de dónde se encuentren geográficamente. Para
llevar a cabo este proyecto, tal y como nos cuenta J. Claudio Sa-
nahúja, se necesita “colonizar la inteligencia y el espíritu de todos
y cada uno de los habitantes del planeta”.
En el año 2005, se celebró en la ONU, en Nueva York, la
Conferencia conmemorativa de los 10 años de Pekín (la llamada
Pekin+10), donde la feminista Alicia Miyares, asesora del recién
estrenado Gobierno de Rodríguez Zapatero, afirmó que “el obje-
tivo de la ideología feminista es abatir la identidad sexual. Que el
sexo deje de ser una categoría para definir la realidad” (Trillo-Fi-
gueroa, 2007).
Por tanto, la ideología de género busca anular las diferencias
sexuales y liberar a la mujer de lo que considera los estereotipos
de la maternidad y la familia, que impiden su desarrollo personal
y su liderazgo social. Pero, el hombre no es ajeno a las leyes de
la ecología y por tanto debe, no sólo respetar la naturaleza, sino
también su propia naturaleza. Por consiguiente, la familia, en
contra de lo que nos dicen, no es una construcción social y por
tanto modificable, sino una realidad connatural al hombre cuya
esencia debemos respetar y fortalecer pues de este modo contri-
buimos, no sólo al bien de sus miembros, sino también al bien
común de la sociedad.
Construcción de una nueva sociedad... 85

Actualmente, no podemos negar que existe un feminismo po-


sitivo, que promueve la igualdad legal y moral de los dos sexos y
reconoce la dignidad de la mujer como igual a la del hombre e in-
herente a la naturaleza humana común (Trillo-Figueroa, 2007).
Distinto a esto es el feminismo político. Respecto a él, se sue-
le hablar de tres etapas u “oleadas” en la historia del feminismo
occidental.
• La primera oleada (siglo XIX y principios del XX), tiene
su primera expresión en el movimiento de las sufragistas,
que se inicia en el año 1848 con una reunión de 12 mu-
jeres en Seneca Falls (Estado de Nueva York). Pedían el
derecho al voto, la participación política y la igualdad en
la educación para las mujeres y, ya desde el principio, hubo
dos ramas: la de las moderadas, que, además del derecho a
voto, pedían una reforma de la moralidad, la prohibición
del alcohol y de la prostitución, que se vincularía al protes-
tantismo y otras corrientes religiosas; y la de las radicales,
que pronto enlazaron con el socialismo, el marxismo y el
movimiento de liberación sexual, y que se caracterizó por
la lucha de la mujer contra el hombre.
• La segunda oleada surgió en los países occidentales en los
años 60 y 70, ampliando sus reivindicaciones a otro tipo
de factores como la reproducción, la sexualidad, el trabajo
doméstico, etc. Estaría vinculada a la revolución estudian-
til de Mayo del 68, con la proclamación del amor libre y la
liberación sexual de la mujer por medio de la anticoncep-
ción, derivando también posteriormente en la lucha proa-
bortista bajo el tristemente famoso lema nosotras parimos,
nosotras decidimos.
• Y finalmente, la tercera oleada feminista o feminismo de
género, se produce desde los años 90 hasta nuestros días y,
como decíamos, rechaza la idea de una verdadera esencia
86 M. Carmen Mateu

de sexo. Su fin es la negación de la diferencia para lograr


“una sociedad sin sexos” (siguiendo también la dialéctica
marxista de “una sociedad sin clases”).

A efectos prácticos esto significa, como nos dice Sartre, que


el hombre empieza “por no ser nada; no hay naturaleza humana
porque no hay Dios para concebirla”. El hombre es un crearse a
sí mismo en la historia, por eso no nace, se hace. De esta fuente
bebe la ideología de género, y además se vale de un organismo
internacional como la ONU para expandir sus ideas, y para ello,
la ONU utiliza las grandes Conferencias Internacionales.
Se considera que la primera conferencia sobre Población fue
celebrada bajo la producción de las Naciones Unidas en Bucarest
en el año 1965, es en esta donde se plantea el uso de los anticon-
ceptivos como remedio para modificar las curvas de crecimiento
demográfico. Fruto de este encuentro que fue fallido, se adopta
en los años 70, el llamado informe Kissinger (que toma el nom-
bre del secretario de Estado que lo preparó) el Memorando de
Seguridad 200 (NSSM 200). En él se fijan unos objetivos de
reducción demográfica y preservación medioambiental para ase-
gurar los patrones de consumo de los EEUU y sus aliados. Se or-
dena, a través de él, que la diplomacia americana debe presentar
las políticas de control de natalidad como derechos del individuo
o de la pareja, y además que deben cambiar los preceptos religio-
sos y culturales de los pueblos, y expresamente insiste en que “la
educación será considerada como un instrumento para llegar a
índices de natalidad más bajos y no como un derecho cultural de
la población” (Kissinger, 1974).
El término reingeniería social aparece en los documentos pre-
parados por las Naciones Unidas para las diferentes conferencias
mundiales celebradas en los años 90, como por ejemplo en la
Construcción de una nueva sociedad... 87

conferencia de Habitat II en 1996 donde el secretario general


Wally N’Dow se refiere a que las megas-conferencias de la ONU
buscaban provocar cambios “en el estilo de vida” que llevarían a
la “caducidad de la familia tradicional”, y su reemplazo por “las
nuevas formas de familia” y el “derecho a elegir el tipo de fami-
lia”, en un “verdadero proceso de reingeniería social” (Sanahúja,
2003, pág. 25).
También Adrienne Germain, presidente de la International
Women Health Coalition (IWHC), miembro del Consejo para
las Relaciones Internacionales de la Agencia Sueca de Coopera-
ción para el Desarrollo y miembro de la delegación oficial de los
EEUU en las conferencias de El Cairo y Beijing, dice: “… Dirigi-
dos por los EEUU desde los últimos años de la década de los 50,
se formaron profesionales en población, en el campo de la polí-
tica, la investigación y el desarrollo de programas y en problemas
de población internaciones, para controlar el crecimiento de la
población en los llamados países en desarrollo de Asia, África y
Latinoamérica. El objetivo es reducir la alta tasa de fertilidad.
(…) Entre otros de los beneficios que se desprenden de El Cairo,
están las inversiones que tienden a reducir el tamaño de la familia
deseada, (…). Luchamos para lograr el acceso al aborto seguro,
a la posibilidad de elegir todo tipo de anticonceptivos, y por la
salud sexual y reproductivas y sus derechos” (ONU, 1999).
Por tanto, vemos que la reingeniería social es la forma de im-
poner desde las altas instancias unas ideas, preceptos, normas,
otra forma de pensar, para convertir el pensamiento de los ha-
bitantes de los distintos países en un pensamiento único, y una
única forma de actuar y pensar que dé respuesta a todas y cada
una de las circunstancias de la vida de la persona. Nos encontra-
mos ante la situación vaticinada por san Juan Pablo II “la carrera
desenfrenada al acaparamiento y a la explotación de los bienes
88 M. Carmen Mateu

de la tierra por parte de unos pocos privilegiados sienta las bases


para otra forma de guerra fría entre el Norte y el Sur del planeta”
(JPII, 1993).

2. La ONU, el mainstreaming: ¿ampliación de derechos?

Las conferencias mundiales de la ONU son en estos momen-


tos una oportunidad para poder ver y analizar toda la llamada
Agenda de Género en el mundo desde un mismo lugar. No signi-
fica que esta agenda no se esté impulsando desde universidades,
escuelas públicas, gobiernos, medios de comunicación, finanzas,
etc. Como nos dice, Dale O’Leary, “las Naciones Unidas no de-
berían tratar de convertirse en un gobierno internacional, peor
aún, en una burocracia internacional”.
El papa San Juan Pablo II, en su discurso ante las Naciones
Unidas en 1995, decidió hablar sobre los derechos de las na-
ciones, el respeto a las diferencias, y el derecho fundamental a
la libertad religiosa y de conciencia. Justo estos puntos son los
que están amenazados por las Naciones Unidas para imponer al
mundo un pensamiento ideológico distinto.
Estas conferencias han constituido un porcentaje muy im-
portante de las actividades de las Naciones Unidas, se dice que
acaparan más del 70 por ciento de su trabajo. Están diseñadas
para llamar la atención mundial hacia un tema determinado y
producen documentos de “consenso” que a su vez, van a definir
las acciones a seguir tanto nacionales como internacionales. Estos
documentos tienen autoridad moral, que no autoridad vinculan-
te, por el supuesto consenso de los países.
Las propuestas de acción pasan por una serie de borradores
antes de llegar a la conferencia, se efectúan varias sesiones pre-
liminares, en las que se inicia el trabajo sobre las propuestas, y
Construcción de una nueva sociedad... 89

luego son los representantes y delegados de los países los que lo


discuten y proponen los cambios necesarios para llegar al consen-
so. Actualmente, tenemos que incluir a las ONG con una fuerza
inaudita para un organismo de representación nacional, ya que
son ellas las que soportan la mayoría de trabajo en sus propues-
tas, redacción de documentos y organización y realización de
eventos para intentar influir en las delegaciones gubernamentales
internacionales.
Para la perspectiva de género, la amenaza inmediata al prin-
cipio fue el lenguaje sobre derechos reproductivos y sexuales y
sobre derechos de salud y de los padres, porque a muchos les re-
sultaba que la palabra género se repetía mucho en los borradores
así como “implementar la perspectiva de género”. La Coalición
para las Mujeres y la Familia redactó una sencilla hoja en la que
alertaba que “Perspectiva de género puede ser un término extra-
ño para algunos delegados. No significa “compromiso con los de-
rechos de las mujeres ni oposición a la discriminación debida al
sexo. Significa ver todo como una lucha de poder entre hombres
y mujeres. Cada problema se analiza en términos de cómo las
diferencias entre hombres y mujeres son la causa del problema”.
Las feministas académicas dicen que son las palabras las que
reconstruyen demostrando que una palabra sirve para un obje-
tivo político, dándole poder a un grupo sobre otro. Un punto
clave para su revolución es la división del trabajo en la familia. La
sociedad sin clases exige la abolición de la libertad de las parejas
para decidir por sí mismas cómo organizar la familia. Respecto a
la maternidad, fue el Consejo de Europa al promover discusiones
sobre temas sociales y culturales entre las naciones europeas la
que organiza una reunión de alto nivel en Palais en 1995. En
el discurso de la conclusión de la reunión se enfatiza la impor-
tancia de “implementar una perspectiva de género”. “Si estamos
realmente convenidos de la necesidad de profundizar estructu-
90 M. Carmen Mateu

ralmente en la democracia, se requieren estrategias de múltiples


facetas para eliminar patrones dominantes que tienden a confi-
nar a las mujeres y a los hombres a papeles estereotipados en la
sociedad y debemos poner en práctica una perspectiva de género
en la elaboración de políticas” (Consejo de Europa, 1995).
La Comisión para los Derechos de la Mujer y la Igualdad de
Oportunidades de la Unión Europea en el año 2002 dice que “la
salud sexual y los derechos reproductivos sobre una población fe-
menina afectada por una fertilidad no deseada y gravosa, el tema
de la maternidad es ignorado y solo se tiene en cuenta para las
técnicas reproductivas y abortivas”. En su punto 12 dice “con el
fin de proteger la salud y los derechos reproductivos femeninos,
el aborto debe ser legal, seguro y accesible a todos”. La raza hu-
mana mejorará a través de la eugenesia, el control de la natalidad
y la supresión de la diferencia sexual. El hombre puede alcanzar
la felicidad en la realización de sus propios deseos sexuales sin
límite moral, legal o incluso corporal alguno. “La Ideología de
Género ha sustituido el amor por la violencia, la igualdad por la
liberación de la opresión, la empatía por la rivalidad, todo ello
en nombre de la supresión del sexo y el nacimiento del género a
elección” (Trillo-Figueroa, 2009, pág. 18).
La Comisión para los Derechos de la Mujer y la Igualdad de
Oportunidades del Parlamento Europeo, en la elaboración de
la declaración del año 2002, sobre salud sexual y reproductiva,
expone que “el derecho a la contracepción, al control de la fecun-
didad, es el habeas corpus de las mujeres. Dijimos hace 30 años
que nuestro cuerpo nos pertenece. (…) Aunque parezca mentira,
la decisión de abortar, es el hábeas corpus de las mujeres, en con-
tenido de su ciudadanía, de la que mi cuerpo es mío, y en conse-
cuencia, el derecho a la disposición sobre mi propio cuerpo, que
fue el origen de la famosa extensión o ampliación de derechos”
(Trillo-Figueroa, 2009, pág. 213).
Construcción de una nueva sociedad... 91

Pero dado el avance científico actual, es la propia ciencia la


que concluye que hay dos cuerpos a los no se puede aplicar el
principio de disposición del propio cuerpo. Son finalmente, los
teóricos del género los que buscando argumentaciones para lo-
grar imponer sus ideas sobre el aborto buscan la llamada am-
pliación de derechos. Así, el informe del Fondo de Población de
las Naciones Unidas sobre los derechos sexuales y reproductivos
en el marco de los derechos humanos, (Rodríguez) dice que “las
decisiones sobre la sexualidad y reproducción se ubican en las re-
laciones de poder entre hombres y mujeres, está mediada por las
relaciones de subordinación; muchas mujeres no pueden decidir
libremente si usan o no anticonceptivos, si se hacen o no una
ligadura…Este control real o simbólico que ejercen los hombres
sobre la sexualidad femenina es una expresión de su poder”. Este
informe termina diciendo que debe ser decisivo para obtener la
igualdad por parte de la mujer, la plena y soberana decisión sobre
la interrupción voluntaria del embarazo, como lo es o debe ser
sobre la anticoncepción o la maternidad (Trillo-Figueroa, 2009,
pág. 214).
Igualmente, en la División para el Desarrollo de la Mujer
en colaboración con UNFPA, agencias dentro del sistema de la
ONU se afirmó en el año 1992 que “Para ser efectivos a largo
plazo, los programas de planificación familiar deben buscar no
sólo reducir la fertilidad dentro de los roles de género existen-
tes, sino más bien cambiar los roles de género a fin de reducir
la fertilidad” (Division for the advancement of women. Expert
group meeting on family planning, health and family well-being,
1992).
A la vista de estas declaraciones vemos claro que se tiene una
visión constructuvista del derecho por el que es siempre el Esta-
do el que configura al hombre como persona, es la ley la que le
da la libertad al hombre como individuo. Por tanto, es la ley la
92 M. Carmen Mateu

que configura la naturaleza humana con lo que el hombre es una


construcción social.
El positivismo jurídico nos da como bueno todo aquello que
el parlamento electo en un país da como legal, así la moral será
solo lo que haya legislado de forma positiva unos diputados elegi-
dos mediante las urnas. Así se irá construyendo, poco a poco, lo
que se llama la metamorfosis del Estado social. Esto nos traerá un
nuevo concepto de ciudadano que no es solo la recopilación de
sus derechos y libertades sino que nos lleva a un nuevo enfoque
tanto de la ética como de la nueva política para darnos una nueva
visión de los derechos humanos en la regulación de las relaciones
sociales, basadas en el reconocimiento de la ciudadanía de todas
las personas, independientemente de sus diferencias naturales de
sexo, edad, etnia u orientación sexual (Guendel, 2007).
Respecto a la educación, se exige una implantación de un
nuevo modelo educativo. “La educación es una estrategia impor-
tante para cambiar los prejuicios sobre los roles del hombre y la
mujer en la sociedad. La perspectiva de género debe integrarse
en los programas. Deben eliminarse los estereotipos en los textos
escolares y concienciar en este sentido a los maestros” (Consejo
de Europa, 1995).
Finalmente, la nueva ciudadanía recoge dos puntos esenciales;
uno la ideología de género que concreta los nuevos derechos en
los llamados derechos de tercera generación. Y el otro punto, es la
llamada teoría queer, que afecta a los derechos sexuales que tienen
por objeto destruir la diferencia sexual y la diferencia natural de
la edad, como son los derechos de emancipación de la juventud.
Por tanto, la nueva ciudadanía propone un nuevo enfoque para
los derechos humanos y para ello se ha de partir desde el recono-
cimiento de las diferencias sociales, sobre todo desde el punto de
vista de la dominación en que se encuentran los individuos.
Construcción de una nueva sociedad... 93

Actualmente, la Unesco, que es la agencia de la ONU encar-


gada de velar por la educación, la ciencia y la cultura, acaba de
publicar un informe en el que dice que su objetivo prioritario es
crear “nuevos derechos” para este colectivo.
Esta iniciativa se presenta como una acción contra el acoso
a los homosexuales en el mundo de la educación diciendo que
“una campaña importante de movilización y sensibilización se
llevará a cabo a nivel mundial”. Sin embargo, tras esta apariencia
sabemos que se busca el verdadero objetivo que es adoctrinar a
los niños, porque este es el punto más importante actualmente,
es decir, llegar a los más pequeños por medio de la educación. Ya
lo decía Bachelet como directora de la Agencia UNIFEM, para
asuntos de la Mujer, cuando decía que toda la educación sexual
debe llegar a todos los niños, pero que hay que hacer un esfuerzo
para llegar a los más pequeños, incluso a los jardines de infancia.

3. Los nuevos paradigmas internacionales y el lenguaje

La búsqueda de nuevos paradigmas o principios éticos son


como una búsqueda de nuevos principios, es más una nueva in-
vención de los mismos de forma subjetiva e instrumental para
asegurar los patrones de consumo de un grupo de individuos
para que no pierdan su modo de vida, de su nivel tanto el que
tienen como del que quisieran tener. Si tenemos en cuenta que
el 80 por ciento vive en el llamado Tercer Mundo esto constituye
una amenaza para los que viven tranquilamente en su Primer o
Segundo Mundo sin tener que soportar las miserias del otro lado
del mundo.
Desde ambientes médicos de Estados Unidos, en la década de
los 70, se instaba al abandono de la ética judeo-cristiana “que da
94 M. Carmen Mateu

igual valor a toda vida humana, independientemente de su esta-


do y condición”, en favor de una nueva ética “la nueva ética de
los valores relativos”, que reconociera las nuevas realidades socia-
les. La primera realidad social es la “población humana crece de
un modo incontrolado, y en segundo lugar, existe una disparidad
ecológica entre el número de personas y los recursos disponibles,
para sostenerlas del modo en que están habituadas a hacerlo. En
tercer lugar, existe un nuevo énfasis en la llamada calidad de vida
(A New Ethic for Medicine and Society, 1970).
El Nuevo Orden Mundial tiende a eliminar a los pobres y
a los enfermos porque ponen en peligro el nivel de vida de los
mejores, y de los más aventajados. Los nuevos paradigmas para
llevar a cabo el proyecto de Nuevo Orden Mundial son:

• Paradigma de Desarrollo Sustentable o Sostenible. Para este


paradigma, la eugenesia es una necesidad, por eso necesita
del paradigma de la Salud, incompatible con la fe cris-
tiana. En el libro de Ética del control genético, el autor
escribe que “tenemos la obligación moral de controlar la
calidad y la cantidad de los bebés que traemos al mundo”.
Por tanto, desprivatiza la natalidad, es decir, decidir tener
un hijo ya no es algo privado entre los padres. Y este autor
sigue diciendo, “el Estado debe intervenir (…) debe utili-
zar los recursos de la Medicina más moderna para iluminar
su religión; debe declarar que todo individuo notoriamen-
te enfermo o aquejado de taras hereditarias (…) no tiene
derecho a reproducirse y debe retirársele materialmente la
facultad de hacerlo”. (Schooyans, 1991, págs. 148-150)
• Paradigma de la Salud. Este paradigma supone un cambio
radical porque subordina los derechos individuales a los
económicos y sociales, y privilegia el derecho al desarrollo
de las sociedades, por lo que el derecho a la vida, por ejem-
Construcción de una nueva sociedad... 95

plo, queda condicionado a su utilidad social. Este paradig-


ma excluye a millones de personas del derecho fundamen-
tal a la salud (Nakajima, 1996). Como muestra el director
general de la OMS en 1991, el Dr. Nakajima dijo que
“la OMS está presionada a ser selectiva y a concertar los
recursos en unas pocas actividades eficaces que prometan
resultados ostensibles a bajo costo. (…) Por ejemplo, en
supervivencia infantil poco sentido tendría para un niño
sobrevivir a la poliomelitis tan solo un año, para morir
de paludismo el año siguiente, o no tener un crecimiento
que le permita llegar a ser un adulto sano y productivo”
(Nakajima, 1991). “El objetivo es determinar y jerarqui-
zar las prioridades para atender las necesidades humanas
básicas para el desarrollo y luego elegir y poner en práctica
las que sean compatibles con los recursos a mano y tengan
posibilidades de éxito” (Nakajima, 1992).
• Paradigma de la familia. Se concreta en la aplicación de la
ideología de género en la sociedad.
• Paradigmas Éticos y Religiosos: (estos serán el sustento espi-
ritual para el Nuevo Orden Mundial).
– Nuevo Humanismo
– Nueva Ética Internacional
– La Carta de la Tierra
• La Reinterpretación de los Derechos Humanos. La falta de
reconocimiento de Dios, Creador y Padre de todos los
hombres, deja sin fundamento a los derechos humanos. Si
no hay Padre tampoco hay filiación, ni fraternidad. De ahí
que se decida dentro del mejor acceso a la educación y a
la salud, la reducción de la mortalidad infantil y las medi-
das para elevar la condición de la mujer, si bien “no están
incorporados a los programas de planificación familiar, se
deben dirigir a reducir la natalidad” (ONU, 1992).
96 M. Carmen Mateu

El Lenguaje

Ya Stalin decía que “el medio más poderoso que tienen los
gobiernos para dominar a los pueblos no son las armas, sino los
vocablos”. De las primeras tareas revolucionarias del totalitaris-
mo consiste en cambiar el lenguaje manipulando el sentido de las
palabras. Los objetivos son dos, por una parte, dar una forma de
expresión para las ideas generales y costumbres, y por otro lado,
hacer imposible cualquier otro modo de pensamiento (Orwell,
2000).
Para la Ideología de Género, la construcción del lenguaje se
basa en los dualismos hombre-mujer, masculino-femenino. Para
esta ideología, la historia de la humanidad es la historia de un
patriarcado, que lleva a un mundo sexista, que hay que derri-
bar para construir un nuevo concepto. Por tanto, el trabajo que
hay que llevar a cabo es deconstruir el lenguaje a partir de la
erradicación del sexismo. La verdad es que con la deconstruc-
ción o, lo que es lo mismo, la resignificación se está llevando a
cabo algo que no es perceptible a simple vista: la construcción de
nuevos significados a través de nuevos conceptos y de antiguos,
pero están “purificados”. Por poner un ejemplo, ya no se habla de
maternidad ni paternidad sino de parentalidad. Actualmente, se
está intentando trasladar a la población desde los organismos in-
ternacionales, el concepto de parentalidad positiva, concepto que
ya va llegando a las universidades y en poco tiempo se amoldará a
nuestro lenguaje diario, sino caemos en la cuenta que ya tenemos
conceptos suficientes para determinar ese mismo.
Por tanto, la primera tarea de la deconstrucción es renombrar
los conceptos. Y no podemos olvidarnos del llamado sexismo
lingüístico que se manifiesta claramente en esta ideología, y por
el cual se han creado comisiones de trabajo para en las que eran
Construcción de una nueva sociedad... 97

todas mujeres y feministas con la idea de revisar y cambiar el


lenguaje español. De aquí, vienen algunas modas como el desdo-
blamiento, que es desdoblar la palabra en masculino y femenino
cada vez que se usa. El problema de esta forma de realizar el
cambio en el lenguaje no es válida porque si lo que se pretende es
acabar con las diferencias, esta forma marca cada vez la diferencia
sexual entre hombres y mujeres.
Una última reflexión sobre el lenguaje: “Las palabras son a
menudo en la historia más poderosas que las cosas y los hechos”
(Martin Heidegger).

4. La ONU y su aplicación en España

España se convirtió en el campo de ensayo de esta ideología y


cuyo resultado está suponiendo una verdadera revolución cultu-
ral en nuestro país. Se dice que en España ha supuesto el cambio
de la moral femenina.
Legislativamente en España, el canal de distribución de esta
ideología ha sido la Ley 30/2003, de 13 de octubre, sobre me-
didas para incorporar la valoración del impacto de género en las
disposiciones normativas. A partir de aquí toda la legislación que
se promulgaba debía ser valorada desde la perspectiva de género
y adecuarla a ella si no lo estaba lo suficiente.
Tal y como decía la resolución 50/2003 de la ONU tras la 4ª
Conferencia sobre la Mujer, “La perspectiva de género es indis-
pensable para elaborar la nueva cultura de los derechos huma-
nos”. Y para conseguir su aplicación no hace más falta que el par-
lamento español promulgue determinadas leyes para conseguir el
cambio cultura y revolucionario que vemos estamos viviendo en
nuestro país. Por tanto, las consecuencias inmediatas han sido la
promulgación, entre otras de las siguientes leyes:
98 M. Carmen Mateu

• Ley de matrimonio homosexual, L. 13/2005, de 1 de julio.


• Ley de divorcio exprés, L. 15/2005, de 8 de julio.
• Ley de igualdad de género L.O. 3/2007, de 22 de marzo.
• R.D. 1624/2008, 3 de oct. para el Fomento Políticas de
Género.
• Y, por supuesto, las leyes autonómicas actuales sobre la
transexualidad.

Solo recordar las palabras de Michel Schooyans, en el año


2002, “Fuerzas poderosas ancladas en el inmanentismo antro-
pocéntrico tratan de subvertir el orden natural y social estable-
cido por la ley natural. Son organismos internacionales políticos
y económicos los promotores visibles de esta guerra imperialista
no convencional contra la civilización cristiana, y que persigue
la instauración de un nuevo orden mundial totalitario y unifor-
mador”.
Pero dando un cambio de tercio, recordamos a San Juan Pa-
blo II cuando hablaba de una necesaria “Ecología Humana” para
hacer más digna la existencia del hombre. Nos recordaba el seño-
río del ser humano frente a la creación, explicando que el hom-
bre está prestando más atención a la calidad de vida pues “no sólo
está en juego una ecología ‘física’, sino una ecología ‘humana’
que haga más digna la existencia del ser humano”.
También el Papa Francisco recordó en Laudato Si, que “apren-
der a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus signifi-
cados, es esencial para una verdadera ecología humana. También
la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad
es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el
diferente. … no es sana una actitud que pretenda cancelar la
diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma”.
Si queremos frenar, formarnos y plantar cara a esta ideología
debemos también recordar las palabras del papa Emérito Bene-
Construcción de una nueva sociedad... 99

dicto XVI, “confirmo la necesidad y la urgencia de la formación


evangélica y del acompañamiento pastoral de una nueva gene-
ración de católicos comprometidos en la política, que sean co-
herentes con la fe profesada, que tengan rigor moral, capacidad
de juicio cultural, competencia profesional y pasión de servicio
hacia el bien común” (Discurso a la Asamblea del Consejo Pon-
tificio para los Laicos, 2008).

Bibliografía

A New Ethic for Medicine and Society. (1970). The Western Jour-
nal of Medicine, 113(3), 67-8.
Consejo de Europa. (1995). Equality and democracy: Utopia os
Challenge?, (pág. 135). Palais de l’Europe, Estrasburgo.
Division for the advancement of women. Expert group meeting
on family planning, health and family well-being. (1992).
Gender Perspective in Family Planning Programs. Bangalore,
India: United Nations Population Fund (UNFPA).
Guendel, L. (2007). La política pública y la ciudadanía desde el
enfoque de los derechos humanos: la búsqueda de una nueva
utopía. Costa Rica: UNICEF.
JPII. (1993). Discurso a los científicos en el Centro Ettore Maio-
rana. Documentos Palabra.
Kissinger, H. (1974). Memorandum de Estudio para la Seguridad
Nacional nº 200 (NSSM 200) – “Implicaciones del Crecimien-
to Poblacional Mundial para la Seguridad de Estados Unidos e
Intereses de Ultramar.
Nakajima, H. (1991). Al Consejo Ejecutivo de la OMS en su 87
reunión. Ginebra.
Nakajima, H. (1992). A la 89 reunion del Consejo Ejecutivo de
la OMS. Ginebra.
100 M. Carmen Mateu

Nakajima, H. (17 de 01 de 1996). Entretien avec , par, Geneve,


17-01-96. (M. A. Peeters, Entrevistador)
ONU. (1992). Gender Persepctive in Family Panning Program-
mes., (pág. 423). Viena.
ONU. (1999). Embarazo adolescente. ¿Un problema provocado?
Orwell, G. (2000). 1984. Barcelona: Destino.
Rodríguez, L. (s.f.). Derechos sexuales y reproductivos en el mar-
co de los derechos humanos. Fondo de Población de Naciones
Unidas.
Sanahúja, J. (2003). El desarrollo sustentable. La nueva ética inter-
nacional. Vórtice.
Schooyans, M. (1991). Cita de “Mein Kampf ” en “El Aborto: im-
plicaciones políticas” . Madrid: Rialp.
Trillo-Figueroa, J. (2007). Una revolución silenciosa. La política
sexual del feminismo socialista. España: Libros Libre.
Trillo-Figueroa, J. (2009). La ideología de Género. España: Libros
Libres.
Aspectos teológico-pastorales de la ideología
de género. Redescubrir la belleza del amor
humano

Juan Andrés Talens


Doctor en Sagrada Teología del Matrimonio y la Familia
Decano de la Sección Española del Pontificio Instituto Juan Pablo II

P. Oscar García Mulet


Licenciado en Teología
Director del Colegio Diocesano Santiago Apóstol

1. Nuestro contexto eclesial actual:


conclusión del Año de la Misericordia

Con la clausura del Año de la Misericordia, la Iglesia ha rea-


firmado la vigencia en la actualidad del respeto, la compasión y
la comprensión, que nunca faltarán, ante quien vive la confusión
y el sufrimiento. Hay que proclamar, sin embargo, que la mise-
ricordia se opone a la cobardía o a la desfiguración de la verdad.
Hoy se dice públicamente: “Estima com vulgues” o “No love is
wrong”. Parece que no existe una verdad del amor, cada uno tie-
ne la suya. Pero, decía Benedicto XVI, no puede haber amor hu-
mano sin verdad. Por eso no nos sentimos amenazados sino ur-
gidos a una nueva misión. Aunque las leyes educativas pretendan
recodificar la naturaleza de la persona humana, el matrimonio y
la familia. Aunque las ideologías intenten negar la verdad que el
amor nos revela, seguimos teniendo dos palabras que anunciar al
mundo: misericordia y verdad. En palabras de San Juan Pablo II:
“La única verdad capaz de contrarrestar el mal de estas ideologías
es que Dios es Misericordia, la verdad de Cristo misericordioso”.
(JPII, 2005, pág. 18)
102 Juan Andrés Talens y P. Oscar García Mulet

“Aude sapere”, “¡Atrévete a pensar! –decían los filósofos de


la Ilustración. Aude sapere debe decir hoy la educación católica.
¡Atrevámonos a afrontarlo seriamente! ¿Qué es la AMS o la dis-
foria de género? ¿Cómo se origina? ¿Uno nace así o es una cons-
trucción social? ¿Qué dice la ciencia? ¿Qué dicen las Escrituras?
¿Y el Magisterio? ¿Por qué parece que hay un cambio profundo
en tan solo unos pocos años? ¿Hay intereses detrás? ¿A qué sufri-
miento responde la ideología de género?

2. La respuesta del Magisterio de la Iglesia

En la JMJ de Polonia de este verano, el Papa Francisco dijo


a los obispos: “Estamos viviendo un momento de aniquilación
del hombre como imagen de Dios”, observó el Santo Padre, “de
colonizaciones ideológicas... una de las cuales, lo digo claramente
con nombre y apellido, ¡es el género! Hoy en día a los niños -¡a
los niños!- se les enseña en la escuela que uno puede elegir su
propio sexo”.
A pesar de los intentos descarados de manipulación de su fi-
gura por parte de los medios (sobre todo en España), el Papa
Francisco, a lo largo de los últimos años, ha intervenido reite-
radamente sobre este tema, advirtiendo claramente la posición
de la Iglesia. No se cansa de decirlo: la Iglesia ama a las perso-
nas homosexuales y transexuales que sufren tanto, como ama a
cada hombre; no les juzga. Pero también denuncia sin ambages
la manipulación ideológica y la presión internacional, legislativa,
política y mediática, en las escuelas y con los más débiles.
No es una novedad. Los pontífices anteriores, San Juan Pa-
blo II y Benedicto XVI, se han pronunciado en la misma línea.
Algunos cardenales (el mismo D. Antonio Cañizares) y obispos
también… Hace unas semanas, el portavoz de la Conferencia
Aspectos teológico-pastorales de la ideología de género... 103

Episcopal Española, Gil Tamayo, afirmaba: “La ideología de


género representa una imposición absolutamente contraria al
pensamiento de la Iglesia” (29-09-2016). No estamos ante una
simple teoría, sino ante una “ideología política”, como plantea-
miento excluyente que impone sin consenso leyes, directrices en
sanidad, en educación, en el ámbito internacional, en los medios
de masas… No podemos dejar de hacer notar que precisamente
su afán por dominarlo todo y lo más rápido posible es una prue-
ba palpable de su debilidad. La misma Conferencia Episcopal
en 2012 publicó el documento que sigue vigente: La verdad del
amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de
género y la legislación familiar”, que abordaba estas cuestiones con
detenimiento… Aunque tiene ya algunos años, puede servirnos
como marco de referencia.

3. La antropología adecuada de San Juan Pablo II,


todavía por descubrir

Pero, ¿cuál es esta “colonización ideológica” que dice el Papa


que desfigura la verdad de la persona Humana? El dogma LGT-
BI que se impone es la necesidad de despatologizar todas las for-
mas de intersexualidad. Pretende convencernos de que nuestras
características físicas no determinan lo que somos como hombre
y mujer, y que el género no es más que una “construcción so-
cial”. Nosotros elegimos lo que queremos ser con nuestro cuerpo.
Como dice Benedicto XVI, “las personas ponen en cuestión que
tienen una naturaleza dada por su identidad corporal” (Benedic-
to XVI, 2012) que le define como ser humano. Pero las Escritu-
ras enseñan que estas diferencias sexuales son queridas por Dios
desde el principio (Gn 1, 26-27). Como dice la ciencia. Y que
nos acompañan toda la vida. La complementariedad del hombre
104 Juan Andrés Talens y P. Oscar García Mulet

y la mujer, ordenada a la procreación, en la que el padre y la ma-


dre colaboran con Dios en la aparición de una nueva persona, es
un dato insoslayable (Davies, 2016).
El rechazo del cuerpo no puede ser sino rechazo del Creador y
de la vida como vocación. Ya San Juan Pablo II nos advirtió que,
frente al relativismo cultural y el constructivismo ético, la corpo-
ralidad humana es una guía providencial para el mundo de hoy1.
¿Qué nos revela el cuerpo sexuado? En la Biblia leemos que
el cuerpo no está destinado a la aniquilación, como afirmaba el
pensamiento griego, sino, por el contrario, según la tradición bí-
blica (Ez 37, 10; 2 M 7,9), está llamado a la vida (Rm 8, 13;
2Co 4, 10), por la Resurrección (Rm 8, 11), a imagen del cuerpo
resucitado de Cristo (Flp 3, 21). El cuerpo tiene un valor, está
habitado por el Espíritu Santo (1Co 6, 15-20), es templo suyo,
que lo forma para una vida nueva en justicia y santidad.
La antropología cristiana ha visto desde siempre que la per-
sona es una totalidad unificada de cuerpo y alma. Creemos en la
resurrección de la carne. No estamos hechos para la muerte. La
masculinidad/feminidad (condición sexuada) es inseparable de la
persona. No es un simple atributo sino un constitutivo esencial.
Es su modo de ser, corresponde al núcleo íntimo de la persona y
afecta a todas sus dimensiones corporales y espirituales. Afecta y
revela la vocación radical de la persona al amor. Por ello pervive
la identidad sexual, varón o mujer, en el cielo. Como dice el
Catecismo, corresponde “a cada uno, hombre y mujer, reconocer
y aceptar su identidad sexual. La diferencia y la complementarie-
dad físicas, morales y espirituales, están orientadas a los bienes

1
El Espíritu Santo suscitó a San Juan Pablo II, cada miércoles durante
más de cuatro años (de 1979 a 1984) una serie de 130 catequesis, llamada
“Teología del Cuerpo”, una “antropología adecuada”, que nos devuelve al
principio, a la raíz del amor humano.
Aspectos teológico-pastorales de la ideología de género... 105

del matrimonio y al desarrollo de la vida familiar” (Catecismo


de la Iglesia Católica, 1992, n. 2333; Compendio de la Doctrina
Social de la Iglesia, 2006, n. 224). Y recuerda, citando a Conci-
lio Vaticano II (Constitución Pastoral Gaudium et Spes 14,1):
“El hombre no puede despreciar su vida corporal. Más bien está
obligado a considerar su cuerpo como bueno y a honrarlo, pues
Dios lo ha creado y lo resucitará el último día” (Catecismo de la
Iglesia Católica, 1992, n. 364).

4. La maduración integral de la masculinidad


y la feminidad, el reto fundamental

¿Qué hace la Iglesia, el cristiano, con un niño que vive dis-


foria de género, que tiene confusión en su identidad, que vive
complejos, inmadureces en su personalidad? Dice San Pablo a
la comunidad perseguida de Roma: “No te dejes vencer por el
mal; antes bien, vence al mal con el bien” (Rm 12, 21). Es cierto
que puede aparecer el miedo, nos amenaza la presión social, ser
señalados, ponerse en peligro nuestro puesto de trabajo o las sub-
venciones, el concierto educativo de los colegios, etc.
Pero la Iglesia mira a los ojos al niño. “Lo que hicisteis a uno
de estos, mis hermanos más pequeños, a Mí me lo hicisteis” (Mt
25, 40). Es nuestra hora, nuestra oportunidad. Ni un paterna-
lismo ingenuo ni un desentenderse hipócrita. No quiere mirar
a otro lado. Como el buen samaritano, Jesús viene a curar sus
heridas con aceite, ungirlas con el vino, el vino de su amor. Sí,
se debe acompañar a los niños y jóvenes, también a sus padres,
tantas veces solos y desorientados. No los abandona a su suerte,
ante el temor a perder nuestras prebendas. ¿Somos buenos pasto-
res, o somos, en cambio, unos mercenarios? ¿Somos educadores,
o somos meros asalariados? Porque lo que se juega es muy serio.
106 Juan Andrés Talens y P. Oscar García Mulet

Detrás de cada rostro hay heridas emocionales, una historia


que le marca. El Papa Francisco nos urge a la pastoral de la mi-
sericordia, a un “respetuoso” acompañamiento (Papa Francisco,
Amoris Laetitia, n. 250) que le ayude eficazmente a crecer en su
masculinidad y feminidad. Detrás de un niño o una niña con
atracción al mismo sexo, detrás de su soledad, complejos, mie-
dos, inseguridades… hay siempre un porqué, una raíz. ¿Qué cau-
sas encontramos? El ambiente familiar, una mala relación con el
padre (por ausencia o por autoritarismo), o la sobreprotección
materna, traumas (abuso, violencia…), etiquetación social o es-
colar, dificultades de integración con los compañeros y amigos,
un carácter sensible e introspectivo…
¿Cómo ayudar al niño a aceptar su propio cuerpo, como dice
el Papa Francisco en Amoris Laetitia, en su feminidad o mascu-
linidad, tal y cómo es? (Papa Francisco, Amoris Laetitia, n. 285)
Hay esperanza. En el seno de la Iglesia y fuera de ella hay
experiencias punteras, que desde hace años ayudan a acompañar
en la herida y a ayudar eficazmente a conocer y desarrollar su
identidad genética masculina o femenina. Tenemos testimonios
de maduración integral lograda.
Como conclusión, hacemos presente el pasaje de Jesús, cuan-
do, entrando en Jerusalén, y en medio de la gente que cantaba y
bendecía llena de alegría, algunos fariseos le dijeron: “Maestro,
reprende a tus discípulos”. A lo que él contestó: “Os digo que,
si estos callan, gritarán las piedras” (Lc 19, 39-40). No podemos
callar. Necesitamos implicarnos. Es un trabajo que implica a la
persona, a su familia, su ambiente, a los educadores, a la Iglesia
y a la sociedad.
Es la hora de los padres. Es la hora de la formación y de la
atención a las personas. Pero también de la respuesta organizada
ante los abusos de los legisladores, desde las familias y la sociedad
Aspectos teológico-pastorales de la ideología de género... 107

civil. “Sed astutos como serpientes y mansos como palomas” (Mt


10, 16).
No tenemos miedo. Ante nosotros aparece una oportunidad
providencial de mostrar la misericordia y la verdad. Como dijera
Madre Teresa de Calcuta, ahora santa, en aquel histórico discurso
en Washington en 1994: “Si alguno no quiere un hijo, dénme-
lo, yo sí lo quiero (Madre Teresa de Calcuta, 1994). Si tenéis
un pequeño confuso en su identidad y os supone un problema,
¡enviádnoslo a nosotros!, que sí lo queremos. “Porque no es vo-
luntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno
de estos pequeños” (Mt 18, 14).

Referencias

Benedicto XVI. (12 de 12 de 2012). Discurso a la Curia Roma-


na. Roma.
Catecismo de la Iglesia Católica. (1992). Madrid: Asociación de
Editores del Catecismo.
Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. (26 de 05 de
2006). Pontificio Consejo “Justicia y Paz”.
Constitución Pastoral Gaudium et Spes 14,1. (1965). Constitu-
ción Pastoral Gaudium et Spes.
Davies, M. O. (29 de 09 de 2016). Sobre la verdad de la persona
humana. Carta a los educadores.
JPII. (2005 ). Memoria e Identidad. Madrid: La esfera de los li-
bros.
Madre Teresa de Calcuta. (3 de 2 de 1994). Intervención en el
Desayuno de Oración Nacional. Washington D.C.
Papa Francisco, Amoris Laetitia. (2016).
Aspectos filosófico-jurídicos de las nuevas
manifestaciones de la ideología de género
en la legislación española

Ginés Marco
Decano de la Facultad de Filosofía
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

1. Una conexión teórica necesaria

El filósofo escocés Alasdair MacIntyre, artífice de la rehabi-


litación de la Filosofía Moral y Política en el conjunto de los
saberes –no sólo desde un plano teórico, sino también a lo que
atañe a su interrelación con la vida práctica de las personas e
instituciones–, señaló en su conocida y emblemática obra After
virtue (1981), traducida al castellano como Tras la virtud (2001),
una afirmación lo suficientemente taxativa como para prestarle
la debida atención. Me estoy refiriendo a la siguiente tesis: los
problemas con los que trata la filosofía académica (aun a pesar
del escepticismo en torno a este punto por parte de quienes se
dedican a esta profesión) y los problemas que con posterioridad
aparecen en la vida práctica son los mismos. Y, lo que es más,
según MacIntyre, “no podemos entender, ni menos resolver, un
tipo de problemas sin entender el otro” (MacIntyre, 2001, pág.
56). De tal modo que cabe apreciar una correlación positiva
entre las ideas sustentadas por la filosofía académica y la vida
socio-política desarrolladas por quienes participan en los desti-
110 Ginés Marco

nos de la cosa pública. La primera dejaría de concebirse como


una actividad marginal y especializada, mientras que la segunda
dejaría de verse como radicalmente desconectada de las teorías
filosóficas de la sociedad para pasar a convertirse en un ámbito
preferente de traslación de los fundamentos –que sólo la filosofía
académica puede proporcionar– a la vida cotidiana.
Pues bien, esa tesis la voy a hacer propia, tomando como bo-
tón de muestra la ideología de género y sus derivaciones poste-
riores, como la proyectada “Ley integral del reconocimiento del
derecho a la identidad y expresión de género en la Comunidad
Valenciana”, que –cuando se escriben estas páginas– acaba de ser
enviada por el Consell de la Generalitat Valenciana a las Cortes
Valencianas para su aprobación posterior1.
En efecto, lo que podríamos denominar “postfeminismo de
género”2, no deja de ser el resultado de complejas elaboraciones
de carácter interdisciplinar, entre las que se incluyen contribu-
ciones procedentes de la filosofía, de la sociología, de la antro-
pología social y cultural, etc. Cabría destacar en este punto para
validar la tesis de MacIntyre las aportaciones del existencialismo
de Sartre –en cuya base hay una limitada concepción de la liber-
tad–, el pansexualismo de la izquierda freudiana, la oposición a

1
Con anterioridad, lo que era todavía un anteproyecto legislativo ha-
bía pasado el trámite previsto de recabar el dictamen preceptivo pero no
vinculante del Consejo Jurídico Consultivo, que había planteado toda una
serie de enmiendas que sólo han sido atendidas en muy pequeña medida.
Así se hizo público por la vicepresidenta del Gobierno Valenciano Mónica
Oltra en la rueda de prensa del pasado viernes 21 de octubre, posterior a
las deliberaciones del Consell.
2
Muy lejano queda el feminismo de la igualdad que en sus orígenes
giraba en torno a la obra de Simone de Beauvoir El Segundo Sexo, y que
buscaba alcanzar la abolición del sistema patriarcal y la igualdad radical
entre varón y mujer.
Aspectos filosófico-jurídicos de las nuevas manifestaciones... 111

la institución familiar en el marxismo de Engels, el debate natu-


raleza-cultura desarrollado en el seno de la antropología cultural
y que sostiene el debate sexo-género, el evolucionismo –en el
que se inspira la teoría del “cyborg”–, el deconstruccionismo de
Derrida y Foucault, el hedonismo, la crítica a toda autoridad
establecida propia del Mayo del 68. Pero hay una teoría –además
de las anteriores– más reciente en el tiempo y con correlación
positiva más directa. Me estoy refiriendo a la teoría de la filósofa
política Iris-Marion Young acerca de “la Política de la Diferencia
de Grupo” (Young, 1995, págs. 175-207). En esta contribución,
Young defiende que la democracia propia de la postmodernidad
debe alejarse del ideal de la ciudadanía universal y, por tanto,
debe dejar de legislar para una mayoría indiferenciada. En todo
caso, debe ocuparse de atender a minorías relevantes3 que, a cor-
to y a medio plazo, pueden acabar proporcionando el necesario
sustento electoral para los partidos políticos proponentes de las
mismas.

2. Descendiendo al detalle de la proyectada regulación


legal de la identidad de género en la Comunidad
Valenciana

A mi juicio, en el caso de la proyectada “Ley integral del re-


conocimiento del derecho a la identidad y expresión de género
en la Comunidad Valenciana”, las influencias de las anteriores

3
Como de manera expresa señala Young, “[…] In the United States
today at least the following groups are oppressed […]: women, blacks,
Native Americans, Chicanos, Puerto Ricans and other Spanish-speaking
Americans, Asian Americans, gay men, lesbians, working class people,
poor people, old people, and mentally and physically disabled people”.
(Young, 1995, pág. 188).
112 Ginés Marco

teorías en los redactores del proyecto legislativo autonómico no


pueden ser más evidentes. Y ¿cuáles son las consecuencias? Me
atrevería a señalar esquemáticamente las siguientes consideracio-
nes, siguiendo las aportaciones de la profesora Ángela Aparisi
(2011):

• La defensa de una absoluta igualdad (identidad), entre va-


rón y mujer, negando cualquier diferencia entre ambos y
pudiendo escoger a lo largo de la vida la opción de ser
varón o la opción de ser mujer.
• El reconocimiento social y jurídico de los denominados
“nuevos derechos humanos”, entre los que se encuentran
los derechos sexuales y reproductivos que permitirán el
cambio de sexo sin acreditar patología alguna, como se
empeña en resaltar la exposición de motivos del proyecto
de ley de identidad de género, que en este punto se separa
de la legislación registral nacional.
• El sexo como dato biológico llega a resultar absolutamente
intrascendente para la identidad y el desarrollo de la per-
sonalidad humana. Por ello, frente al tradicional modelo
varón-mujer, se propone una multiplicación de géneros,
social e individualmente construidos4. Los conocidos has-
ta el momento son: femenino heterosexual, masculino
heterosexual, homosexual, lésbico, bisexual y transexual.

4
Como sostiene Ángela Aparisi, “la categoría de género está enclavada
en el discurso antropológico, social, político y legal contemporáneo. Se ha
integrado en el lenguaje académico, en las normas jurídicas y, fundamen-
talmente, desde 1995, en muchos programas y documentos de las Nacio-
nes Unidas. Se trata de un término polisémico que, desde antiguo, ha de-
signado la diferencia biológica de los sexos […]”. (Aparisi, 2011, pág. 19).
Aspectos filosófico-jurídicos de las nuevas manifestaciones... 113

• La familia constituida por un varón y una mujer que se


unen en matrimonio queda deslegitimada jurídicamen-
te hablando, atendiendo a dos razones: por una parte, la
irrupción efectiva de una pluralidad de modelos y opcio-
nes de familia; y, por otra parte, las dudas que se ciernen
sobre la institución familiar, sospechosa de desarrollar una
violencia en su seno en caso de conflicto entre padres e hi-
jos menores que quieran cambiar de sexo. En esos casos, la
fiscalía de menores abriría diligencias informativas contra
la familia en cuestión.
• El carácter punitivo de la ley proyectada se pone de mani-
fiesto en que quienes se interpongan en la manifestación
pública del fenómeno “trans” en cualquier ámbito, parti-
cularmente el educativo, serán acreedores a sanciones en
virtud de la discriminación generada, pudiendo ir desde
una multa de 200 a 3.000 € en los casos de los delitos
tipificados como leves a la exclusión temporal de la acti-
vidad profesional con el consiguiente pago de multa que
superará los 20.000 € en los casos de los delitos tipificados
como muy graves.
• Los directores de centros educativos y los docentes quedan
en una situación de especial vulnerabilidad a la hora de
demostrar que no incurren en discriminación alguna con
el colectivo trans, en virtud de la inversión de la carga de
la prueba que contempla esta ley proyectada.
• Los padres de familia poseen un menoscabo en el derecho
fundamental del que son titulares, en virtud del art. 27.3
de la Constitución Española, a que sus hijos reciban una
educación moral y religiosa acorde con sus convicciones.
114 Ginés Marco

3. Implicaciones sociales en la proyectada ley de


identidad de género de la Comunidad Valenciana

Sin ánimo de ser exhaustivos, podríamos delimitar las si-


guientes implicaciones sociales que arrastra el proyecto legislati-
vo valenciano sobre identidad de género:

• Las relaciones sociales e interpersonales se explican desde


el conflicto y no desde la confianza al tomar como pretexto
que quienes interactúan con las personas transexuales, en
especial, cuando éstas son menores de edad, les han venido
sometiendo a las más variadas discriminaciones, como reza
la exposición de motivos del proyecto legislativo. Contra
la presumible reincidencia en tales discriminaciones emer-
ge una de las motivaciones de este proyecto legislativo.
• El derecho al libre desarrollo de la personalidad del menor
transexual es un derecho absoluto, susceptible de ser invo-
cado “erga omnes”, esto es, “frente a todos”.
• La promoción de una visión despatologizada de la tran-
sexualidad contribuye a favorecer el ideal de la diversidad
social y, por ende, un subjetivismo radical.

La ideologización que sostiene los presupuestos anteriores es


evidente. Y ante toda ideología, por apelar a la totalidad, se re-
comienda –como hace el profesor Spaemann– cautela y descon-
fianza. La razón de esto último se halla en que “quien piensa así
no puede arriesgar de ninguna manera el fallar en su objetivo, no
puede hacerse vulnerable” (Spaemann, Confianza, 2005).
Aspectos filosófico-jurídicos de las nuevas manifestaciones... 115

4. Hacia un retroceso en los derechos fundamentales

En lo que atañe a los derechos fundamentales en liza, me per-


mito señalar algunas diatribas a su normal ejercicio y disfrute:

• El derecho fundamental que asiste a los padres de dar a


sus hijos la formación moral que esté de acuerdo con sus
convicciones que está garantizado en el artículo 27.3 de la
Constitución Española queda neutralizado si el proyecto
legislativo valenciano de identidad sexual se convierte en
ley.
• El derecho a la libertad ideológica, reconocido por el ar-
tículo 16.1 de la Constitución Española queda en una si-
tuación comprometida, si los poderes públicos fiscalizan
cualesquiera opiniones que se expresen en cualquier ámbi-
to profesional y en los medios de comunicación.
• El derecho a libertad de cátedra, que se consagra en el ar-
tículo 20.1.c) de la Constitución Española y del que son
titulares todos los docentes, cualquiera que sea el nivel
educativo en que desarrollen sus funciones, queda amena-
zado en virtud de la imposición de una perspectiva deter-
minada (en este caso, la de género) en todos los niveles de
la enseñanza.
• El derecho a la autonomía universitaria, consagrado en
el artículo 27.10 de la Constitución Española, queda en
entredicho, en la medida en que las universidades valen-
cianas quedarán obligadas a promover acciones informa-
tivas, divulgativas y formativas en torno a la identidad de
género, y la diversidad sexual y familiar en todas sus ma-
nifestaciones.
116 Ginés Marco

5. De la reflexión a la acción

Ante un escenario como el descrito nos podemos preguntar,


¿qué podemos hacer? La respuesta a esta cuestión, sin pretensio-
nes de exhaustividad, nos lleva a apostar por las siguientes reco-
mendaciones:
• Adquirir una formación sólida, que nos lleve a calibrar los
riesgos a los que nos conducen aquellos planteamientos
ideológicos en los que prima un subjetivismo radical, en
detrimento de la cooperación y la cohesión social.
• Contribuir a aliviar el sufrimiento que puede estar pade-
ciendo la persona transexual, en particular, el menor que
se plantea afrontar una cirugía de cambio de sexo. En esos
casos considero que más que “actuar”, se precisa “acom-
pañar”.
• Constituir plataformas de asociaciones portadoras de la
personalidad jurídica que les permita intervenir en el tráfi-
co jurídico y así defender los derechos fundamentales que
pudieran quedar vulnerados con la entrada en vigor de los
eufemísticamente denominados “nuevos derechos huma-
nos”.
• Participar activamente en los destinos de nuestra comuni-
dad política, exigiendo a nuestros representantes electos el
respeto a la dignidad humana y a la libertad ideológica en
el ejercicio de todas sus políticas.

6. Referencias bibliográficas

Aparisi, Á. (2011). Persona y género: ideología y realidad. En Á.


Aparisi, Persona y Género (págs. 19-36). Cizur Menor: Aran-
zadi Thomson Reuters.
Aspectos filosófico-jurídicos de las nuevas manifestaciones... 117

MacIntyre, A. (2001). Tras la virtud. Barcelona: Crítica.


Spaemann, R. (2005). Confianza. Empresa y Humanismo , IX,
131-148.
Young, I. (1995). “Polity and Group Difference: a critique of the
ideal of universal citizenship”, en Beiner, R. (ed.): Theorizing
citizenship. Albany: State University of New York Press.
Comentarios finales

Justo Aznar y Julio Tudela

1. Fundamentación

1.1. Esta ley tiene como principal objetivo educar a los ni-
ños, adolescentes y jóvenes de nuestra Comunidad Valenciana de
acuerdo con la ideología de género.
1.2 Los padres deben conocer esta ley para defender sus dere-
chos a la educación de sus hijos.

2. Aspectos científicos

2.1. El sexo biológico es constitutivo del ser humano, está


codificado genéticamente, no admite redefinición y afecta al de-
sarrollo y constitución de todas sus características biológicas. Los
intentos de reasignación de sexo no hacen más que modificar los
caracteres anatómicos u hormonales, pero no el sustrato genético
que codifica la masculinidad o femineidad. Consecuentemente
el sexo biológico que se tiene en el nacimiento se mantiene in-
mutable durante toda la vida.
120 Justo Aznar y Julio Tudela

2.2. El sexo psicológico corresponde a la percepción íntima


de la propia realidad sexuada, y está influenciado por factores so-
ciales, culturales, y educacionales, que configuran la realidad del
género de cada individuo. Es educable y, por tanto, modificable.
2.3. La “disforia” de género, que consiste en la no aceptación
por parte del transexual de su sexo biológico, puede deberse a
múltiples causas, ambientales u orgánicas, y cuando se manifiesta
en la niñez o pubertad, revierte espontáneamente en más del 80
% de casos en varones y del 90 % en mujeres.
2.4. Esta ley propugna la reasignación de sexo en los niños
que sufren disforia de género, tanto a través de tratamientos qui-
rúrgicos como hormonales.
2.5. Las intervenciones de reasignación de sexo no han de-
mostrado ser eficaces en la remisión de la “disforia” de sexo en la
mayoría de los casos en que se practica, y puede resultar especial-
mente perniciosa cuando es practicada antes de o en la pubertad,
por las razones expuestas en el punto anterior. El seguimiento de
grandes grupos de pacientes a los que se les ha practicado, revela
en muchos de ellos el agravamiento de algunos de los síntomas
preexistentes y la aparición de otros, lo cual cuestiona seriamente
su idoneidad e indicación.
2.6. Consecuentemente a todo lo anteriormente expuesto, se
alerta a los padres a que valoren si sus hijos deben ser sometidos
o no a la reasignación de sexo hormonal o quirúrgica.

3. Aspectos antropológicos

3.1. El ser humano no “tiene un sexo” sino que “es sexuado”.


Su sexo es constitutivo de su persona y no una característica se-
cundaria que pueda modificarse sin afectar a la identidad perso-
nal.
Comentarios finales 121

3.2. La sexualidad binaria, masculina y femenina, tiene como


fin la complementación de cada uno de los sexos con el opuesto,
especialmente dirigida a la donación íntima y la transmisión de
la vida.
3.3. El género, aun teniendo una fuerte dependencia cultural,
no es independiente del sexo biológico, sino, más bien, la modu-
lación, en la conducta de cada individuo, que ejercen la cultura,
la educación o los factores sociales. Género y sexo biológico son
interdependientes y, aunque modulados de distinta manera, no
deberían ser contradictorios en condiciones normales.
3.4. Las teorías que propugnan la independencia de sexo y
género, así como el carácter cambiante de éste, se basan en la
autodeterminación personal llevada a posiciones extremas, hasta
contravenir la realidad biológica recibida y no escogida por cada
ser humano, erradicando la realidad complementaria y fecunda
que definen a la sexualidad humana.

4. Aspectos legales

4.1. El Proyecto de Ley sobre identidad sexual, asume ple-


namente la ideología de género, la promueve decididamente
en todos los ámbitos y la impone en algunos de ellos, como
el escolar, forzando a mostrar información sesgada o errónea y
persiguiendo legalmente cualquier manifestación de opinión o
educativa fundamentada en otra antropología, como la cristiana,
que partiendo del respeto a todas las personas, su dignidad y sus
derechos, considera la sexualidad como una cualidad inherente
a su ser personal, no mutable ni reformulable. Esta imposición
ideológica supone un atentado contra la libertad de educación,
de pensamiento y de expresión tanto de las familias como de los
centros educativos.
122 Justo Aznar y Julio Tudela

4.2. El mencionado Proyecto de Ley va más allá de sus pro-


pias competencias en algunos de sus aspectos, como ha informa-
do el “Consell Juridic Consultiu de la Comunitat Valenciana”
en su preceptivo informe, y promueve intervenciones médicas
de reasignación de sexo en circunstancias en las que no exista
evidencia médica de su eficacia.
4.3. Los derechos de las personas con “disforia de género”,
incluidos los referidos a la modificación de su identidad legal,
ya son amparados por la legislación vigente, por lo que parte del
articulado del presente Proyecto relacionado con la defensa de
estos derechos resulta innecesario.

5. Aspectos educativos

5.1. La aplicación de esta ley afecta al régimen organizativo y


docente de los centros educativos y especialmente a los conteni-
dos éticos, antropológicos y sociológicos sobre los que se sustenta
todo el modelo educativo.
5.2. Propugna la integración de la ideología de género en el
proyecto educativo de los centros.
5.3. Insta a promover a la obligatoriedad del uso de un len-
guaje acorde con la ideología de género en todo el material edu-
cativo.
5.4. Exige garantizar el acceso de los alumnos a vestuarios y
áreas de aseo de acuerdo a su identidad de género.
5.5. Sancionará a los centros educativos en caso de la vulne-
ración de esta ley.
5.6. Propugna favorecer el desarrollo de programas educati-
vos y de formación del profesorado en todo lo que atañe a los ob-
jetivos de esta ley adecuando los medios necesarios económicos
y materiales para ello.
Comentarios finales 123

6. Aspectos teológicos

6.1. De acuerdo con lo propuesto por el Papa Francisco hay


que dejar constancia de que la Iglesia ama a las personas homo-
sexuales y transexuales, como ama a cada hombre, pero denuncia
sin ambages la manipulación ideológica y la presión internacio-
nal, legislativa, política y mediática en las escuelas y con los más
débiles.
6.2. Según la Conferencia Episcopal Española la ideología
de género representa una imposición absolutamente contraria al
pensamiento de la Iglesia; no se está ante una simple teoría, sino
ante una ideología política que impone sin consenso leyes no
acordes con el humanismo cristiano.
6.3. Como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, corres-
ponde a cada uno, varón y mujer, reconocer y aceptar su iden-
tidad sexual. Las diferencias y las complementariedades físicas,
psicológicas, morales y espirituales, están orientadas a los bienes
del matrimonio y al desarrollo de la vida familiar.
6.4. El Papa Francisco nos urge a vivir la Pastoral de la Mise-
ricordia, que supone un respetuoso acompañamiento que ayude
a crecer eficazmente en la masculinidad y feminidad. En el caso
de la transexualidad se da ante nosotros una providencial ocasión
de mostrar la misericordia y la verdad.

7. ¿Cómo actuar?

Ante un escenario como el descrito nos podemos preguntar,


¿qué podemos hacer? La respuesta a esta cuestión, sin pretensio-
nes de exhaustividad, nos lleva a apostar por las siguientes reco-
mendaciones:
124 Justo Aznar y Julio Tudela

• Adquirir una formación sólida, que nos lleve a calibrar los


riesgos a los que nos conducen aquellos planteamientos
ideológicos en los que prima un subjetivismo radical, en
detrimento de la cooperación y la cohesión social.
• Contribuir a aliviar el sufrimiento que puede estar pade-
ciendo la persona transexual, en particular, el menor que
se plantea afrontar una cirugía de cambio de sexo. En esos
casos más que “actuar”, se precisa “acompañar”.
• Constituir plataformas de asociaciones con personalidad
jurídica que les permita intervenir en el tráfico jurídico
y así defender los derechos fundamentales que pudieran
quedar vulnerados con la entrada en vigor de los eufemís-
ticamente denominados “nuevos derechos humanos”.
• Participar activamente en los destinos de nuestra comuni-
dad política, exigiendo a nuestros representantes electos el
respeto a la dignidad humana y a la libertad ideológica en
el ejercicio de todas sus políticas.
Ley integral del reconocimiento del derecho
a la identidad y expresión de género
en la Comunitat Valenciana

Proyecto de ley --/2016, de -- de --, de la Generalitat


Valenciana, integral del reconocimiento del derecho
a la identidad y expresión de género en la Comunitat
Valenciana

Exposición de motivos.

Disposición derogatoria única. Disposición final primera

Desarrollo reglamentario.

Disposición final segunda

Entrada en vigor.

Exposición de motivos

La identidad de género es la vivencia interna e individual


del género tal como cada persona la siente. Esta circunstancia
personal puede corresponder o no con el sexo asignado en el
126 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

nacimiento, consistente en la apreciación visual de los órganos


genitales externos. La existencia de personas trans, cuya identi-
dad de género sentida no corresponde con la que le asignaron al
nacer, está presente en todas las culturas de la humanidad y en
todo tiempo histórico.
Las respuestas que las distintas sociedades han dado a esta
realidad han sido muy diversas a lo largo del tiempo y en las
distintas geografías del mundo. Algunas han aceptado en su seno
una realidad de género no estrictamente binaria, y han articula-
do mecanismos sociales y leyes que promueven su integración.
Otras, por desgracia, han manifestado diversos grados de rechazo
y represión de las expresiones de identidad de género, provocan-
do graves violaciones de derechos humanos de las personas trans.
Éste es el caso de nuestra sociedad, lo cual nos lleva a la necesidad
de crear un marco normativo que reconozca el derecho a la iden-
tidad de género y a la libre expresión del género sentido como
un derecho humano fundamental, y dotarlo de las herramientas
adecuadas para hacerlo efectivo.
El proceso de reconocimiento de la diversidad de la identidad
de género en la sociedad occidental sigue un camino imparable,
pero todavía está lejos de concluir. Las personas trans, homo-
sexuales y bisexuales fueron proscritas como transgresión desde
la norma religiosa durante siglos. De hecho, el Dietari de Alfons
el Magnànim relata la cruel ejecución de Margarida Borràs (co-
nocida como Miquel) el 28 de julio de 1460, siendo previamente
presa y torturada por comportarse y vestirse como una mujer, en
el que es el primer caso de transfobia institucional documentada
en Valencia.
Al igual que pasó con la homosexualidad, en el siglo XX la
transexualidad comenzó a tratarse desde el ámbito médico, con-
siderándose como un trastorno de disforia de género, y califi-
cando a las personas trans como afectadas por una enfermedad
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 127

mental. Pero esto no evitó que la persecución legal continuara


hasta hace bien poco, pues fueron muchas las personas trans en-
carceladas primero por la Ley de Vagos y Maleantes, con su mo-
dificación de 1954, y a partir de 1970 por la Ley de Peligrosidad
y Rehabilitación Social, hasta su derogación en 1976. A pesar
de esta historia de persecución, las personas trans, especialmente
las mujeres, han sido siempre la vanguardia en la defensa de la
dignidad y derechos de todo el colectivo de lesbianas, gais, trans,
bisexuales e intersexuales (LGTBI), como lo demuestra su parti-
cipación destacada en los disturbios de Stonewall en Nueva York
(1969), considerados el inicio del movimiento LGTBI moderno,
y en la primera línea de la primera manifestación del Orgullo
LGTBI que tuvo lugar en España en 1977 en Barcelona.
Durante cerca de setenta años, la transexualidad ha figura-
do como enfermedad en los principales manuales de diagnós-
tico y en las principales clasificaciones de enfermedades, como
la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-IO) de la
Organización Mundial de la Salud o el Manual de diagnóstico
de enfermedades psiquiátricas DSM-R de la American Psychia-
tric Association (APA), bajo los calificativos de “trastorno de la
identidad sexual” o “desorden de la identidad de género” cuyo
diagnóstico médico asociado es la “disforia de género”. Al igual
que con la homosexualidad, ha hecho falta un largo camino para
que autoridades médicas, asociaciones científicas y profesionales
reconsideraran esta clasificación médica en sus bases científicas,
valoraran los componentes de prejuicio que la componen y el
efecto estigmatizador de dichas clasificaciones. En 2009 surge la
red por la despatologización de la transexualidad a nivel mun-
dial, con el objetivo de la retirada del “trastorno de identidad
de género” de los catálogos diagnósticos del DSM-IV y CIE-
10. Este movimiento ha conseguido que recientemente la propia
APA haya retirado su diagnóstico de trastorno de la identidad de
128 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

género, aunque todavía son muchas las voces que abogan en los
terrenos científicos y sociales por la definitiva despatologización
de la transexualidad y por la consideración de la misma como
una más de las manifestaciones de la diversidad sexual del ser
humano, ya que aunque la APA lo haya retirado como trastorno
de identidad de género, éste sigue permaneciendo en el mismo
manual de trastornos con el epígrafe “disforia de género”.
En este proceso de reconocimiento, se han dado ya muchos
pasos en diferentes ámbitos: global, europeo, estatal, autonómico
y local, al convertir el tratamiento de la identidad de género en
una cuestión de Derechos Humanos.
Las normas internacionales sobre derechos humanos consa-
gran como principios básicos la igualdad y la no discriminación.
El artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos
(1948) establece la afirmación inequívoca de que “todos los se-
res humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. El
artículo 2 de la misma Declaración afirma posteriormente que,
“toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados
en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo,
idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, ori-
gen nacional o social, posición económica, nacimiento o cual-
quier otra condición”. Mandato que la propia ONU ha declara-
do, en la Resolución 17/19 del Consejo de Derechos Humanos
del año 2011, que implica el derecho a la igualdad de trato ante
la ley y el derecho a ser protegido contra la discriminación por di-
versos motivos, entre ellos la orientación sexual y la identidad de
género. Su aprobación abrió el camino al primer informe oficial
sobre ese tema, preparado por la Oficina del Alto Comisiona-
do de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, deno-
minado “Leyes y prácticas discriminatorias y actos de violencia
cometidos contra personas por su orientación sexual e identidad
de género” (2011), y al más reciente informe “Nacidos libres e
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 129

iguales: Orientación sexual e identidad de género en las normas


internacionales de derechos humanos” (2012).
También en el ámbito de las normas internacionales y tenien-
do en cuenta la especial relevancia del principio de no discrimi-
nación y el derecho a la identidad propia durante los periodos
etarios clave que son la infancia y la adolescencia, la Convención
Sobre los Derechos de la Infancia (CDN) de 1989 ofrece una
fundamentación específica de los derechos humanos para las per-
sonas menores de edad.
La CDN establece la no discriminación como derecho fun-
damental de las personas menores de edad en su artículo 2: “sin
distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el
sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole,
el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los
impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición
del niño, de sus padres o de sus representantes legales”. La no
discriminación es además principio rector de la CDN. En su ar-
tículo 8, establece que los estados “respetarán el derecho del niño
a preservar su identidad, [...] y a prestar asistencia y protección
apropiadas” cuando sea privado ilegalmente de algunos de los
elementos de su identidad. En su artículo 12 establece que se
debe garantizar el derecho de las personas de menos de 18 años
“de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afec-
tan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del
niño, en función de la edad y madurez del niño” y la obligación
de dar “la oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento
judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente
o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en
consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacio-
nal”.
En el ámbito europeo, la Carta de Derechos Fundamentales
de la Unión Europea (2000) establece que “la Unión está fun-
130 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

dada sobre los valores indivisibles y universales de la dignidad


humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad”. Y prohíbe de
forma expresa en el artículo 21 “toda discriminación”, y en parti-
cular la ejercida “por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o
sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones,
opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una
minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u
orientación sexual”.
Sobre esta base, la Unión Europea ha construido un sólido
cuerpo de normas y resoluciones dirigido a garantizar la libre ma-
nifestación de la identidad de género de las personas sin discrimi-
nación. Entre dichos elementos normativos podemos señalar de
manera no exhaustiva las resoluciones del Parlamento Europeo
de 12 de septiembre de 1989, de 8 de febrero de 1994, de 18 de
enero de 2006, de 24 de mayo de 2012, de 24 de junio de 2013,
y de 4 de febrero de 2014, todas ellas relativas a la igualdad de de-
rechos de las personas trans o los efectos colaterales de Directivas
como la 2000/78/CE, del Consejo, relativa al establecimiento
de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la
ocupación. Es necesario mencionar por su pertinencia al caso
las Directrices para promover y proteger el disfrute de todos los
derechos humanos por las personas LGBTI, aprobadas por el
Consejo de la Unión Europea el 24 de junio de 2013 o los in-
formes de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión
Europea sobre la homofobia, transfobia y discriminación por ra-
zón de orientación sexual e identidad de género de los años 2010
y 2014. El Tribunal Europeo de Derechos humanos también ha
dictado diversas sentencias favorables al reconocimiento de la
identidad de género, como en el caso P. contra S. y Cornwall
Council County en 1996, o en los casos Christine Godwin con-
tra el Reino Unido e I. contra el Reino Unido en 2002 .
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 131

En el ámbito del Consejo de Europa, finalmente, incide en


esta materia el informe del Comisario de Derechos Humanos del
Consejo de Europa de julio de 2009, y la Recomendación CM/
Rec(2010)5 del Comité de Ministros del Consejo de Europa a
los Estados miembros sobre medidas para combatir la discrimi-
nación basada en la orientación sexual o la identidad de género,
adoptada el 31 de marzo de 2010.
Todas estas normas y resoluciones establecen un marco nor-
mativo en el que se solicita a los Estados el reconocimiento de las
libres manifestaciones de la identidad y la expresión de género,
la prohibición de toda discriminación por dicha causa, el apoyo
médico a las personas trans y el establecimiento de procesos le-
gales claros y transparentes que hagan posible y efectivo dicho
derecho.
En esta misma línea, en España, el artículo 14 de la Consti-
tución Española (1978) declara que “los españoles son iguales
ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por
razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquiera
otra condición o circunstancia personal o social”. Mientras que
el artículo 9.2. establece que “corresponde a los poderes públicos
promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del
individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas;
remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y
facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida polí-
tica, económica, cultural y social”, tras reconocer como derecho
fundamental, en el artículo 10, el del libre desarrollo de la per-
sonalidad. Los artículos 18, 27, 35 y 43 reconocen igualmente
el respeto a la intimidad y a la propia imagen, el derecho a la
educación, al trabajo y a la protección de la salud.
En desarrollo de este mandato de respeto a la identidad, se
promulgó la Ley 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rec-
132 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

tificación registral de la mención relativa al sexo de las personas,


que permite el cambio de la inscripción relativa al sexo en el
registro civil y con ello el cambio del nombre, de la documenta-
ción oficial y del estatus ciudadano adscrito al sexo registrado. La
Ley española de cambio de sexo registral fue, de hecho, un hito
histórico por desvincular por primera vez el pleno ejercicio de
los derechos civiles vinculados al registro de las cirugías genitales,
y que ha servido de modelo a las leyes de transexualidad poste-
riores aprobadas en países tan diversos como Uruguay (2009) y
Portugal (2011). Sin embargo, la ley quedó restringida a perso-
nas mayores de edad y de nacionalidad española. Posteriormente
llegarían leyes más avanzadas, como la de Argentina (2012), que
es la primera en despatologizar de manera completa la transexua-
lidad.
El Estado Español, sin embargo, no se ha limitado al simple
reconocimiento del cambio de sexo registral, pues son muchas las
normas que proscriben la discriminación en el trabajo, y la iden-
tidad de género ha recibido tutela igualmente en la Ley Orgánica
8/2015, de 22 de julio de protección a la infancia y la adolescen-
cia o en la reciente reforma del Código Penal.
En el ámbito autonómico se han desarrollado bien leyes espe-
cíficas en Navarra (2009), País Vasco (2012), Andalucía (2014),
Canarias (2014) y más recientemente Madrid (2016) o leyes para
el conjunto del colectivo LGTBI en Galicia (2014), Catalunya
(2014) y Extremadura (2015), dando un paso adelante al garan-
tizar, no sólo el reconocimiento de la identidad de género en sus
respectivos territorios, sino al añadir igualmente una cartera de
servicios y políticas públicas a favor de la inclusión de las perso-
nas trans en la sociedad.
Resulta por todo lo expuesto, esencial, el reconocimiento le-
gal del derecho a la identidad de género de toda persona en un
ejercicio libre y sin presiones legales o sociales como corolario de
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 133

los derechos constitucionales a la igualdad de todas las personas


y al libre desarrollo de su personalidad. Y como concreción de
dicho reconocimiento, garantizar que la ley aplicable a las perso-
nas no las patologiza o somete a condición de prejuicio sobre su
capacidad, dignidad y habilidades.
La ley sigue, en su definición de identidad de género y expre-
sión de género, el criterio de la Agencia de Derechos Fundamen-
tales de la Unión Europea que, a su vez, obtuvo la definición tras
un extenso trabajo de consulta con las principales organizaciones
trans europeas e internacionales. El concepto de identidad de
género se refiere a la vivencia interna e individual del género tal
y como cada persona la siente profundamente, incluyendo la vi-
vencia personal del cuerpo, y otras como la vestimenta, el modo
de hablar y de expresarse. La identidad de género está general-
mente acompañada del deseo de vivir y recibir aceptación como
miembro de dicho género, e incluso del deseo irrenunciable de
modificar, mediante métodos hormonales, quirúrgicos o de otra
índole, el propio cuerpo, para hacerlo lo más congruente posible
con el género sentido como propio, cuando no se corresponde
con el asignado al nacer.
La presión social, familiar y en el ámbito laboral, por otro lado,
pueden crear situaciones en las que es conveniente el apoyo psi-
cológico para una mejor autointegración del proceso de cambio y
empoderamiento para hacer frente a dicha presión. Todo ello, sin
embargo, ha de hacerse a requerimiento de la persona interesada
y sin un sometimiento a patrones fijos de manifestación de la
sexualidad o de la identidad, ya que cada persona es única en sus
características y vivencias al respecto. Ha de entenderse que la ma-
yoría de las personas trans no demandan que se les preste apoyo
médico porque se sientan enfermas, sino porque necesitan adap-
tar su cuerpo a su identidad de género, debido a los obstáculos
sociales que encuentran a su libre desarrollo como personas que
134 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

realizan una manifestación libre de su género. Las personas trans


no son, sin embargo, un colectivo homogéneo ni en sus preten-
siones respecto a la manifestación de su identidad en el campo so-
cial, ni en sus requerimientos de asistencia, por lo que no procede
imponer itinerarios únicos o modelos estereotipados de identidad
que puedan convertirse a su vez en vulneraciones de los derechos
de dichas personas. Como reconoce la Resolución del Parlamento
Europeo de 12 de septiembre de 1989, sobre la discriminación de
las personas transexuales, ha de ser cada persona quien establezca
los detalles sobre su identidad como ser humano.
La Comunitat Valenciana se sumó en 2008 a otras comunida-
des autónomas que, varios años atrás (Andalucía fue pionera casi
una década antes), comenzaron a asumir en la sanidad pública
la atención a las personas trans. Gracias al trabajo de los colec-
tivos se consiguieron algunos avances, incluyendo en la cartera
de servicios la atención psicológica, el tratamiento hormonal y
las cirugías extirpadoras de las gónadas sexuales. Más adelante,
se incluirían también otras cirugías, como la implantación de
prótesis mamarias y la mastectomía. Estas intervenciones, siendo
importantes, no cubren aspectos tan necesarios como la plena
inclusión de las personas trans en la sociedad, como el amparo
en las fases iniciales del proceso de declaración de la propia iden-
tidad sentida, ante la evidente presión social y, en ocasiones, ante
la evidencia de la violencia transfóbica o ante la obvia dificultad
que se observa para la integración laboral de las personas trans,
que como colectivo acumula uno de los índices más alarmantes
de exclusión social. La situación de vulnerabilidad de las perso-
nas trans se manifiesta con especial necesidad de tutela en las
situaciones de minoría de edad y en las de dependencia por edad
avanzada, situaciones a las que ha de prestarse especial atención.
La ley, por otro lado, atiende a la extrema situación de vulne-
rabilidad de las personas trans migrantes, colectivo que recibe
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 135

amparo en nuestro territorio, muchas veces huyendo de situa-


ciones de violencia y exclusión extremas, y que sufre una fuerte
situación de exclusión por la acumulación de las condiciones de
extranjería, transexualidad y no amparo por las leyes estatales de
cambio de sexo registral.
La presente ley, por ello, promueve una atención médica y
social integral, basada en el principio del respeto a la libre ma-
nifestación de la identidad de género de todas las personas, en
una base de respeto a la igualdad y a la dignidad de todas ellas.
Asimismo, se pretende que sea un instrumento de normalización
de la transexualidad, como realidad visible, con el fin de evitar
que haya personas trans que oculten su condición por temor a la
desaprobación social, así como otras consecuencias negativas de
su visibilidad social, para empezar a sentar las bases de un cambio
necesario en la concepción de dicha realidad.
El Estatut d’Autonomia de la Comunitat Valenciana (2006)
contempla entre sus competencias el poder para defender y pro-
mover el adecuado ejercicio de los derechos y deberes funda-
mentales de su ciudadanía, así como las competencias en ma-
teria de organización administrativa y de los servicios públicos,
en la protección y tutela de los menores, en la promoción del
empleo, servicios sociales, la regulación, administración y ges-
tión de la enseñanza y de las instituciones sanitarias públicas,
protección civil y seguridad pública. Todo ello la habilita para
realizar un planteamiento de atención integral en las diversas
materias que afectan a la situación de las personas trans sin ne-
cesidad de interferir en las competencias estatales o de otras ad-
ministraciones. La presente ley, por ello, no define cuáles son
los presupuestos para el cambio de nombre o sexo registral en el
registro civil y de hecho define sus propios ámbitos de actuación
basándose en las necesidades de atención de las personas trans
y en las manifestaciones de su ciudadanía sobre un principio de
136 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

libre manifestación de su condición y de la necesidad de amparo


en la ley.
Esta ley se estructura en cinco títulos, nueve capítulos, dos
disposiciones adicionales, una disposición transitoria, una dispo-
sición derogatoria y dos disposiciones finales.
El título I, disposiciones generales, contiene una serie de dis-
posiciones de carácter general en las que se recogen el objeto de
la ley, su ámbito de aplicación y unas definiciones para facilitar
la interpretación de esta norma, así como los principios de actua-
ción de las administraciones públicas de la Comunitat Valencia-
na en materia de identidad y expresión de género.
El título II, derechos, establece los derechos que la ley otorga
en favor de las personas a quienes les es de aplicación, se establece
de forma tajante la prohibición de discriminación y se hace espe-
cial referencia a los menores trans.
El título III, tratamiento administrativo de la identidad y ex-
presión de género, establece la creación de una documentación
administrativa necesaria para evitar situaciones de sufrimiento
por exposición pública o discriminación, garantiza el derecho a
un servicio de asesoramiento y apoyo para personas trans, sus
familias y personas allegadas, establece los principios de la actua-
ción administrativa en materia de identidad de género y crea el
Consejo Consultivo Trans de la Comunitat Valenciana.
En el título IV, de la atención y medidas en favor de las per-
sonas trans, se establecen las bases para una política pública en
materia de identidad y expresión de género. Se encuentra dividi-
da en nueve capítulos.
En el capítulo 1 se contempla la atención sanitaria a las perso-
nas trans, estableciendo sus derechos en esta materia y la cartera
de servicios a la que tendrán acceso, incluyendo los tratamientos
a menores trans. Para hacerlo efectivo se crean las unidades asis-
tenciales de referencia para la identidad de género y se estable-
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 137

cen una serie de medidas para la formación de profesionales, la


realización de guías de recomendaciones y el establecimiento de
estadísticas.
En el capítulo 2 se establecen las actuaciones en materia de
identidad de género, expresión de género y diversidad sexual en
el ámbito educativo. Entre ellas, un protocolo de atención educa-
tiva a la identidad de género, que respete la identidad sentida de
las personas trans en los centros educativos, la adopción de me-
didas para incorporar contenidos educativos sobre la identidad y
expresión de género, la diversidad sexual y familiar en los dife-
rentes ciclos formativos y acciones de formación y divulgación.
También se establecen acciones en el ámbito universitario, como
el impulso de la investigación sobre la identidad y la expresión
de género.
En el capítulo 3, medidas en el ámbito laboral y de la respon-
sabilidad social, se establecen las medidas en el ámbito laboral y
de la responsabilidad social, incluyendo políticas de fomento de
la igualdad y no discriminación en el empleo para el colectivo de
personas trans.
El capítulo 4, medidas en el ámbito social, se establecen las
medidas para la inserción social de las personas trans, medidas
de apoyo y protección en situaciones de especial vulnerabilidad
y una referencia a la atención a victimas de violencia por trans-
fobia.
En el capítulo 5, medidas en el ámbito familiar, se incluyen
medidas de apoyo a la diversidad familiar por razones de iden-
tidad de género y el reconocimiento como violencia familiar la
producida dentro de la familia por causa de identidad de género.
El capítulo 6, de medidas en el ámbito de la juventud y las
personas mayores, establece medidas de protección para personas
trans jóvenes y mayores.
138 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

El capítulo 7, de medidas en el ámbito del ocio, la cultura y


el deporte, establece medidas para la promoción de una cultura
inclusiva, diversa y promotora de derechos y para garantizar la
plena igualdad en el ámbito de la práctica deportiva y la actividad
física.
El capítulo 8, medidas en el ámbito de la seguridad y emer-
gencias, establece la creación de un protocolo de atención a la
identidad de género y medidas de formación para garantizar en
este ámbito un trato respetuoso.
Y, por último, el capítulo 9, medidas administrativas para ga-
rantizar la igualdad real y efectiva de las personas en atención a
la identidad y expresión de género, trata sobre la contratación
administrativa, las subvenciones y la formación de las y los em-
pleados público.
El título IV, medidas de tutela administrativa, establece ga-
rantías y el procedimiento para luchar contra las conductas dis-
criminatorias, estableciendo el principio de inversión de la carga
de la prueba en los procedimientos administrativos.
El título V, infracciones y sanciones, establece la regulación de
las infracciones administrativas en materia de vulneración de los
derechos de las personas trans.
Por último, la ley cuenta con dos disposiciones adicionales,
una relativa a los plazos de residencia a efectos de la Renta Ga-
rantizada de Ciudadanía y otra sobre el respeto a la intimidad de
las personas usuarias de las residencias de personas mayores, una
disposición transitoria, una disposición derogatoria y dos dispo-
siciones finales.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 139

TÍTULO I. DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1. Objeto.

1. La presente ley tiene por objeto establecer un marco nor-


mativo adecuado para garantizar el derecho de autodetermina-
ción de género de las personas que manifiesten una identidad de
género sentida diferente a la asignada en el momento del naci-
miento.
2. A los efectos establecidos en el apartado anterior, la ley
regula los principios, medidas y procedimientos destinados a ga-
rantizar los derechos que ésta reconoce para todas las personas
residentes en la Comunitat Valenciana.

Artículo 2. Ámbito de aplicación.

1. La presente ley será de aplicación a cualquier persona física


o jurídica, pública o privada, cualquiera que sea su edad, domici-
lio o residencia, que se encuentre o actúe en el ámbito territorial
de la Comunitat Valenciana.
2. La Generalitat, las diputaciones y los ayuntamientos, así
como cualquier entidad de derecho público o privado vincula-
da o dependiente de estas instituciones, garantizarán el cumpli-
miento de la ley y promoverán las condiciones para hacerla efec-
tiva en el ámbito de sus respectivas competencias.

Artículo 3. Principios generales.

Las administraciones públicas de la Comunitat Valenciana


deberán respetar en todas sus actuaciones el derecho humano a
la autodeterminación de la identidad de género y garantizarán el
140 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

derecho de las personas objeto de esta ley a ser tratadas de acuer-


do con la identidad de género a la que sienten pertenecer.
La Generalitat velará para que el derecho a la autodetermi-
nación de la identidad de género se integre en la adopción y ejecu-
ción de las disposiciones normativas de la Comunitat Valenciana.

Artículo 4. Definiciones.

A los efectos previstos en esta ley, se entenderá por:


1. Identidad de género: vivencia interna e individual del gé-
nero tal y como cada persona la siente y autodetermina, pudien-
do o no corresponder con el sexo asignado en el momento del
nacimiento.
2. Expresión de género: manifestación de cada persona de su
identidad de género.
3. Trans: Toda aquella persona que se identifica o expresa con
una identidad de género diferente al sexo que le fue asignado al
nacer.
La identidad y la expresión de género pueden mostrar gran
variedad de formas y expresiones que, a veces, reciben denomi-
naciones específicas que en esta ley no se detallan.
4. Transexual: Persona trans que de forma voluntaria requiera
o haya requerido asistencia médica para adecuar sus característi-
cas físicas al género sentido como propio. A la situación en que se
encuentran estas personas se le denomina transexualidad.
5. Transgénero: Persona trans que no requiere asistencia mé-
dica para adecuar sus características físicas al género sentido
como propio. A la situación en que se encuentran estas personas
se le denomina transgenerismo.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 141

6. Discriminación directa: existirá cuando una persona haya


sido, sea o pueda ser tratada de modo menos favorable que otra
en situación análoga o comparable, por motivos de su identidad
o expresión de género.
7. Discriminación indirecta: existirá cuando una disposición,
criterio o práctica aparentemente neutros, puedan ocasionar una
desventaja particular a personas por motivos de su identidad o
expresión de género.
8. Discriminación múltiple: existirá cuando además de dis-
criminación por motivo de identidad o expresión de género, una
persona sufra de forma simultánea discriminación por otros mo-
tivos recogidos en la legislación europea, nacional o autonómica.
9. Discriminación por asociación: se produce cuando una
persona es objeto de discriminación por su relación con una per-
sona o grupo trans.
10. Discriminación por error: existirá cuando se dé una situa-
ción en la que una persona o un grupo de personas son objeto de
discriminación por identidad o expresión de género como conse-
cuencia de una apreciación errónea.
11. Acoso discriminatorio: existirá cuando cualquier compor-
tamiento o conducta que por razones de identidad o expresión
de género, se realice con el propósito o el efecto de atentar contra
la dignidad de una o varias personas y de crear un entorno inti-
midatorio, hostil, degradante, ofensivo o segregado.
12. Represalia discriminatoria: existirá cuando un trato ad-
verso o efecto negativo se produce contra una persona como con-
secuencia de la presentación de una queja, una reclamación, una
denuncia, una demanda o un recurso, de cualquier tipo, destina-
do a evitar, disminuir o denunciar la discriminación o el acoso al
142 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

que está sometida o ha sido sometida por motivo de su identidad


o expresión de género.
13. Victimización secundaria: maltrato adicional ejercido
contra una persona que, siendo víctima de discriminación, acoso
o represalia por motivo de su identidad o expresión de género,
sufre las consecuencias adicionales de la mala o inadecuada aten-
ción por parte de los responsables administrativos, instituciones
de salud, policía o cualquier otro agente implicado.

TÍTULO II. DERECHOS

Artículo 5. Derechos.

1. Las personas a quienes les es de aplicación la presente ley


tendrán los siguientes derechos:
a) Al reconocimiento de su identidad de género libremente
manifestada, sin la necesidad de prueba psicológica o mé-
dica.
b) Al libre desarrollo de la personalidad acorde a su identidad
y expresión de género.
c) A ser tratadas de conformidad a su identidad de género en
todos los ámbitos públicos y privados.
d) A que se respete y proteja su integridad física y psíquica,
así como sus decisiones en relación a su identidad y expre-
sión de género.
e) A recibir de la Generalitat una atención integral y ade-
cuada a sus necesidades médicas, psicológicas, jurídicas,
educativas, sociales, laborales y culturales en referencia al
desarrollo de su identidad y expresión de género.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 143

f ) A que se proteja el ejercicio efectivo de su libertad y a no


sufrir discriminación por motivo de identidad o expresión
de género en todos los ámbitos de la vida.
2. Lo dispuesto en la presente Ley se entiende sin perjuicio de
los regímenes específicos más favorables establecidos en la nor-
mativa comunitaria, estatal o autonómica.

Artículo 6. Prohibición de las terapias de aversión.

Se prohibe la práctica de terapias de aversión, conversión o


contracondicionamiento destinadas a modificar la identidad o
expresión de género de las personas trans.

Artículo 7. No discriminación por motivo de identidad


o expresión de género.

Se prohíbe toda forma de discriminación por razón de identi-


dad o expresión de género, incluyendo la discriminación, directa
o indirecta, por asociación y por error, la discriminación múlti-
ple, el acoso, la inducción, orden o instrucción de discriminar,
las represalias o el incumplimiento de las medidas de acción po-
sitiva derivadas de obligaciones normativas o convencionales, así
como la victimización secundaria por inacción de quien, en su
caso, tiene un deber de tutela.

Artículo 8. Personas trans menores de edad.

1. La Generalitat garantizará a las personas trans menores de


edad la protección y la atención necesarias para promover el libre
desarrollo de su personalidad y su desarrollo integral median-
te actuaciones eficaces, con el fin de garantizar su integración
144 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

familiar y social en el marco de programas coordinados de la


administración.
2. Las personas trans menores de edad tienen derecho a ser
escuchadas y a incorporarse progresivamente a los procesos de
toma de decisiones en relación a toda medida que se les aplique
en aquello referente a su identidad y expresión de género.
3. Toda intervención de la Generalitat deberá estar presidida
por el criterio rector de atención al interés superior del menor y
dirigida a garantizar el libre desarrollo de la personalidad confor-
me a su identidad y expresión de género, y a evitar situaciones de
sufrimiento e indefensión.
4. Sin perjuicio de las competencias de la Fiscalía de Menores
y las de la Generalitat en materia de protección de menores, el
amparo de las personas trans menores de edad en la presente ley,
se producirá por mediación de sus representantes legales, o a tra-
vés de los servicios sociales de protección de menores, cuando se
aprecie la existencia de situaciones de sufrimiento e indefensión
por negación abusiva de su identidad o expresión de género.

TÍTULO III. TRATAMIENTO ADMINISTRATIVO


DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO

Artículo 9. Documentación administrativa.

1. La Generalitat, en el ámbito de sus competencias, deberá


adoptar todas las medidas administrativas que sean necesarias a
fin de asegurar que las personas objeto de esta ley sean tratadas de
acuerdo con su identidad de género.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 145

2. Al objeto de favorecer una mejor inclusión y evitar situa-


ciones de sufrimiento por exposición pública o discriminación,
la Generalitat proveerá a toda persona que lo solicite la docu-
mentación administrativa necesaria y acorde a su identidad de
género manifestada, que sean necesarias para el acceso a sus ser-
vicios administrativos y de toda índole.
3. Reglamentariamente se establecerá el procedimiento de
acreditación en base a los siguientes criterios:
a) Podrá solicitar dicha documentación la persona interesada
o, en su caso, sus representantes legales.
b) Los trámites para la expedición de la documentación ad-
ministrativa prevista en la presente ley serán gratuitos, no
requerirán de intermediación alguna, y en ningún caso
implicarán la obligación de aportar o acreditar cualquier
tipo de documentación médica.
c) Se garantizará que las personas sean tratadas de acuerdo
con su identidad de género sentida y se respetará la digni-
dad y privacidad de la persona.
d) No se alterará la titularidad jurídica de los derechos y obli-
gaciones que correspondan a la persona ni se prescindirá
del número del documento nacional de identidad, siempre
que éste deba figurar. Cuando por la naturaleza de la ges-
tión administrativa se haga necesario registrar los datos que
obran en el documento nacional de identidad, se recogerán
las iniciales del nombre legal, los apellidos completos y el
nombre elegido por razones de identidad de género.
e) Se habilitarán los mecanismos administrativos oportunos
y coordinados para adaptar los archivos, bases de datos y
demás ficheros de las administraciones referidas en el artí-
146 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

culo 2.2., eliminando el carácter público de aquellos datos


que hagan referencia al pasado en el que conste un géne-
ro distinto del manifestado. Asimismo se mantendrá, con
carácter confidencial, el historial médico del sistema sani-
tario de la Comunitat Valenciana, de conformidad con lo
establecido en el apartado anterior.
f ) Para las personas trans procedentes de otros países y con
residencia en la Comunitat Valenciana, la documentación
administrativa referida anteriormente se entenderá vigen-
te hasta el momento en que puedan proceder al cambio
registral en su país de origen u obtengan la nacionalidad
española.
4. La Generalitat facilitará de manera gratuita la documenta-
ción administrativa de competencia autonómica que requiera ser
actualizada acorde a la identidad de género.
5. Los ayuntamientos facilitarán de manera gratuita la docu-
mentación administrativa de competencia municipal que requie-
ra ser actualizada acorde a la identidad de género.
6. La Generalitat facilitará el asesoramiento necesario para
realizar los cambios oportunos en ficheros de organismos priva-
dos o de carácter estatal.

Artículo 10. Servicios de asesoramiento y apoyo a las personas


trans, sus familiares y personas allegadas.

1. La Generalitat garantizará que las personas trans tengan


derecho a:
a) Un servicio de información, orientación y asesoramiento,
incluido el legal y de asistencia social con inclusión de sus
familiares y personas allegadas en relación con las necesi-
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 147

dades de apoyo específicamente ligadas a la condición de


persona trans, siguiendo los principios de cercanía y no
segregación.
b) La promoción de la defensa de sus derechos y de lucha
contra la discriminación que padece en el ámbito social,
cultural, laboral y educativo.
c) Recibir atención adecuada por parte de la Generalitat, así
como de aquellas entidades o empresas que desarrollen
programas subvencionados por la administración local y
autonómica dirigidos a las personas trans.

Artículo 11. Principios de la actuación administrativa en materia


de identidad de género:

La actuación de la Generalitat en relación a lo previsto en esta


ley se ajustará a los siguientes principios:
1. Coordinación entre la Generalitat y las administraciones
públicas locales, que deberán ajustar sus relaciones recí-
procas a los deberes de información mutua, colaboración,
coordinación y respeto a los ámbitos competenciales res-
pectivos.
2. Descentralización y desconcentración en la gestión de los
centros y servicios, garantizando la máxima proximidad a
las personas usuarias de los mismos y la cobertura de todo
el territorio de la Comunitat Valenciana.
3. Homogeneidad de las prestaciones asistenciales previstas
en esta ley, con independencia de la administración que
asuma su gestión.
148 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

4. Igualdad de trato y prestaciones entre las personas usua-


rias, con independencia del municipio de la Comunitat
Valenciana en que tengan su residencia.
5. Suficiencia financiera y de medios materiales para satisfa-
cer las situaciones objeto de protección.
6. Eficacia y agilidad en la prestación de servicios, especial-
mente los de carácter urgente o inmediato.
7. Garantía de la calidad a través del establecimiento de siste-
mas de control, evaluación y comprobación periódica del
desarrollo de esta ley por parte del Consejo Consultivo
Trans de la Comunitat Valenciana que permitan verificar
la eficacia de las actuaciones y servicios previstos en esta
ley.

Artículo 12. Consejo Consultivo Trans de la Comunitat


Valenciana.

Se crea un órgano de carácter consultivo denominado Con-


sejo Consultivo Trans de la Comunitat Valenciana, en el que se
encuentren representadas las asociaciones y administraciones
competentes en el ámbito de aplicación de esta ley. Dicho órga-
no, cuya composición y régimen de funcionamiento se desarro-
llará reglamentariamente, se reunirá como mínimo dos veces por
año y elevará un informe anual sobre la situación de las personas
objeto de la presente ley en el ámbito de la Comunitat Valen-
ciana, con propuestas de mejora y adaptación de los servicios o
administraciones competentes sobre la base de los hechos que
constaten. Dicho informe será remitido a les Corts Valencianes.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 149

TÍTULO IV. POLÍTICAS DE ATENCIÓN A LAS PERSONAS


TRANS Y MEDIDAS CONTRA LA DISCRIMINACIÓN
POR MOTIVO DE IDENTIDAD O EXPRESIÓN DE GÉNERO

Capítulo 1. De la atención sanitaria

Artículo 13. Protección del derecho a la salud física, mental,


sexual y reproductiva.

Todas las personas tienen derecho al más alto nivel de disfrute


de la salud física y mental, incluida la salud sexual y reproductiva,
sin discriminación alguna por razón de su identidad de género
sentida o expresada.
El sistema sanitario público de la Comunitat Valenciana:
1. Garantizará que la política sanitaria sea respetuosa hacia
las personas con independencia de su identidad o expre-
sión de género.
2. Incorporará servicios y programas específicos de promo-
ción, prevención y atención a las necesidades particulares
de las personas trans. Algunas de estas medidas se exten-
derán a sus familias, parejas y entorno social, en especial
cuando sean menores de edad.
3. Incluirá en las campañas institucionales que se organicen
sobre temas de actualidad sanitaria, la realidad de las per-
sonas trans.
4. Garantizará, en el ámbito de la donación de sangre, médu-
la ósea, tejidos y órganos, la igualdad de derechos y obli-
gaciones de las personas trans, atendiendo únicamente a
los criterios de exclusión de carácter médico que tengan
demostrado fundamento científico.
150 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

5. Ofertará todas las prestaciones asistenciales a las que hace


referencia la presente ley. En el caso de que alguna de ellas
no estuviera disponible se articularán los procedimientos
necesarios para su derivación más adecuada, con prioridad
en el sistema nacional de salud.

Artículo 14. Atención sanitaria a las personas trans.

1. El sistema sanitario público de la Comunitat Valenciana


atenderá a las personas trans conforme a los principios de no
discriminación, atención integral, de calidad y respeto a su iden-
tidad de género en las mismas condiciones que al resto de las
personas usuarias del sistema.
2. Las personas trans tendrán derecho a:
a) Acceder a los tratamientos ofertados dentro de la cartera
de servicios, que les fueran de aplicación.
b) Recibir información y valoración del proceso de atención
individualizado que facilite la toma de decisiones infor-
madas respecto a todos los tratamientos que les afecten.
Ningún tratamiento podrá ser aplicado sin obtener pre-
viamente el correspondiente consentimiento informado y
garantizando que haya sido libre y voluntariamente acep-
tado conforme a la legislación vigente.
c) Solicitar en cualquier momento una segunda opinión de
las personas profesionales expertos, al respecto de su pro-
ceso y tratamiento, en los términos establecidos en la legis-
lación vigente.
d) A la privacidad en todas sus consultas y conversaciones
así como a la confidencialidad en el tratamiento de todos
sus datos personales, administrativos y clínicos. A este res-
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 151

pecto, una vez solicitada la documentación administrativa


referida en el artículo 9, se garantizará la expedición de
la documentación de identificación para la asistencia sa-
nitaria con el nombre correspondiente a la identidad de
género sentida.
e) Recibir por escrito toda la información recogida en su
historial de salud relativa al tratamiento que haya seguido
hasta el momento, al objeto de facilitar la continuidad del
mismo en caso de desplazarse a otra comunidad autónoma
o a otro país.
3. Dentro de sus competencias, el sistema sanitario público
de la Comunitat Valenciana, ofertará a las personas trans, y en
los casos en que se requiera a las referidas en el artículo 13.2, la
siguiente cartera de servicios:
a) Asesoramiento sexológico.
b) Terapia farmacológica y hormonal en el proceso de transi-
ción hacia el género sentido.
c) Tratamientos quirúrgicos de cirugía de exéresis de mama
y genitales y reconstructiva de genitales y otros tratamien-
tos médicos o quirúrgicos requeridos para la modificación
corporal que aseguren su congruencia con la identidad
de género de la persona, incluyendo los necesarios para
la modificación del tono y timbre de la voz cuando sean
requeridos.
d) Apoyo psicológico durante las fases de hormonación y ci-
rugías, para llevar a buen término el proceso de transición
hacia el género sentido y la adherencia al tratamiento hor-
monal.
e) Acceso a las técnicas de reproducción asistida, incluyendo
como beneficiarias a todas las personas trans con capaci-
152 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

dad gestante y a sus parejas, en las mismas condiciones que


el resto de personas usuarias.
f ) Acceso a las técnicas de congelación de tejido gonadal y
células reproductivas para su futura recuperación, en las
mismas condiciones que el resto de personas usuarias, an-
tes del inicio de cualquier tratamiento que pudiera com-
prometer su capacidad reproductora.
La cartera de servicios ofertada se actualizará adaptándose al
avance del conocimiento científico, siendo la conselleria compe-
tente en materia de sanidad la responsable de su actualización.

Artículo 15. Atención sanitaria a las personas trans menores


de edad.

1. Las personas trans menores de edad tienen derecho a reci-


bir tratamiento médico relativo a su transexualidad proporciona-
do por profesionales pediátricos.
2. Las personas trans menores de edad tendrán derecho a:
a) Recibir tratamiento para el bloqueo hormonal al inicio
de la pubertad, situación que se determinará utilizando
aquellas medidas que objetivamente sean aplicables según
marque la literatura médica más avanzada del momento
en que se tenga que aplicar; para evitar el desarrollo de
caracteres sexuales secundarios no deseados.
b) Recibir tratamiento hormonal cruzado en el momento
adecuado de la pubertad para favorecer que su desarrollo
corporal se corresponda con el de las personas de su edad,
a fin de propiciar el desarrollo de caracteres sexuales secun-
darios deseados.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 153

Dicho tratamiento se producirá bajo la autorización de quie-


nes posean la tutela de la persona trans menor de edad o, en su
caso, por autorización del juez o la jueza correspondiente.
El protocolo de actuación determinará el procedimiento a
seguir en aquellos casos en que el equipo profesional estime la
improcedencia por existir circunstancias que pongan en riesgo la
salud de la persona trans menor de edad.
3. La negativa de madres, padres o tutores a autorizar trata-
mientos relacionados con la transexualidad o a que se establez-
ca preventivamente un tratamiento de inhibición del desarrollo
hormonal, podrá ser recurrida ante la autoridad judicial. En todo
caso se atenderá al criterio del interés superior de la persona trans
menor de edad.
4. A los efectos de que conste el posicionamiento o consenti-
miento de la persona trans menor de edad en el procedimiento,
ésta deberá ser escuchada atendiendo a lo previsto en la norma-
tiva sobre autonomía del paciente y derechos y obligaciones en
materia de información y documentación clínica sanitaria, así
como la relativa a la protección de la infancia y la adolescencia.

Artículo 16. Unidades de referencia para la identidad de género.

Para llevar a cabo las funciones previstas en esta ley, se crearán


unidades de referencia para la identidad de género (UIGE).
Desde las UIGE se proporcionará la atención sanitaria reque-
rida en los procesos de transición y se instrumentará el proceso
de atención sanitaria integral a seguir para cada persona trans,
conforme a sus circunstancias personales, a su estado de salud
y a sus deseos de cambio en la manifestación biológica, acorde
154 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

con el género sentido como propio, elaborándose un itinerario


individual de proceso de transición.
Para ello elaborarán los protocolos de actuación sanitaria ade-
cuados a los criterios objetivos y estándares asistenciales en la ma-
teria, y establecerán los circuitos de derivación más adecuados.
Su ámbito de referencia será supradepartamental, pudiendo
establecerse unidades de ámbito de referencia de la Comunitat
Valenciana para las opciones de carácter quirúrgico. Su número
será el adecuado para asegurar que las prestaciones ofertadas en
estas unidades respondan a los máximos estándares de calidad y
garantizando al máximo la accesibilidad.
Sus funciones se establecerán en la normativa reguladora de
las unidades de referencia.
Estarán constituidas por equipos multidisciplinares de pro-
fesionales sanitarios conocedores de la realidad de las personas
trans y con experiencia suficiente y demostrada en la materia,
tanto de la especialidad concreta en que se enmarque el trata-
miento, como de la transexualidad y la diversidad sexual en ge-
neral.

Artículo 17. Formación de los profesionales sanitarios.

El sistema sanitario público de la Comunitat Valenciana ga-


rantizará la formación específica, continuada y actualizada de
profesionales sanitarios que atiendan a personas trans.
Serán obligaciones del sistema sanitario público de la Comu-
nitat Valenciana:
1. Garantizar que las y los profesionales sanitarios cuenten
con la formación adecuada en cuanto a la diversidad se-
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 155

xual y de género, de acuerdo con los principios recogidos


en esta ley.
2. Establecer las medidas adecuadas, en colaboración con las
sociedades profesionales correspondientes y con las uni-
versidades de la Comunitat Valenciana, para facilitar, en
el marco del fomento y participación en las actividades
de investigación en el campo de las ciencias de la salud e
innovación tecnológica, el derecho de los profesionales a
recibir formación específica de calidad en materia de di-
versidad sexual y de género.
3. Promover la realización de estudios, investigación y desa-
rrollo de políticas sanitarias específicas en materia de iden-
tidad de género en estrecha colaboración con las socieda-
des profesionales correspondientes y con las universidades
de la Comunitat Valenciana.

Artículo 18. Guías de recomendaciones.

Con el objetivo de facilitar el acceso a las prestaciones y ofre-


cer la mejor información posible en materia de transexualidad,
desde el sistema sanitario público de la Comunitat Valenciana
se elaborarán guías de información y recomendaciones sobre los
servicios ofertados por la sanidad pública valenciana y con infor-
mación sanitaria a las personas trans y su entorno.

Artículo 19. Estadísticas y tratamiento de datos.

La conselleria competente en materia de sanidad, teniendo


en cuenta las previsiones reguladas en la normativa básica, pro-
porcionará, para el seguimiento de la atención sanitaria de las
personas trans, las estadísticas necesarias sobre los resultados de
156 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

los diferentes tratamientos, terapias e intervenciones que se lle-


ven a cabo, con detalle de las técnicas empleadas, complicaciones
y reclamaciones surgidas, así como la evaluación de la calidad
asistencial.
La recogida de los datos anteriores con fines estadísticos se
ajustará a los principios de confidencialidad, transparencia, es-
pecialidad y proporcionalidad. El secreto estadístico obliga a no
difundir, en ningún caso, los datos personales de las personas
transexuales cualquiera que sea su origen.
Para la elaboración de las estadísticas previstas en el párrafo
anterior se creará un fichero automatizado, del que será titular
la conselleria competente en materia de sanidad, en los términos
previstos en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de
Protección de Datos de Carácter Personal.

Capítulo 2. Medidas en el ámbito de la educación

Artículo 20. Actuaciones en materia de identidad de género,


expresión de género, diversidad sexual y familiar
en el ámbito educativo.

La Generalitat:
1. Velará por que el sistema educativo sea un espacio respe-
tuoso, libre de toda presión, agresión o discriminación por
motivos de identidad de género, expresión de género, di-
versidad sexual y familiar en cualquiera de sus vertientes o
manifestaciones y desarrollará medidas para la efectividad
de estos principios.
2. Para permitir la superación de todo tipo de discriminación
en el Proyecto Educativo de Centro, y concretamente en
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 157

la Programación General Anual de cada curso, se incluirán


estas garantías y se garantizará que todos los documentos
que organizan la vida, el funcionamiento y la conviven-
cia del centro sean respetuosos con la identidad de género
sentida.
El equipo directivo garantizará la atención y el apoyo a
aquellas personas trans que pertenezcan a la comunidad
educativa que pudieran ser objeto de discriminación en las
instalaciones del centro o en el entorno educativo, físico o
virtual.
La mencionada protección, que incluirá todas las estrate-
gias pedagógicas y psicopedagógicas al alcance del centro,
incorporará al Plan de Convivencia e Igualdad acciones
encaminadas a la no discriminación, así como medidas
preventivas y de intervención que den respuesta a posibles
casos de vulneración de derechos o violencia.
El reglamento de régimen interno regulará la catalogación
de estas faltas y las medidas disciplinarias a emprender en
cada caso, de acuerdo con la normativa reguladora de los
derechos y deberes de los diferentes miembros de la comu-
nidad escolar.
3. Impulsará medidas tendentes a garantizar el respeto efec-
tivo de la diversidad de orientaciones sexuales, así como
la aceptación de las diferentes expresiones de identidad
de género que permiten superar estereotipos y comporta-
mientos sexistas y discriminatorios.
4. Realizará un diagnóstico sobre la situación de la identidad
de género, expresión de género, diversidad sexual y fami-
liar en el ámbito educativo, los resultados del cual serán la
base para implementar las medidas oportunas.
158 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

5. Incluirá en los currículums de Educación Infantil, Pri-


maria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional,
Formación de Personas Adultas y Enseñanzas de Régimen
Especial contenidos, criterios e indicadores de evaluación
referentes a la identidad y expresión de género, diversidad
sexual y familiar existente en la sociedad, incorporándo-
los de forma transversal a todas las áreas y módulos del
currículum, para garantizar un mejor conocimiento, y
sensibilizar sobre estas realidades. En los mismos se hará
referencia, entre otras fuentes, a las normas internacionales
que garantizan la protección de los derechos humanos y
los principios de igualdad y no discriminación contenidos
en los tratados firmados por el Estado Español.
6. Garantizará que los equipos de orientación educativa y
psicopedagógica tengan una formación adecuada sobre la
identidad de género, expresión de género, diversidad se-
xual y familiar para poder dar apoyo psicopedagógico al
alumnado y a las familias que lo necesiten.

Artículo 21. Protocolo de atención educativa a la identidad


de género.

1. La Generalitat elaborará y pondrá al alcance de los centros


educativos un protocolo de atención educativa a la identidad de
género que garantizará:
a) El respeto a las identidades o expresiones de género que
se den en el ámbito educativo y el libre desarrollo de la
personalidad del alumnado de acuerdo con su identidad.
Para ello, el citado protocolo y sin perjuicio que en las ba-
ses de datos de la administración educativa se mantengan
los datos de identidad registrales, establecerá la adecuación
de la documentación administrativa de exposición pública
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 159

y la que pueda dirigirse al alumnado y sus familias, hacien-


do figurar el nombre escogido por la alumna o el alumno,
con el consentimiento de sus representantes legales, en los
casos que lo requieran.
En el supuesto de que el alumno o alumna no se encuentre
en situación de emancipación o no cuente con la suficiente
condición de madurez, el nombre será indicado por sus
representantes legales, evitando que aparezca en tipografía
diferente al del resto del alumnado.
b) El respeto a la intimidad del alumnado.
c) La coordinación entre las áreas de educación, sanidad y
servicios sociales, con el objetivo de garantizar a una rápi-
da detección y actuación ante situaciones discriminatorias
o que atenten contra la identidad de género expresada por
la o el menor.
d) Que la comunidad educativa del centro se dirija a las per-
sonas trans por el nombre que hayan elegido. Se respetará
el nombre elegido en todas las actividades docentes y ex-
traescolares organizadas por el centro.
e) El respeto a la imagen física, así como la libre elección de
su indumentaria según la identidad de género sentida.
f ) Se garantizará el acceso y el uso de las instalaciones del
centro de acuerdo con la identidad de género sentida, in-
cluyendo los lavabos y los vestuarios.
2. La Generalitat coordinará los recursos del sistema educa-
tivo y sanitario con el objetivo de prevenir situaciones de riesgo
que pongan en peligro el desarrollo integral y garanticen una
adecuada protección al alumnado trans, estableciendo procedi-
mientos para garantizar un adecuado acompañamiento escolar
en su proceso de afirmación, además de tutelar su paso por el
sistema educativo.
160 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

Al mismo tiempo, las administraciones competentes en la


protección de la infancia se ocuparán de detectar, prevenir y so-
lucionar situaciones de acoso o violencia que puedan sufrir como
consecuencia de la expresión de una identidad de género no nor-
mativa o durante el proceso de transición de género.

Artículo 22. Programas y contenidos educativos.

1. La Generalitat, en el ámbito de sus competencias, adoptará


las medidas necesarias para velar por que los contenidos educati-
vos promuevan el respeto y la protección del derecho a la identi-
dad de género, expresión de género, diversidad sexual y familiar
en cualquiera de sus aspectos, garantizando de esta manera una
escuela inclusiva y de igualdad en el ámbito de la enseñanza pú-
blica, concertada y privada.
2. El Proyecto Educativo de Centro tendrá que abordar de
forma específica la identidad de género, la expresión de género,
la diversidad sexual y familiar. Estos contenidos se incluirán en
los temarios de forma transversal y específica. La administración
educativa dotará convenientemente a los centros con las herra-
mientas y recursos necesarios para la implantación de estos con-
tenidos.
3. La administración educativa garantizará la inclusión de
formación específica sobre identidad de género, expresión de gé-
nero, diversidad sexual y familiar, en los Ciclos Formativos del
ámbito educativo, social y sanitario.
4. Los centros educativos contarán con una persona que coor-
dinará el Plan de Convivencia e Igualdad y las actividades de
sensibilización dirigidas a toda la comunidad educativa, sobre
identidad de género, expresión de género, diversidad sexual y
familiar.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 161

Artículo 23. Acciones de formación y divulgación.

1. El personal docente no universitario, a través de los planes


de formación del profesorado de la conselleria con competencias
en educación, recibirá la formación necesaria y adecuada para
conocer e integrar en su labor docente contenidos relacionados
con la identidad de género, la expresión de género, la diversidad
sexual y familiar, para prevenir el sexismo y la violencia, así como
para contribuir a eliminar actitudes y prácticas discriminatorias.
2. La administración educativa garantizará la inclusión de for-
mación específica a los equipos directivos de centros educativos
para la gestión de la identidad de género, la expresión de género,
la diversidad sexual y familiar.
3. Los centros educativos realizarán acciones de fomento del
respeto a la identidad de género, la expresión de género, la diver-
sidad sexual y familiar con la participación de toda la comunidad
educativa, y en particular, con las asociaciones de madres y pa-
dres del alumnado.
4. En esta línea, los centros educativos incluirán en su planes
de formación del profesorado cursos de formación impartidos
por profesionales u organizaciones que trabajan por el respeto
a la identidad de género, la expresión de género, la diversidad
sexual y familiar. Estas acciones tendrán que constar en la Progra-
mación General Anual de los centros educativos.

Artículo 24. Universidad.

1. Las universidades de la Comunitat Valenciana garantizarán


el respeto y la protección del derecho a la igualdad y no discrimi-
nación por cuestiones relacionadas con la identidad de género, la
expresión de género, la diversidad sexual y familiar en cualquiera
162 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

de sus manifestaciones. Esta protección se aplicará sobre toda la


comunidad universitaria.
2. Las universidades adaptarán el protocolo educativo al que
hace referencia el artículo 21, para atender al estudiantado trans,
incluyendo medidas de seguimiento y de coordinación con los
centros de acceso.
3. La Generalitat, en colaboración con las universidades va-
lencianas, promoverá acciones informativas, divulgativas y for-
mativas en torno a la identidad de género, la expresión de género,
la diversidad sexual y familiar en cualquiera de sus manifestacio-
nes, que permitan detectar, prevenir y corregir acciones de discri-
minación o acoso en el contexto universitario, así como evitar la
impartición de contenidos discriminatorios hacia la persona por
estos motivos.
Asimismo, las universidades de la Comunitat Valenciana
prestarán atención, protección y apoyo en su ámbito de acción
al estudiantado, personal docente y personal de administración
y servicios que pudiera ser objeto de discriminación por orien-
tación sexual, identidad o expresión de género en el seno de la
comunidad universitaria.
4. La Generalitat, junto con las universidades de la Comu-
nitat Valenciana, adoptará medidas de apoyo a la realización de
estudios y proyectos de investigación sobre identidad de género,
expresión de género, diversidad sexual y familiar en todas sus
vertientes, así como impulsará la existencia de grupos de inves-
tigación especializados en identidad y expresión de género o la
creación de una cátedra.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 163

Capítulo 3. Medidas en el ámbito laboral


y de la responsabilidad social

Artículo 25. Políticas de fomento de la igualdad


y no discriminación en el empleo.

1. La Generalitat, en el ejercicio de sus competencias en ma-


teria de empleo y relaciones laborales, incluirá en sus correspon-
dientes planes y medidas de formación, orientación, inserción e
inspección a las personas trans. Estas medidas estarán encamina-
das a su inserción y permanencia en el empleo.
2. A tal efecto adoptará medidas adecuadas y eficaces que ten-
gan por objeto:
a) La promoción y defensa de la igualdad de trato en el acce-
so al empleo y en el desempeño del mismo.
b) Promover, en el ámbito de la formación para el empleo, el
respeto de los derechos de igualdad y no discriminación
de las personas por motivos de identidad y expresión de
género.
c) Fomentar la prevención, la corrección y eliminación de
toda forma de discriminación por identidad de género en
materia de acceso al empleo, contratación y condiciones
de trabajo.
d) Información y divulgación sobre derechos y normativa re-
lacionada con las personas trans, con inclusión de campa-
ñas en medios de comunicación.
e) Incorporar en las convocatorias de ayudas y subvenciones
de fomento del empleo criterios de igualdad de oportuni-
dades y medidas de bonificación fiscal o subvención para
la integración laboral de las personas trans en las empresas.
164 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

f ) Incorporar en las convocatorias de ayudas para la conci-


liación de la vida laboral y familiar, cláusulas que contem-
plen la diversidad familiar.
g) El impulso, a través de los agentes sociales, de la inclusión
en los convenios colectivos, de cláusulas de promoción,
prevención, eliminación y corrección de toda forma de
discriminación por causa de identidad o expresión de gé-
nero.
h) El impulso para la elaboración de planes de diversidad que
incluyan expresamente a las personas trans, en especial en
las pequeñas y medianas empresas.

Artículo 26. Acciones en el ámbito de la responsabilidad social


empresarial.

1. La Generalitat impulsará la adopción por parte de las em-


presas de códigos éticos y de conducta que contemplen medidas
de protección frente a la discriminación por razón de identidad
o expresión de género.
2. Asimismo, la Generalitat divulgará las buenas prácticas rea-
lizadas por las empresas en materia de inclusión y de promoción
y garantía de igualdad y no discriminación por razón de identi-
dad o expresión de género.

Artículo 27. Personal de la Generalitat.

La Generalitat garantizará que:


1. Los equipos de inspección médica o los organismos encar-
gados de la prevención de riesgos laborales del personal de
la Generalitat, tengan los conocimientos necesarios para
tratar de forma adecuada a las personas trans.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 165

2. Con el objetivo de mantener la privacidad de las personas


trans que no hayan accedido al cambio registral, se evitará
exponer en las elecciones sindicales ningún documento en
que figure la mención del sexo del personal elegible o elec-
tor.
3. Se prestará atención, protección y ayuda, en su ámbito de
actuación, a todas y todos los empleados públicos de la
Generalitat y sus organismos dependientes que pudieren
ser objeto de discriminación por su orientación sexual,
identidad o expresión de género.

Capítulo 4. Medidas en el ámbito social

Artículo 28. Medidas para la inserción social de las personas


trans.

1. Cuando una persona trans se encuentre en una situación


de dificultad social o riesgo de exclusión por este motivo, los ser-
vicios sociales contemplarán esta circunstancia específica a través
del programa individual de inserción.
2. Sin perjuicio de lo que disponga al respecto la normati-
va específica sobre empleo y servicios sociales, la Generalitat
elaborará un programa marco de actuación para la inserción y
atención social del colectivo de personas trans en riesgo de grave
exclusión.
La Generalitat atenderá de manera específica a la situación de
aquellas personas trans que hayan sido expulsadas de sus hogares
por razón de la manifestación de su identidad o expresión de
género con situación de desamparo.
166 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

Si la persona expulsada fuera menor de edad, los servicios so-


ciales de la Comunitat Valenciana interesarán ante la autoridad
oportuna los trámites necesarios para su acogimiento y la adop-
ción de las medidas oportunas en relación a su guarda y custodia
ante el supuesto de abandono o maltrato del o la menor por sus
responsables.
3. Toda persona cuya identidad de género sea la de mujer y
acredite tal condición y sea víctima de la violencia de género o
víctima de trata, tendrá acceso, en condiciones de igualdad, a los
recursos asistenciales existentes.

Artículo 29. Apoyo y protección en situación de especial


vulnerabilidad.

La Generalitat:
1. Llevará a cabo medidas de prevención de la discriminación
y apoyo a la visibilidad de las personas trans, como colec-
tivo vulnerable. En particular, se adoptarán medidas espe-
cíficas de apoyo, mediación y protección en los supuestos
de menores, adolescentes y jóvenes que estén sometidos
a presión o maltrato psicológico en el ámbito familiar a
causa de su identidad o expresión de género.
2. Adoptará los mecanismos necesarios para la protección
efectiva de menores en atención a su identidad y expresión
de género que se encuentren bajo la tutela de la adminis-
tración, ya sea en centros de menores, pisos tutelados o
recurso en el que residan, garantizando el respeto absoluto
a su identidad y expresión de género, y unas plenas condi-
ciones de vida.
3. Garantizará y adoptará las medidas necesarias para la pro-
tección y el respeto de los derechos de las personas trans
con diversidad funcional.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 167

Los centros y servicios de atención a personas con diver-


sidad funcional, públicos o privados, velarán por que el
respeto del derecho a la no discriminación de las personas
trans sea real y efectivo.
4. Velará por que no se produzcan situaciones de discrimina-
ción de las personas trans especialmente vulnerables por
razón de edad.
5. Adoptará las medidas necesarias para que los espacios o
equipamientos identificados en función del sexo, en los
centros de menores, pisos tutelados, centros de atención a
personas con diversidad funcional, residencias de la tercera
edad o en cualquier otro recurso que acoja a personas espe-
cialmente vulnerables, puedan utilizarse por las personas
libremente en atención al género sentido.
6. Prestará especial protección a las personas que por tradi-
ción o cultura pudieran ser víctimas de discriminación
múltiple por razón de identidad o expresión de género.
7. Garantizará en cualquier caso que en todos los ámbitos de
aplicación de la presente ley se aportará a los profesionales
las herramientas necesarias para la no discriminación y se
contará con el personal especializado necesario en las dife-
rentes materias, según se precise en los distintos protocolos
y medidas a tomar.

Artículo 30. Atención a víctimas de violencia por transfobia.

1. La Generalitat, en el ámbito de sus competencias, prestará


una atención integral real y efectiva a las personas víctimas de
violencia motivada por su identidad o expresión de género.
2. Esta atención comprenderá la asistencia y asesoramiento
jurídico, la asistencia sanitaria, incluyendo la atención especiali-
168 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

zada y medidas sociales en la atención primaria tendentes a faci-


litar, si así fuese preciso, su recuperación integral.

Capítulo 5. Medidas en el ámbito familiar

Artículo 31. Protección de la diversidad familiar.

Los programas de apoyo a las familias contemplarán de forma


expresa medidas de apoyo a la diversidad familiar por razón de
identidad y expresión de género. Se prestará especial atención al
fomento del respeto hacia los hijos e hijas de personas trans, así
como de su protección.

Artículo 32. Adopción y acogimiento familiar.

1. Se garantizará, de conformidad con la normativa vigente,


que en la valoración de la idoneidad en los procesos de adopción
y acogimiento familiar, no exista discriminación por motivo de
identidad o expresión de género.
2. En los centros de menores se trabajará la diversidad fa-
miliar con el fin de garantizar que los y las menores que sean
susceptibles de ser adoptados o acogidos sean conocedores de la
diversidad familiar por razón de identidad y expresión de género.

Artículo 33. Violencia en el ámbito familiar relacionada


con la identidad o expresión de género.

1. Se reconoce como violencia familiar a cualquier forma de


violencia que se ejerza en el ámbito familiar por causa de identi-
dad o expresión de género de cualquiera de sus miembros, inclu-
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 169

yendo el no respeto por parte de cualquier miembro de la familia


a la identidad o expresión de género de los y las menores.
2. La Generalitat adoptará medidas de apoyo, mediación y
protección a las víctimas de la violencia familiar por motivos de
identidad o expresión de género, que garanticen la protección de
la persona acosada frente a la persona acosadora, facilitando con
ello la independencia física y económica de la víctima.

Capítulo 6. Medidas en el ámbito de la juventud


y las personas mayores

Artículo 34. Protección de las personas jóvenes trans.

1. La Generalitat, a través de sus organismos con competen-


cias en materia de juventud, ofrecerá servicios de asesoramiento
a las personas trans jóvenes e impulsará campañas de sensibili-
zación sobre la identidad y expresión de género en la juventud.
2. En los cursos de mediadores, monitores y formadores juve-
niles se incluirá formación sobre la identidad y expresión de gé-
nero que les permita fomentar el respeto y proteger los derechos
de las personas trans en su trabajo habitual con adolescentes y
jóvenes de la Comunitat Valenciana.
3. Todas las entidades juveniles y personas trabajadoras de
cualquier ámbito que realicen sus labores con la juventud pro-
moverán y respetarán con especial cuidado la igualdad de las per-
sonas en atención a la identidad y expresión de género.
4. Todos los espacios e instalaciones gestionados por estas en-
tidades observarán y cumplirán con las medidas necesarias para
la completa inclusión de las personas trans.
170 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

Artículo 35. Protección de las personas trans mayores.

1. Las personas trans mayores tienen derecho a recibir de los


servicios sociales públicos de la Comunitat Valenciana una pro-
tección y una atención integral para la promoción de su autono-
mía personal y del envejecimiento activo, que les permita una
vida digna e independiente y su bienestar social e individual, así
como a acceder a una atención gerontológica adecuada a sus ne-
cesidades, en el ámbito sanitario, social y asistencial.
La atención gerontológica a que se refiere el punto anterior
será coordinada por las Unidades de referencia para identidad
de género (UIGE), que realizarán inspecciones periódicas para
verificar su cumplimiento.
2. Las personas trans mayores tendrán derecho a ser atendidas
en residencias adecuadas a su identidad género y a recibir un
trato respetuoso con su identidad de género.
En todo caso, la identificación de la persona trans ante el per-
sonal del centro, demás residentes y terceros, aun cuando ésta
no haya procedido a la rectificación en el Registro Civil de la
mención de sexo, habrá de respetar la identidad de género de
la misma, con independencia del nombre y sexo reflejado en su
expediente.
3. Las residencias de la tercera edad, tanto públicas como pri-
vadas, garantizarán el derecho a la no discriminación de personas
en atención a su identidad o expresión de género, ya sea en su
individualidad como en su relación sentimental.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 171

Capítulo 7. Medidas en el ámbito del ocio, la cultura,


el deporte, la cooperación internacional
y la comunicación

Artículo 36. Promoción de una cultura inclusiva.

1. La Generalitat reconoce la identidad y expresión de género


como parte de la construcción de una cultura inclusiva, diversa
y promotora de derechos. Se adoptarán medidas que garanticen
la visibilidad de la identidad de género, la expresión de género,
la diversidad sexual y familiar, tanto en el ámbito autonómico
como local, como parte de la cultura ciudadana, la convivencia y
la construcción de la expresión cultural.
2. Se adoptarán medidas de apoyo y fomento de iniciativas y
expresiones artísticas, culturales, patrimoniales, recreativas y de-
portivas relacionadas con la identidad de género, la expresión de
género, la diversidad sexual y familiar.
3. La Generalitat promoverá y favorecerá que todas las biblio-
tecas de su titularidad y las bibliotecas de titularidad municipal
cuenten con un fondo bibliográfico y filmográfico específico en
materia de identidad de género, expresión de género, diversidad
sexual y familiar. El contenido de los materiales deberá ser res-
petuoso con los derechos humanos. En las ciudades de más de
20.000 habitantes conformarán una sección específica.
4. La Generalitat garantizará el acceso libre y sin restricciones
a las páginas web que contengan información sobre la identidad
de género, la expresión de género, la diversidad sexual y familiar,
en todos los accesos públicos a internet, tanto en bibliotecas pú-
blicas, centros educativos, así como en sistemas wifi públicos.
172 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

Artículo 37. Deporte, ocio y tiempo libre.

1. La Generalitat, las federaciones deportivas y en general el


conjunto de las administraciones de la Comunitat Valenciana,
cada una en el ámbito de sus competencias, promoverá y velará
por que la participación en la práctica deportiva y de actividad
física se realice en términos de igualdad, sin discriminación por
motivos de identidad o expresión de género.
Asimismo, las entidades organizadoras de acontecimientos y
competiciones deportivas que se realicen en la Comunitat Va-
lenciana adoptarán las medidas necesarias para el desarrollo de
los mismos, respetando la identidad de género expresada por las
personas participantes, de acuerdo con la normativa aplicable.
2. Se adoptarán las medidas necesarias para garantizar que las
actividades recreativas de ocio y tiempo libre se puedan disfrutar
en condiciones de igualdad y respeto a la diversidad sexual, la
identidad y expresión de género, y se prohibirá cualquier acto
que pudiera causar perjuicio, hostilidad o violencia física o psi-
cológica hacia las personas trans.
3. Se adoptarán medidas que garanticen la formación ade-
cuada de las y los profesionales de didáctica deportiva, de ocio
y tiempo libre, y que esta formación incorpore el respeto y la
protección de la diversidad sexual, identidad y expresión de gé-
nero frente a cualquier discriminación. Al efecto se establecerá
la coordinación necesaria con las entidades públicas o privadas
representativas del ámbito de la gestión del ocio, el tiempo libre
y la juventud. Entre estas medidas, se podrán incluir incentivos
en la buena gestión y práctica en aquello referido en este artículo.
4. Se promoverá un deporte inclusivo con el objetivo de erra-
dicar toda forma de discriminación por motivo de diversidad
sexual, identidad o expresión de género en los acontecimientos
deportivos realizados en la Comunitat Valenciana.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 173

5. La Generalitat garantizará la plena igualdad y libertad de


las personas trans en la práctica deportiva, y adoptará las medidas
necesarias para eliminar las barreras que la dificultan.
6. Se garantizará el uso de las instalaciones deportivas de
acuerdo con la identidad de género.

Artículo 38. Cooperación internacional al desarrollo.

La Generalitat, especialmente a través del Plan Director y los


planes de acción anuales de cooperación al desarrollo, impulsará
expresamente aquellos proyectos que promuevan y defiendan el
derecho a la vida, la igualdad, la libertad y la no discriminación
de las personas por motivos de identidad o expresión de género,
así como la protección de las personas frente a las persecuciones y
represalias, en aquellos países en que estos derechos sean negados
o dificultados, legal o socialmente.

Artículo 39. Tratamiento igualitario de la información


y la comunicación.

1. La Generalitat fomentará en todos los medios de comu-


nicación de titularidad pública y aquellos que perciban sub-
venciones o fondos públicos de la administración valenciana, la
concienciación, divulgación y transmisión de la inclusión social
y el respeto a la identidad y expresión de género, emitiendo con-
tenidos que contribuyan a una percepción del colectivo exenta
de estereotipos y al conocimiento y difusión de necesidades y
realidades de la población trans.
2. La Generalitat velará para que los medios de comunicación,
mediante autorregulación y códigos deontológicos, incorporen
el respeto a la igualdad y la prohibición de discriminación por
motivos de identidad o expresión de género, tanto en conteni-
174 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

dos informativos y de publicidad, como en el lenguaje empleado.


Esta disposición afectará a todos los medios, incluidos aquéllos
propiciados por las nuevas tecnologías.

Capítulo 8. Medidas en el ámbito de la seguridad


y las emergencias

Artículo 40. Atención a las víctimas y formación de los cuerpos


de seguridad y emergencias.

1. La Generalitat en el ámbito de sus competencias, elaborará


un protocolo para la atención a las víctimas de delitos de odio
por motivo de identidad o expresión de género, en especial cuan-
do sean víctimas de agresiones, acoso o coacciones tanto físicas
como por medios virtuales y velerá por su efectiva aplicación.
2. La Generalitat, en el ámbito de sus competencias, velará
por que la formación de la policía autonómica, las policías locales
y los cuerpos de seguridad y emergencias incluya el conocimien-
to y el respeto a la identidad y expresión de género.

Capítulo 9. Medidas administrativas para garantizar


la igualdad real y efectiva de las personas en atención
a la identidad y expresión de género

Artículo 41. Contratación administrativa y subvenciones.

1. Las cláusulas sociales de la contratación administrativa po-


drán incluir medidas destinadas a la igualdad en atención a la
identidad y expresión de género.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 175

2. Asimismo, la Generalitat podrá incorporar a las bases regu-


ladoras de las subvenciones públicas las actuaciones destinadas a
lograr la igualdad de oportunidades en atención a la identidad y
expresión de género.

Artículo 42. Formación del personal de las administraciones


públicas.

La Generalitat impartirá formación que garantice la sensibi-


lización adecuada y correcta actuación sobre la identidad y ex-
presión de género al personal de la administración pública que
presta servicios en todos los ámbitos referidos en esta ley.

TÍTULO IV. MEDIDAS DE TUTELA ADMINISTRATIVA

Artículo 43. Disposiciones generales.

La protección frente a cualquier violación del derecho a la


igualdad de las personas por motivo de identidad o expresión de
género comprenderá, en su caso, la adopción de cuantas medidas
sean necesarias para el cese inmediato en la conducta discrimi-
natoria, adopción de medidas cautelares, prevención de violacio-
nes inminentes o ulteriores, indemnización de daños y perjuicios
y restablecimiento pleno de la persona perjudicada en el pleno
ejercicio de sus derechos.

Artículo 44. Concepto de persona interesada.

Tendrán la condición de personas interesadas:


1. Quienes lo promuevan como titulares de derechos o intere-
ses legítimos individuales o colectivos. Las asociaciones, entida-
176 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

des y organizaciones representativas de los colectivos de personas


trans y aquellas que tengan por objeto la defensa y promoción de
derechos humanos.
2. Las que, sin haber iniciado el procedimiento, tengan de-
rechos que puedan resultar afectados por la decisión que en el
mismo se adopte.

Artículo 45. Inversión de la carga de la prueba.

En los procedimientos administrativos incoados en virtud de


lo dispuesto en el presente título, cuando la persona interesada
aporte hechos, o indicios razonablemente fundamentados, de
haber sufrido discriminación por razón de identidad o expresión
de género, corresponde a quien se atribuye la conducta discrimi-
natoria, la aportación de justificación probada, objetiva y razona-
ble de las medidas adoptadas.

TÍTULO V. INFRACCIONES Y SANCIONES

Artículo 46. Responsabilidad.

1. Serán responsables de las infracciones administrativas en


materia de vulneración de los derechos de las personas trans las
personas físicas o jurídicas, públicas o privadas por la realización
de las acciones u omisiones tipificadas en la presente ley. Todo
ello sin perjuicio de las responsabilidades civiles, penales o de
otro orden y de las atribuciones inspectoras y sancionadoras que
en el ámbito laboral pueda ejercer la Inspección de Trabajo y
Seguridad Social.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 177

Artículo 47. Concurrencia con el orden jurisdiccional penal.

1. No podrán sancionarse los hechos que hayan sido sancio-


nados penal o administrativamente, en los casos en que se aprecie
identidad de sujeto, de hecho y de fundamento.
2. En los supuestos en que las infracciones pudieran ser cons-
titutivas de ilícito penal, la administración pasará el tanto de
culpa al órgano judicial competente o al Ministerio Fiscal y se
abstendrá de seguir el procedimiento sancionador mientras la au-
toridad judicial no dicte sentencia firme o resolución que ponga
fin al procedimiento o mientras el Ministerio Fiscal no comuni-
que la improcedencia de iniciar o proseguir actuaciones.
3. De no haberse estimado la existencia de ilícito penal, o
en el caso de haberse dictado resolución de otro tipo que ponga
fin al procedimiento penal, la Administración continuará el ex-
pediente sancionador en base, en su caso, a los hechos que los
Tribunales hayan considerado probados.

Artículo 48. Infracciones.

1. Las infracciones administrativas se califican como leves,


graves y muy graves, en atención a la naturaleza de la obligación
incumplida y a la entidad del derecho afectado.
2. Son infracciones leves:
a) Utilizar o emitir expresiones vejatorias contra las personas
trans, sus parejas, personas allegadas o sus familias por su
identidad o expresión de género en la prestación de ser-
vicios públicos, en cualquier medio de comunicación, en
discursos o intervenciones públicas, o en las redes sociales.
178 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

b) No facilitar la labor o negarse parcialmente a colaborar


con la acción investigadora de los servicios de inspección
de la Generalitat en el cumplimiento de los mandatos es-
tablecidos en la presente ley.
3. Son infracciones graves:
a) La reiteración en el uso o emisión de expresiones vejatorias
por razón de identidad o expresión de género en la presta-
ción de servicios públicos, en cualquier medio de comu-
nicación, en discursos o intervenciones públicas, o en las
redes sociales.
b) El uso o emisión de expresiones que inciten a la violencia
contra las personas trans o personas allegadas, en la pres-
tación de servicios públicos, en cualquier medio de comu-
nicación, en discursos o intervenciones públicas, o en las
redes sociales.
c) La no retirada inmediata por parte del prestador de un
servicio de la sociedad de la información, de expresiones
vejatorias o de incitación a la violencia por razón de iden-
tidad o expresión de género contenidas en sitios web o
redes sociales de las que sea responsable, una vez tenga
conocimiento efectivo del uso de esas expresiones.
d) La realización de actos o la imposición de disposiciones o
cláusulas en los negocios jurídicos que constituyan o cau-
sen discriminación por razón de la identidad o expresión
de género.
e) La obstrucción o negativa absoluta a la actuación de los
servicios de inspección de la Generalitat en el cumpli-
miento de los mandatos establecidos en la presente ley.
f ) Impedir u obstaculizar la realización de cualquier trámite
administrativo o el acceso a un servicio público o estable-
cimiento, por causa de identidad o expresión de género.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 179

g) Realizar actos que impliquen aislamiento, rechazo o me-


nosprecio público y notorio de personas por causa de
identidad o expresión de género.
h) La implantación, el impulso o la tolerancia de prácticas
laborales discriminatorias por razón de la identidad o ex-
presión de género.
i) La elaboración, utilización o difusión en centros edu-
cativos de la Comunitat Valenciana de libros de texto y
materiales didácticos que presenten a las personas como
superiores o inferiores en dignidad humana en función de
su identidad o expresión de género, o que inciten a la vio-
lencia por este motivo.
4. Son infracciones muy graves:
a) Adoptar, existiendo dolo o culpa, comportamientos agre-
sivos o constitutivos de acoso, realizados en función de la
identidad o expresión de género de una persona, que tenga
el propósito de atentar contra su dignidad, creando un en-
torno intimidatorio, degradante u ofensivo para la misma.
b) Cualquier represalia o trato adverso que reciba una per-
sona como consecuencia de haber presentado la misma
una queja, reclamación, denuncia, demanda o recurso de
cualquier tipo, destinado a impedir su discriminación por
identidad o expresión de género, y a exigir el cumplimien-
to efectivo del principio de igualdad.
c) La negativa a atender o asistir a quienes hayan sufrido
cualquier tipo de discriminación o abuso por razón de su
identidad o expresión de género cuando por su condición
o puesto tenga obligación de atender a la víctima.
5. Respecto de las infracciones leves y graves, la discrimina-
ción múltiple incrementará, respecto de cada una de las acciones
concurrentes, un grado el tipo infractor previsto en esta ley.
180 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

Artículo 49. Reincidencia.

A los efectos de lo previsto en esta ley, existirá reincidencia


cuando el responsable o responsables de la infracción prevista
en ella hayan sido sancionados anteriormente mediante reso-
lución firme por la realización de una infracción de la misma
naturaleza en el plazo de un año, contados desde la notificación
de aquélla.

Artículo 50. Sanciones.

1. Las infracciones leves serán sancionadas con apercibimien-


to o con multa de 200 a 3.000 euros.
2. Las infracciones graves serán sancionadas con multa de
3.001 hasta 20.000 euros. Además, podrán imponerse como san-
ciones accesorias alguna o algunas de las siguientes:
a) Prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública
de la Generalitat por un periodo de un año.
b) Prohibición de contratar con la Generalitat, sus organis-
mos autónomos o entes públicos por período de un año.
3. Las infracciones muy graves serán sancionadas con multa
de 20.001 hasta 45.000 euros, y además podrá imponerse alguna
o algunas de las sanciones accesorias siguientes:
a) Prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública
de la Generalitat por un periodo de hasta tres años.
b) Inhabilitación temporal, por un periodo de hasta tres
años, para ser titular, la persona física o jurídica, de cen-
tros o servicios dedicados a la prestación de servicios pú-
blicos.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 181

c) Prohibición de contratar con la Generalitat, sus organis-


mos autónomos o entes públicos por un periodo de hasta
tres años.

Artículo 51. Graduación de las sanciones.

1. Para la graduación de las sanciones se tendrá en cuenta:


a) La naturaleza y gravedad de los riesgos o perjuicios causa-
dos a las personas o bienes.
b) La intencionalidad de la autora o del autor.
c) La reincidencia.
d) La trascendencia social de los hechos o su relevancia.
e) El beneficio que haya obtenido la persona infractora.
f ) El incumplimiento de las advertencias o requerimientos
que previamente haya realizado la Administración de la
Generalitat.
g) La pertenencia de la persona infractora a fuerzas y cuerpos
de seguridad.
h) La pertenencia de la persona infractora a un grupo organi-
zado de ideología fehacientemente transfóbica.
i) La reparación voluntaria de los daños causados o la sub-
sanación de los hechos que dieron lugar a la comisión del
tipo infractor, siempre que ello tenga lugar antes de que
recaiga resolución definitiva en el procedimiento sancio-
nador.
2. Para la imposición de las sanciones pecuniarias y para la
determinación de su cuantía deberá tenerse en cuenta que la co-
misión de las infracciones no resulte más beneficiosa para la per-
182 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

sona o personas infractoras que el cumplimiento de las normas


infringidas.

Artículo 52. Prescripción.

1. Las infracciones muy graves prescribirán a los tres años, las


graves a los dos años y las leves a los nueve meses.
2. El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a
computarse desde el día en que la infracción se hubiera come-
tido.
3. Las sanciones impuestas por infracciones muy graves pres-
cribirán a los dos años, las graves al año y las leves a los seis meses.
4. El plazo de prescripción de las sanciones comenzará a con-
tarse desde el día siguiente a aquel en que sea ejecutable la resolu-
ción por la que se impone la sanción o haya transcurrido el plazo
para recurrirla.

Artículo 53. Competencia.

1. La imposición de las sanciones previstas en este Título exi-


girá la previa incoación del correspondiente expediente sanciona-
dor cuya instrucción corresponderá a la persona titular del servi-
cio de régimen jurídico de la conselleria competente en materia
de no discriminación a las personas por motivos de identidad o
expresión de género.
2. Si durante la tramitación del expediente sancionador se
comprobara que la competencia corresponde a otra administra-
ción pública, se dará traslado del expediente a la administración
pública competente para su tramitación.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 183

a) A la persona titular de la dirección general competente en


materia de no discriminación de personas por motivos de
identidad o expresión de género, cuando se trate de la im-
posición de sanciones por infracciones leves.
b) A la persona titular de la conselleria con competencias en
materia de no discriminación de personas por motivo de
identidad o expresión de género, cuando se trate de impo-
sición de sanciones por infracciones graves.
c) Al Consell para la imposición de sanciones por infraccio-
nes muy graves.

Artículo 54. Procedimiento sancionador.

La potestad sancionadora se ejercerá de conformidad con lo


que dispongan las leyes que establezcan el Régimen Jurídico de
las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administra-
tivo Común.

DISPOSICIÓN ADICIONAL PRIMERA

No discriminación por motivos de identidad de género en el


cómputo del plazo de residencia para ser persona beneficiaria de
la renta garantizada de ciudadanía.
No se considerará interrumpido el tiempo de residencia efec-
tiva en la Comunidad Valenciana exigido por la Ley 9/2007, de
12 de marzo, de la Generalitat, de Renta Garantizada de Ciu-
dadanía de la Comunitat Valenciana, y las normas de desarrollo
de la misma, en los casos de traslados fuera de la comunidad
autónoma derivados de situaciones constatadas de malos tratos
184 Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad...

familiares, de tratamientos socio-sanitarios de rehabilitación,


como consecuencia de medidas especiales de protección en pro-
cedimientos judiciales, de tratamiento derivado de la atención a
la transexualidad de la persona interesada o por cumplimiento de
condena en establecimientos penitenciarios radicados fuera de la
Comunitat Valenciana.

DISPOSICIÓN ADICIONAL SEGUNDA

Todas las referencias presentes en la normativa autonómica en


materia de residencias para personas mayores, y sin perjuicio de
los principios generales establecidos en la misma referentes a la
intimidad de las personas usuarias, deberán entenderse referidas
a la orientación sexual y a la identidad de género, garantizando la
no discriminación por estos motivos.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA UNICA

Se garantizará el funcionamiento de los actuales servicios que


se prestan a las personas trans en la Comunitat Valenciana, en
tanto no se desarrolle reglamentariamente esta ley o hasta que
la nueva estructura coordinada por las Unidades de Referencia
para la Identidad de Género no estén en funcionamiento, que en
todo caso no podrá ser superior a seis meses desde la entrada en
vigor de la ley.
Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad... 185

DISPOSICIÓN DEROGATORIA ÚNICA

Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior


rango emanadas de los órganos de la Comunitat Valenciana se
opongan a lo previsto en la presente ley.

DISPOSICIÓN FINAL PRIMERA

Desarrollo reglamentario
1. Se faculta al Consell a autorizar la suscripción de acuerdos
o convenios necesarios para el desarrollo de esta ley con aque-
llas instituciones y administraciones que resulten competentes y
oportunas.
2. Se faculta asimismo al Consell para dictar las disposiciones
necesarias para el desarrollo y ejecución de la presente ley, en el
plazo máximo de nueve meses, contados a partir de la fecha de
su entrada en vigor.

DISPOSICIÓN FINAL SEGUNDA

Entrada en vigor
La presente ley entrará en vigor el día siguiente al de su publi-
cación en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana.

Verwandte Interessen