Sie sind auf Seite 1von 2

Marzo 16 – Entrene sus Sentidos

«Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la


palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es
para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso
tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del
mal».
Hebreos 5:13-
14

Usted ha “crecido” o madurado espiritualmente cuando, mediante la


práctica, ha entrenado los sentidos para discernir entre el bien y el
mal. Usted ha practicado tanto andar en el Espíritu y renovar su
mente, por la Palabra de Dios, que hasta su carne sigue
habitualmente los caminos de Dios en vez de los caminos del
mundo. Deténgase y piense por un momento. ¿Hay algunas cosas que
su carne le presionaba a hacer antes de recibir a Jesús como Señor
de su vida y que usted ya no las quiere hacer?

Para mí, sí las hay. Por ejemplo, solía fumar, y sentía lástima por todos
esos cristianos que no podían hacerlo. ¿Pero sabe qué? Ahora que soy
creyente, ya no tengo deseo del tabaco. Ni siquiera forma parte de mis
pensamientos, mucho menos de mi vida.

Eso es lo que pasa cuando usted se alimenta de la Palabra de Dios y


renueva su mente con ella. No sucede necesariamente de forma
rápida o fácil. Su carne puede luchar y forcejear por un rato porque
ha sido adiestrada por mucho tiempo para seguir los caminos del
mundo. GALATAS 5:17. Pero si permanece en la Palabra y sigue
creciendo, su carne puede desarrollar el hábito de la justicia así como
desarrolló el hábito de injusticia.

Para que su espíritu no se muera de hambre, no trate de


arreglárselas con un poco de leche espiritual de vez en cuando.
Fórmese el hábito de nutrirse con el alimento sólido de la Palabra
de Dios todos los días y descubra lo que es la verdadera madurez.

Escritura de Estudio: Hebreos 5:11-14, 6:1-3


Hebreos

Capítulo 05

5:11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos
para oír.
5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a
enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que
tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.
5:13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;
5:14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los
sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Hebreos

Capítulo 06

6:1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no
echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,
6:2 de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio
eterno.
6:3 Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite.