Sie sind auf Seite 1von 112

j't

La misión de Edito¡ial Vida es proporcionar los recursos


necesarios a fin de alcanzar a las personas para Jesucristo
y ayudarlas a crecer en su fe.

PASIÓN DE MULTITUDES
Edición en español publicada
1.
por Editorial Vida -2008
Miami, Florida

@ 2008 por Dante Gebel

Edición Madeline DÍaz


Diseño interior y de cubierta: Matías Deluca
A mi eterna enamorada Liliana, que es mi verdaclera
RESERVADCE ToDos Los DERECHOS. A l\,lENos QUE sE INDIQUE Lo
coNTRARro, EL TEXTo BiBLICo sE ToMÓ DE LA SANTA BIsLle NuFvl inspiración en el hermoso ministerio que Dios me en-
VF.RsróN INrERNACtoN,ql. @ 1999 pon SoCIEDAD BíBLICA comendó; de no haberla conocido, entre muchas
INTERNACIONAL.
otras cosas, no hubiese escrito este libro.
ISBN - 978-0-8297-5503-9 A mis tres pequeños y geniales hijos, Brian, Kevin y
Jason, que comparten junto a su papá los largos via-
CATECORiA: Vtoe cnsr teNe / GENERAL
jes e interminables clías fuera de casa.
tMl'l{F5O I-N I { ADO\ UNtf¡ )\ DI ANIFRI( .\ Y en especial a los miles de jóvenes que, por encima
I'f<IN'IED IN THE UNITED STALES OF AN4ERICA
de su montaña de errores, han aceptado el desafío de
1.2"t3 "t4 . ^t2 pagar el alto precio de la integridad.
:-

t.

Mi sincero agradecimiento y aprecio a todos aquellos


que en su momento no tuvieron en poco mi juventud
ni olvidaron que la juventud dejó de ser el futuro
para transformarse en el presente.
A Esteban Fernández 1, todo el equipo de Editorial
Vic1a, por la confianza dispensada a mi persona
descle hace tanto tiempo.
A Clauclio Freidzon, incontlicional amigo y pastor.
Una palabra de especial aprecio a todo el selecto
equipo de Línea Abierta Group, que me han dcmos-
trado su completa fidelitlad a través de estos años,
dejándolo toclo para servir a Dios.
Y deié para el final mi principal agradecimiento: por
supuesto, a mi amado Dios, mi gran amigo y cclnfi-
dente, que puso sus ojos en un desconocido mucha-
cho tle un remoto barrio de Buenos Aires.
-t.

r, ¡i ll,ll:ri.:...
7. La l¡resencia de Dios ............"107
B. Los secretos de la oración... ...........................123
,i ljt \iiitltl
9. Cielos enmudecidos .............139
Íg:. -t'ir
i,.1 { i¡.i.r1 I {'-ri

1 0 El cemenierio de la carne.............................. 1 49

l,'! i r ]&1 i\!{lfl I


11. Elpropósito de la unción.............................169
12. Dos graves peligros ............183
13. Cuatro pasos para la conquista...................193
14. Pasión de multitucles.. ........213
DE CLAUDIO FREIDZON
A PI{IMERA VEZ QUE VI a Dante Gebel supe
de inmediato que tenía delante de mí a uI.l
Escrito originalmente en 1998.
ioven que Dios iba a usar para sacudir a la ju-
Revisaclo y actualizado en 2008. ventud de Argcntina y aun cle otros países.
Recuerdo muy bien aquella noche. Hacia varias
semanas que teníamos cn 1a iglesia reuniones espc-
ciales como resultado de una visita sin precedentes
del EspÍritu Santo. Pastores y laicos de torlo el país
atestaban el salón cle nuestra iglesia cada noche, te-
niendo que hacer filas cle cientos de metros durante
horas para conseguir un lugar. Vivíamos un tiempo
de fresca renovación clue convocaba a hermanos de
diferentes iglesias v denominaciones con el solo
cleseo c1e conocer ntás a Dios a través del Espíritu
¡¡¡¡¡ i i ¡"'.i . . . ¡ ¡ . ¡ . r .'i
' l:-',1!

. PROLOCO fii
Santo. El regreso al primer amor era una experiencia hasta allí no para pasar el tiempo, sino Para hacer un
palpable para todos. Nos encontrábamos práctica- pacto de integridad con Dios. He visto miles de iÓ-
mente sorprendiclos por Dios. Muchos, en cste marco venes en sus cruzadas correr hacia el altar para pro-
glorioso, eran restaurados y comcnz¿1ban u n¿l nueva meterle a Dios que cuidarán su virginidad hasta el
etapa personal y ministerial. Disfrutábamos tle horas matrimonio, serán un eiemplo para la sociedad y vi-
enteras de alabanza y adoración espontánea bajo la virán para servirle a é1.
guía del Espíritu Santo, que se revelaba a cada asis- La santidad no es un tema coyunturai o de moda.
tente transformando su vida. Las Escrituras dicen con claridad: «Sean santos, por-
Fue precisamente en una de aquellas noches que que yo soy santo» (1 Pedro 1:16). Y sabemos que sin
me di cuenta de la presencia de Dante Gebel. A decir santidad nadie verá a Dios. Todo genuino derrama-
verdad, Dios me guió hasta é1. Me impresionó su miento del Espíritu Santo produce quebrantamiento
búsqueda espiritual, se percibía que estaba allí an- y santidad. Es alentador observar que nuestra juven-
helando más de la voluntad de Dios para su vida. tud está siendo movida confrontarse con 10 medu-
a
Por aquel tiempo Dante ya estaba activo en la obra lar del evangelio. Que en la actualidad una multitud
de Dios, sirviendo con fidelidad, ayudanclo a otros de jóvenes llena estadios y auditorios para buscar su
ministerios con generosidad y sin ambiciones per- propia identidad en el perfecto modelo de Jesucristo.
sonales. En los últimos rneses había comenzado un Siento un gran afecto por el evangelista Dante
programa radial con mucho impacto entre los jóve- Gebel. Valoro su deseo de superación constante/ su
nes y adolescentes. Sin embargo, el Señor tenía más inquietud por buscar la excelencia en todo 1o que
para é1. Aquella noche Io llamé a la plataforma de la hace.
iglesia y Ie dije por medio del Espíritu Santo: En una sociedad donde todo parece correcto y
"Dante, un nuevo tiempo comienza para tu vicla y tu aceptable, excepto ser cristiano y vivir en santidad,
ministerio. A partir de ahora Dios comenzará a su ministerio, de manera oportuna, levanta con
usarte en grandes cruzadas para jór,enes a través de fuerza los valores de una vida íniegra. Dante Cebel
todo el país". Antes c1e Io previsto, esta palabra se nos desafía a sostener sin tapuios nuestras conviccio-
hizo realidad. nes. A asurnir un cristianismo en verdad que sea luz
En la actualiclacl su ministerio llena estadios de y sal de la tierra. Debo decir que la tibieza no es una
más de ochenta mil personas con jóvenes que llegan caracteristica cle su vida y su ministerio.
-,'::.:: '
,'i: ' l'.:.
..,),,.,,...:.,,¡r..,¡¿r.r,1.\¡.,.,,,,üi
, PROLOGO ffi,
Observamos que el diablo predica sus mentiras que en más de una oportunidad le arrancarán una
como si fueran la verdad y que muchos cristianos sonrisa y lo dejarán pensando. No se engañe, este no
predican la verdad amedrentados como si fuera una es un libro de esparcimiento. Es un llamado a la san-
mentira. A menudo los jóvenes experimentan esto al tidad. Cuando 1o lea comprenderá mejor por qué son
sentirse duramente bombardeados desde las filas del cada vez más los que se agolpan para oír este men-
humanismo y la nueva era. En este contexto, Dios le saje. Es probable que usted mismo caiga de rodillas
dio a Dante una gracia especial para llegar al corazón para rendir su corazón una vez más.
de la juventud en cada cruzada, llamándolos al arre_ Con los años he aprendido a reconocer y valorar
pentimiento y la entrega. aquellos ministerios que son un regalo para el cuerpo
Me agrada sobremanera cómo Dios 1o ha guiado de Cristo. El de Dante Gebel es uno de ellos. Él ha
para eliminar toda idea de mediocridad de nuestra sido enviado por Dios para llenar un espacio vital a
juventud cristiana. He observado en sus cruzadas y favor de nuestra juventud. Sus cruzadas para jóve-
predicaciones su constante estímulo para que cada nes/ sus espectáculos evangelísticos, así como sus
joven estudie y desarrolle sus talentos al máximo de programas radiales y televisivos que llegan a todo el
su potencial, en beneficio del reino de Dios. mundo con un altísimo nivel de audiencia, son seña-
¡No es
de extrañarse que los jóvenes cristianos salgan de sus les de un ministerio fructífero que sigue creciendo.
reuniones con sus frentes bien en alto! Recibamos con gratitud y esperanza este libro de
En la actualidad, mantengo con Dante una fluida su pluma y sumémonos a esta pasión de multitudes
comunicación. De manera regular me llama por telé- que tienen hambre de Cristo.
fono para tener comunión conmigo. Es parte de
nuestra iglesia, y jamás deja de congregarse cuando RVDO. CLAUDIO I. FRETDZON
está en Buenos Aires. Me complace poder ayudarlo y
Pastor de la Iglesia Rey de reyes
saber que nuestros corazones están unidos por la
Buenos Aires, Argentina
misma causa.
Este libro contiene mucha de la chispa divina que
caracteriza sus predicaciones. Aprenderá acerca de
la Palabra de Dios de una manera muy clara y rica
en experiencias, llena de anécdotas e ilustraciones,
- ?ti ¡?5:
$rY.'d,il'
f& *,
ffiffi
t.
L,
iÉr

L RELOJ MARCABA LAS CINCO de la ma-


ñana y parecía que nuestros corazones esta-
ban a punto de estallar. No olvidaríamos esa
noche por el resto de nuestras vidas. Mi esposa es-
taba recostada en la cama con los brazos detrás de la
nuca y la mirada fija en el techo, como queriendo re-
editar en su memoria cada momento vivido. por mi
parte, ni siquiera concebía la idea de irme a dormir;
me era imposible conciliar el sueño después de todo
lo ocurrido hacía apenas unas seis horas.
«A estas alturas ya deberían haber publicado algo
en el periódico", sugirió Liliana, y yo salí desespe-
rado a buscar las noticias.
En menos de cliez minutos estábamos leyendo los
primeros ecos c1e una noche histórica:
"FERVOROSA
:.rl;'*l!**t

: -,- t!:i.rrr:.'
r¡,,¡¡¡¡¡!¡
¡.r¿./ri..¡..,rrrrr,,4.:
I,NTRODUCCIÓN W
MULTITUD DEJÓVENES DESBORDÓ
EL ESTADIO matrimonio. El cliálogo y la convocatoria de
MUNDIALISTA VÉLEZ SARSFIELD,, Gebel lo
eTan los titu.
lares de Crónica, uno c1e los más dan a conocer como el pastor de los jóvenes
importantes voceros que pro_
nacionales. claman una vida mejor. . .,.
"Más de cincr Otro matutino, Clarín, el de mayor tirada en
aclorescentespa.,i.ipu.o,,:"Ji:Jj-:::llff el
:""..l país, publicaba:
drogas y también contra el terrible
SIDA,, clecía. y "GOLAZO EVANGELISTA EN
continuaba: YÉLEZ", y explicaba: ,,En un marco histórico,
a las veinte horas, el pastor se con-
"Anoche, gregaron más de cincuenta mil jóvenes para
Dante Gebel dirigió una cruzada promo-
de santiclad enia que
se dieron cita miles de chicos
ver la santidad».
de todas las edatles bajo
el lema: "Hoy cambia la historia Un sueño detestado por el diablo acababa
de la juventud,,, un de con_
cretarse. Estábamos exhaustos, pero teníamos
hecho sin precedentes en Argentina. el espí_
Otro periódico llamado página 12,
. . >>.
ritu convulsionado; miles de rostros adolescentes
con un tono giraban
más sarcástico, reseñaba: ,,Anoche anuestro alrededor, recordándonos que
los evangelistas ape_
nas unas horas antes un estadio sede de
demostraron que son r¡ucho más la copa mun-
que minisculos dial de fútbol se había colmado con casi sesenta
grupos que se dejan escuchar en mil
las plazas populares
con un altoparlante . . . el ministerio almas, las cuales habían tomado la decisión
de pagar
de Gebel creció
más rápido que el éxito de una el alto precio del llamado supremo: la santidad.
banda de rock. En la
h istórica noche del sábado
Es casi normal ver a la gente agolparse
en los es-
tadios buscando un alivio para la enfermedad
venes seraron u"
o^.," 0",:;;l:;.; J,:1il:rTl; miseria económica, o tal vez por la sencilla
o la
el matrimonio...,. curiosi_
clad de ver algún milagro de cerca o estar
El semanario Magazine de Actualiclacl a pocos
publicaba metros de su predicador favorito; pero
en sus páginas centrales una extensa no es común
nota de lo ocu- que la gente colme un estadio para encarar
rrido bajo el título: ,.EL pASTOR DE un men,
JóVENES eUE saje de santidad, y mucho menos tratándose
PROMUEVE VOTOS DE CASTIDAD,, de jóve-
y donde se nes. Esta vez había ocurrido lo impredecible,
agregaba: . El lema de la reunión lo
f ue cambiar la his_
toria de la juventud, con un prececfente clivino, lo que solo al Señor se le ocurriría:
mostrarle
registrado a toda una nación que existe una generación
solo en los Estados Unidos, cuando a la que
cientos de jóvenes
prometieron frente a la Casa Blanca le da náuseas el pecado y toda clase de
promiscui_
llegar vírgenes al
clad. Creo que el Señor sonreÍa junto conmigo
I
-:.
.. , __
.:-,.:i.r.
,. ._. .
r¡ '.¡¡ r¡¡i-, ¡¡,,, , , ,,';;:
...18
INTR
cuando leía los periódicos y escuchaba por las
,t'.íu,,{
emiso_
ras de radio más importantes de Buenos Aires Mi deseo es que al lee¡ cada
capítulo de este libro
que sientas el mismo deseo que experimentamos esa ma_
"la virginidad vuelve a estar de mocia,. por otra ñana: que el tiempo se detenga, aunque sea po¡ un
parte, creo que la prensa fue bastante original
al ela_
momento, para apreciar mejor la sonrisa de Dios en
borar sus titulares. Uno en especial resumía toclo
lo el trato con sus hijos. He escrito cada página con la
que habíamos vivido hasta el momento; apareció
en misma pasión que siento por é1, y es mi ferviente ora-
un programa de televisión transmitido por un
canal ción que al finaliza¡ la lectura de este libro tu hambre
capitalino que mostraba una vista panorámica
del es_ por conocerlo haya crecido de tal forma que se trans-
taclio lleno de jóvenes entonando un coro, en
tanto forme en pasión, y entonces, solo entonces, podrás
que al pie de la pantalla se leía: ,.SANTIDAD, pA_
sonreír junto al Señor.
SIÓN DE MULTITUDES». Cuatro palabras de la
prensa secular que resumían lo que ningún
teólogo
hubiese imaginado.
Por supuesto que sabíamos que esta pasión era
el
principio de un movimiento que no conocería lími_
tes, y que lo vivido en Vélez era apenas la
génesis de
la historia de la juventud munclial, pero era
tan in_
creíble ver la trascendencia cle la cruzada en toda
la
nacióry que hubiésemos querido que el tiempo
se de-
tuviera por unos instantes aquella mañana en que
le-
íamos los periódicos y veíamos en cada canal
de
televisión fragmentos clel evento. Algunos medios
solo resaltaban la participación en la reunión clel
an_
tiguo gobernador Ramón Ortega (por quien oramos
en la cruzada), pero aun así, Dios se valía de
esa es-
trategia para most¡arle a todo el país a una juventud
que nrarcaba una nueva pauta.
Jóvenes clispuestos a
pagar el alto precio de la santiciad.
,: :.r.:. :
':"
..''.
. a.

' :', "l '."'


§lt'..'

ilb ls
I

t.

DEL ALMA
ODAVÍA ME PARECE ESTAR VIVIENDO CI
momento en que me formulé 1as tres famosas
preguntas de 1a vida. Todos nos 1as hicimos
alguna vez. O, por lo menos, todos tuvimos alrede-
dor de trece años de edad, cuando un buen tlía las
tres grandes interrogantes de la vida hacen que cual-
quier problema cle 1as Naciones Unidas quede a la
altura de un juego de niños. Esfuerza tu memoria y
recuercla la mañana en que no te gustó lo que viste en
el espejo, v entonces. .. las tres preguntas. Aparecen
sin aviso y sin que las esperes. Es casi injusto que
nuestra tranquila juventud se vea un dÍa perturbada
por tres sencillas interrogantes que determinarán
nuestro futuro:
"¿A qué me vov a dedicar?». «¿Con
.... a. r" .-.... I r...
,- ttl
rai,
inRnLÍrrcos
, DEL ALMA ,»!,

quién me voy a casar?». «¿Para qué me va a usar comprendí esa teoría estudiantil y mucho menos el1-
Dios?". Trabajo. Matrimonio. Ministerio. Demasiado tendí el fútbol o algún deporte que implique un es-
para una sola mañana. fuerzo mayor que levantar un papel del piso; así que,
Es posible que te hayas hecho estas preguntas al como estarás suponiendo, no fui popular y nunca me
cumplir tus primeras dos décadas de existencia, o ta1 eligieron para jugar ningún cleporte. A la hora de
vez en la mitad de tu vida, pero inevitablemente has armar los equipos de fútbol, siempre quedaba fuera
pasado por esa experiencia. A los trece... o a los cin- de cualquier posible elección.
cuenta. Y para afrontar esas cuestiones, uno debe Por lo tanto, no podía darme el lujo de pensar a
tener una estima de sí mismo saludable. Lo cual no qué iba a dedicarme; estaba demasiado preocupado
fue mi caso. por mi físico exiguo como para inquietarme por un
Tengo varias preguntas que le haré al Señor cuando oficio, un matrimonio o un ministerio.
llegue al cielo, y rringuna de ellas tiene que ver con lo Nunca olvidaré esos días, y tampoco creo que
teológico. Una es por qué razón tuve que padecer tantos Dios me permitirá hacerlo. Hoy puedo saber perfec-
complejos durante mi adolescencia; y aunque para algu- tamente cómo sufren las chicas con exceso de peso,
nos le suene a trivialidad, para mí significó, entre otras los muchachos con anteojos, los demasiados altos
cosas, no poder responder aninguna de dichas tres pre- para su edad, los de baja estatura, los de dientes con
guntas. Por alguna curiosa razón me costaba horrores aparatos o los muy delgados como yo. Cuando uno
engordar y gozar de un peso normal, lo que me hans- pasa por esas noches de autoestima destrozada, no
formaba en alguien en extremo delgado, y si a eso le su- las olvida con facilidad. Me ha tocado ministrar a
maba una nariz prominente, tenia frente al espejo a un personas con más de cuarenta años que viven ama-
acomplejado con el amor propio hecho t¡izas. rradas a complejos del pasado. Son dueños de un po-
Todos los que pasamos por la escuela secundaria tencial increíble, pero las heridas del pasado
conocemos la regla número uno de la popularidad: (superficiales o profundas) no les han permitido al-
¡Ser un genio en los deportes! A tus compañeros no canzar la plenitud en sus vidas. Quizás pertenezcas
les interesa si eres bueno en el examen de historia o a ese grupo, o conozcas a alguien que sufrió el ser di-
si logras una buena calificación en trigonometría, 1o ferente a la mayoría, no obstante, cualquiera sea tu
que en realictad impacta es que demuestres que el situación, espera a que te cuente la historia más in-
país está gestando a un futuro futbolista. Nunca quietante que jamás hayas oído.
.- I
..:,,. .,, li,. 1'i'
':,¡i,..1,',,i'.l'
i'i'¿'ó ; """'íit
"'É
, ;DEI.
*'; i'iALMA ..f,,:.
'. .,,,.,(. 1

DEL PALACIO AL SITENCIO un serio peligro, así que no es de sorprender que en


Esa mañana pudo haber sido una cualquiera. EI medio del alboroto siga jugando con sus iuguetes
niño se despertó en su majestuosa cuna y alguien le reales.
acercó su biberón real. Tenía cinco años cle edacl y No obstante, la nodriza entiende algo más sobre
todos en el enorme palacio decían que serÍa tan buen reyes, palacios y herederos al trono, así que toma al
mozo como su padre. niño en sus brazos y corre con desesperación hacia
"Y tan alto corno el abuelor, comentaba un corte- el bosque. El muchachito tiene cinco años y no tiene
sano. Era un nirio con un futuro prometedor, hiio del la culpa de que su padre y su abuelo hayan muerto
príncipe y nieto del rey, nada menos. Tenía un gran en una batalla; un niñito no merece morir por intere-
parecido con el Ricky Ricón de Hollywood; todo a ses monárquicos.
sus pies con tan solo pedirlo. Pese a todo, hubo un error. lJn maldito error que
Sin embargo, esa mañana algo interrumpió el el niño no olvidaría por el resto de su vida. La nodriza
desayuno real de nuestro futuro rey, una tragedia, tropieza y el principito rueda por el piso. Un seco
algo inesperado. De pronto el palacio se transformó «crac" deja estupefacta a la mujer, y el niño no para de
en un caos. Un mensajero llegó con una mala nueva, llorar: sus frágiles tobillos están ahora quebrados.
y después lo impredecible: gritos, estupor y ruidos Esta no es una historia justa: el mismo día en que
poco familiares que el niño de cinco años no alcan_ queda huérfano de padre y abuelo, abandona el pa-
zaba a comprender. lacio y un tropiezo de la que lo transportaba lo trans-
"¡El rey y el príncipe han mue¡to en la batalla!,. forma en un tullido, un lisiado, un minusválido por
El niño no conoce el significaclo de la noticia, o el resto de su vida.
por lo menos no percibe que su futuro va a cambiar La historia narra que iamás volvió a caminar y
de rumbo en los próximos minutos; clespués dc todo, tuvo que vivir incomunicado en el cautiverio, en un
él no tiene por qué saber que ahora comenza¡á la ca- sitio llamado Lodebar, el lugar donc-le los sueños
cería de brujas. Nadie jamás le dijo lo que poclría su- mueren y los reyes se transforman en mendigos.
ceder si su paclre y su abuelo murieran el mismo día; Ahora ha pasado algún tiempo y el niño ya no
es que esas cosas ni siquiera se comentan. . . hasta que tiene cinco años, posiblemente tiene trece o dieci-
suceden. siete, o tal vez treinta. Y llega la mañana de las famo-
Él no entiencle que, al morir el rcy, su vicla corre sas tres prefJuntas cle la vida: trabajo, matrimonio,
'SlnALÍTrcos

ministerio. Pero tampoco le gusta 1o que ve en el es- proyectos que tenían en común; una dama descubre
pejo, y alguien le susurra en el oído que ,,carece de que su esposo la engaña desde hace tres años con
méritos" para responder a las tres interrogantes. No una mujer más joven; una novia se siente morir
califica. cuando su prometido pretende manosearla; una es-
Se pasó la niñez observando cómo otros niños ju- posa se siente violada por su marido en la noche de
gaban al fútbol, trepaban a un árbol o simplemente bodas y decide tener sexo sin alma por el resto de su
corrían dekás de un perro vagabundo. Él estaba tu- vida makimonial. "Crac". Es el sonido que sirve de
llido por un error. denominador común en todos los casos. Alguien de
Los muchachos crecieron, tuvieron novias, aiar- pronto nos hace caer, dejándonos tullidos del cora-
dearon sobre las chicas de sus sueños y dieron su pri- zón, paralíticos del alma.
mer beso. Él ape.tas si podía imaginarlo, estaba Sin duda lo más doloroso es que en ocasiones las
minusválido porque alguien 1o había dejado caer. Su personas de quienes más dependíamos son las que
vida social estaba dañada; pudo haber sido un rey nos dejaron rodar por el piso. De pronto la frase de
que con solo chasquear sus dedos habría tenido un una madre exasperada por los nervios nos sentencia
harén a su alrededor, pero era paralítico... de los pies en nuestra adolescencia: «¡Nunca .upfi¿¡{5!». «¡In-
y del a1ma. Se llamaba Mefiboset. ¡l¡il!». «¡Torpe!». «¡Tú no eres como tu hermano!". . .
El relato nos sorprende porque es posible que Palabras que nos quiebran los tobillos dejándonos a
todos tengamos una historia triste para contar. Nues- la vera del camino. Parecen frases inofensivas y hasta
tra vida marcha corectamente hasta que un día, sin justificadas, pero nos marcan a fuego y en ocasiones
anunciarse y sin previo aviso, algo nos quiebra los pretenden determinar nuestro futuro.
tobillos y pretende cambiar el rumbo de nuestra exis- Recuerdo que dibuiaba una sonrisa cuando al-
tencia. La niña descubre que ya no puede sonreír guno de mis hermanos comentaba: "Dante está cada
cuando su padrastro se aprovecha de su infancia y le vez más flacor, y hasta soltaba una carcajada cuando
roba lo más preciado que una mujer puede tener; un el profesor de educación física se burlaba de mis
muchacho siente que su corazón se destroza cuando piernas endebles para los deportes. También supe di-
su prometida lo abanclona como si sus sentimientos simular cuando un líder me señaló con su largo dedo
fueran un juego de naipes; un hombre descubre que índice y sentenció: "Dios nunca te utilizará, é1 no usa
su socio lo está estafando sin importarle todos los a los rebeldesr, sin embargo, por dentro sentía que
. ,ra ,i¡i , .a

!:'
:a!
.1?':
:
;1'
' "'t -,
!' .
r , " r ' ¡ ¡ ¡ i,, ¡ ¡ , ,
"

,DPA R

eSoS (<CraC)) intentaban arrancarme del palacio y palacio. Mefiboset ha vuelto a casa, a sentarse a la
transformarme en un mendigo.
mesa real, donde los rollizos olvidan su peso v los
Claro que mi historia, como la de Mefiboset, no
de baja estatura se sienten gigantes; donde los to-
tiene un mal final. La Biblia narra en 2 Samuel 9 que
billos cicatrizan y la caída solo es un recuerdo del
una tarde el rey David (que había relevado en el
pasado.
trono a Saúl) pregunta si acaso existe alguien de la
antigua monarquía, de la casa de SaúI, que pueda
CICATRICES Q!' E PERDURAN
estar vivo, ya que el rey desea cumplir un viejo pacto
No podría terminar este capítulo sin agregar algo
hecho con su difunto amigo Jonatán. Alguien cer_
fundamental que oí de labios de un querido amigo y
cano al trono, llamado Siba, le comunica al rey David
hombre de Dios llamado ltalo Frígoli:,,Las heridas
que en efecto en Lodebar se encuentra el hijo de
Jo_ sanan, pero no te avergüences de la cicatriz; recuerda
natán, el nieto de SaúI, alguien al que le correspondía
que hay alguien que lleva cicatrices en sus manos y
el palacio... pero vivía en cautiverio. y entonces ocu_
no se avergüenza de tenerlas».
rre lo impredecible, el rey quiere que busquen a Me_
Cuando tenía unos quince años, me accidenté en
fiboset y Io traigan a su mesa. David desea una carpintería y me lastimé los dedos de la mano
devolverle su condición de príncipe.
derecha; me hicieron una pequeña operación y me
Ese día siempre llega para los minusválidos
colocaron un yeso. El médico diio que cuando me
del alma. El vocero del Rey irrumpe un día en tu
quitaran las vendas tendría que ejercitar los dedos
Lodebar, desenrolla un pergamino y lee en voz
hasta recuperar la movilidad normal, y así sucedió.
alta: «El eclicto real proclama que regresas a
tu Sin embargo, ocurre algo curioso con mi mano hasta
lugar de origen, pasando por alto tus heridas v
el día de hoy. Cuando hay humedad en la atmósfera,
cornplejos. El Rey ha dispuesto que te sientes a la
siento un leve dolor en los dedos; la molestia me re-
mesa junto a los demás comensales, a partir del
cuerda que hace quince años algo le sucedió a mi
día de la fecha".
mano derecha. No hay nada defectuoso en ella, pero
Aquel que nadie quería en su equipo de fútbol
con los cambios de temperatura me doy cuenta de
de la secundaria de pronto pasa a jugar en las ligas
que alguna vieja molestia aún perdura. No hay in_
mayores. El que fue llevado en brazos del
¡ralacio fección ya que pasó rnucho tiempo, pero la marca se
al silencio, ahora regresa en brazos clel silencio al
hace sentir una que otra vez.

.''., . '
::.",',::
A RA L I T I C O S
DEL ALMA
Todos los que estuvimos alguna vez en Lodebar mientras lees estas líneas, hay otros que sueñan con
hemos sido restaurados a la mesa del Rey, pero nos volver al palacio y sentarse a la mesa.
enojamos cuando regresan Ios recuerdos del cautive- El deseo del Rey es que nunca te sientas dema-
rio, nos molesta que Dios no nos haya borrado de la siado cómodo como para desistir de ir a buscarlos.
mente el día en que alguien nos dejó caer. Esto ya no
está presente en el corazón, au nq ue en ocasiones re-
gresa a la mente.
He orado muchas veces con respecto a este tema.
Una noche, luego de una reunión que celebramos en
Uruguay, el Espíritu Santo me mostró de manera
clara que los cristianos tenemos alrededor de un año
de "vida fértil», ese famoso tiempo del "primer
amor», en el cual le predicamos a todo el mundo.
Casi no podemos creer que Dios nos haya rescatado
de nuestro Lodebar, así que queremos hacer por
otros lo que hicieron por nosotros: vamos en busca
de los Mefiboset, de los otros paralíticos de1 alma.
Sin embargo, luego de un tiempo, nos transforma-
mos en religiosos y nos olvidamos de los quebranta-
dos. Los demás tullidos dejan de ser almas
necesitadas del amor de Dios para transformarse
simplemente en ,.los mundanos", y olvidamos que
nosotros también una vez necesitamos de alguien
que nos fuera a buscar.
Es que la mesa del Rey es tan confortable que la
memoria se nos vuelve frágil. Por eso el cambio de
clima evoca tu vieja herida. Ese recuerdo del pasado
regresa por un instante para que rememores que
tOS TRES
IORDANES
E FASCINA EL "ESTILO" DE DIOS.
Un importante hacenclado decide contra-
tar empleados para que trabajen en su
campo por... digamos unos cincuenta dólares al dÍa.
Deben comenzar temprano por 1a mañana, ya que
hay mucho trabajo que hacer. Al mediodía contrata
una decena de obreros más. Hace lo mismo a las tres
de la tarde. Finalmente hace algo inesperado: casi
cuando la jornada está por finalizar, sigue contra-
tando obreros para su campo. Y una cosa más insó-
lita aun: les paga lo mismo a todos. Los que
trabajaron desde la mañana y soportaron el fragor
clel día, no terminan por entenderlo; no es justo, no
es equitativo. Los últimos trabajaron muy poco para

''-""i
¡¡!i¡¡,¡
...¡.¿.,¿!.¡........]¿a.
'
Lo§ rRES f oRDANESÉi {r¡
*. ., ,,,,( ':

merecer la misma paga. El hacendado sonríe. Él con- mado Belén. "Sucede que ningún avivamiento co-
trata a los que quiere y les paga lo que le place. Este mienza en un establo», dicen los eruditos tratando
es el "estilo" de Dios. de buscar una explicación lógica, y agregan: «¿Puede
Otra historia. Un jovencito bien parecido posee venir algo bueno de un establo?". En teoría no, pero
una túnica de colores que sus propios hermanos de- según el <<estilo» de Dios todo es posible. É1 pue<ie
testan. Ellos se han preguntado una y otra vez por contratar obreros al ocaso del día y transformar es-
qué él tiene preferencia, pues no ha hecho nada para clavos en gobernadores, pastores en reyes, pescado-
merecer la túnica. Este muchachito es un obrero de la res en discípulos y establos en palacios.
última hora, acaba de llegar y no tiene "la experien- El 1 de mayo de 1975 toda mi familia aceptó a
cia» de sus hermanos mayores, y por si {uera poco, Cristo como Salvador personal, y ese mismo día mi
también dice soñar cosas extrañas. madre fue sanada de un cáncer terminal. Literal-
Por último deciden arrojarlo en una cisterna y mente nuestra vida fue transformada; hoy mis pa-
venderlo como esclavo.
"Nos deshicimos de é1", co- dres le sirven al Señor como ancianos en una iglesia
mentan orgullosos. Años después, los victimarios de Buenos Aires y están involucrados de manera in-
están inclinados ante el muchachito de la túnica, que tensa en la obra de Dios.
ahora es un hombre eminente que abrirá los grane- Por ser el menor de cuatro hermanos, aprecie casi
ros para darles de comer. Se trata del inconfundible como un espectador 1o que Dios hacÍa en los años se-
"estilo» de Dios que toca lo que no es... para que tenta y ochenta a través de grandes hombres de Dios
sea. como Billy Graham, Carlos Annacondia y Yiye Ávila,
Hay cientos de historias más. Pinos y cipreses entre otros. Lograba sorprenderme con el Dios hace,
sorprendidos de que el Creador utilice una vil zarza dor de milagros, pero no podía concebir la idea de
para hablarle a Moisés. Un eiército atónito que toda- que ese mismo Dios algún día pudiera usarme. «No
vía no digiere que un muchachito pastor de ovejas estoy dentro del modelo estándar que Dios utiliza.
acabe con un gigante filisteo. Vecinos de Capernaúm Dios solo unge a los estadounidenses como Graham,
que no pueden creer que el Maestro haya elegido a o a raras excepciones como Carlos Annacondia, pero
un tosco pescador llamado Pedro. Religiosos que no nunca lo ha hecho con un jovencito de Argentina",
aceptan bajo ningún punto de vista que el Mesías de- comentaba. Crecí con esa teoría y estuve a punto de
cicla nacer en un establo de un remoto pueblito lla- aceptarla de por vida.
LO§ TRES f ORDANESÉ;
,,,.,( i
Gran parte de mi juventud transcurrió en iglesias balbucear alguna jerga extraña, pero no resultaba.
conservadoras, donde se suponía que Dios solo Una tarde, una hermana se me acercó y me dijo al
podía depositar sus dones sobre algunos oido durante la oración: "No estés tenso, el bautismo
"elegidos».
Aún recuerdo a esas hermanas que eran «propieta- en el Espíritu es un regalo, vendrá cuando menos lo
rias» del don de la profecía e iban por la vida predi- esperes». Fue lo más cuerdo y sincero que oí por
ciéndole el futuro al resto de la congregación, así aquellos años. A la semana, el Espíritu Santo me vi-
como a otros que decían que recibían sus sermones sitó con su promesa en mi habitación. Tan sencillo
en visiones durante la noche. Pasé más de una dé- como eso. Sin trompetas angelicales ni dragones gi,
cada escuchando diálogos tales como: gantescos; simplemente un regalo casi silencioso.
- Pastor, anoche soñé con dos bestias que que- Sin embargo, de modo paradójico, el bautismo
rían atacarme; eran como gigantescos dragones, pero clel Espíritu me Ilenó de dudas. ¿Por qué no entraba
yo tenía una espada en una mano y sostenía una en éxtasis al momento de hablar en lenguas? ¿Por
bolsa con oro en 1a otra, y con 1a espada destrocé a los qué nunca lograba tener visiones? Ahora no solo me
dragones. Entonces apareció un gigante y me dijo... sentía frustrado, sino también bajo presión. Además,
- ¡No me cuente más! Está muy claro. Dios le en e1 caso hipotético de que Dios me usara, ¿cómo
está mostrando que usted tiene un ministerio podría servirle? Conocía muy poco la Biblia como
evangelístico. para aspirar a ser un predicador; también recuerdo
A la distancia me causa risa, pero sinceramente que alternaba entre tocar 1a batería de la iglesia y di-
nunca entendí qué era lo que estaba tan claro. Lo rigir los coros clurante la reunión. Mi f utura vida mi-
cie¡to es que las presuntas revelaciones solo conse- nisterial era un conflicto.
guían aumentar mi frustración, puesto que nunca Disfruto al escribir este capítulo porque soy
había logrado percibir algo sobrenatural. consciente de la gran cantidad de personas que han
Estuve casi siete años buscando el bautismo del tenido que desfilar por estas tres estaciones: frus-
Espíritu Santo, y la gente que había vivido la expe- tración, presión y conf Iicto. Todos los que fuimos
riencia relataba testimonios de haber sentido extra- tocados al "estilo" de Dios pasamos indefectible-
ños calores y sensaciones fuertes. Yo me ponía tenso mentc por ellas. Es el recorrido inevitable que
y trataba de repetir ,,aleluya" lo más rápido posible deben realizar los establos hasta transformarse en
para lograr que la lengua se trabara y de esa forma palacios.
'.r¡rr¡r¡z"ii'.-!.¡,
LO§ TRES IORDA NESft,
..,,,( ":

LAS TRES ASICNATURAS DEL MINISTERIO ñana; acabas de entrar a la "universidad" del minis-
Nunca pude llevarme bien con las matemáticas. terio, y no te entregarán tu certificado hasta tanto
Mucho menos con los profesores que se empeñaban apruebes todas las materias correctamente y obten-
en enseñármelas. "Si acaso mi futuro está en el gas buenas calificaciones. Unos tardarán años en ¡;ra-
reino", filosofaba en aquellos años de secundaria, duarse; otros, unos pocos meses, y algunos hasta se

"¿cle
qué me sirve solucionar un problema de regla transformarán en «matemáticos crónicos". A estos
de tres compuesta?". Nunca nadie supo darme una últimos los observarás haciendo el mismo examen
respuesta lógica, pero 1o cierto era que si no alcan- de por vida: «Hace unos años Dios me había sanado
zaba el promedio, tendría que hacer el examen de de esta misma enfermedad que ahora padezco; no sé
nuevo. .,,Nos vemos en marzo, Gebel, y espero que qué pudo hacer que regresara"... "EI Señor me había
venga preparado", clecía entre dientes mi profesor, dado un buen empleo, pero duró poco tiempo; ahora
mirando por encima de sus gafas y sonriendo como estoy buscando trabajo de nuevo"... "Creí que había
quien sabe que va a devorar a su presa. Así funcio- superado el mal carácter, pero no sé 1o que me suce-
naba: no me entregarían mi certificado hasta contes- dió; reaccioné mal y volví a perder el control"... "Te-
tar e1 examen de forma correcta. Llegué a realizar nías que haber visto cómo me usaba Dios; ahora
cinco veces la misma prueba, hasta transformarme estoy un poco estancado, pero antes era algo increí-
en una especie de matemático c¡ónico. Si a estas al- ble"... Cente haciendo una y otra vez el mismo exa-
turas te estás sonriendo, es porque seguro conoces a men y ni siquiera sospecha que está cursando la
alguien en condiciones similares, quizás en la escuela universidad de Dios. Gente como tú, como yo... o
del ministerio. como Naamán.
De pronto Dios decide tocar a un simple establo
que apenas puede creer que lo hayan tenido en EL IORDÁN DE LA FRUSTRACIÓN
cuenta. Tembloroso, levanta una mano (si acaso los La Biblia narra la historia en el segundo libro de
establos tuvieran manos) y musita: «Oh, Señor, qué los Reyes, capítulo cinco. En lo personal, oí hablar
privilegio, sígueme usanclo en lo que ss¿". ¡Qué c{el tema por primera vez a través del clecano del Ins-
emoción! ¡Qué cuadro tan románticol Pero esto de tituto Bíblico. Aunque conocía el incidente, nunca lo
transformarse en un palacio implica mucho más que había visto de esa manera.
la en.roción de corre¡ al altar un domingo por la ma- El general clel ejército clel rey dc Siri¿r cst¿i enfadado.

:: l
i...,;a?;'.! . ., . . ... t 4i:
¡-,,.,7
tOS TR ES TORDA N E sr-.i
r rr. r|lr.r. .,,,.'( j
En realidad se encuenha molesto. Pocas veces sus ser- cible "estilo" de Dios que nos tennina zambullendo
vidores lo han visto tan inquieto. Es que el hombre que t'n el Jordán de la frustracion.
ganó mil batallas no sospecha que está siendo proce- Quiero que juntos hagamos un poco de memoria
sado al "estilo" de Dios. y recordemos las ocasiones en que nos sucedió 1o del
Es ridículo, vocifera el general, he recorrido miles pomposo general de Siria.
de kilómetros para que el profeta orara por mí lepra, Se dice que existen tres ópticas de uno mismo:
y 1o único que encuentro es la noticia de que me cómo te ven los demás, cómo te ves a ti mismo y
tengo que zantbullir... ¿Cuántas veces díio? ¡Siete! cómo eres en verdad. Y por alguna curiosa razón
¡Siete veces en el rÍo Jordátt! ¡Esto es inaudito! ¡Es consideramos más importantes las dos primeras. Sin
sencillamente una falta cle respeto! embargo, al final descubrimos que no somos 1o que
Siete veces en el ¡ío Jordán. Nada menos. La algunos piensan de nosotros. Alguien nos susurra:
comitiva de Naamán no sale de su asombro, cu- nEn realidad usteci debe ser muy espiritual; cuando
chichean por 1o bajo y alguien hasta cieja escapar pasó al púlpito sentí una tremenda unción». Sonreí-
una risita ahogada. Naaman evalúa su situación. mos y nos mostramos agradecidos... pero en el
En realidad, sabe que no está en condiciones de fondo sabemos que esa no es la verdad. Terminamos
elegir; al fin y al cabo es él quien tiene la lepra, y de dirigir la alabanza, nos miramos en el espejo del
este profeta impertinente y excéntrico posee la lavabo y nos decimos: "Creo que los impresioné.
única cura aparente. Ahora ya no está enoiado; se Debo tener algo que otros no tienen". Nos menti-
siente frustrado. Él se imaginaba otro recibi- mos y logramos una felicidad pequeñita y pasa-
miento; tal vez una imposición de manos o alguna jera... pero esa tampoco es Ia verdad, y lo sabemos.
palabra mágica hubiera sido suficiente, Pero La realidad es que Ia semana pasada el carácter
jamás imaginó siete zambullidas. nos dominó y dijimos lo que debíamos callar, pro-
Es que la voluntad de Dios siempre es frustrante metimos buscar a Dios en oración y nos quedamos
para la carne. Podemos jurar que vendrá a los reli- dormidos, y juramos amor eterno a quien no volve-
giosos... y come con los pecadores; suponemos que remos a ver. Así somos. Estamos en el proceso de
eligirá a un doctor en "diviniclades".. . y se fiia en madurar, en 1a Universidad de Dios, y las califica-
Simón Pedro; creemos que lo encontrarer¡os en el te- ciones de nuestro examen aún no son las suficien-
rremoto... y está en el silbo apacible. Es el imprcde- tes. Y nos frustramos.
¡ ¡ ¡ " ¡ ¡ ¡ i ¡.i:r . r... ¡¡t¿r1..\. . tt t t t t4a!.
¿
Lo§ rRES f oRDANESH{
t,r- ,. -..rr.r{ ,'1"
Esperábamos un «toque» milagroso e instantá- cientos cle batallas, pero que ahora no puede resolver
neo, no tantas zambullidas. un simple conflicto.
Sigamos haciendo memoria. El día en que el Sin exagerar, en momentos como este sentimos
evangelista reveló su método de oración, o en el mo- que jugamos a la ruieta rusa; existen varias alterna-
mento en que el próspero pastor nos compartió su tivas, pero un error puede ser fatal. Hasta que al fin
fórmula para el crecimiento de la iglesia, creímos que logremos sensibilizarnos alavoz de Dios, a diario
sabíar¡os cómo fabricar pólvora, pero no nos dio re- nos encontraremos con la disyuntiva de elegir entre
sultado. Otra frustración, mientras Dios continuaba el Jordán u otros ríos. El conflicto también es una ma-
diciéndonos: "Busca tu propio monte, no te subas a teria que debemos cursar.
los aienos". El rey Nabucodonosor mira a los tres jovencitos y
Quiero que observes con detenimiento al general les dice: Ustedes deciden: adoran a la estatua de oro
sirio. Yo me enteré que este mismo profeta, se dijo, que levanté o son echados en el horno de fuego (Da-
le impuso las manos a un leproso para que sanara. niel 3). Sadrac, Mesac y Abednego se sienten contra
Debo ser el primer caso que tiene que zambullirse en la pared; tienen dos opciones y un conflicto que re-
un río para recibir sanidad... no comparto esfe es- solver. Afortunadamente, deciden hacer lo correcto;
tilo... debe existir otra manera. no se postrarán ante ningún dios de metal, producto
Posiblemente sí exista. No obstante, un estu- del capricho de un monarca. El resto es historia cono-
diante en la unive¡sidad de Dios nunca decide cómo cida. Aprobaron el examen y se llevaron los elogios
tomará el examen. del mismísimo rey.
EI faraón le hace una propuesta a Moisés: De
Er JORDÁN DE LOS CONFLTCTOS acuerdo. Puedes llevar a tu pueblo luera de Egipto,
¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farhr, pero deja las ovejas y el ganado (Éxodo 10:24). Es casi
no son mejores que toda el agua de Israel? La pre- lógico lo que este señor esclavista está pidiendo. Es
gunta de Naamán no era descabellada, de haberlo una pequeña comisión que se cobrará el administra-
sabido se habría zambullido en un río más apropiado dor de Egipto por dejarlos irse en paz. El faraón hace
para un general, en lugar de en uno tan pantanoso la propuesta y Moisés es el que debe resolver e1 con-
como el Jordán. Tiene que exisür la posibilidad de flicto. Está pensando mientras se rasca su tupida
otras opcictnes, piensa el valiente guerrero que libró barba. Por último, Moisés decide: A/i una pezuña
ES JORDANES
quedará en Egipto. Nos lleyamos todo. El hombre favorita por la televisión,. Si elegimos lo correcto,
más manso de toda la tierra está decidido a aprobar continuamos en ia carrera, y si no, reprobamos la
su examen. materia.
El apóstol Pablo escribe sobre su conflicto a los
hermanos de Filipos: EL
"Me siento presionado por dos DE tAS PRESIONES
posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es Los criados de Naamán tienen otra óptica de la
'ORDÁN
muchísimo mejor, pero por el bien de ustedes es pre- situación. Uno de ellos toma la palabra y le dice a su
ferible que yo permanezca en este mundo" (Filipen- señor: ¿Si el profeta le pidiera una gÍan cosa, no
la
ses 1:23-24). haria? Cuanto más si lo único que }e exige es que
se
Este hombre sí que tiene un gran conflicto; é1 no lave en el lordán Naamán se siente doblemente pre_
está preocupado por saber si el Abaná y el Farfar son sionado: por la lepra y sus servidores. Se siente pre_
menos pantanosos para darse un baño. Está conside- sionado a hacer algo que quisiera pasar por alto, pero
rando morirse para estar con Cristo. Sin embargo, no hay alternativa.
decide que es mejor vivir porque todavía hay mucho Mi esposa y yo hemos vivido estas presiones a
por hacer. lo largo de todo nuestro ministerio, y decirte que
Habría cientos de historias más, no obstante, re- estás exento de ellas sería como venderte un
Sresemos a nuestro generai de Siria. Está leproso y fiasco. No siempre he ido a mi lugar secreto de
tiene que decidirse pronto; los caminos alternativos oración impulsado por el deseo de orar; en la ma_
no son demasiados pero son tentadores (siempre yoría de las ocasiones la disciplina me condujo a
ocurre así). doblar las rodillas por largas horas... hasta que
"Creo tener el llamado para ser misio-
nero/ pero me encanta la evangelización y las cam- llegó el deleite.
pañas masivas".
"Aunque me dijeron que lo mío era En ocasiones me gustaría decir: «Bueno, no tengo
dirigir el coro de la iglesia, una partecita de mí qui- que orar o prepararme demasiado para predicar, al
siera dedicarse a la enseñanza bíblica». «Siento que fin y al cabo, el que realiza la obra es el Señor,, sin
amo a Carlos, pero aún me siento atraída por Ro- embargo, siento la presión de estar ungido. Si no
en_
berto, y me cuesta olvidar la caballerosidad de treno mi oído espiritual, no oiré al Señor cuanrlo esté
David". O el coiidiano conflicto de: que le pro- ante un centenar de personas que desean un fresco
"Sé
metí a Dios orar, pero justo hoy pondrán mi película
"esto dice Jehová".
L OS T RES IORDANE
La persona que tiene un ministerio en los hospi- Ah, casi nos olvidamos de Naamán. Les digo que
tales no disfruta clel dolor ajeno. Su lugar de trabajo al final e1 general, muy a su pesat se zambulló siete
no es acogedor ni tiene un público que aplauda sus veces en el Jordán y su carne quedó como la de un
logros, no obstante, siente la presión de buscar a los niño. Aprobó la materia, y se lo contó a sus nietos.
que sufren. No quisiera, pero lo hace. Lo mismo
ocurre con el que lleva un mensaje de esperanza a
las cárceles. O con el misionero que nota que sus
pies están ampollados de caminar. O simplemente
con el pastor que clesearía quedarse en cama hasta
el mediodía, mas tiene una grey que lo espera con la
sed de un sermón fresco. Presiones en la escuela del
ministerio.
Desde hace nueve años he recorrido con mi es-
posa nuestro país de punta a punta, así como una
gran parte de países de todo el mundo, algo que al-
gunos envidiarían... excepto que a mí no me gusta
viajar demasiado. Detesto el momento de preparar
el equipaje, alistar los documentos del viaje, revisar
el itinerario, perder interminables horas en algún ae-
ropuerto para lograr una conexión aérea y pasar las
noches en frías habitaciones de hotel, en ocasiones
lejos cle mi familia. Pero no siempre cuenta lo que
me gusta, ya lo mencioné antes: un estudiante no de-
cide qué características tendrá su examen. Las frus-
traciones, los conflictos y las presiones son parte de
nuestra preparación para el ministerio; son las asig-
naturas ineludibles que deben cursar a diario los
obreros de la última hora.
AVES DE RAPIN

«Dr,?.Tffii:ikil#T:I
una servilleta de papel.
"No concibo la idea de que
todo nos esté saliendo mal sin ninguna razón,>.
Liliana acababa de formular una sencilla frase
que como simple mortal pude l-raber pasado por alto.
Pero para mí no fue solo una frase; más bien me so-
naba a epitafio. Ella había dicho que «todo nos está
saliendo mal», y eso me incluía como sacerdote de la
casa. Ese «todo" involucraba matrimonio, empleo. . .
y ministerio. Y lo peor, tenía razón.
Vi por primera vez a Liliana en el año 1985 du-
rante una campaña evangelística de Carlos Annacon-
clia en San Martín, Buenos Aires, pero ella ni siquiera

:r.,,r*..
4úrs
se dio cuenta de que yo existía. Luego me volví a en_ sosteniendo: la mujer que el Creador me entregó
contrar con ella en 1989 y ie propuse matrimonio; siempre fue muy sensible al munclo espiritual. Si las
entre los dos promediábamos las dos décadas de damas poseen un sexto sentido, la mía tiene un sép-
vida. Ella era hija de pastores, estudiaba en un semi_
timo. En realidad las cc¡sas no habían estaclo mar-
nario bíblico y decía que soñaba con casa¡se con al-
chando bien en ningún área de nuestras vidas.
guien que tuviera un gran llamado de Dios. Este
Habíamos rentado nuestra primera casa y se nos
servidor apenas si entendía los misterios del Señor,
llenó de humedad. E1 pastor de la iglesia donde nos
no estudiaba y me había enamorado de Liliana. El
congregábamos me había sugerido que por un buen
Señor hizo el milagro, y el sentimiento fue recíproco:
tiempo permaneciera sentado en la banca, y las fric_
fuimos novios durante seis meses y después nos ca-
ciones en el matrimonio aumentaban a causa del
samos. Todo correcto y en el marco de la santidad.
apremio económico. Trivialidades de la vida coti_
Fuimos amigos, oramos, nos hicimos novios, nos res_
diana... solo para los que las contemplan clesde
petamos y nos casamos ante la ley y la iglesia. Sin
afuera.
embargo, en el primer año de nuestra vida conyugal,
La crisis llegó a su punto máximo cuando, de la
mi esposa tortura una servilleta con un lapicero noche a la mañana, me quedé sin empleo de manera
mientras dice: «Todo nos está saliendo mal», e ilusa-
injusta. Me costó mucho tiempo aprender que el mi-
mente espera que yo permanezca callado. Sentí que
nisterio, el matrimonio y la economía r.an cle la
mi orgullo se desmoronaba ante la mujer de mi vicla.
mano, pero en aquel entonces me hubiese bastado
-Yo no creo que esté toclo mal -diie con cierto con que solo una de las tres áreas resultara más o
aire de omnipotencia machista . perder un empleo
- rnenos bien. Literalmente habíamos tocado fonclo y
no significa la muerte; además tengo planes y algu-
nuestro ánimo estaba por el suelo. Hasta que una fría
nos proyectos que estoy seguro resultarán.
madrugada de iunio ocurrió lo que yo jamás habría
Liliana apenas si me escuchó. soñado.
-Estoy convencida de que hay algo que no el primer capítulo te conté que nunca había te_
Er-r
está funcionando bien en nuestra vida espiritual
nido una gran revelación. Hice toclos los esfuerzos po_
- agregó -. No nos estamos ajustando a 1a per_ sibles, pero nunca experimenté el toque sobrenatural
fecta voluntad de Dios, puedo percibirlo. de Dios. Esa noche fue diferente. Nos encontrábamos
Debía reconocer lo que hasta el día de hoy sigo quebrantatlos y dependiendo de la rnisericorclia cle
s§&.'q .' ¡ r l trl:i
,4 .. , ,r§
t.i: ' .i9,:.
..i , ¡i;{1r,§ tl - ,,,.t ,l',.;',
..,.,',,.i',
4VES DE R API ñ o 'il,
.,,,,( 1

Dios. Nos arrodillamos iunto a un calefactor que ape- fuera". En primera instancia, Abram tenía que salir
nas lograba entibiar el ambiente. Oramos juntos casi cle la carpa... o no contemplaría la visión. Algo así
hasta las dos de la madrugada, momento en que Li- me sucedió esa noche. Yo tenía una lista de fracasos
liana, vencida por el cansancio, decidió irse a dormir. que reprocharle al Señor y una serie de derechos y
"Voy a quedarme unos minutos más", dije con heredades que reclamarle; quería habiarle de mi
más desesperación que fe. Ni siquiera imaginaba casa con humedad, mi ministerio estancado y mi
que el Gran Hacendado estaba a punto de contra- economía enferma. Lona, lona y lona; no se puede
tarme a la hora undécima. Jamás hubiese sospe- pretender ver otra cosa dentro de una carpa de des-
chado que en unos minutos él tocaría en mi establo esperación. Si no me crees, observa por un mo-
semiabandonado. mento al padre de la fe y te causará gracia ver
cuánto nos parecemos a é1. Bueno, creo que cuando
DENTRO DE LA CARPA Jehová me prometió un hijo, tal vez 1o diio de
La historia de Cénesis 15 se parece a la mía, o por forma simbólica y yo me lo tomé al pie de la letra.
1o menos coincide en algunos puntos. Abram se en- No debí haberme ilusionado con esa histo a de
cuentra dentro de su tienda de campaña, y el pano- que voy a ser el padre de muchos, si ni siquiera he
rama visuai es poco prometedor. El patriarca observa podido tener un solo hijo. . . Además, a esta edad es
a su alrededor y solo ve una cosa: lona. Por delante, demasiado ambicioso pensar que voy a ser padre...
hacia los lados y detrás... solo lona. Bueno, tal vez hice algo incorrecto y Dios cambió
Los pensamientos lo abruman. Se le está yendo de parecer. Es muy probable que se haya arrepen-
la vida y el hijo anhelado que Dios le prometió tarda ficlo. Es la popular lona de la desesperanza; todos
en llegar; su saldo actual solo es una promesa dife- hemos estado allí en alguna ocasión... hasta que él
rida. Creo saber lo que está sintiendo: más desespe- decide llevarnos fuera.
ración que fe. Y entonces sucede. Siempre ocurre en Abram obedeció y salió de la carpa. Entonces
este punto. Cuando solo se vislumbra lona por los Dios le dijo:
"Mira hacia e1 cielo y cuenta las estrellas,
cuatro costados, estamos a punto de ingresar en la a ver si puedes. ¡AsÍ de numerosa será tu descenden-
escuela de la fe. cia!". Creo que Abrarn lloró cuando contempló esta
La Biblia narra en el versículo cinco del mencio- visión y escuchó esta voz... la misma que oí esa fría
nado capítulo c1e Génesis que el Señor "lo llevó noche de junio.
...:,.,,¡.r¡¡i;/!........,..i.:;,1

A,VES DE RAPIÑA fi;,,


,. ,,,,.,(. .|

Fue la primera visión de mi vida, mi primer en- desierto. El Señor me estaba ofreciendo una panorá-
cuentro con Dios. Pude ver estáticamente, como si al- mica general de lo que podía hacer conmigo si tan
guien proyectara un filme sobre la parecl, enormes solo me ponía en sus manos. La visión se fue disi-
estadios colmados con ióvenes de todas las edacles. pando en tanto que mis ojos se empañaban con las
La gran mayoría lloraba mientras hablaba nuevas 1ágrimas. Pocas veces en mi vida he sentido tantas
lenguas; algunos sostenían grandes pancartas y gi- emociones iuntas: deseos de llorar, reír, hablar, que-
gantescos carteles que decían: "Sar-rtidad a Jehová", darme callado, saltar o simplemente esperar. Nunca
,,Tres veces San¡6" y otros similares que se relaciona- he olvidado rnis primeras palabras luego de la vi-
ban con un atributo de Dios elevado a 1a tercera po- sión, quizás porque fue la oración más honesta y sen-
tencia: la santidad. cilla de mi juventud: "Padre, si me dieras una
Mientras contemplaba la visión, me debatía entre oportunidad de servirte, te ruego que me entregues
seguir observando o despertar a mi esposa. No era a los ióvenes de mi país, dame sus oídos, y yo te pro-
como siempre imaginé que sería una visión: llena de meto que los conduciré hacia tu santidad». Mencioné
códigos indescifrabies, dragones Y iinetes a los cuales esto último debido a los carteles que pude leer en la
había que buscarle un significado. Esta era sencilla y visión. Por lo poco que entendí, esas multitudes que
majestuosa a la vez; como si el Señor me estuviera mos- acababa de ver habían sido convocadas solo por la
trando lo que iba a ocurri, filmado con ocho cámaras al santidad. Una locura total. Jóvenes buscando ser san-
mismo tiempo y luego editado de forma magistral. tos. Bien al ..estilo', de Dios.
Vi a los ióvenes en todos los planos y desde todos Dios pudo haber escogido un palacio, pero eligió
los ángulos. Como Abram, me era imposible contar proyectar el ufilme" en un establo, algo increÍble si
1as estrellas, pero allí estaban, fuera de la carpa. Por se tiene en cuenta que jarnás 1e había predicado a un
un momento mis dificultades se minlmizaron al solo joven. La visión era casi una utopía, sin em-
punto de hacerse invisibles. Me veía caminando por bargo, no puclo haber sido más oportuna. Desperté a
el césped de esos est¿rdios monumentales mientras Liliana y le hablé de lo ocurrido:
"Dios nos acaba de
que clecenas de miles cle jóvenes entonaban un coro dar un ministerio con la juventud", le dije aún emo-
que, con honestidad, hasta el día de hoy no he po- cionado. «Justo hoy que dijirnos que las cosas no es-
dido recordar. No obstante, iamás he olvidado esas taban saliendo bien, el Señor me acaba de presentar
imágenes que llegaron como un oasis en medio del una visión".
ryt
ñ1
,.,,|, ,)

Nunca me atreví a preguntarle a mi esposa qué hasta lograrlo. Sin embargo, tienen un defecto muy
le cruzó por la mente esa madrugada, pero de algo notorio: cuando al fin alcanzan su meta, cuelgan su
estoy seguro: ninguno de los dos regresariamos a la diploma en la pared y ese día comienzan a morir. Los
carpa. Ahora, por primera vez, estábamos afuera, tienes que haber visto; luchan por alcanzar el obje-
contando estrellas. tivo, y cuando lo tienen, no le encuentran más sabor
a la vida. Me ha tocado predicar en grandes templos
CONSTRÚYEME UN ALTAR cuyos pastores habían luchado más de treinta años
Hace un tiempo atrás fui invitado a predicar a para construir una catedral, pero ahora no sabían en
uno de los congresos más importantes cie Chile, y allí qué ocupar su tiempo. Habían terminado el trabajo y
el Señor me permitió conocer personalmente a un solo les restaba
"ag¡¿¡dar la venida de Cristo,.
hombre de Dios oriundo de Brasil, el cual tiene una Los últimos son los que más escasean. Los triun-
gran iglesia en Cúcuta, Colombia: Satirio Dos Santos, fadores. Sufren de
"insatisfacción santa» y de un
y con el que en la actualidad mantenemos una bella hambre por las metas que jamás se disipa. También
amistad. son tenaces como los realizadores, pero a diferencia
En uno de sus mensajes se refirió a que existen de estos los triunfadores jamás claudican, y cuando
tres grupos de personas: los pasivos, los realizadores alcanzan un objetivo lo utilizan como «plataforma de
y los triunfadores. Los primeros son aquellos que lanzamiento" para un nuevo logro. Están tocados
viven en una pasividad constante; nada los con- por una doble dosis de ambición espiritual. Ellos no
mueve ni los moviliza, y lo peor es que carecen de se conforman con un solo sermón el domingo, ni una
sueños. La Biblia menciona que un pueblo sin visión imposición de manos del evangelista más popular, o
se dispersa, no se dirige hacia nirrgún sitio. Así son una palabra profética. Quieren más. Van siempre
los pasivos, fáciles de conformar y sin tleseos de in-
"por lo mejor".
tentarlo otra vez; simplemente se dejan llevar por las Abram pertenecía a este grupo selecto. Dios le or-
circunstancias. dena salir fuera de la carpa, le muestra los confines
El segundo grupo está compuesto por los reali- de los cielos y le dice que su descendencia se compa-
zadores. Son aquellos que lucharr por lograr un obje- rará con las lumbreras del firmamento. Un pasivo no
tivo. Su meta es reahzar la visión que se han se habría inmutado (y presumo que tal vez Dios ni si-
impuesto; son luchadores, tenaces y no descansan quiera le hubiera hablado); un realizador cornenzaría

' t'll 'r'


a recorrer las iglesias contando la gran experiencia
Ahora está fuera de la carpa. Debería bastarle
de cómo el Señor le habió (o quizá le hubiera hecho lo
que Dios acaba de mostrarle, pero nuestro
la oferta de escribir un libro); pero un triunfador amigo
quiere algo que pueda palpar. No necesita
quiere más. Mucho más que promesas. Deseo que ot.a pÁ_
mesa más. Quiero saber en qué conoceré
observes la imagen: Dios está ofreciéndole al pa_ que he de he_
redar esta promesa, dice. Abram quiere garantías.
triarca una especie de cheque diferido a pocos días, Está
determinado a que Dios le diga un poco
pero nuestro triunfador quiere casl¡... dinero en efec_ más. Ahora
bien, ¿qué crees que hace Dios cuando
tivo para usar en seguida. se encuentra
con un triunfador? ¿Cómo reacciona el
Creador ante
¿Te sientes identificado? posiblemente no sos_ alguien con determinación? para Dios
pechabas que tú también pertenecías al grupo de esto no es nada
nuevo, pues ha t¡atado con ellos a través
los que siempre anhelan más, hasta que Dios tocó de la historia.
Una mujer que sufre de flujo de sangre y
tu establo. que se
abre paso por entre la multitud tan solo
Esa madrugada de junio sentí que había experi_ para tocar
su manto. Cuatro amigos que le hacen
mentado lo máximo, pero solo {ue el inicio de un un boquete al
techo para bajar a un camarada lisiado ante
hambre intensa por conocer más de é1. Creo que esta el Maes_
tro. Un ciego que ignora a los que pretenden
es la forma en que el Señor toca a sus hijos: nos callarlo
deja y sigue gritando a voz en cuello que el hijo
con deseos de un poco más. No me bastó la visión en de David
tenga misericordia de é1. Alguien más que
la pared; ahora quería los detalles. Necesitaba saber se sube a
un árbol para poder verlo.
cómo iba a ocurrir la metamorfosis del establo en pa_
Determinación. Vida o muerte. O Dios te
lacio. Me desesperaba po¡ conocer la estrategia para toca, o
explotas. Me cuesta entender a los que dicen: ..Dios
que esos estadios que vi en la visión se hicieran rea_
sabe lo que necesito; si quiere dármelo,
lidad. No tenía la más pálic1a idea cle cómo un simple simplemente
lo hará". Pasivos que esperan que la unción
muchachito de veintidós años podrÍa predicarle a golpee a
su puerta.
miles de jóvenes. Ah sí, quería los detalles. Hora,
Permíteme ilustrarte lo que sucedió en
fecha y lugar. Cómo, cuándo, dónde y por qué. y Caper_
si naúm, según San Marcos 2. Cuatro u*igo,
crees que solo tú y yo somos los impertinentes, te .u.gu., a
un paralítico y pretenden llevarlo ante el
Mesías, sin
Propongo que le demos otro vistazo a la historia de embargo, el lugar donde en esos momentos
Abram. Jesús
predica está colmado.
¡¡iir¡,¡
,|,
.r.
A,VES DE
¡ r r r_r_l.aaatI r{ i aa..oa

- Es imposible llevarlo ante el Mesías dice


- - No interpretes que no te creo - responde tem-
uno-. Si él lo sabe todo, sab¡á que estamos aquí lrloroso el padre de la fe-. Es que no quiero más pro_
afuera. mesas ni palabras proféticas. .. euiero que hagas un
-Tál vez yo pueda averiguar cuándo ofrecerá pacto conmigo.
otro servicio - propone el segundo
- . Así lo podre- Bien. Entonces, constrúyeme un altar.
-
mos traer luego. La Biblia narra que Dios le dijo:
"T!¿srns una ter_
-Bah, no debe ser deseo de Dios que nuestro nera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años,
compañero se sane - resopla el tercero . Si Dios qui-
- y también una tórtola y un pichón de paloma, (Gé-
siera sanarlo, se hubieran alianado las circunstancias. nesis 15:9). El profeta quiere algo más que promesas,
El cuarto amigo es un triunfador. Mira con dete- y sabe que un altar proporciona dos cosas: comunión
nimiento a su prójimo lisiado y percibe la desespe- y revelación.
ración en sus ojos. Tal vez no exista ,,una próxima Los pasivos anotan las promesas en la contratapa
vez>>; es posible que esta sea la única ocasión en que
de la Biblia y se sientan a esperar que ocurran; los
el destino y Ia providencia de Dios lo ponga tan cerca triunfadores construyen altares.
del hacedor de milagros. El altar simboliza tu tiempo secreto de oración, tu
-Hay que acerca¡lo como sea -dice resuelta- búsqueda personal del rostro de Dios. En un con-
mente aunque haya que romper el techo en el intento.
- , greso o un campamento puede que recibas una pala_
A Dios le fascina este tipo de gente. Él no puede bra profética, una visión, una promesa; mas la
confiarle un ministerio a aquel que espera «hasta el revelación solo se manifiesta en los altares privados.
próximo servicio,. Él no puede darle detalles de una La comunión con el Señor se ejercita en el altar; si
revelación a los que esgrimen la frase: .,No será de quieres detalles, tienes que construir uno.
Dios". Alguien le llamó a esto «pereza disfrazada de Me sorprende ver a mucha gente que se acerca a
reverencia». mí en las cruzadas o los congresos y me dice:
Ahora Abram también está dispuesto a romper
"Quiero que ore por mí, y me gustaría saber si Dios
un techo de ser necesario. Quiero detalles; necesito le dice algo sobre mi persona». O también: ,,euiero
garantías, señala. que me profetice qué va a pasar con mi ministerio
-Así que tú eres de los que no se conforman con en los próximos años». De manera habitual suelo de-
poco - dice Dios. cepcionarlos cuando les contes to que tienen que
.it§*ai§tr'
:i!, .,. tt i:, :. k
'e4'W - :1

,1§r, ]irxl:' ."


',,,
.n§j{
]"1:
/"."...¡. rr,r\ri;
A_vES DE RAPtñA 'ii,

construir su propio altar. E1 Señor se presentará t itin, y eso lo transforma en una amenaza potencial
cuando 1obusques con determinación, con sed, con para el reino de las tinieblas. Es allí donde los buiires
anhelo, con tesón. Él siempre se revela a los ,,sabue- t.ntran en escena. Quiero que entiendas algo: al dia_
sos» ds la unción. L¡lo no le incor¡oda que anotes las profecías en tu
El hecho de que participe en todos los seminarios agenda, ni tiembla porque tu pastor favorito haya
o consiga que todos los ungidos me impongan sus hccho una oración especial por ti, y mucho menos
manos no logrará causar alguna diferencia. Dios no sc preocupa si realizas un tour por los ministerios
hace
"revelación por microon6l¿s»; si quieres que él rlás ungidos. A él le aterra que construyas un altar
haga un pacto contigo, tendrás que ir al altar. y determines subir a tu propio monte. Al ángel des-
terrado le fascina que consumas libros de recetas es-
LAS ALARivtAS DEt INFIERNO pirituales, tales como Sea próspero en veinte días o
El versículo 11 del capítulo 15 de Génesis tiene Cómo estar ungido con mi método de iglecreci_
dos secretos. La Biblia dice que Abram hizo el altar miento, pero le causa pavor que intentes hablar con
conforme Dios le había dicho, sin embargo, «l¿s ¿ygg el Rey.
de rapiña comenzaron a lanzarse sobre los animales Cuando las alarmas de las profundidades co_
muertos, pero Abram las espantaba». Era lógico que rnienzan a sonar, Satanás enviará a sus buitres. Ellos
esto ocurriera; los cuerpos de los animales muertos tienen una misión: arruinar tu altar e impedir que ob_
atraen a los buitres. tengas la revelación y la comunión.
Las aves negras siempre rondan sobre los cadáveres. En el momento en que me dispuse junto con mi
Cuando un creyente recibe una promesa y senci- esposa a buscar a Dios de un modo intenso, se desató
llamente se sienta a esperar su cumplimiento, sus un ejército de interrupciones. Las situaciones más cu_
o¡aciones suelen ser superficiales y no afectan la at- riosas y grotescas comenzaron a ocurrir en nuestro
mósfera espiritual. Pero cuando el pasivo quiere hogar. Bastó que nos propusiéramos buscar e1 rostro
transformarse en triunfador y está determinado a cle Dios para que comenzáramos a discuti¡ por cual_
construir un altar, genera un golpe cósmico en el cluier tontería cotidiana. Nos íbarnos enojados a la
ámbito invisible, cruza una barrera espiritual y ac- cama y/ por supuesto, no orábamos. Cuando nos per_
tiva 1as alarmas del infierno. De pronto un cristiano catamos de esa situación, vimos clue otro buitre des_
inofensivo se dispone a obtener comunión y revela- parramaba el altar: la televisiírn. Decíamos: .,Solo
Í,r", '! ' t,...'
i':
,:&§r§í*.§{.
.::!:;:.ti.i,,.i:
¡¡¡^.rr¡¡ri.r¡¡¡¡
.,

vamos a mirar un programa y luego iremos a orar. oración. Entonces el Espíritu Santo me
iluminó con
Somos maduros y podemos maneiar esta situación,. respecto al tema. Él me mostró que
cuando me dis-
Error. Pretendíamos tener autoridad espiritual, sin ponía a orar con determinación, mi
carne comenzaba
embargo, no podíamos tener dominio sobre un con- a mori¡, mis pasiones y mis deseos
de distracción co-
trol remoto; a veces estábamos mirando la televisión rnenzaban a perecer, y esto producía
un aroma muy
hasta 1as tres de la madrugada y, por consiguiente, la particular en el ámbito espiritual: el olor
oración quedaba para otro momento. Cuando supe-
a carne
muerta. Tal cosa atrae a los buitres al
igual que le su_
ramos este problema, teníamos otro buitre esperán- cedió a Abram. El diablo tratará de impedir
donos: el cansancio. Podíamos hacer cualquier cosa
que te
transformes en una amena za pata é1,
en un «terro_
y estar perfectamente lúcidos, mas al momento de rista» espiritual.
orar no lográbamos hilvanar una frase coherente. El segundo secreto que encontré en el
pequeño
Entre bostezo y bostezo trataba de discuiparme con pasaje del versÍculo 11 es que la
Biblia menciona que
Dios con frases tales como:
"Señor... tú sabes... estoy Abram ahuyentaba a las aves de rapiña;
es decir, ¿l
cansado... y... ya sabes... Padre... que sea tu volun- hacía el trabaio. No se sentó diciendo;
Bueno, si Je_
tad, amén". Los famosos buitres dedicados a arrui- hová no espanta estas aves debe ser que
no tengo ne_
nar altares. cesidad de orar. El profeta era el único
responsable
Quieres orar y tus hijos comienzan a pelear en su de preservar el altar hasta que llegara
la revelación.
habitación, el maldito teléfono no para de sonar, reci- Cuando notamos que nuestra vida de
oración es_
bes un telegrama que nadie esperaba o visitas impre- taba en bancarrota, <Iecidir
vistas, tu esposo llega enfadado a casa luego de un mal nosestabaperjudicando.-:.ff 'r'#l:' j:l:¿HI:
día, oyes un comentario hiriente de tu suegra, sientes namos para orar; teníamos en claro que
el deleite tar_
ese dolor de espalda que creías que había desapare- daría en llegar, pero íbamos a agujerear
el techo de
cido, un calambre que regresa... y el cansancio, ese se¡ necesario. Como el orar en casa no
nos había
"bendito" cansancio. ¿Las reconoces? Son las aves ne- dado resultado, decidimos ir a un -monte
de ora_
gras, los emisarios de las profundidades. ción" en una iglesia amiga, en la cual orábamos
Recuerdo que en una vigilia hice una oración desde las cuatro de la mañana. Durante
casi seis
muy honesta; le pregunté al Señor por qué tenía tan- meses nos turnábamos para levantarnos
a las tres y
tas luchas para construir mi altar y tener una vida de media de la madrugada e ir a buscar el
rostro de
. /.*'
t¡ ,: '; '{.
.'
:.:',;.¡ §t
Dios. Sabíamos que no lo harí'rmos de por vida'
pero
que
teníamos que lograr cruzar esa barera lnvisible
nos impeclía consagfarnos. Si quería conservar
esa

visión que el Señor me había mostrado en una fría


nraclrugada de junio, tenía que hacer el esfuerzo
Uno de 1os últimos buitres que recuerdo se apa-
FTL
reció cuando alguien muy "espiritual» intentó
acon-
ril-"} \
sejarme: .,Dante, no tiene sentido que vavas a
orar
ya lo
tan temprano. Dios uo quiere sacrif icios' é1
hizo toclo en la cruz,. Lo que él desconocía era que
no se trataba cle sacrificlcl, sino c1e cleterminación'
cle cruzar la L¡arrera de la disciplina Y experimentar
VOLVERAL DESTINO
el deleite.
OS JOVENES SON UN BLANCO muy parti-
Por ú[timo, encol-rtramos el rostro de Dios, y
1o que cular. Es posible que ellos sean los más pre-
más adelante te voY a dar los detalles. Pero
sionados por el pecado, pero tarnbién son los
en realidad imPorta es que el Señor hizo un Pacto
más determinados a cambiar. En muchas cruzarlas o
con nosotros.
día el S¡Ñon hizo un pacto con Abrarn" reuniones les he hablado tan duro que pensé: "En
"En aquel
realidad no sé cómo pueclen soportar lo que estoy
(Génesis 15:18). El patriarca Ya no tendría que mirar
con preclicando". No obstante, al final la esccna repite
solo las estrellas, ahora teuía un contrato sellaclo
sL-

Ie tt've1ó una y otra vez; cientos de ellos corren al altar, ha-


su Dios, uu compromiso in evocable Jehová
con su ciendo un compromiso de santiciacl. Sin durla están
hasta cómo iba a morir y todo lo que ocurriría
Aque[ que construye un altar no jut'ga hartos dc vivir sucumbiendo a las tentaciones v de-
descenclencla.
Y lo-s ciden cortar Lror 1o sano: le declaran la guerra al pe-
a las adivinanzas; Dios le cntrega los planos'
cado y a la frialdad espiritual. Sin cmbargo, aun así,
míos dc'cían que Dios había escuchaclo mi rucgtl'
El
de mi el enemigo tr¿rta de que rliles de ellos no crucen esa
me transformaría en el pastor de los jóvent's
barrera invisible c¡ue Ios transformará en triunfac-lo-
nación.
res ungitlos. Yo le llamo a esa et¡bcstida
"La batalla
.f

VO,LVER AL DESTINO
de los lunes, o «La guerra del día después,. La mayoría siente una gran frustración cuando
De modo habitual, cuando logras construir un pierde
"La batalla de los lunes,, y es justo aquí, en
altar privado, espantas a los buitres y accedes a las este punto, donde Satanás comienza a susurrar:
revelaciones de Dios; sientes que eres una «topa- ,.,Nunca lo lograrás; eres el modelo del fracaso,.
dora" espiritual. Estás en una reunión junto a otros Recuerdo mis fallidos intentos por pagar el precio
miles, pero sientes que el predicador solo te está ha- de la unción; cuando creía que al final estaba lo-
blando a ti; tus baterías se recargan, tu motor se pone grando vencer mi carne, un mal pensamiento parecía
en marcha. «Este es tu día", dice el orador, y asientes arruinarlo todo. Sentía 1o mismo que un niño al ver
con la cabeza. Al final, el Señor toca tu establo y está cómo una ola gigantesca acaba con su castillo de
a punto de transformarlo en un palacio. «Esta vez arena. Entonces, de forma inconsciente, me disponía
nada puede fallar», dices con la mirada en alto y das a dialogar con Satanás:
un paso hacia el altar. Prometes que será la última
vez que el pecado hará estragos en tu vida espiritual.
- Creo que esta vez fallé en grande.
-Ajá. Estoy de acuerdo. Una cosa es fracasar una
Deseas que este día no acabe nunca. No obstante, por vez, tal vez dos, pero tres.. . tres es demasiado.
lo regular ocurre que las promesas de los domingos parece que Dios ya se debe haber cansado
-Me
se ven empañadas por las ¡ealidades de los lunes. de mí; todas las veces que le prometo algo termino
Ayer tocabas el cielo con las manos y hoy apenas si fallándole.
sobresales del suelo. La guerra espiritual se intensi-
- Es lógico - decía mi interlocutor rascándose la
fica durante la semana, cuando estás solo y todo el afilada barba-. Hasta Dios tiene un límite; uno no
arsenal de la rutina y [o cotidiano se vuelve en tu puede especular con la misericordia de Dios. Si fa-
contra. Creías que luego de esa reunión de aviva- llaste, es lógico que esté enojado.
miento tu carácter estaría bajo control, pero cuando
-Yo pensaba orar y pedirle perdón, volverlo a
a mitad de semana perdiste el empleo, ese «bendito, intentar, pero con honestidad no sé con qué cara pre-
temperamento volvió a traicionarte. Cuando el pas- sentarme ante el Señor.
tor todavía no había culminado su sermón domini-
- Muy inteligente, Dante. No conviene orar des_
cal, ya estabas prometiendo orar por lo menos una pués de tu traición. En estos casos recomiendo espe_
hora diaria, mas en la noche del jueves ni siquiera rar. Una vez que tengas resuelto tu problema,
has ido al altar. entonces podrás presentarte ante el Creado¡.

'. "l*{l.r
¡¡,"¡¡¡r¡irr .. L I..rt¡!./.!rr.l!
t "'..'..1-'lt-rt
rt
volvER
r
AL DEST I N o.F,
',.._rr!... -.,,,,( ":

- Creo que es lo mejor. Voy a posponer el buscar que simplemente está aguardando el visto bueno
de
a Dios hasta que logre recuperar mi imagen ante é1... su Dios, al cual ha servido toda su juventud.
Todos hemos tenido diálogos similares, y mi- Como buen judío conoce las reglas: debe buscar
a
rando en retrospectiva hiela la sangre el pensar con su futura esposa entre las hijas de otros ministros,
de
quién nos hemos puesto a charlar en algún momento otros profetas. Él sabe lo que significa tener una
com_
de nuestra vida. Y lo peor es que el final de esa con- pañera a la que confiarle sus secretos más
íntimos,
versación siempre produce el mismo resultado: no sus deseos más profundos. por fuera se 1e ve
como
logramos perdonarnos «ese>> error que Dios está dis- un profeta rudo, seguro de sí mismo y de conviccio_
puesto a olvidar si tan solo regresamos al altar. nes firmes, pero por dentro es un hombre más que
Y hablando de regresos, quiero contarte una his- sueña recostar su cabeza sobre los hombros
de una
toria verídica que te hará sentir mejor con respecto buena esposa. Solo está esperando que Dios le
cliga
a este tema. Considero que todos aquellos que al- cuándo. Por supuesto, no cuesta imaginar que
ya
guna vez hemos traicionado al que 1o dio todo por tiene a alguien en vista. Es la hija de otro profeta,
la
nosotros deberíamos escucharla por lo menos una cual llena todas sus expectativas. y es que nuestro
vez. Posiblemente porque se trata de una historia de hombre también ha confeccionado una lista
de con_
amor, una como ni siquiera Shakespeare 1a hubiera diciones básicas que una buena esposa debe reunir.
imaginado. Está casi seguro de que dio con la mujer icleal,
así que
ahora se trata solo de esperar.
UNA INCREÍBLE HISTORIA DE AMOR De pronto, el día tan ansiado se hace realidad.
Él es un predicador de unos treinta y tantos años Dios sale al encuentro de nuestro profeta, y además
de edad; tal vez roce los cuarenta. Es dueño de un trae buenas noticias. Las sospechas clel prejicac.lor
se
gran carisma, posee un reconocido ministerio y la confirman: Dios le hablará con respecto a su futuro
gente lo respeta como profeta. Algunos dicen que sentimental. El co¡azón le late más de [o normal,
aun_
en realidad tiene un gran futuro por delante. Ade- que trata de parecer calmado.
más, es bien parecido, alto y un cabello rojizo lo dis-
-Quiero hablarte ace¡ca de tu esposa _dice
tingue de la mayoría. Lo tiene casi todo para ser Dios con voz omnipotente . Ha llegado el momento
-
feliz... excepto que aún no ha conseguido una es- de que te cases.
posa. No se trata de que le falten admi¡adoras, sino El hornbre no necesita más preámbulos, ha
esperaclo
:':i:-'',iia'
ri:.- 'l¡
:':].. ".';l,
...¡¡.,, .r..¡¿.¿u..1....r,rrr,i:
t'.í.t
VO,LVER AL DESTlNO.fr,
. ,.,,.,(
. 1

este día durante años. Lo que no imagina es que Dios El hombre tiene que buscar a una prostituta, así
tiene algunos cambios para su fufuro. que debe ir a sitios que jamás imaginó que pisaría:
busques una esposa entre las hijas de los casas de citas, calles solitarias y barrios de mala fama.
-No
profetas -dice Jehová-; búscala entre las hijas de El profeta se distingue del contexto mientras busca
la calle. Quiero que te cases con una ramera. de manera incansable con la mirada a la mujer que se
El profeta no da crédito a 1o que está oyendo. transformará en la madre de sus hijos. Al fin la ve: es
jovery esbelta y bonita... pero es prostituta; su honor
¡Una prostituta! Dios le está ordenando que tome por
cónyuge a una mujer que cobra por brindarles ciertos está al nivel de animal y él quiere elevarla al nivel de
favores a los hombres. mujer. No es difícil imaginar cómo pudo haber sido
Ahora trata de involucrarte más en la historia, el encuentro; ella vive de la calle y no es de las que
métete debajo de la piel de nuestro predicador. Es- suelen sonrojarse por hablar con alguien del sexo
peras por años una buena esposa, y Dios te dice opuesto. Así que tal vez le haga una proposición a
que te cases con una dama de baja reputación. Es este hombre que parece fuera de lugar. No obstante,
casi más de lo que un ser humano promedio podría é1 no está interesado en la oferta de la mujer; por el

soportar. contrario, es el hombre quien tiene una proposición


El hombre de Dios piensa en sus colegas, en los honorable que hacer:
otros ministros. Con seguridad no creerán que algo -Soy predicador y quiero que te cases conmigo.
así pudo provenir de Dios. Es un hecho que 1o deja- La mujer apenas si puede creer lo que acaba de
rán fuera de todo comité y hasta es probable que le oír. Sin apartar la mirada de este extraño visitante,
quiten su credencial de orador. Quizá algún cazador piensa que debe tratarse de una broma de mal gusto.
de noticias publique incluso una nota a cinco colum- Ha pasado mucho tiempo desde que ella dejó de
nas en algún medio periodístico, desprestigiando su soñar con príncipes azules. La necesidad y algún
imagen de siervo. Alguna hermana «muy piadosa" desengaño amoroso habían sido los culpables de su
dirá que Dios ya se lo había revelado a ella y gene- presentei pero este hombre parece estar hablando en
rará una ola de chismes en las congregaciones. La serio.
credibilidad del predicador se iría a cero. - Necesito que te decidas pronto -dice el ex-
Sin embargo, el profeta tiene un gran mérito: obe- traño pelirrojo-. Dios me dijo que debía casarme
dece, muy a pesar de sí mismo, é1 obedece. contigo.

-;{i. ., i!.
.ar,',,r&
'-.¡¡
i.tt , '.:.,,.,.
&ir
'i'¡ :
ttt,,'.,,,tt..,;.."..'.....tt..\t)",

vorvER AL DESrtNojíÍ
La dama siente ganas de llorar. Este excéntrico hogar junto a su esposo y sus hijos y que Oseas la
predicador ni siquiera la conoce y 1e ofrece mucho perdone. Eso es lo que yo llamo una verdadera crisis.
más de 1o que iamás imaginó ni. en su sueño más am- El profeta debe perdonar y amar a aquella que rein_
bicioso: un techo seguro, una mesa con alimentos, un ciclió en el pecado.
cálido dormitorio, una familia y una dignidad que Lo que Dios quería mostrar con esta historia era
creía haber perclido para siempre. Ser 1a esposa de su amor incondicional hacia Israel. Oseas represen_
un profeta en lugar de prostituirse; el trueque vale la taba el amor incomparable del Altísimo, y Gómer era

pena. el prototipo de Israel. Dios proveía todo io que su


La muier acepta la proposición y contraen matri- pueblo podía necesitar. Amor, alimentos, una buena
monio. El profeta Y 1a Prostituta. tierra, libertad y un apellido: pueblo de Dios. Aun
La historia ocurrió en Palestina unos setecientos así, Israel no lograba despegarse de su pasado y se
años antes de Cristo. Éi fue uno de los llamados pro- prostituía tras los dioses paganos.
fetas menores de ia Biblia y su nombre era Oseas' Sin embargo, a pesar de las traiciones, Jehová es-
Ella era simplemente una mujer que no hubiera pa- taba dispuesto a perdonar a su pueblo una vez más.
sado a la historia de no haberlo conocido; se llamaba "Yo te haré mi esposa para siempre, y te daré como
Gómer. Esta controversiai historia de amor es na- dote el derecho y la justicia, el amor y la compasión.
rrada desde el primer capítulo en el libro de Oseas Te daré como dote mi fidelidad, y entonces conocerás

de las Sagradas Escrituras. al S¡ñon" (Oseas 2:19-20).


Se casaron, tuvieron tres hijos, y cuando Oseas Me costaba entender que Dios estuviera dis_
suponía que lo peor había pasado, Gómer abandona puesto a perdonar todavía mi traición, si me arrepen_
a su esposo y a sus hiios y regresa... a la prostitución' tía de forma genuina, hasta que descubrí la historia
Se fue tras sus amantes, deiando 1a dignidad, una fa- de Oseas y Gómer.
milia y el apelliclo. Los triunfadores suelen ser demasiados raciona-
Creo que Oseas sintió un extraño alivio. Después les y en extremo perfeccionistas, y no se perdonan
de todo uno no puede espeÍar otra cosa de una ra- haberle fallado al Señor. Es allí donde Satanás les
mera, se consoló, pensando que ahora sí poc'lría bus- dice que ni siquiera hagan el esfuerzo cle volverlo a
car a su <(verdadera» esposa. Sin embargo, Dios tiene intentar. «Perdiste tu última oportuniclatl,, nos su_
otros planes. E1 Señor quiere que Cómer regrese al surra con voz convincente, y lo peor es que solemos

.- ll:': '
:: .]. I
r., rr¡.r¡., ..¡ ,¡ ¿ ,,! . ¡ . . ¡ ¡ ¡ ¡ r ¡ r ¿ .. .
t¿i
vor_vER AL DESTTNOffi,
.,,.,,(,.|
creerle. No concebimos la idea de que el Señor pueda se parece a Cómer, a mí... y a ti. El profeta y 1a prosti-
perdonar el hecho de que hayamos vuelto a un sitio tuta. Jehová e Israel. El Maesho y el traidor.
de prostitución espiritual. -Señor mío -dice Pedro llorando claro que -,
No obstante, hay buenas noücias: el amor de Dios te amo. Solo amándote me atreví a caminar sobre las
hacia los suyos no ha cambiado. Puedes contemplar aguas; solo porque te amo fui capaz hasta de cortarle
ese amor cuando el Maestro dialoga a la orilla del la oreja a alguien; sé que me equivoqué, pero quería
mar con el apóstol que 1o dejó solo en su Peor mo- hacer algo por amor. Y estoy dispuesto a intentarlo
mento, el singular Simón Pedro. El mismo que pro- otra vez, solo porque te amo.
metió que nunca negaría a aquel que lo transformó El Maestro sonríe y le dice a Pedro que hay
en un pescador de hombres; uno de los tres que tuvo mucho por hacer; el libro de los Hechos espera an-
acceso al monte de la transfiguración; el amigo en los sioso tenerlo en su reparto estelar. Oseas abraza a
buenos tiempos que había traicionado al único que Gómer y le dice que él y sus hijos la aguardan con
creyó en é1. Ahora están frente a frente. Y puedes oír- un plato de sopa caliente y una mesa familiar. El
los conversar en la playa. Creador te dice que es el tiempo de volver al destino.

-Maestro, déjame que te explique... yo


no Es hora de olvidar la traicióry regresar a casa y po-

quise... nerse a trabajar.

-Solo respóndeme una pregunta, Simón. ¿Me


amas?

- Es que tuve miedo y pensé que tal vez tú no me


perdonarías y...
-Te pregunté si me amas.
- Con honestidad, no sé con qué cara decirte que
te amo, porque si te digo que te amo estarías en tu
derecho a preguntarme por qué razón te traicioné, y
es que yo. ..

-Simón, deja de excusarte y respóndeme. ¿Aún


me amas?
Es casi la misma historia. El hombre de Capemaúm
',.r*l'll{a*- ,§¿/ ir§
#r"§' }1i, ¡e1.
.r§f i ,3&t.
&i'***-*., t*.r§-'tl'&li¡§*it.
,,-i-.:t.*..!i,i¡t¡.,
.
car pin-terÍa
".- i-a-<t
-.
'
L'
t'Ét

AtIvTOHADAS
DE PIEDRA
UANDO RECIBES uua vlstóN de parte
de Dios, hay solo dos formas de actuar: te
sientas a esperar que alguna cosa suceda, o
haces algo para que los acontecimientos comiencen a
tener lugar. Nosotros habíamos optado por lo último;
si yo debía conducir a la juventud hacia ia santidad,
había que comenzar por algún lado. Recuerdo que
fui a hablar con el director de una prestigiosa radio
cristiana en Munro, provincia de Buenos Aires, y Ie
pedí que me dejara tener un programa en su emisora.
«David», le dije esperanzado, «Dios me ha con_
fiado un ministerio, y en realidad quisiera hacer algo
por los ióvenes. La radio me parece una buena forma
de comenzar. Tengo un proyecto cle una hora diaria

ili;it§
:ii;,. §s§&
to
,- ,'" n'o'o o í""""#
, DE PIEDRA .,,.,,( .I}':'
..' |.

y sé que va a resultar; mi único Problema es que mi empleados por el Instituto de Educación Teológica
economía no es estable y por el momento no puedo por Extensión (un programa educativo a distancia).
pagarte el espacio". Liliana era secretaria y yo trabajaba en un proyecto
Hasta hoy desconozco qué fue lo que a David le para adolescentes llamado
"Nivel 17». Así que,
cruzó por 1a mente. Solo sé que apenas me conocÍa y luego de cada jornada laboral, llegábamos a casa y
que mi propuesta era poco prometedora; la radio ne- después de cenar viajábamos hasta la radio para
cesitaba el ingreso económico para poder seguir en el hacer nuestro programa en vivo. Era extenuante re-
aire. Sin embargo, David sonrio y mientras acomo- gresar al hogar casi a las tres de la madrugada, pero
daba unos papeles en su escritorio me diio: "Esta sentíamos que de alguna forma estábamos cre-
bien. Por el momento tienes el espacio. El único in- yendo en el Señor.
conveniente es que solo tengo un horario disponible: Las primeras críticas no tardaron en llegar. El pro-
a la una de la madrugada. Si te parece bien, podrás pio David me decía que mucha gente lo llamaba por
comenzar mañana mismo,,. teléfono pidiéndole que me sacara del aire; algunos
A decir verdad, el horario no era el ideal, pero era alegaban que yo era poco convencional, y otros cues-
mucho más que nada. Le dije que aceptaba y que a tionaban mi lenguaje juvenil. Mi esposa era la encar-
partir del siguienie día me tendría en su emisora gada de atender los teléfonos mientras se trasmitía
todas las madrugadas. el programa, y cada madrugada terminaba llorando.
Ese mismo día 1e comenté la noticia a Liliana y "Estamos haciendo una cadena de oración para que
comenzamos a preparar la producción del programa. ese muchacho salga del aire», le decían en el mejor
Sabíamos que era nuestro primer paso de fe luego de de los casos.
que Dios nos diera la visión, por 1o que trabajamos De modo paradójico, muchos jóvenes y adolescen-
muy duro para tener una buena audición. El objetivo tes trasnochadores comenzaron a oírnos y a alentar-
era lograr que los jóvenes nos oyeran a una hora no nos: «Es muy loable que se ocupen de la juventud".
usual y que se acercaran a ia santidad; por lo tanto «Hasta ahora no existía una audición juvenil y me ale-
preparamos algo que tuviera ritmo, humor y creati- gra que hayan comenzado". bueno que se nos pre-
"Es
vidad. Lo titulamos "Línea Abierta" y salimos al aire dique de un modo directo; los ióvenes necesitábamos
-1991.
por primera vez a mediados de €so». [sl¿c g¡¿¡ algunas de las frases que equilibraban
En ese tiempo mi esposa v yo habíamos sido la balanza y nos ayudaban a continuar.

',i i,¡:i§:.:.
Reconozco que éramos muy ióvenes e inexpertos, ansiedad al simple hecho de que no sabemos esperar.
pero estábamos determinados a conquistar a la juven- El seminarista cuenta los días que le faltan para reci_
tud que el Señor nos había prometido en aquella fría bir su diploma y comenzar a predicar de modo ofi_
noche de junio, y la radio era un excelente medio de cial; el misionero es capaz de abandonarlo todo
comunicación para lograrlo. enseguida para ir a cumplir con su misión mañana,
Cada vez las críticas se hicieron menos agudas y y el futuro evangelista se atreve a mudarse a una
al final logramos una audiencia respetable, los oyen- iglesia donde le otorguen una posibilidad rápida cle
tes terminaron por aceptamos, y por mi parte intenté desarrollar su ministerio. Todos hemos vivido esa
moderarme un poco más. Lo curioso es que a los ansiedad aplastante, y algunos sobrevivimos a la ten_
ocho meses de estar en el aire, y debido a la repercu- tación de adelantarnos a los planes de Dios.
sión del programa, pasamos al horario de las seis de A mediados de 1992, y luego de estar casi un año
la tarde y
"Linea
Abierta" llegó a difundirse diferida- haciendo radio, me desesperaba por saber de qué
mente en casi toda la Argentina. En la actualidad, el manera los jóvenes llenarían un estadio para buscar
programa radial se titula "El show de Dante Gebel", la santidad. En ese entonces comencé a escuchar
difundiéndose en más de seiscientas emisoras en acerca de la extraordinaria actividad del Espíritu en
todo Iberoamérica. Lo que comenzó como un sencillo la iglesia del pastor Claudio Freidzon, así que un do_
programa radial se transformó en una productora in- mingo fuimos a una de sus reuniones.
tegral multimedia y un ministerio que no ha parado El templo, ubicado en uno de los barrios más po_
de crecer en los últimos diez años. pulosos de Buenos Aires, estaba atestado de perso_
nas que hacían largas filas para ingresar. Luego de
MI PRIMER ENCUENTRO CON CTAUDIO esperar un largo rato, alguien nos ubicó en la pri_
FREIDZON mera fila y comenzamos a disfrutar de un bello y ge_
Creo que uno de los lapsos más difíciles que nuino mover de Dios. Lo sorprendente del caso es
deben atravesar los que son llamados por Dios es ese que/ en medio del mensaje, Claudio descendió de la
tiempo que separa la visión de su cumplimiento. plataforma y comenzó a orar por la gente que estaba
Uno desearía recibir el llamado y estar al otro día a mi alrededor, mientras las personas caían al suelo
muy temprano en el sitio correcto realizando lo que recibiendo un toque maravilloso de la unción del Es_
Dios nos llamó a hacer. Supongo que le debemos esa píritu. Fue en aquel momento que hice una sencilla

l
. r r..;./u .lr !... r..¿/i
'ALMOHADAS VT
, DE PIEDRA ..P1.

oración que recuerdo iiteralmente hasta hoy: "Señor, Le dije a mi esposa que mi teoría era que Dios ya
nadie aquí sabe acerca del ministerio que me entre- no se tardaría más. Si había tocado a nuestro esta-
é1

gaste, y el pastor Freidzon ni siquiera me conoce, blo, sencillamente ahora solo había que avanzar. No
pero yo necesito una confirmación. Me haría muy obstante, desconocía la etapa de la carpintería, esa
bien si me habla¡as con respecto a la visión que me imprescindible etapa de silencio y capacitación.
entregaste». Hace unos años leí el comentario de que la car-
Y entonces ocurrió el milagro. Fue como si algo pintería representó para Jesucristo un desarrollo si-
hubiera detenido a Claudio en ese instante. Giró lencioso pero vital para sus tres años de ministerio
sobre sus pies y me buscó entre la gente que colmaba en la tierra. Treinta años en los cuales no se registró
el altar. Puso sus dos manos sobre mí y profetizó: ni un solo milagro; pero el hijo de Dios ya tenía la vi-
,.Veo cruzadas de jóvenes en todas las naciones. Veo sión. De modo usual queremos capacitarnos tres
a miles de ellosllenando los estadios. El Señor cum- años y tener un ministerio que dure treinta, pero el
ple lo que te prometió. Él te levanta como el pastor Señor hizo lo cont¡ario.
de los ióvenes". La carpintería significa saberse el único redentor
Pudo haber dicho cualquier otra cosa, pero profe- para un mundo agonizante, mientras fabrica mue-
lizó acerca de lo que solo Dios y yo conocíamos. bles esperando el tiempo correcto. La carpintería sig-
A partir de ese instante, y hasta el día de hoy, nifica poseer un gran proyecto sin ver absolutarnente
Dios ligó mi corazón al del pastor Freidzon, así que nada aún. Esperar es la clave.
hemos cultivado una bella amistad, además de que He visto a cientos de personas fracasar en esta
es nuestro pastor en Ia actualidad. Él ha sido quien etapa. Escuchamos decir: ,,Bueno, dado que el pastor
más ha colaborado con las cruzadas juveniles de san- no valora mi llamado, tendré que congregarme en
tidad y ha puesto a toda ia iglesia que ministra a la otro sitio donde se respete mi ministerio". O tam-
disposición de este empeño. En este momento traba- bién: «Dios me habló y no puedo esperar más, ma-
iamos juntos en varios proyectos y me siento hon- ñana mismo voy a fundar mi propia iglesia". Las
rado de ser su amigo. Sin embargo, nunca olvidaré personas que eluden sus tiempos de carpintería
aquel clía de la confirmación, quizás porque creí que jamás llegan a buen término y nunca logran abrazar
todo explotaría al día siguiente. la santidad.

.{a§}t *'

:.1'};_t}.,l¡ ti
l¡,"...¡,¿j
Ito, ,-r'o';';'i" """'&
, DE "PIEDRA ,»\
^ '..,.'{ :"

ACEITE SOBRE LA PIEDRA iba desde la superficie terrestre hasta los cielos; Dios
Quiero que por unos instantes te detengas a ob- en un extremo y los ángeles subiendo y bajando por
servar a Jacob. Su juventud no fue del todo apacible, ella. No obstante, 1o más sorprendente es 1o que
y a medida que se fue transformando en adulto sus nuestro hombre hizo luego de que la visión acabó:
crisis se hicieron más agudas. El capítulo 28 del libro «A la mañana siguiente Jacob se levantó temprano,
de Génesis nos ubica en el cuadro: ]acob está vi- tomó la piedra que había usado como almohada, la
viendo una situación límite. Se encuentra solitario, erigió como una estela y derramó aceite sobre ella"
triste y deprimido; no es para menos, su hermano 1o (Génesis 28:18).
persigue para matarlo y tarde o temprano él sabe que Derramó aceite sobre la piedra. Bendijo su rús-
1o alcanzará. Hasta este Punto, yo no hubiera in- tica almohada de granito. Jacob pudo haber inter-
cluido a Jacob en la Biblia; al fin y al cabo, é1 es un pelado a Jehová por la mañana y haberle dicho:
estafador y acaba de engañar a su propio padre ha- Está bien. Convengamos en que en realidad creo
ciéndose pasar por su hermano para quedarse con la que vas a darme todo lo que me dijiste en la visión
primogenitura. Sin embargo, Dios lo lleva a una si- de anoche, pero olvidaste ver mi presente: desperté
tuación límite para darle una visión. "Cuando llegó en la misma piedra en la que me recosté anoche;
a cierto lugar, se detuvo para pasar la noche, porque pudiste habet hecho el milagro de darme una al-
ya estaba anocheciendo. Tomó una piedra, la usó mohada más cómoda... digamos, como adelanto
como almohada, y se acostó a dormir en ese lugar" de la visión. ¿Te suena ridículo? Sin embargo,
(Génesis 28:11). nosotros actuamos de esta forma: «Señor, si en rea-
Jacob no tenía un colchón confortable para pasar lidad tengo un ministerio con las multitudes, ¿por
la noche, solo una rústica almohada de piedra. A1lí qué sigo siendo el encargado de la limpieza del
recostó su cabeza, y en este sitio Dios le habló de su templo?". "Si anoche la palabra profética fue cierta,
1rr1s¡6; ,,Tu descendencia será tan numerosa como el ¿por qué hoy sigo sintiéndome como si nada hu-
polvo de la tierra. Te extenderás de norte a sur, y de biera cambiadol». Queremos un adelanto para
oriente a occidente, y todas las familias de Ia tierra poder creer, aunque se trate de una almohada. Nos
serán bendecidas por medio de ti y de tu descenden- cuesta comprender que ayer Dios nos prometió
cia" (Génesis 28:14). La Biblia narra que Jacob tiene algo grande y hoy seguimos fabricando muebles en
también una visión estremecedora: una escalera que nuestra carpintería privada.
'..:
t¡},
*y
*.
-llit -r,
".-./,
.¡' ,,...,.r.¡d{}t,
,. ,r
; ,:,¡t¡,r.].;' .
Nehemías recibe el llamado de reconstruir los
muros de su ciuclacl, pero mientras sigue siendo un
humilde copero del rey Artajerjes. José había sorlado
que todos se inclinarían ante é1, mas por cl momento
era el fiel mayordomo de [,otifar. David sabe que será
el rey, no obstante, aún sigue pastoreando ovejas.
Todos ellos bendijeron la almohada de pieclra, el
tiempo de espera, la carpintería. Derramar aceite
sobre una piedra es un tanto ridículo... ian ridículo
como bendecir tus años de tortuosos exámenes en el
seminario; tan extraño como corrrenzar a dar gracias
por ese viejo automóvil que casi no arranca; tan aio- SOLAMENTE
cado como sonreír por esa casa que no puedes termi- UNAVISION
nar de construir; tan sorprendente como alegrarse de
que eres evangelista aunque solo confían en ti para XISTEN TRES PALABRAS CLAVES en el nri-
barrer la acera. nisterio: propósito, d irección y mensa je.
Derramar aceite sobre una almohada de granito El propósito significa tener claro para qué te
es saber que Dios te habló de estadios Ilenos y por llamó Dios, cuál es el obietivo y la motivación. La di-
ahora continúas con un sencillo programa de radio. rección tier.re que ver con el sitio donde vas a desarro-
Benclecir la piedra es conocer, por sobre totlas 1as llar tu ministerio, v no necesariamente tierre que
cosas, la re¡;la número uno del llamado a servir: es- tratarse de un lugar físico, puede ser un lugar dentro
perar el cumplimiento c"le la visión y no adelantarse del reino. Y el mensaje es lo qut: vas a predicar, pun-
a los planes divinos. tual y específico. Las tres palabras clavcs solo se ac-
tivan en el crot.rograma de Dios, en cl reloj divino.
Adelantarse al plan estipulado por Dios puetle ser
catastrírfico para nuestra vida espiritual y la gente
clue nos rorlea.
Cuanclr¡ lruestro ministerio comenzri, re.cuerdo que

ri
,SO
! .,UN
La Biblia dice que Sansón no sabía que Jehová se
solíamos ir a predicar a congregaciones muy peque- I

ñas en las que ni siquiera había gente joven/ pero yo había apartado de é1, así que cle pronto quiso hacer 1o
quería gritar a los cuatro vientos que tenía un lla- de siempre, pero esta vez no dio resultado, 1as fuer-
mado para trabajar con la juventud. Sentía los sínto- zas lo habían abandonado.
mas de una mujer embarazada; nadie podía ver al Samuel le dice al pomposo rey Saúl que Jehová
bebé, pero yo sabía que estaba alli. Si Dios te Promete le ha quitado el reino y se 1o ha entregado a uno
algo, significa que ha depositado en ti un embrión mejor que é1. Gente que pudo haberlo logrado, pero
divino que comenzará a crecer lentamente. Estás en se movieron al margen de la voluntad de Dios.
Ia carpintería, aunque sabes que te queda poco No se trata de adquirir una visión o comprar la
tiempo allí. bendición de Dios, sino de cuidar 1o que é1 te prome-
Ahora bien, si en realidad Dios te entregó una vi- tió como lo hace una madre con su embarazo.
sión, hay un secreto que no puedes pasar por alto: Cuando una mujer regresa de su cita con el ginecó-
todas 1as profecías son condicionales. Es decir, hay logo con la noticia de que va a tener un bebé, no dice:
mucha gente que clice: "Ahora que Dios me dijo que "Ahora estoy ciento por ciento segura de que seré
mi futuro es ser un hombre c-le Dios, voy a vivir como mamá, así que puedo fumar, jugar deportes rudos y
se me antoie, ya que él cumplirá de forma incondicio- correr por las escaleras; si el médico diio que tendré
nal su promesa,. Ese es un gran engaño. Hay cientos un bebé, lo tendré de todos modosr.
de casos de personas que e'l Señor tocó y luego tuvie- Cuando el Señor te da una visión, lo que te está
ron en poco las promesas de Dios y queclaron atasca- diciendo en realidad es: "Yo podría darte esto si en
das en la carpintería. En esos casos suelelr decir que realidad rne buscas y vives en santidad, de manera
1a visión no era genuina o que el profeta se equivocó, que pueda seguir confiando en ti».
cuanc'lo en verdad el receptor del mensaje fue el que Una vez leí una alegoría que decía que en 1os
hizo quebrar la promesa. cielos, junto a la mesa del Rey, ta1 vez encontremos
Si cuando Dios r¡e habló en aquella madrugtrda sillas vacías que serán los mudos testimonios de las
de junio me hubiera dedicado a vivir a mi manera v personas que pudieron haberlo logrado, pero no lo
no hubiese buscaclo al Señor intensamente en ora- hicieron. Las sillas de Saú1, Judas Iscariote, Ananías,
ción, no estaría escribiendo este libro, e'ntre otras Zafira, entre otras, serán el recuerclo de los que per-
cosas. dieron Ia eternidad de los cielos. Esta es solo una
SO
UN
suposición, aunque e1 solo hecho de pensarlo es- La mujer se entera de que Dios había visitado la tierra
panta. No debe existir nada más frustrante que que- de la cual había emigrado junto a su familia, porque
darse a mitad de la carrera por no haber cuidado lo oyó en el campo de \,{6¿l¡ «que el Ssñor había acu-
que el Señor nos entregó. dido en ayuda de su pueblo al proveerle cle alimento»
(Rut 1:6).
LAS MIGAJAS DE tA COSECHA Quiero que trates de identificarte con la historia.
Cuando tenía dieciséis años, mi pastor me dio la Al igual que Noemí, estás esperando el cumplimiento
primera oportunidad de predicar en una reunión pú- de una promesa mientras te encuentras en fu desarro-
blica. Recuerdo que estaba muy nervioso porque no llo silencioso, en tu carpintería personal. Sabes que
sabía de qué hablar. Entonces recordé una historia en cualquier momento Dios puede elevarte a la pleni-
que alguna vez había oído siendo niño y me había tud de tu ministerio, pero te estás poniendo nervioso.
sorprendido. Fue la primera historia bíblica que "No debería tardarse tanto», dices un tanto ansioso.
aprendí y el tema de mi primer sermón: Noemí y 1as Sabes que tienes que permanecer siendo fiel en las
migajas de la cosecha. cosas pequeñas y al parecer intranscendentales, pero
En su primer capítulo el libro de Rut nos relata el el «hambre ministerial» se está haciendo sentir. Dese-
incidente. La familia de Noemí parecia tenerlo todo arías hacer algo más que estar en silencio, pero solo
para ser feliz, sin embargo, una hambruna inespe- tienes una visión que tienes que cuida¡. Ya no abun-
rada los sorprendió en su propia tierra. La Biblia dice dan las palabras proféticas, ni 1as proposiciones mi-
que la familia tomó una decisión radical: se mudaron nisteriales, ni las sensaciones místicas, solo estás
a las tierras de Moab para sobrevivir al hambre. soportando esa aparente "hambruna espiritual".
Las Escrituras no nos arrojan demasiada luz en Hasta que te hartas de la carpintería y decides mo-
cuanto a los detalles de 1o que ocurrió a partir de la verte; te mudas. Alguien te susurra que hay un lugar
mudanza, pero 1o cierto es que de moclo inesperado, donde
"se come bienr, un sitio donde puedes recibir
en tierras ajenas, Noemí pierde a su esposo y a sus dos tu certificado sin tener que aprobar el examen.
hijos, quedando así viuda y desamparada (Rut 1:5).
En apenas cinco versiculos la Biblia nos expone La oferta parece tentadora. Puedes sortea¡ la ma-
una tragedia; una buena familia se desintegra injusta- teria de la espera. Hallar una iglesia donde sí valoren
mente. Sin embargo, hay algo aun más sorprendente. tus dones, otra organización donde no tengas que ir
.,. ':
o AMENTr
, "sUNA
L
VISION
a un seminario para ser pastor, una congregación el Espíritu Santo te visitará con su pan. Irrumpirá en
donde agradezcan tus esfuerzos, un lugar donde tu carpintería y te dirá que pongas manos a la obra.
puedas desarrollarte como líder. Parece una buena Sin embargo, si te mudaste y no estás allí, tendrás
decisión, pero los resultados son patéticos. que conformarte con observar las experiencias de
Noemí lo pierde todo por haberse movido de su otros mientras comes las migajas de la gracia. No
lugar Ahora no tiene esposo, ni hijos, solo dos nueras vale la pena perder lo perfecto por no haber apren-
de las cuales una sola le será fiel. dido a esperar.
La Ley de Dios estipulaba que al recoger la cose-
cha las familias no debían segar a fondo, a fin de LA MINORÍA DE tOS VISIONARIOS
deiar un poco para las viudas y los huérfanos. Así Posiblemente hayan dos cosas que hacen que
que Noemí regresa a su lugar de origen para recoger nuestro tiempo de desarrollo silencioso sea más difi
las migaias de la cosecha. Pudo haberio tenido todo, cil: el pasar de los días y la incredulidad de los que
pero no estuvo allí cuando Jehová visitó la tierra y nos rodean. Lo primero tiene que ver con el desfasaje
les dio el pan. de nuestro almanaque con respecto al de Dios. Y 1o
Hay un momento, un segundo en los tiempos di- segundo con que los visionarios nunca estarán entre
vinos, cuando el Señor te visitará con los planos com- la mayoría.
pletos de tu vida y tu ministerio. No te hablo del Recuerdo cuando estábamos a solo dos semanas
bautismo en el Espíritu Santo, sino de un toque de la de celebrar nuestra primera gran cruzada de santi-
presencia de Dios... y lo único que se te pide es que dad en uno de los estadios más imponentes de Bue-
estés en el lugar correcto, a la hora indicada. nos Aires. Además de la publicidad lógica en estos
Hace poco, al finali.zar una de las reuniones que casos, quería contárselo a alguien, deseaba compartir
celebramos en 1a plaza de toros de Trujillo, Perú, un la experiencia de estar creyéndole al Señor en una
reportero de una emisora cristiana me preguntó cuál empresa de fe. Así que decidí ir a tomarme un café
fue, a mi criterio, el factor dominante para que Dios con un grupo de personas a las que siempre he apre-
me ungiera para el ministerio con la juventud. "La ciado. En el medio de la charla, uno de ellos apoyó su
soberanía de Dios", Ie contesté, "y el hecho de encon- mano sobre la mía, me miró fijamente como tratando
trarme en el lugar correcto". de darme una mala noticia, y diio: "Dante, nosotros
Habrá un momento en el reloj de los cielos en que te apreciamos y con honestidad no creíamos que ibas
a llegar tan lejos con esto de la cruzada. Lo estuvimos gigantescos o terremotos espirituales, solo la pro-
pensando y creemos que tenemos la obligación de mesa, la silenciosa visión.
clecirte que es muy probable que esa reunión fracase. Por último, la cruzada se realizó en el estadio
El estadio es muy grande y ningún evangelista en Vélez Sarsfield, con una concurrencia de cincuenta y
este momento podría lanzarse solo en una locura cinco mil jóvenes, y fue apenas el inicio de decenas
como esta. Si no invitas a alguien de renombre, o a de estadios que vendrían más adelante. Había apren-
algún coniunto musical, los ióvenes no irán a esa dido una lección: los visionarios nunca formarán
cruzadar. parte de la mayoría. Y si no me crees, pregúntale a
En ese momento sentí que me bajaba la presión. Caleb.
Esta persona era honesta y estaba diciendo algo que
sonaba lógico. Había rentado un estadio para cin- DOS VTE|OS AMIGOS
cuenta mil personas y esperaba que se llenara de jó- Tiene ochenta y cinco años de edad, una espesa
venes provenientes de todo el país, y lo peor es que barba canosa y se apoya sobre un bastón. Aunque
casi no me conocían. Faltaban dos semanas y el golpe anciano, su figura se recorta omnipotente sobre la
de la realidad empañaba la {e sobrenatural. «Además, montaña; tiene una mirada profunda y aquellos que
es muy probable que lluevar, agregó, .,el estadio es lo conocen bien dicen que está sumergido en sus
abierto y el tiempo en Buenos Aires está bastante pensamientos. Caleb no es el mismo, la vida lo ha
inestable, además hay que considerar que estamos en cambiado. Estos últimos cuarenta y cinco años han
una mala fecha, a pocos días de la Navidad...". sido demasiado intensos. Ahora, desde el risco de
Cada frase acentuaba en mí unos deseos inconte- una montaña, contempla a los más jóvenes y añora
nibles de suspender todo por razones de sentido sus días pasados. Es que Caleb tiene muchas batallas
común. No obstante, esa noche compartí mis preo- vividas para recordar. Fracasos y triunfos engalanan
cupaciones con mi esposa, y nos pusimos a orar. La su salón de los recuerdos; debería estar cansado, pero
respuesta del Señor era inalterable y contundente: no lo está. É1 no es de los hombres que viven de los
,,Avanza. Yo los vov a convclcar. Los jóvenes no vie- triunfos del pasado; no esperen que cuelgue su di-
nen por ti, sino por mí". ploma en la pared, todavía no ha logrado su sueño
La visión estaba intacta y era lo único que nos for- más ambicioso. Tampoco es de los que se detienen
talecía. No se trataba de fuertes vientos, ni de truenos por un fracaso del ayer; él sabe que su Dios está en su

. li
.r.r ¡. r ¡ ,
¡....;;/1,..¡..,rrrrrr,.;.
,.SOLAMENTE Lf,I
, UNA VISION )I:,
presente y su futuro... pero alguien interrumpe sus tierra; distintos puntos de vista. Afortunadamente,
pensamientos. Jehová no obra por democracia. Los visionarios
-Mi viejo compañero de armas, te estuve bus- siempre han sido minoría.
cando por el campamento, los más jóvenes quieren
- De eso quería hablarte. Tú recuerdas, como yo,
que les des unas lecciones de guerra. el momento en que Dios me dijo que la tierra que
Caleb reconoce esa voz familiar y ese humor tan había pisado sería para mí y mis hijos, así que he con-
particular sin siquiera darse vuelta. Se trata de ]osué, siderado que es tiempo de que tome posesión de ella,
su amigo de toda la vida. Tienen demasiado en tal cual él me lo prometió.
común. Ellos nunca olvidarán a Moisés ni el glorioso
- Estoy de acuerdo, mi viejo amigo. Pero no olvi-
momento en que el mar se abrió. Son los únicos so- des que ya no eres el mismo de hace cuarenta y tan-
brevivientes de una generación que puede contar de- tos años; considera que tienes una edad avanzada...
talladamente lo que sintieron cuando desde el cielo la artritis, los huesos... en fin.
cayó el maná por primera vez, o cuando brotó agua
- Me extraña que no me conozcas, Josué. Tú sabes
de una piedra. Ahora están llenos de buenos recuer- que estoy tan fuerte como el día en que Moisés me
dos. .. y de esperanzas. envío; la visión y el tiempo de espera han entrenado mi
- Estaba pensando -dice Caleb frunciendo el musculatura. Mi fuerza está intacta, y debes saberlo.
ceño - en el momento en que fuimos a reconocer la
- No quiero desalentarte, pero hay una cosa más:
tierra junto a los otros diez espías... ya han pasado no olvides que ese monte que tú reclamas tiene sus
cuarenta y cinco años (Josué 14:6). ocupantes; los anaceos están allí y hay grandes ciu-
- No nos fue muy bien que digamos - ríe dades fortificadas.
Josué -. Aún recuerdo cuando todo el pueblo quiso Caleb sonríe antes de contestar. Sus ojos parecen
apedrearnos por decir que podíamos conquistar la destilar fuego y sus puños se contraen. Ha esperado
tierra; es que éramos dos contra diez. demasiado en su carpintería como para detenerse
- Y el pueblo prefirió creer el informe desfavora- por unos simples usurpadores de tierras.
ble de los diez en Iugar de...
-Justo por eso quiero ir, fosué -dice con voz
- ¡Bah! No les guardes renco¿ Caleb. Sucede que firme-. Esos anaceos han ocupado mis tierras du-
ellos vieron e1 problema y nosotros la solución. Ellos rante todos estos años y nunca me pagaron el alqui-
centraron su atención en ios gigantes y nosotros en la ler. Ya es el tiempo de ajustar cuentas.
'§;i,i:il
r- ''.
.:1t t' .

'^:'; r) :i;i§¡qi'
Josuó benr-lice.t su anrigo v pie¡s¡ (luc \,¿t t1uocl:rr.r
poaos h()lrbr('s r-l c l¿ ln¡tlera rie (-aleb. ya ¡rt¡ a[¡ur.r-
rl.ln t.ltt()s visionarios tietcrll in¿rtl os corno itl; pctsi-
[¡lerl.¡ernto lrorque cstt,tipo r-]¡. i
*"',U, sicn]¡rre h¡ sid0
nr inttrí¡.

I-J r. iojo Calcb lto p()scc ulta \,¿tr¿l rlue sc conviorta


cn culebr.r, una pit,dra cio l.t cu.rl bnrtc agu.r o unit
/.11,/,1 (JU(' rl lt.rr¡int' (1(' ( ()t)\llnlir\(..
Solo tit'ne ulta r.isitjrr... quc no L.s poco.

EI
.-r't. ¡-

rd a R
,,

'* .ql. *
bi

DE DIOS
SA LLAMADA TELEFONICA había logrado
molestarme. En realidad hubiera deseado no
haber contestado, pero lo hice. En primer
lugar porque siempre la respeté como una mujer de
Dios. Ella no disfruta c1e mucha popularidad y estoy
casi seguro de que no 1e agradaría que mencionara
su nombre en este 1ibro, pero Dios siempre la ha
usado para bendecirnos, darnos aliento o sencilla-
mente para oírnos. Sin embargo, esta vez había 1o-
grado enfadarme. Esa llamada telefónica no se
borraria tan ficil ,.{e mi memoria.
"Dante, en realidad slento que debo decirte
esto", Irabía .-1¡,¡¡o. "El Señor me ha estado inquie-
tando y... en fin, el caso es quc ól mc mostró que a
"i'; ;;'; ;'; """i,it
- DE DIOS ''¿";'o ./,:,
tu ministerio le falta la presencia de Dios, así que
tie_ Cuando Dios decitle tocarte y transformar tu
nes que buscarlar. v i,.la, es sirnplemente por su iniciativa. Nunca hubie-
Apenas si pociía creerlo. eue alguien me diiera r.rs podido hacer algo para que él fijara los o¡'os en ti.
que la presencia de Dios no estaba conmigo era como lil sc detiene en 1a zarza porque le place y, en su infi-
si me hubiese dicho que moriría en la próxima
meciia nita misericorclia, clecide hacerla arder para que un
hora. Me habrÍa gustado decirle a mi vez que Dios tlubitativo Moisés recupere su fe. Es el que sienta al
tocó a mi establo y que me había entregado un gran llrir.rusválido en 1a mesa real y le hace sentir que es
ministerio con la iuventud, o algo por el estilo que la un príncipe. Eso es gracia.
hiciera escarmentar. O tal vez hubiera sido más
sen_ Con todo, el invitaclo a la mesa, a pesar de estar
cillo cortarle la comunicación, y cle esa forma se daría .rgradecido, quiere algo adicional. Necesita intimi-
cuenta de que todo
"gran hombre de Dios, tiene un rlad con el Rey v transformarse en su amigo y confi-
carácter fi¡me. No obstante, me quedé callado... y rlente. No le alcanza con sentirse un príncipe a Ia
muy molesto. hora de la cena, él quiere serlo todo el tiempo, y para
Tá1 vez fue porque percibí que ,.desgraciada_
ello deberá pagar un costo: el precio de estar en la
mente» tenía razón y me estaba hablando de parte presencia del Rey.
de Dios. Y eso era lo que en realidad me habÍa moles-
Muchos creyentes se comportan de un modo pia-
tado: que lograra colocar una bomba de tiempo en doso y viven de una manera más o menos íntegra,
mi corazón. Dios había usac{o una vez más a esta un- pero al momento de orar por un enfermo, predicar
gida dama. un sermón, o simplemente compartir su fe con al-
Así como existen los llar¡ados y los impulsa_ guien, se expresan de la siguiente manera: «Señot te
dos, están los que gozan de su presencia y los que rueÉio que tu presencia esté ahora conmigo y me
solo apelan a su gracia. y yo no me había perca_ ayude en lo que voy a hacer,. Esta oración da la
tado de que todavía carecía de ese toque glorioso pauta de que el resto del tiempo solo ha sobrevivido
de su presencia.
con la gracia de Dios, pero ahora quiere recuperar de
Quiero que antes c1e sacar cualguier conclusión modo frenético aquello que c{ebió habe¡ estado siem-
sigas levendo un poco más, puesto que considero pre con é[.
que lo que voy a relatarte es uno de los más precia-
Cuando un predicador tiene una muy buena ora-
dos secretos del ¡eino.
toria, y hasta ora por los enfermos y estos sanan, no
.¡.-r,.r,,r..¡¡ri.,,!.'.1.¡ttttttt¿-,.
Oi!
, t'A DE
PRESENCIA
DIOS. .. ,,,.,,{ .,F!¡
:
significa necesariamente que la presencia de Dios Trata de imaginarte la siguiente escena. Un ciego
esté con é1. Es por la gracia del Señor que su palabra de nacimiento se acerca a Jesús y se produce el si-
está respaldada, y es por la gracia que predica un guiente diálogo:
teólogo... y hasta una mula. -Yaya, eres invidente... ¿qué quieres que te
Siempre que haya un pueblo sediento y un Dios haga?
con deseos de darle agua fresca, la piedra se trans- - Que recobre la vista, Señor.
formará en una vertiente... aunque Moisés la esté - Bueno, me gustaría, pero hay algo que debo
golpeando en lugar de hablarle. La gracia y el amor decirte. Justo en este momento me sorprendiste sin
del Padre por ios perdidos hacen que las mulas pa- haber practicado mucho la oración. No me imaginé
rezcan personas ungidas. que tendría que hacer un milagro ahora, y no estoy
Puedes vivir toda tu vida dependiendo de la gra- preparado. Tal vez si me dejas una dirección donde
cia de Dios para tu ministerio: «Señor, sabes que no encontrarte y me das un tiempo prudencial para que
tuve tiempo para orar y buscarte, pero bendíceme de pueda ir a orar y ayunar, entonces podría sanarte.
todos modos para que al cantar la gente sienta tu un- ¿No te parece grotesco? Pues así nos comporta-
ción». «Padre, no me he preparado, pero te ruego que mos cuando no estamos seguros de su presencia.
tu misericordia esté sobre mi vida en el momento de "Voy a encerrarme en la habitación a orar, puesto que
pasar al frente". Se apela a la gracia cuando no se tengo que predicar el domingo". O también: «Tengo
pagó el precio. que ayunar para conseguir ese empleor. Intentamos
No es mi deseo que interpretes mal 1o que trato sobornar al Señor con alguna pequeña oferta de
de decir; Dios no tiene en venta su poder ni su un- "búsqueda acelerada de su rostro». Pero ni siquiera
ción, solo desea que sus embajadores pasen más se trata de eso, solo estamos anhelando el toque de
tiempo con él antes de oírles rogar por su misericor- su mano.
dia, su gracia y su presencia. Es como el hijo adolescente que jamás colaboró
He oído a predicadores decir que la unción repo- con el hogar, sin embargo, de manera inesperada se
saba sobre ellos solo cuando estaban sobre una plata- transforma por unas horas en un hijo ejemplar y ha-
forma. Sin embargo, he visto a otros descender de la cendoso. El padre cree por un momento que al fin su
plataforma y seguir ungidos; 1a unción y la presencia muchacho está madurando y haciéndose responsa-
ble... hasta que d escubre que solo se trata de un
de Dios formaban parte de su dinámica de vida.
;;: §11¡1', ''w
k..q.
.,r!á,
ffiiffi
I
I
nl
";';' ;;'; s'; N'¿';';'"""'Ét
, DE DIOS
,- ,.,.,(..Y!I
can,e para lograr que 1e dé un dinero extra. EL SEGUNDO TOqUE
Somos salvos por gracia, pero somos ungidos por De todo el libro, es posible que esta tercera parte
precio. Solo cuando pagas el alto precio de ese un- sea la medular; por eso quiero dedicar este capítulo
güento su perior, obtienes su presencia. a aquellos que están involucrados con la obra de
La presencia de Dios en tu ministerio es un che- Dios y anhelan algo más.
que al portador; es una tarjeta de crédito dorada que El llamado telefónico de esta sierva del Señor no
no te pone límites de gasto. Ella hace que tomes un pudo ser más oportuno. Mi esposa y yo estábamos
micrófono, y sin que todavía hayas dicho una sola considerando con seriedad convocar a una gran cru-
palabra, la atmósfera entera se transforme. Cuando zada de santidad. Habíamos logrado realizar una
ia presencia está contigo, no necesitas levantar de- reunión en el teatro Astral de la provincia de Buenos
masiado la voz ni tienes que apelar a chistes para que Aires con una concurrencia de unos tres mil quinien-
los oyentes no se duerman, simplemente hablas... y tos jóvenes que se acercaron a través de la radio.
algo ocurre en la esfera espiritual. La presencia hace Pero eso no era 1o que habíamos soñado ni se parecía
que no tengas 1a necesidad de "preparar al am- a la visión. Si en realidad el Señor nos habÍa entre-
biente" para que puedas ministrar; abres tu boca y gado un ministerio, deberíamos tener un toque es-
ios vientos cambian. pecial, o de otro modo no tendríamos influencia
La presencia logra que no tengas que insistir para sobre la juventud.
que la gente pase al altar; predicas... y te interrum- Recuerdo que luego de predicar en una reunión
pen el sermón pasando al frente. No andas con ro- en Córdoba, Argentina, de regreso al hotel tuve una
deos, vas directo a1 corazón y lo escarbas. crisis con el Señor.
La presencia de Dios en tu ministerio incomoda «Padre mío», dije con más enojo que súplica,
al hombre, sin que tengas que abrir tu boca y decirle «todos los hombres y mujeres que has usado a través

"cuán santo eres". Ella hace que las personas estén de la historia tuvieron algo especial. Cuando Kathryn
llorando a 1os diez minutos de que hayas comenzado Kuhlman caminaba por la nave principal de un tem-
a predicar. No necesitas credenciales ni recomenda- plo, los milagros comenzaban a ocurrir. O sin ir muy
ciones, solo él te acompaña, y eso es suficiente. Tú no lejos, cuando Carlos Annacondia reprende a los espí-
vas clelante pidiéndole a Dios que en su misericordia ritus, los endemoniaclos son libres, y cuando Claudio
apoye tu proyecto; vas detrás obedeciéndole. Freidzon ora, Ias personas caen bajo el éxtasis de la
RESENCIA
E DIOS
.'".,á..''...¡..r.1
unción. Concretamente, Señor, si tú no haces algo
propósito de mi llamado. Además del toque inicial
conmigo, los jóvenes no vendrán a escucharme hablar del establo, ahora necesitaba mi Jordán, ese nl()-
de ti".
mento glorioso de la llenura sin límite del EspÍritu
Aún no sé cómo tuve el coraje suficiente para
Santo y de los planos completos de la voluntad de
hacer una oración semejante, pero de algo estaba
se_ Dios para mi vida.
guro: no quería ser una nota más en un gran penta_
Marcos nos relata que el Maestro no decepcionó
grama musical. y no era una cuestión de orgullo,
al ciego que confundía a la gente con arbustos: «En_
sino de hambre por el poder de Dios en mi vida.
Re- tonces le puso de nuevo las manos sobre los ojos, y
cordé que Moisés había hecho un planteamiento el
se- ciego fue curado: recobró la vista y comenzó a ver
mejante cuando preguntó: «¿Cómo creerán que
todo con claridad".
Jehová me envió?», y en seguida Dios le proporcionó
Él tuvo que tocar al ciego por segunda vez para
una vara milagrosa. He aquí el gran secreto:
No im- que viera de la manera correcta. «Eso es lo que nece-
porta gué es lo que tienes, sino de quién es lo que
tie_ sito", le dije al Señor,
nes. Si la presencia va contigo, las circunstancias "tengo la urgencia de no estar
se adivinando qué va a suceder cuando predico.
allanan de modo indefectible. euiero
que me des una revelación clara de que tú estás con_
La Biblia narra en Marco s g:22_25 que
Iesucristo migo en cada momento de mi vida».
en una ocasión se encuentra con un ciego en la
ciu_ Es posible que estés pensando: ,,yo creÍa que al
dad de Betsaida. El maestro escupe en sus ojos, le
aceptar a Cristo como mi Salvador personal, el Espí_
impone las manos y le pregunta si ve algo. El
ritu Santo habitaba dentro de mí». y 1i"rl", .u, .
ciego, mirando, dice: ,.Veo gente; parecen árboles r.,.
Lo que yo trataba de decirle a Dios era que necesi_
que caminan".
taba esa unción regia, esa unción real que opera mila_
Quiero que te detengas en este punto: este hom_
gros y logra que la gente confronte su vida. Ese
bre había recibido el toque del Señor, pero aún Jordán
con_ que te da el visto bueno para conmover a las naciones.
funde a las personas con árboles, lo cual nos da la
Si estás tan sediento de ese segundo toque del
pauta de que no ve con claridad. Eso era exactamente
Señor como yo lo estuve hace unos años, te ruego
lo que me ocurría esa noche en un hotel de Córdoba;
que leas los siguientes pasos que un patriarca tuvo
sabía que el Señor me había tocado por su infinita
que experimentar para que la presencia de Dios lo
gracia, mas todavía no distinguía con exactitud
el acompañara incondicionalmente.
r..;. /1,'rl .. ¡ ¡r r¡ r¡¿,1.

,LA DE
PRESINCIA ¡ifl
D|OS .,,.,,( .,
.,et
.|
YO NO SUBIRÉ EN MEDIO DE TI
La propuesta era obtener un ministerio dc grat.i.t:
Quiero que lo veas de la siguiente forma: El pró- t's posible que logres construir un bonito templo, tt,rr
ximo domin¡;o tienes que prerJicarle a un centenar
gas un buen coro, un programa c{e televisión y hastl
de personas hambrientas de una palabra ungida,
así t¡scribas libros o grabes un disco;las personas crr.crrÍ rr
que te dispones a orar buscando la guía del Señor
t¡ue todo está correcto, pero tú sabrás que el Señor
para tan difícil tarea. De pronto, tienes una visiór-r:
el no está en la sociedad. Careces de su presencia.
Padre en persona dice que te permitirá predicar y
Moisés había sido elegido en el establo y proce-
hasta envi¿ra a algunos ángeles pdra que te den
una sado en la carpintería de la espera, mas ahora nece-
mano; la gente se salvará y algunos se conmoverán.
sitaba el toque del Jordán. No se movería sin la
Nada puede fallar... excepto que él no estará pre-
presencia incondicional de aquel que lo eligió.
sente. ¿Te suena a tragedia? Si es así, seguro tenemos
Así que el profeta proclama alerta roja en todo el
algo en común con Moisés.
campamento y los pone al tanto de la situación:
El libro de Éxodo, en el capítulo 33, nos da un pa-
Jehová está a punto de dejarnos.
norama de la historia.
.,Cuando los israelitas oyeron estas palabras tan
,,Anda,
"El Ssñon le dijo a Moisés: vete de este demoledoras, comenzaron a llorar y nadie volvió a
luga¡, junto con el pueblo que sacaste de Egipto, y
di- ponerse sus joyas» (Exodo 33:4). En realidad estaban
rígete a la tierra que bajo juramento prometí a Abra-
preocupados, y la situación era sumamente seria, así
ham, Isaac y Jacob que les daría a sus clescendientes.
que decidieron, como primera medida, proclamar
Enviaré un ángel delante de ti, y desalojaré a cana_
duelo en todo e[ pueblo.
neos/ amorreos, hititas, ferezeos, heveos y jebuseos.
Ve He visto muy poca gente preocupada de modo
a la tierra dondc abundan la leche y la miel. yo
no los serio por la presencia de Dios. Recuerdo cierta con-
acompañaré, porque ustedes son un pueblo terco,,,,.
versación que sostuve con un ministro de alabanza.
Es obvio que Dios estaba harto de lidiar con un
Le dije que estaba preocupado por las veces en que
pueblo infiel. Is¡ael tenía dernasiado frágil la memo-
no sentía la presencia de Dios en mi ministerio y le
ria, y había olvidaclo el favor de
Jehová; pero los rue_ hablé de mi paranoia por perderla. «No existe nada
gos de Moisés habían logrado un cambio en los
que me interese más", le dije con tono preocupado,
planes divinos: Dios les entregaría la tierra prome_
tida... pero no irí.r con ellos. "no anhelo con tanta fuerza otra cosa que no sea su
presencia, y me hiela la sangre el solo pensar que
t
I
l t:
tl':1'
I
t
" ""';';';;'; ;';ñ'¿';'i""""$t
, DE DIOS .2'!'

pueda carecer de ella". Mi interlocutor me observó un becerro de oro. Toclos los grandes derrumbes co-
con detenimiento y, luego de una larga pausa, me in- mienzan con pequeñas grietas, sigilosas componen-
dicó: "Yo nunca me detuve a pensar en eso; mientras das que nos permitimos antes de la caída final.
cante y la gente reciba, todo está bien. Mi gran pro- En distintas partes del mundo he visto a cientos
blema surge cuando estoy afónico, solo entonces me de jóvenes y adolescentes atados a la pornografía y
preocupo... o tal vez cuando el equipo de sonido no cualquier tipo de desviación sexual. En ocasiones
es de buena caiidad". Era evidente que estábamos tuve la oportunidad de hablar con alguno de ellos y
hablando de dos cosas diferentes y en dos dimensio- todos tienen el mismo denominador común: se per-
nes distintas. Pero ese dia supe que muy pocos se mitieron mirar alguna película erótica o subida de
preocupan por lo que en realidad es mucho más im- tono, acariciaron un mal pensamiento por unos ins-
portante que una buena voz, un excelente sonido o tantes, y luego se sintieron literalmente atrapados
una gran promoción: la presencia de aquel que te por un espíritu de lujuria. Aquello que parecía ser un
envió, y ella no vendrá hasta tanto no tengas una sin- simple desliz se transforma en un tumor difícil de ex-
cera preocupación por tenerla. tirpar. Nadie se postra ante un becerro de oro de la
El vestir de luto tipifica la honda necesidad de noche a la mañana, son los «pequeños atavíos» los
pagar el precio, buscando su rostro con pasión y una que nos conducen a la tragedia.
intensa sed por ese segundo toque. Israel se enlutó
pensando que Jehová no estaría en medio de su pue- LOS HOYOS DEL COYOTE
blo. Sin embargo, hicieron algo incluso más impor- El 20 de diciembre de 1997 celebramos una gran
tante: «Por eso, a partir del monte Horeb los israelitas cruzada de santidad en el estadio abierto más grande
no volvieron a ponerse joyas" (Exodo 33:6). Entre los de Argentina, el Monumental River Plate. A1lí se die-
atavíos estaban los colgantes, aretes y brazaletes que ron cita más de cincuenta mil jóvenes de todo el país.
el pueblo había traído de su antigua tierra de esclavi- Esa noche, en medio del sermón, recordé un vieio di-
tud. Eran ios recue¡dos sentimentales de Egipto. bujo anirnado de mi infancia y io comparé con la óp-
Algún judío habrá pensado que eran simplemente tica que solemos tener de nuestra vida espiritual.
unos recuerdos inofensivos, y algún otro quizás hasta Me refiero al inalcanzable personaje Correcami-
tildó a Moisés de fanático. Pero el patriarca sabía que nos y e1 fallido coyote. En la trama de la historieta,
esos atavíos habían llevado a Israel a postrarse ante este último hacía 1o imposible para atrapar a su veloz
r'r ¡. 1..: -
J. -.111-.1
rt'' t''."l.

i¡f11't'iLr' '" j'np.


, LA PRESENCIA TJT
DE DIOS .,P'Ir
.,,,,(.|,
prcsa, y cuando esiaba a punto de darse por vencido, hizo algo más:
"Moisés tomó una tienda de campaña
recurría a una lata con una particular inscripción: y Ia armó a cierta r,listancia fuera del campamento.
Solo tenía que colocar uno de esos La llamó "la Tienda c'le Ia reunión con el Srñon,.
"Agujeros Acms".
hoyos instantáneos en la carretera y lograría que el Cuando alguien quería consultar al S¡ñon, tenía que
Correcaminos terminara en una tramPa mortal. Por salir del campamento e ir a esa tienda, (Éxodo 33:7).
supuesto que no lograba su cometido, y había que Si Israel en realidad deseaba que la presencia de
esperar hasta e1 próximo episodio para seguir su- Dios los acompañara, tenían que salir del campa-
friendo junto a esta singular pareia. mento y acudir a la cita con Jehová. Debían abando-
Lo curioso del caso es que solemos creer que el nar su rutina diaria para buscar al Creador.
diablo también tiene un arsenal fls l¿fls ds «Agujeros No obtienes la presencia hasta tanto no la bus-
Acme» y que en cualquier momento podría hacernos ques con todo tu corazón y la oración forme parte de
caer en la sutil trampa. Es entonces cuando solemos tu dinámica de vida.
escuchar frases tales como: .,,EI
hermano José cayó en La mañana del t7 de agosto de 1996 tuve un inte-
pecado", desligando a la pobre víctima de toda res- resante diálogo con el pastor Sam Hinn en la ciutlacl
ponsabilidad. Si «cayó" significa que iba por la vida de Quilmes, durante una de sus visitas a la Argen-
tratando de agradarle al Señor, pero un inesperado tina. "Los jóvenes necesitan a alguien que sea ge-
«hoyo" lo sorprendió. Sin embargo, la realiclad es que nuino, que escarbe en su realidad», me dijo en un
nunca caemos, sino que "entramos" en el pecado. Los tono profético, "y si tú quieres ser un lícler que los
pequeños atavíos y joyas: las rnentirillas piadosas, las conduzca a la santidad, debes tene¡ largas horas de
miradas deshonestas, los ojos impuros y las palabras intimitlad con el Señor. Lo que hagas en lo secreto
con doble sentido, son la antesala del derrumbe espi- tendrá como resultado lo que fluya en púb1ico". No
ritual. Acariciar un recuerdo de Egipto estaba diciendo algo netamente nuevo, pero esas pa-
"inofensivo,
nos conducirá a postrarnos ante el becerro de oro; los labras confirmaron mis deseos de acudir a la cita dia-
atavíos conocen el camino. ria. El asunto es que casi siempre el campamento nos
tiene demasiado ocupados como para salir de él y
UN LUGAR DE ENCUENTRO buscar su rostro. Por eso son escasos los que anhelan
Luego de que el pueblo de Israel se enlutó y se la presencia de Dios en sus ministerios, y son aun
despojó de cualquier atuendo del pasado, Moisés menos los que p.¡gan el precio.
.',:i.: .':
i-l

l
SECRETO
-L-OS
DE LA ORACIO
AY UNA URGENTE NECESIDAD en la es-
fera espiritual de gente que le dedique
tiempo al secreto de Dios. Nos han ense-
ñado cómo tener una gran fe que mueva montañas,
plantar iglesias o predicarle a las multitudes, pero no
se ha hecho demasiado énfasis en el mayor de los se_
cretos: la oración.
Cuando mi esposa y yo recibimos la visión, pen-
sábamos que solo había que avanzar, proclamar las
palabras correctas a través de la fe, y así obtendría_
mos ¡esultados excelentes. No obstante, más tarde
descubrimos que la santidad y la revelación no se ob_
tienen con fórmulas instantáneas ni métodos precon-
cebidos; por el contrario, todo se reduce a una sola
LOS
DE L

cosa: la búsqueda de su rostro. cconomía de los neccsitados, pero no puedes carecer


Estamos viviendo un tiempo muy especial en el de intimidad con el Padre y orar por su presencia. La
reloj de Dios, un tiernpo donde el Señor está lla- ¡rresencia de Dios simplemente se siente mientras ha-
mando a sus hijos a buscarle con mayor intensidad. I¡las con la gente; no hay esfuerzos, solo fluirá lo que
Creo con firmeza que si no obedecemos a su lla- has obtenido en el secreto. La marca del Jordán se
mado, nos arrancará de los púlpitos y nos llevará al produce en el monte de la búsqueda personal.
cuarto privado de oración.
En la madrugada del 4 de julio de 7997, el Espi UNA CONSECUENCIA DEt AMOR
ritu Santo me trajo luz con respecto a lo que Dios está Como a la gran mayoría de los jóvenes, me costó
reclamándonos como siervos. casi veinte años de trabajo duro cultivar mi intimi-
El Señor está celoso de todos nuestros planes, pro- dad con Dios. Tal vez se debiera a que mis primeros
yectos y agendas repletas de invitaciones; él desea pasos espirituales fueron dados en un marco en ex-
que le dediquemos la mayor parte de nuestro tiempo. tremo legalista y mi imagen de Dios distaba mucho
Nuestro propio ministerio, en ocasiones, nos juega de ser la de un Padre tierno que anhelaba dialogar
una mala pasada. Estamos tan absortos en las cosas conmigo.
del Señor que olvidamos a aquel que nos contrató. Durante nuestros primeros años en el ministerio,
Necesitamos una generación que se pare en nues- notábamos que cientos de jóvenes y adolescentes su-
tros púlpitos como fieles voceros de la voz de Dios. frían el mismo problema: la oración era una tortuosa
Isaías 5:1 dice: «Cantaré en nombre de mi amigo que- disciplina. En particular durante una cruzada que tu-
rido una canción dedicada a su viña». De eso se trata, vimos en el estadio Obras, en Buenos Aires, noté que
te internas en el secreto de Jehová y luego t¡aes el la juventud no podía obtener el deleite de la oración.
canto del amigo a su plantío.
"Amado Padre", le diie, "estos muchachos están vi-
Existen dos tipos de predicadores: los que dicen viendo lo que yo padecí hace unos años; no logran
algo y los que tienen algo que decir. Estos últimos tener una vida regular de oración. Dime cuál es el
son 1os que han estado en Ia intimidad con el Altí- método o la manera para que levantes poderosos in-
simo y traen un mensaje fresco a la congregación. tercesores cle esta generación".
Puedes tener fiebre y orar por los enfermos, pue- Y el Señor me susurró: háblales de rní. Con-
"So1o
des estar con las finanzas quebradas y orar por la clúcelos a rní, y yo los convenceré".
,:''
,

,:,' ...1,.:..,¡
' ::tll'
rOS SECRETO-S
EE LA ORACION
.lr¡¡a.¡!,r*r

Este era el secreto. La oración no tiene que ser bles de tus luchas, tus anhelos y tus suspiros más Ín-
parte de una penosa tortura, sino la consecuencia del timos; él añora que le cuentes qué te hace entristecer
amor. Provengo de una generación a la cual nunca y qué broma logra que dibujes una sonrisa. El Padre
se nos enseñó a
amar a Dios, solo se nos dio una serie desea que esa atareada ama de casa olvide por un
de mandamientos y reglas a cumplir. momento que tiene una vajilla que lavar e hiios que
Recuerdo que me obligaba a orar para que Dios atender, y por un instante vuelva a ser la niña en los
"no se enojara conmigo" o simplemente para «parti- brazos de papá. Espera que ese rudo jefe de familia
cipar de la Santa Cena sin pecado", pero jamás lo olvide los golpes de la vida que lo hicieron madurar,
buscaba por amor. y por unos minutos se desmorone en las rodillas de
"Si no estás orando, Dios no te
ayudará en tus exámenes», me sentenciaban aquellos su Creador. É1 desea que el enérgico líder le cuente
que parecían saber un poco más del tema; nunca sus miedos más ocultos, y espera que esa dama, a la
imaginé que podía buscarlo sin la necesidad de pe- que la vida no 1e dio tregua, se arroje en sus brazos y
dirle algo. sienta el reposo del guerrero. Es el mismo Padre que
Mi imagen de Dios se distorsionó de tal manera acomodó el cosmos en su lugar, pero que ahora te lee
que llegué a detestar la oración. Estaba harto de un un cuento mientras hatas de conciliar el sueño. Es e1
Padre que estaba dispuesto a castigarme al primer mismo que con un suspiro creó los cielos, pero que
error. ahora se ha detenido a escuchat tu respiración. No
La vida devocional surge de tu amor incondicio- tienes que decir «Dios Omnipotente" ni demasiadas
nal hacia é1. Cuando me casé con Liliana, ella no me veces «amén»; se trata tan solo de recostarte en sus
dio una lista de reglas a cumplir ni tuve que obli- homb¡os.. . y amarlo.
garme a serle fiel. Nos amábamos, y todo 1o demás
era una consecuencia de ese amor. En la vicla espiri- LA ORACION SUPERFICIAL
tual, jamás lograrás tener una vida de oración si pri- Cuando en realidad anhelas ese segundo toque
mero no le buscas con amor. en tu vida y tu ministerio, tu oración debe experi-
El Señor no está esperando que vayas con una mentar un crecimiento paulatino.
larga lista de peticiones y un discurso de frases co- Por lo general existen tres niveles de oración. El
rrectas. Solo anhela sentarte a su lado, acariciar tus primero es el superficial; se trata de esas oraciones
mejillas y jugar con tus cabellos. Él desea que le ha- huecas, en las cuales no se entrega el corazón ni hay

;i : -, ,:..
';;; ; 'i'i .'o';';"ó;"""',it
EE LA oRACIoN ,. .,,.,(
,Yi.,
.:,

una verdadera sed por buscar su rostro. En ocasio- diablo se atrevió a tentar a Jesús, pero la propuesta
nes, cuando tengo el privilegio de acercarme a al- más ridícula fue sin clucia cuando le dijo al hijo de
guien para orar por é1, suelo tomarme un tiempo Dios que convirtiera una piedra en pan. . . Imagínate,
para oír su manera de orar. La gran mayoría se dirige estaba diciéndole al Pan de Vida que transformara
al Padre de un modo preconcebido y lleno de pala- Una rOCa en pan».
bras correctas, 1o que denota una enorme carencia de Aún no entendía lo que estaba tratando de de-
amistad con el Creador. cirme, así que agregó:
La oración superficial no atraerá su presencia; ne- "Los ministros tenemos que cuidarnos de no co-
cesitamos acercarnos al trono y entablar una estrecha meter el error de transformar pequeñas piedras en
amistad con é1. pan/ para satisfacer el hambre momentáneo de la
Estamos acostumbrados a pensar que Dios solo flente, en lugar de enseñarles a buscar el verdadero
puede oír las oraciones y los discursos de prestigio- Pan de Vida".
sos hombres ungidos, pero nos cuesta entender que Lo que este pastor acababa de decir alguien debía
está dispuesto a oír nuestra más sincera súplica. En escribirlo en un libro para que los que estamos invo-
varios paÍses de Latinoamérica he notado la tenden- lucrados en la obra de Dios jamás lo olvidemos: No
cia de pedirle al evangelista o al pastor que ore por estamos tratando de contentar a un grupito de ovejas
las personas, «ya que Dios lo oye más a usted que a maltratadas, estamos entrenando guerreros.
mí>)... como si solo algunos tuvieran 1a llave de ac- A la gente le resulta más fácil ahorrarse la bús-
quecla privada y pasarle un
ceso directo a 1os cielos. Y creo que 1os ministros te- "papelito" con su peti-
nemos una gran parte de la culpa, pues no le hemos ción al pastor, y en ocasiones, los ministros
enseñado a la gente a cultivar su propia búsqueda disfrutamos de esa dependencia; les imponemos las
personal. manos y les decimos a las personas que regresen por
Hace unos años nos encontrábamos en la oficina más el próximo domingo.
de un varón al que Dios le ha dado una creciente Estoy seriamente convencido de que el Señor está
iglesia en Ia zona sur de Buenos Aires. Recuerdo que gestando una nueva generación que, en lugar de con-
él hizo un comentario que, Iiteralmente, me abrió los sultar con el enfermero, va directo al médico. Siem-
ojos con respecto a este tema. pre que tengo oportunidad les digo a los jóvenes que
disfruten del hecho fascinante cle charlar con el
"En el desierto", dijo en tono confidencial, "el

. t-
¡¡i¡¡¡,, ,¡.¡..¡¡ / r.
.. i . . ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡Jl.
L'OS SECRETO§'-""w
P,,E . ,l. L,, g.$.1 .:"
'-o ,\.,. 1.4l
mismo Dios que ha contestado las oraciones de estoy hablando de esa comunión con el Señor que
Abraham, David, Elías, Pablo y Billy Graham. Mien- una gran mayoría alega tener: «Bueno, yo no dedico
tras pierdes tu tiempo haciendo una larga fila para tiempo a la oración, pero canto los coros de la iglesia
que el evangeiista te imponga sus manos, el Hacedor durante todo el día"; por supuesto que estoy refi_
del universo te aguarda en tu habitación. No puede riéndome a algo mucho más profundo que eso. Lo
haber algo más fascinante que esto: el mismo Dios que trato de decir es que tu vida entera se trans_
que unge a 1os misioneros del mundo tiene una cita forma en oración.
contigo esta madrugada. A mediados de septiembre de 1,993, mi esposa y
Si puedes captar la dimensión de esta verdad tan yo decidimos escoger un sitio en nuestro hogar
sencilla y al parecer trivial, tu vida de oración dejará donde cada noche buscáramos al Señor. Estábamos
de estar en el plano superficial y pasará a un nivel conscientes de que podíamos orar en cualquier luga¡,
superior. sin embargo, en nuestro caso, nos ayudaría a discipli_
narnos en la oración.
UN CORRAL LIMPIO Desde entonces. cada madrugada nuestra sala se
El segundo nivel en la búsqueda personal de Dios transforma en un altar privado de oración. Cada vez
es la oración intensa. Por lo general surge en nuestros que nos disponemos a orar, tratamos primero de cal_
momentos de crisis, esos días en que todo se trans- mar nuestro espíritu, cantando algún coro o leyendo
forma en un caos y decidimos orar hasta que las la Biblia en voz alta para lograr equilibrarnos y en-
cosas comiencen a mejorar. Por supuesto que se trata trar a su presencia, eliminando de esta forma cual_
de una oración egoísta, que solo persigue el fin de quier pensamiento que nos distraiga.
obtener 1o que queremos. No obstante, ningún padre También vivimos la experiencia de quedarnos
se conmueve cuando su hijo solo lo busca si necesita dormidos luego de un día agotador, pero no permi_
dinero o regalos; Dios no es un Santa Claus gigan- timos que eso nos desalentara; al contrario, al si_
tesco que debe cumplir nuestros caprichos y respon- Buiente dÍa volvíamos a intentarlo. Como dijimos en
der a nuestros reclamos. el capítulo tres, si las aves de rapiña hubieran lo_
Existe un tercer nivel: el de la búsqueda conti- grado destruir nuestro altar, habríamos perdido la
nua. Esa oración que no está regulada por un hora- revelación y la comunión con el Señor.
rio, sino que forma parte de tu diario andar. Y no El caso es que la oración continua no se logra
LOS
DE L

"horas de búsqueda frenética" con e[ fin de


luego de los terneros más gordos y, en fin, todo lo que era de
recuperar el tiempo perclido. De nada sirve orar dos valor. Nada de esto quisieron destruir; sólo destru-
horas seguidas, decir yeron lo que era inútil y lo que no servía» (1 Samuet
"arnén", y las veintidós horas
restantes vivirlas desvinculados de Dios. Nuestra 15:9).
motivación para orar no debe ser el obtener poder, El rey de Israel consideró que no tenía nada de
sino el lograr parecernos más a é1, aumentar nuestra malo perdonarles 1a vida a unos lindos cerdos y unas
comunión y, por consiguiente, nuestra santidad. Y lo cuantas ovejas bien mantenidas. De todos motTos,
increíble del caso es que, a rnedida que crece nuestra habrá pensado, sietnpre es saludable obtener un
comunión, sentimos que Io necesitamos cada vez buen botín de la batalla. Sin embargo, se deshizo de
más. La oración cumple la misma función de un re- todo lo débil e inservible.
flector: mientras más te acercas, los errores se tornan Con todo, Dios no lo consideró como un simple
más visibles. detalle, y se lo comunicó a su profeta Samuel. Así
En el primer libro de Samuel, capítulo 15, hay un que, al regreso de la misión, este último decide con-
episodio muy curioso. A través del profeta, Jehová le frontar a Saúl y pedirle explicaciones en nonrbre de
ordena al rey Saúl destruir 1a ciudad de Amalec. Era Dios-
una orden precisa y categórica: "He decidido castigar No obstante, Saúl no es de los que reconocen con
a los amalecitas por lo que le hicieron a Israel, pues rapidez sus propios errores.
no lo dejaron pasar cuanclo salía de Egipto. Así que
"Cuando Samuel llegó, Saú1 le dijo:
ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye
- ¡Que el SrñoR te bendiga! He cumplido las ins-
por completo todo 1o que les pertenezca; no les ten- trucciones clel Ssñon. -Y entonces, ¿qué significan
gas cornpasión" (1 Sarnuel 15:2-3). esos balidos de oveja que me parece oír? Ie reclamó
-
Dios había emiticlo una orden precisa: acabar con Samuel - . ¿Y cómo es que oigo mugidos de vaca?,, (1
Amalec, y eso incluía toclo ser vivicnte, inclusive las Sarnuel 15:13-14).
vacas, ovejas, camellos y asnos. Pero Saúl era un per- La escena parece un cuadro cle comedia: Saúl está
sonaje curioso. La Biblia narra que el monarca acató tratando cle dar una explicación coherente mientras
1a orden. . . solo en parte. intenta ocultar un corral repleto de animales proce-
"Atlemás cle perdonarle la vicla al rey Agag, Saúl dentes dc Amalec.
y su ejercito freservaron l,rs nrr.iorcs ovcj,rs v vacas, Pueclo ver al viejo Samuel hacer uso cle su ironía
, ¡ ¡. r, ii /, .... t. t ¡ t t t t¿_i

L.OS SECRETOS '';.1


EE LA ORACION
.., ,..,.,í:,r'i; .:

cuando le dice: Quisiera oÍrte con claridad, SaúL, pero st,r esté concentrado en agradarle; a que estemos
tus ovejas y vacas gritan tan fuerte que apenas puedo rornprometidos, hasta nuestras fibras más íntimas, a
escucharte. [¡uscar su santidad.
Se parece mucho a ia relación que algunas perso- Eso es tener el toque de1 Jordán.
nas tienen con el Señor: durante toda la semana se
permiten «ciertos pecadilles" que consideran inofen-
sivos para su vida espiritual; al fin y al cabo, se trata
de un pequeño que tiene como destino el
"ganado"
propio corral. Y cuando al fin van a la presencia de
Dios, pasan la mayor parte del tiempo diciendo:
"Señor, siento que no estás oyendo mis súplicas y ne-
cesidades". Mientras que Dios les dice: «Quisiera
oírte, hijo mío, pero ocurre que los balidos y brami-
dos de tu corral gritan tan fuerte que no me dejan oír
tus ruegos».
Ei camino más directo a la perfecta comunión con
el Señor es una santidad creciente. Dios no puede
contestar las oraciones de aquellos que no tienen
hambre por la santidaci y la integridad absoluta.
Dios no está en busca de gente perfecta y sin erro-
res, solo desea personas dispuestas a intentarlo una
y otra vez. Kathryn Kuhlman solía decir: «Estoy se-
gura de cuáles serán mis primeras palabras cuando
me encuentre cara a cara con mi Señor. Lo miraré fi-
iamente y le diré: "No fui la mejor y tuve una mon-
taña de errores, pero nadie como yo Io intentó tanto
cada día de su vida"". A esto se reduce nuestra vida
de oración: a que cada partícula y átomo de nuestro
Elr
a.

§rcrte
-ra
CIELOS
ENMUDECIDOS
BOGADO O ALBANIL. Chofer o alcalde de la
ciudad. Pastor o laico. Bautista o pentecostal.
Corservador o literal. Todos, indefectiblemente
todos, han pasado por é1. La gran mayoúa no se conoce
entre sí, pero tienen algo en común: en algún momento
de sus viclas les ha tocado transitar por ese páramo deso-
lador. Ese arido lugar plagado de espejismos y silencio.
Ese sitio rodeado de llanu¡as interminables que quisiéra-
mos olvidar.
Y la sed. La espantosa sed de amistad y diálogos flui-
dos, mientras que la arena se nos va metiendo en el
alma. Hubiésemos preferido no haber pasado nunca
por aquí, y de haberlo sabido, habríamos tomado un
atajo. Pero algo nos recuerda que hasta el mismo
.E
NM
Señor estuvo en é1.. . y sobrevivió. Se trata del tan te- r'omo presagiando lo que será una larga travesía.
mido desierto. Aún recuerdo la primera vez que pasé por é1.
Por lo regular llega luego de las grandes victorias Acababa de terminar una cruzada de santidad en un
y cuando creemos que merecemos un reconoci- .rnfiteatro de la provincia de San Juan, Argentina. Al-
miento honorífico. Nunca es bienvenido, aunque lle- guien allegado a nuestro ministerio nos habló de una
gará después del éxtasis del Jordán. Es el lugar a rrujer muy ungida que ministraba a través cle 1a pro-
donde son conducidos los Elías después de acabar iccía. Me comuniqué con ella por teléfono con el
con los profetas de Baal. único deseo de compartir experiencias, pero reco-
Cierta vez alguien me dijo que existen tres voces rlozco que mi subconsciente deseaba alguna palabra
que debía aprender a diferenciar antes de estar listo tle aliento por medio de esta mujer.
para la gran comisión: voz de Dios, la del enemigo
1a -Sería bueno si vinieras a una de mis reuniones
y mi propia voz. Y 1o sorprendente es que tal cosa con tu esposa y la gente de tu ministerio
-mediio-.
solo se aprende en el desierto, en ese lugar de pági- Dios me ha estado intranquilizando con un mensaje
nas blancas y agendas vacías. profético que debo transmitirte.
Quiero que trates de verlo de la siguiente forma: Era la invitación que esperaba. Me sentía cansado
Dios te elige en e1 anonimato del establo, te enseña a y ya era hora de que Dios usara a alguien para darme
esperar por la visión en la carpintería, te marca con nuevas directivas.
su presencia en el Jordán, pero solo podrá confiar en. -No sé si sea lo correcto -dijo Liliana-, siem-
ti luego que te procese en el desierto. pre que Dios quiso hablarnos lo hizo en la intimidad.
El Señor no te enviará a las multitucles si no has - No veo qué tiene de malo que alguien nos pro-
aprendido a oír los sonidos del silencio. Sucede que fetice - Ie contesté un tanto molesto . Además, creo
-
el cambio suele ser brusco, ya que vienes del Jordán, que ya podemos permitirnos el privilegio de pedir
ese rnomento de tu vida cuando el teléfono jamás pa- que alguien ore por nosotros. Supongo que Dios sabe
raba de sonar y ios amigos sobraban. Pero ahora que tenemos rnucho trabajo y no contamos con de-
estás en un lugar donde los agradecimientos cesaron masiado tiempo para orar toda la noche.
y los consiervos casi no te recuerdan. Es casi injusto Sin darme cuenta, ese día expuse lo que me gus-
que estés allí después de 1as grandes batallas que te taría que Dios dijese, en lugar de 1o que en realidad
han tocado vivir, mas el desierto se dibuja imponente Dios estaL¡a c{iciendo, y sin querer, acababa de entrar
,,,,,,....; ..,¿.ru ¡r....,,,,,,.i;
ctElos
,ENMUDECIDOS
'i4
-,,1i
.. ,,..,,{ .i

por la puerta principal al desierto. hermana se diera cuenta de que la curiosidad me es-
Nos alistamos y fuimos a una de las reuniones de taba matando.
esta mujer acompañados de una gran parte del mi- Ella abrió los ojos y detuvo su hablar en lenguas.
nisterio. No sucedió nada especial durante la pri- Me miró fijamente y con una voz clara, como para
mera hora y media, pero luego, casi al finalizar su que lo oyera hasta el último laico de la congregación,
mensaje, descendió de la plataforma y fue directo dijo:
hacia nuestra comitiva. Oró por mi esposa y 1e pro- - Esfuérzate.
fetizó algunas cosas sobre su ministerio que solo sa- La profetisa giró sobre sus talones y regresó a la
bíamos Liliana y yo. Percibía de manera inequívoca plataforma como si me hubiese acabado de recitar el
que Dios estaba usando genuinamente a esta murer. Antiguo Testamento en arameo.
Luego de orar por Liliana, me pasó por alto y fue di- Creo que pocas veces en mi vida me enojé tanto.
recto hasta mis colaboradores. Podía oír cómo Dios Había invertido mi «valioso» tiempo y el combusti-
estaba usando de forma vigorosa a esta dama; algu- b1e del auto para que me dijera un miserable y raquí-
nos de mis ayudantes caían de rodillas, mientras que tico «esfuérzate».
otros temblaban de pies a cabeza. Por alguna razón -No pudo haberlo dicho en serio -le susurré a
me dejaba para el final. Seguro que el Señor debe mi esposa-. Habló casi diez minutos en lenguas, y
estar mostrándole algo muy poderctso con respecto a toda la traducción fue «esfuérzate», debe ser una
mi vida, pensé, por lo que está dejando lo meior para broma.. .
último momento. -No te preocupes -me dijo Liliana al oído-,
Luego de orar por casi toda la congregación, la Dios tiene un propósito.
mujer se acercó lentamente a mi oído y comenzó a -Ah, seguro -le contesté con ironía-, puedo
hablar en lenguas angélicas. Fueron casi cinco minu- encontrar cientos de «esfuérzate" en toda la Biblia
tos interminables. Yo tenía los ojos semicerrados y sin tener que venir hasta aquí.
podía ver a mi esposa y a todos mis colaboradores En realidad, me sentÍa frustrado. Me habÍa ima-
observándome. La profetisa no paraba de hablar en ginado una gran profecía, pero en su lugar Dios me
lenguas desconocidas. tenía preparado un gran desierto. Recuerdo que lle-
gué a casa y le dije a Liliana que no estaba clis-
-¡Envía la traducción, Padre, envíala de una
vez, que tu siervo oye! -dije en voz alta para que la puesto a conformarme con un simple «esfuérzate»
.a,i i-L¡,;t. §r.r§*,*
.ii .,
'.:_
' ti. §i: &
i*§ry§ffi.,
,ENM

y duplicaría mi tiempo de o¡ación de ser necesario. "escrito ss,ff,» que aprendiste durante la carpintería.
Sin darme cuenta, la escuela del desierto estaba Toda esa provisión que acumulaste durante tu
dando buenos resultados. tiempo de espera parece cobrar sentido en la aridez
«Por eso, ahora voy a seducirla: me 1a llevaré al del desierto.
desierto y le hablaré con telnura. Allí le devolveré
sus viñedos" (Oseas 2:14-15).
En ocasiones, la única manera que el Señor tiene
de habiarnos es conduciéndonos a esa etapa silen-
ciosa que solemos detestar. Él no puede ¿¿¡¡s5 «vi-
ñedos, o una visión cuando estamos atareados con
una agenda llena de compromisos impostergables.
Pastores y líderes que no reconocen un trabajo
bien hecho ni tus horas de esfuerzo; amigos de frágil
memoria que olvidan que tienes teléfono; consejeros
que ni siquiera tratan de escucharte cuando los nece-
sitas; comités que olvidan tu nombre a la hora de los
reconocimientos, y hasta un Dios que Parece no re-
cordar sus promesas.. . el desierto iamás fue un sitio
agradable, pero vaya que se aprende, y mucho.
Mis mayores momentos c1e intimidad con el
Señor han surgido luego de largas caminatas por esa
arena solitaria. Allí todo es muy diferente a lo vivido
en el Jordán; no hay fuertes terremotos ni vientos hu-
racanados, sola una casi imperceptible brisa, un
suave silbo.
Lo más sorprendente de esta etapa es que
cuando el tentador aparece para decirte que Dios se
olvidó de ti, solo tienes un arma para clefenderte: el
Lai',,:r.r,,
tQit r.l}U.

GUUZ
\¡- {- .*-! .!m.

J
jl
lr

EL CEMENTERIO
DE LA CARNE
ENDRIA UNOS DIECIOCHo AÑC)S o t¿rl r,cz
veinte. l-ucía un impecable traie gris, y antes
c1e salir al aire me habí¿r dicho quc soñaba con

ser un gran periociista. Me hubiera gustado recorclar


su nonrbre, pero iamás me dcstaqué por mi buena
me.moria. Dc algo sÍ estoy seguro: cstaba en Costa
llica y el mucltacho mc entrevistaba para un pro-
grama juvenil que se emite por la caclena de televi-
siírn firl¿cc I8.N. Lo rccueur'lo porque fue el primer
rc'portaje que. me hizo reflexionar acerca clel r.t.rir-riste-
rio c¡ue ¡ror gracia Dios nos entregó.
-Debt: haber algún secreto -hostigó el perio-
rlista*, algo rleterrninante par¿t que el Señor te cur-
fi¿rra el rninistcrio con los jtivenes. Qucrenros quc nos
.....;.r¡'.-.... ¡ i ¡.. ¡.,1
Ei
,DEcEMENTERto
r-i,i
LA CARNE .!":,
.,..,.,( i.

digas qué fue 1o que hiciste para que Dios pudiera secreto. Simplementc estás en un continuo proceso
confiar en ti. rle crecimiento. Lo esencial es que no te retrases.
Tenía miles cle respuestas que me habrían postu- - Creo que el ministerio y ia unción - res-
lado para la medalla de la sencillez. Pude haber dicho: pondí- se reducen a una sola palabra: obec-liencia.
,,Bueno, tú sabes que no hice nada en 1o absoluto, sim- Lo que hace que Dios te use es tu dependencia. No
plemente Dios me tocó en su infinita soberanía" Y haces tus propios planes, solo te limitas a obedecer

aunque hubiera sido una respuesta acertada, no ha- los suyos, y de esa forma te deias procesar.
bría llenado las expectativas del entrevistador' - Estoy de acuerdo - dijo el joven periodista -,
pero obedecer a ciegas no es sencillo... para dejarte
En realidacl, 1o vi interesado en algo más' Antes llevar de manera incondicional por Dios tienes que
de iniciar e1 programa me había confesado que no ser un. . . no sé, un.. .

deseaba otra cosa en la vida que conocer los secretos - ¿Un muerto?
del reino. Me había dicho que estaba dispuesto a Los dos sonreímos y nos quedamos en silencio. Sin
pagar cualquier precio para que la unción reposara querer acabábamos de encontrar el principal detonador;

sobre éi. Y yo conocía esa sed, esa "desesperación la punta del ovillo. Mi ocasional amigo costarricer$e se

santa» por la Presencia de Dios. reclinó sobre su sillón y frunciendo el ceño agregó:
É1 no quería solo información, estaba anhelando - Creo que esto es parte de la fórmula; para que
conocer el detonador de su vida espiritual' Pude ha- Dios confíe en ti, tienes que estar muerto. Definitiva-
berlo hecho sentir incómodo si hubiera respondido: mente muerto a la carne, a tu ego y a ti mismo. Eso
,,Pagué el precio de la oración. ¿Quieres un ministe- es. Estar muerto.

rio? Comienza a orar más tiempo". Sin embargo, le


habría mentido; la cantidad de oración no comPra EL PASO POR LA CRUZ
ministerios. Hace un tiempo leí un libro donde se relata que
Por unos instantes recordé cuando claba cual- Dios le mostró al autor una visión en la que entraba
quier cosa porque alguien me diiera cuál era el se- a un cemcnterio espiritual y se veía a sí mismo ya-
creto del toque divino. Qué es lo que cletermina que ciendo en un ataúd. Si no lograba morir a1 dominio
estés en el ojo ciel huracán o seas un espectador de del yo, no podría acceder a todo lo que Dios había
lo que Dios hace en otros. A clecir verdad, no hay un preparaclo para é1.
¡.rra!¡Jr.ri

EL C ;";'; ó"
'ñ';';';il "'rit
,DE LA CARNE
¡rrrt¡'aaarrt .,., ",.,.,t:,,XI\:
La muerte a la carne tipifica nuestro paso por la que tal vez tuvieras cierto parecido con el reportero
cruz. La gran mayoría no quisiera morir al yo y Pre- de Costa Rica. Te imaginé mordiéndote los labios y
feriría alguna fórmula mágica para experimentar la con los ojos encendidos c-le pasión por el Señor. Y fue
plenitud de Dios en sus vidas. Pero no hay caminos entonces que me decidí a escribir la siguiente historia,
alternativos que eludan el Calvario. posiblemente la más personal de todo el libro. Te la re-
Quiero que repasemos esto juntos. Sin que 1o me- comiendo... pero que quede entre nosotros dos.
recieras, Dios te eligió he hizo historia con tu establo.
Luego esperaste en tu silenciosa carpintería por el UN AYUNO ESPECIAT
cumplimiento de esa visión. Hasta que el Jordán te Hay dos cosas personales con las que he luchado
sorprendió y experimentaste la llenura total, el cl! gran parte de mi juventud. La primera tiene que ver
max de la presencia de Dios en tu vida. No obstante, con la televisión. Siempre me han apasionado 1os me-
necesitabas pasar por e1 desierto, esa arena que pule dios de comunicación en todas sus formas. Trabajé
a los que quieren servirle y dicen amarle. Cuando una gran parte de mi adolescencia como dibujante
creías que lo habías aprendido todo y estabas listo, humorístico y diseñador gráfico de revistas y perió-
Dios te dice que é1 no puede confiar en la gente viva, dicos. Siempre me encantó escuchar todo tipo de
debes pasar por tu cruz de modo inevitable. programas radiales, y me fascina todo lo que tenga
tontería! Lo que tú siembras no cobra vida que ver con la producción de televisión. Quizá por
"¡Qué
a menos que muera" (1 Corintios 15:36). La verdadera esa razón en la actualidad sea el dueño de una pro-
vida espiritual surge cuando la carne es crucificada. ductora integral que se dedica a los medios de comu-
No obstante, morir a la carne no significa que pier- nicación, tanto radiales y televisivos como gráficos.
des tu carácter y te transformas en un pusilánime que Podía pasar más de cinco horas zapeando con el
carece de toda autoridad, sino que Dios aprovecha tu control remoto, recorriendo de modo sistemático
dominio del yo para someterlo a los pies de Cristo. más de sesenta canales. Nunca lo consideré una de-
Esie fue el capítulo que más me costó decidirme a bilidad, pues calmaba mi conciencia argumentando
escribir, y estuve casi una semana debatiéndome en si que tan solo estaba informándome. Después de todo,
era necesario hacerlo. Tal vez porque como diie antes, necesitaba algo que me desconectara de las tensiones
no existen secretos instantáneos que determinen el diarias. Poco a poco las horas perdidas frente al tele-
toque de Dios sobre una vida. Sin embargo, imaginé visor lograban disipar mi vida de oración.

li;t,;r,.it,- .i: "..,


M NTERIO
A CARNE
«Puedo maneiar esto con madurez», me decía' «Si espirituales. Si ingieres basura, eso será lo que tienes
para dar; pero si te llenas del Espíritu, tu ministerio
elijo qué mirar, nunca tendré problemas con mi vida
espiritual». fluirá de modo natural.
Lo que desconocía era que mi depósito se llenaba Valoro mucho los ayunos de alimentos, pero cle
a diario de distracciones y trivialidades que no logra-
nada sirve abstenerse de alimentos todo un día y
atragantarse con la televisión o cualquier tipo de dis_
ban edificar mi vida en el Espíritu.
Una noche, luego de apagar la televisión, fui a mi tracción el resto de la semana. Estar muerto a la carne

cuarto a orar y le pregunté al Señor qué me faltaba significa ser capaz de darlo todo... no solo en un
para que pudiera usarme. Estaba muy interesado en ayuno ocasional, sino durante toda nuestra vida.

tener una unción pura Para mi ministerio'


Fue entonces que oí una voz en mi corazÓn: ENTRÉGAME E t MI NISTERIO
..Quiero que ayunes. Pero no un ayuno de alimentos, La segunda cosa con la que he tenido que luchar
fue con mi amor desmedido hacia el ministerio.
sino un ayuno de cosas legítimas".
Eso significaba que debía abstenerme de cosas El 17 de junio d e 1996 viajé a San Nicolás, Buenos

que necesariamente no eran pecado, pero que Dios


Aires, para predicar en una cumbre juvenil. Luego
me estaba pidiendo. Un ayuno de "cosas legítimas» de finalizada la reunión, le pedí a un grupo de inter-
cesores que me ha acompañado desde mis comien-
significa que tienes que negarte a amistades poco
convenientes, a conversaciones ociosas o"' a las zos que hiciera una oración especial por mi vida y la

horas frente a la pantalla del televisor. Si crees que de mis colaboradores.

me queié, estas en lo cierto. Después que le dije al En medio de la oración le pedí al Señor que me
mostrara si aún quedaba algo que empañara mi co_
Señor que mirar televisión no era pecado, que ver
una película no significaba que deiara de orar, y otras
munión con é1. No quería que nada se interpusiera
en mi comunión diaria.
muchas excusas, supe que Dios quería que comen-
zara mi paso por 1a cruz ayunando de esas cosas que Fue entonces cuando pude oír con claridad: ,,Tu

ocupaban mi valioso tiemPo


ministerio".
Muy a pesar de mi carne, obedecí, y los resulta- Le dije al Señor que estaba muy agradecido por el
ministerio con la juventud, pero que necesitaba saber
dos fueron óptimos. Aprendí a pasar largas horas
si existía algún impedimento para acercarme a
con el Señor y comencé a 1lenar mi depósito de cosas é1.

' 'll:;;'.:'1'
1..1,
. --:
"
EL
,DEC
«Tu ministerio». Fueron otra vez las dos únicas sigue buscando gentc que comparta su sccreto y
palabras que escuché con claridad. pague el precio de Ia intimidad.
Lo que Dios trataba de clecirme era que mi trabaio Tú puedes decir: "Bueno, es que hay mucho tra-
en la obra de Dios había ocupado el lugar que le per- bajo por hacer", y estoy de acuerdo. pero el Señor
tenecía únicamente a é1. está más interesado en nuestra comuniórr con él que
fui
,.Oh, Señor amado», oré, «tú sabes que nunca en todo lo demás que podamos hacer.
el mejor en ningún aspecto de mi vida. Nunca fui el El avivamiento no viene a través de una gran pla-
orgullo de mis padres, ni pude colgar un gran di nificación ni por medio de métodos de «iglecreci-
ploma en la pared. He luchado con mis complejos miento», simplemente llega porque hubo gente que
gran parte de mi iuventud, y lo único que me dio es- se apartó de toda distracción para estar con el único

peranzas fue el haberte conocido. El ministerio es que lo puede generar.


todo lo que tengo, es mi motor, mi oxígeno. Tú sabes Dios se cela de ese estrado que tanto amamos. El
que amo predicar y hacer cruzadas; si me pides eso, Señor, de ser necesario, nos arrancará de los púlpitos
no me queda absolutamente nada". y nos llevará a su intimidad, al cuarto privado de
Aunque todo 1o que diie era cierto, también sabía oración.
que mi amor Por e1 ministerio estaba opacando a Recuerdo una etapa de mi vida en 1a que, literal-
aquel que me lo había entregado. Y siempre que la mente, llegaba exhausto a la cama. Los días eran ago-
profecía se hace más grande que el que te la dio, ten- tadores: tenía un programa diario de radio, dirigía
drás que sacrificarla en el a1tar. una publicación para adolescentes y otra de la orga-
A través de estos cortos pero intensos años de mi nización a la cual pertenezco, v a eso se le sumaban
relación con Dios me he dado cuenta de que é1 está hasta dieciocho viajes por mes. Habia ocasiones en
celoso de nuestros proyectos y sistemas religiosos. E1 1as que revisaba viejos bosquejos de sermones para

hambre de éxito ha tomado el control y el hambre de elegir cuál predicaría esa misma noche.
Dios ha pasado al asiento de atrás. Todo lo que hacía era de corazón y absolutamente
Cada vez que voy a la presencia de Dios y le loable, pero estaba secanclo mi vida espiritual.
pido un mensaje fresco para la iglesia, siento que é1 Hace unos años, un hor¡bre de Dios me dijo:
está harto de nuestras torres de Babel, nuestros «Nunca olvides que si el cliablo no puede detenerte,
grancles templos y nuestras colosales empresas. É1
i
te sobreactiva¡á», y en verclacl eso era lo que estaba

,-,'-: 'l ..' ,

I
¡. . r r r . ¡.¡r . ¡. r . t.. r.á¿&.l¡t¡ r¡¡¡rrr
't_
EL
,DECEMENTERIO
LA CARNE
ocuriendo en mi vida. Mis ocupaciones estaban es- de orgullo. Mi filosofía era que cualquier cosa se
tropeando mi altar. Llegué a tener Por adelantado podía lograr con esfuerzo y trabajo duro. Había Io-
dos años enteros de compromisos para predicar, y grado ser el gerente de ventas más joven de una im-
me sentía realizado Por ser tan ioven y tener tanta ac- portante firma, y eso me hacía sentir compensado
tividad relacionada con el reino. No obstante, en las con respecto a la autoestima deskozada del pasado.
matemáticas de Dios es más importante la relación Sin embargo, Dios decidió hacerme conocer la
con é1 que una agenda rePleta. cruz. Una fría noche de invierno de 1991,, supe que
En medio de este caos de actividades me llegó todo lo que «había construido" se desmoronaba. Me
una invitación a uno de los congresos más importan- despidieron del empleo y los pocos amigos que
tes que se realizan en América. Así que como es na- tenía a mi alrededor desaparecieron de la noche a
tural acepté gustoso y fijamos una fecha. la mañana.
Cuando colgué el teléfono, Dios me diio de modo Recuerdo con un profundo dolor el día en que re-
claro: ,.No vas a ir. Quiero que suspendas todas tus gresé a casa con la noticia de que todo lo que tenía-
invitaciones y vengas a mi altar. Te espero en las ma- mos, inclusive nuestros planes para el futuro, se
drugadas para que charlemos cara a cara». habían hecho añicos. Mi esposa me aguardaba en el
Por supuesto que no fue fácil obedecer. Y mucho balcón de nuestro apartamento, y ella tiene fresco en
menos que mis anfitriones creyeran tal cosa, pero su memoria 1o que vio ese día, así que le pedí expre-
Dios no estaba dispuesto a que el ministerio devo- samente que escribiera en forma breve cómo vivió
rara mi comunión íntima con é1. aquella situación que cambió el rumbo de nuestras
Las credenciales y los doctorados no te habilitan vidas:
para estar ungido, solo pasar por la cruz es 1o que ..Siempre me sorprendió la capacidad de lucha de
marca la diferencia. Dante. Decía que no había nada imposible y que
nunca sintió temor ante ninguna situación. Eso me
LA ÓPTICA DE LILIANA daba cierta protección, pero a la vez denotaba una
Mi esposa siempre dice que cuando me conoció le total independencia de Dios en la vida de mi fla-
parecí un tanto soberbio, y creo que tenía razón. Mi mante esposo.
baja autoestima y los duros compleios de la adoles- »l]na mañana lluviosa lo esperaba en el balcón
cencia habían hecho que me rodeara de una muralla de nuestro hogar cuando vi a mi esposo caminar

.:, . ,. ..i.
¡!¡.ra¡.¡r¡r,

ET
,DE C
r.-f r- r-¡a I
_aa a

lent¿rmente y con 1a mirada clavada en e1 suelo. En de ti". SabÍa 1o que eso significaba para é1, así que me
ese mornento supe que no era el mismo, ni nunca lo fui a dormir y dejé que pudiera sincerarse a solas con
sería. Dios. Fue la madrugada en que me despertó dicién_
oieroso y la lluvia 1o había empapado por dome que el Señor le había dado una visión y nos
"Estaba
cornpleto. Caminaba como si no Ie importara 1o que había encomendado la juventud de nuestra nación.
ocurría a su alrededor. Supongo que no tenía que de- "Al poco tiempo, el presidente de las Asambleas
primirse por tan solo un empleo, pero se trataba de de Dios, Hugo Martínez, llamó a Dante para comen-
algo más, su autosuficiencia se había quebrado. zar con un proyecto educativo para los adolescentes.
a recibirlo, y en medio cle las escaleras nos A partir de entonces todo comenzó a cambiar.
"Bajé
abrazamos y comenzamos a llorar amargamente. "Hace unos días le dije a mi esposo que sabía
Creo que estuvimos asi durante casi diez minutos. cuándo había ocurrido la "génesis', de nuestro mi_
Ninguno habló, solo lloramos la muerte al egoísmo nisterio. Fue aquella fría mañana de invierno cuando
y la capacidad humana. Por primera vez Dante no sus ojos altaneros se transformaron en mansos;
era el protector ni el hombre seguro de sí mismo, más cuando el "ganador" se transformó en ,,depen_
bien era un niño asustado que no sabía cómo conti- diente"; cuando el presunto palacio se transformó en
nuar su vida. un sencillo establo. Fue, fundamentalmente, cuando
supe que Dios debía tener un murió al yo y permitió vivir al Espíritu,.
"Fue allí cuando
plan. Por aquellos días oramos y buscamos a Dios Al igual que Liliana, nunca olvidaré aquel día, a
como tal vez no lo hiciéramos nunca durante el resto 1o mejor porque las muertes a la carne, en lugar de

de nuestras viclas. No teníamos empleo, dinero ni sobrevivirlas, hay que festejarlas.


mucho menos amistacles que estuvieran a nuestro
lado. DESCANSA, Q-_UE ÉL HACE
»Dante comenzó a buscar trabajo y fue a hablar Un muerto no puede tener ansiedad, mucho
con los líderes más importantes cle nuestra organiza- menos desesperación.
ción. Pero la gran mayoría apenas lo conocía v todos Descansar en el Señor y dejarme llevar por él fue
lc petl ia n recomeltd ¡c iotrcs. una de las cosas que más me costó asumir. por lo ge_
,Una noche oí a mi esposo llorar y tlecirle al neral solemos ser racionales y decir: ,,Entiendo que
Señor: "Estoy muerto v depentliente por completo Dios es quien lo hace, pero tal vez haya algo que yo

-,.: ¡ t.
r{_cEMENrinlo
pudiera hacer para acelerar las cosas». Y eso nos con- «Esto no va a dar re,sultado,, Ie
decía a mi esposa,
duce a olvidar que Dios está informado: si te da una "cualquier evento de esta magnitud debe anunciarse
visión, sabe cuánto cuesta y qué es lo que necesitas con más de seis meses de anticipación
como mínimo»_
para alcanzarla. A todo esto se agregaba el clima inestable
de Bue-
Estoy convencido de que a todos los que estamos nos Aires y que el estadio es abierto.
involucrados en el servicio a Dios nos cuesta crucifi- «No es tu proyecto. Descansa, yo
lo hago,. [¡¿ 16
car nuestro ser racional en el momento de hacer algo único que tenía por respuesta cada vez
que iba a la
para su obra. presencia de Dios con mis temores y
deseos de sus_
Cuando me encontraba a punto de hacer la cru- pender todo.
zada de santidad en el estadio Ob¡as, o en Vélez El resultado, por supuesto, Ilevó el sello
del autor
Sarsfield, estaba casi convencido de que tal vez debía intelectual de la visión, y todo salió
a la perfección;
formar una comisión, solicitar dinero a algunas or- en menos de veinte días fueron convocados
más de
ganizaciones, o quizás invitar a personas influyentes cincuenta mil jóvenes en el estadio de
River plate de
para que me dieran una mano. Pero el Señor me Buenos Aires, y la cruzada fue transmitida
vía saté-
decía: "Esta no es tu idea ni tu proyecto. Descansa, yo lite a veintidós países de Latinoamérica
a través de la
lo hago". cadena de televisión Enlace T.B.N., con
una gran re_
Y en seguida aparecían los recursos financieros, percusión en los medios periodísticos.
alquilábamos el estadio y hacíamos la cruzada con A principios de noviembre del mismo
año, recibí
gran éxito. Lo mismo ocurrió cuando convocamos a también una llamada telefónica del cantante
José
la juventud al estadio del Club Atlético River Plate. Luis Rodríguez, más conocido como el puma.
Este es el estadio más imponente de Argentina, con -Dante -me dijo_, estoy haciendo una gira
una capacidad para setenta mil personas sentadas. por Argentina y acabo de ver tu programa
por la red
El problema fue que debido al calendario del cam- de cable.
peonato de fútbol no me confirmaron la fecha hasta - ¿De dónde me conocq;? _ le pregunté sorprendido.
el 1 de diciembre, y la idea era hacer la cruzada el día -Ya te dije, del programa de cable; te descubrí
veinte de ese mismo mes. Significaba una completa mientras cambiaba de canales en un hotel
de [a pro_
locura hacer la promoción e invitar a todo un país en vincia de Córdoba. y he estaclo pensando
qu" t, p.o_
menos de veinte días. grama para jóvenes debería emitirse por
un canal

' t ,-.''
¡.raaaa.r.r,l ,.r..riiaLl.E....r
""t-#I
EL C EMENTERIo
,DE
r¡rr_r_raLa¡ir LA CARNE "y\:,
" ',..,,.,(
que se vea en toda la nación. de media hora cada sábado para que mostrara, con

-Nosabia que eras cristiano -le dije entre el absoluta libe¡tad, a una juventud diferente, que pudo
asombro y la perplejidad. experimentar un cambio radical con Jesucristo. Al
-Claro que lo soy; pero ese no es el caso. Te mes nos habíamos transformado en el primer pro-
llamé porque quiero hacerte una propuesta. grama cristiano que figuraba en 1os avisos de la pro-
A1 día siguiente nos encontramos en un hotel cén- gramación y en las promociones del canal. y como si
trlco de la ciudad, en el cual se hospedaba, y le expli- todo esto fuera poco, alcanzamos la mayor audiencia
qué 1o difícil que era tener un programa en los catrales de todo el canal, superando el promedio general de
capitalinos, además de que ya 1o había intentando du- televidentes, con casi ochocientos mil hogares (según
rante un año sin obtener resultados favorables. las agencias oficiales de medición) solo en la capital

- Bueno, yo sentí que esto era de Dios - me federal, ya que el resto del país no cuenta a la hora de
dijo-, así que voy a hablar con un Serente de pro- determinar el índice de audiencia. Comencé a prueba
gramación amigo mío y el presidente, y les plantearé por un mes, y al cabo de ese tiempo me renovaron el
la situación. contrato para continuar al año siguiente y con un
- No tengo demasiadas ilusiones de que resulte costo increíblemente módico. A través de la pantalla

-le confesé-. Aun si lograra entrar, las cifras que y el satélite pude llegar a millones de personas cada
secobran por un espacio son siderales. semana-
El popular cantante, con el cual en la actualidad "Descansa, yo lo hago". Esta ha sido la frase cons-
mantenemos una buena amistad, me miró por unos tante del Señor durante estos años de servicio.
instantes y luego dijo algo que terminó c1e confirmar Lo que más me ha costado es aprender a depender
que Dios estaba detrás de cada uno de los detalles: solo cle él y llevar mi autosuficiencia a la cruz de
- Descansa, é1 es quien 1o hace. Cristo. Cuando pensaba que la solución vendrÍa de
Sonreí v le dije que tenía razón. parte de determinada persona, Dios en su celo me cor-
A los pocos días mi programa comenzó a emitirse taba tocla conexión y dependencia humana. Cuando
por el único canal del estado que llega vía satélite a al final reconocía que solo tenía a Dios como mi única
todo el país, además de a Chile, Uruguay, Paraguay, confianza, entonces las soluciones aparecían: personas
Bolivia y gran parte de Brasil. El canal A.llC (Argen- a las que no había visto jamás me llamaban por te1é-
tina Televisora Color, Canal 7) me cedió un espacio fono ofreciéndome el dinero, aparecían publicistas
'-!|t'f},; ' '; \"d¿
-',: ' io*:'
,''i1:ii:'.''r
,,.l
',,*ffi
clisplrt'stos a nc'gociar, estarlios a rnit¿¡rl tlc ¡rrecio y ge-
rentcs clc progr;rntacitin cs¡reriinclonre c()rt Lltt.l t¿lza
humt¡ante dc cafei.
Solo cu¿rnclo tu L-¿rrnc muere, l.rucclc ¿rflorar la
virla rlel [-spíritu. Sin er¡b¿:¡rgo, ól rro puetle actuar
hast.-r c¡ue. no tc hagits ¿r un lar'lo.
A pro¡xisito, sé c¡ue algún rlía, si Dios lo pc't mitc,
volveré a encontrarlre con el joven perioclista tle
Cost¿r llica. Ese muchacho ¿ivido cie r:onoccr al¡;o I¡ás
r{e los sccretos milristerialcs. Si ¿rsí fuese, vov a rL'cor-
darle la t.rrcle en .luc desclltrrirnos l¿r fórrnul¿r tlel
rcinr¡: f ienes que est¿lr lnLrcrto.
L?. *.i'l

o O"
-
',
€9mr§lQn
EL PROPOSTT

L DINOSAURIO ESTÁ MUY MOLESTO. LAS


lintemas solo lograron enfadarlo más, y ahora
tratará de embestir al jeep. E1 pánico ha sobre-
cogido a los niños, y los gritos hacen que el legenda-
rio monstruo pueda ubicarlos en la oscuridad. La
tormenta va en aumento y todo parece indicar que
habrán dos nuevas víctimas en la taquillera película
del genial director Steven Spielberg. Sin embargo, un
recurso de último momento logra salvar a los niños
y al empecinado científico. El espectador tendrá que
esperar unos diez minutos más para otra emoción
fuerte.
La escena pertenece al primer largometraje de la
saga
"Jurassic
Park" y, como un buen exl-rositor del

,,,'.:.,1.;lr.
EL PROPOSITO
DE tA UNCION
cine-catástrofe, logra que seamos un cóctel de emo- el consejo de Dios".
ciones durante más de dos horas. Estoy convencido de que Dios prospera económi-
Y es que un buen director de cine sabe que lo más camente a sus hijos, pero si predicara que el evange-
importante es mantener al espectador emocionado; lio se reduce a cumplir con mis ofrendas para ser
que llore, ría, sufra o se 1lene de ansiedad. Eso repre- exitoso, estoy divulgando una hereiía. La ofrenda y
senta un éxito, por lo menos para el megamercado los diezmos solo son una parte de mis obligaciones y
del celuloide. responsabilidades como cristiano.
E1 problema surge cuando pensamos que los cris- También creo que Dios sana; mi madre es el
tianos tienen cierto parecido con los que llenan las mayor ejemplo, pues fue sanada de un cáncer termi-
salas de cine e imaginamos que tenemos que captar nal. No obstante, sería deshonesto proclamar que el
sus emociones de alguna forma para consolidar un único propósito del Creador es sanar a la gente.
éxito espiritual. Claro que las emociones forman Con el mismo criterio, si decimos que un buen
parte de nosotros, pero es sumamente serio que de- cristiano se caracteriza por saber hacer cartografías
pendamos en exclusivo de ellas. espirituales o tomas de ciudades, estamos predi-
En la última década he notado que Satanás ha uti- cando nada más que una mínima parte de la verdad,
lizado nuestras propias armas para lograr distraer- y corremos el riesgo de estar acentuando una «moda
nos del objetivo principal. congregacional".
En una gran parte de Latinoamérica durante En otro momento se hablaba de algo que com-
mucho tiempo no se hablaba de otra cosa que no parto en su totalidad y creo que es saludable para el
fuese la guerra espiritual. De pronto todo el reino de cristiano: la sanidad interior. Con todo, para algunos
Dios pareció polarizarse en un solo obietivo: la esfera solo pasó como una nueva emoción fuerte en la pe-
demoníaca. Estoy convencido por completo de que lícula de los dinosaurios.
la guerra espiritual proviene de Dios; el único incon- Recuerdo también cuando era casi determinante
veniente surge cuando creemos que se trata del "úl- saber cómo había sido la niñez del nuevo convertido.

timo grito de la moda, y la colocamos en el pedestal La oración transformadora que cambia vidas quedó a

de "la única verdad". Una herejía no comprende solo un costado ai ser opacada por largas terapias de mi-
lo netamente antibíblico, sino también tiene iugar radas retrospectivas a la infancia. Otra vez una parte
cuando mostramos nada más que una parte de "todo de la. verdad, al estilo de: "El que no usa el cabello
{_- '
.1¡ . ;il
'. ,
verde, no puede ser parte de este club». La guerra es- entonces buscarían a otro predicador.
piritual era un buen recuerdo de tiempos pasados, Quiero dejar algo claro: no hay otra cosa en este
ahora había que investigar «quién traumatizó la ado- mundo que ame más que la unción del Espíritu
lescencia de nuestro hermano para lograr sanarlo de Santo; creo en ella y la considero imprescindible para
su pasado". el ministerio. Es imposible avanzar en el ámbito espi-
Todo 1o que estoy diciéndote puede cor¡oborarlo ritual sin ese glorioso toque del |ordán. Pero la unción
cualquier propietario de una librería cristiana. Así tiene un propósito más elevado que simplemente
como hace quince años solo se vendían libros que te- hacer rodar a la gente por el piso.
nían que ver con el fin del mundo, la batalla de Ar- Cuando me encuenlo con ióvenes que están frus-
magedón y el anticristo, también el público ha trados porque nunca sintieron algo
"sobrenatural,,
arrasado con miles de ejemplares que tienen algo que veo en sus ojos lo mismo que veía en el espejo cuando
ver con lo que se está hablando. era adolescente y no podía jugar bien al fútbol: el peso
Como dijera un director de Hollywood: «El se- de la discriminación.
creto de un éxito de taquilla incide en una buena Una gran mayoría se siente discriminada espiri-
dosis de emoción cada diez minutos". Así que el dia- tualmente porque piensa que Dios se olvidó de ellos
blo, que algo debe conocer de emociones, nos volvió por el sencillo hecho de que jamás cayeron al piso
a distraer con 1o efímero de la verdadera unción. como producto de una imposición de manos. O quizá
Ya no importaba la guerra espiritual, la escatolo- porque nunca se atrevieron a agitar las manos ampu,
gía o la sanidad interior, solo había que tener la un- losamente mientras hablaban lenguas angelicales.
ción. Y los compradores de medias verdades EI propósito de la unción no es proporcionarnos
creyeron que era otra emoción para seguir aferrado una nueva experiencia para el alma, sino capacitar-
a la butaca. nos para la gran comisión.
Recuerdo que en ocasiones, antes de recibir una El Señor no se tomó el increíble trabajo de elegirte
invitación para predicar, el anfitrión me preguntaba: en un establo casi olvidado, enseñarte a esperar en
la carpintería de los sueños, marcarte con su presen-
"Perdone, pero necesito saber... ¿cuando usted ora
por las personas, ellas se caen?". cia en el Jordán, procesarte en el desie¡to de los cielos
Si respondía afirmativamente, estaba dentro del enmudecidos, y hacer que crucificaras tu carne en la
nuevo mover de la unción, y si decía que no lo sabía, cruz... solo para que entres en un éxtasis paranormal.
I
i¡¡.lrr-rra.i

EL ROPOSITO
DE A UNCION
r. ! ¡ ¡. r¡t
'¡,,.-,r,.

La unción es algo más que una nucv¿l moda para mundo", lo cual es una de las más grandes mentiras
llenar los estantes de las librerías; la unción tiene un del enemigo. Los misioneros no llegan a se¡ el uno
propósito mucho más elevado: "El Espíritu del por ciento de la iglesia, y la gran mayoría son anóni-
i
Srñon omnipotente está sobre mí, Por cuanto me ha { mos y no figuran en los grandes congresos. Por úl-
n

ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. I timo, la tercera frase es: "Yo no tengo el llamado para
Me ha enviado a sanar los corazones l-reridos, a pro- fl
predicar"; pues como voz profética declaro que si no
clamar liberación a lc¡s cautivos y libertad a 1os pri- tienes el llamado para predicar, no mereces llamarte

sioneros, (Isaías 61:1). cristiano. Tú naciste para predicar".


La unción, def initivamente, no es una elnoción
. Mientras Satirio hablaba, se oían sollozos por
más de un filme, sino el propósito de nuestras vidas. todo el esiadio. En unos instantes el quebranto
inundó por completo la atmósfera. En una de las
UNA EXPERIENCIA SI NCU LAR gradas laterales se encontraban los oradores del
Me había dispuesto a escuchar e[ sermón de José congreso, algunos de ellos reconocidos en el ám-
Satirio Dos Santos en el estadio monumental de Chile, bito mundial.
De pronto el predicador caminó sobre la inmensa
donde se realizaba uno c{e los congresos anuales más
importantes de ese país. Yo era uno de los oradores in- plataforma y se dirigió hacia nuestra grada. Parecía
vitados y acababa de culminar mi disertación; ahora le buscar a alguien con la mirada.
«¡Dante Gebel!», exclamó ante un estadio que so-
tocaba el turno al amado pastor de Colombia. El sitio
estaba colmado; unas once mil personas llenaban el
llozaba en silencio.
lugar. ¡Qué va a decir este hombre si apenas me conoce!,
frases nocivas, tres conceptos nega- pensé entre la sorpresa y el pánico.
"Existen tres
tivos que los cristianos hemos aceptado como gran- Él continuó: ,,Tú dices en tu corazón que has
des verdades", dijo el predicador casi al término cle hecho mucho para tu edad. Has visto los estadios
más grandes tu país colmarse con jóvenes que han
su mensaje. ..La primera frase mentirosa es: "Ya casi c1e

todo el mundo ha oído de Cristo", cuando hay miles acudido a oír tu mensaje. Pero quiero darte un men-
que mueren sin saber siquiera quién es nuestro saje de partc de Dios: "No es gran cosa que seas mi

Señor. La segunda frase es: "Hay muchos que están siervo, ni que restaures a las tribus de Jacob, ni que
hagas volver a los de Israel, a quienes he preservado.
predicando y llevando a cabo misiones por el
'.írt¡§
i.:
. , .J.:'-
\
...¿;rL'.¡. .-H
¡¡r¡¡r¡r¡!,
E'L PROPÓSITO j't\
DE LA UNCION
.- .,..,,,( .l
Yo te pongo ahora como luz para las naciones, a fin tnteré de que el anticristo ya nació en un lugar de
de que lleves mi salvación hasta los confines de la Polonia". O también: ,,Las cosas están empeorando
tierra" (lsaías 49:6). Tú no eres pastor, eres salvación. aquí en la tierra, así que en cualquier momento nos
No eres evangelista, eres luz,,. vamos con Cristo, y adiós problemas,. O algo como:
Satirio siguió predicando, pero yo no pude oír "No sé por qué Cristo se tarda tantoi estamos a punto
casi nada más. Algo nuevo comenzaba a arder den- de que se suelte el primer jinete del Apocalipsis». po-
tro de mi ser. Incliné el rostro y lloré ante la ptesencia bres cristianos que esperan un rescate, en lugar de
de Dios como en mucho tiempo no 1o había hecho. ser guerreros dispuestos a conquistar el mundo para
Fue como si las once mil personas se hubieran esfu- Cristo.
mado y quedáramos solo Dios y yo. El Apocalipsis no fue escrito para que tengas
No he podido olvidar aquella noche, y mis ojos temor y marques las jugadas como si fuese el calen-
se llenan de lágrimas al escribir este párrafo, tal vez dario de un campeonato de fútbol, sino para que
porque entendí con claridad el verdadero propósito sepas que Cristo es el que termina al mando de la his-
de la unción: ser la única alternativa para un mundo toria. Nosotros estamos del lado ganador, y lo único
agonizante. que se nos exige es predicarle a un mundo que pide
a gritos una alternativa.
A LACONQ!'ISTA DEL MUNDO PERDIDO El Señor no te enviará a las naciones si nunca le
Casi toda mi generación ha crecido con la idea de has predicado a tu vecino. No te pondrá ante las
que si Cristo viene pronto, no hay que preocuParse multitudes si jamás le has presentado el mensaje de
demasiado por este planeta y sus desafortunados ha- salvación a tu compañero de estudio.
bitantes. «Hay que darle gracias a Dios porque nos Dios no quiere que abandones tu empresa, dejes
vamos pronto», hemos dicho con una sonrisa de fu- tus estudios por la mitad, o simplemente decidas
turos exiliados. dejar de trabajar. Po¡ el contrario, él necesita empre-
He conocido a mucha gente que decidió no estu- sarios que enfaticen un alto concepto de la vida
diar ni capacitarse porque se consideraban peregri- entre sus empleados, estudiantes que sean ejemplo
nos en la tierra, y nada de aquí les competía. en la universidad y obreros que prediquen con su
Tienes que haberte cruzaclo con gente así. Perso- testimonio.
nas con paranoia apocalíptica, que suelen decir: "Me El planeta necesita jueces y abogados cristianos
)'f {''!E
I
,..¡' t-. il § lrÁ'
.;:fiJY:'
que promulguen y clefiendan leyes basadas en las catara del mundo cruel, sino que cambiaron la histo-
normas bíblicas. Alcaldes, gobernadores, senadores y ria. Pasaron por Ia vit'la corno invasores y no como
presidentes llenos de Cristo que cambien raclical- sirnples pasivos.
mente el rumbo de la nación. Médicos, científicos y Cristo no vendrá a buscar a una iglesia mori-
especialistas que prediquen mientras exPonen nue- bunda y raquítica, sino a una iglesia victoriosa y ven-
vos descubrimientos. Gerentes de bancos converti- cedora. Y obtener la victoria no significa disfrutar de
dos que otorguen créditos para la construcción de una fiesta privada con el Señor, puertas adentro, sino
nuevos templos y centros evangelísticos. Escritores predicar las buenas nuevas a los que mueren cada
talentosos cuyos libros llenos de conceptos bíblicos día sin salvación.
sean los nuevos best sellers. Cerentes de programa-
ción y dueños de estaciones de televisión que pro- CONGRESOS DE PESCADORES
muevan la integridad a través de la pantalla. A principios de 1997 tuve una charla con un ioven
Directores de cine que logren un récord de taquilla c-le unos diecinueve o veinte años que ejemplifica lo
con películas que contengan mensajes cristianos... que trato de decirte.
¿Te parece una gran locura? Pues esa es la gran comi- - Quisiera que oraras por rní -me supiicó-;
sión. Conquistar y no escapar. tengo un empleo en el que estoy rodeado de munda-
La Biblia narra que Daniel, Sadrac, Mesac y nos, y desearía que Dios me sacara de ese sitio para
Abednego fueron considerados diez veces mejores poder servirle.
que todos ios demás en el reino. No un poco mejores
- ZQué quieres decir con «mundanos»? - 1e
ni dentro del promedio general, sino diez veces por pregunté.
encima de los otros.
- Munclanos, tú sabes. . . gente del mundo.
El faraón sacó en conclusión que no había alguien
- Tú también eres mundano. De haber nacido en
tan capacitado como José para gobernar toda la tierra la luna serías selenita, o en Marte, marciano. Pero si
de Egipto. Él no pasó inadvertido, sino que afectó de naciste en el mundo... eres mundano. No vives de
modo positivo a los que lo conocieron. acuerdo a los preceptos del mundo, pero este es tu
Estos son apenas dos ejemplos de personas que planeta.
no eran parte de un ejército de floios que se reunÍa a
- Me refiero a que estoy rodeado de inconversos.
llorar en alguna iglesia, rogando que alguien 1os res- - Entonces no tienes que orar para poderle servir

lri.. ..r , .il.:.


' 'l l'
¡¡,.¡r ¡¡¡¡i..
'L P -'ó' ; é'; i';'ó "'"'g¡
E
.- DE LA UNCION .I,T'¡

a Dios. Estás en el lugar correcto. Servi¡ a Dios no comprender que fuimos plantados aquí para procla-
significa tocar un instrumento durante el servicio del mar la alternativa. Debes estar preparado como si
domingo o estudiar en un seminario biblico. Servir a Cristo viniera mañana, pero trabajar como si se fuera
Dios es predicarles a los que tú llamas umundanos,,. a tardar mil años.

-Es que me siento ir-rcómodo entre elios -me El mundo mismo pide a gritos que descubras el
diio decepcionado -, y sé que tarde o temprano Dios verdadero propósito de la unción. y, lamentable_
me sacará de allí. mente, ya hemos perdido demasiado tiempo.
El muchacho era como un pescador en un río atestado
de peces, diciendo: "Seño(, llévame a un lugar donde
pueda pescarr.
Hemos creído que la unción solo sirve para reu-
nirse y cantar: ..Cristo viene, pues somos peregrinos',.
Recuerdo que durante el año 1997 fui invitado a
predicar en más de ochenta congresos. La mayoría
tenía como lemas: "Conquistando la tierra", "To-
mando la ciudad" o "Derribando fortalezas».
Hasta que una madrugada el Espíritu Santo
me mostró que mientras invertía mi tiempo en
congresos acerca de cómo ganar almas, el diablo
seguía llevándose a miles al infierno. No pode-
mos seguir dedicados a congresos de pesca
cuando los peces están siendo atrapados por el
pescador incorrecto.
Poco es para mí, dice Dios, que tu meta sea ser un
reconocido líder, tene¡ una gran iglesia o integrar
una comisión eclesiástica; tú eres luz donde hay ti-
nieblas y sal donde no hay sabor.
Jamás conquistaremos la tierra si no logramos

"f ' "i'


:il
ó, J-
--.... ., i::r,'.llil .
REO QUE EL VERDADERO PROPÓSMO
por el que Dios procesa a sus hijos es el de
capacitarlos para atraer a otros hacia é1. Esto
representa el verdadero avivamiento. Un aviva-
miento ocurre cuando la iglesia logra traspasar las
paredes de los templos y afecta literalmente a la co-
munidad. Tiene lugar cuando la presencia de Dios
hace habitáculo en una nación y la convicción de pe-
cado es tan perceptible que los altares se colman de
personas deseosas de hacer la oración del penitente.
La iglesia deja de ser una religión organi zada y tras-
pasa el ámbito espiritual.
Dios procesa a sus hijos para la santidad, y la san-
tidad produce (entre otras cosas) pasión por las
¡..,¡.r!.ar... t...t.1i
'DOS CRAVES
'.
W
, PELIGROS .,tr!:

almas y, por consiguiente, el avivamiento.


UN PUEBLO SIN HERREROS
Dios me ha daclo el enorme privilegio de tener La Biblia relata en el primer libro de Samuel un

largas charlas con Carlos Annacondia, un reconocido


incidente casi imposible de concebir en tiempos de
evangelista argentino, y en una de ellas me diio: "El
guerra: «En todo el territorio de Israel no había un
solo herrero, pues los filisteos no permitían que los
avivamiento únicamente puede generarse a través
hebreos se forjaran espadas y lanzas. Por tanto, todo
del método de Dios, y el combustible de ese método
Israel dependía de los filisteos para que les afilaran
es 1a unción. Los verdaderos avivamientos comien-
zan con fuego en el corazón de cada individuo, hasta
los arados, los azadones, las hachas y las hoces" (1
convertirse en algo contagioso y provocar un Sran Samuel 13:19-20).

incendio espiritual". Coincido por completo con el Nadie había pensado en eso. Israel tenía sacerdo-
prestigioso evangelista, el avivamiento es mucho tes, teólogos, doctores, cantores y hasta gente que
sabía manejar muy bien una espada. Pero nadie se
más que un método de «iglecrecimiento".
percató de que no había herreros.
De todos modos, mientras que muchos afirman
que estamos experimentando un avivamiento, otros Supongo que fue tal vez porque los herreros no
están demasiado expuestos, ni su trabajo es dema-
opinan que solo se trata de un despertar espiritual.
Yo prefiero llamarlo un "reacondicionamiento pri- siado visible. Mas los filisteos sabían que era suma-
mente estratégico que no los hubiera.
vado», es decit un tiempo en el cual Dios trata con
nuestras vidas antes de enviarnos a la gran comisión. "Así que ninguno de los soldados israelitas tenía
En Latinoamérica en particular he notaclo dos espada o lanza, excepto Saúl y Jonatán" (1 Samuel
13:22). Trafa de imaginar a un ejército que va a la ba-
¿pandes peligros para el crecimiento saludable de sus
hiios y que, ,ustamente, forman parte de dicho rea- talla desarmado por completo por el simple hecho
de no tene¡ herreros entre e1 pueblo. Solo los líderes
condicionamiento, de ese volver a colocar cada cosa
en el sitio correcto. poseían espadas, lo cual colocaba a Israel en inferio-

El primero tiene que ver con una estrategia del ridad de condiciones.
enemigo que casi ha pasado inadverticla para la igle-
No puede haber avivamiento mientras se crea
que 1a unción se monopoliza en los líderes. Es impo-
sia, pero que ha intentado detener el verdadero avi-
sible ver a miles correr hacia Cristo mientras la igle-
vamiento: 1a falta de arsenal en nuestras troPas
espirituales...
sia se recluzca a sentarse los domingos a oír las
,.t
..'..]'.
DO S C RAV E
,,ffiffi , PELICROS
S

, ,..,,,i
«granc{es victorias» dc' los ungidos. El avivamiento Así que ellos son los que ponen las condiciones. La
no viene solo para un grupo selecto de líderes deno- vieia ley de la oferta v la demanda. "Tú necesitas pre-
minacionales, sino para tocla la iglesia. El asunto es dicar tu mensaje y yo tengo la estación televisiva".
los profe-
que los líderes hemos enfundado nuestra espada "Tú quieres capacitar a tus hijos v yo tengo
personal y, de vez en cuanclo, se la mostramos al sores». «Tú tienes una demanda, pero yo escribo las
pueblo y le decimos 1o ágiles que somos para usarla. leyes". Nos hemos quedado sin herreros y, como con-
Sin embargo, no hay herreros que se mezclen entre el secuencia, sin armas para la guerra. Esta es una de las
pueblo y lo capacite para la guerra; no hay afiladores principales cosas que deben ser reacondicionadas en
ni reparadores de armas herrumbradas. el ámbito espiritual; las conquistas son logradas con
Y hay algo peor (o mejor, para el lado de los filis- el ejército y no con un minúsculo puñado de líderes
teos): 1os de lsrael tenían que descender a los filisteos armados.
para afilar sus instrumentos. Los filisteos habían im- Es imposible concebir la idea de un avivamiento
plantado la estrategia genial de impedir que hubiera mientras que el pueblo dependa de las pocas armas
herreros entre sus opositores. Cuando Israel necesi- de sus líderes. El planeta no se sacudirá espiritual-
taba afilar algo, tenía que «descender" a los enemigos. mente hasta que todos los hijos de Dios estén artna-
Eso es exactamente lo que el diablo ha intentado dos y en la vanguardia.
hacer con la iglesia. Él introdujo una mentalidad de Las batallas en el ámbito espiritual se Banan con
escapismo entre los hijos de Dios, de tal forma que algo más que buenas intenciones.
los herreros que debieran estar en sitios estratégicos
han desaparecido. Entonces, en lugar de que los ene- UNA CUESTION DE MANTOS
migos "subanr> a nuestro nivel y puedan ser trans- El segundo peligro que atenta contra el buen cre-
formados, nosotros hemos tenido que "descender" a cimiento de la iglesia y, por consiguiente, contra el
ellos por falia de armas y herramientas. avivamiento que estamos esperando, es la falta de
Las grandes cadenas de televisión, las redes ban- nuevos 1íderes.
carias, los inmensos predios, las universidades, las En estos últimos años me ha tocado predicar en
empresas y los colegios secundarios están en manos cientos de concentraciones juveniles, en las cuales he
del enemigo. Y saben que tarde o temprano necesita- visto miles de ióvenes aceptar el desafío de pagar el
a

remos de ellos y tendremos que descender por ayuda. precio de la unción. No obstante, por alguna razón,
l.::::..::
r.r r.....r
.DOS GRAVES
¡ ., ¡ ¡ dr'r§ . , . . . ¡
"rit
,, PELIGROS //t.ht:'
me ha costado mucho hallarlos en la prirnera línea considerada como parte de1 presente de la iglesia.
de batalla. Por lo general se crce que clarle libertacl de trabajo
Hay un dato muy curioso y preocupante a la vez: a la juventud es solo pern.ritirle que se reúna en un
los predicadores que integran e1 conjunto de orado- servicio informal una vez a 1a semana, o dejarle tocar
res en los congresos juverriles, en su gran mavoría, música en los servicios dominicales.
son personas que pasan las cinco décadas de vida. Personalmente, estoy convencido c1e que la culpa
Por supuesto que son reconocidos líderes con una es compartida. Por una parte de los líderes, que han
larga trayectoria, de los cuales los más jóvenes pue- tenido en poco a los más jóvenes, y por otra parte de
den aprender. Pero lo sorprendente es que casi no estos últimos, que no han anhelado un mayor creci-
contamos con expositores jóvenes. Es muy difícil que miento espiritual.
en 1os carteles promocionales aparezca algún predi- Siempre admiré al profeta Eliseo por su tesón, su
cador de veinte años o alguna dama de la misma fidelidad v esa hamb¡e tan particular de una doble
edad que tenga algo de Dios para transrnitir, excep- porción de 1o que tenía Elías. Sin embargo, me habría
tuando la esfera de la música. gustado otro final para su historia. Hubiera preferido
Y existe algo aun más preocupante: 1os jóvenes tener en la Biblia a un profeta con una triple porción
no cuentan a la hora de las estadísticas. de lo que tenía Eliseo. No obstante, el profeta se llevó
Hace poco fui invitado a una reunión de hombres la unción a los huesos, cluizá porque su criado
de negocios en Argentina, en la que alguien decía (Guiezi) se interesó más por los tesoros terrenales de
que era posible que la iglesia tomara los estadios más Naamán que por 1a unción que reposaba sobre su
importantes de la ciudac{ para hacer grandes concen- señor.
traciones de fe. Mi gran ternor no es solo que esta generación co-
meta el mismo error que Guiezi, sino que los ungidos
-Bueno -1e dije a moclo informativo-, no o1-
vicle que más de cincuenta mil jóvenes han colmado que la prececlen sean mezquinos con el manto. Tal
los estar{ios mundialistas Vélez y River Plate. vez porque no entiendan a los obreros de la undé-
cima hora o porque 1os consideren demasiado inex-
-Sí, pero eran solo jóvenes -dijo sarcástica-
mente - . Yo estoy hablando de la iglesia, algo más pertos. Quizá porque no acepten que una ola, aun
importante. cuando haya alcanzado su pico más alto, debe des-
Apenas poclía creer que la iuventud no fuera cender para darle lugar a la que vie¡re detrás. O es

fl""-'¡ '

t:.. .,...,..:.-
t'i'; ttttL '
...¿.rl, .a.. t t t t t t t.¡i.
'DOS CRAVES I#
, PELIGROS .,,,.,{ ,,P!¡ ..:
,.
posible que sea porque crean que nadie podrá hacer una parte vital del avivamiento que estamos espe-
el trabajo tan bien como ellos, y a lo melor hasta ten- rando, aunque no tengan un gran poder económico
gan razón. No obstante, aun el mismísimo rey David o carezcan de renombradas trayectorias.
se cansó en la batalla y tuvo que ser defendido por El Señor multiplicó los panes y los peces gracias
sus guerreros más jóvenes: "Los filisteos teanudaron a la fe de un joven que ofreció lo que tenía.
la guerra contra Israel, y David salió con sus oficiales Aun las olas más gigantescas e imponentes deben
para hacerles frente. Pero David se quedó agotado bajar. .. porque detrás siempre existirán otras.
... Allí los soldados de David 1e hicieron este iura-
mento: "Nunca más saldrá Su Maiestad con nosotros
a la batalla, no sea que alguien lo mate y se apague la
lámpara de Israel."" (2 Samuel 27:1"5-L7).
Los valientes de David le estaban diciendo a su
rey 1o mismo que los más jóvenes a sus líderes de la
primera hora: "No tienes que hacerlo tú solo. Ya me
has enseñado cómo hacerlo, ahora trata de descansar
mientras yo hago el resto de1 trabaio. Dame la bendi-
ción de hermano mayor y no me consideres parte de
un grupo étnico, al fin y al cabo vengo detrás de ti y
soy el que continuará con la tarea".
En cada una de nuestras cruzaclas hemos conser-
vado una inscripción que solemos colocar en la parte
inferior del escenario: "Los ióvenes no somos el fu-
turo, somos el presente con Jesucristo,,. En [o perso-
nal he creído tanto en esto que, en ocasiones, me he
retirado de algunos eventos cuando he notaclo que
se tenía en poco a la juventucl, o simplemente se le
manipulaba.
Los jóvenes, con sus monta ñas de errores, son
..: -.

iir.,;t.r'. :i.lli,.
¡.

CUATRO PASOS
í
I
ü

A MULTITUD ESTÁ PREOCUPADA. TOdOS


f han proclamac-lo un ayuno de emerger.rcia y
ahora esperan con silencioso respeto 1as pa-
labras de su rey. Después de todo, fue él quien hu-
milló su rostro para consultar a Jehová sobre al
tema preocupante.
Por último, Josafat decide romper el silencio, pero
no se dirige al pueblo, sino a su Dios. Se asegura de que
su voz pueda ser oida por casi toda la n-ruchedumbre.

-Jehová, Dios de nuestros padres, estamos en un


grave problema -dijo-. Los hijos de Moab y de
Amón, y con ellos otros de los amonitas, nos han de-
clarado la guerra. Nos tienen rodeados y pretenden
echarnos de la heredad que tú nos diste en posesión.
'
c u'ir'o ó"'r'o';';';';,';'á';';,
TA CONQUISTA.,¡,.,..._, ,,,,,(,2i"l
No estamos preparados para pelear con una multi- Josafat había enter.rrlido el mensaie divir-ro. Dios les
tud tan grande y no sabetnos qué hacer; solo clepen- otorgaría la victoria, pero ahora tenían un clía para la
demos cie ti. preparaciór-r de la gran conquista. Un pequeño lapso de
Este era un clamor sincero y libre de falsos discur- tiempo para transformar a un grupo de temerosos en
sos. Josafat estabaplanteando una verdad lisa y 1lana. un ejército invasor. Si querían un gran «avivamiento»,
De pronto una voz casi desconocida irrumpe en debían darle un vistazo autocrítico a la conEfegación.
la improvisada asamblea. Era un muchacho, un Dios está c'liciéndole 1o mismo a la iglesia: No.son
joven levita llamado Jahaziel. Su nombre nunca se los métotlos, las grandes cruzadas o los ambiciosos
ubicaría en las galerías de ios grandes profetas, pero proyectos los causantes del avivamiento. Recuercia
ahora tiene un mensaie de parte de Jehová para un que la 5;uerra no es tuya. Yo soy el que te garantiz,a la
pueblo desconcertaclo y temeroso. victoria. No obstante, ten en cuenta que tendrás qut-
de Judá y de Jerusaler¡ y eruche descencler contra el enemigo v conquistar 1o qua nte
"Erucher¡ habitantes
tambien Su Majestad. Así c-lice el SEñor<: "No tengan mieclo pertenece. Ahora tienes un lapso de tiempo para pre-
ni se acobarden cuando vean ese gran ejército porque la pararte y alistar el ejército.
batalla no es de ustedes sino mía"" (2 Crónicas 20:15). Josafat sabe que tiene apenas un día, y el iiempo
Josafat siente que el alma le vuelve al cuerpo. apremia. Así que da la orden y todr:r el pueblo co-
mienza un entrenamiento espiritual aceleraclo.
- ¿Oyeron eso? - exclama perplejo . Dios va a pe-
-
lear por nosotros. ¡Es su guerra y no nos abandonará!
Sin embargo, Dios tiene algo más que agregar a PRIMER PASO: SE HUMILLARON
través de su profeta. Josafat podía usar la razón y decir: No hay nada
ellos suban por la cuesta de Sis, que clebamos hacer, si Dios prometió un avivamiento,
"Mañana, cuando
ustedes salcirán contra ellos ... Pero ustedes no ten- simplemer.rte vamos a sentarnos a esperar que ocurra.
drán que intervenir en esta bata11a. Simplemente, Sin embargo, si Jehová les había otor¡;ado veinti-
quédense quietos en sus puestos, para que vean la cuatro horas, tenía que haber un motivo más pro-
salvación que el Srñon les dará" (2 Crcinicas 20:16-17). fundo quc un simple tlescanso.

- ¿Mañana? - preguntó el rey -


¿Dijo mañana? . "Josaf.rt v todos los habitantes de Juclá y de Jeru-
Eso significa que tenemos unas veinticuatro horas salén se postr¿tron rostro ..n tierra y adoraron al
para reaconclicionar a nuestro ejército. SEñon" (2 Crónicas 20:-l B).

j:,.,.,,..',,,,
No puede haber grandes victori¿-ts sir-r que haya Dios quería enseñarme que aunque me garantizaba
gente arrojada a los pies de Cristo. No c¿rbe la remota la victr¡ria, no había narla hurnano que pudiera hacer.
idea de un despertar espiritual sin intcrcesores que Cada vez que me he postrado ante su presencia, un
humillen su carne para buscar el rostro cie Dios. Es tanto cansado y bajo una enorme presión, he escuchado
imposible pensar en un avivamiento sin líderes que las mismas palabras: Te traje aquí porque te extrañaba.
abandonen 1os púlpitos y se postren cada noche a llo- Aun cuando hayamos pasado por la estación de
rar por las almas perdiclas. la cruz, el Señor necesita recordarnos que no se trata
Cuanclo co renzamos a recorrer las iglesias y a c-le nuestra guerra ni nuestro ministerio.
predicarles a 1os jóvenes, recuerdo que le preguntaba Antes de cada empeño o proyecto nuevo hemos
al Señor si llegaría ei día en que ya no nos sentiría- tenido que postrarnos a adorarle y decirle que éra-
mos tan so1os. Mi idea de la plenitud ministerial era mos absolutamente dependientes de é1. La humildad
una lujosa oficina con una veintena de personas co- va mucho más allá de negarse a aparecer en la por-
rriendo de un iugar a otro y trabajando a tiempo tada de una revista; la humildad tiene que ver con
completo por la visión. nuestra actitud en el secreto de Jehová. Todo lo
Solía decirle a mi. esposa que ya no tendríamos tlemás es una consecuencia.
que orar con tanta intensidad por nuestra econolnía
y que nuestras cruzadas se solventarían por sí mis- SEGUNDO PASO: SE UNIERON
mas. Creo que Dios rne oyó decirlo y se aseguró de "Los levitas de los hiios de Coat y de Coré se pu-
que nunca perdiera mi clependencia clivina. sieron de pie para alabar al S¡ñon a voz en cuello" (2
Cuando creia que por fin habÍa logrado tener una Crónicas 20:19).
estructura respetable y algunas personas trabaiando He oído sermones sobre este pasaje en decenas de
para el rninisterio, el Señor se encargó de dejarnos ocasiones y siempre se ha resaltado la importancia de
solos otra vez. Experimentam<)s dolorosas traiciorres y que los levitas alabaran a Jehová. Estoy de acuerdo
algunas deserciones, sumadas al apremio económico. con ello, pero de nada habría servido alabar a Dios si
Luego tle enfadarme con la incontrolable situa- los levitas no se hubieran unido para adorar.
ción, entendía que había una única cosa que podía Creo que uno de los mayores impedimentos para
hacer: encerrarme en la habitación, como en los vie- que la unción no repose sobre una nación es la divi-
jos tiempos, y humillarme ante é1. sión del cuerpo de Cristo.
r:t¡i- I 't " -'-

]l: ) .i'.
,',,.
i!¡"¡¡1lit'
CUAfRO PASOS PARA¿rrl
,I.A CONOUISTA
.,..,.,,..¡i. ,»'.,
..,,,,( :
Un popular preclicador de Puerto lLico solía decir: hc¡mbre montaclo en un¿r biciclcta que se cruzó por

"Una
iglesia dividida nunca podrá ganarle a un diablo clelar.rtc clcl parabrisas. |ue cosa de un trágico ins-
que nunca se divide". Cuando me preguntan a qué se tante, y el chirriante ruitkr tle los frenos se confundió
debe que en los úliimos años los ióvenes havan llenado con el impacto contra el capó.
los estadios más grandes cle mi país, les digo que es El hombre de Dios se bajó temeroso del automóvil
producto de dos poderosas razones: el toque soberano y divisó un cuadro ater¡ador: de un lado de la carretera
de Dios y una generación a la que no le interesa estar estaba la bicicleta casi doblada en dos, del otro lado
involucrada en las «guerras denominacionales". yacía el hombre en el suelo, y unos metros más acle-
El enemigo ha logrado distraer a la iglesia con ri- lante estaba un¿r de las piernas del malogrado ciclista.
dículas discusiones dogmáticas. Durante años hemos El pastor trataba de ordenar sus pensamientos,
estado disintiendo sobre la sana doctrina. Pasé gran mientras le rogaba al hombre que katara de no moverse.
parte de mi adolescencia en una iglesia donde im- El impacto le había anancado una de sus extremidades.
portaba más usar la corbata adecuada que tener una De impn rviso, el ciclista pareció emerger de la lluviosa
relación personal con el Senor. noche, sonrió nervioso y dijo en tur tono amable:
"No fue
Aun en la actualidad se han frustrado grandes nada. Nada mas alciinceme mi piema ortopédica».
cruzadas evangelistas cle distintos reconocidos hom- Aunque la historia es poco agraciable, no deja de
bres de Dios por pequeños detalles religiosos. Mien- producirnos una sonrisa de alivio. El pastor del inci-
tras la vida se nos pasa discutiendo si la Santa Cena dente suele contar la anécdota y agrcgar: "Dios no
debe servirse en una sola copa grande o en varias pe- usa a los miembros ortopétlicos, esos cristianos que
queñas, la gente muere sin conocer a Dios. al primer embate satánico se separan clel cuerpo. El
Hace unos años escuché una historia verídica que Señor traerá un solo avivamiento a toda su iglesia".
resume el problema c1e la división. Se me cr-une tlue Josrfat sabía que la unidad significa
Un pastor de las Asambleas de Dios que tiene un mucho miis que canta¡ una cancior-r al unGono. El rey sabía
gran ministerio en la provincia de Neuquén, Argen- que tm §ércikl no puecle tcner üctorias si rclo e;á conertado
tina, salía de una reunión conduciendo su automóvil. por hilos «almáticos». El hombre tenía muy clanr que uni-
La noche estaba lluviosa y un manto de niebla cu- *;tal comprcmetidrx con tura misma causa.
clad significa
bría la carretera. De cualquier modo, no conducía a Quizás por eso no permitió miembros ortopédi-
gran velociclarl. De pronto alcanzó a divisar a un cos en su ejército.
.... ¡r ¡.,! .¡¡.... ¡..¡¿.i'

CUAino PASoS PARA¿#I


TA CONQUISTA
r¡¡¡..or¡i,.-. ,. ,,,.,(
.,»':'
i
TERCER PASO: ATMPARON EL ESPIRITU Muchas iglesias tienen una estructura piramidal,
DE SUS LÍDERES donde el pastor está en la cima y la gente casi no tiene
y
"Al día siguiente, madrugaron fucron al desierto conexión con su líclcr, cxceptuando cuando lo ven
de Tecoa. Mientras avanzaban, Josafat se detuvo y predicar. Otras tienen l¿restructura de un triángulo
clijo: "Habitantes de Judá y de Jerusalén, escúchenme: invertido, donde el p¿rstor es quien está debajo soste-
¡Confíen en el Srñon, y serán librados! ¡Confíen en sus niendo todo el peso dc la obra. En este caso, Ia gente
profetas, y tendrán éxito!"" (2 Crónicas 20:20). suele clescansar sobre los hombros de su líder con una
Si ya se habían humillaclo y unido en una misma actitud de pereza espiritual. Sin embargo, existen
causa, solo restaba una cosa: creer de un rnodo in- otras donde el pastor no está ni por encima ni por de-
condicional er-r Dios y sus profetas. Creo que no había baio, sino clelante, a manera de una punta de lanza. El
demasiados inconvenientes para confiar en Jehová; pastor abre la b¡echa y muestra el camino por donde
el mayor problema era obedecer a los que Dios había la iglesia debe avanzar. Estas últimas son, de modo
puesto al frente de Ia congregación. habitual, Ias iglesias con un crecimiento saludable.
Al tener un ministerio itinerante, me ha tocado el La gente sabe que el líder no es un señor feuclal
privilegio de conocer distintos países y diferentes de- que imparte órdenes, o un sirviente de la congrega-
nominaciones. Y pueclo decir que he notado un atri- ción, sino aquel que conoce las estrategias del Jefe
buto espiritual que la gran mavoría tiene en común: Supremo y las pone en práctica.
la rebeldía. Hay una curiosa parábo1a que escuché cierta vez y
La falta cle sujeción a las autoridades puestas por que ejemplifica el corrcepto de la sujeción a la autoridad.
Dios ha sido una constante que ha operado como un Imaginemos que vives en California y decides co-
dique de contención para un gran avivamiento en nocer Buenos Aires. Compras fu boleto en una aerolínea
toda la tierra. Latinoamérica es la más afectada en conocida, preparas tu equipaje y te dispones a viajar.
cuanto a este flagelo espiritual. Subes al avión, te sientas al lado de la ventanilla,
Cuanc'lo todavía era más inexperto, me invitaban y junto a otros, cligamos, cien pasajeros emprendes
a predicar en iglesias clue más tarde me enteraba l-ra- tu vuelo a la capital de Argentina.
bían r.raciclo producto r1e una división. Y nada que Cuanrtr el Boeing alcanza la altura de crucero, re-
sea gestado en la insurrección puede contar con l¿-r considcras tu decisión de ir a Buenos Aires. Piensas
aprobación clel Señor. que tal vr'z no sea una buena idea visitar otro país cr-r
.,.1 .,, ¡ . . ¡ . ; . / ! . -. . ¡ . ¡ r . ¡ . , ,.r '

CUAT R() I'AS()S I'A RA'JI


rA coNQ.ulSTA. ,....ti ,,2"t'
.:

A medicla que pasan las horas, te


esa época clel año. por dc cien pasajeros, el comanclante anuncia por los
convences de que definitivamcnte no quieres se¡1uir altoparlantes que por «un caso de fuerza tnayor» el
viajanclo. avión se saldrá de su ruta y regrcsará a California.
Como eres una persona práctica, llamas a la aza- Ac¿rbas de lograr tu cometiclo. No eres una persona
fata y le dices que por favor le comuniquc a[ coman- mala ni un delincuente, solo alguien que a mitad de
dante del avión que quieres regresar a California. un vuelo decidió que no quería viajar. Crees que ba-
La muchacha trata de sonreír y te responde que jarás clet avión y regresarás a casa como si nada hu-
eso sería imposible. No estás en un avión privado; biera sucedido, pero lo que acabaste de hacer se llama
hay otros cien pasajeros que pagaron su boleto en el sabotaje. Acabas de secuestrar un avión de pasaieros.
avión de la línea para volar t'lirecto a Bucnos Aires. Cuando vuelvas a Pisar tierra firme, estarás en la
De ningún modo puetlen regresar a mitad de vuelo. cárcel. Ya no importará 1o que trates de explicar. Se-
«Lo que puede hacer», dice con amabilidacl la cuestraste un avión v te penarán por eso.
aeromoza, "es c{escender en Buenos Aires v salir en Ahora quiero que lo veas en el plano espiritual.
el primer vuelo de regreso». La iglesia tiene una frecuencia cle vuelo, una ruta, un
No obstante, sigamos imaginando que tú no eres obietivo a alcanzar. No obstante, a mitad de viaie de-
de los que se conforman con una explicación. Has de- cides que no estás de acuerdo con la forma en que el
cidido que quieres regresar ahora, y lo harás a cual- pastor está concluciendo la nave. Se 1o haces notar, y
quier precio. Tomas un rnisterioso maletín y caminas cuando ves que no está dispuesto a cambiar el
rumbo a la cabina de los piloios (estov seguro de que rumbo, decides cambiar la dirección por la fuerza.
no pensabas que llegaríamos tan lejos, mas recuerda Amotinas a la gente, murmuras, generas friccio-
que solo estamos haciendo volar la imaginación). nes en el ministerio y haces que todos noten tu des-
Ar-rte tu insistencia, tlejan clue llegues hasta la ca- contento. Todo está disfrazado de un "piadoso celo
bina, y cuanclo c.stás allí, .rbres tu maletín v sacas un por la obra de Dios".
arma. Le apuntas a uno c1e los pilotos a 1a cabeza v le Sin ernbargo, has pasado por alto un detalle: el
dices que no tienes intenciones rlc hacerle riaño, pcro avión nt¡ cs del piloto, la iglesia no es del pastor. La
que le ordenas que cambie t-le inmecliato el rumbo frecuencia cle vuelo ha siclo estipulada por el Espíritu
de1 vue1o. Santo. E1 líder es apenas un conductot y tú te has
A los pocos minutos, y ar.rte la sorpresa y e.l estu- atreviclo a secuestrar una visión.
lai
.n
,fi¡
Cuando alguien me dice que no está conforme con presenciar el juicio. Las primeras planas tlt' los ¡-rt'-
su iglesia y la manera de pastorear de su líder, suelo riódicos han apostado por la culpabilidad t1e' los tlos
recordar esa historia tragicómica, y luego les digo: acusaclos. Los estudiosos de1 caso oPinan que no tic-
nen demasiadas oportunidades.
"No secuestres la visión. Bajo ningún punto de vista
sabotees e[ avión; si no te gusta el rumbo adonde se di- I)e todos modos, alguien dejó trascender que los
rige tu iglesia, bájate en e1 próximo aeropuerto y en si- incriminados cuentan con un buen abogado que tal
lencio toma otro avión que sea de tu agrado". vez tenga una convincente coartada bajo la manga.
El rey de Judá sabía que a pesar de que Dios ga- Los medios periodísticos de todo el mundo se clis-
rantizaba la victoria no podría derrotar a sus enemi- ponen a seguir paso a paso las instancias del juicio.
gos si no contaba con la obediencia inconclicional cle Los acusados guardan silencio en el banquillo. Ella
su pueblo. tiene la estampa de una señora mayor y no ha levan-
posible que estés diciendo: nConygng¿¡r6.
Es tado 1a mirada ciel suelo. Él da la leve impresión de
"rt
que yo jamás he tratado de secuestrar la visión de mi haber estac{o frente al público en alguna ocasión an-
I
líder y hay solo algunas cosas que no comparto; creo .t terior y se ve algo nlás calmado que su compañera.
t
que tengo ese derecho". Y para ser honesto, tienes 1 El caso no registra antecedentes. Los imputados
I
algo de razón. Pero recuerda que cuando estás invo- se llaman Aarón y María, y son hermanos de sangre.
lucrado en el ejército y te encuentras en 1a línea de Se les acusa r.lc h¿rber murmurado en contra del hom-
batalla, es muy peligroso discutir con las autoridades bre más nlanso cle toda Ia tierra: Moisés.
en el momento en que las granadas enemigas explo- El jucz tierre una excelente trayectoria y toclos
tan a tu alrededor. confían cr.r Ia imparcialidad de su decisión.
lnvierte unos minuios más de tu valioso tiempo El golpe c{el rnartillo anuncia que se inicia la sesión.
y permíteme que te invite a presenciar un juicio oral El fiscal, con un irnpecable traie gris, toma la palabra.
y público que se les realizará ahora mismo a dos per- -St,ri«rr Juez, honorable iuraclo, tenemos aqui un
sonas acusadas de sabotear una visión. caso de rnurmuración contra un líder, 1o que no ha
hecho otr¿i cosa que pe4udicar a todo un pueblo. Los
ELABOGADO DEL DIABLO acusados Aarón y María hablaron mal de Moisés en-
La sala está atestada de gente y hay un bullicio cendiendo la ira de Dios contra ellos. La prueba está
ensordecedor. Han venido de todos los estados a en que María, al parecer instigadora de la insurrección

,,\i g *;
i'. '.- a,.
;l ' :)t
'¡: l j'i i
'1-§&.'§§.*;"
' .;:itii;l':l"
'rl
I

verbal, quedó leprosa por haberse atreviclo a prejuzgar tenido en cuenta. En primer lugar; no hay que olvidar
a un santo varón como lo es Moisés (vóase Números que los arcusados son los hermanos mayores de Moi-
12:9-10). Esta actitucl no solo perjudicír a M¿rÍa ir más lejos, cuando hablaron con el faraón,
sés. Si¡r
-con-
tinúa el fiscal-, sino que por causa dc clla y su her- Mois('s tenía ochenta años y Aarón, su hermano,
mano todo el pueblo no puclo avanzar hasta la tierra ochenta y tres. Si el jurado tiene alguna duda al res-
prometida durante siete días (véase Números 12:15). pecto, puede remitirse al libro de Éxodo, capítulo 7,
versículo
-¿Lo que usted está tratando de decir -inte- 7.

rrurnpe el iuez- es que la visión de un pueblo se de- - ¡Protesto! - exclama el fiscal - . El abogado
tuvo y casi se echa a perder todo el objetivo del solo trata de distraer al iurado con detalles triviales.
éxodo por una sencilla murmuración? - No se trata de simples detalles - replica el abo-
gado - . A través de la historia el ser mayor siempre
- Exactamente. Es como si en meclio de un vuelo
alguien deciclie¡a secuestrar al avión, aun a costa de ha otorgado cierto derecho a murmurar acerca de
todos los turistas que viajan en é1. aquellos que vimos crecer. Consideremos que, de al-
guna forma, los acusados tenían más experiencia que
- ¡Protesto, su Señoría! - objeta el controversial
abogado defensor, que luce un estilizado traie su hermano menor. Si alguien está mucho tiempo en
negro - . Creo que todavía no se han expuesto las ra- el ministerio, supongo que tiene un aval para opinar
zones por las cuales mis defendidos tenían cierto de- en torno a los más pequeños... de esos... llamémos-
recho a murmurar contra Moisés. los obreros, eso es, obreros de la undécima hora. Des-
pués de todo -resume la defensa-, ¿quién no se
- ¿ [ntenta decir, señor abogado, que los acusados
murmurarorl conscientes de que lo hacían? sintió alguna vez con el derecho de juzgar a los que
conocimos desde que vivían en el anonimato? Aarón
- No precisamente. Sin embargo, cle alguna rna-
nera se r,ieron obligados por las circunstancias y no y María vieron crecer a Moisés, y solo eiercieron su
les quedó ot¡o remedio que estar en desacuerdo con posición como hermanos mayores y experimentados.
Moisés. -¿Hay algo más que quiera alegar en defensa de
los acus¿¡dos? -pregunta el juez.
-Explíquese -dice el juez, reclinánt{ose en su
sillón - interesante oír su alegato.
. Creo que será -Claro que hay algo más. Existe una segunda
razón por la cual mis defendidos... hicieron 1o que
-Bien - responde el abogado con cierto aire de
soberbia -, creo que hay varios factores que no se han hicieron. Considere el excelentísimo jurado que no se
' ¡.. ¡. ;4"1,,'... ¡ ¡ ¡ ¡ ¡ ¡¡¡'!'

cuAino PASos PARAYJ


IA CONQ*UISTA ,./,':} . ... . ¡i ,:

puede rotular la causa como «murmuración» cuanclo para el final - diio el ertrovertido defensor - . No se
solo se trata de, digamos... un inocente chisrne de fa- nos clebe escapar un tlt'tal1e importantísimo: Moisés
milia. Aarón y María son hennanos rle sangre, y es tartamudo y Aarírn sicmpre ofició de. .. digamos,
cuando hablaron de Moisés.. . estaban hablando de traductor. Aarón sicttrprc fue el ingrediente impres-
su propio hermano. A mi entender
-continuó -, uno cindible para el ministt'rio tie Moisés, un elemento
tiene derecho de clesahogarse, siempre que sea en
e1 vital para el buen tlest'ttr¡rcño de Moisés como 1íder.
familia. ¿Quién no criticó a su pastor o a su líder en al- Lo cual significa t¡ut't'ttattclo Aarón murtnuró, solo
guna cena farniliar? Y no creo que eso se considere estaba opinantlo tlt'ul.t col-tsicrvo. Toclos tenemos
murmuración. cierto derecl.ro a h¿blar tle rluestros pares, de aquellos
- ¡Protesto! - interrumpe el fiscal - El chisme con los cu¿rlcs conrpatrtimos una plataforma. Yo no
siempre es chisme en cualquier contexto. No existen llamaría ¿r r:so murlnuración, sino una saludable crí-
las,,murmuraciones familiares". tica entre colegas.
- Posiblemente - replica el hábi1 abogado -, ¿Algo más que agregar?
- - pregunta incrédulo
pero existe una tercera razón que no he mencionado. e1 juez.
Nadie en este estrado ha mencionado que Moisés es- Nada más, Por ahora.
-
taba cometiendo un grave error. Mis defendidos se E1 abogado les hace un guiño de complicidad a
vieron obligados a murmurar ciebido a que Moisés sus defendidos y retfesa a su silla como alguien que
deciclió contraer matrimonio con una ntujer cusita, acaba de aPl¿1star a un dragón. Con todo, el jurado
una africana. Eso es algo que atenta contra la cultura no es de los que se deian impresionar por la verborra-
tradicional de Israel (véase Núrneros 12:1). Si nuestro gia de un al',ogado o las ,,inocentes excusas» del sen-
líder o pastor está cometien.lo un errot uno tiene el tido conr[tt'r. Casi no hace falta deliberar; solo se

derecho moral de exponer el caso en pos clel celo miran t'ntre sí, como no pucliendo ignorar una deci-
santo por las cosas de Dios. sión obv i¿r.
-Esto es riclículo -insiste el fiscal-, lo de la Finalnrcnte e1 juez se dispone a leer el veredicto:
mujer cusita es solo una pantalla. Los acusaclos esta- -A pcsar de que Moisés ha decidido retirar los
ban celosos porque Dios no hablaba con ellos como cargos e interceder ante Dios por sus hermanos (véase
lo hacía ct¡n su siervo Moisés (véase Números 12:2). Números'12:13), el Señor ha dicho que considera esta
- Aun tengo un último alegtrto que he reservado murmuraci(rn como ¡recatlo (véase Números 1.2:1,4).
....'i¡1nf i

CUATRO PASOS P
r'l';f¿
CONQUIST "/i.t

Así que el honorable juraclo consiclcra a los acusa- Para obeclecer una locura como la que propone
dos... culpables de 1os delitos de murmuración y re-
Josafat rle parte de I)ios, no hay que poseer ni una
belión conka la autoridad puesta por Dios. pizca de religión.
El martillo repica sobre el estrac'lo y se lcvanta la La religión trata tlc h¿rccr un mocielo estándar cle
sesión. El controvertido abogado no pudo defender los planes de Dios y ltrcgo intenta repetirlo a través
lo indefendible, nadie duda que Aarón y María pre- de la historia. La rcligitirr irclora la liturgia sistemática
tendieron cambiar el rumbo del avión. El veredicto, e intenta colocrtr I)ios e tr un rcctál.rgulo dogmático.
¿t
ahora más que nunca, es inapelable. El mismo Señ«rr t otrt¡'r;rrri il los religiosos con odres
viejos que no t's [¡r ['r¿r n c¿t]¡¡rcitados para albergar un
CUARTO PASO: QUEBRARON TODO vino nucvo.
ESPÍRITU DE RTLIGIÓN Nicotlcrno ct¡nocía que el Señor era el Mesías. Lo
Re¡;resemos a Josafat. Todo el pueblo se había hu- habÍa aguardatlo toda su vida. Solo tenía que arro-
millado, mantenía unido y había atrapado el espí-
se jarse a 1os brazos del Cristo que siempre esperó y de-
i
¡itu de sus líderes. Ahora restaba lo más importante: cirle que 1o amaba. No obstante, 1a religión pudo más
tener una mente amplia y exenta c-le toda religión para y nuestro amigo decidió esconderse entre las sombras
T
aceptar una estrategia de guerra al
"estilo de Dios". de la noche par¿r cncontrarse con la razón de su vida.
"Después de consultar con el pueblo, Josafat de- Cuando pretliqué en la cruzada de santidad que
signó a los que irían al frente del ejército para cantar se ceiebr(i en t¡l cstadio River Plate, imaginé la charla
al S¡ño« y alabar el esplendor de su santiclacl con el que un religioso puclo haber tenido con Jesucristo. Es
cántico: "Den gracias al Slñon; su gran amor perdura que, dcf initivarnente, Jesús no llenaba 1as expectati-
para siempre",, (2 Crónicas 20:21). vas religiosas cle 1os teólogos de la época. Había na-
Leer la historia a través de 1as páginas bíblicas cido cn un establo en lugar de en un palacio; sanaba
nos resulta romántico, sin embargo, trata de imagi- ciegos salivirt-rdo en tierra y untándoles los ojos con
nar que tu nación se declara en guerra y el primer barro; h¡[,l.rba con las prostitutas y los samaritanos;
ministro dispone que ataquen a los invasores con almorzert,¡ con gentL- de baja reputación; estaba ro-
guitarras y canciones tradicionales. Todo el munclo deado rle hombres poco letrados a los que llamaba
dudaría de la salud mental tlel ministro y alguien pe- sus discípulos; ech(r con un azote t{e cuerdas a los
diría que se le destituyera cle inmecliato de su cargo. mercaderes clel tcnrplo; provocó un gran alboroto
,:,':.t:.:
corl un endeÍroniado y Llnos cerdos en Ga.lara; y
solía hacer excentricidades tales corn()... caminar
sobre las aguas o multiplicar L)anes y pcc('s.
"Es evidente que no eres cl que estiib.rrnos espe-
rando", diría el religioso. "Así que no lo tor.r.tt's a mal,
pero la religión organizada r.staba funciol-r¿.rndo bien
hasta que llegaste".
El Maestro sabe que la religión v el poder de Dios
t
son incornpatibles. A lo mejor por eso decidió irse de
inrnediato cuando, luego c1e libera¡ al enclemoniaclo
gadareno, la gente le pidió quc sc'fuera de los contor-
nos de la ciudad. Es que el Señor jamás se queda en PASION DE
doncle no lo ir-rvitan. MUTTTTU DES
Ahora, cl.-rle un vistazo al particular eiército de Jo-
safat.. . y disfruta. Mira cómo ellos se dedican a can- ¿CREE USTED que hava un rt-
l/^1EBLL,
tar y los enemigos se eliminan entre sí. No se puede
negar la originalitlad del Creador. Observa ahora
(( L-r l::?[ :iliJ;:iJi'i'rni>mo
cn Ar.

cómo comienzan a recoger el botín de los cnemigos, El periotl ista lanzó la pregunta v me miró por en-
v esto apenas es el comienzo; tardarán tres días en cima cie sus gafas. Su programa de televisión está ca-
amontona.r las riquezas (véase 2 Crónicas 20:25). talogacio t:orrro de eslllo ma¿;azin€', pero se vincula
Es indudable que el eiército de Josafat está expcri- con los t ¡/k .sfiow estadounidenses. Esta debía ser la
mentanclo un avivamiento. Se humillaron, se unieron, octav¿r v('z que me invitaba a su ciclo tclevisivo, el
atraparon el espíritu cle sus líderes y tlerribaron toda cual se t'rlití¿t cada semana por el canal 9, uno cle los
religión. Los cuatros pasos para cualquier conquista. canales c,tpitalinos más importantes de Buenos
Ahora sc¡lo se dedican a alabar, y Dios pelea por Aires. l-¡ gran mayoría me acor-rsejó que no concu-
ellos. Esto, señoras y señores, es avivamiento. rriera, pcnr Il¿rbía not.rclo en el períodista un tnarcado
interés ¡ror las cosas de Dios.
.,No se tr¡ta clc puritanismo», contesté ante dos
t I
PASIO N DE
, MULTI TUDES
, r.'ir¡;r"'..'. ¡ ¡ ¡r¡¡r¿t'
titl
,.)".i;
. ,.,.,1! :.

lnillones de televidentes, ,,se trata cle recuperar va- las buenas costumlrr('s v el puritanismo sc e'stán
lores que se han olvidaclo, y la única forrna rle recu- transformantlo en ullit "pasión clc'r¡ultituclcs", v las
perarlos es a través de Dios". masas están cada vez lll¡s cerca de estc tipo tlt'lnt't-t-
Algunos en el panel sonrieron, pero purle percibir saies y más lelos dt'l lil't'r'tirr.tie".
un profundo respeto. Luego de su brcv('tlist'trrso de apertura, el poPu-
A los dos días, el mismo periodista me elttrevis- 1ar periodista me t'lltr('vist(i tlurante veinte minutos
taba por teléfono para radio Libertad, por aquel en- y, con la ayuda tle l)ios, tr¿t('tle tlejar en claro que
tonces una de las emiso¡as con mayor audiencia en e1 no se trataba clt'ut.t puritatlismo rcligioso, sino cle un
país: compromiso rc¿rl ctll.l nuestro Creador.
«El joven orador mencionó en mi programa de te- Siernprc rnc ha sorprendido el eco que han pro-
levisión", empezó diciendo, «que la gente está más clucido Ias cruzadas de santidad en la prensa secular,
cerca de Dios que del libertinaje. Hace unos años aunque en la actualidad se les conoce como "Súper
hizo una convocatoria en el estadio Vélez Sarsfield y c1ásicos de la iuventud". Es posible que 1o extraordi-
concurrieron cincuenta y cinco mil jóvenes. Luego nario sea ver a miles de jóvenes y adolescentes reu-
hizo otra reunión, esta vez en River, y el estadio mo- nidos con e1 único propósito de ser más santos para
numental se coimó; inclusive nuestra producción Dios. E1los son parte de uua generación que decidió
ilevó a cabo la cobertura del evento y pudimos ver a no ignorar a los gigantes cotidianos.
miles haciendo compromisos de castidad, entre otras Tiata t'le remontarte por un momento a la archico-
cosas. Algo en realidad digno de destacar. nocida historia de David y Coliat. El gigante filisteo
»Le pregunto ahora: ¿Es esta una nueva corriente desafi¿rl.¡¡ a los escuadrones de Israel Pol lo menos
puritanista? ¿O será que la gente se cansó cle tanta unas Ll()s veces al clía. La situación era vergonzosa'
promiscuidac-l? Además, como si fuera poco, Gebel El mastotlonte se claba el lujo c'le retar a todo un ejér-
anunció que para diciembre se realizará una nueva cito dur¡rrte clos vcces al clía en el valle cie Elá'
convocatoria en el Obelisco, la plaza cle la república, Sin crrb¿rrgo, lsrael prefirió ignorario'
doncle estarán presentes más de cien mil jóvenes Si tlos ('omportirnros corno si n o existiera, tartle o
para realizar un pacto cie integridad. . . Mi único ¿cnlPn¡Il( ) tt'c¿lls.¡l.l.t .e ir¿.
temor es que esto se convierta en un fundamcnta- Pertr (,oli¡l nrr t'rJ de los qur'' se c¿ns'lban El
lismo. Lo que no tiene discusióI1 es que la virginiclacl, seguiría ¿r l-¡ofetc¿t ll tl o cl orgullo tle los iudÍos hasta
-l
ASION DE
U LT I T U D E S :'...rf
'

el cansancio. Acaso port¡ue todos lr¡s gigantes se la determinación de ac¿rbar con cl corpulento pr ovo-
parecen. cador, incrustándolt' u tr¿t piedra en la frentc
Tal vez si nte involucrc¡ más en el ntinistcrio. esa En cada una de Irtrt'stras reuniones c1e santitlad
tlebil i d a d n1e a bandone. he visto a miles de itivt'trcs con el misrno espiritu de
Error. Los Goliats nunca abandonan. David. Hartos de soport¿r a uno o más gigantes su-
Si cr¡ncurrc¡ a una iglesia donde se rt¿tliccn servi- surrándoles aI oítlo. ('tltrsittlos c1e una debilidad que
cios todos los días, sé que podré librarme de e.sos hiere su santidacl ¿ tl iario.
pensamientos impuros que vienen a mi mente. Es entonccs cu¿t rttlo tlccitlcn cnf rcntarlos.

Error. Los gigantes filisteos no se van porque te Centenares rlc muchachos confesando su lucha
congregues a menudo. contra la hornosexualidad. Una gran cantidad cle chi-
Cuando vuelva a sentir esos de.seos cle aclulte- cas liberánclose de labulimia y la anorexia. Decenas
rar, comenzaré a cantar coros hasta que la tentación de adolescentes renunciando a la adicción a las dro-
desaparezca. gas. Cientos de ellos quemando revistas y pe1ículas
Error Cuando termines de canta¿ el filisteo estará pornográficas. Multitudes renunciando al alcohol y
al1í otra vez. al tabaco. Un sinnúmero de jovencitos llegando a ser
Todos hemos tenido gigantes que vienen a nues- libres de la rebeldía.
tro valle privado de Elá para desafiarnos y abofetear Los he visto en cada cruzada o súper clásico, y
nuestra vida espiritual. Dos, tres, cuatro y hasta diez hemos gritado por cada Goliat que ha rodado por
veces al día. No obstante, los Goliats no se esfuman el suelo. Definitivamente, esta generación siente
porque entremos al seminario o nos alistemos en el una profunda pasión por la santidad, y hará lo que
Ejército de Salvación. Solo tiernblan cuando alguien sea por alcanzarla, aunque tenga que pagar un alto
se para delante ellos v con una mirada c'lesafiante les precio.
dice: El ¡rrtrio de dejarse procesar por é1.

¿Quién es esfe incircunciso que se atreve a


desafiar a un soldaclo de los escuadrc¡nes del Dios EL PROCESO DEL CRECIMIENTO
viviente? Recucrtla el establo. Esa etapa en la que pensaste
Es David el que se harta de oír al petulante filis- erle el Señor te dejaría fuera como tus conrpañeros
teo clos veces al día. Es el pequeño pastor el que toma de secuntl¡ria ¿r la hora cle iugar fútbol. No tenÍa por
quó elegirte a ti, pero lo hizo. Te obst'rv(r con deteni- es el lugar c'londe sictrtes que tu vida espiritual toca
miento v suponUo que pensó que potlÍa gl«rrificarse uno de los picos más rrltos. Es que la cruz, aunque
en lo insignificante. Y antc la sorpresa t1t. krs obreros tenga fnma c1e ser utr srtio lúgubre, siempre produce
de la primera hora, decirlió que iugarías t.n cl cquipo. la vicla espiritual.
Pcnsaste que ahora que habÍas lograclo nranclar Recucrda 1o que ¡r.rsti lue'go de la cruz. Tenías en
al diablo tus complejos iugarías en las ligas rlavorcs. tu mano el certificatlt¡ rlt'tlt'función de la carne, y fue
Pero casi pasas por alto la carpinterí¿r. Ese sitio en ese instante cu¿lll(lo cllt('lltliste que tenías una co-
donde la visión se agiganta v los tiempos se dilatan. misión que cut.ttplir.
No hay milagros, ni grandes experiencias, ni fuertes Dios packi cotrtigo para que, a través de ti, r¡iles
emociones... solo la visión cle lo que te prometió err de personas lo v icran a é1.
aquel primcr toque del establo. «De estc l¡oclo, todos llegaremos a la unidad de
Hasta que llegó cl Jordán. Inexplicable. Llegó ese 1a fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una hu-
segundo toque y sentiste que podías enfrentarte al manidac'l perfecta que se conforme a la plena estatura
mismísimo infierno. I)or un m<¡mento creíste que ha- de Cristo" (Efesios 4:13).
bías llegado a1 clímax del proceso divino en tu vida,
que nada más habías nacido para el Jordán, para ese A MANERA DE EPÍLOCO
instante. Y es que nada se compara a la llenura del Algunos tratan de ignorarlo, alegando en forma
gentil caballero, la dulce paloma. despectiva que .,solo se trata de ióvenes". Otros han
Sin embargo, hubo más, mucho más. ¿Cómo olvi- intentado buscarle una explicación racional al
dar esas larg.rs y oscuras noches del desierto? Allí asunto, diciendo que a falta cle aiternativas la juven-
aprencliste a pennanecer ficl en la aparente soleclad. tud se concentra en grandes masas, generando un
A tu criterio, pensastL. rlue era inútil pasar por ese pá- nuevo fenómeno. No obstante, gracias a Dios, unar
ramo clesolatlor, ¡rero al mirar atrás hoy descubres gran mayoría se ha t-lado cuenta de clue no se trata
que fue una ctapa cle nradurez. Y justo en el mo- de sencillas concentraciones, sino de verdacleros y
mento en que la arrena comenzaba a mete rse en tu profundos carnbios de vida.
alma.. . encontraste la cruz. Puedes levantar la vista y los verás marchar a 1o
El calvario no es un sitio ¡rara sacarse fotografías, ancho de todo el plane'ta. Son jóvenes v algunos ni
más l¡ien es un lugar para tnorir. De moc{o paradójico, siquiera Ilegirn a la mavoría cle eclad. Avanzan sin
{pRsróN DE

darle demasiada importancia a los aplausos y los Vélez, el estadio Boca Juniors, la plaza de la repú-
doctorados, las credenciales y los reconocimientos. blica, y dos veces e'l cstadio River Plate, solo por
Son parte de un ejército como no lo hubo ni habrá mencionar algunos cit'rnplos de mi país natal'
iamás en muchas generaciones, acas() p()rque son Los expertos en aviv¡mientos apenas pueden ex-
parte del último y gran avivamiento. plicarlo, y los indifercntcs tratan de convencerse de
Ellos saben lo que es dejarse moldear en las que pronto todo se olvitl¡rá. Sin embargo, la prensa,
manos del Gran Alfarero, conocen el proceso del cre- que sabe mucho cle' fe'n(rnrcnos y poco del mover mi-
cimiento. Están dispuestos a pagar una y otra vez el lagroso de Dios, trata tlc tnostrarlo desde un punto
alto precio de la unción. Llevan consigo el amargo de vista periodístico. Curiosamente y sin proPonér-
precedente de los obreros de la primera hora, que los selo, le han dado el título a este libro.
tuvieron en poco. Con todo, marchan y trabajan con Ellos dicen que, como el fútbol, se tlata de una
el aval del dueño de la viña, que los contrató para un pasión. Y Ia pasión no tiene explicación científica,
mover espiritual como nunca se ha registrado en la surge de un amor incondicional e intenso. La pasión
historia de la humanidad. Tienen una montaña de fa- por las cosas del Señor es la característica de este
llas, pero nadie como ellos ha intentado agradarle nuevo e imponente ejército.
tanto a Dios. Están comprometidos hasta sus fibras Los predecesores de estos jóvenes son aquellos
más íntimas. Tienen una pasión demoledora por las trescientos guerreros anónimos de Gedeón, o los his-
cosas del Señor. tóricos valientes de David.
Comencé viéndolos en Argentina y luego en dis- El periodismo secular ha llevado sus cámaras a los
tintas partes del mundo. Los he visto llorar por la estadios donde estos ióvenes se congregan. Los han
santidad y enojarse contra el pecado. Los he soñado visto repudiar al pecado y la promiscuidad, y a pesar
levantando las manos y adorando en sus cuartos pri- de no entenderlos mucho, los respetan profundamente.
vados. Los he visionado ante los presidentes y los Los religiosos dicen que se trata de un .,fenó-
mandatarios de las naciones, llevándoles un mensaje ¡¡sn6" pasajero. Los periodistas opinan que no es
fresco y directo del corazón del Padre. otra cosa que Pasión.
Y sobre todo, los he visto llenar los estadios más Estoy seguro por completo de que, Por esta vez,
imponentes y colmar la avenida principal de la ciu- la prensa tiene razón. A 1o largo cle la historia Dios
dad. Hemos colmado de ióvenes dos veces el estadio sigue siendo una pasión de multitudes.
ri
I.JTOR

Decenas de miles de jóvenes son inspiri:rclos por


medio dc sus programas de televisión, los discursos
que presenta como oraclor motivacional en sus giras
internacionales en cuyos recintos se agotan las loca-
lidades, y sus libros quc soll un éxito de ventas.
Dante ha publicaclo varios libros con Editorial
Vicia: E1 código tlt'l t';trnpeón, Las arenas del alma y
Monólogos tltt l)¿ttt tt' Cebef además de haber ac-
tuado en varios filmes de Ia compañía, uno cle los
cuales lleva el mismo título de este libro.
Ha realizaclo varios shows multitudinarios en di-
ante Gebei es un reconocido conferencista, ferentes estadios de América, y en Argentina en
orador y motivador argentino. Es presi- Y éIez (7996-2004), el obelisco de Buenos Aires (1998),
dente de Línea Abierta Group, una produc- Boca (2000) y River (1997 -2005), a los que llama
tora integral multimeclia con base en Buenos Aires y «Súper clásicos de la juventud".
Miami que realiza espectáculos con la más alta cali- También produce un espectáculo ll¿6¿d¡r «Mi.
dad en estadios v teatros de todo el rnundo enfoca- sión Rec" que en su estreno batió el record de llenar
dos en los jóvenes. tres funciones en el mismo día en el estadio cubierto
Gebel alcanza a un público inmenso en más de Luna Park de Buenos Aires, e1 cual 11evó luego a
cincuenta países a través de sus programas, que se otras partes del mundo (Los Ángeles, Santiago de
emiten en varias cadcnas televisivas cle Latinoamé- Chile, Uruguay, Miami) con el nombre de «Misión
rica. Conduce un show nocturno de lunes a viernes Amé¡ica", donde mezcla Ia multimedia, el humor y
"Late night" Ilar¡ado "DNT,
con el clásico formato la comedia musical.
the show", donde presenta monólogos humorísticos Gebel es reconocido en e1 mundo hispano como
de la vida cotidiana, entrevistas a famosos y reflexio- uno de los oradores más extraorcliuarios para la iu-
nes. Además, tiene otro programa semanal llamac'lo ventud y la familia, capaz de conducir al público a
«Dante Gebel Live", el cual muestra sus presentacio- través de las histo¡ias más fascinantes/ que van
ncs en vivo en diferentes partes clel mundo. desde las risas hasta las lágrimas. Ha presentado su

r, '.1-r"r'.
seminario de liderazgo explícito "Héroes» en más
de treinta países.
Dante reside en Florida, Miami, y está casado con
Liliana, con quien tiene tres hijos: Brian, Kevin y
fason.
www.danteeebel.com