Sie sind auf Seite 1von 22

Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer:


principios y métodos para la rehabilitación
Angélica María Monsalve Robayo1
Claudia Marcela Rozo Reyes2

Resumen

Introducción: La demencia tipo Alzheimer afecta considerablemente la vida de quien la posee,


a la familia y al entorno que la rodea. La sintomatología se evidencia en la esfera cognitiva,
motora y psicosocial y en cómo las personas con demencia procesan los estímulos. Objetivo:
Revisar los principios y métodos de la integración sensorial y su influencia en el sistema
nervioso central, para ser aplicada a personas mayores con demencia tipo Alzheimer. Método:
Se expone el fundamento teórico y la aplicación de la integración sensorial a través de las
cinco etapas del enfoque. Resultados: La primera etapa pretende alertar los sistemas sen-
soriales y centrar la atención a través de un estímulo olfatorio, para así iniciar la segunda
etapa, en la que la estimulación sobre el sistema propioceptivo y táctil cobra relevancia. En
la tercera etapa la integración perceptual favorece la conservación de habilidades visoes-
paciales dirigidas a la cognición, área que se trabaja en la siguiente etapa. Finalmente, el
estímulo gustativo y la relajación que se brinda dan lugar al establecimiento de relaciones
interpersonales y a la adquisición de comportamientos adaptativos. Conclusiones: El uso
del enfoque de integración sensorial en personas con demencia tipo Alzheimer requiere más
investigaciones mediante estudios experimentales; también una serie de elementos relacio-
nados con las actividades, la rigurosidad, la autoorganización, la adaptación del entorno, la
creatividad y la participación motivada de los sujetos y el terapeuta.

Palabras clave: enfermedad de Alzheimer, demencia, rehabilitación, adulto mayor.

Title: Sensory Integration and Dementia of the Alzheimer’s Type: Principles and Me-
thods for Rehabilitation

Abstract

Introduction: There is a clear functional impairment in people with dementia of the Alzheimer’s
type that affects their daily living, their families, and the environment around him or her.
Symptomatology is evident in the cognitive, motor and psychosocial areas and in the way that

1
Terapeuta ocupacional de la Universidad del Rosario, Colombia. Magíster en Geron-
tología de la Universidad de Salamanca, España. Profesora de la Carrera de Terapia
Ocupacional, Facultad de Rehabilitación y Desarrollo Humano, Universidad del Rosario.
Bogotá, Colombia.
2
Terapeuta ocupacional y especialista en Docencia Universitaria de la Universidad del
Rosario, Colombia. Directora de la Carrera de Terapia Ocupacional, Facultad de Reha-
bilitación y Desarrollo Humano, Universidad del Rosario. Bogotá, Colombia.

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

717
Monsalve A., Rozo C.

people with dementia process stimulus. Ob- de tipo paranoide y reacciones


jective: To review the principles and methods emocionales tales como ansiedad.
of sensory integration and its influence on
Esta problemática interfiere con la
the central nervous system, to be applied to
older people with dementia of the Alzheimer’s realización de las actividades de la
type. Method: Explanation of the theory vida diaria y dificulta las relaciones
and implementation of sensory integration interpersonales con los cuidadores y
through the five stages of the approach. la familia. Aunque esto es evidente
Results: The first stage aims to alert the sen-
en todas las etapas propias de la
sory systems, focusing attention through an
olfactory stimulus following with the second
enfermedad, en el estadio inicial
stage in which the stimulation of the proprio- la pérdida cognitiva, la necesidad de
ceptive system and touch become relevant. asistencia para algunas actividades
The third stage of sensory integration promo- instrumentales, las dificultades de
tes the conservation of visuospatial abilities coherencia del lenguaje, la sensa-
in relation to cognition, which is worked on
ción de irritabilidad y la hostilidad
in the fourth stage. Finally, taste stimulus
and relaxation provided in the fifth stage demandan una intervención que
leads to the establishment of interpersonal disminuya el avance del deterioro y
relationships and the acquisition of adaptive promuevan la calidad de vida.
behavior. Conclusions: The use and effective- La existencia de las dificultades
ness of the approach of sensory integration
anteriormente mencionadas se re-
in people with dementia of the Alzheimer’s
type requires further investigation through
laciona con la forma como las per-
experimental studies. The approach requires sonas con demencia tipo Alzheimer
a number of elements associated with the procesan los estímulos. Estudios
activities, as well as strictness, self-orga- como el realizado por Rizzo et al. (2)
nization, adaptation to the environment, muestran cómo las dificultades en el
creativity, and motivated participation of the
funcionamiento sensorial limitan
subjects and the therapist.
el procesamiento de las funciones
Key words: Alzheimer’s disease, dementia, superiores más altas y disminuyen
rehabilitation, older adult. la capacidad de responder cogniti-
vamente a tareas de la vida diaria
como leer, seguir una ruta, recono-
Introducción cer o localizar objetos. Así mismo,
O’Neill y Calhoun (1) argumentan
Las personas mayores con que la pérdida sensorial periférica
demencia tipo Alzheimer pueden tiene un efecto causal sobre el de-
experimentar deprivación senso- terioro cognitivo y comportamental.
rial (1), lo que genera alteraciones Por tanto, en la enfermedad de
en el pensamiento, la concentra- Alzheimer está presente no sólo el
ción, la orientación en el tiempo, daño cognitivo, sino también, una
la conciencia corporal, así como pérdida progresiva en el procesa-
frecuentes quejas somáticas, difi- miento sensorial, que distorsiona la
cultades para relajarse, ilusiones interpretación del estímulo y afecta

718 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

la capacidad de producir una res- integra y emite órdenes sobre la


puesta adaptativa. información sensorial que desde el
Las respuestas adaptativas cuerpo llega al cerebro, se procesa
son el producto culminante de un y actúa en consecuencia con el
proceso en el que el sistema ner- ambiente. Esto quiere decir que la
vioso central toma la información, mente lleva a cabo la interpretación
la interpreta y produce una acción del proceso neurofisiológico como
significativa; las respuestas pueden una experiencia significativa, la
ser afectivas, motoras, fisiológicas o cual ayuda a modificar la conducta
funcionales para una persona ma- y a que se logre la integración de
yor con este tipo de demencia. Sin procesos.
embargo, estas respuestas pueden El modelo mente-cerebro-cuer-
alterarse por los déficits cognitivos po argumenta cómo los fenómenos
que disminuyen la capacidad de mentales son producidos por la
atención, lo cual afecta la velocidad presencia de procesos neurofisio-
de procesamiento de la integración lógicos y fenómenos mentales que
sensorial en este colectivo (3). Para son sincrónicos y tienen una mutua
producir estas respuestas adaptati- influencia unos sobre otros (5).
vas es necesaria la participación del El primer presupuesto de la
individuo, quien debe, activamente, integración sensorial está referido
procesar y organizar la información a la plasticidad del sistema ner-
ambiental. vioso central en todas las etapas
de la vida, apoyado en la idea de
La integración sensorial Ottenbacher (3) y otros, como Levin
(6), quienes en sus estudios sobre
En integración sensorial existen enriquecimiento ambiental y neuro-
cinco presupuestos teóricos que ex- plasticidad e imaginología cerebral,
plican y fundamentan los beneficios respectivamente, hallaron que pue-
de ésta en el sistema mente-cerebro- den ocurrir cambios en el cerebro;
cuerpo (4), sistema que postula la incluso, en organismos maduros y
existencia de una interdependencia geriátricos con lesiones cerebrales.
entre las funciones que rigen a sus Sin embargo, en dichos estudios
partes. El sistema cerebro-cuerpo también se diferenció los conceptos
está regulado por elementos quí- de plasticidad (cambio estructural o
micos y biológicos, y la mente, por morfológico) y aprendizaje (cambio
aspectos psicológicos, todo lo cual adaptativo o funcional en el com-
indica que no son similares. De he- portamiento como resultado de la
cho, cuando se estimula el cuerpo experiencia) (3), ya que la neuro-
se activan centros cerebrales que plasticidad implica la modificación
contribuyen a modificar procesos de la conducta y la adaptación al
mentales. Así mismo, la mente contexto (7), y el aprendizaje, la

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

719
Monsalve A., Rozo C.

posibilidad de combinar diferentes aquellas estructuras constituyen la


funciones cognitivas y producir una antesala a la corteza cerebral, don-
respuesta frente al estímulo (8). de se producen las respuestas que
El segundo presupuesto indica buscan ser generadas.
que la integración sensorial se desa- El tercer presupuesto enuncia
rrolla. Esto propone un proceso en cómo las funciones cerebrales tra-
espiral, que parte de proporcionar bajan integradamente. Ayres (11)
una estimulación direccionada a refirió que las funciones integrati-
ciertos niveles cerebrales subcorti- vas cerebrales de más alto orden
cales, para permitirles que maduren dependen de las estructuras de un
o funcionen lo más cercanamente nivel más bajo y de la experiencia
posible a la normalidad y, por tan- sensorio-motora. Las estructuras
to, ayuden al cerebro para trabajar subcorticales se desarrollan y ma-
como un sistema unificado. En este duran antes que las estructuras
sentido, la integración sensorial corticales. Esta autora también
genera una estimulación cerebral consideró que el desarrollo y el
que posibilita la modificación del funcionamiento óptimo de dichas
estado volicional, la creencia en estructuras dependen, en parte, de
las habilidades, la organización, la la integridad funcional y estructural
planeación y la interacción adap- de las áreas subcorticales. Como
tativa (4). consecuencia de ello, la integración
En la persona mayor con de- sensorial es vista como interactiva,
mencia tipo Alzheimer, en quien se jerárquica y holística.
evidencia claramente el deterioro La idea de reconocer que la per-
cognitivo, realizar una estimulación sona mayor con demencia posee un
sensorial activa estructuras como el sistema nervioso central capaz de
colliculus superior mamilar, partíci- modificarse a través de la interac-
pe en la función de orientación y en ción con el ambiente implica com-
los comportamientos atencionales prenderlo como un sistema abierto
(9); el tálamo, encargado de recibir con habilidad para autorregularse,
la información sensorial y moto- autoorganizarse y cambiar (5).
ra, interviniente en los estados de Derivado de esta concepción de
alerta y conciencia, en la conducta sistema abierto y de modificabilidad
afectiva y en la memoria; es, por ex- en estructuras cerebrales superio-
celencia, el centro de la integración res, el cuarto presupuesto hace
sensorial; igualmente, se activa el referencia a cómo las interacciones
sistema límbico, que, por su parte, adaptativas son indispensables para
tiene funciones somatosensoriales la integración sensorial. La base del
y somatomotoras, así como partici- aprendizaje surge del autorrecono-
pación en la conducta, la memoria cimiento del éxito obtenido en expe-
y la motivación (10). Es decir, todas riencias pasadas (4). En la persona

720 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

mayor con demencia el aprendizaje ciativa, limitado interés hacia nue-


requiere feedback para la creación vas experiencias o hacia enfrentar
o el mantenimiento de modelos retos. La integración sensorial busca
neuronales que permitan preservar proveer oportunidades para que la
funciones como la memoria en los persona se involucre y reconozca sus
planos propioceptivo, vestibular propias habilidades, perciba la satis-
y táctil, para que se transfieran a facción y el dominio logrado sobre
otras funciones cognitivas como la el entorno que le rodea; además de
planeación, la organización y la eje- excitar el sistema nervioso central,
cución de actividades cotidianas. la estimulación sensorial también
En este proceso la participa- mejora la confianza de la persona
ción activa de la persona mayor mayor y la mantiene activa.
es indispensable, pues solamente
el movimiento y la sensación pro- Principios y métodos para la reha-
veen el feedback necesario para la bilitación
producción de aprendizajes que se
manifiestan a través de respuestas Durante la intervención con
adaptativas. En cada una de las personas mayores con Alzheimer el
etapas de la integración sensorial se terapeuta debe evaluar la disponibi-
estimulan habilidades sensoriales, lidad y capacidad de reacción de la
motoras, cognitivas y psicoafecti- población ante la estimulación que
vas, que proveen a la persona de se va a brindar. Cada vez es más
un feedback estableciendo nuevos frecuente el diagnóstico temprano,
mecanismos de aprendizajes que le a través de las primeras formas
permiten experimentar la sensación de modificación de la conducta;
de logro, control, satisfacción y con- por tanto, los equipos interdisci-
fianza, tan útiles para el desempeño plinarios pueden adoptar formas
diario, la disminución de síntomas de tratamiento que disminuyan la
como la irritabilidad, la ansiedad, rápida progresión de la enfermedad.
la agresividad, la inseguridad y el El trabajo desde la perspectiva de la
temor, y así facilitar la interacción integración sensorial debe ser apli-
socio-familiar. cado en las fases más tempranas;
El quinto presupuesto expli- especialmente, en la denominada
ca cómo las personas poseen una de olvido, lo cual permite a la per-
orientación interna para participar sona tener reacciones más positivas
en actividades sensoriomotoras, que y mantener los comportamientos
promueven la integración sensorial adaptativos por más tiempo, al igual
(4). El terapeuta que trabaja con per- que el funcionamiento en general en
sonas con demencia tipo Alzheimer el plano familiar.
se enfrenta a individuos con escasa Para la aplicación de las sesio-
motivación, pobre capacidad de ini- nes de trabajo, Ross y Burdick (12)

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

721
Monsalve A., Rozo C.

establecieron cinco etapas, que dependientes del tacto hasta que


permiten organizar los estímulos el proceso de desarrollo cognitivo,
presentados y evocar las respuestas motor y de lenguaje puede guiar las
a través del trabajo en cada una experiencias e interacciones (4).
de las zonas del sistema nervioso La aplicación de un estímulo
central: de tacto profundo viaja a través de
la médula espinal, hasta la corteza
Etapa 1 primaria sensorial y la formación
reticular, donde son interpretadas
En esta primera etapa alertar las sensaciones táctiles. Es allí, en
los sistemas sensoriales consti- esa corteza somatosensorial, donde
tuye la principal preocupación de la subdivisión de áreas de proce-
la intervención, pues la presencia samiento regula diferentes tipos
de síntomas en la fase inicial de la de sensación. En las áreas 2 y 3a
enfermedad requiere incrementar de Brodman, situadas en el lóbulo
la conciencia del yo y del cuerpo, parietal, se recibe la información
activar los sistemas reticulares y del huso muscular y del órgano
nervios craneales como el 2, 3, 4 y 6, tendinoso de Golgi, y ahí tiene una
y la estimulación de sentidos como influencia importante en la propio-
el olfato, el tacto y la audición. cepción y la kinestesia (4).
Ese proceso busca que la per- La corteza sensorial secundaria,
sona mayor centre su atención y o área de Brodman 43, recibe entra-
se motive a iniciar una actividad das de los núcleos latero-posteriores
que promueva la organización del ventrales y de la corteza sensorial
comportamiento y disminuya sinto- primaria. Vale la pena mencionar
matologías como la irritabilidad, la que la corteza sensorial secundaria
falta de concentración y el temor a depende del funcionamiento de la
enfrentarse a otras personas. primaria para la entrada sensorial.
El estímulo utilizado para ini- Es en la corteza sensorial secun-
ciar el proceso corresponde al con- daria donde las sensaciones son
tacto táctil con presión profunda, asociadas a experiencias previas y
dado que este sistema es el más se proyectan hacia el lóbulo tem-
importante para determinar el com- poral, donde participa la memoria
portamiento. El tacto constituye la táctil (4).
primera forma de lenguaje, además La interpretación de las sensa-
de ser el sistema más primitivo en ciones propioceptivas y táctiles se
el ámbito uterino; también media dan en el área 5. En el área 7 del
las primeras experiencias con el lóbulo parietal se procesa informa-
mundo y representa la forma de ción visual y somatosensorial. Estas
expresar afecto o agresión. Durante dos áreas son indispensables para
el desarrollo los seres humanos son la integración sensorial. Cuando

722 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

existe déficit en alguna de las dos significado de estos movimientos


pueden presentarse fallas en la para la ejecución de una tarea de-
percepción espacial, la integración terminada.
visomotora y la atención dirigida, El proceso iniciado debe con-
dificultades que se presentarían tinuar con el uso de otros canales
en algunos casos de personas con sensoriales. El más indicado es el
demencia tipo Alzheimer. Ambas olfatorio, canal donde se ha en-
áreas están asociadas, también, a contrado en la literatura actual la
la manipulación de objetos y son asociación entre el déficit para la
importantes en el reconocimiento identificación de olores y la enfer-
de cualidades táctiles. medad de Alzheimer, que, si bien
Es en el lóbulo parietal, donde no es universal, podría representar
convergen las entradas táctil y pro- uno de los primeros síntomas de
pioceptiva, y se proyectan hacia las inicio de la enfermedad (13). La
áreas encargadas del planeamiento neuroanatomía del sistema olfato-
motor. Esto indica que la vía dor- rio y los frecuentes hallazgos de la
solateral tiene una influencia tanto disfunción olfatoria en enfermeda-
en el planeamiento motor como des neurodegenerativas sugieren
en la manipulación de objetos. Así una probable relación entre las
mismo, en estos procesos están im- dificultades para identificar olores
plicadas otras áreas, como el área y la memoria, el lenguaje y las
2 de la corteza motora primaria, funciones ejecutivas (14), en cuyo
con influencia en la coordinación caso la estimulación olfatoria debe
manual. Esta vía tiene un rol en la hacerse en asocio con la capacidad
modulación del estímulo. Por ello, para recordar determinado olor y la
la información sensorial, como el nominación de dicho olor.
tacto profundo, y la información Está indicado que en la pri-
propioceptiva ejercen un efecto de mera etapa se utilice un estímulo
calma que recorre la columna dorsal olfatorio intenso que provoque res-
hacia el sistema nervioso central, lo puestas del sistema límbico y alerte
cual genera una sensación de tran- el sistema reticular y los nervios
quilidad y seguridad para el inicio craneales (12). Estudios como el de
de la sesión. Kareken et al. (15), que comparó la
La estimulación propioceptiva exposición a olores con inhalaciones
y táctil de esta primera etapa de la inducidas a sujetos, revelaron, a
sesión provee oportunidades para través de técnicas de neuroimagen,
que la persona tenga una mayor que en el mismo proceso se activan
conciencia corporal, reconozca su áreas somatosensoriales responsa-
cuerpo en relación con el espacio, bles del planeamiento motor y la
dirija su atención hacia los movi- ejecución. Un área involucrada en
mientos que realiza e interprete el la interpretación y respuesta a la

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

723
Monsalve A., Rozo C.

estimulación olfatoria es la corteza degeneración de las fibras del nervio


piriforme, considerada como el re- óptico y de las neuronas ubicadas
cipiente cortical del bulbo y de las en los lóbulos occipital, temporal y
fibras olfatorias. Sin embargo, es parietal. Así mismo, se encuentra
importante mencionar que las neu- afectada la región pulvinar subcor-
ronas piriformes influyen no sólo tical, que procesa la información
en la discriminación olfativa, sino visual (18). Todo esto amerita que
también, en la memoria de olores y durante el proceso el terapeuta vigile
el condicionamiento afectivo. y adapte las condiciones ambientales
En la estimulación olfatoria es para brindar seguridad, estabilidad y
necesario utilizar olores placenteros dominio sobre las actividades que se
y no placenteros, pues los prime- realizan. La intensidad y cantidad de
ros activan la región orbitofrontal estímulos determinan el modo como
medial, y los segundos, la región la persona procesa información y
orbitofrontal lateral. Durante tal responde adaptativamente o no fren-
tipo de estimulación hay actividad te a la estimulación brindada.
en el hipocampo, donde se produce La información visual propor-
la representación afectiva de los cionada está permanentemente liga-
olores. De acuerdo con la intensi- da a la estimulación auditiva que se
dad y el tipo de olor presentado, la ofrece a través de la comunicación
respuesta ante el estímulo tiende a oral entre terapeuta y paciente,
ser más rápida o más lenta, según desde el inicio hasta el fin de la
los estudios realizados por Araujo et sesión. Esta comunicación permite
al. (16) y Bensafi et al. (17), quienes desactivar el nervio craneal 8, el
encontraron que la velocidad de cual también es activado por medio
reacción ante estímulos no placen- de otros recursos que involucran el
teros es más rápida que frente a los estado de alerta del paciente.
estímulos neutros o placenteros.
Otro canal involucrado en el Etapa 2
proceso es el visual, imprescindible
en el inicio de la sesión y tan vital A partir de los logros obteni-
como el vínculo que se establece dos en la etapa 1, al activarse los
entre el paciente y el terapeuta. sistemas sensoriales y alcanzarse
Ese contacto estimula los nervios el estado de alerta, la atención ma-
craneales 2, 3, 4, y 6; además, to- nifestada se utiliza para mantener
dos ellos son activados presentando el equilibrio y el control postural
estímulos por vía visual a lo largo en personas mayores, quienes con
de toda la sesión. el envejecimiento y los procesos
Investigaciones recientes indi- patológicos aumentan el riesgo de
can que la enfermedad de Alzheimer caídas y las consecuencias que esto
afecta las funciones visuales, por la conlleva.

724 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

En la segunda etapa el movi- y las posibilidades de ejecución en


miento actúa como organizador de el espacio.
la entrada de información prove- La actividad motora propuesta
niente de los sentidos, proceso de- provee a la persona de una infor-
sarrollado en la corteza premotora, mación dinámica sobre su propio
estructura que posibilita la integra- cuerpo, sus partes y las relaciones
ción intersensorial (4). Los patrones entre ellas y con el mundo externo.
motores que se deben estimular du- Las representaciones que surgen
rante esta fase involucran el trabajo de esta estimulación favorecen el
de grandes grupos musculares en el desarrollo de engramas visuales y
ámbito proximal, buscando control kinestésicos que son almacenados
postural y transferencia a las cintu- en el lóbulo parietal izquierdo. Estos
ras escapular y pélvica (12). constituyen el insumo para planear
Redfern et al. (19) y Mahboobin y programar el movimiento que será
et al. (20) determinaron que el control ejecutado en las tareas cotidianas.
postural es un proceso perceptivo- El movimiento requiere que
motor que requiere los sistemas estructuras tales como el núcleo
visual, somatosensorial y vestibular, vestibular envíen y reciban señales
con el fin de establecer, en primer desde y hacia la médula espinal, por
término, la posición del cuerpo y el las vías lateral y medial. Estas vías
movimiento; en segundo, el procesa- son responsables de la influencia
miento de la información sensorial del tono muscular y de los ajustes
para determinar la orientación y posturales.
el movimiento; y en tercero, la se- La vía lateral recibe el input
lección de respuestas motoras que desde los canales semicirculares,
mantienen o brindan al cuerpo el el otolito, la porción vestibular del
equilibrio. cerebelo y la médula espinal. Las
El uso del cuerpo en las accio- fibras de esta vía terminan direc-
nes motoras ayuda a integrar la in- tamente en las neuronas motoras
formación sensorial y a desarrollar alfa y gama, a nivel cervical, lumbar
el esquema corporal. En personas y sacro. Las alfa llegan a las fibras
mayores con demencia tipo Alzhei- musculares y las gama se proyec-
mer el cerebro posee un nivel más tan a los husos musculares. Es así
bajo de percepción, que le impide como el sistema vestibular tiene una
reconocer y utilizar las diferentes fuerte influencia en los músculos
partes del cuerpo. Es así como en posturales, el control postural y la
este momento de la sesión se en- estabilidad (4).
riquecen las sensaciones somato- A través de la vía medial, el
sensoriales a través del movimiento cerebelo envía y recibe información
y la verbalización, para adquirir de la piel y los propioceptores de las
mayor conciencia sobre sí mismo articulaciones. Las fibras en esta vía

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

725
Monsalve A., Rozo C.

se proyectan a las neuronas motoras promueven acciones que van más


flexoras y extensoras de la región cer- allá del caminar y trascienden hasta
vical de la médula. Este input ayuda la realización de actividades bilate-
a conservar la posición estable de la rales, que, con el uso de materiales
cabeza en el espacio; así, las funcio- adecuados y un entorno enriqueci-
nes conjuntas de las vías lateral y do, favorecen la integración corporal
medial favorecen la integración de la y una sensación de confianza en sí
información propioceptiva y vestibu- mismo.
lar (4). Esta integración contribuye Rolland et al. (21) encontraron
a que las personas mayores tengan que el ejercicio produce cambios
una percepción del movimiento acti- significativos en el mejoramiento de
vo, desarrollen su esquema corporal la disposición para hacer las activi-
y generen respuestas posturales dades y un deterioro más lento en
útiles para mantener el equilibrio y el funcionamiento del paciente; sin
el control. embargo, puntualizaron que cami-
La secuencia de los movimien- nar no debe ser la única alternativa
tos que se debe programar para la para estimular el control motor y el
sesión exige la participación inicial equilibrio de la persona mayor con
de grupos musculares proximales, demencia tipo Alzheimer.
con estimulación simultánea en La integración somatosensorial
los dos lados del cuerpo, y con la y vestibular implicada en el proceso
posibilidad de hacer transferencia de estimulación se lleva a cabo en
de peso y sobrepasar obstáculos. el tálamo, el cual recibe conexiones
Es evidente el apoyo que se requiere vestibulares a través del núcleo la-
del sistema visual durante el desa- teral posterior ventral de éste.
rrollo de la estimulación, pues este El núcleo talámico proyecta sus
contribuye a la coordinación del fibras a la corteza; específicamente,
cuerpo, al seguimiento del estímulo en la base del giro precentral y en
mediante la demostración, a man- la base del surco intraparietal. Las
tener el equilibrio por medio de la neuronas de este último responden
compensación de los movimientos a los movimientos de la cabeza, y
de la cabeza y de los ojos durante cuando son estimuladas se pro-
los desplazamientos. ducen sensaciones de vértigo o de
Los patrones de movimiento movimiento. La información reci-
utilizados durante esta etapa invo- bida en esta zona no es solamente
lucran la flexión, extensión, rota- vestibular, sino también visual y
ción, abducción y aducción de las propioceptiva, además de estar in-
grandes articulaciones del cuerpo, volucrada en la percepción del mo-
los cuales, combinados con el uso vimiento y la orientación espacial.
de los planos frontal, lateral, supe- En la persona mayor con demencia
rior, inferior, posterior y diagonal, uno de los síntomas habituales es

726 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

la confusión en la orientación espa- en tareas cognitivas y privilegian el


cial; por tanto, trabajar actividades uso de un canal sensorial a expen-
donde se vinculen el movimiento sas de otros canales. Por tanto, la
y el desplazamiento por el espacio planeación de las actividades exige
facilita la orientación y el manejo verificar y organizar los estímulos
del cuerpo (4). proporcionados, con el fin de evitar
En la base del giro precentral riesgos físicos o emocionales que
se recibe información vestibular y produzcan sentimientos de frus-
somatosensorial que es proyectada tración, apatía, desmotivación o
al área 4 de la corteza motora. Es inseguridad.
ésta una ruta de conexión que sirve
para integrar el control motor de la Etapa 3
cabeza y el cuerpo (4). En la estimu-
lación se pueden requerir ayudas Para iniciar la etapa 3 el tera-
externas como el espejo, para ayudar peuta debe estructurar actividades
al reconocimiento corporal con apo- relacionadas con la integración
yo de estímulos propioceptivos. Los perceptual, la lateralidad, la pla-
movimientos simultáneos de ambos neación, el secuenciamiento y
lados del cuerpo son necesarios para la ejecución sensoriomotora. La
activar los dos hemisferios cerebra- estimulación ejercida a través de
les, y así lentificar sintomatologías estas actividades tiene como base
como la heminatención, negligencia aplicar principios relacionados con
unilateral o anosognosia. el control motor y la comunicación
Aunque el énfasis de la etapa interhemisférica.
se centra en estimular procesos Los principios del control mo-
sensoriomotores, las instrucciones tor explican cómo las acciones del
brindadas exigen poner en juego movimiento llegan a ser volunta-
algunas habilidades cognitivas que rias: desde la motricidad gruesa a
se encuentran deterioradas por el la especializada y desde el control
curso de la enfermedad. Li et al. proximal al control distal. Esto se
(22) argumentaron la interdepen- aplica en la etapa 2, donde el interés
diente relación entre la atención y primordial es la estimulación des-
el desempeño sensoriomotriz a la de los grandes grupos musculares
hora de ejecutar tareas simultáneas hacia los centros más altos de la
que comprometen estos procesos. corteza cerebral.
Los hallazgos de este estudio re- El cuerpo calloso favorece la
velaron que al ejecutar una acción comunicación interhemisférica al
sensoriomotora como caminar, que permitir que la información almace-
involucra los sistemas vestibular, nada en la corteza de un hemisferio
propioceptivo y visual, las personas esté disponible para ser usada por
mayores disminuyen la eficiencia las áreas del otro hemisferio. Las

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

727
Monsalve A., Rozo C.

personas mayores con demencia La integración visoperceptual


tipo Alzheimer experimentan la debe estimularse mediante el uso
reducción del cuerpo calloso (23), y de objetos de diferentes colores,
ello limita su capacidad de apren- formas y tamaños, imágenes de
dizaje, lo cual se evidencia en la lugares, personas, elementos coti-
dificultad para encontrar nuevas dianos y ambientes simulados de
formas de resolver un problema, espacios del hogar, que exijan la
hacer juicios como respuesta a una combinación de actividad motriz y
situación particular, adaptarse al el uso de funciones cognitivas. Una
cambio y ser flexibles en su com- característica esencial durante esta
portamiento. etapa es el reto permanente que debe
Lo anterior fundamenta la inter- propiciar el terapeuta hacia la perso-
vención sobre cada uno de los ele- na, para generarle sentido de logro y
mentos que se pretende estimular en para que articule la experiencia de la
esta etapa. En principio, la integra- sesión con la rutina diaria.
ción perceptual visual debe traba- Así mismo, en esta etapa es
jarse, pues permite el control de los necesario trabajar elementos de
movimientos y facilita el desarrollo la integración bilateral, los cuales
de habilidades visoespaciales diri- contribuyen a conformar el esque-
gidas a la cognición. La integración ma corporal. En las personas con
visoperceptual contribuye al man- demencia tipo Alzheimer las alte-
tenimiento del esquema corporal y raciones incluyen confusión entre
a la retroalimentación de la imagen derecha-izquierda, pobre lateraliza-
que la persona hace de sí mismo y ción de la función manual, evitación
del ambiente. Para que esto se lleve del cruce de línea media y dificulta-
a cabo se requiere estimular cuatro des para realizar coordinadamente
mecanismos: el seguimiento visual, movimientos de brazos y piernas.
la constancia espacial, la percepción Durante este momento de la sesión
de la distancia y la percepción de la se trabaja realizando movimientos
profundidad (4), todos los cuales son combinados de miembros superio-
básicos para habilidades como mo- res e inferiores, de integración entre
verse en el espacio, localizar objetos los dos lados del cuerpo y de cruce
y discriminar obstáculos. de línea media continua, con el uso
Que se conserven las habilida- de la verbalización constante para
des visoespaciales es fundamental ayudarle con otros canales senso-
para mantener la orientación to- riales a la persona, con el fin de
pográfica, el análisis espacial y la mantener la conciencia corporal.
habilidad construccional, funciones La etapa 3 pretende utilizar los
que en las personas con la enferme- aspectos ganados en la etapa 2,
dad de Alzheimer se ven seriamente centrada en el movimiento, y en este
comprometidas. siguiente paso se enmarca dentro

728 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

de la generación de procesos de secuencias proyectadas. La por-


planeación motora. Se inicia con la ción ventral de los ganglios basales
ideación, la cual se refiere a conocer recibe información primariamente
cómo se hace o conceptualiza una del sistema límbico; información
acción (4). Es una función cortical, que sirve como sustrato para la
y, si bien no puede ser localizada en motivación y emoción, y que hace
un área específica, en este proceso parte de la praxis y de la evaluación
está reconocida la participación de posterior (4).
la corteza prefrontal. Luego de la ideación el proceso
En las personas mayores con requerido es la planeación, en el cual
demencia imaginar y ejecutar una intervienen, además de los ganglios
secuencia de acciones o enfrentar basales, las áreas motoras y suple-
situaciones nuevas es particular- mentarias motoras mediales (área
mente difícil, por la presencia de las 6) para lograr el movimiento. Estas
apraxias ideacional e ideomotora, áreas desempeñan un rol en traducir
que interfieren con la capacidad un movimiento estratégico en un
de organizar los movimientos cor- movimiento táctico (cómo hacer eso);
porales en función de una meta es decir, en la posibilidad de selec-
establecida. cionar los movimientos apropiados,
Las alteraciones que conlleva la para cada situación (4).
apraxia ideacional incluyen que se Para el trabajo en esta parte de
desorganice el plan de acción usado la sesión se dan instrucciones ver-
para realizar una tarea ordinaria, bales y demostrativas usando, adi-
y así se pierda la secuencia de eje- cionalmente, refuerzo propioceptivo.
cución. Según Marsden (10), los De esta forma se estimulará el área
ganglios basales tienen una función premotora lateral, que es polimodal
muy específica en la ejecución de un y se activa cuando los movimientos
plan motor previamente aprendido, ocurren en respuesta a eventos exter-
ya que actúan como reguladores del nos, y el área motora suplementaria,
procesamiento sensoriomotor, la que depende de los inputs propiocep-
memoria espacial y la realización de tivos (4). Para ello es necesario que la
cambios apropiados en la conducta; persona tenga suficiente motivación
placas seniles en tales áreas pro- y organice por sí misma las acciones:
ducirán en la persona movimientos la movilización pasiva no permitiría
más lentos, menos automáticos y tal estímulo. Se ha atribuido un rol
menos precisos. esencial al área premotora del lóbulo
Aunque los ganglios basales parietal en el planeamiento, la prepa-
están activos en el inicio del mo- ración, anticipación y la coordinación
vimiento, su actividad aumenta de movimientos.
considerablemente una vez éste ha En ese mismo sentido, el área
sido iniciado, hasta completar las motora suplementaria requiere la

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

729
Monsalve A., Rozo C.

información propioceptiva para or- sensorial, y desde allí la información


ganizar los movimientos, dado que es transmitida a la médula espinal
está asociada con la orientación de y a los músculos, para la ejecución
los ojos y de la cabeza y con la pla- correspondiente.
neación de movimientos bimanua- Ejecutar el movimiento depende
les y secuenciales. En el área 5 de la de la información sensorial recibida
corteza parietal convergen los inputs antes y durante este proceso, de
propioceptivos bilaterales desde los los elementos ambientales y de la
músculos, los receptores articulares situación de la posición corporal
y cutáneos del cuerpo desde otros (4). Sin embargo, la voluntad y la
sistemas sensoriales. intención sobre el movimiento son
Indirectamente, las señales necesarias para completar el cir-
vestibulares también se proyectan a cuito que ello implica. Es entonces
esta área. Aún no ha sido posible di- donde la integración de todas las
ferenciar si la percepción conciente estructuras cerebrales se hace ne-
está aislada del feedback de centros cesaria. En este aspecto el terapeuta
altos que controlan el movimiento, debe contar con una persona que
pero sí es evidente que las células comprenda el propósito, dispuesta a
en el área 5 comienzan a funcionar seguir instrucciones y a mantenerse
antes de que el movimiento se inicie, activa, lo cual justifica el uso del
y continúan trabajando aun cuando proceso en las primeras fases de la
hay estabilidad e inmovilización ar- enfermedad.
ticular. El área 5 tiene una amplia Otra estructura involucrada en
conexión con el área precentral la ejecución motora es el cerebelo,
motora e incluye las áreas motoras el cual, aunque interviene en el pla-
suplementarias; además de esto, neamiento motor con menor inten-
sugiere el rol del input propioceptivo sidad, desempeña un rol esencial
para el planeamiento motor (4). en la integración del movimiento y
Es en la corteza motora donde la retroalimentación, donde actúa
se provee el mecanismo para la para ofrecer información al sistema
ejecución final del movimiento y nervioso sobre el movimiento. En el
la selección de las acciones volun- cerebelo se regula el control postu-
tarias. Las neuronas en la corteza ral y se orientan los movimientos
motora primaria reciben y codifican de los ojos, la cabeza, los brazos y
continuamente la información acer- las piernas.
ca de la velocidad y la dirección de El cerebelo contribuye en el
los movimientos, desde los husos aprendizaje motor, y sus circuitos
musculares, las articulaciones y son modificados a partir de la expe-
la piel, las cuales se integran en el riencia (4). En ese sentido, el uso de
tálamo a través de las proyecciones acciones motoras complejas (tanto
intracorticales de la corteza somato- como para exigir planeación) en esta

730 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

etapa de la sesión puede mejorar la estimulación cognitiva: el mayor


información y la integración de los reto de la etapa 4.
movimientos de la persona hacién- El impedimento cognitivo de las
dola más precisa y controlada. personas con enfermedad de Alzhei-
En el espacio que brinda esta mer es global y se presenta de ma-
etapa el terapeuta estimula las sen- nera variada en diferentes regiones
saciones táctiles, propioceptivas, cerebrales que se encuentran afec-
vestibulares y visuales, que tienen tadas por cambios neuropatológicos.
gran importancia en el logro de la Aunque la pérdida de memoria es el
planeación motora y del esquema síntoma más temprano y frecuente,
corporal. Con el uso integrado de los déficits en otros dominios cogni-
estímulos se facilitarán las praxias tivos, tales como el funcionamiento
de la persona y su capacidad para ejecutivo y visoespacial, pueden
mantener un plan de acción en las presentarse de manera imperiosa.
actividades cotidianas. El análisis de la relación entre
Con base en los procesos es- cognición y función muestra que
timulados se ejercerá una gran las intervenciones realizadas en
influencia, especialmente, en el algunos de los dominios cogniti-
tálamo, zona dentro de la cual se vos específicos pueden retardar el
integran los procesos sensoriales y deterioro progresivo propio de la
motores, se establecen las bases de enfermedad (24).
la atención y la conciencia, además Lo anterior lleva a profundizar
de ser considerada la antesala de en el procedimiento de estimulación
la corteza. Con ello se le preparará de esta etapa, ya que inicialmente
para controlar las funciones cogni- el movimiento a través del ejercicio
tivas superiores que se realizarán aeróbico debe propiciarse de ma-
en la siguiente etapa del proceso nera rítmica y continua durante
de atención. 15 minutos diarios, 3 o más veces
por semana. Las investigaciones
Etapa 4 en neurociencia relacionadas con
enfermedad de Alzheimer han de-
En esta etapa la búsqueda del mostrado cómo este tipo de ejercicio
incremento en las respuestas de retarda los cambios neuropatológi-
planeamiento motor se hace más cos, y, a su vez, mejora la memoria
necesaria; la reestructuración del y el aprendizaje y así favorece la
esquema corporal y la estimulación producción y función de neuro-
de la médula espinal hasta los nive- transmisores, la sinaptogénesis y
les más altos de la corteza pasando la neurogénesis; especialmente, en
por los nervios craneales, el tallo la región hipocampal (25).
cerebral y el diencéfalo son deter- Posteriormente a esto, vigilar
minantes para iniciar el proceso de que la atención de la persona se

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

731
Monsalve A., Rozo C.

focalice en las orientaciones dadas • Clare define el entrenamiento


por el terapeuta y el estímulo pro- cognitivo como una serie de ta-
porcionado constituye un objetivo reas estandarizadas, dirigidas
primordial, por ser a partir de esta a procesos específicos como la
función cognitiva desde donde se memoria, la atención, el len-
inicia la estimulación de otras habi- guaje y las funciones ejecutivas.
lidades, como la memoria, la orienta- Los niveles de complejidad pue-
ción, la función ejecutiva, el lenguaje den ser variados, y graduarse
y el cálculo. de acuerdo con el grado de daño
La intervención en la enfer- cognitivo en la persona.
medad se ha focalizado de manera • Finalmente, la misma autora
tradicional en el uso de procesos define la rehabilitación cogni-
de rehabilitación orientados a man- tiva como aproximarse a la
tener la actividad de la persona; restauración de los procesos
especialmente, en el área cognitiva. cognitivos deteriorados a través
Asegura Clare que, a pesar de los de un procedimiento riguroso,
importantes cambios experimenta- disciplinado y propicio para
dos en el comportamiento, las per- cada persona en particular re-
sonas con demencia tipo Alzheimer conociendo las características
“pueden aprender nuevas habilida- del entorno y los factores fami-
des, asimilar nueva información y liares, sociales y culturales que
recordarla” (26). pueden influir en el proceso.
Actualmente existe evidencia de
la efectividad del uso de variadas téc- La estimulación cognitiva es un
nicas para rehabilitar a los pacientes medio para entrenar las habilidades
con demencia. Clare et al. (26,27) cognitivas, y comprende, según Re-
identifican tres tipos de intervención quena et al. (28), siete áreas que de-
cognitiva en la demencia: ben tenerse en cuenta en el proceso:
la orientación, la conciencia corpo-
• La estimulación cognitiva, la ral, la familia y sociedad, el cuidado
cual se refiere al uso de diversas de sí mismo, la reminiscencia, las
actividades grupales elaboradas actividades del hogar y el cuidado de
para mejorar el funcionamiento animales, personas y cosas.
social y cognitivo, que buscan En un estudio realizado por
la orientación hacia la realidad este autor y sus colegas se tomó
y no tienen un manejo especí- una muestra de grupos de cinco
fico. Es una estrategia utilizada personas, a quienes se les aplica-
especialmente en personas con ron estímulos visuales, a través de
demencias avanzadas, para computador y utilizando niveles
conservar las habilidades del de dificultad en las imágenes. Pos-
paciente. teriormente se realizó una corta

732 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

relajación muscular mediante mú- atención a las dificultades específi-


sica, para finalmente conducir a cas de la persona con demencia. Se
las personas a obtener respuestas fundamenta en la neuropsicología,
sobre actividades cotidianas como la psicología cognitiva y la teoría del
abrir y cerrar una puerta por me- aprendizaje.
dio del uso del sonido de una llave, En estas intervenciones se fo-
que ejemplifica esta actividad. Cada caliza el trabajo sobre la resignifica-
sesión se desarrolló en 45 minu- ción de lo cotidiano, para el funcio-
tos y requirió la orientación de un namiento cognitivo, y el uso de ayu-
profesional, quien una vez al día, das compensatorias y estrategias
durante toda la semana, evaluaba para reducir las demandas sobre la
el proceso (28). memoria. La meta es el aprendizaje
La evidencia que muestran al- o reaprendizaje de información: por
gunos estudios experimentales (26) ejemplo, en los nombres de perso-
en personas con demencia reflejan nas del círculo familiar o social, o en
que estas pueden aprender nuevas el uso de alguna ayuda que a través
habilidades, y que el aprendizaje de la repetición permita recuperar
exitoso durante el proceso de inter- información útil. Muchas de las
vención exige darse en condiciones intervenciones se basan, entonces,
apropiadas, con un soporte que en el paradigma del aprendizaje por
garantice y asegure la entrada de error, el cual muestra resultados
información por algunos de los sis- eficaces en tanto reduce los senti-
temas sensoriales. mientos de frustración y mejora la
El entrenamiento cognitivo bus- autoestima (26,29).
ca direccionar aspectos específicos En la rehabilitación cognitiva la
de la cognición, y para cumplir este sustitución y restauración cobran
objetivo se hace necesario identificar validez, ya que, como lo explica
los niveles de dificultad en las tareas Zangwil en sus investigaciones (30),
suministradas: estas permitirán la es necesario diferenciar entre “en-
adaptación a los diferentes grados trenamiento directo”, compensación
de severidad del impedimento cogni- y sustitución. Para este autor, la
tivo. En el entrenamiento cognitivo compensación se refiere a reorgani-
se utilizan ejercicios de papel y lápiz zar las funciones cognitivas, con el
o de instrucción computarizada, el fin de minimizar una determinada
aprendizaje de la asociación de caras limitación; además, es espontánea y
y nombres y el uso de la técnica de ocurre sin la participación explícita
recuperación de información en un del paciente. Por sustitución en-
tiempo y espacio determinados (29). tiende el autor construir un método
La rehabilitación cognitiva in- nuevo de respuesta, que reemplaza
volucra intervenciones diseñadas el daño producido por la lesión ce-
para cada individuo, pues dirige su rebral. En este caso, la intervención

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

733
Monsalve A., Rozo C.

busca el aprendizaje de un nuevo pensatorias promueve la conciencia


tipo de respuestas cuando la le- corporal y el descubrimiento perso-
sión afecta a la función original, la nal, las cuales ayudan a mejorar la
búsqueda de nuevas formas o vías motivación y la autoestima, resulta-
para resolver una dificultad. El en- do que permite observar de alguna
trenamiento directo involucra una forma el desempeño cognitivo.
serie de tareas establecidas para
direccionar la función cognitiva que Etapa 5
se desea trabajar; especialmente, la
atención y la memoria. La integración sensorial sugiere
Muchas personas con este diag- que durante la etapa 5, posterior a
nóstico requieren programas de inter- realizar la intervención en el plano
vención basados en el reaprendizaje cognitivo, exista un espacio para
de habilidades (31) dirigidas a la ru- las relaciones interpersonales y la
tina de la vida diaria. Con frecuencia, interacción grupal, e iniciar así el
para la ejecución exitosa de estas proceso de relajación, el cual pre-
tareas ellas aprenden a utilizar ha- tende fijar las sensaciones que se
bilidades de manera compensatoria, han proporcionado en etapas ante-
con el fin de trabajar en el déficit de riores, y lograr así que se estimulen
las dos funciones mencionadas en el las estructuras del sistema límbico
párrafo anterior. La práctica de tareas y la formación reticular. Una vez
cotidianas en un ambiente real bajo finalizada la sesión, el uso de un
la supervisión directa del terapeuta estímulo gustativo es fundamental
y el acompañamiento del cuidador para lograr este objetivo.
favorecen la identificación de metas Estudios como los realizados por
con los niveles apropiados de dificul- Rolls (33) explican cómo se presenta
tad. Adicionalmente, se generan pre- el procesamiento afectivo y cognitivo
guntas y se hace la retroalimentación en el cerebro a través del contacto, la
necesaria durante la sesión. textura oral y la temperatura. Estos
El método mencionado hace estudios revelan la representación
parte de la rehabilitación cogniti- en la corteza orbitofrontal y en el
va, el cual está condicionado por la cíngulo; la modulación cognitiva que
cantidad de repeticiones que se rea- se evidencia a través de los estímu-
licen en el paso de una tarea. Según los predominantemente de contacto
declaran Christiansen et al. (31), (afectivo) a través de palabras se
existen pocos estudios controlados observa en la corteza parietal, la ín-
que miden la efectividad de técnicas sula y el estriado ventral. Así mismo,
específicas para este tipo de reha- mencionan la activación paralela del
bilitación; sin embargo, Gordon et sentido de la vista cuando se está es-
al. (32) aseguran que la inclusión timulando una función cognitiva, y el
de una variedad de técnicas com- placer percibido al brindar estímulos

734 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

somatosensoriales, como las diferen- Las actividades de relajación que


tes texturas de los alimentos. involucran movimiento, y que son
Existen áreas cerebrales (corte- propicias en esta etapa de la integra-
za medial y posterior de la ínsula) ción sensorial, activan la formación
más frecuentemente identificadas reticular del tallo cerebral, por cuan-
en los estudios de neuroimagen, y to se estimula el estado de vigilia y
que se relacionan con la codificación la conciencia de los integrantes del
de la información de la temperatura grupo con el que se trabaja. La for-
y áreas (corteza orbitofrontal) que mación reticular cumple funciones
proporcionan información acerca importantes, como la modulación de
de la textura de los estímulos en la los reflejos y de la locomoción (vías
cavidad bucal, el valor afectivo de la descendentes del locus coeruleus),
ingesta de alimentos y el control del además de la regulación del sistema
apetito. Todas las entradas somato- ventromedial y dorsolateral de moto-
sensoriales y del gusto se combinan neuronas espinales (locus coeruleus
con las entradas de estímulos visua- y núcleos de Rafe) (34).
les y olfativos en la corteza, para pro- Es también relevante la coexis-
ducir una representación placentera tencia entre la alteración en el sis-
de las propiedades sensoriales de los tema colinérgico y las alteraciones
alimentos. Esta representación, de de memoria y aprendizaje propias
valor afectivo, influye en las decisio- de la enfermedad de Alzheimer, y
nes que tome la persona (33). por esto la relajación en este tipo de
Es evidente, entonces, cómo la intervención debe ser modulada y
participación del sistema límbico en controlada por el terapeuta, con el
este tipo de estimulación se vea re- fin de obtener resultados efectivos
flejada en las respuestas emociona- sobre el comportamiento adaptativo
les, el aprendizaje y la memoria de y el desempeño cognitivo de la perso-
las personas mayores con demencia na. Aquí, la participación individual
tipo Alzheimer, al activar áreas es necesaria, y la vinculación con
como la amígdala, el tálamo, el hi- otros miembros del grupo es útil.
potálamo, el área septal, la corteza Estudios como el propuesto por
orbitofrontal y la circunvolución del Yevchak et al. (35) sugieren activi-
cíngulo. Por ello, el terapeuta debe dades de relajación como el yoga,
brindar estímulos gustativos y olfa- caminar, arreglar el jardín y nadar;
torios que contribuyan a la fijación Parham et al. (36) aseguran que en
de los logros y respuestas cognitivas integración sensorial las actividades
obtenidas en la etapa anterior. Los seleccionadas deben proporcionar
estímulos pueden ser variados entre experiencias táctiles, vestibulares
una sesión y otra, pero siempre ofre- y propioceptivas paralelamente a la
ciendo la oportunidad de sabores y generación de respuestas adaptati-
olores fuertes y agradables. vas, donde el uso de materiales y

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

735
Monsalve A., Rozo C.

equipo especial sea adecuado a las determinados y en los posibles efectos


necesidades de la población. que esto genere en la vida cotidiana
En esta etapa las sesiones gru- de la persona y su familia.
pales cobran valor, en tanto proveen El proceso de intervención ame-
oportunidades para que las perso- rita que el enfoque y el terapeuta
nas mayores exploren y realicen consideren una serie de elementos
adaptaciones fisiológicas y psicoló- fundamentales para garantizar el
gicas a los diferentes estímulos pro- éxito de éste. Dichos elementos in-
porcionados (12). En este sentido, el cluyen las oportunidades sensoriales
terapeuta debe proveer un clima de proporcionadas, los retos que asume
aceptación y placer, en un ambiente la persona a partir de la incidencia
natural, haciendo que las activida- del terapeuta, las actividades que
des sean útiles para el desempeño se diseñan con creatividad y la gra-
cotidiano de los sujetos. duación pertinente en cada caso, la
autoorganización que se propicia en
Conclusiones la sesión, el soporte que brinda el te-
rapeuta para que la persona se sienta
El uso de la integración senso- segura y comprometida en el proceso,
rial como medio de tratamiento en la y el fomento de la alianza terapéutica
rehabilitación de personas mayores creada en un contexto acorde con las
con demencia tipo Alzheimer tiene necesidades de los sujetos.
un fundamento teórico claro, el cual La intervención constituye una
debe seguir investigándose a través oportunidad de trabajo con los pa-
de estudios experimentales que mi- cientes que presentan demencia tipo
dan su efectividad en este tipo de Alzheimer; especialmente, en las
población. Son evidentes el empleo primeras etapas del desarrollo de la
y la efectividad de este enfoque en enfermedad, cuando las respuestas
sujetos con otras necesidades y de la persona pueden ser más efec-
en otras etapas del ciclo vital; sin tivas y donde se puede lentificar el
embargo, existen muy pocas refe- progresivo deterioro que conlleva la
rencias donde se desarrolle el tema enfermedad.
para la población con demencia. Para los terapeutas, diseñar las
El fundamento teórico que se actividades de trabajo con las per-
explica en el artículo respecto al uso sonas con demencia representa un
del enfoque y sus implicaciones en reto constante; sin embargo, incluir
las estructuras del sistema nervioso esta forma de intervención dentro de
central invita a la reflexión sobre la los procesos de intervención con este
rigurosidad de la aplicación de los colectivo ampliará las expectativas
estímulos, el conocimiento profundo de mantenimiento de respuestas
de la técnica para generar respuestas adaptativas en este creciente grupo
adaptativas en un espacio y tiempo poblacional.

736 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009


Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación

Referencias and teachers for regressed, psychiatric


and geriatric patient group. New Jer-
1. Corcoran MA. Using sensory integra- sey: Slack; 1981.
tion principles with regressed elderly 13. Westervelt H, Carvalho J, Duff K.
patients. En: Sensory Integrative Presentation of Alzheimer’s disease
Approaches in Occupational Therapy. in patients with and without olfactory
New York: The Haworth; 1987. deficits. Arch Clin Neuropsychol.
2. Rizzo M, Anderson S, Dawson J, 2007;22(1):117-22.
Nawrot M. Vision and cognition in 14. Westervelt H, Ruffolo JS, Tremont G.
Alzheimer’s disease. Neuropsycholo- Assessing olfaction in the neuropsy-
gia. 2000;38(8):1157-69. chological exam: the relationship bet-
3. Mahboobin A, Loughlin P, Redfern M. ween odor identification and cognition
A model-based approach to attention in older adults. Arch Clin Neuropsy-
and sensory integration in postural chol. 2005;20(6):761-9.
control of older adults. Neurosci Lett. 15. Kareken D, Sabri M, Radnovich A,
2007;429(2-3):147-59. Claus E, Foresman B, Hector D,
4. Bundy A, Lane S, Murray, E. Sensory et al. Olfactory system activation
Integration theory and practice. 2nd from sniffing: effects in piriform and
ed. Philadelphia: F.A. Davis Company; orbitofrontal cortex. NeuroImage.
2002. 2004;22(1):456-65.
5. Kielhofner G, Fisher, A. Mind-Brain- 16. Araujo I, Rolls E, Velazco M, Margot
Body Relationships. En: Bundy A, C, Cayeux I. Cognitive modulation
Lane S, Murray, E. Sensory integration of olfactory processing. Neuron.
theory and practice. Philadelphia: F.A. 2005;46(4):671-9.
Davis Company; 1991. 17. Bensafi M, Rouby C, Farget V, Bertrand
6. Levin H. Neuroplasticity and brain B, Vigouroux M, Holley A. Perceptual,
imaging research: Implications for Re- affective, and cognitive judgments of
habilitation. Archive Physical Medical odors: pleasantness and handedness
Rehabilitation. 2006;87(12 Suppl 2):S1. effects. Brain Cogn. 2003; 51(3):270-5.
7. Gollin ES. Developmental and plas- 18. Rizzo M, Anderson S, Dawson J,
ticity. En: Gollin BS. Developmental Nawrot M. Vision and cognition in
plasticity: behavioral and biological Alzheimer’s disease. Neuropsycholo-
aspects of variation in developmental. gia. 2000;38(8):1157-69.
Nueva York: Academic Press; 1981. 19. Redfern M, Jennings R, Martin C, Fur-
8. Clare L, Wilson B, Carter G,  Hodges J , man J. Attention influences sensory
Adams M. Long-term maintenance of integration for postural control in older
treatment gains following a cognitive adults. Gait Posture. 2001;14(3):211-6.
rehabilitation intervention in early 20. Mahboobin A, Loughlin P, Redfern M.
dementia of Alzheimer type: A single A model-based approach to attention
case study. Neuropsychol Rehabil. and sensory integration in postural
2001;11(3-4):477-94. control of older adults. Neurosci Lett.
9. Calvert G, Thesen, T. Multisensory in- 2007;429(2-3):147-51.
tegration: methodological approaches 21. Rolland Y, Pillard F, Klapouszczak A,
an emerging principles in the human Reynish E, Thomas D, Andrieu S, et
brain. J Physiol Paris. 2004;98(1- al. Exercise program for nursing home
3):191-205. residents with Alzheimer’s disease: a
10. Afifi A, Bergman, R. Neuroanatomía 1-year randomized, controlled trial. J
funcional, texto y atlas. 2nd ed. Méxi- Am Geriatr Soc. 2007;55(2):158-65.
co: Mc Graw Hill; 2005. 22. Li K, Lindenberger U. Relations bet-
11. Ayres J. Sensory Integration and Praxis ween aging sensory/sensorimotor and
Tests Manual. Los Angeles: Western cognitive functions. Neurosci Biobehav
Psychological Service; 1989. Rev. 2002;26(7):777-83.
12. Ross M, Burdick D. Sensory Integra- 23. Vermersch P, Scheltens P, Berkhof
tion: A training manual for therapists F, Steinling M, Leys D. Evidence for

Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009

737
Monsalve A., Rozo C.

atrophy of the corpus callosum in Alzheimer’s disease. J Neuropsychiatr


Alzheimer’s disease. Eur Neurol. Clin Neurosci. 2003;15(2):130-144.
1994;34(2):83-6.  30. Muñoz J, Tirapu J. Rehabilitación
24. Bottino C, Carvalho I, Alvarez A, Avila neuropsicológica. Madrid: Síntesis;
R, Zukauskas P, Bustamante S, et al. 2008.
Cognitive rehabilitation combined with 31. Christiansen C, Abreu B, Ottenbacher
drug treatment in Alzheimer´s disease K, Huffman K, Masel B, Culpepper R.
patients: a pilot study. Clin Rehabil. Task Performance in virtual environ-
2005;19(8):861-9. ments used for cognitive rehabilitation
25. Yu F, Kolanowski A, Strumpf N, Eslin- after traumatic brain injury. Arch Phys
ger P. Improving cognition and func- Med Rehabil. 1998;79(8):888-92.
tion through exercise intervention in 32. Winocur G, Palmer H, Dawson D, Binns
Alzheimer’s disease. J Nurs Scholarsh. M, Bridges K, Stuss D. Cognitive reha-
2006;38(4):358-65. bilitation in the elderly: an evaluation
26. Clare L. Cognitive training and cogni- of psychosocial factors. J Int Neurop-
tive rehabilitation for people with ear- sychol Soc. 2007;13(1):153-65.
ly-stage dementia. Rev Clin Gerontol. 33. Rolls ET. The affective and cognitive
2003;13:75-83. processing of touch, oral texture, and
27. Clare L, Woods R, Moniz Cook, ED, temperature in the brain. Neurosci
Orrel M, Spector A. Cognitive reha- Biobehav Rev. 2008;34(2):237-45.
bilitation and cognitive training for 34. Snell R. Neuroanatomía clínica: forma-
early-stage Alzheimer’s disease and ción reticular y sistema límbico. Bogo-
vascular dementia. Crochrane Data- tá: Médica Panamericana; 1997.
base Sist Rev. 2003(4):CD003260. 35. Yevchak A, Loeb S, Fick D. Promoting
28. Requena C, Maestú F, Campo P, Fer- cognitive health and vitality: a review
nández A, Ortiz T. Effects of cholinergic of clinical implications. Geriatr Nurs.
drugs and cognitive training on demen- 2008;29(5):302-10.
tia: 2-year follow-up. Dement Geriatr 36. Parham LD, Cohn ES, Spitzer S,
Cogn Disord. 2006;22(4):339-45. Koomar JA, Miller LJ, Burke JP, et al.
29. Grandmaison E, Simard M. A critical re- Fidelity in sensory integration inter-
view of memory stimulation programs in vention research. Am J Occup Ther.
2007;61(2):216-27.

Conflicto de interés: las autoras manifiestan


que no tienen ningún conflicto de interés en este artículo.

Recibido para evaluación: 14 de noviembre del 2008


Aceptado para publicación: 22 de septiembre del 2009

Correspondencia
Claudia Marcela Rozo Reyes
Programa de Terapia Ocupacional
Facultad de Rehabilitación y Desarrollo Humano
Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario
Carrera 24 No. 63C-69
Bogotá, Colombia
claudia.rozo27@urosario.edu.co

738 Rev. Colomb. Psiquiat., vol. 38 / No. 4 / 2009