Sie sind auf Seite 1von 6

1.

CLONACIÓN

2. INTRODUCCION

Siendo un tema tan reciente y controvertido se decidió analizarlo más de cerca y comenzar a
estudiar brevemente como han surgido la investigaciones sobre este tema y el impacto que
produjo en las distintas épocas, para concluir finalmente como es aceptado por la sociedad
actual.
Pero para entender esto es imprescindible que conozcamos el aspecto científico.

La clonación se puede definir como el proceso por el que se consiguen, de forma asexual
(no hay una unión de óvulos con espermatozoide), copias idénticas de
un organismo, célula o molécula ya desarrollado, por lo cual un clon es una
unidad genéticamente igual a la unidad predecesora, de la que está clonado. La unidad
puede ser molecular, clonando un gen, un grupo de genes, el ADN completo, una célula,
un tejido, un órgano o un individuo completo.

3. ANTECEDENTES

Los progresos del conocimiento y los consiguientes avances de la técnica en el campo de la


biología molecular, la genética y la fecundación artificial han hecho posibles, desde hace
tiempo, la experimentación y la realización de clonaciones en el ámbito vegetal y animal.

Por lo que atañe al reino animal se ha tratado, desde los años treinta, de experimentos de
producción de individuos idénticos, obtenidos por escisión gemelar artificial, modalidad que
impropiamente se puede definir como clonación.
La práctica de la escisión gemelar en campo zootécnico se está difundiendo en los establos
experimentales como incentivo a la producción múltipla de dados ejemplares seleccionados.
En el año 1993 Jerry Hall y Robert Stilmann, de la George Washington University, divulgaron
datos relativos a experimentos de escisión gemelar (splitting) de embriones humanos de 2, 4
y 8 embrioblastos, realizados por ellos mismos. Se trató de experimentos llevados a cabo sin
el consentimiento previo del Comité ético competente y publicados –según los autores– para
avivar la discusión ética.

Sin embargo, la noticia dada por la revista Nature –en su número del 27 de febrero de 1997–
del nacimiento de la oveja Dolly, llevado a cabo por los científicos escoceses Jan Vilmut y
K.H.S. Campbell con sus colaboradores del Roslin Institute de Edimburgo, ha sacudido la
opinión pública de modo excepcional y ha provocado declaraciones de comités y de
autoridades nacionales e internacionales, por ser un hecho nuevo, considerado
desconcertante.
La novedad del hecho es doble. En primer lugar, porque se trata no de una escisión
gemelar, sino de una novedad radical definida como clonación, es decir, de una
reproducción asexual y agámica encaminada a producir individuos biológicamente iguales al
individuo adulto que proporciona el patrimonio genético nuclear. En segundo lugar, porque,
hasta ahora, la clonación propiamente dicha se consideraba imposible. Se creía que el DNA
de las células somáticas de los animales superiores, al haber sufrido ya el imprinting de la
diferenciación, no podía en adelante recuperar su completa potencialidad original y, por
consiguiente, la capacidad de guiar el desarrollo de un nuevo individuo.
Superada esta supuesta imposibilidad, parecía que se abría el camino a la clonación
humana, entendida como réplica de uno o varios individuos somáticamente idénticos al
donante.
El hecho ha provocado con razón agitación y alarma. Pero, después de un primer momento
de oposición general, algunas voces han querido llamar la atención sobre la necesidad de
garantizar la libertad de investigación y de no condenar el progreso; incluso se ha llegado a
hablar de una futura aceptación de la clonación en el ámbito de la Iglesia católica.

Por eso, ahora que ha pasado un cierto tiempo y que es está en un período más tranquilo,
conviene hacer un atento análisis de este hecho, estimado como un acontecimiento
desconcertante. Y esto es lo que trataremos de hacer en nuestra monografía.
Ahora bien ¿La clonación es siempre inmoral?
No. No existen objeciones morales a las clonaciones animales, una técnica que se practica
desde hace algunos años de manera experimental. Esta práctica, además de mejorar la
reproducción de animales de cría, abaratando el costo de ciertas carnes, podría
eventualmente utilizarse para salvar especies en extinción. Existe, sin embargo, una
interrogante que debe dejar aún abierta la duda sobre esta práctica incluso en animales: aún
se desconoce si la reproducción por clonación puede traer malformaciones genéticas
peligrosas aún desconocidas por los científicos y que podrían ser fuente de nuevas
enfermedades y malformaciones animales y humanas.

3.1. JUSTIFICACIÓN

Cuando se habla de clonación, se piensa generalmente en las controversiales prácticas que


podrían tener como finalidad, el desarrollo de nuevos individuos a partir de las estructuras de
ADN de otros sujetos ya vivientes. Sin embargo, como se prueba más arriba, las técnicas de
clonación pueden ser útiles a la humanidad de muy diversas maneras y no sólo en
cuestiones de salud, sino también en la ingeniería alimentaria, en el desarrollo de productos
químicos, etc. De hecho, la clonación ya se aplica a humanos si se entiende por tal proceso
la reproducción de tejidos, células o partes del cuerpo dañadas y recompuestas.

3.2. OBJETIVOS

 Investigar a nivel bibliográfico el tema (libros, artículos de revistas, periódicos),


considerando también el aporte de otros medios de difusión (televisión, internet,
radio).
 Estudiar sus diferentes perspectivas: religiosos, éticos, políticos, etc.
 Es importante considerar las consecuencias de su impacto en los diferentes grupos
sociales a efectos de evaluar una posible implementación de la misma en el ámbito
de la medicina en un futuro no muy lejano.

4. MARCO TEÓRICO

Tipos de clonación según el método


 Partición (fisión) de embriones tempranos: analogía con la gemelación natural. Los
individuos son muy semejantes entre sí, pero diferentes a sus padres. Es preferible
emplear la expresión gemelación artificial, y no debe considerarse como clonación en
sentido estricto.
 Paraclonación: transferencia de núcleos procedentes de células fetales en cultivo a
óvulos no fecundados enucleados y a veces, a zigotos enucleados. El "progenitor" de
los clones es el embrión o feto.
 Clonación verdadera: transferencia de núcleos de células de individuos ya nacidos a
óvulos o zigotos enucleados. Se originan individuos casi idénticos entre sí (salvo
mutaciones somáticas) y muy parecidos al donante (del que se diferencian en
mutaciones somáticas y en el genoma mitocondrial, que procede del óvulo receptor).
 Gemelación artificial

5. MATERIALES Y MÉTODOS

Clonación molecular

La clonación molecular se utiliza en una amplia variedad de experimentos biológicos y las


aplicaciones prácticas van desde la toma de huellas dactilares a producción deproteínas a
gran escala.
En la práctica, con el fin de amplificar cualquier secuencia en un organismo vivo, la
secuencia a clonar tiene que estar vinculada a un origen de replicación; que es una
secuencia de ADN.
 Transfección
Se introduce la secuencia formada dentro de células.
 Selección
Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas con éxito con el
nuevo ADN.
Inicialmente, el ADN de interés necesita ser aislado de un segmento de ADN de tamaño
adecuado. Posteriormente, se da el proceso de ligación cuando el fragmento amplificado se
inserta en un vector de clonación: El vector se linealiza (ya que es circular),
usando enzimas de restricción y a continuación se incuban en condiciones adecuadas el
fragmento de ADN de interés y el vector con la enzima ADN ligasa.
Tras la ligación del vector con el inserto de interés, se produce la transfección dentro de las
células, para ello las células transfectadas son cultivadas; este proceso, es el proceso
determinante, ya que es la parte en la que vemos si las células han sido transfectadas
exitosamente o no.
Tendremos que identificar por tanto las células transfectadas y las no transfectadas, existen
vectores de clonación modernos que incluyen marcadores de resistencia a los
antibióticos con los que sólo las células que han sido transfectadas pueden crecer. Hay otros
vectores de clonación que proporcionan color azul/ blanco cribado. De modo, que la
investigación de las colonias es necesaria para confirmar que la clonación se ha realizado
correctamente.

Clonación celular

Clonar una célula consiste en formar un grupo de ellas a partir de una sola. En el caso de
organismos unicelulares como bacterias y levaduras, este proceso es muy sencillo, y sólo
requiere la inoculación de los productos adecuados.
Sin embargo, en el caso de cultivos de células en organismos multicelulares, la clonación de
las células es una tarea difícil, ya que estas células necesitan unas condiciones del medio
muy específicas.
Una técnica útil de cultivo de tejidos utilizada para clonar distintos linajes de células es el uso
de aros de clonación (cilindros).
De acuerdo con esta técnica, una agrupación de células unicelulares que han sido
expuestas a un agente mutagénico o a un medicamento utilizado para propiciar la selección
se ponen en una alta dilución para crear colonias aisladas; cada una proviniendo de una
sola célula potencialmente y clónicamente diferenciada.
En una primera etapa de crecimiento, cuando las colonias tienen sólo unas pocas células; se
sumergen aros estériles de poliestireno en grasa, y se ponen sobre una colonia individual
junto con una pequeña cantidad de tripsina.
Las células que se clonan, se recolectan dentro del aro y se llevan a un nuevo contenedor
para que continúe su crecimiento en forma natural.

Clonación de organismos de forma natural

La clonación de un organismo es crear un nuevo organismo con la misma información


genética proveniente de una célula existente. Es un método de reproducción asexual, donde
la fertilización no ocurre. En términos generales, sólo hay un progenitor involucrado. Esta
forma de reproducción es muy común en organismos como las amebas y otros seres
unicelulares, aunque la mayoría de las plantas y hongos también se reproducen
asexualmente.
También se incluye la obtención de gemelos idénticos de manera natural. Se considera
como una alteración espontánea durante el desarrollo embrionario, ignorándose su causa,
aunque existe una correlación familiar estadísticamente significativa

Gemelación artificial

Este tipo de clonación consiste en tomar un embrión de hasta 8 células y generar embriones
idénticos preimplantatorios (se podrían generar hasta 8 embriones idénticos, uno a partir de
cada blastómera). Las blastómeras biopsiadas del embrión original se introducen
individualmente o de dos en dos en una zona pelúcida vacía (puede proceder de otro
animal, pues después el embrión sale de ella), o en una cubierta artificial (ZPA), y de cada
uno se generan embriones idénticos al original (clones).
En veterinaria se lleva haciendo más de 30 años (para preservar las razas puras y mantener
los caracteres deseados de un determinado animal), sin embargo, al considerarse una
clonación, está totalmente prohibido en humanos, principalmente porque los embriones
humanos pueden morir durante el proceso. Si se legalizase esta técnica, el rendimiento por
ciclo de fecundación in vitro (FIV) aumentaría espectacularmente, pues se podrían obtener
muchos más embriones y fácilmente; además ya no sería necesario someter a las mujeres a
tratamientos fuertes de estimulación ovárica, pues a partir de un sólo embrión podrían
obtener hasta 8 clones: se transfiere uno y los otros se congelarían, para poder ser
transferidos años después o como reserva de seguridad, por si el hijo necesita células
madre para el tratamiento de alguna enfermedad.

Separación de blastómeros para estudios de diagnósticos prenatal

En algunas especies, como los equinos, se ha utilizado la separación de blastómeros de


embriones previos a su implantación para efectuar estudios de diagnóstico de enfermedades
genéticas. En ellos se ha determinado la viabilidad de los embriones analizados después de
su transferencia en hembras receptoras, encontrándose tasas de gestación de 21 %. La
técnica de separación de los blastómeros implica la remoción de la zona pelúcida, ya sea
por métodos químicos, mecánicos o enzimáticos, para posteriormente obtener los
blastómeros mediante aspiración, extrusión o disminución de sus interacciones en
soluciones libres de Ca2+ y Mg2+. En humanos la separación y cultivo de blastómeros
aislados también han sido utilizados en estudios de biopsias de embriones en diferentes
etapas de segmentación con la finalidad de dar alternativas a los estudios de diagnóstico
prenatal, evaluando a su vez el desarrollo embrionario in vitro con el propósito de que se
seleccionen los mejores embriones capaces de desarrollarse en blastocistos y congelarlos
mientras se evalúan sus blastómeros aislados.

Clonación reproductiva

Es impreciso distinguir entre clonación humana reproductiva y otro tipo de clonación debido
a que toda clonación humana es reproductiva, pues siempre se produce un embrión
humano. La diferencia realmente reside en el destino que se le dé a ese embrión. Este tipo
de clonación se basa en la creación de una copia genéticamente idéntica a una copia actual
o anterior de un ser humano o animal. Es técnicamente posible, pues se ha conseguido en
animales, aunque tiene bajo rendimiento y conlleva ciertos riesgos, como por ejemplo,
problemas epigenéticos (síndrome LOS: el clon crece mucho más, que el animal original) y
de senescencia. Este tipo de clonación está absolutamente prohibido en humanos, pues no
tiene ningún sentido terapéutico, aparte de que al no ser una técnica perfeccionada, pueden
morir los embriones humanos en el proceso.

Clonación terapéutica o andropatica

La clonación terapéutica, área en la que se está investigando mucho actualmente, no


consiste en clonar personas o crear bebés de reserva, sino tejidos y órganos que poder
trasplantar al paciente donante y curar así enfermedades. Los diferentes avances en
legislación internacional e investigación permiten la clonación de determinados tejidos
animales y humanos con fines de investigación médica. Este tipo de clonación consiste en
fusionar el núcleo de una célula adulta (madre o diferenciada) y un ovocito enucleado, al que
se le ha extraído el núcleo, para crear un embrión con el que trabajar.
De dicho embrión se pueden aislar células madre embrionarias compatibles con el futuro
receptor del tejido. Las células madre se aislan de la masa celular interna del embrión
clonado una vez alcanzado el estado de blastocisto. Estas células madre poseen la
misma dotación genética que el paciente del que se tomó la célula adulta y, por tanto,
reproducen su misma dotación antigénica, la estructura de proteínas superficial de la célula,
por lo que se puede evitar una reacción de rechazo al trasplante. Una vez que se han
extraído las células madre de la masa celular interna, se destruye el embrión clonado.
De hecho, en enero de 2008, se anunció que se habían creado cinco embriones clonados a
partir de células de piel humana, con vistas a proporcionar una fuente viable de células
madre embrionarias para el tratamiento de enfermedades; valiéndose de la misma técnica
que dio origen a la oveja Dolly, científicos de la empresa californiana Stemagen Corporation,
con sede en La Jolla, California, encabezados por Andrew French, han empleado las células
de la piel de dos varones adultos así como los óvulos de tres mujeres jóvenes (entre 20 y 24
años) que se estaban sometiendo a un tratamiento de fertilidad. Además, en mayo de
2013 la Universidad de Oregón desveló que se habían conseguido obtener mediante
clonación células embrionarias humanas. La técnica tiene grandes implicaciones en
la medicina regenerativa, ya que se podrían obtenercélulas madre de un embrión en fase
de blastocisto con las que poder regenerar partes del cuerpo humano del propio donante sin
riesgo de rechazo durante el trasplante. Además, en el año 2013 se consiguió la clonación
de un ejemplar de ratón de laboratorio a partir de una simple gota de sangre de
la cola del ratón donante, hecho que produjo un cambio en el panorama de la clonación
animal, pues esta ha sido la primera vez que se ha conseguido clonar un animal sin
necesidad de eutanasiar al animal donante, que es lo que se venía haciendo hasta ahora en
la clonación de animales como por ejemplo en el caso de la oveja Dolly.

6. DISCUSIÓN DE RESULTADOS
Los aspectos éticos relacionados con las nuevas tecnologías de clonación de células
humanas exigen un riguroso análisis desde el conocimiento de causa y desde el
distanciamiento de posturas sesgadas por prejuicios religiosos. Si bien este análisis es
necesario y debe extenderse a niveles que alcancen todos los estratos de nuestra sociedad,
incluyendo los políticos y legislativos, una lectura racional de los aspectos implicados
proporciona, hoy por hoy, un terreno ético firme no sólo para permitir, sino para incentivar la
investigación en clonación de células humanas con fines terapéuticos. Los beneficios
esperados de estas investigaciones para el bienestar humano sobrepasan infinitamente las
objeciones que desde determinadas morales religiosas se plantean. Las diversas
asociaciones científicas y comités bioéticos independientes, así como las editoriales de las
principales revistas científicas, se han alineado unánimemente en este sentido. La
controversia científica, pues, tampoco existe.
Cruzadas como la emprendida por nuestro gobierno con su campaña sólo pueden ser
tildadas, si benévolamente, como irresponsables. Quienes no buscan, o ignoran
conscientemente, el valor de la información y los argumentos racionales, emprendiendo
campañas políticas bajo el influjo de prejuicios religiosos, cargan sin embargo un enorme
peso sobre sus conciencias, que en este caso se traduce en un coqueteo con la salud, el
bienestar y la calidad de vida humanas. Muchas de esas vidas no comparten, ni tienen por
qué hacerlo, su particular visión moral. Es nuestro deber recordarles el peso de esta gran
responsabilidad, y hacérselo de este modo tan insostenible como sea posible.

7. CONCLUSIONES

La clonación es una forma natural de reproducción utilizada por numerosas formas de vida
por más de 50 milenios por plantas, hongos, y bacterias, esta es la forma en que se
reproducen las colonias clonales, algunos ejemplos de estos organismos
son arándano, avellanos, Pando, Cafetero de Kentucky, Myricas y liquidámbar americano
Lo interesante de este nuevo descubrimiento científico que es la clonación, es que se puede
mejorar la calidad de los animales y las plantas, para que aquel que tenía plantas o cría de
ganado en buenas condiciones, ahora las tenga mejores.
Este tipo de reproducción asexual de animales o seres complejos y plantas creados en
laboratorio tiene su lado positivo en que se podrían volver a estudiar a los seres ya no
existentes, así como también a los existentes y mejorarlos. Se crearían medicamentos a
partir de ellos, existentes, así como también a los existentes y mejorarlo. Se crearían
medicamentos a partir de ellos, existiría mayor variedad de alimentos que la cadena trófica.
Así como tiene su lado positivo, tiene su lado negativo. Silos animales como los dinosaurios
se extinguieron, ¿Por qué cambiar el pasado y buscarles otro final?, ¿Por qué no continuar
con lo que aún nos queda sobre la tierra?. Los animales clonados son copias idénticas al
donador de una célula, y son creados dentro de un laboratorio, si se clonan los seres
extintos lo fabuloso e ideal, sería que de dos clones siga la cadena reproductiva por medio
natural: sexo, pero no es posible ya que éstos animales no son "reales y fuera del laboratorio
podrían crear seres que serían "monstruos".

8. BIBLIOGRAFÍA

http://www.monografias.com/trabajos14/clonacion/clonacion.shtml
http://www.definicionabc.com/ciencia/clonacion.php
http://recursos.cnice.mec.es/biosfera/alumno/1bachillerato/animal/contenidos23.htm