Sie sind auf Seite 1von 12

Toda

Nadie ha enseñado la Biblia

Toda la Biblia en un año


con más eficacia que John Stott,
quien ha significado un antes

la Biblia
y un después en la Teología.
Billy Graham

La misión de Stott es lograr

en un año
el contacto directo
con la persona de Jesús.
New York Times

Toda la Biblia en un año explora la narrativa bíblica desde la


creación, en Génesis 1, hasta los últimos tiempos, en Apocalipsis 22; _____ Reflexiones diarias _____
abarca las enseñanzas esenciales de la fe cristiana y reflexiona sobre las
fechas importantes para la Iglesia.

John Stott, uno de los maestros de la Biblia más respetados de nuestros


tiempos, comparte 365 lecturas devocionales completamente origina-
les, cuidadosamente seleccionadas para cada día del año y que apuntan
directo al corazón de los textos.

John Stott es uno de los predicadores y líderes cristianos


de mayor prestigio en nuestros días. Es pastor y autor de
John Stott Desde Genesis hasta Apocalipsis
más de 40 libros traducidos a más de 60 idiomas.
Con sabiduría y autoridad, comparte las enseñan­zas
bíblicas de una forma profunda pero a la vez práctica
y directa. Sus escritos son joyas en cual­quier biblioteca y
obligatorios para quien desee acercarse al texto bíblico
con una lectura fiel y seria.
Religión
Vida cristiana / Devocional
ISBN 978-950-683-184-4

CertezaArgentina
Certeza

Certeza

9 789506 831844
PORTADILLA

CertezaArgentina
2013
Stott, John
Toda la Biblia en un año – 1° ed. – Buenos Aires :
Certeza Argentina, 2012.
384 pp. ; 23x15 cm.
ISBN: 978-950-683-184-4
1. Libros de Devoción. 2. Reflexiones Bíblicas. I. Título.
CDD 242

©2006 John Stott. Edición original publicada en inglés con el título


Through The Bible, Through The Year por Lios Hudson plc, Oxford,
Inglaterra. Copyright ©Lion Hudson plc/ Tim Dowley y Peter
Wyart con el sello comercial Three’s Company.
© 2012 Ediciones Certeza Argentina, Buenos Aires.
Queda hecho el depósito que establece la Ley 11.723. No se permite
la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la
transmisión o la transformación de este libro, en cualquier forma
o por cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante
fotocopias, digitalización u otros métodos, sin el permiso previo
y escrito del editor. Su infracción está penada por las leyes 11723 y
25446.

Salvo que se indique lo contrario, las citas bíblicas corresponden a


la traducción rv60 (Reina-Valera 1960). Otra traducción utilizada:
blp (Biblia la Palabra).

Traducción y edición: Adriana Powell


Diseño: Pablo Ortelli
Diagramación: Ayelen Horwitz
Corrección: Adriana Riccomagno y Andrea Álvez

Certeza Argentina es un ministerio de la Asociación Bíblica


Universitaria Argentina (abua) que tiene la visión de comunicar
el señorío de Cristo sobre la totalidad de la vida.
Contactos:
Ministerio a universitarios y secundarios:
(54 11) 4331-5421 | oficina@abua.com.ar | www.abua.com.ar
Editorial:
certeza@certezaargentina.com.ar | www.certezaonline.com
Ventas:
Argentina.Tel./fax: (54 11) 4342-3835/8238 | pedidos@distribuidoracerteza.com
Exterior. Tel./fax: (54 11) 4331-6651 | ventas@certezaargentina.com.ar
Impreso en Argentina. Printed in Argentina.
Contenido

Parte I La vida de Cristo - Un panorama de los Evangelios


De enero a abril
Semana 1 Reacciones ante la Navidad 8
Semana 2 Cuatro Evangelios 15
Semana 3 Los años de preparación  22
Semana 4 El ministerio público 29
Semana 5 Enseñando con parábolas 36
Semana 6 El Sermón del Monte 43
Semana 7 El Padre Nuestro (Mateo 6.7–15) 50
Semana 8 El momento crítico 57
Semana 9 Las controversias de Jesús 64
Semana 10 La última semana 71
Semana 11 El aposento alto 78
Semana 12 Comienza la prueba 85
Semana 13 El final 92
Semana 14 Las siete palabras de la cruz 99
Semana 15 El significado de la cruz 106
Semana 16 Las apariciones posteriores a la resurrección  113
Semana 17 La importancia de la resurrección 120

Parte II La vida en el Espíritu - Panorama de Hechos,


Epístolas y Apocalipsis
De mayo a agosto
Semana 18 Preparándonos para Pentecostés 128
Semana 19 El primer sermón cristiano 135
Semana 20 La iglesia en Jerusalén 142
Semana 21 El contraataque satánico  149
Semana 22 Fundamentos de la misión mundial 156
Semana 23 Los viajes misioneros de Pablo 163
Semana 24 El largo viaje a Roma 170
Semana 25 Las cartas a los Gálatas y a los Tesalonicenses  177
Semana 26 La carta a los Romanos 184
Semana 27 Las dos cartas a los Corintios 191
Semana 28 Tres cartas desde la prisión 198
Semana 29 Las cartas pastorales  205
Semana 30 Carta a los Hebreos 212
Semana 31 Las cartas universales  219
Semana 32 Las cartas de Cristo a las siete iglesias 226
Semana 33 La sala celestial del trono  233
Semana 34 El justo juicio de Dios 240
Semana 35 Cielos nuevos y tierra nueva 247

Parte III De la creación a Cristo - Panorama del Antiguo Testamento


De septiembre a diciembre
Semana 36 La creación 256
Semana 37 La institución del trabajo y el matrimonio 263
Semana 38 La caída 270
Semana 39 Deterioro social 277
Semana 40 Los patriarcas  284
Semana 41 Moisés y el éxodo 291
Semana 42 Los Diez Mandamientos 298
Semana 43 Josué y Jueces 305
Semana 44 La monarquía  312
Semana 45 La literatura de sabiduría 319
Semana 46 Los salmos  326
Semana 47 El profeta Isaías 333
Semana 48 El profeta Jeremías  340
Semana 49 Los profetas del exilio 347
Semana 50 Regreso y restauración  354
Semana 51 Imágenes del Mesías 361
Semana 52 La Navidad  368
Enero 1 Reacciones ante la Navidad

La visita de los magos


Vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, … [para] adorarle.
Mateo 2.1–2
Cada vez que pensamos o hablamos de la Navidad, lo que tenemos en mente es
aquel acontecimiento que marcó la historia, cuando el eterno Hijo de Dios se
hizo hombre y nació en Jesucristo. ¿De qué manera respondió el mundo? Las
reacciones fueron diversas, desde la aceptación al rechazo, desde la intención de
Herodes de destruirlo hasta el deseo de los sabios de oriente de adorarlo.
Al parecer estos magos eran sacerdotes astrólogos del antiguo imperio persa. Su
visita a Jesús es una bella complementación a aquella que hicieron los pastores.
Los dos grupos no podrían ser más diferentes en todo sentido. Desde el punto de
vista étnico, los pastores eran judíos, en tanto los magos eran gentiles. En el sen-
tido intelectual los pastores eran personas simples y sin instrucción, en tanto que
los magos eran estudiosos, hombres sabios de oriente. Socialmente, los pastores
pertenecían al mundo de los que no tienen, en tanto que los magos (a juzgar por
los costosos regalos que llevaron) eran personas ricas.
Pero pese a esas barreras (racial, intelectual y social) que habitualmente separan
a las personas entre sí, los magos se sumaron a los pastores en su adoración al
Señor Jesús, anticipo de millones de otros gentiles que han llegado a adorarlo.
A medida que se difunde el pluralismo, se hace cada vez más evidente que las
otras religiones son de índole étnica, limitadas a ciertas culturas, en tanto que
el cristianismo no lo es. Casi el 80% de los cristianos que hoy se cuentan en el
mundo son personas que no pertenecen a Occidente y que no son de piel blanca.
El cristianismo no es en absoluto una religión del hombre blanco. He tenido el
privilegio de adorar con estudiantes africanos en sus centros universitarios, con
los inuit en la tundra del Ártico, con miles de coreanos en sus megaiglesias, y con
los sudamericanos que lo hacen expresando su temperamento latino y acompa-
ñándose con guitarras.
Esta es la atracción universal que tiene Jesús, en todas las etnias. Motivó a los
pastores a venir desde sus campos y a los sabios desde oriente. Todavía hoy
atrae como un imán. Atrae a personas de todas las culturas. Esta es una de las
evidencias más convincentes de que Jesús es el Salvador del mundo.

Para continuar leyendo: Mateo 2.1–6

8 | reacciones ante la navidad


 Enero 2

La ira de Herodes
Porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Mateo 2.13
En última instancia hay solo dos posibles respuestas a Jesucristo, que se sinteti-
zan en las figuras contrastantes de Herodes el Grande y los magos. La reacción
de Herodes estuvo en total coherencia con la personalidad que se conoce de él.
Su prolongado reinado estaba manchado de sangre. Fueron los romanos quienes
lo pusieron en el trono y lo designaron ‘rey de los judíos’. Pero en realidad era
un extranjero; su padre era un edomita y su madre una princesa árabe. No tenía
derecho ni título para ocupar el trono.
En consecuencia, su trono era inseguro y vivía atemorizado de sus rivales. Cuan-
do veía uno, de inmediato lo liquidaba, fuera varón o mujer. Mató a su esposa
Mariamne; a su madre, Alejandra; a sus tres hijos, Aristóbulo, Alejandro, y An-
típater. Mató a más de la mitad de los miembros del sanedrín y a varios de sus
tíos, primos, y otros parientes. Por lo tanto, no sorprende que el historiador judío
Josefo lo describa como el ‘monstruo despiadado’, o que el emperador Augusto
haya dicho que era más seguro ser un cerdo de Herodes que ser su hijo. Nosotros
diríamos que sufría de paranoia severa. Y en ese contexto, llegaron los magos y
preguntaron dónde estaba el que había nacido como ‘rey de los judíos’. ¡Cómo!
¡Él, Herodes, era el rey de los judíos! ¿Quién era este aspirante?
En principio, hoy se mantiene la misma situación. Muchas personas perciben
a Jesús como un rival, una molestia, una perturbación, lo que  C.  S. Lewis
llamaba el ‘entrometido trascendente’. Nos enfrentamos con una alternativa. O
consideramos a Jesús como una amenaza y nos decidimos, igual que Herodes,
a liberarnos de él, o lo vemos como el Rey de Reyes y nos decidimos, como los
sabios de oriente, a adorarlo.

Para continuar leyendo: Mateo 2.7–12

enero a abril | 9
Enero 3 

La huida a Egipto
He aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo:
Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Mateo 2.13
Los magos ya habían salido de Jerusalén para comenzar su viaje de regreso a
casa, con lo cual quedaba frustrado el plan de Herodes de destruir al bebé Jesús.
Ahora José recibió la indicación de tomar a Jesús y a su madre y huir al sur, a
Egipto. Resulta sumamente conmovedor ver al Hijo de Dios convertido en un
bebé refugiado e identificándose con los desposeídos del mundo.
Pero Mateo detecta algo más. Ve esta huida a Egipto como cumplimiento de las
Escrituras. ‘Para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta,
cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo’ (v. 15). No quiere decir que estas palabras
de Oseas 11.1 fueran una predicción literal de la huida de la familia santa a Egipto,
ya que la referencia original era al éxodo. Más bien, lo que entiende Mateo es que
la historia de Jesús es una recapitulación de la historia de Israel.
Del mismo modo que Israel había estado oprimido bajo el despótico gobierno
del faraón, también el niño Jesús se convirtió en un refugiado en Egipto debido
al despótico gobierno de Herodes en Palestina. Así como Israel cruzó las aguas
del mar Rojo, también Jesús cruzó las aguas del bautismo de Juan en el río Jor-
dán. Israel fue puesto a prueba en el desierto de Sin durante cuarenta años, Jesús
fue puesto a prueba en el desierto de Judea durante cuarenta días. Y así como
Moisés dio la ley a Israel en el monte Sinaí, también Jesús entregó las Bienaventu-
ranzas a sus discípulos en el Sermón del Monte, expresando en ellas la verdadera
interpretación y alcance de la ley.
Solo nos queda maravillarnos ante la providencia de Dios en esta reiteración de
un esquema de la historia sagrada.

Para continuar leyendo: Oseas 11.1; Mateo 2.13–18

10 | reacciones ante la navidad