You are on page 1of 6

CAPÍTULO III

PROBLEMÁTICA DEL SECTOR INFORMAL ABORDADA POR LA


ADMINISTRACIÓN PÚBLICA ATRAVÉS DE LOS DOS ÚLTIMOS
PLANES DE DESARROLLO

En el presente capítulo se aborda la problemática del sector informal en


la visión de los dos últimos planes de desarrollo que ha tenido Santa Marta.

1. Plan de desarrollo equidad para todos

Lo primero que es necesario destacar es el reconocimiento de que el


desempleo no es un fenómeno cíclico producto de la coyuntura económica,
sino por el contrario es un fenómeno estructural que comporta la economía
de la ciudad, en donde la dinámica económica, es soportada por tres
sectores económicos: turismo, agroindustria y servicio.

Entre los principales rasgos que comporta la ciudad se destacan: altos


niveles de pobreza, baja calidad de vida, desempleo y altos niveles de
subempleo e informalidad. Lo anterior muestra como la administración
observa al sector informal de manera integral, se destaca inicialmente, su
origen, luego su ensanchamiento, que lo vincula a la vulnerabilidad, de
algunos sectores, como los desplazados por la violencia, las mujeres cabeza
de familia en general es una visión integral la que tiene la administración
distrital del sector informal.

En el plan de desarrollo “Equidad para todos”, si bien es cierto se


reconoce que el desempleo de la ciudad es estructural fruto de la ausencia
de sectores económicos importantes, como la industria y otros en los cuales

60
61

hay presencia su participación es débil, sin embargo, se observa la


informalidad como un problema derivado de la exclusión, se reconoce que
Santa Marta es una de las ciudades con mayor recepción de migraciones por
razones diversas, tales como, desplazamiento forzado, crisis económicas de
las ciudades de origen de los inmigrantes entre otras. En el diagnostico se
afirma que Santa Marta ocupa el tercer puesto después de Bogotá y
Medellín, en receptar desplazados.

El tercer eje estratégico del plan de desarrollo denominado Santa Marta


Distrito Competitivo con más Oportunidades, que tiene como propósito
aprovechar las ventajas y potencialidades naturales, históricas y culturales y
remover los obstáculos a la competitividad, fomentar el espíritu emprendedor
y redistribuir la riqueza equitativamente. Mediante la creación de centros de
emprendimiento y empleabilidad, se atenderá y referenciará la creación de
empleos de calidad para propiciar la reducción de la pobreza y la
desigualdad.

En la parte diagnostica se señala que la ocupación por cuenta propia


representa cerca de 101 mil de los 173 mil empleados, seguido del empleo
independiente con 45 mil, categorías que concentran el 84,4% de la tasa de
ocupados en Santa Marta. En ese sector, la ocupación que creció fue el
empleo por cuenta propia 9,8% con 9 mil empleados nuevos. Mientras que el
empleo independiente decreció en 4,3% con cerca de 2 mil empleados
menos (ICER, 2010). Lo que denota el tamaño de la informalidad.

También se afirma que la ciudad es después de Barranquilla, la ciudad


de la costa, con la tasa más baja de desempleo. En diciembre de 2011,
según el DANE, el desempleo fue de 10,2%, sin embargo, tras esta cifra se
esconden los problemas de empleo de baja calidad subempleo y la
informalidad, situaciones evidentes en las calles y barrios del distrito. El
sector informal ha crecido como respuesta a la falta de alternativas de
62

empleo en la ciudad para los residentes antiguos y para los habitantes que
llegan desplazados por diferentes causas. Según el banco de la república, en
2011, Santa Marta presento una tasa de informalidad del 72.55%, cifra
extremadamente alta y que amerita el análisis y la reflexión de las
autoridades, sobre todo por consecuencias que derivan de esta realidad.

El plan de desarrollo posee un eje transversal, denominado red de


equidad, la cual posee un componente denominado empleo-inclusión
productiva, entendiendo la inclusión productiva como el derecho de toda
persona de tener iguales oportunidades para generar ingresos y vivir
dignamente. Es un imperativo para lograr la equidad en tanto coadyuva a
generar autonomía en el ejercicio de los derechos fundamentales.

El alcance de la inclusión productiva pasa, por la formación y


capacitación pertinente y de calidad que responda a las necesidades del
entorno y del mercado laboral, por ampliar las oportunidades de generación
de empleo e ingreso, en especial a mujeres y jóvenes que son los grupos
más discriminados y el acceso a activos productivos y en particular el acceso
a la financiación. No menos importante es la comercialización y el desarrollo
de proveedores para hacer del emprendimiento una estrategia que supere la
mera supervivencia.

Dentro de los principales desafíos del plan y en la visión del primer eje
estratégico que se denomina Santa Marta Distrito Equitativo y Solidario, se
plantea como uno de los principales desafíos, entre otros, promover la
vinculación de empresas privadas y el tercer sector, bajo la perspectiva de la
responsabilidad social empresarial y la corresponsabilidad ciudadana, para
que apoyen y apadrinen proyectos de emprendimiento y empleabilidad que
incluyan a la población en condición vulnerable, en condición de
discapacidad, victimas y grupos poblacionales excluidos.
63

Unos de los objetivos del tercer eje denominado Santa Marta, Distrito
Competitivo Con Más Oportunidades, es generar más y mejores para las
personas con la finalidad de reducir la desigualdad y asegurar la
sostenibilidad mediante la remoción de los obstáculos del entorno para las
actividades productivas, frente al objetivo planteado, en el eje se formulan
una línea llamada formación para el trabajo que comprende: los programas
de formación, proveeduría, intermediación laboral, formalización y
emprendimiento dirigidos a aumentar la inserción laboral de hombres y
mujeres entre 18 y 29 años.

En este contexto el escenario de políticas públicas que presenta el plan


de desarrollo “Equidad Para Todos” es bastante robusto y tiende a darle
prioridad a la población vulnerable que habita el distrito, pero asume que la
informalidad presente en la ciudad es un problema de carácter estructural por
ello, superar la informalidad pasa por diferentes escenarios. Las escuelas de
arte y oficio son un vivo ejemplo del papel de la educación en la formación
para el trabajo.

Es necesario internacionalizar la economía de la ciudad, sacarla de esa


visión estrecha, explotar internacionalmente el turismo, fortalecer el
emprendimiento especialmente aquel que sea sostenible en el tiempo en el
marco de la responsabilidad social empresarial, propiciar y buscar
empresarios locales nacionales e internacionales apoyen las iniciativas de
emprendimiento que surjan en nuestro en nuestro territorio. Solo con la
generación de puestos de trabajo formales lograremos disminuir la alta tasa
de informalidad que comporta la ciudad.

2. Plan de Desarrollo Unidos por el Cambio

Cuenta con cinco ejes estratégicos que tienen por objetivo consolidar
un modelo integrado, ordenado y productivo de gestión de ciudad que
permita expandir las garantías de derecho de bienestar hacia el conjunto de
64

la población en situación de vulnerabilidad, disminuyendo las brechas


sociales y potenciando las capacidades del territorio en el marco de un
desarrollo ambientalmente sostenible y articulado a las dinámicas del
progreso regional, nacional y mundial.

Con este plan de desarrollo pretendemos que tanto Santa Marta como
el país avancen hacia la paz y el post conflicto; queremos que toda persona
que tenga algún rasgo de vulnerabilidad, vea en este, acciones afirmativa
para vencerlos y que en general el total de la población encuentre
condiciones de bienestar y calidad de vida; apostamos a generar empleo en
Santa Marta poniendo en marcha el motor de desarrollo económico y la
competitividad en tres sectores importantes, el turismo, el logístico y de
servicios y el agronómico.

De lo anteriormente expresado, se desprende que la apuesta que hace


el plan desarrollo por el desempleo es entender este como un problema
estructural que debe ser atacado generando empleo formal, eso también se
ratifica en los principios superiores del plan, siendo uno de ellos, la
generación de condiciones económicas como vehículo social de inclusión
donde el empleo digno y estable sea generados al activar las condiciones
que potencian el desarrollo económico y la competitividad.

En cuanto al enfoque económico del plan, considera que la ampliación


de la estructura productiva de la ciudad a partir de sus tres vocaciones
estratégicas como son, el turismo, el servicio y la agroindustria debe ir de la
mano del desarrollo de las capacidades locales, iniciando con la cualificación
del recurso humano y del uso eficiente de los factores productivos del
territorio. En este sentido, el gobierno trabajara con un enfoque de
“competitividad sistémica” que contribuya a fortalecer la competitividad de las
empresas y a mejorar los ingresos y la empleabilidad de los samarios.
65

En ese orden de idea en el eje I se desarrolla una línea que es la de


desarrollo rural en la cual se desarrollan procesos que permitan aumentar la
producción agrícola en las áreas del territorio rural de esa forma enfrentamos
el crecimiento y expansión del sector informa en la ciudad, entregándole
elementos y criterios para la sostenibilidad y competitividad, de manera que
la actividad agrícola sea también un factor de equidad social para generar
desarrollo económico, ingresos y empleo mediante el fortalecimiento de los
procesos de encadenamiento productivo, cadena de valor seguridad
alimentaria, integración agropecuaria y fortalecimiento institucional.

En el tercer eje denominado Santa Marta con Economía Competitiva y


Empleadora, se desarrolla una línea general llamada plan de acción para el
desarrollo económico de Santa Marta y líneas particulares como:
formalización para el trabajo, con un programa que es formación para el
trabajo y el emprendimiento, con el que se busca mejorar la competitividad
del sector empresarial y particularmente el de la empresa turística, también
se desarrolla el programa de formalización o legalización de unidades
productivas que inician siendo informales y con el apoyo del distrito y la
cámara de comercio logran formalizarse.

La otra línea que ofrece el plan es la de emprendimiento,


especialmente dirigido a jóvenes de escaso recursos, con potencial, a partir
del desarrollo/fortalecimiento de sus competencias emprendedoras y sus
capacidades de gestión gerencial, la consolidación de un ecosistema
regional de apoyo al emprendimiento sin dejar de lado la financiación.

De esta forma se puede señalar que se ha descripto la forma como la


administración del distrito aborda la problemática del sector informal a través
de los dos últimos planes de gobierno, el punto de partida es la visión que
tiene el administrador del origen y consolidación del sector informal en Santa
Marta.