You are on page 1of 5

Universidad Abierta Para Adultos

UAPA
Fundada en abril de 1991
Recinto Cibao Oriental, Nagua
Escuela de Psicologia

Tema III:
Las Actitudes a Evaluar en el Mundo Social

Presentado Por:
Elizabeth Frías
09-1663

Asignatura:
Psicología Social y Comunitaria
PSI-229

Facilitador:
Licda. Griselda Núñez

NAGUA, REPÚBLICA DOMINICANA 12 DE ENERO 2018


Tema III:
Las Actitudes a Evaluar en el Mundo Social
Luego de leer el tema en el libro Psicología Social, de Robert Barón o de
investigar en otras fuentes, realizar las siguientes actividades:

a-Conceptualización de las actitudes.


Actitudes: Son las formas predispuestas aprendidas de manera positiva o
negativa (o ambas) ante una persona, comportamiento, creencias o algún objeto
y situación determinada. Es el nivel de valoración que le demos a algo en
específico, ya sea con agrado o desagrado para responder con una actitud
determinada.
“Diría que son las evaluaciones que le damos a todos los acontecimientos,
objetos y personas en nuestro entorno, para determinar si son, favorables o
desfavorable, aceptadas o rechazadas, negativas o positivas y en base a eso
resultados, asumir un comportamiento determinado o en su defecto manipulado
por el sistema al que nos regimos”. (Elizabeth)
Los grupos con los que nos relacionamos son otra fuente influyente en nuestras
actitudes. Los procesos de socialización son una importante fuente de formación
de actitudes: Conjunto de creencias y de sentimientos que nos predisponen a
comportarnos de una determinada manera frente a algo determinado.
b-Cómo y porqué se desarrollan las actitudes.
Las personas tendemos ha reaccionar a una gran cantidad de diferentes
estímulos, incluso de manera innata, teniendo a veces una base biológica como
mecanismo de defensa y supervivencia.
Los estados psicológicos pueden inferir en nuestras actitudes. También influye
el tipo de personalidad, de acuerdo a nuestra personalidad, estado emocional y
capacidades se da una influencia innata de nuestras actitudes.
La metas u objetivos planteados requieren de un actuar o comportamiento
especifico para alcanzar dichas metas u objetivos, influenciando así nuestras
actitudes.
También cuando estamos de buen animo o buen humor evaluamos y
reaccionamos más positivamente que cuando se esta mal humorado.
El valor que le damos a el objeto de nuestra actitud varía en función con que lo
comparamos, todas estas informaciones, evaluaciones, y experiencias acerca
de algo en especifico son almacenadas en la memoria haciendo uso de esta
cuando sea necesario.
Nuestras evaluaciones y actitud hacia, situaciones, temas, eventos, objetos o
personas, no siempre es del todo positiva o negativa, con frecuencia se
combinan, causando lo que se llama Ambivalencia de la Actitud.
c- Relación entre Conducta y Actitudes.
Existen tres componentes (Modelo ABC de las Actitudes) que determinan como
la actitud influye en el comportamiento o conducta del individuo:
Componente Afectivo: Son nuestras emociones positivas o negativas acerca
de algo en específico.
Componente Conductual: Es la intención o impulso de actuar de manera
determinada como producto de esas emociones ante ese algo.
Componente Cognitivo: Son las normas o creencias que tenemos referente a
ese algo.
Ejemplo:
Si me agrada la fragancia a flores, estoy predispuesta a buscar perfumes o
cremas que su componente principal sean las flores y hacerlo o no dependerá
que tan bueno o no (permitido o no permitido) creo que sea que me gusten el
aroma de las flores.
Es predecible que las personas busquen una consistencia entre sus actitudes y
su conducta, dando a notar congruencia entre lo que sienten, les agrada o
desean y lo que hacen o buscan. Aunque en ocasiones, dependiendo que tan
fuera o dentro de las normas establecidas por la sociedad o cultura que nos
desarrollemos estén nuestros inclinaciones o deseos, tendemos a reflejarlas o
no, ya que la conducta que ejerzamos denotara nuestra actitud. Somos blanco
de la sociedad que juzgan nuestra conducta, ocasionando una tensión
psicológica que nos lleva a una Disonancia Cognitiva.
d-La Persuasión como estrategia para cambiar la actitud.
Las actitudes son adquiridas, se aprenden y pueden ser modificadas o
cambiadas. Para generar cambios en la actitud a través de persuasión se deben
darse ciertas condiciones. Una de las formas más importantes es la influencia a
través de la comunicación. Primero se deben cambiar los pensamientos y
creencias hacia el objeto en cuestión y esto ocurre cuando se tiene nueva
información y detalles distintos a los que teníamos anteriormente.
Elementos claves en el proceso de persuasión, de los que dependerá la eficacia
del mensaje persuasivo:
1. La fuente de donde recibimos esa nueva información, esta debe ser
confiable y que ejerza cierta influencia y respeto en nosotros.
2. El contenido de la información debe tener alguna señal o característica
que capte nuestra atención e interés de manera subliminal y simple.
3. El canal por donde nos llega dicha información.
4. El contexto de la información debe tener significado y ser de correcta
interpretación para poder ser retenida y que la persuasión haya logrado
su objetivo del cambio de actitud.
d.1. Definición de Disonancia Cognitiva. Es la manifestación de
contradicción de actitudes y pensamientos en una persona. Tratamos de
mantener una coherencia entre nuestros pensamientos, deseos y creencia y
nuestro comportamiento. Muchas veces tenemos conflictos de ideas y
emociones que nos hacen tener diferentes perspectivas de un mismo suceso,
persona, u objeto.
2- Observe a película: De la calle a Harvard, Analiza las actitudes de los
personajes tratando de identificar como estas afectan su vida, redacta un
ensayo, con el mensaje que te presenta esta película.
Basada de la vida real, narra la historia de superación de Liz Murray en la ciudad
de New York, que a pesar de vivir una niñez y adolescencia llena de abandono,
drogas y sida logro superarse y graduarse en Harvard.
Desde temprana edad vivió los conflictos de un hogar disfuncional, con padres
drogadictos, alcohólicos y con VIH, inteligentes pero ese intelecto fue arropado
por las drogas y los desordenes mentales de su madre. La falta de orden y
limpieza, sobrepasaba la pobreza. Las faltas a la escuela de Liz llevaron a la
intervención de las autoridades de protección al menor, que llevaron a Liz a un
orfanato luego del internamiento de la madre en una clínica psiquiátrica.
La madre, una mujer débil, también proveniente de un lugar de abuso y
violaciones por parte de su padre, y debido a las drogas y el alcohol no podía
cuidar de sus hijas, aunque quisiera. El padre un hombre dejado que no apoyo
a su familia y prefirió abandonar el hogar, luego que su esposa se fuera de la
casa luego de salir de internamiento.
Liz a pesar de vagar en las calles no cayo en el uso de drogas ni prostitución,
sino que luego de la muerte de su madre, se siente liberada de esa atadura
destructiva de su familia y decide ingresar a la escuela, viendo aquí una
oportunidad de escapar del mundo donde nació.
A pesar de todo el caos que había en la familia, se notaba el amor que sentían
entre ellos, por ello la necesidad de Liz, que en su momento sintió que todo
volviera a la “normalidad” pero juntos, era la única vida que conocía. Con la
muerte de su madre Liz dejo de cuidar para cuidarse ella y cambiar su vida y su
futuro.
Gracias a su intelecto, dedicación y fortaleza logro obtener una beca del New
York Time, para ingresar a una de las universidades más prestigiosas, Harvard,
donde obtuvo una licenciatura.
Muchas personas llevan una vida de excusas, culpando al sistema, a la pobreza,
a la familia, al país, a todos, por la vida miserable que llevan, pero no asumen la
responsabilidad de que su vida no la rigüe la familia o el sistema, o el país, sino
ellos mismos, ellos son los responsables de siempre buscar excusas y a quien
culpan de su cobardía y no tomar las riendas de sus vidas y luchar por un futuro
mejor…Las oportunidades están siempre, solo hay que ir por ellas. Mi familia no
me define, ni la historia de mi pasado, siempre hay una opción de ser mejor.