Sie sind auf Seite 1von 5

EL HOMBRE, SALUD Y CUERPO

I. ¿QUÉ ES EL HOMBRE?

 Uno de los perores daños que la humanidad ha recibido es el pensar que el


hombre es un animal racional.
 Esta idea viene a desligar al hombre de toda responsabilidad delante de
Dios.
 Hace que todo hombre se excuse ante actitudes animales tales como la ira,
el impulso sexual, etc. Ej.: Usar la frase¨ yo soy hombre¨ para justificar sus
malas acciones.
 En el verso leído vemos que el HOMBRE no es un animal más, es la Obra
Maestra de Dios.
 Ofendemos a Dios considerándonos animales, pues Dios dijo ¨hagamos al
hombre conforme a nuestra semejanza¨, así que haríamos a Dios un animal
más.
 Aquí dice que Dios dijo: hagamos al hombre. No dijo: ¨hagamos una
pequeña forma de vida que vaya evolucionando hasta que llegue a ser un
hombre¨.

II. ¿DE DÓNDE VIENE EL HOMBRE?

El hombre viene de Dios. Y Él no nos hizo en Serie, sino en Serio.

 Dios te hizo una persona única, y no hay nadie en este planeta con tus
cualidades, tus virtudes, defectos, nadie como tú.
 Después que Dios te hizo rompió el molde.
 Eres la Poesía de Dios
 Especial tesoro

III. ¿QUIÉN ERES TÚ?


 Nos han enseñado que ser un hombre s tener muchas mujeres, hacer algo
valiente, juntar mucho dinero, etc. Pero eso no es cierto.
 Hombre es aquel que reconoce, ora y confiesa que necesita a Dios.
 Que sabe que sabe que Dios es el único que le puede ayudar a alcanzar
todas sus metas.

LA VIDA ES UN REGALO DE DIOS PARA TI, LO QUE HAGAS DE ELLA ES TU


REGALO PARA DIOS.
IV. ¿A DÓNDE VAS?

 Eso depende de ti. No hay destinos, Dios te ha diseñado para el éxito.


 Tú no tienes que ser un ejemplo para la sociedad debes ser un reto.
 No te pongas metas para alcanzarlas sino para sobrepasarlas.
 Procura que cuando hayas pasado de aquí, al mencionar la gente tu
nombre inevitablemente se tenga también que mencionar el nombre de
Jesús.

V. HOMBRE, ERES TEMPLO DE ESPÍRITU SANTO.


1 Corintios 3:16
16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el
Espíritu de Dios mora en vosotros?

Es un gran privilegio que dentro de ti viva el Espíritu Santo por tanto el cuerpo que
tienes no te pertenece a ti, le pertenece a Dios, no puedes hacer lo que quieras
con él.
Dios te pedirá cuentas por tu cuerpo. No solo tu alma ha sido santificada, tu cuerpo
también lo es.

1 Corintios 3:17
17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él;
porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.

 Tu apariencia testifica que eres hijo de Dios por esto tu forma de vestir debe ser
con pudor. Ejemplo de Jesús:
Juan 19:23-24
23 Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e
hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la
cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.
24 Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a
ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:
Repartieron entre sí mis vestidos,
Y sobre mi ropa echaron suertes. m Y así lo hicieron los soldados.

 Debemos tratar de andar limpios tanto cuerpo, cabello y rostro pues el Espíritu
Santo mora en ti.
 Tu cuerpo es templo de Dios por eso debes cuidarlo. Si estas enfermo ve al
médico.
 Cuida tu alimentación, no puedes comer lo que quieras. Come balanceado y
saludable, no satures tu cuerpo con grasas, te estas matando poco a poco.
 Descansa, siempre es bueno tener un tiempo para la que la mente y el cuerpo
repongan energías. Duerme lo necesario y toma tus vacaciones en el trabajo
cada año.

VI. CUIDA TU SALUD.

 Dios no quiere que estés enfermo.

3 Juan 1.2
2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que
tengas salud, así como prospera tu alma.

 Cristo mismo pago por nuestra salud. Dios te necesita sano para que
desarrolles su obra.
Isaías 53:4-5
4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros
le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por
nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue
sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

VII. MINISTRACIÓN.

Dale gracias a Dios por haberte elegido como templo de su Espíritu Santo.

Pídele perdón por las enfermedades que te has provocado por la falta de
cuidado de tu cuerpo, por maltratarlo por someterlo a exceso de trabajo y
mala comida.

Pídele que te ayude a mejorar el cuidado de tu cuerpo y de ti como persona.

Pídele a Dios que te ayude a aceptarte tal y como eres.


 Esta es la razón por la que después de que una pareja se casa es tan difícil
desligarse el uno del otro de manera definitiva.
 En esto hay transferencias de espíritus, cuando el sexo es tenido dentro del
matrimonio es una bendición, fuera del es una maldición.

Multiplicación: Dios dijo “Fructificad y multiplicaos”

 Dios quiere que a través del sexo podamos reproducirnos y multiplicarnos.


 Es irresponsable, traer hijos al mundo que luego no podamos mantener

Placer y deleite: “gózate con la mujer que amas” Eclesiastés 9:9

 Dios quiere que tengas placer por medio de las relaciones sexuales

V. PARA PODER TENER PLACER EN EL SEXO DEBEN DARSE ALGUNAS


CONDICIONES

 Disposición Mental: tu mente debe estar lista para dar y recibir placer
 Disposición Física: si estas enfermo no vas a poder entregarte con calidad
 Disposición emocional: Si hay problemas entre las parejas, difícilmente
puedan tener una buena relación sexual.

VI.a PARA LAS MUJERES

Tenemos que aprender a dar el debido nivel de importancia a la necesidad


del hombre sobre la relación sexual. Si un hombre no encuentra satisfacción
sexual en su casa, la buscara por otra parte. Y no importa quién sea el
(cristiano o no).

HAY QUE ABANDONAR LA APATÍA SEXUAL

El hombre es impulsado por el deseo sexual a través de sus ojos, es


importante que como mujeres nos preocupemos por vernos bien.

VI.b. PARA LOS HOMBRES

 Hay una gran cantidad de mujeres sexualmente insatisfechas debido a que


solo las utilizamos como objetos. Las mujeres no son un objeto para darnos
placer
 Las mujeres necesitan que se le prepare, en ocasiones, con días de
anterioridad antes de tener relaciones. Las mujeres responden a las
palabras en la preparación y las caricias.