Sie sind auf Seite 1von 1

ENSEÑAR-APRENDER LECTURA DEL MUNO-LECTURA DE LA PALABRA

Freire dirige esta carta a quien decide enseñar, afirmando que en el momento de enseñar aprendes, el educar al realizar su proceso de enseñanza se ayuda a descubrir dudas, aciertos y errores. Lo que el educador aprende se ve reflejado en la curiosidad del alumno por aprender cada vez más, por lo que el docente necesitara continuamente estar preparándose de una u otra manera para satisfacer esta curiosidad del alumno. Entonces cabe resaltar que esta actividad exige que el docente este en constante preparación y capacitación.

Estudiar lleva consigo el enseñar del educador, lo que incluye el aprendizaje anterior y concomitante de quien enseña y el aprendizaje del principiante que se prepara para enseñar en el mañana. El docente debe ser crítico, creador, recreador no es necesario adaptarse a lo que dicen puede determinar su punto desde donde enseñar, es decir que el enseñar de forma crítica no es mala educación ya que busca una síntesis de los contrarios.

Freire se refiere a la lectura como el apto de buscar una comprensión de lo leído, por lo tanto, es tan importante la buena enseñanza de lectura y escritura, por lo que el docente para enseñar a leer debe comprometerse con una experiencia creativa alrededor de la comprensión, y esta experiencia de comprensión hará que nos hará mas fácil el camino a una buena comprensión lectora. Freire basaba sus ideas en que los jóvenes se preparasen para ser educadores y de esta forma los mismos educadores fueran quienes opinaran para crear impactos sociales en el discurso docente.

Destaca que al estudio critico se le exige una forma crítica de comprender y de realizar una 1. lectura de la palabra y lectura del mundo, 2. lectura del texto y la lectura del contexto. En 1. esta la no negociación del lenguaje simple que no sufre una desvalorización por estar conformado por conceptos creados en lo cotidiano, y 2. no incluye ninguna forma del lenguaje o sintaxis.

Como lectores no tenemos derecho a esperar, mucho menos exigir, que los escritores realicen su tarea que es escribir y casi la nuestra que es comprender lo escrito, el deber de un escritor es escribir de forma ligera, facilitándonos la comprensión lectora, pero tampoco dar las cosas hechas y prontas, puesto que una comprensión es trabajado y forjada por quien lee, estudia o es instrumentado para ser mejor. Deja claro al finalizar que la lectura citica de un texto y del mundo tienen el poder de cambiar los procesos.

EDGAR LORA OROZCO Lic. Arte, Folklore y Cultura Pedagogía Musical III