You are on page 1of 6

Juegos que enseñan a los niños a obedecer

Escrito por Sarah Thompson | Traducido por Liz Mancilla

Digital Vision/Photodisc/Getty Images

La mayor parte de los juegos para niños representan un simple entretenimiento.


Los juegos son una manera agradable de pasar el tiempo, y ayudan a fortalecer
las habilidades sociales con otros compañeros de juego. Los juegos también
pueden mejorar las habilidades de aprendizaje, tales como las letras básicas, los
números y el reconocimiento de palabras, y habilidades de conducta, tales como
jugar por turnos o la obediencia. Si tu hijo tiene problemas para escuchar y
obedecer, algunos juegos pueden ayudarlo.

Luz roja, Luz verde


El juego Luz roja, Luz verde requiere que los niños obedezcan al “semáforo,” un
jugador al final del camino, a lo largo de todo el juego para poder ganar. Designa la
línea de partida y la línea de llegada, con una distancia de aproximadamente 25
pies (190,5 cm) entre ellas. El semáforo, un jugador voluntario o un adulto, se para
en la línea de llegada. Haz que todos los niños se paren uno al lado del otro en la
línea de partida. El semáforo luego dirá “luz verde,” y los jugadores empezarán a
caminar hacia él. Él decidirá cuándo decir “luz roja,” los jugadores deben dejar de
caminar inmediatamente. El jugador que no pare será descalificado. El semáforo
seguirá dando órdenes en cualquier orden que él elija hasta que un jugador lo
haya alcanzado o hasta que todos los jugadores sean descalificados. El ganador
es el jugador que alcance el semáforo primero, este jugador pasará a ser de
semáforo en la siguiente ronda. Si todos los jugadores son descalificados, el
semáforo mantiene su posición durante la siguiente ronda. Este juego es una
actividad para realizar afuera, pero puedes modificar la distancia entre las líneas
para poder hacerlo adentro.

Simón dice
El juego de Simón dice requiere que los niños obedezcan a “Simón,” un adulto u
otro jugador. Este juego se puede hacer tanto afuera como adentro. Simón se para
adelante de los participantes, y luego les da órdenes para que realicen ciertas
acciones, tales como saltar de arriba para abajo o hacer ciertos movimientos. Los
jugadores deben realizar las acciones solo si Simón precede la orden con un
“Simón dice.” El jugador que no cumpla con las órdenes que Simón manda o se
mueve sin haber escuchado el “Simón dice” antes de la orden, es descalificado. El
juego termina cuando queda solo un jugador o cuando todos los jugadores han
sido descalificados. Para una obediencia extra, haz que un adulto sea quien diga
las órdenes de Simón.

Sillas musicales
El juego de las sillas musicales requiere que los niños obedezcan al que está
poniendo la música para poder ganar. Se puede realizar mejor en un lugar grande
o en el exterior, y se necesita una silla menos de la cantidad de jugadores.
Designa a un jugador o a un adulto para que maneje la música. Empieza poniendo
las sillas espalda con espalda, de esta forma las dos sillas se estarán tocando pero
en direcciones opuestas. Coloca otras sillas a los costados de la misma forma, con
la silla impar colocada al final y mirando hacia fuera. Haz que los niños se alineen
alrededor de las sillas. Cuando la persona encarga de la música toca una canción,
los niños deben comenzar a caminar en una sola fila alrededor de las sillas sin
parar. Cuando se pare la música, los niños deben sentarse en la silla disponible
más cercana. Si no encuentran una, deben girar alrededor hasta que lo hagan. El
niño que no encuentra una silla está fuera del juego. Ahora, los niños deben sacar
una silla del grupo y colocar más juntas las sillas que quedan manteniendo la
misma formación. El juego sigue así hasta que quede solo una silla. Si en algún
momento un niño se queda quieto cuando todavía se escucha la música, queda
afuera del juego.

Mi Casa Montessori: Sinergia educativa.

Mi Casa Montessori se basa en los principios de la doctora


María Montessori. Principios que tienen ya más de 100 años y
que siguen siendo aplicables a la vida y desarrollo del niño.
Sin embargo, es necesario también adaptarnos a la realid ad
social, una realidad muy distinta a la que se vivió en Italia en
1907.

Sinergia es un fenómeno en el cual actúan varias influencias


en conjunto, creando así un efecto más grande que el que se
hubiera creado por la suma de todas las partes. Para brindar a
los niños una educación plena, hay que conocer acerca de
distintos temas, cada uno enfocado en otra faceta de la vida
actual como la escuela (Montessori), la salud, la inteligencia
emocional, la espiritualidad, la sociedad y la familia y
tecnología.

Anterior
Siguiente
FECHA
Octubre 07, 2015

ESCRITO POR
Linda Danon

COMENTARIOS
4 Comentarios

El Juego del Silencio

¿Alguna vez han escuchado hablar del Juego del Silencio?

Es una parte vital del currículum de un salón Montessori de


Casa de Niños.

Entre muchas otras cosas, el Juego del Silencio ayuda a los


niños a desarrollar Disciplina Interna, uno de los principales
objetivos de Montessori.

Otras habilidades que desarrollan los niños con el Juego del


Silencio, son:
 Autocontrol
 Paciencia
 Tolerancia
 Refinamiento del sentido del oído
 Relajación
Todas estas cualidades son pensadas por lo general como
contrarias a un niño de edad pre-escolar, cuando en realidad,
si se les enseñan y se les da oportunidad de practicarlas, las
pueden aprender como cualquier otra cosa, incluso pueden
hacerlo mejor que un adulto puesto que sus mentes aún no
están tan “contaminadas”.

El Juego del Silencio, para quienes no lo conocen, consiste en


llevar a los niños a un total silencio, a un estado de relajación
en el que logran estar conscientes de sus cuerpos y de sus
alrededores, logrando identificar cualquier ruido o sonido, por
más suave que sea.

La guía, puede mencionar los nombres de uno a uno,


susurrándolos para que los niños tengan que estar muy
atentos y en completo silencio para poder escuchar. Una vez
que su nombre es mencionado, se levantan lentamente de sus
lugares y se acercan a la guía quien puede decirles algo
bonito al oído, darles la mano, un abrazo o simplemente una
sonrisa. Entonces los niños se van sentando cerca de ella
hasta que todos están en un círculo, todavía en silencio y
relajados.

No hay un objetivo principal para realizar el juego, más que el


mismo placer de la relajación y de práctica y desarrollo
de mindfulness (la concentración de la atención y la
conciencia). Se puede jugar para iniciar tranquilamente una
mañana de trabajo, para despedirlos, o simplemente para
relajarlos a la mitad del día.

NO es una actividad o un ejercicio que se us a cuando los


niños “se están portando mal” pues no es un castigo.

Además hay variedades del juego; unas pueden implicar


meditaciones guiadas, dejar caer objetos alrededor del salón y
pedir a los niños, quienes tienen los ojos cerrados, que
identifiquen de donde viene el sonido, o hacer ciertos sonidos
y pedirles que los identifiquen.

Este tipo de ejercicios, les ayuda a desarrollar consciencia


sobre sí mismos, sus mentes y sus cuerpos, auto-control y
ultimadamente auto-disciplina o disciplina interna.

Y todas estas habilidades se llevan a la edad adulta en la que


se vuelven una ventaja para cualquier individuo.
Aquí les dejo un video en donde pueden ver el Juego con un
solo niño.

Y les dejo (en inglés) un artículo escrito por la mismísima Dra.


Montessori sobre el Juego del Silencio.