Sie sind auf Seite 1von 5

Números en mam del 1 al 20

1 jun

2 kab’e

3 oxe

4 kyaje

5 jwe

6 qaq

7 wuq

8 wajxaq

9 b’elaj

10 laj

11jun laj

12 kab’ laj

13 ox laj

14 kyaj laj

15 jwe laj

16 qaq laj

17 wuq laj

18 wajxaq laj

19b’elaj laj

20jun k’al
Historia del renacimiento

Renacimiento es el nombre dado a un amplio movimiento cultural que se produjo en Europa


Occidental durante los siglos xv y xvi. Fue un período de transición entre la Edad Media y los inicios
de la Edad Moderna. Sus principales exponentes se hallan en el campo de las artes, aunque
también se produjo una renovación en las ciencias, tanto naturales como humanas. La ciudad de
Florencia, en Italia, fue el lugar de nacimiento y desarrollo de este movimiento, que se extendió
después por toda Europa. El Renacimiento fue fruto de la difusión de las ideas del humanismo, que
determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo. El término «renacimiento» se
utilizó reivindicando ciertos elementos de la cultura clásica griega y romana, y se aplicó
originariamente como una vuelta a los valores de la cultura grecolatina y a la contemplación libre
de la naturaleza tras siglos de predominio de un tipo de mentalidad más rígida y dogmática
establecida en la Europa medieval. En esta nueva etapa se planteó una nueva forma de ver el
mundo y al ser humano, con nuevos enfoques en los campos de las artes, la política, la filosofía y
las ciencias, sustituyendo el teocentrismo medieval por el antropocentrismo.

En ese sentido, el historiador y artista Giorgio Vasari formuló una idea determinante: el nuevo
nacimiento del arte antiguo (Rinascita), que presuponía una marcada conciencia histórica
individual, fenómeno completamente nuevo. De hecho, el Renacimiento rompió,
conscientemente, con la tradición artística medieval, a la que calificó como un estilo de bárbaros,
que más tarde recibirá el calificativo de Gótico. Sin embargo, los cambios tanto estéticos como en
cuanto a la mentalidad fueron lentos y graduales. El concepto actual de renacimiento será
formulado tal y como hoy lo entendemos en el siglo xix por el historiador Jules Michelet, en su
obra Historia de Francia, publicada en 1855.

Desde una perspectiva de la evolución artística general de Europa, el Renacimiento significó una
«ruptura» con la unidad estilística que hasta ese momento había sido «supranacional». El
Renacimiento no fue un fenómeno unitario desde los puntos de vista cronológico y geográfico: su
ámbito se limitó a la cultura europea y a los territorios americanos recién descubiertos, a los que
las novedades renacentistas llegaron tardíamente. Su desarrollo coincidió con el inicio de la Edad
Moderna, marcada por la consolidación de los estados europeos, los viajes transoceánicos que
pusieron en contacto a Europa y América, la descomposición del feudalismo, el ascenso de la
burguesía y la afirmación del capitalismo. Sin embargo, muchos de estos fenómenos rebasan por
su magnitud y mayor extensión en el tiempo el ámbito renacentista.

Consecuencia de la guerra

Las muertes producidas por la guerra constituyen tan sólo una parte de sus consecuencias; las
víctimas, el número de muertos; es decir, el costo del conflicto en vidas humanas es alto, sobre
todo en lo que se refiere a pérdidas de vidas civiles.

La destrucción y desaparición de ciudades y pueblos así como daños económicos impresionantes.


En primer lugar, durante el enfrentamiento los gobiernos controlan la economía y la industria se
reconvierte hacia fines militares, de hacer coches, por ejemplo, se pasa a hacer cañones, aviones
de guerra, misiles, etc., Pues bien, la reconversión nuevamente a una industria de paz, al finalizar
el conflicto, conlleva una reestructuración de la industria que normalmente hace que las que no
son rentables quiebren y por tanto cierren, las que son rentables y logran readaptarse a la nueva
situación tampoco estarán exentas de problemas debido a la situación de crisis inmediata. Para
mantener el esfuerzo bélico no se ha dudado durante la guerra en pedir dinero en el exterior y si la
guerra continúa la deuda puede llegar a ser inasumible. Es una obviedad, durante la guerra se han
destruido muchas infraestructuras y las fábricas e industrias se han convertido en objetivos
bélicos, quedando muchas de ellas destruidas.

En la agricultura muchos campos han permanecido sin cultivar por la ausencia de hombres, por la
proximidad al frente, por otra parte ante las carencias de recursos y ante una economía
desarticulada y los factores citados anteriormente, se suele producir una inflación constante y una
devaluación de las monedas que dejan los escasos ahorros reducidos a cero.

Para llegar al nivel de producción de antes de la guerra deben pasar años. La guerra ha
contaminado mucho el aire, el mar y la tierra.

Las organizaciones internacionales han advertido que los productos químicos y el polvo de los
edificios destruidos durante un ataque aéreo provocan una gran contaminación del aire y la tierra.
La combinación de vapores tóxicos que se esparcen y que la gente inhala ya está en sus cuerpos,
es una gran fuente de contaminación.

Los efectos globales de una guerra nuclear establecen un conjunto de hipotéticos escenarios
ambientales y humanitarios producidos por una guerra nuclear masiva, de gran escala, o los
escenarios ambientales consecuentes del uso limitado de armas nucleares en una guerra nuclear
limitada a un región geográfica del planeta.