Sie sind auf Seite 1von 6

Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Democracia, participación y violencia - Jorge Blanco


Dayana Hernández
Sebastián Martínez
Zulay Venegas.

ALVAREZ Jesús María, URIBE Maria Teresa (1987) Poderes y regiones en


la constitución de la nación colombiana 1810-1850, Departamento de publicaciones
Universidad de Antioquia, 300 págs.

La presente reseña tiene por objetivo analizar los planteamientos y reflexiones de los
diversos autores en el libro “poderes y regiones en la constitución de la nación
colombiana 1810-1850” , sobre los procesos políticos y económicos, que dieron
forma a la nación , incluso antes de que existiera una idea de nación, y de cómo los
mismos configuraron las relaciones de producción tanto materiales como sociales, de
forma que su influencia todavía puede ser percibida hasta nuestros días. Se plantea
poner en discusión las reflexiones de María Teresa Uribe Hincapié y sus
colaboradores, con los textos y aportes realizados por Fernando Guillen Martínez y
Jesús M, Alvarez y Maria T, Uribe y otros autores respectivamente. Esta relación
conceptual permite esbozar los esfuerzos realizados por los autores y autoras por
explicar las dinámicas no solo del proceso independentista y sus antecedentes sino
dar una explicación desde diferentes campos como la geografía y el análisis de los
fenómenos culturales (proceso de taxonomización) de Munera y Castro Gómez entre
otros que dan cuenta de la configuración de esas relaciones y su importancia en la
época.

El texto está dividido en 4 partes, cada una , abordando, un elemento clave , en la


constitución de la idea estado-nación , que en definitiva, crea una historiografía de
procesos interdependientes el uno del otro pasando desde los obstáculos para el
proceso de constitución de nación , políticas económicas de carácter nacional,
procesos de apropiación de tierras etc. Para los autores , la dificultad de definir la idea
de una nación, que tuvieron los fundadores del país, y la consecuente violencia que
esto generó, responde a procesos de relaciones sociales y de producción
profundamente arraigados en el modo de vida colombiano, incluso antes de la misma
independencia, esos modos de producción colonial, modificaron las relaciones
sociales y de producción a tal grado, que para los fundadores fue tortuoso y en cierto
grado imposible la modificación de dichos modelos económico-políticos.

Dicha complejidad de la situación, debe abordarse desde el mismo sentido del


régimen administrativo colonial, que al contrario de lo que se cree, no generó una
división internacional del trabajo, donde la colonia produjera para la metrópolis los
metales preciosos, si no que , al contrario este tuvo un fuerte carácter proteccionista ,
respecto al comercio internacional , y se enfatiza en la recolección de impuestos
principalmente(oro amonedado).Este carácter proteccionista dio lugar, a una
promoción del comercio interno colonial, (siempre y cuando este no compitiera con el
español) que buscaba solventar las necesidades que el común no podía
costear,especialmente aquellas mercancías traídas de Europa. Esto además responde
a dos circunstancias, primero, la necesidad de uso de la plata amonedada para
transacciones pequeñas, así como también el uso del oro anonadado para la compra
de mercancías extranjeras, o para la misma explotación del oro, aquí el oro cumple
una doble función , como dinero de cambio ,y como mercancia de exportacion.
Este comercio interno, irónicamente impulsado por los españoles, le permitió a una
determinada parte de la población, la naciente élite de los “criollos blancos ricos”,
dentro de todas las restricciones posibles, acumular una gran cantidad de capital-
dinero,incluso llegando a importar mercancía extranjera, sea por la vía oficial o por los
tortuosos caminos del contrabando en la costa, que serán elementales para los
procesos independentistas,por otro lado,nacen los artesanos, mineros y comerciantes,
en este nuevo orden colonial, los mineros del norte de antioquia intercambian el
preciado oro por las artesanías y ropas producidas en la capital ,en Quito y en Pasto
principalmente. Se puede evidenciar, como la heterogeneidad de la producción
colonial generó diversos modos de relaciones sociales mediadas por esas mismas
relaciones productivas materiales, lo cual tendría profundas ramificaciones y
protagonismos en el proceso independentista y en los años venideros, por ejemplo,
Pedro Romero, mulato y de origen humilde; era cuestionado por su condición y
entonces se pretendía “desvirtuar el contenido racial y popular del movimiento de
independencia de Cartagena de Indias, por medio de la simple operación de
desaparecer la condición de mulato y de artesano de su máximo dirigente” (Múnera,
2005,p. 159).,

Otro ejemplo a nivel material de estas nuevas relaciones es la localización de la casa


de moneda en Santa fe de bogotá , hizo necesario para los comerciantes de todo el
país -especialmente los antioqueños- su paso por la misma, porque necesitaban
amonedar su oro, en pro de comprar mercancías extranjeras, puesto que el comercio
de oro en polvo o barras era ilegal, esto dio una oportunidad a los comerciantes
cundiboyacenses de obtener oro por mercancías producidas artesanalmente, se
acentúa todavía más la heterogeneidad de producción en la región, puesto que
ningún centro comercial es suficientemente grande para absorber al otro, todos son
interdependientes el uno del otro.

No obstante , sólo fueron los comerciantes, los criollos blancos, ahora ricos, que
controlan , la moneda en oro amonedado o en cualquiera de sus presentaciones, los
que pudieron en materia, ascender socialmente, incluso llegando a ocupar , posiciones
bastante importantes en el régimen colonial, puesto que el oro servía, uno como
moneda de cambio interna y oficialmente , pero también como producto de exportación
en cualquier forma en el extranjero, ya que el pirata inglés u holandés, solo le importa
el oro como materia prima , permitiéndoles a los criollos entrar en el comercio
internacional moderno, y son precisamente esta nueva clase social naciente los que
impulsarían los “procesos independentistas” siguientes.

Todos estos procesos económicos-históricos, configuraron, como ya lo hemos dicho,


las relaciones sociales de las diferentes regiones, la misma heterogeneidad de
producción en la colonia, dio lugar a una amplia heterogeneidad cultural que si bien
compartían gobierno, religión e incluso idioma , tienen diferentes perspectivas sobre el
Estado y el accionar del mismo. El profundo mestizaje característico de la colonización
española, dio origen al mestizo libre, que no era ni indio , ni blanco, pero que su vez
no se reconocía él mismo como parte de una nueva idea-estado-nación producto de
ese mismo mestizaje, al contrario cada uno buscaba diferenciarse externamente del
otro. Entonces los antioqueños, se consideraban a sí mismos , los “blancos” hábiles
para el comercio, y la involucración en trabajos manuales, sin prejuicios a comerciar
con otras etnias, como negros indios o mulatos, y reacios a la producción intelectual a
la que veían poco beneficiosa, por otro lado los comerciantes cundiboyacenses se
consideraban, la “élite criolla blanca” encargada de la administración colonial,
justificada en sangre y títulos de nobleza, reacia al trabajo manual y ávida por la
producción intelectual , que consideraban importante y vital , para su diferenciación
con los del “común” (mulatos, negros, indios etc). Los criollos cundiboyacenses
consideraban sus pares antioqueños, bárbaros, perezosos intelectualmente
codiciosos, y judíos, por su tendencia a preferir actividades lucrativas, del otro lado los
criollos antioqueños consideraba sus pares, demasiado coloniales, o demasiado
europeos, para la nueva idea de estado-nación, en el cual todos se embarcaron. Esto
sirve como ejemplo, de cómo, incluso antes de los procesos independentistas, y las
guerras intestinas que siguieron después, se evidenciaban grandes fisuras,
económicas políticas e incluso étnicas.

Siguiendo este análisis histórico-económico que dio lugar a los procesos


independentistas nace una nueva clase social determinante en el análisis que se
pretende realizar, el de los -nobles costeños- que como se mencionaba, debido a sus
estratégica posición, fueron un punto clave , en los caminos del contrabando europeo
hacia la colonia y visceversa, pero lo importante de esta mención, es que dichos
puertos al ofrecer a los criollos, una posibilidad de intercambio con el exterior (cosa
totalmente prohibida por la corona) los mismos pudieron, entrar también a un nuevo
mundo de ideas traídas de la europa republicana. El intercambio de noticias e ideas en
estos puntos de contrabando, fue abismal, y su influencia también, puesto que fueron
por estos mismos puertos donde, entraron por primera vez , las sociedades secretas,
específicamente la masonería que ayudó a los criollos ricos a aglomerarse frente a
objetivos en común, intereses comerciales, claro que , por ejemplo al no ofrecer
seguridad en los caminos o el pago de deudas, debieron aglomerarse en gremios
comerciantes, los cuales mutaron en las primeras organizaciones que buscaban y
promulgaban los intereses de los criollos ricos, se encaminan hacia la independencia.
Todos estos procesos rompen el orden colonial , las sociedades secretas , en especial
la masonería costeña, se transforman en la única validez de acuerdos comerciales
entre criollos de diferentes regiones, y , ayudan a la aglomeración de los mismos, que
ahora se planteaban un control directo sobre las formas de producción material, sin la
molesta intervención de la corona española.

Cuando se alcanza la independencia, nace una interrogativa entre el pueblo ahora


“libre”, y es la del ¿cuál nación?, todos son conscientes de su nuevo estatus como
ciudadanos libres, pero a su vez son conscientes de las profundas diferencias étnicas
y culturales que poseen entre sí , las fisuras internas son innegables, y las guerras
intestinas son prueba de ello mientras unos abogan por un apego al modelo político-
económico colonial , otros liberales radicales, abogan por un cambio total en el
sistema de relaciones económicas y sociales en la nueva nación lo cual traería
consecuencias inimaginables , irónicamente el común se encontró , con que la clase
criolla dominante , solo quería perpetuar y afirmar su modelo de explotación sobre los
otros , sin la intervención de la corona, la falta de una idea de nación, antes de la
independencia, como por ejemplo, que los grandes hacendados incluyen arrastraba
una a sus sirvientes en ejércitos privados, que luego, sería el ejército libertador, es una
prueba de ello, puesto que correspondía a relaciones de servidumbre más que a un
sentimiento revolucionario, género caudillismos y diferencias clave.

La élite criolla, no podía asumir el control de su supuesta nación, debido a que la


misma heterogeneidad de la producción económica hacia imposible el control total de
esta, aun más, ninguna de estos puntos de comercio eran los suficientemente
grandes , como para imponerse al otro, y los conflicto de intereses, territoriales e
ideológicos no se hacen esperar, y la nación , estaba en ruinas pocos años después
de esta haberse formado. la libertad económica que deseaban los criollos estaba su
alcance, pero el mismo contexto hizo imposible su realizaciona toda potencia, o como
se había planeado. Los comerciantes costeños, antioqueños, y los del plano
cundiboyacense, o los caucanos, si bien coinciden en la necesidad de sacudirse del
dominio español, poco confiaban entre entre sí, y desde muy temprano aflojaron los
regionalismos, prejuicios, y temores, que incluso perduran en nuestros días.
Desconfianza, temor y guerra , son las bases en las cuales se funda la nueva nación,
fragmentada antes de que la misma tomará forma, los intereses contrapuestos en el
ejército libertador, y la rápida desintegración de la gran Colombia es prueba de esto.
Por si fuera poco el problema fiscal de la nueva nación con las casas de préstamo
inglesas, era abismal la deuda para la independencia, y para pagarla deben recurrir a
los antiguos impuestos de la colonia, pero no se puede aplicar a cualquiera, los
regionalismos afloran con ello a quien cobrar, sobre que cobrar , y cuánto cobrar se
vuelven un tema de suma tensión en el país. Prestamistas inescrupulosos y
diplomáticos ingenuos, hizo contraer a la nación una deuda pública de 17.000.0000
créditos, cuando originalmente esta era de 5.000.000. Este endeudamiento hizo
imposible cambios profundos en el sistema fiscal, heredado del colonialismo, y agravó
más las diferencias que el mismo causaba entre sus congéneres. Incluso los
prestamistas se prepararon para que sus intereses , no se vieran tocados, en las
inestables mareas políticas colombianas, tomando como garantía las producciones
directas de plata, oro, y otras mercancías, en complicidad con una elite criolla ,
ansiosa de poder, prácticas que se repiten aun en nuestros días.
Sobre el capítulo 3: “proceso de apropiación de la tierra: Políticas estatales e intereses
regionales” podemos decir que el proceso se dividió en subprocesos de distribución y
ocupación y producción de la tierra, esto es el desmonte del trípode fiscalista que
afectaba la producción agrícola desestancando el tabaco y el aguardiente permitiendo
que cada provincia legislara sobre su producción ““Ley de descentralización de rentas
y gastos” (ley 20 de abril del 1850) que dejó en manos de las provincias las definición
sobre los recursos fiscales con los cuales asumir los gastos generales que quedaban
ahora bajo su responsabilidad”[i], cambiando la fuente de ingresos para el pago de la
deuda externa ahora con los terrenos baldíos por medio de la venta de bonos y
reformando también las políticas de producción reemplazando el sistema de
cosecheros matriculados por contratos de producción en el caso del tabaco (1846), y
pasando el monopolio del Estado a privados(1849) permitiendo su exportación, uno de
los más importantes fue la casa comercial Montoya, Sáenz y Cía.
La otra pata del trípode era el Diezmo, el Estado exigía el pago del “impuesto de
carácter religioso que gravaba la décima parte de los productos agrícolas y ganaderos
sobre el cual el Estado tenía derecho por el patronato eclesiástico, a apropiarse de un
25% del producto líquido”[ii], finalmente y con más dificultad que los anteriores casos
este se resolvió por la separación de la Iglesia y Estado en 1853; en Antioquia se
defendió o permitió este impuesto después de algunas modificaciones expuestas en el
congreso de 1826, alegando la tradición y como táctica de oposición al impuesto
directo obedeciendo a una “Política de partido;(…) el partido Conservador (…) se
opuso a todas aquellas reformas que tocaran los intereses terrenales del clero y la
Iglesia católica” [iii] entre ellos los bienes recibidos de manos muertas, esta posición
del partido se entiende porque ellos consideraban que la Iglesia sus creencias y
prácticas eran un elemento fundamental para la unificación de la nación.

El proceso de Distribución de la tierra o descorporativizacion se da entre Indígenas y


Campesinos, esto es: Mayorazgos y resguardos, los bienes de manos muertas,
propiedades comunales y terrenos Baldíos. La cuestión con los mayorazgos y
resguardos era la cantidad de tierras y ubicación que les pertenecía a los indios, se
tomaba como base el ordenamiento de la encomienda pero al no tener conocimiento
del territorio las cantidad repartida era arbitraria y se cruzaba con tierras anterior y
posteriormente repartidas, pues “¿Cuáles y cuántos eran los resguardos en nueva
granada?.” , por otro lado, al desconocer casi en su totalidad las formas organizativas
y culturales la medida que se utilizó: “por familia” favoreciendo a la etnia blanca era
arbitraria y confusa; sumado a eso, los conflictos entre indios y privados sobre las
tierras productivas dio origen a formas de producción basadas en el arrendamiento de
la tierra primeramente de los indios y luego de privados productores de tabaco, las
políticas sobre enajenación de la tierra como la venta permitida hasta en diez años no
pudo funcionar por dos razones específicas, la primera el desconocimiento de la tierra
como dijimos arriba y como consecuencia la inexactitud de los títulos de propiedad y la
inexistencia de ellos, como medida, se vendían o entregaba el derecho a esa tierra; y
por último, se presentaron conflictos entre indígenas y distribuidores de tierra por
tierras productivas al interés del distribuidor; entre indígenas y campesinos por
parcelas productivas y en últimas entre indios por la misma cuestión. Fue en 1847 don
Carlos Segismundo de Greiff quien informó al gobernador de Antioquia la problemática
de distribución de tierras a los indígenas. Después de todo “Ante el cúmulo de
dificultades operativas en la disolución de los resguardos (…) y el afán de integrarlos a
toda costa a la “nación” como mecanismos para fortalecer la sociedad civil se optó por
disolver aquellos resguardos (…)”[iv] y en últimas solo los indios tributarios podían
quedarse con la tierra o venderla después de diez años, el resguardo que no tributaba
quedaba expuesto a los pequeños colonos y los compradores de tierras baldías.[v]
Ante la confusión de la distribución de tierras y la ubicación de los resguardos se
descentralizo esa política dejando a cargo cada provincia.
Con el fin de promover la propiedad privada y el poblamiento se impulsó la ocupación
de tierras por familias como la “unidad básica” de la sociedad privilegiando a las
parejas casadas y con más de 4 hijos, la intención era que cada fanegada entregada
fuera explotada “ejercer control económico sobre esos territorios, poblarlos, e
incorporarlos a la actividad productiva era al mismo tiempo ejercer soberanía
territorial”[vi] esto obedece a las políticas de migración interna y a los vínculos que se
buscaban crear entre el ciudadano y la tierra, razón por la cual estas tierras asignadas
no se podían vender hasta en un periodo de cuatro años y debían trabajarse y tener al
menos 10 árboles frutales, la tierra entregada era parte del ordenamiento territorial con
el que contaba cada asentamiento para su crecimiento. No eran tierras baldías, estas
(las tierras baldías) fueron tomadas como recursos fiscales para pagar la deuda
externa e interna, las principales rentas del Estado que eran tabaco, oro y aduanas,
estaban en otros procesos, el del tabaco mencionado arriba; el oro, producto de las
provincias del sur estuvo en disputa, si bien no el producto propiamente hablando si su
circulación, es decir, las provincias del sur en donde se encontraba la mayor cantidad
de esclavos, necesarios para la extracción del recurso, entonces, cuando se promulga
la liberación de los esclavos en Cauca, principalmente, alegan su derecho a la
propiedad en la república liberal y el Estado intentando fortalecer la sociedad civil y los
ideales de la república promulgando la libertad de todo individuo; nos encontramos
entonces en un complejo problema primero con los ideales Estatales, el
enfrentamiento entre derechos y por último la necesidad del recurso, para solventarlo,
se promulga la libertad de partos, seguidamente, procesos de control del trabajo como
los terrazgos, los concertajes, la ley sobre los vagos, y por últimamente los contratos
para trabajos domésticos y la recomendación; se debe aclarar que esto paso de
maneras diferentes en cada provincia manteniendo constantes de paternalismo;
volviendo al tema, al verse limitado el Estado vio en la tierra la renta para pagar la
deuda y autofinanciarse, de esta manera creo los bonos de venta de tierras baldías
que se vendían y se movían gracias a la especulación particularmente de los
antioqueños sobre las tierras, con este panorama se intentó impulsar la migración
externa, no dio muchos frutos, sin embargo, con la creación de asentamientos y
poblados con la migración interna en los pocos lugares en donde se asentó un
extranjero nacían conflictos sobre la soberanía e intención del extranjero sobre la tierra.
De otro modo, los bonos eran comprados o asignados a personas interesadas en la
construcción de vías nacionales que conectan los puntos más importantes de
comercio en la Nueva Granada, esto es: Cartagena, Santafé, y Popayán a los que se
les ayudaba con mano de obra y quienes repartían tierras a los lados del camino. De
esta manera los baldíos pueden dividirse en dos grupos: a) Los entregados
directamente por el gobierno nacional y B) los otorgados por las provincias para
crecimiento poblacional, desarrollo de vías, producción agrícola y búsqueda de minas,
y especulación.[vii]

las anteriores reflexiones dan , cuenta de cómo los procesos, coloniales, y


poscoloniales, influyeron y determinaron las relaciones sociales colombianas en las
décadas posteriores, una relación , con los planteamientos , históricos de de Guillén,
se explica cómo la misma heterogeneidad de la población colombiana, dio cabida a
diferentes formas de lucha, o de cómo concebir la misma , es el nacimiento de las
guerrillas, que se agrupan alrededor de un jefe o caudillo, y nunca abandonan su
determinado territorio, constituyendo grandes extensiones de territorio, por fuera del
estado, con la mínima presencia del mismo, o a veces como intentos de
protoestados.estas formas de lucha siempre se caracterizaron por la lucha contra la
burocracia centralista e intervencionista de la corona o, del poder central de turno
(Guillén) la insurrección de los comuneros es una prueba de ello. La hacienda en este
nuevo orden social se conforma como la fuente de dominio y influencia,a partir de su
control ejercido sobre la tierra, el terrateniente controla directamente a los
minifundistas , este modelo de hacienda, el de la acumulacion de capital-dinero-tierras
es heredado de loas elites criollas(después de todo los hacendados , también están
fuertemente ligados al comercio nacional e internacional) en el modelo colonial, en
donde por medio de la hacienda u otros , mecanismos de poder, se construyen las
nuevas relaciones sociales y las nuevas formas de prestigio en la nueva nación.

[i] P.149
[ii] Cit. P. 130
[iii] P.154
[iv] P. 164-165
[v] P.166
[vi] P. 187
[vii] P.203