Sie sind auf Seite 1von 15

Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica

Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

INTRODUCCION
Los términos ética y moral, son empleados generalmente como sinónimos, esto

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


responde a sus significados etimológicamente confluyentes, donde la palabra
ética procede del griego ethos que significa “el carácter, modo de ser”.

Moral procede del latín mos moris que significa también “carácter o modo de
ser”. Dadas estas coincidencias no resulta extraño el uso inapropiado que pudiera
dársele en algunos textos, sin embargo, en lo sucesivo será empleado el termino
ética para hacer referencia a la filosofía moral y moral para denotar los distintos
códigos morales concretos; debido a que se trata de perspectivas distintas acerca
de la “reflexión moral”.

Desde estas distinciones, la ética se refiere a la disciplina filosófica que constituye


una reflexión sobre los problemas morales. Moral, es el conjunto de principios,
normas y valores que cada generación trasmite a la siguiente, en la confianza
de que se trata de un buen legado de orientaciones sobre el modo de comportarse
para llevar una vida “buena” y “justa”.

1
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

ETICA Y MORAL
1. DEFINICIONES

MORAL
La palabra moral deriva Etimológicamente del latín mos, mores, que significa
“costumbres”
La moral es el conjunto de reglas que se generan de manera individual o grupal y
que se aplican a los actos de vida cotidiana de los ciudadanos. Estas normas guían a
cada individuo, orientando sus acciones y sus juicios sobre lo que es moral o inmoral,
correcto o incorrecto, bueno o malo. La moral se refiere a las creencias y prácticas de
primer orden que implican un conjunto de juicios establecidos que originan y siguen
los individuos, las familias o sociedades para orientar sus acciones y comportamiento
en la vida diaria.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


Estos códigos morales pueden servir de referencia a instituciones, grupos y sociedades
enteras, impregnando procesos esenciales de socialización y de pautas de actuación.

ETICA
Etimológicamente viene del griego, ETHOS que significa costumbres, carácter, hábito,
forma de ser.

Se define como manera de ser, carácter. El hombre construye su ethos o forma de ser
a partir de la repetición progresiva de actos que dan lugar a la formación de hábitos
y son precisamente estos los que expresan la conducta humana.

2. ELEMENTOS DE LA ETICA Y MORAL

ELEMENTOS DE LA ETICA:
La ética tiene 2 elementos:
 EL INTERNO, donde se encuentra la conciencia y el sentido del saber.
 El EXTERNO, que se refiere al comportamiento que incide en lo publico

ELEMENTOS ESENCIALES DE LA MORAL:

Los elementos esenciales que participa en la moral son:


 Normas o códigos morales que regulan las acciones.
 Sujeto libre y consiente capaz de acatar o realizar esta normas.
 Valores inherentes a las normas o reglas de conducta: bien, bondad, justicia, honor,
fidelidad, entre otros.

CARACTERISTICAS DE LA ETICA Y LA MORAL:

Características de la Ética

 Es el hecho real que se da en la mentalidad de algunas personas.


 Es un conjunto de normas a saber, principio y razones que un sujeto ha realizado y
establecido como una línea directriz de su propia conducta. 2
 La ética, es científica ya que existe la sistematización, la organización y está sujeta
a comprobación.
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

 Es racional, ya que está basada en una metodología lógica, porque sigue una
secuencia, iniciando por la Inteligencia, luego la voluntad y su punto culminante la
libertad.
 Es práctica, ya que es funcional y por lo tanto congruente con mi propia
personalidad.
 Es normativa, porque establece su propio carácter por medio de normas o leyes
personales.

Característica de la moral

 La Moral es el hecho real que encontramos en todas las sociedades.


 Es un conjunto de normas a saber que se transmiten de generación en generación.
 Evolucionan a lo largo del tiempo y poseen fuertes diferencias con respecto a las
normas de otra sociedad y de otra época histórica, estas normas se utilizan para
orientar la conducta de los integrantes de esa sociedad.
 Están asociados con emociones y vocabularios especiales.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


3. DIFERENCIAS

En un sentido práctico, los propósitos de la ética y de la moral son muy similares.


Ambas son responsables de la construcción de la base que guiará la manera de ser,
la conducta de la mujer y el hombre, determinando su carácter, su altruismo y sus
virtudes y de enseñar la mejor manera de actuar y comportarse en sociedad.

Ambos términos están destinados a distinguir a las buenas y malas conductas. Sin
embargo, la ética es más reflexiva al cuestionarse el por qué se consideran válidas
algunas conductas y otras no, es decir, busca y analiza el fundamento de cada
comportamiento.
La ética, como ciencia, es un conjunto de conocimientos derivados de la investigación
de la conducta humana al tratar de explicar las reglas morales de manera racional,
fundamentada teórica y científicamente. Es una reflexión sobre la moral. Provee la
base teórica para valorar el por qué algo es bueno o malo.

Entonces, la ética, obliga a la reflexión sobre nuestras creencias, prácticas y juicios


morales.

Los profesionales del área de la salud tenemos el privilegio y la responsabilidad de


atender al ser humano en todo lo relativo a su salud en los aspectos biológicos,
psicológicos y sociales. Así, el paciente nos permite entrar en contacto con aspectos
íntimos y relevantes de vida para atender un problema de salud relatando su historia
familiar, describiendo la sintomatología, los detalles de inicio, el sitio del dolor, realizar
un procedimiento invasor o quirúrgico, ser atendida por trabajo de parto, realizar un
tacto rectal, buscar consejo sobre problemas psicológicos individuales o sociales.

En todos los casos cada paciente confía en que el profesional hará lo necesario para
resolver su problema de salud. Esta intervención biológica, psíquica y social que nos
autoriza el paciente merece un comportamiento cuidadoso, ético y científico, de cada
profesional que participa en su estudio y atención. Esto es ética aplicada, ética
práctica.

4. ÉTICA MÉDICA 3
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Desde los albores del siglo XX el proceso de la globalización se hace cada vez más evidente
en la educación médica, y se ha convertido en un asunto urgente la tarea de definir las
capacidades esenciales que requieren los “médicos globalizados”. De este asunto se ha
ocupado el recientemente creado Instituto para la Educación Médica Internacional (IEMI),
el cual definió un conjunto de aprendizajes aplicables en todo el mundo, que los estudiantes
de las escuelas (facultades) de medicina deben demostrar para obtener su grado. Y se
enmarcaron en 7 grandes categorías educacionales y comprenden 60 objetivos de
aprendizaje. Así mismo, estos “requisitos esenciales” deben consistir en conocimientos
médicos, habilidades clínicas, actitudes profesionales características de comportamiento y
de ética que todos los médicos deben tener, sea cual fuere el lugar donde recibieron su
formación .

En ese entendido, debe quedar claro que los valores éticos son estructuras de nuestro
pensamiento que mantenemos configurados en nuestro cerebro como especie humana, y
que en personas mentalmente equilibradas, cuando se incorporan y no se traducen en
conductas consecuentes, tienden a generar sentimientos de culpabilidad o de molestia con
uno mismo.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


LA ÉTICA CLÁSICA

Desde los inicios de la medicina se ha hecho hincapié en que la responsabilidad del médico
está por encima de los intereses monetarios (juramento de Maimónides). Cuando se
cuestiona la ética médica, la cual engloba un conjunto de problemas que el médico debe
resolver y enfrentar, dichos problemas requieren que el médico tome decisiones morales.
En la falta de probidad en los servicios profesionales, de intervenciones quirúrgicas
innecesarias, de mala administración de medicamentos, de mala calidad en el servicio, de
altos honorarios por consultas médicas, cobra vigencia el que el médico se ve en la
necesidad de percibir un pago por sus honorarios, sin que hasta la fecha se haya esclarecido
de manera suficiente el aspecto económico en la relación médico-paciente, quedando a la
deriva y a la interpretación subjetiva.
Para analizar los preceptos morales, que han sustentado la práctica médica, es necesario
hacer referencia a la filosofía aristotélica. La ética clásica no indagó en las cuestiones propias
de la profesión médica, sin embargo su tutela se vio reflejada en las normas morales
recogidas en el corpus hipocrático. El juramento hipocrático es el origen de todos los
códigos de deontología que han regulado la actuación médica en la cultura occidental. Este
conjunto de normas, elaboradas por los propios médicos, incluye preceptos morales que
han permanecido inalterados hasta la actualidad (el secreto médico, la búsqueda del bien
para el enfermo, el no dañar) y prohibiciones de ciertas prácticas, algunas de ellas de plena
actualidad, (el aborto, la eutanasia).
La práctica médica, según el corpus hipocrático, debe adornarse por la que se considera una
virtud esencial del médico: la prudencia o juicio práctico que debe hacer reflexionar al
médico sobre lo correcto en cada caso. Sin embargo, los principios que orientan la opción
moral no fueron objeto de los médicos de la época. Hipócrates no sometió a los médicos de
la escuela de Cos a los condicionamientos de un consenso social, ni de comisiones o consejos.
Más bien intentaba vincularles a unas normas incondicionales de conciencia. Este modelo
paternalista, basado en la beneficencia y un ejercicio profesional asentado en las virtudes,
permaneció casi inalterado hasta la mitad del siglo XX. Los textos hipocráticos sólo sufrieron
pequeñas variaciones fruto de la inclusión de preceptos religiosos, cristianos y judíos. Las
corrientes filosóficas que con la Ilustración separan lo científico de lo religioso, iniciaron
una etapa de conflictos éticos sociales que sin embargo no tuvieron gran calado en la forma
tradicional de ejercer la medicina.

El primer código de ética se publicó en el siglo 5 con el título de Formula Comitis 4


Archiatrorum, al cual siguieron escritos de médicos musulmanes como Ishaq ibn Ali al-
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Ruhawi [que escribió el primer libro de ética médica “La conducta del médico”] y Muhmmad
ibn Zakariya ar-Razi, así como pensadores judíos como Maimónides, y escolares católicos
como Santo Tomás de Aquino. Ya para fines del siglo 18, la ética médica se estructura más,
y el inglés Thomas Percival publica en 1794 un código de ética en que aparecen los términos
de ética y jurisprudencia médicas, pero hay autores de hoy que consideran que el código de
Percival sobreprotegía al médico.

En 1815, el parlamento inglés propone la primera ley que exige una enseñanza formal de
medicina y plantea una reglamentación ética de la profesión médica.

En 1847, la American Medical Association adopta su primer código ético que se inspira en
la ética médica católica, pero que sufre cambios y reconfiguraciones en el siglo 20 (décadas
60 y 70) utilizando un enfoque más liberal. A partir de entonces, la ética tiene una
importancia creciente en la medicina contemporánea lo cual ha llevado a la creación de
comités de ética institucionales que se encargan de evaluar y vigilar cualquier experimento
en que participan seres humanos.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


Existen ya casos bien conocidos en que no se ha respetado la ética médica y que apoyaron
la necesidad de que el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán
tuviera, desde el año 1977, un Comité Etico que revisa y aprueba todas las investigaciones
médicas que va a realizar. Actualmente, uno no debe participar en estudios médicos que no
hayan sido aprobados por el comité de ética institucional.

5. LA RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE

La relación médico-paciente era tan natural en la práctica de la medicina que no se hablaba


de ella. No se escribía. Se consideraba un hecho su existencia como base del trabajo del
médico con el enfermo, principio de lo que después se describió como el encuentro de una
conciencia con una confianza. La relación de confianza entre dos seres humanos ha sido
capaz de lograr mu- chas curaciones.

La medicina era más sencilla, los recursos del médico para atender al enfermo estaban más
en sus capacidades personales, en su relación con el enfermo, que en los recursos externos,
llámese implementos de tecnología para el diagnóstico, medicinas más eficaces y otros
procedimientos de tratamiento que la ciencia y la tecnología moderna han puesto en manos
del médico.

Se comienza a hablar de la relación médico-paciente cuando se empieza a sentir con alarma


que se está perdiendo. Con el avance de la ciencia y tecnología el acto médico empieza a
depender en gran parte del uso de métodos más eficaces de diagnóstico y tratamiento y
parecería que la presencia curadora del médico deja de tener importancia. “Apenas llegó
usted y me sentí mejor” era una frase que escucharon los médicos de antaño, aquellos que
atendían en su consultorio o en casa del paciente.

¿Es válida la preocupación porque se esté perdiendo esta relación? ¿Son los grandes
adelantos de la ciencia y tecnología aplicadas a la medicina suficientes para curar?
Las demandas se deben en gran parte a la perdida de esta relación, que se basaba en la gran
confianza de los pacientes en la medicina y en los médicos. Las demandas son la negación
de la relación médico-paciente, ¿Por qué? Porque hay elementos interruptores de esta
relación. No son elementos interruptores el avance en ciencia y tecnología. Si lo es la
organización distinta de la medicina que tiene que ver con lo compleja que se ha vuelto a la
luz de estos avances.
5
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Ahora bien, el elemento fundamental para una buena relación es la confianza, y este primer
paso lo iniciaba el paciente al escoger a su médico para confiarle su bien más preciado: su
salud. El paciente contaba con que su enfermedad y algunos aspectos de ella permanecerían
sólo en el conocimiento de él y de su médico.

El médico dependía en un grado mucho mayor que ahora de su habilidad para acercarse al
paciente, el diagnóstico se establecía con los datos que éste proporcionaba y en los signos
de enfermedad que pudiera recoger por su exploración. Los análisis y pruebas de gabinete
se solicitaban para corroborar diagnósticos o para ratificarlos. Debemos aceptar que en la
medicina actual sea institucional o privada hay elementos que no estimulan la confianza.

En la relación médico-paciente, el médico debe estar consciente de que el paciente no tiene


dañado solo un órgano, sino que enferma de manera integral. Por ello, debemos reflexionar
que el enfermar conduce a sufrir.
En ocasiones se padece mucho más de lo que se está enfermo y no debe olvidarse que
cuando un paciente enferma de algo grave, enferma con él la familia. Por todo ello no es
vano recordar aquella vieja conseja médica que señala: “El médico pocas veces cura, algunas

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


sana, pero siempre debe consolar”.

Reconociendo que la relación médico-paciente ha existido siempre, surge la pregunta de si


es importante que subsista aún en los tiempos actuales en que la medicina se sustenta en la
utilización cada vez más excesiva de métodos de diagnóstico y tratamiento que parecen ser
el paradigma de la medicina actual. Desde nuestro punto de vista la respuesta es afirmativa.
Los nuevos procedimientos enriquecen los recursos del médico, pero no sustituyen el poder
terapéutico de una buena relación que incluso debe servir para ayudar a médico y paciente
en el uso de estos procedimientos, que son un indiscutible avance, pero que han cambiado
los objetivos y paradigmas de la medicina innecesariamente cuando son utilizados en
demasía, sin criterio clínico adecuado y lo que es más triste olvidando que la razón de ser
de nuestra profesión, debe ser y buscar el bienestar del enfermo.

MODELOS DE RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE

En la atención de los enfermos hemos señalado, un aspecto primordial es la relación médico-


paciente, cuyas bases se encuentran en los principios mismos de la bioética. La relación
médico-paciente es el contrato, generalmente no escrito, establecido por personas
autónomas libres de iniciar, continuar o romper esta relación. En la interacción del enfermo
con el médico y el equipo de salud, basada en la comunicación y la disposición para
conseguir objetivos comunes, como son la prevención de enfermedades, preservación y
recuperación de la salud, con rehabilitación y reintegración al núcleo familiar, social y en
ocasiones laboral, existen varios modelos de relación médico-paciente; cuatro son los más
importantes y comúnmente aceptados.

A) MODELO PATERNALISTA

En el que prevalece la actitud autoritaria del médico que dirige las acciones, indica y/o
realiza los procedimientos diagnósticos terapéuticos, mientras que el enfermo sólo acata las
indicaciones, sin que se tomen en cuenta su opinión, dudas o temores. Es una relación tipo
sujeto-objeto en la cual, aunque se trata de beneficiar al enfermo, no se respetan su
autonomía, su libertad, su capacidad y derecho a decidir. Este modelo es frecuente en
México y países latinoamericanos, sobre todo en el medio rural.

B) MODELO DOMINANTE 6
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

En contraste con el anterior, es el enfermo quien, de acuerdo con sus conocimientos o bien
por la información obtenida, pide o exige que, de acuerdo con el diagnóstico establecido, se
realicen determinados procedimientos diagnóstico-terapéuticos. Es una relación tipo
sujeto- objeto que suele ocurrir cuando el médico tratante tiene poca experiencia. En estos
casos el abuso de autonomía del enfermo puede ser perjudicial.

C) MODELO DE RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

En este modelo se establece una buena comunicación, se informa al enfermo y la familia, lo


referente a su enfermedad, el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico, así como la
posibilidad de complicaciones. Se aclaran sus dudas y se trata de disipar sus temores; se
discuten las alternativas y en forma conjunta se toma la mejor decisión. En este modelo
intervienen la autonomía, la libertad y el juicio del paciente, en relación a lo que quiere o lo
que espera, todo ello bajo la orientación del médico tratante. Es una relación tipo sujeto-
sujeto, por lo que debe ser deseable tratar de implementarla.

D) MODELO MECANICISTA

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


En él la atención se lleva a cabo de acuerdo con disposiciones administrativas estrictas; se
siguen protocolos de manejo rígidos, el enfermo no elige al médico tratante y no siempre es
atendido por el mismo médico lo cual interfiere en la relación médico-paciente. El exceso de
burocracia y trámites administrativos retarda el tratamiento y deteriora la relación, que es
de tipo sujeto-objeto. Este modelo es frecuente en la medicina institucional, aunque también
ocurre hoy día, en la atención proporcionada por empresas prestadoras de servicios y por
compañías de seguros.

La terminación de la relación médico-paciente puede darse por la falta de colaboración del


enfermo o sus familiares, falta de empatía o incompatibilidad en sus valores morales,
imposibilidad física o técnica del médico para atender al enfermo, falta de los recursos
materiales y humanos para una adecuada atención, interferencia de los familiares, persona
responsable u otros médicos, petición explícita del enfermo, familiares o del propio médico.
En la práctica institucional existen limitantes y circunstancias especiales, especificadas en
los contratos o convenios con empresas o compañías de seguros que dan por terminada la
relación.

CAMBIOS EN EL PARADIGMA

De siempre, pero todavía hasta principios del siglo XX, el médico contaba para realizar el
diagnóstico de las enfermedades con un elemento fundamental: la entrevista con el
enfermo. Esta peculiar relación de confianza del enfermo y comprensión del médico, se
completaba con un detallado procedimiento de exploración física del enfermo que no se
limitaba sólo a la región del organismo que parecía afectada. Como auxiliares de diagnóstico
el médico de esa época contaba con un número limitado de análisis de laboratorio y sencillos
estudios radiológicos. En la actualidad los recursos de diagnóstico han aumentado
considerablemente. Los exámenes de laboratorio se cuentan por cientos. Los métodos de
gabinete auxiliares que iniciaron con la radiología, hoy ofrecen la Tomografía Axial
Computarizada, la Resonancia Magnética y el PET. En endoscopia hoy es posible explorar
prácticamente todas las cavidades del ser humano. Por lo que hace al tratamiento de las
enfermedades el cambio son los grandes avances de la terapéutica con medicamentos y las
innovaciones y creación de técnicas en cirugía.

Con todos estos avances, la medicina de hoy sería gloriosa si no se hubieran insertado en
ella elementos perturbadores que ocasionan cambios en el paradigma tradicional de la 7
medicina y de la relación médico- paciente.
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Debemos reconocer que hay dos aspectos completamente diferentes en estos cambios. Uno
de ellos altamente positivo y otro negativo que puede invalidar los grandes adelantos
mencionados y gestar la pérdida de los valores de antaño.

El cambio positivo se refiere al avance hacia una medicina social, en beneficio de la


colectividad, organizada para atender a todos los habitantes de un país o a un grupo de ellos.
El cambio negativo del paradigma es la conversión de una profesión eminentemente
humanística y de beneficio social, a una medicina concebida como una industria, en donde
se debe buscar el beneficio de los inversionistas que han creado esta industria.
En el cambio positivo, hay también diferencias, unos países la han desarrollado a través de
grandes instituciones públicas, organizadas por el estado para la atención de los habitantes.
Este es el sentido de la creación en México del IMSS a mediados del siglo XX y posterior-
mente del ISSSTE, congruente con esta decisión, en el país se debió extender esta cobertura
a todos los habitantes, al menos como extensión de la cobertura en atención a la salud. No
sucedió así.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


Otros países como Norteamérica, decidieron ofrecer la atención a la salud a través de
seguros médicos privados, sostenidos por el Estado, los empleadores o los ciudadanos. Esta
decisión no sólo ha convertido a la medicina en ese país en una gran industria, sino que ha
sido la responsable del cambio negativo en el paradigma a nivel mundial, al exportar este
modelo de atención.
Debemos aceptar que de alguna forma los grandes avances en la medicina han propiciado
su conversión en una industria. Los recursos para el diagnóstico y tratamiento son tan
numerosos, costosos y complejos que han rebasado la capacidad para que sólo los médicos
organicen los centros de atención. Lo anterior ha despertado como ya se señaló el interés
de inversionistas que en forma natural buscan el rendimiento de sus inversiones.
Todo lo anterior ha cambiado el paradigma: de ser una profesión de beneficio social, que lo
hace todo sólo por el bien de los enfermos, y que con los grandes adelantos científicos y
tecnológicos que hoy se tienen lo podría hacer mejor; pero que con el cambio de profesión
a industria, nulifica los grandes avances, pues éstos se limitan a determinados estratos de
la sociedad.

CAMBIO DE PARADIGMA Y CONFLICTO DE INTERESES

Con este cambio en el paradigma, la medicina actual se encuentra en medio del fuego
cruzado de los intereses económicos de una medicina convertida en industria, en la que el
único fin no es el bien del enfermo, como tradicionalmente lo ha sido el acto médico sino
que hoy día en su operación como industria la medicina privilegia el considerar redituable
la inversión en ella.
La comercialización de la industria de la medicina ha convertido a ésta, en un producto de
mercado y en cuna de múltiples conflictos de intereses ya que siempre hay una
contradicción, entre una estructura para hacer dinero, con otra para hacer el bien.
En la medicina actual se pueden reconocer a manera de ejemplo y entre otros, los siguientes
conflictos de intereses: Pagar y recibir comisiones por referir enfermos. Recibir alguna
compensación por utilizar determinados gabinetes y laboratorios. Recibir regalos por parte
de la industria farmacéutica al amparo del llamado “turismo académico”. Recibir privilegios
por tener “productividad” en hospitales privados. Recibir compensaciones de compañías de
seguros privados por limitar servicios a los asegurados. El conflicto de intereses está
presente también al hacerse un uso excesivo de la tecnología médica y al propiciar la
sustitución de la medicina general por la especializada que debería restringirse sólo para
los casos en que ésta se justificara.
8
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Finalmente este conflicto de intereses se ve influenciado por la propaganda que se realiza


diaria y directamente en televisión, en revistas y sobre todo en Internet. A lo anterior
debemos agregar la modalidad de establecer consultorios médicos al amparo de cadenas de
farmacias con manejo de medicamentos de calidad aún no precisada, todo ello al parecer al
amparo y con autorización de los organismos que oficialmente deben controlar y
responsabilizarse de estas acciones.

6. PÉRDIDA DE LA RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE: ALGUNOS FACTORES


CAUSALES

El elemento fundamental para una buena relación es la confianza, principalmente la


confianza en el médico que el paciente escogió. En la medicina actual hay elementos que no
estimulan la confianza. En la institucional el paciente va con el médico que la organización
señala, mismo que frecuentemente cambia en el curso del trata- miento; el paciente no va
con “su médico”. En la privada sucede algo semejante: el médico es asignado por la
compañía de seguros o por el hospital que escoge al que acepta su tabulador.
La medicina corporativa es directamente responsable tanto la pública como la privada del

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


deterioro de la relación médico-paciente, en uno como en el otro caso, el médico debe
atender un número de pacientes superior a aquellos que le permitirían una entrevista con
el tiempo suficiente para establecer una buena relación con el enfermo. Este es un mal
mundial. Hay reportes de medicinas corporativas tanto de Norteamérica como de Asia en
donde existe esta restricción del tiempo dedicado al enfermo.

En nuestro medio, la consulta en las instituciones de seguridad no sólo es breve, en


ocasiones la cita que se logra para ser atendido es en una fecha tan posterior que el
padecimiento ya se ha resuelto o complicado, generando ello mayor desconfianza en los
enfermos.
La multiplicación de personal que tiene que ver con el paciente en sus tratamientos
establece un enfrentamiento de éste ante el proceso burocrático de las instituciones,
mermando una buena relación.

La confianza en el médico y en la medicina deriva del prestigio de la profesión. Hoy, no todos


egresados de las facultades y escuelas de medicina del país están bien preparados. Las
escuelas mismas no han aceptado ser certificadas sabedoras de sus deficiencias, esto ha
trascendido al público.

Hace años los ingresos del médico dependían de su capacidad y prestigio, en la actualidad
la mayoría son asalariados de un corporativo público o privado sin estímulo de superación
profesional en la mayoría de los casos.

Circunstancias de la época actual que influyen en la relación médico-paciente de los


médicos. Las condiciones de trabajo del médico son claramente diferentes de las que
existían en épocas anteriores. Hoy tiende a ser un empleado en las instituciones públicas y
privadas, a trabajar en medio de carencias e incomodidades. El salario es insuficiente para
resolver las necesidades personales y familiares lo que nos obliga a tener varios empleos, lo
que influye en la eficiencia. Pero además, ha aumentado la exigencia por parte del paciente
y la sociedad, de tal manera que el trabajo del médico se realiza con la amenaza permanente
de demandas y reclamaciones.

La regulación por pares se ha hecho presente en la atención médica. Los consejos de


especialidad pretenden vigilar que quienes se ostentan como especialistas alcancen los
estándares técnicos y éticos que la sociedad requiere. El médico de hoy tiene que mantener
su certificación vigente y para ello cumplir con exigencias académicas. 9
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

La imagen pública del médico también ha cambiado en relación con la que tenía en el
pasado. Hoy se le identifica como un trabajador de la salud, un asalariado, sino es que como
burócrata.

Ha perdido credibilidad entre un segmento de la sociedad, de tal forma que la relación


médico-paciente se ha llenado de desconfianzas mutuas que propician una vigilancia de la
actuación del médico por parte del paciente, sus familiares o sus abogados.
Tampoco es raro que soliciten una segunda o tercera opinión. El trabajo en equipo es hoy
en día ponderado como una fórmula deseable para ejercer la medicina clínica, la que cada
vez parece menos un asunto de un solo médico y su paciente. En las unidades de atención
médica con frecuencia es un médico distinto el que atiende al paciente en cada cita. Cuando
los equipos no están bien integrados el paciente puede recibir información diferente o hasta
contradictoria por parte de cada uno de sus miembros.

DE LOS PACIENTES

El paciente ha adquirido una mayor conciencia de sus derechos y es cada vez más frecuente

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


que defienda su capacidad de autodeterminación contando con el apoyo de la familia. La
moderna bioética consagra el principio de autonomía para los pacientes competentes, de tal
manera que se acepta que pueden incluso negarse a seguir las prescripciones del médico si
no les parecen apropiadas y apoya el derecho del paciente a participar activamente en las
decisiones que le conciernen.

La transición epidemiológica ha favorecido la acumulación de pacientes con enfermedades


crónicas y es en estos casos cuando su participación es primordial y la iniciativa de control
y manejo la tiene el enfermo, quien debe saber qué hacer ante diversas circunstancias que
ya le ha tocado vivir y experimentar. El papel del médico es de un asesor y educador que
permite al enfermo tomar decisiones.

Por otra parte, la sociedad se ha vuelto desconfiada ante todo lo que huela a autoridad, ya
sea la sanitaria formal o la que representa el médico. Cada disposición es sujeta a
cuestionamientos y una buena parte de demandas ocurren como consecuencia de una
deficiente información.

DEL ENTORNO

El papel de la tecnología moderna es difícil de calcular, pero no cabe duda que ha influido
en la relación médico- paciente. El médico en quien se ha atrofiado, el arte de la clínica sufre
de parálisis operativa en ausencia del artefacto-máquina que lo apoye. La atención médica
ha incrementado sus costos, por el uso de tecnología tan compleja como por el florecimiento
del “negocio de la salud”. Habría que insistir que estos costos mayores no dependen de que
los médicos tengan honorarios o salarios más altos.
La economía ha invadido como se ha venido señalando el campo de la salud, puesto que ésta
tiene que ser rentable, de las utilidades se benefician hoy muchas personas y no siempre el
médico y el paciente, los que acaban siendo utilizados. Los sistemas que administran la
atención médica no siempre están enfocados a la calidad en su sentido más amplio y si bien
se han multiplicado no por ello han alcanzado mayor eficiencia.

7. CONSENTIMIENTO INFORMADO

CONCEPTO 10
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

El consentimiento informado es: el acto mediante el cual se informa detalladamente al


paciente sobre el padecimiento, los diversos procedimientos terapéuticos, posibles
complicaciones, así como secuelas o riesgos inherentes a ellos, a efecto de que decida y
autorice los procedimientos médicos en forma consciente, libre y responsable. En el Código
de Conducta Bioética hay 3 principios que denotan la importancia del consentimiento
informado, además de los principios generales de este código que son los siguientes:

I. Principios básicos.
II. Obligaciones hacia el paciente.
III. Planificación familiar y regulación de fertilización humana.
IV. Paciente moribundo.
V. Trasplante de órganos y tejidos.
VI. Investigación biomédica. Investigación biomédica
VII. Respecto a personas con libertad restringida.
VIII. Relaciones interpersonales con respecto a otros médicos.
IX. Consideraciones finales.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


A continuación se indican los principios que tratan sobre el consentimiento informado:

1. Principios básicos
Artículo 1 sección 11: La actuación del médico debe apegarse a la “Lex Artis” (arte de la
ley) solicitando el consentimiento informado de los pacientes o sus familiares, excepto en
los casos, como en el que se ejemplifica en el transcurso de una cirugía donde se debe tomar
una decisión rápida, sin que ello se demore por la obtención del consentimiento informado.
2. Obligaciones hacia el paciente
Artículo 2 sección 3: Deben preservarse los derechos y dignidad del paciente, respetando
su estado emocional o condición mental y concientizar al paciente y/o familiar responsable
para obtener el consentimiento válidamente informado, con plena libertad de aceptar o
rehusar, el plan de estudio, tratamiento médico y/o la ayuda médica recomendada.

3. Investigación biomédica
Artículo 6 sección 1: El médico comprometido con la investigación debe solicitar el
consentimiento válidamente informado a los participantes como sujetos de la investigación

Existen otros documentos donde se menciona al consentimiento informado, tal como se


dicta en los derechos de los pacientes que son los siguientes:
o Recibir atención médica adecuada.
o Recibir trato digo y respetuoso.
o Recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz.
o Decidir libremente sobre su atención.
o Otorgar o no su consentimiento válidamente informado
o Ser tratado con confidencialidad.
o Contar con facilidades para obtener una segunda opinión.
o Recibir atención médica en caso de urgencia.
o Contar con un expediente clínico.
o Ser atendido cuando se esté inconforme por la atención médica recibida.

Según Julio César Galán: “El consentimiento informado es un presupuesto y elemento


integrante de la “Lex Artis”, ajeno a la tradición médica que lo ha desconocido como
principio a lo largo de su historia”, situación que a lo largo de la práctica médica se ha ido
marginando y por consiguiente olvidando. En el derecho legislado se le considera al
consentimiento informado como el acto jurídico personalísimo del paciente para admitir o
rehusar uno o varios actos biomédicos concretos, en su persona, con fines de atención 11
médica.
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

En la Ley General de Salud en su artículo 81 se menciona: “En caso de urgencia… el


documento que debe ser firmado como autorización, será suscrito por el familiar, tutor o
representante legal …” porque “ la urgencia no permite demoras ante la posibilidad de
ocasionar lesiones irreversibles o existir peligro de fallecimiento”. Existen limitantes para
brindar la información, éstas son:
1. “Deberá respetarse la voluntad de la persona a no ser informada” (derecho a no saber).
2. No brindar información a familiares y/o terceros si así lo desea el paciente.
3. No dar información claramente perjudicial para la salud del paciente, en caso de
trastornos mentales, como sería el caso de depresión severa, trastornos de personalidad,
intentos previos de suicidio, etc.

En cuanto a la revocación del consentimiento, éste como se menciona con anterioridad es


temporal y revocable sin sujeción a formalidad alguna y la decisión debe basarse en la
información completa de las consecuencias que el abandono al tratamiento implica. La
revocación es válida en los siguientes supuestos: Tratamientos sanitarios obligatorios por
ley, urgencias, e incapacidad declarada o de hecho para tomar decisiones.

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


En la Ley General de Salud en su artículo 80 se decreta que “En todo hospital … deberá
recabarse a su ingreso autorización escrita y firmada para practicarle, con fines de
diagnóstico o terapéuticos los procedimientos médico-quirúrgicos necesarios… debiendo
informarle claramente el tipo de documento que deberá firmar …”

El formato oficial del consentimiento informado basado en los artículos 80, 81 y 83 de la


Ley General de Salud deberá contener:
I. Nombre de la institución a la que pertenezca el hospital.
II. Nombre, razón o denominación social del hospital.
III. Título del documento.
IV. Lugar y fecha.
V. Nombre y firma de la persona que otorgue la autorización.
VI. Nombre y firma de los testigos

El documento deberá ser impreso, redactado en forma clara, sin abreviaturas,


enmendaduras o tachaduras, de lo contrario, deberá realizarse de nuevo. Los formatos de
consentimiento informado, sugeridos por el Grupo Ángeles se refieren a los siguientes
temas: Receptor de trasplantes, donador vivo (nefrectomía para trasplante), vasectomía,
salpingoclasia, atención obstétrica, egreso voluntario, necroscopia, procedimiento
anestésico e ingreso hospitalario. Para estos casos se recomienda contar con un formato
específico para cada situación y/o evento.

Es necesario que después de todo lo comentado hagamos ciertas reflexiones:


• ¿La firma del consentimiento informado favorece o es una barrera para la relación médico-
paciente?
• ¿Representa o es parte de la medicina defensiva?
• ¿En la práctica cotidiana actual, la información verbal es válida sin el consentimiento por
escrito?
Dichas reflexiones deben ser consideradas de forma personal en el momento de hablar con
el paciente y tomarse el tiempo necesario para explicarle todo lo que es pertinente tanto
para el diagnóstico como para el tratamiento de su caso, y por consiguiente tomar dichas
decisiones de común acuerdo; siempre fortalecidas por una buena relación médico-paciente
que nunca deberá soslayarse.

8. DEONTOLOGIA 12
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Término introducido por Jeremy Bentham en su Deontology or the Science of


Morality/Deontologia o la ciencia de la moralidad, en 1889) hace referencia a la rama de la
ética cuyo objeto de estudio son los fundamentos del deber y las normas morales. Se refiere
a un conjunto ordenado de deberes y obligaciones morales que tienen los profesionales de
una determinada materia. La deontologia es conocida también bajo el nombre de “teoria del
deber” y, al lado de la axiologia, es una de las dos ramas principales de la ética normativa.

Trata, pues, del espacio de la libertad del hombre sólo sujeto a la responsabilidad que le
impone su conciencia. Asimismo, Bentham considera que la base de la deontologia se debe
sustentar en los principios filosóficos de la libertad y el utilitarismo, lo cual significa que los
actos buenos o malos de los hombres sólo se explican en función de la felicidad o bienestar
que puedan proporcionar asuntos estos muy humanistas. Para Bentham la deontologia se
entiende a partir de sus fines (el mayor bienestar posible para la mayoria, y de la mejor
forma posible)

Los argumentos humanistas de libertad y utilitarismo fueron apropiados en la deontologia,


con las exigencias ético-racionales que influyeron de alguna manera en el

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


constitucionalismo colombiano (como que fue amigo de Francisco de Paula Santander y
Miranda). Bentham coincide con Rousseau en su idea de que, hasta su tiempo, los sistemas
morales y politicos están fundados en el irracional histórico y deben ser sustituidos por una
moral y un orden politico naturales, es decir, racionales; lo cual fue acogido por las nacientes
repúblicas americanas.

Los primeros códigos deontológicos se aplicaron después de la segunda guerra mundial


luego de ver las atrocidades que los profesionales de la salud (Médicos principalmente)
aplicaban con las personas justificándose en el ejercicio de la investigación, pero que
tampoco tenian ningún tipo de regulación ni control, es asi como durante la guerra fria se
comienza a estudiar y aplicar la deontologia en Europa.

Como ya se ha observado, América Latina no ha sido ajena a la apropiación de la deontologia


ya que se han implementado muchos códigos deontológicos y éticos principalmente en el
área de la salud, incluso existen leyes apoyadas en la deontologia como es el Código
Deontológico y Bioético del Psicólogo Colombiano, Ley 1090 de 2006 en el cual el Dr. Nelson
Ricardo Vergara C.Psicólogo investigador y gestor de éste código y ley (Psicologia Hoy 2005
y COLPSIC), deja ver claramente la base filosófica Humanista liberal y utilitarista
benthamista, muy apropiada para la psicologia moderna y que no menos se hace notar
también en la constitución Colombiana de 1991.
Este es un claro ejemplo de la fuerza y la solidez del concepto deontológico aplicado y
expresado en las leyes democráticas más modernas.

Puede hablarse también de una deontologia aplicada, en cuyo caso no se está ya ante una
ética normativa sino descriptiva e incluso prescriptiva. La deontologia aplicada al estudio
de los derechos y deberes, particularmente enfocados al ejercicio de una profesión, es el
caso de la deontologia profesional. Para su aplicación se elaboran códigos deontológicos, los
cuales reglamentan, de manera estricta o bien a modo de orientación, las cuestiones
relativas al “deber”, de los miembros de una determinada profesión. La deontologia se nutre
por un lado del marco juridico, y por otro del marco moral.

Su concepto básico es que obrar “de acuerdo a la ética” se corresponde con obrar de acuerdo
a un código predefinido. Un apartamiento de una norma previamente definida, en general
por escrito, constituye una actitud o un comportamiento no-ético. Por tanto, hablamos del
argumento supremo que ha de orientar cualquier conducta.
13
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

Por el contrario, existe otra rama, denominada Teleologia, que define el obrar éticamente
como aquella actitud o comportamiento que contempla el bien para la mayoria,
determinando qué es correcto y qué no lo es en función del resultado a alcanzar, pues la
Teleologia es el tratado sobre el fin, de ahi que el fin último solo es correcto en cuanto sea
un bien para todos, sin distinción alguna, ni acepción entre las personas.

La deontologia se divide en 4 fases: Universitaria, Gremial , Ética y normativa

DEONTOLOGIA PROFESIONAL

Deontologia profesional hace referencia al conjunto de principios y reglas éticas que regulan
y guian una actividad profesional. Estas normas determinan los deberes minimamente
exigibles a los profesionales en el desempeño de su actividad. Por este motivo, suele ser el
propio colectivo profesional quién determina dichas normas y, a su vez, se encarga de
recogerlas por escrito en los códigos deontológicos. A dia de hoy, prácticamente todas las
profesiones han desarrollado sus propios códigos y, en este sentido, puede hablarse de una
deontologia profesional periodistica, de una deontologia profesional médica, deontologia

ETICA Y MORAL – SEMINARIO


profesional de los abogados, etc.

Es importante no confundir deontologia profesional con ética profesional. Cabe distinguir


que la ética profesional es la disciplina que estudia los contenidos normativos de un
colectivo profesional, es decir, su objeto de estudio es la deontologia profesional, mientras
que, tal como se apuntaba al comienzo del articulo, la deontologia profesional es el conjunto
de normas vinculantes para un colectivo profesional.

DEONTOLOGIA PROFESIONAL ÉTICA PROFESIONAL


Orientada al deber Orientada al bien, a lo bueno
Recogida en normas y códigos No se encuentra recogida en normas ni en
“deontológicos” códigos deontológicos, está relacionada
con lo que piensa el propio individuo
(conciencia individual/profesional)
Esas normas y códigos son minimos y No es exigible a los profesionales de un
aprobados por los profesionales de un determinado colectivo (periodistas,
determinado colectivo profesional médicos, abogados,…)
(periodistas, médicos, abogados,…)
Se ubica entre la moral y el derecho Parte de la ética aplicada

14
Universidad Nacional “San Luis Gonzaga” De Ica
Facultad De Medicina Humana “Daniel Alcides Carrión”

BIBLIOGRAFIA

1) A.E. Hardy-Pérez y J.E. Rovelo-Lima. Moral, ética y bioética. Un punto de vista


práctico. Medicina e Investigación 2015;3(1):79-84.
2) Torres León J. La transformación de la ética médica.Sanid mil. 2011; 67 (2): 131-
134.
3) Pardo A. La ética en la medicina. Pers bioet. 2011; 15(2):166-183.
4) Rivero SO. La relación médico-paciente en la actualidad. En: Rivero Serrano O.
Tanimoto M. El ejercicio actual de la Medicina; 1a ed; México DF. Siglo veintiuno
editores, S.A. de C.V, 2000: 32-38.
5) Gutiérrez SC. Relación médico-paciente. En: Cote Estrada
6) L. Olvera Pérez D. Cirugía en el paciente geriátrico; 1a ed; México DF. Editorial Alfil.
2007: 707-713.
7) Kuthy PJ. Bioética. Tendencias y corrientes filosóficas. En: Kuty-Porter J.
Introducción a la bioética. 2a. ed. México DF. Méndez Editores, 2003.
8) http://www.medigraphic.com/pdfs/actmed/am-2005/am051k.pdf

ETICA Y MORAL – SEMINARIO

15