Sie sind auf Seite 1von 4

79-2010

Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. San Salvador, a las nueve


horas con un minuto del día veinticuatro de marzo de dos mil diez.
Analizada la demanda formulada por el abogado Carlos Enrique Velásquez Calles,
en carácter de apoderado del señor Leonardo Navas Delgado, contra actuaciones atribuidas
al Subgerente de Prestaciones, al Gerente, a la Comisión Especial y a la Junta Directiva,
todos del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos, junto con la
documentación relacionada a folios cuatro de este expediente, es pertinente realizar las
siguientes consideraciones:
I. Manifiesta el abogado Velásquez Calles que su mandante contrajo matrimonio
civil con la señora María Elena Vanegas de Navas el día 22-I-1975, quien, al momento de
su deceso, ocurrido el 24-X-1998, era pensionada de vejez por el Instituto Nacional de
Pensiones de los Empleados Públicos, según expediente VD-5077. Matrícula: 6-089800.
Dicho profesional afirma que su poderdante, sin haber contraído otro matrimonio ni
padecer de invalidez alguna, presentó el día 7-X-2008 una solicitud de reclamo de la
pensión que le correspondía a la señora María Elena Vanegas de Navas, la cual fue
denegada por el Subgerente de Prestaciones del Instituto Nacional de Pensiones de los
Empleados Públicos, según resolución de fecha 15-I-2009. El argumento de la decisión en
referencia –según lo afirma el citado abogado– consistió en que el artículo 204 letra c) de la
Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, vigente al día del fallecimiento de la señora
Vanegas de Navas, exigía comprobar, además del estado familiar de viudo, la condición de
invalidez del peticionante para poder gozar de la pensión de sobrevivencia.
En ese sentido, expresa que el día 19-I-2009 apeló dicha resolución ante el Gerente
del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos, quien con fecha 20-III-
2009 confirmó en todas sus partes –y con el mismo basamento– la decisión emitida por la
Subgerencia de Prestaciones de dicha entidad.
En ese orden, señala que también recurrió la providencia confirmatoria dictada por
el Gerente, ante la Junta Directiva del Instituto, quien nombró una Comisión Especial para
conocer del caso concreto, la cual dictó la resolución en la que ratificó el acto de la
Gerencia, siendo ésta, a su vez, avalada por la Junta Directiva de la entidad en referencia,
tomando como fundamento la misma argumentación, esto es, que de conformidad al
artículo 204 letra c) de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, el señor Leonardo
Navas Delgado debió comprobar que, al momento del deceso de su cónyuge, se encontraba
en estado de invalidez.
Por tal motivo, afirma que la totalidad de las resoluciones aludidas lesionaron los
derechos a la igualdad y a la seguridad social del señor Navas Delgado, ya que exigir a éste
la condición de inválido para poder tener derecho a la pensión de sobrevivencia supone un
1
trato desigual respecto de la cónyuge sobreviviente, a quien no se le exige ningún otro
requisito adicional más que probar el fallecimiento de la persona con la cual contrajo
matrimonio.
II. Determinadas las razones esbozadas por el apoderado de la parte actora y
habiéndose constatado que la demanda cumple con los requisitos mínimos de admisibilidad
y procedencia establecidos por la legislación procesal aplicable y la jurisprudencia
constitucional, es pertinente mencionar que la misma se admitirá para controlar la
constitucionalidad de las siguientes actuaciones: a) la resolución proveída por el
Subgerente de Prestaciones del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos
el día 15-I-2009, con referencia número 02, mediante la cual dicho funcionario denegó al
señor Leonardo Navas Delgado la pensión de sobreviviente por el fallecimiento de su
cónyuge; b) la resolución pronunciada por el Gerente de esa misma institución el 20-III-
2009, con número de referencia 2-19-2009, en la que confirmó la decisión precitada; c) la
resolución dictada el día 4-XII-2009 por la Comisión Especial nombrada por la Junta
Directiva de ese Instituto, con número 71/2009, por medio de la cual se ratificó la
providencia emitida por la Gerencia; y d) la decisión adoptada por la Junta Directiva de
dicha entidad el día 21-XII-2009, con referencia número 44/2009, que convalidó el
proveído dictado por la citada Comisión Especial.
Tales actuaciones vulneran presuntamente los derechos a la igualdad y a la
seguridad social del señor Leonardo Navas Delgado, debido a que en las mismas se exige a
éste la condición de inválido para poder optar a la pensión de sobrevivencia, con base en el
artículo 204 letra c) de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, vigente al momento
del fallecimiento de la cónyuge del impetrante, no obstante que a la viuda no se le exige tal
condición.
III. Respecto a la procedencia de una medida cautelar en el caso cuyo estudio se
realiza, es preciso señalar que la misma se encuentra condicionada por la naturaleza del
acto reclamado, ya que éste debe ser susceptible de paralización o suspensión.
En ese sentido, de conformidad a lo establecido en el artículo 19 inciso 2° de la Ley
de Procedimientos Constitucionales, la suspensión resulta inoperante cuando el acto
impugnado no está produciendo efectos positivos, lo cual puede suceder por una negativa
de la autoridad demandada a la petición que se le plantea. De ahí que, cuando la actuación
impugnada se traduce en un rechazo a lo solicitado es evidente que su cesación resulta
improcedente puesto que no existe materia en que pueda operar o sobre la cual despliegue
eficazmente sus efectos.
En el presente caso, por las características que presentan los actos contra los cuales
reclama el abogado Carlos Enrique Velásquez Calles, éstos no son susceptibles de
suspenderse, ya que se trata, en esencia, de una negativa de las autoridades demandadas a la
solicitud de la pensión de sobrevivencia hecha por el señor Leonardo Navas Delgado. Esta

2
circunstancia pone de manifiesto, en forma clara, la inexistencia de situaciones concretas
que puedan preservarse mediante la adopción de una medida cautelar. Consecuentemente,
en el presente caso resulta improcedente ordenar la suspensión de los efectos de los actos
reclamados.
Por todo lo expuesto y de conformidad a los artículos 12, 19, 20, 21, 22 y 79 inciso
2° de la Ley de Procedimientos Constitucionales, esta Sala RESUELVE:
1. Tiénese al abogado Carlos Enrique Velásquez Calles como apoderado del señor
Leonardo Navas Delgado, en virtud de haber acreditado en debida forma la personería con
la que actúa en el presente proceso de amparo.
2. Admítese la demanda planteada por el abogado Velásquez Calles, en la calidad
antes indicada, contra las actuaciones atribuidas al Subgerente de Prestaciones, al Gerente,
a la Comisión Especial y a la Junta Directiva, todos del Instituto Nacional de Pensiones de
los Empleados Públicos, en los términos expuestos en el considerando II de este proveído,
por la presunta vulneración de los derechos de igualdad y a la seguridad social –
reconocidos en los artículos 3 y 50 de la Constitución de la República– del señor Leonardo
Navas Delgado, a quien se tiene como parte.
3. Sin lugar la suspensión de los actos reclamados, por no ser susceptibles de
ocasionar efectos positivos.
4. Informe dentro de veinticuatro horas el Subgerente de Prestaciones, el Gerente, la
Comisión Especial y la Junta Directiva, todos del Instituto Nacional de Pensiones de los
Empleados Públicos, quienes deberán limitarse a expresar si son ciertos los hechos que se
les atribuyen en la demanda.
5. Identifiquen las autoridades demandadas el medio técnico por el cual desean
recibir los actos de comunicación.
6. Tome nota la Secretaría de este Tribunal de la persona comisionada y del lugar
señalado por el abogado Velásquez Calles, en el carácter antes indicado, para recibir los
actos procesales de comunicación.
7. Confróntese el testimonio de la escritura matriz de poder presentada por el
apoderado del señor Leonardo Navas Delgado, con una de sus copias y, de resultar
coincidentes, devuélvase el original al interesado.
8. Notifíquese.
---J. B. JAIME---F. MELÉNDEZ---J. N. CASTANEDA S.---E. S. BLANCO R.---R. E.
GONZÁLEZ B.---PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO
SUSCRIBEN---E. SOCORRO C.---RUBRICADAS.

3
4