Sie sind auf Seite 1von 3

CONSTRUCCIÓN 2

Sección 001 – Procesos Constructivos


TRAZO Y NIVELACIÓN
GENERALIDADES

Se llama trazo al efecto de localizar, alinear, ubicar y marcar en el terreno o en la superficie de


construcción los ejes principales, paralelos y perpendiculares señalados en el plano del proyecto,
así como los linderos del mismo.
Se llama nivelación a los trabajos que se efectúan para conocer la diferencia de alturas de uno o
varios puntos con respecto a uno conocido, denominado banco de nivel; éste puede ser verdadero
o supuesto y de él depende la precisión del trabajo.
Al combinar los dos conceptos anteriores, el trazo y nivelación se obtiene la referenciación
necesaria para ubicar al proyecto en el espacio y de acuerdo a las dimensiones y niveles
preestablecidos.

CLASIFICACIÓN DEL PROCESO DE TRAZO Y NIVELACIÓN

 Por medios manuales. Cuando la superficie del terreno no es lo suficientemente grande


cuyas dimensiones y desniveles no rebasen las tolerancias o márgenes de error establecidos
para levantamientos topográficos.

 Con aparatos de precisión. Se utilizará el nivel y el tránsito. Este procedimiento se aplica


cuando la superficie del terreno es lo suficientemente grande y sensiblemente desnivelada
con el fin de evitar que durante la medición de distancias, alturas y ángulos se generen
márgenes de error considerables.

RECOMENDACIONES

 En el trazo y la nivelación siempre es útil, si es posible, tomar como referencia las


construcciones colindantes o de la vía pública (banquetas).

 Además de marcar los límites del terreno y los ejes principales del proyecto es importante
trazar las ubicaciones de instalaciones o equipamiento no referenciados con ejes, tales
como tomas de agua, registros, drenajes, etc.

 Para las referencias de los niveles y trazos necesarios, se deben construir los bancos de
nivel y las mojoneras que se requieran procurando que su localización y firmeza sean
adecuadas para evitar cualquier desplazamiento.

 Si el trazo se realiza en forma manual se hará uso de una escuadra de madera de ángulo
recto cuyos lados midan 30, 40 y 50 cm respectivamente, esto permitirá marcar, cuando así
lo requiera el proyecto, cruces de ejes o ángulos de 90°. Las dos líneas que se intersectan
formando un cruce de ejes se señalan sobre el terreno con calhidra tomando como
referencia de cada eje un hilo (reventón) colocado sobre el trazo del mismo eje y sujetado y
tensado en los dos extremos. Una vez hecha la marca es posible retirar los hilos auxiliares.
Este mismo procedimiento es aplicable para referenciar los límites de las excavaciones y las
trayectorias de las líneas de drenaje, por ejemplo ver figuras 1 y 1 bis.

Página | 1
Para verificar el trazo de ejes perpendiculares se utiliza un procedimiento manual. Una vez
trazados y referenciados, se mide desde la intersección hacia cada uno de los lados una distancia
de 2 m (punto A y B respectivamente), después, sobre el eje perpendicular se selecciona un punto
a 3 m de la intersección (punto C). Para verificar un trazo perpendicular, la distancia entre C y A
debe ser igual a la distancia C y B (ver figura 2).

Si la nivelación se realiza en forma manual se usará una manguera transparente de 10 m de


longitud que contenga agua en su interior, de preferencia coloreada y libre de burbujas de aire. La
presión atmosférica sobre el agua en cada uno de los extremos de la manguera es la misma, por lo
que ésta tendrá el mismo nivel en ambos extremos. Se puede considerar como banco de nivel a
una referencia fija (la superficie de una banqueta de concreto, por ejemplo) y que permanecerá así
durante todo el proceso de construcción de la cimentación o por lo menos durante la construcción
de la cimentación y el desplante del proyecto. Una vez establecido el nivel 0 +00 del banco de
nivel, se trasladarán los diferentes niveles requeridos hacia cualquier punto de la obra. Al
referenciar así los niveles se ubicará clara y precisamente el nivel de piso terminado, por ejemplo,
y a partir de las dimensiones indicadas en el proyecto se podrá calcular el nivel del desplante de la
cimentación o la altura del entrepiso en cualquier punto de la obra (ver figura 3).

Durante la toma de datos mediante aparatos de precisión, no se debe menospreciar la importancia


de las notas. Si alguna de las cinco propiedades que se usan para evaluarlas (exactitud, integridad,
facilidad de lectura, arreglo y claridad) no está presente, se tendrá como consecuencia pérdidas de
tiempo, retrasos, errores y un mayor costo para completar el trabajo de campo, los cálculos y los
dibujos correspondientes. Actualmente se tienen disponibles recopiladores mecánicos que guardan

Página | 2
información y datos para la medición en campo de ángulos y distancias. Estos datos se almacenan
automáticamente oprimiendo teclas lo cual elimina probables errores de lectura y transcripción,
tanto de campo como de gabinete; posteriormente el recopilador los transfiere a una calculadora
para su procesamiento. Los recopiladores electrónicos de datos no reemplazan completamente los
registros tradicionales de campo que se usan todavía para registrar información de apoyo,
incluyendo croquis y notas de localización para el proyecto definitivo.

ALCANCES Y CRITERIOS DE MEDICIÓN Y CUANTIFICACIÓN

 Se considera el metro cuadrado (m2) o la hectárea (ha) como unidad de medición.

 Para el trazo y la nivelación de casas, edificios y edificaciones similares se considera la


proyección horizontal sobre el terreno tomando los paños exteriores como límites de la
superficie, aunque haya habido sobreexcavaciones para realizar la construcción de la
cimentación. Se considerará sólo una vez aunque se tengan varias plantas sobre la misma
superficie.

 Para el trazo y la nivelación de terrenos se toma en cuenta la superficie contenida en los


linderos definitivos.

Página | 3