Sie sind auf Seite 1von 4

CARACTERISTICAS DE UKIYO-E-

Casi completamente desconocida en occidente pero muy meritoria


artísticamente, la estampa japonesa, llamada también Ukiyo-e, refleja
bellamente los paisajes y las costumbres del imperio del Sol Naciente.

Se descubrió en Europa a finales del siglo XIX y los impresionistas se


sintieron atraídos e influidos por ella.

Innumerables obras de muchos artistas llenan los museos nipones pero son
difíciles de ver en occidente.

Puedes observar en estas tres obras las características principales del


Ukiyo-e:

 Realismo. Las obras reflejan los paisajes típicos, volcanes, costas, puentes
curvos, campesinos en plena faena, etc.
 Temática variada: paisajes, teatro Kabuki, barrio de los placeres en Edo
(Tokio), escenas cotidianas, etc.
 Generalmente son grabados sobre madera.
 Estrecha colaboración entre el pintor, el grabador, el impresor y el editor.
 Humor y ternura en el tratamiento de los temas.
 Dibujo nítido y seguro.
 Colorido variado e intenso.

UTAGAWA HIROSHIGE
Utagawa Hiroshige (歌川広重?), seudónimo artístico de Andō Tokutarō (安藤徳
太郎?) (Edo, actual Tokio, 1797-ibídem, 1858), fue un pintor japonés. Perteneció a
la Escuela Utagawa, una de las más reputadas del estilo ukiyo-e. Hiroshige fue uno
de los principales exponentes del paisajismo japonés, llevando esta disciplina a un
nivel artístico y de estilo de gran calidad. Es también conocido como Andō
Hiroshige (安藤広重?) e Ichiyūsai Hiroshige (一幽斎廣重?).
Hiroshige era dibujante, grabador y pintor, con una prolífica obra desarrollada
entre 1818 y 1858, etapa en la que creó más de 5400 grabados. Se distinguió por
series de estampas sobre el monte Fuji y sobre Edo (actual Tokio), dibujando con
maestría los paisajes y la atmósfera de la ciudad, y captando los momentos de la
vida diaria de la capital nipona antes de su transformación durante el período
Meiji (1868-1912). Estas obras se caracterizan por su formato vertical, por el control
sutil del cromatismo —con el dominio del verde y del azul— y su sentido del primer
plano, que sería imitado, más tarde, por la fotografíay el cine.
Fue uno de los últimos representantes del ukiyo-e, y en particular del grabado, al
que condujo a una cota de gran calidad antes de la decadencia de la xilografía en
Japón. Hiroshige fue un humilde intérprete de la naturaleza, pero sobre todo fue un
verdadero genio cuando se expresó con la ayuda de los medios limitados del
grabado sobre madera, haciendo surgir las delicadas transparencias de la
atmósfera al compás de las estaciones, en paisajes donde el ser humano está
siempre presente.
Poco después de la apertura forzada del Japón a los intercambios comerciales
con Occidente, fue principalmente a través de la obra de Hiroshige
que Europa descubrió hacia 1870 la asombrosa originalidad de las artes
gráficas niponas. Su obra influyó en numerosos artistas europeos, creando un estilo
denominado japonismo, que tuvo una influencia determinante sobre movimientos
como el impresionismo y el modernismo.
En el santuario de Akiba en Ukeji, de la serie Cien famosas Fuegos artificiales en el puente Ryōgoku, de la serie Cien
vistas de Edo (1857). Se trata de un posible autorretrato de famosas vistas de Edo (1856-1858), formato ōban, editorial
Hiroshige: en la esquina inferior izquierda vemos un pabellón Sakanaya Eikichi.
de té, donde un monje está pintando el paisaje que tiene
enfrente.
Peregrinación al santuario de la diosa
Benzaiten en la gruta rocosa de
Enoshima, en la provincia de
Sagami (1850), tríptico en
formato ōban, editorial Sumiyoshiya
Masagoro.

Nieve en Kisoji (1857), de la


serie Nieve, luna y flores, tríptico en
formato ōban, editorial Okazawaya
Taheiji.