Sie sind auf Seite 1von 6

Fecundación in vitro

PROBLEMA BIOETICO
AXEL ROMÁN CUEVAS GRUPO:667
Reproducción asistida

Fecundación in vitro

Antes de comenzar a ver en que consiste la Fecundación in vitro, hay que saber, aunque sea
generalmente sobre reproducción asistida, se debe aclarar lo que esta significa y en lo que
consiste, para que sea más fácil la comprensión de todas las opiniones que a continuación se van a
presentar y de los casos que se van a abordar.

Los tratamientos de reproducción asistida se ofrecen con el objetivo de mejorar la probabilidad de


embarazo a parejas que presenten alguna patología limitante de su fertilidad o que tras varios
meses de intentarlo no lo hayan conseguido; o a mujeres sin pareja masculina que deseen
embarazo; y a mujeres que decidan preservar su fertilidad con el objetivo de ser madres en un
futuro.

Existen una gran variedad de tratamientos de reproducción asistida, cada uno utiliza un método
diferente y depende mucho de cuál sea la deficiencia que tiene la persona o la pareja que se
quiera aplicar este tipo de métodos para poder tener hijos. Tomando en cuenta este pequeño
concepto que tenemos sobre reproducción asistida ahora si podemos abordar el tema del que
vamos a hablar.

La fecundación in vitro inicia de la misma forma que la inseminación artificial, primero se tiene que
efectuar la estimulación ovárica, esto se consigue inyectando hormonas periódicamente en el
vientre de la mujer, para regularizar el periodo menstrual y poder controlar los ovocitos con el fin
de tener la seguridad de una fecundación.

Durante el proceso se realizan ultrasonidos periódicos (entre 3 y 4) y se determina la presencia de


la hormona estradiol en sangre para comprobar que el crecimiento y la evolución de los folículos
es el adecuado.

Cuando se comprueba, por medio de ultrasonido, que los folículos han alcanzado el tamaño
adecuado y se considera que ya hay disponibles un número adecuado de ovocitos, se programa la
punción folicular alrededor de 36 horas después de la administración de una inyección de la
hormona hCG que induce la maduración ovocitaria de forma similar a como tiene lugar en el ciclo
natural. La punción se realiza en el quirófano y bajo anestesia, con el fin de que la paciente no
sienta ningún tipo de molestia durante el procedimiento, cuya duración es de 15 minutos en
promedio.

Este proceso puede realizarse por la técnica de FIV convencional, la cual consiste en colocar en la
placa de cultivo un óvulo rodeado de espermatozoides. Otra técnica muy utilizada es la Inyección
Intracitoplasmática de Espermatozoides o ICSI por sus siglas en inglés, en esta técnica, con la
ayuda de una pipeta, se introduce un espermatozoide vivo dentro del óvulo.

Los embriones resultantes tras la fecundación de los óvulos son observados en el laboratorio día
tras día, y son clasificados según su morfología y capacidad de división. Algunos embriones pueden
llegar a bloquearse en su desarrollo, y serán descartados al ser considerados como no viables.

Tras la fecundación de los óvulos, los embriones resultantes son observados en el laboratorio día a
día y son clasificados según su morfología y capacidad de división. Algunos embriones pueden
llegar a bloquearse en su desarrollo, estos embriones serán descartados al ser considerados como
no viables.

Ya que tenemos una idea general de lo que sucede en la fecundación in vitro, es momento de
puntualizar las ventajas y las desventajas que conlleva este tipo de reproducción asistida, esto con
la finalidad de obtener un panorama mas amplio sobre el tema y así poder tomar una postura a
favor o en contra de este problema bioético, pero ya sabiendo los posibles resultados que esta
puede tener.

Primero abordaremos las ventajas de la fecundación in vitro:

-La ventaja fundamental de la FIV es que permite a muchas parejas tener hijos biológicos propios,
sin tener que usar óvulos o esperma de un donante.

-La FIV es un método que se emplea desde hace muchos años: el primer nacimiento exitoso
ocurrió hace cuatro décadas, en 1978. La Fecundación In Vitro tiene una larga y segura trayectoria
y se ha ido perfeccionando continuamente en los últimos años por profesionales médicos de todo
el mundo y ofrece mejores resultados que otras técnicas de reproducción asistida.

-Además de ser útil en casos de infertilidad relacionados con las Trompas de Falopio, la
fecundación in vitro también se indica en los casos de infertilidad inexplicable o si existen
problemas con la calidad del esperma del hombre.

-El tratamiento facilita a las parejas la opción de examinar los embriones en busca de patologías
hereditarias o problemas cromosómicos si ellos lo desean.

-La in vitro es apropiada para mujeres solteras y parejas del mismo sexo.

Los inconvenientes que puede acarrear la fecundación in vitro son:

-La FIV no es barata y no todos los intentos están cubiertos por el seguro médico.

-Las tasas de éxito de la FIV varían mucho dependiendo de la edad y el estado de salud. En general,
algo más del 25% de los ciclos de FIV que se realizan tienen un resultado positivo.

-Los posibles efectos secundarios incluyen complicaciones desde la estimulación de los ovarios
para producir más óvulos, así como el riesgo de embarazo ectópico (esto ocurre cuando el
embrión se establece en la trompa de Falopio; dado el caso, se requiere una cirugía urgente
porque puede tener un resultado letal para la mujer).

Ya que hemos ampliado mas el panorama sobre la fecundación in vitro, y antes de dar mi postura
sobre este tema, es necesario resaltar algunos argumentos que defiendan este tipo de
reproducción, igualmente se tiene que puntualizar argumentos que estén en contra de este
método.

Primeramente, veremos los argumentos a favor.

David González, presidente de la Asociación de Padres por la Gestación Subrogada, explica que se
trata de una técnica de reproducción asistida que se lleva desarrollando en varios países desde
hace más de 30 años, sin que ello haya generado una problemática específica.
Asegura que permite a las parejas que desean tener hijos, y que por múltiples razones no pueden
hacerlo por sus propios medios, tener hijos biológicos. «Al igual que donamos órganos, e incluso
se donan óvulos, lo cual hoy en día nos parece absolutamente normal, se puede ayudar a otra
persona a gestar su hijo, con el que la gestante no mantiene vinculo genético alguno», puntualiza.

Recuerda que al igual que sucedió con la inseminación artificial y la fecundación in vitro
(recordemos el término «bebé probeta» que se utilizó entonces) esta técnica «está siendo
reconocida cada vez en más países, y en nuestro entorno más cercano lleva desarrollándose desde
2004 en Grecia y en Reino Unido sin mayores problemas ni rechazo por parte de la población».

Según sus datos, las últimas encuestas indican que un 87% de la población española está a favor
de la gestación subrogada. «En un momento en que las tasas de natalidad están por debajo del
índice adecuado —asegura David González—, fomentar estas técnicas ayuda a aumentar el
número de nacimientos. Es un proceso más sencillo que la adopción internacional, que permite a
muchos padres serlo, en lugar de quedar incluido en largas listas de espera de las que nunca
saldrán».

Un argumento en contra de la fecundación in vitro seria.

Para Mariano Calabuig, presidente del Foro de la Familia, la maternidad subrogada consiste en que
una pareja, «no importa su composición o una sola persona, o el número qué sea, contratan a una
mujer para que geste durante nueves meses una criatura. Es decir, que se le implante y sobreviva
un embrión proveniente de un óvulo fecundado por un espermatozoide cuyos orígenes pueden
ser diversos. En el camino, suelen morir varios embriones hasta conseguir que uno sobreviva».

Asegura que en el caso de una pareja mixta, lo más simple es que el óvulo fuese de la mujer y el
espermatozoide del varón. El presidente del Foro de la Familia explica que podrían ser muchos los
motivos por los que unas personas puedan llegar a decidirse a ser padres por este procedimiento:
porque tienen dificultades para quedarse embarazados, porque a la mujer no le apetezca pasar
nueve meses embarazadas por las razones que sean, por tratarse de parejas de homosexuales,
etc.

Esta práctica «es un desprecio a la dignidad de la mujer al producirse un mercadeo con ella. Por
eso se llama a este sistema de reproducción como el de vientres de alquiler».

Ante esta situación, son muchos los argumentos por los que el Foro de la Familia está en contra de
la maternidad subrogada:

—El cuerpo de la mujer se convierte en un objeto.

—Se mercantiliza el deseo de ser padres.

—En caso contractual y con un hijo con problemas, se le podría obligar a la mujer que ofrece el
útero a desprenderse del hijo. Cómo si ser madre fuese una cuestión banal.
—No se puede garantizar el derecho de la madre gestante a no sufrir las consecuencias
psicológicas de un posible aborto.

—Problemas anímicos en la madre después de nueve meses de gestación y tener que


desprenderse del niño.

—El niño se convierte, así, en objeto pues se mercantiliza con él, tiene un precio.

Además argumenta que en este proceso se pierden muchas vidas humanas «ya que se implantan
varios óvulos fecundados para probar cuál de ellos llega a la implantación en el útero de la mujer y
a su posterior desarrollo. Y aun no siendo una cuestión moral en sí misma —matiza—, el pasado
mes de diciembre, el Parlamento Europeo aprobó una moción que condenaba los vientres de
alquiler. Esta resolución “condena la práctica de la subrogación” ya que “socava la dignidad
humana de la mujer” al ser utilizado su cuerpo y sus funciones reproductivas “como una
mercancía”», concluye Mariano Calabuig.

Ahora bien, ya teniendo estos dos puntos de vista tan diferentes sobre la fecundación in vitro, y ya
con el conocimiento general de lo que sucede en este proceso, así como ventajas y desventajas de
la utilización de la reproducción in vitro, es hora de que de mi punto de vista y ponerme en un
bando de esta discusión sobre el problema bioético que se está abordando.

Estoy a favor de la fecundación in vitro, porque hay muchas personas que desean ser padres pero
por alguna deficiencia en su sistema no lo pueden conseguir de formas naturales, al igual que hay
personas con mucha capacidad de tener hijos y no poder darles una vida digna, existen muchas
personas con el deseo de ser padres, y mas que nada los recursos para darles a sus hijos una vida
con muchos lujos, porque para pensar en un proceso de fecundación in vitro se necesita
muchísimo dinero, así que si una pareja va a invertir tanto para obtener un hijo es cuestión de
imaginación para saber que tipo de vida le espera al recién nacido.

Los argumentos que están en contra ante este tipo de reproducción tienen cierta razón, pero no la
tienen del todo bien, justo ahora indagaremos sobre los argumentos en contra que ya hemos
puntualizado anteriormente y explicaremos cual es el error que tienen en sus argumentos.

Primeramente dicen que “el cuerpo de la mujer se convierte en un objeto”, al momento de decir
un objeto pienso que tiene que ver un poco con la esclavitud, así que eso es incorrecto, seria
prudente decir que se trata de un objeto si el trato hacia la mujer en este procedimiento fuera
inmoral, pero no, las mujeres que donan óvulos, o las que “rentan” su vientre para fecundar el
embrión de otra pareja lo esta haciendo voluntariamente, y creo que eso es lo principal de estos
tratamientos, que los donantes o las parejas que quieran tener un hijo mediante la fecundación in
vitro, tiene que ser un proceso moral, con todo lo que esto conlleva, las consecuencias que puede
tener el acto, que el acto sea totalmente voluntario, o sea que nadie lo obligue a hacerlo.

Despùes dice que “se mercantiliza el deseo de ser padres”, esto lo veo equivocado porque nadie
vende el deseo, el deseo de formar una familia ya esta presente, y es por eso que la pareja en
cuestión toma la decisión de hacer esta practica de reproducción, en dado caso lo que se
mercantiliza serian los sistemas que hacen posible la fecundación, llámense espermatozoides,
óvulos o incluso hasta el vientre femenino, pero ni siquiera eso, ya que la mujer no se vende como
si fuera un objeto, ella acepta ser portadora del embrión que lleva consigo, y como ya lo vimos, lo
hace voluntariamente como un acto moral, podría verse, de cierta forma como un servicio social
temporal que hace la mujer, no es una forma de esclavitud es mas bien una forma de trabajo.

“No se puede garantizar el derecho de la madre gestante a no sufrir las consecuencias psicológicas
de un posible aborto.”, en el momento en que se describió el proceso de la fecundación in vitro, se
hizo mención de que los procedimientos que necesitaran algún tipo de intervención en el
quirófano se harían con anestesia para evitar que la paciente sintiera algún tipo de dolor en el
momento de la intervención, todo el proceso es muy minucioso precisamente para evitar el caso
del aborto, que aunque no deja de existir esa posibilidad, gracias a que se extraen varios ovocitos
y se analizan todos en el laboratorio para estar seguros de que el que se va a implantar en el
vientre de la mujer pueda desarrollarse de forma exitosa.

“Problemas anímicos en la madre después de nueve meses de gestación y tener que desprenderse
del niño.”, las mujeres que se ofrecen como voluntarias a este tipo de procesos, de entrada saben
que desde que fecundan el ovulo con el espermatozoide en el laboratorio, incluso desde mucho
tiempo antes, ese niño se les va a dar a la pareja que va a pagar por este tipo de reproducción.

Para finalizar, la fecundación in vitro no tiene que ser mal visto por la población, ya que el principal
ideal que se tiene es que las parejas que deseen formar una familia pero no pueden lograrlo por
deficiencias que se tienen, es una nueva oportunidad para aquellos que pueden ser muy buenos
padres y no creo que sea justo quitarles ese derecho y ni siquiera darles la oportunidad de
intentarlo.

BIBLIOGRAFÍA:

http://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-argumentos-favor-y-contra-vientre-alquiler-
201603210240_noticia.html

http://www.ilaya.es/fertilizacion-in-vitro-ventajas-inconvenientes/