Sie sind auf Seite 1von 4

Torres Tarrillo Rober I.

IS

El proceso de la redacción.
I. Concepto.

Redactar es una actividad comunicativa de primer orden, que implica un


estado cultural avanzado de quien la ejercita. Como no se trata de un acto
cuyo dominio se practica de manera mecánica, sino de un proceso de
construcción de productos escritos, su aprendizaje y su práctica demandan
un cuidadoso proceso de elaboración de su materia prima “el pensamiento”
y de su forma de expresión o presentación por medio de textos escritos. De
esta concepción dialéctica de la escritura “que vincula el pensar con el
escribir” deriva la necesaria y estrecha relación entre contenido y forma,
que todo redactor debe valorar como prioritaria y como eje de cualquier
ejercicio que se proponga realizar.

II. Características.

1. Claridad.

Consiste en la expresión de las ideas y conceptos de tal manera que se


facilite la lectura de una tesis y con esas Líneas se capten las ideas
conforma se quisieron expresar.

2. Precisión.

Se dice que una situación es precisa, solo cuando expresa con exactitud
el asunto; sin rebuscamiento inútiles ni información de más, pero
también sin omitir conceptos importantes ni abusar de la cortedad de los
datos. Únicamente se expresa lo necesario

3. Propiedad.

La característica de propiedad en la redacción es la utilización correcta


de las palabras, construyendo las frases conforme a las reglas
gramaticales; usando solo los vocablos adecuados, de acuerdo con el
significado, la escritura y la pronunciación que se les quiere dar a las
palabras.

4. Concisión.

Esta característica de la redacción consiste en expresar con el menor


número de palabras los pensamientos, ideas y conceptos referentes al
tema, sin que por ello se le reste claridad ni precisión respecto a su
contenido.
Torres Tarrillo Rober I.IS

5. Sencillez.

Esta cualidad de la redacción estriba en redactar las ideas, los


conceptos, hechos y aportaciones con naturalidad; es decir, con
sencillez en el uso del lenguaje, utilizando frases y palabras simples sin
rebuscamientos ni tecnicismos inútiles, ni con frases o palabras
presuntuosamente elevadas que suponen mayor cultura se puede
entender como el uso de un lenguaje coloquial en la escritura, como si el
autor lo estuviera dictando una conferencia, con un lenguaje simple, sin
adornos ni rebuscamientos inútiles y estériles que sólo entorpecen el
entendimiento del texto. La mejor forma de redactar, bajo esta cualidad,
es hacerlo como si
el escrito se expresa como una plática.

6. Asertividad.
Se dice que alguien es asertivo cuando dice o hace lo adecuado en el
momento oportuno y con ello acierta a lo que se está tratando, pero
además con esto se benefician tanto el que lo escucha como al que lo
expresa. Esta precisamente es una gran cualidad de la redacción, decir
en el momento justo, más bien escribir, la frase o palabra que el lector
espera que se diga, exactamente en ese momento, ni antes porque no
se entendería ni después porque ya no tendría caso. Utilizando para ello
las palabras adecuadas, exactas y con el significado preciso y claro a lo
que se quiere indicar.

7. Tono y fuerza.

La forma de redactar, la intensidad que se le dé al escrito y la


profundidad con la cual se expresen los términos plasmados en un
documento, es lo llamado tono del escrito. Es decir, la forma y la fuerza
que se le dan a las palabras para expresar lo que se desea, es el tono
que se le quiere dar a lo que se escribe. Para que así se entienda.

III. Etapas.

1. Planificación.

Esta primera etapa consiste en analizar cuidadosamente el tema y en


aclarar las ideas que se desea comunicar. Solo se puede escribir acerca
de lo que se sabe, pero hay que tener muy claro el contenido del
mensaje que se piensa transmitir. No basta tener una idea vaga de lo
que se quiere decir; se debe aclarar al detalle el contenido de lo que
pensamos escribir. Es necesario contar con suficiente información; tener
a la mano cifras, datos, fechas, citas y poner en claro mediante una
guía o un esquema el orden en que deberán aparecer en el escrito.
Torres Tarrillo Rober I.IS

Igualmente, nadie podría redactar un texto serio sin haber planificado su


contenido y haber preparado una guía o esquema, es decir una lista
ordenada de los puntos que debe tratar.

2. Búsqueda de ideas

El propósito de utilizar esta técnica para iniciar la escritura es anotar la


mayor cantidad de ideas sobre un tema, utilizando frases o palabras
sueltas. En una primera fase se anota todo lo que se nos vaya
ocurriendo sobre el tema para posteriormente hacer una selección y
quedarnos sólo con lo más pertinente.

Se puede elaborar en forma de lista o repartir los conceptos en una


hoja, agrupando aquellos que estén relacionados.

Su utilidad es verificar lo que conocemos sobre un tema antes de


comenzar su elaboración y escritura.

a. Apunta todas las ideas en un primer momento, cuantas más


ideas se reflejen mejor.

b. No valores las ideas según se recogen. Más adelante podremos


prescindir de aquellas que no nos interesen.

c. Apunta palabras sueltas y frases para recordar la idea. No


pierdas tiempo escribiendo oraciones completas y detalladas.
Tienes que apuntar con rapidez para poder seguir el
pensamiento.

d. Organiza las ideas, traza flechas, círculos, líneas, dibujos,


márcalas gráficamente, agrúpalas.

3. Organización de las ideas

Redacción Organización de las ideas seleccionadas (jerarquización),


desarrollando el primer borrador. Errores de redacción que se cometen:
repeticiones, rodeos, redundancias, ambigüedades, problemas
sintácticos, empleo inadecuado de preposiciones, párrafos recargados
de información, errores de ortografía, acentuación, puntuación, falta de
coherencia, cohesión, adecuación, etc.

4. Escritura preliminar o bosqueja

Consiste en un bosquejo preliminar del material que se va estudiar. Ya


sabes lo que es un bosquejo preliminar, muchas veces has visto un
“anticipo” o bosquejo preliminar de la próxima serie de televisión,
película o telenovela; una rápida ojeada para ver lo que viene más
Torres Tarrillo Rober I.IS

adelante, para conocer el plan e ideas generales, los personajes


principales, para despertar tu interés.

Puedes efectuar este bosquejo preliminar mediante cualquiera de los


diferentes procedimientos que se mencionan a continuación: Muchos
escritores de libros de textos dividen su material en temas o subtemas.

Otros colocan breves títulos explicativos al principio de estos temas. Si


así se ha realizado, el estudio de estos títulos te proporcionará una idea
más clara del asunto que debes aprender.

Posiblemente el autor ha preparado un resumen al final del artículo o


capítulo, en el que se incluyen las principales ideas contenidas en los
mismos. Si se dispone de estos resúmenes contarás con excelentes
materiales para hacer el Bosquejo Preliminar del asunto.

5. Revisión y corrección del texto

La corrección consiste en verificar la ortografía, la gramática, la


puntuación y la redacción de sus documentos. Revisamos y corregimos
sus textos en alemán, inglés, francés, italiano y español.

La revisión consiste en la corrección del texto traducido desde el punto


de vista del estilo, la coherencia y la semántica. Para efectuar la
revisión necesitamos el texto de partida.

Bibliografía:

Díaz, l. y Aymerich, M. (2003) La destreza escrita. Madrid, España: Edelsa.

Hernández, g. y Rellán, c. (1999) Aprendo a escribir, Exponer y Argumentar,


Madrid, España: SGEL.
Rodríguez, V. (2001) Manual de Redacción Internacional. Madrid, España:
Thompson Editores Spain Paraninfo S.A
Varela, S. (1994): Línea a línea. Madrid, España: SM