Sie sind auf Seite 1von 7

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Facultad de Psicología

Técnicas de comunicación

Mtra. Bartola Morales Juárez

Integrantes:
Cruz Vázquez Karen Janet
Espinosa Moctezuma Mariel
Flores Macías Verónica
Guevara Aguirre Ingrid Aremis
Hernández Zozaya Rodolfo
Herrera Rendón Monserrath
Lobato Cruz Karla
Martínez Ruiz Laura
Ortega Pérez Lisset
Pozzos Becerra Dante
Rebolledo Castillo Héctor
Téllez Minero María Fernanda
Fecha de entrega 17/04/2018
Técnicas grupales de comunicación
Las técnicas grupales son definidas como maneras, procedimientos o medios sistematizados
de organizar y desarrollar la actividad de grupo con base en los conocimientos suministrados
por la teoría de dinámica de grupo, se utilizan cuando se pretende trabajar grupalmente en un
curso y la finalidad de estas es propiciar un mayor conocimiento e integración entre todos los
participantes, facilitar el trabajo al igual que la organización grupal, por último, facilitar el
surgimiento de actitudes individuales y grupales.

Existen numerosas finalidades implícitas de las técnicas grupales como desarrollar la


capacidad de participación, adquirir una conciencia de grupo, desarrollar una escucha activa,
superar el aislamiento de algunos participantes, desarrollar capacidades de cooperación,
intercambio, responsabilidad, autonomía y creación, superar tensiones, crear sentimientos de
seguridad personal, crear una actitud positiva ante las dificultades, favorecer la adaptación
social del individuo y facilitar la comunicación.

Las técnicas de comunicación son técnicas grupales que persiguen el objetivo del “encuentro
y reencuentro” con el otro y desde allí invitan a la reflexión sobre los propios modelos
comunicativos. La comunicación humana es el tema central de cada proceso grupal, por lo
tanto, este tema es abordado en toda tarea de grupos ya que favorece los vínculos
intersubjetivos, busca estimular la comunicación entre los/as participantes e intenta romper
la unidireccionalidad de la comunicación verbal en el grupo en la que normalmente se
establecen unos papeles muy determinados.

Estas técnicas pretenden favorecer la escucha activa en la comunicación verbal y, por otra
parte, estimular la comunicación no verbal (expresión gestual, contacto físico, mirada,) para
favorecer nuevas posibilidades de comunicación, además de crear un nuevo espacio con
nuevos canales de expresión de sentimientos hacia el otro y relaciones más cercanas al igual
que abiertas.

Se obtiene su propio valor dependiendo del proceso del grupo, en grupos nuevos permite
conocer a sus integrantes mientras que en aquellos con conocimientos o tiempo previo de
conocerse mejora la relación entre los integrantes del grupo ya establecido, las dinámicas de
la comunicación siempre son distintas aun cuando se aplique la misma estrategia ya que las
personas las enriquecen con la personalidad de cada uno.

Algunas técnicas con las que nos encontramos fueron las siguientes:

Muñeco de goma

Tiempo: El juego lleva 20 minutos más la reflexión.

Consigna: Se trabaja distribuidos en subgrupos de a 6, parados en forma circular. Cada


integrante va a ir pasando al centro; con los ojos cerrados, se dejará caer para que el grupo lo
sostenga, hasta que decida terminar el juego. El círculo puede comenzar siendo pequeño hasta
que el grupo sienta que puede sostener a los compañeros.

Dinámica: Cuando el juego se origina aparece como divertido, hasta que toman conciencia
de las cosas que se mueven internamente: confiar en el otro; sostener – ser sostenido,
estructura – desestructura, etc. En la práctica, hay quienes dejan librado su cuerpo y gozan
con el movimiento, no deseando terminar de girar; mientras que otros, se quedan petrificados
en el centro con las piernas abiertas y balanceándose como si se dejaran sostener. Al igual
que en la anterior, es elemental el rol de los coordinadores en la reflexión y aporte final,
porque puede ayudar a pensar en la modificación de actitudes.

El naipe

Objetivo: Esta dinámica sirve para descubrir y analizar cómo damos a cada palabra que
empleamos cuando nos comunicamos con los demás, un sentido que no siempre es
exactamente comprendido por los demás.

Desarrollo: Se preparan 12 tarjetas como cartas de un juego de naipes. En cada una, se escribe
una palabra (por ejemplo: AMA, PAZ, LIBRE, TERNURA, DOLOR, PIEDRA, HOGAR,
NIÑO, FLOR, POBRE, GAVIOTA, FUEGO).

Al comenzar la dinámica, el primer participante deberá comunicar a su vecino (de izquierda


a derecha) un breve mensaje, de sólo cinco palabras. Para eso, recibe todo el naipe, piensa el
mensaje y elige cinco cartas con las que pretende expresarlo y se las pasa al compañero.
El que recibe las cinco cartas con las cinco palabras, escribe en una hoja lo que él cree que le
quiere decir el compañero que le pasó las cartas.

Enseguida pide todo el naipe; piensa un mensaje, selecciona cinco cartas que expresen dicho
mensaje y se las pasa a su vecino (siempre de izquierda a derecha). Por último, copia en una
hoja lo que quiso decir.

Así, sucesivamente van haciendo los restantes participantes.

Terminada la entrega de los mensajes, se confronta lo que cada uno quiso decir y lo que el
vecino interpretó. Se va haciendo en el mismo orden que se procedió para la entrega de los
mensajes.

Finalizado el ejercicio, el grupo discute sobre la utilidad de la dinámica, y se pueden sugerir


algunas preguntas:

1) ¿Hubo mensajes que lograron ser bien transmitidos y comprendidos? ¿Por qué?

2) ¿Hay mucha diferencia en el sentido que le dan a las palabras?

3) ¿Qué palabras dieron más lugar a equivocaciones o interpretaciones diversas?

4) ¿Hay palabras que el grupo usa y que se pueden prestar para malentendidos al interior del
grupo?

“Resolución de un enigma “

Objetivo: Desarrollar la comunicación entre los miembros de un grupo y fomentar la


creatividad.

Desarrollo: Deberán explicar racionalmente una historia. El grupo grande se dividirá en dos
grupos. Uno será el de los descubridores y el otro el de los observadores (tendrán unos
indicadores previos) La esfinge responderá si / no / no sé, a las preguntas de los
descubridores.

Material: Fotocopia de historia e indicadores.

Observaciones: Se puede aplicar a muchas edades.

“Descripción subjetiva y objetiva de un objeto”


Objetivo: Desarrollar la comunicación aprendiendo a discriminar el lenguaje subjetivo y
objetivo.

Desarrollo: Con un objeto cualquiera se pide un voluntario para que lo describa. Después se
analizarán los adjetivos empleados para describir el objeto; si eran objetivos o subjetivos y
se explicara la diferencia con el fin de reconocer que existen esas dos dimensiones en el
proceso comunicativo.

Material: Cualquier objeto y pizarra o cartulina.

Observaciones: Una variación a la técnica puede ser que una persona de espaldas a la persona
que describe el objeto vaya dibujándolo según la descripción. Al principio no podrá hacer
ningún tipo de pregunta. A la hora de elegir el objeto hay que tener en cuenta la edad, el
contexto, etc.

Comunicación con objetos intermediarios

Materiales: Plastilinas de diferentes colores una por persona, media cartulina, un radio
grabador para acompañar con música suave.

Tiempo: 30 y 45 minutos

Consigna: Primer momento, cada uno va a amasar la plastilina guardando la palabra hasta
construir un objeto que se relacione con el tema de comunicación. Segundo momento: ahora
van a intentar que esos objetos construidos por ustedes interactúen de manera tal que armen
entre todos una imagen de comunicación que apoyaran sobre la cartulina guardando la
palabra. Tercer momento: comentarios y ponerle un título. Se trabaja en grupos de 6 con
acompañamiento musical.

Las técnicas que decidimos elegir para realizarlas con el grupo fueron:

El ovillo

Objetivos: reconocer sentimientos y emociones ajenos. Respetar los turnos. Reconocer la


pertenencia a un grupo. Conseguir objetivos comunes.
Materiales: un ovillo de lana.
Desarrollo: todos los participantes se sientan en círculo. El profesor empieza lanzando el
ovillo a alguien sin soltar una punta. Al tiempo que lanza el ovillo dice algo positivo que le
guste o valore la persona a la que se lo lanza. Quien recibe el ovillo, agarra el hilo y lanza el
ovillo a otra persona. También dice algo que le guste. Así sucesivamente, sin soltar el hilo,
para que vayamos tejiendo la telaraña. El juego termina cuando todos hayan cogido el ovillo.
Después realizamos un diálogo para ver ¿cómo se han sentido?, ¿cómo hemos recibido las
valoraciones?, y si nos reconocemos en ellas.

Almas gemelas
Objetivo: Comprobar que los jóvenes no tienen gustos y preferencias muy distantes. Acercar
posiciones desde el conocimiento de lo que nos une.
Participantes: todo el grupo-clase dividido en grupos de 5 componentes o más.
Materiales
 Bolígrafos o lapiceros.
 Hoja fotocopiada con una serie de preguntas y respuestas iguales o similares a las
siguientes:
Me gustaría ser: bebé, niño, chico, joven, adulto, viejo.
Mi fiesta preferida es: un bautizo, una boda, un cumpleaños, un santo, un guateque.
Prefiero: discoteca, campo, cine, playa, bosque, mar.
Me convierto en: león, pájaro, jirafa, elefante, canario, lechuza.
Elijo: tulipán, rosa, cactus, geranio, césped.
Cambiaría: mi voz, mi cara, mis piernas, mi pelo, mis manos.
Se me da muy bien: estudiar, holgazanear, cantar, despistar, divertirme.
Se me da muy mal: dibujar, ligar, pelear, suplicar, enfadarme.

Desarrollo:
Les pedimos que en unos minutos, cada uno subraye una sola respuesta de cada una de las
frases.
Cuando hayan terminado les pedimos que se junten en grupos de 5 o más. Que comenten y
vean en qué respuestas coinciden o se diferencian argumentando el porqué de sus respuestas.
Al final en gran grupo se hace una valoración sobre lo que tenemos en común y que las
diferencias suelen ser accidentales o muy personales.
Observaciones: una sugerencia posible es que los grupos los hagamos previamente a fin de
que dos alumnos muy antagónicos queden en el mismo grupo y puedan comprobar que es
menos lo que les separa de lo que ellos mismos creen.

Lluvia de ideas

Objetivo: expresar libremente lo que los participantes piensan sobre un tema en específico.

Materiales: S/M

Desarrollo: Todos los participantes a la vez gritaran lo que piensen de las actividades
realizadas, el hecho de gritar todos al mismo tiempo asegura la confianza de que la opinión
quede en el anonimato y que cada uno pueda expresarse sin sentirse juzgado por los demás.