You are on page 1of 9

LOS OJOS DE LOS PERROS

En todo México el 1 y 2 de Noviembre se festeja el día de los muertos, y ese día las personas
suelen hacer altares con comida y otras ofrendas a sus familiares difuntos. Un día un hombre
tuvo la curiosidad de saber si eran ciertas las leyendas de que los muertes regresaban de la
tumba sobre todo en el día de los muertos; pero este no sabía cómo comprobar eso, pero en
ese momento el hombre recordó lo que dicen de los perros, de que ellos pueden ver espíritus,
cosas que los humanos no podemos, así que decidió frotarse un poco de lagañas (las lagañas
son secreciones secas de los ojos, que todo animal mamífero posee) este decidió frotarse las
lagañas de un perro sobre sus ojos para comprobar si así podía ver a los muertos, pensó que
era una buena idea, así que lo hizo, después se escondió en una esquina de su casa, esto
después de colocar la comida u ofrendas en su altar. Al día siguiente los vecinos que sabían
lo que este había planeado, fueron a buscarlo a su casa, porque este no había salido en todo
el día; tocaron la puerta durante un tiempo para que este abriera, pero nunca abrió ni se
escuchaba nada, por lo que sus vecinos decidieron entrar a la casa del hombre, pero al entrar
los vecinos quedaron sumamente petrificados, pues descubrieron al cuerpo del hombre en
una esquina en posición fetal y además muerto, con un rostro que solo reflejaba terror y nada
más.

San Cristóbal Huichochitlán Voy a compartir una leyenda que surge en la comunidad de San Cristóbal Huichochitlán. . quien tuvo la estatua en el patio de su casa pero tuvo la necesidad de quitarla de ahí. el cochero solicito pasar a ver a su familia que hacía muchos días que no los veía. y en cuanto bajo del carruaje. comenta la gente que ella fue muy amable con los pobladores del lugar y en su honor le esculpieron una estatua de piedra. la gente la miraba extasiada y la confundieron con una virgen. por andar de viaje con la emperatriz. y la volvieron a colocar en la parte posterior de la iglesia. pero la gente la ve con admiración. se cuenta que cuando iban a la ciudad de México. Comunidad otomí por excelencia y punto de reunión de otras poblaciones. Toluca. donde la instalaron junto a un San Cristóbal de piedra y hasta la fecha permanece ahí y se cree que ya no se ha movido. que al pasar los años fue posesión del cantor de la iglesia que se apellidaba Romero. Mex. ella accedió gustosa. la trasladaron al atrio de la iglesia principal. porque la mayoría de los vecinos aseguraba que se movía de lugar y que la veían pastorear a las ovejas del señor Romero. En la época que estuvo Maximiliano y Carlota como emperadores de México. respeto y temor. se acercaron y la seguían hacia donde ella iba y la llamaban "shina" que en otomí quiere decir virgen. y también es conocida como la pastora. pero la gente comentaba que se movía pasada la media noche y se le veía flotar.

abre su abrigo dejando mostrar la calavera verdosa que esconde ahí. cuando logra acaparar su atención. pues solía vivir del qué dirán. pues fueron éstas las causantes de los celos que la llevaron a su desgracia. El mito de la Sallana nació precisamente en la época colonial. La Sallana es una mujer perversa que busca enmendar todo el mal que hizo. Cubre su cuerpo con un abrigo negro y es precisamente ésta su forma de atraerlos. descuartizó a su hijo. La mujer se dejó llevar por los celos. prendió fuego a la casa. y vagarás por los llanos asustando borrachos y chismosas. Cuando volvió en sí. dejándola en agonía. decapitó a su marido y le dio varias puñaladas a su madre. La mujer siempre prestaba atención a lo que la gente decía. quien todavía estaba con vida. EL MITO DE LA SALLANA. porque deseaba borrar toda huella de sospecha. Cierta ocasión llegó hasta sus oídos la terrible noticia de que su esposo la traicionaba con su mamá. También persigue a las mujeres chismosas. le dijo con su último aliento: “Tu nombre será Sallana.” A partir de ese entonces. se cuenta que una mujer hermosa se les aparece a los ebrios asustándolos con su risa macabra. . y lejos de aclarar la posible infidelidad. Se dice que era una mujer aristócrata de la ciudad de Villavicencio. Su madre.

Ellos podían tomar la forma de perro. pues ya cuando se consumó la conquista de la Nueva España se hablaba de los poderosos hechiceros capaces de tomar cualquier forma. Siendo imposible sin alguna prueba fehaciente poder pasar a los naguales a las leyendas. pero eran tantas las injusticias que no había más remedio que hacerlo. por lo que pensamos que pertenecen a los mitos. . Los antiguos relatos se refieren a brujos con poderes sobrenaturales capaces de hacer llover. pues muchas de las leyendas afirman que curtían las pieles de los animales para colocárselas por la noche. jaguar o puma. la brujería blanca y la negra. etcétera. aunque al parecer sólo dañaban cuando algo ponía en peligro su identidad. Al principio los recién llegados creían que se trataba de una superstición. los dioses de la luz y los del inframundo. MITO EL NAGUAL. lo que sería posible considerando que siempre ha existido el bien y el mal. Aun así. desunir matrimonios y hasta provocar muertes. Sin embargo. el mito iba más allá de lo que pensamos: se trataba de un don brindado por los antepasados. Los indígenas se aprovecharon del temor que estas crónicas causaban en los extranjeros para poder alimentarse. pudiendo de esa manera escabullirse para conseguir un poco de comida. propiamente se diría robar. hubo muchas versiones en las que se aseguraba que los naguales atacaban poblados enteros. Después de todo y lo que sería una fortuna. pero más tarde el miedo se apoderó de ellos también. En la época de la Colonia se creía que los brujos o hechiceros se convertían en animales para atacar tanto a personas como a similares. ya no existen. aunque no se tienen datos de su aparición. El nagual fue y será el más mítico de los seres mexicanos.

pues todos los rasgos señalaban eso. asegurando que más bien era una especie de roedor similar al cerdo de Guinea. Aquella vieja historia se había quedado en el olvido porque todos se negaban a creer que este cuasimodo canino fuera un perro. en donde se contaba la historia de un itzcuintlipotzotli. Por aquellos lugares había llegado el sacerdote jesuita mexicano Francisco Javier Clavijero. también incluyó un viejo dibujo realizado por él mismo. El jorobado es un enigma que a diferencia del xoloescuintle no puede ser considerado como leyenda. quien publicara más tarde su libro Historia antigua de México. una pronunciada joroba que se extendía desde el lomo hasta las ancas (patas). . ya que el animal. en donde aparecía el supuesto animal. así como las versiones posteriores. Pero a juzgar por el dibujo de la crónica. Pero como todos los mitos. piel casi lampiña y. Pero además de transcribir estas características. En el libro se señala que era un animal grotesco semejante a un perro del tamaño de un terrier. esto nunca se sabrá. EL JOROBADO Corría el año de 1780 en la región tarasca de Michoacán. no se puede descartar su posible existencia. una cabecita parecida a la de un lobo. lo más extraordinario de todo. aunque se asegure que en décadas pasadas se vio un ejemplar en una ranchería de Michoacán. con cola corta. con extraña nariz bulbosa. pudo haber desaparecido. prácticamente sin cuello.

Había enloquecido. Tulira cautivaba los corazones con su belleza. hija del cacique Quezaro. pues se amaban de verdad. llamando a su hijo y llorando su desgracia. Y también cautivó el corazón de Juan. Juan sacó su espada y Quezaro se lanzó contra él. Lleno de furia alzó su lanza y le dijo a Juan que se defendiera. Tulira le rogó que lo perdonara. Quezaro le respondió que ya lo sabía y que acababa de ordenar que lanzaran el niño a la catarata. Pero ellos se siguieron reuniendo a escondidas en un claro del bosque. El le respondió que Tulira estaba prometida a otro cacique desde que era muy niña. pero una noche los encontró Quezaro. LA LLORONA Cuenta esta leyenda que hace muchos años vivió una joven llamada Tulira. Y le confesó que tenían un hijo. Juan le hizo saber a Quezaro el amor que sentía por su hija. al que mantenían oculto. . En la lucha los dos cayeron muertos. Tulira huyó llorando y gritando. su padre le dijo que tenía que cumplir su palabra y prohibió a los jóvenes que se volvieron a ver. un joven español. Cuenta la leyenda que las Personas que viajan de noche creen oír a Tulira por las orillas de los ríos. Pasó más de un año. Luego le dijo a Tulira: "Vivirás miles de años llorando tu desgracia y te escucharán las hijas que desobedezcan o sus padres". Y por más que Tulira lloro y suplico.

una sonrisa trastornadora. que vaga por las márgenes del río buscando algo. A escondidas de su familia dio a luz a una preciosa niñita que arrojó enseguida al sitio en donde el río era más profundo. según los campesinos. contada por los labios marchitos de la abuela. Abandonaba su lecho cuando el canto del gallo anunciaba la aurora. a las vacas que descansaban en el camino. alejándose y acercándose con intervalos. Cuando sintió que iba a ser madre. Fue seducida por un jovencito de esos que en los salones se dan tono con su cultura y que. al pasar. amanecen completamente ebrios en las casas de tolerancia. Atemoriza a los chicuelos que han oído. y se dedicó a imitarías. Era feliz amando la naturaleza. despertando. al poco tiempo. interrumpiendo el silencio de la noche con su gemido eterno. Hizo la comparación entre los encantos de aquellas mujeres y los suyos. la historia enternecedora de aquella mujer que vive en los potreros. el arrepentimiento la hace vagar ahora por las orillas de los riachuelos buscando siempre el cadáver de su hija que no volverá a encontrar. la patrona la tomó a su servicio y la trajo a la capital donde. con frecuencia. LA LLORONA En las altas horas de la noche. dicen los campesinos que allá. una voz lastimera llama la atención de los viajeros. Era una pobre campesina cuya adolescencia se había deslizado en medio de la tranquilidad escuchando con agrado los pajarillos que se columpiaban alegres en las ramas de los higuerones. Como era hacendosa. la hermosa campesina pudo observar el lujo y la coquetería de las señoritas que venían de San José. fue corrompida por sus compañeras y los grandes vicios que se tienen en las capitales. Es una voz de mujer que solloza. Después se volvió loca y. y el grado de libertinaje en el que son absorbidas por las metrópolis. pero una vez que llegó a la hacienda de la familia del patrón en la época de verano. y se dirigía hacia el río a traer agua con sus tinajas de barro. por el río. algo que ha perdido y que no hallará jamás. . deteniéndose en los frescos remansos que sirven de aguada a los bueyes y caballos de las cercanías. vio que su cuerpo era tan cimbreante como el de ellas. que poseían una bonita cara. cuando todo parece dormido y sólo se escuchan los gritos rudos con que los boyeros avivan la marcha lenta de sus animales. se retiró "de la capital y volvió a la casa paterna. en un momento de incapacidad y temor a enfrentar a un padre o una sociedad que actuó de esa forma.

. cual es el de criar a sus hijos. que se evita el mal ejemplo impulsando hacia el vicio a esas mujeres 'sin ilustración. los abandonan y los hacen morir por miedo a la opinión pública cuya justicia las arroja a la comunidad para evitar el mal ejemplo: se ha dado en creer. por algunos.Esta encantadora leyenda costarricense es la representación más ingenua de esas jóvenes que caen y que se niegan a cumplir el más elemental de los deberes animales.

petenecían un ánima del otro mundo. cada noche tomaba distintas calles. y primero desde las puertas entornadas. mudos. que según ellos. lo penetrante. el traje. sin duda. José María Marroquí. y no pocos de los conquistadores valerosos y esforzados. Los más animosos apenas se atrevían a seguirla a larga distancia. cheap jerseys Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad. despertaban espantados al oír en la calle. como si se sumergiera entre las aguas. sin lograr otra cosa que verla desaparecer llegando al lago. tristes y prolongadisimos gemidos. como una sombra se desvanecía entre sus aguas. después continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismo rumbo y al llegar a orillas del lago. de las ventanas o balcones. los vecinos de la ciudad de México se recogían en sus casas con el toque de queda. avisado por wholesale NBA jerseys las campanas de la primera Catedral. a media noche y principalmente cuando había luna. los vecinos se resignaban a santiguarse For por el temor que les causaban aquellos lúgubres gemidos. Vestía la mujer un traje blanco y un espeso velo cubría su rostro. que en ese tiempo penetraba dentro de algunos barrios. que algunos osados quisieron cerciorarse con sus propios ojos qué era aquello.el silencio y la soledad de las calles y plazas. formaba un conjunto que aterrorizaba a cuantos la veían y oían. lanzados por una mujer a quien afligía. se le dio el nombre de La Llorona. donde se detenía e hincada de rodillas. pálidos y fríos. lograron ver a la que. como de mármol. Las primeras noches. quedaban en presencia de aquella mujer. y no pudiéndose averiguar más de ella. agudo y prolongado de su gemido. daba el último angustioso y languidísimo lamento en dirección al Oriente. LA LLORONA Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI. e ignorándose quién era. y Researchenseguida atreviéndose a salir a las calles. sobre todo. pero siempre pasaba por la Vindas! Plaza Mayor (hoy conocida como el Zocalo de la Capital). el aire. – dice el Dr. en el silencio de las oscuras noches o en aquellas en que la luz pálida de la luna caía como un manto vaporoso lanzaba agudos y agónicos gemidos. de dónde venía y a dónde iba. aprovechando la claridad de la luna. el pausado andar de aquella mujer misteriosa y. pero fueron tantos y tan repetidos y se prolongaron por tanto tiempo. honda pena moral o tremendo dolor físico. “La hora avanzada de la noche.” . que daba siempre cayendo en tierra de rodillas.

Related Interests