Sie sind auf Seite 1von 3

1.

Indique luego de las lecturas efectuadas, las diferencia que se pueden


precisar entre la ética y la moral

Es una prolongación, indudablemente de la ética general vigente, por lo cual se encuentra


unida también a la conciencia moral en relación de partes s todo, lo que la vincula con el
contexto moral de toda la sociedad. Las formas conductuales del profesional pueden
referirse a su profesión, a la sociedad, a la humanidad a sus compañeros de profesión a los
destinatarios de sus servicios (clientes).Todo profesional tiene la obligación de comunicar
la verdad, en forma oportuna a las personas que tienen el derecho de saberla y están en
condiciones de conocerlas (cliente). En este sentido el Código de Ética para el ejercicio de
la abogacía, señala el deber de lealtad que debe tener el profesional abogado para con su
cliente, prestándole su esfuerzo y dedicación en la defensa de sus derechos. Ser
absolutamente verídico sin crear falsas expectativas de existo ni magnificar las dificultades.

El prestigio inmoral de los profesionales en derecho”, es una apreciación meramente


subjetiva, en cuanto que cotidianamente, se ha logrado percibir la mala reputación que
recibe de forma generalizada este gremio, esa generalización lleva consigo la indignidad de
los abogados, es decir una condena que, afecta a la profesión en sí, indistintamente de si se
trata de un profesional con una actuación moralmente correcta o incorrecta, no se
discrimina. No se requiere de un estudio riguroso ni amplio, para confirmar tal apreciación,
basta con mencionar la palabra abogado, para que esta se asocie con una persona de poca
confianza, sin principios, esto cada vez más se aleja del fin principal del derecho, que es el
bien común y el servicio a la justicia.

Aunque en término general la ética y la moral pueden parecer lo mismo, pero si te paras a
analizarlas por separado puedes encontrar que tienen algunas diferencias. Por ejemplo,
puede parecer ético que alguien consuma carne, pues no se incumple ninguna norma social,
pero al mismo tiempo, se puede encontrar la idea de matar a un animal como repugnante.

Por lo que existe diferencias marcadas como lo es: – la ética se refiere a una sociedad y la
moral a un individuo, además que la ética se refiere a la vida profesional y la moral a la
vida personal.

2. Realizar, una delimitación de los espacios de lo público, privado y lo


intimo de la abogacía general

Toda persona tiene tres tipos de actuaciones: públicas, privadas e íntimas. La distinción
entre unas y otras no siempre es fácil, y por tal motivo con frecuencia se traspasan, por
parte de los demás, de buena o de mala fe, los límites que separan cada una de ellas entre sí.
Se puede afirmar que lo único que de cada cual pertenece a los demás son nuestras
actuaciones públicas, porque son hechas en público y para el, público: son, pues, tanto
nuestras como de él, ya que él es el objeto de la relación. Las actuaciones privadas e
íntimas nos pertenecen; quienquiera que se acoja penetrar en ellas sin permiso allana
nuestra morada, atropella y, si estamos en un estado de derecho, incluso puede que delinca.
Es usual la distinción entre público y privado. Frecuente el que no se diferencien privados e
íntimos. Me parece que esta identificación estorba la dilucidación de algunos problemas.

Las actuaciones, pues, son públicas, privadas o íntimas no en sí mismas, sino según el
espacio en que se desenvuelven. Hay actuaciones que, al parecer, son necesariamente
públicas-dar una conferencia, por ejemplo-, pero eso es el segmento último de un proceso
que ha de incluir también la preparación, e incluso hasta quizá un ensayo con un público
imaginario, que son actuaciones privadas.

Es importante saber cuáles son los límites de estos tres ámbitos y, si esto es hacedero,
siempre resulta fácil determinar cuándo ha habido transgresión por parte de los demás al
situar en un espacio la referencia a una actuación que se ha representado en otro. Por eso
conviene advertir que la transgresión, que supone la publicidad de lo privado o lo íntimo,
no siempre necesariamente proviene de alguien de fuera del sujeto, sino también del propio
sujeto. Lo privado y lo íntimo pueden ser preservados, y hay que preservarlos para que de
hecho pueda hablarse de allanamiento ulterior allí donde no han sido respetados. Lo que se
denomina indiscreción es el uso público que en ocasiones se hace de lo privado e incluso de
lo íntimo, a lo cual el sujeto de la privacidad o de la intimidad tiene perfecto derecho; pero
en ese caso, y en la medida en que es el protagonista de la actuación el que de terminó el
espacio público en que había de representarse, ha de saber a qué atenerse, que es
sencillamente esto: que cualquiera de fuera de él puede hacer uso de la indiscreción que él
mismo cometió consigo mismo.

Los tres tipos de actuaciones a las que he hecho referencia, públicas, privadas e íntimas, se
caracterizan, respectivamente, porque las primeras son necesariamente observables
(visibles, audibles, etcétera); las segundas podrían serlo, a poco que se den o la falta de
cautela por parte del actor o el voyeurismo del observador; las terceras, por último, no
pueden observarse, y sólo se las puede inferir -a través de lo que el sujeto dice o hace,
incluso con su inhibición o su silencio, que son, como se sabe, formas de actuación (porque
siempre hay actuación- "no hay no conducta" es una ley que rige para el sujeto de la
conducta).

El hombre público está expuesto al escrutinio público, a todo aquello que puede y debe ser
visto por cualquiera. Se caracteriza por la libertad de acceso a los comportamientos y
decisiones tomadas en un encargo dotado de autoridad jurídica y política. Generalmente, si
la implicación lleva en ella el uso de recursos públicos la actuación es de naturaleza pública
–existiendo algunas excepciones-.

Es decir, todo hombre público debe tener apertura para transparentar los gastos de su
administración, decisiones y acciones, la medida de su exposición siempre será la de
máxima apertura salvo en los casos que la ley determine lo contrario. –Datos personales e
información confidencial-.

La distinción entre lo público y lo privado tiene fronteras más claras que aquellas que se
marcan entre lo privado y lo íntimo. La delimitación entre lo público y lo privado está en el
espacio donde se desenvuelven. Por ejemplo: los negocios entre particulares, la educación
que se recibe, el estado civil, las relaciones de amistad, la asistencia a un evento social, la
relación laboral y el salario, son cosas que se pueden saber pero no necesariamente
publicar, la medida de su exposición siempre estará a consideración del sujeto.

En lo íntimo tenemos los pensamientos, los sentimientos, las creencias, las aspiraciones, las
animadversiones, los odios y todo aquello que se guarda celosamente para uno. De esto no
debe haber escrutinio público, es el ámbito donde el sujeto ejerce su plena autonomía
individual, es el reducto último de la personalidad, o como dijo el economista y político
inglés Stuart Mill “Donde soy lo que soy”.