Sie sind auf Seite 1von 4

ESTRUCTURA DEL APARATO PSÍQUICO

Sigmund Freud describió a la mente como un aparato psíquico y postuló en una


de sus teorías que la mente está compuesta por diferentes órganos como todo
aparato. Este formuló dos tópicas para describir este aparato psíquico -la mente.

SEGÚN LA PRIMERA TÓPICA freudiana el aparato psíquico está compuesto por


tres elementos: consciente, preconsciente e inconsciente.

 CONSCIENTE
Freud describe a la mente consciente como una composición de todos los
procesos mentales de los cuales somos conscientes. La misma (mente
consciente) se sitúa en el presente y es quien le permite al sujeto tener percepción
de la realidad.
Según Freud, el estar consciente es lo que le permite al sujeto pensar y
comunicarse de forma racional.
La consciencia está relacionada con la memoria a corto plazo y está limitada en
términos de capacidad.
 PRECONSCIENTE
En la mente preconsciente se encuentra lo que no está en la consciencia pero
tampoco en el inconsciente. En ese lugar se sitúan los sentimientos y
pensamientos de los cuales el sujeto no es consciente en el mismo instante en el
que ocurren, pero cuando lo desea puede traerlos a la consciencia.
A diferencia de los pensamientos y sentimientos que se encuentran en el
inconsciente, los que se encuentran en el preconsciente no están reprimidos, por
lo que podemos decir que se encuentran en una ”sala de espera” de la cual
saldrán cuando la consciencia centre su atención en ellos.

 INCONSCIENTE
La mente inconsciente comprende los procesos mentales que son inaccesible a la
consciencia. Para él, el inconsciente es la fuente primaria de la conducta humana.
En el inconsciente se encuentran deseos instintivos y primitivos que han sido
reprimidos.
Podemos comparar las dos tópicas freudianas de esta manera:
 El ello se encuentra dentro del inconsciente y el consciente y preconsciente
hacen referencia al superyó.
 Los pensamientos y sentimientos inadecuados para el individuo (de acuerdo a
la sociedad) son enviados al inconsciente, estos pensamientos son impulsados
por el ello y a la vez son reprimidos por el superyó.

Las cosas que están ocultas a la conciencia, para Freud, son las que ejercen
la mayor influencia sobre nuestras personalidades y comportamientos, por
tanto afirma que lo que se encuentra en el inconsciente son fuerzas que
impulsan nuestro comportamiento y definen nuestra personalidad.

LA SEGUNDA TÓPICA se refiere: ello, yo y superyó.


 Ello
Según Freud, el ello forma una parte importante de nuestra personalidad, pues es
quien se encuentra presente cuando nacemos y quien nos permite mantener
satisfechas nuestras necesidades básicas.

El ello se basa en el principio de placer puesto que está relacionado con lo


instintivo y lo placentero, y a su vez permite que la energía psíquica del sujeto
fluya libremente. Este pretende satisfacer sus necesidades sin importar en el
contexto que se encuentre el sujeto, solo busca su propia satisfacción e intenta
evitar el displacer. Por ejemplo, si un bebé tiene hambre o necesita un cambio de
pañal, esté llora, por instinto, impulsado por el ello para satisfacer esa necesidad.

 Yo
El yo comienza a desarrollarse a partir de los 3 años, en la fase oral (cuando el
niño comienza a participar con el entorno) y se desarrolla con el fin de mediar
entre el ello y la realidad. A diferencia del ello, el yo se basa en el principio de
realidad.
Si bien el yo también intenta satisfacer las demandas del ello, este tiene presente
que existe una realidad con personas dentro de ella, por este motivo en ocasiones
aplaza sus necesidades en función a las condiciones impuestas por el mundo
exterior.
El yo sabe que hay personas que lo rodean y que sus decisiones pueden influir
directamente en las mismas, por tanto debe tener más precaución a la hora de
satisfacer sus necesidades. Este funcionará como intermediario entre el ello y el
super-yo.
Al final de la etapa fálica -etapa del desarrollo psicosexual- se comienza a
desarrollar el superyó.

 Superyó
El superyó aparece a partir de los 6 años (donde comienza el periodo de latencia)
y con él aparece el mecanismo de defensa de la sublimación.
Para Freud, el superyó es la conciencia moral de un individuo; este busca la
integración del individuo en la sociedad, por este motivo se desarrolla de acuerdo
a las restricciones morales y éticas que exige la sociedad en la que se encuentra
el sujeto.
Los impulsos psíquicos sancionados por el superyó quedaran en el inconsciente
como impulsos reprimidos.
Según Freud con la aparición del superyó aparece también el complejo de Edipo.
Freud hizo hincapié en la importancia del complejo de Edipo para el desarrollo
psicosexual del individuo, pues para él si una persona no atraviesa el Edipo o no
lo resuelve de la manera correcta se quedaría fijada en una etapa del desarrollo
psicosexual y no podría pasar a la siguiente etapa.
Un complejo de Edipo mal resuelto podría generar traumas y trastornos
psicológicos a lo largo de la vida de una persona.

TEORÍA PSICOANALÍTICA
LO POSITIVO
 Procesos psíquicos tienen motivaciones inconscientes
 El peso de la infancia en el desarrollo psíquico y de la personalidad
 La importancia de la sexualidad en la vida del ser humano en la infancia

LO NEGATIVO
 No es científica, es un modelo metafórico difícil de seguir
 No estudio a niños
 Tiene un gran sesgo cultural