Sie sind auf Seite 1von 10

El Santo Rosario

San Juan Pablo II: "El Rosario me ha acompañado en los


momentos de alegría y en los de tribulación. A él he
confiado tantas preocupaciones y en él siempre he
encontrado consuelo".
En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.
Señor abre mis labios y mi boca proclamará tus alabanzas, abre Señor
nuestros labios para alabar y bendecir tu santo nombre.
Credo
Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su
único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de
Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y
sepultado. Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los
cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso, y desde allí va a venir a
juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión
de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén”

Acto de contrición (Señor mío Jesucristo)…

Invocación al Espíritu Santo


Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.
Riega la tierra en sequía,
Padre amoroso del pobre;
sana el corazón enfermo,
don, en tus dones espléndido;
lava las manchas, infunde
luz que penetra las almas;
calor de vida en el hielo,
fuente del mayor consuelo.
doma el espíritu indómito,
Ven, dulce huésped del alma, guía al que tuerce el
descanso de nuestro esfuerzo, sendero.
tregua en el duro trabajo,
Reparte tus siete dones,
brisa en las horas de fuego,
según la fe de tus siervos;
gozo que enjuga las lágrimas
por tu bondad y gracia,
y reconforta en los duelos.
dale al esfuerzo su mérito;
Entra hasta el fondo del alma, salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.
divina luz, y enriquécenos.
Amén
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.

Leamos el evangelio
del día y meditemos
Ofrecimiento del Rosario
Me uno a todos los santos que están en el Cielo, a
todos los justos que están en la tierra, a todas las
almas que están en este lugar. Me uno a vos ¡Oh
Jesús! Para alabar dignamente a nuestra Santa
Madre y alabaros a vos con ella y por ella. Renuncio
a todas las distracciones que vinieren durante este
Santo Rosario que quiero recitar con modestia,
atención y devoción como si fuese el último de mi
vida. Así sea

Padre Nuestro
Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre,
venga a nosotros tu Reino, hágase Señor tu voluntad así en la tierra
como en el cielo, danos hoy el pan de cada día, perdona nuestras
ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, y no
nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal.

Ave María (3 veces)


 Honremos a María hija bien amada del Padre eterno… Ave María
 Honremos a María Madre admirable de Dios hijo… Ave María
 Honremos a María esposa admirable de Dios hijo… Ave María

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú


eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre,
Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén
Consagración de la familia al Inmaculado Corazón de María
Oh María haciendo nuestras las palabras del Papa
Juan Pablo II en el acto de consagración del mundo
a vos, también nosotros os decimo: “Madre, tal como
el apóstol Juan, queremos recibiros en nuestra casa,
para aprender a conformarnos con vuestro hijo”.
Aquí estamos para consagrar a vuestro inmaculado
corazón nuestra familia, nuestro hogar, todo lo que
somos y tenemos.
Queremos ser vuestros, para ser más perfecta y
plenamente de Jesús. Oh Madre, en unión con el
Papa, nuestro obispo y nuestro párroco, os pedimos
que seáis de hecho reina no solo de esta familia, sino del mundo entero.
Y, llenos de confianza, os imploramos la realización cuanto antes de la
gran promesa que hiciste en Fátima: “POR FIN MI INMACULADO
CORAZÓN TRIUNFARÁ”.
Aclamamos desde ahora ese triunfo que será la implantación del reino
de nuestro Señor Jesucristo en la tierra. Fue por medio de vos que Él
vino al mundo y será por medio de vos que él reinará en el mundo. A
vos que sois la estrella de la nueva evangelización, suplicamos: aceptad
señora, esta consagración y ayúdanos de ahora en adelante, obediente
a las enseñanzas del divino maestro, buscar en primer lugar el reino de
Dios y su justicia, seguro las demás cosas nos serán dadas por
añadidura. Así sea
Anunciación de los misterios

Misterios Gozosos (lunes y sábado)

1. La anunciación del Ángel y la Encarnación del Verbo

2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.

3. El nacimiento del Hijo de Dios.

4. La Presentación del Señor Jesús en el templo.

5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.


Misterios Dolorosos (martes y viernes)

1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto de Getsemaní.

2. La Flagelación del Señor.

3. La Coronación de espinas.

4. El Camino del Monte Calvario cargando la Cruz.

5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

Misterios Gloriosos (miércoles y domingo)

1. La Resurrección del Señor.

2. La Ascensión del Señor.

3. La Venida del Espíritu Santo.

4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.

5. La Coronación de la Santísima Virgen.

Misterios Luminosos (jueves)

1. El Bautismo en el Jordán.

2. La autorrevelación en las bodas de Caná.

3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.

4. La Transfiguración.

5. La Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.

Al finalizar los cinco misterios se ofrece un Padre Nuestro y tres


Ave María por las intenciones del Santo Papa, por los sacerdotes,
por la Iglesia extendida por todo el mundo, por todos los grupos y
movimientos de nuestra Santa Madre Iglesia.
Padre Nuestro
Padre nuestro, que estás en los Cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros
tu Reino, hágase Señor tu voluntad así en la tierra como en el cielo, danos hoy
nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos
a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal.
Ave María
Dios te salve María Santísima hija de Dios Padre, Virgen purísima y castísima antes
del parto, por tu inmaculada concepción te pedimos nos regales el don de la FE…
Dios te salve María…
Dios te salve María santísima Madre de Dios Hijo, Virgen purísima y castísima en el
parto, por tu inmaculada concepción te pedimos nos regales el don de la
ESPERANZA…Dios te salve María…
Dios te salve María santísima esposa del Espíritu Santo, Virgen purísima y castísima
después del parto, por tu inmaculada concepción te pedimos nos regales el don de
la CARIDAD… Dios te salve María…

Gloria
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo, como eres en el principio ahora y siempre
por los siglos de los siglos. Amen

Agradecimiento

Infinitas gracias te damos soberana princesa por los beneficios que a


diario recibimos de tus liberales manos. Dígnate ahora y siempre
tomarnos bajo tu poderoso amparo, y para más obligarte a ello te
saludamos diciendo…
Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza


nuestra. Dios te salve. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a ti
suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues,
Señora Abogada Nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y
después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu
vientre. Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por
nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar
las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo. Amén
Letanías
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad
Cristo, óyenos
Cristo, Escúchanos

Dios padre, creador del mundo, ten misericordia de nosotros


Dios hijo redentor del mundo, ten misericordia de nosotros
Dios espíritu santo, ten misericordia de nosotros
Trinidad santa un solo Dios, ten misericordia de nosotros

(Respondemos RUEGA POR NOSOTROS)

Santa María Virgen digna de alabanza Refugio de los pecadores


Santa madre de Dios Virgen poderosa Consoladora de los afligidos
Santa virgen de las vírgenes Virgen clemente Auxilio de los cristianos
Madre de cristo Virgen fiel Reina de los ángeles
Madre de la divina gracia Espejo de justicia Reina de los patriarcas
Madre purísima Causa de nuestra alegría Reina de los profetas
Madre castísima Vaso espiritual
Reina de los apóstoles
Madre intacta Vaso honorable
Reina de los mártires
Madre incorrupta Vaso insigne de devoción
Madre inmaculada Rosa mística Reina de los confesores
Madre amable Torre de David Reina de las vírgenes
Madre admirable Torre de marfil Reina de todos los santos
Madre del buen consejo Casa de oro Reina concebida sin
Madre del creador Arca de la alianza mancha original
Madre del salvador Puerta del cielo Reina asunta al cielo
Madre dela iglesia Estrella de mañana Reina del santísimo rosario
Virgen prudentísima Estrella de la nueva Reinad de la familia
Virgen digna de evangelización Reina de la paz
veneración Salud de los enfermos

Oración: concedemos Señor a nosotros tus siervos gozar de perpetua


salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la
bienaventurada siempre Virgen María vernos libres de las tristezas de
esta vida y gozar de las alegrías eternas. Por nuestro Señor Jesucristo
AMEN.
Oración para bautizar niños abortados
Padre eterno, tu infinito amor es eterno, en tu océano de amor salvaste
al mundo a través de tu único hijo Jesucristo. Contemplamos ahora a tu
amadísimo hijo en la cruz sangrando sin cesar por amor a su pueblo y
perdona a tu mundo. Purifica y bautiza a los niños abortados con la
preciosa sangre y agua que brotaron del sagrado costado de tu hijo que
colgaba muerto en la cruz: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo, que por la santa muerte de Jesucristo logren la vida eterna, que
por su preciosa sangre sean liberados para ir a gozar con los santos del
cielo. Amén
A través de esta oración se salvarán muchas almas inocentes no
nacidas, recítenla diariamente y hagan que el mundo la conozca. No se
perderán aquellos que la enseñen a los demás, pues las almas
inocentes del cielo no permitirán que se pierdan. Yo con mi amor y
misericordia los protegeré de caer en pecado mortal, bautícenlos con
esta oración. Así sea
Consagración de la familia
Señor Jesús tú has querido que la familia sea
un lugar de comunicación y de paz como la
sagrada familia de Nazaret, que al estar
siempre tu presente en medio de ella, las
cargas, dificultades, conflictos,
incomprensiones, rupturas y divisiones les
sean llevaderas; haz que quienes integran el
hogar, vivan siempre en paz consigo mismo
y con los otros, bendice a nuestros padres,
esposos, esposas, hermanos, abuelos, hijos
y a todos los que la forman. Bendice señor
como testigo de su amor en las penas y en
las alegrías. Bendice sus fatigas, su salud y
su bienestar. En tu inmaculado corazón
depositamos a todos los matrimonios en
problemas, aquellos hijos rebeldes perdidos
en los vicios.
Acuérdate de nuestros familiares enfermos, sé madre de salud y
consuelo. Bendice a los que están tristes, muéstrate consoladora de los
afligidos llenando el vacío de sus corazones con tu presencia y con tu
amor. Madre acompaña siempre a nuestra familia en el duro camino de
la vida y abre sus puertas a todos los que quieran compartir con ella tú
mismo amor. Que nunca falte nuestra intención de amar y perdonar, que
nunca falte el pan de cada día, que nunca faltes tú. Acuérdate también
de nuestros familiares difuntos para que así como te abrieron las
puertas de su casa, tú madre bendita se las abras en el cielo y puedan
gozar de la paz que sola da tu inmaculado corazón. Escucha esta
suplica que te presentamos, por intercesión de tu Santísima Madre
Reina y Señora de las familias jinoteganas y Reina de la paz. Amen

Bendita sea tu pureza


Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza, a ti celestial princesa, Virgen Sagrada María yo
te ofrezco en este día alma, vida y corazón, mírame con compasión no
me dejes madre mía.

Bajo tu amparo
Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies las
suplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos
de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita. Amen

Dulce Madre
Dulce madre no te alejes, tu vista de mí no apartes, ven conmigo a todas
partes y sola nunca me dejes, ya que me proteges tanto como una
verdadera madre, haz que me bendiga EL PADRE, EL HIJO Y EL
ESPIRITU SANTO. Amen
Despedida
Padre nuestro, ave maría, gloria.

Oración de despedida
Oh madre querida, llegó la hora de la
despedida y como otra de los discípulos
de Emaús al divino maestro, ahora os
pedimos: quedaos con nosotros,
Señora, pues ya es tarde y acabó el día”.
Vuestro oratorio parte, pero estamos
seguros de que vos continuarás
presente en esta casa con vuestra gracia
y vuestro amor materno.
De nuestra parte, queremos teneros
siempre presente en nuestras almas,
aumenta nuestro amor y nuestra
devoción de tal modo que cuando
regreses, encontraras esta casa más
abierta y estos corazones más
fervorosos y más deseosos de acogerte
como verdadera reina de esta familia.
Recibí como acto de despedida filial
nuestra, esta doble suplica: no te
separes de nosotros y no permitas que
jamás nos separemos de vos. Así sea

Consagración a la Santísima Virgen


Oh Señora mía y Madre, yo me ofrezco enteramente a vos. Y en prueba
de mi devoción, os doy en este día mi corazón. Os consagro mis ojos,
mis oídos, mi boca. Todo lo que soy, deseo que os pertenezca.
Incomparable Madre, guardadme, defendedme como cosa y propiedad
vuestra, AMEN.