Sie sind auf Seite 1von 3

1.-¿Con que te gusta jugar?

2.-¿Tienes algún juguete o juego favorito?


3.-¿Con quien juegas?
4.-¿Cómo estas?
5.-¿Cuentame que paso?
6.-¿Te gusta la escuela?
7.-¿Tienes un amigo imaginario?
8.-¿Cómo es tu amigo imaginario?
9.-¿Qué caricaturas te gusta ver?
10.-¿Qué te da miedo?
11.-¿Te asusta crecer?
12.-¿Escuchas bien?
13.-¿Tu visión es buena?
14.-¿Sueles dar mensaje entre tus padres?
15.-¿Cuánto tiempo pasas viendo caricaturas?
16.-¿Practicas algún deporte?
17-¿Has dañado a algún animal?
18.-¿Cuándo hay una pelea en casa, te escondes?
19.-¿Te gusta jugar con fuego?
20.-¿Te dijeron porque vienes?
Fundamentos

” En el juego, el niño expresa sus fantasías, sus deseos y sus experiencias de un modo
simbólico. Al hacerlo, utiliza los mismos medios de expresión arcaicos, filogenéticamente
adquiridos, el mismo lenguaje que nos es familiar en los sueños, y solo comprenderemos
totalmente este lenguaje si nos acercamos a él como Freud nos ha enseñado a acercarnos al
lenguaje de los sueños. El simbolismo es solo una parte de él. Si deseamos comprender
correctamente el juego del niño en relación con toda su conducta durante la hora de análisis,
debemos no solo desentrañar el significado simbólico por claro que sea, sino tener en cuenta
todos los mecanismos y formas de representación usados en el trabajo onírico, sin perder de
vista jamás la relación de cada factor con la situación total”. – Melanie Klein

Klein amplió el concepto de fantasía y empezó a considerara las fantasías inconscientes


como la matriz fundamental de los procesos psíquicos, de modo que la actividad de las
pulsiones se expresa y representa en la mente en la forma de fantasías de satisfacción
merced aun objeto adecuado}
El niño repite en la situación analítica todas las vicisitudes de su relación con sus
objetos internos que se plasma en la producción de fantasías. Según su pensamiento la
simbolización le permite al niño transferir sobre los objetos de su entorno sus intereses,
pero también sus fantasías, angustias y culpabilidades.

Para M. Klein, la fantasía está presente desde el inicio de la vida mental, y es el fundamento de la
relación del niño con su propio cuerpo y con el mundo que lo rodea. A su vez, está íntimamente
relacionado con el concepto de sublimación. Así, M. Klein dice: “El simbolismo no es sólo la base
de toda fantasía y sublimación, sino que, más aún, es el fundamento de la relación del sujeto con
el mundo exterior y con la realidad en general” (1930).
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Diagnostico Psíquico 1

Patricia Zavala

Evidencia: Preguntas dirigidas hacia niños

Salazar Treviño Miguel Ángel 1679143

Grupo: 5°A 001 Salón: 222

A martes 13 de marzo de 2018