Sie sind auf Seite 1von 13

Huesecillos del oído

Los huesecillos del oído (también


llamados osículos auditivos) son huesos
que forman una cadena situada en la
cavidad timpánica del oído medio. En los
mamíferos son tres (martillo, yunque y
estribo) y en otros vertebrados terrestres
solo existe uno (la columela).[1]
Huesecillos del oído

Martillo, yunque y estribo.


Latín [TA]: ossicula
auditus;
[TA]: ossicula
auditoria
TA A02.1.17.001
Enlaces externos
Gray pág.1044
MeSH Ear+Ossicles
FMA 52750
[editar datos en Wikidata]
La longitud total de la cadena de
osículos es de unos 18 mm.[2] Son los
huesos más pequeños del cuerpo
humano.

Su principal función consiste en


transmitir el movimiento del tímpano al
oído interno, a través de la ventana oval.
El pie del estribo empuja la ventana oval
poniendo en movimiento el material
linfático (linfa) contenido en el oído
interno. Su ausencia produce una
pérdida auditiva de moderada a grave.

El tímpano protege a estos pequeños


huesos. Por ejemplo, sin la membrana
timpánica el hecho de sumergirse en el
agua no sería posible, pues la presión del
agua rompería esta cadena e impediría la
escucha (provocaría sordera). De ahí que
las personas con perforación de tímpano
usen tapones.

Anatomía

Cadena de huesecillos y sus ligamentos, vistos


desde el frente en una sección vertical, transversa
del tímpano.
Los huesecillos son en orden desde el
tímpano hasta el oído interno: martillo,
yunque y estribo (en latín malleus, incus,
y stapes)

Martillo

El martillo o malleus presenta una


cabeza, un cuello, un manubrio, un
umbus y dos apófisis, una lateral y otra
anterior. Está conectando el oído medio
con la faringe y transmite las vibraciones
sonoras al yunque, mediante la
articulación incudomaleolar. Esta en
contacto con el tímpano. Sirve como una
conexión que recibe las ondas sonoras
{Es el primero de la cadena de huesillos
osiculos}.
Yunque

Como su nombre indica, la forma del


yunque recuerda al yunque de un herrero,
con un cuerpo y dos ramas. Se conecta
con el martillo mediante la articulación
incudomalear y con el estribo mediante
la articulación incudoestapedial.

Estribo

El estribo recuerda por su forma


anatómica al estribo de un jinete. Consta
de una base, un asa en forma de
herradura y una cabeza. Se articula por
un lado con el yunque y está adherido en
condiciones normales a la ventana oval
del oído interno. El músculo del estribo
está inervado por el séptimo par craneal
(facial). Es el hueso más pequeño del
cuerpo humano.

Lenticular

Tienen como objetivo conectar la


membrana timpánica con la ventana
oval, siendo éstos el medio normal para
la transmisión del sonido a través del
oído medio.

Función
Cuando las ondas sonoras hacen vibrar
la membrana timpánica o tímpano, ésta
a su vez mueve el huesecillo más
cercano, el martillo, al que está unida. El
martillo, entonces, transmite las
vibraciones por medio del yunque y el
estribo hasta la membrana oval, que
cierra la abertura al vestíbulo del oído
interno.

Los huesecillos le dan al tímpano ventaja


mecánica por medio de acción más leve
y una reducción en el área de
distribución de fuerza; las vibraciones
resultantes serían mucho menores si las
ondas de sonido fueran transmitidas
directamente desde el oído externo a la
membrana oval. Sin embargo, la
extensión de los movimientos de los
huesecillos se controla o restringe por
ciertos músculos unidos a ellos (el
tensor timpánico y el estapedio). Se cree
que estos músculos pueden contraerse,
amortiguando la vibración de los
huesecillos para proteger el oído interno
de los ruidos intensos excesivos (teoría
1) y que ellos dan mejor resolución de
frecuencias a frecuencias altas, al
reducir la transmisión de bajas
frecuencias (teoría 2) (ver reflejo
acústico). Estos músculos están más
altamente desarrollados en los
murciélagos que en otros mamíferos y
les sirven para bloquear los gritos que
emiten durante la ecolocalización
(sonar).

Ocasionalmente las articulaciones entre


los huesecillos se ponen rígidas. Esta
afección otosclerosis, resulta en la
fusión del estribo a la membrana oval.
Esto reduce la audición y puede ser
tratada quirúrgicamente.

Desarrollo
Los estudios han mostrado que los
huesos del oído en los embriones de
mamíferos están unidos al dentario que
es parte de la mandíbula. Estos son
porciones osificadas de cartílago
(llamado cartílago de Meckel) que se
unen a la mandíbula. A medida que el
embrión se desarrolla, el cartílago se
endurece para formar hueso. Luego en el
desarrollo, el la estructura ósea se
separa de la mandíbula y migra al área
del oído interno. La estructura se conoce
como oído medio, y está formada por el
martillo, el yunque y el estribo y la
membrana timpánica. Estos
corresponden a las estructuras cuadrado
preartícular, articular y angular en la
mandíbula del reptil.[3]

Véase también
Anexo: Huesos en el esqueleto
humano
Homología (biología)

Referencias
1. Tracy I. Storer, y Robert L. Usinger:
Zoología general, 1960.
2. Schiffman, Harvey (2001). «4». La
Percepción Sensorial. Limusa Wiley. p. 83.
ISBN 968-18-5307-5.
3. Meng, Jin. "The Journey From Jaw to
Ear." Biologist. vol. 50. (2003) p. 154-158

Enlaces externos
Wikimedia Commons alberga una
categoría multimedia sobre
Huesecillos del oído.
The middle ear and the ossicles (el
oído medio y los huesecillos).
Esta obra contiene una traducción
derivada de Ossicles de Wikipedia en
inglés, publicada por sus editores bajo
la Licencia de documentación libre de
GNU y la Licencia Creative Commons
Atribución-CompartirIgual 3.0
Unported.

Obtenido de
«https://es.wikipedia.org/w/index.php?
title=Huesecillos_del_oído&oldid=107222977»

Última edición hace 1 día por Ang…

El contenido está disponible bajo la licencia CC


BY-SA 3.0 , salvo que se indique lo contrario.