You are on page 1of 2

Las finanzas, se deducen como la ciencia de administrar el dinero, considerando el dinero

recaudado y el gastado. Las finanzas administrativas, son aquellas desarrolladas por un


administrador financiero en una empresa, con el objetivo básico de la creación de valor y
posicionamiento de la empresa, realizando tareas como evaluación de proyectos de
inversión, manejo de clientes, recaudo de dinero, entre otros.
Para monitorear el objetivo básico financiero, el cual es aumentar el valor y posicionamiento
de la empresa, se tiene en cuenta el valor de mercado de sus acciones en la bolsa de
valores o la proyección futura de sus utilidades o flujos de caja, los cuales son mejorados
generando efectivo para trabajo operativo (corto plazo) y activos fijos (largo plazo). El
principal responsable del cumplimiento del objetivo básico financiero, es el representante
legal, gerente, administrador o analista financiero, aunque esa responsabilidad también
recae en cada nivel, área y dependencia de la empresa.
Las funciones básicas de la actividad financiera son:
1. Preparación y análisis de la información financiera, la cual recopila los estados
financieros y la información cualitativa de la empresa, para analizarla y compararla
y en base a esto tomar decisiones sobre la situación financiera de la empresa.
2. Determinación de la estructura de inversión (activos), función en la cual se
establece el diagnóstico de la inversión realizada por la empresa, en créditos a los
clientes, en inventario y producción, en terrenos, etc., para determinar la clase,
cantidad y calidad necesaria en cada componente para el cumplimiento del objetivo
básico financiero.
3. Estructura financiera, en la cual el administrador financiero determinará las formas
de financiación, a corto y largo plazo, y de terceros o recursos propios, y su inversión
en cada componente encontrado en la función anterior.
Por lo tanto, las responsabilidades de la función financiera, se reflejan en la producción,
administración eficiente del capital de trabajo, la selección y evaluación de inversiones a
largo plazo, manejo de fondos requeridos, participación en el desarrollo de la empresa, y
manejo administrativos de las áreas.
La organización de la función financiera, depende del tamaño de la empresa (pequeña,
mediana, grande). Para las dos primeras, la función financiera estará a cargo del área
contable y la toma de decisiones será responsabilidad de la gerencia, y para el caso de la
empresa grande, la función financiera y toma de decisiones estarán a cargo de un líder
financiero, que conozca del tema y de la organización.
El análisis financiero es un proceso mediante el cual se logra obtener un diagnóstico acerca
del estado de la compañía. Para lograr esto, consta de diversas fases, la primera es la
recopilación, fase en la cual se reúne la información cualitativa y cuantitativa, interna y
externa, de la empresa, sus actividades y su composición, donde es necesario tomar en
cuenta el aspecto político, económico y social en escala local, regional y nacional, la
segunda fase es la interpretación, en la cual se evalúa la situación de la empresa basándose
en la información recolectada y utilizando herramientas como estados financieros o flujos
de caja, y luego se realiza la fase 3, que es la comparación, donde se comparan los datos
obtenidos con los de los diferentes periodos y se relaciona con la información cualitativa
obtenida, que le permite al administrador, gerente o empresario tomar decisiones. Los
principales objetivos del análisis financiero es evaluar la situación financiera de la empresa,
tomar decisiones de inversión y crédito y determinar el origen y las características de los
recursos de la empresa.
Estos conceptos, además de ser muy importantes para la evaluación y desarrollo de una
empresa, también pueden ser utilizados en la vida cotidiana, en un ambiente personal y
familiar, ya que nos permite evaluar la situación financiera en la que nos encontramos,
definir nuestros ingresos e inversiones, determinar gastos innecesarios e inversiones
necesarias para mejorar nuestro estado financiero, además de tomar decisiones sobre
cómo mejorar las actividades, procesos, adquisiciones y demás que realizamos de manera
personal.