Sie sind auf Seite 1von 12

“AÑO DE LA CONSOLIDACIÓN DEL MAR DE GRAU”

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

EL CONTRATO DE FACTORING COMO CAMINO A LA


IGUALDAD COMERCIAL ENTRE LAS EMPRESAS.

 ASIGNATURA : DERECHO CIVIL V (CONTRATOS)

 DOCENTE : MG. OBIOL ANAYA ERIK FRANCESC

 INTEGRANTES :

 SEGURA YANCÚL MIRIAN GERALDINE

 CICLO : IX

 SECCIÓN :B

 AULA : 206

PIMENTEL 2016
EL CONTRATO DE FACTORING COMO
CAMINO A LA IGUALDAD COMERCIAL
ENTRE LAS EMPRESAS.
Mirian Segura Yancúl

Resumen:

El presente trabajo aborda de manera sucinta a uno de los contratos modernos;


que se produce en el comercio de bienes y servicios tanto nacional como
internacional; el cual se viene desarrollando en el mundo financiero; en el ámbito
comercial y laboral el cual se refleja en el avance de la ciencia y la tecnología,
que en pocas palabras se traduce en el contrato de FACTORING siendo este un
instrumento de negoción en los mercados exteriores; creando grandes avances
y proyecciones para las PYMEs alcanzando la cima de las grandes empresas.
Palabras claves: Factoring, Pymes, financiero, comercial, laboral, empresas
_______________________________________________________________
ABSTRACT

The present work deals briefly with one of the modern contracts; That they occur
in the trade of goods and services, both national and international; Which is being
developed in the financial world; In the commercial and labor field, which is
reflected in the advancement of science and technology, which in a few words
translates into the FACTORING contract being an instrument of negotiation in
foreign markets; Creating great advances and projections for SMEs reaching the
top of big companies.
Key words: Factorization, SMEs, financial, commercial, labor, companies

pág. 2
INTRODUCCIÓN
En la sociedad globalizada, internacional e intercultural en la que vivimos somos
testigos de vertiginosos cambios de todos sus componentes, uno de estos
cambios está en relación al derecho comercial y laboral, los cuales versan en
mejoras económicas. Nuevos modelos de contratos se generan pensando en
brindar mejoras en la economía pero sin embargo ya coexisten otros sistemas
pero su financiamiento tradicional tiene en cuenta la capacidad de pago y
endeudamiento del deudor potencial; por lo que las empresas medianas o que
recién dan inicio actividades, encuentran barreras debido a las limitaciones para
lograr acceso al crédito, pese a sus diferencias estructurales, es allí que se
generan un sin número de desigualdades.

Estadísticamente las micro, pequeñas y medianas empresas son mayor en


número que las de gran capital. Es por ello que debemos afianzarlas en el
mercado nacional, a fin de crear una línea empresarial sólida que pueda soportar
las necesidades del mercado interno, con proyección a la internacionalización.
Por esta razón del ser de este artículo que busca demostrar la importancia de un
contrato llamado factoring el cual brinda oportunidades a las mypimes pues se
pretende demostrar que conocer y lograr hacer uso de estos conlleva a
seguridad ECONÓMICA: FINANCIAMIENTO.

Las investigaciones precedentes sobre el tema muestran que aún quedan


muchos problemas sin resolver y el tratamiento de la materia resulta insuficiente
esto debido al poco trato del tema abordado; hay que tener en cuenta que sin un
mercado nacional de factoring no puede haber un desarrollo del mercado
internacional.

El objetivo principal está en determinar la forma más eficaz de difundir las


bondades del factoring. Entonces; se podría decirse que: ¿Los contratos de
factoring son una solución para el crecimiento de las mipymes? ¿Qué es el
camino para la igualdad entre las pequeñas y grandes empresas? Podemos
decir que nos encontramos frente a un contexto social en el que las pequeñas
empresas han sido separadas de algún modo de una oportunidad y por medio
de este contrato se deja abierta la posibilidad de generar un equilibrio igualitario
sorpresivo para combatir las desventajas con las grandes empresas y si
realmente se trata de un medio que contribuye al sostenimiento económico.

pág. 3
EL CONTRATO DE FACTORING COMO CAMINO A LA IGUALDAD
COMERCIAL ENTRE LAS EMPRESAS.

El FACTORING renace lo que en épocas y en un lugar distinto ya se había


conocido, hablar del contrato de Factoring es dirigirnos muchos años a través
del tiempo; según la doctrina jurídica señala que su origen está en Inglaterra en
la cual esta figura jurídica ya se utilizaba; como señala Rogers quien manifiesta
que la Blackwell Hall; dedicada a la industria de lana a fines del siglo XIV, es
considerada como el lugar de nacimiento del factor comercial. 1Esta era una
empresa que recibía mercancías en consignación y las vendía a los
comerciantes de la zona, adelantando a los fabricantes el precio de las
mercancías que le habían sido confiadas.

La palabra factoring, puesta en boga por la doctrina económica norteamericana,


ha hecho su ingreso al mundo jurídico en forma intacta, debido, entre otras
razones, a la dificultad de encontrar un término que brinde un significado claro y
que, a la vez, describa con la debida precisión esta operación financiera.

En México se ha optado por la traducción al castellano del vocablo inglés y se


habla entonces del contrato de factoraje, en función del origen histórico de la
figura, relacionado con la actividad que cumplían los factores sin relación de
dependencia.

En Brasil, en las primeras manifestaciones de esta figura, se propuso la


denominación faturizacão, pero ello no tuvo aceptación en este país, por tratarse
de una expresión desconocida en los diccionarios.
Según D’ Amaro, con el contrato de factoring un empresario (cedente) transfiere
o se obliga a transferir, a título oneroso, a una sociedad especializada (factor)
los créditos, presentes o futuros, derivados del ejercicio de la actividad
empresarial en su relación con su propia clientela (deudor cedido). El contrato,
por regla general, no considera todos los créditos de la empresa, sino sólo
aquellos relativos a las negociaciones concluidas en un determinado ámbito
territorial, o aquéllos surgidos en relación a determinados deudores, cuya
solvencia es valorada previamente por el factor, que se reserva siempre la
posibilidad de aceptarlos o no.2

En opinión de García Cruces, el factoring es aquella operación por la cual una


empresario transmite en exclusiva los créditos que frente a terceros tiene como
consecuencia de su actividad mercantil a un factor, el cual se encargará de la

1
RODGERS. American financial institutions. p. 19; citado por BAUCHE, Mario. Operaciones
bancarias activas, Porrúa, México, 1974
2
D AMARO, T. “El contrato di factoring”. En: Contrato Impresa. Milano, 1993, tomo 2, p. 1 737.

pág. 4
gestión y contabilización de tales créditos, pudiendo asumir el riesgo de
solvencia de los deudores de los créditos cedidos, así como la movilización de
tales créditos mediante el anticipo de los mismos en favor de su cliente; servicios
desarrollados a cambio de una prestación económica que el cliente de pagar
(comisión, intereses), en favor de su factor . 3 El profesor Vicent Chuliá define al
factoring como aquel contrato en el que el acreedor cede su crédito a otra
persona, generalmente denominada factor que hace efectivo el crédito y se
encarga igualmente de la contabilidad del primero, así como de cualquier
actividad relacionada con el cobro del crédito4

Según un ejemplo de mayor comprensión: Manuel es dueño de una pequeña


empresa de ropa deportiva; el vende sus productos al por mayor y les da créditos
a algunos de sus clientes. Manuel quería dejar de preocuparse por cobrar las
deudas a fin de mes por eso firma su contrato de Factoring con la empresa
“Cobra todo” para evitarse todo el proceso de cobranza; esto solo le cuesta un
porcentaje de lo que tiene que cobrar mientras la empresa que contrato cobra su
dinero y el solo se dedica a producir más.

En palabras propias se puede decir que el FACTORING es un contrato que


facilita la liquidez de una empresa, mediante el cual una empresa traspasa sus
facturas emitidas para el cobro y a cambio de ello obtiene dinero; es decir un
mecanismos contractual a través del cual podemos traer dinero del futuro al
presente para continuar mi proceso de inversión; teniendo en cuenta que la
empresa factoring realiza una evaluación del cliente y el deudor del mismo.

RELACIÓN CON OTRAS FIGURAS JURÍDICAS


1. OPERACIÓN DE DESCUENTO

El contrato de descuento está referido a que la entidad bancaria concede un


préstamo cobrando anticipadamente los intereses y que el deudor le transfiere
un crédito a cargo de un tercero, siempre con la garantía del deudor en el sentido
de que devolverá la suma recibida, de no ser pagada la letra de cambio por el
aceptante.

El contrato de factoring, al igual que el descuento bancario, trata de satisfacer


las necesidades de crédito que tiene el comercio actual. Pero estos institutos
tienen diferencias sustanciales. En el factoring hay una transferencia de los
créditos otorgados por las empresas comerciales provenientes de la venta de
sus productos o servicios. De forma que siendo una venta, el cliente no se
constituye en deudor del factor, y a su vez deja de ser acreedor del deudor

3
GARCÍA CRUCES, GONZÁLES. El contrato de factoring. Cit, p .48.
4
VICENT CHULIÁ, Francisco. Compendio crítico de derecho mercantil

pág. 5
cedido. En la operación de descuento, en cambio, el cedente se constituye en
deudor del banco, mientras el deudor cedido no haya satisfecho el crédito. Son
ambos solidariamente responsables.
2. CESIÓN DE CRÉDITOS

Si bien el factoring ha nacido de la cesión de créditos, es evidente que se le han


añadido algunos elementos no previstos en el régimen de la cesión de derechos,
los que han tenido una influencia decisiva sobre el tipo; de contenido original,
particularmente cuando encierra una financiación.

Según Boneo y Barrería, la cesión de créditos constituye la espina dorsal de la


construcción técnica del factoring. Sin embargo, no es factible identificar
totalmente ambos contratos, toda vez que el contrato de factoring tiene sus
propias finalidades y los efectos de una y otra figura difieren de modo sustancial.
Los rasgos que los diferencian son:

a) La cesión de derechos puede ser onerosa o gratuita, el factoring, de otro lado


es siempre oneroso.

b) En el contrato de cesión la forma solemne es exigida para su validez, en el


factoring sólo se requiere a los efectos probatorios.
c) El interés práctico de la cesión de créditos reside en la necesidad de dinero
que puede tener el titular de un crédito sujeto a plazo (cedente), por lo que
transfiere dicho crédito a otra persona (cesionario) que obtiene una
compensación por haberlo recibido. El interés práctico del contrato de factoring
consiste en la ayuda para las empresas, las cuales pueden dedicar todo su
esfuerzo a cumplir su objeto, recibiendo por sus ventas dinero seguro y en forma
inmediata para invertirlo en el área de los negocios que consideren más
conveniente o necesaria.

d) En la cesión de créditos, el cedente de buena fe no garantiza la solvencia del


deudor cedido. En el contrato de factoring, sin riesgos de cobranza para el factor,
el cliente, debe integrar a aquél el importe de los créditos que no han sido materia
de cobro y cuyo importe le hubiera adelantado en virtud de la financiación.

e) En el contrato de factoring, el factor se obliga, además, a la prestación de


servicios de asistencia técnica y administrativa, lo que no sucede en la cesión de
créditos.

f) En el factoring no siempre es necesaria la notificación al deudor (factoring sin


notificación); las facturas son adquiridas por el factor por su valor nominal,
percibiendo una comisión por el costo de los servicios.

ELEMENTOS ESENCIALES DEL FACTORING

pág. 6
Los elementos esenciales son aquellos elementos que constituyen la esencia
misma del negocio, pues sin su presencia cualquier contrato sea típico o atípico,
carece de validez. Tiene relevancia el consentimiento como requisito esencial
del contrato, además el precio y el plazo asume características esenciales en el
contrato.
Consentimiento

El consentimiento en el factoring se forma por la concurrencia de dos


declaraciones de voluntad: una oferta y una aceptación. El proceso de formación
de este contrato se inicia con los tratos preliminares entre las futuras partes
contratantes, esto es la empresa de factoring y la empresa factorada. Esta última,
normalmente, le hace llegar una solicitud a la empresa de factoring indicándole
su disposición de contratar sus servicios; a la vista de tal solicitud, la factorada
realiza un examen de la actividad empresarial y encarga, por lo general a una
empresa especializada, el estudio de los créditos y la situación económica de los
acuerdos de los deudores para decidir, por último, la aprobación o no de la
operación.

De tal manera que en este contrato el consentimiento está basado en el acuerdo


de voluntades de las partes determinando desde la oferta pero este
consentimiento está en base a la evaluación que hace la empresa factoring para
poder realizar dicho contrato; podemos decir de algún modo que hay necesario
criterio para que se firme un contrato factoring no solo basta que se quiera
obtener financiamiento sino que el deudor del cedente “dueño de la factura”
pueda realizar el pago; es decir la empresa factoring hace un análisis del riesgo
basado en la posibilidad crediticia del deudor cedido.
Objeto
El objeto vendido es un derecho crediticio, por esta razón se asimila a la cesión
de créditos. Las partes asumen en el contrato las obligaciones de adquirir del
factor y de entrega y transferir del factorado los créditos que se originen en el
negocio del cliente por venta de sus mercaderías.

Principalmente el objeto del contrato es la intención de obtener los servicios


administrativos y de gestión que el factor puede brindarle y la financiación que
puede suponerle la cesión de su cartera de clientes. Si consideramos a la entidad
de la facturación, el objeto consiste en el propósito de obtener una comisión por
los servicios que presta y de un interés para el caso de proporcionar financiación
al cliente.
Plazo

Es un elemento esencial del factoring el plazo durante el cual la entidad da


factoring va permanecer obligada adquirir los créditos provenientes de las ventas
del cliente y este a transferirlos.

pág. 7
Linares Breton explica que el plazo es un elemento esencial en este contrato
pues el cliente factorado se compromete a transferir a la empresa de factoring, y
esta acepta y por tanto queda obligada a todas o parte de las facturas a cargo
de terceros deudores, y el factor se encarga de efectuar su cobro. El factor puede
reservarse la facultad de seleccionar esos créditos. 5

La razón esencial que limita este contrato en el tiempo es el de evitar que las
entidades financieras asuman compromisos sin límites, con los perjuicios que
ello puede ocasionar y por la mutua conveniencia a liberarse de las partes de un
contrato que no respondió a los fines perseguidos.
Precio

En conveniente que se estipule un monto tope. Cuando el factorado haya cedido


en venta al factor créditos cuyos importes alcanzaren la cifra predeterminada en
el convenio, caducara instantáneamente el plazo de vigencia del contrato,
quedando liberado este último de su obligación de adquirir las facturas.
ELEMENTOS PERSONALES

En la suscripción del contrato de factoring intervienen tres elementos personales:


el factor, la factorada y el deudor cedido. Esta situación no implica que el
factoring asuma las características de un contrato trilateral. La empresa cedida
desarrolla una función importante en la etapa de formación, no obstante no es
parte en la suscripción del contrato. La razón de ellos es que la negociación del
contrato entre la sociedad del factoring y la entidad factorada no presupone la
manifestación de voluntad del deudor cedido. En consecuencia, el factoring es
un contrato bilateral celebrado entre dos partes; factor y factorada.
La Empresa De Factoring

La empresa de factoring confiere a este un carácter financiero en la medida en


que se trata de una compañía constituida de acuerdo a los requerimientos
previstos en la ley general del sistema financiero.

Hay que señalar que en algunos países latinoamericanos, el factoring es un


negocio que está reservado a las entidades bancarias; en otros a las compañías
financieras; en otros en cambio a intermediarios financieros no bancarios, y de
manera excepcional a empresa de factoring, considero un acierto a los avances
en materia legislativa en nuestro país por cuanto se han establecido normas para
la creación de empresas especializadas en determinadas operaciones
financieras.
La Empresa Factorada

5
LINARES BRETON, citado por Ghersi. Contratos civiles y comerciales. Cit, p.160

pág. 8
Es el cliente o cedente, generalmente es una sociedad o empresa factorada ya
que difícilmente un comerciante individual acude a este medio de financiación.
La doctrina comparada expresa consenso respecto a que la factorada es una
empresa, y en esa vía se sostiene que el contrato de factoring fue diseñado para
gestionar, administrar y financiar la actividad de la empresa, en particular de la
pequeña y mediana empresa, y para desarrollar y consolidar su posición en el
mercado nacional e internacional.
FACTORING EN EL DERECHO NACIONAL

El factoring está en desarrollo en nuestra realidad económica, habiendo sido


autorizado por el Art. 221°, numeral 10 de la Ley General del Sistema Financiero
y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca y
Seguros, aprobada por la Ley N.° 26702 publicada en el diario oficial El Peruano,
de 9 de diciembre de 1996, que sustituye a la antigua ley de Instituciones
Bancarias Financieras y de Seguros, aprobado por Decreto legislativo N° 770, la
cual no contemplaba esta figura de FACTORING y posteriormente reglamentado
por Resolución N°1021-98-SBS publicada el 3 de octubre de 1998. La Ley del
Impuesto General a las ventas e Impuesto Selectivo al Consumo, Decreto
Legislativo N.° 821, publicada el 23 de abril de 1996, precisa que es factoring
para efectos tributarios; debiendo mencionar también el Decreto Supremo N.°
136-96-EF, publicado el 31 de diciembre de 1996, que modificó diversas
regulaciones tributarias, incluyendo las relativas a operaciones de factoring.
El 11 de noviembre de 2010 la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e
Inteligencia Financiera del Congreso de la República aprobó el Proyecto de Ley
que promueve el financiamiento a través de la Factura Comercial.

La propuesta normativa fue desarrollada e impulsada conjuntamente por el


Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de la Producción. El Proyecto
de Ley busca facilitar el acceso al crédito de las empresas con acreencias
comerciales, creando un nuevo título valor, denominado “Factura Negociable”.
El FACTORING es aquella herramienta de financiación que consiste en vender
las cuentas por cobrar (facturas) para así conseguir liquidez inmediata. La
institución que compra las facturas lo hace con un porcentaje de descuento y
luego procederá a cobrar la totalidad del dinero al deudor inicial.

Este mecanismo es más utilizado por las mipymes que venden bienes o brindan
servicios a empresas grandes y que no reciben el pago inmediato por la venta,
sino que sus facturas tienen un plazo de cobro de hasta 30, 60, 90 o 120 días.
La operación les permitirá obtener capital de trabajo de corto plazo sin necesidad
de endeudarse y a una tasa de descuento competitiva.

Hace algunos años se ha dado la ley de factoring por parte del gobierno peruano
que ya existe por ejemplo en Colombia y Chile, la ley de factoring en nuestro
país tiene varias particularidades; la primera es que la factura comercial tiene las

pág. 9
características de ser negociable; la segunda característica que al igual que la
factura comercial se va emitir una tercera copia que se va a llamar factura
negociable, la tercera es que al ser factura negociable es factible entrar a
operaciones crediticias y la cuarta es que se convierte en título valor esto quiere
decir que cualquier empresa que emita esta factura va ha poder endosarla a
cualquier entidad financiera o un tercero el cual quiere ser el nuevo titular de
dicha factura en la medida que este aceptada por el receptor.

Antes de la ley las entidades financieras facilitaban un financiamiento de factura


con el riesgo del pagador es decir yo te financio y se determinaba de acuerdo a
quien es el obligado del pago.

La ley del factoring facilita al emisor; es decir que los beneficiados son las
mipymes pues van a poder endosar a cualquier entidad que quiera ser titular de
dicha factura sin asumir el riesgo del pagador pero el pagador que puede ser una
gran empresa o mediana empresa no va a asumir el riesgo de que sea
protestada; lo que va a pasar en el mercado es que muchas entidades
financieras dedicadas al factoring se van a comenzar a desarrollar en el país y
van a estar interesadas en asumir las pymes y mypes permitiendo poder tener
mayor liquidación.

Recientemente los avances continúan y esto en base a mejorar las condiciones


de las mipymes es así que la Comisión Permanente del Congreso aprobó un
proyecto para fortalecer el mecanismo del ‘Factoring’ o factoraje. Ahora, con esta
iniciativa, cerca de un millón de micro, pequeña y medianas empresas (mipymes)
en todo el país se verán beneficiadas ya que podrán utilizar sus facturas
pendientes de cobro para conseguir liquidez.

La ley para fortalecer el mecanismo del factoring, que fue aprobada por la
Comisión Permanente del Congreso, permitirá brindar una mayor y más pronta
liquidez así como mejores condiciones de financiamiento a más 933 mil micro,
pequeñas y medianas empresas (mipymes) en el país, informó el Ministerio de
la Producción (Produce).

Como se conoce, el factoring es una alternativa de financiamiento que permite a


las empresas obtener liquidez de forma inmediata en base a facturas
comerciales pendientes de cobro.
2. Material y métodos

En la presente investigación se utilizó la técnica del análisis documental;


utilizando, como instrumentos de recolección de datos: fichas textuales y
resumen; teniendo como fuentes libros y documentos de diversas fuentes.

Los métodos utilizados en la presente investigación fueron comparativo,


analítico. Los datos obtenidos mediante la aplicación de las técnicas e
instrumentos de recolección de datos.

pág. 10
3. Conclusión

El Factoring analiza la capacidad de pago y la solvencia de los compradores u


usuarios (deudores) del posible cliente la circunstancia de que una empresa
trabaje con líneas para ser vendidas a firmas de gran solvencia económica.

El factoring amplía notoriamente su capacidad de crédito de los dueños de


facturas; es decir desde este punto de vista se puede evidenciar los grandes
beneficios para las micro, pequeñas y medianas empresas, habitualmente
proveedoras o servidoras de los emporios más grandes.

La conveniencia de pactar un monto tope reside en que así se evita que las
entidades del factoring comprometan si liquidez y estructura comercial
asumiendo obligaciones ilimitadas en razón de estos contratos, importancia que
se acrecienta si se tiene en cuenta que son los bancos comerciales, de inversión
y las compañías financieras los autorizados para actuar como factores.

Las pymes hasta ahora buscan captar clientes; pero, la idea central no está solo
en hacerlos parte de su cartera de clientes sino en la seguridad económica ya
que si eres una empresa que otorga a crédito debes tener en consideración que
estos sean pagados para que puedas continuar las actividades; entonces es la
regla simple y sencilla que versa sobre el contrato de FACTORING el cual brinda
seguridad económica pero a través de una evaluación del análisis del riesgo;
puesto que te evita gastos de todo el conjunto de actuaciones para el cobro y es
esta entidad financiera que asume el riesgo luego de la evaluación claro está con
un porcentaje de dicho crédito y ante ello te brinda liquidez.

El costo del financiamiento está ligado al riesgo en la medida que el riesgo baje
de acuerdo a el comportamiento de pago esa tasa baja esto es un proceso por
ello existe igualdad en el costo del financiamiento entre las grandes y pequeñas
empresas.
4. Recomendaciones

Si bien es cierto que se le ha dado a la ley un mayor valor legal es necesario el


continuo mejoramiento esto es que se flexibilice el análisis de riesgo crediticio; a
través de un examen psicométrico de crédito que ya se da en otros países; por
ejemplo cuando la banca evalúa no solo debe tomar en cuenta el aspecto
económico sino también tener encuentra factores psicológicos, de
comportamiento de pago y que sumen para poder dar créditos a aquellos
empresarios que no tienen como acreditar que es un buen empresario y pueda
acceder al financiamiento.

Una de las formas posibles para difundir de manera eficaz las bondades del
factoring sería emplear las Cámaras de Comercio de las distintas regiones como
centros de capacitación.

pág. 11
Sería interesante que se cree una plataforma electrónica para los cambios que
se generan entre los intervinientes para que el flujo de información este ordenada
con cada una de las partes, y va a facilitar a que las empresas puedan visualizar
todas sus facturas que tienen por cobrar y un listado de todas las empresas de
factoring; para acceder de manera inmediata.

Es necesario que se tenga en cuenta que quienes serán objeto de crédito


aporten rentabilidad y calidad a tu negocio; es necesario conocer el record
crediticio y una evaluación para que cuando busques recurrir a financiación en
FACTORING puedas hacerlo sin restricciones porque ellos para firmar también
necesitan conocer al cliente cedido que será LA RAZÓN de ser al momento de
hacer los respectivos cobros.

5. Referencias
Bustillos, A. S. (2006). El contrato de Factoring. Lima: San Marcos.

Vink, G. (1992). Desarrollo del Factoring en el mundo. Madrid: Universidad


Complutense.

Leyva, J. (2012). Contratos de Financiamiento. Segunda edición. Editorial


UNILAW. Lima – Perú.

Farina, J. (1999). Contratos comerciales modernos. Segunda edición y 1°


reimpresión. Editorial Astrea de Alfredo y Ricardo de Palma. Buenos Aires.

pág. 12