Sie sind auf Seite 1von 233

Colombia: evolución

de sus relieves y modelados


ANTONIO FLÓREZ

Colombia: evolución
de sus relieves y modelados

UNIVERSIDAD
NACIONAL
DE COLOMBIA
Red de Estudio de Espacio
y Territorio, RET
Flórez. Antonio

- Bogotá : Universidad Nacional de Colombia, Unibiblos, 2003

240 p., il., mapas (alg. color)

ISBN: 958-701-312-3

1. Geografía 2. Geografía física 3. Geomorfología


1. Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias Humanas. Departamento de
Geografía

910.01- dc21

Catalogación División de Bibliotecas Universidad Nacional de Colombia

Colombia: evolución
de sus relieves y modelados

© Universidad Nacional de Colombia


Red de Estudios de Espacio y Territorio, RET

© Antonio Flórez
Profesor, Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Ciencias Humanas,
Departamento de Geografía

Primera edición: 2003


Tiraje: 1.000 ejemplares

ISBN: 958-701-312-3

Corrección de estilo
Martha Elena Reyes Comité editorial
Gustavo Montañez Gómez
Diseño de carátula
Julio Carrizosa Umaña
Camilo Umaña Caro
Normando Suárez Fernández
Diseño y diagramación de páginas interiores Ovidio Delgado Mahecha
Ana Rita Rodríguez, UNIBIBLOS Julián Arturo Lucio

Preparación editorial Foto portada


Universidad Nacional de Colombia Título: Cono de deyección fluvio-glaciar
UNIBIBLOS en la cuenca alta del río Arauca
Correo electrónico: unibiblo@unal.edu.co (Chitagá, N. de S.)
Bogotá, D.E., Colombia Autor: Antonio Flórez
Contenido

PRESENTACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
PRÓLOGO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
AGRADECIMIENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

Capítulo uno
LA CONFORMACIÓN FÍSICA DEL ESPACIO COLOMBIANO.
UN ENSAYO DESDE LA GEOMORFOLOGÍA HISTÓRICA. . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Conceptos básicos 23

Capítulo dos
LA MORFOESTRUCTURA: UN ROMPECABEZAS QUE SE ARMA. . . . . . . . . . . . . 29
El bloque autóctono y los terrenos acrecidos
de afinidad continental. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Los terrenos oceánicos del occidente. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Las depresiones interandinas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

Capítulo tres
LA OROGENIA ANDINA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Las fases orogénicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Consecuencias de la orogenia andina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

Capítulo cuatro
Los MODELADOS DE APLANAMIENTO RESIDUALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Las superficies de aplanamiento en el Terciario. . . . . . . . . . . . . . . . 53
Orogénesis y disección de las superficies de erosión. . . . . . . . . . . . 59

7
COLOMBIA:
__
EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
__ " __ , __ ___ _ _A _ _ _____ '" __ __ ___ ___ 'O
~
o
,
,
~
,
o
~
_
~
~
_
~
~
~
_
~
_
~
"
,
_
O
~
~
o
~
~
~
'
~
_
~
~
~
~
~
~
_
'
~
~
~
O
_
~
~
O
~
~
O
,
~
_
,
o
~
_
,
~
o
,
~
,
~
~
~
~
"
~
,
~
~
Capítulo cinco
EL VOLCANISMO: RELIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS 63
El volcanismo y el volcanismo en Colombia .. . . . .... . . .. ..... 63
Volcanismo pre-cenozoico . . ........... .. . . . .... . . .. ..... 65
El volcanismo cenozoico. . . . ........... .. . . . .... . . .. ..... 67
La geomorfología volcánica. . ........... .. . . . .... . . .. ..... 67
Las amenazas volcánicas. . . . ........... .. . . . .... . . .. ..... 81
El volcanismo como recurso. ........... .. . . . .... . . .. ..... 85
Los volcanes de Colombia. . . ........... .. . . . .... . . .. ..... 86

Capítulo seis
Los RELIEVES DE FALLAMIENTO, PLEGAMIENTO y TABULARES. . . . . . . . . . . 99
Pliegues, formas y dinámica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
Fallamiento: formas y procesos morfogénicos . . . . . . . . . . . . . . . .. 104
Relieves tabulares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 107

Capítulo siete
Los ALTIPLANOS: GÉNESIS Y EVOLUCIÓN 115
Génesis. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 115
Algunas características de los altiplanos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 119
Inventario y clasificación. . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . .. 121

Capítulo ocho
Los PIEDEMONTES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . " 125
Un concepto estructural. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 125
La morfodinámica en los piedemontes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 127
La asimetría de los piedemontes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 132

Capítulo nueve
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS. . . . . .. 139
Glaciales, glaciaciones, glaciares y modelado glaciar. . . . . . . . . . .. 140
Los modelados eól icos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 161
Los litorales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 167

Capítulo diez
Los MODELADOS ALUVIALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 185
Las corrientes hídricas en la alta montaña. . .. . .. . ... . .. . . . . .. 187
Los modelados aluviales en los altiplanos. . .. . .. . ... . .. . . . . .. 188
Los cañones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . .. . ... . .. . . . . .. 189
Sustitución de carga en los piedemontes. . . .. . .. . ... . .. . . . . .. 194

8
LISTA DE FIGURAS

Llanuras aluviales interandinas . ............. .. . .. . . .. . . . .. 195


El contacto fluvio-marino . . . . . ............. .. . .. . . .. . . . .. -198
Dinámica y modelados aluviales en la Orinoquia .. . .. . . .. . . . .. 198
Dinámica y modelados aluviales en la Amazonia .. . .. . . .. . . . .. 204

Capítulo once
LA INFLUENCIA ANTRÓPICA EN LA MORFOGÉNESIS. . . . . . . . . . . . . . . . . .. 207
Impactos geomorfológicos generales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 207
La desertificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 211

Capítulo doce
UNA ZONIFICACIÓN GEOMORFOLÓGICA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 217
G-SM. La alta montaña. . . . . . . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 220
G-SM. La montaña media. . . . . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 220
G~SM. La montaña baja . . . . . . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 222
G-SM. Las depresiones tectónicas. . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 222
G-SM. Los litorales. . . . . . . . . . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 223
G-SM. El dominio amazónico. . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 224
G-SM. El dominio orinoqués. . . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 225
G-SM. Los sistemas insulares. . . . . . .. .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . .. 226

CONCLUSIONES . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 227

REFERENCIAS. • • • . . • • . • . . . . . • . . • • . . • . . . . • • • • • • •• 231

Lista de figuras
2.1 Colombia y la tectónica de placas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
2.2 El escudo en el Precámbrico-Paleozoico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
2.3 Acreción de terrenos de corteza continental. . . . . . . . . . . . . . . . . 32
2.4 Acreción de terrenos oceánicos y del terreno Sinú-San Jacinto. . . 32
2.5 Perfiles probables en terrenos del basamento continental. . . . . . . 34
2.6 Subducción de la placa del Pacífico bajo el basamento
continental. Eventos plutónicos, metamórficos y volcánicos. . . . . . 39
2.7 Subducción de la placa del Pacífico bajo la pro~ocordillera
Occidental y formación de la fosa del Atrato-San Juan . . . . . . . . . 39
3.1 Organización posible de los relieves emergidos luego del
plegamiento (fase compresiva) del Mioceno medio-Plioceno
o fase Eu-Andina de la orogenia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42

9
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

3.2 Formación y emersión de relieves con la orogenia andina.


Terciario superior, perfiles esquemáticos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
3.3 Orogenia andina: elevación del relieve e instalación
de la red hidrográfica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
3.4 Esquema causal de la inestabilidad de vertientes. . . . . . . . . . . . . . 51
3.5 Amenazas inherentes a los modelados de disección . . . . . . . . . . . 52
4.1 Los peñoles y pedimentos del escudo guayanés. . . . . . . . . . . . . . . 54
4.2a Superficie de aplanamiento disectada Hacarí-Río de Oro . . . . . . . 56
4.2b Superficies falladas y formación de cañones en el macizo
de Santander. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
4.3 Fases del desarrollo morfoestructural y formación de superficies
de aplanamiento cordillera Central. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
4.4 Superficies de aplanamiento en el norte de la cordillera
central. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
4.5 Evolución del modelado de disección. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
4.6 Superficie de aplanamiento disectada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
4.7 Superficies de aplanamiento disectadas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
5.1 Subducción y volcanismo en Colombia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
5.2 Corte esquemático del volcán del Ruiz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
5.3 Distribución geográfica de los ejes volcánicos. . . . . . . . . . . . . . . . 66
5.4 Volcanes simples en el suroeste del Huila. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
5.5 Volcán (simple) "Tesorito" en la cabecera del aeropuerto
La Nubia, Manizales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
5.6 Algunos relieves volcánicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
5.7 Caldera de Paletará, cadena de los Coconucos
y emisión de ignimbritas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
5.8 Ejemplos de modelados en lavas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
5.9 Flujos pumíticos. Volcán Doña Juana (Nariño). . . . . . . . . . . . . . . . 75
5.10 Flujos pumíticos. Volcán Cerro Bravo (Tolima). . . . . . . . . . . . . . . . 76
5.11 Lahares. Volcán nevado del Tolima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
5.12 Depósitos de ceniza en algunos sitios
de las cordilleras Oriental y Occidental. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
5.13 Depósitos piroclásticos en algunos sitios de la cordillera Central. . 80
5.14 Lahares del Ruiz en noviembre de 1985 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
5.15 Mapa preliminar de riesgo volcánico
del volcán nevado del Huila. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
5.16 Eje volcánico al norte del Ruiz, cordillera Central. . . . . . . . . . . . . 89
5.17 Volcanes inactivos del grupo Silvia-Totoró . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
5.18 Volcanes del grupo Guamués-Sibundoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

10
LISTA

6.1 Evolución del relieve de plegamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 100


6.2 Relieve monoclinal y relación con la red de drenaje. . . . . . . . . .. 100
6.3 Divisorias y valles en estructura sinclinal. . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 101
6.4 Divisorias y valles en estructura anticlinal . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 102
6.5 Corrientes anaclinales en un frente. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 103
6.6 Falla de cabalgamiento y evolución del escarpe .. . . . . . . . . . . .. 104
6.7 Esquema del modelado en facetas. Borde oriental
de la cordillera Central . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 105
6.8 Esquema del modelado en facetas triangulares. Falla del río
San Francisco, sierra nevada de Santa Marta. . . . . . . . . . . . . . . .. 105
6.9 Inestabilidad en "quiebras o delgaditas" . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 107
6.10 Formas tabulares en la depresión del río Magdalena. . . . . . . . . .. 109
6.11 Mesas y cerros testigos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 111
6.12. Disección de relieves tabulares en la Amazonia. . . . . . . . . . . . . .. 112
6.13 Pendiente y disección en las arcillas tabulares del sureste
de la Amazonia colombiana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 113
6.14 Interfluvios planos a ondulados en formaciones tabulares. . . . . .. 114
7.1 Estadio lacustre de un altiplano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 116
7.2 Sedimentación y disección de un altiplano. . . . . . . . . . . . . . . . .. 116
7.3 Niveles en el altiplano de Las Papas. Esquema. . . . . . . . . . . . . . .. 118
7.4 Déficit hídrico en los altiplanos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 119
7.5 Los altiplanos en Colombia. Distribución. . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 120
7.6 Altiplano de Gabriel López-Totoró. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 123
7.7 Altiplano de Berlín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 124
8.1 Piedemonte de la cordillera Oriental hacia el Magdalena . . . . . .. 126
8.2 Garganta, piedemonte y llanura aluvial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 127
8.3 Piedemontes asimétricos del valle del Magdalena:
Venadillo-Mariquita ........................ . . . . . . . . . .. 128
8.4 Piedemonte escalonado del Mira-Patía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 131
8.5 Piedemonte encajonado. Esquema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 132
8.6 Piedemontes asimétricos de la serranía del Baudó. Esquema. . . .. 133
8.7 Valle asimétrico del río Cauca y sus piedemontes . . . . . . . . . . . .. 135
8.8 Piedemonte llanero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 136
8.9 Piedemonte llanero escalonado. Arauca . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 137
9.1 Ciclos glacial-interglacial. Aprox. 100.000 años. . . . . . . . . . . . . .. 141
9.2 Último ciclo interglacial-glacial e interglacial actual. . . . . . . . . . .. 143
9.3 Cambios de la vegetación y de la temperatura en el área
de Fúquene durante los últimos 30.000 años. . . . . . . . . . . . . . .. 145

11
~-----
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

9.4 Extensión de los glaciares durante el pleniglacial


y en la Pequeña Edad Glaciar ........................... . 146
9.5 Extensión de los páramos y los glaciares durante el último
glacial (y glaciación) .................................. . 147
9.6 Extensión glaciar durante el pleniglacial de la sierrra nevada
del Cocuy .......................................... . 148
9.7 Recesión de los glaciares actuales desde la pequeña edad
Glaciar, 1850 d.C ..................................... . 153
9.8 Retroceso de lenguas glaciares en el nevado del Ruiz ......... . 154
9.9 Altitud relativa de las isotermas de O oc del aire y del hielo ..... . 155
9.10 Variación del límite inferior del glaciar El Cóncavo desde 1938 .. . 157
9.11 Cubetas de sobreexcavación glaciar con lagunas ............. . 158
9.12 Valle glaciar y morrenas laterales y de fondo ................ . 159
9.13 Modelados glaciares heredados y actuales .................. . 160
9.14 Dunas longitudinales y parabólicas en los llanos de Casanare ... . 163
9.15 Manto eólico en Casan are .............................. . 163
9.16 Dunas antiguas cubiertas - Guajira ....................... . 164
9.17 Dunas sub-recientes y actuales-Litoral guajiro ............... . 164
9.18 Reactivación de dunas-Guajira .......................... . 165
9.19 Formación de REG por deflación selectiva
(Deflacción de material fino) ............................ . 166
9.20 Costa baja con terrazas marinas ......................... . 169
9.21 Dinámica en las planicies litorales del Pacífico .............. . 170
9.22 Evolución holocénica del delta del río Magdalena ............ . 172
9.23 Dinámica reciente del golfo de Urabá ..................... . 173
9.24 Retroceso litoral en el sector de Dibulla ................... . 174
9.25 Cambio de la línea costera en el sector de Puerto Colombia .... . 176
9.26 Geomorfología de la isla de San Andrés ................... . 179
9.27 Geomorfología de las islas de Providencia y Santa Catalina ..... . 180
9.28 Deriva litoral: Barranquilla-Cartagena-islas del Rosario ........ . 181
9.29 Geomorfología de las islas Gorgona y Gorgonilla ............. . 182
10.1 Sistema de transferencia ............................... . 186
10.2 Sistema aluvial en un altiplano .......................... . 190
10.3 Catena transversal en un cañón .......................... . 192
10.4 Corrientes colgantes perpendiculares al drenaje mayor
en un cañón. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 193
10.5 Valle fluvial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 194
10.6 Depresión momposina. Llanura aluvial de desborde. . . . . . . . . .. 197
10.7 Llanos y altillanura. Flujos aluvio-torrenciales en el Pleistoceno. .. 199

12
-~-
liSTA DE CUADROS

10.8 Red de drenaje jerarquizada en la altillanura del Vichada . . . . . .. 201


10.9 Altillanura y planicie aluvial entre los ríos Meta y Vita . . . . . . . . .. 202
10.10 Aspectos en corte y en planta del carcavamiento remontante . . .. 203
10.11 Unidades geomorfológicas de la altillanura del Vichada ........ 204
10.12 Áreas potencialmente inundables por desborde . . . . . . . . . . . . .. 205
11.1 Esquema de los mecanismos de degradación del medio físico. . .. 208
11.2 Reptación y formación de terracetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 210
11.3 Reptación y formación de banquetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 210
11.4 Déficit hídrico en el fondo de los cañones. . . . . . . . . . . . . . . . . .. 212
11.5 Déficit hídrico, provincia de Ocaña. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 212
11.6 Balance hídrico en Villavieja, Huila. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 213
11.7 Áreas desertificadas o en vías de desertificación . . . . . . . . . . . . .. 214
12.1 El sistema morfogén ico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 219
12.2 Grupos y subgrupos de sistemas morfogénicos
Mapa generalizado (anexo) ..................... , ....... .

Lista de cuadros
1.1 Unidades geocronológicas (cronoestratigráficas) mayores. . . . . . . 27
5.1 Volcanes del grupo 1: La depresión del Cauca . . . . . . . . . . . . . . . 87
5.2 Volcanes del grupo 2: Complejo Ruiz-Tolima. . . . . . . . . . . . . . . . . 88
5.3 El volcán nevado del Huila. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
5.4 Volcanes del grupo 4: Silvia-Gabriel López (Cauca). . . . . . . . . . . . 92
5.5 Volcanes del grupo 5: El Macizo Colombiano. . . . . . . . . . . . . . . . 93
5.6 Volcanes del grupo 6: La Plata-San Agustín. . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
5.7 Volcanes del grupo 7: El Nudo de Los Pastos. . . . . . . . . . . . . . . . . 95
5.8 Volcanes del grupo 8: Cordillera Centro-Occidental. . . . . . . . . . . 95
5.9 Volcanes del grupo 9: Galeras-Morasurco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
5.10 Volcanes del grupo 10: Guamués-Sibundoy . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
6.1 Características del relieve monoclinal: frente y revés. . . . . . . . . .. 103
7.1 Altiplanos en estadio lacustre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 121
7.2 Altiplanos sedimentados con lagunas y pantanos residuales. . . . .. 122
7.3 Altiplanos sedimentados en estadio de disección ............. 122
7.4 Altiplanos con problemas de desertificación . . . . . . . . . . . . . . . .. 124
9.1 Glaciares (nevados) desaparecidos en el siglo xx . . . . . . . . . . . . .. 1 51
9.2 Recesión de los glaciares (nevados) actuales desde 1850 (d.C.) . .. 152
9.3 Retroceso de la línea de costa en el litoral Caribe. . . . . . . . . . . .. 177
10.1 Cuenca, área, caudal y sedimentos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 187

13
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

10.2 Catena en el perfil transversal de un cañón ................ " 192


12.1 G-SM. La alta montaña. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 220
12.2 G-SM. La montaña media. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 221
12.3 G-SM. La montaña baja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 222
12.4 G-SM. Las depresiones tectónicas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 223
12.5 G-SM. Los litorales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 224
12.6 G-SM. Dominio amazónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 224
12.7 G-SM. Dominio orinoqués . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 225
12.8 G-SM. Los sistemas insulares ........................... " 226

- - 14
--
Presentación

Este libro, titulado Colombia: evolución de sus relieves y modelados, es una


síntesis de los resultados de la labor investigativa y universitaria del profesor Anto-
nio Flórez, del Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Colom-
bia. La calidad y rigurosidad académica de este trabajo le hicieron merecedor de
su distinción como Profesor Titular.
Como pocos en el país, el profesor Flórez vierte en esta publicación esa combi-
nación que raras veces se alcanza en la vida de un académico: la fusión de dos cua-
lidades básicas del buen investigador. Por un lado, una sólida formación teórica
sobre la materia que trata y, por otro, una vasta experiencia empírica, derivada de
un amplio y profundo conocimiento de campo acumulado por el autor a través de
innumerables investigaciones y excursiones científicas llevadas a cabo como parte
de su trabajo en el antiguo Inderena, después en el Agustín Codazzi, más tarde en el
Ideam (mediante convenios con la Universidad Nacional) yen la propia Universi-
dad. Cerca de tres décadas de persistente investigación a lo largo y ancho del terri-
torio colombiano tenían que producir un texto profundo, claro y conciso, y unas
excelentes y pedagógicas ilustraciones que animan al lector.
De manera sencilla, partiendo de la metáfora de un rompecabezas, las pági-
nas van sumergiendo al lector en un periplo espacio-temporal de realidad e
imaginación, hasta construir un conjunto conceptual, estructurado y sistemáti-
co, que se convierte en un referente obligado para comprender y explicar gran
parte de los relieves y modelados de Colombia. A través de un juego de iteracio-
nes de inducción y deducción, se teje una red de relaciones fundamentales que
vinculan las estructuras, las formas y los complejos procesos de los relieves y mo-
delados del país, cuyo influjo en la vida de los colombianos apenas comenza-
mos a vislumbrar.

-15
----
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

El estilo personal en la manera de describir e ilustrar lo tratado y, sobre todo,


el extraordinario esfuerzo de construir un marco general, estructural y sistemático
para comprender la compleja geomorfología de Colombia, otorgan a este trabajo
el mérito que sólo los entendidos pueden valorar y reconocer. Aquí los estudios
de caso, muy comunes entre los profesionales de la geomorfología, dan paso a
una visión de conjunto del territorio del país, en la que la taxonomía de formas,
estructuras y procesos se convierte en uno de los hilos conductores de la metodo-
logía desarrollada.
Al presentar esta obra a la opinión pública, la Red de Estudios de Espacio y Te-
rritorio de la Universidad Nacional de Colombia continúa cumpliendo con la di-
vulgación de los avances del conocimiento del país, que se corresponde con la
tradición y el compromiso del Alma Máter, y lo hace con la firmeza del saber y la
serenidad propia del trabajo académico, renovando siempre la obligación de-
mandada en la misión otorgada por nuestra sociedad. Ustedes, lectores, son los
jueces de lo que la Universidad hace.

Gustavo Montañez Gómez


Coordinador Red de Estudios de Espacio y Territorio, RET

16-
--
Prólogo

Esta geomorfología de Colombia, como primer ensayo existente en cuanto a


su contenido y cobertura, pretende mostrar la conformación estructural y la
evolución de los modelados más destacables del espacio colombiano. Por esto,
se incluyen los elementos del relieve y del modelado en términos de su origen
(morfogénesis) y de su evolución (morfodinámica).
A pesar de que el cubrimiento pretende ser nacional, incluyendo los espacios
continental e insular, no se trabajó la geomorfología submarina, tema sobre el cual
el conocimiento es aún incipiente.
Este ensayo, aunque enfatiza en la evolución de los relieves y modelados,
no discute la geomorfología del territorio colombiano en términos de las relacio-
nes genéticas con los suelos (pedogénesis). Este, como otros temas no tratados,
hacen del presente trabajo un ensayo general y, como tal, se presenta a los
lectores.
Los contenidos son el resultado de investigaciones específicas del autor, de
investigaciones en equipos dirigidos por el autor y, desde luego, se incluyen in-
terpretaciones e información básica de otros autores (revisión bibliográfica).
También se incorporó información producida en prácticas de campo realizadas
a varias regiones del país como parte de los cursos de geomorfología dictados en
la carrera de Geografía de la Universidad Nacional de Colombia.
Los resultados están dirigidos principalmente a estudiantes de formación me-
dia y superior y a técnicos, pero por la forma de presentación se espera que sea
útil para un público más general.
También es un trabajo resultante de un proceso académico relacionado con
la enseñanza y la investigación al interior de la Universidad Nacional y de otras
instituciones como el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) y el Instituto

17
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (ldeam) y se presenta a la


Universidad Nacional de Colombia como requisito parcial para el ascenso a
profesor titular.

18
Agradecimientos

Mi sincero reconocimiento a todos los investigadores que han aportado el co-


nocimiento geomorfológico de nuestro país y de quienes tomé algunas ideas y da-
tos para la elaboración de este ensayo, tal como se reporta en la bibliografía.
Institucionalmente, debo reconocer al Instituto Geográfico Agustín Codazzi
-IGAC- por el apoyo tanto para mi formación académica como para el desarrollo
de las investigaciones realizadas o dirigidas por mí. También reconozco las facili-
dades financieras otorgadas por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estu-
dios Ambientales -Ideam- en el marco de los convenios suscritos con la
Universidad Nacional de Colombia y mediante los cuales se avanzó en el conoci-
miento de los sistemas morfogénicos, de los litorales y de la alta montaña.
Mi especial agradecimiento a la Universidad Nacional de Colombia, en cuyo
contexto académico encontré el apoyo y las facilidades para continuar la investi-
gación y la difusión por medio de la docencia.
Un agradecimiento especial a todos los compañeros de trabajo con quienes
en diferentes momentos y espacios compartimos la realización de diferentes pro-
yectos y, entre ellos, a Álvaro Velandia Barbosa quien, además, me colaboró con
la edición de este libro.

19 -~-
Capítulo uno

LA CONFORMACIÓN FÍSICA DEL ESPACIO COLOMBIANO.


UN ENSAYO DESDE LA GEOMORFOLOGÍA HISTÓRICA

INTRODUCCIÓN

El espacio que hoy reconocemos en el sentido político-administrativo como


Colombia tiene una historia (evolución) física similar a la de un rompecabezas di-
ferenciado y móvil que se ha venido construyendo pieza por pieza lentamente en
función de eventos tectodinámicos generadores de los relieves y de una morfogé-
nesis principalmente definida por los cambios bioclimáticos globales y locales que
modelan las estructuras, y actualmente las modificaciones también se relacionan
con la intervención antrópica.
Así, este ensayo trata de la descripción y explicación evolutiva (histórica) de la
configuración de los relieves y de los modelados (sujeto) del espacio colombiano.
En otros términos, este ensayo pretende una "geomorfología de Colombia", dirigida
al conocimiento de la morfogénesis y de la morfodinámica (objeto) que pueda apli-
carse a la prevención de algunas de las amenazas naturales e inducidas. Se quiere,
además, dar un aporte académico dirigido a la enseñanza media y superior.
El contenido aborda geohistóricamente la conformación de los relieves desde
el Precámbrico hasta el Cuaternario. En relación con cada evento estructural se
describen las consecuencias morfogénicas ligadas a la tectónica y a los cambios
bioclimáticos. Se hace énfasis en las grandes modificaciones del relieve y del mo-
delado ocurridos en el Cenozoico, y dentro de éste a los cambios relativos a los
períodos glacial-interglacial, para dar paso a las consideraciones sobre los impac-
tos de la intervención humana en la morfogénesis.
En sentido geomorfológico, la evolución de los modelados, en muchos casos,
puede requerir milenios o más, por lo que es preciso recurrir a un razonamiento
ergódico que permita "asumir que en los paisajes presentes se organizan las geo-
formas en varios estados de desarrollo y que por lo tanto podemos inferir sobre los

21
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

cambios a lo largo del tiempo basados en la variedad de geoformas que vemos en


el presente; es decir, se sustituyen las series de tiempo por muestreos espaciales"
(Paine, 1985), en estados diferentes. Lo anterior implica el conocimiento de datos
en localidades diferentes para inferir el desarrollo de geoformas en el tiempo.
La descripción y explicación geomorfológica de Colombia, al nivel general de
resolución con que aquí se trata, pretende que además del conocimiento ofreci-
do apoye otros enfoques en la perspectiva integradora e interdisciplinaria de la
geografía física y de la geografía en general, en el sentido en que lo propone Sher-
man (1999: 687).
Los resultados que se presentan proceden de varias fuentes: bibliografía exis-
tente (referenciada), trabajos de investigación del autor más la interpretación de
imágenes satélite para interpretaciones regi9nales y de fotografías aéreas para es-
tudios de caso locales. Además de la memoria escrita, los resultados se presentan
cartográficamente (a escalas generalizadas) y por medio de diagramas y perfiles
transversales y verticales.

ANTECEDENTES

El conocimiento geomorfológico del territorio colombiano es el aporte de


numerosos investigadores que en diferentes momentos y desde disciplinas dife-
rentes fueron develando la organización y causalidad de la gran diversidad de
geoformas presentes en el territorio nacional, tarea aún en proceso y lejos de
terminarse.
Al parecer, las primeras observaciones geomorfológicas de carácter sistemáti-
co hechas en Colombia se deben a Alejandro de Humboldt a comienzos del siglo
XIX, naturalista preocupado, entre otros temas, "por encontrar una organización
morfológica de la naturaleza" (Meyer-Abich, 1969). Esto sin desconocer algunas
descripciones localizadas y esporádicas hechas anteriormente alrededor de situa-
ciones específicas por cronistas españoles.
Otros naturalistas alemanes también aportaron interpretaciones sobre la geo-
morfología de nuestro país; tal es el caso de Alfred Hettner, quien a finales del si-
glo XIX introdujo el concepto de valles transversales y longitudinales y, al igual que
Humboldt, relacionó genéticamente los altiplanos con la sedimentación de anti-
guos lagos, entre otros aportes de uno y otro.
Al hablar de geomorfología en Colombia, es indispensable recurrir a las in-
vestigaciones del doctor Thomas van der Hammen, cuyos trabajos en las últimas
cinco décadas cubren una amplia gama de las ciencias naturales: geología, geo-
morfología, palinología, paleobotánica y paleoclimatología. Aquí, se trata no sólo

22
LA CONFORMACIÓN FíSICA DEL ESPACIO COLOMBIANO

de las investigaciones publicadas por el autor citado, sino también por muchos de
sus discípulos tanto holandeses como colombianos.
Sin embargo, la geomorfología como disciplina académica empieza a cono-
cerse formalmente en Colombia por intermedio de la Misión Francesa en la déca-
da de los setenta, misión ubicada institucionalmente en ellnderena, donde junto
con técnicos colombianos elaboraron un primer trabajo de referencia nacional
"La erosión de tierras en Colombia". En dicho marco se destacan varios autores
como C. Lecarpentier, P. Usselmann, R. Oster, J. P. Thiay, J. Khobzy, entre otros, en
general procedentes de las orientaciones de J. F. Tricart, impulsor de la geomorfo-
logía dinámica aplicada desde la escuela de geomorfología de la Universidad de
Strasbourg. La Misión Francesa desarrolló, posteriormente, trabajos en otras insti-
tuciones como el ICAC y el C1AF.
En la década de los ochenta se fortifica la participación de los holandeses por
intermedio del C1AF, inicialmente dependiente del Ministerio del Transporte y
luego como parte delICAC. En estos nuevos trabajos se destacan autores como S.
Kroonenberg, D. Coosen y R. Soeters, entre otros.
Un hecho sobresaliente fue la realización del "Primer Congreso Internacional
sobre el Cuaternario de Colombia" en el Centro Interamericano de Fotointerpre-
tación, CIAF. Este congreso marcó un hito en el desarrollo del conocimiento geo-
morfológico para el país.
Otros hechos, anteriores y posteriores a los citados, se deben a investigadores
nacionales y extranjeros con orientaciones procedentes principalmente desde la
geología. Hoy se cuenta afortunadamente con un soporte académico representa-
do por clases regulares como parte de pregrados y posgrados en varias universida-
des y también con grupos de trabajo en geomorfología en instituciones como el
ICAC, elldeam e Ingeominas.
De los resultados logrados por muchos de estos autores se tomó información,
tal como se muestra en las citas y referencias bibliográficas, información que junto
con la producida por el autor permitió la presentación de este ensayo.

CONCEPTOS BÁSICOS

Para apoyar el desarrollo conceptual, conviene la precisión de algunos con-


ceptos geomorfológicos a los que se recurre con frecuencia y dentro de cuyo con-
texto se explica la causalidad y la dinámica geomorfológica ocurrida en Colombia.
No se pretende una presentación conceptual amplia, sino enmarcar los procesos
modeladores del relieve aquí tratados.

23
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

RELIEVE: (Sensu Tricart, 1977) Conjunto de geoformas resultantes de la diná-


mica interna de la tierra; es decir, de la estructura geológica. Ej.: escarpe de falla,
fosa tectónica, relieve de plegamiento (sinclinales, anticlinales), cono volcánico,
ladera estructuraL ..
MODELADO: Es el término opuesto al de relieve y se define como el conjun-
to de geoformas y de formaciones superficiales correlativas de los procesos morfo-
génicos (modeladores), y éstos explicados por factores de la dinámica externa
(viento, agua, glaciares, hombre). Ej.: llanura aluvial, modelado kárstico, modela-
do eólico (dunas, ventifactos), morrena, terraza aluvial, cárcava, ...
GEOFORMA: Forma (del relieve o del modelado) de la superficie terrestre (o
de los fondos oceánicos) definida por el conjunto de sus contornos resultantes de
su organización interna y de los agentes dinámicos que la crearon (adaptado de
Dewolf, 1971). Ej.: morrena frontal, dique aluvial, escarpe de falla, dolina, ...
SUSTRATO: (Curiosamente no aparece en los diccionarios de ciencias de la
tierra). Se refiere al basamento rocoso (consolidado) no meteorizado que subyace
(por oposición) a las formaciones superficiales.
FORMACIÓN SUPERFICIAL: Conjunto de materiales autóctonos o alóctonos
que recubren la roca sana in situ: las formaciones superficiales pueden deberse al
transporte o a la meteorización (Cilf, 1979). Ej.: arena de desagregación, cono de
deyección, duna, terraza aluvial, manto eólico, cobertura piroclástica, ...
PROCESO MORFOGÉNICO: Acción (trabajo) relacionada con la dinámica
externa (minoritariamente con la dinámica interna) capaz de movilizar materiales
y generar formas específicas. "Cada proceso morfogénico genera en el terreno
geoformas distintivas y conjuntos característicos de geoformas de las que el origen
puede identificarse segú n los procesos que las crearon" (Easterbrook, 1973: 7);
razón por la que en geomorfología es fundamental identificar tanto las geoformas
como los procesos causales.
SISTEMA MORFOGÉNICO: Conjunto de los diversos procesos interdepen-
dientes que contribuyen a modelar la superficie sobre un área determinada. Los
principales factores de los que dependen los sistemas morfogénicos son la litolo-
gía, las condiciones bioclimáticas y la pendiente (Fig. 12-1). La expresión ha sido
forjada para remplazar la de sistema de erosión (Cilf, 1979).
La aplicación de los enfoques sistémicos en geomorfología ha llevado a la
adopción de otros sistemas. Así, los sistemas en cascada o sistemas de transferen-
cia están compuestos por catenas conectadas de subsistemas a través o en los cua-
les puede fluir una cascada de materia y energía. Así, la salida de un subsistema
puede, total o parcialmente, llegar a ser la entrada para otro, quizás desencade-
nando reacciones a partir de umbrales con la generación de respuestas complejas
(Chorley et al., 1984).

- -24
--
LA CONFORMACiÓN FíSICA DEL ESPACIO

Por lo anterior, los movimientos (flujos) de materia y energía que ocurren en


los paisajes geomorfológicos interactúan dentro del sistema morfogénico y resul-
tan de ajustes entre los procesos y las geoformas como un sistema proceso--
respuesta. Al respecto, uno de los ejemplos más conocido es la cuenca
hidrográfica en la que como sistema abierto ocurren transferencias que condi-
cionan el funcionamiento de sus subsistemas. Ej.: cuenca alta de captación, ejes
de disección y transporte y zonas de acumulación (conos, llanura aluvial).
RAZONAMIENTO ERGÓDICO: Procedimiento conceptual que se usa para
reconstruir la evolución de un relieve o de un modelado mediante la interpreta-
ción de hechos actuales en estadios evolutivos diferentes (Paine, 1985).
La hipótesis ergódica invoca el procedimiento de la sustitución del espa-
cio-tiempo por un muestreo a través del espacio para comprender cómo las for-
mas cambian en períodos de tiempo más allá del acceso a la observación directa
(Summerfield, 1991; Paine, 1985).
EL PRINCIPIO DE INESTABILIDAD: liLas geoformas individuales del paisaje
tienden a ser no permanentes, aunque su apariencia general pueda aparecer
constante, esto bajo la concepción de que el equilibrio dinámico es inestable"
(Scheidegger, 1987).
Considerando que los paisajes son sistemas abiertos, su aspecto es el resulta-
do de la acción de una variedad de procesos. Primero son de interés todas las con-
diciones bajo las cuales un paisaje persiste más o menos sin cambios. Las
condiciones correspondientes se conocen como las condiciones del"equilibrio",
con lo cual debe entenderse que el"equilibrio" es dinámico, es decir, está repre-
sentado por un estado dinámico (Scheidegger, 1987).
Por lo anterior, el equilibrio dinámico es, generalmente, inestable, entendien-
do que las formas tienden a ser no permanentes y que por tanto cambian y la di-
rección de cambio hace que las formas evolucionen hacia la diversidad.
CATENA: Conjunto de todos los elementos interrelacionados que integran un
modelado. Cuando una subunidad o elemento de la catena crece, lo hace a ex-
pensas de otro y viceversa. La evolución de un sistema concatenado implica una
causalidad común aunque diferida en el tiempo.
Fundamentalmente, en una vertiente una catena está compuesta por una re-
gión eluvial en la cima (de topografía plana con un borde), una región coluvial en
la mitad (de topografía abrupta con tasas altas de movimientos en masa) y una re-
gión aluvial al pie (de nuevo con topografía plana: la deposición representa el fe-
nómeno principal). La explicación mecánica del esquema fundamental de la
catena reside en consideraciones similares a la del principio de inestabilidad: ad-
mitiendo que la tasa de erosión aumenta con el gradiente topográfico, el principio

25
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

de catena se deriva de ahí; a mayor pendiente, más rápido retrocede la vertiente;


las partes planas de arriba y abajo permanecen más tiempo (Scheidegger, 1987).
METEORIZACIÓN: La acción (trabajo) de los procesos morfogénicos yespe-
cialmente de los que actúan sobre las formaciones superficiales (suelo incluido)
implica la existencia de materiales meteorizados, previa preparación por meca-
nismos diferentes para ser tomados, transportados y posteriormente depositados
por los agentes de la dinámica externa (adaptado de Easterbrook, 1973).
Los autores anglosajones se refieren a los mecanismos de preparación de los
materiales bajo el término weathering o meteorización, mientras que algunos
autores franceses separan la alteración como aquellos procesos en los que resul-
tan minerales nuevos por efectos bioquímicos, y la meteorización como relacio-
nada únicamente con los mecanismos físicos. En este ensayo se prefiere utilizar
el término general de meteorización y subdividirlo en meteorización bioquími-
ca y física.
CICLO GLAClAL-INTERGLAClAL: Lapso de tiempo de aproximadamente
100.000 años de duración, relacionado con la variación de la excentricidad de la
órbita terrestre (Bowen, 1978). El ciclo incluye el período glacial o frío con dura-
ción del 90% del tiempo del ciclo (90.000 años en promedio), mientras que el in-
terglacial o período cálido dura en promedio unos 10.000 años. Otros parámetros
como la variación de la inclinación del eje terrestre y la precesión de los equinoc-
cios modifican secundariamente el ciclo causando fluctuaciones térmicas meno-
res' que explican parcialmente los estadiales e interestadiales.
ESTADIO: Unidad cronológica menor que define el tiempo durante el cual el
frente de un glaciar permaneció a una altitud y sitio determinados, de lo que re-
sultan depósitos morrénicos (Van der Hammen, varias fechas).
También se utiliza el término estadio para referirse a un momento del desa-
rrollo evolutivo de un fenómeno (proceso o geoforma o sistema morfogénico)
bajo unas condiciones dadas y caracterizado por ellas.
ESTADIAL: Descenso menor de la temperatura de corta duración que puede
generar un avance de los glaciares (Sensu Van der Hammen et al., 1983).
INTERGLAClAL: Tiempo en el que las condiciones climáticas son incompati-
bles con la extensión de los glaciares (Bowen, 1978). Esto implica un período de
temperatura alta entre dos glaciales. Vivimos actualmente en el interglacialllama-
do Holoceno.
GLACIAL: Período frío que incluye la posibilidad de una glaciación y que tie-
ne una duración media de 90.000 años. La causalidad se relaciona con la menor
recepción de energía solar en la Tierra o en otro planeta (Bowen, 1978).
GLACIACIÓN: Parte de un período glacial durante el cual se forman glaciares
o crecen los relictos de una glaciación anterior (adaptado de Bowen, 1978). Una

26
LA CONFORMACIÓN FíSICA DEL ESPACIO COLOMBIANO

glaciación es parte del período glacial, pero no todos los periodos glaciales origi-
nan una glaciación.
GLACIAR: Masa de hielo y detritos rocosos en movimiento y caracterizada
por el balance entre alimentación (acumulación/ablación, (fusión) Adaptado de
Cilf, 1979. En Colombia es sinónimo de nevado.
Notas: Otros conceptos básicos en el presente ensayo se explicarán a medida
que se vayan presentando.
A continuación se anexa la tabla del tiempo con el fin de facilitar la lectura
cronológica de los eventos que se presentarán en los siguientes capítulos.

Cuadro 1.1
Unidades geocronológicas (cronoestratigráficas) mayores

.......... 'poca DuracI6n


1dIMI_
comIenZo

CENOZOICO Cuaternario Holoceno 0,01 0,01


Pleistoceno 1,6 (2,5) 1,6 (2,5)
Terciario Plioceno 5 7
Mioceno 19 26
Oligoceno 12 38
Eoceno 16 54
Paleoceno 11 65
MESOZOICO Cretáceo 71 144
Jurásico 59 213
Triásico 30 248
PALEOZOICO Pérmico 38 286
Carbonífero 74 360
Devónico 48 408
Silúrico 30 438
Ordovícico 67 505

PRE
85 5
4.5
°°
Tomado de Bowen (1978) y Harland, W. B. et al. (1982) .

EO¡TOi{ ;\L
.bll)AD ~"l\C!G!\iAL DE CC~

C!\¡ ~PfJJ;-J \
DOPl,!\ '_"~ U~~ .
27
Capítulo dos

LA MORFOESTRUCTURA:
UN ROMPECABEZAS QUE SE ARMA

La visión de conjunto que tenemos del territorio colombiano es el resultado


geohistórico de la unión (acreción) de piezas (terrenos o pedazos de placas) segui-
dos de levantamientos (orogénesis) y posteriormente modelados por fuerzas de la
dinámica externa, todo en tiempos y espacios diferentes, a la manera de un
rompecabezas.
La ubicación de Colombia en el extremo noroccidental de Suramérica impli-
ca un espacio de convergencia entre placas tectónicas que chocan en su despla-
zamiento con velocidades y direcciones diferentes; son las placas de Nazca, la
Suramericana y la del Caribe (Fig. 2-1). Por tanto, Colombia es un espacio particu-
larmente diferenciado y móvil.
Una síntesis sobre la morfoestructura de los Andes colombianos fue realizada
por Thouret (1981), en la que se destaca la organización de los volúmenes monta-
ñosos y las depresiones tectónicas. Sin embargo, en este trabajo se recurre prefe-
rencialmente al concepto de acreció n de terrenos desarrollado para Colombia
principalmente por Etayo-Serna et al. (1983) y Restrepo & Toussaint (1988) entre
otros, enfoque que permite mostrar con mayor claridad la evolución en la organi-
zación de los relieves y la posterior formación de modelados.
En este capítulo no se pretende discutir o explicar genéticamente la morfoes-
tructura de Colombia, sino sólo describirla en términos generales (a partir de la bi-
bliografía) para apoyar el posterior desarrollo geomorfológico.

29
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
----------~-~--------"~-,---~_._.~_._~

7 Caribe
-09 "-_
C'~~'~_
"'O'f" r--?-r----'~,
'
~y ~y \
--'
(~¡,
' \ }-i "'---,,-\
\..- "-
6,5 cmJaño rj-~"f ,r') 1,5 cmJaño e\ __
.... ~! V - - l l ' - -
Nazca (\ '
~ " Suramericana
\
\'\
\ )
I /
\ :'/
\ ()
( \
)
"
(-1
I
r
(
! !
\ \
''---~

Figura 2-1 Colombia y la tectónica de placas (Murcia, 1981; James, 1985).

)
le r.n
i.U
Z
ITIJ] Aflorante: Complejo

~
migmatítico del Mitú

¡ el
oCl
::>
ü
¡----l Sumergido

,~) ~lf
r.n
w

./- 'I,--l-LLLJ.

~ f

I
?j
Figura 2-2 El escudo en el Precámbrico-Paleozoico.

30
LA MORFOESTRUCTURA: UN ROMPECABEZAS QUE SE ARM~

EL BLOQUE AUTÓCTONO Y LOS TERRENOS ACRECIDOS


DE AFINIDAD CONTINENTAL

Luego de la ruptura de la Pangea (Mesozoico medio a Cretáceo, Harley, 1968;


Hallam, 1976), un bloque conocido como el escudo guayanés, "el cual constituye
en realidad la parte más septentrional del cratón amazónico" (Toussaint, 1993), co-
mienza su desplazamiento hacia el occidente, en la medida en que se va formando
el océano Atlántico. Sin embargo, antes y después de la separación ocurrieron
eventos que definirían la morfoestructura del oriente colombiano.
En una parte de ese escudo precámbrico que corresponde con la esquina no-
roccidental de Suramérica es donde comienza a estructurarse físicamente el espa-
cio que hoy llamamos Colombia. El escudo es parte de la actual placa
Suramericana, y con base en autores como Julivert (1973), Etayo-Serna et al.
(1983), Restrepo & Toussaint (1988) y Toussaint (1993), el desarrollo estructural se
puede resumir como sigue.
En el mapa de la figura 2.2 se muestra la parte oriental de Colombia en el ex-
tremo noroccidental del cratón amazónico y con una ubicación geográfica que se
desconoce exactamente. En esas condiciones, para el Precámbrico, en Colombia
sobresalían algunos relieves del escudo, especialmente en el borde oriental y par-
te norte, mientras que el suroccidente estaba cubierto por el mar. Esos relieves
(complejo migmatítico del Mitú y los afloramientos del oriente del Vichada) fue-
ron el resultado de la orogenia transamazónica ocurrida entre 2.200 y 1.800 m.a.
(Herrera, 1999).
Según los autores citados, luego de la orogenia transamazónica, en algunos
sectores sumergidos, especialmente del suroccidente, se sedimentaron capas de
cuarzoarenitas, lodolitas y conglomerados en posición de plataforma en el mar
somero.
Los actuales macizo de Garzón y la serranía de la Macarena harían parte de
un terreno metamórfico precámbrico acrecido al escudo durante la orogenia
nickeriana (u orinoquense, 1.300-1.000 m.a.), tal como lo interpreta Kroonen-
berg (1983). El terreno en cuestión fue llamado andaquí por Toussaint & Restrepo
(1989). Para estos autores, sobre este terreno hubo sedimentación en el Palezoico
inferior; estos sedimentos habrían desaparecido de las partes culminantes por
erosión posterior, especialmente luego de la orogenia en el Terciario superior.
Para el desarrollo morfoestructural de la Orinoquia-Amazonia se deben
considerar otros fenómenos tectodinámicos y sedimentarios. Durante el Precám-
brico ocurrieron eventos metamórficos, intrusivos, volcánicos y fallamiento, que
contribuyeron a la diferenciación litológica y estructural. En cuanto a la sedimenta-
ción, ésta ocurrió principalmente en ambiente litoral y posteriormente (evento

31
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
----"-,--~--,-~----,------~~~~-_.,'~-~ .. _, .~._~ ... ~~_.~~",_._-

//:)
r-~-7:'-
V /
\ Ch I (
)\ 4
(/\ \\ ) ~J»j g¡
c:
G TAHAMI
Cretáceo tardío

\ Ta) f-~-----'\ ~
.g!
c: l__~h J CHIBCHA

j v_~~?
'o Paleozoico superior

/ ) ) Ch .~

¡¡, !~
[/ "' r ( L_"-"--J
ANDAQUI

¡;
Precámbrico
1. / : : ; \ Escudo guayanés )

/rb./ "

~
~/' ~,~~\
-- L Ll
"- -__ .r",-_~ l~ '
"- ')

\" ~
" j
~ ,_/"~r',,, I
'- j
//
c-J
Figura 2-3 Acreción de terrenos de corteza continental (tomado de Toussaint, 1993).

IJ) Cu I CUNA

1s~ I
o ¡1 Mioceno medio
'O
'13
~
u
ro
IJ) SlNÚ-SAN JACINTO
o 1~__ TerCiana Inferior
c:
~
(J)
¡-
Il Ca I CALIMA
Cretáceo tardío

Figura 2-4 Acreción de terrenos oceánicos (Toussaint, 1993)


y del terreno Sinú-San Jacinto (Etayo et al., 1983).

32
~U~~~~
nickeriano) fue plegada, como en la serranía de Naquén (Bruneton et al., 1982).
Después de los eventos de la orogenia transamazónica y nickeriana (ambas en el
Precámbrico), el escudo se comportó como un área tectodinámicamente estable
y después vino la sedimentación del Paleozoico inferior por la transgresión que
cubrió el borde occidental incluyendo La Macarena, los Llanos y Casanare. El res-
to del escudo estuvo, al parecer, emergido durante el Paleozoico.
La sedimentación sobre el escudo dio lugar a la formación de una plataforma
que hoy caracteriza gran parte de la Orinoquia y Amazonia (Thouret, 1981). De la
plataforma sobresalen los tepuyes, o bloques levantados por fallamiento, posiblE-
mente en relación con la orogenia Andina (Eden et al., 1982).
En cuanto a los cuerpos intrusivos del Precámbrico, se destacan los aflora-
mientos graníticos que hoy se presentan como peñoles (pan de azúcar) en el
oriente del Vichada y Mitú, y relacionados con el plutonismo de edad transama-
zónica (Toussaint, 1993).
La figura 2-3 muestra un espacio mayor en relación con el de la figura 2-2
como resultado de la acreción del terreno Andaquí y del terreno Chibcha.
Toussaint & Restrepo (1989) denominaron Chibcha a un terreno metamórfi-
co precámbrico que, como el Andaquí, se formó también en la orogenia Nickeria-
na. En general, el terreno está formado por los macizos de la sierra nevada de
Santa Marta, península de la Guajira, serranía de Perijá, Santander, La Floresta y
Quetame, y se habría acrecido al escudo al final del Paleozoico.
La acreción del terreno Chibcha (para los autores citados) se hizo a lo largo
del sistema de fallas que hoy separan la Orinoquia-Amazonia de la cordillera
Oriental: Guaicáramo-Santa María-Yopal.
En el Paleozoico, tanto el escudo como los terrenos acrecidos estuvieron en
parte cubiertos por el mar con la consecuente sedimentación.
La parte norte del núcleo de la cordillera Central está constituida por el terre-
no Tahamí, que a su vez está formado por la amalgama de terrenos menores cuyas
rocas varían en edad desde el Paleozoico hasta el Mesozoico (Cretáceo). Como
los anteriores, este terreno es de corteza continental y fue acrecido en el Cretáceo
tardío a lo largo de la falla Otú-Pericos (Toussaint & Restrepo, 1989).
En los perfiles de las figuras 2.Sa, b, c se esquematiza el relieve del oriente co-
lombiano a comienzos de Paleozoico y hasta el Mesozoico tardío. Con esta última
acreción ya se tenían los núcleos de las cordilleras Oriental y Central.
Hasta aquí, se había conformado la parte continental (oriental) del territorio
pues al occidente del límite Cauca-Romeral se acrecionarían luego terrenos de
basamento oceánico. El límite se interpreta (Álvarez, 1983) como una zona de
subducción de la corteza oceánica (placa de Nazca) bajo el basamento continen-
tal de los terrenos acrecidos al escudo, y ya en el Cretáceo medio el límite se

33
-COLOMBIA:
,
EVOLUCIÓN DE.._
~._"'_._,,~,~.~
SUS
...
RELIEVES _._-
Y MODELADOS
--'-"-'-
~ ...-
~ ~,~,-,---'"

Macarena Mitú

? Nivel del mar

Escudo

a. Transición Precámbrico - Paleozoico. Mitú - Macarena

Serranía (Macizo) Macizo de Santander


de San Luces
+ -+-+
+..¡..¡. +
7 1:'+
-+
~ ~+
.¡.. -+
+ ~ t r
f~ 1
Nivel del mar

@
7j
.¡~ t +
~i 1
b. Serranía de San Lucas - Macizo de Santander. Terciario inferior.

Macizo de
Quetame
Protocordíllera
Central -1-
:t-J.+++
~ t (J) /,\-t + -/- +
7 f {/+ @
f /~ 7 O!-+

c. Terreno Tahamí - Andaquí. Terciario medio

1. Pedimentos 2. Rocas granitoides

3. Rocas metamórficas 4. Paleofosa del Magdalena

Figura 2-5 Perfiles probables en terrenos del basamento continental


(en diferentes épocas).

34
,----~,-,-~--
convierte en un frente de obducción ligado a la colisión entre placas (Nazca y
Suramericana).
Eventos tectodinámicos con metamorfismo, plutonismo, emisión de materia-
les volcánicos y fallamiento ocurrieron también en los macizos del terreno Chib-
cha durante el Precámbrico. En el Paleozoico ocurrieron eventos similares y
también sedimentación en los terrenos Chibcha y Tahamí.
Con base en la información existente, Toussaint (1993) interpreta que fue en
el evento tectodinámico Herciniano (final del Paleozoico) cuando los grandes blo-
ques de Norteamérica, Eurasia y Gondwana se acrecieron para construir la Pan-
gea, y dentro de ésta la placa Suramericana aglutinaba ya parte del territorio de
afinidad continental de Colombia.

Los TERRENOS OCEÁNICOS DEL OCCIDENTE


A finales del Paleozoico, el terreno Tahamí o núcleo de la cordillera Central
era el espacio más occidental de Colombia; al occidente estaba la placa de Nazca
bajo el océano Pacífico; la placa subducía bajo el terreno continental, aunque el
terreno Tahamí no se había acrecido al bloque autóctono.
Ya en el Mesozoico, especialmente en el Cretáceo, el mar cubría los bordes
de los macizos de los terrenos Chibcha y Tahamí, la depresión del Magdalena-
Cesar y el borde occidental del escudo (plataforma). Esto permitió la acumulación
de rocas sedimentarias de diferentes tipos: areniscas, lutitas, algunos conglomera-
dos y calizas (Fig. 2-4).
La corteza oceánica del occidente, más la sedimentación marina, constituyen
un nuevo terreno compuesto principalmente por rocas de corteza oceánica y sedi-
mentarias marinas; es el terreno Calima (Toussaint & Restrepo, 1989) que luego
constituiría la cordillera Occidental. La secuencia oceánica de la cordillera Occi-
dental incluye basaltos, rocas volcano-clásticas y sedimentarias calcáreas y arenis-
cas. Este terreno se extiende desde el borde occidental de la cordillera Occidental o
borde oriental de la depresión Atrato-San Juan hasta el borde occidental de la cor-
dillera Central, es decir que este terreno incluye la depresión del Cauca-Patía.
El Mesozoico es una edad en la que, además de la organización del occidente
colombiano, también ocurren eventos tectodinámicos y sedimentarios en el
oriente.
En Colombia durante el Mesozoico es posible reconocer dos ciclos plutónicos
distintos: el ciclo más viejo es jurásico y es un cinturón de plutones calcoalcalinos
a lo largo del flanco oriental de la cordillera Central. Sería un arco plutónico resul-
tado de la subducción del basamento oceánico bajo el noroccidente de Suramé-
rica. El segundo ciclo plutónico es el del Cretáceo y se ubica a lo largo del flanco
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

occidental de la cordillera Central (Aspden & McCourt, 1984, entre éstos se in-
cluye el batolito antioqueño).

Es importante recordar aquí que la apertura del Atlántico sur comenzó en el


Mesozoico medio, cerca de 160 m.a. y su separación formal tarda hasta el Cretá-
ceo inferior (Hurley, 1968). Retomando la historia del terreno Calima, éste se unió
con el Tahamí en el Cretáceo y "sólo a finales de este período los dos terrenos ya
juntos se acrecen al terreno Chibcha para formar el bloque andino" (Toussaint &
Restrepo, 1988). La acreción se hizo a lo largo de la falla Otú-Pericos.
Luego de la acreción del terreno Calima, que posteriormente sería la cordille-
ra Occidental, la corteza oceánica ubicada al occidente recibe sedimentos en la
medida en que van ocurriendo fenómenos de volcanismo básico y actividad plu-
tónica. Así se forma lo que sería el nuevo terreno llamado cuna por los autores an-
tes citados, según quienes está compuesto por el flanco occidental de la cordillera
Occidental, la cuenca del Atrato-San Juan-Tumaco y la serranía del Baudó. Las ro-
cas dominantes son basaltos, diabasas, rocas volcano-detríticas y calizas. Las rocas
sedimentarias del conjunto se ubican principalmente en el flanco oriental de la
serranía del Baudó y en la depresión Atrato-San Juan-Tumaco.
Así, la serranía del Baudó es principalmente un bloque de corteza oceánica
levantado en relación con la subducción de la placa de Nazca. La serranía del
Baudó, estructuralmente, se considera como la cuarta cordillera del sistema andi-
no (Acosta, 1982).
La colisión (y acreción) del terreno Cuna al terreno Calima ocurrió en el Mio-
ceno medio. Toussaint & Restrepo (1988) estiman que luego de la unión del terre-
no Calima al Tahamí, la zona de subducción se suturó y saltó al occidente para
ubicarse en el borde occidental de la cordillera Occidental, y cuando el terreno
Cuna se acreció, se suturó esta zona de subducción y se trasladó de nuevo al occi-
dente en el océano Pacífico actual.
Con la serie de acreciones antes referida se muestra la estructuración del te-
rritorio colombiano. Sin embargo, aún falta la región noroccidental o terreno Si-
nú-San Jacinto, descrito por Duque-Caro (1984) como sigue.
Sobre el borde continental se depositaron secuencias sedimentarias pelági-
cas, hemipelágicas, turbidíticas y marinas someras y cubiertas por estratos lacus-
tres y fluviales. Esto ocurrió desde el Cretáceo hasta el Mioceno inferior.
Las secuencias sedimentarias fueron plegadas por un esfuerzo compresional
perpendicular al margen continental relacionado con la placa del Caribe. Los plie-
gues se caracterizan por anticlinales estrechos separados por sinclinales anchos.
La presión causada por la placa del Caribe produjo la acreción en dos episodios
diferentes del Terciario inferior y medio.

36
_ _ _L_A_M_ORFOESTRUCTURA: UN ROMPECABEZAS QUE SE ARM~

Otra característica de este terreno son las estructuras en diapiros de lodo o li-
mos. En cuanto a los diapiros superficiales, éstos se forman por lodos y gases que
escapan a la superficie como resultado de la presión de las capas más superficiales
y forman (los lodos) estructuras cónicas llamadas volcanes de lodo.
El terreno Sinú-San Jacinto, con su orientación noreste difiere, en general, de
las demás estructuras andinas como las cordilleras y valles (depresiones) interandi-
nos de dirección general norte-sur y que responden a las fuerzas de dirección oc-
cidental de la placa Suramericana y oriental de la placa del Pacífico; la resultante
normal son estructuras norte-sur y nor-noreste.
De acuerdo con lo anterior, se da la organización de las protocordilleras, de
las depresiones entre ellas, las serranías y las coberturas sedimentarias.
Durante el Terciario inferior, los relieves emergidos correspondían con partes
del escudo guayanés, parte de los macizos del terreno Chibcha y del Tahamí y
parte de la protocordillera Occidental. Lo demás continuaba cubierto por el mar,
lo que implicó una cobertura sedimentaria del Terciario medio en la Orinoquia-
Amazonia, parte de la protocordillera Oriental y las depresiones del Magdalena-
Cesar, Cauca-Patía y Atrato-San Juan-Tumaco y el sector noroccidental de Córdo-
ba, Cesar, Atlántico, Magdalena y parte de la Guajira.

LAS DEPRESIONES INTERANDINAS

En el aparte anterior se presentó la organización de las protocordilleras y sus


eventos tectodinámicos más destacados. Paralelamente a la formación de las pro-
tocordilleras se fueron desarrollando las depresiones tectónicas que las separan.
Con la acreció n del terreno Tahamí empieza la formación al oriente de éste
de la depresión del Magdalena-Cesar.
Irving (1971) plantea la formación de la depresión del Magdalena en una fase
extensiva al oriente de la protocordillera Central y argumenta que las formaciones
sedimentarias del Alto Magdalena muestran direcciones de flujo hacia la Orino-
quia-Amazonia, flujos que se bloquearon con la orogenia Andina, la cual cerró la
depresión del Magdalena. Un concepto similar se encuentra en Fabre (1983),
para quien la cuenca subsidente del Magdalena junto con la de la actual sierra ne-
vada del Cocuy funcionó como cuenca sedimentaria desde los inicios del Cretá-
ceo. Con la orogenia Andina, las fallas que limitaban la depresión se comportaron
como fallas de cabalgamiento. Es decir, que por compresión, la cordillera Oriental
cabalgó hacia el occidente sobre la depresión del Magdalena, y que la cordillera
Central hizo lo propio hacia el oriente. De igual manera habrían funcionado 1,1

37
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE___
SUS RELIEVES
__ _ Y MODELADOS
__ ___
o
~
~
_
'
·
_
~
_
"
_
,
_
o
~
~
~
·
.
_
,
_
o
~
.
_
~
_
.
~
~
~
~
,
sierra nevada de Santa Marta y la serranía de Perijá en relación con la depresión
del Cesar (véanse Figs. 2-6 y 2-7).
La fase de extensión que permitió la cobertura sedimentaria del centro de la
Cordillera Oriental causó una flexión con depresión del borde occidental del es-
cudo guayanés. Esto favoreció la sedimentación cretácea y terciaria en la cuenca
de los Llanos y Caquetá-Putumayo (Fabre, 1983).
La depresión del Cauca-Patía se constituyó en una cuenca sedimentaria prin-
cipalmente continental desde el Terciario inferior. Hacia el Mioceno medio se re-
gistran capas de tobas (Álvarez, 1983) que atestiguan el inicio del volcanismo en el
eje de la cordillera Central. Hacia el sur (cuenca del Patía) la presencia de materia-
les volcánicos aumenta en relación con la parte norte de la cuenca del Cauca.
La depresión del Cauca-Patía con su rumbo general NNW a NW se enmarca
entre los sistemas de falla Cauca-Romeral, activas (al parecer) desde el Cretáceo y
en cuyo borde oriental funcionó antes la subducción bajo la protocordillera
Central.
Siguiendo todo el borde occidental de la cordillera Occidental se extiende la
depresión Atrato-San Juan-Tumaco con un relleno sedimentario principalmente
marino de edad terciaria (Álvarez, 1983). Las fallas que la limitan, según el autor
antes citado, son probablemente del Terciario inferior (Fig. 2-7).
Así, en el Terciario inferior, la mayor parte del territorio estaba cubierta por el
mar, las cordilleras no se habían levantado y las depresiones (valles) interandinas y
el borde del escudo, aunque predefinidos estructuralmente, no estaban comple-
tamente diferenciados.
La organización estructural de los Andes colombianos, en su disposición
N-NE tanto de las cordilleras como de las depresiones interandinas, responde a la
lógica de las presiones ejercidas por las placas Suramericana y del Pacífico. Por
esta razón, las estructuras son perpendiculares a la dirección de las fuerzas com-
presivas (Dollfus, 1974).
Antes de la orogenia Andina ya habían ocurrido otras fases orogénicas que
imprimieron rasgos característicos tanto al escudo como a los demás terrenos
acrecidos, pero fue la orogenia Andina la que definió gran parte de los relieves
como los conocemos hoy en día.

38
Figura 2-6 Subducción de la placa del Pacífico bajo el basamento continental.
Eventos plutónicos, metamórficos y volcánicos (tomado de Barrero, 1979).

Ateo magmático
Ateo volcáníco
Cerd. Central
Cerd. Occidental

Figura 2-7 Subducción de la placa del Pacífico bajo la proto-cordillera Occidental


y formación de la fosa del Atrato-San Juan (tomado de Barrero, 1979).
Capítulo tres

LA OROGENIA ANDINA

Hacia el final del Cretáceo, gran parte del relieve andino se hallaba configu-
rado, sólo que no había experimentado fuertes movimientos orogénicos (levan-
tamiento) para diferenciar las cordilleras de las áreas laterales deprimidas (borde
llanero-amazónico y llanuras costeras) y cuencas interandinas (Fig. 3-1). Esto
ocurrió fundamentalmente con la tecto-orogénesis terciaria, la cual se resume a
continuación a partir de Van der Hammen (1958), Fabre (1983b) y Toussaint &
Restrepo (1988).

LAs FASES OROGÉNICAS

El levantamiento andino está, desde luego, asociado con los eventos acrecio-
nales de los terrenos por el occidente, eventos resultantes de la colisión entre pla-
cas (Nazca y Suramericana y en menor medida la del Caribe) con compresiones
que repercutían en todo el sistema andino.
Ya al final del Cretáceo (Senomaniano) los Andes experimentaron movimien-
tos epirogénicos amplios. En el contacto Cretáceo-Terciario (Maestrichtiano), por
el contrario, hubo una fase transgresiva, lo que generó una cobertura sedimenta-
ria marina más o menos continua sobre la región andina, con excepción del eje de
la protocordillera Central y parte de los macizos del terreno Chibcha.
Al final del Maestrichtiano hubo un leve levantamiento y emergieron ligera-
mente los relieves cordilleranos, pero las áreas laterales e interandinas seguían cu-
biertas por el mar.
En el inicio del Terciario (Paleoceno) ocurrió una fase compresiva con levan-
tamiento leve especialmente en la cordillera Oriental y con una consecuente re-
gresión marina, excepto en las partes bajas.

41
COLOMBIA:
. EVOLUCIÓN
__ ._ _.. __ DE _.SUS
,~·".·_.~.o_ ~ ~ .~ __.. RELIEVES Y MODELADOS
~.~ ~._, ~"_."_. ~

En el Eoceno inferior a medio, los autores citados ubican la fase inicial de la


orogenia Andina o preandina con levantamiento más notorio. Desde el Eoceno
superior hasta el final del Oligoceno inferior se identifica una fase de tranquilidad
tectónica.

_ Relieves emergidos

D Espacios aJbiertos por océanos o


mares interiores (mediterráneos).

Figura 3-1 Organización posible de los relieves emergidos luego del plegamiento
(fase compresiva) del Mioceno medio-Pleioceno o fase Eu-andina de la orogenia.

42
_ _ _ ,~ _ _ ~w, _ _ _
LA OROGENIA ANDINA

En el Oligoceno superior ocurre un leve levantamiento de las cordilleras por


lo que emergen un poco más; fue la fase Protoandina, con la que termina la sedi-
mentación terciaria de las partes centrales de las cordilleras Oriental y Occidental,
aunque continúa en los bordes, áreas laterales y especialmente en las depresiones
interandinas del Magdalena y Cauca que iniciaron un movimiento subsidente.
Es en el Mioceno medio y superior cuando se presenta una nueva fase com-
presiva fuerte relacionada con la acreció n del terreno Cuna, y que tiene conse-
cuencias importantes como el plegamiento y fallamiento mayores del sistema
andino y de los sedimentos de sus áreas deprimidas. También cesa la subsidencia
en las depresiones laterales, y el fallamiento se reactiva para separar netamente las
cordilleras de las depresiones.
Los esfuerzos compresivos que aceleran la orogenia en el Mioceno también
representan causal mente el inicio del volcanismo en el eje de la cordillera Cen-
tral, y éste se refleja en la sedimentación de tobas y otros materiales volcánicos en
las depresiones del Cauca y Magdalena.
A partir de entonces, los sedimentos en las áreas bajas aparecen discordantes
y, en general, mantienen su posición horizontal (estructura tabular).
Esta fase que comenzó en el Mioceno medio y que duró hasta el Plioceno, es
la llamada fase Eu-andina, siendo el tiempo más importante de la orogenia. En re-
lación con la compresión de la fase Eu-andina ocurrió un acortamiento (sentido
transversal) del sistema andino, y las cordilleras cabalgaron lateralmente sobre las
fosas interandinas y depresiones laterales siguiendo las fallas inversas que las sepa-
raban (Thouret, 1981).
El levantamiento principal de los Andes ocurrió en el Plioceno medio (7 a 5
m.a.) y continuó más levemente en el Cuaternario (Van der Hammen et al., 1983)
y continúa en el presente u Holoceno (Lüschen, 1983).

CONSECUENCIAS DE LA OROGENIA ANDINA

El levantamiento de los Andes colombianos no fue un hecho aislado; por el


contrario, se trató de un fenómeno global finiterciario durante el cual llegaron a
las altitudes similares a las actuales cadenas montañosas como los Andes, el Hima-
laya, los Pirineos, los Alpes y otras.
Para el caso de los Andes colombianos, similares a otros casos, las consecuen-
cias son variadas y van desde los resultados puramente estructurales (relieves),
hasta los cambios bioclimáticos y a la generación de un potencial hidrogravitato-
rio, que modelarían el relieve.

43
!

I
w -&-: 1-3°N E
I

I 2.000

I
Chiribiquete

1.000

f: /:/')1
I

i Om
Escudo -f

J
01
S!I
a.

W
-&-: SON
c. Central E

~I
~.
3.000 l C. Occidental \jj; C. Oriental

~
a
a< C. de la

~
Costa

oz
~-j~~\
F. Cauca
" S.Juan ~ .

v v v
iJ
~vVV
1/
::::¡ y
~
V

g Om
1 vv··

~ b.
<Xl

~ "It
8 Figura 3-2 Formación y emersión de relieves con la orogenia Andina. Terciario superior, perfiles esquemáticos. "It
LA

Cada una de las unidades que se esbozan en este capítulo se presentarán con
mayor detalle más adelante en la propuesta de zonificación geomorfológica de
Colombia.

Consecuencias estructurales
La orogénesis del sistema andino acentuó las unidades morfoestructurales
existentes en el Cretáceo y Terciario inferior y generó otras nuevas. La orogenia fi-
niterciaria funcionó con movimientos discontinuos en tiempo y espacio, uno de
cuyos efectos es la alternancia de bloques hundidos y levantados como lo descri-
ben Tricart & Trautmann (1974) para la cuenca del Alto Magdalena. Las disconti-
nuidades entre bloques (fallas) controlan parcialmente la organización de la red
de drenaje.
El levantamiento de las cordilleras llevó una enorme masa rocosa desde profun-
didades por debajo del nivel del mar o levemente emergidas hasta altitudes variadas
que, en general, superan los 2.000 m y que, en algunos casos, se ubican a más de
5.000 m. Los sistemas cordilleranos así formados con dirección general NS o NNE
son grandes horts compuestos por bloques a su vez separados por fallas inversas
(lrving, 1971). La fuerte pendiente de estos relieves, más la interacción con otros fac-
tores, hacen de las cordilleras áreas sedimentógenas (o erosionales) (Fig. 3-2).
Las cordilleras fueron los bloques más levantados en la orogenia, pero las
depresiones laterales e interandinas también fueron levantadas, sólo que en
menor proporción; en general, hasta menos de 700 m. Esto implicó una regre-
sión marina y la instalación en ellas de sistemas aluviales (ríos, ciénagas, panta-
nos) donde antes existían mares interiores (Cauca-Patía, Magdalena-Cesar,
Atrato-San Juan) y en las depresiones laterales (llanuras costeras y Orinoquia-
Amazonia) (Fig. 3-3). Todos estos espacios depresionales se convirtieron en
áreas inundables en relación con los sistemas fluviales y receptores de sedimen-
tos, en oposición a las cordilleras.
Un hecho especialmente importante en las cordilleras Oriental y Centro-
Occidental fue la formación en la parte media (arriba de 2.000 m) de depresiones
amplias con origen en amplios pliegues o en cuencas de tracción y que fueron
ocupados por lagos durante el levantamiento o parte de él (algunos de los cuales
persisten: Guamués, Tota) y que formaron los altiplanos.
En las áreas laterales al sistema andino también se levantaron otras geoformas
de menor altura conocidas como serranías (Figs. 3-2 y 3-3). Son éstas las de La
Macarena, Chiribiquete y Naquén en el escudo guayanés y las de San Jerónimo,

45
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

San Jacinto y Abibe en el terreno noroccidental de Sinú-San Jacinto. También


emergieron algunas de las serranías bajas de la actual Guajira.
Las partes bajas de las cordilleras corresponden, en general, con los escarpes
de las fallas fundamentales que las separan de las depresiones. Esta unidad de

Sistema montalloso

-
D
Serranlas bajas plegadas

Mesetls (Tepuyes)

• Serranll' biJa. pedlmentldas


~
Llanuras bijas

Figura 3-3 Orogenia Andina: elevación del relieve e instalación de la red hidrográfica.

46
LA OROGENIA ANDINA

relieve abrupto existe a lo largo de los bordes de las cuatro cordilleras, de la sierra
nevada de Santa Marta y de las serranías antes citadas.
Descendiendo a partir de la unidad anterior, se encuentran los piedemontes,
entendidos éstos como los depósitos aluviales y aluvio-torrenciales o de derrubios
ubicados al pie de las cordilleras y serranías. Esto implica un concepto estructural
y antagónico entre la parte más levantada y la deprimida (erosional y deposicional
separados tectónicamente).
El volumen adquirido por los Andes, principalmente después del Mioceno, es
correlativo con las fosas subsidentes y la depositación en ellas de sedimentos epi-
continentales molásicos, sedimentación acelerada en algunos casos por los apor-
tes volcánicos (Dollfus, 1974).
Debido a la alta densidad de fallas que en diferentes direcciones se entrecru-
zan, especialmente en los relieves montañosos, se generan abundantes geoformas
como escarpes de falla y lineamientos que controlan la red de drenaje y aun de-
presiones menores deposicionales.
Otro hecho fundamental en el desarrollo morfoestructural del relieve colom-
biano es el volcanismo. Geohistóricamente, el volcanismo se ha manifestado en
casi todos los terrenos desde el Precámbrico en unos, en el Paleozoico y Mesozoi-
co en otros y en el Terciario y el presente especialmente en la cordillera Central y
Centro-Occidental. Sólo que los relieves volcánicos identificables por sus geofor-
mas existen desde el Mioceno en el eje de la cordillera Central (Van Houten,
1976), en el Alto Magdalena, en la cordillera Centro-Occidental yen la depresión
del Cauca. Además de las formas específicas (conos y coladas de lava), el volcanis-
mo tiene otras implicaciones en los modelados y formación de los suelos relacio-
nados con las coberturas piroclásticas en las cordilleras y depósitos de tobas en
áreas depresionales.
La regresión marina ligada a la orogenia implicó la formación de franjas litora-
les definidas por una dinámica compleja entre eventos tectónicos, eustáticos y la
morfodinámica marina y continental. Los litorales, como se discutirá más adelan-
te, son espacios muy sensibles no sólo a la dinámica tectónica sino también a los
cambios climáticos, por lo que el nivel marino es cambiante y los litorales evolu-
cionan en permanentes ajustes de nivel y organización de sus geoformas.
El levantamiento del área continental que hoy conocemos implicó también el
levantamiento de los bordes oceánicos adyacentes (plataformas, taludes u otras
geoformas) y con ellos las formas protuberantes formaron islas. En el Pacífico, las
islas de Malpelo y Gorgona hacen parte de la estructura del terreno cuna (serranía
del Baudó) o cuarta cordillera, mientras que la isla de San Andrés en el Caribe está
compuesta por capas calcáreas terciarias depositadas sobre la plataforma. Las islas

47
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
_~ _ _ ~~ __ _ _
~ ~o~~ _ _ _" ~,_~_ •_ _ ~,~~~ _ _ _ _ _" _ _ _ ~_"_ •• _ _ • _ _ ~_,_~"._ •••• _,_~~ _" _. _ _ .~_"_~ _ _ •• _."~" _,_~, _ _ , ___

de Providencia y Santa Catalina son de origen ígneo compuestas por traquiandesi-


tas y basaltos (Fig. 3-3).
Las geoformas mayores, antes señaladas, definen los grandes rasgos del relie-
ve colombiano, mientras que otras formas menores del relieve y del modelado es-
tán ligadas a otros factores tanto estructurales (pliegues, depresiones subsidentes,
fracturas, diaclasas, ... ) y modelados relacionados con factores bioclimáticos, hí-
dricos, glaciares, eólicos, entre otros.

Consecuencias bioclimáticas
Para plantear las consecuencias bioclimáticas de la orogenia es necesario
considerar algunos factores de control bioclimático anteriores.
El clima mundial que la humanidad ha conocido es un hecho reciente. Hace
más de 40 m.a. "la mayor parte del mundo era cálida y más húmeda, e incluso la
lluvia tendía a ser mejor distribuida dentro del año y los bosques siempreverdes y
deciduos cubrían la mayor parte de los continentes" (Ruddiman & Kutzbach,
1991 ).
Para Colombia, su u bicación durante el Terciario inferior y medio era, al pare-
cer, más hacia el suroriente; es decir, se ubicaba en condiciones tropicales. Según
Van der Hammen (1958), después de la orogenia preandina del Eoceno inferior a
medio siguió una fase de relativa tranquilidad tectónica que duró hasta final del
Oligoceno inferior, fase en la que el clima dominante era tropical de tendencia
seca, y los relieves no superaban los 500 m sobre el nivel del mar. De estas condi-
ciones climáticas se infiere una vegetación baja y rala, y que mediante el proceso
de escurrimiento superficial difuso generalizado se formaron superficies de apla-
namiento o pedillanuras en los relieves emergidos (Flórez, 1986). Esa fase de esta-
bilidad tectónica no significó un reposo absoluto, pero sí un ritmo inferior para
mantener un equilibrio dinámico con el clima. Estos modelados se tratarán luego.
En el Eoceno-Oligoceno (30 m.a.), el continente de la Antártida llegó a una
posición aproximadamente como la actual, permitiendo el inicio de la formación
de casquetes de hielo y definiendo los flujos de intercambio térmico con la zona
ecuatorial; es decir, comenzaban las condiciones más frías (Bowen, 1978).
De otra parte, ya en el final del Terciario, el espacio colombiano llegó a una po-
sición ecuatorial (que ocupa actualmente) bajo climas más húmedos y más fríos.
Esto concuerda con Ruddiman & Kutzbach (1991), quienes afirman que desde
hace 40 m.a. el clima fue menos cálido y menos húmedo, pero seguía siendo tropi-
cal, y durante los últimos 15 m.a. se hizo más frío como consecuencia de los movi-
mientos orogénicos globales y se tornó más húmedo en los sistemas montañosos.

48
m~_~~_'_~~ ~~_~
LA OROGENIA ANDINA

Aquí se incluyen las cordilleras y algunas serranías bajo el término genérico de


montaña, el cual significa una altitud suficiente para generar una diferenciación
bioclimática altitudinal con pisos o cinturones (bioclimáticos) caracterizados cada
uno por formaciones vegetales, clima y procesos morfogénicos diferentes.
La anterior fue una consecuencia bioclimática importante de la orogenia,
pero además, por el hecho de elevarse las cordilleras, éstas se convirtieron en ba-
rreras orográficas capaces de interceptar los vientos y la humedad. Por tanto el cli-
ma se tornó más húmedo y diferenciado altitudinalmente, lo que a su vez implicó
una diferenciación florística y faunística.
No todos los cambios climáticos tienen su origen en el desarrollo morfoes-
tructural; otros, como se discutirá más adelante, se relacionan con los cambios en
la geometría orbital de la Tierra en su desplazamiento alrededor del Sol y con la
actividad misma del Sol.
La formación de montañas altas de clima más frío, junto con las variaciones
térmicas ligadas a la geometría orbital, generó las condiciones propicias para la
ocurrencia de glaciaciones en nuestro territorio.
Dentro del sistema complejo de relaciones causales de los procesos de mode-
lamiento de la superficie terrestre, es importante anotar que las variaciones en la
energía exterior recibida por la Tierra inducen cambios térmicos, de humedad y
de la fisionomía y composición de la vegetación, hechos que a su vez favorecen o
impiden la acción de factores morfogénicos como el hielo, el agua o el viento. Por
tanto, para Colombia trataremos estos aspectos.

Consecuencias hidrográficas
La orogenia causó la regresión marina del espacio continental que hoy conoce-
mos. El retiro del mar, la formación de pendientes fuertes y el clima más húmedo
definieron la formación de cuencas hidrográficas que drenan el territorio continen-
tal (Fig. 3-3).
En las cordilleras y serranías se organizó una red hidrográfica que, en general,
drena perpendicularmente a las cordilleras hacia las depresiones laterales e interandi-
nas, parcialmente controladas por fallas u otros lineamientos como pliegues, fracturas
o diaclasas. Así, por disección, desde la orogenia hasta el presente se ha desarrollado
una red de cañones de comportamiento torrencial que disectan el relieve.
Al respecto, Hettner (1892) utilizó el concepto de "valle transversal" refirién-
dose a los cursos de agua que fluyen de las cordilleras aproximadamente perpen-
dicular a la cordillera y a los valles interandinos. También utilizó la expresión
"valle longitudinal" referida a los cursos de agua que siguen la dirección misma de

49
~~_'~'~~~N,"~"N
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

la cordillera (en la cordillera). Para estos últimos se conoce hoy la razón mediante
un control tectónico, y aunque el control hidrogravitatorio existe en ambos, es
más fuerte en el primer caso.
En cuanto a las depresiones interandinas que antes del levantamiento esta-
ban ocupadas por mares interiores y lagos, con la orogenia en ellas se organizaron
los grandes ríos: Magdalena, Cesar, Patía, Cauca, Atrato y San Juan como colecto-
res principales de los ríos menores que drenan las montañas (Fig. 3-3).
No toda la red hidrográfica procede de las cordilleras; en la Orinoquia (altilla-
nura del Vichada) yen la Amazonia, muchos ríos se generan allí mismo (autócto-
nos) sin dependencia de la cordillera Oriental.

Generación del potencial hidrogravitatorio


Ceomorfológicamente, el nivel de base general es el nivel del mar, y los mate-
riales por encima de ese nivel tienen una energía potencial que les imprime la ten-
dencia a descender, previa la intervención de agentes como la gravedad, el agua,
el hielo, etc.
La orogénesis, junto con los efectos de los cambios climáticos referidos, gene-
raron un potencial hidrogravitatorio (Fig. 3-4) que actúa sobre los relieves levanta-
dos produciendo ablación de materiales, disección, transferencia (transporte),
acumulación transitoria en los valles de disección y luego depósito en las áreas de-
primidas de piedemontes, llanuras aluviales y el mar.
El potencial hidrogravitatorio explica la ocurrencia de movimientos en masa
como desplomes, derrumbes, deslizamientos, flujos torrenciales u otros. Esto ocu-
rre porque existen sobre el sustrato materiales fracturados y meteorizados (forma-
ciones superficiales en general) o del sustrato mismo que pueden ponerse en ante
movimiento pendiente abajo ante las acciones hidrogravitatorias.
Antes de la orogenia, o durante la orogenia misma, el sustrato sufrió procesos
de meteorización (física) y de alteración (química) que desagregó los materiales
superficiales; así se formaron alteritas arcillosas a partir de las arcillolitas, esquis-
tos, calizas u otras rocas, arenas a partir de la abundantes areniscas o arenas de de-
sagregación a partir de las rocas graníticas, y también bloques a partir de la
fracturación del sustrato. Estos materiales (formaciones superficiales) meteoriza-
dos también fueron levantados, y una vez en altura tendieron a bajar por movi-
mientos en masa.
Otras formaciones superficiales están relacionadas con las espesas y extensas
capas de piroclastos emitidos por los volcanes de la cordillera Central (cenizas, la-
pilli, arena, clastos pumíticos y de lava) y depositados en casi toda la cordillera

50
Potencial gravitatorio
de los sistemas montañosos: Climas más húmedos
pendientes fuertes y líneas Formación de glaciares
de debilidad estructural Potencial hidrogravitatorio
I y movilidad tectónica
L__ _

ri

r -¡;~._.te-n-.~iald~.-.d.iS;_~~i.ó~--.- --1
l'!. tr~~spor~ _~e material~~__
~
Inestabilidad de vertientes

Figura 3-4 Esquema causal de la inestabilidad de vertientes.

Central, secundariamente en la cordillera Occidental y con alguna influencia en la


cordillera Oriental. Estos materiales, también susceptibles de descender por mo-
vimientos en masa y por escurrimiento superficial.
Además del potencial hidrogravitatorio generado con la orogenia y la forma-
ción de pendientes fuertes, existen formaciones superficiales fáciles de transferir
hacia abajo, por lo cual las características geomorfológicas fundamentales de los
sistemas montañosos son la disección, el comportamiento torrencial de la red de
drenaje y los movimientos en masa. Correlativamente, en las partes depresionales
se presentan consecuentemente inundaciones y desbordes. En conjunto, toda
esta dinámica implica amenazas naturales para los asentamientos humanos, tal
como se muestra en las figuras 3-4 y 3-5.
Las características torrenciales de los valles transversales (en cañones) se expli-
can principalmente por la pendiente fuerte del cauce principal y de sus afluentes,
pendiente que aumenta con la disección. Otra razón procede de su mismo enca-
ñonamiento que facilita la concentración y mayor transporte de sedimentos (com-
petencia) procedentes de la disección, movimientos en masa y escurrimiento
superficial en las laderas (García-Ruiz, 1990). Además, en Colombia, gran parte
de las laderas empinadas de los cañones han sido deforestadas, hecho que con-
duce a una menor infiltración y mayor escorrentía.

51
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Relieves de plegamiento y de fallamiento


Relieves volcánicos activos modelados de
aplanamiento
1- --; Tecto-orogénesis _J
.----l ,-- --------- --
Red hidrográfica ¡-----~, Cambios climáticos

~'
--------- - i Disección profunda I

...
! Aumento de pendiente
Movimientos en masa
Flujos torrenciales
Aumento de carga y
competencia
------- ---,--- ----

¡ •
Modelado de- disección
profunda (cañones)
- -~ Depósitos aluvio-
I torrenciales
1

..
:l- - --
sentamie_ ntos humanos ______•
,
'_~.,
Inestabilidad
Vertientes disectadas
Depósitos colgantes

-- - -
1

O~r~~i~!raestructura....J Drenaje torrencial


...
1 Amenazas
Movimientos en masa
I Fluj()s torre~ciales _

Figura 3-5 Amenazas inherentes a los modelados de disección.

Con respecto al potencial hidrogravitatorio, conviene recalcar que los proce-


sos morfogénicos se intensifican en las regiones tectónicamente activas por sismos
frecuentes y eventos volcánicos (Bremer, 1985). Así, los flujos torrenciales y movi-
mientos en masa se convierten en eventos catastróficos.
De acuerdo con García-Ruiz (1990), las grandes montañas son inestables por
naturaleza, consecuencia derivada del fuerte gradiente altitudinal, y la inestabili-
dad será mayor en la medida en que aumenta la intervención antrópica.

52
Capítulo cuatro

Los MODELADOS DE APLANAMIENTO RESIDUALES

Los relieves, especialmente los de poca elevación, en condiciones tropicales


de tendencia seca o clima contrastado y escasa cobertura vegetal, son susceptibles
de ser truncados por los procesos de escurrimiento superficial.
En las condiciones bioclimáticas señaladas, el escurrimiento del agua lluvia
suele ser efectivo a pesar de su poca frecuencia, y puede transportar las formacio-
nes superficiales y pulir el sustrato, aunque de manera irregular de acuerdo con
. las diferencias de resistencia de las rocas. Así se forman los pedimentos o las su-
perficies de erosión o de aplanamiento, también llamadas pedi o penillanuras.
Para que los procesos de escurrimiento superficial puedan modelar pedimen-
tos o penillanuras se requiere un lapso de tiempo largo en las condiciones señala-
das y con una relativa estabilidad tectónica que facilite el equilibrio dinámico de
los procesos con el clima.
Durante la historia geológica y bioclimática de Colombia, esas condiciones
han funcionado varias veces; sin embargo, las evidencias hoy identificables de
manera residual se remontan principalmente al período Terciario.

LAS SUPERFICIES DE APLANAMIENTO EN EL TERCIARIO

Desde su consolidación en el Precámbrico, partes del escudo guayanés estu-


vieron emergidas comportándose como áreas erosionales. Sin embargo, los ele-
mentos residuales de las posibles superficies de erosión desarrolladas en el
Paleozoico o en el Mesozoico son de difícil reconocimiento debido al grado de
destrucción por erosión o por posibles transgresiones marinas que las pudieron
cubrir con sedimentos.
Cerro Guaripa
Domo rocoso

/ ~\Dlaclasa curva 100m


Exfoliación según
diaclasa curva / . ' , \. / Cubetas pseudo-kárstlcas

+ + /
. \ 50

/ I+ \ +\ \ . Acanaladuras de escummlento
/ ; 1 \ '.

el 1+ \+ \\+
Laja deslizada / \ Depresión
/+ ~ \ periférica

~ +, / 1
+\ ~ Glacis coluvio-aluvial
t

+ Pedimento cubierto arenoso
Derrubios
+ . + • + + +
oo +

:s + + + + + + + +
oo
:::; + + + + + + + + + + + + + +
>-
Vl

~ 2Km
¡¡j
C<: •
~
oz
D
o
D Granito rapakivi D Glacis coluvial gravilloso

:3
~
.;,:
a Pedimento cubierto Glacis coluvio-aluvial arenoso

~
o
u Figura 4-1 Los Peñoles y pedimentos del escudo guayanés (tomado de Join & Torres, 1985).
~I
I
Los MODELADOS DE APLANAMIENTO RESIDUALES

Argumentos similares a los anteriores se presentan en relación con los terre-


nos acrecidos al occidente del escudo, como el Andaquí, Chibcha, Tahamí o Cali-
ma. Estos terrenos también experimentaron períodos de aplanamiento, pero
fueron los aplanamientos ocurridos en el período Terciario, antes del levanta-
miento principal de la orogenia Andina, de los que aún se conservan modelados
residuales (relictos).
En la parte más oriental de Colombia, Mitú y Vichada, se encuentran eleva-
ciones discontinuas conocidas con varios nombres: pan de azúcar, peñol, monte
isla o inselbergs. Estas formas se interpretan como residuos sobresalientes en rela-
ción con el nivel de superficies de aplanamiento.
En la figura 4-1 (tomada de join & Torres, 1985) se muestra un pedimento cu-
bierto por corazas ferruginosas. Estas corazas significan un período de estabilidad
bioclimática para su formación. En la figura citada, estas corazas se recubren luego
por materiales coluvio-aluviales. En sus partes más bajas, los pedimentos apare-
cen cubiertos por formaciones sedimentarias del Terciario, lo que significa que
fueron elaborados a muy poca altura sobre el nivel del mar.
Los macizos de los terrenos Chibcha y Tahamí fueron afectados por procesos
de aplanamientO! Los flancos oriental y occidental de. la cordillera Central fueron
aplanados y luego cubiertos en los bordes bajos por sedimentos oligo-miocenos
continentales. Así, las superficies se ubican entre el Eoceno medio y Oligoceno in-
ferior. Para Van der Hammen (1958), después de la fase preandina del Eoceno in-
ferior hubo un período de relativa tranquilidad orogénica durante el cual se
habrían formado las principales superficies de aplanamiento.
En los macizos de Garzón, Santander y sierra nevada de Santa Marta se en-
cuentran vestigios de superficies de aplanamiento. En la figura 4-2 se muestran los
perfiles de superficies de aplanamientos en el macizo de Santander, desde luego
actualmente disectados y fallados.
En la cordillera Central los aplanamientos se extienden hasta el borde de la
cordillera en el contacto con los piedemontes hacia las depresiones del Magdale-
na y del Cauca. En la figura 4-3 se muestra la formación de la superficie de aplana-
miento, y luego su posterior cobertura volcano-detrítica (Flórez, 1986).
Page & james (1981) estudiaron los aplanamientos del norte de la cordillera
Central en el batolito antioqueño (Fig. 4-4), Y los describen como superficies ondu-
ladas y cubiertas por gruesas capas de arcillas lateríticas e interrumpidas por caño-
nes profundos. Estos autores diferencian cronológicamente dos superficies, siendo
la más antigua la del Terciario inferior y ubicada a mayor altura, y la segunda más
baja sería del Plioceno inferior, elaborada antes de la fase principal de la orogenia.
Para la parte central de la cordillera Central, Soeters (1981) coincide con la cronolo-
gía de los dos niveles de aplanamientos propuestos por Page & james (1981).

55
h(m)

w E

Sepulturas Pueblo Viejo


(Aguasc:laras) (Hacan)
2.500

Rlo
Catatumbo
1.500~ ' . •
'.~.
'.
7
,/
.. '
500 t
:< >
.,." +'.

+ + +
/ ....../-'., ....... _/

<';ri~ ~ 7 11':':' +7'1+ + +


77 7 7 7 1 7i¡ 7: ~
I I
5 10 L(km)

Figura 4-2a Superficie de aplanamiento disectada Hicari-Río de Oro.

~
wa:: ~ Rocas granlticas
l7'Tl Rocas sedimentarias
~ delCretllIceo I:"",,~ I Fallas
o
~~
i ~
~

m I
Rocas metam6r1icas
(Neises y esquistos)
~
L-.:.:..J
Arenas, gravas
y bloques

D Anmiscas rojas t-'-'-·I Arcillas y bloques

h(m).
E

Antena
Marconi
(Pamplona)
CII.EI a. Los
4.000 Curo
Salados R.La
Plata

("V' 7
7~~
3.000 1
,0001 7/ 7 77 7
¡ fr:I1t / 1 1! f7/
77:
¡ ..

5 10 15 L(km)

Figura 4-2b Superficies falladas y formación de cañones en el macizo de Santander.

56
~~~-,~"'--~,~
LOS MODELADOS DE APLANAMIENTO

Fase 1. Terciario inferior

Fase 2. Mioceno medio

\ .
Fase 3 Mio-Plioceno

Fase 4. Plio-Cuaternario

GSSJ Esquistos. pz
G Stocks granfticos.
Mz. T. IA'VLl~ Formación Manizales
Mioceno medio

tOO ~ ~
+••• ~. Complejo mbta-sed-
Neises intrusivos. pz volcánico. K Rocas volcánicas. TO

~ B- - D
Sedimentos
Complejo ofiolltico. K oligo-miocenos Sedimentos. Plioceno

~
. . ITJ
Stocks andesfticos
Esquistos. K Mio-Plio . Linea de falla

Figura 4-3 Fases del desarrollo morfoestructural y formación de superficies


de aplanamiento cordillera Central (tomado de Flórez, 1986).
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Sin embargo, Page & James (1981), además de los dos niveles de superficies
definidas, describen otros niveles que corresponden a desarrollos incipientes pero
que no constituyen superficies en el sentido clásico. Más adelante, los mismos au-
tores se refieren a tres niveles, uno de los cuales, al parecer, es la continuidad del
anterior pero dislocado tectónicamente.
Padilla (1981) describe el aplanamiento de la cordillera Occidental como ela-
borado en el Eoceno medio-Mioceno inferior, y formada por una superficie baja y
ondulada con una cobertura de por lo menos 100 m de arcillas (de alteración) la-
teríticas (a veces bauxíticas). El autor antes citado describe las cuencas altas de los
ríos Calima y Dagua como desarrolladas en áreas peneplanizadas a comienzos del
Terciario y luego rejuvenecidas y disectadas a partir de la orogenia finiterciaria.
Más al norte, en el área del macizo de Tatamá, Flórez (1987) reconoció la conti-
nuación de dicha superficie a ambos lados de la cordillera bajo condiciones simi-
lares de un modelado de disección profunda.
En el terreno Sinú-San Jacinto también se encuentran aplanamientos que po-
drían corresponder al Plioceno inferior, previo al levantamiento mayor andino.
Como ejemplo se cita la superficie Tierra Alta-Planeta Rica en el departamento de
Córdoba; y como lo plantea Duque-Caro (1984), hubo un levantamiento en estos
terrenos antes del Plioceno tardío, período durante el cual se podrían haber pene-
plan izado las formaciones sedimentarias elevadas a poca altitud.
En el extremo noroeste de la superficie Tierra Alta-Planeta Rica, Duque-Caro
(1984) reporta elementos calcáreos (fósiles marinos) que cubren esa parte de la
superficie. Esto corresponde con la interpretación hecha por Dollfus (1974) al
noroeste del Perú, donde las superficies seguramente fueron afectadas por abra-
sión marina, mientras que en su parte alta, al parecer, operaron los procesos co-
rrientes de pedimentación ligados al escurrimiento superficial difuso.
El autor (Flórez et al., 1998), también observó una extensa superficie de apla-
namiento al pie de las serranías en el departamento de la Guajira, elaborada sobre
formaciones sedimentarias del Terciario medio, ligeramente plegadas, que en el
extremo norte coalescen con niveles de abrasión marina.
Durante la formación de aplanamientos, ya pesar de las condiciones biocli-
máticas de tendencia seca, se logran formar espesas capas de arcillas de alteración
(Iateríticas) que hoy se identifican sobre los restos de las superficies.

58
Los MODELADOS DE APLANAMIENTO RESIDUALES

/
,;

7' N

S.m Fe de •
Antloquio j,

-)

.. N
Puerto
Triunfo •

• Sonoón

'1
"

~,\\\I~
711/ 11 \-$' Superficies de erosión

S'N

Figura 4-4 Superficies de aplanamiento en el norte de la cordillera Central


(tomado de page & James, 1981).

OROGÉNESIS y DISECCIÓN DE LAS SUPERFICIES DE EROSIÓN

Las superficies de erosión fueron elaboradas en fases de relativa quietud tec-


tónica y en condiciones bioclimáticas tropicales contrastadas antes del levanta-
miento mayor de los Andes (fase Eu-andina).

59
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Como se planteó en el aparte 3.2.4, debido al levantamiento y a los cambios


climáticos se generó un potencial hidrogravitatorio (Figs. 3-4 y 3-5) que permitió
la formación de un modelado de disección profunda de los relieves y de los mo-
delados levantados. Así, las superficies de erosión entraron (Plioceno superior-
Cuaternario) en un proceso de disección.
En la figura 4-5 se muestra la profundización de la red de drenaje en la medi-
da en que las cordilleras se levantan hasta la formación de cañones profundos. Al
mismo tiempo que la disección se profundiza, las laderas retroceden y los interflu-
vios van quedando en posición residual. En ocasiones, la disección se facilita
cuando los drenajes (ríos) siguen los lineamientos tectónicos (control estructural)
(Fig.4-6).
En un estadio avanzado de la disección, los interfluvios se adelgazan para for-
mar cuchillas (de disección) tal como se muestra en la figura 4-7. Al respecto, las
superficies de erosión de la parte central de la cordillera Central (Tolima y Caldas)
presentan una disección más profunda que las desarrolladas en la parte norte
(Antioquia).
La disección y retroceso de las laderas en la búsqueda de un perfil de equili-
brio en relación con el movimiento ascendente del relieve (orogénesis) implica el
transporte de una gran cantidad de sedimentos ligado a la disección en los cauces
ya los movimientos en masa (derrumbes, deslizamientos, flujos torrenciales) en

a.

~
b.

c.

Figura 4-5 Evoluc¡ón del modelado de disección (tomado de Flórez, 1995)

60
~~--,~-~~,,",~,- -
LOS MODELADOS DE APLANAMIENTO RESIDUALES

h
(m)

2500

2000

1000

10 20 30 L(km)

~ Sustrato ¡:/~":l Depósitos volcano-detriticos (T)

I I Linea de falla D Nivel de la superficie de aplanamiento

~~r~
••"(.. Terraza poiigénica de Chinchiná

Figura 4-6 Superficie de aplanamiento disectada (tomado de Flórez, 1986).

las laderas y luego encauzados. Esta dinámica es una de las más representativas de
las montañas colombianas.
En el caso de la superficie de erosión Tierra Alta-Planeta Rica (Córdoba), se
desarrolló al pie de las estribaciones terminales de la cordillera Central y su alti-
tud es, en general, inferior a los 300 m. En estas condiciones, el gradiente altitu-
dinal no es suficiente para desarrollar un potencial hidrogravitatorio que
permita la disección. Por esto, el modelado de disección profunda presentado
para otras superficies (macizos de Garzón, Santander, cordilleras Central y Occi-
dental y sierra nevada de Santa Marta) no es válido para dicha superficie y tam-
poco en el caso de la superficie identificada en el departamento de la Guajira.
Con las excepciones anotadas, la disección actualmente es funcional como
una doble respuesta a la orogénesis del pasado y del presente, ya que sigue siendo
un fenómeno activo (Lüschen, 1983); por tanto, continuará en el futuro, y los pro-
cesos señalados seguirán siendo una amenaza para las formas de ocupación del
espacio geográfico por el hombre.

61
~,~v_~,_,~~~,~_~~~~~~_~
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

~
~
Esquistos Pz. ~ Formaciones volc6nicaa. T.-o .

~ Esquistos K.
CI
~ Terraza poligénlca de Chlnchlná

D Stocks granfticos . Mz - Cz. D Depósitos volcan<>-delrlticos


de la formacl6n Manizales

F..:). "0'llntrusivos nelsicos. Pz. EJ Depósitos aluviales recientes

rzz2J Complejo me!asedimentario-


volc6nico. K. EJ Superficies de aplanimiento
levantadas o falladas

~ Rocas ultrabAsicas. Ofiollticas. K. B Linea de falla

D Formaciones epicontinentales
oIigo-mlocenas.
E] Contactos

1 - Eje volc6nico con modelado glaciar 3 - Superficies de aplanamiento

2 - Alvéolos .. - Piedemonte

Figura 4-7 Superficies de aplanamiento disectadas (tomado de Flórez, 1986).

62
Capítulo cinco

EL VOLCANISMO: REUEVES, MODELADOS y AMENAZAS

En este capítulo se describen las formas y las formaciones del relieve y del mo-
delado generados por el volcanismo en el territorio colombiano, así como su dis-
tribución espacial y su influencia en la ocupación que del espacio hacen los
grupos humanos.
Generalmente al volcanismo se le mira como un evento trágico; sin embargo,
además de los aspectos geomorfológicos y amenazas asociadas, serán enfocados
brevemente los recursos naturales inherentes.
Los conceptos generales se apoyan en una revisión bibliográfica a partir de
autores como Rittmann (1963), Derruau (1965), Macdonald (1972), Araña & Ló-
pez (1974) Y Ollier (1988). Para el caso colombiano se consultó básicamente a Ra-
mírez (1968), Barrero et al. (1969), Herd (1982), Kroonenberg et al. (1981),
Murcia (1982), Thouret et al. (1985) y trabajos del propio autor (Flórez, 1983,
1986a, 1986b, 1987).

EL VOLCANISMO y EL VOLCANISMO EN COLOMBIA

El volcanismo es una de las manifiestaciones tectodinámicas de la corteza te-


rrestre, y tiene sus raíces en los procesos de convección del magma en el manto
de la Tierra, movimiento que causa la salida de magmas hacia la corteza, ya sean
intrusivos (plutones: stocks y batolitos) o extrusivos (volcanes), Araña & López
(1974), Ollier (1988), (véase Fig. 5-1).
Para Macdonald (1972) (Fig. 5-2), "un volcán es tanto la apertura por donde
emerge la roca fundida y el gas venidos del manto a la superficie, como la monta-
ña construida alrededor por la acumulación de materiales rocosos". Esta defini-
ción, además de morfológica es también dinámica, y conviene agregar el carácter

63
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y ~\ODELADOS

Fosa colombiana ~/~/


/"~/
/"~
~/"

~///'

Figura 5-1 Subducción y volcanismo en Colombia.

~ Capas alternas de lava


~¡j y piroclastos (T-Q) 1. Cráter Arenas

Stocks (granitos) (K) 2. Chimenea

D Esquistos (J) 3. Cámara magmática

Figura 5-2 Corte esquemático del volcán del Ruiz.

efusivo o explosivo de la actividad. La manifestación del magmatismo en superfi-


cie (volcanismo) se postula, según Ollier (1988) y Araña & López (1974) como el
resultado del movimiento convectivo de los magmas tanto en las dorsales oceáni-
cas como en las áreas continentales orogénicas por colisión entre placas.

64
EL VOLCANISMO: MODELADOS Y AMENAZAS

El volcanismo reciente y actual o de las eras Terciaria y Cuaternaria está prin-


cipalmente ubicado en el cinturón de fuego circunpacífico (Fig. 5-3) del cual ha-
cen parte los Andes colombianos (Fig. 5-1).
En la figura 5.3, Rittmann (1963) muestra la ubicación de los ejes volcánicos
del planeta y, a pesar de que en esa fecha la tectónica de placas como modelo ex-
plicativo de la dinámica volcánica no se había desarrollado claramente, hoy se en-
tiende la localización de los cinturones volcánicos en su correspondencia con las
dorsales oceánicas y frentes de colisión sea entre continentes o por subducción de
placas.
En Colombia, el volcanismo actual se califica como de tipo continental yaso-
ciado al proceso orogénico de los Andes que resulta de la colisión de la placa Su-
ramericana (continental) con la placa del Pacífico (oceánica) que subduce a la
anterior (Fig. 5-1). Las estructuras volcánicas que hoy reconocemos se ubican
principalmente a lo largo del eje de la cordillera Central y Centro-Occidental. Sin
embargo, existen manifestaciones volcánicas en casi todo el territorio nacional de
épocas anteriores a la Cenozoica.

VOLCANISMO PRE-CENOZOICO

En la composición litológica de los terrenos precámbricos que afloran en Co-


lombia hay presencia abundante de rocas magmáticas (granitoides) y también se
encuentran rocas de origen volcánico. Dichos terrenos constituyen parte del es-
cudo guayanés (Etayo et al., 1986; Restrepo & Toussaint, 1988); también se les
encuentra en los terrenos continentales acrecidos al escudo (Chibcha y Tahamí).
En el Paleozoico continuó la actividad magmática y con algunas manifestacio-
nes volcánicas tanto en el escudo como en los terrenos acrecidos.
En el Mesozoico, los eventos magmáticos, y con éstos el volcanismo, se reacti-
varon en los terrenos Chibcha y Tahamí, intensificándose al final de este período.
Para el Mesozoico, Mojica et al. (1985) describen el volcanismo de la cuenca
alta del Magdalena, en el borde oriental de la cordillera Central, en un tiempo en
el que se produjo la sedimentación que dio lugar a parte de la cobertura de lo que
hoyes la cordillera Oriental, en la que el volcanismo no fue representativo.
Durante el Cretáceo operó la sedimentación marina al occidente de la proto-
cordillera Central acompañada de eventos volcánicos, principalmente submarinos.
El conjunto (corteza oceánica, vulcanitas, rocas sedimentarias y algunos plutones)
(terreno calima) se acrecieron a la cordillera Central (terreno tahamí) hacia el Cretá-
ceo medio (Restrepo & Toussaint, 1988). Así, el volcanismo se aceleró al final del
Cretáceo y luego se fue trasladando hacia el occidente.

~
65
_~.m,~~~~ '~~~m_,_
99

SOOVl300IA/ A S3A3Il3~ sns 30 NQDn10A3 :""ISIA/OlO:)


EL VOLCANISMO: REUE\I~S,~¡\jODELADOS y AMENAZAS

Las formas originales de tal volcanismo ya no tienen expresión morfológica en


el presente por los procesos de erosión posterior.

EL VOLCANISMO CENOZOICO

El volcanismo con sus formas y formaciones como lo conocemos hoy y ubica-


do en el eje de la cordillera Central-Centro-Occidental es un hecho eminente-
mente del Terciario que comenzó en el Mioceno (Van Houten, 1976; Barrero et
al., 1969).
En el Terciario inferior se originó el complejo volcano-sedimentario de la
cuarta cordillera (serranía del Baudó) acrecida al borde occidental de la cordillera
Occidental en el Mioceno (Restrepo & Toussaint, 1988). El volcanismo fue de tipo
basáltico submarino, y la expresión morfológica no se evidencia actualmente.
Durante el Mio-Plioceno ocurrieron eventos volcánicos en la fosa del Cauca
(Restrepo et al., 1981). De estos volcanes, sector Cauca-Antioquia, aún se conser-
van las estructuras residuales centrales (cuellos volcánicos).
Los materiales volcánicos pre-cenozoicos y del Cenozoico inferior fueron en
parte tomados por los agentes de la dinámica externa y transportados hacia las de-
presiones donde hacen parte de las formaciones volcano-sedimentarias de las de-
presiones del Magdalena, Cauca-Patía, Atrato-San Juan.
El comienzo del volcanismo (Mioceno) en el eje de la cordillera Central depo-
sitó materiales volcano-detríticos sobre las grandes superficies de aplanamiento a
lado y lado de la cordillera elaboradas en el Eoceno-Oligoceno (Flórez, 1986c)
(Fig. 4-3). Sin embargo, la cobertura axial de lavas, flujos laháricos, flujos piroclás-
ticos y cobertura piroclástica corresponden a efusiones y a explosiones durante el
Plio-Cuaternario, que continúa en nuestros días.

LA GEOMORFOLOGÍA VOLCÁNICA

Se incluyen aquí las formas y formaciones de la cordillera Central y Cen-


tro-Occidental relacionadas con el volcanismo del Terciario superior y Cuaterna-
rio. Esta delimitación se debe a que estos eventos volcánicos son los más
representativos, evidentes, y los que más han influido en la conformación de los
relieves y modelados actuales.
Los modelados más antiguos no se tuvieron en cuenta, puesto que las formas
originales fueron destruidas; los vestigios sólo se deducen litológicamente como
parte de los macizos y cordilleras, y los materiales detríticos hacen parte de las for-
maciones sedimentarias.

.,~
67
,~~---,,-,-~~,
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
.~ m

Las estructuras volcánicas


Las estructuras volcánicas conocidas con el nombre genérico de volcanes son
más abundantes en Colombia de lo que corrientemente se piensa (véase inventa-
rio). En tal sentido, el trabajo pionero de Ramírez (1968) definió cinco grupos de
volcanes para un total de aproximadamente 30. Sin embargo, trabajos posteriores
describen muchos más.
Los volcanes de mayor tamaño son del tipo estrato-volcán (Figs. 5-2 y 5-6) Y
están formados por la acumulación de capas de composición variada (lavas, piro-
clastos, flujos detríticos, ... ). Estos volcanes son los más conocidos por su tamaño,
forma cónica típica y porque constituyen los elementos más sobresalientes del re-
lieve volcánico. Algunos ejemplos son el Chiles, Galeras, Puracé, Quindío, Ruiz,
Romeral.
Los estrato-volcanes (Fig. 5-2) atestiguan una diferenciación de las formas de
actividad en el tiempo, que pueden manifestarse como efusivos (flujos de lava) o
explosivos (proyecciones aéreas de materiales piroclásticos como ceniza, piedra
pómez, arena y ceniza).
Como se muestra en la figura 5-6, las formas son variadas: van desde los vol-
canes con un gran cráter (Ruiz, Puracé), a los que han sido sellados por domos

...
V. Merenberg .Cachipay
} • La Argentina
,:').:,... V. El Morro
.... V. El Pensil

~)

.
Oporapa
)

... ...
I.:~
A· .... Isnos • Pitalito
~
~
.
Volcán sImple
... • San~gustln .

Figura 5-4 Volcanes simples en el suroeste del Huila


(tomado de Kroonenberg, et al., 1981).

68
EL y AMENAZAS

Figura 5-5 Volcán (simple) "Tesorito" en la cabecera del aeropuerto La Nubia, Manizales.

(Azufral, Machín) y hasta los que presentan estructuras escalonadas con cráteres
encajonados (volcán Cerro Bravo, Azufra!); otros como el Calambas (cadena de
los Coconucos) presentan cráteres interiores bajos, y otros como el Hacienda Pa-
letará son difíciles de reconocerlos en campo por su escasa altura. En el caso del
volcán Hacienda Paletará, la estructura se ubica en el altiplano de Paletará; su crá-
ter fue ocupado por un lago que posteriormente se sedimentó, y hoy, en su inte-
rior, hay una hacienda con tierras de cultivo.
Los volcanes simples, menos conocidos en nuestro medio, están compues-
tos por la apertura o cráter de la cual sale uno o varios flujos de lava cortos. No
presentan estratificación derivada de diferentes tipos de actividad. Kroonenberg
et al. (1981) citan unos 15 al suroeste del departamento del Huila (Fig. 5-4) Y
Flórez (1986) otros en los flancos medios de la cordillera Central a la latitud del
Ruiz, volcanes El Gualí (al oriente) y Tesorito (al occidente) (Fig. 5-5). Estos últi-
mos corresponden con una actividad freato-magmática ocurrida, al parecer, en
el Cuaternario medio.
En los ejes volcánicos es común encontrar extrusiones de forma aguda com-
puestos por lava de alta viscosidad que no generaron flujos; son las agujas con for-
ma puntiaguda que emergen para formar relieves sobresalientes que no superan

69
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

los 50 m, según las observadas por el autor en la cadena de los Coconucos y en el


complejo Ruiz-Tolima.
Como las agujas, los domos y domos-colada (Fig. 5-6b) son extrusiones de
alta viscosidad que no pueden fluir o su flujo es muy corto, lo que podría llamarse
un volcán abortado. Estas estructuras con forma de cúpula (domo) son especial-
mente representativas en el complejo Ruiz-Tolima, pero también se les encuentra
sellando los cráteres de volcanes como el Machín (Tolima) y el Azufral (Nariño).
Las calderas (según Macdonald, 1972) son cráteres de varios kilómetros de
diámetro resultado de una gran explosión sin acumulación en los bordes o

a. Ruiz o Puracé
~ b. Mach in o Azufral

c. Cerro Bravo

d. Azufral

e. Calambas (Coconucos) f. Paletará (en Paletará)

Figura 5-6 Algunos relieves volcánicos.

70
EL VOLCANISMO: RELIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS

x-aa.ooo
3'
00'
N

Qc
Qc

2'
30'
N


EL TNoeO

2'
00'
N

~ Flujos y cenizas de celda PlTALlTO


~D Ignimbrttas ~
.
~, -L -L LImite reeonocido ' '" '. LImite inferido
>~x-_~~~ooo~~--------------------~--------------------~--------------------L---~>
'0
E.SCALA
""';::
.
Figura 5-7 Caldera de paletará, cadena de los Coconucos y emisión de ignimbritas
(tomado de Torres et al., 1999).

71
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

producto del hundimiento (colapso) de una estructura mayor siguiendo un siste-


ma de fallas circulares concéntricas. En este sentido, sólo parecen corresponder a
este concepto la reportada por Kroonenberg et al. (19B1) Y llamada El Letrero
(ocupada por la laguna Los Andes), ubicada al sur de la laguna de la Magdalena.
También Torres et al. (1999) plantean que la cadena volcánica de los Coconucos
estaría dentro de una gran caldera de colapso con volcanismo resurgente (Fig.
S-7), que además ineluye el altiplano de Paletará. Otra estructura en caldera po-
dría ser el volcán Azufral, en la que los bordes exteriores de la laguna Cumbal se-
rían los bordes del cráter exterior y luego con un volcán resurgente en su centro (el
actual Azufra!).
Con excepción de algunos volcanes simples y del volcán el Mac;hín, las demás
estructuras antes referidas están ubicadas, en general, arriba de los 3.000 m y fue-
ron modeladas por los glaciares siguiendo un drenaje radial; algunos domos y flu-
jos de lava emergieron superponiéndose al modelado glaciar, por tanto con una
edad holocénica.

Emisión de flujos
La actividad volcánica en Colombia ha sido muy variada, y por tanto lo son
también sus productos y formas resultantes.
Los flujos de roca fundida emitidos por los volcanes caracterizan el relieve
hasta distancias no mayores de 30 km a lado y lado del eje volcánico. Las coladas
de lava, una vez emitidas, fluyen bajo control gravitatorio (Fig. S-Ba), por lo que se
ubican sobre superficies más o menos planas o depresiones preexistentes. Estos
flujos no sobrepasan un ancho de 1.000 m y sus bordes constituyen cornisas. La
superposición de lavas de longitudes diferentes genera formas escalonadas (Fig.
S-Bc).
La rugosidad de las lavas es extrema en los tipos lava-block (volcán Santa Isa-
bel-laguna del atún), aa y cardadas (volcán Chiles y cadena de los Coconucos).
Las coladas de lava al fluir por los valles preexistentes represan las corrientes
afluentes y generan lagunas, de las que se citan como ejemplo las del atún y la
Leona, junto al volcán Santa Isabel. Además, las lavas controlan el drenaje influ-
yendo en la organización de un patrón paralelo. Otra particularidad de las lavas es
la de controlar modelados de disección diferencial por ser rocas más resistentes
que aquellas entre las que se depositan (Fig. S-Bb).
Al parecer, el volcanismo en el Mioceno empezó con la emisión de flujos vol-
cano-elásticos. Al respecto, aliado y lado de la cordillera Central, en relación con
el complejo Ruiz-Tolima se encuentran depósitos detríticos (alterados) que

___ 72
o
'
_
·
~
EL VOLCANISMO: MODELADOS Y AMENAZAS

cubrieron las superficies de aplanamiento antes de la fase Eu-andina de la oroge-


nia, y hoy se encuentran en posición residual en las divisorias de las cuencas hi-
drográficas (Figs. 4-6 y 4-7). Para este caso, Flórez (1986) sugirió el nombre de
formación Manizales.
La posición alta (residual) de los depósitos antes anotados se explica porque
con la orogenia andina la cordillera se levantó y con ella la cobertura detrítica.
Posteriormente, la disección efectuada por la red de drenaje evacuó parte de los
materiales, y los residuos se encuentran hoy en las divisorias de lo que fueron las
penillanuras de la cordillera. Depósitos similares se hallan también bajo las lavas
más recientes de los volcanes de la cordillera Centro-Occidental.
A ambos lados de la cordillera Central (Cauca y Huila) yen relación con el eje
volcánico del Macizo Colombiano se identifican depósitos volean o-elásticos bajo
las lavas más recientes que estructuran la parte central de los volcanes.
Como parte de los flujos asociados con un carácter más explosivo de la activi-
dad volcánica se encuentran depósitos de ignimbritas, de nubes ardientes y basa-
les. Genéricamente son flujos detríticos, con mucho material fino, expulsados en
caliente, con alto contenido de gases y que se movilizan a alta velocidad a ras del
suelo. Su consolidación posterior puede generar rocas, pero en general son for-
maciones superficiales no consolidadas.
En el suroeste del Huila, Kroonenberg et al. (1981) describen una altillanura
ignimbrítica escalonada y profundamente disectada (cañones hasta de 400 m) en
las cuencas de los ríos Loro, Bordones y La Plata (afluentes occidentales del Mag-
dalena). Los autores citados proponen como fuentes de emisión la caldera de Le-
treros o la cadena de los Coconucos. Al respecto, Torres et al. (1999) proponen la
caldera de Paletará (Fig. 5-7) como la posible fuente de las ignimbritas, antes del
volcanismo emergente que forma la cadena volcánica de los Coconucos.
Los flujos basales compuestos por ceniza, arena y lapilli son comunes en la
cordillera Central. Flujos de este tipo fueron emitidos por el volcán Machín (Toli-
mal al parecer entre el Holoceno medio y reciente. El flujo fue controlado topo-
gráficamente por el río Toche; luego de represar la confluencia con el río
Bermellón, una parte subió y rellenó el cañón hasta un poco más arriba de Caja-
marca. Hacia abajo, siguió por el cañón del río Bermellón y cubrió los conos de
Ibagué y El Espinal. Su pobre consolidación permitió la disección rápida del relle-
no del cañón, y hoy sólo se encuentran residuos colgantes en las laderas en posi-
ción de terraza. Flujos similares y con edad también similar salieron del volcán
Azufral (Nariño) y cubrieron parte del altiplano de Túquerres y las laderas occi-
dentales hacia el Pacífico.
Otros depósitos elásticos son los resultantes de los flujos pumíticos. Su com-
posición dominante son elastos de densidad baja, especialmente piedra pómez.

73 _ -
-_ ..
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS __._..____~ __._..__.________.______________ _

Varios ejemplos se han reconocido procedentes del volcán Doña Juana (Nariño)
(Fig. 5-9) yen los volcanes Cerro Bravo y Tolima (Herd, 1982; Flórez, 1986) (Fig.
5-10). La disección hídrica trabaja muy fácilmente en estos depósitos de baja con-
solidación y densidad produciendo disección profunda y transporte de materiales
(Fig. 5-9).

~) ~.-J ¿_...__--
~~~ ~:;}.

)))~ f .r- ~ .r----' ~ I


~

-:::::>-::>.::J.J,,:::>

a. Flujo de lava en depresión (plano y perfil).

b. Flujo de lava y disección lateral.

CrO'., _lj})~Y
~ ~.) c. Lavas escalonadas con

.... con modelado glaciar.

\ \ Morrenas

/
/
/
/

Figura 5-8 Ejemplos de modelados en lavas.

74
--,--,~--"
Altura
(m)
2.600

CJl

2.500 '"c:

'"
.c
o
en'" Qi
c:
as
2.400 E '"as
CJl a::
as as
:g ü '"
~
W

2.300
.Q
u. 7

2.200
.Q
:¡:
o
.r::
Ü
1\0 }
1,
i
L ~
2.100 /
( I
)
I

2.000 7 í
I
) )
p:>

4 N.W.

1900 §
-1 z
O 2 3 4 5 km
~
'"::'-l
ro Basamento metamórfico - Esquistos
~
~ Flujo volcano-clástico Las Mesas 11
¡~
1m
'<.n
l-
Is:
O
;¡;
L:3 Basamento metasedimentario D Formación Las Mesas s:O
O
<.n
-<
Q Flujo de lava - brechítica - metamorfizada Depósitos recientes de piroclastos ~
1 ....

IUI Figura 5-9 Flujos pumíticos - Volcán Doña Juana, Nariño (tomado de Narváez, 1998). ~
I
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
~ _ _ _ _ _ _ ,_,_,~ _ _ _ _ ~~ __ o~~_ •• _ _ _ _ "~ _ _ . " _ , _ _ _ _ _ _ ••• _ _ ,,_"_~ _ _ ,__ ~'_~ _ _,,"_""_ _ '~~ ___ O"_~_.,_

D Flujos piroclásticos

Figura 5-10 Flujos pumíticos-volcán Cerro Bravo, Tolima (tomado de Herd, 1982).

Los flujos más catastróficos de la actividad volcánica son los lahares. Un lahar es
un flujo de material volcano-clástico con alto contenido de agua en su formación,
ya sea por el vaciamiento de lagunas alojadas en cráteres, por lluvia abundante en
el momento de la explosión o por fusión de un glaciar. Como depósitos, están com-
puestos por material blocoso anguloso, a veces bien consolidados; los bloques pue-
den alcanzar diámetros de dos o más metros. Los lahares son un fenómeno muy
representativo de la dinámica volcánica en Colombia. Dada la ubicación de las es-
tructuras volcánicas en alturas superiores a 3.000 m y la coexistencia con los glacia-
res del Pleistoceno, la generación de lahares fue un evento frecuente.
Los depósitos de lahares se encuentran hoya lo largo de los ríos que proceden
de los volcanes (Fig. 5-11) Y también hacen parte de los conos de deyección en los
piedemontes (Chinchiná, Ibagué, Mariquita, Armero, Armenia, Pereira, sólo para
citar algunos ejemplos). Los diversos desastres ocurridos históricamente sobre
Armero, incluido el de 1985, fueron causados por lahares. Actualmente, la posibili-
dad de ocurrencia de lahares está básicamente asociada a posibles explosiones en
los volcanes nevados del Ruiz, Santa Isabel, Tolima y Huila (véanse amenazas).

76
D Morrenas neoglaciares

1========1 Lahar posglaciar

Figura 5-11 Lahares-Volcán Nevado del Tolima (tomado de Herd, 1982).

Depósitos de piroclastos (tefras)


Bajo el término de piroclastos o tefras, muchos autores incluyen los materia-
les eyectados por los volcanes a la atmósfera, generalmente calientes y con tama-
ños que varían desde la ceniza, pasando por la arena al lapilli (piedra pómez de
tamaño gravilla) y materiales más gruesos que se denominan bombas como clas-
tos de lava, piedra pómez y vidrio (obsidiana). Estos materiales, una vez proyecta-
dos a la atmósfera, son tomados por el viento (especialmente la ceniza y la arena
fina) y transportados a distancias considerables, que bien pueden constituir cien-
tos de kilómetros.
La distribución de los piroclastos varía con la distancia a la fuente de emisión,
con la granulometría, con la dirección del viento y también con la pendiente del
sitio de depósito. Una mirada general muestra que el territorio colombiano ha
sido afectado en toda su extensión por lluvia de piroclastos, aun en el extremo
norte de la cordillera Oriental y las llanuras orientales. En las depresiones laterales
e interandinas los piroclastos abundan en las formaciones sedimentarias Plio-
Cuaternarias.
En los Andes colombianos, los vientos dominantes son los Alisios. Así, los de-
pósitos en la cordillera Oriental (procedentes de la cordillera Central) son sólo

77
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RElIEVES Y MODELADOS
-,-~~_._.~~.~ --,_.~- .~~,,~-~._""-~._.- ~,~~'" "~'" ~

pequeñas capas de ceniza que no superan los 20 cm, y en general los suelos -es-
pecialmente los de las partes medias y altas de la cordillera- muestran influencia
de cenizas (Fig. 5-12a, b, c).
Por la dirección occidental y suroccidental de los vientos, en la cordillera
Occidental se han recibido abundantes cenizas que forman capas de más de 2 m
(Fig. 5-12d, e, f). Esto muestra que durante el Plio-Cuaternario, los vientos domi-
nantes han sido los Alisios.
Desde luego, los mayores espesores y la variedad granulométrica de piroclas-
tos se encuentran en la misma cordillera Central por la cercanía a las fuentes de
emisión, aunque también los espesores son superiores en el flanco occidental.
Especialmente en la parte alta de cordillera Central abundan las capas alternas de
ceniza, arena, lapilli, a veces mezcladas con clastos más gruesos (bombas). Cada
explosión con buen aporte de piroclastos forma una capa que sepulta la anterior o
el suelo que se haya formado en el intervalo (suelos enterrados) (Fig. 5-13). En es-
tos casos, un suelo indica un lapso de tiempo con quietud volcánica que permitió
su formación y el desarrollo de vegetación.
Las áreas de los ejes cordilleranos superiores a 3.000 m fueron cubiertas por
glaciares; con su movimiento y la deglaciación, los piroclastos fueron transporta-
dos. Por tanto los piroclastos que hoy encontramos en esas altitudes son los depo-
sitados en el Holoceno (después de la glaciación) (Fig. 5-12a, b, e, f y 5-13b, c). En
áreas cercanas a los volcanes, pero no afectadas por la glaciación, los espesores
son superiores y se registran erupciones más antiguas (Fig. S-Da).
En la cercanía de los volcanes también es común encontrar carbón vegetal
enterrado, producto de los incendios forestales causados por las explosiones (Fig.
5-13c).
Una vez ocurrida la lluvia de piroclastos y depositados en las laderas, los pro-
cesos de escurrimiento hídrico transportan todo o parte del depósito. Es por esto
que en las laderas bajas de pendiente fuerte de los cañones no se encuentran pi-
roclastos (o muy pocos) pues han sido removidos. Estos procesos de erosión de los
piroclastos y de otros materiales se aceleran por la influencia de climas locales de
tendencia seca con poca cobertura vegetal (caso de los bordes bajos de las cordi-
lleras hacia el valle del Magdalena). Durante la explosión del volcán del Ruiz, en
noviembre de 1985, se depositaron piroclastos del tamaño de arenas en el flanco
bajo oriental de la cordillera, y las cenizas alcanzaron a depositarse en diferentes
sitios de la cordillera Oriental (Boyacá-Santanderes) y los Llanos Orientales. Tam-
bién hacia el occidente (Valle del Cauca y cordillera Occidental).
Los depósitos de piroclastos tienen consecuencias sobre el modelado y los
suelos que pueden resumirse así:
Á Suavizan la topografía pues sepultan las formas preexistentes.

78
~-----,~-
EL MODELADOS Y

Á Los productos derivados de la ceniza se combinan con la materia orgánica


del suelo, lo que genera suelos más resistentes a la erosión.
Á Especialmente las arcillas derivadas de la ceniza tienen una alta capacidad
de retención del agua.

_A
Á Mayor disponibilidad de nutrientes para la vegetación natural o los cultivos.
a c.
P. Sumapaz P. Almorzadero A. Canutos
O m Cundlnamarca Santander 80 acá
A
B
A
B
Ceniza
Jil;illmil;Ij Gravilla f--~~---I Ceniza
....................... Gravilla

Arcillas
de
Alteración

2.800 m

2.950 m

3.300 m

e
C. Munchlque Santuario P. Tatamá
Cauca Rlsaralda Rlsaralda
Om
A A
B A
B

Ceniza

Ceniza Ceniza

\/"
1/,,/
/
",/'
", Roca
fracturada

/" ./

3012 m

1)//"
V "
Roca

"
fracturada

/ 2.100 m
...

3.500 m

Figura 5-12 Depósitos de ceniza en algunos sitios de las cordilleras Oriental y Occidental.
COlOMBIA: EVOlUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Á En el tiempo inmediato al depósito, los piroclastos pueden causar toxici-


dad y aumentar la acidez de suelos yaguas.
Á En pendientes fuertes, la sobrecarga del depósito puede facilitar la ocu-
rrencia de movimientos en masa.

om_ a. b. c

-
La Bodega Romeral AgulIClllas
Caldas La Cruz Narlfto
A A Con claslos de
A exploaión de 1899
~~Á:t>: :4',4, Clastosdelava
Ceniza y ' . • • /l.' • . y arena

-
Ceniza -1 arena
t>ft> 4 ~ Clastos de lava
\ ..,. t> _ carbón vegetal
Lapilli y
\ Ceniza y ............
............ p. pómez
Ceniza y
arena arena

Ceniza y
arena Lapilli Y
A p. pómez

.'
A
-
Ceniza y
arena

Lapilli Y
p. pómez Ceniza y
arena

5
Ceniza y
Ceniza
I arena Ceniza

-j
f--
-'
---
~ ~
~32.000.tiC!'

..........
r~J
__
,,-_ _
,
Arena

Turba '. ..,..


·Ii... .~~ ...

. ~

.
,:
....... .
'
~"

...........
...........
...........
............
Lapilli y
p. pómez
:.'1.".• ; Morrena

8
::::::::::::¡

Ceniza
.....~ ..
"

.
.,
~t~
~.
...".
" V"'/
"'/
\/'"
/'"
Sustrato
fracturado

/ "

ü
/
9
2.900 m

~
Sustralo

Sustrato 3.330 m

3.150m

Figura 5-13 Depósitos piroclásticos en algunos sitios de la cordillera Central.

80-
---
EL MODELADOS Y AMENAZAS

Estas características, como se puede deducir, influyen tanto positiva como ne-
gativamente en los ecosistemas con los consecuentes efectos sociales.

LAS AMENAZAS VOLCÁNICAS

Las catástrofes generadas por la actividad volcánica (como muchas otras)


son destructoras de un sistema establecido o, dicho de otra manera, generan su
desorden, pero también constituyen un hecho creador de nuevas formas de
organ ización.
Frente a las tragedias de origen volcánico no podemos olvidar los aspectos
positivos relacionados con la energía geotérmica, el valor paisajístico o la riqueza
de los suelos. Pero la amenaza natural también nos hace caer en cuenta de los
errores de manejo de las actividades humanas en relación con la dinámica natural
(permanencia, ubicación, utilización ... ) y que, en cuanto a los volcanes, se trata
de eventos en los que -por su naturaleza y su impacto-, su manejo es poco posi-
ble por la tecnología.
A partir del desarrollo morfoestructural presentado en capítulos anteriores, es
evidente que el volcanismo es uno de los grandes procesos de la Tierra que han
operado en el territorio colombiano desde épocas muy distantes, y pensamos en
las amenazas volcánicas porque actualmente ocupamos unos espacios en los que
se superponen algunas formas de actividad volcánica.
Las amenazas volcánicas dependen del tipo de actividad, de su intensidad, y
por tanto, de los productos emitidos y su velocidad; también dependen de las
condiciones atmosféricas (tiempo) y de la pendiente. En general, y de acuerdo
con Coch (1995), las principales amenazas se clasifican en relación con los flujos
de lava, eyección de piroclastos, lahares y flujos piroclásticos.

Los flujos de lava


Los flujos de lava rara vez constituyen una amenaza seria para la vida huma-
na, pues estas efusiones son de una velocidad muy baja y se tiene el tiempo sufi-
ciente para escapar. Sin embargo, el impacto ambiental es muy fuerte por la
incineración de ecosistemas. Otra característica de estos flujos de roca fundida es
que son cortos; además, por control gravitatorio se canalizan en valles y por tanto
son confinados.
Los flujos de lava emitidos en el Holoceno reciente se conocen en la cadena
volcánica de los Coconucos (Cauca) y en el complejo Ruiz-Tolima. Los últimos flu-
jos del volcán Santa Isabel fueron emitidos hace 5.800 años (Khury, 1988) y
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

represaron el valle glaciar donde se formó la laguna del Otún. Otros flujos y en
otros volcanes pudieron haber ocurrido en tiempos más recientes. Históricamen-
te, flujos de lava se conocen en el volcán Galeras (Murcia, 1987) y existe la posibi-
lidad de que otros ocurran.

Loslahares
Como se mencionó, un lahar es un flujo de lodo y rocas con alto contenido
de agua. El agua puede proceder de la fusión de glaciares, del vaciamiento de la-
gunas, el agua subterránea en el volcán que la vaporiza o por lluvias fuertes que
pueden acompañar la explosión.
Los estrato-volcanes son generadores efectivos de lahares por sus erupciones
explosivas, vaporosas y por la pendiente fuerte (Coch, 1995). Al respecto, los vol-
canes activos de Colombia son de este tipo. Cuando los volcanes están cubiertos
por glaciares, la explosión o efusión puede fundirlos y generar lahares que afectan
no sólo los cañones de los ríos sino también los conos de los piedemontes en los
cuales generalmente se desbordan (Ej. Armero, Chinchiná).
A lo largo de los cañones que descienden de los volcanes de las cordilleras
Central y Centro-Occidental es común encontrar depósitos detríticos correspon-
dientes a flujos laháricos y también como parte de los conos en los piedemontes.
Ya en el tiempo histórico se reportan lahares procedentes del volcán del Ruiz en
1595, 1831, 1833, 1845 Yel de 1985 (Flórez & La Rotta, 1986) y otros proceden-
tes del volcán Tolima, no muy bien documentados. En cuanto al Ruiz, el más r~­
ciente fue el causante de la tragedia de Armero-Chinchiná, en noviembre de
1985. Estos lahares fueron debidos a la fusión parcial del casquete glaciar (un 10%
aprox.) por explosiones repetidas y que fluyó a lo largo de los ríos Gualí-Azufrado
(Magdalena) y río Claro-Chinchiná (Cauca) (Fig. 5-14).
En el presente, las amenazas más evidentes de producción de lahares se rela-
cionan con:
Á Explosiones o efusiones en los volcanes Ruiz, Tolima, Santa Isabel y Huila,
que pueden fundir parte del hielo existente y generar flujos catastróficos
(Fig.5-15).
Á Explosiones en los volcanes que incluyen lagunas en su cráter central o la-
teral, como el volcán del Buey con la laguna del mismo nombre en su crá-
ter o los volcanes Azufral y Cumbal.
Sin embargo, no se puede descartar la producción de lahares por explosio-
nes freato-magmáticas en otros volcanes o explosiones coincidentes con fuertes
lluvias.

82
-~---
~~
¡:!'
S. Rosa de Cabal.

~z
¡ji
~
Q
Magnitud de {Catastrófica
~
-~
la avalancha Débil (diluida) "/
Estructuras volcanicas ...
~
Centros urbanos o
o
Ri os y quebradas
~
o
Curvas de nivel
~
-<
~
co
w Figura 5-14 Lahares del Ruiz en noviembre de 1985 (tomado de Flórez, 1986). ~
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Los flujos piroclásticos


En las fases explosivas de los volcanes se pueden generar flujos piroclásticos
compuestos de clastos semifundidos y gases calientes, entre los que se encuentran
las nubes ardientes y los flujos pumíticos. Se relacionan con explosiones violentas
y los flujos son de alta velocidad (Ej. 150 km/h).
Varios registros existen en depósitos de este tipo relacionados con explosio-
nes de los volcanes Azufral, Machín y Cerro Bravo. Las comunidades indígenas

Rietgo por lIujos de lava

Rietgo por lIujo de lodo 10 km

Figura 5-15 Mapa preliminar de riesgo volcánico del volcán nevado del Huila
(tomado de Cepeda et al., 1986).

84
pudieron conocerlos en el altiplano de Túquerres (volcán Azufra!) y quizás en el
valle del río Bermellón-Combeima procedentes del Machín (Tolima).
En cuanto a los volcanes Machín y Azufral, la amenaza por flujos piroclásticos
es alta porque son volcanes activos y sellados por domos centrales, lo que produ-
ce generalmente explosiones laterales a alta presión.

Eyección aérea de piroclastos

La mayor parte de los piroclastos de proyección aérea están compuestos por


partículas finas como gravillas, arenas y cenizas, y las erupciones que las producen
son peligrosas, dado que perjudican la vegetación, la fauna y pueden ser tóxicas e
incluso afectar las aeronaves.
Este tipo de actividad con emisión de piroclastos parece ser la más frecuente
en Colombia en todos los tiempos de la actividad volcánica. Las grandes cobertu-
ras de ceniza, especialmente en las cordilleras Central y Occidental, valle del río
Cauca y los depósitos tobáceos en las depresiones interandinas atestiguan este fe-
nómeno (Figs. 5-12 y 5-13).
Dependiendo de la cantidad de piroclastos, se puede presentar el enterra-
miento de suelos y vegetación e incluso incendios forestales. En el caso del volcán
Doña Juana se reportan cerca de 60 muertos por lluvia de piedras incandescentes
(bombas) en la explosión del13 de noviembre de 1899 (Narváez, 1998). Históri-
camente se reportan muchas más explosiones con emisión de piroclastos en los
volcanes Ruiz, Tolima, Galeras, Puracé, Cumbal y otros.

EL VOLCANISMO COMO RECURSO

La actividad volcánica se mira generalmente como una amenaza frente a las


actividades humanas y su infraestructura. Esta percepción, aunque verdadera en
la práctica, oculta los efectos positivos del volcanismo.
Varios son los productos y las formas de actividad que representan potenciali-
dades ambientales para los grupos sociales.
Los volcanes activos en Colombia se pueden considerar como abundantes;
su actividad implica una energía (geotérmica) ubicada a poca profundidad (cáma-
ras magmáticas) que, por ahora, constituyen un recurso potencial pues no se utili-
za como en otras áreas volcánicas (Italia, Islandia, Hawai, ... ).
La actividad volcánica se manifiesta también por la presencia de fuentes de
aguas termales, las cuales significan un potencial turístico y medicinal. Pocas

~
85
-~,~~~~~~~~~~
COLOMBIA:
__
,_~_~~~ __EVOLUCIÓN __
~ ~
DE SUS RELIEVES
_._.o,_~~"_. ___Y MODELADOS
~ __,.___ __,"__
_."._"_~_._.~_~ ~_ ,~ ~ ~_.,_o_ ~ _. _~_~ __ ,,~ ~ ~" ,_~ __ .. _~~_

instalaciones son conocidas en el país además de las existentes en Santa Rosa de


Cabal (Caldas) yen el Parque Nacional Natural Puracé (Cauca).
Gran parte de los suelos de la cordillera Central y de la Occidental (especial-
mente en su flanco oriental) han evolucionado a partir de la ceniza volcánica, lo
que les confiere un alto potencial en nutrientes. Parte del potencial cafetero de la
cordillera Central se explica por la presencia de andisoles (suelos desarrollados a
partir de cenizas volcánicas). En la cordillera Oriental, la ceniza ha tenido una me-
nor incidencia en los suelos (véase Fig. 5-12a, b, c); sin embargo ha hecho parte
de su evolución. Además de los nutrientes, las cenizas, en los suelos, facilitan una
buena retención de agua.
Otros usos de los materiales volcánicos se relacionan con la construcción y
hasta en la estatuaria de la extinta cultura de San Agustín (Huila). Sin embargo, no
es muy conocido el uso de la piedra pómez para la construcción de muros de vi-
viendas, material que tiene propiedades térmicas y de aislante sonoro.
En fuentes volcánicas, la explotación industrial de azufre ha funcionado en las
minas del volcán Puracé, en la actualidad infortunadamente cerrada. Una explo-
tación artesanal se encuentra en el volcán Cumbal, azufre que se vende a fábricas
de derivados sulfurosos en Cali.
Como parte de la oferta ambiental de los volcanes, vale la pena valorar la be-
lleza paisajística, ya que los volcanes y sus manifestaciones constituyen un pode-
roso atractivo turístico. En Colombia, el turismo de montaña en general y el
dirigido hacia áreas volcánicas en particular son muy incipientes, hecho relacio-
nado quizás con unas formas de percepción de peligro, frío y también por la falta
de infraestructura adecuada.
De lo anterior se deduce un alto potencial ambiental relacionado con el vol-
canismo que en un futuro podría representar otras fuentes energéticas como tam-
bién generar otras actividades socioeconómicas.

Los VOLCANES DE COLOMBIA


El inventario que aquí se presenta está organizado por grupos de volcanes, y
se clasifican según algunas características como forma y actividad. Al respecto, se
consideran como volcanes activos los que han tenido alguna forma de actividad
en el Holoceno. También se incluyen como volcanes las estructuras que ya han
sido erosionadas pero en las que se reconocen elementos residuales como los
cuellos o lavas disectadas.
La información básica se tomó en parte de la bibliografía y con base en traba-
jos del propio autor. Al respecto, el autor hizo reconocimiento de campo o por lo

86
EL VOLCANISMO : RELIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS

menos fotointerpretación en la mayoría de los casos, con excepción de los volca-


nes que aparecen en cuadro 5-1, además del volcán San Diego, en el cuadro 5-2
y los volcanes reportados en el cuadro 5-6, casos en los que se asumen los datos a
partir de la bibliografía citada.
Como inventario organizado, la fuente bibliográfica básica tomada fue Ceba-
lIos et al. (1994) y otros como Ramírez (1968, 1975), Kroonenberg et al. (1981),
Murcia (1987), Cepeda et al. (1987), Monsalve & Pulgarín (1999), además de tra-
bajos del autor (Flórez, 1983, 1986, 1997).

Grupo de la depresión del río Cauca


De norte a sur, el primer grupo de volcanes a que se hace referencia aparece
en la depresión del río Cauca, entre los departamentos de Antioquia y Caldas. Se-
gún Restrepo et al. (1981), allí se presentó un evento magmático Mio-Plioceno re-
presentado por piroclastos, flujos de lava e intrusión de plutones. Por la acción de
los procesos erosivos posteriores, hoy sólo se identifican varias estructuras resi-
duales, algunas de las cuales pueden ser cuellos volcánicos.
De éstos, Ramírez (1975) cita los que aparecen en el siguiente cuadro. No
hay precisión al respecto, por lo que algunos de tales cerros pueden ser cuellos
volcánicos y otros serían stocks denudados y puede haber otros más. Con respec-
to al Cerro Bravo, Ramírez (1975) se refiere al cerro residual ubicado en Filadelfia
(Caldas) junto al río Cauca y no al volcán Cerro Bravo en Herveo (Tolima) en el eje
de la cordillera Central.

Cuadro 5.1
Volcanes del grupo 1: La depresión del Cauca

Altitud
No. Nombre Coordenadas Observacion..
(m)
01 Cerro Tusa 1.600 75°45' - 5°56' Cuello (residual)
02 Farallones de 1.950 75°42' - 5°36' Grupo de cuellos
Val paraíso (residuales)
03 Alto Mellizo 2.600 75°46' - 5°37' Cuello (residual)
04 Cerro Bravo 1.225 75°40' - 5°16' Cuello (residual)

87
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 5-2
Volcanes del grupo 2: Complejo Ruiz-Tolima

05 San Diego 1.150 75°00' - 5°45' Cráter con piroclastos


06 Guadalupe-La Paila 2.200 75°08' - 5°17' E-V, disección leve
07 Romeral 3.750 75°22' - 5°14' E-V, erodado
08 El Retiro 3.870 75°21 ' - 5°12' E-V, cuello
09 La Ermita 3.780 75°20' - 5°12' E-V, cuello
10 El Contento 3.650 75°1 7' - 5°11' E-V, cuello
11 Santa Cecilia 3.680 75°20' - 5°10' E-V, cuello
12 La Cumbre 3.600 75°20' - 5°08' Domo
13 La Plazuela 3.710 75°23' - 5°07' E-V, cuello
14 Cerro Bravo 4.050 75°18' - 5°05' E-V, activo, cráter doble
15 El Colmillo 3.775 75°23 ' - 5°04' Cuello
16 Alto El Siervo 3.800 75°18' - 5°02' Cono y flujo de lava
17 Peñas Blancas 3.820 75°21' - 5°03' Cuello
18 El Gualí 2.600 75°15' - 5°00' Cono y flujo de lava
19 Alto El Plato 3.800 75°18' - 5°00' Domo
20 Alto La Laguna 3.900 75°20' - 5°00' Domo-colada
21 Alto Santana 3.950 75°21' - 5°00' Domo-colada
22 Alto La Pirámide 3.500 75°17' - 5°01' Domo
23 La Tribuna 4.080 75°21' - 4°53' E-V, cuello
24 Cerro Tesorito 2.300 75°27' - 5°02' Cono y flujo de lava
25 La Olleta 4.800 75°21' - 4°54' Domo de explosión
26 El Ruiz 5.230 75°22' - 4°53' E-V, activo con glaciar
28 El Cisne 4.750 75°23' - 4°49' E-V, erodado
29 Santa Rosa 4.800 75°29' - 4°49' E-V con agujas, erodado
30 Santa Isabel 5.100 75°22' - 4°48' E-V, activo con glaciar
31 El Bosque 3.650 75°27' - 4°45' Cráter de explosión
32 El Quindío 4.800 75°25' - 4°40' E-V, erodado
33 Cerro España 4.550 75°23' - 4°45' E-V, activo
34 El Machín 2.650 75°22' - 4°29' E-V, activo, con domo
35 Tolima 5.215 75°22' - 4°39' E-V, activo con glaciar

88
EL VOLCANISMO: RELIEVES, MODELADOS Y AlvlENAZAS

J:;"y- El Ruiz
~ (5230)

10km

Figura 5-16 Eje volcánico al norte del Ruiz, cordillera Central (tomado de Flórez, 1986).

89
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Grupo del complejo Ruiz-Tolima


Bajo este nombre algunos autores han designado los volcanes de la parte cen-
tral de la cordillera Central en los departamentos de Caldas, Tolima, Quindío y Ri-
saralda, y se conocen principalmente los ubicados en el eje de la cordillera (Ruiz,
Cisne, Santa Isabel, Quindío, Tolima, Guadalupe y El Contento); sin embargo
existen otras estructuras identificadas principalmente por Flórez (1986) (Fig.
5-16), algunas ubicadas en las laderas de la cordillera.
En este complejo abundan los volcanes con formas diferentes desde agujas,
cráteres, domos, domos-colada, cuellos, y casi todos afectados por erosión gla-
ciar. De este grupo se identifican como activos los volcanes, Cerro Bravo (Herveo),
Ruiz, Santa Isabel, Tolima y El Machín.
Ramírez (1968) y Van Houten (1976) citan un volcán llamado Páramo de
Herveo a una altura de 5.590 m. Dicho volcán no existe y tampoco existen esas
alturas que implicarían la presencia de un glaciar. Se trata de una confusión litera-
ria que hace relación al mismo volcán del Ruiz.

El volcán nevado del Huila


Al sur del volcán nevado del Tolima, el eje de la cordillera no es volcánico y
está compuesto por rocas metamórficas. La composición volcánica reaparece en
el volcán nevado del Huila, que aunque es la estructura más alta en el sector, no se
ubica exactamente en el eje de la cordillera sino que está sobre el flanco oriental
(Fig. 5-15). No forma un grupo.

Cuadro 5-3
El volcán nevado del Huila

Altitud
No. Nombre Coordenad•• ObMrvaclon..
m
36 Huila 5.655 76°02' - 2°56' E-V, activo con glaciar

Grupo Silvia-Gabriel López (Cauca)


Al sur del volcán nevado del Huila se interrumpe nuevamente el carácter vol-
cánico del eje de la cordillera para aparecer nuevamente en el sector Sil-
via-Gabriel López (Cauca) con varias estructuras volcánicas (Fig. 5-17).

90
EL VOLCANISMO : RELIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS

''IJ'
~

V'LA;RQ~
ES
, RALLO
;> UIOSCO

-..J
V,PUSMA

.
TOTORÓ
• GABRIEL LÓPEZ

<i '"
(] ..) '" Cráter degradado y domo

~ Curva de nivel
10km ~ Rlos

Figura 5-17 Volcanes inactivos del grupo Silvia-Totoró.

91
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 5-4
Volcanes del grupo 4: Silvia-Gabriel López (Cauca)

Altitud
No. Nombre (m~
Coordenada. Observaciones

37 Cerros Peñas Blancas 3.650 76°16'- 2°41' E-V, degradado


38 La Campana 3.670 76°16' - 2°37' E-V, degradado
39 La Marquesa 3.650 76°16' - 2°34' Cráter con domo
40 Farallones El Quiosco 3.750 76°13' - 2°34' E-V, degradado
41 Cerro Pusna 3.570 76°17' - 2°32' Cráter con domo
42 Cerro Chiauillo 3.650 _Bt22' - 2°24' E-V, degradado

Los seis volcanes del grupo son estrato-volcanes (E-V); se presentan bastante
degradados por erosión glaciar y dentro de algunos cráteres emergen domos.
Estos volcanes se consideran inactivos.

Grupo del Macizo Colombiano

Es el grupo con mayor número de volcanes activos. Los primeros, de norte a


sur, conforman la cadena volcánica de los Coconucos, para los cuales se toman
los nombres ya conocidos y otros propuestos por Monsalve & Pulgarín (1999) .
Los nombres de los demás volcanes del área ya se conocen, en general, en la
bibliografía.
Uno de los criterios básicos para la diferenciación de volcanes es que la es-
tructura sea identificable en sí misma y separada (estructuralmente) de otras. En
cuanto al Macizo Colombiano, aparece un subgrupo que es la serranía de los
Coconucos en la que los volcanes son estructuras muy juntas pero diferenciables
unas de otras. Éstas fueron referenciadas con letras por Flórez (1983), y poste-
riormente Monsalve & Pulgarín (1999) les adjudicaron nombres que se adoptan
aquí.
En los extremos de la serranía están los estrato-volcanes activos Puracé y Pan
de Azúcar (nombres conocidos en la bibliografía) y entre ellos aparecen los volca-
nes Curiquinga, pico Paletará, Amancay, Quintín, Shaka, Machángara y Pukara.
No se tomaron en cuenta el Picollo, pues semeja una coalescencia de piroclastos
entre el Puracé y el pico Paletará, el Calambás que es un cráter doble del pico Pa-
letará, el Killa que es una aguja adventicia del Machángara, y el Piki que es una
fuente de lavas secundaria del Amancay.

92
EL VOLCANI SMO: RELIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS

Al pie occidental de la serranía, en el altiplano de Paletará, aparecen dos vol-


canes más que son Hacienda Paletará y El Canelo (Flórez, 1983), yen el extremo
oriental El Buey, con cráter ocupado por la laguna del Buey.
Según Torres et al. (1999), la serranía de los Coconucos es una cadena volcá-
nica emergente dentro de una gran caldera que proponen llamar Paletará.

Cuadro s-s
Volcanes del grupo 5: El Macizo Colombiano.

AltItud
No. Nombre Coorde•••• OWervactona
43 Puracé 4.648 76°26' - 2°18' E-V, con cráter activo
44 Curiquinga 4.580 76°23' - 2°17' E-V, con cráter activo
45 Pico Paletará 4.520 76°23' - 2°18' E-V, activo con cráter doble
46 Amancay 4.000 76°22' - 2°18' E-V, activo con flujos de lava
47 Quintín 4.600 76°23' - 2°18' E-V, con cráter activo
48 Shaka 3.980 76°22' - 2°17' E-V, activo con flujos de lava
49 Machángara 4.430 76°22' - 2°17' E-V, con cráter activo
50 Pukara 4.450 76°21' - 2°17' E-V, activo-agujas
51 Pan de Azúcar 4.450 76°22' - 2°16' E-V, con cráter activo
52 Hacienda Paletará 3.000 76°29' - 2°14' Cráter con sedimentación
lacustre
53 El Buey (Laguna) 3.200 76°27' - 2°1'1' Cráter con laguna
54 El Canelo 3.025 76°29' - 2°12' Cráter degradado
55 Paletará 3.000 a 75°19'-75°28' Caldera con volcanes
4.648 2°10' - 2°21' resurgentes
56 Cerro Azafatudo 3.400 76°35' - 2°10' Domo-colada
57 Cerro El Español 3.350 76°27' - 2°08' E-V, degradado
58 Mojuás 3.450 76°30' - 2°07' Cráter con flujo piro-elástico
59 Sotará 4.580 76°35' - 2°07' E-V, activo. Cráter con domo
60 Cerro Gordo 76°34' - 2°06' Domo con flujo piro-elástico
61 Mazamorras 3.200 76°28' - 2°06' E-V, degradado
62 San Alfredo 3.300 76°35' _ 2°02' Cráter con domo
63 Ovejas 76°3 5' - 2°01'
64 Sucubún 3.550 76°36' - 1°55' E-V, degradado
65 Cutanga o Letreros 3.3 50 76°37' -1 °51' E-V, degradado
66 Chontillal 3.520 76°38' - 1°48 E-V, degradado
67 Pa allacta 3.000 76°43' - 1°45' Domo-colada

93
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Grupo La Plata-San Agustín


Al oriente del Macizo Colombiano, en la ladera media de la cordillera se ubica
un grupo de pequeños volcanes en el sector suroccidental del Huila, en los munici-
pios de La Argentina, La Plata, San Agustín y San José de Isnos. Estas estructuras son
principalmente domos de tendencia basáltica (Kroonenberg et al., 1981, véase Fig.
5-4). Según los autores citados, los volcanes podrían ser unos 15, de los cuales Ce-
ballos et al. (1994) citan los que aparecen en cuadro 5-6.

Cuadro 5-6
Volcanes del grupo 6: La Plata-San Agustín

AltItud
Coordenad.. ObMrvadones
(m)
68 Merenberg 2.500 76°08' - 2°14' Volcán pequeño
erosionado
69 El Pensil 1.800-2 .000 Cono andesítico
70 San Roque
71 El Morro 1.800 Cono basáltico
72 Alto de los Ido los
73 Subgrupo San Agustín 1.250-2.000 Varias Subgrupo de 4 conos
de escorias
74 Subgrupo San José 1.250-2.000 Varias Subgrupo de 9 conos
de Isnos de escorias entre ellos
el Alto de Los ídolos

Grupo del Nudo de Los Pastos


Al sur del Macizo Colombiano, luego de una interrupción de la presencia de
volcanes en el eje de la cordillera, aparece un conjunto de estructuras volcánicas,
algunas de ellas activas como Las Ánimas y Doña Juana. Los demás presentan for-
mas de degradación por erosión glaciar.
En la bibliografía se reporta el volcán Tajumbina; sin embargo, la fotointerpre-
tación de este cerro no revela una estructura volcánica discernible, por lo que no
se considera como volcán en este inventario.

94
EL VOLCANISMO: RElIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS

Cuadro 5-7
Volcanes del grupo 7: El Nudo de Los Pastos

Coo~
75 Cerro Papurco 3.150 76°46' - 1°45' Complejo de domo-
colada y un cuello
76 Petacas 4.050 76°52' - 1 °38' E-V, degradado
77 Las Ánimas 4.242 76°52' - 1 °35' E-V, cráter activo
78 Doña Juana 4.250 76°56' - 1 °30' E-V, cráter activo

Grupo de la cordillera Centro-Occidental


Al sur de la depresión del Patía que corta la cordillera Occidental en dirección
este-oeste, la cordillera está construida por estructuras volcánicas principalmente
a semejanza de la cordillera Central y considerada como una extensión de ésta,
razón por la cual se le conoce como cordillera Centro-Occidental.
El volcanismo activo es manifiesto en los volcanes Chiles, Cumbal, Mundo
Nuevo y Azufral. Con respecto al volcán Mundo Nuevo, éste se encuentra adosa-
do al Cumbal, pero se identifica como estructura separada como lo sugieren Ace-
vedo et al. (1989).

Cuadro 5-8

..
Volcanes del grupo 8: Cordillera Centro-Occidental

.... Nombre ~ Ob••rvaclonelJ

79 Gualcalá 4.000 77°48' - 1 °08' E-V con cráter erosionado


80 Azufral 4.070 77°44' - 1 °05' E-V activo con domo
81 Calimba 3.800 77°47' - 0°58' Domo en estructura
degradada
82 Cumbal 77°54' - 0°57' E-V, activo, cráter y solfa-
taras laterales
83 Mundo Nuevo 77°54 - 0°56' E-V, activo, cráter y solfa-
taras laterales
84 Los Colorados 2.950 77°53' - 0°53' E-V, degradado
85 Cerro Negro de 4.470 76°56' - 0°48' E-V, degradado
Mayasquer
86 Chiles 4.748 77°54' - 0°48' E-V activo

95
COLO MBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Grupo Galeras, Morasurco


Hacia el sur de la cordillera Central y junto a la ciudad de Pasto se ubican dos
estrato-volcanes: el Galeras (volcán activo) y el Morasurco, degradado por erosión
glaciar.
El volcán Galeras es uno de los más reconocidos por su actividad histórica y ac-
tual, con cráter, algunos domos emergentes en su centro y emisión de fumarolas.

Cuadro 5-9
Volcanes del grupo 9: Galeras-Morasurco

AltItud
No. Nombre Coordenadas
m
87 Morasurco 3.425 77°14' - 1 °16' E-V, erosionado
88 Galeras 4 .276 77°22' - 1 °13' E-V, activo, cráter con do-
mas)'. fumarolas

Grupo Guamués-Sibundoy
Entre las depresiones ocupadas por el lago Guamués y el altiplano de Sibun-
doy se ubica un área volcánica con estructuras complejas que incluyen cráteres,
domos, domos-colada en buen estado de conservación (al parecer holocenos) y
otros degradados por erosión glaciar como el Cerro Alcalde y el Cerro Patascoy. En
la figura 5-18 y en el siguiente cuadro se muestran los volcanes de este grupo y el
listado correspondiente.

Cuadro 5-10
Volcanes del grupo 10: Guamués-Sibundoy

AltItud
No. NOmbre CoercIenadas Observadones
m}
89 Campanero 3.275 77°07' - 1 °08' Cono
90 Bijinchoy 3.120 77°06' - 1 °07' Cráter y domo-colada
91 Mujundinoy 3.270 77°06' - 1 °06' Cráter y domo-colada
92 Sibundoy E-V, con cráter y varios
flujos de lava
93 Guayapungo 3.020 77°08' - 1 °04' Cono y colada de lava
94 El Estero 77°04' - 1 °04' Cono y colada de lava
95 Cerro Patascoy 77°02' - 1 °02' E-V, degradado
96 Cerro Alcalde 77°12' - 0°57' E-V. degradado

96
EL VOLCANISMO: RELIEVES, MODELADOS Y AMENAZAS

Cráter

o Cráter con domo

-</
_ - _ Flujo de lava (Holoceno)
5 ....

Figura 5-18 Volcanes del grupo Guamués-Sibundoy.

Al norte del lago Guamués varios autores citan el volcán Bordoncillo. La inter-
pretación de fotografías aéreas no permitió definir alguna estructura volcánica,
por lo que no se toma en cuenta en este inventario.
Del inventario anterior sólo se presentan gráficamente las áreas volcánicas
más desconocidas en la bibliografía como son el eje volcánico de la cordillera

97
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Central al norte del volcán del Ruiz (Fig. 5-16), los volcanes inactivos del grupo Sil-
via-Totoró (Cauca) (Fig. 5-17) Y los del grupo Guamués-Sibundoy.
Del presente inventario algunas estructuras volcánicas pueden faltar por des-
conocimiento, ya que áreas como Nariño, Putumayo y sur del Huila son relativa-
mente desconocidas en este aspecto.

98
Capítulo seis

Los RELIEVES DE FALLAMIENTO,


PLEGAMIENTO Y TABULARES

El levantamiento (orogenia) del relieve andino se debió a un proceso compre-


sivo, el que además implicó un estrechamiento (acortamiento) en sentido este-
oeste con formación de pliegues y de fallas o reactivación de las ya existentes.
Tanto el plegamiento como el fallamiento originaron relieves particulares con
consecuencias morfodinámicas específicas. Igualmente, las formaciones sedi-
mentarias depositadas luego del plegamiento conservaron, en general, la estruc-
tura tabular, y con el levantamiento en el Plioceno y la disección posterior,
adquirieron también modelados específicos.

PLIEGUES, FORMAS V DINÁMICA

Por la compresión que ejercen las placas Suramericana hacia el occidente y la


Pacífica hacia oriente (Fig. 2-1), las estructuras resultantes tienen una orientación
normal norte-sur o SSW-NNE; así se orientan las cordilleras mismas, las depresio-
nes interandinas (Fig. 3-3) Y también el plegamiento.
La principal fase de plegamiento y fallamiento ocurrió en el Mioceno medio a
superior (Fabre, 1983; Van der Hammen, 1958) y afectó, en general, todo el espa-
cio colombiano. Con la orogenia del Plioceno, las estructuras antes formadas se
levantaron.
El plegamiento afectó tanto a los macizos continentales y terrenos oceánicos
como a las coberturas sedimentarias; sin embargo, es en estas últimas donde el
plegamiento se aprecia mejor por su plasticidad y organización en capas (Fig.
6-1 ).
El plegamiento generó una serie de anticlinales y sinclinales en muchos casos
fallados hoy ubicados especialmente en la cordillera Oriental (entre el macizo de

99
._--~
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Relieve invertido
- - - - j.~I
. ...

Figura 6-1 Evolución del relieve de plegamiento (tomado de Derruau, 1965).

Codo de
Antecerro
captura

Figura 6-2 Relieve monoclinal y relación con la red de drenaje (tomado de Derruau, 1965).

Garzón y la serranía de los Motilones), en las depresiones interandinas (Magdale-


na-Cesar, Cauca-Patía y Atrato-San Juan) y en el extremo noroccidental de Co-
lombia, en los terrenos Sinú-San Jacinto.
Una vez que los relieves emergieron, los procesos de la dinámica externa em-
pezaron a modelarlos llegando a formas como las que se muestran en las figuras
6-1 y 6-2. Cuando el plegamiento es suave y con una dirección dominante, se

100
----~.
Los RELIEVES DE FALLAMIENTO, PLEGAMIENTO y TABULARES

tiene una estructura monoclin'al (Fig. 6-2), como las que se encuentran en las de-
presiones interandinas y en los terrenos Sinú-San Jacinto.
La red de drenaje se adapta, a veces, a los sinclinales (corriente ortoclinal), o
corre por los flancos del sinclinal (corriente cataclinal) o corta la estructura para
drenar contra el buzamiento (corriente anaclinal). Estas adaptaciones o inadapta-
ciones son ampliamente representativas en las secuencias sedimentarias del Cre-
táceo y Terciario inferior en Colombia, y tienen algunas consecuencias frente a la
dinámica externa.
La adaptación de una corriente de agua a un sinclinal (Fig. 6-3) permite la
acumulación de sedimentos en el fondo del sinclinal (sinclinal atenuado), la topo-
grafía será más suave y el uso del suelo será más fácil en oposición al frente.
Por el contrario, como se muestra en la figura 6-4, los ejes anticlinales se pue-
den erodar y desarrollar combas. Los flancos internos de las combas son frentes
rocosos de los que se desprenden materiales para formar al pie un cono de derru-
bios. Estos conos de derrubios, por su alta pedregosidad, inhiben el uso del suelo,
por lo que allí dominan bosques o matorrales, además favorecidos por las resur-
gencias de agua al pie de los frentes o cornisas.
De otra parte, las corrientes de agua formadas en el frente (Fig. 6-5) (corrien-
tes anaclinales) son cortas y torrenciales, y en el pie se depositan conos aluvio-

5
~4
-"---_/--~
_______ / 1. Divisoria de aguas
____ -------- ~ 2. Frente
~~ 3. Revés
~~_____________..--------- 4. Conos de derrubios
5. Depósitos aluviales y coluviales

Figura 6-3 Divisorias y valles en estructura sinclinal.

101
~---~----
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

~.----

.'--
.---.- .___\ - 7 I 6
-".- \ -_.-- +-- -.-.,
\ /
.----.
--_.. --- ""- /
----/--
./ ~~'---
.~,~,

..,~_.,. "-~-.- ----- ..


----_.,- ,."'--- -'--.
~-""~ 1. Divisoria de aguas
-"",- 2. Frente
//
3. Revés
4. Conos de derrubios
5. Depósitos aluviales y coluviales
6. Secuencia de rocas blandas
7. CaMn real o potencial. Si es real,
no existe 4 y 5, o son residuales.

Figura 6-4 Divisorias y valles en estructura anticlinal


(tomado de Flórez, 1996).

torrenciales. De aquí que en los frentes rocosos las amenazas por torrencialidad o
por desprendimientos y derrumbes sean mayores.
Sobre los reveses o flancos sinclinales la pendiente es más suave y las forma-
ciones superficiales (incluidos los suelos) son más espesas y la disección por las
corrientes, más superficial. En estas condiciones, se desarrollan más espacios
productivos. En cuanto a las amenazas, éstas son mínimas y se relacionan con al-
gunos lentes de solifluxión que pueden dar paso a deslizamientos rotacionales (a
veces planares), especialmente cuando se cortan para construir vías. De todos
modos, la velocidad de estos movimientos en masa es lenta (algunos cm/año).
En general, las rocas que conforman la parte superior de los frentes son de
mayor resistencia (areniscas, cuarcitas, calizas), razón por la que arman el relieve.
En las partes bajas del frente son frecuentes las rocas blandas y plásticas (Iimolitas,
arcillolitas) intercaladas con capas duras; por esto el relieve parece una enorme
gradería inclinada hacia atrás (Ej.: Cáqueza y Albán, en Cundinamarca). En estas
partes bajas de los frentes, además de la torrencialidad, los procesos de disección
y movimientos en masa rápidos son frecuentes.

102
-,-~-~~---,---~-
Los RELIEVES DE FALLAMIENTO, PLEGAMIENTO Y TABULARES

Figura 6-5 Corrientes anaclinales en un frente.

Una mirada rápida a la organización de espacios geomorfológicos en las áreas


plegadas de Cundinamarca, Boyacá y Santanderes (exceptuando el altiplano y el
macizo de Santander) se generaliza en el cuadro siguiente.

Cuadro 6-1
Características del relieve monoclinal: frente· y revés

Pendiente Fuerte y corta Suave y larga


Formación superficial Dominan los afloramientos Espesas y profundas con ma-
rocosos y conos de derrubios teriales coluvio-aluviales
Procesos Desplomes y derrumbes Solifluxión y deslizamientos
lentos
Cobertura Matorrales ralos Pastos y cultivos o bosques
Amenaza Media a fuerte Baja a nula

Desde luego, frente a los esquemas señalados, se presentan variaciones me-


nores en los procesos, debido a las diferencias climatológicas, litológicas y de uso
del espacio.

103
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

/
'\. E~carpe de
Cordillera
/ ~troceso
/
/
/
/
/
/
.:

/ ¿~
""'~." ..
/.~/
/~

Figura 6-6 Falla de cabalgamiento y evolución del escarpe.

FALLAMIENTO: FORMAS Y PROCESOS MORFOGÉNICOS

Se describen aquí algunas de las formas del relieve de fallamiento y los proce-
sos externos que en ellas funcionan, pero no se discuten los procesos tectónicos
mismos.
En el capítulo sobre el desarrollo morfoestructural ya se planteó la existencia
de las discontinuidades tectónicas mayores, a lo largo de las cuales se acrecieron
los terrenos o los lineamientos que separan las depresiones laterales e interandi-
nas de los bloques levantados.
Estas fallas fundamentales son fallas de cabalgamiento o inversas, a lo largo de
las cuales los bloques montañosos se levantaron más que las depresiones. Los es-
carpes resultantes caracterizan las estribaciones cordilleranas o montaña baja, y
desde su formación han sufrido procesos de desgaste por disección y movimien-
tos en masa que los han hecho retroceder (Fig. 6-6); por tanto, no son originales.
Estos escarpes evolucionan principalmente por procesos gravitatorios o caída
de materiales rocosos que se acumulan en parte al pie del escarpe como conos de
derrubios y material coluvio-aluvial (Fig. 6-6). Se puede afirmar que estos depósi-
tos existen a lo largo de todas las estribaciones de las cordilleras y de las serranías
(véanse piedemontes).
Las depresiones interandinas están limitadas a cada lado por fallas inversas, y
en la depresión se aloja un río principal sea el Magdalena, Patía, Atrato, ... ; de he-
cho, estas llanuras aluviales están controladas estructuralmente.

104
----~
RELIEVES DE PLEGAMIENTO Y TABULARES

Figura 6-7 Esquema del modelado en facetas.


Borde oriental de la cordillera Central.

Facetas

/ /
// f
JI /

/
l/Falla
/

Figura 6-8 Esquema del modelado en facetas triangulares.


Falla del río San Francisco, sierra nevada de Santa Marta.

Además de los anteriores, existen varios sistemas de fallas con direcciones


diferentes y con efectos varios en la morfología. En general, las fallas normales e
inversas generan discontinuidades topográficas o escarpes de falla en los que
operan procesos como desplomes, derrumbes y pueden ser disectados perpen-
dicularmente por los drenajes.

lOS
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Un caso común en el relieve andino es la disección de los escarpes, que da lu-


gar a un modelado en facetas más o menos trapezoidales (Ej.: estribaciones de la
cordillera Central, Fig. 6-7) o triangulares (Ej.: falla del río San Francisco en la sie-
rra nevada de Santa Marta, Fig. 6-8). Estos modelados resultan de la disección
perpendicular por los ríos que descienden de las cordilleras y buscan confluir al
drenaje principal ubicado en la depresión.
Otros sistemas de fallas en las montañas y aun en las llanuras orientales ejer-
cen un control estructural, aunque parcial, de la red de drenaje (Fig. 6-8). Al res-
pecto, los ejemplos abundan; el río Chicamocha y varios de sus afluentes están
parcialmente controlados por líneas de falla; igualmente los ríos Saldaña, Com-
beima, Guáitara, Guarinó, Zulia, ... y muchos más. En general, los ríos que desa-
rrollan cañones como los antes citados u otros como el Patía, río Negro-Guayuriba
y tantos otros siguen -aunque sea en partes de su recorrido-líneas de falla. No so-
lamente los ríos, sino también quebradas y arroyos aparecen con frecuencia con-
trolados estructuralmente.
La adaptación de la red de drenaje a líneas de falla no es más que un hecho
de selección natural. Los movimientos que ocurren a lo largo de las fallas fracturan
los materiales y los debilitan, y topográficamente originan depresiones. Estas con-
diciones son buscadas por las corrientes de agua que por efecto de la gravedad se
alojan en las partes más bajas, y allí donde el sustrato es más débil para el arran-
que, transporte y elaboración del cauce (valle) con un menor gasto de energía.
Dependiendo del tamaño de las corrientes, se puede llegar a la elaboración (mo-
delado) de verdaderos cañones (véanse Figs. 4-2b, 4-6, 6-8). Desde luego, no
todo modelado de disección profunda se explica por control estructural.
Como antes se planteó, en la región andina el grado de fracturamiento y falla-
miento es muy denso, y algunas corrientes menores de agua se instalan en las lí-
neas de falla de manera divergente a partir de una divisoria de aguas (Fig. 6-9).
Cuando esto sucede, las corrientes de agua causan disección profunda a lo largo
del lineamiento, la cabecera retrocede por movimientos en masa hasta formar
una divisoria aguda (cuchilla), conocida en los departamentos del Tolima y Caldas
con los nombres de "delgaditas" o "quiebras".
Como lo describió Flórez (1993), estas geoformas angostas perpendiculares a
los ejes de disección controlados por una línea de falla se convierten en pasos
obligados para el trazado de carreteras y caminos, y son apetecidos para la instala-
ción de caseríos. Sin embargo, los condicionantes tectónicos y la dinámica exter-
na (movimientos sísmicos, disección, retroceso por movimientos en masa) hacen
de estos pasos (delgaditas) áreas muy inestables con amenazas para la vida de las
personas y su infraestructura (vías y viviendas) (Fig. 6-9).

o~o~o __
106
"~_O~~o~_~,o,_,
Los RELIEVES DE fALLAMIENTO, PLEGAMIENTO y TABULARES

DivilOria de agua. perpendicular Área critica por movimiento. en ma..


a un alineamiento (cabecera. de retrocelO)

Drenaje oon disecdón activa y


controlados por un alineamiento Carretera o camino

Viviendas

Figura 6-9 Inestabilidad en "quiebras o delgaditas" (tomado de Flórez, 1993).

Las delgaditas abundan en Colombia, pero son más representativas en los


macizos; así se las encuentra mucho en Antioquia, Caldas y Tolima donde hay in-
cluso pueblos en ellas (Ej.: Padua y Delgaditas) o en Santander (Ej.: La Corcova,
arriba de Bucaramanga).
Aunque aquí no se discute la sismicidad relacionada con los sistemas de falla-
miento, es evidente que las geoformas resultantes y su dinámica externa definen
ciertas amenazas, aceleradas por sismicidad cuando las fallas son activas y que
condicionan las formas de ocupación del espacio.

RELIEVES TABULARES

El evento compresivo del Mioceno medio plegó y falló el sustrato o reactivó


sistemas de fallamiento preexistentes, especialmente en el sistema montañoso an-
dino al occidente del escudo guayanés. En la figura 3-1 se muestran los espacios

107
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

que continuaron cubiertos por los mares epicontinentales después del plegamien-
to. Los sedimentos posteriores se depositaron en capas discordantes sobre las for-
maciones subyacentes, y su organización tabular sólo se vio luego afectada por el
levantamiento y, en algunos casos, por ligeros basculamientos.
En cuanto al escudo guayanés, su rigidez no permitió el plegamiento de las
formaciones sedimentarias cenozoicas suprayacentes, a excepción de ligeras on-
dulaciones y basculamientos; pero, en general, las formaciones cretáceas y tercia-
rias conservaron su estructura tabular.
Como consecuencia del levantamiento pliocénico, las formaciones sedimen-
tarias del Terciario superior (no plegadas) de las depresiones interandinas y las de
plataforma sobre el escudo guayanés adquirieron altura, y sobre ellas empezaron
a operar los procesos de disección, a tal punto que hoy se les encuentra como mo-
delados con geoformas residuales (cerros, mesas y serranías) pero conservando la
estructura tabular.
Como se verá luego, el relieve inicial es tabular, pero la disección genera un
modelado residual con un control tabular.

Mesas y cerros residuales en las depresiones interandinas


Después del plegamiento ocurrido en el Mioceno, las depresiones interandinas
(Atrato-San Juan, Cauca, Magdalena) continuaron cubiertas por mares epiconti-
nentales (mediterráneos) o por ciénagas y pantanos (Fig. 3-1). Los sedimentos allí
aCLJmulados (Terciario superior) conservaron su estructura tabular luego del levanta-
miento en el Plioceno.
Como se planteó en el aparte 3.2.4, debido a la orogenia y al cambio climáti-
co hacia condiciones más húmedas, se creó un potencial hidrogravitatorio, los
mares regresaron a una posición similar a la actual yen las depresiones interandi-
nas y laterales se instaló la red de drenaje mayor como se muestra en la figura 3-3.
Las depresiones interandinas, como todo el sistema andino, también se le-
vantaron aunque en menor proporción, pero lo suficiente como para que allí se
instalara una red de drenaje que disecó el sustrato, incluidas las formaciones
tabulares del Terciario superior. La disección de tales formaciones produjo un
modelado en mesas y cerros (residuales), formas que son típicas en el valle del
Magdalena, especialmente entre Neiva, El Espinal, Honda y La Dorada, pero se
les encuentra también más al norte y en los valles del Cauca (Zarzal-Cartago) y del
Atrato-San Juan.
Como se aprecia en la figura 6-10, las formaciones tabulares ocupan la posi-
ción central de las depresiones interandinas. La parte somital es plana (mesa)

108
--- -
w
.........
+
+ +

+
+ + +
+ + +
+ +

15
IV>
~
;:¡;
2 3 4 3 5 .3 6 7 I~
~
~
):
1 - Superficie de aplanamiento cordillera Central s:
2 - Conos de deyección ~
--<
3 - Terrazas ,0
4 - Rocas sedimentarias epicontinentales ;:E
5 - Rio Magdalena
6 - Conos de derrubios
7 - Cresta exterior de sinclinal - cordillera Oriental
li°
--<
-<
;;
.... '"e
):
o
\O Figura 6-10 Formas tabulares en la depresión del río Magdalena. ~
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RElIEVES Y MODELADOS
_ ~ ~~o __ ~._~~ __ ,_~,~, __ ~_~~. ____ ~, O_ _ _ .~~ _____ ~'O_'O_~~'~_'~o_~ _ _ _ Oo_'o'O _ _ _ _ ,o~ __

protegida por una capa más resistente (areniscas o tobas), los flancos son abrup-
tos, con vegetación nula o escasa y pequeños depósitos de derrubios al pie. Cuan-
do la disección es avanzada, la mesa se reduce a una forma puntiaguda; es el
cerro residual (Fig. 6-11) o cerro testigo.
Estos modelados tabulares residuales, por su composición granulométrica ge-
neralmente gruesa (molásica), tienen poca capacidad de retención de humedad,
lo que unido al clima de tendencia seca de algunas depresiones favorece los pro-
cesos de escurrimiento superficial con truncamiento de los escasos suelos allí pre-
sentes. Esto conduce a condiciones propicias para la desertificación.

Relieves tabulares de la Amazonia


Con excepción del sector nororiental, la Amazonia colombiana está com-
puesta por una plataforma sedimentaria depositada sobre el borde del escudo
guayanés. Los sedimentos fueron depositados principalmente en mares someros y
ambientes litorales (Khobzi et al., 1980) Y debido a la rigidez del escudo no hubo
plegamiento al estilo andino, aunque sí ligeros basculamientos relacionados con
fallamiento, pero se conservó, en general, la estructura tabular (Fig. 6-12).
En general, se diferencian tres grandes unidades de modelados relacionados
con los relieves tabulares:
A Mesetas levantadas. Estructuralmente son partes de la plataforma paleo-
zoica levantadas por efectos tectónicos. Se les encuentra en Araracuara y
más al norte en las serranías de Chiribiquete y La Macarena formando me-
setas y tepuyes (Fig. 3-2a). Estas geoformas presentan además un modela-
do eólico (véase 9.2.1).
A En el sureste de la Amazonia entre los ríos Amazonas, Putumayo y Caque-
tá (véase Fig. 6-12), Khobzi et al. (1980) identifican un modelado de disec-
ción (media) que alcanza algunos metros de profundidad. La disección
ocurre principalmente en arcillas que, a pesar de un plegamiento suave,
conservan la estructura tabular y están cubiertas por costras petroférricas.
Estas costras se habrían desarrollado posiblemente bajo las condiciones
desérticas o subdesérticas del Pleistoceno. El grado de disección muestra
que a pesar de la cobertura vegetal boscosa el escurrimiento superficial
funciona con capacidad de disección. Los interfluvios entre drenaje y dre-
naje de la red menor varían desde agudos hasta mesas bajas que corres-
ponden con las capas arcillosas. El grado de disección está controlado por
la pendiente como lo muestra Botero (1980); (véase Fig. 6-13).

110
Figura 6-11 Mesas y cerros testigos (tomado de Ortiz & Tihay, sin fecha).

Á En las partes central y occidental de la Amazonia colombiana dominan


formaciones tabulares arenosas de baja consolidación del Terciario supe-
rior (Fig. 9-14). La incisión leve de la red de drenaje elemental favorece la
formación de grandes interfluvios planos (mesas) a ondulados reflejando
el carácter tabular de la plataforma. Estos interfluvios permanecen inunda-
dos durante la estación lluviosa. Por la abundancia de materia orgánica y
la topografía casi plana, el escurrimiento superficial no es efectivo; de ahí
también la poca disección.
De la zonificación anterior puede deducirse que el concepto de llanura plana
a veces utilizado para caracterizar la Amazonia no es totalmente válido, y que con
base en los ligeros cambios de pendiente se diferencian modelados donde algu-
nos procesos de escurrimiento y disección son funcionales.

111
COLOMBIA: EVOLUCiÓN D E SUS RELIEVES Y MODELADOS

=~
~
Llanuras aluviales

Disección incipiente en areniscas


friables tabulares 30 80 90aam

c===I-
~
_. .
Disección media en arcillas tabulares

O Mesetas y serranias en areniscas


tabulares paleozoicas

a Serranías del escudo guayanés

Figura 6-12 Disección de relieves tabulares en la Amazonia


(adaptado de Diazgranados, 1980).

112
Norte

o Sur

r-
Río Caquetá Río Putumayo Río Amazonas
Sl
~
~
V>
A. Áreas de máxima disección ;;;:
B. Áreas de disección moderada ):
C. Áreas de disección ligera
D. Áreas casi permanentemente inundadas
~
2
,d
;:si

~
!:2
-<
O
-<
-<

....
....
w
Figura 6-13 Pendiente y disección en las arcillas tabulares del sureste
de la Amazonia colombiana (tomado de Botero, 1980). 1I
< V>
IAre.. con inIkIencill T8fT0Z3S _ 0f1I9IaS - T - Superficies do_ 1
1--1 1

-
1 1 1
1 Terraza 1Tenaza 1 TomozaanlVJa 1 Terrazaantigua ,..,.c:Iisec::tadI F..- I
,"""*'
WK.JUIiII . . .

I~I ala 1 ..... 1 -- I


1.0.1 -.0.2 1 .0.31 T2 1 T3 T3 I .0. 2 1 Al Al
1" " '

~L
1 1 1 1 1 I I 1
1 1 1 I 1 I I 1
I I I I I I 1 I
I I 1 1 1 I 1 I
1 1 1 1 I I 1 I
I 1 1 1 I I I I
(IIPo:-':''!~~·:;¡;~;;-.~-o ... I
1 1 1 1 I
1
1
ID-;O"W
,/ / ,/
"@l'
. .1
I
I
'-' NE

01 PUTUMAYO CAQUETÁ
O
:s 10 15Km
O
O
~
>-
U"I

~
¡¡j _ Capas aluviales del Holoceno
c< capas de fignita
U"I
::J

~
U"I
Formación sedimentaria Mioceno-pliocénica
O Capas aluviales Plioceno - Pleistoceno principalme ..... mat. pantano laalSlres parte superior
z
-O
Ü
::J ~
.. .., .
.o • •
~
~.o.r...o
Capas aluviales terciarias (Plioceno) I!II capas fluvio..lacustres (Plioceno)
g
.;,:

~ ~
O
U Figura 6-14 Interfluvios planos a ondulados en fonnaciones tabulares (tomado de Botero, 1980).
'1"'4
'1"'4
Capítulo siete

LoS ALTIPLANOS: GÉNESIS Y EVOLUCIÓN

Los altiplanos son macroformas mixtas de relieve y modelado representativos


de la media y alta montaña en los Andes, aunque no exclusivas de éstos.
Estas macroformas tan valoradas como espacios geográficos de ocupación
desde los grupos prehispánicos hasta el presente, se encuentran en diferentes es-
tadios evolutivos, desde la formación lacustre para algunos hasta la degradación
avanzada (desertificación) en otros.
Desde el punto de vista científico, los altiplanos constituyen un "banco de da-
tos", pues la composición sedimentaria refleja cambios bioclimáticos, incluido el
polen a partir del cual se pueden inferir las variaciones paleoambientales (vegeta-
ción, clima). Esta circunstancia, y para el caso del altiplano de Bogotá, permitió, al
doctor Thomas van der Hammen ya varios de sus discípulos, deducir no sólo la
secuencia sedimentaria en el lago, sino también los cambios climáticos de los últi-
mos 3.5 m.a. (Van der Hammen, 1985; Van der Hammen & González, 1963;
Hooghiemstra, 1984).

GÉNESIS
Según lo refiere Hettner (1892), Humboldt ya había reconocido el origen la-
custre de los altiplanos. Luego, Hettner (op.cit.) describe parte de los sedimentos y
afirma el origen lacustre para lo que hoy conocemos como altiplano cun-
di-boyacense y el altiplano de Pamplona, y los entiende como depresiones rela-
cionadas con el mismo origen de la cordillera (en sentido estructural).
Eidt (1968) describe los altiplanos como geoformas características de los Andes
suramericanos donde algunas depresiones tectónicas (de altura) separan la cordille-
ra en dos cadenas paralelas que cierran la depresión. El autor citado describió los

115
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

,
Figura 7-1 Estadio lacustre de un altiplano.

Figura 7-2 Sedimentación y disección de un altiplano.

altiplanos de la cordillera Oriental de Colombia, en el área de Cundinamarca y 80-


yacá, como cuencas de drenaje interior ocupadas por lagos desde el final de Tercia-
rio y durante el Cuaternario.

116
GÉNESIS Y EVOLUCiÓN

En el trabajo de Eidt (op. cit.) se propuso una clasificación de los altiplanos


de la cordillera Oriental según el grado de sedimentación, empezando por el
más "joven" como la laguna de Tota, luego la Sabana de Bogotá como cuenca
"madura" y finalmente los "viejos" como Sogamoso. La clasificación de Eidt, si
bien refleja la evolución (de acuerdo con el modelo davisiano), no incluye los
procesos genéticos y morfogénicos de degradación, enfoque adoptado en este
trabajo.
Los altiplanos son depresiones de origen tectónico resultantes de los dife-
rentes procesos endógenos de plegamiento, fallamiento y posterior levanta-
miento. Así por ejemplo, el altiplano cundi-boyacense es una depresión
subsidente entre pliegues. El altiplano de Sibundoy es una cuenca de tracción
entre fallas de rumbo (Ceballos & Pérez, 1996); el altiplano de Balsillas (Huila)
está en una depresión controlada por una falla de rumbo y así, los demás, están
controlados tectónicamente.
Luego del plegamiento del Mioceno, las protocord iI leras sufrieron un levanta-
miento leve, y las depresiones ya formadas fueron ocupadas por mares someros o
por lagos, lo que sería el segundo estadio de su formación.
Por lo anterior, en los altiplanos es posible encontrar sedimentos del Terciario,
marinos y continentales y luego sedimentos lacustres del Cuaternario. Estos últi-
mos depositados a diferentes alturas, en la medida en que las cordilleras se iban
levantando con la orogenia andina (Plioceno-Pleistoceno) (Fig. 7-1). Este hecho
está principalmente documentado en la Sabana de Bogotá por Van der Hammen
et al. (1973, 1982) Y Hooghiemstra (1984).
La posición actual de los altiplanos fue alcanzada ya en el Pleistoceno como
parte de las cordilleras. En las partes más altas alrededor de los altiplanos se desa-
rrollaron cuencas hidrográficas, en general pequeñas, que mantenían los lagos y
también aportaban sedimentos que los colmatarían (Fig. 7-2).
Otros dos hechos fundamentales se relacionan con la génesis de los altipla-
nos. Son el volcanismo de las cordilleras Central y Centro-Occidental que aportó
abundantes sedimentos a los altiplanos de Túquerres-Ipiales, Pasto, El Estero y
Gabriel López-Totoró, y las glaciaciones que con la consecuente deglaciación
constituyeron otra fuente de transporte de sedimentos a los altiplanos ya citados y
a los demás de la cordillera Oriental (sin influencia volcánica directa). Así, la sedi-
mentación hacia el final del Pleistoceno fue acelerada.
Un análisis de los altiplanos colombianos (Ríos, 1999, en tesis dirigida por el
autor), permitió inventariar los altiplanos (Fig. 7-3) Y clasificarlos según el estadio
de su evolución. Posteriormente, en Ríos & Flórez (2000), se agregan los altiplanos
de Balsillas (Huila) y Pamplona (Norte de Santander). De este análisis se encontró
que algunos altiplanos aún se encuentran en el estadio lacustre, otros ya en la fase

117
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

+ + + + --: . .... -:0 '" j' .. ~ + +


+
+ + + + + + + +
+

D Suw.to v~nlco
[]J Altipleno IUbreciente
Terrazas elle.

D Conos volCllno-
delrftlco8 dIIect8d4» D ~noredente
Terrazas bajes

Figura 7-3 Niveles en el altiplano de Las Papas. Esquema.

final de sedimentación o incluso algunos con lagunas y pantanos residuales y otros


ya disectados y degradados.
De lo anterior, se entiende que luego del estadio lacustre le sigue la sedimen-
tación que incluye varias facies: lacustre, fluvio-Iacustre, fluvio-glaciar, fluvio-
volcánica y aluvio-torrencial. En la figura 7-2 se muestra la parte central plana de
un altiplano con sedimentos lacustres y los conos fluvio-glaciares, volcano-
glaciares o fluvio-volcánicos en sus bordes.
Cuando la sedimentación colmata el lago de un altiplano, una red de drena-
je se organiza en él y busca profundizar sus cauces, lo que implica un estadio de
disección que explica la existencia de conos de diferente nivel, terrazas a dife-
rentes alturas y cauces con profundidad leve pero diferenciada. Los cambios en
la sedimentación yen el nivel del lago están relacionados con cambios climáti-
cos: periodos fríos con glaciación, cálidos con deglaciación y alternancia de pe-
riodos húmedos y otros de tendencia seca. Todo esto implica una diferenciación
geomorfológica: conos, terrazas, humedales (vegas), pantanos, áreas inundables
(Fig. 7-4) .
Si bien en el sistema andino colombiano existen otras depresiones tectónicas
rellenas de sedimentos fluvio-Iacustres, aluvio-torrenciales y con influencia flu-
vio-glaciar, no se propone clasificarlas como altiplanos por su ubicación altitudinal,

118
Los ALTIPLANOS: CtNESIS y EVOLUCIÓN

~1 3

"

1. Vientos húmedos 3. Sombra en déficit hfdrico

2. Vientos de tendencia seca 4. Bordes del a~iptano

Figura 7-4 Déficit hídrico en los altiplanos.

su menor relación con los eventos glaciares y, en otros casos, por su posición estruc-
tural de piedemonte. Tal es el caso de la depresión de Bucaramanga-Lebrija (San-
tander), también llamada la "Meseta de Bucaramanga". Sin embargo, como lo
anotan T ricart et al. (1968), ésta se en marca entre u n sistema de fallas como u n blo-
que hundido y receptor de sedimentos.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS ALTIPLANOS

Ligados a la génesis misma, en los altiplanos existen varios elementos que


constituyen una interesante oferta ambiental:
Á Intercalación de capas de diferente granulometría (arenas, limos, arcillas)
y turbas; depósitos detríticos gruesos (arenas, gravillas, bloques) estratifica-
dos en terrazas y conos laterales. Éstos implican una reserva como graville-
ras frente a unos espacios que crecen urbanísticamente.
Á Los altiplanos comportan suelos orgánicos y profundos, que junto con la
topografía plana los convierte en atractivos para el uso agropecuario.
Á Las capas lacustres son especialmente reservorios de aguas subtercáneas.
Á La topografía plana y el nivel freático alto hacen de los altiplanos espacios /
fácilmente inundables con los aguaceros y también porque la red de dre-
naje no tiene cauces profundos y se desborda.

119
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Á Como espacios relativamente cerrados, los bordes internos de los altiplanos


están en posición de sombra en relación con los vientos húmedos que pro-
ceden de su exterior, razón por la que la lluvia es deficiente (Fig. 7-5). Los
bordes de los altiplanos fueron de los primeros espacios colonizados desde
tiempos precolombinos por ser más secos (menos inundables); por esto la
destrucción de la vegetación, sumada al déficit hídrico han conducido a la

~t)
~\
"1-
e BARRANQUI~
~

~"" 10"

VENEZUELA

o
"()

¡¡...

U
-<t

o.
o
~
~

CJ
o

1. L.go Gu........ Y oItipIano de El Estero


Are. de -'tipIIno

IQQ
--
2 00 ....

7. Altiplano de Be<tin
2. Altiplano de S _ y 8. lAgo de Tola
3. Altiplano n_nse 9. Altiplano de Toquilla
• . Altiplano de LIIS P _ Y La Magdalena 10. Altiplano ~se
5. Altiplano de Pale'-' 11 . Altiplano de Pamplona
6. Altiplano de Gabriel L6pez 12. Altiplano de La Leil.

Figura 7-5 Los altiplanos en Colombia . Distribución (tomado de Ríos & Flórez, 2000).

120
LOS ALTIPLANOS: GÉNESIS y EVOLUCIÓN

desertificación de los bordes de algunos altiplanos; el cundi-boyacense, el


de Berlín (Santander) y otros, como el de Túquerres-Ipiales, muestran ya
esta tendencia.
Si bien los altiplanos tienen unas características hidrogeomorfológicas que consti-
tuyen una oferta atractiva para los asentamientos humanos, también son espacios
sensibles a la degradación. La ocupación histórica ha comenzado por los bordes pues
los espacios más centrales son muy húmedos, pantanosos e inundables.
En la medida en que la ocupación avanza (uso agropecuario y urbanístico),
los altiplanos se drenan artificialmente hasta ocupar aun los humedales o vegas
inundables (casos de Bogotá, Sogamoso, Pamplona, Sibundoy).
Los efectos de la antropización se ven principalmente en los bordes: escurri-
miento superficial difuso con truncamiento de suelos y escurrimiento superficial
concentrado con formación de surcos y cárcavas. Ej.: bordes del altiplano cun-
di-boyacense, Berlín y Túquerres-Ipiales. Más que la erosión de los suelos, esto
constituye un problema mayor en términos globales, que implica el desajuste y la
destrucción de los ecosistemas productivos; es la desertificación.
La desertificación, con las evidencias antes señaladas, es el estadio más avan-
zado en la evolución de los altiplanos y ya relacionada con las formas de ocupa-
ción por el hombre.

INVENTARIO y CLASIFICACIÓN
Según los estadios evolutivos de los altiplanos, el inventario hecho por Ríos
(1999) y por Ríos & Flórez (2000), es posible clasificarlo como sigue.
Los altiplanos aún en estadio lacustre están ocupados en su parte central por
un lago, mientras que el proceso de sedimentación ocurre principalmente en los
bordes y disminuye el espacio lacustre. Son los casos de los lagos Guamués y Tata,
actualmente en vías de sedimentación.

Cuadro 7-1
Altiplanos en estadio lacustre

01 Guamués 2.800 Pasto (Nariño)


02 Tata 2.890 Aquitania (Boyacál

Otros altiplanos fueron recientemente sedimentados, aún son inundables y


conservan pantanos y lagunas residuales. Artificialmente están siendo drenados
con canales para adaptar espacios agropecuarios.

121
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 7-2
Altiplanos sedimentados con pantanos y lagunas residuales

03 Sibundoy 2.000 Sibundoy (Putumayo)


04 La Lejía 2.900 Pamplona (N . de S).
05 Toquilla 3.000 Aquitania (Boyacá)
06 La Magdalena 3.200 San Sebastián (Cauca)
07 El Estero 2.800 Pasto (Nariño)
08 Gabriel López-T otoró 3.000 Totoró (Cauca)
09 Paletará 2.950 Paletará (Cauca)
10 Balsillas 2.450 (Huila)

En el grupo anterior podrían clasificarse algunos sectores de la Sabana de Bo-


gotá, pero se prefiere su ubicación entre los que ya presentan problemas de de-
sertificación en los bordes.
Otros altiplanos se pueden considerar ya sedimentados y en los que la red de
drenaje ejerce una disección apreciable. De otra parte, ya muestran síntomas in-
cipientes de degradación.

Cuadro 7-3
Altiplanos sedimentados en estadio de disección

11 Las Papas 3.000 San Sebastián (Cauca)


12 Santa Rosa de 2.700 Santa Rosa, Belén, Cerinza
Viterbo-Cerinza (Boyacá)
13 Pasto 2.550 Pasto (Nariño)
14 Túquerres-Ipiales 3.000 Túquerres-Ipiales (Nariño)
15 Pamglona 2.650 Pamglona (N. de S. )

Finalmente, aparecen los altiplanos cuyos bordes muestran en gran extensión


áreas de degradación irreversible (a corto y mediano plazo) o sea la desertificación .
El déficit en humedad, principalmente marcado en sus bordes, es una varia-
ble que facilita la degradación frente a la intervención humana. Por observaciones
de campo se estableció que las formaciones superficiales de composición pumíti-
ca (Iapilli y piedra pómez) se disectan muy fácilmente, como en el borde occiden-
tal del altiplano de Túquerres y en el sector sureste del altiplano de Las Papas.

122
N

W@E
s

-
D
~
AI1a monta/\a (AM)

Áreas de contado (AC)

Altiplano suiHeciente ( AS)


r
o
V>
»
~
';;
s:z
o~
~ ()
~ Altiplano inoodable (Al)
~
V>
v;
Escala 1:100.000 -<

"
. ro ~
~
.... en
N 6-
W Figura 7-6 Altiplano de Gabriel López-Totoró (tomado de Ríos, 1999). z
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 7-4
Altiplanos con problemas de desertificación

16 Berlín 3.310 Tona (Santander)


17 Cundi-boyacense 2.550 Tunja, Duitama, Bogotá,
(incluye Sogamoso) Sogamoso (Cundinamarca-
Boyacá)

En la literatura geográfica sólo se citan como altiplanos el cundi-boyacense


(incluye Sogamoso) y el de Túquerres-Ipiales. Sin embargo, este inventario permi-
tió apreciar un hecho más amplio y con características diferenciadas que hicieron
posible su clasificación.
Hoy los altiplanos siguen siendo polos de atracción para el establecimiento
de asentamientos humanos, de actividades agropecuarias y de extracción de can-
teras, por lo que la artificialización continuará, y por tanto su degradación.
N

D __
D 1_.
AIIpI.... -gIodot <Ir....

D -gIodot
BOfC"~
D 1_.gIodot_
*'
Nlpleno red......

Figura 7-7 Altiplano de Berlín (tomado de Ríos K., 1999).

124
Capítulo ocho

Los PIEDEMONTES

Al hablar de piedemontes, en Colombia se hace referencia casi siempre al


piedemonte de los Llanos Orientales. Sin embargo, esta connotación es válida
para las demás áreas de contacto entre el borde bajo de una cordillera o serranía y
la llanura aluvial. Así, los piedemontes en Colombia bordean todas las cordilleras
y las sierras y serranías.
Como área de transición geomorfológica, el piedemonte tiene un significado
especial pues allí ocurren los efectos de muchos de los procesos que funcionan en
las montañas, procesos que implican condiciones de inestabilidad real y potencial,
y por tanto amenazas naturales. Vale recordar tragedias como las de Armero-
Chinchiná y Sevilla (Valle).
Como geoforma, el piedemonte ofrece unas condiciones ambientales que his-
tóricamente han guiado la ubicación de ciudades intermedias como Valledupar, Yo-
pal, Villavicencio, Florencia, Mocoa, Ibagué, Mariquita, Armenia, Pereira y otras.

UN CONCEPTO ESTRUCTURAL

Literalmente el término "piedemonte" se refiere al área ubicada al pie de una


elevación del terreno. Este sentido topográfico indica un cambio de pendiente
entre la abrupta de la montaña y la de las llanuras aluviales.
Hoy, la geomorfología define el piedemonte como una geoforma estructural
que se ubica entre las cordilleras o serranías como bloques levantados y las depre-
siones laterales o internas menos levantadas y separadas tectónicamente por fallas
generalmente de cabalgamiento (inversas) (Tricart, 1973; Cilf, 1979; Chorley et
al., 1984).

125
COlOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Para el caso colombiano, este concepto tiene varias implicaciones. En el capí-


tulo 3 yen la figura 3-2b se mostró cómo el relieve colombiano, referido a las cordi-
lleras y depresiones laterales e interandinas, fue producto de la compresión por las
fuerzas opuestas entre las placas Suramericana y del Pacífico. Esto produjo disconti-
nuidades tectónicas: de una parte, las cordilleras de pendientes fuertes, y abajo las
depresiones de pendientes suaves a planas (véanse Figs. 3-2b, 4-7, 6-6, 6-7 Y 8-1).
Lo anterior implica entender el piedemonte como una relación dialéctica en-
tre las cordilleras y las llanuras (depresiones) (Tricart, 1973); las cordilleras como
áreas erosionales (de disección) y las depresiones como áreas sedimentarias. Esto
se inscribe en el concepto de sistema de transferencia por intermedio de las cuen-
cas hidrográficas.
Las cuencas hidrográficas se desarrollan en las montañas, producen disección
(Figs. 4-6 y 4-7), transportan materiales en los cañones, entallan gargantas a la sali-
da del borde bajo de la cordillera (Figs. 6-7 y 8-2) Y construyen conos de deyec-
ción a su salida y sobre la depresión (Figs. 4-7, 6-7, 8-2, 8-3).
La discontinuidad estructural entre montaña y depresión, y el consecuente
cambio de pendiente, hacen que en las corrientes hídricas ocurra una sustitución
de carga. A la salida de la garganta, en la estribación de la montaña, la corriente
deposita los materiales más gruesos, principalmente bloques, gravillas y arenas
gruesas, para lo cual selecciona formas conspicuas que son los conos de

Frente o cre.t.
extertor

Cerro. o m.... Cono de


re.ldu.l..

Rlo

~~
" F.II. de
""cab.lg.mlento

Figura 8-1 Piedemonte de la cordillera Oriental hacia el Magdalena.

126
Los PIEDEMONTES

Figura 8-2 Garganta, piedemonte y llanura aluvial.

deyección. Los materiales más finos (arcillas, limos, arenas finas) van más allá del
piedemonte hacia las llanuras aluviales, aunque materiales gruesos como cantos
redondeados se encuentran también en las llanuras aluviales.
"Los depósitos de piedemonte fueron correlativos de crisis morfogénicas en
las cordilleras" (Khobzi & Usselmann, 1974). Esta afirmación se inscribe en el con-
cepto de sistema de transferencia y, desde luego, se relaciona con eventos como
la deglaciación, erupciones volcánicas, sismicidad y la dinámica de disección y
transporte fluvial por una red de drenaje transversal de alta carga y competencia,
y por lo tanto torrencial, como lo reafirman los autores citados.
Entonces, no es posible calificar como depósitos de piedemonte cualquier acu-
mulación al pie de una elevación del terreno mientras no exista una discontinuidad
estructural (tectónica) y se cumplan las condiciones antes conceptual izadas.

LA MORFODINÁMICA EN LOS PIE DE MONTES


Ya en la fase orogénica pre-andina (comienzos del Terciario), las cordilleras y
las depresiones se hallaban diferenciadas, y por tanto ya existía la condición es-
tructural de los piedemontes.
Pero fue con el levantamiento de la fase orogénica Eu-andina que las cordilleras y
serranías ganaron en altitud y se diferenciaron de las depresiones. Esto, acompañado

127
C O LO MBIA : EVO LUCIÓN DE SUS RELIEV ES Y M O DELADOS

del potencial hidrogravitatorio generado, desencadenó la formación de los piede-


montes. Como período de ganancia de potencial hidrogravitatorio esto ocurrió desde
el Mioceno, yel mayor levantamiento en el Plioceno (7 a 5 m.a.) (Van der Hammen
et al., 1973) y con funcionamiento menor en el presente (Lüschen, 1983).

.~
.!!~
~g •
e fI
~ s .
g:i
te:. .
O
~

/\
'A~ /\
~~ -1
~b~ ; \ '
~~ 1\
~~ 1\

~r
~~ t/\ ~.
~ ktl\ o:
~~ /\
~ /\
15 30 11m

Figura 8-3 Piedemontes asimétricos del valle del Magdalena : Venadillo-Mariquita.

128
Los PIEDEMONTES

La pendiente fuerte de las montañas hace que el transporte de materiales de-


tríticos y su acumulación en los piedemontes ocurran de manera torrencial. Por
esto, los conos de piedemonte se califican como aluvio-torrenciales.
En la medida en que las montañas empiezan a levantarse, los mares epicon-
tinentales a retirarse y las cuencas hidrográficas a formarse, comienza el trans-
porte de materiales que se depositan como conos. Es un proceso sincrónico con
la tectónica positiva de los Andes; así los depósitos de piedemonte pueden cali-
ficarse como sinorogénicos. Los depósitos de piedemonte son presentados en la
cartografía geológica como cuaternarios; sin embargo, la parte basal de los co-
nos debe incluir materiales detríticos depositados al final del Terciario. Pero es
evidente, por la orogenia finiterciaria y el potencial hidrogravitatorio generado y
los cambios climáticos posteriores, que la formación de los piedemontes como
modelado (formaciones superficiales) constituyen un fenómeno eminentemen-
te del Cuaternario.
Van Houten (1976) al estudiar el piedemonte oriental de la cordillera Central,
entre Neiva y Honda, encontró que los materiales detríticos de los conos, princi-
palmente volcánicos, varían en edad entre un poco más de 4 m.a. hasta 1.8 m.a.
(Fig. 8-3), mientras que los materiales aluviales (en terrazas) son más recientes.
En la construcción de los conos han participado varios eventos: la dinámica
fluvial ha depositado materiales aluviales; la actividad volcánica, para el caso de la
cordillera Central y Centro-Occidental, ha aportado flujos fluvio-volcánicos, y du-
rante el Pleistoceno gran parte de las cordilleras Oriental, Central, y en menor
proporción la Occidental y la sierra nevada de Santa Marta fueron glaciadas, y por
tanto la deglaciación aportó sedimentos fluvio-glaciares a los piedemontes. Para
las cordilleras Central y Centro-Occidental la dinámica glaciar fue interferida por
el volcanismo y así hubo aportes glacio-volcánicos y fluvio-volcánicos. Por esto,
los piedemontes son geoformas poligénicas.
Además de los conos torrenciales de piedemonte, existen también los conos
de derrubios (Figs. 8-1, 8-6). Estos conos son el depósito de materiales caídos por
gravedad (derrubios) del borde mismo de la montaña que se levanta. Un ejemplo
representativo son los depósitos de derrubios al pie occidental de la cordillera
Oriental desde Aipe (Huila) hasta frente a Barrancabermeja (Santander), yaunque
discontinuos se presentan como en la figura 8-1.
La construcción de los conos aluvio-torrenciales se hace por el desborde de
los ríos sobre el cono mismo (avulsión), momento en el que deposita nuevos ma-
teriales. Pero el río debe construir su valle sobre el mismo cono, caso en el cual di-
vaga sobre sus mismos materiales formando un cauce anastomosado o trenzado
como se muestra en la figura 8-2.
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RElIEVES Y MODELADOS

Los flujos torrenciales y su desborde sobre los conos de piedemonte son justa-
mente la mayor amenaza para la vida en general, para los ecosistemas y las obras
de infraestructura. Para el sector de Villavicencio, Robertson (1991) identificó tres
tipos de amenazas principales: inundación por desborde, migración lateral de los
ríos con destrucción de bermas y flujos torrenciales que también pueden causar
desbordes catastróficos.
La dinámica de los piedemontes hace a estas áreas inestables, condición que
se explica por varias razones:
Á Por la separación estructural entre montaña y depresión, son áreas de mo-

vilidad tectónica. Por esto los piedemontes son, en general, áreas sísmicas.
Un caso representativo es el piedemonte llanero. Entre otras consecuen-
cias, la sismicidad acelera la ocurrencia de movimientos en masa que
aportan materiales hacia los conos, ya sea por intermedio de la red de dre-
naje o como derrubios al pie de los escarpes.
Á Las cuencas hidrográficas en las montañas tienen un gradiente hidráulico
fuerte, y por tanto su capacidad de carga es alta. El cambio de pendiente
en el piedemonte genera depósitos principalmente por desborde.
Á Otros eventos en la montaña, como el volcanismo o las deglaciaciones,

aportan "momentáneamente" más materiales detríticos que afectan los


piedemontes.
Á La disminución de la pendiente en el piedemonte hace que las corrientes
divaguen; por tanto, hay inestabilidad de cauces (cauces nuevos que se
forman, otros que desaparecen) (Fig. 8-2).
Á El hombre también interviene, en la medida en que ocupa la montaña y la
cobertura vegetal amortiguadora desaparece, el escurrimiento del agua es
más rápido y tanto la disección como el transporte de material aumentan;
es decir, el régimen torrencial se incrementa con la consecuente respuesta
en el piedemonte.
Á Después de cada episodio de construcción de un cono (desborde y depó-

sito), la corriente principal continúa la disección de sus propios sedimen-


tos (el cono). Además, por la tectónica positiva los conos, junto con la:
depresiones, ganan en altitud, lo cual favorece la disección. Así, los con()s
más antiguos aparecen más altos y por tanto más disectados. Ej.: Cono de
Lérida (Tolima) o conos altos del Mira-Patía (Fig. 8-4).
Á Además de la disección por el río principal, en los mismos conos se desa-

rrolla una red menor de drenaje (radial divergente) que contribuye a la di-
sección del cono (Ej.: cono de Ibagué, entre los muchos casos).
Á Los dos puntos anteriores permiten clasificar los conos en altos y bajos. Los
conos altos se presentan muy disectados, mientras que los bajos están aún

130
Los PIEDEMONTES

en período de construcción, y por tanto las amenazas por desbordes en


ellos son mayores. Ejemplos de conos bajos con mayor amenaza son los
de Armero, Mariquita, Codazzi (Cesar), Yopal, Florencia, Florida (Valle),
Mocoa (Putumayo) y los conos bajos del Mira-Patía (Fig. 8-4) Y del piede-
monte llanero (Fig. 8-9).

2"0"

Niveles de conos

Escarpe de piedemonte

Figura 8-4 Piedemonte escalonado del Mira-Patía


(tomado de Mapa Geológico Nariño, 1982).

131
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Á En condiciones de tectónica activa, como ocurre en los Andes, es común


que en la medida en que los conos se levantan se escalonan (Figs. 8-4, 8-9)
Y también se disectan (Fig. 8-5).
Como parte de la morfodinámica en los piedemontes es importante señalar la
formación de glacis y el truncamiento de los suelos de los conos por escurrimiento
superficial difuso. En cuanto al primer caso, la formación de glacis o truncamiento
del sustrato de la estribación cordillerana ocurre principalmente en los piede-
montes interiores en condiciones climáticas de déficit hídrico. Ej.: piedemontes
hacia el Cauca y Magdalena (Fig. 8-2).
En condiciones hídricas deficitarias, los bosques ralos tropófilos de algunos pie-
demontes o su degradación por intervención facilitan la acción del escurrimiento
superficial difuso, proceso que implica el truncamiento de suelos y al afloramiento
del material pedregoso en la superficie de los conos. Ejemplos al respecto son los
conos de Lérida y Mariquita (Tolima) y Valledupar (Cesar) y otros que bordean la
sierra nevada de Santa Marta por el sur, sureste (Cesar) y noreste (Guajira).

LA ASIMETRÍA DE lOS PIEDEMONTES

Comparando los piedemontes que bordean las cordilleras y la sierra nevada


de Santa Marta se revelan diferencias en su extensión. Estas diferencias están en
función del tamaño de las cuencas, de la pendiente de los flancos cordilleranos,

Figura 8-5 Piedemonte encajonado. Esquema.

132
"~,_"'~"'~,,~_~~o
Los PIEDEMONTES

de la exposición a los frentes de condensación, de la sismicidad y de la relación hi-


drográfica con áreas volcánicas o glaciares en la alta montaña.
Los piedemontes son asimétricos porque las montañas son asimétricas en
función de los factores de control antes citados.
La serranía del Baudó o cuarta cordillera es asimétrica, la vertiente hacia el
Pacífico es corta y abrupta, con corrientes de agua pequeñas y perpendiculares a
la costa. Las formaciones superficiales piedemontanas son básicamente taludes
de derrubios y depósitos coluviales de pequeña dimensión. Cuencas un poco más
grandes se desarrollan en las cimas y flanco oriental generando conos aluviales
cortos sobre la llanura del Atrato (Fig. 8-6).
El mismo río Atrato ocupa la parte más occidental de la depresión, más cerca
de la serranía que de la cordillera Occidental. Dicho de otra manera, la llanura
aluvial y su piedemonte oriental son más amplios que al occidente pues la mayor
dimensión de las cuencas hidrográficas de la vertiente occidental de la cordillera
Occidental y el aporte de sedimentos han presionado el río hacia el occidente.
El piedemonte relacionado con las cuencas de los ríos Mira y Patía es más de-
sarrollado en el occidente, debido a que ambas cuencas están conectadas con los
ejes volcánicos de las cordilleras Central y Centro-Occidental, ejes cordilleranos
que además fueron glaciados; por tanto, el aporte de materiales fue mucho mayor

<J
\

\ ~\
J
eC
!!
..,0
~i
§j
Uc..
Figura 8-6 Piedemontes asimétricos de la serranía del Baudó. Esquema.
COlOMBIA: EVOlUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

que en el resto de la Cordillera Occidental. Este piedemonte escalonado (Fig. 8-4)


provocó un mayor crecimiento litoral en el área de Tumaco que sobresale mar
adentro en relación con el resto de la costa pacífica colombiana.
Los piedemontes de la cordillera Occidental son más pequeños comparados
con los de la Central y Oriental por ser más baja. La cordillera Occidental no ex-
perimentó volcanismo en el Terciario superior ni en el Cuaternario, y la glaciación
fue muy discontinua en cerros aislados como Tatamá, Caramanta, Frontino y Ura-
má. Así, el piedemonte hacia la depresión del Cauca es muy corto comparado
con los de la cordillera Central (Fig. 8-6).
El río Cauca ocupa la parte occidental de la depresión junto a la cordillera
Occidental; es decir, el piedemonte y la llanura aluvial son más desarrollados en
su margen oriental. El río Cauca fue empujado hacia el occidente por los aportes
de la cordillera Central (Fig. 8-6).
La cordillera Central es la más alta, y además fue afectada por volcanismo y
por eventos glaciares; ambos hechos incluyen un gran aporte de materiales a los
piedemontes. En las figuras 8-3 y 8-6 se muestra que los piedemontes de la cordi-
llera Central empujaron a los ríos Cauca y Magdalena en sentidos opuestos. El río
Magdalena se ubica al este de la depresión, casi pegado a la cordillera Oriental,
como resultado de las desviaciones producidas por los grandes flujos torrenciales
procedentes de la cordillera Central.
Otra asimetría de los piedemontes relacionadas con la cordillera Central es la
altitud de las depresiones en que se encuentran. La depresión del Cauca es en pro-
medio unos 500 m más alta que la del Magdalena, y por esta razón los conos son
más altos en términos absolutos y también en términos relativos, en general. Los co-
nos de Armenia, Pereira y Chinchiná son más altos en relación con el nivel de base
local (cauce de los ríos que los construyeron) que los de Ibagué, Venadillo, Armero
o Mariquita en la depresión del Magdalena. En el caso de los flujos (lahares) proce-
dentes del Ruiz en noviembre de 1985, éstos no afectaron directamente el cono de
Chinchiná sino las vegas a lo largo del río, es decir el eje de disección; en cambio sí
se desbordaron sobre Armero, construida sobre un cono bajo.
La depresión en la que fluye el río Cesar también tiene piedemontes asimétricos.
Del lado occidental está la sierra nevada de Santa Marta, un volumen montañoso que
supera los 5.000 m de altitud con aportes por deglaciación en el Pleistoceno y ríos en-
cañonados que construyeron conos en el piedemonte y presionaron al río Cesar con-
tra la serranía de Perijá. Esta serranía, considerablemente más baja, con cuencas
hidrográficas más pequeñas y escasos aportes fluvio-glaciares, tiene un piedemonte
estrecho en relación con el construido al borde de la sierra nevada.
La cordillera Oriental también es asimétrica, y por tanto lo son sus piedemon-
tes. La divisoria de esta cordillera no está centrada sino que sus mayores alturas

134
Los PIEDEMONTES

están hacia el lado oriental. La vertiente oriental reúne varios factores que expli-
can un piedemonte muy amplio hacia el oriente: pendiente abrupta, mayor desa-
rrollo de glaciares (Pleistoceno), frentes de condensación con mayor cantidad de
agua para las corrientes, y éstas cortan la estructura perpendicularmente forman-
do cañones.


EICen1to

Pllmlrl

D Cona. d. derrubio.

I . . . . . 1 LI".. de fa .. ~ Cono. aluvlo-lorrencleIH

D Llanurl aluvial

"""
Figura 8-7 Valle asimétrico del río Cauca y sus piedemontes
(tomado de Mapa Geológico Valle del Cauca, Ingeominas, 1992).

135
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

11/0 A!lAU(!A

,,
i~

l'

LJ Ccnosantiguos [=:J Tonazas_


CJ eonos_ [=:J Uanura_
r:--J. Uanura_ 11 C-y_
~ . . desbonIe L---.J l1ICionIes

50 100m.

Figura 8-8 Piedemonte llanero (tomado de Goosen, 1971).

Otro factor que se agrega a los anteriores es una mayor sismicidad que incide
en un mayor aporte de sedimentos por movimientos en masa. Como resultado se
tiene un piedemonte y llanura aluvial (Llanos) muy amplio como se ve en la figura
8-8. La tectónica activa del piedemonte llanero, además del mayor aporte de sedi-
mentos, ha tenido otras consecuencias morfológicas. El levantamiento del borde
cordillerano ha levantado también los conos, generando secuencias escalonadas
como se muestra en la figura 8-9. En algunos casos, los conos y terrazas aparecen fa-
llados y con pendiente invertida, inclinados hacia la cordillera (Goosen, 1971; Ro-
bertson, 1992).
La vertiente occidental de la cordillera Oriental (hacia la depresión del Mag-
dalena) tiene características diferentes. El altiplano cundi-boyacense constituye

136
LOS PIEDEMONTES

Figura 8-9 Piedemonte llanero escalonado. Arauca (tomado de IGAC, 1971).

una trampa de sedimentos que impidió una sedimentación importante hacia el


Magdalena. Las condiciones climáticas son menos húmedas por efecto de sombra
en relación con los vientos alisios. Las corrientes principales de agua drenan en
sentido norte o sur paralelas o subparalelas al Magdalena y con trampas internas
de sedimentos. En las condiciones aquí señaladas, la construcción de conos alu-
vio-torrenciales ha tenido una menor posibilidad. Sin embargo se señalan dos ex-
cepciones: la cuenca del río Chicamocha-Sogamoso por su extensión y conexión
con una amplia área glaciar en el Pleistoceno (y aun actualmente) logró construir
un gran cono en su confluencia con el río Magdalena. El piedemonte oriental del
Magdalena en el sureste del Huila también tiene conos amplios a pesar de la esca-
sa altura de la cordillera en ese sector y con muy poca influencia glaciar. Por ana-
logía (parcial) con el piedemonte llanero se supone (como hipótesis) que la
intensidad de la actividad sísmica del área aportó suficientes sedimentos para la
construcción de conos aluvio-torrenciales.
Las asimetrías planteadas explican de manera general la morfología de los
piedemontes colombianos. De otra parte, la morfodinámica descrita plantea una
inestabilidad real y potencial de las áreas piedemontanas que han afectado histó-
ricamente y afectarán en el futuro los asentamientos humanos con sus diferentes
formas de ocupación del espacio geográfico.

137
------~-
Capítulo nueve

CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS


Y MODELADOS HEREDADOS

El orden de presentación de los capítulos bien podría haber sido otro, en ra-
zón de la explicación de los hechos que se correlacionan entre sí. Así por ejemplo,
el conocimiento de las glaciaciones es fundamental para explicar en parte los de-
pósitos piedemontanos tratados antes. A pesar de esto, aquí se tratarán los princi-
pales cambios climáticos ocurridos en el Cuaternario y su incidencia en los
modelados que hoy reconocemos, tanto por sus formas como por las formaciones
su perficiales correlativas.
En el capítulo 3 se planteó que la surrección de sistemas montañosos (orogé-
nesis) fue un fenómeno global que afectó la Tierra, especialmente en la segunda
mitad der período Terciario. Las consecuencias se manifiestan, entre otras, en el
Cuaternario, con un enfriamiento generalizado del planeta, razón por la que al
período Cuaternario se le califica a veces como la Edad de Hielo. Aunque la oro-
génesis ha continuado en el Cuaternario, son los cambios climáticos los que más
han incidido en la conformación geomorfológica más reciente de la historia de la
Tierra.
De hecho, los cambios climáticos cuaternarios han afectado en general todo
el espacio colombiano, pero aquí la presentación se centra en tres hechos funda-
mentales, de entre los varios que han sido reconocidos en la geomorfología de
Colombia: se trata de los períodos glaciales con las glaciaciones y modelados gla-
ciares, de los cambios de humedad y de la cobertura vegetal que facilitaron la ela-
boración de modelados eólicos y, finalmente, de los cambios del nivel del mar
resultantes de las fluctuaciones térmicas sincrónicas con los glaciales e interglacia-
les, cambios que explican la morfología litoral e insular.

139
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

GLACIALES, GLACIACIONES, GLACIARES Y MODELADO GLACIAR

Aunque no exclusivas del Cuaternario, las glaciaciones son una característica


esencial de este período en el que convergen dos condiciones básicas: el enfria-
miento y mayor humedad globales y la ubicación del gran casquete glaciar de la
Antártida en el Polo Sur, que a su vez facilitó los flujos térmicos hacia la zona
ecuatorial.
La Tierra en su movimiento de translación alrededor del Sol sigue una órbita
que varía entre elíptica y circular; por tanto, varía su excentricidad. En 1940, el
matemático servio M. Milankovich planteó la generación de ciclos de aproxima-
damente 100.000 años de duración, en relación con la excentricidad de la órbita.
De los 100.000 años, 90.000 corresponden a una fase fría (glacial) desencadena-
da por una menor recepción de energía en la Tierra, y le sigue la fase más corta
con mayor recepción de energía que origina un clima menos frío (más tibio) du-
rante los 10.000 años restantes o fase interglacial. Las dos conforman un ciclo gla-
cial-interglacial (Shackleton & Opdyke, 1973; Bowen, 1978, Fig. 9-1). Si durante
una fase o período glacial la temperatura es suficientemente fría, se puede desen-
cadenar una glaciación; es decir, la formación de masas de hielo o glaciares, o cre-
cen los relictos de la glaciación anterior.
Otras variaciones climáticas de menor duración y explicadas también por los
cambios en la geometría orbital de la Tierra, se relacionan con la inclinación del
eje terrestre con respecto al plano del Ecuador celeste, inclinación que varía de
22.1 0 a 24.5° en un período de 41.000 años, siendo actualmente de 23.5°. La otra
variable de la geometría orbital es la rotación del eje terrestre alrededor de la per-
pendicular a la órbita terrestre con un período de 22.000 años; es la precesión de
los equinoccios. Hays et al. (1976) probaron la correspondencia de estos cambios
con fluctuaciones térmicas que explican los estadiales e interestadiales, o cambios
menores dentro del ciclo glacial-interglacial.
Para explicar la sucesión de glaciaciones se utilizó durante varias décadas el
modelo alpino de Penck & Brückner (1909, citado por Bowen, 1978) en el que se
postularon las glaciaciones Günz, Mindel, Riss y Würm, modelo desechado ac-
tualmente en la medida en que se ha ido precisando el conocimiento al respecto.
Algunos cambios climáticos del Pleistoceno se citan a continuación: Bowen
(1978) describe para los últimos 700.000 años, en las Islas Británicas, siete perío-
dos glaciales con glaciaciones; en la Patagonia argentina las glaciaciones se regis-
traron desde hace 3.5 m.a. (Mercer, 1984); en Chile, Caviedes & Paskoff (1975) y
Laugenie (1982) describieron tres glaciaciones y en Bolivia los glaciares aparecie-
ron por lo menos desde hace 2 m.a.

140
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

oa..
:::2:
w
¡::
(f)
O
-'
<{ ·z
<{
ü o
~ o
o
C> o
~

22
-' vi
<{ o
Ü le
<{ 10
Punto medio entre TO Máx y TO Min. -'
C> o
ti:: O
UJ
1- ~
-' ~ O
<{ O
Ü
,....,
-'
~
C>
<{
ü x
o
ti::
UJ ~ "-
o.
C>
1-
~ O
«
-'
t) tU
Ü ·0
10
O>
"-
Punto medio entre ro Máx yTO Min. ...,Q)
.,
e
(f) tU
O ·0
-'
·z
<{ 10
~ o O>
t) o
o o
::5 o u
C> ~ O
(( '1"4
I
-'
<{ 01
Ü IV
~ lo
::1
Punto medio entre ro C>
a:: DI
UJ ¡¡:
1-
~
-'
<{
ü ..:.
<{
~ ü
C>
ti:: ~
UJ C>
1- O
~ -'
t)
Ü

Punto medio entre ro Máx y ro Min.

TEMPERATURA

141
COlOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

En la cordillera Blanca (Perú) y en la cordillera Real (Bolivia), Clapperton


(1981) describió patrones de avance y retroceso glaciar para el final del Pleistoce-
no. Afirma que además de los depósitos glaciares correspondientes a las dos últi-
mas glaciaciones se encuentran depósitos más antiguos a 3.27 m.a. en cercanías
de La Paz (Bolivia), mientras que en el Perú no se han encontrado evidencias ante-
riores a las dos últimas glaciaciones.

La glaciación en Colombia
En Colombia, a partir de análisis palinológicos en sedimentos lacustres de la
sabana de Bogotá, Hooghiemstra (1984) definió 27 ciclos climáticos mayores (gla-
cial-interglacial) con una periodicidad media de 100.000 años y que correspon-
den bastante bien con las variaciones establecidas para el Atlántico norte y
ecuatorial y del Pacífico como prueba de la sincronía explicada por la variación de
la geometría orbital. Sin embargo, esto no significa que en Colombia hayan ocurri-
do 27 glaciaciones; sólo se tienen evidencias claras para la última glaciación (Van
der Hammen et al., 1973, 1980-1981; Van der Hammen & González, 1963; Hel-
mens, 1988; Flórez, 1986, 1992, entre otros autores). (Véase Fig. 9-2).
Siguiendo el modelo alpino y con base en niveles diferentes de disección en
depósitos fluvio-glaciares en la cuenca del río Tunjuelito (páramo de Sumapaz),
en la sierra nevada del Cocuy (Boyacá) y en el páramo de Arcabuco (Boyacá),
Brunnschweiler (1981) planteó la ocurrencia de diferentes glaciaciones, pero sin
soporte en dataciones o análisis de alteración diferencial en los clastos de los
depósitos
Algunos autores han postulado la ocurrencia de una penúltima glaciación en
Colombia. En Murillo, Tolima, Herd (1982) describe una morrena cubierta con
cenizas, estas últimas fechadas con 100.000 años, por lo que la morrena sería de
una glaciación anterior. Van der Hammen et al. (1980-1981) describen el estadio
Río Negro en la sierra nevada del Cocuy como perteneciente a una penúltima gla-
ciación. El mismo estadio es descrito en el Sumapaz (O.e.) por Helmens (1984), y
también Flórez (1986) describe un estadio aparentemente correspondiente a la
penúltima glaciación en Marulanda (Caldas). Los trabajos citados señalan la posi-
bilidad de una penúltima glaciación cuyos modelados habrían sido, en general,
borrados (erosionados) por el avance de la última glaciación, supuestamente de
mayor cobertura.
El último período interglacial, o comienzo del Pleistoceno superior, funcionó
desde hace 128.000 años a.p. hasta 116.000 años a.p., es decir con una duración li-
geramente mayor a los 10.000 años (Bowen, 1978). Desde entonces (116.000 años),

142
FÚQUENE MACEDONIA ATLÁNTICO ATLÁNTICO ATLÁNTICO ECUA- PLATEAU SOLOMOM ATLÁNTICO
COLOMBIA GRECIA NORTE V23-82 NORTE 23-83 TORIAL 180-73 O. PACIFICO V28-238 NORTE 280
10' O

1---=¡---lI--~r-----li----~r---lr~~~~-r--~:::::;~-,--------~~~----.-----r---~~--r-~~~lO'
Polen Polen TOC M % Foram Total Foram A"O A"O

~
AhosZ , ,,-- Aflos
O W ( • O

10 ~:z:: I!!
!!!: e
10

20
:iU 20

30
a 30
ii
u
40

f!
40

50 ~ .J
50
.2 ce
u
60 U 60
(.)
~ ce
~
.J
~
70 70
C)

60 ~
~
60 Si'"
W p
A.
90 ;:) 90 ~
)-,
(1)
--i
O
100 8
~
100
Vl
n
e
~
,.,~
110 110
!!l
BW
z

H
.J
120 A. 120 ,.,
)-

(5
Vl
130 III-A 130 -<
6

.+
Van der Hammen Wijmstra, Sancetta etJII., 1974 Mclntire, 1972 Shackleton & Opdyke, 1973 Emiliani, 1958 o
etJII., 1971 1969. Emiliani & Shackleton ~
_~ re
1974. 8
Vl

~
,.,
Figura 9-2 Último ciclo interglacial-glacial e interglacial actual. Correlación de secuencias continentales y oceánicas,
I~ ~
....
w
A: comienzo del último interglacial. B: Final del último interglacial (o comienzo del último glacial), C: Fin del
último glacial (o comienzo del interglacial actual u Holoceno) (tomado de Wilmstra & Van der Hammen, 1974), ~
COLOMBIA: EVOLUCIÓN... DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
~,_o~~~~~ ".,~,,~~~~_ ".~.~,,~_~ ,~._,_~,,~,,_~ ,_,_.~~_~

comenzó el último período glacial (frío), y para Colombia los glaciares (nevados) em-
pezaron a formarse hace unos 70.000 años, coincidiendo con el tiempo más frío del
período glacial (Wijmstra & Van der Hammen, 1974). Estos autores muestran la sin-
cronía térmica-temporal del último ciclo glacial-interglacial como fenómeno global
(Fig. 9-2).
Así, desde hace 70.000 años los glaciares colombianos empezaron a formarse
o quizás crecieron los relictos de una posible penúltima glaciación. Según Van der
Hammen (1985), en el último glacial para Colombia la máxima extensión del hie-
lo ocurrió poco antes de 35.000 años a.p. Posteriormente los glaciares disminuye-
ron y poco antes de 25.000 años a.p. hubo otro avance. glaciar o estadial; de los
21.000 a los 14.000 años hubo una notable reducción del hielo por ser una fase
muy seca aunque fría, y entre los 14.000 y 10.000 años a.p. hubo varias fluctua-
ciones con la alternancia de estadiales e interestadiales (Fig. 9-3). Para las latitudes
medias del hemisferio norte, el máximo de la extensión glaciar fue hacia los
18.000 años a.p.; no así en Colombia donde las condiciones de humedad no fue-
ron suficientes para el avance de los glaciares.
Así terminó el Pleistoceno, hace 11.000 a 10.000 años a.p. y dio comienzo el
Holoceno con unas condiciones de humedad y temperatura que, aunque cam-
biantes, han sido en general similares a las actuales.
Durante el Pleniglaciallas montañas colombianas se cubrieron de hielo hasta
alturas de 3.000 m ± 100 m; ocasionalmente descendieron un poco más y cu-
brieron 17.108 km 2 , dato obtenido de la planimetría una vez delimitados los mo-
delados glaciares heredados. Abajo de los glaciares estaba el páramo de entonces
y se calcula que alcanzaba la extensión que se muestra en la figura 9-5 hasta altitu-
des de 2.500 m y, posiblemente, menores. La cobertura se muestra en el mapa de
la figura 9-4 y como un ejemplo más detallado, se muestra la extensión de la sierra
nevada del Cocuy (Fig. 9-6).

Consecuencias de los eventos glaciales y glaciares

Los períodos glaciales del Cuaternario han afectado el territorio colombiano,


también la última glaciación (o glaciaciones ?). De todos modos, la formación de
glaciares en el territorio colombiano fue, al parecer, un fenómeno posterior para
Colombia que para el resto de Suramérica.
Se estima que durante el último glacial la temperatura alrededor del Atlántico
ecuatorial fue de unos 2 oC menor que en el presente (Emiliani, 1966), pero para
el mismo tiempo la temperatura del borde del altiplano de Bogotá es estimada por
Van der Hammen (1985) en unos 7 oC menos que la actual; es decir, correspondía

144
~~,_._~,~,,--~
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

al páramo propiamente dicho. Esto significa que las variaciones térmicas se incre-
mentan con la altitud. Fuera de las áreas glaciares, los cambios térmicos hicieron
variar los pisos bioclimáticos; así durante períodos fríos los pisos se contraían y

~~

111

I
..J1l. o
ici o :::E Wo REGIONES
¡jj:g :::E ~ 0
~Z
-
~ .e(
IIIC
11. oz
c'Z
c(c(
.C(
11. m me( CORDILLERA ZONAS
cw ~
111 ORIENTAL DE EUROPA
wc POLEN

1
Z.III SUBATLÁNTICO
2
O
3 ...... Z
4 b UJ SUBOREAL
5
D O
Z.II 1-
~ O
6
a ...1 ATLÁNTICO
7 1)
O

l/
8
Z.I
J: BOREAL
9

¿~
10 ESTADIAL PREBOREAL
Y.II
EL ABRA
...!.~ DR~~lA.p~~bln

ts
11
INTERESTADIAL 0-
0::0 INT~~étJ¿gIAL
~:5
12 GUANTIVA Y. I EST. DRYAS TEMPRANO
EST. LA CIEGA <.') INTEREST. BQlLLlNG
13

14
¡15
15
/ o:::
16
c(
17

18
\ ESTADIAL
FÚQUENE
WV
o::
~o::
-
O
19

20
( ~~
<.')w
-11.
Z:::J
':jlll
11.
c(
...1
(!)

O
D WIV
:::E
( W 111 -
1-
WII
...1
?2~ ( WI
'::l

~
O
W II ow
::¡ - - - -_._-


~~

V.I ü:5 INTERESTADIAL
1I ?30 :5<.')
<.? DENEKAMP

(
CAMBIOS VERTICALES DE
Z
W
..J
11.

LA VEGETACiÓN Y DE LA CRONOESTRATIGRAFfA y CORRELACiÓN


TEMPERATURA
--
Figura 9-3 Cambios de la vegetación y de la temperatura en el área de Fúquene durante
los últimos 30.000 años (tomado de Van Gell & Van Der Hammen, 1973 y Kuhry, 1988).

145
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

descendían, y durante los interglaciales los pisos subían. En la figura 9-5 se mues-
tra la posible extensión de los páramos durante el pleniglacial.
De acuerdo con los varios trabajos realizados por el autor (Flórez, 1986,
1992, 1997), el límite inferir de los glaciares al final de la Pequeña Edad Glaciar

\ 'O B
~
c~
BARRANQUILII!.~
~
~'r;
10' 10'.

VENEZUELA

o
'-'
,.....
¡;,..

ü
~

p..
]l.f,1
?,.\O
o
~
'<"
14)
u
o
10 QÚAV¡AP-E

Llmh de l. lMlyoI'.-I6n
~(~)

EmMI6n de l. PequW . .el


_ti.,. •

.0 '
100 !al<m O'

78'

Figura 9-4 Extensión de los glaciares durante el pleniglacial yen la Pequeña Edad Glaciar.

146
CAMB IOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

(1850 d.C. , aprox.) estaba, en promedio a los 4.300 m. Luego, mediante el segui-
miento en tiempo y altitud de los nevados desaparecidos en el siglo XX (cuadro
9-1 ) Y conociendo que el límite inferior de los glaciares actuales está a los 5000 m
(en promedio para el año 2000), se concluye que:

VENEZUELA

o
ú

u
-<
p..

.-..-
Umiledels mayor"'- D

o 100 200 1m

Figura 9-5 Extensión de los páramos y los glaciares durante el último glacial (y glaciación).

147
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Á Es evidente que la isoterma de O°C se ha ido desplazando verticalmente


como respuesta al incremento térmico de la atmósfera, lo que explica el
desequilibrio glaciar (fusión) .
Á Según los datos antes planteados, la isoterma de O°C se desplaza altitudi-
nalmente con una velocidad de 5 m I año, promedio para los últimos 150

6'
GUERRERO
Glaciar•• IctualeS .-
Pequen. Edad Glaciar Ó
C6chira.
Máxima extel'lli6n de
r?UEYES,;; los gl.ci .... (Ploniglaciol) O
;km

lamplona

....

~::i
~;

¡UNJA

Figura 9-6 Extensión glaciar durante el pleniglacial de la sierra nevada del Cocuy
(tomado de Flórez, 1992).

148
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

años (Flórez, 2002, en preparación). Aproximadamente, esta es la misma


velocidad con que funde la parte baja de los glaciares; así, cada año el bor-
de glaciar estará 5 m más arriba.
Á En la medida en que los glaciares se funden, se liberan espacios que entran
a hacer parte del piso periglaciar (o superpáramo). En otros términos, el
piso periglaciar está creciendo por arriba, donde aún existen glaciares. A
su vez, por el incremento de la temperatura, el páramo fitocoloniza, hacia
arriba, la parte baja del superpáramo. Pero también el páramo debe estar
perdiendo espacio en su parte inferior.
Los cambios climáticos modificaron la composición, la fisionomía y las áreas
ocupadas por las formaciones vegetales. Desde el comienzo del último glacial
(116.000 años a.p.), en el altiplano cundi-boyacense y en alturas similares de los
Andes colombianos, la vegetación herbácea y rala de los páramos fue rempla-
zando paulatinamente al bosque andino y alto-andino, los que a su vez migra-
ron hacia altitudes inferiores. Desde comienzos del Holoceno la vegetación fue
colonizando progresivamente las áreas deglaciadas al mismo tiempo que se for-
maban nuevos suelos. Las variaciones en la cobertura vegetal necesaria incidieron
en la efectividad de los procesos erosivos, ya que a mayor cobertura vegetal la
erosión hídrica y eólica es menos efectiva.
Durante la mayor extensión de la última glaciación el nivel del mar era unos 100
m más bajo que el actual, y Ochsenius (1983) calcula que la línea de costa del mar
Caribe colombiano estaba unos 15 km retirada más hacia el norte en relación con la
actual; igualmente las islas eran mucho más extensas que en el presente. Con la de-
glaciación ocurrió el efecto contrario: gran parte de las masas glaciares de los polos y
de las montañas se fundieron y fueron al mar haciendo subir su nivel. Por esto, el mo-
delado litoral que hoy conocemos está estrechamente relacionado con el último ciclo
glacial-interglacial (tema que se presentará más adelante).
Con el ascenso del nivel del mar los ríos construyeron nuevas áreas aluviales,
especialmente en las partes bajas de las llanuras costeras. Según Van der Hammen
(1986), el área inundable del sistema fluvial Magdalena-Cauca-San Jorge ha expe-
rimentado una sedimentación progresiva durante el interglacial actual, aunque
con intensidades oscilantes.
La dinámica glaciar pasada y actual hace parte de un sistema de transferencia
de materiales de las montañas hacia las partes bajas; las aguas de fusión transporta-
ron grandes cantidades de materiales detríticos y formaron depósitos flu-
vio-glaciares en formas de conos de deyección, especialmente en los bordes de los
altiplanos o a altitudes similares. Otros materiales fueron transportados hasta los co-
nos de deyección de los piedemontes. En los valles estrechos y profundos de los ríos
de la alta montaña (entre 2.000 y 3.000 m) son frecuentes los conos de deyección

149
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

fluvio-glaciar, áreas que por su pendiente menor son preferidas para el asentamien-
to de pequeñas poblaciones.
En la alta montaña la glaciación modificó el relieve, elaborando modelados
específicos (véase aparte siguiente), entre los que sobresalen los circos glaciares,
las cubetas de sobreexcavación glaciar frecuentemente ocupados por lagunas, los
valles glaciares con forma de cuna o artesa y los depósitos morrénicos.
Con la orogenia de las cordilleras, las alteritas del sustrato formadas por me-
teorización en el Terciario fueron levantadas, algunas de las cuales aún se enOJen-
tran de manera residual; pero las que llegaron a altitudes superiores a los 2.900 m
fueron tomadas por los glaciares, razón por la que en los páramos no se encuentra
este tipo de formación superficial. Dicho de otra manera, las formaciones superfi-
ciales presentes hoy en la alta montaña son los depósitos detríticos abandonados
por los glaciares (morrenas y conos fluvio-glaciares), depósitos de gelifractos y los
suelos desarrollados durante el Holoceno. Como formación superficial, existen
también los materiales piroclásticos depositados en el Holoceno.
Por la anterior razón, en los páramos no se presentan los problemas de soliflu-
xión o la ocurrencia de deslizamientos grandes, ya que los movimientos en masa
más frecuentes son pequeños derrumbes y desplomes en las cornisas.
La llegada de los primeros grupos humanos al territorio colombiano ocurre en
el Holoceno, en condiciones climáticas más benignas, aunque la alta montaña no
fue espacio de ocupación permanente.

Los glaciares en el interglacial actual

Las condiciones climáticas del interglacial actual u Holoceno se caracterizan


por una mayor recepción de energía solar en la Tierra. Para Colombia, como en
otros sistemas montañosos del planeta, el ascenso térmico implicó la consecuente
vegetalización de la alta montaña, la formación o el ascenso de los páramos y de
los demás pisos bioclimáticos.
Kuhry (1988) resume los principales cambios holocénicos: Holoceno inferior
(9500-6000 años a.p.) con aumento en la temperatura y en la precipitación, luego
un óptimo bioclimático de 7000 a 3000 años a.p., tiempo a partir del cual se pre-
senta un leve deterioro hacia condiciones más frías pero oscilantes.
En el transcurso de estos cambios ocurrió un pequeño avance glaciar (esta-
dial) entre 7400-6050 años a.p. (Holoceno medio) y el de la Pequeña Edad Gla-
ciar ocurrida entre los siglos XVI y XIX (et al., 1980; Van der Hammen, 1981),
entre los más destacados.

150
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

En cuanto a la Pequeña Edad Glaciar, es el avance más reciente y mejor docu-


mentado históricamente, ocurrido como consecuencia de un enfriamiento de la
atmósfera terrestre entre los años 1600 y 1850 (d. C). Al igual que los otros cam-
bios, este es un cambio global que en Colombia hizo descender los glaciares resi-
duales hasta 4.300 m en promedio. En el sur del país, los nevados (Cumbal, Pan
de Azúcar y Puracé descendieron hasta los 4.200 m, hasta 4.400 m en los nevados
del centro (Ruiz, Santa Isabel ... ) y 4.600 m en la sierra nevada de Santa Marta
(Flórez, 199.2). Con este avance los hielos cubrieron 374 km 2 •
A partir del final del siglo pasado, la temperatura ascendió con una oscilación
menor hasta el presente, lapso durante el cual desaparecieron varios glaciares (ne-
vados) como se muestra en el cuadro siguiente.

Cuadro 9-1
Glaciares (nevados) desaparecidos en el siglo XX

Pequefta Edad Glaciar


No. Glaciar Altitud (m)
So enkm 2
Chiles 4.470 0,6 1950
2 Cumbal 4.790 2,3 1985
3 Galeras 4.276 1,0 1948
4 Sotará 4.580 3,0 1948
5 Pan de Azúcar 4.520 4,5 1960
6 Puracé 4.520 3,5 1940
7 Quindío 4.650 4,3 1960
8 Cisne 4.600 4,5 1960

De acuerdo con los datos de altitud, el glaciar desaparece en la medida en


que la isoterma de O°C asciende por aumento térmico.
En el presente sólo existen cuatro nevados (glaciares) y dos sierras nevadas
como conjuntos aislados de picos cubiertos por glaciares. Estas masas glaciares
existentes son relictos de la última glaciación, y debido al aumento térmico gene-
ralizado desde el año 1850 están en franco retroceso (fusión acelerada), tal como
se muestra en el cuadro 9-2 yen las figuras 9-7, 9-8 Y 9-9.
Los datos que aparecen en el cuadro 9-2 se obtuvieron de la fotointerpretación
y planimetría del modelado heredado del avance de la Pequeña Edad Glaciar (año
1850 aprox.) y luego de acuerdo con las coberturas de fotos aéreas según fechas se-
ñaladas. A partir de este cuadro, se graficó la información en la figura 9-7, en la cual

151
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 9-2
Recesión de los glaciares (nevados) actuales
desde 1850 (d.C.)

No. Gladar Afto Á.... km 2


9 Huila 1850 33,7
1965 16,3
1981 15,4
1990 13,9
1996 13,3
10 Tolima 1850 8,6
1946 3,1
1958 2,7
1987 2,1
1996 1,0
11 Santa Isabel 1850 27,8
1946 10,8
1959 9,4
1987 6,4
1996 5,3
12 Ruiz 1850 47,5
1959 21,0
1975 19,6
1985 18,7
1986 17,0
1990 14,1
1997 9,3
13 Sierra Nevada del Cocuy 1850 148,7
1978 38,8
1985 35,7
1994 23,7
14 Sierra Nevada de Santa Marta 1850 82,6
1939 21,4
1954 19,4
1981 16,1
1989 12,0
1995 11 L 1

se aprecia la tendencia a la fusión glaciar, y si se proyectan las curvas, se podría afir-


mar que algunos nevados desaparecerán en las próximas décadas.
De estos datos se deduce una disminución porcentual anual del área cubierta
que varía entre 0,5 y 1,1 %, mientras que por efecto de la explosión del volcán del
Ruiz en 1985 la fusión se aceleró no sólo en el Ruiz sino también en los nevados

152
AREA
(km')
140

120

100

"Oc-{¡J.
80

~
oc
6
'"P
60 ~
;.-,
.t<f+ -l
R
~
.,,~ ~
n
e
40 ~Al
Z
;.-
Al
6en
-<
20 ~
O
o
~
o
O
en
¡¡;
...
Al
1850 1900 1950

UI
1990 2000 AÑO
~
o
W Figura 9-7 Recesión de los glaciares actuales desde la Pe<¡ueña Edad Glaciar, 1850 d.C. O
V>
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

del Tolima y Santa Isabel por la concentración de piroclastos que centralizan la ra-
diación solar, con porcentajes de pérdida de área que superaron el 4%.
Como parte de un proyecto de investigación sobre glaciares, adelantado por
el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, con la dirección del autor, se moni-
torearon lenguas glaciares en la sierra nevada del Cocuy y en los nevados del Ruiz
y Santa Isabel. De los resultados se muestra el ejemplo de la figura 9-8, yen gene-
ral se encontró un retroceso promedio anual entre 12 y 18 miaño y una pérdida
de espesor cercana a 2 miaño. Esto, unido a la información antes señalada, de-
muestra una recesión rápida que podría llevar a algunos nevados a su desapari-
ción en las próximas décadas, si continúan las actuales tendencias térmicas.
Con datos parciales de estaciones climatológicas instaladas en y cerca del ne-
vado Santa Isabel, se logró estimar el desequilibrio térmico entre la temperatura
del aire y la del hielo. Como se muestra en la figura 9-9, para una altitud dada, la
temperatura del hielo es superior a la temperatura media del aire; así el hielo está
en desequilibrio y la consecuencia es la fusión, especialmente si está cerca de la
isoterma de O oc. La isoterma de O oC se encuentra cada vez a mayor altura; dicho
de otra forma, el glaciar recede por el aumento térmico, tal como se había demos-
trado en términos generales para Colombia en el cuadro anterior y en la figura
9-7.

SEGÚN MEDICIONES AEROFOTOGRAMÉTRICAS

m
~
600 Recio 3

500
O
(1)

ow 400
O
a:
tu
a:
300 Recio 1

200 / Ollata

100

1960 1970 1980 1990 ARos


Figura 9-8 Retroceso de lenguas glaciares en el nevado del Ruiz (tomado de Flórez, 1986).

154
y MODELADOS HEREDADOS

Altitud

rc hielo

h O°C hielo
~
h O°C aire
rc aire
Borde
glaciar
----1-
I
I
I
+ Temperatura
Figura 9-9 Altitud relativa de las isotermas de O oC del aire y del hielo
(tomado de Flórez, 1992).

Otro ejemplo del retroceso glaciar fue reconstruido con fotografías de campo
y aéreas en el glaciar El Cóncavo de la sierra nevada del Cocuy (Fig. 9-10). Este gla-
ciar se extiende hacia el occidente sobre los reveses más suaves, mientras que so-
bre la cornisa (frente) oriental, de pendiente abrupta, el hielo no se acumula en el
presente.
Retomando datos antes presentados, si en 1850 (d.C.) la isoterma de O OC es-
taba a los 4.300 m de altitud y hoy (año 2002) se ubica a los 5.000 m, con un pro-
medio de ascenso altitudinal de 5 miaño y, apoyados en los datos de la
temperatura media anual del aire de la estación Las Brisas (flanco occidental del
nevado del Ruiz a 4.150 m) con promedio de 4.5 oC en los últimos 18 años, en-
tonces se puede afirmar que la temperatura media anual del aire se ha incremen-
tado en por lo menos 4 oC (Flórez, 2002, en preparación). Este incremento
térmico es superior al promedio aceptado a nivel mundial, lo cual permite afirmar
una vez más que los incrementos térmicos son más amplios y de mayor impacto
en la alta montaña.
El aumento térmico de la atmósfera registrado a nivel mundial desde 1850
(d.C.) hasta nuestros días es, al parecer, una oscilación menor positiva dentro de la
tendencia general al descenso que empezó en el Holoceno medio. Sin embargo,

155
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
---- ---

esta oscilación parece acelerada por efectos humanos relacionados con la emi-
sión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. De otra parte, estadísticamen-
te, estaríamos al final del interglacial actual u Holoceno.

Los modelados glaciares


Las masas de hielo en las montañas colombianas durante el Pleniglacial po-
dían superar los 200 m de espesor en las cumbres. El hielo se comporta como un
fluido y se desplaza lentamente hacia abajo a velocidades de algunos metros por
año. En algunos sectores, de acuerdo con la topografía, puede desplazarse con un
movimiento inverso a la pendiente con efecto de retroexcavación.
El movimiento y la presión de su masa producen varios efectos modeladores:
fracturación y arranque de clastos rocosos e incorporación de los mismos a la
masa glaciar, pulimento del sustrato, construcción de circos glaciares y cubetas de
sobreexcavación escalonadas (Fig. 9-11), entalle de amplios valles en forma de
cuna o artesa y abandono de los detritos rocosos (morrenas) una vez que el glaciar
se funde. Estos depósitos se organizan en los flancos a lo largo del valle (morrenas
laterales, Fig. 9-12), en el fondo (morrenas de fondo), o al final perpendicular-
mente al valle (morrenas frontales).
La ubicación de circos glaciares se encuentra en general arriba de los 3.500
m, pues se requiere una masa glaciar espesa que pueda generar retroexcavación;
de los circos hacia abajo se extienden los valles glaciares y los depósitos morréní-
cos que descienden hasta 3.000 m ± 100 m, ocasionalmente un poco más.
Los modelados glaciares heredados del Pleniglacial se distribuyen en Colom-
bia de la siguiente manera (véase Fig. 9-4):
Á En la cordillera Centro-Occidental, los glaciares fueron continuos desde la
frontera con el Ecuador y cubrían las estructuras volcánicas del Chiles.
Cumbal, Colimba, Azufral y Cualcalá.
Á La cordillera Occidental tuvo glaciares discontinuos en cerros aislados: Fa-
rallones de Cali, Tatamá, Caramanta, Concordia, Frontino y Paramillo.
J. El eje de la cordillera Central fue cubierto por glaciares discontinuos desde
la frontera con Ecuador, con interrupciones al norte y sur del Macizo Co-
lombiano y entre los actuales páramos de Don Simón y el nevado del Toli-
ma. A partir del nevado del Tolima la cobertura era continua hasta el norte
de Marulanda (Caldas).
Á En el sur de cordillera Oriental, en el macizo de Carzón, hubo glaciares en
las serranías de Miraflores y Los Picachos. Luego, al norte de la depresión de
Uribe, los glaciares cubrían el hoy llamado páramo de Sumapaz. Volvían a

-~--~~j;-
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

PICO
EL CÓNCAVO

HII'IIII~. 111 111 " ..

1IIIIIIIInlIIII 111111111111
1997_ 1111111 1111 -11 11111111111.
11111111111'
T&>';~

1"'" 11111111111 ...


II
111111111 1 1IIIIIl 11111111111111111111'
1111111111111111 111111 111

1948 _ __
-=__------------~--~~ I
--_ _-::::7""'--_ _ _- - - - - - - 1938 -----

LAGUNA GRANDE DE LA SIERRA

Figura 9-10 Variación del límite inferior del glaciar El Cóncavo desde 1938
(tomado de Flórez, 1992, con base en seguimientos fotográficos
de Erwin Krauss, límite 1997, Ideam).

aparecer desde el norte de la laguna de Tota de manera continua por todo


el eje de la cordillera hasta el páramo de Cáchira (Norte de Santander); es lo
que podría llamarse la sierra nevada del Cocuy de ese tiempo, con una ex-
tensión de 5.372 km 2 , es decir el 32% del área glaciar de Colombia en el
Pleniglacial (Fig. 9-6).
Sobre estos modelados, las formaciones superficiales son los depósitos mo-
rrénicos asociados a los valles glaciares; de otra parte están los depósitos de geli-
fractos al pie de las cornisas. Los materiales piroclásticos holocénicos cubren los

157
COLOMBIA: EVOLUCIÓN
__ ~~~_~.~__
DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
___
.,",~~ .~~~.,_ __ ...
'_"~_····~"·_.o~ ~ _"'_~_. ~,,~

modelados glaciares, aunque con poca representatividad en la cordillera Orien-


tal. En cualquier caso, los suelos, como parte de las formaciones superficiales, se
desarrollaron en el Holoceno.
Como procesos morfogénicos actuales se destacan los derrumbes pequeños
en los flancos de las morrenas (Fig. 9-12), especialmente cuando desaparece la
vegetación arbustiva por ocupación agropecuaria. Otros procesos son la disec-
ción elemental y el escurrimiento superficial, ambos leves. No hay una disección
profunda, pues las corrientes hídricas son pequeñas, en general.
Otra característica importante de los modelados glaciares heredados es la
abundancia de lagunas que ocupan geoformas diferentes: cubetas de sobreexca-
vación glaciar, frecuentemente escalonadas (Fig. 9-11), depresiones de obtura-
ción o represamiento morrénico, depresiones de obturación por flujos de lava
(laguna del Otún) y también se encuentran algunas que ocupan cráteres volcáni-
cos (El Buey).

Escaleras ciclópeas

Sobre-excavación

Represamiento morrénico

Morrena terminal

Figura 9-11 Cubetas de sobreexcavación glaciar con lagunas


(tomado de Flórez & Ríos, 1998).

158
~--
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

Escala aproximada
100 200 300 m

Figura 9-12 Valle glaciar y morrenas laterales y de fondo.

Las lagunas del páramo también cumplen una función de regulación hídrica,
función que se está perdiendo por la sedimentación relacionada con la deforesta-
ción y las actividades agropecuarias que aceleran el escurrimiento superficial yel
transporte de sedimentos a las lagunas.
En el trabajo de Flórez & Ríos (1998), se planimetró el área lacustre de la alta
montaña, con un total de 1.428 lagunas y una extensión de 135 km 2 • La mayor
concentración de lagunas está en la cordillera Oriental (693), seguida por la cordi-
llera Central (445). Llama la atención la abundancia de lagunas en la sierra nevada
de Santa Marta (383) en relación con su menor extensión, mientras que en la cor-
dillera Occidental sólo se encuentran siete lagunas con un área de 0,3 km 2 • Las la-
gunas citadas están principalmente relacionadas con la dinámica glaciar heredada
y muy secundariamente con influencia volcánica.
Arriba de los 3.900 m aproximadamente comienza el piso periglaciar actual,
donde el frío es un factor que controla algunos procesos: nevadas con hielo/des-
hielo, reptación de suelos, deflación por el viento en ausencia de vegetación y
también la crioclastia o ruptura de rocas una vez que el agua que penetra en las
grietas se congela. Este proceso ocurre en la parte superior del piso periglaciar
arriba de los 4.500 m. En este espacio también funciona la descamación de rocas
por cambios térmicos fuertes.

159
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
- ._-----------_._.- ---._----- ------------- - -_._----- ------_._---- -- - --_. --------------------_._---------------------._.

Piso
glaciar

periglaciar

3_800
Piso del
modelado
glaciar
heredado
3_000
~/-_/~----'-,-,---

Figura 9-13 Modelados glaciares heredados y actuales.

El piso glaciar tiene como formación superficial las masas de hielo, para las
que en el año 1997 se calculó su límite inferior entre 4.900 y 5.000 m en la cordi-
llera Central yen la sierra nevada del Cocuy, ya 5.200 m en la Sierra Nevada de
Santa Marta.
Como antes se indicó, el proceso principal del piso glaciar es la fusión acelera-
da, y por tanto, su reducción. Otros procesos característicos son la formación de
grietas, avalanchas localizadas y formación de túneles debidos a la fusión subglaciar.
De acuerdo con lo anterior, los modelados glaciares heredados o actuales
muestran una distribución altitudinal que se esquematiza en la figura 9-13. A partir
de esta distribución vertical, fundamentada en las herencias morfa-climáticas, se
define la alta montaña:
Á La alta montaña se considera, con base en Flórez (1997), como el espacio
a partir del cual operaban los procesos periglaciares durante la última gla-
ciación. Es decir, se excluye el páramo de esa época, pero se incluye el su-
perpáramo y el piso glaciar, el primero de los cuales (superpáramo) se
extendía desde los 2.700 ± 100 m hasta el borde inferior de los glaciares,
3.000 ± 100 m.

_160
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HERWADOS

Á En campo, el límite inferior de la alta montaña se identificó (en diferentes


partes del país) por una capa de gravilla (stone fine) a los 2.700 ± 100 m
bajo los suelos desarrollados en el Holoceno. La capa de gravilla es la evi-
dencia del proceso de selección granulométrica ligado al escurrimiento
difuso en condiciones periglaciares.
Á El siguiente piso morfogénico de la alta montaña es el modelado glaciar
heredado, o espacio ocupado por los glaciares de la última glaciación, en-
tre los 3.000 ± 100 m hasta el borde inferior del piso periglaciar actual a
4.300 ± 100 m.
Á A partir del anterior, se encuentra el piso periglaciar actual o 5uperpáramo,
también considerado como un desierto de altitud, entre los 4.300 ± 100 Y
los 5.000 ± 100 m. Allí el proceso dominante actual es el escurrimiento su-
perficial difuso ligado al hielo-deshielo de las nevadas ocasionales y que
opera en ausencia de vegetación. La disección, en pequeños surcos y cárca-
vas, también es funcional. Autores como Khobzi (1981 a) y Brunnschweiler
(1981) también reconocieron la formación de suelos estriados y poligonales
relacionados con la reptación generada por el hielo-deshielo.
Á Finalmente, como culminación altitudinal de los sistemas montañosos,
aparece el piso glaciar a partir de los 5.000 ± 100 m, cuyas características
fueron descritas antes.

Los MODELADOS EÓLICOS

Además de la existencia de corrientes fuertes de viento, la condición esencial


para la elaboración de modelados eólicos es la ausencia de vegetación o una den-
sidad muy rala de la misma. En esas condiciones el viento ejerce un trabajo físico
de arranque de materiales (deflación) y posterior transporte y acumulación. Esto
ocurre principalmente en condiciones bioclimáticas desérticas o subdesérticas.
En Colombia se han identificado modelados eólicos con la descripción de du-
nas y mantos eólicos en el Bajo Magdalena, en la península de la Guajira (Khobzi,
-1981 b; Ochsenius, 1981), en los Llanos Orientales (Goosen, 1971) yen la altillanu-
ra del Vichada Uoin & Torres, 1985). En las mesetas o tepuyes de la Amazonia (entre
los ríos Caquetá y Apaporis), Galvis (1994) describió modelados eólicos en el sustra-
to rocoso identificables por pedestales, hongos, arcos de roca, puentes naturales,
cavernas de deflación y barniz lustroso de óxidos e hidróxidos de hierro y mangane-
so, típicos de áreas desérticas. El autor citado considera estos modelados similares
con los de las formaciones de mesas y mesetas en el Territorio Federal del Amazo-
nas y del Estado Guayana, en Venezuela.

161
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

En cuanto a los modelados eólicos de la Guajira y de los Llanos Orientales, se


extienden también en Venezuela y en ambos casos están relacionados con la cé-
lula de alta presión subtropical o su influencia marginal (efecto secante de los
vientos Alisios). Una tal extensión como la planteada no puede deberse a efectos
locales como lo sugiere Goosen (1971) para los Llanos Orientales, sino que, debi-
do a la gran amplitud regional, debió tratarse de períodos bioclimáticamente sub-
desérticos o desérticos.

Los modelados eólicos antiguos


De acuerdo con Khobzi (1981 b), los modelados eólicos de la Guajira y de los
Llanos Orientales son policíclicos; es decir, se desarrollaron en tiempos diferentes,
lo que muestra alternancia de épocas secas y húmedas (o menos secas), mientras
que los modelados, especialmente las dunas, aparecen unas mejor conservadas
que otras.
Con respecto a los períodos secos que hubieran facilitado la generación de mo-
delados eólicos se conocen según Van der Hammen (1974) las fases con déficit de
humedad del comienzo del último glacial, del final del último glacial y otra fase seca
en el Holoceno medio, fases en las que se habrían formado las dunas y mantos eóli-
cos, tal como lo plantea Khobzi (1981 b) Y Tricart (1974). Este último autor agrega que
la formación de dunas en los Llanos correspondería con los modelados desérticos de
la Amazonia brasileña. Ochsenius (1981) describe un período desértico a subdesérti-
ca al final del último glacial entre 20.000 y 13.000 años a.p. en el litoral caribeño, y
Khobzi (1981 b) sugiere que por el mismo estado de conservación las dunas de la
Guajira y de los llanos de Casan are corresponderían a dicho período.
Los anteriores argu mentas señalan la existencia de períodos verdaderamente
desérticos en el Cuaternario y especialmente a final del Pleistoceno (final del últi-
mo glacial).
En los Llanos Orientales los modelados eólicos se ubican principalmente en
Arauca y Casanare junto al río Meta (Fig. 8-8), Y están compuestos por dunas y
manto eólico. Las dunas son parabólicas y longitudinales estabilizadas (Fig. 9-14)
Y con orientación dominante noreste (vientos alisios). Las dunas pueden tener
longitudes de 2 a 6 km con anchos hasta de 1,5 km, y la altura puede tener varias
decenas de metros, aunque en la mayoría de los casos no pasa de 10m. El manto
eólico cubre extensas superficies con arenas muy finas y limos en topografías pla-
nas en la que aparecen pequeñas depresiones también cubiertas con loess (Figs.
9-14 y 9-15).

162
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

Para la altillanura del Vichada, Join & Torres (1985) describen dunas longitu-
dinales en las márgenes de los ríos Tomo y Vita, alternafldo con glacis coluvio-
aluviales.

D Dunas

D Pantanos

Figura 9-14 Dunas longitudinales y parabólicas en los llanos de Casanare


(tomado de Khobzi, 1981). Igac.-M1282, foto 28128 enero 1964.

Manto eólico - Loess

D Llanura inundable

D Depresiones en Loess

Skm

Figura 9-15 Manto eólico en Casanare (tomado de Goosen, 1971).

163
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Las dunas y el manto eólico de la Guajira bien pudieron haberse formado a


una altura de 80 a 100 m sobre el nivel del mar, pues de corresponder con el Pleis-
toceno superior (Ochsenius, 1981), el mar estaba en su fase regresiva en relación
con la última glaciación. Hoy las dunas aparecen recortadas por el oleaje marino.
Las dunas de la Guajira aparecen cubiertas por un suelo orgánico (Fig. 9-16),
lo que muestra un cambio positivo en las condiciones de humedad para luego de-
teriorarse de nuevo. En otros casos, el modelado eólico está cubierto lateralmente
por sedimentos aluviales (Figs. 9-16 y 9-17).

Om .
- ...
,
.. t~ SUELO
(Arenoso Ocre)
NEBKA
.. ~, CARBÓN VEGETAL

SUELO

ALUVIONES
(Inundación)

DUNA

...
---
,..- COSTRAS
FERRUGINOSAS

~ FORMACION
~ CASTILLETES DUNA

¡
?

Figura 9-16 Dunas antiguas cubiertas - Guajira (tomado de Flórez et al. , 1998).

Om~

DUNA LITORAL NEBKA

~:L ,- ~l l
¡,.-.--.--L.~ FORMACiÓN MARISMAS
_,',r Te. ,T CASTILLETES

1
SUB-RECIENTES

1
Figura 9-17 Dunas sub-recientes y actuales - litoral guajiro (tomado de Flórez et al. , 1998).

164
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

En el Bajo Magdalena, las dunas se ubican al norte de Galerazamba y al nor-


oeste de Barranquilla y, al igual que las de la Guajira, pudieron haberse formado al
final del último glacial con un nivel del mar inferior (-100 m aprox.) al actual, pues
aparecen recortadas por acción marina y sobresalen de 3 a 5 m sobre el nivel del
mar actual.

Dinámica eólica actual


La fuerza erosiva del viento en el espacio colombiano es actualmente un fe-
nómeno discreto de baja intensidad. Sin embargo, se identifican procesos eólicos
actuales especialmente relacionados con la dinámica litoral en la isla de Salaman -
ca, isla Cascajo, Puerto Colombia, el delta actual del Magdalena y especialmente
en el extremo noreste de la península de,la Guajira.
Como se muestra en las figuras 9-16 y 9-17, la formación de dunas litorales es
una dinámica que permite la deflación y posterior acumulación de arena bajo la
forma de dunas pequeñas arqueadas (nebkas) con espesores hasta de 3 m. Aun -
que esta dinámica es representativa en el litoral guajiro, es especialmente marca-
da en el extremo noreste en relación con los vientos alisios.
El extremo noreste de la Guajira es especialmente afectado por el viento, y los
materiales que transporta (arena fina y limos) causan efectos como llenar las casas
abandonadas expuestas a barlovento, y es común la caída de techos de las

D Campos de dunas
antiguas

---------------- D Reactivaciones
décadas 80-90

Figura 9-18 Reactivación de dunas-Guajira (tomado de Flórez et al., 1998.

165
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

viviendas. En el mismo sector, se observó la reactivación de dunas antiguas (Figs.


9-18 y 9-19) en la medida en que disminuye la cobertura arbustiva. En mesas, te-
rrazas y marismas sub-recientes (y otras formaciones) de la Guajira la fuerza del
viento levanta (deflación) los materiales finos y deja un empedrado de gravilla y
bloques (REG).
En los Llanos Orientales no se reportan reactivaciones eólicas; sin embargo,
en tiempo de inundaciones el ganado se concentra en los ejes de las dunas, acele-
rando, junto con las quemas, la degradación; el escurrimiento superficial degrada
los suelos.
Otro espacio en el que se manifiestan acciones eólicas es en el piso perigla-
ciar (o desierto de alta montaña). Especialmente junto a los nevados de la cordille-
ra Central, en la cadena volcánica de los Coconucos y en las dos sierras nevadas,
la deflación toma los materiales finos y deja un empedrado residual de tipo reg.
La deflación actúa fácilmente pues la velocidad del viento puede llegar a los
60-80 km/h, especialmente en los meses de junio-septiembre y, además, no hay
cobertura vegetal.
De todos modos, existe para los modelados eólicos heredados la amenaza de
una reactivación en la medida en que aumentan las formas de intervención agro-
pecuaria con la consecuente destrucción de la poca vegetación existente.

.....
~:'i.l.~,
" ... • ~\>. ~
A l\
.. ,

.,
-...."
~'~ ...
...

IP
,

30 60 cm
4

Figura 9-19 Formación de REG por deflación selectiva (deflación de material fino).

166
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

LOS LITORALES

Los litorales, como conjuntos de geoformas de interfase resultantes de las di-


námicas marina y continental, están condicionados por otros factores como la tec-
tónica, la litología y el clima presente y pasado. El tema de los litorales se incluye
aquí bajo el capítulo de los cambios climáticos cuaternarios, en razón a que los
modelados de los litorales dependen básicamente de los cambios del nivel del
mar asociados en primera instancia con la alternancia de los ciclos glacial-
interglacial del Cuaternario y modificados por otros factores de orden tectónico,
litológico o climático actual.
La sucesión de los ciclos glacial-interglacial ha implicado variaciones impor-
tantes del nivel del mar; durante los glaciales con ocurrencia de glaciaciones una
parte del agua del mar pasa a formar parte de las masas de hielo de los inlandsis y
de las montañas, y por tanto el nivel del mar baja (regresión). En los interglaciales,
la fusión de los glaciares hace subir el nivel del mar (transgresión). Estos cambios
modifican grandemente la organización de los litorales en sus fluctuaciones
espacio-temporales.
Se calcula que para el último glacial y glaciación el nivel del mar era unos 100
m menos que el actual (Bowen, 1978) y así los litorales estuvieron ubicados lejos
de la costa actual; unos 15 km al norte para el caso del litoral Caribe (Ochsenius,
1983). Igualmente las islas fueron de mayor extensión, y algunas como las del
complejo arrecifal"islas del Rosario" en el Caribe estaban conectadas al continen-
te. Con la deglaciación, el mar transgredió y ocupó la posición actual (transgresión
flandriana), construyendo el litoral aproximadamente como lo conocemos hoy en
día y con la consecuente disminución del sistema insular.
A pesar de las características comunes de los dos litorales colombianos, el Pa-
cífico y el Caribe, en relación con los cambios de nivel marino, existen diferencias
importantes relacionadas con la tectónica, la orientación, la acción de la deriva li-
toral y las condiciones climáticas actuales.

El litoral Pacífico

El litoral Pacífico, con sus 1.300 km de longitud, se orienta preferencialmente


norte-sur en disposición perpendicular al esfuerzo tectónico de choque de las
placas de Nazca y Suramericana (véanse Figs. 2-1 y 3-2). Por su ubicación próxima
y paralela a los límites de las placas litosféricas, el litoral Pacífico se clasifica como
"marginal convergente" de acuerdo con Bird (1993), situación que implica una
fuerte movilidad tectónica.

167
-~----
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
---_._.--_._.- ..._-----.-.--_._---- -------------------------

Se considera toda la costa como de amenaza sísmica alta por su localización


en la zona activa de límites de placas en relación con la zona de subducción (Esco-
bar, 1987; citado por Robertson et al., 1997). Además de los efectos directos de
los sismos, éstos pueden desencadenar tsunamis con aumento de la destrucción
por marejada y oleaje fuerte. Históricamente se recuerdan los terremotos de
bahía Solano (1970) y otros en el sector sur (Tu maco) ocurridos en 1906 y 1979,
todos con efectos destructivos en gran parte del litoral.
Estructuralmente, el litoral está condicionado en el norte por la serranía del
Baudó (Fig. 8-6), desde la frontera con Panamá hasta un poco al sur de cabo Co-
rrientes en la ensenada de Catripe. Las geoformas dominantes en este sector son
los acantilados interrumpidos parcialmente por ensenadas y bahías (Catripe, Tri-
bugá, Utría, Solano y Cupica).
Topográfica e hidrográficamente la serranía del Baudó es asimétrica (Fig. 8-6);
hacia el litoral los drenajes son pequeños, cortos y en posición colgante con muy
poco aporte de sedimentos. Los acantilados son abruptos y en varios niveles; los
niveles altos son paleoacantilados correspondientes a niveles del mar más altos.
Los niveles más altos del mar también se evidencian por cavernas talladas por
oleaje en los acantilados altos (paleoacantilados). Los acantilados actuales pueden
conectarse con playas estrechas rocosas, y frente a ellas son comunes los islotes
rocosos, residuales del avance del mar en el proceso de construcción de la plata-
forma de abrasión. Así los procesos dominantes son la abrasión marina y los de-
rrumbes y desplomes rocosos que hacen retroceder el acantilado. González et al.
(1998) estiman un retroceso de la línea de costa superior a 1 miaño.
El retroceso referido indicaría un ascenso (evento transgresivo menor) leve
que viene funcionando desde el final de la Pequeña Edad Glaciar, es decir duran-
te los últimos 150 años, en los que el mar habría subido 20 cm aproximadamente
(lPCC, 1992).
Al sur de la ensenada de Catripe, el litoral es bajo, inundable y con geoformas
típicas de la dinámica fluvio-marina que incluye terrazas marinas, planicies deltai-
cas, marismas, cordones y playas (Fig. 9-20). Robertson et al. (1997) identifican te-
rrazas marinas de abrasión a varias decenas de metros de altitud frente a la
ensenada de Catripe y al frente de la bahía de Buenaventura; estas terrazas mues-
tran niveles y grados de disección diferentes. Su ubicación puede interpretarse ya
sea por un nivel del mar más alto o por un nivel más bajo con posterior levanta-
miento tectónico. Esta segunda posibilidad es más viable si se tiene en cuenta que
se trata de un litoral marginal convergente con tectónica positiva.
Las planicies aluviales están asociadas a las desembocaduras de los ríos prin-
cipales: San luan, Anchicayá, Dagua, Telembí, Patía y Mira. Estas planicies se ca-
racterizan por la organización de las formaciones superficiales en terrazas

168
-~~."._,-
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

w E

TERRAZAS MARINAS Y COLINAS


CORDONES LITORALES TERRAZA MARINA Tro2d
Tro1
50m

ROCAS TERCIARIAS SUBHORIZONTALES


LEVEMENTE PLEGADAS
PALEO ACANTILADO

D Depósitos flUV;o-marlnos superficiales ~ Manglares

Figura 9-20 Costa baja con terrazas marinas (tomado de Robertson et al., 1977).

fluviomarinas, canales de marea y deltas rodeados por una planicie baja y muy ac-
tiva por los cambios de curso y el aporte de sedimentos aluviales que implican
acrecimiento local (véanse Figs. 9-21 y 8-4). Hacia atrás, las planicies se conectan
con los conos aluviales (Fig. 8-4) . Las planicies aluviales mejor desarrolladas son
aquellas cuyas cuencas hidrográficas proceden de la cordillera Central y Centro-
Occidental y que transportan o transportaron mayor carga de sedimentos por ac-
ción fluvio-volcánica y volcano-glaciar (ríos Mira-Patía y Telembí). En estos casos,
por el aporte de materiales la costa crece hacia el mar (progradación) mediante la
formación de deltas.
La formación de cordones litorales da paso hacia atrás de la línea de costa a la
formación de depresiones ocupadas por aguas salobres o marismas. Éstas están en
general ocupadas por vegetación de manglares (Fig. 9-21 ).
Para la costa baja del Pacífico, todos los cauces bajos de las corrientes se com-
portan como cauces intermareales (rías), sabiendo que las mareas alcanzan entre
3,6 y 4,3 m (Himat, 1989; citado por González et al., 1998), hecho que explica
también la inundabilidad de la costa baja.
En el sector norte del litoral, a pesar de la dominancia de los vientos del su-
roeste, la deriva litoral tiene varias componentes. González et al. (1998) identifi-
can una componente norte en la desembocadura del río Valle (sur de bahía
Solano), Tribugá y Nuquí, entre otros, mientras que en bahía Cupica la deriva es

169
COlOMBIA: EVOlUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

TE""NC" 'ROSIVA]

TENDENCIA DE
ACUMULACiÓN

-----0J

~ Corriente de flujo y reflujo

-----0
c:::::::=[> Deriva I~oral

Oleaje

Figura 9-21 Dinámica en las planicies litorales del Pacífico


(tomado de Robertson et al., 1997).

de tendencia este-oeste. Al sur, en la costa baja, la deriva tiene tendencia general


al norte produciendo acumulaciones marcadas de sedimentos en la margen dere-
cha de las desembocaduras.
Con el ascenso del nivel del mar durante los últimos 150 años (antes citado)
se desencadena un evento transgresivo menor por lo que la línea de costa retroce-
de por erosión. A este fenómeno se debería en gran parte el retroceso de la línea
de costa hallado por González et al. (1998): superior a 1 miaño en los acantilados
de la Serranía del Baudó, mientras que en la costa baja los retrocesos muestran va-
lores, en general, superiores a 20 miaño, pudiéndose encontrar casos con 33 y
hasta 100 miaño. Del retroceso de la costa baja se exceptúan, como antes se se-
ñaló, los procesos de agradación relacionados con los deltas de los ríos mayores
conectados con la cordillera Central y Centro-Occidental.

El litoral Caribe

El litoral Caribe tiene una longitud de 1.700 km con dirección predominante


noreste controlada paralelamente por la placa del Caribe, y también se clasifica

170
~~-~~~~-,~~~
CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

como un litoral "marginal convergente" (Bird, 1993), al igual que el litoral Pacífi-
co, aunque de actividad tectónica menor.
El desplazamiento entre las placas del Caribe y Suramericana con un acerca-
miento considerado como bajo (Kellog & Vega, 1995; citado por Flórez et al.,
1998) es la causa de una actividad sísmica de intensidad baja con eventos de mag-
nitud intermedia y profundidades superficiales. Duque-Caro (1984) explica los
diapiros o volcanes de lodo como otra de las manifestaciones de la actividad tec-
tónica. Varios sismos ocurridos en los años recientes manifiestan la movilidad tec-
tónica del litoral, y aunque no se han reportado tsunamis, es una posibilidad que
no se descarta con eventos que afectarían el litoral.
Como cualquier litoral, las geoformas y formaciones superficiales, sobre todo
las más recientes y de menor tamaño, están asociadas con la dinámica lito-
ral-continental, pero las formas mayores (terrazas fluvio-marinas, deltas antiguos)
relacionan su nivel con los cambios del nivel de base (marinos) explicados por los
cambios climáticos globales, aunque con influencia tectónica.
El mayor levantamiento del litoral ocurrió junto con la orogenia andina del
Plioceno y la regresión marina dejó emergidas las serranías y formaciones sedi-
mentarias plegadas y tabulares que bordean el litoral.
Durante el Pleistoceno ocurrió la sucesión de niveles bajos y altos del mar de
acuerdo con los ciclos glacial-interglacial. El litoral como lo conocemos hoyes
principalmente el resultado de los cambios ocurridos en el Holoceno, es decir, de
los últimos 11.000 o 10.000 años. En este período, y debido a la deglaciación el
nivel del mar subió aproximadamente unos 80 a 100 m (transgresión) seguido de
otras fluctuaciones, ya estos cambios corresponden los diferentes niveles de te-
rrazas (aluviales y fluvio-marinas), plataformas de abrasión, marismas (antiguas y
subrecientes), deltas (y paleodeltas), etc.
Con base en Flórez et al. (1998) y en resultados anteriores obtenidos por
Ochsenius (1981) Y Khobzi (1981 b), se reconocen varios niveles del mar hereda-
dos: 1 a 3 m, 4 a 6 m y 8 a 10m, como elementos de plataformas y llanuras costeras
emergidas, paleoformas heredadas de los cambios de nivel del mar principalmente
finipleistocenos. Para los últimos 2.500 años se suponen condiciones de relativa es-
tabilidad pero con oscilaciones menores. El cambio histórico más reciente se rela-
ciona con la Pequeña Edad Glaciar, desde cuando el mar ha subido unos 20 cm,
según el IPCC (1992), entidad que además proyecta un incremento de 18 ó 20
cm más para el año 2030.
El litoral Caribe se puede subdividir morfológicamente en las siguientes uni-
dades (Flórez et al., 1998):
Á La península de la Guajira, bordeada en el litoral por serranías, mesas resi-
duales, marismas sub-recientes con salares y terrazas marinas.

171
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
--,,- - ---- - .-
--~--~- .._. __ .._.-
_._-_._~--_._ -_._--_._.-~._- _....------- ---~--------- ---_.._--_._---_.

Á Las estribaciones de la sierra nevada de Santa Marta, con acantilados en


retroceso (derrumbes y desplomes e islotes rocosos de anteplaya) inte-
rrumpidos por pequeñas ensenadas.

i
/'
l'

Me1

('1/ '
F
~ f
N .... ,( , , f " 1 I .

Aracataca
.--
FundacIón.

Delta antiguo (Salamina) Md3


Delta Sub-reciente (Remolino) Md2
De"a actual (Salamanca) Md1
Marisma Sub-reciente Mm2
Marisma actual Mm1
Marisma Irtoral actual Mml
Llanura de inundación F1
Vega de divagación Fd
Diques o albardones Fa
Dunas Irtoralea Ed1
Paleocauce
Canal
Cauce activo
Ciénaga

10 15Km

Figura 9-22 Evolución holocénica del delta del río Magdalena


(tomadO de Flórez et al., 1998).

172
--"---"
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

Á El complejo deltaico del río Magdalena, con varios cambios de cu rso du-
rante el proceso de ascenso del nivel del mar (Fig. 9-22). Frente al delta, la
transgresión facilitó la formación del cordón conocido como isla de Sala-
manca y con la formación (detrás del cordón) de la ciénaga Grande de
Santa Marta.
Á Hacia el suroccidente, el litoral se desarrolla en el cinturón plegado de Si-
nú-San Jacinto (Fig. 2-4) en el que se destacan serranías costeras con acan-
tilados bajos, valles aluviales, deltas y plataforma litoral. En el sector hay

1:....
e::;
::;¡

~
Q

<:::>
...
...;¡
8"00'

'-:>

2.5 10km

Avance reciente

Retroceso reciente
DINÁMICA CONTINENTAL

Deriva

Población
--
Oleaje ~

Figura 9-23 Dinámica reciente del gOlfo de Urabá


(tomado de Flórez et al., 1998).

173
(m)

Talud
de ablación Marisma o O
O
O
O O 0 0
sub-reciente

\
2
I O O Terraza aluvial 0
V)
0 O
0
oo 00 O O O

, ,
:5
el

,
Nivel del mar
~>- I O
V)
w
Terraza marina
G:

f
¡¡j

r
o:: "4
V)

¡;;
el
z

O
:::J
el
G:
.;¿
¡¡;
::E
~
9 Figura 9-24 Retroceso litoral en el sector de Dibul ra .....
o
u (t omado de Flórez et al. , 1998). '1"1
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

presencia de diapiros (volcanes de lodo) y terrazas marinas a diferentes


niveles.
Á El golfo de Urabá descarga las aguas y sedimentos del río Atrato e incluye
tres elementos: la serranía de Abibe-Las Palomas, la serranía del Darién y
el valle del río Atrato. La parte central concentra la acumulación de los se-
dimentos fluvio-Iacustres (Fig. 9-23).
A nivel regional, la morfodinámica permite diferenciar tres ambientes básicos:
Á El ambiente eólico, ya discutido en el subcapítulo anterior.
Á En el ambiente aluvial se identifica la construcción de terrazas aluviales, va-
lles aluviales, vegas inundables y conos, todos ellos en proceso de repre-
samiento por las nuevas condiciones de un nivel de base más alto, hecho que
hace de este ambiente un espacio inundable. Por la misma razón, los sistemas
de alcantarillado de las ciudades costeras se represan provocando derrames
con el consecuente impacto ambiental. Por correlación, se estableció que las
terrazas aluviales de 3 y 4 m corresponden al óptimo térmico del Holoceno
(5000 a 2500 años a.p.). En los conos de los ríos de la Sierra Nevada se des-
tacan los depósitos aluvio-torrenciales y su degradación actual por escurri-
miento superficial ligado al uso agropecuario.
Á En el ambiente litoral sobresalen las formas de acantilados, formación de
plataforma (por abrasión), cabos, puntas rocosas e islotes, estos últimos
como residuos del proceso de formación de la plataforma actual. La for-
mación de cordones de playa es particularmente representativa en la isla
de Salamanca, golfo de Morrosquillo y al sur del cabo de la Vela. Detrás de
la línea de costa actual existen numerosas marismas (Fig. 9-24) sub-recien-
tes y antiguas que están siendo erodadas por el retroceso actual, al igual
que se destruyen los cordones.
La deriva litoral es principalmente de tendencia suroeste en función de los
vientos alisios, y causa una asimetría en conos y deltas por una mayor sedimenta-
ción en las márgenes izquierdas (suroeste). Con la deriva se relaciona la gran ex-
tensión de cordones litorales al sur del cabo de la Vela, también en Puerto
Colombia y ciénaga de Santa Marta (Fig. 9-25).
El proceso actual más notorio y preocupante es el retroceso de la línea de costa
por erosión marina ligada al evento transgresivo (menor) que vivimos desde media-
dos del siglo pasado (antes citado) y que es un evento global que afecta la mayoría
de los litorales del mundo. La parte con menor retroceso es la península de la Guaji-
ra, donde mediante fotointerpretación seriada y consulta con los habitantes se esta-
bleció un promedio de 1 miaño. En el delta del Magdalena y ciénaga de Mallorquín
los promedios de retroceso varían entre 12 a 14 miaño y hasta 50 miaño.

175
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

~
/ ~

'"
LINEAS DE COSTA RIo "---'-'
Cordón _ aáuaI
1947 c::::::::l
1954 Área urbana ~
1961 CUrva de nivel Q
1981 ---- .... -
,,--- Acantilado activo AAA
1987 AcantIado inactivo AAA
1997 r--- Dirección frente oleaje
~

3"'"

Figura 9-25 Cambio de la línea costera en el sector de Puerto Colombia (basado


en Martínez, 1993; IGAC, 1976; Landsat TM. Flórez, et al., 1996).

Las excepciones al retroceso se encuentran en algunos deltas donde hay progra-


dación. Para el río Ranchería se identificó progradación en la bocana derecha para el
período 1955-1987. En la desembocadura del río Magdalena y por la carga de sedi-
mentos se esperaría crecimiento de la línea de costa; sin embargo, la construcción de
tajamares lleva los sedimentos lejos de la costa y con redistribución hacia el suroeste
por deriva, mientras que el propio delta sufre retroceso, déficit acentuado por la deri-
va. Otro delta en crecimiento es el del río Sinú, con tasas hasta de 500 miaño (Robert-
son, 1987). El delta del río Atrato es de poco crecimiento, al parecer relacionado con
el proceso de subsidencia del área fluvio-Iacustre (Fig. 9-23).
El retroceso, casi generalizado, se explica también por las formas de inter-
vención antrópica, especialmente por extracción de materiales de playa para
construir (paradójicamente) espolones protectores contra la erosión. En el si-
guiente cuadro se cuantifican los resultados obtenidos sobre retroceso para va-
rias localidades del litoral.
Las proyecciones climatológicas para las próximas décadas señalan incre-
mentos en el nivel del mar; por tanto, el retroceso de la línea de costa continuará.
Este proceso constituye la mayor amenaza en el litoral con destrucción (lenta) de

176
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

Cuadro 9-3
Retroceso de la línea de costa en el litoral Caribe

metro./afto
Marisma de Umakaha 1955
(La Guajira)
1991 36 29 0,8
Dibulla 1978
(La Guajira)
1998 20 20
Rincón del Jaguey 1950
(Salamanca)
1990 40 4 0,1
Caño El Caimán 1950
(Sa lamanca)
1990 40 58 1,5
Ciénaga Cuatro Bocas 1945
Punto 1
1967 22 190 7,03
1973 6 110 18,3
1981 8 210 26,2
1990 9 120 15
TOTAL 45 630 14
Ciénaga Cuatro Bocas 1945
Punto 2
1967 22 120 4,4
1973 6 20 3,3
1981 8 140 17,5
1990 9 260 32,S
TOTAL 45 540 12
Ciénaga Cuatro Bocas 1945
Punto 3
1967 22 110 5
1973 6 60 10
1981 8 80 10
1990 9 220 27,S
TOTAL 45 470 10,4

177
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEV ES Y MODELADOS

(. .. continuación)
Cuadro 9-3
Retroceso de la línea de costa en el litoral Caribe
,;1i~~{~~·¡~.~t*~%1:,*~~",~~~+(r!.;;"·~.Jf~'·"':'~'~~~1r'~~
. ,:.'(·:·f;~i:~¡· ... \,~:.,: ';';'w " ," ..\ ...··i"'('!jr·"*~ .' "~': , "1'f. . ' ,~'....: ' . ' . ; .! . ~

",.i~.~"

1923
1937 14 700 50
Ciénaga de Mallorquín 1945 8 350 43 ,7
(Tajamar occidental)
1953 8 775 96,8
1961 8 475 59,3
1974 13 300 23,1
1985 11 1.050 95,4
1996 11 675 61 ,3
TOTAL 73 4.325
1928
1945 17 725 42 ,6
Ciénaga de Mallorquín
(A 2.5 km del tajamar 1953 8 950 118,7
occidental)
1961 8 550 68
1974 13 850 65,4
1985 11 575 52,2
1996 11 700 63,6
TOTAL 68 4.350
1959
Arboletes
1974 15 50 3,3
Sector 'c
1987 13 50 3,8
TOTAL 28 100 3,6
1959
Arboletes
1974 15 100 6,7
Sector B
1987 13 50 3,8
TOTAL 28 150 5,3

178
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

obras de infraestructura, especialmente para los asentamientos en cordones lito-


rales y bordes de marismas.

El sistema insular
Aunque las islas colombianas son estructuralmente diferentes, se incluyen en
este capítulo ya que su extensión y procesos se relacionan con el ascenso del nivel
del mar por la transgresión holocénica y con el evento transgresivo menor actual.
El sistema insular comparte una dinámica morfogénica similar con los litorales, ex-
cepto porque las acciones continentales son muy reducidas o inexistentes.
Por razones de su estructura, las islas resultantes de fenómenos intrusivos pre-
sentan un relieve abrupto y casi sin playas, son las islas de Providencia y Santa

1. Colinas de disecd6n

2. Escarpes

3. Abanicos y conos coIuviales


--
D
4. Bancos coralinos

5. Marisma
D
6. Acantilados ¡¿
7. Playas
O
8. Terraplén
D
9. Arrectfes coralinos

10. Zonas de acumulación


D
11 . Bancos coralinos SUbmarinosc=!

Figura 9-26 Geomorfología de la isla de San Andrés (tomado de Flórez et al., 1996).

179
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

.E_
0 =1-
ColMo do d i _

LIIOIIAL
0 ",-
0_

--
......
AIII\ICWOD COI\AIJNOS

.T... _
Ol_ _

210m

Figura 9-27 Dinámica Unidades geomorfológicas para Providencia y Santa Catalina


(adaptado de Robertson y Cano, 1997; IGAC, 1978 y fotointerpretación).

Catalina en el Caribe y las de Gorgona, Gorgonilla y Malpelo en el Pacífico. Estas is-


las están relacionadas con zonas de subducción activas (placas del Caribe y de
Nazca).

180
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

Por el contrario, las islas de origen sedimentario (rocas calcáreas principal-


mente) tienen relieves más suaves y con playas más extensas (San Andrés).
Por diferencias climáticas, las islas del Caribe son más afectadas por procesos
de escurrimiento superficial debido a la cobertura vegetal rala, en comparación
con las islas del Pacífico bajo clima muy húmedo con cobertura boscosa, excepto
Malpelo por su pendiente abrupta y acción erosiva del oleaje .

.. .
• t

.'
.. ............................
.......... c::::7 .,:
.'
.........
.. ",
...............

.-
..
~d04c.h

<=:J eon_d04Do...

~dldettYellol'lll

T_<_l
A...1.. F..... dI"l'bkMI:fkNIII

•••••••••


.........
LfrnhI de un
-
LfrnI. di un MdOrde ....

"'*" de IQUI
a.ranofrotltlil

_110_"" __
........ ~

Figura 9-28 Deriva litoral: Barranquilla-Cartagena-islas del Rosario


(tomado de Thomas et al., 1987).

181
COLO MBIA: EVO LUCIÓ N DE SU S RELIEVES Y MODELADO S

En la isla de San Andrés se distinguen varias unidades geomorfológicas: coli-


nas de disección desarrolladas en rocas calizas fosilíferas, vertientes abruptas con
acantilados del lado occidental , conos coluviales en el borde litoral alternando
con marismas ocupadas por mangle, bancos coralinos al noreste protegidos por la
barrera arrecifal que encierra la laguna arrecifal (Fig. 9-26).

CoIn. d. diaecd6n

D AcanII_
D Abllnicoe Y canoa
coI uvilNllu~1es

D ... yu

............
500 1000 km

Figura 9-29 Geomorfología de las islas Gorgona y Gorgonilla


(tomado de Thomas et al., 1987) .

182
CAMBIOS CLIMÁTICOS CUATERNARIOS Y MODELADOS HEREDADOS

El origen intrusivo y volcánico se manifiesta en las islas Providencia y Santa


Catalina (Fig. 9-27), rodeadas por el noreste de arrecifes coralinos en la laguna
arrecifal. La disección es leve en el modelado de colinas, y las pequeñas corrientes
de agua se conectan al litoral mediante conos coluvio-aluviales.
Al sureste de Cartagena, las islas del Rosario conforman un archipiélago de
arrecifes coralinos con 1.573 km 2 , de los cuales el 22,5% son emergidos (lGAC,
1977; citado por Flórez et al., 1998). El archipiélago es un conjunto de islotes, ca-
yos y barreras arrecifales. La dinámica litoral está controlada por la deriva litoral y
la contracorriente del Darién (Fig. 9-28). El nivel insular de 3 m de altitud corres-
ponde con una terraza pleistocénica.
Al oriente del arrecife del Rosario se encuentran las islas de Barú y Tierrabom-
ba, y corresponden con capas sedimentarias de calizas y arcillas cubiertas con de-
pósitos coralinos recientes. El mayor proceso actual es su afectación por sedimentos
procedentes del canal del Dique.
Las islas de Gorgona y Gorgonilla (O. Pacífico) son colinas altas y abruptas con
acantilados sometidos a abrasión intensa por oleaje. Al pie de los acantilados apa-
recen pequeños depósitos de derrubios y franjas de playa muy angostas con detri-
tos rocosos (Fig. 9-29).
La isla de Malpelo (O. Pacífico) es en realidad un conjunto de islotes dispersos
al norte y sur de la isla central. La mayor altura es de 376 m, y el conjunto hace
parte de salientes rocosas de una cordillera submarina. La abrasión marina forma
acantilados y cavernas y ocurren desplomes frecuentes.
En general, el sistema insular está reducido a una extensión mínima en rela-
ción con la extensión durante el último glacial cuando el nivel del mar era unos
100 m menos. El ascenso holocénico (regresión) del nivel del mar implicó una re-
ducción del sistema insular, y con el evento transgresivo menor del presente los
procesos de erosión marina se aceleran produciendo retroceso de la línea de cos-
ta, lo que implica una amenaza real para las islas además de otras amenazas rela-
cionadas con la sismicidad y otras de orden climático. Su afectación continuará
con el ascenso previsto para las próximas décadas, al igual que en el litoral.

183
Los MODELADOS ALUVIALES

Los modelados aluviales resultan de la dinámica fluvial, y un sistema fluvial se


entiende bajo el concepto de sistema de transferencia que corresponde con una
cuenca hidrográfica en la que se diferencian áreas (de la cuenca) o sectores (del
eje de drenaje) llamados básicamente (según Chorley et al., 1984) "área de apor-
te", "transporte" y "sedimentación", elementos que conforman una catena (Fig.
10-1). Las partes altas de una cuenca reciben el agua lluvia, la concentran, y por es-
currimiento y disección el caudal y los sedimentos van a los ejes de drenaje; en la
segunda parte el proceso es básicamente el transporte aunque por disección hay
también arranque de materiales del fondo y de las bermas que se incorporan como
sedimentos a las corrientes. En las partes bajas (piedemontes o bordes de llanuras)
por el cambio de pendiente disminuyen la competencia y la capacidad de carga, y
entonces ocurre la sedimentación en conos aluviales o aluvio-torrenciales.
La capacidad de disección de un eje de drenaje para tallar su propio cauce
depende de varios factores, tales como la cantidad de agua, la pendiente (gra-
diente hidráulico), la resistencia de los materiales y de la misma carga de sedimen-
tos. En Colombia, dada la gran diversidad de ambientes geomorfológicos y
estructurales, los sistemas fluviales varían tanto por su capacidad de disección, ca-
pacidad de carga y competencia, así como también varían los modelados resul-
tantes de su dinámica .
Algunos ríos colombianos nacen en las divisorias cordilleranas, están conectados
con glaciares o se desarrollan en modelados glaciares heredados; otros proceden de
áreas volcánicas activas, también otros cruzan los altiplanos para luego tallar profun-
dos cañones en las laderas medias y bajas de las montañas. Otros ríos se alojan en las
depresiones interandinas o discurren por los bosques amazónicos y llanuras de la Ori-
noquia. En cada caso, las características de pendiente, disección, transporte de

185
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

sedimentos, formas elaboradas (modelados) y grado de torrencialidad son diferentes


y su dinámica puede representar amenazas para los asentamientos humanos.
La red de drenaje es un agente que disecta y transporta sedimentos. Especial-
mente para los ríos que nacen en la montaña, existe una relación entre el área de
la cuenca, el caudal de agua que produce y la cantidad de sedimentos que trans-
porta producto de la erosión, tal como se muestra en el cuadro 10-2. Sin embargo
la erosión difiere de una cuenca a otra; por ejemplo los ríos de la Orinoquia y
Amazonia pueden tener cuencas grandes pero poco aporte de sedimentos por la

DRENA.E HIP()()(;RMICO
CORRESPONDIENTE A
LAS"AAEAs MINIMAS·
}

ti)b~
\ //.;j FUENTES DE AGUA. CORO-

~
\(/A
NAS INESTABlES POR RE-
MOCIÓN EN MASA, INICIA

~ I }
LA DISECCIÓN.

I
I,
!t / /
\! /
/
- TRANSFERENCIA DE MA-
TERIALES (ACUMUlACIO-
\\'\ 1\ NES LOCALIZADAS DE MA-
TERIAlES AlUVIO-TORRE~
',1 CIALES DE CARÁCTER T~
11
SITORIO).

·INESTABllIDAD DE SER-
MAS POR SOCAVAMIENTO.

- MOVIMIENTOS EN MASA EN
LOS FlANICOS Del VALLE A
MEDIDA oue AUMENTA LA
PENDIENTE. :;¡

SEDIMENTACIÓN, CONOS
DE DEYECCIÓN AlUVIO-
TORRENCIAL.
}

/
/
'' MEAS
INUNDABLES.

Figura 10-1 Sistema de transferencia.

186
LOS MODELADOS ALUVIALES

Cuadro 10.1
Cuenca, área, caudal y sedimentos

No. CUeftca. ...... km'


01 Magdalena Calamar 257.438 7.000 380.580
02 Caquetá Frontera Brasil 199.203 13.180 1.170
03 Guaviare Guayare 166.168 6.400 85.000
04 Meta Front. Venezuela 103.052 5.080 104.190
05 Vichada Desembocadura 25.235 1.500 1.010
06 San Juan Malaguita 15.180 2.600 6.600
07 sinú Cotoca Abajo 14.915 400 11.550
08 Patía Puente Pusmeo 14.162 346 37.200
09 Mira Desembocadura 10.901 989 640
10 Arauca Front. Venezuela 6.047 430 1.400
11 Catatumbo Puerto Barco 5.179 240 6.210
12 Ranchería Cuestecita 2.440 14 580
Fuente: Marín, 1992.

poca pendiente y la menor erosión, comparados con los ríos cordilleranos. En el


caso de la cuenca del Caquetá, aunque nace en la cordillera, muchos de sus
afluentes son amazónicos y transportan menos sedimentos si se le compara con el
Magdalena que presenta la mayor carga por erosión en la cuenca.

LAS CORRIENTES HÍDRICAS EN LA ALTA MONTAÑA

En altitudes superiores a 2.800 ± 100 m, la red de drenaje tiene poca capaci-


dad de disección por tres razones principales:
Á Son corrientes de órdenes menores, 1,2 Y 3, Y ocasionalmente 4 y 5 (según
la clasificación de Chorley et al., 1984); es decir, quebradas y riachuelos.
Á En cuanto a los drenajes mayores, a estas altitudes fluyen en general por
valles glaciares de topografía suave, llegando a formar meandros por la
poca pendiente (Fig. 9-12).
Á El tercer factor se relaciona con el hecho de que una parte importante del
drenaje fluye sobre el sustrato, ya que las formaciones superficiales de al-
teración no existen pues fueron erodadas por los glaciares de la última

187
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

glaciación. Las formaciones superficiales existentes son depósitos glaciares


(morrenas) o fluvio-glaciares e incluso piroclastos, formaciones sobre las
que sí hay disección, especialmente en áreas de volcanismo holocénico.
Lo anterior (poca disección) ocurre a pesar de que la alta montaña es rica en
aguas en relación con I?s frentes de condensación que allí funcionan.
Otro elemento del sistema fluvial a estas altitudes es la abundancia de lagunas
(véase subcapítulo 9.1.4) preponderantemente de origen glaciar, lagunas que funcio-
nan como amortiguación a las mismas corrientes y a los sedimentos que transportan
(Fig. 9-11). Este hecho, más la abundancia de suelos orgánicos y las geoformas depre-
sionales de origen glaciar, facilitan la retención del agua, y por tanto la amortiguación
del régimen hídrico. Así, la torrencialidad, por lo menos en condiciones naturales o
de poca intervención, está prácticamente ausente en la alta montaña.
El color también se puede invocar como una de las características de las co-
rrientes de alta montaña. Algunas corrientes presentan color oscuro que se explica
por la abundancia de ácidos húmicos y materia orgánica en suspensión; éste es un
indicador de las buenas condiciones ambientales de la cuenca hidrográfica. Esto
ocurre principalmente en áreas con abundante cobertura vegetal, suelos orgáni-
cos espesos y turberas o pantanos de los páramos y subpáramos.
Sin embargo, la intervención antrópica en la alta montaña (quemas, defores-
tación, sobrepastoreo y agricultura de ladera) está cambiando drásticamente la si-
tuación. Especialmente entre los 3.000 y 3.400 m, las lagunas muestran un
proceso acelerado de sedimentación en relación con las formas de uso de los sue-
los alrededor y en algunos casos las algunas están siendo drenadas artificialmente
para aprovechar los suelos. La col matación de lagunas y la erosión de suelos de la-
dera están induciendo a la red de drenaje a un comportamiento torrencial, y por
tanto a una mayor capacidad de carga y disección.
Estos problemas planteados son evidentes en áreas agropecuarias de los páramos
en los bordes del altiplano de Túquerres (Nariño), en el flanco occidental de la sierra
nevada del Cocuy (Boyacá) y en las laderas occidentales del páramo de Sumapaz
(Cundinamarca). Este desajuste se observa también en algunos páramos de la cordi-
llera Central, recubiertos por capas piroclásticas que se disectan muy fácilmente.

LoS MODELADOS ALUVIALES EN LOS ALTIPLANOS

Los altiplanos, como se vio en el capítulo 7, son macroformas depresionales


representativas de la parte central de la cordillera Oriental y del sur de las cordille-
ras Central y Centro-Occidental. Como área depresional, un altiplano constituye
una ruptura de pendiente para la red de drenaje de la montaña.

188
Los MODElADOS
,
ALUVIALES
,_",~"~~_~~~'~'·_'·_·,·.·,,m,·~~

Como se muestra en las figuras 7-2, 7-6 Y 7-7, las corrientes de drenaje hacia
los altiplanos tienen cuencas en general pequeñas (quebradas y pequeños ríos)
que descargan la mayor parte de sus sedimentos en el altiplano. Por esto, un alti-
plano es una trampa de sedimentos (cuenca de sedimentación) y, por consiguien-
te, un regulador hídrico de la red de drenaje.
La mayoría de los altiplanos, luego de su fase de sedimentación, se encuen-
tran en la fase de disección, razón que permitió subdividir los altiplanos en niveles
(Cap. 7), que no son otra cosa que el resultado de una red de drenaje que por di-
sección profundiza su cauce diferenciando así cauces inundables, terrazas a dife-
rentes niveles y conos de deyección (Fig. 7-3).
De otra parte, la poca pendiente de un altiplano hace que la red de drenaje
divague con formación de meandros, cubetas de inundación (humedales), y que
junto con los pantanos y lagunas residuales constituyan un sistema de amortigua-
ción hídrica (Fig. 10-2).
Los altiplanos son áreas inundables debido a pendiente baja, que implica
poca competencia para evacuar caudales y sedimentos, cauces poco profundos, y
por tanto facilidad de desborde; además, encharcamiento por lluvias. Tanto la
inundación por desborde como el encharcamiento por lluvias son amenazas que
afectan generalmente los altiplanos cundi-boyacense, Sibundoy y otros en menor
grado como los de Soga maso y Túquerres. La inundación, como amenaza, afecta
principalmente las áreas urbanas construidas en las cubetas de inundación (hu-
medales), como es el caso recurrente en las vegas de los ríos Bogotá y Tunjuelito
del altiplano en la sabana de Bogotá.

Los CAÑONES

En general, abajo de los 2.800 ± 100 m, o abajo de los altiplanos (cuando és-
tos existen) se encuentra un típico modelado de disección profunda en el que los
colectores principales (órdenes 4 o 5 en adelante) entallan profundos cañones.
Un cañón es un valle aluvial de montaña que se esquematiza aludiendo a su
forma en "V", y para el caso colombiano, en general, presentan una disección ac-
tiva, lo que significa capacidad de arranque de materiales del fondo y de las ber-
mas, disección activa que tiene como resultado una profundización cada vez
mayor de la red de drenaje.
En Colombia sólo se hace alusión a los cañones en muy contados casos: el cañón
del Chicamocha, del Combeima, del río Negro, del Juanambú o del Guáitara. Sin
embargo, esta geoforma aluvial caracteriza los grandes ríos que descienden de las
montañas andinas hacia las depresiones y que fueron llamados "valles transversales"

~
189
~,,~~~,~~~~~
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

D lecho mayor con humedales


(cubetas de inundación).
~
~ Rfos meéndrlcos con diques

~
~ Niveles de terrazas I~'? I Meandros abendonados

D laguna residual D Pantano

D Conos coIuvtales
o ftuvio-glacia/Bs

Figura 10-2 Sistema aluvial en un altiplano .

por Hettner en 1892. Estos cañones superan en varios casos los 1.000 m entre las di-
visorias de agua (cuchillas de disección) y el cauce. Más que definir límites por altura
de la disección efectiva, se hará en este trabajo una caracterización de su dinámica
geomorfológica.
El porqué de la disección activa se explica por varias razones:
Á Es una respuesta a los movimientos orogénicos positivos de los Andes en
función de la creación del potencial hidrogravitatorio (Figs. 3-4 y 3-5 Y

190
subcapítulo 3.2.4). Como proceso-respuesta antagónico, las montañas se
levantan y la red de drenaje disecta en búsqueda de su perfil de equilibrio.
Á Aproximadamente a las altitudes antes señaladas, se concentran (conflu-
yen) numerosos drenajes que dan paso a corrientes mayores, y desde allí
hacia abajo hay un notorio aumento de la pendiente (gradiente hidráuli-
co) que, junto con los mayores caudales colectados, le dan a las corrientes
mayor capacidad de carga y competencia.
Á Otro factor que facilita la disección profunda es que muchos de los caño-
nes están controlados, aunque sea parcialmente, por líneas de falla. Esto
hace que la corriente busque la línea de debilidad (mayor fracturamiento
del sustrato) para tallar el cauce (principio de selección, Scheidegger,
1987). Además, bajo el control estructural señalado, se forman sectores de
cauce más o menos rectilíneo con mayor pendiente y fuerza de disección
(Figs. 4-2, 4-6, 4-7).
La disección y profundización de un cauce tiene como consecuencia:
Á Aumento de la pendiente de las bermas, y por tanto inestabilidad de las
mismas por movimientos en masa.
Á Retroceso de las laderas en búsqueda del perfil de equilibrio que tiende a
una superficie cóncava (Scheidegger, 1987).
En los Andes colombianos (yen los Andes en general), ese equilibrio hacia la
concavidad de laderas no se ha logrado aún debido a lo reciente de la orogenia, y
lo que se identifica como un modelado diferenciado, conformando una catena
(Flórez, 1986a, 1995). La catena establecida y que aquí se presenta se basa en los
trabajos del autor y en observaciones adicionales en ríos de la cordillera Occiden-
tal, en los afluentes altos del río Arauca y Catatumbo (N. de Santander), Guáitara y
Juanambú (Nariño), en el río Guayas (Ecuador) yen algunos ríos de la sierra neva-
da de Santa Marta.
La catena se generaliza en la figura 10-3, Y la forma y procesos de cada sector
se explican en el cuadro 10-2.
Siguiendo a Paine (1985), la identificación de elementos (sectores) de la cate-
na se hizo con base en un razonamiento ergódico que permite entender los ele-
mentos actuales como una sucesión de situaciones pasadas.
La catena es dinámica y cada elemento (sector) crece a expensas de otro o un
sector disminuye para dar paso al crecimiento de otro. El sector cóncavo (53),
como se ve en la figura 10-3, cubre sólo una parte de la vertiente y aún está lejos
de generalizarse en toda ella, pero en la medida en que crece desestabiliza el con-
tacto (L2) con el sector 52 el cual disminuye. Además del cambio de pendiente en
L2 la inestabilidad aumenta por las resurgencias de agua allí presentes. Otro

191
DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 10.2
Catena en el perfil transversal de un cañón (léase con Fig. 10-3)

51 Divisorias de agua, pla- Alteritas o coberturas Disección leve, desliza-


no-convexas a cónca- piroclásticas y glaciares mientos rotacionales o
vas, a veces agudas derrumbes
(cuchillas)P < 15° (ex-
cepto en escarpes)
52 Convexo-cáncavo 20° Alteritas arcillo- 50lifluxión, desliza-
< P < 28° arenosas (cobertura pi- mientos rotacionales,
roclástica en las cordi- disección leve. Límite
lleras Central y inferior inestable por
Occidental) aumento de pendiente
y resurgencias de agua
53 Cóncavo (en retroceso) Coluviones y bloques Derrumbes, disección y
28° < P < 40° desagregados del coluvionamiento. Bor-
sustrato des superior e inferior
inestables
54 Rectilíneo. 5ubvertical Afloramientos rocosos Desplomes, derrumbes
55 Eje de fracturación. Afloramientos rocosos Disección activa en el
~. __ ~~~~. ____~LJI::J_v~rtLcªL_.~ _.S.LJgréltQ_(g~r:!eJ:ªII'!l_~tel~.

52
L.

53

54
. L.
L.

/' . .~1-·'
-
Dioocd6n

~ ':- .1..",.,;I~
~
Eje de : '1 ó·"h.·
' ..:...9-~ v.~'
So o ......... :::~I" :
l"-
de''''

RetaciOn hIl.~213= hr

-... ".,,~
r::'2~J
_do_-_
F_o_
i~
Figura 10-3 Catena transversal en un cañón (Flórez, 1993).
Sistema aluvial en un altiplano.

192
~~~--~~
sector crítico es el 54 ligado directamente a la disección del sustrato y a la inestabi-
lidad de bermas.
Tal como se ha mostrado, un cañón en su conjunto es inestable, lo que impli-
ca amenazas reales y potenciales, y es en los cañones donde hay más problemas
de inestabilidad de laderas en Colombia, con derrumbes, deslizamientos rotacio-
nales y planares y flujos torrenciales. En Colombia, las vías que conectan los valles
interandinos atravesando las cordilleras siguen paralelamente los cañones, y por
la inestabilidad de éstos las vías se afectan, como también las fincas y las viviendas.
La dinámica fluvial de un cañón es torrencial por varias razones:
Á Pendiente (gradiente hidráulico) fuerte, tanto de la corriente alojada en el
cañón y más aún de las corrientes (menores) laterales.
Á El río alojado en el cañón es el mayor colector (drenaje) de la cuenca hi-
drográfica; su mayor caudal y sedimentos le facilitan una mayor disección,
y por tanto se encajona más y deja a las corrientes laterales en posición
colgante (Fig. 10-4). Por esta misma razón abundan las cascadas laterales
en la parte baja del cañón.
Á Las laderas de un cañón tienen formaciones superficiales de poco espesor
por lo que la retención del agua lluvia es mínima y el escurrimiento super-
ficial es rápido como respuesta a los aguaceros.
Á De otra parte, en general, las laderas de los cañones han sido ocupadas
por actividades agropecuarias, y por tanto no hay amortiguación de la llu-
via y así la torrencialidad aumenta.

Corriente principal

/
I Corrientes menores
I J colgantes, ocasionalmente
,-1 J
1

con cascadas
"/ J

Figura 10-4 Corrientes colgantes perpendiculares al drenaje mayor en un cañón.

193
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE
...,
~,,~ ~
SUS RELIEVES
""
.~, ~~
Y MODELADOS
~ ~ ~

2 4-

4'
,.
3 5

1-2 - Niveles de terrazas


3 - Cubeta de inundación (vega)
4 - Dique aluvial
5 - Cauce menor

Figura 10-5 Valle fluvial.

La intensidad de los procesos morfogénicos varía según el clima en los caño-


nes. Algunos cañones, especialmente de orientación norte-sur, son perpendicula-
res a las corrientes de vientos, y por ello la lluvia es deficitaria, déficit que se
acentúa hacia el fondo del cañón. Algunos ejemplos son los cañones de los ríos
Chicamocha, Patía y Guáitara. En estas condiciones el escurrimiento superficial es
dominante con destrucción de suelos y los movimientos en masa de tipo soliflu-
xión y deslizamientos son escasos.
Por el contrario, los cañones orientados este-oeste u oeste-este son en gene-
ral húmedos. Allí el escurrimiento superficial es menor (hay mejor cobertura vege-
tal) pero los deslizamientos y la solifluxión son más representativos.
La mayor parte de las actividades productivas se desarrollan en la montaña
andina y allí hay un modelado de disección profunda con abundantes cañones
que limitan no sólo la comunicación vial sino también el mantenimiento de la in-
fraestructura, y los procesos morfogénicos representan una amenaza permanen-
te, aunque discontinua en tiempo y espacio.

SUSTITUCIÓN DE CARGA EN LOS PIEDEMONTES

Para los ríos que salen de las cordilleras, el piedemonte implica una disminución
importante de la pendiente y, por tanto, de su capacidad de carga y competencia.
Al llegar al piedemonte las corrientes depositan la mayor parte de su carga,
especialmente los materiales de granulometría gruesa: bloques, cantos, gravillas y
arenas. Parte delas arenas y partículas más finas pueden continuar en suspensión
hacia las llanuras aluviales o al mar. Esta sustitución de carga implica una diferen-
ciación de la red de drenaje, antes, en y después del piedemonte.

194
Los MODELADOS ALUVIALES

Del capítulo 8 concluimos que, para el caso colombiano, los depósitos de


piedemonte responden a una dinámica fluvio-torrencial de las cuencas hidrográ-
ficas de la montaña. La forma seleccionada para el depósito son los conos de de-
yección aluvio-torrenciales (Figs. 4-7, 6-7, 8-2, 8-3, 8-8) en los que domina el
depósito caótico (no selectivo) y que en general responde a eventos rápidos como
flujos torrenciales.
Los flujos torrenciales llegan canalizados por los cañones hasta la garganta
que da paso al piedemonte (Figs. 8-2, 8-9) Y como, en general, el cauce piede-
montano no es suficientemente profundo para dar cabida al volumen de materia-
les, entonces se produce el desborde (avulsión) que implica la construcción del
cono. La dinámica discurre así entonces entre eventos de depósito seguidos por
períodos de nuevo ajuste o cambio de cauce por disección.
El depósito de materiales gruesos y la disminución de la pendiente disminu-
yen la capacidad de disección, y por consiguiente el río divaga buscando las líneas
de menor resistencia. La elaboración del lecho en sus propios sedimentos hace
que el río difluya y vuelva a unirse construyendo como resultado un cauce anasto-
mosado o trenzado (Fig. 8-2).
En Colombia, los desbordes por eventos torrenciales constituyen una amena-
za importante en áreas de piedemonte y más si tenemos en cuenta que en los co-
nos casi siempre existen ciudades intermedias o poblaciones menores. Entre las
tragedias de reciente ocurrencia se destacan las de Armero-Mariquita (Tolima),
Chinchiná (Caldas), Florida (Valle), Florencia (Caquetá) y con frecuencia ocurren
eventos menores en conos como los de Villavicencio y Restrepo (Meta) o en Yopal
(Casanare), entre otros.
Otro problema, esta vez relacionado con el carácter divagante de los ríos, es
para la construcción de vías y puentes. Los cambios frecuentes de curso rompen
las vías o los puentes. Además, las corrientes pueden aislarse de los ríos (puentes
en seco). Estos problemas son especialmente frecuentes en el piedemonte
llanero.
Los problemas de inestabilidad planteados en el capítulo 8 están estrecha-
mente relacionados con el comportamiento de la dinámica fluvial en los términos
generales como aquí se presenta.

LLANURAS ALUVIALES INTERANDINAS

La organización estructural andina (Cap. 2) implicó la formación de las depre-


siones interandinas en las cuales se alojan los ejes de drenaje mayores: Magdale-
na-Cesar, Cauca-Patía y Atrato-San Juan (Figs. 3-2, 3-3). Estos ríos de orden

195
COlOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RElIEVES Y MODELADOS

mayor, confinados en las depresiones (control estructural) construyeron, junto


con los afluentes que drenan hacia las depresiones, llanuras aluviales.
Después de la montaña y el piedemonte, las llanuras aluviales constituyen en
su orden la tercera gran unidad del sistema de transferencia con la menor compe-
tencia y capacidad de carga que caracterizan a esta unidad junto con una pen-
diente inferior a la de las otras unidades, su carácter inundable y como cuenca de
sedimentación.
La construcción de la llanura aluvial se hace mediante el depósito de sedi-
mentos que las corrientes organizan en terrazas (varios niveles), cubetas de inun-
dación y diques u orillares (Fig. 10-5) Y que lateralmente pueden dar paso a los
valles coluviales.
La topografía plana facilita la inundación de las formaciones aluviales ya sea
por desborde de los ríos (Fig. 10-12) o por encharcamiento relacionado con las
lluvias. Sin embargo la inundación es diferenciada: ocasional en las terrazas altas,
frecuente en las terrazas bajas y recurrente (frecuencia anual o bianual) en las cu-
betas de desborde.
Otra variación de la inundabilidad se aprecia dentro de las depresiones inte-
randinas de arriba a abajo, sentido en el que aumenta tanto la frecuencia como la
intensidad de las inundaciones. Esto ocurre de acuerdo con el perfil de la corriente,
el cual es de menor pendiente en la medida en que se acerca al litoral, se refiere al
cauce bajo, además conectado con las ciénagas (Fig. 10-6). En nuestro caso, el área
de mayor inundabilidad es la parte baja del sistema fluvial Magdalena-Cauca-San
Jorge, incluida la depresión Momposina. Una situación similar ocurre con las cuen-
cas bajas de los ríos Sinú, Atrato, Baudó, San Juan, Anchicayá, Patía y Mira.
En la depresión Momposina, una de las más inundables del país, con 6 a 8
meses/año, Van der Hammen (1984), con base en dataciones de capas turbosas
intercaladas en los sedimentos, mostró la alternancia de períodos secos con nive-
les bajos, seguidos de niveles altos correspondientes a períodos más húmedos.
Este comportamiento fluctuante ha funcionado en el Holoceno y tiene caracterís-
ticas regionales, pues, según el autor citado, estos cambios son más o menos sin-
crónicos con los registrados en la Orinoquia y la Amazonia, así como en lagunas
de la montaña andina.
Las ciénagas son otro elemento del sistema fluvial que funciona como amortigua-
dor: flujo del río hacia las ciénagas en aguas altas y de la ciénaga hacia el río en aguas
bajas (Fig. 9-19). En Colombia se conocen alrededor de unas 19.000 ciénagas que
cubren cerca de medio millón de hectáreas, de las cuales 322.000 hectáreas perte-
necen al sistema inundable del Bajo Magdalena-Cauca-San Jorge (Marín, 1992).

196
ssw NNE

San Benito Cecilia Palmitas Sucre Boquillas Mompós El Umón

Rfo Magdalena R fo Magdalena


Brazo Mompós
Brazo Quitasol

() o
()()
() o
o o o o °0
o o 0 0 o o
o o ()
()

o oO.Q
D

8O ~1-'-------.--------r-------r-------'-------.--------.-------r-------r--------
o 20 40 80 80 100 120 140 180 km

UTOLOGIA y TECTÓNICA
ROCAS BASAMENTO ACUMULACIONES

D Areniscas D limos

D Arcillas ro
O

D
V>
~
Arenas O
o
~ ~

...
\D
\'" F_,,_ ~

B
Gravillas

Conductos granulométricos
o
O
V>
»
e<
~
..... Figura 10-6 Depresión Momposina. Llanura aluvial de desborde (tomado de Martínez, 1981). V>
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

EL CONTACTO FLUVIO-MARINO

El contacto de las cuencas bajas con el mar ocurre en la interfase llamada lito-
ral. Las ciénagas fluviales dan paso a la formación de ciénagas litorales (salobres)
que reciben agua de los ríos, pero además mantienen una doble comunicación
con el mar.
Tal como se planteó en el subcapítulo 9.3, los litorales actuales son recientes
en su conformación pues se relacionan con el ascenso del nivel del mar en el Ho-
loceno. El ascenso del nivel del mar ha represado la parte baja de las llanuras cos-
teras, acentuando cada vez más la inundabilidad. En relación con este ascenso y
en niveles superiores al actual, el sistema fluvial bajo de los ríos Magdale-
na-Cauca-San Jorge se habría represado formando un enorme delta que corres-
pondería con la actual depresión momposina, hoy con un nivel de unos 20 m
sobre el nivel del mar (Van der Hammen, 1984).
Con el ascenso actual el nivel de base sube y el carácter inundable de la llanura
aluvial se acentúa. Sin embargo se debe tener en cuenta también la influencia de las
mareas: de entre 30 y 40 cm en el Caribe y de 3,5 a 4,0 m en el Pacífico. Por esto,
los ríos que desembocan en el Pacífico muestran un comportamiento muy diferen-
te: con la subida de las mareas el mar penetra por los ríos arriba represando el flujo
(rías) y produciendo desbordes; se define así una llanura litoral más marcada que en
el Caribe (Fig. 9-18).
Parte de los sedimentos finos se depositan en las llanuras aluviales, pero otra
parte participa en la formación de deltas. Los deltas de los grandes ríos del litoral
Caribe muestran progradación (crecimiento) con excepción del delta del Magda-
lena, que por la construcción de tajamares conduce los sedimentos lejos de la lí-
nea de costa. Igualmente, los ríos mayores del litoral Pacífico muestran avance en
la construcción deltaica (González et al., 1988). En cuanto a las corrientes meno-
res que desembocan a los litorales, éstas no logran construir deltas pues los esca-
sos sedimentos que acumulan son redistribuidos por las corrientes de deriva.
La tendencia actual por el ascenso del nivel marino es hacia un mayor repre-
samiento de los drenajes junto a los litorales y erosión de deltas, y en general, con
mayores probabilidades de inundación en la llanura baja.

DINÁMICA y MODELADOS ALUVIALES EN LA ORINOQUIA

Con fines de mostrar la dinámica fluvial, las formaciones aluviales y los proce-
sos morfogénicos, la Orinoquia, para esta presentación, se considera dividida en
dos grandes unidades: los Llanos Orientales, ubicados entre el piedemonte (occi-
dente), el río Arauca (norte), el río Meta (oriente) y la serranía de la Macarena

198
~"~ ~,-" ~ ~~'"~,~
LOS MODELADOS ALUVIALES

Figura 10-7 Llanos y altillanura. Flujos aluvio-torrenciales en el Pleistoceno


(tomado de Join & Torres, 1985).

(sur); mientras que al suroriente del río Meta y hasta el río Guaviare está la segun-
da gran unidad llamada la altillanura del Vichada.
La diferenciación fluvial de las dos unidades se relaciona con criterios de to-
rrencialidad y jerarquización de la red de drenaje.

Los Llanos Orientales


Los Llanos Orientales corresponden con una depresión lateral subsidente
(cuenca sedimentaria) en relación con el sistema andino, y por tanto la morfogé-
nesis está ligada a la sedimentación con divagación fluvial y desbordes. •
El colector principal del área es el río Meta, y sus tributarios proceden del
flanco oriental de la cordillera Oriental con una dinámica torrencial que permitió

199
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

la construcción de un extenso piedemonte (véase capítulo 8) y rellenos sedimen-


tarios más distantes.
La ubicación y la organización del drenaje confluente al río Meta es un hecho
relativamente reciente. Como consecuencia del levantamiento de la cordillera
Oriental se organizó jerárquicamente la red hidrográfica de la montaña y empezó
la construcción de conos de piedemonte, pero el río Meta aún no ocupaba su po-
sición actual por lo que los drenajes pasaban hasta la altillanura depositando allí
materiales aluviales. Esto se demuestra con los materiales aluviales que cubren la
parte occidental de la altillanura y con los ejes de flujo de los conos que hasta allí
llegaban Uoin & Torres, 1985, figura 10-7). Según los autores citados, el río Meta
se habría ubicado en su posición actual al final del Pleistoceno, al parecer contro-
lado por un lineamiento tectónico.
Los depósitos aluviales que conforman las terrazas inmediatas al piedemonte
varían en edad del Pleistoceno temprano al Holoceno superior (Goosen, 1971).
En la figura 8-8 se muestra la ubicación de las terrazas inmediatamente abajo de
los conos de deyección. Según el autor citado, muchas de las terrazas muestran
inclinación opuesta (es decir, inclinadas al occidente), inversión debida a la neo-
tectónica, hecho que explica en parte los cambios de curso de algunos ríos.
Los ríos procedentes de la montaña y luego de salir del piedemonte, es decir
ya en el llano propiamente dicho, se caracterizan por una muy baja organización
jerárquica, esto significa que los ríos difluyen (avulsión), y por tanto los cambios de
curso son frecuentes. Esto se debe al brusco cambio de pendiente, por lo que los
ríos deben entallar el cauce en sus propios sedimentos, cauces que por su superfi-
cialidad se desbordan durante el período lluvioso.
El desborde característico de los ríos llaneros permite definir una llanura alu-
vial de desborde, tal como se delimita en la figura 8-8. Como llanura aluvial, se ca-
racteriza por corrientes meándricas y meandros abandonados en el área de
divagación del lecho mayor. Hoy la sedimentación ocurre básicamente con mate-
riales finos en las vegas y diques aluviales.
Los aluviones de la llanura aluvial de desborde sepultan parcialmente el mo-
delado eólico ubicado más al oriente junto al río Meta, criterio que permite plan-
tear una cronología relativa de los dos modelados. Los aluviones serían del
Holoceno medio a superior (Goosen, 1971).

La altillanura
Como se planteó antes, la altillanura fue en gran parte una llanura aluvial de
desborde en el Pleistoceno. Actualmente se encuentra separada del drenaje de la

200
Los MODELADOS ALUVIALES

cordillera Oriental por el río Meta. Esto significa que la red de drenaje es autócto-
na ya que se desarrolla en la altillanura misma.
La altura del escarpe que separa los Llanos Orientales de la altillanura varía
entre 20 a 60 m en relación con el nivel del río Meta. Esta altura es suficiente para
que la red de drenaje de la altillanura se organice jerárquicamente, como se

0' 30'

ORDENES DE DRENAJE
PrImero

Segundo

~ ,--'" Tercero
Cuarto
----------
~ Quinto

~ Sexto

:;:zzzza; Séptimo

OW

Figura 10-8 Red de drenaje jerarquizada en la altillanura del Vichada


(tomado de Join & Torres, 1985).

201
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

indica en la figura 10-8, lo que demuestra que ya no se comporta como una llanu-
ra aluvial de desborde. A pesar de esto, durante la época de lluvias se inundan los
bajos, geoformas que, según Join & Torres (1985), corresponderían con las cube-
tas de desborde de la antigua llanura de desborde. Otras partes de la altillanura
plana se encharcan por lluvia debido a la pendiente suave de algunos interfluvios.
La altillanura se diferencia según la disección; así se reconocen la altillanura
plana y la altillanura disectada (Fig. 10-9). Los trabajos de Coosen (1971) Y de Join
& Torres (1985) describen la altillanura plana a ondulada como interfluvios com-
puestos por limos y arenas cruzados por vallecitos de fondo amplio y cóncavo (es-
teros), mientras que la altillanura disectada presenta valles en "V" de disección y
recubiertos de material coluvial procedente de las colinas (Fig. 10-10) en las que
la cobertura de costras petroférricas es dominante.
A partir de la figura 10-8 se evidencia también que la disección, aunque no
profunda, es activa. El drenaje actual disecta la altillanura produciendo un mode-
lado ya sea convexo-cóncavo o de mesas residuales (Fig. 10-9). Lo que Coosen

CORTE ESQUEMÁTlCO (25 km AL W DE PTO. CARREAo)

COIt"4>.
¡ 1
N_ do doIbord.

1
Estero

1 .. . .,.
AIt. piona
A1t. dRctada

Callo Sop.
Comp.

!!
--v~~~co Oo?7;!)y
}~ ~~ ojo!! ~
f"OOOl
D -... ...- ~ Matet1ete, erenoeos y MmoeoI

DM"''''_ ~ Melorial potroMn1co

Figura 10-9 Altillanura y planicie aluvial entre los ríos Meta y Vita
(tomado de IGAC, 1993).

202
LOS MODELADOS ALUVIALES

(1971) definió como altillanura disectada es un sistema de carcavamiento remon-


tante como se muestra en la figura 10-10.
En conjunto, la altillanura del Vichada presenta actualmente tendencia a la
desertificación, explicada por varias condiciones: clima de régimen contrastado
hasta con 7 u 8 meses secos, vegetación de sabana rala con quemas frecuentes,
,
VISTA DE PLANTA

150

~----::::~------­
Juriepe
CUr10

FOTO No. 33757


VUELOM. 1331

PERFIL LONGI1\JDINAL A - B

10m

ARClUA

B
200m ------------------------~I

Figura 10-10 Aspectos en corte y en planta del carcavamiento remontante


(tomado de Join & Torres, 1985).

203
COLO MBIA: EVOLUCIÓ N DE SUS RELIEV ES Y M O DELADOS

disección efectiva con carcavamiento generalizado en la altillanura disectada y es-


currimiento con formación de surcos y truncamiento de suelos. Estos procesos
conducen a formas de degradación generalizada (desertificación).
En la figura 10-11 se muestran las principales unidades geomorfológicas en
que se divide la altillanura del Vichada.

DINÁMICA y MODELADOS ALUVIALES EN LA AMAZONIA


Una primera diferenciación del drenaje amazónico debe hacerse en razón a
si proceden de la cordillera o si se forman en las llanuras boscosas mismas.

1 1 c...,. ylecho 11 AItIbrll.ft en detrhoI


L--.J de inundación L--.J contInerU...

c=J T...... boju . . Podlmenlol "" el escudo

c=J Altlbnu'. piona


AItiIIonura _ _
1 1 CoIIn.. Y poIIoIoo en
L--.J - del escudo

con costra, ferrellticae

15 150 km

Figura 10-11 Unidades geomorfológicas de la altillanura del Vichada


(tomado de IGAC, 1984).

204
Los MODELADOS ALUVIALES

Los ríos que nacen en la cordillera Oriental transportan sedimentos que le


dan coloración especial al agua de donde se deriva el nombre de ríos de "aguas
blancas", a lo largo de los cuales se da una vida más abundante y mejores suelos
en sus áreas inundables que favorecen la colonización (Domínguez, 1985). La

VENEZUELA

o
u

D 50 100

Figura 10-12 Áreas potencialmente inundables por desborde


(tomado de Suavita, 1997).

205
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

denominación citada se opone a la de ríos de "aguas negras", nacidos en la selva


amazónica, los cuales deben su coloración oscura al contenido de ácidos húmicos
y materia orgánica disuelta. Para el autor citado, estos ríos ofrecen menos posibili-
dades como ejes de colonización.
Sin embargo, otros autores (Sioli, 1967; Irmeler, 1977; citados por Botero,
1999) proponen una clasificación más amplia en función del contenido de sedi-
mentos: aguas blancas, negras, claras y mixtas o intermedias.
Entre los ríos de aguas blancas se destacan el Putumayo, el Caquetá y el Gua-
viare, y los más importantes ríos de aguas negras son el Yarí (afluente del Caquetá),
Apaporis, Vaupés, Guainía e Inírida.
Debido a las condiciones de poca pendiente, los ríos de la cuenca amazónica
han desarrollado amplias llanuras aluviales (Fig. 6-13) sobre las que la inundación
por desborde y encharcamiento es el principal proceso que ocurre en la época
lluviosa de octubre a mayo. La sedimentación es de materiales finos arcillo-
limosos y muy pocas arenas finas, excepto para los ríos que proceden de aflora-
mientos del escudo.
La diferencia en el transporte de sedimentos se relaciona directamente con el
origen de los ríos (andinos o amazónicos). Medidas hechas por Gibbs (1967; cita-
do por Khobzi et al., 1980) muestra una concentración de 9 p.p.m. en la desem-
bocadura del río Negro (amazónico), lo que contrasta con los ríos Caquetá y
Putumayo (andinos) con 170 y 60 p.p.m., respectivamente.
El carácter meándrico general de los ríos se interrumpe para formar rápidos,
allí donde el cauce está sobre el sustrato y la pendiente aumenta ligeramente.
Las terrazas altas alcanzan hasta 50 m de altura en relación con el cauce de
los grandes ríos y con extensiones hasta de 10 km de ancho, dimensión que supe-
ra estas geoformas en las cordilleras. La disección en las terrazas es poco efectiva,
aunque en las terrazas altas se identifican cauces elementales (caños) superficiales
de poca amplitud.
Fuera de los ambientes aluviales propiamente dichos y más exactamente en
las formaciones tabulares, el grado de disección permitió diferenciar unidades
geomorfológicas como se muestra en las figuras 6-12 y 6-13.
En el mapa de la figura 10-12 se señalan las principales áreas sometidas a
inundación principalmente por el desborde de los ríos (Suavita, 1997). En gene-
ral, las inundaciones corresponden con los períodos lluviosos, aunque en casos
como las inundaciones en la Orinoquia y Amazonia, éstas dependen en gran par-
te de las lluvias en la cordillera Oriental.
Como parte del sistema fluvial, las llanuras aluviales se inundan regularmente,
pero debido a la ocupación humana de tales espacios, la inundación se convierte
en una amenaza natural aunque potenciada antrópicamente.

206
_,~~~~'O,,~"_~ ,_
"~~ª~"!!~tº~"º~~~"~"~
LA INFLUENCIA ANTRÓPICA EN LA MORFOGÉNESIS

Una vez vista la evolución geomorfológica del espacio colombiano, conviene


señalar la influencia del hombre en los procesos morfogénicos, en términos gene-
rales y especialmente en relación con la desertificación.
El hombre, como parte de la naturaleza e integrado a ésta mediante la apro-
piación social que hace de la oferta ambiental, genera modificaciones en el fun-
cionamiento biofísico; en este caso, altera o modifica el funcionamiento de los
procesos morfogénicos o facilita la ocurrencia de otros que no operaban sin su
intervención.
A partir de varios de los temas desarrollados en los capítulos anteriores, se
afirma el concepto según el cual el espacio colombiano es de construcción geoló-
gica-geomorfológica reciente, especialmente en lo relacionado con la creación
del potencial hidrogravitatorio (Cap. 3) y los sistemas de transferencia (Cap. 10).
Tal construcción es, para varios casos, funcional en el presente, o están ocurriendo
procesos de ajuste a eventos del pasado. Por estas razones, gran parte del territo-
rio se considera inestable, real o potencialmente. En tales condiciones la inserción
del hombre en los sistemas morfogénicos acelera algunos procesos o propicia
otros.

IMPACTOS GEOMORFOLÓGICOS GENERALES

El hombre se considera como un agente modificador de la superficie terrestre


y de los procesos que allí operan (Nir, 1983).
Uno de los primeros impactos de los asentamientos humanos ocurre por in-
termedio de la destrucción de la cobertura vegetal. Como se muestra en el diagra-
ma de la figura 11-1, la pérdida de la cobertura vegetal debilita la formación y

207
~~ ~~~"~" ~"'~,-~
DEGRADACIÓN DEL CLIMA
O DE LAS
ACCIONES ANTRÓPICAS

I DEGRADACIÓN DE LA ~ DISMINUCIÓN DEL


APORTE DE DETRITOS
J DISMINUCIÓN DEL DEGRADACIÓN DE
LAS PROPIEDADES
J [IMPERMEABILIZACIÓN
E INESTABILIDAD
COBERTURA VEGETAL "1 HUMUS EN EL SUELO
VEGETALES i FÍSICAS DEL SUELO DE LOS AGREGADOS
1 I

DE RETENCION DEL SUELO


¡
I DISMINUCIÓN ~E LA CAPACIDAD I J"1
l
MENOR I
INFILTRACIÓN

AUMENTO DEL
ESCURRIMIENTO
SUPERFICIAL
.L
I ALTERACIÓN
MENOR I
MENOR ALMACENAMIENTO DE
AGUA EN EL SUELO Y AUMENTO i
DE LOS EFECTOS DE SEQUÍA
DISMINUCIÓN
§ DEL ESCURRIMIENTO


HIPODÉRMICO
::s Y FREÁTICO
el
o
::E
>-
<.n
w
~
I DEGRADACIÓN Y 1
, I DI!?MINUCIÓN DE LAS AC90NE~ I
IQUIMICAS EN LA MORFOGENESIS
l i
DESCENSO DEL
NIVEL FREÁTICO
~
¡¡j
'" ABLaCIóN DE SUELOS I ..
I !.
~
I

el
MENTO DE LAS ACCIONES I AGOTAMIENTO ~N I VIOLENTAS
AVENIDAS I
ISECCIÓN, TRANSPORTE 1 CASO DE SEQUIA
z
------l-~
-~
()

~
Ü
::J

g LRÉGIMEN ~RRENCIAL
:s
al
::E
GO
~I Figura 11-1 Esquema de los mecanismos de degradación del medio físico (tomado de Tricart, 1981).
o
N
LA INflUENCIA ANTRÓPICA EN LA MORFOGÉNESIS
-_._---_._~-----~--

protección del suelo, acelera el transporte de sedimentos por aumento de la to-


rrencialidad y conduce a la dominancia de las acciones mecánicas (erosión) frente
a las químicas (alteración del sustrato y formación de suelos).
Las montañas andinas son propensas a la torrencialidad, es decir, a una res-
puesta de los aguaceros que se manifiesta por una concentración rápida en los
drenajes, lo que unido a los movimientos en masa acelera la ocurrencia de flujos
torrenciales. En la medida en que el hombre interviene en la montaña, el trabajo
mecánico del agua aumenta puesto que disminuye la infiltración y la amortigua-
ción del régimen hídrico. Tomando esto como causa, aumenta la probabilidad de
desbordes en los cañones, en los piedemontes, y también las inundaciones au-
mentan en intensidad, magnitud y frecuencia.
El impacto directo de las gotas de lluvia destruye los agregados del suelo (sal-
tación pluvial) y facilita su transporte; este proceso es generalizado en las áreas
agrícolas. Además, la falta de cobertura facilita la acción del viento con transporte
de materiales finos (deflación).
Una vez destruida la vegetación, la erosión en las laderas se acelera y también
el transporte de sedimentos en los cauces. Un ejemplo de esta afectación se da
sobre las obras de infraestructura como acueductos y distritos de riego, o la sedi-
mentación de cuerpos de agua naturales (lagos y lagunas) o artificiales (embalses).
Esa misma sedimentación colmata los cauces fluviales de las llanuras aluviales
de desborde. Un ejemplo es la disminución de la navegabilidad de los ríos Mag-
dalena-Cauca en el presente, navegación que era viable durante el período de la
Colonia y aún posteriormente, pero el aumento de la intervención ha incremen-
tado el aporte de sedimentos de las cordilleras hacia los sistemas fluviales bajos.
En las laderas, la construcción de surcos de cultivo cambia la morfología natu-
ral y acelera el drenaje (surcos en dirección de la pendiente), o lo retrasa (surcos
en el sentido de las curvas de nivel). Con la ganadería, los pastizales impermeabili-
zan parcialmente los suelos y la escorrentía aumenta, y el ganado, con la construc-
ción de caminos y el pisoteo, incrementa la degradación del suelo (cuando se
excede la capacidad de carga pastoril) y el transporte de sedimentos.
Otro efecto de la deforestación en laderas es la pérdida de resistencia que el
sistema radicular le ofrece al suelo; su pérdida acelera la reptación, proceso que en
muchos casos se manifiesta en la formación de modelados en gradería comúnmen-
te llamados terracetas y que son diferentes de los caminos de ganado, aunque el ga-
nado acelera su formación. Un ejemplo de terracetas se observa en la figura 10-2.
Las terracetas varían con la pendiente (Flórez, 1986a): los taludes son más altos a
mayor pendiente y viceversa, mientras que la cantidad aumenta proporcionalmente
con la pendiente. En pendientes fuertes, las terracetas se desequilibran y dan paso a
pequeños movimientos en masa del tipo "golpes de cuchara".
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Bajo condiciones de cober-


tura vegetal, la reptación tam-
bién funciona pero más
lentamente y los materiales en
movimiento por coluvionamien-
to y reptación se acumulan de-
trás de los obstáculos formando
banquetas (Fig. 11-3), pero lue-
go de cortada la vegetación,
aquellas pueden derrumbarse,
acelerando la movilidad de sedi-
mentos en la ladera.
Figura 11-2 Reptación y formación Otros ejemplos de interven-
de terracetas. ción antrópica ocurren en los li-
torales donde la extracción de
materiales de playa acelera el retroceso de la línea de costa. También con la cons-
trucción de tajamares se desvía la sedimentación; al respecto, véase el retroceso
del delta del Magdalena (Cap. 9.3.2 y Figs. 9-22 Y 9-25).
La construcción de caminos y carreteras, por lo menos en su fase inicial, im-
plica una carga extra de sedimentos a las laderas y a las corrientes de agua, ade-
más de la inestabilidad que aumenta en los taludes por la aceleración de los
movimientos en masa (derrumbes, deslizamientos).
En tos bordes de los altiplanos abundan los materiales fluvio-glaciares, clasifi-
cados granulométricamente (estratificados), lo que los hace muy atractivos frente
a la urbanización creciente. Esta
explotación, además de generar
nuevas formas, modifica el nivel
freático y también disminuye el va- \1'
lor· paisajístico.
La urbanización impermebili-
za las formaciones su perficiales au-
t(
mentando la torrencialidad de las
corrientes que sale de las ciudades.
También el desecamiento de las
formaciones superficiales lleva a la
formación de baches u ondulacio-
nes del terreno.
En general, la intervención Figura 11-3 Reptaclón
del hombre acelera la acción del y formación de banquetas.

210
LA EN LA MORFOGÉNESIS

escurrimiento superficial difuso con truncamiento de suelos, escurrimiento su-


perficial concentrado con formación de surcos y cárcavas, y también induce la
ocurrencia de movimientos en masa especialmente con la construcción de talu-
des para vías. La erosión de suelos y la disminución de la infiltración (Fig. 11-1)
potencian la torrencialidad que conlleva al aumento de la sedimentación y de
las inundaciones en las partes bajas depresionales.

LA DESERTIFICACIÓN
A diferencia de los desiertos propiamente dichos, los espacios desertificados
son aquellos con algunas características similares a los desiertos como lo es una
exigua productividad biológica. El concepto se refiere específicamente a los espa-
cios que habiendo tenido una oferta ambiental que sostenía un funcionamiento
ecosistémico (aguas, suelos, biota, fauna) y una ocupación por grupos humanos,
se degradaron por la misma acción del hombre hasta parecerse a un desierto (por
degradación), (FAO-UNEp' 1984). Además de la pérdida de la oferta ambiental, la
desertificación implica la expulsión de los grupos humanos.
La degradación que conduce a la desertificación ocurre principalmente en
geosistemas sensibles bioclimáticamente, en los que un déficit hídrico casi siem-
pre está presente (Thomas & Middleton, 1994). Sin embargo, en Colombia se pre-
senta la desertificación, además de los espacios hídricamente deficitarios, en
ambientes semihúmedos.
A partir de lo anterior, se entiende la desertificación como la degradación de
la oferta ambiental de geosistemas frágiles inducida tanto por factores naturales
como por las formas de apropiación social del espacio geográfico. Por esto, la de-
sertificación es un problema socio-ambiental que involucra la degradación o de-
saparición de tierras, aguas, fauna y biota en espacios que, en general, tienen
limitantes bioclimáticas.
De los primeros trabajos que, en Colombia, muestran la relación entre limi-
tantes biofísicos y las formas de la ocupación del espacio por el hombre, conviene
resaltar el de Tricart et al. (1968). En dicho trabajo, los autores demuestran, para la
cuenca del río Lebrija (Santander), las condiciones que explican la degradación:
déficit hídrico, sedimentos no consolidados o sustrato con alteritas susceptibles a
la erosión (erodables) y que, por una larga historia de ocupación humana, han
conducido a estos paisajes a una situación de degradación ambiental con notoria
disminución de las posibilidades para el sustento humano.
Las características básicas de la desertificación se relacionan con limitantes
bioclimáticos y una intervención humana degradante. Colombia, a pesar de

211
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

w E
'------/
U
Airehio
< -

~ seco I lluvia

\~ JJ.
\~
:\1, sombra
seca
fj
ú$J ~,V~".tos
"i!'< '/ " ~medoS
"- 0

Figura 11-4 Déficit hídrico en el fondo de los cañones.

sw NE

..J~o 'd~ ~
Frente húmedo

~...,/.. (Tibú - Catatumbo)

OCAÑA

Figura 11-5 Déficit hídrico, provincia de Ocaña.

considerarse como un país húmedo con una oferta hídrica de las mayores del pla-
neta, tiene varios espacios deficitarios en agua.
La mayor parte de las áreas deficitarias se encuentran en el piso bioclimático
ecuatorial en altitudes inferiores, en general, a 1.000 m. En estas condiciones, la
vegetación es baja, rala y semidecidua. Así, aun en condiciones naturales, funcio-
nan efectivamente los procesos de escorrentía superficial.
En situación de déficit se encuentran algunos cañones en posición transversal
en relación con las corrientes de viento húmedo que descargan la humedad a bar-
lovento; por tanto a sotavento, sobre todo las laderas bajas y fondo de los caño-
nes, reciben poca humedad por encontrarse en posición de sombra (Fig. 10-4). Al
respecto, son ejemplos los cañones del Guáitara-Juanambú-Patía; los cañones de
los ríos Suaza, Cabrera, Chicamocha y Lebrija (afluentes del Magdalena), también
la cuenca media y baja del río Zulia y las cuencas media y alta de los ríos Tarra, Ca-
tatumbo, Borra y Río de Oro (afluentes del Catatumbo), en la provincia de Ocaña.

212
LA INFLUENCIA ANTRÓPICA EN LA MORFOGÉNESIS

210

180

150

120 I--~--r-LJ--, "--' - -_ ETP (mm)


90

50

30

-30

·90
CJ Precipitación

~ Deficiencia Utilización

" Recarga . . Exceso

Figura 11-6 Balance hídrico en Villavieja, Huila (tomado de La Rotta, 1988).

En los valles interandinos también se encuentran áreas con tendencia a la de-


sertificación o ya desertificadas como la que caracteriza al valle del Magdalena en
alrededores de Neiva-Villavieja-Colombia (Huila) y que se extiende un poco más
al norte.
En el caso de la provincia de Ocaña (Fig. 11-5), los vientos del noreste descar-
gan la humedad en la cuenca baja del Catatumbo, y al pasar hacia el suroeste ge-
neran una sombra de tendencia seca con pocas lluvias. El poder secante de los
vientos alisios se manifiesta en las áreas semiáridas de la Guajira y semihúmedas
del flanco sur y sureste de la sierra nevada de Santa Marta.
Este fenómeno de intercepción de vientos húmedos de un lado y generación
de sombra del otro lado también se presenta en la montaña media y alta, y afecta
especialmente los bordes internos de los altiplanos (Fig. 7-4), aunque se trata de
áreas semihúmedas. Al respecto, se tienen los ejemplos de Villa de Leyva (Boyacá)
yen general los bordes del altiplano cundi-boyacense y también en los altiplanos
de Berlín (Santander) y Túquerres (Nariño).
Un área se considera en déficit hídrico cuando la cantidad de lluvias anuales
es inferior a la evapotranspiración potencial (ETP) como se muestra en la figura
11-6 de Villavieja (Huila) cuyo balance hídrico muestra siete meses secos. Sin em-
bargo, fuera del concepto de balance hídrico deficitario, se entiende también que
en áreas de clima contrastado, como en la altillanura del Vichada, la desertifica-
ción también opera.

213
COLOMBIA: EVOLUCIÓ N DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Sin embargo, aunque un área puede estar climáticamente en situación de dé-


ficit hídrico, éste se suple por la humedad de sus aguas subterráneas y por los nive-
les freáticos altos. Tal es el caso de la parte plana de los altiplanos, mientras que sus
bordes con modelados de conos y colinas bajas experimentan déficit y algunos de
ellos ya muestran problemas de desertificación.

\'0\11 !l
<; '"

VENEZUELA

o
f.)

o
~

BRASIL

~ ...
Figura 11-7 Áreas desertificadas o en vías de desertificación (tomado de IGAC, 1988).

214
LA INFLUENCIA ANTRÓPICA EN LA MORFOGÉNESIS

La otra variable que explica la desertificación es la intervención humana. Las


áreas bajo déficit hídrico antes citadas han sido históricamente atractivas para los
asentamientos humanos. Con la intervención prolongada, por la utilización de los
recursos (agua, suelo, flora y fauna) se sobrepasa el umbral de funcionamiento y
los geosistemas no pueden recuperarse; es decir, se presenta la degradación irre-
versible, por lo menos en el corto y mediano plazo.
En la figura 11-7 se muestra la distribución de áreas, en Colombia, con proble-
mas de desertificación efectivos o por lo menos en evolución hacia la desertificación.
Con base en la figura 11-7, se entiende la preocupación que existe en los dife-
rentes grupos o instituciones ambientalistas en relación con las áreas desertificadas
y, que además de poner en duda la sustentabilidad ecosistémica y social, se recono-
ce que la desertificación es un problema complejo que va en aumento, en la medi-
da en que crece la presión por los recursos en áreas con limitantes naturales.
Un área ya desertificada se caracteriza por ausencia de población o por lo
menos una densidad muy baja en condiciones de pobreza o miseria, suelos de-
gradados, procesos de truncamiento por escurrimiento difuso, a la par con la
formación de surcos y cárcavas y, en general, una disminución radical de la pro-
ductividad biológica. El régimen hídrico es torrencial y se convierten en áreas se-
dimentógenas. En tales condiciones, la biodiversidad disminuye llegando a la
desaparición de muchas especies, como parte de la pérdida de la productividad
biológica.
La desertificación es un problema socio-ambiental, y bajo este concepto de-
ben entenderse las relaciones biunívocas entre oferta ambiental y sociedad. Esta
última causa impactos degradantes sobre la oferta natural y que, por retroacción,
afecta a los mismos grupos humanos causantes del desequilibrio ambiental.

215
Capítulo doce

UNA ZONIFICACIÓN GEOMORFOLÓGICA

Con base en el contenido de los capítulos anteriores, es posible proponer una


zonificación geomorfológica del espacio colombiano, zonificación que clasifique
los espacios de acuerdo con sus características de relieve, modelado y procesos
morfogénicos.
Por lo anterior, este capítulo debe entenderse como la conclusión, en térmi-
nos de la distribución espacial de los hechos geomorfológicos, a la que se llega,
luego de haber descrito y explicado el desarrollo morfoestructural, la generación
de modelados (heredados y funcionales) y la morfodinámica actual.
Antes de proponer la zonificación y la metodología adoptada, conviene re-
cordar los antecedentes al respecto. Fue la Misión Francesa que trabajando en el
Inderena, junto con técnicos colombianos, propusieron en 1977 el primer mapa
de carácter geomorfológico, en escala 1: 1 '500.000, con el título "La erosión de
tierras en Colombia". Éste constituye el primer intento sistemático para evaluar la
ocurrencia y distribución de los procesos erosivos y, para ese entonces, con el co-
nocimiento existente, se constituyó en un trabajo de referencia en el que se desta-
ca, además, el manejo de relaciones explicativas con las limitantes climáticas y la
actividad humana.
Actualmente, después de 25 años de publicado el trabajo dellnderena y con
base en el conocimiento acumulado, se observa lo siguiente:
A Definición de áreas con base en un proceso dominante, por lo que se des-
cuidan otros procesos que se superponen en un mismo espacio. Ej.: la
reptación que funciona en toda el área montañosa y casi siempre como
proceso secundario, por lo que definir un área por el proceso de reptación
es impreciso.

217
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
-'-~~-'-------"-~~---'- -~-.---,-"---.-,----~-~- .. -,._._._.-_._.~-.-, -,,_._.-'._"_'- --~ ._,~ -"'--._-"-"-"'_."----"_.'-

Á Caracteriza la alta montaña como "sin erosión o no apreciable". En realidad,


la alta montaña es muy activa morfodinámicamente, como se mostró en ca-
pítulos anteriores yen gran parte se le considera como área sedimentógena.
Á Se nota la persistencia del trabajo de Khobzi & Usselmann (1974), en el que

para el área andina proponen únicamente tres grandes unidades: piso gla-
ciar, grandes vertientes selváticas y tierras bajas, categorías que como se
puede deducir, no son siempre geomorfológicas.
Thouret (1981) propuso una zonificación morfoestructural, con alguna alu-
sión a los procesos morfogénico, trabajo que constituye una síntesis a partir de la
información geológica existente a la fecha.
Posteriormente, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi -IGAC- ha publica-
do, en diferentes atlas, el mapa de erosión de tierras. Al respecto, se destaca el pu-
blicado en el atlas de Suelos y bosques de Colombia (1988, p.1 00). En el mapa de
"Erosión y degradación de los suelos en Colombia" de la publicación citada, se ca-
lifica la erosión desde "muy severa" para las áreas muy degradadas hasta las áreas
en que "no hay erosión".
Proponer una zonificación geomorfológica requiere metodológicamente un
concepto con base en el cual delimitar las unidades espaciales, y es necesario
también definir el nivel escalar o detalle con el que se caracterizan las unidades y
se representan cartográficamente.
El concepto adoptado para este trabajo es el "sistema morfogénico", entendi-
do como el conjunto de procesos interdependientes que generan un modelado
específico en un espacio determinado (Tricart, 1977; Summerfield, 1994). Los
procesos que integran un sistema morfogénico están condicionados por factores
internos y externos: estructura geológica (litología y tectónica), la pendiente, el
bioclima, las herencias morfoclimáticas y por el uso que el hombre hace del espa-
cio. El control de los factores y el sistema morfogénico se esquematizan en la figu-
ra 12-1. De la definición del sistema morfogénico, así entendido, se pueden
deducir las amenazas relacionadas con su dinámica (procesos).
Una vez adoptado el concepto de sistema morfogénico, se propone una cla-
sificación jerárquica que incluye: Grupo de Sistemas Morfogénicos (G-SM), refe-
rido a macrounidades como la alta montaña o las depresiones tectónicas;
Subgrupo de Sistemas Morfogénicos (SG-SM), referidos a unidades de relieve o
modelado que a su vez están subdivididos en "Sistemas Morfogénicos" (SM) pro-
piamente dichos, caracterizados según el diagrama de la figura 12-1. Ej.: una divi-
soria de control estructural o una terraza fluviomarina.
Los sistemas morfogénicos, generalmente, corresponden a escalas cartográfi-
cas medias 1 :200.000 a 1: 100.000. A su vez, los sistemas morfogénicos pueden
dividirse en subsistemas S-SM para unidades muy específicas como una terraza

218
-- -
MORFO- FORMACIÓN PENDIENTE \ BIOCLiMA USO
ESTRUCTURA SUPERFICIAL

PROCESOS
• MODELADOS
MORFOGÉNICOS ~ - HEREDADOS
- ACTUALES

¡AMENAZA ¡

Figura 12-1 El sistema morfogénico.

degradada por disección o una mesa con disección incipiente. Con base en estos
criterios, la clasificación jerárquica que aquí se propone cubre los sistemas morfo-
génicos del territorio nacional; sin embargo, la representación cartográfica en el
mapa anexo de la figura 12-2 sólo incluye las unidades mayores de grupo de siste-
mas y subgrupos, pero no los sistemas morfogénicos propiamente dichos, pues la
escala es 1 :3'400.000, salvo excepciones, que por su extensión son representa-
bles a dicha escala.
Los grupos de sistemas morfogénicos (G-SM) definidos se relacionan con
grandes unidades morfoestructurales como son la alta montaña, la montaña me-
dia, la montaña baja, las depresiones tectónicas y otras macrounidades definidas
en este caso por razones de modelados heredados y condiciones bioclimáticas
como son los litorales, el dominio amazónico, el dominio orinoqués y el grupo de
los sistemas insulares. Los subgrupos definidos dentro de cada uno de los grupos
se presentan en los cuadros correspondientes y, en algunos casos, se llega a pro-
poner el sistema morfogénico propiamente dicho, pues el cubrimiento escalar se
refiere a espacios grandes cartografiables en escalas medias.

219
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

En la figura 10-11, para la altillanura del Vichada ésta sería el subgrupo de sis-
temas morfogénicos, mientras que para la altillanura plana, disectada u ondulada
serían los sistemas morfogénicos. A escalas más detalladas se podrían incluir sub-
sistemas morfogénicos (S-SM) y otras unidades menores.
Dado que la clasificación aquí propuesta es, además, jerárquica u organizada
taxonómicamente en diferentes niveles de resolución, permitirá posteriormente
incluir muevas sub-unidades con mayor nivel de resolución y por tanto a mayor
escala, dependientes de las que se enumeran a continuación y que se representan
cartográficamente en la figura 12-2 (mapa anexo).

G-SM. LA ALTA MONTAÑA


Este grupo de sistemas morfogénicos incluye las culminaciones altitudinales
de las cordilleras andinas por encima de los 2.700± 100 m. La principal caracte-
rística se relaciona con el modelado glaciar heredado o actual y la la actividad vol-
cánica en las Cordilleras Central y Centro-Occidental.
Bioclimáticamente, allí se ubican los pisos alto-andino, páramo, superpára-
mo y piso glaciar. No hay alteritas pues fueron erosionadas por la dinámica glaciar
del pasado, pero hay depósitos glaciares y fluvio-glaciares.

Cuadro 12-1
G-SM. La alta montaña

1.1 SG-SM Glaciar


1.1.1 SM Sobre estructura volcánica activa
1.1.2 SM Sobre estructura no volcánica
1.2 SG-SM Periglaciar
1.2.1 SM En ambiente volcánico
1.2.1 SM En ambiente no volcánico
1.3 SG-SM Modelado glaciar heredado
1.3.1 SM En ambiente volcánico
1.3.2 SM En ambiente no volcánico
1.4 SG-SM Montaña alto-andina Inestable

G-SM. LA MONTAÑA MEDIA


Son los espacios abajo de 2.700±100 m que incluyen los altiplanos, las divi-
sorias de cordillera entre cuencas medias, escarpes tectónicos y los cañones entre
las geoformas más sobresalientes. También se reconocen algunas influencias flu-
vio-glaciares heredadas.

220
En la montaña media se encuentra la mayor extensión de bloques levantados
y fallados con un control estructural notorio de la red de drenaje; bioclimática-
mente, corresponde con los pisos andino y subandino, y como formaciones su-
perficiales son dominantes las alteritas y materiales coluviales de ladera. Los
procesos dominantes son la disección y los movimientos en masa con una red de
drenaje de comportamiento torrencial.

Cuadro 12-2
G-SM. La montaña media
2.1 SG-SM Conos fluvio-glaciares
2.2 SG-SM Altiplanos y sus bordes
2.2.1 SM En ambiente volcánico
2.2.2 SM En ambiente no volcánico
2.2.3 SM Borde de altiplano
2.3 SG-SM Divisorias cordilleranas (medias)
2.3.1 SM Onduladas
2.3.2 SM Tabulares de la cuenca del Patía
2.3.3 SM Controladas por plegamiento
2.4 SG-SM Vertientes medias
2.4.1 SM Rel ictos de su perficies de aplanam iento
2.4.1.1 S-SM Con cobertura volcánica
2.4.1.2 S-SM Sin cobertura volcánica
2.4.1.3 S-SM Con limitantes de humedad
2.4.1.4 S-SM En rocas graníticas
2.4.2 Modelados controlados por pliegues y fallas menores
2.4.2.1 S-SM Divisorias con pliegues (menores)
2.4.2.2 S-SM Vertientes controladas por pliegues
2.4.2.3 S-SM Divisorias agudas (norte cordillera Occidental)
2.4.2.4 S-SM Vertientes de drenaje denso (norte cordillera Occidental).
2.4.3 SM Vertientes en posición de abrigo
2.4.4 SM Escarpes de retroceso
2.4.5 SM Vertientes cortas. cordillera Occidental hacia el Cauca
2.4.6 SM Vertientes cortas. cordillera Occidental hacia el Patía
2.4.7 SM Vertientes onduladas en la cordillera Central
2.4.8 SM Modelados de colinas y lamerías con alteración profunda
2.4.9 SM Modelados de disección con alteración profunda
2.4.10 SM Anfiteatros del Mira y del Patía
2.4.10.1 S-SM Divisorias convexas con cobertura de ceniza
2.4.10.2 S-SM Flancos cóncavos
2.4.11 SM Flancos del Patía y sus afluentes
2.4.12 SM Interfluvios convexo-cóncavos residuales (patía)
2.4.13 SM Interfluvios convexo-cóncavos en afluentes del río Cauca
2.5 SG-SM Lagos y embalses con bordes en sedimentación

221
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

2.6 SG-SM Red de drenaje


2.6.1 SM Cañones
2.6.1.1 S-SM Bajo clima húmedo
2.6.1.2 S-SM Bajo tendencia seca
2.6.1.3 S-SM Subsistema Guáitara-Patía
2.6.2 SM Valles controlados por pliegues y fallas menores
2.6.3 SM Valles con formaciones aluviales amplias

G-SM LA MONTAÑA BAJA


Como grupo de sistemas morfogénicos, la montaña baja tiene una connotación
estructural referida a las estribaciones cordilleranas y de las serranías, conformadas
por los escarpes de retroceso de las fallas fundamentales que separan las cordilleras
de las depresiones tectónicas, escarpes que son cortados por los ríos al salir de las
cordilleras formando gargantas. Según la exposición, la montaña baja se subdivide
en húmeda y de tendencia seca dentro del piso bioclimático ecuatorial.

Cuadro 12.3
G-SM La montaña baja

3.1 SG-SM Escarpes de retroceso con pendiente cóncava


3.1.1 SM Escarpes interiores
3.1.2 SM Escarpes exteriores
3.2 SG-SM La precordillera de Mandé
3.3 SG-SM La cordillera Baudó-Darién
3.3.1 SM Divisorias de control estructural
3.3.2 SM Rellenos aluviales en depresiones tectónicas
3.3.3 SM Vertiente cóncava de la serranía
3.3.4 SM Valles de disección con depósitos coluvio-aluviales
3.4 SG-SM Las serranías bajas de la Guajira
3.4.1 SM Macizo residual
3.4.2 SM Cuchillas con control estructural

G-SM. LAs DEPRESIONES TECTÓNICAS

Son las macroformas estructurales menos levantadas durante la orogenia;


por tanto constituyen áreas depresionales sedimentarias e inundables. Bordean
paralelamente al sistema andino y su principal dinámica es fluvial de desborde
con depósitos aluviales correlativos, la energía de transporte es mínima y por
tanto domina la sedimentación.

222
------
_·_~~ __ ___·__
~ ~'_'_"_~ ____·________"_ _ o~~_. _____·_ _ _ _ _ UNA
__ _
~ZONIFICACiÓN
_____ GEOMORFOLÓGICA
_ _ _ _ _ _.

Los principales modelados son aluviales: terrazas en varios niveles, conos,


ciénagas, diques y algunas formaciones residuales del Terciario superior como
mesas y cerros de sedimentos epicontinentales. En las depresiones se incluyen los
piedemontes.

Cuadro 12.4
G-SM Las depresiones tectónicas

4.1 SG-SM Modelados en sedimentos epicontinentales


4.1.1 SM Cerros y mesas muy degradados
4.1.2 Colinas y lamerías con alteración profunda
4.1.3 Cerros y mesas en vías de desertificación
4.1.4 Relieves epicontinentales y depósitos coluvio-aluviales
4.1.5 Divisorias en sedimentos epicontinentales
4.2 SG-SM Los piedemontes
4.2.1 SM Conos de derrubios sinorogénicos
4.2.2 SM Piedemontes exteriores
4.2.2.1 S-SM Piedemonte alto del Mira-Patía
4.2.2.2 S-SM Piedemonte alto de la cuenca Meta-Arauca
4.2.2.3 S-SM Piedemontes bajos
4.2.3 SM Piedemontes interiores
4.2.3.1 S-SM Conos degradados o en vías de desertificación
4.2.3.2 S-SM Conos sin disección o en construcción
4.3 SG-SM Las llanuras aluviales
4.3.1 SM Valles coluvio-aluviales
4.3.2 SM Valles aluviales
4.3.3 SM Terrazas de los ríos Cesar y Ariguaní
4.3.4 SM Llanura aluvial de la Baja Guajira
4.3.5 SM Llanuras de desborde sin ciénagas
4.3.6 SM Llanuras de desborde con ciénagas
4.3.7 SM Conos-terraza de la depresión momposina
4.3.7.1 S-SM En vías de desertificación
4.3.7.2 S-SM Desertificados

G-SM. Los LITORALES

Es el grupo de sistemas morfogénicos de interfase océano-continente con pro-


cesos originados por oleaje, mareas y aportes fluviales. Los modelados representati-
vos son las terrazas marinas y fluviomarinas, acantilados, playas, marismas y deltas,
y como dinámica dominante se tiene un retroceso actual de la línea de costa (even-
to transgresivo menor) que amenaza las obras de infraestructura del litoral.
Nuestros litorales son "marginales convergentes" en relación con las placas
cercanas, y por tanto existen las amenazas sísmicas.

223
~---,._-
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Cuadro 12.5
G-SM. Los litorales

5.1 SG-SM Acantilados


5.2 SG-SM Acantilados heredados
5.3 SG-SM Terrazas fluvio-marinas
5.3.1 SM Terrazas fluvio-marinas del litoral Pacífico
5.3.2 SM Terrazas fluvio-marinas del litoral Caribe
5.4 SG-SM Rías, estuarios y depósitos recientes del litoral Pacífico
5.5 SG-SM Deltas
5.6 SG-SM Mosaico de geoformas del litoral Caribe
5.7 SG-SM Litoral con dunas

C-SM. El DOMINIO AMAZÓNICO

A diferencia de los otros grupos de sistemas morfogénicos, el dominio amazóni-


co se definió en función de las condiciones bioclimáticas pasadas y actuales, y secun-
dariamente se diferenciaron subgrupos y sistemas morfogénicos en función de
criterios estructurales. La característica fundamental es la alta humedad que varía en-
tre 3.000 y 4.000 mm/año y una temperatura superior a 25 oC; en estas condiciones
domina una cobertura vegetal densa entre los ríos Amazonas y Apaporis, y con una
variación a selva rala intercalada con sabanas entre los ríos Apaporis y Vichada.
Los modelados característicos se relacionan con los pedimentos del escudo, las
mesetas y serranías levantadas y los modelados fluviales de depósito y disección.

Cuadro 12.6
G-SM. Dominio amazónico
6.1 SG-SM Geoformas residuales del escudo
6.1.1 SM Afloramientos rocosos
6.1.2 SM Pedimentos cubiertos por costras ferralíticas
6.1.3 SM Pedimentos en vía de disección
6.1.4 SM Serranías bajas con procesos denudativos
6.1.5 SM Serranías estrechas y altas con procesos denudativos
6.2 SG-SM Las plataformas
6.2.1 SM Mesetas con modelado eólico residual
6.2.2 S-SM Mesetas tipo Araracuara
6.2.2.1 S-SM Mesetas basculadas (Macarena)
6.2.2.2 S-SM Depresión central de la Macarena
6.2.2 SM Plataforma del Terciario inferior
6.2.2.1 S-SM Modelado de disección
6.2.2.2 S-SM Modelado plano a ondulado
6.2.2.3 S-SM Mesas residuales

224
.... .- ........_-_._._._ ..•. _- UNA ZONIFICACiÓN GEOMORFOLÓGICA

6.2.3 SM Plataforma del Terciario superior


6.2.3.1 S-SM Interfluvios planos
6.2.3.2 S-SM Modelado ondulado asociado a las sabanas
6.2.3.3 S-SM Modelado de disección incipiente
6.3 SG-SM Sistemas aluviales
6.3.1 SM Terrazas medias y altas
6.3.2 SM Terrazas bajas
6.3.3 SM Llanura aluvial de desborde de los ríos andinos
6.3.4 SM Llanura aluvial de desborde de los ríos amazónicos
6.3.5 SM Valles coluvio-aluviales

G-SM. EL DOMINIO ORINOQUÉS

Para el espacio orinoqués, también se adoptó el concepto de dominio biocli-


mático caracterizado por un régimen monomodal contrastado con lluvias entre
1.500 y 2.500 mm/año con siete u ocho meses secos. En estas condiciones, la co-
bertura vegetal dominante es de sabana y sabana arbolada.
Algunos espacios son deficitarios hídricamente (en términos anuales) yen el
pasado han ocurrido períodos secos con formación de modelados eólicos. La di-
ferencia fundamental ocurre entre la altillanura disectada con procesos de escu-
rrimiento superficial y los Llanos Orientales con llanuras aluvial de desborde.

Cuadro 12.7
G-SM. Dominio orinoqués

7.1 SG-SM Geoformas residuales del escudo


7.1 .1 SM Afloram ientos rocosos
7.1.2 SM Pedimentos cubiertos (costras ferralíticas)
7.2 SG-SM La altillanura
7.2.1 SM Altillanura plana
7.2.2. SM Altillanura ondulada
7.2.3 SM Altillanura disectada
7.3 SG-SM Modelados aluviales de la altillanura
7.3.1 SM Llanura aluvial del Orinoco
7.3.2 SM Terraza derecha del río Meta
7.3.3 SM Llanuras aluviales de la altillanura
7.3.4 SM Valles coluvio-aluviales
7.4 SG-SM Los Llanos Orientales
7.4.1 SM Colinas en vías de desertificación
7.4.2 SM Llanura eólica heredada

225
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

7.5 SG-SM Modelados aluviales de los Llanos Orientales


7.5.1 SM Llanura de desborde heredada
7.5.2 SM Pantanos de Arauca
7.5.3 SM Terrazas medias y altas
7.5.4 SM Terrazas bajas
7.5.5 SM Llanura aluvial actual
7.5.6 SM Valles coluvio-aluviales
."------

G-SM. Los SISTEMAS INSULARES


La especificidad de la dinámica oceánica y los cambios del nivel del mar per-
mitieron definir las islas como un grupo de sistemas morfogénicos en el que cada
isla es un subgrupo, dadas sus particularidades litológicas, de cobertura vegetal y
de los procesos dominantes.
Por diferencias bioclimáticas, las islas del Caribe son susceptibles a los proce-
sos de escurrimiento superficial, mientras que las del Pacífico están mejor protegi-
das por la cobertura vegetal (Gorgona y Gorgonilla).
En general, para las islas, al igual que para los litorales, el proceso que amena-
za es el retroceso de la línea de costa por el evento transgresivo actual.

Cuadro 12.8
G-SM. Los sistemas insulares

8.1 SG-SM Isla de San Andrés


8.2 SG-SM Islas de Providencia y Santa Catalina
8.3 SG-SM Islas del Rosario
8.4 SG-SM Islas de Barú y Tierrabomba
8.5 SG-SM Islas de Gorgona y Gorgonilla
8.6 SG-SM Islotes de Malpelo

La clasificación propuesta constituye un marco de referencia que permite de-


finir a su interior unidades de mayor nivel de resolución.

226
Conclusiones

La formación de los relieves y de los modelados no se puede considerar termi-


nada en ningún momento, ya que su evolución es permanente y esa dinámica de
cambio puede implicar amenazas para el hombre, sus actividades e infraestructura.
Los procesos morfogénicos son también generadores de espacios geomorfoló-
gicamente aptos para las diferentes formas de ocupación por los grupos humanos;
es decir, son generadores de una oferta ambiental. Sin embargo, esta perspectiva no
fue tratada en el presente trabajo como tampoco la morfogénesis en su relación con
la pedogénesis, aspectos que deberán tenerse en cuenta en futuros ensayos.
La diferenciación y movilidad de los relieves y modelados del espacio colom-
biano están relacionadas con una causalidad interna como lo es la tectónica de
placas con sus efectos en el fallamiento, plegamiento, magmatismo y orogénesis,
y con una causalidad externa ligada fundamentalmente con los cambios climáti-
cos globales y los de corta duración, yen menor grado con las modificaciones in-
ducidas por el hombre.
Lo que varios autores han denominado la "esquina noroccidental de Suramé-
rica" es un espacio (Colombia) particularmente móvil por la convergencia de tres
grandes placas litosféricas (Cap. 2) que en sus desplazamientos opuestos explican
la sismicidad, la acreción de terrenos, el magmatismo, el plegamiento y la orogé-
nesis (Cap. 3 y 5), con discontinuidades estructurales como los varios sistemas de
fallamiento y la formación de cordilleras junto con las depresiones interandinas y
laterales.
El relieve es diferenciado y móvil, y es el resultado de la acreción de terrenos
en períodos diferentes y diferenciados por su estructura y composición litológica.
Varía desde el escudo guayanés con sus afloramientos peneplanizados o su cober-
tura sedimentaria dispuesta en plataforma con algunos relieves sobresalientes (

227
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
----~--------_._-----------~-----------~-------,------

serranías, mesetas, tepuyes), hasta las cordilleras de afinidad continental (Oriental


y Central) y oceánica (Occidental y de la Costa).
Antes de la orogenia finiterciaria, las condiciones tropicales de tendencia seca
imperantes facilitaron la elaboración de superficies de aplanamiento (pedimenta-
ción) en los macizos emergidos durante el Terciario inferior a medio. Con la oro-
genia estas superficies fueron levantadas y disectadas, y hoy se identifican los
modelados residuales en la cordillera Central, en el macizo de Santander-La Flo-
resta y algunas evidencias menores en los macizos de Garzón y sierra nevada de
Santa Marta.
Las cordilleras, como bloques levantados, se separan de las depresiones por
medio de fallas inversas en cuyas áreas de contacto aparecen los piedemontes. Al
occidente del escudo, el sistema andino es particularmente móvil tectónicamen-
te, mientras que el escudo por su rigidez lo es menos. La tectodinámica, aunque
no estudiada en este trabajo, se considera como un factor geomorfológico que
predispone los relieves a su inestabilidad debido a la fracturación de los materia-
les rocosos y por las vibraciones sísmicas que junto con los factores de la dinámica
externa los desestabilizan.
Frente a la diversidad litológica son también diversos los productos de la me-
teorización (alteritas): en los intrusivos graníticos dominan las formaciones super-
ficiales areno-limosas y los esquistos se cubren de arcillas; en ambos casos las
laderas con estos materiales son inestables. En la cobertura sedimentaria de la cor-
dillera Oriental principalmente, la inestabilidad se relaciona más con las rocas ar-
cillosas fracturadas y alteradas, y menos con las areniscas, calizas y cuarcitas.
En general, los Andes son morfodinámicamente inestables debido al poten-
cial hidrogravitatorio generado por la orogénesis y los cambios climáticos (Cap.
3.2.4) lo que dio paso a un modelado de disección profunda con cañones de la-
deras abruptas donde la disección, la torrencialidad y los movimientos en masa
son los procesos dominantes.
Opuestamente, en las depresiones laterales e interandinas ocurren las res-
puestas a la dinámica de las cordilleras, manifiestas en la sedimentación (forma-
ciones aluviales y aluviotorrenciales) y las inundaciones, procesos inscritos dentro
del sistema de transferencia fluvial.
Como parte de la tectónica de compresión, del Mioceno se formaron depre-
siones que con el levantamiento de las cordilleras se ubicaron en la media y alta
montaña formando los altiplanos, macrogeoformas en cuya sedimentación la-
custre participaron posteriormente la deglaciación y el volcanismo. En el presente,
algunos de ellos aparecen disectados yen vía de degradación, y sólo dos se encuen-
tran en la fase lacustre (Tota y Guamués).

228
~--
CONCLUSIONES

Los cambios climáticos del Pleistoceno modelaron en forma notoria los relie-
ves preexistentes. Especialmente, la última glaciación produjo modelados ero-
sionales y de acumulación arriba de los 3.000 ± 100 m. Además, los flujos fluvio-
glaciares y los volcano-glaciares afectaron con depósitos torrenciales hasta la mon-
taña media y aun los piedemontes en sus conos. De la última glaciación persisten
glaciares residuales y se encuentran en proceso de ablación rápida por el calenta-
miento atmosférico.
Los modelados glaciares son relativamente estables en condiciones naturales,
pero su degradación es rápida cuando la intervención agropecuaria se instala y se
manifiesta en la aceleración del escurrimiento superficial concentrado que afecta
los suelos. Esto ocurre particular en el páramo bajo y en el páramo propiamente
dicho.
En el Holoceno, algunas partes del territorio conocieron climas muy secos
que facilitaron la formación de modelados eólicos bajo la influencia de los vientos
alisios. Se reconocen las evidencias en la altillanura del Vichada, en los Llanos
Orientales, en la Amazonia y también en la península de la Guajira y el bajo Mag-
dalena. Estos modelados hoy no son funcionales, pero tienden a degradarse por
sobrepastoreo y quemas, y así el escurrimiento superficial se acelera.
Los cambios climáticos globales también han incidido en el nivel del mar,
cambios de los que encontramos diferentes niveles de terrazas, acantilados y del-
tas. Pero en el contexto actual, lo más preocupante es el ascenso del nivel marino,
cuyo principal efecto es un evento transgresivo menor que se manifiesta por ero-
sión marina con retroceso de la línea de costa.
Tanto en el litoral Pacífico como en el Caribe, el evento transgresivo es evi-
dente y se encontraron valores que varían entre 1 y 10 miaño (a veces más) de re-
troceso de la línea de costa, con el consiguiente impacto en la vivienda y otras
obras de infraestructura litoral. El proceso de erosión marina y su efecto en el re-
troceso de la línea de costa está siendo acelerado, contradictoriamente, por obras
de control no planificadas y además por extracción de materiales de playa.
Histórica y actualmente, la intervención antrópica se ha constituido en un
acelerador de algunos procesos, principalmente del escurrimiento superficial con
aumento de la torrencialidad y algunos movimientos en masa, todo lo cual impli-
ca mayor aporte de sedimentos a las áreas depresionales; se aumenta así la inten-
sidad de las inundaciones en las llanuras aluviales y aun en los altiplanos.
Una de las mayores preocupaciones en cuanto a los efectos de la antropiza-
ción es el impacto en áreas bioclimáticamente limitadas, áreas en las que la deser-
tificación es un hecho real, mientras que otras áreas avanzan hacia esa situación
(Cap. 11.2, Fig. 11-7).

229
- ---
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

Con base en criterios sobre la organización estructural (tipos de relieve), mo-


delados heredados, condiciones bioclimáticas y procesos morfogénicos actuales,
se propone en el capítulo 12 una zonificación espacial de sistemas morfogénicos
jerarquizados que cubren el espacio nacional continental e insular como marco
de referencia a partir del cual se puedan definir unidades más detalladas.
Los acontecimientos cotidianos nos enseñan sobre los diferentes problemas
que ocurren en Colombia por causa de la dinámica geomorfológica, dinámica
que se acelera especialmente en las temporadas lluviosas. Son frecuentes los de-
rrumbes, deslizamientos, avalanchas, inundaciones y flujos torrenciales que tie-
nen impactos en la vida de las personas y sus obras de infraestructura (vivienda,
vías, cultivos, acueductos, ... ). Éstos son más notorios y más tenidos en cuenta por
el impacto rápido que causan; sin embargo, ocurren otros procesos que por su
lentitud son poco percibidos pero igualmente ocasionan impactos fuertes. A este
respecto, en Colombia son comunes los procesos de erosión de suelos por escu-
rrimiento superficial difuso y concentrado, al punto que algunas áreas se conside-
ran desertificadas. Otros procesos también lentos, como la sedimentación de
cuerpos de agua, reducen su capacidad de amortiguación hídrica.
En cada caso, existe la necesidad de un conocimiento específico sobre el fun-
cionamiento de los procesos morfogénicos y sobre la prevención de los mismos
para buscar una forma de ocupación más adecuada a la morfodinámica del espa-
cio geográfico.

230
~~-~~"~~~
Referencias

ACOSTA, C. E., 1982. "Colombia y la tectónica de placas". Rev. Geografía, U.N., 3: 161-222.
ÁLVAREZ, A. J., 1983. "Geología de la cordillera Central y el occidente colombiano y petro-
química de los intrusivos granitoides mesocenozoicos". Bo/. Geo/., 26 (2): 1-175,
Ingeominas.
ARAÑA, S. V. & J. R. LÓPEZ, 1974. Vo/canismo: dinámica y petrología de sus productos. Itsmo,
Madrid, 481 p.
ASPDEN, J. A. & J. W. McCOURT, 1984. "A middle Mesozoic oceanic terrane in the Central
Cordillera of western Colombia". Geo/. Norandina, 9: 19-26.
BARRERO, L. D., 1979. "Geology of the Central Western Cordillera, West of Buga and Rolda-
nillo, Colombia". Pub/o Geo/. Esp., 4: 1-75, Ingeominas.
_ _ _ _ , J. ÁLVAREZ & T. KASSEM, 1969. "Actividad ígnea y tectónica en la Cordillera Cen-
tral durante el Meso-cenozoico". Bo/. Geo/. Ingeominas, 17 (1-3): 145-173.
BIRD, C. F. E., 1993. Submerging Coasts. The effects of a rising sea /eve/ on coasta/ environ-
ments. Willey, 184p.
BOGOTÁ, J., 1982. "Estratigrafía del Paleozoico Inferior en el área amazónica de Colombia".
Geo/. Norandina, 6: 29-38.
_ _ _ _ & J. ALUJA, 1981. "Geología de la serranía de San Lucas". Geo/. Norandina, 4:
49-55.
BORDER, H., 1980. "Contribución preliminar al estudio de la estructura geológica de la Ama-
zonia colombiana". Rev. C1AF, 5 (1): 49-96.
BOTERO, P. J., 1980. "Características geo-morfo-pedológicas de los paisajes entre los ríos Pu-
tumayo y Caquetá - Amazonia Colombiana". Rev. C1AF 5 (1): 127-150.
_ _ _ _ , (Ed.), 1999. Paisajes fisiográficos de Orinoquia-Amazonia (ORAM) Colombia.
IGAe.
BOWEN, D. Q., 1978. Quaternary ge%gy. A stratigraphic framework for multidiscip/inary
work. Pergamon Press, 221 p.
BREMER, H., 1985. "Randschwellen: a link between plate tectonics and climatic geomorpho-
logy". Z. Geomorph. N. F. Supp/. Bd., 54: 11-21. Berlin-Stuttgart.

231
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS
~,,-~-, -,,~ ~

BRUNETON, P., B. PALLARD, D. DUSELlER, E. BARNEY, J. BOGOTÁ, e. RODRíGUEZ & E.


MARTIN, 1982. "Contribución a la geología del oriente de las comisarías del Vicha-
da y del Guainía (Colombia)". Geol. Norandina, 6: 3-12.
BRUNNSCHWEILER, D., 1981. "Glacial and periglacial forms systems of the colombian qua-
ternary". Rev. ClAF, 6 (1-3): 53-76.
CAVIEDES, e. N. & R. PASKOFF. 1975. "Quaternary glaciations in the Andes of north-central
Chile". j. C/aciology,14: 155-170.
CEBALLOS, J. L., A. E. CASTAÑEDA & K. ROBERTSON, 1994. "Análisis geodinámico de la ac-
tividad volcánica de Colombia". 111 Conf. Col. de Geol. Ambiental, pp. 93-105.
CEBALLOS, J. L. & S. PÉREZ, 1996. "Rasgos geomorfológicos de la vertiente oriental andina y
del piedemonte amazónico de Colombia". VII Congr. Col. Geología (inédito).
CEPEDA, H., R. MÉNDEZ, L. A. MURCIA & H. VERGARA, 1986. "Mapa preliminar de riesgos
volcánicos potenciales del Nevado del Huila". Ingeominas (informe interno), 59 p.
CEPEDA, H., L. A. MURCIA, A. NÚÑEZ & E. PARRA, 1987. "Mapa preliminar de amenaza vol-
cánica en Colombia", Escala 1: 3000000. Rev. ClAF, 11 (1-3): 179-187.
CHORLEY, R. J., S. A. SCHUMM & D. E. SUDGEN, 1984. Ceomorphology. Methuen, London,
608p.
CILF, 1979. Vocabulaire de la Céomorphologie. Hachette, Paris.
CLAPPERTON, Ch. M., 1981. "Quaternary glaciation in the Cordillera Blanca, Perú and the
Cordillera Real, Bolivia". Rev. ClAF, 6 (1-3): 93-111.
COCH, N. K., 1995. Ceohazards: Natural and Human. Prentice Hall, 481 p.
DERRUAU, M., 1965. Ceomorfología. Ariel, Barcelona, 442p.
DEWOLF, Y., 1971. "Les formations superficielles et leur cartographie. Mémoires et Docu-
ments, Nouvelle Série", V. 12, Travaux de la R.CP. 77: 193-204.
DIAZGRANADOS, D. A., 1980. "El proyecto radargramétrico del Amazonas y los recursos na-
turales de la Amazonia colombiana". Rev. ClAF 5 (1): 11-47.
DOLLFUS, O., 1973. "La cordillere des Andes: Présentation des problemes géomorphologi-
ques". Rev. Céographie Physique et de Céologie Dynamique. Vol. XV (1-2):
157-176.
_ _ _ _ , 1974. "La cordillera de Los Andes: Presentación de los problemas geomorfológi-
cos". Bull. Inst. Fr. Et. And. 111 (4): 1-36.
DOMíNGUEZ, e., 1985. Amazonia colombiana: visión general. Biblioteca Banco Popular,
Bogotá,
DUQUE-CARO, H., 1984. "Estilo estructural, diapirismo y episodios de acrecimiento del te-
rreno Sinú-San Jacinto en el noroccidente de Colombia". Bol. Ceol. 27(2): 1-29,
Ingeominas.
EASTERBROOK, D. J., 1993. Surface processes and landforms. MacMillan Publ. Co., 520p.
EIDT, R.e., 1968. "Some comments on the geomorphology of highland basins in the Cordille-
ra Oriental of Colombia". Rev. Ceográfica, 68: 141-156. IPGH, Brasil.
EMILlANI, e., 1966. "Paleotemperature analysis of Caribbean cores and a generalized curve
for the last 425.000 years". j. Ceol., 74: 109-126.
ETAYO-SERNA et al., 1983. Mapa de terrenos geológicos de Colombia. Publ. Esp. Ingeominas
(14),235p.

232
~~~---
REFERENCIAS

FABRE, A., 1983a. "La subsidencia de la cuenca del Cocuy (cordillera Oriental de Colombia)
durante el Cretáceo y el Terciario inferior. Primera parte: Estudio cuantitativo de la
subsidencia". Geol. Norandina, 8: 49-61.
_ _ _ _ , 1983b. "La subsidencia de la cuenca del Cocuy (cordillera Oriental de Colombia)
durante el Cretáceo y el Terciario. Segunda Parte: Esquema de evolución tectóni-
ca". Geol. Norandina, 8: 21-27.
FAO/UNEP, 1984. Provisional metodology for assesment and mapping of desertification. FAO,
Rome.
FLÓREZ, A., 1983. "Cadena volcánica de los Coconucos, cordillera Central, Colombia". Rev.
Colombia Geográfica, X (2): 33-53. ICAe.
_ _ _ _ & E. LA ROTTA, 1986. "Riesgos inherentes a los fenómenos volcano-glaciares en la
cordillera Central colombiana". Rev. Cartográfica, IPCH, 49/50: 159-170.
_ _ _ _ , 1986a. Ceomorfología del área Manizales-Chinchiná, cordillera Central, Colom-
bia. Tesis, Univ. Amsterdam, 158p.
_ _ _ _ , 1986b. "El volcán Nevado del Ruiz, Cumanday o Tamá". Rev. Colombia, sus gen-
tes y regiones, ICAC, 1: 54-76.
_ _ _ _ , 1987. "Transecto Tatamá, Cordillera Occidental: Aspectos climatológicos y geo-
morfológicos". Análisis Geográficos. ICAC, 3. Bogotá.
_ _ _ _ , 1989. "Evidencias de inestabilidad en los sistemas morfodinámicos de la alta
montaña". Colombia, sus gentes y regiones. ICAC, 13: 16-32.
_ _ _ _ " 1990. "La recesión de los glaciares colombianos desde la Pequeña Edad Claciar".
Colombia Geográfica XVI (1): 7-16.
_ _ _ _ " 1992. "Los nevados de Colombia: glaciales y glaciaciones". Análisis Geográficos
ICAC, 22, Bogotá, 95 p.
_ _ _ _ " 1993. "Inestabilidad geomorfológica en alineamientos tectónicos". Mem. VI
Congr. Col. Ceología, 111: 565-579.
_ _ _ _ , 1995. "Tecto-orogénesis, disección e inestabilidad de vertientes en los Andes co-
lombianos". Rev. Acad. Col. Ciencias, XIX (74): 527-534.
_ _ _ _ , M. S. BARRERA, A. F. BARAJAS & J. W. MONTOYA, 1996. Sistemas morfogénicos
del territorio colombiano. Convenio Ideam-UNAL, Memoria y cartografía, escala
1 :500.000.

- - - -, 1997. Geosistemas de la alta montaña. Convenio Ideam-UNAL 041/97. Sin editar,


409p.
_ _ _ _ , K. ROBERTSON, A. F. BARAJAS, N. MARTíNEZ y otros, 1998. Litoral Caribe: mor-
fodinámica y amenazas naturales. Convenio Ideam-Univ. Nacional. Memoria
200p., 24 mapas escala 1: 100.000.
_ _ _ _ & K. RIOS, 1998. "Las lagunas de la alta montaña". Rev. Cuadernos de Geografía,
VII (2): 25-38. Universidad Nacional de Colombia.
CALVIS, J. J., 1994. "Estudio geológico de la sierra de Chiribiquete y zonas aledañas (Parque
Nacional-Natural Chiribiquete)". Rev. Acad. Col. Ciencias, XIX (73): 275-286.
CONZÁLEZ, J. L., L. C. MARíN y otros, 1998. "Ceomorfología y aspectos erosivos del litoral
Pacífico colombiano". Publ. Geol. Especial, No. 21: 75-111. Ingeominas.

233
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES
.~-------_._~ ------_Y MODELADOS
...
_~----_._-_._._. _._--------_.-_.- _._~._ ... _._._~--_.-

GOOSEN, D. l., 1971. "Physiography and soils of the Llanos Orientales, Colombia". Thesis,
Universiteit van Amsterdam, 200p.
HALLAM, A., 1976. Une révolution dans les sciences de la Terre. Seuil, Paris, 186p.
HARLAND, W. B. et aL, 1982. A geological time sca/e. Cambridge Univ. Press.
HAYS, J. D., J. IMBRIE & N. J. SHACKLETON, 1976. "Variation in the Earth's orbit: Pacemaker
of the Ice Ages". Science, 94: 1.121-1.132.
HELMENS, K. E, 1988. "Late Pleistocene glacial sequence in the area of the high plain of Bo-
gota (Eastern cordillera, Colombia)". pa/aeogeogr. Palaeoc/imat. Palaeoecol., 67:
263-283.
HERD, D. G., 1982. "Glacial and volcanic geology of the Ruiz-Tolima volcanic complex, cordi-
llera Central, Colombia". Publ. Geol. Esp. 8: 1-48. Ingeominas.
HERRERA, J. M., 1999. Cap. Geología en: "Paisajes fisiográficos en la Orinoquia-Amazonia
(ORAM) Colombia". Botero, P. (Ed.), pp. 105-134 Y mapa anexo E: 1: 750.000.
Análisis Geográficos Nos. 27-28. IGAC, Bogotá.
HETTNER, A., 1892. La cordillera de Bogotá, resultados de viajes y estudios. Trad. E. Guhl,
1966, Banco de la República, Bogotá, 351p.
HOOGHIEMSTRA, H., 1984. "Vegetational and Climatic History of the High Plain of Bogota,
Colombia: A continuos Record of the last 3.5 Millions Years". En: Van Der Hammen
T. (Ed.) El Cuaternario de Colombia, 10, Cramer, 368p.
HURLEY, P. M., 1968. "The confirmation of continental Drift". In: Continents Adrift, Scientific
American, 1971.
INGEOMINAS, 1982. Mapa geológico generalizado del Departamento de Nariño. E: 1:
400.000.
_ _ _ _ , 1992. Mapa geológico generalizado del Departamento del Valle del Cauca. E: 1:
300.000.
Instituto Geográfico Agustín Codazzi -IGAC-, 1978. Mapa de suelos de la Alta y Media Guajira.
4 planchas. E: 1: 100.000.
_ _ _ _ , 1986. Estudio general de suelos, Intendencia de Arauca.
_ _ _ _ , 1988. Suelos y bosques de Colombia. Atlas, escala 1: 3'400.000 (p 100).
_ _ _ _ , 1993. Estudio general de suelos de la Comisaría del Vichada. 468p.
IPCC (Grupo I del Plantellntergubernamental sobre el Cambio Climático), 1992. Cambio Cli-
mático, OMM, Pnuma, MOPT. Madrid, 397p.
IRVING, E. M., 1971. "La evolución estructural de los Andes más septentrionales de Colom-
bia". Bol. Geol. XIX (2): 1-90. Ingeominas.
JAMES, M. E., 1985. "Evidencia de colisión sobre la miniplaca del bloque andino y la placa
norteamericana, desde el Mioceno medio". Memorias VI Congr. Latin. de Geol.
T1: 58-72, Bogotá.
JOIN, P. L. & e. J. TORRES, 1985. "Geomorfología". En: Diagnóstico Geográfico del Nororiente
del Vichada. Vol. 6, 124p., 3 mapas, IGAe.
JULlVERT, M., 1973. "Les traits structuraux et I'évolution des Andes Colombiennes". Rev. de
Géogr. Physique et de Géologie Dynamique, XV (1-2): 143-156, Paris.
KHOBZI, J. & P. USSELMANN, 1974. "Problemas de geomorfología en Colombia". Bull. Inst.
Fr. Et. And. 111 (4): 59-86.

234
REFERENCIAS

KHOBZI, J., S. KROONEMBERC, P. FAIVRE & A. WEEDA, 1980. "Aspectos geomorfológicos


de la Orinoquia y Amazonia colombianas". Rev. C1AF, 5 (1): 97-126, Bogotá.
KHOBZI, J., 1981 a. "Aspectos de geomorfología periglacial, glaciaria y fluvioglaciaria en las
montañas topicales húmedas norandinas". Rev. Ceo/. Norandina 3: 37-43.
_ _ _ _ , 1981 b. "Los campos de dunas del norte de Colombia y de los llanos del Orinoco
(Colombia y Venezuela)". Rev. C1AF, 6 (1-3): 257-292.
KHURY, P., 1988. "A paleobotanical and palinological study of a holocene peat from El Bosque
mire, located in a volcanic area of the Cordillera Central of Colombia". Rev. Pa/eo-
botany and Pa/in%gy, 55: 19-72.
KROONENBERC, S., 1983. "Litología, metamorfismo y origen de las granulitas del macizo de
Carzón, Cordillera Oriental (Colombia)". Ceo/. Norandina, 6: 39-46.
_ _ _ _ , 1984. "Una edad K/Ar del macizo de Carzón, Departamento del Huila, Colom-
bia". Ceo/. Norandina, 9: 31-33.
_ _ _ _ , L. A LEÓN, J. Ma. do N. PASTANA & M. R. PESSOA, 1981. "Ignimbritas
plio-pleistocenas en el suroeste del Huila, Colombia y su influencia en el desarrollo
morfológico". Rev. C1AF, 6 (1-3): 293-314.
LAUCENIE, C., 1982. La région des Lacs: Recherche sur /'évo/ution géomorphologique d'un
piedmont g/aciaire andin, 2t, CNRS.
LECARPENTIER, c., J. KHOBZI, A PEREZ & R. OSTER, 1977. La erosión de tierras en Colom-
bia. 56p. y mapa E: 1: 1 '500.000. Inderena, Min. Agricultura, Bogotá.
LÜSCHEN, L, 1983. "Recent tectonics of the Northern Andes according to geophysical and
geodetical measurements in Colombia". Zbl. Ceo/. Pa/aont. Teill: 304-317.
MACDONALD, C. A., 1972. Volcanoes. Prentice Hall, 510p.
MARíN, R. R, 1992. Estadísticas sobre e/ recurso agua en Colombia. Himat, 412p.
MARTíNEZ, C. A, 1981. "Subsidencia y geomorfología de la depresión inundable del río
Magdalena". Rev. C1AF, 6 (1-3): 319-328.
MERCER, J. H., 1984. "Changes in the Ice Cover of Temporate and tropical South America Du-
ring the last 25.000 years". Zbl. Ceo/. Pa/aont. Teill, H 11/12: 1661-1665.
MEYER-ABICH, A, 1969. Alejandro de Humboldt. Inter Nationes, Alemania, 183p.
MOJICA, J., F. COLMENARES & K. BAYER, 1985. "Capas rojas de la formación Saldaña (Triási-
co terminal-Jurásico inferior/medio) en la cordillera Central, al oeste de Chaparral
(Tolima, Colombia). Características faciales y significado paleogeográfico". Memo-
rias VI Congr. Latin. Ceología, T1: 211-232.
MOLlNA, M. L. E., F. PÉREZ y otros, 1998. "Ceomorfología y aspectos erosivos del litoral Cari-
be colombiano". Publ. Ceol. Especia/ No. 21: 1-73. Ingeominas.
MONSALVE, M. L. & B. PULCARíN, 1999. "Cadena volcánica de los Coconucos (Colombia),
centros eruptivos y productos recientes". Bol. Ceol., 37 (1-3): 17-51. Ingeominas.
MURCIA, L. A., 1981. "Rasgos morfológicos de la tectónica cuaternaria en el suroccidente de
Colombia". Ceo/. Norandina, 4: 23-30.
_ _ _ _ , 1982. "El vulcanismo Plio-Cuaternario de Colombia: depósitos piroclásticos aso-
ciados y mediciones isotópicas de Sr-87/Sr-86, Nd-143/Nd-144 y 0-18 en lavas de
los volcanes Caleras, Puracé y Nevado del Ruiz". Publ. Esp. Ceo/., 10: 1-17.
Ingeominas.
COLOMBIA: EVOLUCIÓN DE SUS RELIEVES

_ _ _ _ , 1987. "Vulcanismo activo y terremotos asociados a megafallamiento en el SW de


Colombia". Rev. ClAF, 11 (1-3): 161-177.
_ _ _ _ & H. CEPEDA, 1991. Mapa geológico de Pasto No. 429. Escala 1:100.000,
Ingeominas.
NARVÁEZ, B. G. E., 1998. "Estudio geográfico del volcán Doña Juana y su área adyacente.
Una perspectiva ambiental". Tesis, Depto. de Geografía, Universidad Nacional de
Colombia, 121 p.
NIR, D., 1983. Man, a geomorphological agent. An introduction to antropic geomorphology.
Keter Publ. House, jerusalem, 165p.
OCHSENIUS, c., 1981. "Ecología del Pleistoceno tardío en el cinturón árido peri-caribeño".
Rev. ClAF, 6 (1-3): 365-372.
_ _ _ _, 1983. "Aridity and Biogeography in Northernmost South America during the Late
Pleistocene (Peri-Caribbean Arid Belt)". Zbl. Geol. Pa/Jom. Teil1. H3/4: 264-278.
Stuttgart.
OLLlER, 1988. Volcanoes. Basil Blackwell Ltd., N.Y., 228p.
Manual de percepción remota en geografía física, Vol 1,
ORTIZ, M. A P. & j. P. TIHAY (sin fecha).
IGAC, 315p.
PADILLA, L. E., 1981. "Geomorfología de posibles áreas peneplanizadas en la Cordillera Occi-
dental de Colombia". Rev. ClAF, 6 (1-3): 391-402.
PAGE, W. D. & M. E. JAMES, 1981. "The antiquity of the erosion surfaces and Late Cenozoic
deposits near Medellín, Colombia: Implications to tectonics and erosion rates".
Rev. ClAF, 6 (1-3): 421-454.
PAINE, A D. M., 1985. "'Ergodic' reasoning in Geomorphology: time for a review of the
term?", Progress in Physical Geography, 9 (1): 1-15.
RAMíREZ, j. E., 1968. "Los volcanes de Colombia". Rev. Acad. Ciencias F. N., 13 (50):
227-235.
_ _ _ _ , 1975. Historia de los terremotos en Colombia. IGAC, 250p.
RESTREPO, j. j. & j. F. TOUSSAINT, 1988. "Terranes and continental accretion in the Colom-
bian Andes". Episodes, " (3): 189-193, Ontario.
Ríos, E. K., 1999. "Altiplanos colombianos: len vía de desertificación?" Tesis, Departamento
de Geografía, Universidad Nacional de Colombia, 305p.
_ _ _ _ & A FLÓREZ, 2000. "Los altiplanos colombianos: génesis y evolución hacia la de-
sertificación". XVI Congr. Col. Geografía, Cali (en prensa).
RITTMANN, A, 1963. Les volcanes et leur activité. Masson, Paris, 461 p.
ROBERTSON, K., 1987. "Avulsión y cambios de curso del delta del río Sinú, Colombia". "
Simp. Latin. Sensores Remotos, pp. 237-250. Bogotá.
_ _ _ _ & M. CANO, 1987. "Remote sensing of coral systems in Providence Island, Colom-
bia". " Simp. Latin. Sensores Remotos. Bogotá, Memoria: 251-260.
ROBERTSON, K., 1991. "Evolución geomorfológica y riesgos naturales de los abanicos del pie-
demonte llanero, Colombia". Mem. I Congr. Col. de Ingeniería Geográfica. Bogotá.
_ _ _ _ , 1992. "Amenazas naturales asociadas a los sistemas fluviales y abanicos del piede-
monte llanero, Colombia". Mem. I Simposio Interam. sobre sensores remotos y SIG
para el estudio de riesgos naturales, pp. 114-127.

236
--~--
REFERENCIAS

ROBERTSON, K., J. L. CEBALLOS & J. THOMAS, 1996. "Morfodinámica deltaica del río Patía
y la costa nariñense, Colombia". Mem. VII Congr. Ciencia y Tecnología del mar. Bo-
gotá,12p.
ROBERTSON, K., 1. GRACIA, J. L. CEBALLOS & N. MARTíNEZ, 1997. "Morfodinámica, pobla-
ción y amenazas naturales en la costa Pacífica colombiana". Convenio
Ideam-UNAL. Memoria y cartografía a escala 1: 1 00.000.
RUDDIMAN, W. F. & J. E. KUTZBACH, 1991. "Plateau Uplift and Climatic Change". Scientific
American, 264 (3): 66-75.
SCHEIDEGGER, A. E., 1987. "The fundamental principies of landscape evolution". CATENA
Supl. 10: 199-210.
SHACKLETON, N. J & N. D OPDYKE, 1973. "Oxygen isotop and paleomagnetic stratigraphic
of Equatorial Pacific Core 128-238. Oxygen isotopes temperatures and ice volumes
on a 5 to 6.10 year scale". Quat. Research, 3: 39-55.
SHERMAN, D. J., 1999. "Methodology in Geomorphology: Traditions and Hypocrisy". Annals
of the Assoc. Am. Geogr., 89 (4): 687-696.
SOETERS, R., 1981. "Algunos datos sobre la edad de dos superficies de erosión en la cordillera
Central de Colombia". Rev. ClAF, 6 (1-3): 525-528.
SUAVITA, B. M., 1997. "Identificación y zonificación de riesgos por inundaciones en Colom-
bia". Tesis, Maestría UPTC-IGAC. 208p., tres anexos, dos mapas.
SUMMERFIELD, M. A., 1994. Clobal Ceomorphology: An Introduction to the Study of Land-
forms. Longman, N.Y., 537p.
THOMAS, l., C. ANDRADE & K. ROBERTSON, 1987. "Application de I'imagerie SPOT a
I'étude du litoral caraibe¡ sedimentologie et géomorphologie". 11 Simp. Latin. Sen-
sores Remotos, Bogotá. Memorias: 183-195.
THOMAS, D. S. G. & N. J. MIDDLETON, 1995. Desertification: Exploding the myth. Wiley,
194p.
THOURET, J. c., 1982. "Observationes preliminaires sur les piedmonts de la cordillere Cen-
trale des Andes de Colombie: Relations entre le bassin néogene et le quaternaire du
Magdalena et la bordure est de la cordillere volcanique". Congr. Montagnes et
piedmonts, Toulouse, 21 p.
_ _ _ _ , A. MURCIA, R. SALINAS & V. PERICNON, 1985. "Cronoestratigrafía mediante
dataciones K/Ar y C-14 de los volcanes compuestos del complejo Ruiz-Tolima y as-
pectos volcanoestructurales del Nevado del Ruiz (Cordillera Central, Colombia)".
Memorias VI Congr. Latin. Geol. T1: 385-454.
TORRES, M. P., M. L. MONSALVE, B. PULGARíN & H. CEPEDA, 1999. "Caldera de Paletará:
aproximación a la fuente de las ignimbritas del Cauca y Huila (Colombia)". Bol.
Ceol., 37 (1-3): 1-15. Ingeominas.
TOUSSAINT, J. F., 1993. Evolución geológica de Colombia: Precámbrico-Paleozoico. Universi-
dad Nacional de Colombia, Medellín, 229p.
_ _ _ _ & J. J. RESTREPO, 1989. "Acreciones sucesivas en Colombia. Un nuevo modelo de
evolución geológica". V Congr. Col. Geol., Bucaramanga, T1 : 127-146.

237
COLOMBIA: EVOLUCiÓN DE SUS RELIEVES Y MODELADOS

_ _ _ _ , P. USSELMANN & c. LECARPENTIER, 1968. "Etudes préliminaires pour


I'aménagement du bassin du Río Lebrija (Colombie)". Rev. Geográfica, 68: 83-139.
IPGH, Brasil.
_ _ _ _, 1973. "Roles respectivos de la tectónica y del clima en la génesis de los piede-
montes". Univ. de Bucarest (Trad. A. Flórez, 1988). En: Traducciones Geográficas
No. 1, IGAC: 85-95.
_ _ _ _, 1974. "Existence des périodes séches en Amazonie et dans les régions voisines".
Revue de Géomorph%gie Dynamique, 23 (4): 145-158.
_ _ _ _ & J. TRAUTMANN, 1974. "Quelques aspects de I'évolution géomorphologique du
haut bassin du Magdalena (Colombie)". Bull. Inst. Fr. Et. And. 111 (4): 37-58.
_ _ _ _ , 1977. Précis de Géomorph%gie, T2: Géomorph%gie Dynamique Généra/e. Se-
des, Paris, 345p.
_ _ _ _ , 1981. Précis de géomorph%gie, 3. Géomorphologie c1imatique. Sedes, Paris.
VAN DER HAMMEN, T., 1958. "Estratigrafía del Terciario y Maestrichtiano continentales y tec-
togénesis de los Andes colombianos-Colombia". Bo/. Geo/. 6: 67-128.
_ _ _ _ , J. H. WERMEER & H. VAN DOMMELEN, 1983. "Palynological record of the up-
heaval of the northern Andes: A study of the Pliocene and Lower Quaternary of the
Colombian Eastern Cordillera and the early evolution of its High-Andean biota".
Rev. Pa/aeobotany and Pa/yn%gy, 16: 1-122.
_ _ _ _ ,- T. & E. GONZÁLEZ, 1963. "Historia del clima y vegetación del Pleistoceno supe-
rior y del Holoceno de la sabana de Bogotá". Bo/. Geo/. 11 (1-3): 189-266, SGN.
_ _ _ _ , J. BARELDS, H. DE JONG & A. A. DE VEER, 1980/1981. "Glacial sequence and en-
vironmental history in the Sierra Nevada del Cocuy (Colombia)". In: The Quater-
nary of Colombia, Vol. 8.
_ _ _ _ , 1985. "The Plio-Pleistocene climatic record of the tropical Andes". J. Geo/. SoC.
London, 142: 561-580.
_ _ _ _ , 1986. "Fluctuaciones del nivel de inundaciones en la cuenca del Bajo Magdale-
na-Cauca-San Jorge (Colombia)". Geo/. Norandina, 10: 11-18.
VAN HOUTEN, E, 1976. "Late cenozoic volcanoclastic deposits, Andean foredeep, Colom-
bia". Geo/. Soco Am. Bull., 87: 481-495.
WIjMSTRA, T. A. & T. VAN DER HAMMEN, 1974. "The last interglacial cycle: state of affairs of
correlation between data obtained from the land and from the ocean". Ge%gie en
Mijnbouw, 53: 386-392.

238
Este libro se
terminó de
imprimir en
los talleres
gráficos de

UNIBIBLOS
Universidad
Nacional de
Colombia en
octubre de
2003