Sie sind auf Seite 1von 38

“AÑO DE LA CONSOLIDACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL DEL PERÚ”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA

DOCENTE:
DOCENTE:

CURSO:
CURSO:

TEMA:
TEMA:
Participación Ciudadana y Democracia
INTEGRANTE:
INTEGRANTE:

Piura - Perú
2010
Página |2

DEDICATORIA:

Este trabajo de investigación está dedicado


a mis padres, por brindarme todo su apoyo en
las horas de estudio. A mis amigos, por darme
aliento a seguir triunfando en la vida. Y a todos
las personas que participan democráticamente en
Página |3

la vida institucional del país.


ÍNDICE

DEDICATORIA 1

ÍNDICE 2

INTRODUCCIÓN 4

CAPÍTULO 1: PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Definición 6
Importancia 7
Objetivos 7
Escenario Público 7
Escenario Administrativo 8
Participación Social y Política
9
Formas de Participación Ciudadana 10
Informando 10
Consultando 10
Decidiendo juntos 10
Actuando juntos 11
Apoyando los Intereses Comunitarios
11
Inicios de la Participación Ciudadana en el Perú
11
Participación Ciudadana en el Perú 12
Proceso de Participación Ciudadana
13
Participación Ciudadana como Derecho
13
Participación Ciudadana en el plano legal 14
Página |4

Referéndum 14
Iniciativa legislativa 15
Remoción o revocación de autoridades
15
Demanda de rendición de cuentas 16
Elegir y ser elegidos 16
Fortalezas de nuestra legislación 16
Debilidades de nuestra legislación 18
Comentario a la modificación de la Ley de Participación y Control
Ciudadanos 20
Cometarios a la Ley 29298 que modifica la Ley Marco del Presupuesto Participativo
21
CAPÍTULO 2: DEMOCRACIA

Definición 23
Sentidos de la palabra “Democracia”
25
Clases de Democracia
26
2.3.1. Democracia Directa 26
2.3.2. Democracia Representativa 26
Tipos de Democracia 27
Desarrollo Democrático
27
Libertad, igualdad, fraternidad
30
Leyes de la democracia
32
2.7.1. Soberanía popular 32
2.7.2. Libertad 32
2.7.3. Igualdad
32

CAPÍTULO 3: PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y DEMOCRÁTICA


Página |5

Participación Democrática 33
Democracia Participativa o Semidirecta 34
Participación ciudadana como elemento esencial de la democracia
34

CONCLUSIONES 38

RECOMENDACIONES 40

BIBLIOGRAFÍA 41

ANEXOS 43
Página |6

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo está denominado “Participación Ciudadana y Democracia”. Está


estructurado en tres capítulos: Participación Ciudadana, Democracia, y Participación
Democrática.
El primer capítulo nos da una definición de participación ciudadana como la unión de la
ciudadanía para influir en la política del Estado, formar parte del desarrollo de un país; las
formas de participación ciudadana: informando, consultando, decidiendo y actuando
juntos y apoyando a los intereses públicos.
El segundo capítulo nos enuncia que el vocablo democracia deriva del griego DEMOS
pueblo y KRATOS: gobierno o autoridad, y significa gobierno o autoridad del pueblo.
De allí que se defina a la democracia como "la doctrina política favorable a la intervención
del pueblo en el gobierno y también al mejoramiento de la condición del pueblo".
Sin embargo, en la actualidad, el concepto de democracia no se limita al de una forma
determinada de gobierno, sino también a un conjunto de reglas de conducta para la
convivencia social y política.
La democracia como estilo de vida es un modo de vivir basado en el respeto a la dignidad
humana, la libertad y los derechos de todos y cada uno de los miembros de la comunidad.
La democracia como forma de gobierno es la participación del pueblo en la acción
gubernativa por medio del sufragio y del control que ejerce sobre lo actuado por el estado.
La democracia está atravesada por diferentes debates. Desde los antiguos griegos hasta
Rousseau, se pensaba a la democracia como democracia directa, en la cual los
ciudadanos ejercen el derecho a la participación en la toma de decisiones sin
intermediación. La democracia se asocia desde entonces con soberanía popular, voluntad
general e interés común. Esta concepción tradicional de la democracia se articula en torno
al protagonismo central del pueblo concebido como soberano, como un todo homogéneo
y capaz de producir una voluntad colectiva. Los protagonistas de este tipo de democracias
son los sujetos, capaces de identificar aquello que constituye el bien común. Estas
concepciones fueron elaboradas para sociedades simples y apenas industrializadas

En la democracia representativa el pueblo delega la soberanía en autoridades elegidas de


forma periódica mediante elecciones libres. Estas autoridades en teoría deben actuar en
representación de los intereses de la ciudadanía que los elige para representarlos.
Página |7

Nuevos instrumentos están generando dinámicas interesantes pero van enfrentando


problemas que no necesariamente podrán ser solucionados por los propios instrumentos.
Algunos señalan que la participación ciudadana atenta contra la democracia
representativa y frente a problemas de nuevos instrumentos, promueven su eliminación.
Otros manifiestan que la participación ciudadana es una alternativa superior a un sistema
de representación en crisis y que la legislación debería ser más agresiva para establecer
una “democracia participativa” y frente a problemas de nuevos instrumentos, promueven
más espacios y momentos de participación, así como convertir instancia de consulta en
instancia de decisión.
Página |8

CAPÍTULO 1

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Definición

Se denomina así a la integración de la ciudadanía en el proceso de adopción de


decisiones del gobierno de su ciudad, autonomía o país. O dicho de otro modo, para que
una ciudad o un país modernos proporcionen los mejores servicios y oportunidades a la
población, debe contar con gobiernos abiertos y receptivos, dispuestos a escuchar lo que
los ciudadanos y ciudadanas les quieren transmitir para contribuir a mejorar la política y la
gestión de los asuntos públicos. Eso es Participación Ciudadana: la imprescindible
participación de todos los hombres y mujeres que quieran implicarse en los problemas
que les afectan, aportando puntos de vista, inquietudes y soluciones.
La participación ciudadana es la base y el modo legítimo de actuar en democracia. No
puede existir democracia sin participación. Y esa acción se hace extensiva ahora a la
gestión pública la cual deja de ser un atributo privativo de los funcionarios de gobierno y
cada vez en mayor medida pasa a ser, también un derecho y una responsabilidad de
diversos factores de la sociedad civil.
La ciudadanía debe estar presente en los procesos de análisis, diseño, elaboración,
gestión y ejecución de las acciones de gobierno en sus diferentes escalones en general y
en particular en el campo municipal
La participación es un proceso por el cual los diferentes grupos sociales influencian y
comparten el control sobre el desarrollo de iniciativas o políticas que las afecta. Es el
derecho individual de la ciudadanía de poder iniciar en las políticas de Estado respecto de
los cuales es el beneficiario directo, así como de tener instrumentos para enfrentar al
Estado cuando sus intereses son agredidos o violados por éste.
Importancia

La Participación Ciudadana es necesaria para construir la democracia. Por eso, resulta


fundamental para favorecer el control de los gobernantes, transmitir mejor las preferencias
de los ciudadanos y ciudadanas, suavizar los conflictos, favorecer los acuerdos, y hacer
menos costosa la toma de decisiones políticas.
Página |9

Además, la participación fomenta un tipo de ciudadanía que tiene un mayor interés por
informarse acerca de los asuntos políticos, por cooperar con las demás personas, y que
es más respetuosa con las que son diferentes, lo que refuerza los vínculos sociales entre
los seres humanos, y favorece la comprensión intercultural.
Con la aportación de hombres y mujeres a los asuntos públicos se da un salto cualitativo
de la Democracia Representativa a la Democracia Participativa.
Los ciudadanos pueden contribuir de manera eficaz y original a la elaboración de políticas
públicas, a partir del conjunto de recursos de la sociedad, para enfrentar los numerosos
problemas de gobernabilidad.

Objetivos
Roberto Baño señala que los objetivos de la participación ciudadana comprenden dos
escenarios: el público y el administrativo.

Escenario Público
“La participación ciudadana es generalmente entendida como una participación en
actividades públicas. No tendría utilidad extender el alcance de la participación ciudadana
a otras formas de participación social, como las de carácter comunitario, el
asociacionismo privado y otras que se desarrollen en función de variados intereses o
valores circunscritos a la esfera privada y sin pretender relaciones activas con el poder
público”.

La participación social corresponde a intereses privados (aunque sean colectivos) de la


sociedad civil y reconoce intereses públicos, políticos, ante los que apela. Lo que estará
pidiendo es precisamente el reconocimiento del carácter público que tiene su interés
privado, pero ese interés privado no se transforma en público, sino que se puede hacer
público la consideración de ese interés.

Escenario Administrativo
La participación ciudadana pareciera encontrar su terreno específico en la gestión pública,
la administración. Se podría señalar que es ante el diagnóstico de determinados
problemas en la gestión administrativa donde las propuestas de intervención de los
interesados tienen mayor fuerza, tal como se aprecia específicamente con la
preocupación existente respecto de políticas públicas.
P á g i n a | 10

“La participación de los interesados en la gestión de tales políticas tendría la pretensión


de obtener una acción más eficaz y eficiente, rompiendo el formalismo burocrático
desinteresado con el impulso hacia la mejor y más directa solución impulsada por los
interesados en ella”. 3
Además, las posibilidades de la participación ciudadana se plantean también respecto a
toda la administración, donde los interesados directos podrían involucrarse en el
mejoramiento de la gestión a través de sugerencias, audiencias públicas, difusión de
comunicaciones, evaluaciones, etc. Asimismo, se plantea como control en el
cumplimiento de los objetivos políticamente definidos a través de mecanismos como la
planificación y revisión presupuestaria, la información y evaluación de la gestión. 4
Es precisamente el aspecto de planificación el que corresponde al presupuesto
participativo, a través del cual la ciudadanía propone y decide las obras y proyectos para
beneficio de la colectividad.

Participación Social y Política


Es preciso enunciar como se cataloga la participación en sus distintos ámbitos. En este
sentido se va a establecer la participación ciudadana como elemento base, misma que se
define como la participación de las personas en actividades de interés colectivo y/o
público, e incluye la participación política y la participación social.
En este sentido, se establecerán las diferencias básicas entre lo que se denomina
participación social y participación política; la primera, no necesariamente tiene que
incorporar el tema de los derechos ciudadanos o políticos, la participación puede ser
meramente para formar parte de una agrupación social, sea ésta de carácter deportivo, de
recreación, cultural, religiosa o de beneficencia, y su participación es de acuerdo a la
actividad que le corresponde a cada agrupación; mientras que la participación política, si
incorpora el tema de dichos derechos, los cuales se orientan a las actividades del ámbito
político mediante organizaciones comunales, organizaciones sindicales, las ONG´s,
Partidos Políticos y sindicatos, y sus actividades más recurrentes son el ejercicio de los
derechos a votar y ser votados, manifestaciones públicas, actividades cívicas, y otras que
tienen que ver con el ámbito público.
Independientemente de problemas terminológicos, la participación política se presenta
aparentemente como relativamente clara, puesto que es aquella que se relaciona con el
poder público que se arroga la representación del Estado. Sin embargo, la relatividad de
esta significación de participación política se plantea en cuanto se sale de la reducida
P á g i n a | 11

esfera del sistema político partidario, puesto que nada determina que la participación
política sólo se pueda ejercer a través del sistema de partidos, ni nada impide que a
través de los partidos políticos se realice una participación que no sea estrictamente
política. De modo que el órgano a través del cual se realice la participación no determina
necesariamente el tipo de participación de que se trata.
Al parecer la participación ciudadana no permite un entendimiento desde la teoría; sino
más bien, necesitamos conocer sus aspectos prácticos, la finalidad que pretende, para
comprenderla mejor.

Formas de Participación Ciudadana:

La población Local puede participar en los temas que le interesa de diversas formas:

Informando:
Las personas o grupos requerimos continuamente información sobre acciones,
propuestas, programas, o actividades.

Consultando:
Individualmente exponemos nuestras ideas a través de encuestas, foros y talleres, donde
también podemos consultar. Asimismo, las comunidades pueden realizar consultas a
diversas entidades.

Decidiendo Juntos:
Nuestros representantes, las organizaciones comunales y los sectores interesados
estudian, discuten y participan en la toma de decisiones que afectan a la población.
Actuando Juntos:
Tomamos parte en los acuerdos mediante la acción conjunta responsable y compartida.

Apoyando los Intereses Comunitarios:


Los especialistas que trabajan en las distintas instituciones del Estado nos asesoran en la
toma de decisiones y en la elaboración y ejecución de proyectos. Asimismo, orientan a los
pobladores y los capacitan para que ellos mismos sean los responsables de solucionar los
problemas que les afectan directamente.
P á g i n a | 12

Inicios de la Participación Ciudadana en el Perú

Desde inicios de la década de 1980 la Izquierda Unida, que llegaba por primera vez a
tener responsabilidades de gobierno en los municipios, aportaba a la gestión pública algo
nuevo: su relación directa con las organizaciones. Involucrar a estas organizaciones en
los problemas, las decisiones, la gestión de gobierno, era su rasgo característico, lo que
sabían hacer. En la década de 1990, son muchos los municipios cuyos alcaldes
convocan, como alternativa al autoritarismo y el clientelismo crecientes, mesas de
concertación o consejos de participación o comités de desarrollo que abren la gestión
municipal a la participación popular. 5
A diferencia de Acción Popular, que convocaba a las organizaciones sociales por su mano
de obra a través de Cooperación Popular, la participación en los gobiernos locales con
Izquierda Unida se abordaba más como una propuesta política. Pero, Romeo Grompone,
citado por María Isabel Remy, identifica que luego, durante la década de 1990 se fueron
diluyendo las experiencias de concertación local y participación como propuesta política,
de abrir el espacio municipal a las organizaciones populares, para convertirse en una
metodología de planificación, crecientemente formalizada, replicable y sustento de una
especialización profesional: los facilitadores. 6

Participación Ciudadana en el Perú

El proceso de descentralización que se viene desarrollando en el país ha incorporado


como uno de sus principios el de la participación ciudadana a nivel nacional, regional y
local, consagrando normativamente este tipo de participación en los planes de desarrollo
y presupuestos.

Nuestra constitución política reconoce el derecho de participar en los asuntos públicos,


así como los derechos de asociación, de reunión, de libertad de expresión, de opinión, de
rectificación y de sufragio. El acuerdo nacional, suscrito por todos los partidos políticos,
también promueve y fomenta la participación ciudadana en las decisiones públicas.
La «participación ciudadana» es uno de los caminos que hoy se ofrece para mejorar los
regímenes políticos presentes, y abrir paso a prácticas sociales más democráticas. Ante
el descrédito de los partidos políticos y su consiguiente pérdida de eficacia como
P á g i n a | 13

transmisores de las demandas de la población, se procura hoy aumentar la participación


de ésta en las decisiones de los gobiernos, ya sean nacionales o locales. Pero la gama
que abarcan las formas de participación ciudadana es de lo más difusa, amplia y variada.
Este libro busca delimitar los campos en ese amplio territorio; proponer en cierta forma
una clasificación o taxonomía de los modos o tipos de participación, esclareciendo sus
mecanismos, costos, los objetivos que se persigue y lo que, a fin de cuentas,
normalmente se obtiene.

Proceso de Participación Ciudadana

Es el proceso por el cual las organizaciones de la sociedad civil, junto con el Estado a
través de los Gobiernos Regionales y Locales, toman parte en las decisiones vinculadas a
la gestión pública y el desarrollo de sus regiones y localidades. Los instrumentos más
importantes que expresan los acuerdos tomados en estos procesos son el plan de
desarrollo concertado y el presupuesto participativo.
Desde el año 2002 se cuenta con normas que promueven y regulan la participación de la
sociedad civil en la gestión del desarrollo regional y local.

Participación Ciudadana como Derecho

“El derecho al desarrollo es un derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser
humano y todos los pueblos están facultados para participar en un desarrollo económico,
social, cultural y político en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos
humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar del él”. 7
Teniendo en cuenta que la participación ciudadana nos conduce como fin último al
desarrollo, hay que distinguir que la perspectiva de derechos en el tema del desarrollo
pasa en primer lugar por la declaración citada; en segundo lugar está inspirada por
movimientos autónomos tales como los de las mujeres, los campesinos sin tierras, los
pueblos indígenas, luchas sociales, culturales y políticas tanto en el norte como en el sur,
según afirma Eyben Rosalind, citada por Eduardo Cáceres Valdivia. 8
Asimismo, Cáceres afirma que la perspectiva de derechos se vincula con el tránsito del
clientelismo a la ciudadanía, proceso sistematizado a partir de la experiencia de las
democracias occidentales, y que ha comenzado a ser utilizado como marco normativo e
interpretativo en nuestro país. El mismo autor define, siguiendo a Andrew Almat, que un
P á g i n a | 14

rasgo central de la ciudadanía es la participación plena y adecuada en la discusión


pública y la toma de decisiones. 9

Participación Ciudadana en el plano legal:

Tenemos un marco normativo que a diferencia de otros países de América del Sur otorga
un conjunto muy amplio de derechos de control y participación ciudadanos. Por ejemplo,
la revocatoria de autoridades municipales está contemplada sólo en Venezuela,
Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú.

En el caso de los procesos de rendición de cuentas, sólo Perú y Venezuela tienen normas
que señalan que los alcaldes deben rendir cuentas ante sus vecinos, limitándose el resto
de países como Chile, Costa Rica, México y Panamá a señalar que los alcaldes deben
rendir cuentas ante la contraloría o quien haga sus veces. Igual sucede con las leyes que
regulan el acceso a la información pública; en el caso de Sudamérica sólo tienen una
norma reguladora Colombia, Ecuador, Chile, Perú y Brasil.
Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos como:

Referéndum:
"El Referéndum es el derecho de los ciudadanos para pronunciarse conforme a la
Constitución en los temas normativos que se le consultan."(El Peruano)
El Referéndum puede ser solicitado por un número de ciudadanos no menor al 10 por
ciento del electorado nacional. Procede el Referéndum en los siguientes casos:
a) La reforma total y parcial de la Constitución, de acuerdo al Artículo 206º de la misma.
b) Para la aprobación de leyes, normas regionales de carácter general y ordenanzas
municipales.
c) Para la desaprobación de leyes, decretos legislativos y decretos de urgencia, así como
de las normas que se refiere al inciso anterior.
d) En las materias a que se refiere el artículo 190º de la Constitución, según ley especial.

Iniciativa Legislativa:
La iniciativa legislativa de uno o más proyectos de ley, acompañada por las firmas
comprobadas de no menos del cero punto tres por ciento (0.3%) de la población electoral
P á g i n a | 15

nacional, recibe preferencia en el trámite del Congreso. El Congreso ordena su


publicación en el diario oficial.

Remoción o revocación de autoridades:


La Revocatoria es el derecho que tiene la ciudadanía para destituir de sus cargos a:
a) Alcaldes y Regidores
b) Autoridades regionales que provengan de elección popular.
c) Magistrados que provengan de elección popular.
Los ciudadanos tienen derecho de revocar a las autoridades elegidas. No procede la
revocatoria durante el primero y el último año de su mandato salvo el caso de
magistrados.
La solicitud de revocatoria se refiere a una autoridad en particular, es fundamentada y no
requiere ser probada.

Demanda de rendición de cuentas:


Mediante la Rendición de Cuentas el ciudadano tiene el derecho de interpelar a las
autoridades respecto a la ejecución presupuestal y el uso de recursos propios. La
autoridad está obligada a dar respuesta. Son susceptibles de esta demanda quienes
ocupan cargos sujetos a revocatoria y remoción.

Elegir y ser elegidos:


Tienen el derecho a ser elegidos como representantes de su localidad y de la misma
forma la facultad de elegir a sus gobernantes y autoridades.

Fortalezas de nuestra legislación:

Consagración de los derechos de participación y vigilancia ciudadana a nivel


constitucional:
Nuestra Carta Magna consagra estos derechos en sus artículos 2º y 31º. Además el
presupuesto participativo está contemplado en el artículo 199º al igual que la rendición de
cuentas. Es positivo que estos derechos y mecanismos de participación y vigilancia se
encuentren contemplados a nivel constitucional ya que en caso de que sean vulnerados
se puede activar los mecanismos para garantizar su ejercicio.
Existe un marco legislativo que regula los derechos de participación y control:
P á g i n a | 16

La Ley 26300 regula el ejercicio de los derechos de la revocatoria de autoridades, la


iniciativa legislativa y la demanda de rendición de cuentas. Asimismo, la Ley Orgánica de
Municipalidades también los contempla y añade el referéndum, el cabildo abierto, la
participación en las juntas vecinales y los comités de gestión. También contamos con la
Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública como mecanismo de
accountability.

Contamos con la Ley Marco del Presupuesto Participativo y su reglamento:


Somos el único país de América Latina junto con República Dominicana que tiene
presupuestos participativos obligatorios a nivel municipal.

Es obligatorio convocar al proceso del presupuesto participativo:


Si un alcalde no convoca a este proceso puede ser denunciado ante la Contraloría y
también penalmente por delito de abuso de autoridad y delito de omisión de actos
funcionales.

La sociedad civil tiene una cuota de participación en los Consejos de Coordinación Local
distritales y provinciales:
Es obligatorio contar con CCLDs y debe elegirse a los representantes de la sociedad civil,
por lo que existe una presencia que debe reforzarse.

El presupuesto participativo es un espacio de concertación:


En este espacio deben debatirse los proyectos de inversión y la visión de desarrollo.

Contamos con planes de desarrollo concertados:


Si bien la planificación y la articulación entre planes y presupuestos deben reforzarse, el
Ministerio de Economía y Finanzas ha dado importantes directivas que exigen a las
municipalidades contar con este instrumento, más ahora que nos encaminamos hacia un
presupuesto por resultados.

Contamos con un sistema que regula la inversión pública:


Si bien el SNIP tiene críticos, ayuda a ordenar la inversión y a evitar que se ejecuten
proyectos sin sustento técnico.
P á g i n a | 17

La existencia de un marco legal facilita sin duda la construcción de una cultura


participativa ya que frente a otros países tenemos una gran ventaja y una vez
consagrados estos mecanismos ya no debería haber un retroceso.

Debilidades de la legislación peruana sobre participación ciudadana:


Sin duda las experiencias desarrolladas en el Perú han sido muy ricas y los procesos
participativos han experimentado un proceso de aprendizaje y de ajuste. Sin embargo,
subsisten una serie de problemas que la legislación no ha podido solucionar o que en
algunos casos ha generado. Este artículo invita a una reflexión respecto a qué podemos
mejorar y debemos exigir que se mejore como sociedad civil.
La Ley 26300 establece vallas muy altas para ejercer los derechos de participación y
control:
Es necesario que se genere un debate en la sociedad civil y que se haga incidencia en el
Congreso para que se flexibilice esta norma, caso contrario estos derechos únicamente
existirán en el papel. La Defensoría del Pueblo podría plantear una reforma de esta ley.
La Ley Orgánica de Municipalidades no ha reglamentado de manera adecuada diversos
mecanismos de accountability municipal:
Las consultas ciudadanas, la iniciativa en la formación de ordenanzas municipales, el
cabildo abierto o los comités de gestión no han sido desarrollados adecuadamente. Los
alcaldes no han cumplido con implementar estos mecanismos de participación y la LOM
cae en el error de colocar también vallas muy altas que impiden ejercer estos derechos.
La Ley Marco del Presupuesto Participativo no contempla la diversidad existente en las
municipalidades:
No se puede legislar de manera uniforme para municipalidades provinciales y distritales,
rurales y urbanas sin contemplar que son realidades distintas.

No se ha regulado de manera adecuada a los Consejos de Coordinación Local:


La composición debería reformularse, aumentando la participación de la sociedad civil.
También debería ampliarse el número de reuniones ordinarias y no exigir a las
organizaciones de la sociedad civil que cuenten con tres años de actividad y personería
jurídica ya que es un requisito oneroso y que dificulta la participación de organizaciones
juveniles. Además los CCLs deberían ser quienes lideren el proceso en todas sus fases.
No se establece la obligatoriedad de realizar audiencias públicas de rendición de cuentas:
P á g i n a | 18

Debería reformarse la LOM y la Ley Marco del Presupuesto Participativo para exigir que
los alcaldes rindan cuentas sobre su gestión y la ejecución de los proyectos por lo menos
dos veces al año y en una audiencia pública que cuente con la participación de veedores
y de la Onpe.
No se garantiza en la Ley Marco del Presupuesto Participativo la participación de la
sociedad civil en el equipo técnico:
La sociedad civil debería integrar el equipo técnico del presupuesto participativo con
derecho a voz y voto.
No se han establecido sanciones por no convocar al presupuesto participativo o por no
cumplir con sus acuerdos:
Debería contemplarse sanciones como la vacancia de los alcaldes y la inhabilitación de
los funcionarios.

Actualmente el Congreso ha aprobado importantes modificaciones a la Ley Orgánica de


Municipalidades que están a la espera de su promulgación por el Presidente de la
República. Todavía no ha entrado esta ley en vigencia, esperamos que sea ratificada ya
que contempla:
El carácter vinculante de los acuerdos de los Consejos de Coordinación Local.
Abre la posibilidad de ampliar la participación de la sociedad civil en un porcentaje mayor
al 40% que existe actualmente.
Flexibiliza los requisitos para ser elegido miembro del CCLD eliminando los tres años de
actividad y la personería jurídica.
Establece que el Consejo de Coordinación Local Distrital debe reunirse por lo menos
cuatro veces al año.
Permite que un tercio de los integrantes de la sociedad civil pueda exigir la convocatoria
extraordinaria de los Consejos de Coordinación Locales.
Establece la obligación de los alcaldes de rendir cuentas dos veces al año en audiencias
públicas.
Contempla la suspensión de los alcaldes que no rindan cuentas o que no cumplan con
convocar al Consejo de Coordinación Local o al presupuesto participativo.
Finalmente, consideramos que si bien hay varios aspectos que deben reformarse en
nuestra legislación, es positivo que contemos con un marco normativo que regule el
ejercicio de estos derechos y que nos sitúa frente a otros países de América Latina en
una posición privilegiada.
P á g i n a | 19

Por ejemplo el Perú frente a Chile, Argentina o Brasil sí cuenta con la revocatoria de
alcaldes. En materia de acceso a la información estamos en mejor posición que
Argentina o Bolivia ya que sí contamos con una norma que lo regula.

De la sociedad civil y de los políticos dependerá que se aprovechen estos mecanismos y


que se generen espacios de concertación que logren consolidarse como instancias de
diálogo y debate democrático. Tenemos los instrumentos, hay que mejorarlos y aprender
a ejercerlos.

Comentarios a la modificación de la Ley de Participación y Control Ciudadanos

La Ley 29313, que recientemente ha sido promulgada y que modifica la Ley 26300, de los
Derechos de Participación y Control, no introduce en nuestra opinión ninguna
modificación de trascendencia que beneficie los derechos ciudadanos. Entre las más
relevantes podemos destacar que la norma establece que la consulta de revocatoria sólo
procede una vez en el periodo de mandato de los alcaldes, regidores, presidentes
regionales, vicepresidentes regionales, consejeros regionales y jueces de paz que
provengan de elección popular.

Además, en el caso de la “Demanda de Rendición de Cuentas”, antes se exigía que lo


solicite el 205 de la población electoral y ahora se establece que debe exigirlo el 10% de
la población electoral con un máximo de 25,000 firmas.

Lamentablemente es poco lo que se ha avanzado para regular los derechos de


participación y control ciudadano como la iniciativa en la formación de ordenanzas
regionales y municipales o la remoción de funcionarios públicos. Además las vallas que
regulan los requisitos siguen estando demasiado altas. Por ejemplo en el caso de un
distrito como Miraflores con 110,000 electores, para plantear una demanda de rendición
de cuentas se necesitan 11,000 firmas, suma bastante considerable. Además son muy
pocas las autoridades municipales o regionales que han regulado la iniciativa legislativa o
la consulta ciudadana.
P á g i n a | 20

Cometarios a la Ley 29298 que modifica la Ley Marco del Presupuesto Participativo

El 17 de diciembre de 2008 se publicó la Ley 29298 que modificó la Ley 28056, Ley Marco
del Presupuesto Participativo. Uno de los principales aportes de la Ley 29298 ha sido
señalar que los gobiernos regionales son los responsables de la articulación que debe
existir entre los presupuestos participativos distritales, provinciales y regionales.

El artículo 4 de esta ley señala que los gobiernos locales y regionales deben formular sus
presupuestos participativos no sólo en función de sus competencias, deben considerar
criterios como el de cobertura, alcance, monto d einversión e impacto. Además señala
que los presupuestos participativos provinciales deben ser multidistritales o de impacto
distrital y los regionales deben ser necesariamente multiprovinciales o de impacto
regional. De esta manera se delimita y ordena la inversión.

En este sentido, la norma refuerza el rol regulador del Ministerio de Economía y Finanzas,
pero aclara en su artículo 5 que en ningún caso, una directiva o instructivo puede
restringir la participación de la sociedad civil en la priorización o programación del
presupuesto participativo.

Uno de los cambios que introduce esta ley es que unifica las fases del proceso
participativo, señalando que son: Preparación, concertación, coordinación entre niveles de
gobierno y la formalización. En la norma anterior se consideró a la Rendición de Cuentas
como una fase del proceso, sin embargo la Ley 29298 la considera parte de la fase de
formalización. Consideramos que esto es un retroceso ya que incluso la nueva ley señala
que la rendición de cuentas se da sólo sobre la ejecución del presupuesto participativo,
cuando habría sido ideal que se diera sobre el presupuesto total de la entidad. Si bien la
rendición de cuentas no ha sido desarrollada en la norma, en el artículo 7 se hace un
aporte positivo ya que se establece de manera expresa que es responsabilidad de los
titulares del pliego informar a través de su portal web el sobre el porcentaje del
presupuesto que destinarán al presupuesto participativo.

De otro lado, consideramos positivo que se considere como una fase a la “Coordinación
entre Niveles de Gobierno”, de manera tal que se refuerza el objetivo principal de la
norma que es “ordenar” la inversión en los distintos niveles de gobierno. Sin embargo la
P á g i n a | 21

norma es muy general y solamente señala que el presidente regional es responsable de


informar y promover la articulación y coordinación que debe existir entre los presupuestos
participativos formulados a nivel regional, provincial y distrital

Finalmente, la norma en cuestión señala que mediante Decreto Supremo se establecerá


los criterios de alcance, cobertura y montos de ejecución que permitan delimitar los
proyectos regionales, provinciales y distritales.

Recientemente se ha publicado el Decreto Supremo Nº 097‐2009‐EF que precisa los


criterios para delimitar proyectos de impacto regional, provincial y distrital en el
presupuesto participativo. El propósito de estas normas es que los proyectos de inversión
pública tengan un mayor impacto social y que se adecuen a las competencias y
capacidades financieras de cada nivel de gobierno.
P á g i n a | 22

CAPÍTULO 2

DEMOCRACIA

Definición

Gobierno por el Pueblo. La ordenanza de la mayoría. Gobierno en el que el poder


supremo está en manos de las personas. La ausencia del poder hereditario o distinción
de clases arbitrarias o privilegios
La democracia es el "método de gobierno que se caracteriza por el consenso de los
ciudadanos expresado en un sistema de libertades y a través del derecho efectivo a la
participación popular en la adopción de decisiones políticas según la regla de mayoría"(2).
Supone pues la existencia y participación de ciudadanas y ciudadanos libres.
"El poder de integración social que la solidaridad genera ha de poder afirmarse, a través
de instituciones y espacios públicos democráticamente diversificados, contra los otros dos
poderes, a saber, contra el dinero y contra el poder administrativo."(1)
El termino democracia, en la actualidad es utilizado en los diversos ámbitos en la mayoría
de las sociedades del mundo, haciendo alusión ya sea a su forma de gobierno, a las
reglas y procedimientos que rigen y guían la toma de decisiones colectivas tanto en el
sector público como privado, incluso, hay quienes la conciben como un método político y
no como un fin. Como se puede apreciar hay diversas acepciones respecto al término, lo
que no quiere decir que solo una es la correcta, más bien, estas son recogidas para
formar la sustancia de la democracia.
Históricamente la democracia presenta sus primeras incorporaciones en la vida pública de
la antigua Grecia, principalmente en Atenas por el año 500 a.C., teniendo como principal
característica la organización de su “pueblo” mediante instituciones que garantizaran la
participación igualitaria y directa de los pocos que contaban con la calidad de
“ciudadanos” en los asuntos públicos de la época. Cabe resaltar que paradójicamente, los
atenienses no consideraban que las decisiones públicas mediante el sufragio fueran un
mecanismo democrático, puesto que éste tendía a favorecer a los que concentraban el
poder económico.
La antigua Grecia sin duda es la máxima expresión de lo que se presume como el
surgimiento de la democracia; mientras que en Atenas se expresó como democracia
P á g i n a | 23

participativa o democracia del pueblo, en Esparta la democracia se presento como un


mecanismo de participación indirecta (sin la mínima pretensión de ser democráticos), lo
que en la democracia moderna se considera como democracia representativa, donde los
Espartanos que contaban con la calidad de “ciudadanos”, determinaban mediante el voto,
quienes de la elite política serian sus representantes, mismos que serian los responsables
de manejar los asuntos públicos.
Según lo anterior, se puede asumir que la democracia, constituye desde sus inicios hasta
la actualidad, un conjunto de reglas y procedimientos para la toma de decisiones
colectivas. Empero, según Hans Jürgen, existen diversas formas de democracia, donde lo
que va a determinar el “grado de calidad” de estas, además de la participación colectiva,
son las distintas dimensiones de igualdad o de justicia social que se presenten en cada
sistema.1

Desde el punto de vista filosófico la democracia es más que poder del pueblo, es un
sistema socio político y económico de hombres libres e iguales; no sólo libres e iguales
ante la ley, sino en las relaciones sociales en la vida cotidiana. La democracia en cuanto
concepción del mundo nos conduce a uno de los ideales más sublimes que el hombre
intenta consolidar en la historia: el ideal de la simetría, es decir, de la igualdad y el ideal
de la noarbitrariedad. La sociedad auténticamente democrática debe ser simétrica y no
arbitraria. La historia de la humanidad esta plagada de luchas populares por conseguir
esa meta. Algo se ha avanzado pero falta mucho camino por recorrer. En otras palabras,
faltan nuevas revoluciones, nuevos cambios, para que pueda concretarse el ideal de una
sociedad justa integrada por hombres libres e iguales.
En las condiciones actuales la democracia ha significado un gran paso histórico, pero
todavía nos encontramos con una serie de limitaciones de orden ideológico, político,
económico, cultural, técnico, e incluso psicológico, para que puedan ponerse en práctica
aquellas instituciones de la democracia.
Se están haciendo diversos esfuerzos al respecto y en esa tarea estamos porque la
democracia no es sólo elección sino también participación.
P á g i n a | 24

Sentidos de la palabra “Democracia”

Hoy en día cabe distinguir dos sentidos en los que se emplea la palabra democracia: uno
procedimental y otro estructural. En cuanto a la primera acepción, el término refiere a una
forma de votación por medio de la cual se toman decisiones colectivas para la elección de
gobernantes. En base a la segunda acepción, democracia describe unas cualidades
particulares que una sociedad debe de cumplir, como la participación popular, la libertad,
la igualdad, o el derecho de las minorías, para considerarse democrática
Desde el punto de vista procedimental la democracia es simplemente la forma de
gobierno en la que los conductores del estado son electos por mayoría en votaciones.
Este carácter es fundamental y determina todas las demás características de la
democracia como sistema de gobierno.
Los demócratas modernos insisten que "verdadera democracia" el poder del estado está
limitado por una Constitución, está divido entre entes autónomos (la entelequia de la
"división de poderes") que se balancean y vigilan los unos a los otros y las minorías ven
respetados sus derechos por las mayorías. Estos elementos supuestamente garantizan
que sólo bajo un gobierno democrático el hombre puede ser verdaderamente libre. Tanto
así que la palabra "libertad" y la palabra "democracia" son sinónimos para todos los
efectos prácticos en el discurso político.
Esta es una de las falacias más grandes de la humanidad.
La falla de los demócratas consiste en pensar, explícita o implícitamente, que las reglas y
leyes establecidas en una Constitución se hacen cumplir por el mero hecho de estar
escritas en papel. En democracia, una mayoría puede reescribir las reglas delineadas en
la constitución, abolir la separación de poderes y violar los derechos de la minoría. El
mero hecho de la superioridad numérica le otorga "legitimidad" y la habilita para
establecer una tiranía mayoritaria.

Clases de Democracia

Democracia directa o pura:


Cuando la soberanía, que reside en el pueblo, es ejercida inmediatamente por él, sin
necesidad de elegir representantes que los gobiernen.
P á g i n a | 25

Democracia representativa o indirecta:


El pueblo es gobernado por medio de representantes elegidos por él mismo. La elección
de los individuos que han de tener a su cargo la tarea gubernativa se realiza por medio
del sufragio y cualquier individuo tiene derecho a participar o ser elegido.

La forma representativa suele adoptar diversos sistemas:

a) Sistema presidencialista: se caracteriza por un poder ejecutivo fuerte. El presidente


gobierna realmente a la Nación, lo secundan los ministros o secretarios que él elige.

b) Sistema parlamentario: el parlamento es el eje alrededor del cual gira toda la acción
gubernamental. Las facultades del presidente son muy restringidas.

c) Sistema colegiado: es una combinación de los dos anteriores. El poder ejecutivo está
integrado por varias personas elegidas por el parlamento y que se turnan en el ejercicio
de la presidencia.

Tipos de democracia

El primer tipo da una importancia central a la administración del poder del estado
mediante la ley y el reconocimiento de los derechos fundamentales. Esta concepción
liberal de la democracia se adapta con facilidad a una representatividad limitada de los
gobernantes, como sea testigo en l momento del triunfo d los regímenes liberales n el s.
XIX, pero protege mejor los derechos sociales o económico contra los ataques de un
poder absoluto.
El segundo tipo da mayor importancia a la ciudadanía, a la constitución o a las ideas
morales o religiosas, que aseguran la integración de la sociedad y dan un fundamento
sólido a las leyes. La democracia progresa aquí mas por la voluntad de igualdad que por
el deseo de libertad.
Por último un tercer tipo insiste más en la representatividad de los gobernantes y opone la
democracia, que defiende los intereses de las categorías populares, a la oligarquía, ya se
asocie esta a una oligarquía definida por la posesión de privilegios o bien a la propiedad
del capital.
P á g i n a | 26

Desarrollo Democrático

Esta afirmación de asumir forma diferentes en los países en desarrollo endógeno y en


aquellos que no conocen este crecimiento autoalimentado. La autonomía de los
individuos, de los grupos o de las minorías con respecto a las coacciones del sistema
económico y administrativo es más fácil de obtener en los países más desarrollados. Al
contrario, en las sociedades dependientes, cuya modernización no puede provenir más
que de una intervención exterior a lo actores sociales, del estado nacional o de otra
fuente, los derechos que se reivindican son mas comunitarios que individuales y oponen
resistencia a una política de rasterización impuesta en vez de tender las libertades
personales. ¿Hace falta decir que esta tención no tiene sino efectos antidemocráticos y
que, por lo tanto, la democracia no tiene lugar en una sociedad dividida entre la
intervención autoritaria del estado y de las defensas comunitarias, y en la que el primero
amenaza constantemente con asumir el lenguaje con la comunidad y convertirse de este
modo en totalitario? Una respuesta afirmativa conduciría a esta afirmación brutal: es decir
que la democracia solo puede exigir en los países más ricos, los que dominan el planeta y
los mercados mundiales. una afirmación semejante, a menudo presentadas tanto en
forma erudita como vulgares, está en contradicción abierta con el análisis que cabo de
proponer. He defendido la idea de que la democracia es la búsqueda de combinaciones
entre la libertad privada y la integración social y la integración o entre el sujeto y la razón,
en el caso de las sociedades modernas, se trata de algo muy distinto de concebirlas como
un atributo de la modernización económica, por lo tanto de una etapa de la historia
concebida como una marcha hacia la racionalidad instrumental. En la primera perspectiva,
la democracia es una elección, opuesta, antidemocrática, en la segunda, la democracia
aparece naturalmente en cierta etapa de desarrollo, y la secularización son las tres cara
de un mismo proceso general de modernización. A esta teoría de la modernización es
preciso responder , en primer lugar, que la democracia esta tan amenazada en los países
desarrollados como en los otros , ya sea por dictaduras totalitarias ya por un laissel faide,
que favorece el alumno de las desigualdades y la concentración del poder en manos de
grupos restringidos , pero también y sobre todo que puede descubrirse la presencia e la
acción democratizante, como la de sus adversarios, tanto en las sociedades e
modernización exógenas , como en aquella cuyo desarrollo es endógeno.
P á g i n a | 27

El llamado a la comunidad destruye a la democracia cada vez que en nombre de una


cultura refuerza un poder político, cada vez por lo tanto que destruye la autonomía del
sistema político e impone una relación directa entre un poder y una cultura, en particular
entre un estado y una religión. Muchos países del tercer mundo en, en especial Argelia
después del golpe de estado militar no paren tener otra elección real que la que hay entre
una dictadura nacionalista y una dictadura comunista. En este caso el pensamiento
democrático debe combatir igualmente las dos soluciones autoritarias, defender aquellos
en particular a los intelectuales, que son víctimas tanto del integrismo como el militarismo,
y ayuda a las fuerzas sociales que rechazan a uno y otro. Al contrario la defensa de una
comunidad contra un poder autoritario puede hacer un agente de democratización y se
combina con la obra de modernización envés e considerar a esta como una amenaza
para ella. Este razonamiento puede aplicarse de igual modo a los países de igual modo
los países de modernización endógenos que conocieron bien y aún conocen, los llamados
a la racionalización que eliminan o reprimen al hombre “interior” e imponen la visión
utilitarista que Niedzsche denunciaba. La única diferencia consiste en que un caso es la
comunidad la que corre el Riesco de rechazar la racionalización, mientras que n el
segundo es la racionalización la que amenaza destruye la libertad del autor, con
seguridad es inaceptable llamar democrático a los regímenes autoritarios por el hecho de
haber recibido una herencia de movimientos de liberación nacional, tan inaceptable como
llama demócrata a Stalin porque había sido un revolucionario, o a Hitler, por haberse
impuesto una elección. Pero nada autoriza a decir que la pobreza, como la dependencia o
las luchas internas, hacen imposible la democracia en los países subdesarrollados. En
todos los países, en todos los niveles de riqueza la democracia definida como la creación
de un sistema político respetuoso de las libertades fundamentales, es puesto en peligro,
de manera seguramente muy diferente en las distintas partes del mundo. Pero ¿no es en
el corazón e Europa, en la ex Yugoslavia que no están rica como los países bajos o
Canadá pero que lo es mucho más que Argelia o Guatemala, donde contemplamos el
triunfo de los regímenes nacionalistas violentamente antidemocráticos y que cometen
crímenes masivos contra los derechos humanos más fundamentales?
El espíritu democrático puede atribuirse tareas positivas de organización de la vida social
en los países de desarrollo endógeno en los otros , al contrario su acción es sobretodo
negativa , critica , convoca a la liberación de la dependencia a la destrucción del poder
oligárquico, a la independencia e la justicia o la organización de las lecciones libres, lo
difícil es el pasaje de la liberación a la organización de la libertades, y a menudo se
P á g i n a | 28

interrumpe, cuando más independientes la sociedad, mas implica u liberación, una


movilización guerrera y mayor es el riesgo de un desenlace autoritario de la lucha de
liberación .
El sujeto, del que la democracia es la condición política de la existencia, es la a la vez
libertad y tradición en las sociedades dependientes, corre el riesgo de ser aplastado por
la traición, en las sociedades modernizadas de disolver en una libertad reducida a la de
un consumidor en el mercado. Contra el predominio de la comunicación, es indispensable
el apoyo de la razón y la modernización técnica, que engañan la diferenciación funcional
de los subsistemas, políticos, económicos, religioso familiar, etc. Pero de la mima manera,
contra la seducción del mercado no hay resistencia posible sin poyarse en una
pertenencia social y cultural. En los dos casos el eje central de la democracia s la idea de
soberanía popular, la afirmación de que el orden político es producido por la acción
humana.

Libertad, igualdad, fraternidad.

Es por eso que fracasan todos los intentos de reducir la democracia procedimientos o
incluso al imperio de la ley. Puede oponerse, como lo hizo Max Weber, la autoridad
racional legal a la autoridad carismática, pero ninguna de las dos se confunde con la
democracia. Lo que llevó al propio Weber a imaginar una democracia plebiscitaria que
combinaría el respeto por la ley con el papel de un líder carismático. La democracia se
sitúa en la reunión de fuerzas de liberación social y de mecanismos de integración
institucional y jurídica. Cuando desconfía de los desordenes y las presiones que
acompañan la ola de las demandas sociales, la democracia se transforma rápidamente en
mecanismos de fortalecimiento de las dominaciones establecidas ; a la inversa , cuando
las demandas sociales desbordan los mecanismos institucionales de negociación y las
leyes , el autoritarismo está cerca .La democracia no puede identificarse ni con el poder
de un jefe o un partido popular ni con el de los jueces .Se asienta sobre la fuerza y la
autonomía del sistema político en el cual son representados , defendidos y negociados los
intereses y las demandas del mayor número posible de actores sociales .El calor de los
movimientos y las ideologías se combina en la democracia con la frialdad y la
impersonalidad de las reglas jurídicas .
Este punto de llegada de nuestro análisis está señalado desde hace un siglo y medio por
la divisa de la Republica francesa, adoptada por el conjunto de los demócratas: “Libertad,
P á g i n a | 29

Igualdad, Fraternidad”. Esta divisa reconoce que no hay un principio central de la


democracia ya que dejan de lado lo esencial .Es cierto que un régimen que privilegia la
libertad puede dejar que se incremente la desigualdad y, a la inversa, que la búsqueda de
la desigualdad puede hacerse al precio de un renunciamiento a la libertad .Pero es aún
más cierto que no hay democracia que nos los vincule mediante la idea de fraternidad.
Nuestro propio análisis puede ser considerado como un comentario de esta divisa a la
cual la Historia dio un brillo incomparable. Qué es la igualdad si no una igualdad de
derechos, como lo recordaron las Declaraciones de los Derechos del Hombre.
Frente a las desigualdades de hecho ,a la igualdad sólo puede apoyarse en bases a la
vez morales en bases a la vez morales y políticas .Para unos , todos los seres humanos
son iguales en la media en que todos los seres dotados de razón ; para todos ,que
pueden ser los mismos que los procedentes ,la igualdad se origina en la participación en
el contrato social o en las instituciones democráticas mismas .La libertad ,por su lado , no
tendría efectos si no produjera un sociedad diversificada , múltiples , atrapada por
relaciones , conflictos , compromisos o concesos .De modo que el principio de
representatividad de los dirigentes es una de las expresiones principales de la idea
general de libertad .Por último , la fraternidad es casi sinónimo de ciudadanía , porque
ésta se define aquí como la pertenencia a una sociedad política organizada y controlada
por sí misma , de modo que todos sus miembros son a la vez productores y usuarios de la
organización política , a la vez administrados y legisladores .La divisa “Libertad
,Igualdad ,Fraternidad” da la mejor definición de la democracia, porque reúne unos
elementos propiamente políticos con otros que son sociales y morales .Pone en evidencia
que si la democracia es verdaderamente un tipo de sistema político y no un tipo general
de sociedad, se define por las relaciones que establece entre los individuos, la
organización social y el poder político y no solamente por unas instituciones y unos modos
de funcionamientos.

Leyes de la Democracia

Soberanía popular:
Soberano deriva del latín y etimológicamente quiere decir "el que está sobre todos". La
democracia es autogobierno del pueblo. Reconoce que el hombre, ser inteligente y libre,
puede regirse por sí mismo mediante los órganos por él instituidos.
P á g i n a | 30

Libertad:
La democracia asegura al hombre su libertad jurídica e individual. La libertad jurídica es el
derecho que tiene el hombre a obrar por sí mismo sin que nadie pueda forzarlo a obrar en
otro sentido. los límites están dados por las leyes. La libertad individual es el
reconocimiento de que el hombre nace libre y dotado de inteligencia y voluntad.

Igualdad:
Se trata de una igualdad jurídica. Todos los hombres tienen las mismas oportunidades
ante la ley. Es decir, la igualdad de deberes.
P á g i n a | 31

CAPÍTULO 3

LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y DEMOCRÁTICA

“Lo único que parece claro al principio es que con la expresión participación ciudadana se
está haciendo referencia a alguna especie de relación difusa entre Estado y sociedad civil,
a una acción de ésta sobre la primera, que además cuenta de antemano con una
valoración positiva. Valoración positiva que considera ya sea en cuanto constituiría un
medio adecuado para lograr ciertos objetivos definidos como buenos, o porque se piensa
que la acción misma es expresión de un valor. De aquí resulta que se plantea para la
práctica la exigencia de que se incentive, impulse y desarrolle la participación ciudadana”.

Participación Democrática
La soberanía que ejerce el pueblo es la de la nación es la decisión y el poder que tiene
cada uno de los individuos de una nación. Todos los miembros de esta nación viven en
constante cambio, con diferentes ideologías e interactuando con toda clase de individuos,
de estas relaciones surgen diferentes sentimientos que de una u otra forma pueden ser
positivos o negativos.

La participación ciudadana es el elemento fundamental en la consolidación de un estado


democrática que ayuda a controla el sentido de la democrática y el poder del pueblo que
es encuentran incluido dentro de los organismos del gobierno, es por esto que la
constitución colombiana representa un congreso en donde todas las organizaciones libres
son representadas y velan por las acciones sociales a las cuales un gobierno esta
destinado a desarrollar y cumplir, el pueblo esta en el pleno derecho de evaluar velar y
castigar las acciones representantes que fueron elegidos y que no cumplen o violan las
normas ya preestablecidas.

Democracia Participativa o Semidirecta


Es una expresión amplia, que se suele referir a formas de democracia en las que los
ciudadanos tienen una mayor participación en la toma de decisiones políticas que la que
les otorga tradicionalmente la democracia representativa
Puede definirse con mayor precisión como un modelo político que facilita a los ciudadanos
su capacidad de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia
P á g i n a | 32

directa en las decisiones públicas. En la actualidad se manifiesta usualmente por medio


de referendos o plebiscitos que los representantes elaboran para consultar de iniciativas
de consulta que los ciudadanos presentan a los representantes. En una etapa más
avanzada, el proyecto fundamental de la democracia participativa es la creación de un
mecanismo de deliberaciones mediante el cual el pueblo, con su propia participación, esté
habilitado para manifestarse por igual con puntos de vista tanto mayoritarios como
minoritarios ... Sin negar que todo sistema democrático eventualmente ha de descansar
en decisiones mayoritarias, los mecanismos o instituciones de participación tienen el
propósito de hacer hincapié en el pleno respeto a las minorías, sus opiniones y su amplia
manifestación a través de un mecanismo participativo e institucionalizado1
La democracia participativa no es una participación desordenada, caótica ni inorgánica,
sino una disciplinada forma de participación, respetuosa de los intereses, ideas y
principios de los demás.

Participación ciudadana como elemento esencial de la democracia

La participación ciudadana es una prerrogativa que tienen los gobernados en lo siguiente:


a) Para elegir a sus representantes de dos órganos de gobierno que son, el titular, el
poder ejecutivo y el poder legislativo
b) Para ser sujeto pasivo o activo en el ejercicio de la administración del Estado.
La participación ciudadana es un derecho fundamental de los gobernados que sirve como
apoyo a las actividades de gestión y administración de los órganos de gobierno, para
efecto de hacer eficiente su ejercicio.
La idea de participación es una palabra que explica el funcionamiento de la democracia
contemporánea. Participamos porque nuestros representantes formales no siempre
cumplen su papel de enlace entre gobierno y los problemas puntuales de una porción de
la sociedad, participamos para cuidar los intereses y los derechos particulares y de grupos
de personas que se diluyen en el conjunto mucho más amplio de las naciones,
participamos para corregir los defectos de la representación política que supone la
democracia, participamos para influir en las decisiones de quienes nos representan y para
asegurar que las mismas realmente obedezcan a las demandas y a las expectativas de
los distintos grupos que integran una nación.
La participación no existe de manera perfecta para todos los individuos y para todos los
casos posibles, la forma elemental de la participación ciudadana a través del sufragio
P á g i n a | 33

universal (voto) constituye una parte de lo que es la democracia, a través del voto se hace
posible la representación de los ciudadanos en los asuntos del Estado, bajo esta premisa
la representatividad genuina es también un elemento de la democracia. Existen otras
formas de participación ciudadana más allá de los votos, en las cuales los ciudadanos
están dispuestos a defender sus intereses frente a los demás, es decir, la participación
ciudadana es una forma de controlar y moderar el poder otorgado a los representantes
políticos.
La democracia no se agota en los procesos electorales, ni los partidos políticos poseen el
monopolio de la actividad democrática. El voto en la actualidad es el único medio que
hace posible la representación, es preciso que en el régimen democrático existan otras
formas de controlar el ejercicio del poder concedido a los gobernantes; es procedente que
se observe la siguiente propuesta: que exista plena libertad de asociación de los
ciudadanos para participar en los asuntos que fueran de su interés (artículo 9
Constitucional), más plena libertad de expresión (artículo 6 y 7 Constitucional), la
selección de los servidores públicos con criterios de responsabilidad de sus actos ante la
sociedad, a la diversidad de fuentes públicas de información, a las garantías
institucionales para asegurar que las políticas del gobierno dependan de los votos y de las
demás formas ciudadanas de expresar las preferencias. En las sociedades democráticas
la participación ciudadana es el binomio indispensable de la representación política,
ambas son necesarias para la democracia.
Existen diversas formas de participación ciudadana, por mencionar algunas tenemos las
siguientes: el ejercicio del voto, las actividades que realizan los ciudadanos en las
campañas políticas emprendidas por los partidos o a favor de algún candidato en
particular, la práctica de actividades comunitarias o de acciones colectivas dirigidas a
alcanzar un fin específico y las que derivan de algún conflicto en particular.
No es lo mismo participar para hacerse presente en la integración de los órganos de
gobierno que hacerlo para influir en las decisiones tomadas por éstos, para tratar de
orientar el sentido de sus acciones. Aunque la participación ciudadana se refiere a la
intervención de los ciudadanos en los asuntos públicos, en tanto que portadores de
determinados intereses sociales, nunca será lo mismo votar que dirigir una organización
para la defensa de los derechos humanos, o asistir a las asamblea convocadas por un
gobierno local que aceptar una candidatura pro alguno de los partidos políticos.
“La participación ciudadana supone, en cambio la combinación entre un ambiente político
determinado y una voluntad individual de participar. De los matices entre estos dos
P á g i n a | 34

elementos se derivan las múltiples formas y hasta la profundidad que puede adoptar la
participación misma. Pero es preciso distinguirla de otras formas de acción política
colectiva: quienes se rebelan abiertamente en contra de una forma de poder
gubernamental no están haciendo uso de sus derechos reconocidos, sino luchando por
alguna causa específica, contraria al estado de cosas en curso. Las revoluciones no son
un ejemplo de participación ciudadana, sino de transformación de las leyes, de las
instituciones y de las organizaciones que le dan forma a un Estado por métodos violentos.
Pero tampoco lo son las movilizaciones ajenas a la voluntad de los individuos: las
marchas que solían organizar los gobiernos dictatoriales” ... “La participación ciudadana,
en cambio, exige al mismo tiempo la aceptación de las reglas del juego democrático y la
libre voluntad de los individuos que deciden participar: el Estado de derecho y la libertad
de los individuos”.
La participación ciudadana consagra un elemento subjetivo en interacción con el objeto
(administración del Estado), en el ámbito micro y macro del Estado, dentro del marco
sistemático y coordinado de los asuntos públicos, en la manifestación conjunta de los
ciudadanos, en busca de fines comunes.
La participación ciudadana obedece a la facultad soberana que posee la población, para
que de forma organizada racional y consciente los ciudadanos se reúnan con el propósito
de satisfacer necesidades o alcanzar objetivos comunes para lograr su propio desarrollo y
mejorara sus condiciones de vida. Renovando los procesos de la forma de gobierno, en el
establecimiento, ordenación y reorientación de los planes y programas del desarrollo
nacional, estatal o municipal, que repercuten en el mejoramiento de la calidad de vida en
el Estado.
P á g i n a | 35

CONCLUSIONES

En este análisis sobre la democracia y la ciudadanía, se desprende que la interrelación


gobernantes y gobernados es desproporcionada en cuanto a su situación económica,
educativa, social; en consecuencia la participación de la población en los asuntos públicos
es conducida por la ideología más que por el raciocinio, lo que trae como consecuencia
apatía en la participación de los asuntos públicos, tanto para hacer valer sus derechos
políticos, como para cumplir con sus obligaciones como ciudadanos, es decir el pago de
contribuciones para el mejoramiento del Estado.

La ciudadanía se reconoce en el sujeto capaz, que tiene la titularidad de los derechos


subjetivos públicos, lo que da paso al ejercicio de los mismos en el ámbito de lo público a
través de la participación ciudadana, en un proceso de interacción con los órganos de
gobierno. Los caminos para llegar al ejercicio de la ciudadanía han sido escabroso, las
luchas de clases por el poder ha sido estremecedores; sin embargo, no se ha llegado al
final de la meta, seguimos en el camino hacia la democracia.

Es conveniente implementar mecanismos que organicen y dirijan a las masas ciudadanas


a través de plebiscito, referéndum, iniciativa popular, consulta ciudadana, colaboración
ciudadana, rendición de cuentas, difusión pública, red de contralorías ciudadanas,
audiencia pública, recorridos del titular de la entidad (municipal o local) y asamblea
ciudadana. Asimismo, que las organizaciones gremiales, sindicales, intelectuales y
sociales, luchen por el bienestar general de la población, el orden público, la justicia social
y el bien común.

Con las políticas públicas democráticas, no busca satisfacer las necesidades de unos
cuantos o de las mayorías sino de todos y cada uno de los habitantes de un Estado. El
sentido democrático, no es favorecer a un sector de la población en perjuicio de uno
pocos, sino el bienestar de todo la población, porque todos son parte de la población,
todos forman el pueblo. La distribución de los bienes y servicios deben ser sin
discriminación
P á g i n a | 36

RECOMENDACIONES

La difusión y adopción de valores y comportamientos democráticos y el desarrollo de una


cultura democrática, estos son procesos lentos y complejos, en los cuáles debe participar
una amplia gama de instituciones del país, y en particular las instituciones educativas y
las organizaciones de la sociedad civil.

Educar para la democracia, promover la igualdad de trato y ampliar las oportunidades de


participación son las principales tareas para desarrollar una cultura democrática en el
Perú

Es necesario poner en práctica programas de Educación Cívica en las instituciones


Educativas y organizar actividades, tales como elecciones estudiantiles, trabajos en
equipo y acciones a favor de la comunidad, en las cuales los estudiantes puedan
aprender a comportarse democráticamente en la práctica.

Emprender y apoyar iniciativas dirigidas hacia lograr una mayor participación y una mejor
representación de la ciudadanía en todos los niveles de gobierno, y particularmente en los
gobiernos locales en donde la distancia entre los ciudadanos y el poder político es menor
que en otras instancias de gobierno.
P á g i n a | 37

BIBLIOGRAFÍA

TOCQUEVILLE Alexis .La Democracia en América Latina. Editorial Fondo de Cultura


Económica sección de obras y política y derecho. México. 1996

TOURAINE Alain. .¿Qué es la democracia? Editorial Fondo De Cultura económico. 1995.


Buenos Aires - Argentina.

SAGATEGUI Francisco, LINCH Nicolas, PATRÓN Pepi, HERNANDEZ Max .1996.


democracia y buen gobierno agenda Perú Editorial apoyo . Lima – Perú.

SEDANO MAYHUA Vladimir Leonel. Lima, Perú, 2007

BAÑO, Rodrigo. Participación ciudadana: elementos conceptuales. En: Nociones de una


ciudadanía. Santiago. 1998. FLACSO. p. 15

REMY, María Isabel. Los múltiples campos de la participación ciudadana en el Perú: un


reconocimiento del terreno y algunas reflexiones. 2005. Lima, IEP. p. 23

ONU (1986) Declaración sobre el derecho al desarrollo. Adoptada por la asamblea


general en su resolución 41/128, de 4 de diciembre de 1986. art. 1.
<http://www.ub.es/solidaritat/observatori/general/docugral/desarrollo.htm> [Consulta:
setiembre de 2007]

CÁCERES, Eduardo. Participación ciudadana desde un enfoque de derechos. En: La


participación ciudadana en el presupuesto participativo. 2004. Lima, Grupo Propuesta
ciudadana. p. 12.

SÁNCHEZ VELARDE Jimena. Fortalezas de las normas de participación ciudadana en el


Perú. 11-08-2010 http://descentralizacionverdadera.blogspot.com/2009/07/fortalezas-de-
las-normas-de.html.
P á g i n a | 38

Mejía Villanueva Sharon. Participación Ciudadana. 11-08-2010


http://www.monografias.com/trabajos67/participacion-ciudadana- derecho/participacion-
ciudadana-derecho2.shtml

www.mimdes.gob.pe

www.oeiperu.org

http://www.inwent.org.pe/capacides/participacin_ciudadana_a_nivel_municipal4.html

Revista de Red Perú, diciembre del 2009. 11-08-2010


http://descentralizacionverdadera.blogspot.com/

Énfasis reciente en la Participación Ciudadana


http://www.mesadeconcertacion.org.pe/documentos/documentos/doc_00461.pdf

http://www.uasb.edu.ec/padh/revista14/documentos/que%20es.htm