Sie sind auf Seite 1von 15

Blumer: “EL INTERACCIONISMO SIMBOLICO”

La posición metodológica del interaccionismo simbólico:


Se ha recurrido al término “interaccionismo simbólico” para designar un enfoque
relativamente definido del estudio de la vida de los grupos humanos y del
comportamiento del hombre. Para llevar a cabo esta exposición me baso en la definición
de I.S. según Mead, pero desarrollo mi propio punto de vista. Así pues, en su mayor parte
asumo la responsabilidad de las opiniones y análisis expuestos en este libro sobre todo lo
referido al tratamiento metodológico: la discusión de este tema me pertenece por
completo. El esquema que adopte se propone perfilar, en primer término, la naturaleza de
la interacción simbólica; a continuación trata de establecer los principios normativos de la
metodología en el caso de la ciencia empírica; por último, busca definir específicamente la
posición metodológica del interaccionismo simbólico.

Naturaleza del interaccionismo simbólico:


El interaccionismo se basa en los más recientes análisis de 3 sencillas premisas:

1. Es que el ser humano orienta sus actos hacia las cosas en función de lo que estas
significan para él. Al decir cosas nos referimos a todo aquello que una persona
puede percibir de su mundo: objetos físicos, como árboles o sillas; otras personas,
como su madre o un cliente: categorías de seres humanos, como amigos o
parientes; instituciones, como una escuela o un gobierno; ideales importantes,
como independencia o dignidad; etc. Son las situaciones de todo tipo que un
individuo afronta en su vida.
2. El significado de estas cosas deriva o surge como consecuencia de la interacción
social que cada cual mantiene con el prójimo
3. Los significados se modifican mediante un proceso interpretativo desarrollado por
la persona al enfrentarse con las cosas que va hallando a su paso.

Ahora profundizaremos cada una de estas.

1_ Los seres humanos orientan sus actos hacia las cosas en función de lo que estas
significan para ellos: esta premisa ha sido a menudo ignorada o descartada por la
psicología y sociología contemporánea.

El punto de vista del interaccionismo sostiene que el significado que las cosas encierran
para el ser humano constituye un elemento central en sí mismo.
2_ Esta, que hace referencia a la fuente del significado, establece mayores diferencias con
los otros enfoques. Hay dos tradiciones muy conocidas de explicar el origen del
significado: una es la que considera el significado como parte intrínseca de aquello que lo
tiene, es decir, como elemento natural de las estructura objetiva de las cosas. Según esto,
esta claro que una silla es una silla. Al ser inherente a la cosa que lo contiene, el
significado solo necesita ser desglosado mediante la observación del este objetivo que lo
posee. Este punto de vista refleja la postura del “realismo” en filosofía. El otro punto de
vista considera que el “significado” es una excrecencia física añadida a la cosa por aquel o
aquellos para quienes esta posee un significado. Se considera que este “añadido” físico es
una expresión de los elementos constitutivos de la mente de la persona. Entre tales
elementos cabe citar sensaciones, sentimientos, ideas, recuerdos, etc. Este hecho puede
apreciarse en las corrientes psicológicas antiguas.

El interaccionismos simbólico considera que el significado tiene un origen distinto a los


dos anteriores puntos de vista predominantes. Considera que es fruto del proceso de
interacción entre los individuos. El significado que una cosa encierra para una persona es
el resultado de las distintas formas en que otras personas actúan hacia ella en relación con
esa cosa. Los actos de los demás producen el efecto de definirle la cosa a otra persona. En
suma, EL INTERACCIONISMO SIMBOLICO CONSIDERA QUE EL SIGNIFICADO ES UN
PRODUCTO SOCIAL.

3_ La tercera premisa que dice que los significados se manipulan y modifican mediante un
proceso interpretativo desarrollado por la persona, define y diferencia aún más el
interaccionismo simbólico. Sería un error pensar que la utilización del significado por una
persona no es sino una aplicación de ese significado obtenido. La utilización de significado
para la persona que actúa, o agente, se produce a través de un proceso de interpretación.
Este proceso tiene dos etapas diferentes. En primer lugar, el agente se indica a si mismo
cuales son las cosas hacia las que se encaminan sus actos; es decir, debe señalarse las
cosas que poseen significados. Tales indicaciones constituyen un proceso social
interiorizado, puesto que el agente está “interactuando” consigo mismo. En segundo lugar
y como resultado de este proceso, la interpretación se convierte en una manipulación de
sus significados. El agente selecciona, verifica, elimina, reagrupa y transforma los
significados a tenor de la situación en la que se halla inmerso y de la dirección de su acto.
De acuerdo con esto, no debe considerarse la interpretación como una mera aplicación
automática de significados establecidos, sino como un proceso formatico en el que los
significados son utilizados y revisados como instrumentos para la orientación y formación
del acto. Lo único que pretendo es señalar, que al estar basados en tres premisas, el
I.S. conduce necesariamente a un esquema analítico.
El I.S. está cimentado en una serie de ideas básicas o “imágenes radicales”, como las voy
a llamar. Estas imágenes describen la índole de los siguientes temas: sociedades o grupos
humanos, interacción social, objetos, el ser humano como agente, los actos humanos y la
interconexión de las líneas de acción. Consideradas en conjunto, estas imágenes radicales
representan el modo en que el interaccionismo contempla el comportamiento y la
sociedad humana.

__Naturaleza de la vida en las sociedades y grupos humanos: consideramos que los grupos
humanos están formados por individuos comprometidos en la acción, ya sea individual o
colectiva. Los grupos o sociedades humanos existen fundamentalmente en acción y en tal
contexto han de ser considerados. Este concepto de la sociedad humana como acción
tiene que ser el punto de partida de todo esquema que pretenda tratar y analizar la
sociedad empíricamente. Esto se observa en los dos conceptos predominantes sobre la
sociedad en la sociología contemporánea: el de la cultura y el de la estructura social.

Uno de los principios fundamentales del I.S. es que todo esquema de sociedad humana
empíricamente enfocada, sea cual fuera el origen debe respetar el hecho de que en
primera y última instancia la sociedad se compone de personas involucrada en la acción.

___ Naturaleza de la interacción social: . La vida en grupo necesariamente presupone una


interacción entre los miembros del mismo, o dicho de otro modo, la sociedad se compone
de individuos que entablan una interacción con los demás. Las actividades de cada
miembro se producen primordialmente en respuesta o en relación con las de los demás.
La interacción social se da entre los agentes y no entre los factores que se les atribuyen. La
interacción es un proceso que forma el comportamiento humano. Por consiguiente la
actividad de los demás intervienen como factores positivos en la formación de su propio
comportamiento; ante los actos ajenos una persona puede abandonar una intención o
propósito, reconsiderarla, verificarla, sustituirla, etc. Los actos ajenos se incluyen en las
decisiones de una persona respecto a lo que proyecta hacer. Todo individuo ha de lograr
que su línea de acción encaje, por así decirlo, en las actividades de los demás.

Mead señala dos formas o niveles de interacción social en la sociedad humana:


conversación de gestos y empleo de símbolos significativos. Yo los llamaré interacción
no simbólica e interacción simbólica. La primera tiene lugar cuando una persona
responde directamente al acto de otra sin interpretarlo. La segunda implica la interacción
del acto. La interacción no simbólica se manifiesta claramente en las respuestas reflejas,
como en el caso de un boxeador que automáticamente levanta la mano para parar un
golpe. Sin embargo si el boxeador se detuviese a reflexionar que ese golpe de su
adversario es solo un amague, tal actitud formaría parte de una interacción simbólica.
Mead considera que dicha interacción consiste en una exposición de gestos y en una
respuesta al significado de los mismos. Un gesto es aquella parte o aspecto de un acto en
curso que encierra el significado del acto, más amplio, del cual forma parte: por ejemplo,
la amenaza de un puño como indicación de un posible ataque. Los ruegos, ordenes,
mandatos, sugerencias y declaraciones son gestos que dan a la persona que los recibe una
idea de la intención y propósito del futuro acto del individuo que los formula. La persona
que responde organiza su respuesta basándose en el significado que los gestos encierran
para ella. De este breve examen se desprende que el significado de los gestos aflora a lo
largo de tres líneas: (a) estos gestos indican lo que ha de hacer la persona a quien van
dirigidos, (b) lo que la persona que los hace proyecta hacer, y finalmente (c) la acción
conjunta que debe surgir de la coordinación de los actos de ambas. Así por ejemplo, la
orden de levantar las manos que un ladrón da a su víctima es (a) una indicación de lo que
ésta ha de hacer; (b) una indicación de lo que el ladrón se propone hacer, es decir,
despojar a su víctima; y (c) una indicación de la acción conjunta que se está formando: en
este caso un atraco.

Hay un aspecto más a aclarar: que las partes implicadas en la interacción tienen que
necesariamente asumir el papel de cada uno de los individuos involucrados. Para indicar a
una persona lo que tiene que hacer, el individuo que hace la indicación debe formularla
poniéndose en el lugar de quien la recibe. Para ordenar a su víctima que levante las manos
el ladrón tiene que concebir la respuesta de la víctima poniéndose en su lugar. En
virtud de la interacción simbólica la vida de todo grupo humano constituye
necesariamente un “proceso de formación” y no un simple ámbito de expresión de
factores preexistentes.

___ Naturaleza de los objetivos: Según el punto de vista del interaccionismo simbólico los
“mundos” que existen para los seres humanos y para los grupos formados por estos se
componen de “objetos” los cuales son producto de la interacción simbólica. Un objeto es
todo aquello que puede ser indicado, todo lo que puede señalarse o a lo cual puede
hacerse referencia: una nube, un libro, un cuerpo legislativo, una doctrina religiosa, un
fantasma, etc. Pueden agruparse en tres categorías: (a) objetos físicos, como sillas, árboles
y bicicletas; (b) sociales, como estudiantes, sacerdotes, un presidente, una madre o un
pariente; y (c) abstractos como los principios morales, doctrinas filosóficas e ideas tales
como la justicia, la explotación y la compasión. La naturaleza de un objeto consiste en el
significado que éste encierra para la otra persona que como tal lo considera. El significado
determina el modo en que una persona ve el objeto, la manera en que está dispuesta a
actuar con respecto al mismo y la forma en la cual se dispone a hablar de él. Un mismo
objeto puede tener diferentes significados para diferentes individuos. El significado de los
objetos para una persona emana fundamentalmente del modo en que estos le han sido
definidos por aquellos con quienes interactúa.

Este comentario acerca de los objetos permite extraer varias conclusiones dignas de
mención. En PRIMER lugar nos proporciona una panorámica distinta del ámbito o entorno
en que se desenvuelven los seres humanos. En SEGUNDO lugar otra de las consecuencias
es que los objetos deben ser considerados como creaciones sociales en cuanto que se
forman y surgen como resultado del proceso de definición e interpretación, ya que este
tiene lugar a su vez en la interacción de las personas. En resumen, desde el punto de
vista del I.S., la vida de un grupo humano es un proceso a través del cual los objetos van
creándose, afirmándose, transformándose y desechándose. La vida y los actos de los
individuos van modificándose forzosamente a tenor de los cambios que acaecen en su
mundo de objetos.

___ El ser humano como organismo agente: El I.S. admite que el ser humano ha de tener
una estructura en consonancia con la naturaleza de la interacción social. Se le concibe
como un organismo capaz no solo de responder a los demás en un nivel no simbólico, sino
de hacer indicaciones a los otros e interpretar las que estos formula. Mead ha demostrado
que la persona solo puede hacer esto porque posee un “si mismo”. Quiere decir que un
individuo puede ser objeto de sus propios actos. Ejemplo, puede concebirse como un
hombre joven, gordo, endeudado, que intenta ser médico, etc. Es un objeto para sí mismo
tanto en sus actos para consigo como para con los demás. El “auto-objeto” surge del
proceso de interacción social en el que otras personas definen a un individuo ante sí
mismo. Una persona para convertirse en un objeto para sí misma ha de contemplarse
desde fuera. Formamos nuestros objetos a partir de nosotros mismos mediante un
proceso de asunción de papeles. De ello se deduce que nos vemos a nosotros mismo a
través del modo en el que los demás nos ven o definen. El que el ser humano tenga un
“si mismo” tiene otra importancia; esto es que ello le capacita para entablar una
interacción consigo mismo. Esta es de índole social y no psicológica: una forma de
comunicación en la que la persona se dirige a sí misma y también se responde.

Así, podríamos decir que el I.S. tiene un punto de vista sobre las personas muy distinto.
Considera que el individuo es “social” en un sentido mucho más profundo: como
organismo capaz de entablar una interacción social consigo mismo.

___ Naturaleza de la acción humana: Fundamentalmente la acción por parte del ser
humano consiste en una consideración general de las diversas cosas que percibe y en la
elaboración de una línea de conducta basada en el modo de interpretar los datos
recibidos. Entre las cosas que se tienen en cuenta a la hora de actuar cabe mencionar los
deseos y necesidades, los objetivos, los medios disponibles, actos ajenos, etc. El
comportamiento se orienta y se forma a través de un proceso de indicación e
interpretación. Este proceso no se explica atribuyendo la acción a un determinado tipo de
factor que se supone la desencadena y la conduce a su desenlace: esta clase de factores,
es algo que el agente humano tiene en cuenta en el momento de planear su línea de
acción. Esta perspectiva de la acción humana es igualmente válida para aquellas
actividades conjuntas o colectivas en las que intervienen una serie de individuos. Pero sea
cual fuese la naturaleza de estas muestras de comportamiento comunitario, siempre se
componen de individuos que hacen que sus líneas de acción encajen o se adopten
recíprocamente.

___ Interconexión de la acción: Como se ha dicho antes, la vida de todo grupo humano se
basa en y depende de la adaptación reciproca de las líneas de acción de los distintos
miembros. La articulación de dichas líneas origina y constituye la “acción conjunta”, es
decir, una organización comunitaria de comportamiento basada en los diferentes actos de
los diversos participantes. A pesar de estar formada por los actos individuales, la acción
conjunta es distinta de cada uno de ellos y del conjunto formado por su mera agrupación.
Por consiguiente la acción conjunta puede reconocerse como tal, puede hablarse de ella y
se la puede utilizar sin necesidad de fragmentarla en los actos aislados que la componen.
Esto es lo que hacemos cuando hablamos de cosas como el matrimonio, la guerra, un
negocio, etc. De modo parecido podemos hablar de una colectividad que realiza una
acción conjunta sin necesidad de identificar a cada uno de sus miembros: así hablamos de
una familia, una sociedad mercantil, iglesia, universidad o una nación. Es evidente que el
estudio de la acción conjunta y de las colectividades que la practican, constituye el campo
en el que se desenvuelve el científico social.

Quisiera destacar tres puntos acerca de las implicaciones de la concatenación que


representa la acción conjunta.

1. Me gustaría analizar los elementos estables y reiterativos de la misma. La parte


preponderante de la acción social en una sociedad humana y especialmente en
una ya consolidad adopta forma de modelos recurrente de acción conjunta. En la
mayoría de las situaciones en que las personas actúan con respecto a otras los
individuos cuentan de antemano con un profundo conocimiento del modo en que
han de comportarse y de cómo se comportaran los demás. Comparte los
significados comunes y preestablecidos. Estas formas de acción conjunta
reiterativa y preestablecida son las más comunes. La mayoría de los esquemas
sociológicos se apoyan es estas. Hay que aclarar que en la acción conjunta
reiterativa y preestablecida, cada uno de los casos que lo integran han de formarse
de nuevo. Los participantes de estas siguen teniendo que elaborar sus líneas de
acción y adaptarlas a los demás mediante el doble proceso de la designación e
interpretación
2. Esta observación sobre el encadenamiento que constituye la acción conjunta se
refiere a la extensa conexión de las acciones que componen una parte tan amplia
de la vida de grupo. Estamos familiarizados con esas vastas y complejas redes de
acción que implican la concatenación e interdependencia de los distintos actos de
diversas personas como sucede en la división del trabajo que comienza con el
cultivo de los cereales por el labrador y termina con la venta del plan en un
negocio o en la cadena que abarca desde la detención de un sospechoso inocente
hasta su puesta en libertad. Dichas redes nos dan una descripción de aquellas
instituciones que han revestido el mayor interés para los sociólogos.
3. Todo tipo de acción conjunta, ya sea nueva o consolidada, ha surgido
necesariamente de un historial de acciones previas de los participantes. Nunca
surge un nuevo tipo de acción conjunta al margen del mencionado historial. Las
personas que participan en la formación de una nueva forma de acción conjunta
siempre aportan a la misma el mundo de los objetos, el conjunto de significados y
los esquemas de interpretación que antes poseían. Por lo tanto la nueva acción
siempre emerge DE y guarda relación CON un contexto de acción conjunta previa.

[Leer primer párrafo pagina 16 (es un resumen)]

Principios metodológicos de la ciencia empírica:


El mundo empírico tiene que ser siempre el punto central de interés. En el caso de la ciencia
empírica constituye el punto de partida y de retorno. Es el campo de verificación de cualquier
afirmación que se haga sobre él. Para la ciencia empírica “la realidad” existe solo en el mundo
empírico el cual ha de buscarse y verificarse.

La descripción correcta de esta ciencia es, la que la define como una búsqueda de respuestas a
las preguntas formuladas sobre el carácter ¨ resistente del mundo empírico en estudio hay que
respetar esta obstinada naturaleza, tal es en realidad, el principio fundamental de la ciencia
empírica la cual lleva a cabo sus investigaciones obteniendo imágenes del mundo empírico en
estudio y verificándolas por medio de un severo escrutinio del mismo. Esta observación nos
permite enfocar correctamente el tema de la metodología, la cual remite a (o abarca) los
principios subyacentes que sirven de guías en el proceso analítico completo del carácter obstinado
del mundo empírico en cuestión. Tal concepto de la metodología entraña 3 puntos de vital
importancia:(1)la metodología abarca la investigación científica en su totalidad y no solo un sector
o aspecto.(2)Cada una de sus partes así como el acto científico en su totalidad deben adecuarse al
carácter obstinado del mundo empírico en estudio; por lo tanto los métodos de estudio están
subordinados a dicho mundo y han de ser verificados por este.(3)El mundo empírico sometido a
estudio es el que proporciona la respuesta decisiva sobre la investigación emprendida. Vamos a
aclarar cada punto.

1- Para facilitar la comprensión de este tema me permitiré señalar los aspectos más
importantes de la investigación científica, indispensable para la labor de la ciencia
empírica.
(a) La posesión y utilización de una descripción o esquema previo del mundo empírico en
estudio. Como dijimos, esto constituye un requisito previo indispensable en cualquier
estudio del mundo empírico. La citada descripción marca la pauta para la selección y
formulación de los problemas, la determinación de los actos, los caminos a seguir para
obtenerlos, el tipo de relaciones que se pretende establecer estos y las formas en que
se modelan las preposiciones.
(b) Formulación de preguntas sobre el mundo empírico y transformación de la pregunta
en problemas. Esta etapa constituye el origen del acto investigador. Es evidente que la
clase de preguntas formuladas y el tipo de problemas planteado decide y orienta la
línea de indagación ulterior.
(c) Determinación de los actos de interés y de los caminos a seguir para obtenerlos. Es
evidente que los datos se derivan del problema, lo que pone de relieve la importancia
que tiene estar seguro del carácter satisfactorio del mismo.
(d) Determinación de las relaciones entre los datos. Habida cuenta que del
establecimiento de conexiones entre los datos depende los hallazgos del estudio, es
importante conceder especial atención a la forma de conseguirlos.
(e) Interpretación de los hallazgos. Esta etapa final conduce al investigador más allá de los
límites del problema estudiado, puesto que al elaborar las interpretaciones tiene que
relacionar sus descubrimientos con un conjunto teórico externo o con un bloque de
conceptos que trasciende el estudio realizado.
(f) La utilización de conceptos. Los conceptos desempeñan un papel primordial a lo largo
de todo el acto de investigación científica. Son elementos significativos en el esquema
previo que el investigador posee del mundo empírico. Es probable que sean los
términos en los que el problema se plantea.

Todo procedimiento metodológico de tal nombre ha de abordar los temas arriba mencionados,
puesto que son una parte esencial del acto de la investigación científica empírica. En este sentido
una gran parte del actor metodología de la ciencia social y psicológica es errónea e inadecuada.

2- Ya admitido lo anterior quisiera comentar un punto de mayor importancia incluso para la


metodología. Cada una de las partes de ese acto, por consiguiente todo el acto, debe ser
sometida a la prueba del mundo empírico y valida por la dicha prueba. La realidad existe
en el mundo empírico y no en los métodos empleados para estudiarlos; hay que
descubrirla examinando ese mundo y no a través de los análisis o la elaboración de los
métodos utilizados para estudiarlo. Los métodos son meros instrumentos concebidos
para reconocer y analizar el carácter obstinado del mundo empírico. Así pues, el esquema
subyacente del mundo empírico utilizado en la investigación científica requiere un examen
crítico que permite decir si es cierto o no lo es.

La metodología actual insiste en seguir otros caminos- a diferencia de las anteriores – Para tratar
de determinar la validez empírica de los esquemas, conceptos, relaciones, etc. Estas otras vías
recomendadas y ampliamente utilizadas son las siguientes: (a) Sujeción a un protocolo científico;
(b) Insistencia en la reproducción de estudios de investigación; (c) Confianza en la verificación de la
hipótesis; y (d) Empleo de procedimientos supuestamente operacionales.

|Para profundizar, pagina 21|

Resumiendo, ninguno de los 4 medios habitualmente empleados (los mencionados anteriormente)


proporciona la validación empírica que requiere la auténtica ciencia social empírica. Ninguno
permite tener la certeza de que las premisas, problemas, datos, relaciones, y conceptos sean
empíricamente válidos. La única manera de obtener suficientes garantías es acudiendo
directamente al mundo social empírico y comprobando durante un minucioso examen del mismo
si las premisas e imágenes esenciales establecidas, las cuestiones y problemas planteados, los
datos seleccionados a partir de dicho mundo, y las interpretaciones formuladas se confirman
realmente.

3- A nadie debe sorprender que el vasto dominio de la investigación en la ciencia social y


psicológica revista el carácter de una gran exposición de y pugna de filosofías sociales.
Creo que el sistema que prevalece en sociología y la psicología es el de descartar el
examen directo del mundo social empírico y darle preferencia, a los esquemas teoréticos,
a modelos preconcebidos, etc. A lo que se considera el protocolo correcto de un plan de
investigación determinado.

Una vez más insisto en que lo necesario es conseguir la validación empírica de las premisas,
problema, datos y sus líneas de relación, conceptos e interpretaciones que comporta el acto de la
investigación científica. Dicha validación se consigue estudiando el mundo social empírico.
Considero necesario aclarar lo que entiendo como incitación a volver al examen directo del mundo
social empírico.

Comenzare por determinarlo en el caso de los seres humanos, para quienes ese mundo empírico
constituye su auténtica vida de grupo. Consiste en lo que las personas hacen y experimentan
individual y colectivamente, al dedicarse a sus respectivas formas de vida. Abarca los amplios
complejos de actividades entrelazadas. Expresa por último la amplia variedad de relaciones entre
los individuos participantes. El mundo empírico se pone de manifiesto por ejemplo, al observar lo
que sucede en una pandilla, en la dirección de una sociedad industrial, entre grupos raciales, etc.
El mundo empírico social, en suma, es el ámbito de la experiencia cotidiana, cuyas capas
superiores podemos ver en nuestras propias vidas.

Con respecto al estudio de este mundo es necesario formular VARIAS OBSERVACIONES


FUNDAMENTALES, aunque de suma importancia. La PRIMERA es que, casi por definición, el
investigador especializado carece de información de primera mano sobre la esfera de la vida
social que se propone estudiar. Su posición es casi siempre la de un intruso, como tal posee, unos
conocimientos elementales notablemente limitados de lo que sucede en esa determinada área de
la vida.

Otra sencilla observación: A pesar de la carencia de un íntimo conocimiento el investigador


compondrá inconscientemente un cierto tipo de descripción de la zona vital que se propone
estudiar. Pondrá en juego las creencias e imágenes que de antemano posee a fin de conformar
una perspectiva más o menos inteligible del área de vida en estudio; es como cualquier otro ser
humano. En el terreno de las ciencias sociales el investigador utiliza, además, otro conjunto de
imágenes preconcebidas (producto de sus teorías), las creencias vigentes en sus propios círculos
profesionales y las ideas de sobre cómo ha de estructurarse el mundo empírico para que le
permita desarrollar su procedimiento de investigación.

Solo quiero reiterar aquí que los planes apropiados de investigación actuales no fomentan ni
garantizan el desarrollo de un conocimiento directo de la esfera de la vida en estudio. Además es
muy improbable que el especialista carente de esta familiaridad reconozca que está equivocado.
Las preguntas que se formulan, los problemas que se plantean, los caminos que se siguen, las
relaciones que se toman en consideración y las clases de interpretaciones que se aventuran al
respecto son el resultado del esquema de investigación, en lugar de ser producto de un íntimo
conocimiento del área empírica sometida a estudio.

La pregunta lógica que surge al respecto es: ¿Por qué es tan importante o necesario adquirir un
conocimiento directo del área de vida social en estudio? La respuesta más sencilla es que en un
mundo social empírico contempla una incesante vida de grupo que es preciso observar muy de
cerca para conocer lo que en ella sucede. Esto es especialmente cierto en el caso de la vida de
grupo debido a la tendencia del humano a construir en su vida colectiva universos independientes.
Basta con pensar en los mundos tan dispares que constituyen por ejemplo una elite militar, el
clero de una iglesia, las prostitutas de las ciudades modernas, la alta dirección de una empresa, un
sindicato. Los modos de vida de tales grupos, el desfile de situaciones a las que se enfrentan, sus
instituciones y organizaciones, las relaciones entre sus miembros y los puntos de vista por medio
de los cuales se forma una opinión de su universo, las organizaciones personales creadas por sus
miembros, todos estos aspectos y otros más configuran sus diferentes mundos empíricos. Para
poder estudiarlos de forma consiente hay que conocerlos, y para conocerlos es preciso
examinarlos a fondo.

La continua vida de grupos, ya sea en su totalidad o en cada una de sus esferas se desenvuelve,
hasta donde alcanza nuestra percepción en distintos niveles. Pero existen niveles de
acontecimientos que están ocultos a todos los participantes. Tal es la dirección en que debemos
orientar nuestros esfuerzos para alcanzar nuestro conocimiento exacto.

¿Cómo podemos aproximarnos tanto al mundo social empírico y profundizar en él? Es una ardua
tarea que requiere un método de sondeo minucioso y honesto, una imaginación creativa pero
disciplinada, iniciativa y flexibilidad en el estudio, una serena reflexión sobre los hallazgos
realizados y estar permanentemente dispuesto a poner a prueba y refundir los puntos de vista y
las imágenes personales sobre el área de estudio.

EXPLORACION e INSPECCION: Estos dos métodos de investigación diferencian claramente el


examen naturalista directo del mundo social empírico del modo de investigar que se practica en la
metodología actual.

EXPLORACION: El estudio exploratorio de la vida de un grupo humano es el medio de lograr dos


objetivos complementarios e interrelacionados. Por un lado es el camino a través del cual el
investigador puede adquirir un conocimiento extenso y profundo de una esfera de la vida social
que por no serle familiar le resulta desconocida. Por otra parte es el modo de desarrollar y
agudizar su investigación, de suerte que su problema, la dirección de sus pesquisas, los datos, las
relaciones analíticas y las interpretaciones emanen de y permanezcan arraigadas en el mundo
empírico sometido a estudio. Por definición la exploración es un procedimiento flexible mediante
el cual el especialista se traslada de una a otra línea de investigación, adopta nuevos puntos de
observación e mediad que se estudió progresa, se desplaza y modifica su criterio sobre lo que son
datos pertinentes conforme va quedando más información y una mayor comprensión. La
flexibilidad del procedimiento exploratorio no implica que la investigación carezca de rumbo.
Debido a su flexibilidad, no se halla sujeta a ningún conjunto de técnicas en particular. Por lo tanto
puede recurrir a la observación directa, a entrevistar personas, escuchas sus conversaciones,
utilizar cartas, consultar documentos, etc. En la investigación exploratoria es muy importante para
el especialista el estar constantemente alerta sobre la necesidad de revisar y verificar sus
imágenes, creencias y conceptos sobre el área que está estudiando. No obstante la imagen de la
esfera de la vida social obtenida por medio de una exploración eficaz no es suficiente por si sola
cuando la tarea exige un cuidado examen directo del mundo social empírico. El examen directo
impone la necesidad de otro procedimiento que juzgo conveniente denominar “inspección”.

INSPECCION: Entiendo “por inspección” un examen profundo y debidamente enfocado del


contenido empírico de cualesquiera elementos analíticos utilizados con miras al análisis y este
mismo tipo de examen con respecto a la naturaleza empírica de las relaciones entre dichos
elementos. Al hablar de elementos analíticos me refiero a toda clase de temas generales o
categóricos que son vitales para el análisis como por ejemplo la integración, movilidad social,
liderazgo carismático, relaciones burocráticas, moral, actitudes y compromiso institucional. Como
los citados ejemplos sugieren, tales elementos pueden referirse a procesos, organización,
relaciones, redes de relaciones, acontecimientos, etc. El procedimiento de inspección consiste en
someter los elementos analíticos a un meticuloso examen por medio de un escrutinio minucioso y
flexible de los casos empíricos que aquellos comprenden. Dichos casos son los que aparecen
dentro del área estudiada y su examen minucioso y flexible se realiza en el contexto del área
empírica en la que suceden. EJEMPLO: si tomamos un elemento analítico tal como la
“asimilación”, la de las mujeres que se entregan a la prostitución organizada, los casos empíricos
serían los historiales individuales de las chicas que sucumben a la mencionada asimilación. El
estudio concienzudo con miras a descubrir la naturaleza genérica de la asimilación, constituye lo
que entiendo por “inspección”. Como procedimiento la inspección consiste en examinar el
elemento analítico dado, enfocándolo de distintas maneras; en considerarlo desde diferentes
ángulos, en plantear diversas preguntas. La inspección es flexible, imaginativa, creativa y libre de
tomar nuevos rumbos. Debe quedar claro que la inspección, como sistema de investigación, es la
antítesis de la investigación científica tal y como se concibe en la metodología actual de la
sociología y psicología.

La exploración y la inspección que representan respectivamente, a la descripción y al análisis,


son los procedimientos necesarios para un examen directo del mundo social empírico.
Corresponden a lo que a menudo se denomina investigación “naturalista”, es decir, un proceso
encaminado a abordar el mundo empírico en cuestión en su carácter natural y continuo. La
investigación naturalista, que comprende el doble procedimiento de la exploración y la inspección,
es a todas luces necesaria para el estudio científico dela vida humana de grupo y puede ser
calificada de “científica” en el más estricto sentido de la palabra.

ORIENTACION METODOLÓGICA

El I.S. es un enfoque realista del estudio científico del comportamiento y la vida de grupo
humanos. Su mundo empírico es el mundo natural de esa vida y ese comportamiento. Remite al
mundo sus problemas, realiza sus estudios en su seno y extrae sus interpretaciones de esos
estudios naturalistas. La postura metodológica del I.S. es la del examen directo del mundo
empírico social. El I.S. no sucumbe ante la creencia de que un estudio para ser científico tiene que
configurarse de forma que se acomode a un protocolo prestablecido de investigación científica; el
I.S. sostiene que el auténtico distintivo de toda ciencia empírica reside en el respeto a la
naturaleza de su mundo empírico.

Admitiendo que la vida humana de grupo posea el carácter consignado por las premisas del I.S.,
quisiera abordar el tema general de cómo se estudia la vida de un grupo humano y la acción social.
Mia actual preocupación se orienta en señalar alguna de las consecuencias metodológicas más
importante del punto de vista del interaccionismo simbólico a propósito de la vida humana de
grupo y la acción social. Deseo examinar estas consecuencias en el marco de cada uno de los
CUATRO CONCEPTOS CENTRALES DEL INTERACCIONISMO, a saber: (1) Individual o
colectivamente las personas están preparadas para actuar en función del significado de los objetos
que configuran su mundo. (2) La asociación de las personas adopta necesariamente la forma de
un proceso en el curso del cual cada uno formula indicaciones a las demás e interpreta las que
recibe de estas. (3) Los actos sociales tanto individuales como colectivos, surgen de un proceso en
el que el agente advierte, interpreta y enjuicia las situaciones con las que tropieza. (4) La compleja
concatenación de los actos que configuran las organizaciones, instituciones, división del trabajo y
redes de interdependencia no constituye algo estático, sino dinámico.

Ahora comentare cada punto.

(1)La aseveración de que la gente actúa en función del significado de sus objetos tiene profundas
implicaciones metodológicas. Una de las más evidentes es que si el especialista desea comprender
los actos de las personas, es preciso que vea los objetos como ellas lo ven. Llegará a plantearse un
mundo ficticio. Dicho de un modo más sencillo, las personas actúan con respecto a las cosas
basándose en el significado que estas encierran para ellas, y no sobre el que poseen para el
especialista intruso.

Para el estudioso que no está familiarizado con el mundo del individuo o una colectividad no es
fácil conocer los objetos comprendidos en dicho mundo. En segundo término, para identificar los
objetos de interés primordial es preciso disponer de un conjunto de observaciones adecuadas.
Estas, a pesar de ser indispensables, raramente las proporcionan los procedimientos de
investigación normalizados como por ejemplo cuestionarios, encuestas, escalas, o estadística. Por
el contrario pueden obtenerse fácilmente de los informes descriptivos emitidos por los propios
agentes sobre la manera en que estos ven los objetos, el modo en que actúan con respecto a los
mismos. En tercer lugar, los investigadores como cualquier otro ser humano son ciervos de sus
propias imágenes prefabricadas y, en consecuencia, propensos a considerar que los demás ven los
objetos en cuestión como ellos los ven.

(2). El interaccionismo considera la vida de grupo como un proceso en el curso del cual las
personas al afrontar diferentes situaciones señala líneas de acción a los demás e interpreta las
indicaciones que otros les hacen. Estoco significa, evidentemente, que su respectiva líneas de
comportamiento han de ser elaboradas con arreglo a las líneas de acción de aquellas otras
personas con las que entablan una interacción. Esta adecuación del desarrollo de los actos propios
a los ajenos se da no solo en las relaciones personales entre individuos, sino también entre
colectividades, tales como sociedades industriales o naciones que entablan relación con otras.

Hay que considerar que la esfera de vida en estudio es un proceso dinámico en el cual cada uno de
los individuos participantes define e interpreta los actos de todos los demás. Una segundo
implicación metodológica derivad del aserto según el cual la interacción humana es un proceso de
interacción e interpretación es la ausencia de garantías en el intento de conferir una forma
especial al proceso de la interacción social. Cualquiera que observe atentamente la interacción
social reconocerá enseguida que los participantes humanos reaccionan ante los actos ajenos de
distintas y diversas formas. A veces cooperan, otras entran en conflicto, en ocasiones tolerantes
en otras indiferentes.

(3) El punto de vista sobre la acción social que defiende el I.S. implica una serie de consecuencias
metodológicas significativas. El interaccionismo estima que la acción social consiste en las
actividades individuales de las personas que intervienen en la interacción social, es decir, aquellas
actividades cuya formación es fruto de las actividades reciprocas de los individuos. Dichas
actividades estructuran la vida social de todo grupo humano, tanto si se trata de uno pequeño o
uno grande. De la observación de la acción social extraemos las categorías que utilizamos para
asignar un orden conceptual a la estructura y a la vida social de un grupo humano determinado.
Cada una de estas categorías representa una forma o aspecto de la acción social. En un sentido
valido la acción social es la materia esencial de la sociología, aquella que constituye el punto de
partida y de retorno de sus sistemas analíticos. De ahí la importancia que reviste una descripción
completa y exacta de la acción social.
En la discusión precedente hemos esbozado ya una parte de esta acción social según los principios
del I.S., a saber: la necesidad de considerar que la acción social tiene lugar ineludiblemente en el
seno del proceso de interacción social. La otra parte se refiere a la actividad del participante en la
interacción social, tanto si se trata de un individuo o una colectividad. Es preciso enjuiciar en
función de la gente. El interaccionismo sostiene que el propio agente construye su acción, estima
que el agente es una persona enfrentada a una situación en la que se ve compelido a actuar.

De este modo, desde una posición en que es un medio neutral a merced de los factores
determinantes, el agente es promovido a la categoría de organizador activo de su acción. Esta
postura distinta implica que el investigador interesado en la acción de un grupo o individuo dados,
o en un tipo concreto de acción, debe estudiarla desde la perspectiva del autor de la acción, sea
quien sea.

(4) Por ultimo quiero decir algo de las consecuencias metodológicas que se derivan del modo en el
que el I.S. contempla las partes o aspectos más amplios de la sociedad humana. Estas partes o
aspectos constituyen aquello que tradicionalmente capta en mayor medida el interés sociológico:
instituciones, sistema de clases, división del trabajo y otras grandes formas de organización social.
El sociólogo tiende a considerar estos vastos complejos como entidades que operan por sí
mismos, con su propia dinámica.

El I.S. considera de modo distinto estas grandes organizaciones sociales, enfocándolas como una
ordenación de personas vinculadas recíprocamente en sus actos respectivos. La organización e
interdependencia tiene lugar entre los actos de individuos ubicados en diferentes puntos. En
cualquiera de ellos los participantes se enfrentan a las actividades organizadas de otros individuos,
a las cuales deben amoldar sus actos. La concatenación de tales actos constituye la organización
en cuestión o el área a gran escala considerada. La descripción esquemática de dicha organización
basada en el I.S. será igual a la confeccionada con arreglo a otros enfoques, pero el primero
adopta otro punto de vista al considerarla como una serie de acciones organizadas. En lugar de
describir la actividad de la organización y de sus elementos atendiendo a principios organizativos o
de sistema, busca la explicación en el modo en el que, los participantes definen, interpretan y
afrontan las situaciones a su nivel respectivo. El ensamblamiento de este conocimiento de las
acciones concatenadas permite formar una imagen del complejo organizado. El punto de vista del
I.S. es que la organización a gran escala debe observarse, estudiarse y explicarse a través del
proceso de interpretación realizado por los agentes participantes.

CONCLUSION

Mi conclusión puede resumirse en un simple precepto: Respetar la naturaleza del mundo empírico
y organizar un plan metodológico que la refleje. Esto es lo que considero que el I.S. se fuerza en
hacer.