Sie sind auf Seite 1von 5

INSTITUTO TECNOLOGICO DE CIUDAD JUAREZ

DESARROLLO SUSTENTABLE

Distribución de las riquezas

Alumna: Jesus Eduardo Reyes Castillo

No. Control 15110988

Maestro: Manuel Jesús Reyes Méndez

Carrera: Ingeniería Industrial

Grupo: K Horario: 5-6 pm

03 de mayo del 2018


Distribución de la riqueza
Siempre ha sido tema de estudio cómo se distribuyen los ingresos o la riqueza en
un país y en el mundo, debates sobre este tema se agudizan en épocas de
elecciones, ya que cada candidato desde los
sectores que lo apoyan plantean, entre otras,
esta problemática, sugiriendo proyectos en sus
propuestas, es decir ha sido, es y seguirá siendo
tema de preocupación y análisis de todos los
sectores de la sociedad.

Podemos definir que la distribución de la riqueza


o de los ingresos es la forma en la cual el producto total generado por un país se
reparte entre los trabajadores y los empresarios. El modo en que se reparte está
determinado por las políticas económicas que determina el Estado, que son las que
influyen en las posteriores decisiones que toman las empresas y las conductas que
adoptan los hogares.

Existen tres factores que inciden de mayor a menor en la distribución del ingreso o
riqueza en un país: a) El Estado es el que determina la política económica que se
debe seguir; b) Las empresas, que también deciden con la facultad autónoma que
les corresponde, y c) Los hogares, en su carácter de unidades de consumo.

De los tres el que mayor gravitación tiene en la distribución de la riqueza es el


Estado, que a través del dictado de normas, como las que priorizan la inversión
productiva o especulativa, incide en la determinación de salarios mínimos,
determina los impuestos que gravan las ganancias y su distribución, impone trabas
a las importaciones de bienes o servicios para favorecer la producción local, congela
precios de la canasta básica de alimentos y de combustibles, entre otras, que
inciden en esta ecuación.

La capacidad autónoma de decisión de las empresas también tiene límites y los


mismos los fija el Estado, cuando las políticas implementadas priorizan y estimulan
el salario o ejercen una altísima presión tributaria que no les permite a los
empresarios iniciar procesos de reinversión productiva

También el Estado incide directamente orientando el consumo de los hogares


mediante la implementación de políticas fiscales (impuesto a las ganancias) que se
adapten a sus objetivos, ya sean incentivando o desalentando el mismo.

La masa salarial

La participación de los salarios en la distribución de los ingresos entre los años 1950
a 1974 en nuestro país se ubicó en una media del 44,5%, es decir del total de la
riqueza o los ingresos en estos períodos, un promedio del 44,5% de los mismos le
correspondió a los trabajadores, destacando que en el año 1974 este porcentaje
ascendió al 48% (tercer gobierno de Perón antes de su muerte). A partir de ese año
(1974) se inicia un descenso en la participación de la masa salarial en los ingresos
del país que llegó al 22,56% en el año 1982, este período se caracterizó por la
aplicación de políticas de fuertes ajustes en la economía y la represión de los
movimientos sindicales y sociales.

A partir del gobierno democrático del doctor Ricardo Alfonsín comienza nuevamente
a crecer la participación del salario de los trabajadores respecto al ingreso del país,
las mediciones se sitúan en una media del 30% entre 1983-1989.

En el período 1989-1999 (Menen) las mejoras no son significativas, situando la


participación en un mínimo del 28% y un máximo del 33%.

Durante el gobierno del doctor De la Rúa (1999-2001) la participación se mantuvo


por debajo del 30%, período en el que no se notó ninguna reactivación.

Y el período 2001-2003, con la crisis que padecimos, este porcentaje bajo al 20,92,
para iniciar una recuperación a partir del gobierno del doctor Néstor Kirchner, que
llego a superar el 25% en el 2006.

A partir del año 2007 la economía de nuestro país siguió creciendo y por supuesto
la participación de la riqueza lo hizo de la misma forma, pero en estos dos últimos
años el crecimiento fue disminuyendo con pocas posibilidades de volver a crecer a
las tasas que lo hicimos anteriormente.

Son muchos los analistas que opinan que si la redistribución de la riqueza se hace
bien, la misma contribuye al crecimiento, y es en estos momentos que nuestra
economía no está creciendo lo suficiente, es necesario analizar las causas por las
que a pesar de existir una agresiva política redistributiva no logramos aumentar el
crecimiento.

Recientemente dos economistas del Centro de Economía y Finanzas para el


Desarrollo de la Argentina (Cefidar), Jorge Gaggero y Darío Rosignolo publicaron
un ensayo en el que analizan distintas
variantes para mejorar la redistribución
de los ingresos, sugiriendo realizar
modificaciones fiscales, titulado:
“Simulación de los efectos distributivos
de cambios en el gasto público y los
impuestos”. En este estudio analizan
cómo los diferentes impuestos y gastos
que realiza el Estado modifican la
distribución primaria del ingreso, por
ejemplo: demostraron que el 20% de
personas más ricas de nuestro país
recibe el 42,6% de los subsidios a la
electricidad y el gas y al 20% más pobre
le corresponde solamente el 6,4%.

Si vamos a hablar de redistribuir los ingresos es necesario que el Estado comience


por mejorar a los que menos tienen.

Simetrías entre ricos y pobres

EEUU representa el 6% de la población mundial, pero consume el 48% de la riqueza


total del planeta.
La cuarta parte de la población del Norte consume el 70% de la energía mundial, el
75% de los metales, el 85% de la madera y el 60% de la comida

Entre 2,5 y 3 miles de millones de personas (sobre)viven con menos de US$ 2


diarios y 1,2 mil millones con menos de US$ 1 diario.

El 15% de la población mundial, que vive en los países ricos, consumen el 56% del
total mundial, mientras que el 40% más pobre consume solo el 11% del total (Africa
consume 20% menos de lo que consunía hace 25 años)

Bibliografía

https://www.eltribuno.com/salta/nota/2013-4-11-22-19-0-la-distribucion-de-la-
riqueza-el-pais-y-la-desigualdad-en-el-mundo