Sie sind auf Seite 1von 23
MONOGRAFIAS DE LA CONSTRUCCION Muros de contencion José Barros Guna iguceanate pian aren ec be das CoO ao las cones esabeccs ease DOE lo al Os ws fF Cas eo “Sree sens neat ters rors “a oman ov ewreire Moser aa 9 ere Ea IS: 84909-12875 ‘Dost aga B:28.864-2008 Imprso on Espa por Gyr Sion pecoee ne on seme nsec pease Se Se ee eee Esta obra pretende explicar de una forma préctica, pero ayudada por la teoria, ios concepios que se requieren para la realizacién de un ‘muro de contencién de cualquier tipo. ‘Hemos considerado que dada la multiplicidad de casos que en la réctica se presentan, eldar un enfoque tebrico amplio pero sin entrar ‘en demostraciones ayuda a la visualizacién del método que mejor convenga en cada ocasion. También hemos considerado oportuno el intercalar un ejemplo con cada caso tebrco indicado, para una mejor interpretacion de éste ‘y para proporcionar al lector esa acilidad de andar por la materia, que tanto se requiere cuando se pretende realizar un proyecto. Ellecior podré observar que existen diversos coeficientes de segu ridad y que agut no se han considerado tan bajos como a veces recomiendan técnicos més 0 menos avecados en la materia. Le utiliza- ‘cin de unos coeficientes que implican mas seguridad que los que @ veces se indican se debe a que la practca lo aconseja, dada la apari- cin de fenémenes que en un principio el proyectista no habia conside- rado y que, sin embargo, posteriormente surgen por miltiples causas. Por otra parte, estos cocjicientes no suponen un desembolso econdmi- coelevado y dan seguridad a lo construido. ‘No dudamos que el lector que preste la debida atencin aesta obra sabrd calcular cualquier tipo de muros, com lo que nos consideraremos satisfechos por haber logrado nuestro objetivo. EL AUTOR NOMENCLATURA R= Resultant: E = Empuje P peso Ea = Empuje activo Ep = Empuje pasivo Coeficiente de mayoracién de acciones ‘Angulo de rozamiento interno. Angulo de rozamiento entre paramento y oe tierras Coeficiente de deslizamiento Coeficiente de vuelco Momento altura de coronacién peso especifica peso especifico virtual indice de huecos presién admisible resistencia minorada. del acero resistencia caracteristica del hormigén resistencia minorada del hormigén Momento mayorado: Empuje mayorado Componente vertical de las acciones excentricidad EEOD aad |. Generalidades 14. Objeto Los muros son obras destinadas a la contencién de tierras en general. En particular pueden contener granos, agua, ete. Como resulta evidente en los muros que se encuentran a Ia intemperie, la lluvia se filtra a través de la tierra y entonces el muro pasa a sostener los efectos de empuje dados por la tierra y por cl agua, por lo que habré que tener en cuenta este factor en cuanto a su calculo. La utilizacién de muros es muy frecuente en todo tipo de obras, asi se da ¢l caso de que un foso para automéviles en un taller de reparacién de vehiculos implica Ja construccién de muros de contencidn de las tierras aledafias al foso. Estos muros soporta- ran la sobrecarga estitica y dinamica que el paso de automoviles y otros materiales producen sobre el empuje propio de las tierras, Otro caso frecuente de construccién de muros de contencién se leva a cabo en los aparcamientos subterrdneos, en donde ¢l esti dio de un muro de hormigén armado se hace necesario para poder evar a cabo dicho aparcamiento. También podemos citar que toda planta sétano de cualquier edificio Meva implicito el céleulo d= muros de hormigén. Como en realidad son multiples los casos en que se requicre la construccién de muros y cada caso particular supone su estudio basado en lo que aqui expondremos, considera- mos oportuno pasar a describir sus definiciones para una mejor interpretacién de cada caso en particular. F 1.2. Definiciones De las definiciones que en Ia figura 1 se indican habra algunas que en determinades muros no existan, tal es el caso de la pun- tera, tacén o takin, esto depende de si el muro cs o no de gravedad, es decir de hormigon en masa, o si bien es de hormigén armado. Por contra también puede darse el caso que el proyectista disefe un mure de hormigén armado en el que falten alguna de estas ul- timas definiciones. El muro representado en la figura 1 es el tipo clasico de muro de hormigén armado. En la figura 2 se describe la forma de un muro de hormigon en masa © mamposteria. COROWACION (PARAMENTO EXTERNO) ‘TRASOOS (PARAMENTO INTER NO) Figura 2 1.3. Empujes ‘Se denomina empuje a la accién que las tierras ejercen sobre el muro. Los empujes pueden ser activos y pasivos. Empuje activo. —Es él que ejerce la tierra que ¢s sostenida por el muro y que para dicho fin se construye éste. Figura 3 9 Empuje pasivo.— El empuje pasivo contrarresta la accién del ‘empuje activo, y es el producido por un terreno que absorbe la accién. producida por la estructura. Figura 4. Como el empuje pasivo puede comenzar a actuar cuando el muro haya sufrido un pequefio corrimiento, se debe tener en cuenta y observar este fenémeno, cuando en los calculos se haya contado ‘con dicho empuje para mantener la estabilidad de la estructura proyectada. Terrene naturat 2 Figura 4 contrarrestar wf efecto de in accién A Figura 5 14, Funcionamientos y fallos 14.1. Muro de hormigén armado En la figura 5 se indican las acciones del terreno sobre el muro que son debidas a la reaccidn del terreno por la transmisién de esfuerzos que el muro hace al terreno. Se observa que las acciones son horizontalmente en Ia puntera y en el tacén y que en el intradés y en la base son triangulares. También eo observa que Ia puntera soporia mayor scclén que el talén, Los fallos que pueden producirse més frecuentemente si no se hace un buen estudio del muro son Jos que a continuacién se indican: @) Deslizamiento, (Figura 6) Como consecuencia del empuje activo de las tierras y si el tacén y la puntera no estan bien disefiados, asi como toda la base cara a un estudio del rozamiento con el suelo el muro tiende a des- plazarse en el sentido que le obliga el empuje activo E.. La solu- cién de este caso consiste en un aumento del tacén, del grueso dé la puntera, de la base en total, @ soluciones intermedias entre éstos hasta lograr una adherencia perfecta con el terreno como Ya se indicaré en otro apartado. 5) Rotura det alzado, (Figura 7) La rotura del alzado se produce cuando no se ha calculado bien la armadura de unién del alzado con la base. En la seccién indicada aparecen un momento y un esfuerzo cortante que pueden producir efectos importantes si no se han tenido en cuenta. La solucién de este fallo se logra con Ia colocacién de la armadura necesaria a los efectos que resulten del ©) Vuelco. (Figura 8) Observando la figura 5 se aprecia ficilmente que la puntera ejerce una accién intensa sobre el terreno, si resulta que dicha accin en ese lugar supera la resistencia mecénica del terreno, la puntera produce un asiento del terreno y tiende a provocar el wuelco el muro tal como se ha indicado en la figura 8. La solucién para estos casos es un aumento de la superficie de asiento de la puntera, ya que cuanto mayor sea la superficie de la puntera menos Presién ejercera sobre el terreno en cuestién. d) Roturas dé ta puntera y del taln La puntera y el talén, si no han sido armados de acuerdo con los resultados obtenidos del estudio de sus esfuerzos, pueden resultar 2 Figura 6 Figura 8 Figura 7 B dafiadas mediante grietas que Mevardn a la rotura de las piczas ‘tal como se indica en la figura 9. €) Falle por deslizamiento profundo del suelo en el que se en- cuentra el muro Este fallo se produce cuande confiados en que Ia resistencia del ‘terreno en el que asignta el muro es uniforme en toda su profun- didad. Sin embargo esto no es siempre cierto, sucede que en la auscultacién de un terreno puede dar que a cierta profundidad tenga una determinada resistencia, capacidad de soportar un es- fuerzo, y que sin embargo profundizando un simple metro esta capacidad haya disminuido, por lo que esto es lo que produce el fallo por asiento general. Como norma debe preverse un fallo de este tipo cuando profundizando una vez y media la altura del muro se encuentre una capa mds débil que la de cimicnto. ROTURA DEL TALON Figura 9 ROTURA DE LA PUNTERA 142. Muro de hormigén en masa y de mamposteria En este tipo de muros no se produciran los fallos por roturas de alzado, puntera y talén por no existir dichos elementos, no obstante siguen existiendo el vuelco, deslizamicnto superficial y des- lizamiento profundo, asi como el vuelco producide por escasez de peso propio del muro come ya se verd en otro apartado, LS. Efectos de los empujes Como ya se mencioné los empujes son de dos tipos: actives pasivos. Los empujes son las consecuencias de que el muro si no est4 correctamente disefiado aparezcan fallos que conducen a su ruina. Los efectos del empuje activo son los que se indican en la figura 10. : “A. womento de rusico que produce tae el empuje active Destizamiento que produce el empuje activo Figura 10 15 En cuanto a un muro en donde existan empujes pasivos surgen los efectos indicados en Ig figura 11. Llegando a este punto resulta conveniente indicar que para una misma altura de muro el empuje pasivo Ep es siempre mayor que el empuje activo Ea, excepto cuando el terreno carece de roza- miento y cohesién, en cuyo caso su comportamiento es similar al de un fluido. 1.6. Formas En cuanto a las formas de construir un muro, ya sea de hor- migén en masa, ya sea de hormigén armado, solamente pueden darse unos cuantos modelos a titulo informative, ya que es po- testativo del proyectista el adoptar la forma de muro que consi- dere oportuna, Cara a la prictica existen siempre imposiciones de espacio y esto es precisamente lo que obliga al proyectista a adoptar la solucién que considere necesaria. En realidad lo que en este apartado se pretende es dar una idea general de los diversos tipos Para no caer en errores de orden prictico y sobre todo espaciales, Puesto que enfocando este ultimo problema, es decir, el de espacio, a toda luz resulta evidente que si intentamos proyectar un muro de contencién que nos sirva de pared a un aparcamiento sub- terrineo, rechazaremos de antemano una solucién de tipo de hor- migén en masa. El utilizar un muro de estas caracteristicas, Ilevard consige un aprovechamiento deficiente del espacio, ya que con un muro de hormigén armado logramos Ia misma contencién con una linea. mas esbelta. En relacién con la configuracién geométrica de los muros pa- samos a su descripcién. 1.6.1, Muros de hormigén armado @) Muro clasico La forma més usual cuando las condiciones Io permiten es el indicado en la figura 1. En este muro puede adoptarse 0 no la 6 As Accion sobre of mut Epa Empuje pasivo Destizamiento producide por a accion 4 Bs Fuerza produci ue contrarresta a destizamiento piedacibo Spor ia? accion! & Figura 11 Figura 12 —— nesuizamienro 7 solucién del tacén; en muchos casos resulta innecesaria su cons- truceién. Como puede apreciarse este tipo de muro supone que se tiene plena libertad para efectuar obras y destierres en las zonas de la puntera asi como en la del talén. Pera esto no es a veces posible y se hace necesario el recurrir a otros tipos de mures que a continuacién se detallan. 5) Muro carente de puntera Este muro se caracteriza, come su nombre indica, por la caren- cia de puntera, Védse figura 12. Esta solucién suele adoptarse cuan- do no resulta factible Ia construccién de puntera por existir causas que lo impiden tales coma 20 tener, dominio sobre el terreno ale de dependencias fabriles, conducciones, etc., etc. tajas de este muro, cara a su estabilizaciOn, es la gra- vitacién sobre el taldn de las tierras que sobre él existen, de esta forma disminuye el momento de vuelco que existe en grado elevado por la carencia de puntera. Los estudios de vuelco y deslizamiento asi como los de rotura de la estructura son iguales a los de los demas muros y na merece especial atencién. ¢) Muro carente de talén Este tipo de muro suele adoptarse cuando la existencia de roca nos prohibe penetrar en el terreno para socavar el hueco del talén. Figura 13. En este tipo de muro existe la ventaja, cara al vuelco, de la existencia de la puntera; ésta ayuda a soportar él efecto del empuje activo protagonista del vuelco. Estos tipos de muros que hasta ahora hemos indicado son los lamados muros en ménsula y suelen utilizarse para una altura no mayor de 10 metros; cuando exceda esta contrafuertes para abaratar su coste. d) Muros con contrafuertes Este tipo de muros pueden hacerse armados o sin armar, de- pendiendo la utilizacion de uno u otro segun las caracteristicas del muro y las necesidades de espacio, La fijacién del espesor de la pantalla asi como la armadura, en el caso de que sean armados, serd de tal forma que pueda resistir los esfuerzos correspondientes al considerarla como una viga horizontal que esté apoyada en sus extremos, que son los contrafuertes, Figura 14, Contrafuertes Figura 14 d de mo | eu entabiids Contratuerte Contratuerte Contratuerte Figura 15 Para el cilculo de su estabilidad se tomard un elemento de muro de ancho igual a la distancia comprendida entre las partes centrales de dos elementos de pantalla contiguos, tal como se indica en Ja figura 15. 1.6.2, Muros de hormigén en masa y mamposteria La forma clasica de los muros de hormig6n en masa, asi como los de manposteria es la de seccién trapezoidal, pero no obstanta existen tantas formas variadas como necesidades constructivas y caprichos del proyectista. Dado que lo que aqui se pretende es describir las formas mas usuales para su posterior calculo, me- diante expresiones gréficas daremos una visién de su conjunto. Figuras 16 a 21. 1.7, Materiales Los materiales que se utilizan para Ia construccién de un muro son el hormigén en masa, hormigén armado y la piedra cuando el muro es de mamposteria. Descartamos la construccién de muros de fabrica de Indrillo por no ofrecer condiciones viables cara a su se- 20 Figuras 16 a 21 2 guridad y duracién. En relacién con el hormigén se tendrén en cuenta los dridos, arenas asf como las aguas, debiendo reunir todo ello las condiciones exigidas por las normas. Otro tanto sucede con las armaduras, éstas deberan estar desprovistas de dxido asi ‘como de sustancias que impidan una adherencia perfecta entre hormigén y accro, En cuanto a los muros de mamposterfa se men- ciona que los elementos utilizados habrén de reunir las caracte- Tisticas de dureza exigidas asi como su poder de resistencia a los ‘efectos metereologicos. Il. Terrenos 2.1, Clasificacion La clasificacién del terreno en este apartado obedece a sus con- diciones de capacidad de aguante, es decir considerando su com portamiento frente a las cargas de las cimentaciones. El estudio del terreno en el cual va a tener lugar la construccién de un muro ¢s de importancia capital. En el capitulo anterior hemos descripto los principales fallos de un muro de contencién y en él se han indieado entre otros los fallos por exceso de presién sobre el terreno, haciéndose necesario en ciertos casos el profundizar una vez y media la longitud del muro para observar si en csa profundidad las capas. son de mas, menos o igual capacidad de aguante; como ‘se recordara esto es de suma importancia en cualquier tipo de ‘construccién. Nucstra clasificacién de los terrenos se cefiira a Ia Norma MV-I01, Acciones en la Edificacién del Ministerio de la Vivienda. En dicha norma se especifican. con mas detalle cada uno de Jos elementos aqui indicados. Esta clasificacién divide los terre- mos de cimentacién en: rocas, terrenos sin cohesién, terrenos. co- herentes y terrenos deficientes. Las subdivisiones de estos terrenos no las indicamos por no considerarlo oportuno pudiéndose ver en Ja norma anteriormente citada. 23 22. Presiones sobre el terreno EI definir una presién admisible para un terreno determinado resulta siempre aproximado y es un dato que solamente tenerse en cuenta a titulo orientativo. La Norma MV-101 ofrece una tabla con las presiones admisibles en el terreno de ctmentacién segun la naturaleza del terreno. Las dificultades que implica el uti- lizar esta tabla se deben a que generalmente el proyectista desco- noce el tipo de terrena en el que se encuentra, y aun conociendo ese tipo de terreno puede suceder que no sea un tipo erfectamente definido. De todo esto se deduce que en cada caso debe estudiar «in situ» el terreno de cimentacién procurando fee. tuar cuantas pruebas sean necesarias para una mayor exactitud en los resultados, También es necesario indicar que la presién admi- sible del terreno varia en funcién de la profundidad, aumentando © permaneciendo constante con ésta. Transcribimos unos datos de la tabla 8.1. de la norma ya men- Presiones admisibles en Ke./em* para profundidad de cimentacién en m. de: dicado en la anterior tabla los terrenos fangosos, organicos y Ienos sin considerar por ser su presién admisible nula, Desde i superficie hasta cualquier profundidad en los fangosos los demas estén en estudio. ‘Observando la Tabla 1 es facil notar cémo la presién admisible aumenta con Ia profundidad o por lo menos no disminuye, Asi se ra que para las rocas de presién admisible se duplica al pa- sar del valor cero al de tres metros la profundidad. También se observa que en los terrenos sin cohesién sucede algo similar. Sin embargo en los terrenos coherentes permanece constante el valor de la presién admisible. Como anteriormente mencionamos puede darse el caso de que a cierta profundidad el terreno cambie de com- posicién cambiando por tanto su resistencia, por lo que se hace necesario excavar la vez y media de Ia altura del muro, indicada anteriormente. Cuando suceda que al efectuar dicha excavacién se observa que el terreno disminuye su presién admisible se comproba- Lo distribuciin es uniforms presisn depende de le rotund 4 Figura 22 25