Sie sind auf Seite 1von 58

Protocolo de actuación interinstitucional

para el proceso inmediato en casos de


flagrancia y otros supuestos bajo el D.L.
1194
Por Legis.pe -mayo 14, 2016

Protocolo de Actuación Interinstitucional para el Proceso Inmediato en Casos de Flagrancia y


Otros Supuestos Legislativo N° 1194.

El pasado 11 de mayo se publicó en el diario oficial El Peruano el Decreto Supremo 003-


2016-JUS, que aprueba el Protocolo de Actuación Interinstitucional para el Proceso
Inmediato en Casos de Flagrancia y Otros Supuestos bajo el Decreto Legislativo N°
1194. Compartimos con ustedes el contenido integral de este Protocolo que, como dice la
norma, se constituye en un instrumento operativo, estructurado en una serie de
procedimientos en los que confluye la intervención de diversas entidades del Estado, tales
como el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Ministerio del Interior y el Ministerio de
Justicia y Derechos Humanos, por lo que se constituye en un sistema funcional.

Lea también: TC declara inconstitucionales algunas disposiciones de la Ley del


Servicio Civil.
Hemos transcrito las primeras páginas para que puedan leerlas aquí. Si desean el
documento completo, al final les hemos dejando un linck para que lo descarguen en
formato PDF.

Protocolo de actuación interinstitucional para el proceso inmediato en casos de flagrancia


y otros supuestos bajo el D.L. 1194

1. Proceso inmediato:

1.1. Concepto

Es un proceso especial y además una forma de simplificación procesal que se fundamenta


en la facultad del Estado de organizar la respuesta del Sistema Penal con criterios de
racionalidad y eficiencia, sobre todo en aquellos casos en los que, por sus propias
características, son innecesarios mayores actos de investigación.

Lea también: TC se pronuncia a favor de la posibilidad de declarar la nulidad de sus


sentencias.

1.2. Supuestos de aplicación

El proceso inmediato solo se podrá incoar, cuando se presente alguno de los siguientes
supuestos:

1. El imputado ha sido sorprendido y detenido en flagrante delito, en cualquiera de los


supuestos del artículo 259° del Código Procesal Penal.

2. El imputado ha confesado la comisión del delito, en los términos del artículo 160°.

3. Los elementos de convicción acumulados durante las diligencias preliminares, y previo


interrogatorio.

4. Cuando se trate de un delito de incumplimiento de obligación alimentaria (art. 149º


CP).

5. Conducción en estado de ebriedad o drogadicción (art. 274° CP).

Lea también: «DL 1194 convierte un proceso especial en la regla y al proceso común
en la excepción».

1.1.1. Flagrancia:

El artículo 259[1] del Código Procesal Penal establece los siguientes supuestos específicos
de Flagrancia Delictiva: “La Policía Nacional del Perú detiene, sin mandato judicial, a
quien sorprenda en flagrante delito. Existe flagrancia cuando:

1. El agente es descubierto en Ja realización del hecho punible.


2. El agente acaba de cometer el hecho punible y es descubierto.

3. El agente ha huido y ha sido identificado durante o inmediatamente después de la


perpetración del hecho punible, sea por el agraviado o por otra persona que haya
presenciado el hecho, o por medio audiovisual, dispositivos o equipos con cuya tecnología
se haya registrado su imagen, y es encontrado dentro de las veinticuatro (24) horas de
producido el hecho punible.

4. El agente es encontrado dentro de las veinticuatro (24) horas después de la perpetración


del delito con efectos o instrumentos procedentes de aquel o que hubieren sido empleados
para cometerlo o con señales en sí mismo o en su vestido que indiquen su probable autoría
o participación en el hecho delictuoso”.

Lea también: ¿Qué ha dicho el Tribunal Constitucional sobre el derecho a la


intimidad genética?

En efecto, conforme se desprende del artículo 259° del Código Procesal Penal, este
permite la detención policial sin autorización judicial solo cuando exista flagrancia:

1. Flagrancia clásica (strictu sensu): los incisos 1 y 2 del artículo en mención regula esta
forma de Se trata del inicio del iter criminis o la consumación del delito. En cualquiera
de ellos el sujeto es sorprendido y detenido, no existiendo huida.
2. Cuasi flagrancia (flagrancia material): el inciso 3 regula esta flagrancia. Aquí el agente ha
sido descubierto por un tercero, solo que ha huido. Su aprehensión se produce
inmediatamente luego de su huida. Este tipo de flagrancia tiene dos elementos que la
caracterizan, esto es, la inmediatez personal y temporal (el autor es percibido,
perseguido y detenido luego de realizar el hecho delictivo).
3. Flagrancia presunta (ex post ipso): el inciso 4 regula esta modalidad. A diferencia de los
dos supuestos anteriores, aquí no se ha sorprendido al autor (inmediatez personal), solo
existiendo indicios de su comisión por la existencia de instrumentos o efectos del delito
que, habría cometido.

Vídeo: Mario Pablo Rodríguez Hurtado destaca los ejemplos de Roxin, Jiménez de
Asúa y López Albújar.

1.2.2. Confesión

Conforme a lo previsto en el artículo 160º del CPP, la confesión, es la


declaración autoinculpatoria del imputado, sincera y espontánea, prestada libremente y
en estado normal de sus facultades psíquicas, admitiendo los cargos y la imputación
formulada en su contra.

Para su validez deberá ser corroborada por otros elementos de convicción, y deberá ser
presentada ante el Juez o Fiscal, con asistencia de su abogado.

Vídeo: ¿Es posible aspirar a un proceso penal universal? Ponencia de Juan Luis
Gómez Colomer.
1.2.3. Elementos de convicción evidentes

Los elementos de convicción son actos de investigación desarrollados por el Policía y/o el
Fiscal, que sustentan la imputación de un hecho delictivo a una persona determinada.

Serán evidentes cuando la fuerza probatoria de cada elemento genere convicción en el


Fiscal para estimar razonablemente la comisión de un delito que vincule al imputado
como autor o participe del mismo.

Lea también: El uso de sentencias extranjeras en los tribunales constitucionales.

1.2.4. Delito de incumplimiento de prestación alimentaria (Omisión a la asistencia


familiar)

Es un delito que sanciona al que omite cumplir su obligación de prestar los alimentos que
establece una resolución judicial, conforme al artículo 149 del Código Penal.

1.2.5. Delito de conducción en estado de ebriedad o drogadicción

Es un delito contra la seguridad pública que consiste en conducir, operar o maniobrar un


vehículo motorizado bajo los efectos del alcohol o estupefacientes, conforme al artículo
274 del Código Penal.

Lea también: Objeción de conciencia: ¿pueden los farmacéuticos negarse a vender la


píldora del día siguiente?

2. Objetivo:
Fortalecer la actuación de los operadores del Sistema de Justicia Penal en la aplicación del
proceso inmediato en casos de flagrancia y otros supuestos.

3. Alcance:
Establecer los procedimientos en el marco del Decreto Legislativo Nº 1194, a ser
aplicados por los operadores de justicia.

Lea también: Imponen multa de 790 soles a abogado por no asistir a audiencia.

4. Finalidad:
Dotar a los operadores de justicia de un instrumento operativo, que permita la
implementación adecuada del Decreto Legislativo Nº 1194, que regula el proceso
inmediato, en casos de flagrancia y otros supuestos.

Lea también: Técnicas para memorizar las ideas básicas del alegato.
5. Procedimiento:
Paso 01: Supuestos de aplicación y decisión de procedencia

1.1. Flagrancia

1.1.1. Intervención

1.1.2. Calificación

1.2. Confesión sincera.

1.2.1. Calificación

1.3. Evidentes elementos de convicción acumulados.

1.3.1. Calificación

1.4. Delito de incumplimiento de obligación alimentaria (omisión de asistencia familiar).

1.4. 1. Calificación

1.5. Delito de conducción en estado de ebriedad o drogadicción.

1.5.1. Calificación.

Paso 02: Incoación del proceso inmediato.

Paso 03: Audiencia de incoación del proceso inmediato.

Paso 04: Acusación y preparación para la audiencia de juicio inmediato.

Paso 05: Audiencia única de juicio inmediato.

[1] De conformidad con el artículo 2º de la Ley Nº 29372 publicada el 09 junio 2009, que
incorpora el inciso 6 a las Disposiciones Finales del Código Procesal Penal de 2004, el
artículo 259º entran en vigencia en todo el país el 1 de julio de 2009.

jueves, 5 de mayo de 2016


Supuestos de Aplicación del Proceso Inmediato según el Decreto Legislativo N° 1194
CARLOS CABRERA BALDEÓN

1. GENERALIDADES

El 30 de agosto de 2015 se publicó en el diario oficial El Peruano, el Decreto Legislativo N° 1194


(en adelante D. Leg. N° 1194), el mismo que regula el proceso inmediato en casos de flagrancia;
dicha norma jurídica optó por modificar íntegramente la Sección I del Libro Quinto,
específicamente lo relacionado al “Proceso Inmediato”. El propósito más evidente del cambio
normativo se orienta en disponer la obligatoriedad de este proceso especial, antes meramente
facultativo para el fiscal. El Art. 3° del D. Leg. N° 1194 adelantó la vigencia a nivel nacional de la
Sección I, Libro Quinto del Código Procesal Penal del 2004 (en adelante CPP 2004); en ese sentido,
en la Primera Disposición Complementaria Final se establece que la entrada en vigencia del decreto
bajo comentario será a los noventa (90) días de su publicación, es decir, a partir del día 30 de
noviembre del 2015.

2. DEFINICIÓN

Puede ser definido como aquel proceso especial que, en aras de la celeridad de los procesos
penales, pasa directamente de la fase de diligencias preliminares al juicio oral, obviando llevar a
cabo las etapas de investigación preparatoria propiamente dicha y la intermedia de un proceso
común1[1].

Se trata de un proceso simplificado o abreviado al haberse alcanzado prontamente los


objetivos de la investigación, razón por la cual no es necesario agotar los plazos ni recorrer toda la
etapa de investigación preparatoria; además, carece de etapa intermedia. Se sustenta en la
búsqueda de la racionalidad y eficacia en aquellos casos en los que más actos de investigación
resultan innecesarios2[2]. Así, el proceso inmediato tiene por finalidad la simplificación y celeridad
del proceso en aquellos casos en los que el fiscal no requiera de mayor investigación para concretar
los cargos, así como evitar que la investigación preparatoria se convierta en un procedimiento

 ABOGADO. EGRESADO DE LA ESCUELA DE POSGRADO DE LA UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES CON


MENCIÓN EN CIENCIAS PENALES. DEFENSOR PÚBLICO EN EL NCPP.

1[1] NEYRA FLORES, José Antonio. Tratado de Derecho Procesal Penal. IDEMSA. Tomo II. Junio. 2015. Pág.
45.

2[2] CALDERÓN SUMARRIVA, Ana. Derecho Procesal Penal. Editorial san Marcos. Diciembre 2014. Pág. 125.
burocrático, rutinario e innecesario cuando están dadas las condiciones para formular
acusación3[3].

El Acuerdo Plenario N° 6-2010 ha señalado en su fundamento 7 que, el proceso inmediato es


un proceso penal especial y además una forma de simplificación procesal que se fundamenta en la
facultad del estado de organizar la respuesta del sistema penal con criterios de racionalidad y
eficiencia sobre todo en aquellos casos en los que, por sus propias características, son innecesarios
mayores actos de investigación.

3. SUPUESTOS DE APLICACIÓN DEL PROCESO INMEDIATO EN CASOS DE FLAGRANCIA

Para su incoación no se requiere de la aceptación del imputado, solo que el Fiscal – y solo él –
inste este procedimiento ante el Juez de la Investigación Preparatoria4[4]. El proceso inmediato,
se encuentra determinado por la falta de necesidad de realizar la investigación preparatoria,
debido a la existencia de flagrancia delictiva, confesión del imputado en la comisión del delito y/o
porque los elementos de convicción evidencian la materialización del ilícito y la participación del
imputado5[5].

El Art. 446° del CPP 2004 regula los supuestos de aplicación del proceso inmediato, siendo una
novedad que la norma impone al fiscal el deber de solicitar, bajo responsabilidad, la vía del proceso
inmediato al juez de investigación preparatoria, referimos que es una novedad, pues en la
redacción anterior, solamente existía la posibilidad de que el fiscal efectúe tal solicitud.

3.1 La detención por flagrancia delictiva

El primer supuesto, del proceso inmediato es para toda aquella persona que haya sido
sorprendido y detenido en flagrante delito, en cualquiera de los supuestos del Art. 259°. La
flagrancia delictiva exige las notas de inmediatez personal, inmediatez temporal y necesidad
urgente de la intervención policial: el sujeto es sorprendido realizando actos de ejecución del
delito. La flagrancia es lo opuesto a la clandestinidad de la comisión de un delito. El delincuente
debe estar en el teatro de los hechos, o muy cerca de él, y en una relación inmediata con los bienes

3[3] VINELLI VEREAU, Renzo. “El proceso inmediato. Comentarios sobre el Decreto Legislativo N° 1194”, en
la Revista Actualidad Penal. Vol. 16. Lima. Octubre. 2015. Pág. 70.

4[4] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 803-804.

5[5] NEYRA FLORES, José Antonio. Tratado de Derecho Procesal Penal. IDEMSA. Tomo II. Junio. 2015. Pág.
46.
delictivos o con la ejecución del delito, de modo que siendo observado por la autoridad policial se
torne imprescindible su intervención para poner fin a la situación delictiva que ha creado por su
propia conducta. Esa misma lógica opera para la cuasiflagrancia, que abarca al individuo que logra
huir de la escena del delito pero es perseguido e inmediatamente detenido después de cometerlo
o intentarlo – no se exige la percepción directa de la comisión delictiva-6[6]. La flagrancia es un
instrumento de naturaleza estrictamente procesal que ha sido dotada de importancia
constitucional, que justifica privar de libertad a una persona, fundado en: presupuestos fácticos
debidamente autorizados por la ley, existencia de una vinculación fáctica suficiente directa e
inmediata del sujeto con el hecho delictivo por parte de un tercero, inmediatez (coetaneidad) en
los hechos tanto temporal (percibido durante la comisión del delito) como personal (es ubicado en
el sitio y es vinculado con el delito, o al ser detenido es relacionado con el objeto o instrumentos
del delito) y; por último, una ostensiblidad7[7].

En nuestro ordenamiento jurídico, los únicos supuestos en los cuales la policía puede
detener constitucionalmente sin mandato judicial a una persona están contenidos en el Art. 259°
del Código Procesal Penal, y se denominan, detención policial en flagrante delito. En la realidad, la
policía detiene frente a un hecho jurídico que tiene la apariencia de delito. Recuérdese que, el
policía no es abogado, por lo cual, no tiene la capacidad para calificar un hecho jurídico en un tipo
penal8[8], por ello, inmediatamente deberá comunicarse con el fiscal penal de turno. Será el fiscal
quién, desde el primer segundo que la persona está detenida, tendrá solo veinticuatro horas para
establecer si la detención policial es constitucional, para calificar si el acto jurídico del detenido en
la comisaría tiene o no relevancia penal, para realizar las diligencias urgentes de investigación, y
recabar los elementos de convicción, tanto de cargo como de descargo, y finalmente, si concurren
los presupuestos del Art. 268 del Código Procesal Penal, redactar y presentar al juzgado, el
requerimiento de prisión preventiva, todo dentro de las veinticuatro horas; por ello, cuando la
policía no comunica inmediatamente al fiscal la detención de una persona, vicia sustancialmente
desde su nacimiento la investigación, por lo que, al policía le corresponde responder funcional y
penalmente por su omisión9[9].

3.2 La confesión del delito

6[6] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 804.

7[7] ARAYA VEGA, Alfredo G. El Delito en Flagrancia. Editorial soluciones Ideas. Lima. 2015. Pág. 63.

8[8] BAZALAR PAZ, Víctor M. “El proceso inmediato según el Decreto Legislativo N° 1194: especial referencia
a la omisión a la asistencia familiar”, en la Revista Actualidad Penal. Vol. 16. Lima. Octubre. 2015. Pág. 43.

9[9] BAZALAR PAZ, Víctor M. “El proceso inmediato según el Decreto Legislativo N° 1194: especial referencia
a la omisión a la asistencia familiar”, en la Revista Actualidad Penal. Vol. 16. Lima. Octubre. 2015. Pág. 44.
El segundo supuesto del proceso inmediato se da cuando el imputado ha confesado. En
cuanto al valor de la prueba de la confesión se establece que la misma debe hacerse en los términos
del Art. 160° del CPP, el cual establece en qué consiste la confesión y cuándo esta posee valor
probatorio.

Desde una perspectiva funcional debe entenderse como el reconocimiento del imputado
de la participación en el hecho objeto de la imputación. El procesado debe admitir los cargos o
imputación formulada en su contra, es decir, reconocer la comisión de los hechos incriminados.
Por lo demás, ese testimonio debe ser intrínsecamente válido, es decir, prestado libremente y en
estado normal de las facultades psíquicas del declarante ante el fiscal en presencia de su abogado
defensor10[10].

La confesión es pues el acto procesal que consiste en la declaración necesariamente


personal, libre, consciente, sincera, verosímil y circunstanciada que hace el procesado, ya sea
durante la investigación o el juzgamiento, aceptando total o parcialmente su real autoría o
participación en la perpetración del delito que se le imputa. Dicha declaración puede contener
alegaciones encaminadas a atenuar y excluir la pena11[11].

El beneficio de la confesión es la disminución de la pena hasta en una tercera parte por


debajo del mínimo legal. Este beneficio no es aplicable en el supuesto de flagrancia – obviamente
aceptable en función al fundamento político criminal de la institución – ni de reincidencia y
habitualidad – de dudosa legitimidad de la objetividad de las reglas de distinción en relación con
el motivo de justificación del beneficio instituido -, conforme lo estipula el Art. 161 del CPP,
modificado por la Ley N° 30076, de 19-08-1312[12].

3.3 Los evidentes elementos de convicción

El tercer supuesto de proceso inmediato es aquel que deberá ser iniciado, porque en las
diligencias preliminares ya se cuenta con “evidentes elementos de convicción”, y que estas hayan
sido acumuladas durante las diligencias preliminares, y previo interrogatorio del imputado. Existen

10[10] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 804-805.

11[11] NEYRA FLORES, José Antonio. Tratado de Derecho Procesal Penal. IDEMSA. Junio. 2015. Pág. 52.

12[12] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 805.
elementos de convicción suficientes, cuando de lo actuado en la investigación preliminar se ha
hallado elementos incriminatorios de calidad tal, que bastan para sustentar una acusación13[13].

Debe tenerse presente que los supuestos del numeral 1 del artículo bajo análisis no
necesariamente deben ser concurrentes, pues como lo señala expresamente el propio numeral
mencionado, bastará con que se dé alguno de los supuestos14[14]. Basta la presencia de una de
estas circunstancias para que el fiscal esté en la posibilidad de solicitar el procedimiento inmediato,
no es necesario que concurran las tres15[15].

4. DECLARACIÓN DEL IMPUTADO

El segundo presupuesto, concurrente, con una de las alternativas anteriores, es la declaración


del imputado – concedida, básicamente, como un acto de defensa material, si bien puede
igualmente proporcionar datos probatorios. Este presupuesto se enfatiza específicamente en el
supuesto de evidencia delictiva – Art. 446.1.c del CPP 2004-, aunque es obvio que debe estar
presente – siempre lo está – en los casos de confesión y puede estarlo en los casos de flagrancia
delictiva, que presupone la presencia del imputado y su posible declaración16[16].

Como quiera que el CPP 2004 reconoce como derecho fundamental la libertad de declaración
y, por ende, que el imputado tiene derecho al silencio, es posible que este no se someta al
interrogatorio, por lo que cabe preguntarse si dicho obstáculo procesal impide la incoación del
procedimiento inmediato. Tal obstáculo puede ocurrir tanto en los casos de flagrancia delictiva
como en los de evidencia delictiva. Así las cosas, no es dable rechazar la incoación del
procedimiento inmediato, pues basta que el imputado esté presente y que se le haya dado la
posibilidad de que ejerza su defensa material, que se le emplace para que responsa a los cargos y
que aporte lo que corresponda a su defensa material. La esencia de esta posibilidad procesal no
está en la actitud del imputado frente a los cargos – de ser así solo sería viable en el supuesto de

13[13] NEYRA FLORES, José Antonio. Tratado de Derecho Procesal Penal. IDEMSA. Tomo II. Junio. 2015. Pág.
52.

14[14] VINELLI VEREAU, Renzo. “El proceso inmediato. Comentarios sobre el Decreto Legislativo N° 1194”,
en la Revista Actualidad Penal. Vol. 16. Lima. Octubre. 2015. Pág. 75.

15[15] AVALOS RODRIGUEZ, Constante Carlos. Mecanismos de Simplificación procesal en el Código procesal
Penal de 2004. Junio. 2014. Pág. 246.

16[16] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 806.
la confesión -, sino en la entidad de los elementos de convicción que rodean al caso y que hacen
viable estimar que existen datos patentes del hecho delictivo y de su autor17[17].

5. EXCEPCIONES AL PROCESO INMEDIATO

El D. Leg. N.° 1194 ha incorporado dos supuestos a la redacción del Art. 446° del CPP 2004. El
primer supuesto incorporado se encuentra en el numeral 2, que señala la excepción a la aplicación
de este proceso inmediato. Esta excepción se aplica en aquellos casos en que, por su complejidad,
se requiera ulteriores actos de investigación, conforme lo establece el numeral 3 del artículo 342
del CPP - que establece las condiciones mediante las cual el fiscal puede declarar complejo el
proceso-. La norma exceptúa del “proceso inmediato” a los supuestos especificados en el numeral
3 del Art. 342°, que establece que, “corresponde al fiscal emitir la disposición que declara complejo
el proceso cuando: a) Requiera de la actuación de una cantidad significativa de actos de
investigación; b) Comprenda la investigación de numerosos delitos; c) Involucra una cantidad
importante de imputados o agraviados; d) Demanda la realización de pericias que comportan la
revisión de una nutrida documentación o de complicados análisis técnicos; e) Necesita realizar
gestiones de carácter procesal fuera del país; f) Involucra llevar a cabo diligencias en varios distritos
judiciales; g) Revisa la gestión de personas jurídicas o entidades del Estado; o h) Comprenda la
investigación de delitos perpetrados por integrantes de una organización criminal, personas
vinculadas a ella o que actúan por encargo de la misma”18[18]. El apartado 2 del Art. 446 del CPP
2004 dispone que los casos complejos, según las reglas estatuidas por el Art. 342.3 del CPP 2004,
están excluidos del proceso inmediato19[19].

El segundo supuesto, lo encontramos en el numeral 3 del Art. 446° del CPP 2004, el referido
artículo señala que en los casos de una causa seguida contra varios imputados, solo es posible el
proceso inmediato si estos se encuentran implicados en el mismo delito y se encuentren en los
supuestos de aplicación del proceso inmediato consagrados en el Art. 446 inciso 1) del CPP. El
proceso inmediato, es también aplicable en caso de pluralidad de imputados, pero se establecen
dos exigencias para ello, la primera es que todos ellos se encuentren en una de las situaciones
previstas en el numeral 1 del Art. 446°, esto es que se encuentren dentro de los supuestos de
aplicación de este proceso, y que estén implicados en el mismo delito20[20]. De existir pluralidad
de imputados, será posible el proceso inmediato si todos los encausados se encuentran en la

17[17] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 806.

18[18] BAZALAR PAZ, Víctor M. “El proceso inmediato según el Decreto Legislativo N° 1194: especial
referencia a la omisión a la asistencia familiar”, en la Revista Actualidad Penal. Vol. 16. Lima. Octubre. 2015.
Pág. 47.

19[19] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 811

20[20] NEYRA FLORES, José Antonio. Tratado de Derecho Procesal Penal. IDEMSA. Tomo II. Junio. 2015. Pág.
53.
misma situación jurídica: flagrancia, confesión o evidencia delictiva (Art. 446.3 del CPP 2004), que
presupone en principio prueba acabada del delito y, a su vez, simplicidad material de la
causa21[21]. La razón de esta disposición se encuentra en la naturaleza del proceso inmediato,
dado que está reservado para ser aplicado a hechos delictivos de índole sencilla y de fácil solución,
sea porque el autor fue sorprendido en flagrante delito, porque ha confesado o porque existe
suficiencia de elementos de convicción, siendo esto así, no sería funcional aplicarlo a causas con
varios imputados y de cierta complejidad22[22].

El Art. 446° en el numeral 4 menciona que, independientemente de lo señalado en los


numerales anteriores, el Fiscal también deberá solicitar la incoación del proceso inmediato para
los delitos de omisión de asistencia familiar y los de conducción en estado de ebriedad o
drogadicción, sin perjuicio de lo señalado en el numeral 3 del Art. 447 del Código Procesal Penal.
Este último numeral nos plantea diversos cuestionamientos. Por ejemplo, los operativos de
alcoholemia conducidos por la Policía Nacional, y en el que se determine de manera presuntiva,
una conducción en estado de ebriedad, implicaría la inmediata detención del conductor del
automóvil, y su conducción al despacho fiscal para la incoación del proceso inmediato, con la
consecuente detención preliminar hasta el inicio de la audiencia de incoación de proceso
inmediato. Ahora bien, si el investigado solicita la aplicación del principio de oportunidad, ¿el fiscal
puede dar trámite a la solicitud, o deberá optar por la incoación del proceso inmediato?23[23].

Publicadas por Carlos Cabrera Baldeón a la/s 23:40

lunes, 7 de septiembre de 2015


El Decreto Legislativo N° 1194 y el proceso inmediato

21[21] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho Procesal Penal. INPECCP (Instituto Peruano de Criminología y
Ciencias Penales) y CENALES (Centro de Altos Estudios en Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Noviembre.
2015. Pág. 812.

22[22] GÁLVEZ VILLEGAS, Tomás Aladino y otros. El Código Procesal Penal. Comentarios descriptivos,
explicativos y críticos. Jurista Editores. Mayo. 2008. Pág. 831.

23[23] VINELLI VEREAU, Renzo. “El proceso inmediato. Comentarios sobre el Decreto Legislativo N° 1194”,
en la Revista Actualidad Penal. Vol. 16. Lima. Octubre. 2015. Pág. 76.
Luis Martín Lingán Cabrera

I.- INTRODUCCIÓN.

El proceso inmediato es uno de los procesos especiales regulados en el Código Procesal


Penal de 2004, además del proceso por razón de la función pública (proceso por delitos
de función atribuidos a altos funcionarios públicos, procesos por delitos comunes
atribuidos a congresistas y altos funcionarios públicos, procesos por delitos de función
atribuidos a otros funcionarios públicos), proceso por delito de ejercicio privado de la
acción penal, proceso de seguridad, proceso de terminación anticipada, proceso por
colaboración eficaz, proceso por faltas.

Recientemente, mediante Decreto Legislativo N° 1194 (publicado en el Diario Oficial El


Peruano el día 30 de agosto de 2015) se han realizado modificaciones al Código Procesal
Penal de 2004, referidas al proceso inmediato.

En el presente artículo pretendo exponer y analizar brevemente las modificaciones


realizadas, con miras a realizar un trabajo más acabado en el futuro.

II.- ANÁLISIS.

2.1 El proceso común en el Código Procesal Penal del 2004

El Código Procesal Penal del 2004 (en adelante CPP2004) se regula un proceso común
(arts.321 a 445), en el cual se pueden distinguir principalmente las siguientes etapas:

a) Etapa de Investigación Preparatoria: A cargo del Fiscal de la Investigación


Preparatoria, el cual realizará una serie de actuaciones (declaraciones testimoniales,
pericias, inspección judicial, reconstrucción de hechos, etc.), con la finalidad de obtener
elementos de cargo y de descargo, que le permitan decidir si presenta un requerimiento
acusatorio o de sobreseimiento.
b) Etapa Intermedia: A cargo del Juez de la Investigación Preparatoria, que ejercerá un
control de la acusación o el sobreseimiento requerido por el Fiscal. En esta etapa el
imputado podrá cuestionar la acusación fiscal, podrá plantear medios de defensa técnica.
También se delimitarán las pruebas que se actuarán en juicio oral.

c) Etapa de Juicio Oral: A cargo de Jueces de Juzgamiento (Juzgados Penales


Unipersonales o Colegiados), diferentes al Juez de la Investigación Preparatoria. En esta
etapa -en un juicio oral, público, contradictorio, adversarial-, Fiscal y abogado(s) se
enfrentarán profesionalmente. El primero buscando convencer al Juez de la
responsabilidad penal del procesado, y el (los) segundo(s), pretendiendo persuadir al
Juzgador de la inocencia de su(s) patrocinado(s), o de la existencia de una circunstancia
de exoneración o atenuación de responsabilidad. Para tal efecto, se hace necesario
conocer las técnicas de litigación en juicio oral.

2.2. Los procesos penales especiales en el CPP2004: El proceso inmediato.

२.2.1. Procesos penales especiales regulados en el CPP2004.

En el libro V del CPP2004 se han regulado un grupo de procesos a los que se denomina
especiales, por las singulares características que presenta cada uno de ellos. Así, estos
procesos son: el proceso inmediato, proceso por razón de la función pública (proceso por
delitos de función atribuidos a altos funcionarios públicos, procesos por delitos comunes
atribuidos a congresistas y altos funcionarios públicos, procesos por delitos de función
atribuidos a otros funcionarios públicos), proceso por delito de ejercicio privado de la
acción penal, proceso de seguridad, proceso de terminación anticipada, proceso por
colaboración eficaz, proceso por faltas.

2.2.2. El proceso inmediato en el CPP2004

2.2.2.1 Breve definición de proceso inmediato:

El proceso inmediato (arts. 446 al 448 del CPP2004) puede ser definido como aquel
proceso especial en el que en aras de culminar con celeridad un proceso penal, el Fiscal,
luego de culminadas las diligencias preliminares, sin necesidad de Formalizar la
Investigación Preparatoria, ni transcurrir por la Etapa Intermedia, lleva su caso a juicio oral.
Sin embargo, según se señala en el todavía vigente artículo 447 del CPP2004 también
puede realizarse el proceso inmediato cuando el Fiscal ha formalizado la Investigación
Preparatoria, siempre y cuando éste lo solicite antes de los treinta días de haberse
producido esta formalización.

Con la modificación introducida por Decreto Legislativo N° 1194 se señala que para los
supuestos b y c del artículo 446 (confesión del imputado y evidentes elementos de
convicción), el requerimiento de proceso inmediato se presenta luego de culminar las
diligencias preliminares o, en su defecto, antes de los treinta días de formalizada la
investigación preparatoria.

2.2.2.2- Supuestos en los cuales debe requerirse la realización de un proceso


inmediato
Según lo prescrito en el artículo 446 del Código Procesal Penal de 2004 –modificado por
el Decreto Legislativo N° 1194, el Fiscal debe –ya no se dice puede- solicitar la incoación
del proceso inmediato, bajo responsabilidad, cuando se presente alguno de los siguientes
supuestos:

a) El imputado ha sido sorprendido y detenido en flagrante delito, en cualquiera de los


supuestos del artículo 259, o;

b) El imputado ha confesado la comisión del delito, en los términos del artículo 160, o;
c) Los elementos de convicción acumulados durante las diligencias preliminares, y previo
interrogatorio del imputado, sean evidentes. (Art. 446 del CCP2004)

Como se verifica, con las modificaciones realizadas mediante Decreto Legislativo N° 1194
al trámite del proceso inmediato, cuando se presente algunos de los supuestos antes
indicados, ya no será una facultad del Fiscal decidir si inicia un proceso inmediato o no,
sino será una obligación. De no hacerlo incurrirá en responsabilidad funcional.
Actualmente, al menos en Cajamarca, en los supuestos antes indicados, se formulaba
Acusación Directa, para ir a la Etapa Intermedia, sin necesidad de Formalizar la
Investigación Preparatoria, pero no había predilección por incoar el proceso inmediato.
Esto podía hacerse por la circunstancia de que era facultad del Fiscal decidir si inicia
proceso inmediato, lo cual necesariamente deberá cambiar a partir de la vigencia del
Decreto Legislativo N° 1194, pues ahora necesariamente deberá incoarse un proceso
inmediato.
2.2.2.3 Excepciones a la necesidad de incoación del proceso inmediato
A.- En caso de procesos complejos

Según se establece en el artículo 446.2 del CPP2004, se exceptúan de la incoación


necesaria del proceso inmediato, los casos en los que, por su complejidad, de conformidad
con lo dispuesto en el numeral 3 del artículo 342, sean necesarios ulteriores actos de
investigación.

En el numeral 3, del artículo 342 se establecen los supuestos en los cuales el Fiscal debe
emitir la disposición que declara complejo el proceso: a) Requiera de la actuación de una
cantidad significativa de actos de investigación; b)Comprenda la investigación de
numerosos delitos; c)Involucra una cantidad importante de imputados o agraviados;
d)demanda la realización de pericias que comportan la revisión de una nutrida
documentación o de complicados análisis técnicos; e)necesita realizar gestiones de
carácter procesal fuera del país; f)involucra llevar a cabo diligencia en varios distritos
judiciales; g)revisa la gestión de personas jurídicas o entidades del Estado; o h)comprenda
la investigación de delitos perpetrados por integrantes de una organización criminal,
personas vinculadas a ella, o que actúan por encargo de la misma.
Entonces, cuando se presenten los supuestos de complejidad antes indicados, se
exceptúa la incoación del proceso inmediato.

b.- En caso de existencia de varios imputados


En el artículo 446. 3 del CPP2004 se establece que si se trata de una causa seguida contra
varios imputados, sólo es posible el proceso inmediato si todos ellos se encuentran en una
de las situaciones previstas en el numeral anterior. Entendemos que se hace referencia a
los supuestos de flagrancia delictiva, confesión del imputado, suficientes elementos de
convicción.24[1]

Entonces, si en una investigación hay varios imputados, de los cuales todos no están en
un supuesto de flagrancia, hayan confesado el delito o no existan suficientes elementos
de convicción contra todos, no procederá incoar el proceso inmediato.

2.2.2.4.- Obligación de incoar proceso inmediato en los supuestos de Omisión a la


Asistencia Familiar y Conducción en estado de ebriedad o drogadicción.

24[1] En este acápite aparentemente hay un error, pues el numeral anterior hace referencia a la excepción
del trámite de procesos inmediatos, cuando estamos ante supuestos para declarar un proceso complejo.
En el artículo 446.4 del CPP2004 se establece que independientemente de lo señalado en
los numerales anteriores, el Fiscal deberá también deberá solicitar la incoación del proceso
inmediato para los delitos de omisión a la asistencia familiar y los de conducción en estado
de ebriedad o drogadicción, sin perjuicio de lo señalado en el numeral 3 del artículo 447
del CPP2004.

Con esta disposición, a partir de la vigencia de las modificaciones introducidas por el


Decreto Legislativo N° 1194, en las investigaciones por Omisión a la Asistencia Familiar y
Conducción en estado de ebriedad, necesariamente deberá incoarse proceso inmediato,
por lo que ya no procederá realizar acusación directa.
2.2.2.5 El trámite del proceso inmediato:

A.- Trámite del proceso en supuestos de flagrancia delictiva

Con el Decreto Legislativo N° 1194 se han realizado modificaciones al trámite del proceso
inmediato.

Así, a partir de la vigencia del Decreto Legislativo N° 1194, el artículo 447 del CPP2004 es
nominado “Audiencia única de incoación del proceso inmediato en casos de
flagrancia delictiva”

Así, con la modificación, el trámite del proceso inmediato para el supuesto de flagrancia
delictiva será el siguiente:
- Al término del plazo de la detención policial establecida en el artículo 264 del CPP2004,
el Fiscal debe solicitar al Juez de la Investigación Preparatoria la incoación del proceso
inmediato.

- -El Juez, dentro de las 48 horas siguientes al requerimiento Fiscal, realiza una Audiencia
Única de incoación para determinar la procedencia del proceso inmediato.

- -La detención del imputado se mantiene hasta la realización de la audiencia.

- Dentro del mismo requerimiento de incoación, el Fiscal debe acompañar el Expediente


Fiscal y comunicar si requiera la imposición de alguna medida coercitiva que asegure la
presencia del imputado en el desarrollo de todo el proceso inmediato que desarrolle la
presencia del imputado.
- -En la referida Audiencia las partes pueden instar la aplicación del principio de oportunidad,
de un acuerdo reparatorio o de una terminación anticipada, según corresponda.

- La audiencia única de incoación del proceso inmediato es de carácter inaplazable. Rige


lo establecido en el artículo 85.

- El auto que resuelve el requerimiento de proceso inmediato debe ser pronunciado, de


modo impostergable, en la misma Audiencia de Incoación. La resolución es apelable con
efecto devolutivo.

- Pronunciada la decisión que dispone la incoación del proceso inmediato, el Fiscal


procede a formular acusación dentro del plazo de 24 horas, bajo responsabilidad. Recibido
el requerimiento Fiscal, el Juez de la Investigación Preparatoria, en el día, lo remite al Juez
Penal competente (se entiende el de Juzgamiento) para que dicte acumulativamente el
auto de enjuiciamiento y de citación a juicio, con arreglo a lo dispuesto en el numeral 3 del
artículo 448.

- Recibido el auto que incoa el proceso inmediato, El Juez penal competente realiza la
audiencia única de juicio inmediato en el día. En todo caso, su realización no debe exceder
las setenta y dos (72) horas desde la recepción, bajo responsabilidad funcional.

- La audiencia única de juicio inmediato es oral, pública e inaplazable. Rige lo establecido


en el artículo 85. Las partes son responsables de preparar y convocar a sus órganos de
prueba, garantizando su presencia en la Audiencia, bajo apercibimiento de prescindirse
de ellos.

- Instalada la Audiencia, el fiscal expone resumidamente los hechos objeto de la acusación,


la calificación jurídica y las pruebas que ofrecerá para su admisión, de conformidad con lo
establecido en el artículo 349. Si el Juez Penal determina que los defectos formales de la
acusación requieren un nuevo análisis, dispone su subsanación en la misma audiencia.
Acto seguido, las partes pueden plantear cualquiera de las cuestiones previstas en el
artículo 350, en lo que corresponda. El Juez debe instar a las partes a realizar
convenciones probatorias. Cumplidos los requisitos de validez de la acusación de
conformidad con el numeral 1 del artículo 350 y resueltas las cuestiones planteadas, el
Juez Penal dicta acumulativamente el auto de enjuiciamiento y citación a juicio, de manera
inmediata y oral.
- El juicio se realiza en sesiones continuas e ininterrumpidas hasta su conclusión. El Juez
Penal que instale el juicio no puede conocer otros hasta que culmine el ya iniciado. En lo
no previsto en esta Sección, se aplican las reglas del proceso común, en tanto sean
compatibles con la naturaleza célere del proceso inmediato”.

B.- Trámite del proceso inmediato para supuestos de confesión del imputado y
existencia de evidentes elementos de convicción

Para estos supuestos, con la modificación introducida mediante Decreto Legislativo se dice que
rige el procedimiento antes descrito en lo que corresponda, es decir, el procedimiento para los
supuestos de flagrancia, en lo que corresponda.

Solo en estos supuestos, el requerimiento se presenta luego de culminar las diligencias


preliminares o, en su defecto, antes de los treinta días de formalizada la Investigación Preparatoria.

2.2.2.6 Algunas reflexiones respecto a las modificaciones introducidas al proceso


inmediato mediante Decreto Legislativo N° 1194

Con la modificación introducida por el Decreto Legislativo N° 1194 se señala que “Al
término del plazo de la detención policial establecida en el artículo 264 del CPP2004, el
Fiscal debe solicitar al Juez de la Investigación Preparatoria la incoación del proceso
inmediato” Se da a entender que en situaciones de flagrancia, siempre deberá incoarse el
proceso inmediato. Sin embargo, nos preguntamos qué pasa si dentro de las 24 horas de
detención en flagrancia, el investigado, en los supuestos que procedan, ha aceptado
someterse al principio de oportunidad y ha pagado la reparación civil a favor de la parte
agraviada ¿Procederá incoar el proceso inmediato? Consideramos que no, pues el caso
ya se solucionó, no siendo adecuado sobrecargar al Poder Judicial de casos que pueden
solucionarse tempranamente.

Nos preguntamos, si por ejemplo en un supuesto de flagrancia delictiva de una violación


sexual, en el cual no se presentan los supuestos para declarar complejo el proceso ¿el
Fiscal podrá recabar todo el caudal probatorio durante las 24 horas de diligencias
preliminares para probar fehacientemente su tesis incriminatoria en juicio oral? Seguro que
no, por lo que el efecto de la norma será que los Fiscales de manera forzada buscarán
declarar complejos casos de violación sexual, homicidios, diciendo que hay la necesidad
de realizar una cantidad significativas de actos de investigación o hacer pericias diversas,
con lo cual casos que antes se tramitaban como procesos simples ahora se harán
complejos, con lo cual demorará más su culminación.

Así mismo, atendiendo a que en el Decreto Legislativo N° 1194 se establece que para los
supuestos establecidos en los literales b y c, numeral 1 del artículo 446 (supuestos de
confesión del imputado y evidentes elementos de convicción), rige el procedimiento que
se describe en el referido Decreto para los supuestos de flagrancia, nos preguntamos si el
Poder Judicial tendrá la capacidad logística y de personal para cumplir con lo señalado en
la norma. De no ser así, deben adoptarse las medidas urgentes para lograr el cumplimiento
de lo regulado en el Decreto antes indicado, pues de lo contrario, solo quedará en el papel
como una buena intención, sin resultados en la práctica.

Entonces, atendiendo a que se ha dispuesto que el Decreto Legislativo N° 1194 entrará


en vigencia a los 90 días de su publicación en el Diario Oficial El Peruano, debe buscarse
corregir las falencias que presenta el dispositivo, a fin de evitar problemas que pueda
generar la norma en su aplicación.

Publicado por Luis M. Lingán Cabrera. en 4:42

7 febrero, 2016 por Consejo Editorial


El Decreto Legislativo N°1194. ¿El Fiscal puede o debe solicitar la incoación del
proceso inmediato?

El 29 de noviembre del 2015 entró en vigencia el Decreto Legislativo N° 1194, el cual


incorporó la obligatoria incoación del proceso inmediato en casos de flagrancia en todo el
territorio nacional. En ese sentido, el artículo 446 establece que:

“1.- El fiscal debe solicitar la incoación del proceso inmediato, bajo responsabilidad, cuando
se presente alguno de los siguientes supuestos:
a) El imputado ha sido sorprendido y detenido en flagrante delito, en cualquiera de los
supuestos del artículo 259.
b) El imputado ha confesado el delito en los términos del artículo 160; o
c) Los elementos de convicción acumulados durante las diligencias preliminares, y previo
interrogatorio del imputado, sean evidentes. “

Consideramos que dicho Decreto Legislativo es inconstitucional por recortar una serie de
derechos fundamentales, entre ellos, el derecho a la defensa y el debido proceso. Sin
embargo, este desarrollo excede los límites de este trabajo, por lo que nos avocaremos a
explicar por qué el fiscal no “debe” solicitar la incoación del proceso inmediato. A nuestro
parecer el fiscal “puede” solicitar la incoación al proceso inmediato.

El proceso inmediato es un tipo de proceso especial que está regulado en el Nuevo Código
Procesal Penal. Los procesos especiales en el NCPP son siete: el proceso inmediato, el
proceso por razón de la función pública, el proceso de seguridad, el proceso por delito del
ejercicio privado de la acción penal, el proceso de terminación anticipada, proceso por
colaboración eficaz y el proceso por faltas. Estos procedimientos especiales “están previstos
para delitos muy concretos o circunstancias específicas de especial relevancia procesal,
configurándose modelos de procedimientos muy propios, por entero alejados del modelo
ordinario. Los procedimientos especiales están previstos para circunstancias o delitos
específicos, en los que se discute una concreta pretensión punitiva”.[1]

Por ello, el proceso inmediato se ha configurado en base a circunstancias específicas de


especial relevancia procesal, como lo es la flagrancia. Además de ello, este sirve como
mecanismo célere para culminar un proceso.

Podemos mencionar, sin ahondar en el tema, que el artículo 2°, inciso 24, numeral f,
establece que nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado del Juez
o por las autoridades policiales en caso de flagrante delito, sin especificar qué se debe
entender por flagrante delito. El artículo 259 del NCPP, por su parte, regula los tipos de
flagrancia en los que se puede encontrar el imputado, los cuales son flagrancia en sentido
estricto (inciso 1), la cuasi flagrancia (inciso 2) y la presunción de flagrancia(incisos 3 y 4).
No obstante esta delimitación que llenaría el contenido del artículo 2°, inciso 24, numeral f,
el Tribunal Constitucional ha delimitado el significado de flagrante delito.

De esta manera, el citado tribunal en el caso Chipulina ha estipulado en su fundamento


quinto que para existir flagrancia deben concurrir dos elementos “a) la inmediatez temporal,
es decir, que el delito se esté cometiendo o que se haya cometido momentos antes; y b)
la inmediatez personal, es decir, que el presunto delincuente se encuentre en el lugar de los
hechos, en el momento de la comisión del delito y esté relacionado con el objeto o los
instrumentos del delito.”[2]

En ese sentido, podemos afirmar que la presunción de flagrancia regulada en el artículo 259,
incisos 3 y 4 del NCPP es inconstitucional, pues no cumple con los elementos de inmediatez
temporal, ni personal, por lo que una detención que no cumpla con dichas características,
no podrá ser llevada a cabo por un proceso inmediato, sino, por el contrario, esta deberá ser
llevada por el proceso común.

Ahora bien, el fiscal “debe” solicitar la incoación del proceso inmediato. Según la RAE, el
verbo deber significa estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva.[3] Por ese
motivo, el Ministerio Público está obligado por la ley positiva a que, en caso de delitos
realizados en flagrancia, necesariamente se realicen bajo los cánones del proceso inmediato.

Bajo este supuesto, consideramos que este artículo está violentando derechos fundamentales
regulados en la Constitución Política del Perú y, a su vez, recogidos en el Título Preliminar
del NCPP. La constitución regula en el artículo 158° que el Ministerio Público es autónomo.
El artículo 159°, por su parte, atribuye al Ministerio Público la función de promover de
oficio, o a petición de parte, la acción judicial en defensa de la legalidad y de los intereses
públicos tutelados por el derecho. El título preliminar del NCPP en su artículo IV, menciona
que el titular de la acción penal es el Ministerio Público.

Si, como vemos, constitucionalmente el Ministerio Público posee autonomía, ¿cómo es


posible que el artículo 446° del DL N° 1194 obligue al Fiscal a solicitar al juez la incoación
del proceso inmediato?

El profesor Mario Rodríguez Hurtado menciona que el inciso 1 del Artículo IV del Título
Preliminar del NCPP indica “que le corresponde la titularidad del ejercicio público de la
acción, esto es, que sólo a él, en la medida que tiene calidad de órgano civil autónomo de
persecución del delito y sus agentes, le corresponde poner en marcha la maquinaria judicial
para la apropiada determinación y realización de la pretensión punitiva. Esta tarea
persecutoria, en consecuencia, importa investigar, acusar y probar la acusación, en
manifiesto cumplimiento de la carga probatoria que la distingue”[4].

Siendo el Ministerio Público un órgano civil autónomo de persecución del delito, entonces,
le correspondería, con la independencia de la que ha sido dotada, tener la posibilidad de
poder determinar cuándo se debería en un caso de flagrancia ir por un proceso inmediato o
por un proceso común. Por ejemplo, en un caso en el que falten testigos o pericias que, por
su naturaleza, demoren más que el plazo establecido para click here el proceso inmediato,
el fiscal deba tener la posibilidad de determinar que esta falta de pruebas podría ser un
aliciente para poder ir a un proceso común, en el cual se pueda investigar con mayor
precisión. De esta manera nos ceñiríamos a lo que establece la constitución y, además, con
esto se podría garantizar un efectivo derecho de defensa, pues, consideramos que solo podría
irse efectivamente a un proceso inmediato cuando hayan pruebas suficientes para
determinar la existencia de un delito. De estimar el Fiscal que no hay elementos suficientes
para poder llevar un proceso con la gran celeridad y plazos cortos que posee el proceso
inmediato en casos de flagrancia, este debería tener la posibilidad de llevar el proceso a la
vía ordinaria, pues así este tiene mayores posibilidades de poder investigar el delito y, el
imputado, por su parte, tendría mayores opciones de poder ejercer un mejor derecho de
defensa técnico y poder presentar, al igual que el Fiscal, las pruebas pertinentes para el caso
concreto.

Queremos concluir este corto trabajo mencionando que estas consideraciones vertidas líneas
arriba han sido consideradas por otras legislaciones que regulan el proceso inmediato en
casos de flagrancia. Así, “en Francia se suprime la fase de instrucción en un asunto de
flagrancia cuando se cumplen cuatro condiciones:

 La existencia de un delito, que puede recibir el calificativo de flagrante o no. Cuando sea
flagrante, debe tener una pena de prisión de al menos seis meses para que este trámite
resulte de aplicación (artículo 395).
 En opinión de la fiscalía, no se requiera investigación preliminar o, dicho de otro modo, los
elementos con los que se cuente constituyan material suficiente para llevar adelante el
caso y presentarlo ante el órgano de juicio (artículo 393).
 La persona se encuentra detenida luego de haber sido sorprendida en flagrancia.
 La persona procesada acepta que su causa se tramite mediante comparecencia inmediata
(artículo 397).”[5]

En el Proceso Penal Francés deben cumplirse taxativamente estas cuatro condiciones para
que se pueda ir a un proceso inmediato. Observamos que en este caso, el Fiscal tiene la
posibilidad -no el deber- de determinar que no se requiera investigación preliminar cuando
considere que haya elementos suficientes para llevar adelante al caso. Como vemos, el
artículo 393 le brinda al Fiscal la autonomía que debe poseer el Ministerio Público en un
sistema acusatorio -o mixto- y, además, con ello, se evita que se recorten derechos
constitucionales como el derecho de defensa en caso se siga un proceso inmediato sin
elementos que puedan constituir material suficiente para llevar adelante el caso.

En conclusión, hemos revisado el concepto de flagrancia, siendo la presunción de flagrancia


inconstitucional por no cumplir los elementos de inmediatez personal e inmediatez
temporal, por lo que una detención en flagrancia que no cumpla estrictamente con estos
elementos, deberá iniciarse un proceso en la vía ordinaria.

Por otro lado, hemos advertido que constitucionalmente el Ministerio Público es autónomo,
siendo el artículo 446 contrario a lo que la norma constitucional establece. Por ello,
consideramos que se debe cambiar la redacción de dicho artículo por el verbo “poder”, pues
solo así podremos garantizar la autonomía del Ministerio Público y tener la posibilidad de
no recortar derechos fundamentales a los imputados, tal como lo ha previsto acertadamente
el legislador Francés en los casos en que se pueda llevar a cabo un proceso inmediato.

Redactado por Daniel Quispe Meza

[1] TALAVERA ELGUERA, Pablo: “Los procesos especiales en el NCPP” en Selección


de Lecturas del Instituto de Ciencia Procesal Penal del Perú, p. 515
[2] http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2006/01923-2006-HC.html EXP. N.° 1923-2006-
HC/TC

[3] http://dle.rae.es/?id=Bu2rLyz|Bu8i6DA

[4] RODRIGUEZ HURTADO, Mario: Los fundamentos constitucionales de la reforma


acusatoria, garantizadora, de tendencia adversarial, eficaz y eficiente y el Título Preliminar
del Código Procesal Penal Peruano. p. 33

[5] La constitucionalidad del Procedimiento Penal de Flagrancia. Vivian Monge Herrera.


Universidad de Costa Rica. http://iij.ucr.ac.cr/sites/default/files/documentos/t12-
la_constitucionalidad_del_procedimiento_penal_de_flagrancia.pdf .Consultado el 04/02/
2016

miércoles, 4 de noviembre de 2015


DECRETO LEGISLATIVO QUE REGULA EL PROCESO INMEDIATO EN
CASOS DE FLAGRANCIA
El Decreto Legislativo N° 1194 ha realizado importantes modificaciones al Proceso Inmediato,
proceso especial previsto en el Código Procesal Penal de 2004. Allí se establece desde nuevos
plazos hasta nuevas obligaciones para el fiscal y el juzgador.

Uno de los procesos especiales previstos en el Código Procesal Penal de 2004, conocido como
Proceso Inmediato ha sido modificado por el Decreto Legislativo 1194.

Originalmente, este proceso estaba destinado a reducir los plazos, dándole al fiscal la
oportunidad de interponer acusación cuando tiene todos los medios probatorios suficientes
para imputarle responsabilidad al detenido.

Se ha establecido que este es un proceso obligatorio para los casos de flagrancia, de modo
que se ha modificado el artículo 446 del Código y se ha dado una estructura completamente
nueva a los artículos 447 y 448.

El Decreto Legislativo N° 1194, publicado en El Peruano del domingo 30 de agosto de


2015, norma que regula el proceso inmediato en casos de flagrancia en el marco de la
delegación de facultades legislativas en materia de seguridad ciudadana.

El deber del fiscal de incoar proceso inmediato (artículo 446)


A diferencia de su regulación anterior, en donde se le establecía como una facultad aplicable
a discrecionalidad del fiscal, el artículo 446 del CPP ahora dispone que sea deber del fiscal la
incoación del proceso inmediato. Los supuestos siguen siendo los mismos: detención en
flagrancia delictiva, confesión del imputado o la existencia de elementos de convicción
acumulados durante las diligencias preliminares.

Asimismo, se exonera al fiscal del deber de incoar el proceso inmediato en los casos complejos
donde sea necesaria la realización de ulteriores actos de investigación (inciso 2).

El antiguo inciso 2 ha sido colocado ahora en el inciso 3, donde se establece que ante una
pluralidad de imputados solo es posible el proceso inmediato si todos ellos se encuentran en
una de las situaciones previstas en el primer párrafo. Además, mantiene la disposición de que
los delitos conexos en los que estén involucrados otros imputados no se acumulan, salvo que
ello perjudique al debido esclarecimiento de los hechos o la acumulación resulte indispensable.

Finalmente, se indica en el inciso 4 que en los casos de delitos de omisión de asistencia familiar
y los de conducción en estado de ebriedad o drogadicción el fiscal también deberá solicitar la
incoación del proceso inmediato, sin perjuicio de que las partes pueden instar la aplicación del
principio de oportunidad, de un acuerdo reparatorio o de la terminación anticipada (numeral 3
del artículo 447).

El proceso inmediato en los nuevos artículos 447 y 448

El artículo 447 ahora tiene una estructura completamente distinta y nueva. De ella resalta el
párrafo 1 en donde se establece que al término del plazo de la detención policial, el fiscal
deberá solicitar al juez de la investigación preparatoria la incoación del proceso inmediato,
quien resolverá dentro de las cuarenta y ocho horas para determinar la procedencia del
proceso inmediato. Durante todo el trámite se mantiene la detención del imputado hasta la
realización de la audiencia.

El párrafo cuarto establece que la audiencia única de incoación del proceso inmediato es de
carácter inaplazable. Asimismo, el párrafo seis establece que aceptado el requerimiento, el
fiscal procede a formular acusación dentro de las 24 horas; el cual deberá ser remitido en el
día al juez penal por parte del juez de la investigación preparatoria; y el primero dictará
acumulativamente el auto de enjuiciamiento y de citación a juicio.
La audiencia de juicio inmediato es regulada por el artículo 448, que presenta también una
nueva estructura. Allí se dispone que el juez penal realice la audiencia única de juicio inmediato
en el día de recibido el auto que incoa el proceso inmediato, de no ser ello posible, su
realización no debe exceder las setenta y dos horas.

El párrafo cuarto de este artículo establece que el juicio se realiza en sesiones continuas
eininterrumpidas hasta su conclusión; por lo que el juezpenal que instale el juicio no puede
conocerotros hasta que culmine el ya iniciado. Finalmente, es posible aplicar las reglas del
proceso común cando no estén previstas para el proceso inmediato siempre que sean
compatibles con su naturaleza célere.

La Ley.

El Angulo Legal de la Noticia

04 Noviembre 2015

Decreto Legislativo N° 1194: Regulación


del proceso inmediato en caso de
flagrancia
Deja una respuesta

El pasado 30 de Agosto del 2015, se publicó en el diario El Peruano el D.L. N° 1194 el cual
tiene por objetivo regular el proceso inmediato en caso de flagrancia, es decir agilizar las
sentencias contra personas que hayan sido encontradas cometiendo delitos infraganti,
incluido “el manejar en estado de ebriedad”.

¿Cómo podría aplicarse esta norma?

En el caso que un chofer fuera sorprendido por la policía manejando en estado etílico es
inmediatamente detenido por PELIGRO COMÚN y llevado a la Fiscalía donde el fiscal de
turno determinará la gravedad del delito.

Este proceso tiene una duración máxima de 24 horas, si se determina que pase ante un
juzgado el cual dispondrá de un plazo máximo de 72 horas para sentenciar y determinar
cuántos años se privará de libertad al procesado.

Durante todo el proceso el acusado queda en calidad de detenido y pierde el brevete por un
periodo de 3 años según determina la ley.
Aspectos a tomar en cuenta

El dosaje etílico constituye la prueba indubitable de flagrancia del delito.

Si se determina que ha manejado en estado etílico (peligro común), y no presenta


antecedentes por este delito, perderá el brevete 3 años y podría estar detenido 24 horas
donde el fiscal determinará el procesarlo ante un juzgado.

Si se determina que ha manejado en estado etílico (peligro común), y presenta


antecedentes, pasará automáticamente ante un juzgado para luego perder la libertad por un
determinado periodo de tiempo.

El ocasionar un accidente de tránsito en estado etílico (peligro común) con daños de


terceros, podrá estar detenido y el juez (dentro de las 72 horas) podrá sentenciarlo a un
periodo de cárcel en función a la gravedad del accidente. En caso de existir lesiones
personales, puede ser sentenciado de 4 a 15 años.

Es importante tener como referencia que con dos copas pequeñas de vino o dos vasos de
cerveza son suficientes para superar la medida mínima (0.5 gramos por litro de sangre) por
lo que estará en estado etílico.

Finalmente, recuerde que las aseguradoras no otorgarán cobertura a un siniestro cuando


este sea causado por una persona en estado de ebriedad cuyo examen de alcoholemia sea
igual o superior a 0.5 gramo de alcohol por litro de sangre al momento del accidente (según
condiciones establecidas en su póliza). Por lo anterior, sugerimos revisar su póliza y/o
comunicarse con nosotros en caso requiera de alguna asesoría.

Para visualizar el D.L. 1194 haga click aquí.

Saludos cordiales
Proceso Inmediato para Delitos en
Flagrancia
Posted on September 13, 2016 adminPosted in Uncategorized

El Poder Legislativo, mediante Ley N° 30336 publicada en el Diario Oficial “El


Peruano”el 01-07-2015 , delegó al Ejecutivo la facultad de legislar en materia de
Seguridad Ciudadana, Fortalecer la Lucha contra la Delincuencia y Crimen Organizado,
entre otros; por el término de 90 días calendarios, con el objetivo de mejorar la eficiencia
y eficacia en el sistema de persecución penal, promulgó el Decreto Legislativo N° 1194 el
30-08-15, que modificó los artículos 446°, 447°, y; 448°, del Nuevo Código Procesal
Penal – Decreto Legislativo N° 957.

El cambio normativo asegura que el Fiscal como Director de la Investigación, es el


responsable directo que debe solicitar la incoación al proceso al concurrir los presupuestos
establecidos por Ley, teniendo en cuenta los supuestos siguientes: Que el imputado ha
sido sorprendido y detenido en flagrante delito, que el imputado ha confesado la comisión
del delito, que los elementos de convicción acumulados durante las diligencias
preliminares, y; previo interrogatorio del imputado sean evidentes.

En los supuestos de flagrancia, la Policía Nacional del Perú, detiene sin mandato judicial,
a quien sorprenda en flagrante delito, ante la existencia de que: El agente es descubierto en
la realización del hecho punible, que el agente acaba de cometer el hecho punible y es
descubierto, que el agente ha huido y ha sido identificado durante o inmediatamente
después de la perpetración del hecho punible, por el agraviado, por la persona que haya
presenciado el hecho, otros, y; es encontrado dentro de las veinticuatro 24 horas de
producido.

En relación a la confesión, componente declarativo autoinculpatorio del imputado,


sincero, espontaneo, prestado libremente y en estado normal de sus facultades psíquicas,
admitiendo los cargos y la imputación en su contra.

Los elementos de convicción, como los actos de investigación desarrollados por el Fiscal
y/o Policía Nacional del Perú, que sustente la imputación de un hecho delictivo a una
persona determinada.

Por otro lado, se presenta la incoación obligatoria del proceso inmediato en caso de los
delitos por omisión a la asistencia familiar y la conducción en estado de ebriedad y
drogadicción, conforme con al artículo 149° y 247° del Código Penal respectivamente.

Ante la existencia de pluralidad de imputados, será de aplicación el proceso inmediato


siempre y cuando se encuentren en la misma situación jurídica, es decir; flagrancia,
confesión y elementos de convicción.

Cuerpo Normativo:

 Ley N° 30336 “LEY QUE DELEGA EN EL PODER EJECUTIVO LA FACULTAD DE LEGISLAR EN


MATERIA DE SEGURIDAD CIUDADANA, FORTALECER LA LUCHA CONTRA LA
DELINCUENCIA Y EL CRIMEN ORGANIZADO”.
 Decreto legislativo N° 1194 “DECRETO LEGISLATIVO QUE REGULA EL PROCESO
INMEDIATO EN CASOS DE FLAGRANCIA”.
 Decreto Legislativo N° 957 “NUEVO CODIGO PROCESAL PENAL”.
 Resolución Administrativa N° 314-2015-CE-PJ “CONSTITUYEN LA COORDINACIÓN
NACIONAL PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE ÓRGANOS JURISDICCIONALES DE
FLAGRANCIA, DELITOS DE OMISIÓN DE ASISTENCIA FAMILIAR; Y CONDUCCIÓN EN
ESTADO DE EBRIEDAD, EN APLICACIÓN DEL DECRETO LEGISLATIVO N° 1194”.
 Protocolo de actuación interinstitucional para el proceso inmediato en casos de
flagrancia y otros supuestos bajo el Decreto legislativo N° 1194.
 Resolución Administrativa N° 347-2015-CE-PJ. Aprueba:

Manual de Organización y Funciones (MOF), para los órganos jurisdiccionales que


conocerán los procesos de Flagrancia, Omisión a la Asistencia Familiar y Conducción en
Estado de Ebriedad o Drogadicción.
Manual de Procedimientos Operativo (MAPRO), para los órganos jurisdiccionales que
conocerán los procesos de Flagrancia, Omisión a la Asistencia Familiar y Conducción en
Estado de Ebriedad o Drogadicción.

Modelo o Formato de Acta de Audiencias para cada uno de los estadios del proceso
inmediato, para los órganos jurisdiccionales que conocerán los procesos de Flagrancia,
Omisión a la Asistencia Familiar y Conducción en Estado de Ebriedad o Drogadicción.

Guía de Uso de Ingreso bajo el Decreto Legislativo N° 1194 que establezca


procedimientos obligatorios en el ingreso de información requerida, para los órganos
jurisdiccionales que conocerán los Procesos de Flagrancia, Omisión a la Asistencia
Familiar y Conducción en Estado de Ebriedad o Drogadicción; debiendo la Gerencia de
Informática adoptar las medidas correspondientes en el Sistema Integrado judicial – SIJ, a
fin que se efectúe el correcto ingreso y registro de los procesos comprendidos en el
Decreto Legislativo N° 1194.

Si el proceso inmediato fuera facultativo


los fiscales no lo usarían». Texto completo
de la ponencia de César Nakazaki en el II
Pleno Jurisdiccional
Por Legis.pe - enero 27, 2016

El reconocido penalista sostuvo que la excesiva carga procesal de los despachos fiscales haría
inviable el uso facultativo del proceso inmediato.

El doctor César Nakazaki Servigón, penalista de nota y disertador de fuste, ha


compartido el texto de la ponencia que presentara en el II Pleno Jurisdiccional
Supremo Extraordinario en materia penal y procesal penal, llevado a cabo el pasado
21 de enero de 2016. Aquí el texto para su difusión, cuyo título es Reflexiones sobre la
represión penal de la violencia contra la Policía Nacional y el proceso inmediato.

Lea también: Proponen ley que faculta a fiscales decidir si solicitan el inicio del
proceso inmediato.

1. Control de proporcionalidad de la pena abstracta del tipo penal de violencia


contra la autoridad
Para que la pena abstracta sea proporcional debe estar determinada en función de la
gravedad del hecho, esto es, la importancia del bien jurídico lesionado y la intensidad de
la afectación. El artículo 1 de la Constitución recoge los bienes más importantes: persona,
sociedad, estado, humanidad. La pena máxima debe corresponder a los delitos contra las
personas. La pena del asesinato o de los delitos contra la humanidad debe ser la más
grave.

Lea también: Ley que regula la responsabilidad administrativa de las personas


jurídicas por el delito de cohecho activo transnacional (Ley 30424).

La agresión por violencia o amenaza al policía puede generar los siguientes resultados:

1º. Muerte
2º. Lesiones graves
3º. Lesiones simples
4º. Faltas contra la salud
5º. Coacción

El asesinato del policía: pena de 25 a 30 años (artículo 108-A). Lesiones graves contra el
policía: pena de 6 a 12 años (artículo 121, segundo párrafo). Homicidio preterintencional
del Policía: pena de 15 a 20 años (artículo 121, tercer párrafo).

Lea también: «Contra la ponderación», reciente conferencia magistral de Juan


Antonio García Amado.

La violencia contra el policía seguida de muerte tiene una pena abstracta de 12 a 15 años
(artículo 367, tercer párrafo). Está justificada por la pena del asesinato (25 a 30) o del
homicidio preterintencional del policía (15 a 20).

La violencia contra el policía seguida de lesiones graves tiene una pena abstracta de 8 a 12
años (artículo 367, segundo párrafo). Está justificada por la pena de lesiones graves contra
el policía (6 a 12).

Lea también: La prescripción extraordinaria: ¿siempre será igual al máximo de la


pena fijada, más la mitad?

El máximo de pena abstracta entre lesiones graves y violencia a la autoridad seguida de


lesiones de graves actualmente es el mismo, lo que produce un problema de
proporcionalidad. Antes de las modificaciones a la legislación penal se respetaba la
proporcionalidad que sí se observa en el caso de muerte de policías.

Las lesiones graves a policías tenían una pena de 5 a 12 años, y la violencia contra el
policía seguida de lesiones graves una pena de 4 a 7 años.

El problema mayor se presenta con la pena abstracta de la violencia contra el Policía que
produce lesiones simples, faltas, o no genera lesión; la pena abstracta es de 8 a 12 años,
mientras que las lesiones simples tiene una pena no mayor de 2 años, articulo 122; y la
coacción no mayor de 2 años, articulo 151.

Lea también: La validez constitucional del aborto terapéutico.

La violencia contra el policía por coacción, o que produce lesiones simples o faltas, como
figura agravada, se incorporó a la legislación en el año 2006, con la pena de 4 a 7 años
(Ley 28878 del 17 de agosto del 2006), luego se aumentó de 6 a 12 años (Decreto
Legislativo 982 del 22 de julio del 2007), y ahora es de 8 a 12 años (Ley 30054 del 30 de
junio del 2013).

No es proporcional que la violencia al policía que no produzca lesiones graves tenga el


mismo marco de pena abstracta que la que si lo produce.

Lea también: ¿Qué ha dicho el Tribunal Constitucional sobre el derecho a la


intimidad genética?

Hay necesidad de modificar la pena de este tipo alternativo de violencia Policial agravada,
disminuyéndola; asimismo incorporando el tipo penal agravado de lesiones simples a
Policías, como se ha hecho con las lesiones graves del artículo 121, a fin de poder imponer
penas superiores a los 2 años, el máximo actual de las lesiones simples, respetando el
principio de proporcionalidad, por ejemplo 4 a 7.

Mientras se produce el cambio legislativo, se debe imponer una pena concreta inferior a
8 años, a partir de una interpretación constitucional de la ley penal, a la luz del
principio de proporcionalidad, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

Lea también: «DL 1194 convierte un proceso especial en la regla y al proceso común
en la excepción».

1. La acción del tipo base es la coacción.


2. La violencia o amenaza debe impedir, obstaculizar, perturbar, u obligar la realización
del acto Policial.
3. Las lesiones simples merecen una pena máxima de 2 años.

En la legislación comparada la violencia contra la Policía que no genera lesiones graves


tiene marcos de pena menores al que existe en la legislación penal peruana.

Guatemala: 1 a 3 años
El Salvador: 1 a 3 años
Chile: 1 y medio a 3 años
México: 1 a 2 años
Argentina: no mayor de 1 año
Colombia: 4 a 8 años
España: 6 meses a 3 años
Lea también: César San Martín analiza exhaustivamente el proceso inmediato (mal
llamado proceso de flagrancia).

2. El ejercicio legítimo de la función policial y el proceso inmediato por flagrante


delito de violencia policial

La sanción penal por violencia contra la Policía exige la verificación que el acto policial
sea legítimo, es decir, se haya realizado o intentado realizar de forma reglamentaria.

El acto policial legítimo es un hecho constitutivo del delito de violencia contra la policía y
por tanto debe ser probado.

La procedencia del proceso inmediato exige que la fiscalía esté en condiciones de


demostrar que el imputado ha realizado una acción violenta frente a un acto Policial
legítimo o reglamentario.

Lea también: Corte Suprema establece doctrina jurisprudencial sobre la prórroga de


la investigación preparatoria.

En la audiencia única de incoación del proceso inmediato el juez debe verificar que la
Fiscalía cuenta con actos de investigación suficientes para formular una acusación, por
tanto para establecer un acto Policial legítimo.

Hay que diferenciar delito descubierto y delito probado.

Los supuestos de flagrancia son casos de descubrimiento del delito, el conocimiento que
se ha cometido; no necesariamente permiten alcanzar la evidencia delictiva.

La flagrancia no evidencia a los hechos impeditivos, casos de faz negativa del delito;
causas de justificación, causas de exclusión de la culpabilidad, causa de exculpación;
tampoco la flagrancia permite probar las circunstancias atenuantes de la pena, por ejemplo
las eximentes incompletas del artículo 21 del Código penal.

En un caso de violencia contra la Policía es indispensable examinar la concurrencia de la


causa de justificación derecho de resistencia frente al acto arbitrario. El deber de
obediencia a la autoridad desaparece ante un acto Policial ilegitimo o arbitrario. Artículo 2
inciso 23 de la Constitución.

Lea también: «DL 1194 convierte un proceso especial en la regla y al proceso común
en la excepción».

El proceso inmediato tiene como principal presupuesto a la evidencia delictiva, que puede
alcanzarse en los supuestos de flagrancia del delito de violencia a la autoridad, salvo que
existan elementos de prueba de la causa de justificación derecho de resistencia legal, si se
prefiere, legítima defensa, e incluso una legítima defensa imperfecta, que pueden llevar
según su nivel desde que el fiscal no formalice investigación preparatoria, que el juez
estime una excepción de improcedencia de acción, o que por necesidad de prueba de la
defensa, complejidad probatoria, deba seguirse el caso en la del proceso común.

Lea también: Corte Suprema: Establecen doctrina jurisprudencial sobre audiencia,


motivación y elementos de la prisión preventiva.

3. El proceso inmediato por flagrante delito de violencia policial y necesidad de


verificar imputabilidad o capacidad de culpabilidad

Las circunstancias del caso de violencia contra la Policía, más aun por la dinámica del
proceso inmediato, exigen que el juez verifique la capacidad de culpabilidad o
imputabilidad cuando hay información que lo justifica.

Si se informa que el imputado, por ejemplo, sufre de trastorno bipolar, es indispensable


verificar si al reaccionar con violencia ante el acto Policial se encontraba en fase
hipomaniaca o maniaca, porque en estas puede perder la capacidad de actuar conforme a
la comprensión de la realidad, o perder la conciencia.

Lea también: Corte Suprema: el proceso penal de revisión y la imparcialidad.

El reciente caso del joven que agredió a un Policía, se informó que sufre trastorno de
personalidad limítrofe o borderline; la persona sufre una importante afectación del control
de impulsos que puede llevar a una inimputabilidad del artículo 20 inciso 1 o
responsabilidad restringida del artículo 21 del Código penal.

La necesidad de prueba de una enfermedad mental puede llevar a que no sea procedente
utilizar el proceso inmediato.

Los cuadros de ira, tan frecuentes en el empleo de la violencia, según su intensidad y


circunstancias personales del imputado, pueden expresar trastornos de personalidad que
incidan en la responsabilidad penal.

La gravedad de las penas, la dinámica del proceso inmediato, su incidencia sobre la


defensa, reclama estricto control sobre la capacidad de culpabilidad.

4. El proceso inmediato y la garantía de defensa eficaz

En horas o días una persona puede ser acusada, juzgada y sentenciada. Tal velocidad
procesal exige:

 que la persona cuente con defensor desde su detención o inicio de diligencias


preliminares.
 que el abogado realice una defensa eficaz.
 que el juez analice las necesidades de defensa, principalmente probatorias, que presente
el abogado para oponerse al proceso inmediato.
 que en el supuesto que se mantenga el criterio que el juez no es garante de la defensa
eficaz, sino el defendido que lo nombra o acepta, se asimile la oposición del defensor al
proceso inmediato, como la aprobación con la conformidad con la acusación de su
patrocinado.

5. El proceso inmediato en el caso del delito de omisión a la asistencia familiar

En los procesos penales por delito de omisión a la asistencia familiar, de forma sistémica,
se desconoce que los tipos penal de omisión propia tienen el elemento capacidad
individual de acción.
El autor tiene la capacidad material o jurídica de cumplir el deber legal de actuar, en este
caso, capacidad económica para cumplir con la obligación alimentaria.

En el proceso civil por la función de tutela al alimentista se aplica, en un número


importante de casos, la regla del artículo 481 del Código civil, la no necesidad de
investigar rigurosamente la capacidad económica del alimentante.

La regla de la certeza, se reemplaza por la probabilidad, en el proceso civil se condena


sobre la probable capacidad económica del alimentante.

Sin embargo en el proceso penal la presunción de inocencia impide aplicar tal regla, de allí
que no basta con incorporar la sentencia de alimentos y la liquidación de pensión de
alimentos, se necesita probar la capacidad individual de acción.

En la práctica, los Fiscales no prueban la capacidad económica del imputado, y lo que es


más grave, los jueces impiden a la defensa hacerlo, llegando a sostener que en el proceso
penal no se podría probar porque configuraría una violación de la prohibición
constitucional del avocamiento indebido.

Este error sistémico puede profundizarse en el proceso inmediato, multiplicando condenas


que violan las garantías de legalidad penal y presunción de inocencia.

La garantía del plazo razonable está


completamente anulada en el proceso
inmediato por flagrancia»
Por

Legis.pe

enero 26, 2016

6417
0

Share

Celis Francisco Mendoza Ayma.

El maestro Celis Mendoza Ayma ha publicado sus reflexiones a propósito de la garantía del plazo
razonable en el proceso inmediato por flagrancia. Es un deber inexorable tener en cuenta su
posición, no solo porque se trata de un académico de polendas, sino porque su trayectoria como
juez penal le hace amalgamar con audacia la teoría con la práctica:

De hecho la premura (…) de las Diligencias Preliminares en la policía materialmente


imposibilita la propuesta y práctica de actos defensivos, dado que la concurrencia de la
defensa técnica –generalmente la defensa pública– se limita a acompañar y suscribir los
actos de investigación realizados policialmente, pues precisamente por la flagrancia del
hecho recién toma conocimiento del caso, y es poco probable que pueda articular una
estrategia de acopio de información defensiva (…).
Agotado ese primer momento, el Ministerio Público, siempre dentro del exiguo tiempo
restante de las 24 horas, tiene que ejercer sus atribuciones bien promoviendo una salida
alterna o bien preparando el requerimiento de inicio del proceso inmediato; en ese lapso,
la defensa técnica –si continua en vigilia permanente– obviamente por ser un momento
diferente y básicamente de despacho burocrático tampoco puede articular una estrategia de
acopio de información conforme a una estrategia de defensa.

Esos dos momentos –policial y fiscal–, por lo general, generan un contexto de innegable
presión institucional, de tal manera que se configura un contexto para que el imputado
acepte de manera incondicional los hechos.

Conforme a lo señalado, se concluye que la garantía del plazo razonable está


completamente anulada en el proceso inmediato por flagrancia. Por más que el caso
sea fácil, no hay duda que no configura la garantía del plazo razonable, pues por su propio
diseño el proceso inmediato por flagrancia se orienta en lógica de configurar solo los
hechos imputados reputados como flagrantes. Simplemente se asume esa posición
normativa, sin posibilidad de realizar una defensa eficaz.

Esa es la razón por lo que es urgente la defensa del proceso inmediato regular y el plazo
necesario modulado dentro de 30 días, para los casos fáciles; y cuestionar el proceso
inmediato por flagrancia, centralmente por la anulación de la garantía procesal del plazo
necesario.

Acierta el profesor Alfredo Araya, cuando refiere que el plazo razonable debe
configurarse en función de la complejidad del caso; empero, una cosa es la modulación del
plazo en función de las necesidades concretas del caso, y otra asumir fictamente que el
momento de las 24 horas configura el plazo necesario para preparar una estrategia de
defensa, por más que el caso sea fácil. De hecho los casos complejos previstos
normativamente –y los de complejidad no previstos normativamente– requieren de los
plazos previstos para el proceso común. En ese orden, para los casos fáciles y flagrantes
urge operativizar el proceso inmediato regular.

Celis Mendoza: «El proceso inmediato es


el nuevo medio de coacción para
someterse a la terminación anticipada»
Por
Legis.pe
-
febrero 4, 2016
0
13620
Share
Foto: Celis Mendoza Ayma.

El maestro Celis Mendoza, siempre atento a la reforma procesal penal, ha vertido sus
reflexiones en una suculenta nota intitulada «El proceso inmediato por flagrancia (PIF)
en el contexto de la reforma del proceso penal». Lo que hay que destacar de estas
reflexiones es el acento que el doctor Mendoza le pone al contexto histórico, social,
político y cultural en el que se desenvuelven las instituciones jurídicas. Y eso es lo que
celebramos de esta nota: su análisis no solo del texto, sino del contexto.

Lea también: Diez cosas que debes saber de de Claux Roxin y de su teoría del dominio
de la voluntad en aparatos organizados de poder.

El profesor Celis escribe que, ante la imposibilidad de que todos los casos vayan a parar al
juicio oral, se promovió intensamente la aplicación de «salidas alternativas» como los
mecanismos de simplificación procesal (terminación anticipada, proceso inmediato, etc.).
Es en ese contexto que la terminación anticipada se convirtió en el mecanismo
alternativo de mayor uso, al punto que la prensa celebraba que las sentencias batieran
records de rapidez.

Lea también: Pensamiento jurídico-penal en Nietzsche: la norma moral como


fundamento de la norma penal.
Pero en seguida vino lo malo: «Pronto se hizo notoria la perversión de la finalidad de las
terminaciones anticipadas; en efecto, era recurrente obtener la aceptación del imputado
en un contexto de presión, pues su trámite estaba anudado a un requerimiento de prisión
preventiva (como espada de Damocles); con ello se afectaba seriamente las garantías de
un debido proceso y los derechos del imputado».

Lea también: Omisión a la asistencia familiar: «Capacidad económica se debe probar


en sede penal».

Si bien, como apunta el doctor Celis, esa genuina expresión del fast justice se detuvo
cuando se separó el trámite del proceso de terminación anticipada de la solicitud de
prisión preventiva, de manera que la justicia negociada (con pleno respeto a la autonomía
de voluntad del imputado, como dice el profesor) volvía a los despachos, la misma
perversión se presentó bajo un nuevo ropaje: el proceso inmediato por flagrancia. «De
hecho –dice el doctor– operativamente así se manifiesta, pues la generalidad de los casos
concluyen en la audiencia única de incoación de proceso inmediato con una terminación
anticipada». Aquí el clímax de sus reflexiones:

Lea también: Veinte consejos prácticos para ejercer la abogacía.

Pero ya no se trata de quebrar la voluntad del imputado con una petición de prisión
preventiva como mecanismo de coacción; sino que ahora es el imperativo del Decreto
Legislativo 1194, que impone un vertiginoso procedimiento, y deja solo como alternativa
a una sorprendida defensa a optar por una terminación anticipada, para obtener una
disminución de la pena, como premio por su renuncia al juicio oral.

Lea también: Proceso inmediato: ¿poco tiempo para preparar la defensa?

Por otro lado, así se avance a la estación del juicio inmediato (juicio oral) en el proceso
inmediato por flagrancia, este no garantiza en absoluto una preparación de información
para la defensa, pues la única fase de producción de información se superó con las fugaces
24 horas de la Detención Preliminar. El trascurso del tiempo, entre la Detención
Preliminar y el desarrollo de la Audiencia Única del Juicio Inmediato por flagrancia, es
básicamente de preparación ritual del juicio oral; en ese orden, la defensa técnica está
enervada o anulada.

Lea también: Ramiro Salinas cuestiona el proceso inmediato en quince minutos.

Se ingresa al juicio oral con una situación procesal vencida; en efecto, no se trata de
mera desventaja procesal, sino de una real situación de defensa derrotada, deviniendo el
juicio oral en una mera parafernalia. En ese contexto, la única opción de la defensa
técnica del imputado es el sometimiento al procedimiento de terminación anticipada,
en la expectativa de obtener una disminución de pena tasada legalmente; con ello, el
retorno vigoroso y remozado de la terminación anticipada (mecanismo eficaz y expeditivo
en quebrar voluntades para la cuantificación estadística de sentencias) pero ahora con la
cobertura del proceso inmediato por flagrancia.
Lea también: Razones político criminales del proceso inmediato y su aplicación en el
Perú: una discusión actual.

El proceso especial de terminación anticipada suprime el juicio oral; el proceso inmediato


por flagrancia, con terminación anticipada, también suprime el juicio oral. Esta expresión
de la fast justice, no es característica de un proceso penal acusatorio. De hecho la
aplicación en la legislación comparada es para determinados delitos con una cuantía de
pena moderada; y los plazos son mayores. Estas son otras de las razones para reclamar y
defender el proceso inmediato regular y cuestionar el proceso inmediato por flagrancia.

Lea también: «Si el proceso inmediato fuera facultativo los fiscales no lo usarían».
Texto completo de la ponencia de César Nakazaki en el II Pleno Jurisdiccional.

Razones político criminales del proceso


inmediato y su aplicación en el Perú: una
discusión actual
Por Reynaldo Pandia Mendoza - enero 30, 2016
Imagen: UNODC.

A partir de las sentencias condenatorias que se han venido dictando en el marco de la


vigencia del Decreto Legislativo Nº 1194, específicamente en los casos de los policías
agredidos en el ejercicio de su función por personas intervenidas, siendo uno de estos el
caso de la ciudadana Silvana Buscaglia Zapler, la aplicación del proceso inmediato ha
sido aplaudida por un sector importante de operadores jurídicos; sin embargo, otro sector
no menor viene cuestionando su legitimidad constitucional, señalando –entre otros
aspectos– que las penas impuestas a través del proceso inmediato serían
desproporcionadas.

Uno y otro advierten que con la implementación del proceso inmediato se estarían
vulnerando derechos elementales del procesado, v. gr. el derecho de defensa expresado en
el plazo razonable que todo investigado debe tener para preparar su defensa; también se
dice que su aplicación no estaría siendo acorde con la ratio legis del Decreto Legislativo
Nº 1194.

Lea también: ¿Las sentencias judiciales deben llevar notas bibliográficas?

La desproporcionalidad de la pena no es atribuible al proceso inmediato sino a la


norma material

Por tanto, a continuación abordaremos estos aspectos, desde nuestro modesto punto de
vista. Con relación al primer cuestionamiento, debo señalar que no es correcto atribuirle la
«desproporcionalidad de la pena» a la implementación del proceso inmediato; pues, las
reglas o criterios para la medición de la pena privativa de la libertad están establecidos, no
en las normas que regulan el proceso inmediato, sino en la norma material –parte general
del Código Penal, a través del sistema de tercios–; por tanto, achacarle la
desproporcionalidad de las penas a la aplicación del proceso inmediato, es un error.
La violación de garantías procesales no es atribuible al proceso inmediato, sino a los
operadores jurídicos

Y con relación al segundo cuestionamiento, en el que se dice que la implementación del


proceso inmediato vulneraría garantías procesales del imputado, debo señalar que si
bien acorta los plazos del proceso penal, no se vulneran garantías procesales. El “t” del
asunto es que su implementación exige jueces y fiscales adecuadamente capacitados,
policías y abogados, igualmente capacitados.

Vea también: Pedro Miguel Angulo Arana: problemas en torno al proceso inmediato

Pues, si tenemos un fiscal adecuadamente capacitado, este operador jurídico en su


condición de defensor de la legalidad, regido por el Principio de Objetividad, en el
momento de calificar los actuados, con responsabilidad determinará si en un caso concreto
concurren o no alguno de los supuestos de aplicación del proceso inmediato; el efectivo
policial realizará cada diligencia preliminar con respeto a los derechos procesales
elementales del intervenido.

Lea también: Si el proceso inmediato fuera facultativo los fiscales no lo usarían Texto
completo de la ponencia de César Nakazaki

Por su parte, el juez también capacitado hará un control exhaustivo del requerimiento de
incoación del proceso inmediato. A su turno, el abogado defensor del imputado, basado en
el Principio de Contradicción, también coadyuvará en el control del requerimiento
de incoación del proceso inmediato postulado por el Ministerio Público.

Lea también: Juicios contra animales (I): el célebre caso de una marrana francesa

La aplicación del proceso inmediato está sujeta normativamente a diversos controles

Nótese que la aplicación del proceso inmediato está sujeta normativamente a diversos
controles, por consiguiente, no debe existir la posibilidad de vulneración de las garantías
procesales del investigado, ni de la parte agraviada; dependerá su eficacia y legitimidad
procesal y constitucional de quiénes sean los operadores jurídicos que intervengan en su
aplicación. Aunado a ello cabe anotar –y recordar siempre– que el proceso inmediato, es
un «proceso especial», por lo tanto, su aplicación no debe ser una regla general, es una
excepción al proceso penal común, que su incoación debe tener lugar única y
exclusivamente ante los supuestos regulados en el Decreto Legislativo Nº 1194, en lo
demás el caso penal debe ser ventilado en la vía del proceso común.

Lea también: La garantía del plazo razonable está completamente anulada en el


proceso inmediato por flagrancia

Colofón: ratio legis del Decreto Legislativo Nº 1194

Y por último, con relación a la ratio legis del Decreto Legislativo Nº 1194, cabe precisar
que aquella señalada en la exposición de motivos, como el fortalecimiento de la seguridad
ciudadana, la lucha contra la delincuencia y el crimen organizado, en especial combatir el
sicariato, la extorsión, el tráfico ilícito de drogas e insumos químicos, la usurpación y
tráfico de terrenos y la tala ilegal de madera, no resulta muy coherente con la excepción
que se señala en el mismo Decreto Legislativo, al indicarse que quedan exceptuados en
su aplicación los casos en los que por su complejidad sean necesarios ulteriores actos de
investigación. Pues, los casos de criminalidad organizada o la alta delincuencia requiere la
realización de actos de investigación ulteriores sucesivos, que no hacen viable de por sí la
incoación de procesos inmediatos.

martes, 1 de septiembre de 2015


COMENTARIOS AL DECRETO LEGISLATIVO Nº 1194 – APLICACIÓN DEL PROCESO
INMEDIATO A LOS CASOS DE FLAGRANCIA DELICTIVA

SINOPSIS:

En razón a la serie de normas promulgadas por el Ejecutivo para frenar el avance de la


criminalidad –sea esta común u organizada-, es que se ha dispuesto, entre otras medidas,
aplicar el proceso inmediato prescrito en los arts. 446º al 448º del Código Procesal Penal,
siendo especificadas las circunstancias en las que se da inicio al trámite judicial en los
casos de flagrancia delictiva reportados en sede policial; siendo el objeto del dispositivo
legislativo evitar el engorro de un proceso común en razón a la presentación de evidencias
que permitan a los operadores jurídicos –llámese Ministerio Público y Poder Judicial-
promover una justicia más expeditiva.

EL PROCESO INMEDIATO:
Se conoce como proceso inmediato a la serie de procedimientos que tiene como objeto
emitir una respuesta efectiva por parte de la jurisdicción frente a casos de flagrancia
delictiva, confesión sincera o configuración de elementos objetivos de convicción que
generen certeza de la comisión del tipo penal.

El proceso inmediato se explana dentro de la doctrina procesal como


“El proceso especial que amerita el abreviamiento del proceso, al no desarrollarse las
fases de investigación preparatoria e intermedia; siendo el Fiscal quien solicite el trámite
del mismo en caso se configure tanto la flagrancia del delito, la confesión del mismo por
parte del agente, o la evidencia de comisión del delito dentro de las fases
investigatorias[1].”

Dicho esto, el objeto de lo dispuesto en el Decreto Legislativo Nº 1194 es que el art. 446º
del Decreto Legislativo Nº 957 se aplique a casos en los que un sujeto haya sido
aprehendido por la policía, o en su defecto cuando la confesión haya sido previamente
validada conforme a los requisitos prescritos en el art. 160º del Código Procesal Penal,
siempre y cuando el proceso no sea declarado complejo de acuerdo a lo prescrito en el
inciso 3) del art. 342º de la norma adjetiva.

Una de las características más resaltantes de la norma pasa porque, luego de que venciera
el plazo de detención en sede policial (24 horas para los casos en general y 15 días
calendario para delitos de terrorismo y tráfico ilícito de drogas), el Fiscal remitirá al Juez
en un plazo no mayor de 48 horas un requerimiento de inicio de Proceso Inmediato, siendo
que el magistrado a cargo tendrá la misión de establecer la medida coercitiva a dictarse
en contra del imputado, la aplicación del Principio de Oportunidad -en caso sea necesario-
, y la procedencia o no del procedimiento; siendo –conforme a lo prescrito en el art.448º
del NCPP- que el Juez debe en un plazo máximo de 72 horas desde la recepción del
requerimiento fiscal convocar a una Audiencia Única.

En la Audiencia Única, el Fiscal postulará su acusación, y conforme se vayan suscitando


la o las audiencias posteriores en la que las partes tienen el derecho a probar sus tesis –
sean estas incriminatorias o de defensa-, se determinará la resolución que dé por
concluido el proceso, siendo la resolución impugnable en las vías establecidas conforme
al ordenamiento procesal.

Para concluir con el resumen de este nuevo dispositivo, es preciso señalar que en el caso
de personas que cometieron delitos tales como omisión de asistencia familiar y conducción
en estado de ebriedad se podrá convocar a este proceso a efecto de establecer una
condena pronta dada la flagrancia de los delitos antes expuestos.
CONCLUSIONES:

Este tipo de procesos lo que busca es, entre otras cosas, asegurar la eficacia y la celeridad
de los procesos penales en caso de aquellos infractores de la ley penal que hayan sido
capturados por la Policía Nacional, a efectos de que no se acumulen procesos y con ello
se agrave la sobrecarga procesal en los distritos judiciales del país.

Este es uno de los avances en la aplicación del Código Procesal Penal del 2004, pues el
dispositivo legal se encuentra en Lima solo aplicable a los procesos por delitos contra la
Administración Pública[2], por lo que el planeamiento de aplicación del texto legal va a
crecentando, siendo tarea pendiente del Estado –a través de los poderes Ejecutivo y
Judicial- emplazar un solo ordenamiento procesal para así estar involucrados en una serie
de normativas que solo confunden más al operador jurídico.

Luis Gamarra Alvan

Abogado

Estudio DTB Abogados

[1] SEMINARIO SAYAN; Gustavo, El Principio de Oralidad en el Código Procesal Penal


del 2004, artículo publicado para: GACETA JURÍDICA, Manual del Código Procesal Penal,
1º Edición, Gaceta Jurídica, Lima, 2011, Pág. 48.
[2] Siendo que a la fecha, los distritos judiciales que aplican el NCPP son: Huaura, La
Libertad, Ucayali, San Martín, Amazonas, Madre de Dios, Tumbes, Arequipa, Moquegua,
Cañete, Ica, Cajamarca, Cusco, Puno, Lambayeque, Piura, Ancash, Santa, Pasco, Junín,
Huancavelica, Lima Sur, Lima Norte y Callao.

Foto: Union Puebla

Publicado por David Torres Barreto en 13:10


Código Procesal: El Proceso Inmediato
Uno de los procesos especiales previstos en el Código Procesal Penal (CPP), conocido
como Proceso Inmediato fue modificado mediante el Decreto Legislativo N° 1194,
que entró en vigencia desde el 1° de diciembre. La modificación del artículo 446 y la
nueva estructura otorgada a los artículos 447 y 448 del Código, establecen que es un
proceso obligatorio para los casos de flagrancia.

Código Procesal: El Proceso Inmediato

Síguenos en Facebook y YouTube

06 de Diciembre del 2015 - 11:59 » Textos: Javier Trujillo » Fotos: Javier Trujillo

Uno de los procesos especiales previstos en el Código Procesal Penal (CPP), conocido
como Proceso Inmediato fue modificado mediante el Decreto Legislativo N° 1194, que
entró en vigencia desde el 1° de diciembre.

Inicialmente el proceso era para reducir los plazos, a fin de que el fiscal acuse cuando
tenga todos los medios probatorios para imputarle responsabilidad al detenido. La
modificación del artículo 446 y la nueva estructura otorgada a los artículos 447 y 448 del
Código, establecen que es un proceso obligatorio para los casos de flagrancia.

A diferencia de su regulación anterior, donde se le establecía como una facultad aplicable


a discrecionalidad del fiscal, el artículo 446 del CPP ahora dispone que es deber del
fiscal la incoación (inicio) del proceso inmediato; salvo que el caso sea complejo y
requiera de investigación.

Proceso. Según la norma, el proceso a seguir incluye que el fiscal, luego del término del
plazo de la detención policial, solicite la investigación preparatoria al juez, y éste en 48
horas tendrá que realizar una audiencia única para determinar la procedencia de la
solicitud en caso se cumplan los tres criterios establecidos.

El fiscal, durante el referido procedimiento, debe acompañar su pedido con el expediente


fiscal para que durante ese periodo el sospechoso siga en calidad de detenido.

El juez, en este sentido, deberá seguir tres formas: La primera, que dispone la procedencia
de la medida coercitiva requerida por el fiscal contra el sospechoso; la segunda, la
procedencia del principio de oportunidad; y la última está referida al inicio inmediato del
proceso.

Luego de una vez aceptado el proceso inmediato, el fiscal procederá a formular la


acusación dentro 24 horas, a fin de que el juez de investigación preparatoria lo remita al
juez penal competente, quien dictará un auto de enjuiciamiento y de citación a juicio.

El juez penal efectuará una audiencia única de juicio oral, pública e inaplazable en el
día. De no darse en el momento, la audiencia no debe exceder las 72 horas, a fin de que la
fiscalía exponga en forma resumida los hechos delictivos que imputan al acusado y las
pruebas halladas.

sábado, 12 de septiembre de 2015


MODIFICACIONES AL PROCESO INMEDIATO: D.L. NRO. 1194
MODIFICACIONES AL PROCESO: INMEDIATO DECRETO
LEGISLATIVO Nro. 1194

Primero, debemos saber que se


conoce como proceso inmediato a la serie de procedimientos que tiene como objeto
emitir una respuesta efectiva por parte de la jurisdicción frente a casos de
flagrancia delictiva, confesión sincera o configuración de elementos objetivos de
convicción que generen certeza en el Fiscal sobre la comisión del tipo penal.
En la doctrina procesal, se señala que el proceso inmediato es:
“El proceso especial que amerita el abreviamiento del proceso, al no desarrollarse
las fases de investigación preparatoria e intermedia; siendo el Fiscal quien solicite
el trámite del mismo en caso se configure tanto la flagrancia del delito, la confesión
del mismo por parte del agente, o la evidencia de comisión del delito dentro de las
fases investigatorias[1].”
De esto, se tiene que el objeto del proceso inmediato, es darle celeridad al proceso
y llevar el mismo en forma directa a juicio oral, desde diligencias preliminares o
desde la fase inicial de la investigación preparatoria propiamente dicha, debido a
que no hace falta realizar una investigación preparatoria, debido a que, como se
ha señalado líneas arriba, existe una flagrancia delictiva y/o porque existen
elementos de convicción suficientes que evidencian la comisión del ilícito penal.
Ahora, bajo el Decreto Legislativo materia de análisis, se modificaron los artículos
446, 447 y 448 del Código Procesal Penal, siendo las mas resaltantes las
modificaciones a los artículo 446 y 447, cuyos textos originales eran los
siguientes:
Artículo 446 Supuestos del proceso inmediato.-

1. El Fiscal podrá solicitar la vía del proceso inmediato, cuando: a) el imputado ha sido sorprendido y detenido
en flagrante delito; o, b) el imputado ha confesado la comisión del delito; o, c) los elementos de convicción
acumulados durante las diligencias preliminares, y previo interrogatorio del imputado, sean evidentes.

2. Si se trata de una causa seguida contra varios imputados, sólo será posible el proceso inmediato si todos
ellos se encuentran en una de las situaciones previstas en el numeral anterior y estén implicados en el mismo
delito. Los delitos conexos en los que estén involucrados otros imputados no se acumularán, salvo que ello
perjudique al debido esclarecimiento de los hechos o la acumulación resulte indispensable.

Artículo 447 Requerimiento del Fiscal.-

1. El Fiscal, sin perjuicio de solicitar las medidas de coerción que correspondan, se dirigirá al Juez de la
Investigación Preparatoria formulando el requerimiento de proceso inmediato. El requerimiento se
presentará luego de culminar las diligencias preliminares o, en su defecto, antes de los treinta días de
formalizada la Investigación Preparatoria.

2. Se acompañará al requerimiento el expediente fiscal.

El Decreto Legislativo reza lo siguiente (modificaciones resaltadas en negrita):


“Artículo 446.- Supuestos de aplicación

1. El Fiscal debe solicitar la incoación del proceso inmediato, bajo responsabilidad, cuando se
presente alguno de los siguientes supuestos: a) El imputado ha sido sorprendido y detenido en
flagrante delito, en cualquiera de los supuestos del artículo 259; b) El imputado ha confesado la
comisión del delito, en los términos del artículo 160; o c) Los elementos de convicción acumulados
durante las diligencias preliminares, y previo interrogatorio del imputado, sean evidentes.

2. Quedan exceptuados los casos en los que, por su complejidad, de conformidad con lo dispuesto
en el numeral 3 del artículo 342, sean necesarios ulteriores actos de investigación.

3. Si se trata de una causa seguida contra varios imputados, sólo es posible el proceso inmediato si
todos ellos se encuentran en una de las situaciones previstas en el numeral anterior y estén
implicados en el mismo delito. Los delitos conexos en los que estén involucrados otros imputados no
se acumulan, salvo que ello perjudique al debido esclarecimiento de los hechos o la acumulación
resulte indispensable.

4. Independientemente de lo señalado en los numerales anteriores, el Fiscal también deberá solicitar


la incoación del proceso inmediato para los delitos de omisión de asistencia familiar y los de
conducción en estado de ebriedad o drogadicción, sin perjuicio de lo señalado en el numeral 3 del
artículo 447 del presente Código.

“Artículo 447.- Audiencia única de Incoación del proceso inmediato en casos de flagrancia delictiva . 1.-Al
término del plazo de la detención policial establecido en el artículo 264, el Fiscal debe solicitar al Juez de
la investigación preparatoria la incoación del proceso inmediato. El Juez, dentro de las cuarenta y ocho
horas (48) siguientes al requerimiento fiscal, realiza una Audiencia única de Incoación para determinar la
procedencia del proceso inmediato. La detención del imputado se mantiene hasta la realización de la
Audiencia.
1. Dentro del mismo requerimiento de incoación, el Fiscal debe acompañar el expediente fiscal y comunicar
si requiere la imposición de alguna medida coercitiva, que asegure la presencia del imputado en el
desarrollo de todo el proceso inmediato. El requerimiento de incoación debe contener, en lo que resulte
pertinente, los requisitos establecidos en el numeral 2 del artículo 336.
2. En la referida Audiencia, las partes pueden instar la aplicación del principio de oportunidad, de
un acuerdo reparatorio o de la terminación anticipada, según corresponda.

3. La Audiencia única de Incoación del proceso inmediato es de carácter inaplazable. Rige lo


establecido en el artículo 85. El Juez, frente a un requerimiento fiscal de incoación del proceso
inmediato, se pronuncia oralmente en el siguiente orden, según sea el caso: a) Sobre la
procedencia de la medida coercitiva requerida por el Fiscal; b) Sobre la procedencia del principio
de oportunidad, de un acuerdo reparatorio o de la terminación anticipada, solicitado por las
partes; c) Sobre la procedencia de la incoación del proceso inmediato.

4. El auto que resuelve el requerimiento de proceso inmediato debe ser pronunciada, de modo
impostergable, en la misma Audiencia de Incoación. La resolución es apelable con efecto
devolutivo.

5. Pronunciada la decisión que dispone la incoación del proceso inmediato, el Fiscal procede a
formular acusación dentro del plazo de veinticuatro (24) horas, bajo responsabilidad. Recibido el
requerimiento fiscal, el Juez de la Investigación Preparatoria, en el día, lo remite al Juez Penal
competente, para que dicte acumulativamente el auto de enjuiciamiento y de citación a juicio,
con arreglo a lo dispuesto en el numeral 3 del artículo 448.

6. Frente al auto que rechaza la incoación del proceso inmediato, el Fiscal dicta la Disposición que
corresponda o la formalización de la Investigación Preparatoria. Para los supuestos comprendidos
en los literales b) y c), numeral 1 del artículo 446, rige el procedimiento antes descrito en lo que
corresponda. Solo en estos supuestos, el requerimiento se presenta luego de culminar las
diligencias preliminares o, en su defecto, antes de los treinta días de formalizada la Investigación
Preparatoria.”

De esto, tenemos tres modificaciones fundamentales:


1) Primero, y el que es tal vez el aspecto mas importante, es que ya no será una
facultad del Fiscal decidir si inicia un proceso inmediato o no, sino que deberá
hacerlo necesariamente cuando se presenten algunos de los supuestos indicados
(flagrancia, confesión o vastedad de elementos de convicción), bajo su
responsabilidad.
2) El segundo punto pasa por el plazo de presentación, en la anterior legislación, se
establecía que el Fiscal requería al Juez la Instalación del Proceso inmediato luego
de culminada las diligencias preliminares o en su defecto, treinta días
después de formalizada la investigación; sin embargo, el actual texto, señala
que el fiscal solicitara la incoación del proceso inmediato, luego de que venciera
el plazo de detención en sede policial (24 horas para los casos en general y
15 días calendario para delitos de terrorismo y tráfico ilícito de drogas), el
Fiscal remitirá al Juez en un plazo no mayor de 48 horas un requerimiento de
inicio de Proceso Inmediato, esto, con el evidente propósito de darle aun mayor
celeridad al proceso.
3) Finalmente, es preciso señalar que en el caso de personas que cometieron delitos
tales como omisión de asistencia familiar y conducción en estado de ebriedad se
podrá convocar a este proceso a efecto de establecer una condena pronta dada la
flagrancia de los delitos señalados.
Cabe precisar, que este Dispositivo legal, señala expresamente que entrara en
vigencia a los 90 días de su publicación en el Diario Oficial El Peruano, habiendo
sido publicada el 30 de agosto de 2015.
A modo de conclusión, tenemos que este proceso lo que busca es, entre otras
cosas, asegurar la eficacia y la celeridad de los procesos penales en caso de
aquellos infractores de la ley penal que hayan sido capturados por la Policía
Nacional, a efectos de que no se acumulen procesos y con ello se agrave la
sobrecarga procesal en los distritos judiciales del país.

[1] SEMINARIO SAYAN; Gustavo, El Principio de Oralidad en el Código Procesal Penal del 2004,
artículo publicado para: GACETA JURÍDICA, Manual del Código Procesal Penal, 1º Edición, Gaceta
Jurídica, Lima, 2011, Pág. 48.
Publicadas por Iustitia Corporación Jurídica a la/s 17:51

viernes, 1 de enero de 2016


EL PROCESO PENAL INMEDIATO EN CASOS DE FLAGRANCIA DE VIOLENCIA CONTRA LA
POLICÍA; LO QUE LOS FISCALES Y JUECES DEBEN TENER EN CUENTA
A fines del año pasado entró en vigencia el Decreto Legislativo N° 1194, que modificó las
normas del proceso penal inmediato; su utilización ya no es una facultad sino un deber de
los fiscales.
Para aplicar el proceso inmediato en los casos de violencia contra la Policía, es
indispensable que se verifique que el acto policial sea legítimo, pues el deber de
obediencia a la autoridad desaparece si aquel fue arbitrario. Asimismo, el juez deberá
verificar la capacidad de culpabilidad o imputabilidad cuando hay información que lo
justifica.
Dentro de la lógica de un Derecho penal y procesal de emergencia, se busca dar una
rápida respuesta de justicia a una demanda social de seguridad frente al delito, agravada
por una cultura de ilegalidad.
EJEMPLO
En el caso de la violencia contra la Policía, es indispensable la verificación que el acto
policial sea legítimo, es decir, se haya realizado o intentado realizar de forma
reglamentaria. El acto policial legítimo es un hecho constitutivo del delito de violencia
contra la Policía y por tanto debe ser probado.
La procedencia del proceso inmediato exige que la Fiscalía esté en condiciones de
demostrar que el imputado ha realizado una acción violenta frente a un acto policial
legítimo o reglamentario.
En la audiencia única de inicio del proceso inmediato el Juez debe verificar que la Fiscalía
cuenta con actos de investigación suficientes para formular una acusación, es decir para
establecer un acto policial legítimo.
Hay que diferenciar delito descubierto y delito probado. Los supuestos de flagrancia son
casos de descubrimiento del delito, el conocimiento que este se ha cometido; no
necesariamente permiten alcanzar la evidencia delictiva, presupuesto esencial del proceso
inmediato.
Se debe entender que la evidencia delictiva, el caso probado, no solo significa que el fiscal
tenga fuentes de prueba para acusar, sino que la defensa esté en condiciones de probar
los hechos que demostrarían que no hay delito o que la pena debe ser menor.
La flagrancia no evidencia los hechos impeditivos; por ejemplo los casos de faz negativa
del delito como lo son las causas de justificación, las causas de exclusión de la
culpabilidad o las causas de exculpación. Tampoco la flagrancia permite probar las
circunstancias atenuantes de la pena, por ejemplo las eximentes incompletas del artículo
21 del Código penal.

En los casos de violencia contra la Policía es indispensable además examinar la


concurrencia de la causa de justificación derecho de resistencia frente al acto arbitrario. El
deber de obediencia a la autoridad desaparece ante un acto policial ilegítimo o arbitrario
conforme al artículo 2 inciso 23 de la Constitución.

La evidencia delictiva puede alcanzarse en los supuestos de flagrancia del delito de


violencia a la autoridad, salvo que existan elementos de prueba de la causa de justificación
derecho de resistencia legal, si se prefiere, legítima defensa, e incluso una legítima
defensa imperfecta. Los supuestos antes señalados pueden llevar, según su nivel, a que
el Fiscal no formalice investigación preparatoria, a que el Juez estime una excepción de
improcedencia de acción o incluso, que por necesidad de prueba de la defensa,
complejidad probatoria, deba seguirse el caso en la vía del proceso común.
Las circunstancias de un caso de violencia contra la Policía, más aun por la dinámica del
proceso inmediato, también exigen que el juez verifique la capacidad de culpabilidad o
imputabilidad cuando hay información que lo justifica. Si se informa que el imputado, por
ejemplo, sufre de trastorno bipolar, es indispensable verificar si al reaccionar con violencia
ante el acto policial se encontraba en fase hipomaniaca o maniaca, porque en estas puede
perder la capacidad de actuar conforme a la comprensión de la realidad o perder la
conciencia.
En el reciente caso de un joven que agredió a un Policía, se informó que sufre trastorno
de personalidad limítrofe o borderline; la persona sufre una importante afectación del
control de impulsos que puede llevar a una inimputabilidad o responsabilidad restringida
del artículo 20 inciso 1 y artículo 21 del Código penal, respectivamente. La necesidad de
prueba de una enfermedad mental puede llevar a que no sea procedente utilizar el proceso
inmediato.
Los cuadros de ira, tan frecuentes en el empleo de la violencia, según su intensidad y
circunstancias personales del imputado, pueden expresar trastornos de personalidad que
inciden en la responsabilidad penal.
La gravedad de las penas, la dinámica del proceso inmediato y su incidencia sobre la
defensa reclaman un estricto control sobre la capacidad de culpabilidad.
Por último, la velocidad del proceso inmediato, en el cual en horas o días una persona
puede ser acusada, juzgada y sentenciada, exige que se garantice, entre otras cosas:
a) que la persona cuente con defensor desde su detención o inicio de diligencias
preliminares;
b) que el abogado realice una defensa eficaz;
c) que el juez analice las necesidades de defensa, principalmente probatorias, que
presente el abogado para oponerse al proceso inmediato; y,
d) que en el supuesto que se mantenga el criterio que el juez no es garante de la defensa
eficaz sino el defendido que lo nombra o acepta, se asimile la oposición del defensor al
proceso inmediato, como la aprobación con la conformidad con la acusación de su
patrocinado.

Proceso inmediato será obligatorio en


casos de flagrancia
Derecho Penal , Penal , Proceso Penal
El recientemente publicado Decreto Legislativo N° 1194 ha
realizado importantes modificaciones al Proceso Inmediato,
proceso especial previsto en el Código Procesal Penal de 2004.
Allí se establece desde nuevos plazos hasta nuevas obligaciones
para el fiscal y el juzgador. Veamos las novedades.

Se ha modificado uno de los procesos especiales previstos en el Código


Procesal Penal de 2004, conocido como Proceso Inmediato.
Originalmente, este proceso estaba destinado a reducir los plazos,
dándole al fiscal la oportunidad de interponer acusación cuando tiene
todos los medios probatorios suficientes para imputarle responsabilidad
al detenido.

Ahora se ha establecido que este es un proceso obligatorio para los casos


de flagrancia, de modo que se ha modificado el artículo 446 del Código
y se ha dado una estructura completamente nueva a los artículos 447 y
448.

Así se ha dispuesto mediante el Decreto Legislativo N° 1194, norma que


regula el proceso inmediato en casos de flagrancia en el marco de la
delegación de facultades legislativas en materia de seguridad ciudadana,
publicado en El Peruano del domingo 30 de agosto de 2015. Veamos las
novedades.

El deber del fiscal de incoar proceso inmediato (artículo 446)

A diferencia de su regulación anterior, en donde se le establecía como


una facultad aplicable a discrecionalidad del fiscal, el artículo 446 del CPP
ahora dispone que sea deber del fiscal la incoación del proceso
inmediato. Los supuestos siguen siendo los mismos: detención en
flagrancia delictiva, confesión del imputado o la existencia de elementos
de convicción acumulados durante las diligencias preliminares.

Asimismo, se exonera al fiscal del deber de incoar el proceso inmediato


en los casos complejos donde sea necesaria la realización de ulteriores
actos de investigación (inciso 2).

El antiguo inciso 2 ha sido colocado ahora en el inciso 3, donde se


establece que ante una pluralidad de imputados solo es posible el
proceso inmediato si todos ellos se encuentran en una de las situaciones
previstas en el primer párrafo. Además, mantiene la disposición de que
los delitos conexos en los que estén involucrados otros imputados no se
acumulan, salvo que ello perjudique al debido esclarecimiento de los
hechos o la acumulación resulte indispensable.
Finalmente, se indica en el inciso 4 que en los casos de delitos de omisión
de asistencia familiar y los de conducción en estado de ebriedad o
drogadicción el fiscal también deberá solicitar la incoación del proceso
inmediato, sin perjuicio de que las partes pueden instar la aplicación del
principio de oportunidad, de un acuerdo reparatorio o de la terminación
anticipada (numeral 3 del artículo 447).

El proceso inmediato en los nuevos artículos 447 y 448

El artículo 447 ahora tiene una estructura completamente distinta y


nueva. De ella resalta el párrafo 1 en donde se establece que al término
del plazo de la detención policial, el fiscal deberá solicitar al juez de la
investigación preparatoria la incoación del proceso inmediato, quien
resolverá dentro de las cuarenta y ocho horas para determinar la
procedencia del proceso inmediato. Durante todo el trámite se mantiene
la detención del imputado hasta la realización de la audiencia.

El párrafo cuarto establece que la audiencia única de incoación del


proceso inmediato es de carácter inaplazable. Asimismo, el párrafo seis
establece que aceptado el requerimiento, el fiscal procede a formular
acusación dentro de las 24 horas; el cual deberá ser remitido en el día al
juez penal por parte del juez de la investigación preparatoria; y el
primero dictará acumulativamente el auto de enjuiciamiento y de citación
a juicio.

La audiencia de juicio inmediato es regulada por el artículo 448, que


presenta también una nueva estructura. Allí se dispone que el juez penal
realice la audiencia única de juicio inmediato en el día de recibido el auto
que incoa el proceso inmediato, de no ser ello posible, su realización no
debe exceder las setenta y dos horas.

El párrafo cuarto de este artículo establece que el juicio se realiza en


sesiones continuas e ninterrumpidas hasta su conclusión; por lo que el
juez penal que instale el juicio no puede conocer otros hasta que culmine
el ya iniciado. Finalmente, es posible aplicar las reglas del proceso común
cuando no estén previstas para el proceso inmediato siempre que sean
compatibles con su naturaleza célere.

La aplicación del proceso inmediato a raíz de la modificatoria del decreto legislativo Nº


1194 colisiona con el derecho de defensa, en los juzgados penales de la provincia de
Sicuani: un análisis a partir de la experiencia.
El presente trabajo de investigación surge con la finalidad de realizar un estudio, análisis e
interpretación respecto a las sustanciales modificatorias producidas sobre el proceso inmediato
mediante el decreto legislativo N° 1194, normativa que expedida por el poder ejecutivo
obedeciendo a la delegación del legislativo, publicada en el diario oficial el peruano en fecha 30
de agosto del 2015 y que entro en vigencia el 28 de noviembre del 2015. Siendo que la finalidad
de esta norma jurídica es combatir la creciente ola de inseguridad ciudadana, por ende es que el
legislador tomando en cuenta este aspecto y con la finalidad de aminorar la sensación de
inseguridad ciudadana latente especialmente en los estratos sociales más vulnerables, es que
reforma el articulado del libro V, artículos 446, 447 y 448 del código procesal penal del 2004
referente al proceso inmediato, introduciendo cambios sustanciales a la norma original, cambios
que para efectos de la presente investigación inciden en que se afecte una serie de garantías y
principios tanto procesales como constitucionales ya que se afecta esencialmente figuras como el
plazo razonable, el derecho a la defensa, la presunción de inocencia, así también en la dación de
la norma se afecta algunas garantías constitucionales como son la autonomía y titularidad de la
acción penal; por ende se enerva la esencia misma del proceso penal que por su naturaleza y a
raíz de innumerables sacrificios históricos se ha constituido en la sociedad peruana un sistema
acusatorio garantista que por su esencia es reconocedor de los derechos fundamentales de las
personas (sin distinción sea este imputado o agraviado) y en donde se establece que la acción
punitiva del estado se materializa a través de un órgano persecutor del delito (Ministerio Publico)
y que la función de juzgar se realiza a través de un órgano imparcial, en el marco de
reconocimiento de garantías procesales y sujeción a la constitución política del Perú. Por ende no
se puede enervar todo un sistema de justicia penal por la implantación unilateral de una sola
figura de justicia rápida que realiza un vuelco de 360 grados sobre un sistema de justicia que
inicialmente era garantista, solo por conseguir resultados más rápidos para llenar estadísticas
que responden a intereses políticos de turno, que con la finalidad de obtener aceptación aplican
políticas criminales erróneas, que si bien disminuyen la carga procesal en los despacho fiscales y
judiciales no disminuyen la delincuencia que siempre estará latente, en la sociedad humana. Es
por esta razón que la investigación que planteamos tiene un matiz tendiente a averiguar de qué
forma la aplicación del nuevo modelo de justicia rápida afecta el derecho a la defensa, para lo
cual se utilizara un enfoque de investigación cuantitativa, esencialmente debido a que por medio
del análisis de expedientes y entrevistas a algunos especialistas explicaremos si este proceso
incide o no en que se vulnere el derecho de defensa, dentro de este ámbito también se pretende
descubrir otros datos periféricos que nos ayuden a entender la realidad aplicativa de la norma
que actualmente se encuentra vigente. Por tanto es menester señalar que la investigación
jurídica que se viene realizando es pertinente y conducente, para entender los pros y contras del
decreto, ya que la realidad aplicativa dista mucho de los objetivos por los que inicialmente el
legislador elaboro la tan sonada y criticada reforma, es importante señalar además que
realizaremos un análisis valorativo de conceptos que deben estar presentes para la elaboración
de las normas, temas como estado, constitución, proceso penal, sistemas procesales, garantías
constitucionales y principios del proceso penal, debido a que todos estos temas tiene íntima
relación, por contener nexos, ya que no se podría hablar de elaboración de normas (decretos
legislativos, etc.), sin que estas se encuentren subordinadas a una norma suprema como es la
constitución, y no se podría hablar de constitución sin tener en cuenta la evolución historia de
estado, ya que con el surgimiento de la sociedad y la necesidad de organización de esta, es que
surge el estado. Todo lo anteriormente mencionado debe estar englobado en el respeto de los
derechos fundamentales de la persona humana, por tanto concluimos diciendo que conforme lo
esgrimido resulta necesario cuestionar algunas normas, ya que el legislador es humano y puede
llegar a equivocarse.

PROMULGAN DECRETO
LEGISLATIVO QUE REGULA EL
PROCESO INMEDIATO EN CASOS DE
FLAGRANCIA
Actualmente nuestro país está sufriendo una realidad preocupante, que se viene dando por
el incremento de la delincuencia y la inseguridad ciudadana; robos, asaltos, secuestros,
conducción en estado de ebriedad, microcomercialización, feminicidio, agresiones,
secuestros, violaciones son algunos de los delitos más frecuentes, a los que estamos
expuestos todos los ciudadanos, sin discriminación de su condición social económica, sexo
u otra índole; dicha situación se ha desbordado en los últimos años y las cifras estadísticas
son alarmantes con proyección a incrementarse.

En este sentido, el Congreso de la República se vio en la imperiosa necesidad de delegar en


el Poder Ejecutivo (PE), la facultad de legislar en materia de seguridad ciudadana, mediante
Ley 30336, con el fin de fortalecer la lucha contra la delincuencia y el crimen organizado.
Es así que el PE, mediante el Decreto Legislativo (D.L.) N° 1194, ha regulado el proceso
inmediato en casos de flagrancia, modificando el Libro Quinto, Sección Primera, del Código
Procesal Penal, Decreto Legislativo 957.

En tal sentido queda modificado El artículo 446, establece su definición y los supuestos de
su aplicación, en el cual, refiere que el proceso inmediato es un proceso especial y de
simplificación, estrictamente oral, que tiene por finalidad el juzgamiento racional, ágil y
eficiente de aquellos casos en los que, por sus propias características, son innecesarios
mayores actos de investigación, el proceso inmediato omite la etapa intermedia así como la
de investigación preparatoria.

Por otro lado, El artículo 447° establece los procedimientos de la audiencia única de
incoación del proceso inmediato en casos de flagrancia delictiva, los plazos, los medidas
coercitivas que se tenga que solicitar por parte del fiscal, así como la oportunidad de
aplicación de los principios de oportunidad, de un acuerdo reparatorio o de la terminación
anticipada, según corresponda, el plazo para formular de la acusación fiscal, todas las
diligencias deben de realizarse antes de los treinta días de formalizada la Investigación
Preparatoria.

Finalmente, el artículo 448° establece los procedimientos de la audiencia única de juicio


inmediato, el mimos que debe de realizarse como máximo dentro de las 72 horas de recibido
el auto que dispone la incoación del proceso inmediato, la audiencia pública e inaplazable
con las formalidades que exige la norma, la misma que se realizara en sesiones continuas e
ininterrumpidas hasta su conclusión, y el juez penal que instale el juicio no podrá iniciar
otros hasta que culmine el ya iniciado.

La importancia de esta norma también es cautelar por el interés del menor, pues la norma
también será de aplicación para los casos de omisión a la asistencia familiar, referidos a los
padres que no cumplen con pasar los alimentos de sus menores hijos, y a los delitos contra
la seguridad pública que se deriven de la conducción en estado de ebriedad.

También cabe señalar que el Poder Judicial (PJ), mediante Resolución Administrativa Nº
231-2015-CE-PJ de fecha 15 de julio de 2015, ha dispuesto la implementación de la unidad
de flagrancia delictiva en la Corte Superior de Justicia de Tumbes como sede piloto, el 1º
de Agosto del presente, extrínsecamente no hace otra cosa que disponer el restablecimiento
de la aplicación del proceso inmediato, en vista que su aplicación justifica su vigencia.

La aplicación de esta norma, dispuesta por el PJ facilita la intervención del estado, para la
rápida conclusión del proceso penal, evitando tramitar por todas las etapas del proceso,
resarciendo oportunamente el daño sufrido a la víctima, así como la expectativa ciudadana,
reduciendo la carga procesal en la etapa de investigación preparatoria e intermedia,
generando el ahorro de los recursos públicos evitando gastos y esfuerzo humano
innecesario, y reduciendo la impunidad en aquellos casos que por el transcurso del tiempo
dejen de ser perseguidos.

Finalmente, la promulgación del D.L. N° 1194, que regula el proceso inmediato en casos de
flagrancia, demandaría en el Poder Judicial, Ministerio Público, Defensa Pública y Policía
Nacional del Perú, la designación de órganos jurisdiccionales que administren justicia bajo
los preceptos del proceso inmediato, dentro del plazo razonable en el ámbito de sus
competencias, consecuentemente corresponde a este poder del estado disponer las medidas
administrativas pertinentes para el cumplimiento del mencionado D.L..