Sie sind auf Seite 1von 3

El revolucionario arte urbano de

Oaxaca
By Michael Graham de La Rosa and Samuel Gilbert, Al Jazeera, adaptado por la redacción de
Newsela on 03.29.17
Word Count 754
Level 820L

El frente del Taller Siqueiros, cuyo dueño es Yescka, un artista y miembro de ASARO. Foto: Gabriela Campos/Al Jazeera.

OAXACA, México – En octubre pasado, un grupo de artistas mexicanos llevó a cabo una
reunión. El grupo se conoce como Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca
(ASARO). Ellos se reunieron en Espacio Zapata, un taller de arte en Oaxaca, México.

Los artistas estaban allí para planificar una acción. Esa noche salieron a las calles y pegaron
impresos en las paredes de la ciudad de Oaxaca, aunque eso no es permitido por la ley. Ellos
estaban usando su arte para luchar contra la injusticia.

Mario Guzmán es uno de los artistas de ASARO. Según dijo, la misión del grupo es mostrar otro
punto de vista. Por lo general, es diferente a lo que publica el Gobierno de Oaxaca. Guzmán dijo
que el Gobierno silencia a las personas que no están de acuerdo, y a menudo lo hace a la fuerza.

This article is available at 5 reading levels at https://newsela.com. 1


Oaxaca es un estado pobre con mucha población indígena o nativa. Tiene sus raíces en la gente
que vivió en México antes de que llegaran los europeos. Muchos aquí creen que las
comunidades indígenas son tratadas de forma injusta.

En la actualidad, Espacio Zapata es uno de una docena de estudios o talleres gráficos que han
surgido en el estado. Cada uno le pertenece y es administrado por un grupo independiente de
artistas locales.

El arte es un medio para apoyar al pueblo

ASARO surgió en el 2006, cuando los maestros en huelga fueron atacados por la policía. Los
maestros exigían que se mejorara la educación en el estado y que la población indígena
estuviera mejor representada en el proceso de tomar decisiones. El enfrentamiento produjo la
muerte de al menos 17 personas.

Muchos habitantes de Oaxaca salieron a las calles para apoyar a los maestros en huelga.
Pusieron barricadas y tomaron los edificios del Gobierno y las estaciones de radio y televisión.

"Nuestras familias y nuestros vecinos salieron a la calle para apoyar a sus maestros", dijo Iván
Michel, uno de los artistas de ASARO. "Yo salí, apenas un niño".

"Éramos estudiantes de arte", dijo Chapo, otro artista del grupo. Él y otros artistas comenzaron a
pintar en las calles "porque la gente nos dio pintura en aerosol", dijo.

"Una de las ideas en la que todos estuvimos de acuerdo es que el arte es un medio para apoyar
las luchas de nuestro pueblo", dijo Chapo.

Una batalla constante con el Gobierno

ASARO ha seguido apoyando a los maestros de Oaxaca, cuya batalla con el Gobierno ya lleva
10 años. El verano pasado, la policía mexicana tuvo una lucha con unos maestros. Ocho civiles
murieron.

Durante esa lucha el verano pasado, los artistas de ASARO pegaron carteles para apoyar a los
maestros. Cuando la policía disolvió la manifestación, también quitaron todos los carteles de
ASARO.

Una obra de arte en forma de grabado no dura mucho tiempo en el centro de Oaxaca. Por esa
razón, es importante crear un "trabajo de calidad", dijo Guzmán. Un buen cartel llamará la
atención "antes de que venga el Gobierno y lo quite".

This article is available at 5 reading levels at https://newsela.com. 2


Turismo gráfico

ASARO y otros grupos similares han tenido muchas dificultades y sus carteles públicos son
removidos rápidamente. No obstante, los entusiastas del arte extranjeros han comenzado a
apreciar este trabajo.

En octubre del año pasado, cientos de extranjeros vinieron a Oaxaca para ver estos grabados en
una feria de arte. Algunos artistas vendieron grabados por hasta $1.000 a los turistas y a los
amantes del arte.

Esta feria demuestra cómo ha ido en aumento la reputación de Oaxaca. La ciudad se ha


convertido en la capital del arte del grabado en México.

Los grabados son apreciados y buscados por sus técnicas, que son muy especializadas. Ahora,
algunas obras de arte de la calle se han trasladado a los museos.

No obstante, los artistas siguen enfocando su atención en el público y en las calles.

"Cuando ASARO realiza sus obras, muchas de ellas ciertamente acaban en la galería, donde
son vendidas y compradas", dijo Guzmán. "Pero esa forma de arte originalmente estaba
destinada a estar en la calle".

Resistencia generacional

De vuelta en Espacio Zapata, la pequeña hija de Guzmán trabaja a su lado. Ella aprende las
técnicas de grabado.

Para Guzmán, el arte es algo que hay que proteger y pasar a las siguientes generaciones.

"Cuando vemos que algo malo está sucediendo en nuestra comunidad, nos unimos y trabajamos
juntos", apuntó Michel. "Esto se pasa a nuestros jóvenes. Ellos se crían sabiendo que deben
protegerse unos a otros".

Los artistas de Oaxaca usan su talento para "apoyar la lucha de nuestro pueblo", dijo Guzmán.

This article is available at 5 reading levels at https://newsela.com. 3