Sie sind auf Seite 1von 11

TEMA: Cohete Jet

OBJETIVO GENERAL:

 Conocer los principios fundamentales que rigen el comportamiento de los fluidos,


para aplicarlo en un dispositivo denominado cohete jet.

OBJETIVOS ESPECIFICOS:

 Construir el mecanismo el cual se pueda impulsar, mediante la expulsión del


fluido haciendo uso de aire a gran presión.
 Identificar el fluido con el que se va a trabajar en el dispositivo y con el que se va
a obtener una distancia máxima

 Hallar un ángulo con que el dispositivo tendrá mayor trayectoria y tenerlo en


cuenta al momento de elaborar la pista que servirá como sistema de disparo al
momento del lanzamiento.

 Realizar pruebas del dispositivo ya elaborado para determinar la cantidad de


fluido a manipular y de la misma forma la presión a utilizar
 Comprender las funciones del agua y del aire en la propulsión vertical del cohete.

MATERIALES

 3 Botellas de plástico de 2 litros


 Tapón de corcho
 Inflador de bicicleta
 Agua
 Una aguja de inflar balones
 Cartón (para alerones)
 Pegamento
 Pintura en spray
 Madera (para la pista)
 Ruedas de un carro de juguete
 Cinta adhesiva
 Bicarbonato
 Clavos
 2 Bisagras

1
 GRÁFICO

2
MARCO TEÓRICO

Los cohetes propulsados por agua se basan en el funcionamiento de varios principios


físicos tales como:

 El principio de Pascal.
 El principio de acción o reacción (3ª ley de Newton).
 Leyes de movimiento como el tiro parabólico.
 Caída libre con rozamiento.
 Aerodinámica.

Un cohete es básicamente una máquina voladora autopropulsada que se mueve siguiendo


las leyes básicas de la física. La diferencia entre este y un avión radica fundamentalmente
en que no se apoya en el medio para propulsarse, o sea que puede viajar en el vacío.

Existen cuatro fuerzas básicas que predominan en el cohete:

El peso (weight) es la fuerza generada por la atracción gravitacional de la Tierra. Depende


de la masa, pero en este caso como no la conserva durante todo el vuelo consideraremos
la masa total sólo en el primer momento y aplicada en el centro de gravedad (CG).
El empuje (thrust) es la fuerza que impulsa hacia arriba y genera el movimiento principal
del cohete. Se genera por la salida de masa desde un extremo a alta velocidad cumpliendo
el principio de acción y reacción.
La sustentación aerodinámica (lift) se produce por la acción de las superficies de
sustentación cuando el cohete se desplaza.
La resistencia aerodinámica (drag) es generada por el rozamiento del cuerpo del cohete
con el aire, y se opone al movimiento vertical.
LEYES DE NEWTON
Nuestro cohete además está sometido a las tres leyes o principios de Newton:
Según la PRIMERA LEY DE NEWTON, si no existen fuerzas externas que actúen sobre un
cuerpo, éste permanecerá en reposo o se moverá con una velocidad constante en línea
recta.
El movimiento termina cuando fuerzas externas de fricción actúan sobre la superficie del
cuerpo hasta que se detiene. Cuando se presenta un cambio en el movimiento de un
cuerpo, éste presenta un nivel de resistencia denominado INERCIA. Por tanto, a la primera
ley de Newton también se le conoce como ley de la inercia.
La SEGUNDA LEY DE NEWTON determina que si se aplica una fuerza a un cuerpo, éste se
acelera. La aceleración se produce en la misma dirección que la fuerza aplicada y es
inversamente proporcional a la masa del cuerpo que se mueve. Si la masa de los cuerpos
es constante, la fórmula que expresa la segunda ley de Newton es: fuerza = masa x
aceleración.

3
En cambio cuando la masa del cuerpo aumenta o disminuye (cohete), la aceleración
disminuye o aumenta. Entonces, debes establecer la cantidad de movimiento (p) que
equivale al producto de la masa de un cuerpo por su velocidad. Es decir: p = m x v.
La TERCERA LEY DE NEWTON postula que la fuerza que impulsa un cuerpo genera una
fuerza igual que va en sentido contrario Es decir, si un cuerpo ejerce fuerza en otro
cuerpo, el segundo cuerpo produce una fuerza sobre el primero con igual magnitud y en
dirección contraria. La fuerza siempre se produce en partes iguales y opuestos. Por esta
razón, a la tercera ley de Newton también se le conoce como ley de acción y reacción.
AERODINÁMICA
Las fuerzas aerodinámicas que produce en su movimiento el cohete se pueden simplificar
en dos: sustentación y arrastre.
Para mejorar el vuelo, se debe producir la sustentación sin incrementar demasiado el
arrastre. El Centro de Presiones
(CP) es el lugar donde se concentran todas las fuerzas aerodinámicas normales que actúan
sobre un modelo de cohete durante su vuelo. Es decir, es el punto donde actúa la “Fuerza
Normal” resultante de todas las fuerzas de presión que ejerce el aire sobre la superficie
del modelo. La ubicación de éste punto puede variar dependiendo de la forma del
modelo. El Centro de gravedad (CG) es el lugar donde se concentra todo el peso del
cohete. Es decir, hay tanto peso distribuido delante del CG del cohete, como detrás de él.
La ubicación de éste punto varía durante el vuelo del modelo, ya que conforme el motor
va consumiendo su propelente el reparto del peso en todo el modelo va cambiando. El
Margen de estabilidad de un cohete es la distancia existente entre el CP y el CG. Por
convención, la distancia mínima para considerarla como Margen de estabilidad, es una
separación entre el CP y el CG igual al mayor diámetro del cuerpo del cohete. A esta
distancia mínima se la conoce como calibre.

Mecánica de fluidos, parte de la física que se ocupa de la acción de los fluidos en reposo o
en movimiento, así como de las aplicaciones y mecanismos de ingeniería que utilizan
fluidos. La mecánica de fluidos es fundamental en campos tan diversos como la
aeronáutica (véase Avión), la ingeniería química, civil e industrial, la meteorología, las
construcciones navales y la oceanografía.

La mecánica de fluidos puede subdividirse en dos campos principales: la estática de


fluidos, o hidrostática, que se ocupa de los fluidos en reposo, y la dinámica de fluidos, que
trata de los fluidos en movimiento. El término de hidrodinámica se aplica al flujo de
líquidos o al flujo de los gases a baja velocidad, en el que puede considerarse que el gas es
esencialmente incompresible. La aerodinámica, o dinámica de gases, se ocupa del
comportamiento de los gases cuando los cambios de velocidad y presión son lo
suficientemente grandes para que sea necesario incluir los efectos de la compresibilidad.

Entre las aplicaciones de la mecánica de fluidos están la propulsión a chorro, las turbinas,
los compresores y las bombas (véase Aire comprimido). La hidráulica estudia la utilización
en ingeniería de la presión del agua o del aceite.

4
Estática de fluidos

Una característica fundamental de cualquier fluido en reposo es que la fuerza ejercida


sobre cualquier partícula del fluido es la misma en todas direcciones. Si las fuerzas fueran
desiguales, la partícula se desplazaría en la dirección de la fuerza resultante. De ello se
deduce que la fuerza por unidad de superficie —la presión— que el fluido ejerce contra las
paredes del recipiente que lo contiene, sea cual sea su forma, es perpendicular a la pared
en cada punto. Si la presión no fuera perpendicular, la fuerza tendría una componente
tangencial no equilibrada y el fluido se movería a lo largo de la pared.

Este concepto fue formulado por primera vez en una forma un poco más amplia por el
matemático y filósofo francés Blaise Pascal en 1647, y se conoce como principio de Pascal.
Dicho principio, que tiene aplicaciones muy importantes en hidráulica, afirma que la
presión aplicada sobre un fluido contenido en un recipiente se transmite por igual en
todas direcciones y a todas las partes del recipiente, siempre que se puedan despreciar las
diferencias de presión debidas al peso del fluido y a la profundidad.

Cuando la gravedad es la única fuerza que actúa sobre un líquido contenido en un


recipiente abierto, la presión en cualquier punto del líquido es directamente proporcional
al peso de la columna vertical de dicho líquido situada sobre ese punto. La presión es a su
vez proporcional a la profundidad del punto con respecto a la superficie, y es
independiente del tamaño o forma del recipiente. Así, la presión en el fondo de una
tubería vertical llena de agua de 1 cm de diámetro y 15 m de altura es la misma que en el
fondo de un lago de 15 m de profundidad. De igual forma, si una tubería de 30 m de
longitud se llena de agua y se inclina de modo que la parte superior esté sólo a 15 m en
vertical por encima del fondo, el agua ejercerá la misma presión sobre el fondo que en los
casos anteriores, aunque la distancia a lo largo de la tubería sea mucho mayor que la
altura de la tubería vertical. Veamos otro ejemplo: la masa de una columna de agua dulce
de 30 cm de altura y una sección transversal de 6,5 cm2 es de 195 g, y la fuerza ejercida en
el fondo será el peso correspondiente a esa masa. Una columna de la misma altura pero
con un diámetro 12 veces superior tendrá un volumen 144 veces mayor, y pesará 144
veces más, pero la presión, que es la fuerza por unidad de superficie, seguirá siendo la
misma, puesto que la superficie también será 144 veces mayor. La presión en el fondo de
una columna de mercurio de la misma altura será 13,6 veces superior, ya que el mercurio
tiene una densidad 13,6 veces superior a la del agua. Véase también Atmósfera;
Barómetro; Capilaridad.

Dinámica de fluidos

Esta rama de la mecánica de fluidos se ocupa de las leyes de los fluidos en movimiento;
estas leyes son enormemente complejas, y aunque la hidrodinámica tiene una
importancia práctica mayor que la hidrostática, sólo podemos tratar aquí algunos
conceptos básicos.

5
El interés por la dinámica de fluidos se remonta a las aplicaciones más antiguas de los
fluidos en ingeniería. Arquímedes realizó una de las primeras contribuciones con la
invención, que se le atribuye tradicionalmente, del tornillo sin fin. La acción impulsora del
tornillo de Arquímedes es similar a la de la pieza semejante a un sacacorchos que tienen
las picadoras de carne manuales. Los romanos desarrollaron otras máquinas y
mecanismos hidráulicos; no sólo empleaban el tornillo de Arquímedes para bombear agua
en agricultura y minería, sino que también construyeron extensos sistemas de acueductos,
algunos de los cuales todavía funcionan. En el siglo I a.C., el arquitecto e ingeniero romano
Vitrubio inventó la rueda hidráulica horizontal, con lo que revolucionó la técnica de moler
grano.

A pesar de estas tempranas aplicaciones de la dinámica de fluidos, apenas se comprendía


la teoría básica, por lo que su desarrollo se vio frenado. Después de Arquímedes pasaron
más de 1.800 años antes de que se produjera el siguiente avance científico significativo,
debido al matemático y físico italiano Evangelista Torricelli, que inventó el barómetro en
1643 y formuló el teorema de Torricelli, que relaciona la velocidad de salida de un líquido
a través de un orificio de un recipiente, con la altura del líquido situado por encima de
dicho agujero. El siguiente gran avance en el desarrollo de la mecánica de fluidos tuvo que
esperar a la formulación de las leyes del movimiento por el matemático y físico inglés
Isaac Newton. Estas leyes fueron aplicadas por primera vez a los fluidos por el matemático
suizo Leonhard Euler, quien dedujo las ecuaciones básicas para un fluido sin rozamiento
(no viscoso).

Euler fue el primero en reconocer que las leyes dinámicas para los fluidos sólo pueden
expresarse de forma relativamente sencilla si se supone que el fluido es incompresible e
ideal, es decir, si se pueden despreciar los efectos del rozamiento y la viscosidad. Sin
embargo, como esto nunca es así en el caso de los fluidos reales en movimiento, los
resultados de dicho análisis sólo pueden servir como estimación para flujos en los que los
efectos de la viscosidad son pequeños.

6
PROCEDIMIENTO

Conseguir todos los materiales antes mencionados

Empezamos primero a cortar las botellas de soda de 2 litros de capacidad, a las cuales le
agregábamos otra cortada para que sirva de ojiva, cortando también la rosca del pico.
El material elegido para los alerones fue el cartón de los cuales debemos hacer 3 para
pegarlos luego en las botellas.

Después de haber cortado la botella y colocarlas en la posición acordada se procede a


pegarlas bien para que no exista alguna fuga al momento de realizar el disparo, para
reforzar el pegado se debe añadir cinta adhesiva en las partes que están pegadas.
Cuando ya el pegamento de las botellas haya secado se pega los alerones antes realizados
y finalmente se procede a pintar el cohete.

Para el sistema de disparo el cual está elaborado en madera se debe realizar una especie
de pista del cual el cohete se despliegue evitando en el mismo algún tipo de rozamiento
por eso surgió la idea de aplicar a la pista unas ruedas de juguete.

CONCLUSIONES

 La elaboración del cohete fue una experiencia enriquecedora para nosotros ya


que podemos apreciar el funcionamiento que produce el agua al introducir
presión a la botella

 Para lograr desarrollar nuestro experimento recurrimos a la tercera Ley de Newton


acción-reacción, al ejercer una fuerza en el interior de la botella (aumentando la
presión), ésta presión hace que el aire salga despedido hacia abajo, haciendo que
el cohete ascienda.

 A media que se realizaban las pruebas se podía dar cuenta que la altura que
alcance el cohete, depende de tres factores: el peso, la cantidad de agua y la
fricción.

 Es necesario recalcar que hay muchas variables sobre las que se puede actuar para
modificar el funcionamiento y la eficiencia del cohete: su masa total, el volumen
del depósito, la cantidad de agua, la presión del aire, la forma del cohete.

7
 RECOMENDACIONES

Al momento de pegar las botellas evitar que exista alguna fuga pues esto incidir al
momento del lanzamiento
 Cuando se realice el lanzamiento se debe uno mantener a una distancia adecuada.
Generalmente se usan cordeles para accionar el mecanismo de liberación
manteniéndose lejos de posibles trayectorias inesperadas del cohete.
 También se debe recordar que el chorro de agua de un cohete tiene la suficiente
fuerza para romper los dedos de quien lo maneja, así que nunca se debe intentar
abrir su espita con las manos para lanzarlos.

8
BIBLIOGRAFIA:

9
ANEXOS

10
11