Sie sind auf Seite 1von 10

Jesús Lemus habla muy claramente desde el principio de uno de los mas

grandes problemas de México: la ambición y la sobreexplotación de


recursos. En el prólogo hace un interesante análisis sobre los delincuentes de
cuello blanco, dice que son peores que los mismos narcotraficantes ya que
estos no solo corrompen a policías locales y federales si no que a altos
mandos del Poder Ejecutivo.

La riqueza en este país es uno de los principales problemas pues en la


ambición de conseguirla destruye comunidades enteras de personas que
jamás logran beneficiarse de este supuesto desarrollo, los empresarios son
una mafia que controla el país y lo peor es que nadie mas logra sentir algún
tipo de rendimiento por esto, somos un país rico lleno de pobres.

Antes de leer el libro yo consideraba que el principal problema en México


era la venta de drogas y pensaba que una vez legalizadas seguramente
ayudaría a la economía nacional, me equivocaba, el mercado de metales es
mucho mas rentable y útil además que es totalmente legal. El gobierno
mexicano ha otorgado concesiones con todos los permisos y sin considerar
ni regular el impacto ambiental que esta actividad genera. Las ha entregado a
empresas internacionales que en sus respectivos países respetan la ley y no
dañan los ecosistemas pero llegan a México y destruyen sin compasión
nuestras tierras, ¿Dónde quedó nuestra soberanía?.

Lo más impactante del libro se resume en los primeros renglones de este


capítulo, en 11 años la industria minera, en su mayoría extranjera, logró
extraer casi el doble de la cantidad de oro que se extrajo en 300 años durante
la colonia española. Tendemos a satanizar a los españoles por el abuso que
tuvieron con los indígenas y creemos que a partir de la independencia
logramos ser un país soberano y creo que es todo lo contrario, somos un país
que sigue siendo explotado por el extranjero legalmente.

El autor habla que a partir de Salinas y su neoliberalismo la política de


Estado ha sido entregar al mejor postor los recursos naturales que deberían
pertenecerle a la Nación mexicana y que debería favorecer a la población. Se
han modificado las leyes a favor del mercantilismo y la explotación sin
censura de los empresarios y lo peor es que gracias a esto hay una severa
fuga de capitales que bien podrían ser explotados por el Estado.

El gobierno ha dejado bien claro que vale mas el oro que una vida humana y
que todo aquel que alce la voz en contra de esta explotación rapaz estará en
peligro y en el ojo de huracán. El autor habla que en 17 años hubieron
asesinatos de 276 lideres comunales y defensores indígenas, 138 lideres
comunales están presos y 250 mas están desaparecidos o desplazados de sus
hogares.

En estos tiempos electorales es preciso analizar el fenómeno sociológico ( o


sociopatico) de los empresarios mexicanos. Estos critican férreamente a
Andrés Manuel porque a su parecer la ideología estadista atenta contra
libertad pero estos mismo empresarios son cómplices de la represión a la
libertad de los lideres comunales de alzar la voz y protestar en contra de la
explotación de su tierra. De igual manera es aberrante que el mismo Estado
sea quién utiliza el sistema judicial para reprimir a estas personas que se
oponen a los proyectos mineros, como se explica en el libro la misma ONU
y su departamento de defensa de los Derechos Humanos tiene a México
reprobado en la materia.
Impresiona que además de legislar a favor del sector empresarial, las mismas
empresas con apoyo del Estado vulneran el Derecho Internacional pues este
establece claramente que para la explotación de la tierra se debe consultar
formalmente a la población que pudiese verse afectada. En este país no
existe la consulta popular, unos tienen el mando del país y hacen lo que
quieren donde quieren. ¿Independencia? Independencia sería que el pueblo
decidiera sobre este tipo de cosas, no puede ser posible que una empresa
extranjera y su afán de volverse mas rica sea mas importante que una familia
mexicana y que mientras el dueño de esta empresa bebe un mojito en su yate
en el caribe, un niño esté lejos de su casa sin tener que comer porque el
cianuro utilizado por la empresa en la mina obligo a su familia a moverse de
lugar.

El capitulo habla de varias historias de lideres que son perseguidos por el


Estado y por el crimen organizado, es evidente que los procesos para detener
a estos lideres son rápidos y eficaces pero los reclamos presentados en el
poder judicial en contra de cualquier acto mercantilista son tardados y nunca
se resuelven. El Estado mexicano permite la vulneración de los derechos
humanos y la masacre de su pueblo en aras de un desarrollo económico mal
planteado e ineficiente.

Las empresas están coludidas con el crimen organizado y lo utilizan como su


mano armada y represiva para cualquier tipo de detentador de sus obras,
según testimonios que están en el texto, los mismos criminales que tanto
temen los empresarios son los guardaespaldas de sus destructivas minas, se
manejan cifras que donde hay minas o ingresa el sector minero el alza en los
delitos sube.
Plantea una paradoja interesante y que da coraje, habla sobre un líder
comunal llamado Ismael Solorio que luchaba en defensa de la tierra y el
derecho de los ejidatarios al suministro de agua para sus actividades
productivas, nunca se metió en temas de seguridad, no obstante recibió
amenazas de muerte durante su lucha y fue agredido por trabajadores de
Mag Silver Corp. Después lo mataron. Su lucha no fue en vano al menos, un
mes después de su muerte un tribunal agrario federal dio validez a su
petición y suspendieron 100 años toda exploración y explotación de las
tierras, sin embargo el gobierno federal compensó a la empresa afectada
otorgándole 10 proyectos mineros en cinco estados del país.

Podemos ver que aun cuando se hace justicia ni los gobernantes ni los
empresarios pueden quedarse tranquilos, hay una relación evidente de esos
grupos de poder y es preocupante pensar que ellos son los que están detrás
de las políticas disque-publicas. Hay que pensar que el pueblo elige a sus
representantes y estos no representan al pueblo ya que dudo mucho que
cualquier civil común quisiera entregarle a una empresa extranjera los
recursos de su país.

La misma UNODC reconoce esta coalición entre mineras y células del


crimen organizado y si estas mineras están de la mano del gobierno federal,
la lógica da por resultado que el gobierno federal, los empresarios imperiales
y el crimen son uno mismo. Con diferentes labores, poderes y jerarquías
pero es una coalición poderosa que como ciudadanos deberíamos temer, el
dinero es quien reina en esta país y las decisiones se toman con base a volver
mas ricos a los ricos no importando que tanto pudiesen lastimar a los grupos
vulnerables.
En este capítulo siguen las malas noticias, hablan de un activista llamado
Antonio Esteban Cruz que luchaba por la defensa de la tierra en la sierra del
Norte de Puebla, lo mataron por la movilización que organizó, se opuso a la
instalación de una mina a cielo abierto y la construcción de cuatro
hidroeléctricas que darían pie a la privatización del agua.

El activista estaba en contra de la instalación de las tiendas corporativas


Wal-Mart y Coppel pues consideraba que atentaban contra el negocio local y
las formas ancestrales de comercio que practican en esas zonas. Estaba en
contra de las hidroeléctricas pues dejarían sin agua a 29 comunidades
rurales, cabe mencionar que estas están siendo desarrolladas por grupo ICA
que es dueño del 43% de las concesiones publicas y es del mismísimo,
honorable, generoso y amable (léase con aires de ironía) Carlos Slim.

Como podemos analizar este activista no estaba peleando por un capricho o


por su beneficio individual, el luchaba a favor de comunidades que se
quedarían sin agua! Es indignante que personas de este calibre y que además
le dan voz a muchos sean asesinadas, el Estado debería cuidar mas a estas
personas. Ellos hacen la labor del Estado y son los verdaderos representantes
del pueblo.

A partir del movimiento este activista lo institucionalizó y formó el


Movimiento Independiente Obrero Campesino Urbano y Popular (MIOCUP)
donde agrupo a 12 mil personas, y en marzo del 2014 convocó un foro
indígena y campesino donde se reunieron varios representantes indígenas
nacionales y de Centroamérica y a partir de ese encuentro se formó una
organización internacional que encara a las empresas extractivas que
pretenden explotar suelo indígena.
México no es el único país que sufre de estos problemas, en Honduras
también existe esta represión y esta monstruo minero que destruye y
desplaza. Berta Cáceres era una mujer hondureña que fue asesinada en el
2016 por frenar proyectos económicos madereros y de explotación del suelo
que afectaban el agua y alimentos de comunidades indígenas de Honduras.

Esta mujer frenó un proyecto de una empresa llamada DESA y que era
financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económica. El
Banco al ver el conflicto que se estaba efectuando dejó de financiar y
condenó a DESA a pagar los recursos que ya habían entregado. Sin
embargo, el proyecto estaba frenado pero no erradicado, empresas y bancos
de Alemania, Holanda, Canadá y Estados Unidos invirtieron para que se
reiniciaran los trabajos suspendidos y con mas fuerza, ahora en vez de una
obra que afectaría un río, serían tres los ríos afectados. Y como habían varios
opositores indígenas, DESA contrató exmilitares y sicarios para cuidar las
obras y para efectuar actos terroristas en contra de los comuneros.

Estos sicarios fueron los responsables de la muerte de la activista, un día


irrumpieron en su casa y le dispararon a ella y a un acompañante, pero el
segundo sobrevivió para contar que los atacantes huyeron en un carro de la
compañía DESA.

El 85% de los proyectos mineros del país están concesionados directamente


a empresas de capital canadiense con limitada participación mexicana, en los
últimos 12 años el gobierno federal otorgó la concesión de explotación
minera sobre 22 millones y medio de hectáreas, lo que representa una cuarta
parte del territorio nacional. Es imposible pensar en soberanía si empresas
extranjeras controlan una cuarta parte del país, el presidente Felipe Calderón
otorgó mas de un millón de hectáreas en Michoacán, su estado natal.

El 97% de las concesiones es para empresas trasnacionales, esto pone a


México en el ojo de la actividad minera del mundo, además, para explotar
suelo mexicano las empresas mineras solo necesitan una minima
representación mexicana. Esto se flexibilizo gracias a TLCAN, se eliminó el
requisito que exigía una asociación de 49 por 51 por ciento.

Las empresas trasnacionales que operan la actividad minera en el pais con


mayoritariamente canadienses pero también hay estadounidenses, chinas,
inglesas, australianas, japonesas, coreanas, suizas, luxemburguesas, chilenas,
Indus, holandesas y peruana. Estamos hablando de un Neocolonialismo
empresarial que va totalmente en contra de la supuesta soberanía nacional.

Hay 25 estados que tiene conflictos sociales graves con temas mineros, es
preocupante y alarmante aunque no salga en los medios que mucho mas de
la mitad de los estados del país estén viviendo problemas por culpa de esta
explotación rapaz. El hostigamiento y la prepotencia ni siquiera es exclusivo
de las empresas, también el Estado es responsable del encarcelamiento de
varios lideres de oposición bajo pretextos totalmente ilegales.

La desigualdad económica es grave en México, solo cuatro empresarios


concentran casi el 9% del PIB y tienen una fortuna similar a la que pudieran
sumar mas de 34 millones de mexicanos, casualmente estos participan en la
minería. Estos hombres son; Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Bailleres
y Salinas Pliego. A estos seres las concesiones se las comenzaron a otorgar
durante el sexenio de Felipe Calderón y continuó durante el mandato de
Peña Nieto, otra vez por lógica podemos deducir que el PAN y el PRI son
absolutamente lo mismo.

Slim logró que el gobierno autorizara la explotación de las minas


subterráneas de Sierra Pinta con el método de cielo abierto que consiste en
utilizar cianuro, una substancia altamente toxica que afecta a la población y
al medio ambiente, es mas barato y rápido. Esta practica está prohibida en
varios países, entre ellos, Estados Unidos y Canadá.

Las técnicas que utilizan generalmente los mineros son la intimidación y las
mentiras afirmando que la minería traerá desarrollo a las comunidades y
como la mayoría de los pueblos viven en pobreza y desempleo la llegada de
una mina si genera empleo pero con las consecuencias ambientales ya
comentadas y con sus salarios mal remunerados. Slim y sus empresas
hicieron esto en Tetela de Ocampo, bajo la promesa de desarrollo han
convencido a la población y ya construyeron un centro cultural donde los
niños asisten a clases y regalan comida a las mujeres. Ojala hicieran esto en
otros pueblos donde no hay minas ni recursos para explotar.

German Larrea es el empresario mas beneficiado por la minería en México,


constituyo el Grupo México que es la tercer minera mas importante
exportadora de cobre del mundo. En Sonora tiene un usufructo de 5 millones
900 mil hectáreas, durante el sexenio de Calderón el crecimiento se vio
incrementado ya que el abogado de Larrea se convirtió en secretario de
gobernación, un claro ejemplo del tráfico de influencias.

Grupo México no es solo la tercer minera de cobre mas importante del


mundo, también es responsable de la mayor tragedia minera y ecológica de
México, en 2014 tuvo un derrame toxico de sulfatos de cobre en dos rios de
Sonora y en 2006 quedaron sepultados 65 mineros en una mina de Coahuila
que estaba mal construida y en condiciones prohibidas por la Secretaría del
Trabajo.

Alberto Bailleres Gonzalez es otro mexicano que se ha beneficiado de la


minería con su empresa Industrias Peñoles que en total tiene una superficie
comparable con dos Ciudades de México. Sus concesiones han sido fruto del
tráfico de influencias con gobiernos Priistas y Panistas y al igual que todos
los demás también es sabido que en varias minas del norte del país existe
presencia del narcotráfico, en especial del Cartel de Sinaloa.

En las regiones en las que Industrias Peñoles tiene presencia es donde la


violencia se ha ido al alza, varios grupos indígenas y de pueblos que se
encuentran en “El Triangulo Dorado” en el norte del país han hecho
peticiones para que el gobierno federal intervenga en las zonas mineras
violentas pero no se hace nada, como siempre.

El autor expone a todos estos empresarios de manera objetiva y es curioso


ver como en estos días han salido comunicados de los empresarios
implorando a los candidatos que en el proximo sexenio se siga manteniendo
la paz y la libertad, como si los desplazados por su avaricia vivieran y
disfrutaran de la libertad.

No solo la explotación desmedida es un problema si no la violación a los


derechos humanos de quienes son opositores. Las corporaciones gastan
fortunas en hacer ruido mediatico para hacer parecer a los opositores como
criminales frente a la población y por si fuera poco además la ley trata como
criminales a quienes se oponen y beneficia a las empresas. El marco juridico
mexicano pasó de ser un ejemplo del derecho social mundial a convertirse
en un derecho de carácter mercantilista que no apoyo a los vulnerables.

Las empresas mineras han sido denunciadas varias veces por activistas de
estar coludidas con el narcotrafico, el caso mas sonado fue en Michoacán
donde la empresa Ternium se alió con Los Caballeros Templarios para
proteger las minas. Y después los vemos criticando las propuestas de
amnistía del candidato…

En el norte de puebla encontraron un yacimiento de oro y plata muy


importante en la cuenca del ria Apulco, los opositores han recibido
amenazas de parte de los zetas y de autoridades locales. Lo mismo pasa en
varios municipios del estado de Puebla,