Sie sind auf Seite 1von 103

Escuela Técnica Superior de Ingenieros de

Caminos, Canales y Puertos

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID

Master’s Thesis

Control del Contenido de


Cemento de Inyecciones en Suelo.
Aplicación Práctica

Nóvaro Aronés Barbarán


MSc Ingeniero Civil

Julio, 2017

Copyright 2017
c Universidad Politécnica de Madrid
Escuela Técnica Superior de Ingenieros de
Caminos, Canales y Puertos
Departamento de Ingenierı́a y Morfologı́a del Terreno

Control del Contenido de


Cemento de Inyecciones en Suelo.
Aplicación Práctica

Master‘s Thesis

Autor:
Nóvaro Aronés Barbarán
MSc Ingeniero Civil

Directores
Rubén A. Galindo Aires
Dr. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos

Luis Tissera Bracamonte


Dr. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos

Julio, 2017
Tribunal nombrado por la Comisión Académica del Máster Universitario en Inge-
nierı́a de las Estructuras, Cimentaciones y Materiales de la Escuela de Ingenieros
de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid.

Presidente: D. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Vocal: D. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Vocal: D. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Realizado el acto de defensa y lectura del Trabajo Fin de Máster el dı́a ....... de
Julio de 2017 en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y
Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid.

CALIFICACIÓN:

EL PRESIDENTE LOS VOCALES


Abstract

In order to improve the physical and geotechnical properties of soils to perform va-
rious works, cement injections in soils are used in many methods. Around the world
many works have been executed with this method for which controls of the land are
dealt with mostly in the place, with both mechanical and geophysical auscultation
methods. Of these, it is possible to destabilize the continuous dynamic penetration,
the penetration with the cone CPT, the presiometric, the side load LTT, these insi-
de the mechanics, while in the geophysicists can be mentioned electric tomography,
refraction microtremor ReMi or Seismic refraction, or inside probes by PS-logging,
sonic probe, electric probe, induction probe, well or junction. However, with these
controls it is not possible to know with precision the actual amount of injected ce-
ment or the composition of the soil-cement mixture.

In this work, we try to know the cement content in soil-cement mixtures by means
of chemical tests of X-ray fluorescence and to know the parameters resistant to cut-
ting both the natural soil and the samples with cement content. For this purpose
chemical tests of X-ray fluorescence with wavelength dispersion (WD-XRF) and cut
resistance test on soil samples and soil samples with cement content with different
dosages added to a reference soil.

The experimental campaign is carried out on soil samples classified as clay of low
plasticity obtained from the shoulders of the earth dam of L’Algabes. The campaign
consists of making samples of natural soil (clay of low plasticity), soil with cement
content of 5 % and 10 % by weight, seeking basically to evaluate its cut resistant
parameters by direct cutting tests and to evaluate by chemical test of X-ray fluo-
rescence the cement content of these, knowing a priori the percentage of cement
content of the samples made.

The results obtained from the direct cutting test on the various samples, have a
variation in their parameters resistant to cutting, with increasing content of cement
with respect to the natural soil. If these parameters of cohesion and internal fric-
tion angle were applied to the calculation of earth structures, an improvement in
stability and their respective safety factors would be obtained.

With the results obtained from the chemical test of X-ray fluorescence of the con-
centration of elements of cement, natural soil and cement-containing samples, the
cement content was obtained in the soil-cement samples, which were very close to
In the laboratory, to an approximation of less than 2 % of the actual cement content.

During the execution of the work there were difficulties during the experimental

i
campaign, both in the direct cutting tests and in obtaining the cement content
in the samples. Regarding the direct cutting test in the handling of direct cutting
equipment, which were solved with the experience of the laboratory technicians. And
with respect to obtaining the cement content in samples, there is still the uncertainty
of the “real” estimate of the values of cement content, however the values obtained
are very close, which can be used for a more control in the injections of soil. This
estimate as in all campaign work there may have been possible sources of error
during which it has been attempted to minimize during the work.

ii
Resumen

Con el objetivo de mejorar las propiedades fı́sicas y geotécnicas de los suelos para
ejecutar diversas obras se utilizan entre muchos métodos las inyecciones de cemento
en suelos. Alrededor del mundo se han ejecutado muchas obras con este método
para lo cual se realizan controles de los terrenos tratados en su mayorı́a in situ, con
métodos de auscultación tanto mecánicos como geofisicos. De los cuales se puede
destacar el de penetración dinámica continua SPT, de penetración con cono CPT,
el presiométrico, el de carga lateral LTT, estos dentro de los mecánicos, mientras en
los geofisicos se puede mencionar la tomografı́a eléctrica, la refracción microtremor
ReMi o la sı́smica de refracción, o en el interior de sondeos mediante PS- loging,
sonda sónica, sonda electrica, sonda de inducción, downhole o crosshole. Sin embar-
go con estos controles no se llega a saber con precisión la cantidad real de cemento
inyectado o la composición de la mezcla de suelo-cemento.

En este trabajo se intenta conocer el contenido de cemento en mezclas de suelo-


cemento mediante ensayos quı́micos de fluorescencia de rayos X y conocer los paráme-
tros resistentes al corte tanto del suelo natural como de las muestras con contenido
de cemento. Para lo cual se realizan ensayos quı́mico de fluorescencia de rayos X
con dispersión de longitud de onda (WD-XRF) y ensayo de resistencia al corte so-
bre muestras de suelo y muestras de suelo con contenido de cemento con diferentes
dosificaciones agregadas a un suelo de referencia.

La campaña experimental se realiza sobre muestras de suelo con clasificación co-


mo arcilla de baja plasticidad obtenidas de los espaldones de la presa de tierra de
L’Algabes. La campaña consiste en realizar muestras de suelo natural (arcilla de
baja plasticidad), suelo con contenido de cemento de 5 % y 10 % en peso, buscando
evaluar básicamente sus parámetros resistente al corte mediante ensayos de corte
directo y evaluar mediante ensayo quı́mico de florescencia de rayos X el contenido
de cemento de estas, conociendo a priori el porcentaje de contenido de cemento de
las muestras elaboradas.

Los resultados obtenidos del ensayo de corte directo sobre las diversas muestras,
tiene una variación en sus parámetros resistentes al corte, siendo cada vez mayor
los de contenido de cemento respecto al suelo natural. Si estos parámetros de cohe-
sión y angulo de fricción interno se aplicaran al cálculo de estructuras de tierra se
obtendrı́a una mejora en la estabilidad y sus respectivos factores de seguridad.

Con los resultados obtenidos del ensayo quı́mico de fluorescencia de rayos X de la


concentración de elementos de las muestras de cemento, suelo natural y suel con con-
tenido de cemento, se obtuvo el contenido de cemento en las muestras suelo-cemento,

iii
siendo estas muy cercanas a lo elaborado en laboratorio, con una aproximación me-
nor al 2 % del contenido real de cemento.

Durante la realización del trabajo existieron dificultades durante la campaña expe-


rimental, tanto en los ensayos de corte directo como en la obtención del contenido
de cemento en las muestras. Respecto al ensayo de corte directo en el manejo de
los equipos de corte directo, los cuales fueron solucionados con la experiencia de
los técnicos del laboratorio. Y respecto a la obtención del contenido de cemento
en muestras, existe aún la incertidumbre de la estimación “real” de los valores de
contenido de cemento, sin embargo lo valores obtenidos son muy cercanos, los cuales
pueden servir para un control más en las inyecciones de suelo. Esta estimación como
en todo trabajo de campaña pudieron existir posibles fuentes de error durante, los
cuales sea ha tratado de minimizar durante el trabajo.

iv
Agradecimientos

A D. Rubén A. Galindo Aires, director de este trabajo por la oportunidad brinda-


da, por la confianza que depositó en mi desde el principio, por su valiosa ayuda en
orientar el desarrollo del trabajo, por su siempre disposición de su valioso tiempo,
por sus buenos consejos y preocupación para llevar a buen término este proyecto.
De igual forma agradecer al Director Luis Tissera Bracamonte, el artifice de este
tema de trabajo, el cual es autor de un trabajo respecto a este tema, agradecer por
su tiempo y disponibilidad para conmigo en el desarrollo del trabajo. Gracias a este
trabajo he conocido a dos excelentes investigadores y aprendı́ muchı́simo de ellos.
Ha sido un gran privilegio haberles tenido como directores. A ambos muchas gracias.

A Cristina Fonollá Veiga, personal técnico del laboratorio, por su ayuda, buena
disposición y una excelente atención a lo largo del desarrollo de la campaña expe-
rimental en los ensayos de laboratorio realizados en este presente trabajo. Por otro
lado agradecer a todo el personal en su conjunto del laboratorio de Geotécnia de
la Escuela de Caminos, Canales y Puertos por su disponibilidad y atención en todo
momento en cuanto lo requerı́a.

A mi madre querida por su apoyo y sufrimiento silencioso, por ser siempre una voz
de aliento y me hubiera gustado que veas salir esto a luz. Para mı́ la mejor madre -
padre que uno pueda tener. Siempre estarás conmigo.

A mi familia por la confianza, paciencia y el gran apoyo que tengo que sin ello, esto
no hubiera sido posible.

Extender el agradecimiento a todos los docentes de la Escuela de Caminos, Canales


y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid y amigos del Máster, que supie-
ron compartir su infinito conocimiento que aportaron grandemente en mi formación
profesional.

A todos, muchas gracias.


Nóvaro

Agradecer al Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas - CEDEX


(Ministerio de Fomento), por los ensayos quı́micos de fluorescencia de rayos X.

v
Dedicado a:
A mi Madre y mi Familia

vi
Índice general

Abstract/Resumen I

Agradecimientos V

Lista de figuras IX

Lista de tablas XI

1. Introducción 1
1.1. Motivación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.3. Organización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3

2. Inyecciones y Control de Cemento en Suelos 4


2.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
2.2. Inyección de Suelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
2.3. Métodos de Inyección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
2.3.1. Inyecciones de impregnación . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
2.3.2. Inyección de fracturación (claquage) . . . . . . . . . . . . . . 9
2.3.3. Inyección de compactación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.3.4. Inyección de alta presión (jet - Grouting) . . . . . . . . . . . 13
2.4. Morteros de Inyección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.4.1. Morteros lı́quidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.4.2. Morteros de suspensión inestable . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.4.3. Morteros de suspensión estable . . . . . . . . . . . . . . . . 16
2.5. Cemento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
2.6. Ensayos de Control en las inyecciones. . . . . . . . . . . . . . . . . 18
2.7. Propiedades Geotécnicas del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
2.7.1. Clasificación de los suelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
2.7.2. Permeabilidad en los suelos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.7.3. Esfuerzo efectivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.7.4. Resistencia al corte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.8. Caracterı́sticas fı́sicas y mecánicas de los medios inyectados . . . . . 24

3. Ensayos Quı́micos de Control de Cemento 27


3.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
3.2. Ensayo quı́mico de clasificación de pH . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
3.2.1. Indicador de PH en disolución de fenolftaleı́na . . . . . . . . 28
3.2.2. Indicador de pH con pH-metro . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

vii
3.3. Contenido de residuos insoluble . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
3.4. Ensayo de fluorescencia de rayos X . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
3.5. Metodologı́a para evaluar el contenido de cemento. . . . . . . . . . 31
3.5.1. Contenido de cemento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32

4. Campaña Experimental 35
4.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
4.2. Descripción y localización del suelo obtenido . . . . . . . . . . . . . 35
4.3. Clasificación de suelo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
4.3.1. Granulometrı́a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
4.3.2. Plasticidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
4.3.3. Clasificación del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
4.4. Elaboración de muestra de suelo con contenido cemento . . . . . . . 48
4.4.1. Muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento . . . . . 48
4.4.2. Muestra de suelo con 10 % de contenido de cemento . . . . . 50
4.5. Ensayo de corte directo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
4.5.1. Consolidación de las muestra de suelo . . . . . . . . . . . . . 55
4.5.2. Ensayo de corte del suelo en estado natural. . . . . . . . . . 59
4.5.3. Ensayo de corte de muestra de suelo con 5 % de contenido de
cemento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
4.5.4. Ensayo de corte de muestra de suelo con 10 % de contenido
de cemento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
4.6. Ensayos de fluorescencia de rayos X . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
4.6.1. Concentraciones de los elementos quı́micos mediante WD-XRF 76
4.6.2. Cálculo de contenido de cemento . . . . . . . . . . . . . . . 78

5. Conclusiones 84

Bibliografı́a 86

viii
Índice de figuras

2.1. Campo de aplicación de la mejora del suelo de acuerdo al tipo de suelo


(Mitchell, 1981) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
2.2. Limites de penetrabilidad de los morteros basados e la permeabilidad del
medio (Cambefort, 1968). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
2.3. Esquemas de algunas técnicas de inyecciones. (ROM 5.05) . . . . . . . . 8
2.4. Esquemas impregnación con tubo manguito en el terreno (imagen de Tec-
nosuelo). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
2.5. Inyección por fracturación hidráulica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
2.6. Equipo para la inyección con tubos manquito . . . . . . . . . . . . . . 11
2.7. Esquema de inyección por compactación ([24]) . . . . . . . . . . . . . . 12
2.8. Sección tı́pica de la ejecución del metro de Bolton Hill en Baltimore.
EE.UU. ([24]) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.9. Fases de inyeccion de compactación (Keller.com.mx) . . . . . . . . . 13
2.10. Proceso del Jet Grouting . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
2.11. Clasificación de los suelos según su distribución granulometrica (Ing. geológi-
ca. A. Vallejo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
2.12. Carta de plasticidad de Casagrande . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
2.13. Fuente: EuroSoilStab [38] . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

3.1. Tonalidades de fenolftaleı́na en muestras de hormigón . . . . . . . . . . 29


3.2. pH metro de laboratorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3.3. Esquema de la emisión de la radiación de fluorescencia de rayos X[26]. . 31

4.1. Sección tipo cuerpo de presa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36


4.2. Ubicación de la presa L’Algabes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
4.3. Localización de la presa L’Algabes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
4.4. Sacos con muestra de suelo de la presa L’Algabes . . . . . . . . . . . . 37
4.5. Muestra de suelo para ensayo de granulometrı́a. . . . . . . . . . . . . . 38
4.6. Granulometrı́a por tamizado de suelo (Elaboración propia) . . . . . . . 39
4.7. Fracción que pasa el tamiz de 2 mm . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
4.8. Preparación de muestra para granulometrı́a por sedimentación . . . . . 40
4.9. Lectura en el vástago del densimetro. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
4.10. Probetas con muestra de suelo y agua destilada. . . . . . . . . . . . . . 41
4.11. Granulometrı́a de suelo por sedimentación (Elaboración propia) . . . . . 42
4.12. Granulometrı́a de suelo por tamizado y sedimentación (Elaboración propia) 42
4.13. Muestra de suelo para plasticidad que pasa el tamiz 400 um . . . . . . . 43
4.14. Lı́mite plástico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
4.15. Cilindros de suelo en frascos para colocar en estufa. . . . . . . . . . . . 44
4.16. Cuchara de Casagrande. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

ix
4.17. Porciones de muestra de suelo después de secado en estufa. . . . . . . . 45
4.18. Gráfico del lı́mite lı́quido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
4.19. Gráfico Tabla de sistema de clasificación AASHTO (Braja M. Das. Inge-
nierı́a Geotécnica) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
4.20. Clasificación del suelo por el método del SUCS . . . . . . . . . . . . . 47
4.21. Materiales para la elaboración de muestra de suelo-cemento. . . . . . . 48
4.22. Mezcla de suelo-cemento con 5 % de contenido de cemento. . . . . . . . 49
4.23. Elaboración de la muestra de suelo-cemento con 5 % de contenido de ce-
mento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
4.24. Mezcla en seco de suelo-cemento con 10 % de contenido de cemento. . . 50
4.25. Muestra de suelo - cemento con 10 % de contenido de cemento. . . . . . 51
4.26. Muestras de suelo-cemento con 5 % y 10 % de contenido de cemento en
peso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
4.27. Equipo de corte directo. Laboratorio de Geotécnia UPM. . . . . . . . . 53
4.28. Equipo de corte directo. Laboratorio de Geotécnia UPM. . . . . . . . . 54
4.29. Consolidación de muestra de suelo natural. . . . . . . . . . . . . . . . 55
4.30. Gráfico de la deformación vertical y tiempo (Elaboración propia) . . . . 57
4.31. Gráfico de la deformación vertical y del tiempo (elaboración propia). . . 58
4.32. Equipo de corte circular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
4.33. Montado de muestra de suelo en la caja de corte. . . . . . . . . . . . . 60
4.34. Equipo de corte en marcha. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
4.35. Muestra de suelo después del corte directo . . . . . . . . . . . . . . . . 61
4.36. Curva de corte de suelo natural. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
4.37. Curva intrinsica del suelo en estado natural. . . . . . . . . . . . . . . . 64
4.38. Preparación de la muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento. . . 65
4.39. Muestra de suelo-cemento después del ensayo de corte. . . . . . . . . . 65
4.40. Curva de corte de suelo con 5 % de contenido de cemento. . . . . . . . . 67
4.41. Curva intrinsica del suelo con 5 % de contenido de cemento. . . . . 68
4.42. Proceso de elaboración de la muestra de suelo-cemento para ser ensayado. 69
4.43. Muestras de suelo-cemento para determinar su humedad inicial. . . . . . 69
4.44. Curva de corte de suelo con 10 % de contenido de cemento (elaboración
propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
4.45. Curva intrinsica del suelo con 10 % de contenido de cemento(elaboración
propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
4.46. Comparación de curva intrinsica de los suelos ensayados(elaboración propia). 73
4.47. Muestras de material para el ensayo de fluorescencia de rayos X . . . . . 74
4.48. Elaboración de pastillas para muestras de elementos mayoritarios . . . . 75
4.49. Elaboración de pastillas, para muestras de elementos minoritarios . . . . 76
4.50. (a)Sistema de WD-XRF del laboratorio de Geotecnia (CEDEX). (b)Muestra
en máquinas WD-XRF del laboratorio de Geotecnia (CEDEX) . . 76

x
Índice de tablas

2.1. Campo de aplicación de las técnicas de mejora del terreno (GCOC - 2009) 6
2.2. Intervalos de parametros utilizados en los sistemas de jet grouting (PG-3) 14
2.3. Diámetros más usuales de las columnas de Jet Grouting (GCOC) . . . . 14
2.4. Productos de la familia de los cementos comunes (UNE-EN 197-1) . . . 18
2.5. Sistema Unificado de Clasificación de Suelos (SUCS) . . . . . . . . . . 22
2.6. Propiedades del estado de suelo en suelos finos y gruesos. (Ing. Geológica.
A. Vallejo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.7. Rango de coeficientes de permeabilidad hidráulica en suelos. . . . . . . 23
2.8. Incremento relativo de esfuerzo basado en pruebas de laboratorio en suelos
nordicos tratados con diferentes aglomerantes [38] . . . . . . . . . . . . 25

3.1. Valores de pH sometidos a diferentes medios acusos. [37] . . . . . . 28


3.2. Valores de elementos pesados en muestras referentes[12] . . . . . . . . . 32

4.1. Control de secado de muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento


(elaboración propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
4.2. Control de secado de muestra de suelo con 10 % con contenido de cemento
(elaboración propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
4.3. Lecturas de consolidación del suelo natural (elaboración propia). . . . . 56
4.4. Lecturas de ensayo de corte del suelo natural (elaboración propia). . . . 62
4.5. Caracterı́sticas del suelo natural (elaboración propia). . . . . . . . . . . 63
4.6. Lecturas de ensayo de corte del suelo con 5 % de contenido de cemento
(elaboración propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
4.7. Caracterı́sticas del suelo con 5 % de contenido de cemento (elaboración
propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
4.8. Lecturas de ensayo de corte del suelo con 10 % de contenido de cemento
(elaboración propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
4.9. Caracterı́sticas del suelo con 10 % de contenido de cemento (elaboración
propia). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
4.10. Valores de los parámetros resistentes de corte(elaboración propia). . . . 73
4.11. Composición de los elementos de las muestras SN, M5, M10, C y Cf . . . 77
4.12. Concentración de los elementos preseleccionados . . . . . . . . . . . . . 78
4.13. Concentración de elementos preseleccionados en el cemento original y ce-
mento fraguado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
4.14. Contenido de cemento en elementos preseleccionados . . . . . . . . . . 80
4.15. Contenido de cemento en elementos seleccionados . . . . . . . . . . . . 80
4.16. Elementos seleccionados para cálculo de contenido de cemento. . . . . . 81
4.17. Composición de los elementos de los materiales de según tipos de suelo
tipos cemento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82

xi
Capı́tulo 1

Introducción

1.1. Motivación
Las inyecciones de suelo es una de las técnicas más utilizada en la actualidad me-
jorando las propiedades de resistencia y permeabilidad. La técnica surge como una
necesidad de construir obras civiles sobre terrenos blandos y deformables, a causa
de la escasez de terrenos con propiedades mecánicas inadecuados por el rápido creci-
miento y desarrollo de las ciudades. Este procedimiento data sus inicios a principios
del siglo XIX en Francia, sin embargo la primera inyección realizada con mortero
de cemento fue hecho por Bérigny en 1802.[14]

En la actualidad existen diversos tipos de morteros de inyección como: conglomeran-


tes hidráulicos, materiales arcillosos, arenas, fillers y diferentes gamas de productos
quı́micos los cuales pueden ser inyectados por diferentes técnicas dependiendo del
objetivo buscado y de las propiedades del suelo.

En la actualidad la inyección de estos morteros se controlan durante y después de


ejecutado el proyecto. Durante la ejecución se puede conocer la cantidad de cemento
inyectado y después de ejecutado la inyección se puede conocer las nuevas propie-
dades del suelo tratado, mediante diversas técnicas como las prospecciones fı́sicas,
los sondeos mecánicos. Con estas y otras técnicas se puede conocer la resistencia a
compresión, resistencia al corte y las nuevas propiedades geotécnicas. Sin embargo
no se puede conocer con precisión el comportamiento del flujo de la inyección en
el medio y saber realmente si llega la cantidad de mortero deseada a los lugares
marcados por el proyecto. Existe por lo tanto una incertidumbre del contenido real
de cemento en las columnas inyectadas.

Con la inquietud de conocer el contenido de cemento en las columnas, se han tra-


bajado métodos[36] [12] con el fin de proporcionar de alguna forma el contenido de
cemento mediante ensayos quı́micos. Este control quı́mico puede caracterizar cuan-
titativamente el contenido de cemento en suelo y serı́a un dato complementario e
innovador a los métodos convencionales de control efectuados con el contraste antes
y después de la inyección, mediante prospecciones y ensayos en laboratorio.

Conociendo el contenido de cemento en las columnas se puede valorar el resultado


de las inyecciones, ademas de servir como indicador del mejoramiento de las propie-

1
dades del terreno y estimar volúmenes reales contenidas en las columnas inyectadas
y servir tanto a los ejecutores como a la administración. A los ejecutores servir como
un parámetro de control y verificación del contenido de cemento en las columnas
respecto a lo inyectado. Respecto a la administración, actualmente pagan por metro
cúbico (m3 ) inyectados, en otros casos por metro (m) de longitud de tratamiento,
además de considerar diferentes precios por metro cubico (m3 ) o por metro (m) de
longitud, cuando el tratamiento afecta a distintas litologias[33]. Como ejemplo una
columna de terreno consolidado mediante inyecciones de lechada de cemento con
300 kg/m de consumo medio, realizada mediante la técnica del tubo - manguito,
puede llegar a tener un precio de 72,41 e, según el generador de precios de Cype in-
genieros. Por lo tanto esto puede servir para un mejor criterio de control, medición y
pago de las inyecciones a los ejecutores, sin dejar de lado la calidad del tratamiento.

1.2. Objetivos
El objetivo principal de este trabajo de fin de máster es analizar cuantitivamente
el contenido de cemento - suelo en columnas de jet, mediante ensayos quı́micos de
fluorescencia de rayos X. Con este ensayo se busca identificar patrones de elementos
quı́micos en muestras de suelo inalterados, cemento y en muestras de suelo - cemen-
to elaborados en laboratorio.

Para lograr el objetivo principal de este trabajo se menciona los objetivos especı́ficos
a desarrollar según la estructura del trabajo. Primeramente se realizó un trabajo de
investigación con los siguientes objetivos.

Estudiar el estado de arte en el área de inyecciones y control de cemento en


suelos.

Conocer la metodologı́a de los ensayos quı́micos para evaluar cuantitativamen-


te el contenido de cemento - suelo.

Conociendo el estado del arte del tema de trabajo, se ha realizado una campaña
experimental en laboratorio con el propósito de:

Elaborar muestras en laboratorio de suelo con 5 % y 10 % de contenido de


cemento.

Realizar ensayos de laboratorio de tipo quı́mico para conocer el contenido de


cemento - suelo en muestras inalteradas, muestra con 5 % y 10 % de contenido
de cemento.

Obtener los parámetros de resistencia al corte de las muestras, a través del


ensayo de corte directo.

Evaluar el contenido de cemento - suelo obtenidos del ensayo quı́mico de fluo-


rescencia de rayos X.

2
1.3. Organización
Este trabajo esta dividido en cinco capı́tulos. En el primer capı́tulo se realiza una
introducción del trabajo y los objetivos establecidos que se desean alcanzar.

En el capı́tulo 2, titulado “Inyecciones y control de cemento en suelos”, se presen-


ta una revisión del estado de arte el cual es un resumen sobre la evolución de las
inyecciones en suelos, las técnicas y los tipos de morteros en las inyecciones que se
realizan de acuerdo al objetivo del proyecto y al tipo de suelo existente.

En el capı́tulo 3, titulado “Ensayos quı́micos de control de cemento”, se desarrolla


la metodologı́a de los ensayos quı́micos para conocer la cantidad de cemento en
suelo inyectado, dando énfasis al ensayo de fluorescencia de rayos X, con el cual se
pretende conocer cuantitativamente el contenido de cemento.

En el capı́tulo 4, titulado “Campaña Experimental”, sea realiza la caracterización


del suelo, elaboración de las muestras de suelo - cemento dosificado con diferentes
porcentajes de contenidos de cemento, el cual es llevado a secado a temperatura
ambiente hasta obtener un peso constante. A las muestras obtenidas se realiza el
ensayo de corte directo en el laboratorio de Geotecnia del Departamento de Inge-
nierı́a y Morfologı́a del Terreno de la Escuela de Caminos, Canales y Puertos para
obtener los parámetros de resistencia al corte y el ensayo de fluorescencia de rayos
X en los laboratorios de Geotecnia del CEDEX, para evaluar cuantitativamente el
contenido de cemento.

En el último capı́tulo después evaluar el comportamiento de las muestras de suelo -


cemento y en función del contenido de cemento, se menciona algunas conclusiones
y contribuciones de este trabajo.

3
Capı́tulo 2

Inyecciones y Control de Cemento


en Suelos

Este capı́tulo pretende ser una introducción teórica sobre las inyecciones y control de
cemento en suelos, por lo cual es un resumen de la bibliografı́a revisada de diversos
autores.

2.1. Introducción
En la actualidad es difı́cil concebir ciertas obras civiles sin utilizar algún tipo de
tratamiento o mejora del terreno por el rápido desarrollo de estructuras como edifi-
cios, autopistas y ferrocarriles, lo que ha reducido la disponibilidad de terrenos con
propiedades adecuadas a los proyectos, por lo que no se tiene otra alternativa de
actuar sobre los suelos y realizar la mejora.

Las inyecciones de suelos en la actualidad es un procedimiento de construcción muy


utilizado por los ingenieros como una forma de mejorar las propiedades geotécnica
de los terrenos. Estas consisten en la introducción a través de perforaciones produc-
tos capaces de mejorar las caracterı́sticas del medio modificando el estado tensional
del suelo y por lo tanto su resistencia y permeabilidad

El tratamiento mediante inyecciones depende de las caracterı́sticas del medio a tra-


tar, ası́ como de las caracterı́sticas del producto de inyección y de como estos son
introducidos en el medio. La distribución de las lechadas de inyección no se conoce
con exactitud como se propaga en el terreno, por lo que es necesario realizar ensayos
de control que nos permitan conocer las nuevas caracterı́sticas geotécnicas del suelo
tratado. Estos ensayos se pueden realizar durante y post ejecución los cuales nos
permiten conocer el resultado de las inyecciones. Además es importante mencionar
que el conocimiento del contenido de cemento en el suelo tratado es un parámetro
importante que relaciona estas nuevas caracterı́sticas geotécnicas, a mayor contenido
de material inyectado, mejores resultados de los objetivos buscados en el proyecto
ya sea de resistencia o impermeabilidad.

Los comienzos de las inyecciones se fijan en Francia a principios del siglo XIX. Su
inventor fué Berigny en 1802 quien inyectó con éxito morteros de cemento asociados
con puzolanas[27], sin embargo las lechadas de cemento no se emplearon en inyeccio-

4
nes hasta 1876 por Thomas Hawksley[11]. Luego le secundaron algunos ingenieros
como Mary, Charrie, Raynal y Beademculin. Ellos no pretendieron más que rellenar
grandes oquedades inyectando únicamente morteros lı́quidos por gravedad. Pero el
mayor impulso de las inyecciones fué en la década de 1920 a 1930, época en que la
construcción de ferrocarriles dio paso a las obras hidráulicas[14].

En los siguientes apartados se pretende detallar los diferentes conceptos de los enun-
ciados mencionados lineas arriba.

2.2. Inyección de Suelos


Actualmente el “Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de Ca-
rreteras y Puentes”del Ministerio de Fomento del Gobierno de España, define la
inyección de suelo como la introducción en el terreno de una mezcla fluida que pos-
teriormente fragua y endurece, para reducir su grado de permeabilidad y/o mejorar
sus condiciones mecánicas. También (Cambert, 1968) establece que la inyección es
un procedimiento de construcción que tiene por objeto impermeabilizar o consolidar
los cuerpos sólidos porosos y permeables, tales como rocas fisuradas, arenas y gravas
o aluviones. Para alcanzar estos resultados se rellenan los huecos con un producto
liquido que se solidifica con el tiempo [14]. El liquido inyectado se conoce con el
nombre de mortero de inyección, los cuales pueden ser conglomerados hidráulicos,
materiales arcillosos, arenas y fillers, agua y productos quı́micos. El cemento es el
componente mas utilizado en las inyecciones, el cual puede ir acompañado por di-
versos productos.

Las inyecciones tiene por objeto fundamental mejorar las caracterı́sticas mecánicas
del medio, mejorando la resistencia al corte por el aumento de la cohesión, disminu-
ción de la deformabilidad, incremento de la resistencia, asi como la disminución de
la permeabilidad. Estas pueden ser aplicadas en el tratamiento de las cimentaciones
de presas, en el refuerzo de cimentaciones de edificios, recalces de edificios, asi como
en la construcción de túneles. Uno de los ejemplos es la aplicación de las inyecciones
mediante la técnica de jet grouting tipo 2 en la construcción del estadio del club
de futbol “Krasnodar” en la ciudad de Kransodar en Rusia que fue inaugurado en
Octubre de 2016, que después de aplicado la inyección de cemento de entre 600 a
900 kg de cemento, se realizaron pruebas de resistencia de suelo- cemento a los 7 y
14 dı́as dı́as de muestras obtenidas a diferentes profundidades, obteniendo valores
medios de resistencia a compresión y módulos de deformación. Estas resistencias a
compresión de suelo cemento fueron de entre 8 y 9 MPa para arenas y de 3,4 a 3,8
MPa en arcillas respecto a sus valores iniciales. En cuanto al modulo de deformación
se obtuvieron valores de 60 a 80 MPa en comparación al suelo natural que estaba en
el rango de 15 a 25 MPa [28]. Sin embargo estas inyecciones tienen sus limitaciones
pues tiene un rango de aplicación de acuerdo al tipo de suelo aplicado como se puede
ver en la figura (2.1) de acuerdo al método de inyección optado.

5
Figura 2.1: Campo de aplicación de la mejora del suelo de acuerdo al tipo de suelo
(Mitchell, 1981)

Asimismo la “Guı́a de Cimentaciones en Obras de Carretera”del Ministerio de fo-


mento, menciona sobre la aplicación de las inyecciones de acuerdo al tipo de suelo
y las propiedades del suelo a mejorar como se puede observar en la tabla (2.1).

Tabla 2.1: Campo de aplicación de las técnicas de mejora del terreno (GCOC - 2009)

6
Por lo tanto, para realizar una inyección en suelos se debe tener en cuenta como
parámetros, la granulometrı́a, porosidad, permeabilidad y las condiciones del agua
subterranea, especialmente su composición quı́mica por si pueda afectar al producto
de inyección y la velocidad de circulación, los cuales servirán para definir las carac-
terı́sticas del fluido a inyectar, asi como el método de inyección utilizado. Además
es importante precisar la composición de lechada que se puede inyectar en cada tipo
de aluvión, lo que debe guardar una relación entre las dimensiones de los granos del
mortero y el medio a inyectar, por lo que existe en la bibliografı́a diferentes gráficos
orientativos de los limites de inyectabilidad para distintos materiales granulares y
distintas lechadas y otros como el del gráfico (2.2) en el cual se observa el limite
de inyectabilidad de acuerdo a la permeabilidad del medio y los diámetros de los
granos de lechada.

Figura 2.2: Limites de penetrabilidad de los morteros basados e la permeabilidad del


medio (Cambefort, 1968).

Al tratarse de una inyección en el subsuelo, es una operación a “ciega”, por lo


que se desconoce por donde fluye la mezcla, pues no se conoce realmente la red de
fracturación por el cual se desplaza el fluido, por lo que existe una incertidumbre de
la correcta operación, por lo que se realiza normalmente después de las inyecciones
como una forma de control la extracción de testigos para su posterior evaluación y
comprobar los resultados de la inyección.

2.3. Métodos de Inyección


Debido a la heterogeneidad y comportamiento del terreno, existen diferentes méto-
dos de inyección. Ası́ las técnicas de inyección más usuales según la ROM 0.5-05,
son las Inyecciones de impregnación, Inyecciones por tubos manguito (Claquage),
Inyecciones de compactación (Compactión-Grouting) y las inyecciones de alta pre-
sión (Jet Grouting), aunque también se están utilizando actualmente otras técnicas

7
de super jet grouting que alcanzan radios de inyección mayores al del jet grouting
normal. Los esquemas de las diferente técnicas se puede observar en la figura (2.3).

Asimismo la Guı́a de Cimentaciones en obras de carretera, describe las técnicas


mas usuales para la introducción en el terreno de materiales inyectables las técnicas
de impregnación, fracturación hidraulica, compactación y jet grouting, cada uno de
acuerdo a las necesidades de tratamiento del terreno, que son iguales a la clasificación
de la ROM 0.5 - 05.

Figura 2.3: Esquemas de algunas técnicas de inyecciones. (ROM 5.05)

El Pliego General de Prescripciones también contempla como tipos de inyección,


la impregnación, relleno de fisuras, relleno de huecos, compactación y fracturación
hidrúalica, que son similares a las ya mencionadas por la ROM y la GCOC.

Cada uno de los tipos de inyecciones tienen diferentes aplicaciones según el medio
a tratar y según los objetivos del proyecto. A continuación se describe las diferente
técnicas, asi como sus aplicaciones y algunas ventajas y desventajas.

2.3.1. Inyecciones de impregnación


La inyección por impregnación consiste en la introducción del fluido en las fracturas
de la roca o por los poros en en el suelo, regulando la presión y caudal de la mezcla
que impregnan los vacios sin producir alteraciones en sus estructura natural.

Como cualquier técnica de inyección es necesario realizar sondeos que permitan


alcanzar la zona a tratar y la preparación de mezclas de inyección con las carac-

8
terı́sticas de fluidez y viscosidad adecuadas. En la técnica tradicional se usa una
mezcla de agua-cemento los suficientemente fluida y con granulometrı́a adecuada
para que penetre en los poros del suelo. Utilizando cementos especialmente finos se
han llegado a rellenar de lechada los poros de arenas más finas ( K = 10−2 cm/s) y
para suelos aun más finos con permeabilidades de K = 10−2 a 10−4 cm/s se puede
inyectar sin romper el suelo utilizando otros productos como silicatos, resinas, etc.
de mayor valor de penetración, sin embargo lo recomendable es utilizar esta técnica
en terrenos granulares con un bajo contenido de finos. Las mezclas de inyección uti-
lizados pueden ser de cemento Portland, micro-cementos, cenizas volantes, arcilla y
agua o soluciones quı́micas como silicatos, acrilamidas, lignosulfatos y resinas.

las inyecciones se suele realizar con espaciamientos cortos de 1 a 3 m, si se quiere


conseguir cierta estanqueidad. La permemabilidad de los terrenos tratados pueden
resultar bastante baja, del orden de 10−5 cm/s. La resistencia del terreno y su defor-
mabilidad quedan mejoradas con estos tratamientos de inyecciones de impregnacion
[20].

Con este tipo de inyección lo que se busca es, disminuir la porosidad del terreno
aumentando ası́ su comportamiento impermeable, por lo que es empleado habitual-
mente como mejora de la impermeabilidad del terreno. Este tratamiento no resulta
eficaz en suelos cohesivos. En la Figura (2.4) se tiene un gráfico de la impregnación
de una mezcla en el terreno,en el cual se observa la forma de inyección con esta
técnica.

Figura 2.4: Esquemas impregnación con tubo manguito en el terreno (imagen de Tecno-
suelo).

2.3.2. Inyección de fracturación (claquage)


Es un método de inyección con desplazamiento de terreno en el que se trata de
introducir en el suelo, sin impregnarlo ni fracturarlo una mezcla de inyección que
tenga un ángulo de rozamiento interno elevado. La presión de inyección debe ser
superior a la resistencia a tracción del terreno más su presión de confinamiento, de
tal forma que inician y propagan nuevas fracturas en el terreno por la que penetra
la lechada quedando el terreno reforzado por lajas de inyección.

Se introducen mezclas y masas muy viscosas, espesas y gruesas (mortero de cemento


y arena espeso) que provocan: primero la compresión del terreno flojo y después su
desplazamiento controlado. Pueden precisar presiones muy elevadas en el rango de

9
40 - 60 bares, su movilidad y alcance es limitado en el entorno de 1 - 2 m.

El proceso de inyección consiste en alcanzar la profundidad de proyecto con el ta-


ladro e inyectar a presión desde el fondo un mortero seco pero a la vez bombeable,
levantando la tuberı́a, que normalmente es la misma de perforación, en tramos de
0.30 a 0.60 m. De esta forma se van superponiendo bulbos de mortero seco hasta
alcanzar el nivel requerido. En la figura 2.5 se muestra una inyección por fractura-
ción hidráulica.

Figura 2.5: Inyección por fracturación hidráulica

Esta técnica se ha aplicado con éxito en operaciones de recalce de edificos cimen-


tados en losa. Con esta tipologı́a de cimentación se han realizado levantamientos
controlados de cimentaciones[34].

La inyección por fracturación hidráulica normalmente se realiza aplicando la tecno-


logı́a conocida como tubo - manguito. El procedimiento de inyección de los tubos
manguito se realiza después de lavar el tubo provisional de la perforación y se intro-
duce el tubo de manguito, el cual esta constituido por un tubo de hierro negro de 50
a 600mm de diámetro el cual tiene 4 orificios distribuidas a 90o y separadas cada 30
a 50 cm entre secciones como se muestra en la figura 2.6. En cada grupo de orificios
esta cubierto por un manguito de hule que actúa como válvula de tal forma que el
mortero de inyección puede salir pero no entrar del tubo. Mientras se retira el tubo
provisional de la perforación se rellena el espacio anular que queda entre el terreno
y el tubo de manguito. Para la inyección se tiene que romper la vaina en la parte
donde se encuentra los manguitos, esta operación se realiza inyectando mortero o
agua a presión aislando un tramo del tubo de manguitos por medio de obturadores
opuestos. La presión de rotura de la vaina suele ser variable, dependiendo general-
mente de la composición de la vaina y de las condiciones del terreno. Por lo general
las fracturas hidraúlicas se pueden realizar a profundidades de entre 1,5 m a 20 m.

10
Figura 2.6: Equipo para la inyección con tubos manquito

Las consecuencia de la fracturación del terreno normalmente serán mı́nimas pero


no son fáciles de acotar. Estos y otros argumentos hacen que las inyecciones de
fracturación puedan ser poco aconsejables en terrenos cuya estabilidad natural sea
precaria. Su uso debe quedar bien justificado y su aplicación supervisada por técni-
cos especializados.[20].

Los inconvenientes que presenta este método es que la fractura puede abrir nuevas
vı́as para la propagación no deseada de contaminantes por lo que, la localización
final de las nuevas fracturas no es controlable. La fracturación no es recomendable
para suelos perturbados o material de relleno y es recomendable no utilizar esta
tecnologı́a en zonas de alta actividad sı́smica

2.3.3. Inyección de compactación


Esta técnica fue desarrollado en los Estados Unidos de América en los años 50 [24]. Y
a partir de los años 90 ha sido cada vez mas empleada en Europa. Consiste en forzar
un mortero de cemento y arena de consistencia espesa en el fondo de un taladro
vertical como se observa en la figura 2.7, obligando al terreno a desplazarse y reducir
su volumen. La consistencia de la mezcla debe tener un slump de 0 a 2 ”para que
pueda ser desplazado el suelo. El componente de la lechada de compactación puede
ser una arena limosa de 10 a 30 % que pasa el tamiz No 200, cemento, fluidificadores,
acelerador y agua.

11
Figura 2.7: Esquema de inyección por compactación ([24])

Normalmente estas inyecciones se realizan para reducir lo asientos de superficie que


provocan las excavaciones de los túneles, por ello, en tales casos se suelen denominar
también inyecciones de compensación. Tienen también la aplicación en la solución
de ciertas patologı́as de cimentación como los recalces [20]
.
Una aplicación de esta técnica se realizó en el metro de Bolton Hill en Baltimore,
Maryland, EE.UU. En la figura 2.8 se muestra la sección tı́pica del subterráneo y las
zonas de inyección. En españa se tiene muchos casos de aplicación de esta técnica,
como la realizada en la urbanización Montealto, rincon de la Victoria en Malaga,
para controlar los asientos diferenciales que estaba presentando la estructura. Asi-
mismo se ha aplicado esta técnica en la obra del acceso ferroviario a la Estación de
Sants en Barcelona, donde se aplicó tanto en obra nueva como de recalce de obras
existentes con diferentes patologı́as geotécnicas.

Figura 2.8: Sección tı́pica de la ejecución del metro de Bolton Hill en Baltimore. EE.UU.
([24])

12
El fundamento de esta técnica reside en la densificación del suelo al introducir
en él una masa viscosa a presión media. En ningún momento se pretende que el
producto inyectado penetre entre los poros del terreno o lo fracture. Sólo se busca
su compactación para conseguir el aumento de su resistencia mecánica y disminuir
su deformabilidad. Las fases de ejecución de este tipo de inyección se resumen en la
figura 2.9

Figura 2.9: Fases de inyeccion de compactación (Keller.com.mx)

2.3.4. Inyección de alta presión (jet - Grouting)


El jet grouting es una técnica de inyección de suelos desarrollada en Japón en los
años 70. En 1979 se introduce en Alemania y Estados Unidos, a partir del cual la
técnica es asumida por las principales constructoras en todos los paises.

El PG-3, en su artı́culo 677 define el jet grouting como un proceso de desagregación


del suelo, mezclandolo y parcialmente sustituyendolo por un agente cementante. La
desagregación se consigue mediante un fluido con alta energı́a que puede incluir
el propio agente cementante. Se consideran cuatro sistemas de de jet grouting. El
sistema de fluido único, que consiste en utilizar un único fluido que generalmente
es una lechada de cemento a alta presión. El sistema de doble tipo 2A, cuando la
desagregación y cementación se realiza por un fluido, normalmente lechada de ce-
mento y por un chorro de aire a presión que actúa como segundo fluido. El sistema
de doble fluido tipo 2B, cuando la desagregación del suelo se obtiene por un chorro
de agua a alta presión, utilizando como segundo fluido una lechada para conseguir
la cementación y, el sistema de triple fluido que se compone por un chorro de agua
a alta presión, asistido por un chorro de aire que actúa como segundo fluido y como
tercer fluido una lechada para conseguir la cementación[33]. El tratamiento del te-
rreno se realiza de menor a mayor cota. Primero se introduce el útil de la inyección
hasta la profundidad deseada mediante una perforación previa y después se extrae
a la velocidad conveniente, rompiendo el suelo y mezclándolo con la lechada. La
cantidad de lechada a mezclar con el suelo se puede controlar mediante la velocidad
de extracción del útil de jet-grouting. En la figura 2.10 se observa un proceso tı́pico
del inyección por jet grouting.

13
Figura 2.10: Proceso del Jet Grouting

Los parámetros de trabajo normalmente utilizados para los distintos sistemas de


jet grouting se encuentran comprendidos en los intervalos mostrados en la tabla 2.2
recomendados por el Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de
Carreteras y Puentes (PG-3). Con esta técnica se puede lograr columnas de suelo
de hasta 3 m de diámetro. Los diámetros usuales de las columnas se encuentras
dentro del siguiente rango: ver tabla 2.3.

Tabla 2.2: Intervalos de parametros utilizados en los sistemas de jet grouting (PG-3)

Tabla 2.3: Diámetros más usuales de las columnas de Jet Grouting (GCOC)

El procedimiento es aplicable a cualquier tipo de terreno blando, excepto, a los ex-


cesivamente permeables,a los que contienen grandes bolos o gravas muy limpias, en
los que es preciso un tratamiento de cierre previo al jet - grouting. La resistencia de
la columna dependiendo de la riqueza de lechada y sobre todo del tipo de terreno
pueden alcanzar resistencias a compresión a 28 dı́as del orden de 1 a 4 MPa en limos
y arcillas, y de 2 a 10 MPa en suelos granulares, aproximadamente [20].

14
2.4. Morteros de Inyección
Los diferentes materiales de morteros de inyección se pueden clasificar en tres cate-
gorı́as principales[14]:

1. Lı́quidas.

2. Suspensiones inestables.

3. Suspensiones estables.

Las distintas categorı́as de morteros pueden ser utilizados tanto para una imper-
meabilización como para una consolidación de suelo.

2.4.1. Morteros lı́quidos


Este material contiene partı́culas pequeñas difı́cilmente medibles que generalmente
se los denomina inyecciones quı́micas[22] los cuales son:

Geles duros.

– A base de silicato de sodio


– Mezcla de un lignosulfito y bentonita

Geles plásticos.

– A base de silicato de sodio y bentonita desfloculada.


– Geles de bentonita, arcilla o cemento.
– Resinas orgánicas.
– Monómeros acuosos, polimeros precondensados.

Estos morteros lı́quidos son capaces de penetrar en todos los huecos por donde el
agua pueda discurrir. Este tipo de inyecciones no son aplicables a terrenos compues-
tos por arcillas y limos con poros demasiados pequeños. Igualmente si el terreno a
inyectar tiene poros demasiado grandes y el mortero tiene demasiada viscosidad, la
inyección es igualmente imposible[14].

2.4.2. Morteros de suspensión inestable


Los morteros de suspensión inestable son aquellas donde las partı́culas sólo se man-
tiene en disolución cuando se les aplica una energı́a de agitación, si esta cesa, los
granos no se sedimentan, como es el caso del cemento que aunque la suspensión se
mueva en una corriente. El cemento, al sedimentarse, tapa los poros y la inyección
se obstaculiza. Para que una inyección a base de mortero inestable sea lo menos di-
ficultoso, el tamaño mı́nimo de las partı́culas del terreno debe de estar comprendido
entre 5 y 10 mm [22].

Entre los morteros inestables se tiene los siguientes:

15
Suspensiones de cemento puro, formuladas con una relación de cemen-
to/agua en peso comprendida entre los siguiente valores.

1 C 1
≥ ≥ (2.1)
2 A 10

Suspensiones de cemento rebajado: se sustituye parte del cemento por un


polvo inerte como puede ser arena fina, cenizas volantes o tierra de Kieselghur
.

2.4.3. Morteros de suspensión estable


Son morteros en los que no se produce sedimentación durante el proceso de inyección
y tampoco se produce un efecto bóveda al llegar a los intersticios del terreno. Entre
los morteros estables, se puede mencionar los siguiente tipos[22]:

Bentonita-cemento.

La relación cemento/agua dosificada en peso, varı́a de 1 a 2 para un 2 % de


bentonita. El rango de oscilación va de 1 a 1,7 para un 4 % de bentonita.
Con el 2 % de bentonita, la sedimentación es nula para C/A ≤ 1,4. Si se utiliza
el 4 % de bentonita la decantación es nula.

Cemento - silicato

La dosificación por litro de mortero depende de la clase de mortero de modo


que se establece la siguiente correspondencia:

– Mortero 1/1:10 a 20 cm3 /l.


– Mortero 1,5/1:5 a 10 cm3 /l.
– Mortero 2/1:2 a 5 cm3 /l.

Cemento - bentonita-silicato.

Cemento activado.

Se emplena morteros con dosificaciones muy altas (2/1, 2/1 y 3/1) en los que
se consigue que no haya sedimentación usando métodos de dispersión por vı́a
quı́mica, fı́sica o mecánica.

Suspensión de arcilla.
la arcilla que se inyecta debe presentar un lı́mite lı́quido LL superior a 60. En
caso de que no se alcance este valor se deben añadir coloides.

Arcilla - Cemento.

Arcilla-cemento-arena.

16
2.5. Cemento
El cemento es un conglomerante hidraúlico que amasado con agua forma una pasta
que fragua y endurece por medio de reacciones y procesos de hidratación y que una
vez endurecido conserva sus resistencia y estabilidad incluso bajo el agua[8]. El ce-
mento es el elemento más utilizado en una mezcla inyectable por sus propiedades de
adherencia y cohesión. El cemento es más barato que cualquier otra lechada quı́mica
y proporcional a altas resistencias. Tiene la desventaja de tener una ganancia de
resistencia lenta y el tamaño de partı́cula que impide la penetración en suelos cuyo
coeficiente de permeabilidad es inferior a 101/2 mm/s [11].

Los granos del cemento son cristalino y contienen cuatro componentes quı́mico prin-
cipales que son:

Silicato tricálcico (SC3 ). Es el principal responsable de las resistencias del ce-


mento. En una semana desarrolla sus resistencia.
Silicato bicálcico (SC2 ). Componente metaestable que proporciona poca resisten-
cia en los primeros dı́as, pero que las desarrolla con el tiempo hasta alcanzar las
proporcionadas por el (SC3 ).
Aluminato tricálcico (C3 A). Actúa como catalizador. Contribuye a las resisten-
cias iniciales. Su hidratación en contacto con el agua es muy rápida y desarrolla
un elevado calor de hidratación, 866 kJ/kg (207 cal/gr). Para retrasar su actividad
se añade un regulador de fraguado, que normalmente es yeso. Los cementos con
alto contenido de C3 A dan lugar a pastas, morteros y hormigones muy sensibles al
ataque por sulfatos y otros agentes agresivos.
Ferrito aluminato tetracálcico (C4 AF ). Influye poco en la resistencia. Actúa
como fundente en el horno y a el se debe el color gris verdoso del cemento. En
cementos blancos su contenido debe ser menor del 0.5 %.

Cuando se agrega al cemento, los compuestos básicos presentes se transforman en


nuevos compuestos por reacciones quı́micas que son:

C2 S : 2(2CaO.SiO2 ) + 4H2 O −→ 3CaO.2SiO2 .3H2 O + Ca(OH)2 (2.2)

C3 S : 2(3CaO.SiO2 ) + 6H2 O −→ 3CaO.2SiO2 .3H2 O + 3Ca(OH)2 (2.3)

En las ecuaciones (2.2) y (2.3) donde intervienen los silicatos de calcio, que cons-
tituyen alrededor del 75 % por peso del cemento Pórtland, reaccionan con el agua
para producir dos nuevos compuestos: gel de tobermorita el cual es no-cristalino
e hidróxido de calcio que es cristalino. En la pasta de cemento completamente hi-
dratada, el hidróxido de calcio constituye el 25 % del peso y el gel de tobermorita,
alrededor del 50 %.

Las partı́culas del cemento son pequeñas respecto al agregado grueso y fino. Su es-
tructura es la de una pasta de cemento llena de particulas inertes más grandes. La
interacción entre los crecimientos del gel de tobermorita y por lo tanto la resisten-
cia de la mezcla en cualquier instante, esta determinada por la distancia entre las
partı́culas de cemento, y está a su vez está gobernada por la cantidad de agua que

17
las separa, es decir por la relación agua-cemento.

Las lechadas de cemento y agua, se inyectan a una alta relación agua - cemento.
Cuando las partı́culas de cemento quedan atrapadas, el exceso de agua suele ser
capaz de escapar por permeación de los poros o fisuras, y una pasta de cemento con
una realación de agua - cemento baja tiene mayor dificultad de pasar por los poros
o fisuras.

El cemento que se utilice para la elaboración de mezclas de inyección requiere unas


caracterı́sticas mı́nimas y que los parámetros especificados sean los de la normas.
La norma UNE-EN 197-1 establece estas caracterı́sticas. En la tabla 2.4 se tiene
los diferentes productos de familias de cementos con sus respectivos contenido de
componentes, según la Norma mencionada.

Tabla 2.4: Productos de la familia de los cementos comunes (UNE-EN 197-1)

2.6. Ensayos de Control en las inyecciones.


Cuando se realiza una inyección de suelo se fija claramente los objetivos del mejora-
miento del terreno, ya sea, la de impermeabilización, compensación de asientos o la
mejora de la resistencia, los cuales deben ser controlados antes, durante y después
de terminado las inyecciones a través de diversos ensayos, ya sea de campo o de
laboratorio.

Para las técnicas de inyección realizados con cemento, el control de calidad se cen-
tra en la calidad de los materiales que se utilizan, ası́ como en el proceso de mezcla
o bombeo. Ası́, previo a la inyección, la mezcla de lechada de cemento se prueba

18
su viscosidad y densidad usando un hidrómetro y cono de Marsh respectivamente.
El proceso de instalación de los equipos también son supervisados cuidadosamente.
Los parámetros clave como el caudal, la presión y el volumen total inyectado son
cuidadosamente monitoreados, casi siempre automáticamente.

Las pruebas posteriores a la construcción son de gran valor. Estos controles posterio-
res son importantes en primer lugar para asegurar al cliente el producto que recibe
es de alta calidad y por lo tanto garantizar la seguridad pública[35]. Los ensayos y
los métodos de ensayos dependen de la aplicación y de los requisitos funcionales,
ası́ por ejemplo para la reducción de asientos es necesario realizar un ensayo para
conocer el valor del módulo de elasticidad, mientras que el valor de la resistencia es
de interés para la mejora de la estabilidad y la eliminación del riesgo de la rotura.
Al respecto la norma UNE-EN 14679 menciona algunos ensayos mı́nimos a realizar
como parte del control de calidad.

Las caracterı́sticas resistentes y el módulo elástico de las muestras se suelen determi-


nar con ensayos de compresión simple. Si existe fisuras en las muestras es preferible
realizar ensayo triaxial. El módulo de compresión de las muestras se determina con
ensayos edométricos. Los ensayos de conductividad hidráulica requieren unos equi-
pos especiales, pues no existe un equipo estandar. Sin embargo, se puede estimar la
permeabilidad realizando una análisis regresivo a partir del valor de consolidación
determinado en los ensayos edométricos [7]. Algunos ensayos pueden ser correla-
cionados para conocer el resto de las nuevas propiedades del suelo. Asimismo la
comprobación de la resistencia mecánica de los suelos inyectados, se puede hacer
realizando ensayos con penetrométricos estáticos, ensayos dinámicos S.P.T, Borros
o mediantes ensayos presiométricos[22]. También existen otros ensayos como la de
tomografı́a eléctrica que sirve para determinar la distribución real de la resistividad
del subsuelo y respuesta a ondas superficiales. Todas estas deberı́an practicarse an-
tes y después del tratamiento del terreno a fin de obtener parámetros comparativos.

A través de las muestras de laboratorio del suelo mezclado existe la posibilidad de


estudiar que cantidad, tipo o combinación de ligante contiene las muestras obte-
nidos después de ejecutado la inyección. Para conocer estos, es necesario obtener
testigos. El número de muestras depende del tamaño y complejidad del proyecto.
La norma UNE-EN 14679 recomienda como mı́nimo tres probetas, ademas advierte
que la alteración de las muestras influye en sus caracterı́sticas, por lo que se deberı́a
complementar el ensayo de probetas con otros ensayos.

2.7. Propiedades Geotécnicas del suelo


Para una adecuada inyección de suelo es imprescindible realizar antes un buen es-
tudio del suelo en en lugar donde se realizará la inyección para conocer las carac-
terı́sticas y tomar la decisión correcta en el diseño ya sea de la mezcla de mortero o
del proyecto en sı́. Por lo tanto el objetivo es identificar y conocer las caracterı́sti-
cas del suelo, asi como la posibilidad de identificar algún obstáculo en el lugar del
proyecto. A continuación se describe las propiedades mas relevantes del suelo, las
cuales deben tenerse en cuenta antes de una intervención.

19
2.7.1. Clasificación de los suelos
Para estudiar y conocer a profundidad el suelo se necesitan caracterizarlos y cla-
sificarlos. Existen diversas normas americanas y europeas que clasifican los suelos,
con el fin de que todos tengamos un mismo lenguaje y saber a que nos referimos
cuando tenemos unas caracterı́sticas especificas del suelo, es asi que para clasificar-
los existen las normas DIN, ASTM, AENOR, etc. Para la clasificación del suelo se
realizan pruebas, donde se determinan entre otros, los siguientes parámetros como:
Lı́mite liquido, Lı́mite plástico, Índice de Plasticidad, contenido orgánico, contenido
de agua, densidad, distribución granulométrica, etc.

Granulometrı́a
Los suelos se han clasificado en cuatro grupos en función de su granulometrı́a, las
gravas, arenas, limos y arcillas. Las gravas tienen granos entre 8-10 cm a 2mm, cu-
yas caracterı́sticas principales son que sus granos son observables y no retienen el
agua por sus grandes huecos que tiene entre partı́culas. Las arenas tiene partı́culas
de 2mm a 0.06mm, que todavı́a pueden ser observables a simple vista, cuya carac-
terı́stica es que al contacto con el agua se pueden separar de ella con facilidad. Los
limos tienen partı́culas comprendidas entre 0,06mm a 0,02mm, cuya caracterı́sti-
ca es de retener el agua mucho mejor que las partı́culas superiores. Y la arcilla
cuyas partı́culas son inferiores a 0,02mm, cuya propiedad principal es de tener ca-
pacidad mayor de retener el agua, por lo que son generalmente los materiales más
problemáticos.

Cada uno de estos tipos tienen sus caracterı́sticas geotécnicas propias. En el siguien-
te gráfico se puede observar la clasificación de suelos suelos según su distribución
granulometrica[25].

Figura 2.11: Clasificación de los suelos según su distribución granulometrica (Ing. geológi-
ca. A. Vallejo)

20
Plasticidad
Se define la consistencia del suelo en función del contenido de agua a través de la
determinación de la humedad. A este respecto Atterberg definió tres lı́mites, el de
retracción que separa el estado de sólido seco y el semisólido, el lı́mite plástico,
que separa el estado semisólido del plástico y el lı́mite lı́quido, que separa el estado
plástico del semilı́quido. Estos dos últimos son los más usados en la práctica.

Una vez determinados el lı́mite plástico y el lı́mite lı́quido, se puede obtener el ı́ndice
de plasticidad que es la diferencia entre el lı́mite lı́quido y el lı́mite plástico. Art-
hur Casagrande definió que los suelos con lı́mite lı́quido mayores a 50 son de alta
plasticidad y menores a ello de baja plasticidad[25]. Es decir los de alta plásticidad
admiten mucha agua, pudiendo el suelo experimentar grandes deformaciones plásti-
cas. Casagrande elaboró una carta de plasticidad como se muestra en la figura 2.12,
donde se representa el punto con los valores de lı́mite lı́quido e ı́ndice de plasticidad
y se define una clasificación para completar la identificación de un suelo.

Figura 2.12: Carta de plasticidad de Casagrande

Casagrande completó este sistema de identificación con datos de granulometrı́a y


definió el sistema unificado de clasificación de suelos (SUCS), el cual se representa
en la tabla 2.5.

21
Tabla 2.5: Sistema Unificado de Clasificación de Suelos (SUCS)

Estado del suelo


Para definir el estado del suelo es necesario conocer unos ı́ndices, la porosidad (n),
y el ı́ndice de poros o huecos (e). El ı́ndice de huecos varı́a entre 0,30 y 1,30, aunque
en suelo muy flojos puede llegar a tener mas de 3. Este ı́ndice nos indica cuan de-
formable es el terreno, cuanto mayor el ı́ndice de huecos, mayor es la deformabilidad.

Para estimar la concentración relativa de sólidos y agua se utilizan varios paráme-


teros como: el peso especifico de párticulas (G), peso especifico aparente seco (γd ),
peso especı́fico aparente saturado (γsat ), peso especı́fico aparente (γap ), peso especı́fi-
co del agua (γw ), humedad (W ) y grado de saturación (Sr ). En la tabla 2.6 se tiene
algunos valores de estos parámetros, el cuál nos puede dar una idea del tipo suelo
para su identificación.

22
Tabla 2.6: Propiedades del estado de suelo en suelos finos y gruesos. (Ing. Geológica. A.
Vallejo)

2.7.2. Permeabilidad en los suelos


El agua fluye a través de los espacios vacı́os entre las partı́culas del suelo. Por
lo tanto es importante conocer cuánta agua fluye a través de este en un tiempo
determinado. entonces se define un coeficiente de permeabilidad de un suelo como
un parámetro que mide la “facilidad para que el agua fluya a través del suelo”. Esta
permeabilidad depende de varios factores como la granulometrı́a, relación de vacı́os,
distribución granulométrica, rugosidad de las partı́culas y grado de saturación del
suelo. Las permeabilidad se mide en unidades de velocidad (m/s, m/d, cm/s). Es
un parámetro hidráulico que registra variaciones en función del tipo de suelo. En la
tabla 2.7 se muestra de manera orientativa valores de permeabilidad para diferentes
tipos de suelo[25].

Tabla 2.7: Rango de coeficientes de permeabilidad hidráulica en suelos.

23
2.7.3. Esfuerzo efectivo
En un volumen de suelo, las partı́culas están distribuidas al azar con espacios vacı́os
entre ellas. Estos espacios son ocupados por agua, aire o ambos. Para analizar los
problemas de compresibilidad, capacidad de carga de cimentaciones, estabilidad de
terraplenes y presiones laterales sobre estructuras de contención, se necesita conocer
la naturaleza de la distribución de los esfuerzos a lo largo de una sección transversal,
para conocer el esfuerzo normal a una profundidad dada en una masa de suelo es
tomada por el agua en los espacios vacı́os y cuál es tomada por la parte solida en los
puntos de contacto de las partı́culas del suelo. Esto se denomina esfuerzo efectivo.

2.7.4. Resistencia al corte


La resistencia al corte de una masa de suelo es la resistencia interna por área unitaria
que la masa de suelo ofrece para resistir la falla y el deslizamiento a lo largo de
cualquier plano dentro de él[13]. La resistencia al corte, τ , de un suelo en términos
del esfuerzo efectivo se define:

τ = c + σ 0 tanφ (2.4)

donde:
σ 0 = esfuerzo normal efectivo en el plano de corte.
c = cohesión, o cohesión aparente.
φ = ángulo de fricción.

La ecuación 2.4, se conoce como el criterio de falla de Mohor - Coulumb y representa


una recta en el espacio. El valor de c para arenas y arcillas normalmente consolidada
es igual a cero. Para arcillas sobreconsolidadas, c > 0.

Para la mayorı́a de los trabajos, los parámetros de la resistencia al corte de un suelo


son determinados por medio de dos pruebas de laboratorio, como la prueba de corte
directo y la prueba triaxial.

2.8. Caracterı́sticas fı́sicas y mecánicas de los me-


dios inyectados
Una inyección de suelo, solo puede ser satisfactoria si, después del fraguado del mor-
tero, se logra el objetivo trazado. Es decir, una consolidación de suelo debe mejorar
la resistencia mecánica y la estanqueidad y su permeabilidad[14]. Las propiedades
de suelo estabilizado dependen del tipo de mortero utilizado y las propiedades de un
suelo inyectado no pueden ser predecidas con fiabilidad en base a las propiedades
del suelo natural[38], por lo que es necesario realizar ensayos de laboratorio y de
campo del suelo estabilizado para conocer las nuevas propiedades del suelo.

Los ensayos se realizan por muestras obtenidas a través de sondeos a diferentes


profundidades, los cuales deben ser elegidos con anterioridad. Los ensayos a realizar
deberán tener como objetivos de analizar su resistencia a compresión, conocer la

24
cantidad de ligante, mediante diversos ensayos de laboratorio. En la tabla 2.8 se
puede observar aumentos de esfuerzo respecto a los suelos naturales con diferentes
mezclas de aglomerantes.

Tabla 2.8: Incremento relativo de esfuerzo basado en pruebas de laboratorio en suelos


nordicos tratados con diferentes aglomerantes [38]

Asimismo la cantidad de aglomerante utilizado tiene efectos en la resistencia del sue-


lo tratado. En el gráfico 2.13, se puede apreciar que a mayor cantidad de aglutinante
es mayor la resistencia. mas texto.

25
Figura 2.13: Fuente: EuroSoilStab [38]

26
Capı́tulo 3

Ensayos Quı́micos de Control de


Cemento

En este capı́tulo se desarrollará los métodos de ensayos quı́micos de clasificación de


PH y el método de fluorescencia de rayos X, mediante los cuales se pretende conocer
cuantitativamente el contenido de cemento en las inyecciones de suelos, como dato
complementario a los métodos de ensayos de control convencionales.

3.1. Introducción
Actualmente existe diversos métodos de ensayos para realizar el contraste de los re-
sultados de las inyecciones antes y después de ejecutados, con el objetivo de conocer
los resultados. Se presenta como complemento a los ensayos convencionales, ensayos
quı́micos para conocer cualitativa y cuantitativamente el contenido de cemento en
las inyecciones de suelos. Estos ensayos son el ensayo quı́mico de clasificación de pH,
con el cual se pretende conocer el contenido de cemento de las inyecciones, cono-
ciendo sus valores de pH, contenido de residuos insoluble, el cual es un ensayo que
nos dan resultados del contenido de suelo no reaccionante con el cemento y en el
ensayo de fluorescencia de rayos X, con el cual se pretende obtener datos cuantita-
tivos del contenido de cemento en suelo. Estos ensayos quı́micos sirven como datos
complementarios a los obtenidos con los ensayos convencionales existentes hasta la
actualidad.

Estos ensayos quı́micos fueron aplicados de manera experimental por Luis Tissera
[12], en la contrucción del túnel en la estación de ferrocarril de Atocha en el año
2009/2010 como parte de la consolidación del terreno. Además existe un método
propuesto [36] actual, el cual será desarrollado en el cálculo de contenido de cemento
en las muestras.

A continuación se desarrolla la metodologı́a usada de los ensayos quı́micos, como


parte del control de cemento en inyecciones de suelo.

27
3.2. Ensayo quı́mico de clasificación de pH
El pH (potencial de hidrogeno) es la medida de acidez o de alcalinidad de sustan-
cias, es decir es la concentración de iones de hidrogeno y ácidos débiles los cuales
van a formar una valoración númerica. La alcalinidad de una muestra de cemento
es debida principalmente a la portlandita formada durante la hidratación de los
compuestos anhidridos del cemento y a los hidróxidos de sodio y potasio presentes.
Estas sustancias sitúan el pH de la fase acuosas en valores de 12,6 a 14 [21].

En un estudio realizado sobre el pH en cementos de baja alcalinidad, se tuvieron


valores para el cemento portland de 13,5[10]. También en otros estudios sobre el
efecto de pH del cemento sometidos a diferentes medios acuosos durante su hidra-
tación se obtuvieron valores de pH superiores a 12, como se puede observar en el
cuadro (3.1)[37].

Tabla 3.1: Valores de pH sometidos a diferentes medios acusos. [37]

Luis Tissera[12]en su artı́culo sobre ensayos de control de cemento, obtiene valores


de pH de 7 y 13, para muestras de suelo natural y muestras de laboratorio con alto
contenido de cemento respectivamente, lo que se tiene un rango de medida para el
control de pH en muestras de suelo inyectados en obra, lo que se valora cualitativa-
mente estas muestras de obra según su valor de pH en el rango mencionado.

Existen diversos métodos para la medida del valor de pH, siendo unos mas exac-
tos que otros, según el objetivo de estudio. Las normas europeas indican algunos
métodos para las medida de estos.

3.2.1. Indicador de PH en disolución de fenolftaleı́na


El indicador de pH se obtiene a partir de una disolución al 1 % de fenolftaleina
en alcohol etı́lico. Al pulverizar la disolución sobre la muestra, según el color que
adquiera, se puede identificar el valor de pH.

El indicador de fenolftaleı́na permite diferenciar tres zonas de pH, el inferior a 8


es donde la disolución se torna incolora, valores entre 8 y 9,5 donde la tonalidad
es rosa suave y mayor a 9,5 adquiere un color purpura intenso y cabe mencionar
que un pH neutro tiene un valor de 7. En la figura 3.1 se muestra estas tres zonas
caracterı́sticos. Esta metodologı́a se pude seguir en la norma UNE 112-011-94 de
corrosión de armadura.

28
Figura 3.1: Tonalidades de fenolftaleı́na en muestras de hormigón

3.2.2. Indicador de pH con pH-metro


El pH metro es un sensor utilizado en el método electroquı́mico para medir el pH de
una disolución, capaz de medir con una exactitud de ± 0,05. La determinación de pH
consiste en medir el potencial que se desarrolla a través de una fina membrana de vi-
drio que separa dos soluciones con diferentes concentraciones de protones, por lo que
se conoce la sensibilidad y la selectividad de las membranas de vidrio durante el pH.

Este instrumento tiene un sensor el cual es utilizado para medir el PH de una


disolución. Quiere decir que junto con los electrodos, el voltı́metro será sumergido en
la sustancia haciendo que genere una corriente eléctrica, es ası́ que la concentración
de iones de hidrógenos presenta la solución en la corriente eléctrica. Esto se da por
medio de la membrana de vidrio que tiene el pH metro la cual obtiene la sensibilidad
y selectividad de las dos soluciones de concentración. Un pH-metro se muestra en
la figura 3.2.

Figura 3.2: pH metro de laboratorio

29
3.3. Contenido de residuos insoluble
El clinker del cemento portland es el producto que se obtiene al calcinar hasta fusión
parcial un crudo de cemento portland, durante el tiempo neceserio para conseguir
la combinación prácticamente total de sus componentes.

La determinación del residuo insoluble de crudos calcinados en el laboratorio, a


diferentes temperaturas, se toma como un procedimiento para medir el grado de
clinkerización y para determinar la aptitud de dichos crudos a la calcinación. El
residuo insoluble en ácido clorhı́drico se puede determinar por dos procedimientos,
los cuales están recogidos en la norma UNE-EN 196-2. En el primero se obtiene por
ataque de la muestra del cemento, con una disolución diluida en ácido clorhı́drico,
que reduce al mı́nimo la precipitación de la sı́lice soluble. A continuación, el residuo
una vez filtrado, se trata con una disolución de carbonato de sodio con el fin de
llevar a disolución las trazas de sı́lice que hubiesen precipitado, luego se filtra, se
seca y se calcina para luego ser pesado el residuo.

El segundo método, el residuo insoluble en ácido clorhı́drico, se determina por ataque


de la muestra del cemento con una disolución diluida de ácido clorhı́drico, filtrado
y tratado del residuo con una disolución, a ebullición, de hidróxido de potasio, para
luego ser filtrado, secado, calcinado y pesado el residuo.

La determinación del residuo insoluble en ácido clorhı́drico y carbonato de sodio es


la menos segura de las utilizadas en el análisis quı́mico de los cementos, ya que los
silicatos no soluble en ácidos minerales se atacan por las disoluciones concentradas a
ebullición, tanto de carbonato de sodio como de hidróxido de sodio transformándo-
los en los correspondientes silicatos de sodio solubles en agua. La cantidad obtenida
depende del grado de ataque, que es función, para una misma muestra de la clase y
cantidad de reactivos utilizados, tiempo y temperatura de digestión [23].

Por lo tanto este ensayo no es totalmente vinculante al contenido de cemento en la


mezcla, pues el concepto esta asociado al contenido de suelo no reaccionante con el
cemento siempre en cuando exista una mezcla de ellos. Siguiendo el procedimiento
realizado por Luis Tissera [12], obtuvo valores de entre 28 y 84 % en los ensayos de
resido solubles, para muestras de suelo natural y muestra de laboratorio con alto
contenido de cemento respectivamente en un tratamiento de suelo en la estación
Atocha.

3.4. Ensayo de fluorescencia de rayos X


La fluorescencia de rayos X (FRX)es una técnica analı́tica que mide la composición
elemental de una sustancia generalmente sólida al ser expuesta a una radiación de
rayos X.

Los rayos X poseen una energı́a tal que al incidir sobre la muestra pueden ionizar-
la expulsando electrones de las capas más internas. Estos iones inestables y esas
vacantes son ocupadas por electrones de capas superiores en cascada. Estos saltos
de electrones de un nivel de mayor energı́a a uno de menor energı́a desprenden una

30
radiación caracterı́stica que es la fluorescencia de rayos X, en la figura 3.3 se observa
este proceso. El conjunto de los saltos electrónicos entre capas de un elemento forma
el espectro caracterı́stico del elemento y es único[26].

Figura 3.3: Esquema de la emisión de la radiación de fluorescencia de rayos X[26].

El análisis cualitativo se obtiene a partir de la energı́a caracterı́stica o su longitud


de onda de la radiación de fluorescencia de rayos X emitida. El análisis cuantitativo
se obtiene por conteo de los rayos X para una longitud de onda determinada. Los
contenidos elementales son contenidos totales sin distinción de estados de oxidación.
Un espectrómetro de FRX consta de tres partes fundamentales: la fuente que genera
los rayos X (un tubo o una fuente radiactiva); un detector que convierte los rayos X
emitidos por la muestra en una señal electrónica susceptible de ser medida; y una
unidad de procesamiento que registra la señal y calcula la concentración elemental
en la muestra.

Para la determinación de la composición de los elementos, se una la norma UNE-EN


15309 2008, relativa a la determinación de la composición elemental por fluorescencia
de rayos X, para el contenido de 10 elementos mayoritarios (Al, Ca, Fe, K, Mg; Na,
P, S, Si, Ti) y y de los 40 elementos minoritarios (Ag,As, Ba, Bi Br, Cd, Ce, Co, Cr,
Cs Cu, Ga, Ge,Hf, I, La, Mn, Mo, Nb, Nd, Ni, Pb, Rb, Sb, Sc, Se, Sm, Sn, Sr,Ta,
Te, Th, Tl, U, V, W, Y, Yb,Zn y Zr).

3.5. Metodologı́a para evaluar el contenido de ce-


mento.
Como se ha visto existe varias propuestas para obtener el contenido de cemento
en suelo cualitativa y cuantitativamente. En este trabajo se evaluará el contenido
de cemento cuantitativamente por los métodos propuestos por R. Rodrı́guez y J.
Estaire[36] y Luis Tissera [12], para lo cual se elaboran muestras de referencia con

31
contenido de cemento conocidas. Se elabora muestras en laboratorio con conteni-
do de cemento en porcentajes determinados y muestras de suelo natural, con lo
cual se tiene valores extremos de concentración de los elementos obtenidos de en-
sayos quı́micos descritos, para luego evaluar los valores obtenidos de las muestras
contenidas de cemento y verificar la fiabilidad de lo métodos.

3.5.1. Contenido de cemento


El criterio para estimar el contenido de cemento en suelo aplicado por Luis Tissera[12]
en las excavaciones del By pass soterrado en la estación de ferrocarril de Atocha
(Madrid 2009/2010), el cual fue ejecutado 312 columnas de jet grouting tipo 2A,
consiste en elaborar muestras de suelo extremas, una muestra de suelo natural o
virgen el cual representa un 0 % de contenido de cemento y una muestra con alto
contenido de cemento elaborado en obra y una muestra de cemento fraguado, el cual
representan el 100 % de contenido de cemento, a partir de los cuales las muestras
obtenidas de las inyecciones de obra se obtienen los contenidos de cemento. Estas
dos referencias son para determinar el patrón óptimo extremo superior de compara-
ción como muestra ideal de contenido de cemento y por otra parte la referencia de
muestra extrema inferior con suelo natural antes de la inyección. A estas muestras se
realizan el ensayo de fluorescencia de rayos X, mediante el cual, se busca un registro
de rayos X fluorescente entre los tantos elementos comunes de la tabla periódica
de los elementos minoritarios. Por lo tanto se busca los elementos que tengan la
mayor diferencia entre ellos, es decir, para la muestra de alto contenido de cemento
la concentración de los elementos deben tener los valores máximo y a su vez estos
mismos elementos deben tener valores mı́nimos para la muestra de suelo natural o
virgen.

En las muestras obtenidas de los sondeos de las columnas jet de la obra del By pass
soterrado de Atocha para el tipo de suelo y cemento los elementos seleccionados
que cumplı́an las condiciones mencionadas fueron el Niquel (Ni), Estroncio (Sr) y
Cromo (Cr), en las muestras, obteniendo valores como se muestra en la tabla (3.2).
Al valor del contenido medio de elementos en suelo natural se le da un valor de
0 % y a los valores de las muestras realizada en laboratorio y obtenida de obra, les
corresponden el 100 %.

Tabla 3.2: Valores de elementos pesados en muestras referentes[12]

32
Sin embargo los valores utilizados como referencia, son los obtenidos de una muestra
de alto contenido de cemento de obra y suelo natural, cuyos rangos van de 0 % a
100 % (78 %) el cual es el rango dentro del cual se obtiene valores de porcentaje de
contenido de cemento de las muestras obtenidos en los sondeos.

Por su parte R. Rodrı́guez y J. Estaire proponen una metodologı́a para conocer el


contenido de cemento en su artı́culo determinación mediante WD-XRF del conteni-
do de cemento en suelos inyectados y en mezclas de suelo-cemento, el cual propone
el seguiente procedimiento.

Determinar mediante la composición elemental de las muestras de suelo original y


del cemento fraguado tras siete dı́as de fraguado, mediante fluorescencia de rayos
X, expresando los valores de concentración obtenidos con una incertidumbre menor
a ± 0,01 % en el caso de los elemenos mayoritarios y a ± 0,1 mg/kg en el caso de
lo elementos minoritarios.

Una vez obtenida las concentraciones de los elementos mayoritarios y minoritarios,


se realiza una preselección de los elementos con los criterios siguientes, descartando
los que no cumplan.

El contenido del elemento en la mezcla de suelo-cemento debe estar compren-


dido entre los contenidos de del suelo original y el cemento fraguado.

La diferencia entre los contenidos de los elementos fraguado y suelo original


debe ser mayor o igual al 1 % en los elementos mayoritarios o a 100 mg/kg en
el caso de los elementos minoritarios.

fabricar entre tres y cinco muestras de mezclas suelo-cemento con contenido


de cemento conocidos y determinar mediante el ensayo de fluorescencia de
rayos X la composición de sus elementos.

Se calcula el factor rf del cemento a partir de la concentración de los elementos


preseleccionados en el cemento original y fraguado, según la ecuación 3.1.
P [C] − [Cf ]
i
[C]
rf = (3.1)
n

Una vez calculado el factor rf se determina el contenido real de cemento


fraguado en las mezclas fabricadas a partir del factor rf y de los pesos de
cemento original en mezcla y de mezcla total sin fraguar, según la ecuación
3.2
pC ∗ (1 + rf )
cementof raguado ( %) = ∗ 100 (3.2)
pM + (pC ∗ rf )

Se realiza el calculo del contenido de cemento en las mezclas de cada uno de


los elementos preseleccionados en suelo original, en mezcla de cemento y en
cemento fraguado, según la ecuación 3.3.

[M ] − [S]
cementocalculado ( %) = ∗ 100 (3.3)
[Cf ] − [S]

33
A continuación se obtiene la selección final de los elementos, seleccionando
para cada mezcla los elementos a partir de las cuales se obtenga un contenido
calculado de cemento en mezcla tal que la diferencia de este con el contenido
real del cemento cumpla las siguientes condiciones: Sea menor que 3, siempre
que el contenido real de cemento en mezcla supere el 10 %, sea menor que 2,
siempre que el contenido real de cemento en mezcla sea igual o menor al 10 %
y los elementos que no cumplan esta condición serán descartados.

Una vez obtenida los elementos finales, se puede realizar el calculo de contenido
de cemento en las muestras que se puedan obtener en los sondeos, mediante
la ecuación 3.3.

Finalmente se puede obtener el contenido medio de cemento fraguado en las


muestras desconocidas como la media de los valores correspondientes a los
elementos escogidos en la mezcla fabricada de composición más parecida a la
muestra.

En la aplicación de una mezcla de suelo (grava arenosa)-cemento, tras seguir el pro-


cedimiento propuesto ha permitido determinar el contenido de cemento en mezclas
de suelo cemento con un error no superior al ± 2 % para contenidos de cemento
inferiores al 10 %.

34
Capı́tulo 4

Campaña Experimental

4.1. Introducción
En este capı́tulo se describe la parte experimental del trabajo, por lo que se explica
el procedimiento de la mezcla de suelo - cemento con diferentes dosificaciones, los
ensayos de laboratorio de caracterización del suelo, el ensayo de corte directo sobre
las muestras de suelo natural y suelo - cemento, además del ensayo de fluorescencia
de rayos X (WD-XRF) para evaluar cuantitativamente el contenido de cemento en
las muestras de suelo - cemento. Finalmente se realiza como ejemplo un cálculo de
una estructura de tierra con los parámetros resistentes obtenidos de las muestras en
los ensayos de corte directo, correlacionando la influencia del contenido de cemento
sobre los parámetros resistentes en el suelo.

Los ensayos de laboratario se realizan en el laboratorio de Geotécnia del Departa-


mento de Ingenierı́a y Morfologı́a del Terreno de la Escuela de Caminos, Canales y
Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid y en el laboratorio Geotecnia del
Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) del Ministerio
de Fomento.

4.2. Descripción y localización del suelo obtenido


El material utilizado para el estudio del presente trabajo se ha obtenido de los
espaldones de la presa de material suelto L’Albages. El material cuyo origen es
de formación oligocena, formado por una mezcla de lutitas/argilitas con areniscas,
definido como un material “todo uno”para la colocación en los espaldones de la
presa, se encuentra de forma natural en la zona de L’albages. El material es el más
abundante de la zona, es un material evolutivo y muy sensible a las condiciones de
puesta en obra. La trituración y el remoldeo de las tongadas en presencia de agua,
da lugar a una arcilla de baja permeabilidad y plasticidad media. En la Figura (4.1)
se observa las caracterı́sticas geométricas de la presa y la ubicación de los espaldones
del cual se obtuvo la muestras de suelo. En la figura 4.1 se nuestra la sección tipo
de la presa, donde se observa el lugar del espaldon del cual se obtuvo la muestra de
suelo para el estudio del trabajo.

35
Figura 4.1: Sección tipo cuerpo de presa

El embalse de L’Albages está situado en la provincia de Lleida, en la comarca


de Garrigues y afecta los municipios de Albages, Cerviá de les Garriques. La presa
propiamente dicha esta ubicado en el Municipio de Albages y la cerrada se encuentra
en el rio Set, alrededor de 1,5 km aguas arriba de dicha población. En la Figura
(4.2) obtenida de Google Earth se muestra la Ubicación de la presa.

Figura 4.2: Ubicación de la presa L’Algabes

Y en la figura 4.3 también obtenida de google earth se muestra las localizacón de la


presa de tierra.

36
Figura 4.3: Localización de la presa L’Algabes

4.3. Clasificación de suelo.

Figura 4.4: Sacos con muestra de suelo de la presa L’Algabes

En la figura 4.4 se muestra los sacos con muestras de suelo obtenido del espaldon
de la presa de L’Algabes. A esta muestra se realizan los ensayos en laboratorio para
la clasificación del suelo, el cual se realiza en el laboratorio de Geotecnia de la Es-
cuela de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid. Los
ensayos fueron el de granulometrı́a por tamizado y sedimentación y los lı́mites de
Atterberg. El procedimiento seguido fue el de las normas UNE 103-102 de análisis

37
granulométrico por tamizado y sedimentación, UNE 103-104 de lı́mite plástico y
UNE 103-103 de lı́mite lı́quido

Posteriormente con los datos obtenidos se realiza una clasificación del suelo por cual-
quier sistema de clasificación existente. Los sistemas de clasificación existentes en la
actualidad son el de American Association of State Highway Officials (AASTHO),
Unified Soil Classification System (SUCS) y el Pliego de Prescripciones Técnicas
Generales para Obras de Carreteras y Puentes (PG-3). Sin embargo cabe mencio-
nar que en estados Unidos, el sistema de clasificación AASHTO es utilizado por
los departamentos de carreteras estatales, mientras que los ingenieros geotécnicos
normalmente utilizan el Sistema Unificado [18].

4.3.1. Granulometrı́a
Para el ensayo de granulometrı́a por tamizado y sedimentación se obtiene por cuar-
teo una cantidad de muestra de suelo que sea representativa del total existente,
según la norma UNE 103 100 de preparación de muestras para ensayos de suelos.
En la Figura 4.5 se muestra el cuarteo de la muestra y su obtención final de la
muestras para realizar el ensayo de granulometrı́a.

(a) cuarteo de la muestra

(b) Muestra obtenida después del cuarteo

Figura 4.5: Muestra de suelo para ensayo de granulometrı́a.

38
En cuanto se obtuvo la muestra de suelo, se inicia a realizar el ensayo completo
de granulometrı́a por tamizado y sedimentación, siguiendo el procedimiento de la
normas UNE 103 101 de análisis granulométrico de suelos por tamizado y UNE 103
102 de análisis granulométrico de suelos por sedimentación.

En relación al ensayo por tamizado, se utiliza la serie de tamices (20; 12,5; 10,
6,3; 5;2 5; 1,25; 0,40; 0160 y 0,080) especificado en la Norma UNE 7 050-2 que
describe las caracterı́sticas y los nombres de los tamices, los cuales fueron colocados
de manera decreciente, de mayor a menor abertura. La muestra representativa para
la realización del ensayo fue de 1.000 g, el cual fue pasado por la serie de tamices.
El resultado se puede ver en la Figura(4.6) donde se obtuvo un 6,25 % de gravas,
11,24 % de arenas y 82,51 % de finos.

Figura 4.6: Granulometrı́a por tamizado de suelo (Elaboración propia)

Para la granulometrı́a por sedimentación, de la fracción que pasa el tamiz de 2 mm


se cuartea y obtiene dos porciones de unos 80 g (ver figura 4.7).

39
Figura 4.7: Fracción que pasa el tamiz de 2 mm

De una de las porciones se toma unos 20 g para determinar la humedad higroscópica


según el procedimiento descrito en la Norma UNE 103 300 de determinación de la
humedad de un suelo mediante secado en estufa. De la otra porción se toma 50 g
y se pasa a un vaso de precipitados y se añade lentamente al mismo tiempo que se
agita con una varilla de vidrio 125 cm3 de solución de heametafosfato sodico al 4 %
(ver Figura 4.8). Se deja en reposo unos 18 h aproximadamente.

(a) Suelo en vaso precipitado.

(b) Granulometria por sedimentación

Figura 4.8: Preparación de muestra para granulometrı́a por sedimentación

40
La suspensión preparada en el vaso precipitado, se pasa a una probeta graduada de
1 l de capacidad y se añade agua destilada hasta completar su capacidad de 1 l.
Se introduce el densimetro en la suspensión y se comprueba que flota libremente.
Finalmente se realizan las lecturas de las densidades leidas en el vástago del densi-
metro, tomadas en la parte superior del menisco formado en dicho vástago para los
tiempos de 30”, 1 y 2 min (figura4.9).

Figura 4.9: Lectura en el vástago del densimetro.

Después de realizar una lectura se saca el densimetro de la suspensión y se introduce


en la otra probeta colocada junto a la anterior con agua destilada y con la misma
cantidad de dispersante. Se introduce el densimetro en la suspensión cada vez que
se realiza las lecturas restantes a 5, 15, 30, 60, 120, 240 y 1440 min (Figura 4.10).

Figura 4.10: Probetas con muestra de suelo y agua destilada.

41
Los resultados después de realizar las lecturas del ensayo de granulometrı́a por
sedimentación y su correspondiente cálculo según la norma UNE 103 102, se observa
en la Figura 4.11.

Figura 4.11: Granulometrı́a de suelo por sedimentación (Elaboración propia)

En la Figura 4.12 se observa el gráfico completo del análisis de granulometrı́a por


tamizado y sedimentación.

Figura 4.12: Granulometrı́a de suelo por tamizado y sedimentación (Elaboración propia)

42
Por lo tanto se tiene una granulometrı́a del suelo ensayado de 6,25 % de gravas,
11,24 % de arenas y 82,51 % de finos. La humedad higroscópica calculada del suelo
es de 1,8 %.

4.3.2. Plasticidad
La plasticidad define la consistencia del suelo en función del contenido del agua a
través de la determinación de la humedad. A este respecto se definen los lı́mites
plástico, lı́quido e ı́ndice de plasticidad según la norma UNE 103 103 y 103 104 de
determinación del lı́mite lı́quido de suelo por el método de casagrande y la determi-
nación del lı́mite plástico respectivamente. El material utilizado para estos ensayos
se pasa por el tamiz 400 um UNE 7-050 como se muestra en la figura 4.13.

Figura 4.13: Muestra de suelo para plasticidad que pasa el tamiz 400 um

Lı́mite Plástico.- Se determina siguiendo la norma UNE 103.104-93 de determi-


nación del lı́mite plástico de un suelo por el método del aparato de Casagrande,
realizando cilindros de 3 mm de diámetro, rodando con los dedos de la mano sobre
una superficie lisa hasta que los cilindros se resquebraje como se muestra en la figura
4.14

43
(a) Elaboración de cilindros de 3 mm para (b) Cilindro de muestra resquebrajado
determinar el lı́mite plástico.

Figura 4.14: Lı́mite plástico.

En el instante que el cilindro se resquebraja, se toma muestras y se colocan en


frascos tarados con tapa como se muestra en la figura 4.15, se pesan y se llevan a
estufa para que sequen. Una vez secado en estufa se pesan nuevamente para conocer
el peso seco de la muestras y determinar el contenido de agua de acuerdo con la
Norma UNE 103 300 de determinación de la humedad de un suelo mediante secado
en estufa.

Figura 4.15: Cilindros de suelo en frascos para colocar en estufa.

Para determinar el lı́mite plástico se calcula el contenido de humedad de dos mues-


tras obteniendo un promedio de contenido de agua. El lı́mite plástico es la media
aritmética de las humedades de ambas muestras expresado en tanto por ciento sin
añadir las palabras tanto por ciento. El valor medio obtenido del ensayo es 17,9.

44
Lı́mite Liquido.- Se determina el lı́mite lı́quido del suelo mediante el método del
aparato de Casagrande, siguiendo el procedimiento de la Norma UNE 103 103. La
muestra de suelo pasado por el tamiz 400 um, se amasa con agua y se coloca en la
cuchara de Casagrande y se abre un surco con una acanalador formando un canaleta
de 2mm de ancho. El molde colocado en su posición se somete a golpes controlados
hasta que el canal se cierre unos 13 mm como se muestra en la figura 4.16.

Figura 4.16: Cuchara de Casagrande.

Este ensayo se repite tres veces sometiendo a golpes controlados, los cuales se ce-
rraron el canal a 17, 27 y 31 golpes. De cada ensayo de la parte donde se cerró, se
toma una porción de entre 10 g y 15 g del suelo, se pesan y se lleva a estufa para
su secado para después de secado se vuelva a pesar y determinar la humedad según
la Norma UNE 103 300. En la figura 4.17 se muestra las porciones de suelo después
de secado en estufa.

Figura 4.17: Porciones de muestra de suelo después de secado en estufa.

Los tres valores obtenidos de humedad y su correspondiente número de golpes se


gráfica y por interpolación se obtiene el limite liquido para 25 golpes. En la figura
4.18 se observa el valor de la humedad para 25 golpes, el cual tiene un valor de 29,
siendo esta lı́mite lı́quido.

45
Figura 4.18: Gráfico del lı́mite lı́quido

Con el valor de Limite lı́quido y el lı́mite plástico se obtiene el ı́ndice de plasticidad


(IP=LL-LP), que es la diferencia entre lı́mite lı́quido y el lı́mite plástico, obteniendo
ası́ un valor de IP=11,1.

4.3.3. Clasificación del suelo


Con los valores obtenidos de los ensayos de granulometrı́a y plasticidad se está en
condición de clasificar el suelo en un determinado grupo. Siguiendo el procedimiento
de AASHTO y con los datos de plasticidad que se tiene, nuestro suelo esta en el
grupo A-6 que serı́a un suelo arcilloso. En el gráfico 4.19 se observa la clasificación
del suelo con los datos de 82,51 % que pasa el tamiz 200 e ı́ndice de plasticidad
11,1, empezando de izquierda a derecha por descarte se obtiene un suelo A-6, suelo
arcilloso.

46
Figura 4.19: Gráfico Tabla de sistema de clasificación AASHTO (Braja M. Das. Ingenierı́a
Geotécnica)

Con el procedimiento de clasificación del Sistema Unificado de Clasificación de Suelo


(SUCS) nuestra muestra de suelo se clasifica como un CL, arcilla ligera arenosa. El
cálculo correspondiente se muestra en la figura 4.20

(a) Tabla de clasificación se suelo por el SUCS

(b) Clasificación de grupo por el SUCS

Figura 4.20: Clasificación del suelo por el método del SUCS

Según el Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de Carreteras


y Puentes (PG-3) establece una escueta clasificación basada en la idoneidad del
suelo para formar parte de las diversas zonas de un terraplen y usa como datos la
clasificación SUCS, por lo que según el PG-3 serı́a un suelo tolerable. De esta forma
nuestra muestra de suelo se clasificará como un suelo arcilloso de baja permeabilidad.

47
4.4. Elaboración de muestra de suelo con conte-
nido cemento
En la elaboración de muestra de suelo - cemento se utiliza una cantidad de sue-
lo en estado natural con humedad higroscópica, cemento del tipo CEM IV/B (Q)
32,5 N y agua la cantidad necesaria para lograr una masa trabajable. Se elabora
dos muestras con contenido de 5 % y 10 % de cemento en peso, el cual es mezclado
homogéneamente y secado a temperatura ambiente el tiempo necesario hasta obte-
ner un peso constante. En la figura 4.21 se observa los materiales utilizados en la
elaboración de la muestra

(a) suelo en estado natural con humedad hi- (b) Cemento tipo IV/B (Q) 32.5 N
groscópica

Figura 4.21: Materiales para la elaboración de muestra de suelo-cemento.

4.4.1. Muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento


Para le elaboración de la muestra se toma una cantidad de suelo de 4.000 g y una
cantidad de 200 g de cemento. Se mezcla el cemento y suelo en seco hasta obtener una
mezcla homogénea, luego se agrega agua mientras se va moviendo hasta tener una
masa trabajable. La cantidad de agua necesaria para llegar a una masa trabajable
fue de 1350 ml. En la figura 4.22 se observa el proceso de mezclado del suelo cemento
y contenido de agua.

48
Figura 4.22: Mezcla de suelo-cemento con 5 % de contenido de cemento.

La muestra ya preparada se pesa y deja en el laboratorio a temperatura ambiente de


22o C hasta que tenga un peso constante, el cual se logró a los 14 dı́as. En la Figura
4.23 se observa el peso total de la muestra de 7352 g y la muestra seca después de
14 dı́as.

(a) mezcla de suelo con 5 % de contenido de ce- (b) mezcla de suelo cemento despúes de secado
mento. a temperatura ambiente (22o ).

Figura 4.23: Elaboración de la muestra de suelo-cemento con 5 % de contenido de cemen-


to.

El control de peso de la muestra se realizó de manera constante diariamente hasta


tener un peso constante. En la Tabla 4.1 se tiene el control del peso de la muestra.

49
Muestra No 1: Suelo con 5 % de contenido de cemento
Fecha: 27/2/’17 28/2/’17 3/3/’17 6/3/’17 7/3/’17 9/3/’17
Temp. Amb. (o C) 22 22 22,5 22 22 22
Peso de suelo (g) 4000
Peso de cemento (g) 200
Agua (ml) 1350
Peso de s/c+tara (g) 7352 6447 6161 6102 6097 6096
Tara (g) 1820,5
s/c (g) 5531,5 4626,56 4340,5 4281,5 4276,5 4275,5

Tabla 4.1: Control de secado de muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento


(elaboración propia).

4.4.2. Muestra de suelo con 10 % de contenido de cemento


De manera similar al proceso de la elaboración de la muestra de cemento con 5 %
de contenido de cemento, se tomó una muestra de 4.000 g de suelo con humedad
higroscópica y 400 g de cemento del tipo CEM IV/B (Q) 32,5 N. El suelo y cemento
fue mezclado en un recipiente hasta lograr un mezcla homogénea como se muestra
en la figura 4.24, luego se agregó agua hasta tener obtener una masa trabajable y
plástica, el cual se logró con una cantidad de agua de 1250 ml.

Figura 4.24: Mezcla en seco de suelo-cemento con 10 % de contenido de cemento.

Esta muestra se pesa y se deja secar a temperatura ambiente de 22o C hasta tener
un peso constante, el cual se logró a los 14. En la Figura 4.25 se observa la muestra
de suelo - cemento con un peso de 7.438 g y la muestra seca.

50
(a) mezcla de suelo con 10 % de contenido de (b) mezcla de suelo cemento después de secado
cemento a temperatura ambiente (22o )

Figura 4.25: Muestra de suelo - cemento con 10 % de contenido de cemento.

Al igual que en la muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento se realizó


el control de peso diariamente hasta tener un peso constante. En la Tabla 4.2 se
muestra el control del peso de la muestra durante varios dı́as.

Muestra No 2: Suelo con 10 % de contenido de cemento


Fecha: 27/2/’17 28/2/’17 3/3/’17 6/3/’17 7/3/’17 9/3/’17
Temp. Amb. (o C) 22 22 22,5 22 22 22
Peso de suelo (g) 4000
Peso de cemento (g) 400
Agua (ml) 1250
Peso de s/c+tara (g) 7438 6616 6400 6323 6314 6313
Tara (g) 1822,5
s/c (g) 5615,5 4793,56 4577,5 4500,5 4491,5 4490,5

Tabla 4.2: Control de secado de muestra de suelo con 10 % con contenido de cemento
(elaboración propia).

En la figura 4.26 se observa las bandejas con las dos muestras de suelo-cemento
después de mezclado. A la izquierda la muestra de suelo con 5 % de contenido de
cemento y a la derecha el suelo con 10 % de contenido de cemento.

51
Figura 4.26: Muestras de suelo-cemento con 5 % y 10 % de contenido de cemento en peso.

4.5. Ensayo de corte directo.


El ensayo de corte directo de las muestras de suelo en estado natural, muestra de
suelo con 5 % de contenido de cemento y muestra de suelo con contenido de 10 %
de cemento, permite conocer los valores de los paramétros resistentes de cohesión
y angulo de fricción. El ensayo se desarrolla en el laboratorio de Geotecnia de la
Escuela de Caminos de la UPM. El objetivo del ensayo es obtener los parámetros
resistentes al corte como la cohesión (c) y el angulo de fricción interno (φ). Para
conseguir estos parámetros resistentes se sigue el procedimiento indicado en la nor-
ma UNE 103401 de determinación de los parámetros resistentes al esfuerzo cortante
de una muestra de suelo en la caja de corte directo.

Para conseguir los valores resistentes de cada muestra, se elabora tres probetas de
una misma muestra de suelo, sometida cada una de ellas a una presión normal
diferente de 0, 5kg/cm2 , 1, 0kg/cm2 y 2, 0kg/cm2 . De cada relación tensión - defor-
mación se obtiene el valor de la resistencia tangencial máxima, τmax . En un gráfico
se representa la tensión tangencial máxima y la tensión normal con sus diferentes
valores (0, 5kg/cm2 , 1, 0kg/cm2 y 2, 0kg/cm2 ) y con los tres puntos de las probetas
de cada ensayo se estima una lı́nea recta la que mejor se ajuste. El punto de corte
de la linea con el eje de ordenadas nos da el valor de la cohesión y la pendiente de la
lı́nea es el ángulo de rozamiento interno, obteniendo ası́ los parámetros resistentes
de cortante del suelo para cada muestra.

El tipo de ensayo realizado es consolidado - drenado (CD), el cual consiste en aplicar


la presión normal, permitiendo el drenaje del suelo hasta finalizar la consolidación
primaria. A continuación se procede a la rotura de la probeta a una velocidad lo
suficientemente lenta para que no se originen presiones intersticiales, permitiendo el
libre drenaje del agua de los poros. Con este tipo de ensayo se obtienen los paráme-
tros resistentes efectivos, cohesión efectiva (c) y el ángulo de rozamiento interno

52
efectivo (φ).

Dificultades.- Cabe mencionar que durante el inicio del ensayo de corte directo
en el equipo de corte de la figura 4.27, se presentaron dificultades que luego fueron
solucionados con la ayuda de la experiencia de los técnicos del laboratorio. Cuando
se inició el primer ensayo de rotura de la probeta del suelo natural con una tensión
normal de 0, 5kg/cm2 se obtuvo los valores tangenciales para cada desplazamiento
y por lo tanto el valor tangencial máximo para dicha tensión normal. Sin embar-
go cuando se realizó la segunda rotura de la probeta para una tensión normal de
1, 0kg/cm2 se obtuvo valores tangenciales menores respecto al esfuerzo normal de
0, 5kg/cm2 , pues se conoce por la teorı́a que a mayor esfuerzo normal, mayor es
el esfuerzo tangencial. Este hecho hizo que se buscará los errores que se estaba
cometiendo.

Figura 4.27: Equipo de corte directo. Laboratorio de Geotécnia UPM.

Después de analizado el problema, se encontró que los errores que se estaba co-
metiendo fueron en primer lugar una parte operativa y por otro lado la falta de
experiencia en el manejo del equipo de corte. En primer lugar la caja de corte es-
ta dividida horizontalmente en dos mitades. La parte superior lleva solidario un
dispositivo en forma de yugo, denominado “cuello de cisne”. Dicha forma resulta
adecuada para asegurar que el esfuerzo horizontal se ejerce en el mismo plano que
el de corte inducido en la probeta. Esta pieza incluye una pieza de bloqueo para
unirlo rı́gidamente al vástago del sistema de aplicación del esfuerzo horizontal, a fin
de poder desplazar en ambos sentidos la mitad superior de la caja de corte. La caja
incluye dos tornillos pasadores para fijar las dos mitades y dos tornillos separadores
que permiten la separación de las dos mitades antes de la fase de rotura. Por lo que
en el procedimiento operatorio se aproximó la caja de corte hasta que haga contacto
con el pistón de empuje del motor y por tanto a partir de ello se puedan hacer las
lecturas de desplazamiento como recomienda la norma UNE 103401, sin embargo
esta aproximación se realizó quitando los tornillos de seguridad, por lo que de algu-
na manera no se controló la aproximación y por lo tanto la muestra probablemente

53
ya haya sido rota inicialmente, por lo tanto el esfuerzo de resistencia a los desplaza-
mientos no son los valores verdaderos. Por lo que finalmente las aproximaciones se
realizaron con los tornillos de seguridad colocados, quitándolos antes del inicio de
la rotura de la probeta.

En segundo lugar el equipo precisa de un yugo contrapesado de masa conocida


para la aplicación a la probeta de una carga vertical. Para valores elevados de la
carga vertical, se debe disponer de un sistema de palanca contrapesado. El yugo
del equipo dispone de un sistema de bloqueo para poder aplicar la carga vertical
suavemente. En este punto para el equipo existe un yugo contrapesado denominado
A y B como se muestra en la figura 4.28, entonces para cada esfuerzo normal aplicado
le corresponde un peso que se coloca a cada lado. Por facilidad y conveniencia se
optó colocar a un solo lado el peso correspondiente a la carga normal según las
especificación del equipo que asi lo permite, por lo que a mayor carga normal,
mayor peso colocado en una de las partes del yugo, esto hacı́a que el sistema se
bloqueara como se muestra en la figura 4.28 y por lo tanto no ejercı́a el esfuerzo
normal requerido, pues el peso colocado era demasiado y llegaba a bloquearse. Ante
este inconveniente se optó en colocar pesos contrapesados a cada lado. Para aplicar
un esfuerzo normal de 0, 5kg/cm2 se colocó en el lado A un peso de 5 kg y en el lado
B un peso de 0,5 kg, para aplicar un esfuerzo normal de 1, 0kg/cm2 se colocó en el
lado A un peso de 5 kg y en el lado B un peso de 1,5 kg y para un esfuerzo normal
de 2, 0kg/cm2 se colocó en el lado A un peso de 4,5 kg y en el lado B un peso de
3,5 kg. Estos contrapesos se colocaron de acuerdo a las especificaciones del equipo,
de esta manera se consiguió que el yugo no se bloqueará desplazándose libremente.

Figura 4.28: Equipo de corte directo. Laboratorio de Geotécnia UPM.

Con estas correcciones, los ensayos iniciales se descartaron y realizaron nuevamente


los ensayos de corte para obtener valores fiables.

54
4.5.1. Consolidación de las muestra de suelo
Antes de realizar el ensayo de corte directo, es necesario conocer la velocidad de
rotura a la cual va ser sometido la caja de corte, por lo que se procede a la conso-
lidación de una muestra remoldada de suelo natural para obtener la velocidad de
corte, el cual debe ser menor al obtenido en la consolidación. En la figura 4.29 se
observa la muestra de suelo natural en proceso de consolidación.

Figura 4.29: Consolidación de muestra de suelo natural.

Para calcular la velocidad de rotura que se debe aplicar, se siguió los procedimientos
del método de logarı́tmico o Casagrande y el método de Taylor o de la raı́z cua-
drada del tiempo. Las lecturas de deformación vertical y del tiempo transcurrido se
obtuvieron a los intervalos de tiempos recomendados por la Norma UNE 103 401
durante 24 horas y son las que se muestran en la Tabla 4.3.

55
Lecturas de Consolidación
Tiempos Lecturas Lecturas
(0.01 mm) (mm)
0 900,0 9,0
10 seg 820,0 8,2
15 seg 775,0 7,8
30 seg 748,0 7,5
45 seg 736,0 7,4
1 min 728,0 7,3
2 min 668,0 6,7
3 min 645,5 6,5
5 min 619,0 6,2
7 min 602,0 6,0
10 min 580,0 5,8
15 min 564,0 5,6
20 min 562,0 5,6
30 min 561,0 5,6
45 min 560,0 5,6
1 hr 559,8 5,6
2 hr 558,8 5,6
3 hr 558,2 5,6

Tabla 4.3: Lecturas de consolidación del suelo natural (elaboración propia).

Con los valores obtenidos de la consolidación se procede a calcular el tiempo de


consolidación por los métodos mencionados anteriormente.

Tiempo de consolidación, método logarı́tmico o de Casagrande


Una vez obtenidas las lecturas de la deformación vertical y del tiempo transcurrido
a unos intervalos que permitan representar en un gráfico la deformación vertical en
ordenadas y el logaritmo del tiempo en abscisas, para obtener la lectura teórica de la
deformación vertical, L0 , en el instante t = 0, se selecciona en abscisas, dos tiempos
que estén en la relación de 1 a 4. Por dichos puntos se levanta las correspondientes
ordenadas hasta que corte a la curva de consolidación. La diferencia de las ordenadas
de estos dos puntos de intersección se añade a la ordenada del primero. La paralela
al eje de abscisas por este nuevo punto corta al eje de ordenadas en L0 . La dife-
rencia entre la primera lectura, Li , y la corregida, L0 , corresponden al asiento inicial.

La lectura corregida correspondiente al 100 % de consolidación primaria, L100 , es la


ordenada del punto de intersección entre la prolongación de la parte final de la curva
y la tangente en el punto de inflexión. El procedimiento se observa en la Figura 4.30.

56
Figura 4.30: Gráfico de la deformación vertical y tiempo (Elaboración propia)

La lectura correspondiente al 50 % de la consolidación primaria, L50 , es:


L0 + L100
L50 = = 7, 6mm
2
El tiempo correspondiente al 50 % de la consolidación primaria, t50 , se halla direc-
tamente sobre el gráfico trazando desde L50 una recta horizontal hasta cortar la
curva, obteniendo ası́ un valor de 0,45 min.

El coeficiente correspondiente de consolidación, Cv , para el incremento de carga


aplicada, y para el 50 % de la consolidación primaria, se determina mediante la
expresión:
0, 196H 2
Cv = = 57, 6
t50
donde:

H : es el máximo camino de drenaje en el 50 % de la consolidación primaria, es decir


la mitad de la altura de la probeta en el instante t50 .

El tiempo necesario para alcanzar la máxima resistencia al corte, tf , se determina


mediante la expresión:

H2
tf = = 22, 9min
2Cv (1 − U f )

57
donde:

Uf es el grado de disipación de presiones intersticiales en tanto por uno, cuyo valor


usual es 0,95.

Para calcular la velocidad de corte, se estima el desplazamiento horizontal, df , sin


embargo a modo orientativo la norma UNE 103 401 sugiere para arcillas plásticas
un df = 8mm, para alcanzar la máxima resistencia, por lo que para nuestro caso
tomaremos 9 mm , pues la caja de corte circular el máximo tiene un desplazamiento
de 9mm por lo que se toma este valor teniendo por tanto:
df
Vmax = = 0, 39mm/min
tf

Método de Taylor o de la raiz cuadrada del tiempo.


Después de realizar las lecturas de deformación vertical y del tiempo transcurrido,
se representa en un gráfico la deformación vertical en ordenadas y la raiz cuadrada
del tiempo en minutos en abscisas. La parte inicial de la curva de consolidación es
prácticamente una lı́nea recta, cuya prolongación corta al eje de ordenadas en el
punto que corresponde al cero corregido, L0 . Se elige un punto cualquiera de esta
recta y por el se traza una paralela al eje de abscisas. El valor de la abscisa del punto
se multiplica por 1,15 y el resultado es un nuevo punto, sobre la recta anterior, que
unido a L0 proporciona otra recta. La intersección con la curva de consolidación
determina un punto cuya abscisa es t90 y cuya ordenada en L90 como se se observa
en la Figura 4.31.

Figura 4.31: Gráfico de la deformación vertical y del tiempo (elaboración propia).

La lectura corregida correspondiente al 100 % de la consolidación primaria se calcula


con la siguiente expresión.

58
10
L100 = L0 − (L0 − L90 ) = 9, 55mm
9
La lectura correspondiente al 50 % de la consolidación primaria es:
L0 + L100
L50 = = 7, 30mm
2
El coeficiente de consolidación para el incremento de carga aplicada y para el 90 %
de la consolidación primaria se determina mediante la expresión:
0, 848H 2
Cv = = 37, 25
t90
donde H, se determina mediante la expresión:
L0 + L100
H = H0 − = 17, 10
2
donde, H0 es la altura inicial de la aplicación de la carga de consolidación, en nues-
tro caso fue de 24,4mm.

El tiempo necesario para alcanzar la máxima resistencia al corte, se determina con


la expresión:
H2
tf = = 78, 49min
2Cv (1 − Uf )
donde, Uf es el grado de disipación de presiones intesticiales, cuyo valor utillizado
es 0,95.

Para expresar la máxima velocidad de desplazamiento horizontal enmm/min se


aplica la siguiente formula de manera similar al método de Casagrande con df =
9mm.
df
Vmax = = 0, 11mm/min
tf

4.5.2. Ensayo de corte del suelo en estado natural.


En el ensayo de consolidación se obtuvo la velocidad máxima de rotura de 0,39
mm/min por el método de Casagrande y 0,11 mm/min por el método de Taylor. Para
realizar el ensayo de las muestras tanto del estado natural como de suelo con con-
tenido de cemento, se opta por realizar la rotura a una velocidad de 0.068mm/min,
el cual es mucho menor a lo obtenido por los métodos mencionados.

La rotura de las probetas se realizan en una caja de corte circular de 50 mm de


diámetro y 25 mm de altura. El equipo completo de la caja de corte se muestra en
la figura 4.32, donde se muestra las dos partes de la caja, las piedras porosas y los
anillos de sujeción.

59
Figura 4.32: Equipo de corte circular

La muestra de suelo se prepara y coloca en la caja de corte a su densidad natural


de 1,8 gr/cm3 y se inicia el ensayo de rotura de la probeta poniendo en marcha el
equipo de corte. En la figura 4.33 se muestra el suelo colocado en la caja de corte.

Figura 4.33: Montado de muestra de suelo en la caja de corte.

En el ensayo de corte directo se aplica tres fuerzas normales de 0,5 kg/cm2 ; 1,0
kg/cm2 y 2,0 Kg/cm2 para cada tipo de muestra. Se toma lecturas de deformación
horizontal cada 0,3 mm. La constante del anillo de la fuerza horizontal del equipo es
de 0,0839, el cual debe ser multiplicado por las lecturas obtenidas para calcular la
fuerza horizontal de corte. Con esto se llega a obtener un gráfico de tres puntos de
esfuerzo normal y esfuerzo de corte máximo y conseguir los parámetros resistentes
de corte, la cohesion y el angulo de rozamiento interno.

Se pone en marcha el motor del equipo con la velocidad seleccionada y el cronómetro,


se toman lecturas del tiempo transcurrido, de la deformación vertical, deformación
horizontal y de la fuerza horizontal, a intervalos regulares del desplazamiento ho-
rizontal. En la figura 4.34 se muestra el equipo de corte puesta en marcha para la
rotura de la probeta.

60
Figura 4.34: Equipo de corte en marcha.

Los ensayos de corte se desarrollaron los dı́as 22, 23 y 24 de marzo de 2017. En la


figura 4.35 se muestra las muestras de suelo después del corte, los cuales se pesan y
se llevan a una estufa para determinar su humedad final.

Figura 4.35: Muestra de suelo después del corte directo

En el Tabla 4.4 se tiene las los resultados de las lecturas tomadas y el calculo co-
rrespondiente de los esfuerzos tangenciales para cada esfuerzo normal.

61
Probeta No 1 2 3 1 2 3
Tensión normal (kg/cm2 ) 0,5 1,0 2,47
Inicial (mm) 9,0 9,0 9,0 0,56 1,07 2,07
Consolidación Final (mm) 5,07 3,54 3,87
mm. Consol. 3,93 5,46 5,13
Lectura anillo Tensión tangencial
(0.001 mm) (kg/cm2 )
0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
30 61,0 87,0 151,0 0,26 0,37 0,65
60 62,0 103,0 196,0 0,27 0,45 0,85
90 63,0 112,0 201,0 0,28 0,49 0,88
120 77,0 116,0 236,0 0,34 0,51 1,04
150 79,0 132,0 267,0 0,35 0,59 1,19
180 74,0 144,0 289,0 0,33 0,64 1,29
210 79,0 145,0 304,0 0,36 0,65 1,37
240 87,5 154,0 324,0 0,40 0,70 1,47
270 84,0 166,0 337,0 0,39 0,76 1,55
300 85,5 167,0 349,0 0,40 0,77 1,61
330 95,0 171,0 360,0 0,44 0,80 1,68
360 94,0 184,0 372,0 0,44 0,87 1,75
Medidas en 390 93,0 182,0 379,5 0,44 0,86 1,80
extensómetro 420 99,0 182,0 386,0 0,47 0,87 1,85
horizontal 450 100,0 192,0 394,0 0,48 0,93 1,90
(0,01mm) 480 93,0 190,0 396,0 0,45 0,92 1,93
510 98,0 189,0 402,0 0,48 0,93 1,97
540 103,0 191,0 399,0 0,51 0,95 1,98
570 94,0 193,0 398,8 0,47 0,96 1,99
600 96,0 193,0 397,0 0,48 0,97 2,00
630 102,0 194,0 394,0 0,52 0,99 2,00
660 96,0 197,0 394,5 0,49 1,01 2,03
690 95,0 196,5 394,0 0,49 1,02 2,04
720 101,0 196,5 391,0 0,53 1,03 2,04
750 100,0 196,5 389,0 0,53 1,04 2,05
780 96,0 196,5 388,0 0,51 1,05 2,07
810 99,0 195,5 385,0 0,53 1,05 2,07
840 104,0 195,5 382,0 0,56 1,06 2,07
870 93,0 196,0 378,0 0,51 1,07 2,07
900 93,0 192,0 372,0 0,51 1,06 2,06

Tabla 4.4: Lecturas de ensayo de corte del suelo natural (elaboración propia).

Con los valores de la tabla anterior, se calcula las tensiones tangenciales en cada
instante de desplazamiento, obteniendo las tensión máxima para el esfuerzo normal
determinado, como se muestra en la figura 4.36.

62
Figura 4.36: Curva de corte de suelo natural.

Algunas caracterı́sticas como la humedad o densidad obtenidas del suelo se muestran


en tabla 4.5.

Probeta No 1 2 3
Humedad ( %)
- Inicial 1,8 1,8 1,8
- Final 20,6 19,3 16,9
Densidad seca (g/cm3 ) 1,43 1,48 1,38
3
Densidad aparente (g/cm ) 1,46 1,51 1,41
Indice de huecos inicial 0,02 0,02 0,02
Saturación inicial ( %) 145,7 151,1 140,9
Consolidación (mm) 3,93 5,46 5,13
Tensión (kg/cm2 )
- Normal 0,5 1,0 2,47
- Tangencial 0,56 1,07 2,07

Tabla 4.5: Caracterı́sticas del suelo natural (elaboración propia).

Con los valores de esfuerzo tangencial máximo y su correspondiente tensión normal,


se gráfica los tres puntos como se ve en la figura 4.37, y se obtiene una linea que
mejor se ajuste con lo cual se obtiene la cohesión y el ángulo de rozamiento interno
que es la pendiente de la lı́nea.

63
Figura 4.37: Curva intrinsica del suelo en estado natural.

4.5.3. Ensayo de corte de muestra de suelo con 5 % de con-


tenido de cemento.
De manera similar al realizado en el ensayo de corte en suelo natural, se desarrolla
en una muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento, aplicando tres fuerzas
mismas fuerzas normales de 0,5 kg/cm2 , 1,0 kg/cm2 y 2,0 Kg/cm2 , para asi de esta
manera obtener los tres puntos de esfuerzo normal y su respectivo esfuerzo tangen-
cial máximo y luego obtener los parámetros resistentes como la cohesión y el angulo
de rozamiento interno.

Para elaborar la muestra se toma una porción de suelo-cemento de la mezcla rea-


lizada con anterioridad. La muestra es tallada con mucho cuidado para encajar de
manera natural en el molde de la caja de corte y nivelada ser colocado en la caja
de corte y ser ensayada para su rotura. En la figura 4.38 se muestra el proceso del
tallado de la muestra antes de ser llevado a rotura.

64
(a) Muestra de suelo cemento. (b) Tallado de muestra.

(c) Muestra tallado en molde (d) Nivelado de la parte superior de la mues-


tra.

Figura 4.38: Preparación de la muestra de suelo con 5 % de contenido de cemento.

La muestra después de ser tallado es colocado en la caja de corte y colocado en el


equipo de corte directo para su rotura, realizando durante el proceso las lecturas
correspondientes al ensayo de rotura. Una vez terminado el ensayo se extrae la
muestra para ser pesado y secado en estufa y obtener su humedad final. En la figura
4.39 se observa la muestra de suelo-cemento después del ensayo de corte.

Figura 4.39: Muestra de suelo-cemento después del ensayo de corte.

65
En la tabla 4.6 se tiene los valores obtenidos de las lecturas y el cálculo correspon-
diente de los esfuerzos tangenciales máximos para cada esfuerzo normal aplicado.
Los ensayos se realizaron los dı́as 27 y 28 y 29 de marzo de 2017.

Probeta No 1 2 3 1 2 3
Tensión normal (kg/cm2 ) 0,5 1,0 2,0
Inicial (mm) 9,0 9,0 9,0 0,93 1,46 2,1
Consolidación Final (mm) 7,38 6,62 6,59
mm. Consol. 1,62 2,38 2,41
Lectura anillo Tensión tangencial
(0.001 mm) (kg/cm2 )
0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
30 109,0 130,0 156,0 0,47 0,56 0,67
60 124,0 171,5 186,0 0,54 0,74 0,81
90 144,0 196,0 225,0 0,63 0,86 0,98
120 164,0 224,0 263,0 0,72 0,99 1,16
150 182,0 235,0 295,0 0,81 1,04 1,31
180 177,5 237,0 312,0 0,79 1,06 1,40
210 170,0 241,0 317,0 0,77 1,09 1,43
240 170,0 244,0 346,0 0,77 1,11 1,57
270 172,0 246,0 357,0 0,79 1,13 1,64
300 166,0 254,0 364,0 0,77 1,18 1,68
330 169,0 261,0 368,0 0,79 1,22 1,72
360 174,0 261,0 374,0 0,82 1,23 1,46
Medidas en 390 169,0 261,0 377,0 1,24 0,86 1,79
extensómetro 420 168,0 262,0 381,0 1,25 0,87 1,82
horizontal 450 175,0 264,0 384,0 1,27 0,93 1,85
(0,01mm) 480 169,5 264,0 385,0 1,28 0,92 1,87
510 166,0 267,5 383,0 0,81 1,31 1,88
540 171,0 270,0 387,0 0,85 1,34 1,92
570 171,0 266,0 386,8 0,85 1,33 1,93
600 166,0 269,0 383,0 0,84 1,36 1,93
630 168,0 271,0 387,0 0,85 1,38 1,97
660 172,0 270,0 390,5 0,88 1,39 2,00
690 166,0 270,0 386,0 0,86 1,40 2,00
720 166,0 269,0 382,0 0,87 1,41 2,00
750 165,0 270,0 383,0 0,87 1,42 2,02
780 165,0 269,0 382,0 0,88 1,43 2,03
810 166,0 270,0 385,0 0,89 1,45 2,07
840 171,0 269,0 386,0 0,93 1,46 2,10
870 170,0 265,0 382,0 0,93 1,45 2,09
900 163,0 264,0 376,0 0,91 1,46 2,08

Tabla 4.6: Lecturas de ensayo de corte del suelo con 5 % de contenido de cemento (ela-
boración propia).

Con los valores de la tabla 4.6 se procede a graficar con las las tensiones tangenciales
en cada instante de desplazamiento, obteniendo asi las tensión máximas para el
esfuerzo normal determinado, como se muestra en la figura 4.40.

66
Figura 4.40: Curva de corte de suelo con 5 % de contenido de cemento.

En la tabla 4.7 se observa algunas caracterı́sticas como la humedad o densidad


obtenidas de la muestra de suelo - cemento.

Probeta No 1 2 3
Humedad ( %)
- Inicial 1,0 1,0 1,5
- Final 29,5 28,1 32,2
Densidad seca (g/cm3 ) 1,45 1,48 1,44
3
Densidad aparente (g/cm ) 1,47 1,50 1,46
Indice de huecos inicial 0,01 0,01 0,02
Saturación inicial ( %) 146,7 149,8 146,3
Consolidación (mm) 1,62 2,38 2,41
Tensión (kg/cm2 )
- Normal 0,5 1,0 2,0
- Tangencial 0,93 1,46 2,10

Tabla 4.7: Caracterı́sticas del suelo con 5 % de contenido de cemento (elaboración propia).

Con los valores de esfuerzo tangencial máximo y su correspondiente tensión normal,


se gráfica los tres puntos como se ve en la figura 4.41, y se obtiene una linea que
mejor se ajuste a los puntos, con lo cual se obtiene la cohesión y el ángulo de
rozamiento interno que es la pendiente de la lı́nea.

67
Figura 4.41: Curva intrinsica del suelo con 5 % de contenido de cemento.

4.5.4. Ensayo de corte de muestra de suelo con 10 % de


contenido de cemento
De manera similar al ensayo de corte en suelo natural y suelo con 5 % de contenido
de cemento, se desarrolla el ensayo de corte con la muestra de suelo con 10 % de
contenido de cemento, aplicando tres fuerzas normales de 0,5 kg/cm2 , 1,0 kg/cm2 y
2,0 Kg/cm2 , para cada ensayo y asi obtener tres puntos de esfuerzo normal y su co-
rrespondiente esfuerzo tangencial máximo y luego obtener los parámetros resistentes
de corte como la cohesión y el angulo de rozamiento interno.
Se toma una porción de muestra de suelo-cemento de la mezcla de suelo con 10 % de
contenido de cemento elaborada con anterioridad, para ser tallada antes con mucho
cuidado ya que la muestra es frágil y con ayuda del molde de corte se va midiendo
la muestra hasta que encaje en esta. Una vez terminada se coloca en la caja de
corte y luego en el equipo de corte para su rotura. En la figura 4.42 se muestra el
proceso completo del tallado de la muestra de suelo-cemento co 10 % de contenido
de cemento.

68
(a) Marcado de la muestra seulo-cemento con (b) Tallado de la muestra.
el molde de corte

(c) Nivelado de la parte superior de la muestra. (d) Muestra final para ser colocado en la caja
de corte

Figura 4.42: Proceso de elaboración de la muestra de suelo-cemento para ser ensayado.

El ensayo de rotura se realiza los dı́as 30, 31 de marzo y 04 de abril de 2017 para
el contenido de cemento del 10 %. Cabe mencionar como en los anteriores ensayos
de la parte tallada se toma una pequeña muestra de suelo-cemento para determinar
su humedad inicial. En la figura se observa los recipientes con muestras de suelo-
cemento.

Figura 4.43: Muestras de suelo-cemento para determinar su humedad inicial.

Los resultados de las lecturas del ensayo de rotura a corte de la probeta se muestra
en el tabla 4.8.

69
Probeta No 1 2 3 1 2 3
Tensión normal (kg/cm2 ) 0,5 1,0 2,0
Inicial (mm) 8,5 9,0 7,0 1,20 2,01 2,48
Consolidación Final (mm) 8,3 8,15 5,81
mm. Consol. 0,2 0,85 1,2
Lectura anillo Tensión tangencial
(0.001 mm) (kg/cm2 )
0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
30 74,0 117,0 189,0 0,32 0,50 0,81
60 131,0 234,0 277,0 0,57 1,02 1,20
90 207,0 366,0 399,0 0,91 1,60 1,74
120 269,0 455,0 505,0 1,19 2,01 2,23
150 271,0 448,0 554,0 1,20 1,99 2,46
180 262,0 374,0 554,0 1,17 1,67 2,48
210 220,0 333,0 554,0 0,99 1,50 2,46
240 189,0 309,0 526,0 0,86 1,41 2,39
270 182,0 296,0 495,0 0,84 1,36 2,27
300 171,0 283,0 480,0 0,79 1,31 2,22
330 166,0 274,0 467,0 0,77 1,28 2,18
360 166,0 276,0 454,0 0,78 1,30 2,14
Medidas en 390 167,0 272,0 451,0 0,79 1,29 2,14
extensómetro 420 163,0 266,0 448,5 0,78 1,27 2,15
horizontal 450 164,0 271,0 449,5 0,79 1,31 2,17
(0,01mm) 480 163,0 268,0 449,0 0,79 1,30 2,19
510 161,0 267,0 448,0 0,79 1,31 2,20
540 159,0 266,0 446,0 0,79 1,32 2,21
570 158,0 272,0 440,0 0,79 1,36 2,20
600 156,0 268,0 441,0 0,79 1,35 2,22
630 154,0 264,0 447,0 0,78 1,34 2,27
660 157,0 265,0 441,5 0,81 1,36 2,26
690 156,5 260,0 437,0 0,81 1,35 2,26
720 146,0 253,0 435,0 0,76 1,32 2,27
750 146,0 248,0 428,0 0,77 1,31 2,26
780 149,5 251,0 424,0 0,80 1,34 2,26
810 147,0 247,0 423,0 0,79 1,33 2,27
840 146,0 245,0 426,0 0,79 1,33 2,31
870 149,5 252,0 422,0 0,82 1,38 2,31
900 144,9 240,0 420,0 0,80 1,33 2,32

Tabla 4.8: Lecturas de ensayo de corte del suelo con 10 % de contenido de cemento
(elaboración propia).

Con los valores de la tabla 4.8 se grafica las tensiones tangenciales en cada instante
de desplazamiento y las tensiones tangenciales obteniendo las tensiones máximas
para cada esfuerzo normal determinado. Como se muestra en la figura 4.44 además
de la resistencia máxima existe una resistencia residual el cual serán calculados.

70
Figura 4.44: Curva de corte de suelo con 10 % de contenido de cemento (elaboración
propia).

En la tabla 4.9 se muestra los valores calculados de algunas caracterı́sticas del suelo
como la humedad y las densidad inicial y final.

Probeta No 1 2 3
Humedad ( %)
- Inicial 1,7 1,5 1,4
- Final 27,1 26,8 26,8
3
Densidad seca (g/cm ) 1,47 1,40 1,46
Densidad aparente (g/cm3 ) 1,50 1,42 1,48
Indice de huecos inicial 0,02 0,01 0,01
Saturación inicial ( %) 151,2 142,3 148,5
Consolidación (mm) 0,20 0,85 1,20
2
Tensión (kg/cm )
- Normal 0,5 1,0 2,0
- Tangencial 1,20 2,01 2,48

Tabla 4.9: Caracterı́sticas del suelo con 10 % de contenido de cemento (elaboración pro-
pia).

Con los valores de esfuerzo tangencial máximo (pico) y su correspondiente tensión


normal se gráfica los tres puntos como se ve en la figura 4.45, y se obtiene una
linea que mejor se ajuste a los puntos, con lo cual se obtiene la cohesión y el
ángulo de rozamiento interno para la resistencia máxima o pico, asimismo se obtiene

71
los parámetros de corte para la resistencia residual a partir del desplazamiento de
0,45cm.

Figura 4.45: Curva intrinsica del suelo con 10 % de contenido de cemento(elaboración


propia).

En la figura 4.46 se muestra las lineas ajustadas a los puntos de las tres muestras
llevadas a rotura. En la muestra de suelo con 10 % de contenido de cemento se
tiene la resistencia pico y la resistencia residual.Se puede observar gráficamente
el aumento de los parámetros resistentes a medida que aumenta el contenido de
cemento de las muestras de suelo.

72
Figura 4.46: Comparación de curva intrinsica de los suelos ensayados(elaboración propia).

suelo natural suelo/cemento 5 % suelo cemento 10 % suelo cemento 10 %


(pico) (residual)
cohesión (kg/cm2 ) 0,2 0,6 1 0,4
cohesión (KP a) 24,5 60,3 94,8 35,4
ángulo de fricción (o ) 36,7 37,1 38,6 42,3

Tabla 4.10: Valores de los parámetros resistentes de corte(elaboración propia).

En tabla 4.10 se puede ver que hay un aumento en los parámetros resistentes del
suelo respecto al suelo natural. La cohesión del suelo cemento con 5 % de contenido
de cemento es 66,7 % mayor respecto al suelo natural, asimismo el suelo cemento
con 10 % de contenido de cemento la resistencia pico es 40 % mayor respecto al suelo
cemento con 5 % de contenido de cemento y 80 % mayor respecto al suelo natural.
Sin embargo se puede observar que los valores de la resistencia residual de la muestra
de 10 % de contenido de cemento, su cohesión (0,4 kg/cm2 )esta por debajo respecto
del suelo con 5 % de contenido de cemento.

Respecto al ángulo de fricción el suelo con 5 % de contenido de cemento tiene un valor


de 1,02 %mayor respecto al suelo natural, asimismo el suelo con 10 % de contenido
de cemento de resistencia pico es un 5 % mayor respecto al suelo natural y 3,9 %
respecto al suelo con 5 % de contenido de cemento y el valor del angulo de rozamiento
de la muestra con 10 % de contenido de cemento con resistencia residual tiene un
valor mayor (42,3) que todas las muestras ensayadas.

73
4.6. Ensayos de fluorescencia de rayos X
El ensayo de fluorescencia de rayos X se realiza en los laboratorios del Centro de
Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX). Con este método se pre-
tende cuantificar el contenido de cemento en mezclas de suelo - cemento mediante
el análisis de su composición quı́mica con la técnica de flourescencia de rayos X con
dispersión de longitud de onda (WD-XRF).

Los resultados se expresan en % para los elementos mayoritarios y en mg/kg para


los elementos minoritarios. El error relativo de los resultados obtenidos con WD-
XRF es inferior al 2 % en el caso de los elementos mayoritarios y al 5 % en el de los
minoritarios[36].

El procedimiento del ensayo es el desarrollado en la Norma UNE-EN 15309, 2008,


relativo a la determinación de la composición elemental de residuo y suelos por fluo-
rescencia de rayos X, para la determinación de 10 elemento mayoritarios (Al, Ca,
Fe, K, Mg; Na, P, S, Si, Ti) y de los siguientes 40 elementos minoritarios: Ag,As,
Ba, Bi Br, Cd, Ce, Co, Cr, Cs Cu, Ga, Ge,Hf, I, La, Mn, Mo, Nb, Nd, Ni, Pb, Rb,
Sb, Sc, Se, Sm, Sn, Sr,Ta, Te, Th, Tl, U, V, W, Y, Yb,Zn y Zr.

Las muestras de suelo-cemento, suelo natural y el cemento original, se preparon en el


laboratorio de geotecnia de la Escuela de Caminos, en bolsas hermeticas para evitar
su contaminación con un peso aproximado de 1,0 kg cada una como se muestra en
la figura 4.47.

Figura 4.47: Muestras de material para el ensayo de fluorescencia de rayos X

Las muestras para su análisis con WD-WRF se preparan según la Norma UNE
103100:1195, relativo al cuarteo, machaqueo y tamizado de muestras de laborato-
rio, descartando las partı́culas con tamaño superior a 2mm. Se toma 500 g de la
muestra, de los cuales se toman 100 g y se muelen hasta que dicha cantidad pase
por completo el tamiz UNE 0,08mm. La muestra una vez ya molida se deja secar

74
en estufa a 40o C durante 24 horas para después guardarlas en bolsas individuales
herméticas para evitar su contaminación.

Para el análisis de los elementos mayoritarios se requiere la fabricación de perlas de


35 mm de diámetro a partir de la fusión alcalina en crisol de platino de una mezcla
compuesta por 0,5 g de muestra, 8,5 g de de fundente metaborato-tetraborato de
litio (2:3 en peso) y 0,02 g de Bromuro de Litio como antiadherente. Este proceso
se realiza de manera automática en una perladora de inducción magnetica PERL’X
de la casa Panalytical, como se muestra en la figura 4.48.

(a) Mezcla de muestra con metaborato - te- (b) Agregando LiBr a la muestra.
traborato de litio

(c) Muestra sometida a altas temperatura (d) Muestra enfriándose

Figura 4.48: Elaboración de pastillas para muestras de elementos mayoritarios

Por otra parte, para el análisis de los elementos minoritarios se fabrican pastillas
prensadas de 40 mm de diámetro y un aproximado de 4 mm de espesor a partir de
una mezcla de 9,2 g de muestra ya preparada y 0,8 g de una cera C de Hoechsten
micropulverizada con la ayuda de una prensa hidraúlica manual y un juego de tro-
queles de dimensiones adecuadas y empleando un molde de aluminio como soporte
del comprimido como se muestra en la figura 4.49 .

75
(a) Muestra lista para poner en prensa (b) Muestra minoritaria en prensa hidráulica

Figura 4.49: Elaboración de pastillas, para muestras de elementos minoritarios

Finalmente para determinar el contenido de los elementos mayoritarios y minori-


tarios por WD-XRF de las pastillas de muestra se realiza con un sistema de fluo-
rescencia de rayos X con dispersión de longitud de onda “AXIOS Minerals”, de la
casa PANalytical, equipado con un generador de rayos X de alta potencia (4kW).
En la figura 4.50 se muestra el equipo de WD-XRF del Laboratorio de Geotecnia
(CEDEX).

(a) (b)

Figura 4.50: (a)Sistema de WD-XRF del laboratorio de Geotecnia (CEDEX).


(b)Muestra en máquinas WD-XRF del laboratorio de Geotecnia (CEDEX)

4.6.1. Concentraciones de los elementos quı́micos mediante


WD-XRF
Una vez preparadas las muestras para la realización del ensayo de fluorescencia de
rayos X mediante WD-XRF, se obtiene la concentración de los elementos mayo-
ritarios y minoritarios presentes en las muestras. Para determinar el contenido de
cemento en una muestra por cualquier método es necesario conocer la composición
de ella, por lo que en la tabla 4.11 se muestra las concentraciones de los elementos
obtenidos, tanto de elementos mayoritarios como minoritarios del suelo natural sin
ningún contenido de cemento (SN), mezcla de suelo con 5 % de contenido de ce-
mento (M5), mezcla de suelo con 10 % de contenido de cemento (M10), muestra de
cemento (C) y una muestra de cemento fraguado fabricada en laboratorio tras siete
dı́as de curado con una relación en peso de cemento agua de 1:1 (Cf ).

76
Los resultados son expresados en % para los elementos mayoritarios y en mg/kg para
los elementos minoritarios. El error relativo de los resultados obtenidos es inferior al
2 % en los elementos mayoritarios y al 5 % en los elementos minoritarios, con unos
lı́mites de detección inferiores al 0,05 % y a 5 mg/kg [36].

Elemento SN M5 M10 C Cf
Concentración ( %)
Al 4,26 4,67 4,5 5,94 5,45
Ca 16.4 16.10 16,9 25,08 19,79
Fe 2,57 2,62 2,66 4,27 3,92
K 1,36 1,41 1,35 1,31 1,14
Mg 4,22 3,95 3,71 0,8 0,7
Mn 0,03 0,02 0,03 0,05 0,04
Na 0,40 0,40 0,42 0,52 0,49
P 0,05 0,04 0,04 0,06 0,05
S 0,05 0,10 0,16 1,0 0,85
Si 12,92 13,59 13,43 17,93 16,46
Ti 0,23 0,25 0,24 0,3 0,27
Concentración (mg/kg)
Ag <2 <2 <2 <2 2,2
As 23,6 24,3 22,7 17,6 15,3
Ba 342 351 358 597 498
Bi 2,4 1,9 2,7 4,2 3,2
Br 3,9 3,7 4,0 7,1 6,6
Cd <3 <3 3,3 <3 3,4
Ce 30,6 37,6 41,8 66,5 50,7
Co 11,6 9,1 9,9 13,8 14
Cr 46,6 54,5 62,0 176 144
Cs 11,1 12,4 10,6 10,2 9,5
Cu 14,6 17,2 19,3 70,3 60,5
Ga 9,9 10,7 10,4 13,3 10,7
Ge <0,2 0,3 0,2 <0,2 <0,2
Hf 3,8 4,1 5,2 13,2 10,2
Hg <10 <10 <10 <10 <10
I 9,1 7,0 6,5 <3 <3
La 19,4 21,4 27,9 32,9 27,4
Mn 303 311 325 518 446
Mo 2,8 2,7 2,8 3,3 2,9
Nb 8,7 9,3 9,0 12,2 10,2
Nd 16,6 18,8 20,4 27,9 22,9
Ni 23,8 26,3 26,3 46,7 38,6
Pb 12,2 28,2 44,3 270 224
Rb 67,6 70,0 67,4 77,7 62,4
Sb <2 <2 <2 <2 <2
Sc 8,0 9,5 9,1 7,9 6,0
Se 0,7 0,5 1,1 1,5 1,2
Sm <3 3,7 <3 <3 <3
Sn <1 <1 <1 <1 2
Sr 330 328 339 426 354
Ta 7,0 7,1 7,7 10,9 9,3
Te 3,3 4,0 2,6 6,1 5,7
Th 8,2 10,1 8,5 13,8 8,8
Tl 2,7 2,4 2,5 3,6 3,5
U 2,0 1,4 2,7 3,0 1,7
V 72,3 77,7 80,8 141 114
W 7,4 8,1 9,0 8,8 18,7
Y 16,3 17,1 16,8 23,8 19,7
Yb 2,4 2,3 2,8 3,2 1,6
Zn 56,1 150 164 474 388
Zr 109 142 165 541 446

Tabla 4.11: Composición de los elementos de las muestras SN, M5, M10, C y Cf .

77
4.6.2. Cálculo de contenido de cemento
Para el cálculo del contenido de cemento de las muestras de suelo, se seguirá un
método elaborado por el CEDEX [36] y Luis Tissera [12].

Como primer paso para el cálculo del contenido de cemento por la metodologı́a
del CEDEX es realizar una preselección de los elementos de las muestras de suelo
natural (sin contenido de cemento), cemento fraguado (contenido puro de cemento)
y una muestra de suelo con contenido de cemento, en nuestro caso tomaremos la
muestra denominada M5. En la tabla 4.12, se muestra los elementos que cumplen las
dos condiciones fundamentales. La primera condición de que valor del elemento de la
muestras M5 este contenido entre los valores de los elementos de cemento fraguado
y suelo natural y la segunda condición que la diferencia entre los contenidos del
elemento fraguado y el suelo natural ha de ser mayor o igual al 1 % en los elementos
mayoritarios o a 100 mg/kg de elementos minoritarios.

Elemento SN M5 Cf
Concentración ( %)
Fe 2,57 2,62 3,92
Mg 4,22 3,95 0,7
Si 12,92 13,59 16,46
Concentración (mg/kg)
Ba 342 351 498
Mn 303 311 446
Pb 12,2 28,2 224
Zn 56,1 150 388
Zr 109 142 446

Tabla 4.12: Concentración de los elementos preseleccionados

Seguidamente se calcula un factor rf del cemento a partir de las concetraciones de


los elementos preseleccionados en el cemento original [C] y cemento fraguado [Cf ]
según la ecuación 4.1
P [C] − [Cf ]
i
[C]
rf = (4.1)
n
En la tabla 4.13 se tiene los valores de los elementos del cemento original y el cemento
fraguado, con lo cual utilizando la ecuación 4.1 se tiene un factor de rf = 0,16. Se
descarta los valores de los elementos Fe y Si por estar lejos del promedio del resto
de los elementos calculados.

78
Elemento C Cf rf i
Concentración ( %)
Fe 4,27 3,92 0,08
Mg 0,8 0,7 0,13
Si 17,93 16,46 0,08
Concentración (mg/kg)
Ba 597 489 0,18
Mn 518 446 0,14
Pb 270 224 0,17
Zn 474 388 0,18
Zr 541 446 0,18

Tabla 4.13: Concentración de elementos preseleccionados en el cemento original y cemento


fraguado

Una vez conocido el factor fr , se determina el contenido real de cemento fraguado


en las muestras de suelo con contenido de 5 % (M5) y 10 % (M10), para lo cual
utilizamos la ecuación 4.2 con los pesos de cemento original en mezcla (pC) y de
mezcla total sin fraguar (pM). El peso del cemento (pC) en la muestra M5 y M10
es de 200 y 400 g respectivamente, ası́ como el peso (pM) de la mezcla total en la
muestra M5 y M10 es de 4,200 y 4,400 g respectivamente.

pC ∗ (1 + rf )
cementof raguado ( %) = ∗ 100 (4.2)
pM + (pC ∗ rf )

Por lo tanto aplicando la ecuación 4.2 se obtiene los valores de 5,75 % y 11,6 % de
contenido de cemento fraguado para las muestras M5 y M10 respectivamente.

Ahora se calculará el contenido de cemento en la muestra M5 con los elementos


preseleccionados con la ecuación 4.3.

[M ] − [S]
cementocalculado ( %) = ∗ 100 (4.3)
[Cf ] − [S]

Donde:
M = Muestra con contenido de cemento (M5)
S = Suelo natural - sin contenido de cemento (SN)

En la tabla 4.14 se muestra el contenido de cemento de cada uno de los elementos


preseleccionados. Se observa que existe un valor fuera del rango promedio de los
demás valores obtenidos como es el caso del elemento Zn y Zr, por lo que se descarta
dichos elementos.

79
Elemento SN M5 Cf contenido de cemento ( %)
Concentración ( %)
Mg 4,22 3,95 0,7 7,67
Concentración (mg/kg)
Ba 342 351 489 6,12
Mn 303 311 446 5,59
Pb 12,2 28,2 224 7,55
Zn 56,1 150 388 28,29
Zr 109 142 446 9,79

Tabla 4.14: Contenido de cemento en elementos preseleccionados

Finalmente una vez seleccionado los elementos definitivos, se calcula el contenido de


cemento en las muestras M5 y M10 a partir de los elementos finalmente escogidos.
Los elementos calculados de contenido de cemento respecto al contenido real deberá
cumplir las siguientes condiciones:

Que sea menor de 3, siempre que el contenido real de cemento en mezcla supere
el 10 %, sea menor que 2, si el contenido real de cemento en muestra sea igual o
menor a 10 % y los que no cumplen se descartan los elementos. En la Tabla 4.15 se
muestra los elementos finales que cumplen las condiciones mencionadas y se obtiene
el contenido de cemento para cada elemento seleccionado finalmente.

Elemento SN M5 M10 C Cf contenido de contenido de


cemento M5( %) cemento M10( %)
Concentración ( %)
Mg 4,22 3,95 3,71 0,8 0,7 7,67 14,49
Concentración (mg/kg)
Ba 342 351 358 597 489 6,12 10,88
Mn 303 311 325 518 446 5,59 15,38
Pb 12,2 28,2 44,3 270 224 7,55 15,16

Tabla 4.15: Contenido de cemento en elementos seleccionados

Con los elementos seleccionados, finalmente se tienen valores ± su desviación estándar


de las muestras. Estos valores son de 6, 74 ± 0, 9 % para M5 y 13, 98 ± 1,82 % para
la muestra M10.

Para expresar el contenido de cemento ± su desviación estándar original en mezcla,


es decir sin fraguar, se multiplica los valores obtenidos anteriormente por (1 − rf ),
teniendo por lo tanto para M5 un contenido de cemento de 5, 65 ± 0, 9 % y para
M10 un contenido de cemento de 11, 74 ± 1, 82 %.

Por lo tanto se tienen valores muy cercanos a los contenidos de cemento reales en
peso fabricados en el laboratorio, teniendo para la muestra M5 un 0,65 % de error, y
para la muestra M10 de 1,74 % de error, siendo por lo tanto en ambos casos menores
al 2 %. Con lo cual teniendo una inyección de suelo-cemento con este tipo de suelo
y obteniendo una muestra en obra se puede conocer el contenido de cemento con
la formulación explicada y con los elementos finalmente seleccionados y conocer el

80
contenido de cementos de las muestras obtenidas en obra.

A continuación se calculá el contenido de cemento por otro método[12] seleccionando


los elementos de la tabla 4.11 de las muestras de suelo natural (SN) y cemento (C)
que tengan mayores diferencias entre si, los cuales serán los mayores extremos de
los elementos. Se busca del registro de RX entre todos los elementos minoritarios
(41 elementos), los elementos comunes, los que tengan un valor mayor en la muestra
de cemento (C) y que estos a su vez tenga valores menores en la muestra de suelo
natural (SN). Los elementos que cumplen esta condición se muestran en la tabla 4.16
de los cuales se obtiene un promedio de estos tres elementos de suelo natural (SN) y
un promedio de los tres elementos del cemento (C). El promedio de la muestra SN
tendrá un valor de 0 % y para la muestra (C) un 100 % de contenido de cemento.

Elemento SN C
Concentración ( %)
Zr 109 541
Zn 56,1 474
Pb 12,2 224

Tabla 4.16: Elementos seleccionados para cálculo de contenido de cemento.

Los valores promedios de los elementos seleccionados de la muestra SN es de 59,1


que para nuestro caso representa un 0 % de contenido de cemento y un valor pro-
medio de cemento (C) de 428,3 que representa un 100 % de contenido de cemento.
Con estos rangos considerados se obtiene el contenido de cemento para las mues-
tras M5 y M10 según la ecuación 4.3, obteniendo resultados de 12,9 % y 16,3 % de
contenido para las muestras M5 y M10 respectivamente. Como se puede ver existe
una diferencia porcentual respecto a los valores reales de contenidos de cemento de
5 % y 10 % para las muestras M5 y M10 de 7,9 % y 6,3 % respectivamente, por lo
que se aleja del contenido real de cemento en muestras.

Para su aplicación de los métodos descritos, es necesario e importante aplicar en


el mismo tipo de suelo y con el mismo tipo cemento, no siendo extrapolable estos
resultados a otros suelos con diferentes propiedades. En la tabla4.17 se tiene los
tipos de suelo de una arcilla de baja plasticidad (S1), limo arenoso (S2) y una
grava arenosa(S3) y en los cementos fraguados se tiene tipo CEM IV/B (q) 32,5
N (C1), CEM II/B-M 32,5 R (C2) y CEM II/B-L 32,R, donde se observa que las
concentraciones de los elementos son totalmente diferentes para cada tipo de suelo y
cemento, por lo que es imprescindible que para cada calculo de contenido de cemento
se realice para el mismo tipo de suelo y tipo de cemento.

81
Tipo de suelo Tipo de cemento
Elemento S1 S2 S3 C1 C2 C3
Concentración ( %)
Al 4,26 9,28 0,52 5,45 4,05 3,58
Ca 16.4 1,4 6,99 19,79 27,47 31,49
Fe 2,57 4,57 0,31 3,92 3,64 2,06
K 1,36 3,73 0,48 1,14 0,75 0,83
Mg 4,22 2,92 0,16 0,7 1,71 1,41
Mn 0,03 S/D S/D 0,04 S/D S/D
Na 0,40 0,50 0,09 0,49 0,51 0,21
P 0,05 0,02 0,0 0,05 0,09 0,05
S 0,05 0,0 0,01 0,85 0,8 0,84
Si 12,92 23,61 36,76 16,46 10,97 8,94
Ti 0,23 0,48 0,06 0,27 0,34 0,18
Concentración (mg/kg)
Ag <2 0,0 0,0 2,2 0,0 0,0
As 23,6 8,7 7,1 15,3 13,4 16,8
Ba 342 407 75,3 498 625 298
Bi 2,4 1,0 0,0 3,2 0,5 0,0
Br 3,9 4,4 1,9 6,6 3,6 1,7
Cd <3 0,9 0,0 3,4 1,3 0,0
Ce 30,6 78,8 5,7 50,7 48,8 31,8
Co 11,6 12,5 1,2 14,0 12,6 9,3
Cr 46,6 42,9 15,4 144 78,2 70,5
Cs 11,1 19,4 0,0 9,5 0,0 0,0
Cu 14,6 21,2 2,1 60,5 48,0 30,7
Ga 9,9 27,8 1,1 10,7 10,7 7,5
Ge <0,2 1,6 0,9 <0,2 2,0 0,3
Hf 3,8 1,4 0,6 10,2 0,8 0,0
Hg <10 S/D S/D <10 S/D S/D
I 9,1 7,1 2,9 <3 4,2 0,0
La 19,4 48,2 6,4 27,4 29,0 25,1
Mn 303 398 81,4 446 777 378
Mo 2,8 1,3 0,3 2,9 5,4 3,9
Nb 8,7 21,5 1,0 10,2 13,7 6,9
Nd 16,6 40,5 5,8 22,9 25,7 18,7
Ni 23,8 17,8 2,8 38,6 59,7 39,4
Pb 12,2 25,5 4,2 224 11,7 17,6
Rb 67,6 210 22,9 62,4 45,0 47,0
Sb <2 0,0 0,0 <2 0,0 0,0
Sc 8,0 16,8 1,9 6,0 2,9 0,0
Se 0,7 0,0 0,0 1,2 1,8 0,0
Sm <3 3,4 0,7 <3 1,3 1,7
Sn <1 15,7 4,5 2,0 12,8 4,4
Sr 330 86,6 118 354 764 342
Ta 7,0 1,1 0,0 9,3 0,2 0,0
Te 3,3 2,7 3,2 5,7 3,8 3,9
Th 8,2 20,1 4,0 8,8 13,1 10,0
Tl 2,7 0,1 0,0 3,5 0,0 0,0
U 2,0 7,1 1,3 1,7 6,5 4,5
V 72,3 92,6 8,4 114 157 143
W 7,4 23,6 0,0 18,7 0,8 5,1
Y 16,3 35,4 5,8 19,7 17,3 2,3
Yb 2,4 1,5 0,0 1,6 0,0 0,0
Zn 56,1 111 7,7 388 76,5 95,9
Zr 109 94,9 62,7 446 100 82,8

Tabla 4.17: Composición de los elementos de los materiales de según tipos de suelo tipos
cemento.

82
Los suelos y cementos no son iguales en su composición. Los suelos en un deter-
minado lugar en toda su extensión no es homogéneo completamente por lo que su
composición quı́mica varı́a, asimismo en el cemento existe diversos tipos y por lo
tanto cada tipo tiene diferentes composiciones quı́mica, lo que hace que para el
cálculo de contenido de de muestras fabricadas y en las muestras de suelo-cemento
debe ser el mismo que el suelo original antes de una intervención con el cemento
estudiado, lo que algunas veces es dificil por en algunos casos la heterogeneidad de
los suelos existentes.

Por lo tanto pueden existir en la aplicación algunas fuentes de error cometidos du-
rante la campaña experimental, como que los suelos no son exactamente homogéneos
por lo que dependiendo de que parte de la muestra se tomen, puedan haber salido
los resultados de las concentraciones de los elementos de fluorescencia de rayos X,
asi como la çontaminación”del ambiente en el laboratorio por los diferentes traba-
jos que se realizan durante el tiempo de fraguado, también podrı́a haber una fuente
de error en la La preparación de las muestras de suelo-cemento como el tipo de
amasado o mezclado, la cantidad de agua introducida en las mezclas, asi como el
contenido de humedad final de las muestras. Estas fuentes de error pueden haber
hecho variar de alguna forma el resultado del contenido de cemento en las muestras
realizadas.

83
Capı́tulo 5

Conclusiones

El presente trabajo ha permitido de alguna manera conocer y desarrollar los


métodos de cálculo de contenido de cemento y los parámetros resistentes de
las muestras de suelo natural y suelos con contenido de cemento. En el primer
caso mediante los ensayos de fluorescencia de rayos X (WD-XRF) conociendo
su composición quı́mica y en el segundo caso mediante el ensayo de corte di-
recto conociendo la variación de sus parámetros resistentes de las muestras.

Se ha conseguido satisfactoriamente, a pesar de las dificultades durante el


proceso, los ensayos de corte directo de las muestras de suelo natural y suelo-
cemento. Se realizó una campaña experimental de ensayos de corte directo
para conocer sus parámetros resistentes al corte de suelo natural y de suelo
con 5 % y 10 % de contenido de cemento, lo que permitió conocer de los com-
portamientos de los parámetros resistentes al corte de las diferentes muestras
y ver las mejorı́as de unos respecto a otro. A pesar de ello seria importante
para próximos trabajos aumentar el número de muestras con distintas dosi-
ficaciones de contenido de cemento para conocer la tendencia de la variación
de los parámetros resistentes al corte.

Se han realizado ensayos de fluorescencias de rayos X con dispersión de lon-


gitud de onda (WD-XRF), que permitió conocer las concentraciones de los
elementos quı́micos de las muestras de suelo natural (SN), suelo con conteni-
do de 5 % (M5), suelo con 10 % de contenido de cemento (M10), cemento tipo
CEM IV/B (Q) 32,5 N (C) y cemento fraguado (Cf ).

El análisis de las concentraciones de los elementos quı́micos de las diferentes


muestras, permitió realizar el cálculo de contenido de cemento en las mues-
tras de suelo - cemento por los métodos descritos. Los valores obtenidos de
contenido de cemento de las muestras M5 y M10 fueron de 5,65 % ±0,9 su des-
viación estandar para la muestra M5 que inicialmente su contenido en mezcla
suelo-cemento es de 5 % de contenido de cemento y para la muestra de M10
fue de 11,74 % ± su desviación estándar para la muestra M10 que inicialmente
su contenido en mezcla suelo-cemento es de 10 %, teniendo por lo tanto una
variación menor al 2 % el cual serı́a aceptable para conocer el contenido de
cemento de todas las muestras de una inyección de suelo especifica.

84
Para una aplicación adecuada de los métodos para un análisis de contenido de
cemento en suelos, es necesario que el suelo y cemento elaborados y estudiados
de las mezclas de suelo-cemento deben ser los mismos en el cual se ejecuarán
cualquier proyecto, pues no es extrapolable la elección de los elementos quı́mi-
cos para el cálculo de contenido de cemento, para otros tipos de suelo y/o
cemento, por las diferentes concentraciones existentes de los elementos quı́mi-
cos en cada tipo de suelo y cemento.

Para una aplicación adecuada de los métodos para un análisis de contenido de


cemento en suelos, es necesario que el suelo y cemento elaborados y estudiados
de las mezclas de suelo-cemento deben ser los mismos en el cual se ejecuarán
cualquier proyecto, pues no es extrapolable la elección de los elementos quı́mi-
cos para el cálculo de contenido de cemento, para otros tipos de suelo y/o
cemento, por las diferentes concentraciones existentes de los elementos quı́mi-
cos en cada tipo de suelo y cemento.

85
Bibliografı́a

[1] AENOR. determinación del lı́mite plástico de un suelo. In UNE 103 - 104 -
93 (1993).

[2] AENOR. Determinación del lı́mite plástico de un suelo por el método del
aparato de casagrande. In UNE 103 - 103 - 94 (1994).

[3] AENOR. Análisis granulométrico de suelos por tamizado. In UNE 103 - 101
(1995).

[4] AENOR. Preparación de muestras para ensayos de suelos. In UNE 103 - 100
(1995).

[5] AENOR. Determinación de los parámetros resistentes al esfuerzo cortante de


una muestra de suelo en la caja de corte directo. In UNE 103401 (1998).

[6] AENOR. Determinación de la composición elemental por fluorescencia de


rayos x. In UNE-EN 15309 (2008).

[7] AENOR. Ejecución de trabajos geotécnicos especiales. mezclado profundo. In


UNE-EN 14679 (2008).

[8] AENOR. Cemento. parte 1. In UNE-EN 197-1 (2011).

[9] AENOR. Análisis quı́mico de cementos. parte 2. In UNE-EN 196-2 (2013).

[10] Bach, T., Chabas, E., Pochard, I., Coumes, C. C. D., Haas, J., Fri-
zon, F., and Nonat, A. Retention of alkali ions by hydrated low-ph cements:
Mechanism and na+/k+ selectivity. Cement and Concrete Research 51 (2013),
14–21.

[11] Bell, F. G. Methods of treatment of unstable ground. Elsevier, 2013.

[12] Bracamonte, L. T. Excavaciones de túneles, tratadas con inyecciones de


cemento. ensayos de control de cemento en suelo (c/s), aplicados en colum-
nas con jet grouting. In From Fundamentals to Applications in Geotechnics:
Proceedings of the 15th Pan-American Conference on Soil Mechanics and Geo-
technical Engineering. (15 - 18 November 2015, Buenos Aires, Argentina), IOS
Press, pp. 2764 – 2773.

[13] Braja, M. Fundamentos de ingenierı́a geotécnica. Ed. Thomson SA México,


2001.

[14] Cambefort, H. Inyección de suelos. 1968.

86
[15] Castañeda, S. H. Manual de construcción geotécnica. Vol II, Sociedad
Mexicana de Mecánica de Suelos AC (2002).

[16] Croce, P., Flora, A., and Modoni, G. Jet grouting: technology, design
and control. CRC Press, 2014.

[17] da Casa, F., Echeverrı́a, E., and Celis, F. La intervención bajo rasante,
la importancia de su conocimiento. la técnica de la inyección armada. Informes
de la Construcción 59, 505 (2007), 21–35.

[18] Das, B. M. Principios de ingenierı́a de cimentaciones, cuarta ed. Internacio-


nal Thomson Editores, 2001.

[19] del Campo, J. J. S. M. Manual de construcción geotécnica. Vol I, Sociedad


Mexicana de Mecánica de Suelos AC (2002).

[20] Dirección General de Carreteras; Centro de Publicaciones, M.


d. F. Guı́a de Cimentaciones en Obras de Carretera, 3 ed., 2009.

[21] Galán Garcı́a, I. Carbonatación del hormigón: combinación de CO2 con las
fases hidratadas del cemento y frente de cambio de pH. PhD thesis, Universidad
Complutense de Madrid, Servicio de Publicaciones, 2012.

[22] Garcı́a Valcarce, A., Sacristán, J., González, P., Hernández, R.,
Pascual, R., and Sánchez, A. Manual de edificación. mecánica de los
terrenos y cimientos. Dossat. Madrid (2000).

[23] Gaspar Tebar, D. Normalización del cemento. caracterı́sticas quı́micas:


Algunos comentarios sobre los méodos de ensayo. Materiales de Construcción
28, 172 (1978), 5–22.

[24] Gazetas, G., and Fang, H. Foundation engineering handbook. 1991.

[25] González, L., Ferrer, M., Ortuño, L., and Oteo, C. Ingenierı́a
geológica. Pearson Educación S.A., 2002.

[26] Gutiérrez Ginés, M., and Ranz, I. Utilización de un equipo portátil de


fluorescencia de rayos x para el estudio de metales pesados en suelos: puesta a
punto y aplicación a vertederos.

[27] López Ruiz, A. Mejora geotécnica del suelo. Informes de la Construcción 35,
354 (1983), 37–49.

[28] Makovetskiy, O. Application of “jet grouting” for installation of substruc-


tures of estates. Procedia Engineering 150 (2016), 2228–2231.

[29] Mitchell, J. K. Soil improvement: state-of-the-art. Department of Civil


Engineering, University of California, 1981.

[30] Moseley, M. P., and Kirsch, K. Ground improvement. CRC Press, 2004.

[31] Niño, C. A. R., Ramı́rez, O., and Gamba, N. A. P. Inyecciones de


consolidación con cemento en suelos finos. Facultad de Ingenierı́a 15, 20 (2006),
8.

87
[32] Pollán, A. Diseño basado en técnicas de fiabilidad del tratamiento de mejora
del terreno mediante columnas de grava. PhD thesis, Universidad Politécnica
de Madrid, 2014.

[33] Pretel, G. B. Pliego de prescripciones técnicas generales para obras de ca-


rreteras y puentes. LITEAM, 2002.

[34] Puertos del Estado, M. D. F. Recomendaciones geotécnicas para obras


marı́timas portuarias. ROM 0.5 5 (2005).

[35] Raju, V. Ground improvement-applications and quality control. In Indian


Geotechnical Conference, GEOtrendz (2010).

[36] Rodrı́guez, R., and Estaire Gepp, J. Determinación mediante wd-xrf del
contenido de cemento en suelos inyectados y ne mezclas de suelo - cemento.
cedex laboratorio de geotécnia. 9o Simposio Nacional de Ingenierı́a Geotécnica
(2012).

[37] Šiler, P., Kolářová, I., Sehnal, T., Másilko, J., and Opravil, T.
The determination of the influence of ph value of curing conditions on portland
cement hydration. Procedia Engineering 151 (2016), 10–17.

[38] Stab, E. S. Development of design and construction methods to stabilize


soft organic soils: Design guide for soft soil stabilization. CT97-0351, European
Commission, Industrial and Materials Technologies Programme (Rite-EuRam
III) Bryssel (2002).

88