Sie sind auf Seite 1von 6

Terapia Familiar Racional Emotiva

La terapia familiar racional emotiva (R.E.T.F) ha sido propuesta por Huber y Baruth
(1991) como marco integrador entre las terapias cognitivas y sistémicas. Han
basado esa integración partiendo de la concepción de que toda demanda de
asistencia es en realidad una demanda familiar. El sistema familiar mediante su
demanda pretendería restablecer un equilibrio amenazado. Por otro lado suponen
que el cambio, todo cambio de un sistema humano, es fundamentalmente cognitivo.
Los intentos de solución de los problemas por el sistema familiar están mantenidos
por reglas o creencias familiares compartidas, y son estas reglas quienes tienen que
ser modificadas para no seguir manteniendo las mismas soluciones productoras del
problema.

El Modelo Terapéutico de la Terapia Familiar Racional Emotiva (T.F.R.E) de


Huber y Baruth

1º Integra el enfoque sistémico de terapia familiar con el cognitivo de la Terapia


Racional Emotiva.

2º Este modelo-enfoque se centra en el cambio de actitudes y creencias de los


miembros de la familia. Ayuda a los miembros de la familia a descubrir y cambiar
las "Reglas" familiares que están en el núcleo de las familias con disfunciones.

3º ABC de la terapia familiar racional-emotiva: Cuando los miembros de una familia


están envueltos en interacciones de problema-solución infructuosas, están
experimentando emociones y/o comportamientos desequilibrados. Es el punto "C"
del modelo ABC: La solución fracasada.

 El problema que se pretende resolver conformaría el punto "A" del modelo


ABC.
 Para cambiar la complementariedad problemas-soluciones fracasadas
(Conexión A-C) hay que enfrentarse al marco cognitivo que le da sentido.
Este es el punto "B" del modelo ABC: La creencia o regla familiar.
4º La TFRE aboga por una intervención terapéutica que intente cambiar B a fin de
romper la pauta lógica que conecta el problema (A) y la solución fracasada (C).

5º Cuando esa pauta se ha roto, la relación problema-solución se desconecta, con


el efecto práctico de eliminar el problema (y la solución).

6º La TFRE sostiene que cuando no se busca el cambio de B, las consecuencias


de los intentos de solución (C) retroalimentan el problema (A) de forma que se
amplifica la desviación. Las interacciones problemas-solución del tipo "más de lo
mismo, pero peor".

7º El concepto clave del cambio es "Lo nuevo significativo", que supone introducir
flexibilidad en las reglas familiares (creencias más racionales), de modo que
cambien dos complementariedades recurrentes: problemas- intentos erróneos de
solución (A-C) y reglas familiares inflexibles o irracionales acerca del problema en
(A), es decir (B).

Terapias Centradas en Soluciones

Es un acercamiento a la psicoterapia basada en la creación de la solución en lugar


de intentar profundizar en los problemas. A pesar de que reconoce los problemas
actuales y las causas que los generaron, en su mayor parte explora los recursos
actuales de un individuo y sus esperanzas futuras, lo que les ayuda a mirar hacia
adelante y utilizar sus propias fortalezas para alcanzar sus objetivos.

Como su nombre indica, la Terapia Centrada en la Solución se considera un


enfoque limitado en el tiempo, sin embargo, a la técnica se incorporan a menudo en
otros tipos de terapia a largo plazo y los efectos pueden ser de más larga duración.
Este enfoque fue desarrollado en Estados Unidos en la década de 1980 por el
matrimonio formado por Steve de Shazer y Insoo Kim Berg, junto con su equipo
en el Centro Familiar. Juntos fundaron la terapia bajo las siguientes suposiciones.

Estos son:

 El cambio es constante y seguro.

 Lo que es cambiante es posible.


 Los clientes deben querer cambiar.

 Los clientes son los expertos y resumen de sus propios objetivos.

 Los clientes disponen de recursos y sus propias fortalezas para resolver


y superar sus problemas.

 La terapia es a corto plazo.

 Se centran en el futuro, la historia no es esencial.

Estos conceptos son componentes fundamentales en la formación de la solución


centrada en este enfoque.

¿Cómo funciona la Terapia centrada en Soluciones?

En lugar de insistir en las deficiencias y limitaciones de un individuo, Shazer y Berg


se centran en soluciones de terapia, que se concentran solamente en los puntos
fuertes y las posibilidades de una persona para ayudarles a moverse hacia
adelante. Actúa ayudando a superar los problemas sin abordar directamente el
mismo, se fomenta el cambio para ayudar a los individuos a desarrollar un conjunto
de objetivos claros, concisos y realistas. El papel del terapeuta se centra en
soluciones para ayudar a generar e implementar estas soluciones a través de una
serie de discusiones.

En estas discusiones, el terapeuta ayudará a las personas a imaginar una imagen


clara y detallada de cómo ven su futuro y cómo las cosas serán mejor una vez que
se realicen los cambios. También se les animan a explorar las experiencias y los
tiempos pasados cuando eran más felices y como se ven a sí mismos en su visión
de futuro. Estos procesos tienen como objetivo evocar un sentido de esperanza y
elaborar una solución futura que parezca posible.

Se trata esencialmente de la visión de futuro que impulsa el proceso de la terapia


hacia adelante, asegurando que es directa y, como resultado, breve. Los terapeutas
pueden utilizar esta solución futura para dar forma a las técnicas y preguntas que
formarán discusiones. Estos tienen como objetivo ayudar al individuo a alcanzar su
potencial y encontrar el valor para seguir adelante.
Técnicas de Terapia Centrada en Soluciones

La solución centrada en este enfoque implica una variedad de técnicas utilizadas


por un terapeuta para aclarar soluciones y ayudar a la persona que busca ayuda
para encontrar maneras de alcanzarlos. Se trata generalmente de una serie de
preguntas a la medida de la persona y sus circunstancias específicas. A
continuación se muestra un modelo básico de técnicas de preguntas comunes
implicadas en la terapia centrada en soluciones:

La pregunta del milagro: Un elemento clave dentro de este cuestionamiento es la


“pregunta del milagro”, una pregunta que anima a la gente a dejar de pensar en por
qué no pueden lograr algo y en lugar de imaginar cómo podrían ser sus vidas si se
ha producido un milagro. Esto les ayuda a ver la vida de manera muy diferente y
desvía la atención de la causa de sus problemas. Se hace hincapié en momentos
en que sus problemas son inexistentes. En última instancia, la pregunta del milagro
permite al individuo a imaginar una solución. Se espera que sus respuestas para
describir esta solución en términos de comportamiento detallados, y esto puede
tener implicaciones de gran alcance sobre su necesidad de hacer algo diferente. Se
cree que esto allana el camino a pasos pequeños y realistas que les ayudará a
formar una forma totalmente diferente de vivir.

Preguntas de excepción: Las preguntas de excepción permiten que las personas


se identifican con momentos en que las cosas pueden haber sido diferentes para
ellos – los períodos en sus vidas que son contraproducentes para el problema que
se enfrentan actualmente. Al explorar cómo sucedieron estas excepciones, y poner
de relieve los puntos fuertes y los recursos utilizados por el individuo para
alcanzarlos, un terapeuta puede darles la posibilidad de encontrar una solución.

Ejemplos de preguntas de excepción a un terapeuta puede hacer incluyen:

 “Háblame acerca de los tiempos en que se sintió más feliz”.

 “¿Qué había en aquel tiempo, que lo hizo mejor?”

 “¿Puede pensar en momentos en que el problema no estaba presente en


su vida?”
Durante este proceso, el terapeuta es probable que ofrezca un montón de elogios
para animar a las personas a proyectar sus excepciones en el futuro y se sienten
más confiados en el uso de sus fortalezas y recursos para lograr su nueva visión.

Escalado preguntas: Después de la pregunta del milagro y las de excepción,


normalmente se formularán las preguntas de escala para invitar a los participantes
a percibir su problema en términos de dificultad. Esto tiende a implicar el uso de una
escala de 1 a 10, en la que cada número representa una calificación del problema
(1 que es el peor de los casos una situación y 10 es la mejor).

¿Quién puede beneficiarse?

La Terapia Centrada en Soluciones ha tenido mucho éxito en cuestiones de


ayuda a una amplia gama de personas, incluyendo a parejas, familias y niños. Se
cree que funciona de manera muy eficaz para aquellos que están dispuestos a
aceptar el cambio y tener una mentalidad orientada hacia un objetivo, ya que estas
personas a menudo son más sensibles a las técnicas de terapia.

Debido a la naturaleza breve del enfoque, centrado en soluciones, la terapia puede


ser particularmente beneficiosa para aquellos que llevan estilos de vida acelerados
y modernos. En promedio, alrededor de cinco sesiones de terapia centrada en
soluciones son necesarias y éstas suelen durar alrededor de 45 minutos cada una.
La terapia rara vez se extiende más allá de ocho sesiones, sin embargo más
sesiones y otras técnicas integradas se pueden introducir, si es necesario, en
algunos casos se requiere una sola sesión.

La versatilidad del enfoque se extiende a la variedad de temas que puede ayudar.


Estos incluyen las dificultades de comunicación, estrés y ansiedad, abuso de
drogas y alcohol, problemas de conducta, trastornos de la alimentación y las
dificultades de relación para nombrar unos pocos. Al igual que con todas las formas
de terapia, al ayudar a las personas a progresar más allá de sus problemas, esta
terapia puede dar lugar a grandes cambios en la vida, por ejemplo el comienzo de
una nueva relación o el final de una vieja.
OPINIÓN PERSONAL

Por un lado en cuanto a la terapia Familia Racional Emotiva considero que es un


tipo de terapia integral que busca un cambio filosófico profundo en las personas a
través de la identificación de los pensamientos irracionales que le crean
perturbaciones en su vida. La utilización del modelo ABC permite explicar cómo un
acontecimiento (A) puede llegar a producir una consecuencia (C) debido al sistema
de creencias propias de la persona (B). Por lo que entiendo que es importante que
el terapeuta se haya asegurado de que los pacientes han comprendido el modelo
ABC para que este, fuera de terapia logre aplicarlo a las situaciones que le
acontecen.

En cuanto a la Terapia Centrada en Soluciones, a nuestro juicio, esta cuenta con


cuatro características (brevedad, eficacia, aplicabilidad y diseminabilidad), la cuales
hacen a la TCS merecedora de ser incluida en estudios controlados sobre la eficacia
de la psicoterapia; Otra característica fundamental es que el terapeuta se centra en
el aquí y ahora, solucionando todos aquellos problemas que afectan negativamente
a la vida del paciente. Esto no significa que no se traten temas del pasado,
simplemente que no son de interés aquellos problemas que tuvieron importancia
anteriormente pero no afectan a la vida actual de la persona.