Sie sind auf Seite 1von 4

Santiago, veintisiete de marzo de dos mil diecisiete.

Vistos y teniendo presente:


Primero: Que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 782 del
Código de Procedimiento Civil, se ha ordenado dar cuenta del recurso de casación
en el fondo deducido por el demandado contra la sentencia dictada por la Corte de
Apelaciones de Valparaíso, que revocó la de primer grado y, en la de reemplazo,
acogió la demanda, regulando una pensión de alimentos mayores y expensas
para la litis.
Segundo: Que el recurrente denuncia infracción a los artículos 32 de la ley
19.968 y 136, 323 y 330 del Código Civil, solicitando se invalide la sentencia
impugnada, dictándose una de reemplazo que confirme la de primera instancia,
rechazando la demanda en todas sus partes.
Hace consistir los defectos en el errado análisis de la prueba efectuado por
los jueces, estimando que se han aplicado criterios arbitrarios que se alejan de la
lógica y las máximas de la experiencia, al ignorar que la demandante no acreditó
sus necesidades y que percibe una pensión de invalidez, además de la cobertura
de salud que le entrega su parte, sin que la sola diferencia en el patrimonio de los
cónyuges sea un motivo suficiente para ordenar el pago de las expensas
concedidas.
Tercero: Que la causa se inició por demanda de alimentos mayores
interpuesta por doña Marta Cecilia Salvo Leaño en contra de su cónyuge, con
quien contrajo matrimonio el año 2005, cesando la convivencia en octubre de
2014, lo que le causó una depresión que redundó en otras patologías que llevaron
a que la Comisión de Medicina Preventiva declarara una incapacidad para trabajar
del 52.5%, lo que le impide satisfacer sus necesidades, por lo que considerando
que ascienden aproximadamente a $1.500.000 mensuales y que los ingresos del
demandado bordean los $6.500.000, solicita se regule una pensión a su favor
equivalente a la suma de $1.500.000.
El demandado se opuso a la demanda, por cuanto sus ingresos son
inferiores a los indicados por la contraria, quien recibe la pensión que paga a favor
de los hijos comunes, con la cual se satisfacen las necesidades de todo el grupo
familiar incluyendo a la demandante, además de gozar del usufructo sobre un
inmueble de la sociedad conyugal ubicado en la ciudad de Iquique.
Cuarto: Que los jueces estimaron que los ingresos mensuales del
demandado durante el año 2016, ascendieron aproximadamente a $6.410.000, en

0122472313338
tanto que la demandada sólo percibe una pensión de invalidez parcial de
$250.000, además de administrar la pensión que paga su cónyuge a favor de los
dos hijos comunes, se consideraron igualmente los gastos y deudas del
demandado y sus restantes cargas de familia, concluyendo que su deber de
socorro no se satisface sólo con el pago del plan de salud de la actora, sino
también con el pago de una pensión periódica que complemente aquella derivada
de su invalidez y que le permita subsistir modestamente de acuerdo a su condición
social, por lo que acogieron la acción, regulando los alimentos en el equivalente a
un ingreso mínimo mensual y otorgando expensas para la litis por la suma de
$500.000.
Quinto: Que, tal como ha sido reiteramente señalado por esta Corte, sólo
los jueces del fondo se encuentran facultados para fijar los hechos de la causa, sin
que sea dable su revisión en esta sede, a menos que se denuncie el
quebrantamiento de disposiciones que integran el sistema valorativo de la sana
crítica.
En la especie, si bien se acusa infracción al artículo 32 de la Ley 19.968, lo
cierto es que la crítica se concentra en la ponderación de la prueba que han
efectuado los jueces del fondo, esto es, en las conclusiones a que arribaron a
partir del análisis de los medios de prueba incorporados al proceso, que no son
compartidas por la parte recurrente, quien cuestiona la decisión, pero omite
presentar los atentados a las reglas de la lógica, las máximas de la experiencia y
los conocimientos científicamente aceptados. Mismos razonamientos que pueden
reproducirse en relación a las demás normas que la parte señala infringidas, por
cuanto todas las alegaciones apuntan a impugnar la ponderación de la prueba
efectuada por los sentenciadores del fondo.
Asimismo, la lectura de la sentencia de alzada permite advertir que los
sentenciadores del fondo hicieron una correcta aplicación de la normativa atinente al
caso de que se trata, sin incurrir en infracción legal que influya sustancialmente en lo
dispositivo del fallo, pues tanto los alimentos como las expensas para la litis fueron
reguladas en atención a la incapacidad que afecta a la demandante y de la que
deriva que no posea más ingresos propios que los correspondientes a su pensión
por invalidez parcial, a diferencia de lo que ocurre con el demandado, quien posee
altos ingresos mensuales que le permiten cumplir con el deber de socorro en lo que
respecta al pago de una pensión de alimentos estable en el tiempo como en cuanto

0122472313338
al auxilio previsto para enfrentar la acción judicial; razones por la que adoleciendo el
presente arbitrio de manifiesta falta de fundamento, corresponde su rechazo.
Sexto: Que por lo expuesto, se debe concluir que no se verifican las
infracciones que se acusan por el recurrente, por lo que el arbitrio debe ser
desestimado, por adolecer de manifiesta falta de fundamento.
Por estas consideraciones y normas legales citadas, se rechaza el recurso
de casación en el fondo deducido contra la sentencia de veintiuno de diciembre de
dos mil dieciséis.
Regístrese y devuélvase.
N° 2.864-2017.-
Pronunciado por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros
señor Ricardo Blanco H., señoras Gloria Ana Chevesich R., Andrea Muñoz S.,
señor Carlos Cerda F., y la Abogada Integrante señora Leonor Etcheberry C.
Santiago, veintisiete de marzo de dos mil diecisiete.

0122472313338
En Santiago, a veintisiete de marzo de dos mil diecisiete, se incluyó en el
Estado Diario la resolución precedente.

0122472313338