Sie sind auf Seite 1von 3

Albert Leo Schlageter

26 de mayo de 1933

Los documentos publicados aquí por primera vez al español, fueron


rescatados del polvo y el olvido por Guido Schneeberger, dentro de un compendio
heterogéneo pero muy rico y poco utilizado por los investigadores de Heidegger,
publicado por el autor en Berna, Suiza, en 1962, y de circulación privada. El libro
contiene once textos que pertenecen a Martin Heidegger y 217 fragmentos, en su
mayoría artículos de periódicos que expresan la opinión de diversos autores sobre
Heidegger y sus posiciones políticas y filosóficas, narrando acontecimientos
provinciales y locales e información pertinente sobre la Universidad de Friburgo y la
vida académico-estudiantil entre 1933 y 1937.

El 26 de mayo de 1923 fue fusilado, en Golzheim, Albert Leo Schlageter


(1894-1923), el llamado "primer soldado del Tercer Reich". Schlageter era un antiguo
estudiante formado en la Universidad de Friburgo y teniente de artillería, fue
acusado de participar en actos de sabotaje contra el ejército francés, la voladura de
un viaducto, que había ocupado por la fuerza el Ruhr para presionar que Alemania
pagara sus indemnizaciones de guerra atrasadas. El propio currículum de
Schlageter lo ligaba políticamente al "nationalbolschewismus": ex miembro de los
Freikorps del Báltico que pretendían en 1919 colonizar y constituir un Estado alemán
del Este englobando, como en los tiempos de los caballeros teutónicos, a Prusia y el
Báltico como baluarte antibolchevique; también como Freikorps participó en
acciones militares en Riga, la Alta Silesia y en el Ruhr al lado de Ernst von Salomon
en la Sturmsoldaten1 y la Liga de Antiguos Oficiales de Ehrhardt2”; que combatirán al
KPD entre mayo y agosto de 1921. Schlageter va a transformarse en el héroe
"folclórico" por excelencia, un mártir santo del nacionalismo extremo alemán, por lo
que cada 26 de mayo se realizaban mítines conmemorativos en todas las
organizaciones de la derecha radical. El autor teatral oficial del régimen nazi, Hanns
Johst, le dedicó una obra trágica, titulada "Schlageter", que fue estrenada con

1 Soldados de Asalto.
2 Ehrhardt era el capitán de corbeta Hermann Ehrhardt que había organizado en la base de
Wilhelmshaven la II Brigada de Marina para reprimir a los espartaquistas y participar
activamente en el putsch de ultraderecha de Kapp, en la época se lo consideraba como el
enemigo número uno de la izquierda.
pomposidad el día del cumpleaños de Hitler, el 20 de agosto de 1933, y con la
presencia personal del Führer y la jerarquía nazi. Es curioso señalar que esta obra
de teatro fue presentada con mucho suceso en toda Alemania por compañías del
NDSAP hasta el año 1945.
*
En medio de nuestro trabajo, durante una pequeña interrupción en nuestras
lecturas, nos permitimos recordar al estudiante de Friburgo, Albert Leo Schlageter,
un joven héroe alemán quien hace una década atrás murió en la más dificultosa y
grandiosa de todas las muertes.
Nos permitimos reflejar su honor, por un momento, sobre su muerte justa y
en orden, y que esa muerte nos puede ayudar a comprender el significado de
nuestras vidas.
Schlageter murió la más dificultosa de todas las muertes. No murió en el
frente de combate como líder de su batería de artillería de campaña, no murió en el
tumulto de un ataque, no murió en una rabiosa acción defensiva… no, él se paró
inerme y sin defensa ante los fusiles franceses.
Pero él se mantuvo de pie y sostuvo la cosa más difícil que un hombre
puede enarbolar.
Todavía se podía haber producido esto con un rápido final lleno de júbilo,
tener una victoria ganada y que la grandeza del despertar de nuestra nación brillara
adelante.
En lugar de esto… oscuridad, humillación, y traición.
Y así, en su hora más difícil, él pudo alcanzar también la cosa más grande a
la que un hombre es capaz. Solo, girando sobre su propia fortaleza interna, tenía
que colocar ante su propia alma una imagen del futuro despertar de la nación
honorificado y engrandecido de tal manera que podría morirse creyendo en ese
futuro.
¿De dónde sacó esa dureza de la voluntad, que le permitió soportar la cosa
más difícil de todas?
¿De dónde sacó esa claridad del corazón, que le permitió vislumbrar lo que
era más grandioso y más lejano y remoto?
¡Estudiante de Friburgo, estudiante Alemán!… Cuando en tus marchas y
excursiones pisas las montañas, los bosques y valles de la Selva Negra, el hogar de
este héroe, experimenta y aprende que las montañas entre las que el joven hijo de
campesinos creció son de piedra primitiva, de granito. Y ellas han estado mucho
tiempo trabajando endureciendo la voluntad.
El sol de otoño de la Selva Negra se pone bañando las cordilleras y bosques
en la más gloriosa y clara luz. Ella ha nutrido por mucho tiempo la claridad del
corazón.
Cuando él estuvo de pie, parado indefenso frente a los fusiles franceses, la
mirada interna del héroe sobrevoló sobre los orificios de las armas para alcanzar la
luz del día y las montañas de su hogar para decir que se puede morir por el pueblo
alemán y su Reich con el paisaje campestre germánico ante sus ojos.
Con una voluntad dura y un corazón claro, Albert Leo Schlageter murió su
muerte, la muerte más difícil y la muerte más grandiosa de todas.
¡Estudiantes de Friburgo, permitan que la fuerza de las montañas maternas
de nuestro héroe fluya dentro de sus voluntades!
¡Estudiantes de Friburgo, permitan que la fuerza del sol otoñal de los valles
maternos de nuestro héroe ilumine sus corazones! Preserven a ambos dentro de
ustedes y llévenlos, dureza de la voluntad y claridad del corazón, a sus camaradas
de las universidades alemanas.
Schlageter caminó estos lugares como un estudiante. Pero la ciudad de
Friburgo no podía contenerlo por mucho tiempo. Él se obligó a ir al Báltico; él se
obligó a ir a la Alta Silesia; él se obligó a ir al Ruhr.
Él no se permitió escapar a su propio destino de manera que murió en la
más difícil y grandiosa de todas las muertes con dureza de la voluntad y claridad del
corazón. Honremos al héroe y levantemos nuestro brazo en un saludo silencioso.
¡Heil!

Martin Heidegger