Sie sind auf Seite 1von 2

Coleccion: Gaceta Civil - Tomo 5 - Numero 45 - Mes-Ano: 10_2013

La medida cautelar de incautación en el procedimiento de


inscripción de cambio de características vehiculares
Liliana SILVA TAPIA*

[-]

La calificación del acto inscribible, sea cual fuere el Registro donde se lleve a cabo la
inscripción, se rige por los principios descritos en el Reglamento General de los
Registros Públicos. Ese análisis a su vez constituye el elemento que llevará al
registrador –o Tribunal Registral de ser el caso– a determinar si se inscribe, liquida,
observa o se tacha liminarmente el título, siendo esto último el efecto más drástico
pues se impide el ingreso de lo solicitado al Registro. Y dentro de las causas que
supone una tacha sustantiva está la afectación de incautación del bien, conclusión a la
que se debe llegar no solo cuando lo solicitado es una traslación de dominio, sino
también cuando lo que se solicita es la inscripción de actos que conlleven el cambio
físico o estructural del bien afectado, pues la esencia misma de la medida cautelar de
incautación es conservar el bien, que será tomado en custodia por el Estado. Así lo ha
entendido la Tercera Sala del Tribunal Registral en el análisis expuesto en la
Resolución Nº 1488-2013-SUNARP-TR-L.

El cambio de una característica vehicular no viene a ser más que la ejecución de actos
de administración sobre el bien dirigidos a aumentar su valor, restablecer su utilidad o
su simple conservación, pero en cualquiera de esas situaciones el efecto final es la
modificación física del vehículo, modificación que puede realizar solo quien tiene plena
disponibilidad sobre el bien. Y las limitaciones a la disponibilidad pueden ser de índole
diversa, en el caso particular de la anotación de medida cautelar de incautación, el
fundamento para considerarlo como una circunstancia limitante de la libre
disponibilidad es que ha sido dictada para resguardar el bien que ha sido objeto de la
infracción penal o el instrumento para su comisión, bien que va a ser utilizado en el
procedimiento judicial para sustentar las resoluciones que se dicten o para asegurar el
cumplimiento de estas.

La limitación de un derecho es una circunstancia excepcional que solo puede darse


por causa expresa de la ley, que para el caso de la incautación está dada por el
artículo 102 del Código Penal y sus normas conexas. Cabe destacar que en el Acuerdo
Plenario N° 5-2010/CJ-116 emitido por las Salas Penales de la Corte Suprema de
fecha 16 de noviembre de 2010 se explicó que la medida de incautación al interior de
un proceso penal presenta una doble configuración con diferentes funciones: i) como
medida restrictiva de derechos, tiene como función la búsqueda de pruebas; y, como
medida de coerción real presenta una función estrictamente cautelar orientada al
ulterior decomiso; siendo que en cualquiera de los dos casos constituye un acto de
autoridad judicial que limita las facultades de dominio respecto de bienes o cosas
relacionadas con el delito. Siendo así, la explicación del por qué cualquier cambio de
característica cuya inscripción se solicite no puede acceder al Registro, aun cuando
sea un cambio necesario para conservar el bien, deviene precisamente en la limitación
de las facultades de dominio del propietario sobre el bien de su propiedad.

Por derecho de propiedad se entiende aquel poder jurídico que permite a una persona
usar, disfrutar, disponer y reivindicar un bien, así lo dispone el artículo 70 de la
Constitución Política del Perú. Es por ello que al ser el efecto principal de la medida de
incautación la limitación de las facultades de dominio, el propietario del vehículo no
está en facultades de usar el bien, esto con el fin de no perjudicar su estado, y el
Registro de alguna forma cautela que eso se lleve a cabo al impedir las inscripciones
de cualquier cambio de característica sobre el bien incautado, claro que en la realidad
extraregistral las cosas podrían estar funcionando de manera distinta.

De otro lado, conviene puntualizar, y ya sobre el procedimiento registral


concretamente, que lo apelado y resuelto por la Resolución N° 1488-2013-SUNARP-
TR-L fue una observación, y se observa solo cuando existen defectos u obstáculos
subsanables, lo que no ocurría con la rogatoria propuesta, por lo que el
pronunciamiento desde la primera instancia debió haber sido la tacha sustantiva.

El Registro está pensado para ser una herramienta en el tráfico económico, pero no
cabe duda de que también constituya una herramienta en muchos otros aspectos.

___________________________

* Abogada por la Universidad Nacional de Trujillo y Máster en Derecho Civil y


Comercial por la misma universidad. Asistente registral de la Zona Registral N° IX -
Sede Lima.

Gaceta Jurídica- Servicio Integral de Información Jurídica


Contáctenos en: informatica@gacetajuridica.com.pe