Sie sind auf Seite 1von 2

OCIO Y TIEMPO LIBRE

¿Qué es el ocio?

Comúnmente se llama ocio al tiempo libre que se dedica a actividades que no son ni trabajo ni tareas
domésticas esenciales, y pueden ser recreativas. Es un tiempo recreativo que se usa a discreción. Es
diferente al tiempo dedicado a actividades obligatorias como comer, dormir, hacer tareas de cierta
necesidad, etc. las actividades de ocio son aquellas que hacemos en nuestro tiempo libre y no las
hacemos por obligación.

Según la socióloga francesa Christine Chevalier: «El ocio es un conjunto de ocupaciones a las que el
individuo puede entregarse de manera completamente voluntaria tras haberse liberado de sus
obligaciones profesionales, familiares, y sociales, para descansar, para divertirse, y sentirse relajado
para desarrollar su información o su formación desinteresada, o para participar voluntariamente en
la vida social de su comunidad».

La distinción entre las actividades de ocio y las obligatorias no es estricta, y depende de cada
persona; así estudiar, cocinar o hacer música, puede ser ocio para unos y trabajo para otros, pues
pueden realizarse por placer como por su utilidad a largo plazo y/o eventual ganancia económica.

El ocio se puede emplear en actividades motivadoras y productivas. Por otro lado, el ocio en la
Antigua Grecia era considerado el tiempo dedicado, principalmente por filósofos, para reflexionar
sobre la vida, las ciencias y la política.

¿Qué es el tiempo libre?

Se conoce como Tiempo Libre a aquel tiempo que la gente le dedica a aquellas actividades que no
corresponden a su trabajo formal ni a tareas domésticas esenciales. Su rasgo diferencial es que se
trata de un tiempo recreativo el cual puede ser utilizado por “su titular” a discreción, es decir, a
diferencia de lo que ocurre con aquel tiempo no libre en el cual la mayoría de las veces no se puede
elegir el tiempo de realización, en este, la persona puede decidir cuántas horas destinarle.

Aunque, el tiempo libre, para algunos, también suele incluir la realización de algunas actividades
que aunque no sean laborales pueden revestir algún tipo de obligatoriedad, como ser ir al médico,
ir al supermercado, entre otras y que se las realiza en el llamado tiempo libre porque no se dispone
de tiempo para hacerlas durante aquellas jornadas en las que domina el trabajo.

Entonces, generalmente, las personas suelen utilizar este tiempo para descansar del trabajo, para
llevar a cabo alguna actividad que les reporte recreación, entretenimiento o placer, o como recién
indicábamos para hacer aquellas actividades que por falta de tiempo no pueden hacer mientras
están en un día laborable.

USO Y SITUACIÓN ACTUAL DEL TIEMPO LIBRE

El avance de la tecnología está provocando la aparición de un “tiempo libre obligado” cada vez
mayor y para la persona que vive en una sociedad industrializada la facultad de usar el ocio se está
atrofiando. Este tipo de persona teme el ocio porque lo enfrenta consigo mismo y trata de mantener
su tiempo libre ocupado con asuntos que lo evaden de una realidad que le estresa y desagrada,
como los juegos organizados, sentarse pasivamente delante de la televisión,…

Normalmente no usa este tiempo en actividades artísticas e intelectuales propias del ser humano.
La educación y la intervención social pueden jugar un papel determinante, pues gracias a ambas se
pueden proporcionar los mecanismos para aprovechar de una manera más humana el tiempo no
regulado por la producción laboral.

¿Qué es la recreación?

La recreación designa toda clase de distracciones dentro y fuera del trabajo para cualquier edad y
se contrapone a la idea de trabajo en lo siguiente: En la recreación o recreo uno hace aquello que
le gusta, mientras que el trabajo lo hace uno aunque no le guste, sin invadir la definición de
Recreación dentro del trabajo cuando éste es placentero. La razón que lleva a una persona a
desarrollar una actividad, es lo que nos puede determinar si es por gusto (recreativo), por obligación
(trabajo), o por gusto en busca de una necesidad (trabajo placentero).El ritmo acelerado de la vida
moderna, la búsqueda que el hombre en cada una de sus etapas establece para lograr una
personalidad humana, llena de dignidad, de una íntegra adaptación a la vida nos conduce a
determinar que es importante desarrollar actividades recreativas constructivas en el niño; no sólo
con la aplicación directa del juego como juego sino por la realización de actividades agradables que
dejen conocimientos de progreso para un futuro más amplio, en el que la recreación sea un arte en
el mejoramiento social del ser humano.