Sie sind auf Seite 1von 8

¿Malo y audaz?

Sobre la separación de las economías de fusión de las ganancias de


eficiencia estructural en el sector del agua potable

El sector holandés de agua potable experimentó dos cambios drásticos en los


últimos 10 años. En primer lugar, en 1997, la asociación del sector comenzó con
una evaluación comparativa voluntaria destinada a aumentar la eficacia y la
eficiencia del sector. En segundo lugar, surgió la actividad de fusión. Este
documento desarrolla un modelo no paramétrico a medida para diseccionar y
distinguir los efectos sobre la eficiencia de estas dos evoluciones. En particular,
adaptamos Hull Free Disposal Hull (FDH) para estimar estimaciones de eficiencias
no orientadas robustas y condicionales. Las pruebas COLS paramétricas (Fourier)
muestran la solidez del modelo con respecto a la especificación y sus variables.
Clasificamos las economías de fusión en economías de escala y aumentamos los
incentivos para luchar contra las ineficiencias. Aunque detectamos un efecto de
mejoramiento de la eficiencia significativo de la evaluación comparativa,
encontramos economías de fusión insignificantes debido a la ausencia de
economías de escala y la ausencia de mayores incentivos para luchar contra las
ineficiencias.
Palabras clave: Fusiones y adquisiciones, eficiencia, economías de escala, sector hídrico,
estimación no paramétrica y paramétrica
Fusiones

La relación entre la eficiencia y las fusiones ha sido ampliamente estudiada en la


literatura. Roller et al. (2000) señalan tres consecuencias de las fusiones en su revisión de
literatura. En primer lugar, las fusiones podrían generar un mayor poder de mercado que
podría explotarse con precios y beneficios más altos. En segundo lugar, las fusiones
podrían crear economías de escala positivas que les permitan reducir los costos de
producción en comparación con las empresas anteriores a la fusión. En tercer lugar, las
empresas fusionadas podrían tener más incentivos para luchar contra las ineficiencias. Si
bien los dos últimos mecanismos son positivos desde una perspectiva de bienestar, el
primero no lo es. En este párrafo, discutiremos brevemente los tres mecanismos.
En primer lugar, aunque las empresas de agua potable anteriores a la fusión trabajan en
un entorno monopólico (es decir, solo una empresa tiene derecho a suministrar agua
potable en una región determinada), el poder de mercado efectivo puede expandirse
debido a las fusiones a medida que la regulación de incentivos se vuelve menos práctica.
Para una evaluación comparativa eficaz y eficiente, se requiere un número mínimo de
empresas, ya que la comparación de las diferentes entidades solo genera información
elevada si los datos son bien comparables. Un menor número de empresas puede reducir
el poder de la evaluación comparativa, ya que las empresas son heterogéneas (existen
diferencias importantes en, por ejemplo, la intensidad de la red, el tipo de agua sin
procesar utilizada y la combinación de productos). La única empresa restante es eficiente
por defecto después de la última fusión
En segundo lugar, las economías de escala surgen cuando las fusiones permiten explotar
las ventajas de costos al operar a mayor escala. La literatura proporciona amplia evidencia
sobre el sector del agua para desconfiar del argumento de las economías de escala.
Aunque las economías de escala se encuentran para empresas muy pequeñas (con una
escala muy inferior a la empresa más pequeña de los Países Bajos), los rendimientos
constantes de escala o incluso las deseconomías de escala se encuentran generalmente
para las empresas más grandes (OCDE, 2004). La literatura proporciona evidencia para
esta conclusión usando datos para compañías de agua potable en Alemania, Francia, Italia,
Portugal, Estados Unidos y Japón.
En tercer lugar, el aumento y la aceleración de los incentivos a las ineficiencias pueden
surgir cuando la administración obtiene un mandato o incentivo ampliado después de la
fusión para una ineficiencia total. Particularmente, cuando los gerentes convencieron a los
propietarios de que aceptaran la fusión sobre la base de los argumentos de costos y
cuando las economías de escala positivas no están presentes, la gerencia debe cumplir su
promesa reduciendo la ineficiencia. La literatura proporciona solo evidencia adicional
sobre el tamaño de este aspecto. Para el sector del agua potable, solo Ballance et al.
(2004) analizan la eficiencia en relación con las fusiones, utilizando datos de Inglaterra y
Gales. No tienen ninguna diferencia en cuanto a eficiencia entre las empresas posteriores
a la fusión y ninguna fusión. Sin embargo, esto parece estar en línea con los estudios de
otros sectores de la red. Sung y Gort (2006), por ejemplo, y sin efectos positivos de
bienestar en el sector de las telecomunicaciones estadounidenses debido a la ausencia de
efectos de escala, aumentos de productividad y ganancias de eficiencia, mientras que el
valor de los accionistas se mantiene estable. Kwoka y Pollitt (2007) observaron aspectos
negativos de las adquisiciones en el sector eléctrico de los Estados Unidos, ya que la
eficiencia del comprador se mantuvo estable, mientras que la eficiencia de la empresa
comprada disminuyó. Sin embargo, Ivaldi y McCullough (2005) llegan a un significativo
aumento de bienestar en el sector ferroviario.
En general, la literatura es sospechosa con respecto a los efectos de las fusiones. Gugler et
al. (2003), por ejemplo, al estudiar 114000 fusiones en todo el mundo, concluyen que el
70% de las fusiones no aumenta el bienestar. Llegan a la conclusión de que el 50% de
todas las fusiones da como resultado una menor provisión, mientras que otro 20% solo
fue capaz de aumentar los precios estableciendo precios más altos gracias a un mayor
poder de mercado.
Para concluir, una diferencia importante entre los argumentos de las economías de escala
y el aumento de los incentivos a las ineficiencias totales es que las fusiones solo son
necesarias para realizar economías de escala. Aunque las fusiones pueden ser eficaces
para aumentar los incentivos a las ineficiencias totales, esta no es una condición necesaria
y los gerentes deben evaluar los pros y los contras de todos los instrumentos disponibles
para realizar esto. En ausencia de efectos de escala y con otros instrumentos disponibles
para las ineficiencias, el argumento del poder de mercado aboga por una actitud reacia
hacia las fusiones. Dado el intercambio comercial entre la eficiencia y el poder de mercado
y la falta de pruebas para los efectos de la eficiencia de las fusiones, vale la pena evaluar
en las siguientes secciones las economías de fusión.
Conclusiones

Al estudiar los efectos de la evaluación comparativa y las fusiones en el sector del agua
potable holandés, el documento no tiene un impacto de las fusiones en la eficiencia. En
particular, determina la ausencia de los dos mecanismos subyacentes para fusionar las
economías, es decir, las economías de escala y el aumento de los incentivos para mejorar
las ineficiencias. Aunque las economías de escala están presentes para las empresas
muy pequeñas, las grandes empresas de servicios públicos no están produciendo a un
costo menor. Esta observación es especialmente importante ya que en muchos países el
sector del agua potable está involucrado en un debate sobre la escala óptima de sus
utilidades. Además, el documento muestra la eficacia de la regulación de incentivos, es
decir, un proyecto voluntario de evaluación comparativa desde 1997. Esta regulación de
incentivos aumentó significativamente la eficiencia de las empresas holandesas de agua
potable.
El documento permite extraer algunas implicaciones de política con respecto a las
fusiones que van más allá de los sectores de agua potable holandeses específicos. Los
reguladores deben ser cautelosos con respecto a los factores que socavan la eficacia de la
regulación de incentivos. En particular, las fusiones socavan la eficacia de la regulación de
incentivos, ya que los servicios restantes podrían invocar más fácilmente circunstancias
atípicas. Si la calidad de la regulación de incentivos se basa en la calidad de la información
sobre los servicios públicos, que generalmente es el caso, las fusiones probablemente
disminuyan la eficacia de la regulación. Se sugiere que los reguladores no den la ventaja
de fusionar proyectos de servicios públicos en un entorno de regulación de incentivos si el
número de empresas ya es relativamente bajo, como es el caso en los Países Bajos. Por el
contrario, estos reguladores deberían considerar dividir a las empresas más grandes en
utilidades más pequeñas para obtener unidades más comparables y, por lo tanto,
aumentar aún más la eficacia de la regulación de incentivos.

Aunque el documento muestra un efecto positivo de la evaluación comparativa sobre la


eficiencia, el índice de referencia holandés para el agua potable aún está incompleto. En
primer lugar, el punto de referencia es una iniciativa voluntaria (aunque, actualmente,
todas las empresas cooperan). El Ministro de Vivienda, Planificación Espacial y Medio
Ambiente, que regula el sector del agua, recientemente hizo una propuesta para obligar a
la participación al punto de referencia. En segundo lugar, el punto de referencia actual no
tiene en cuenta las características exógenas entre los servicios de agua potable, lo que
hace que la información presentada sea parcialmente incomparable. En tercer lugar, las
reglas de contabilidad aún no están armonizadas, lo que resulta ineficaz. Diferencias en las
tasas de depreciación. Finalmente, las pocas empresas holandesas disminuyen la eficacia
del punto de referencia. Un estudio internacional de referencia que aumente el alcance
del análisis podría arrojar resultados prometedores. Se podría esperar que la eliminación
de estos hiatos mejorará aún más la eficacia del punto de referencia para el sector
holandés de agua potable.
ECONOMÍAS DE INTEGRACIÓN VERTICAL Y HORIZONTAL, DESCENTRALIZACIÓN Y
CALIDAD DE SERVICIO EN SERVICIOS PÚBLICOS. UNA REVISIÓN DE LITERATURA

Este trabajo tiene como objetivo presentar una revisión de la literatura sobre economías
de integración vertical y horizontal, enfocada en la industria de servicios públicos. En
primer lugar, se ilustra la definición de economías de alcance y los diferentes métodos de
evaluación. Posteriormente, se presenta el problema de integración relacionado con la
implementación de políticas de desagregación (separación de empresas) para diferentes
categorías de servicios públicos (energía, telecomunicaciones, agua, multiutilidades). La
literatura resulta bastante rica en el sector eléctrico, donde las economías de integración
horizontal y vertical parecen prevalecer. Paradójicamente, es el sector donde la
implementación de políticas de separación (verticales) destinadas a fomentar la
competencia ha alcanzado el nivel más avanzado. La desagregación vertical también se
aplica ampliamente en el sector del gas, donde parece haber sido menos costoso en
términos de pérdida de eficiencia operativa. De hecho, la evidencia empírica (aquí es más
escasa) no muestra sinergias provenientes de la gestión conjunta de los segmentos
ascendentes y descendentes. Sobre el sector del agua, los estudios existentes no
informan resultados unánimes. Sin embargo, el hallazgo de sinergias importantes entre el
suministro de agua y el alcantarillado parece prevalecer. En cambio, parece que existen
economías verticales mediante la gestión conjunta de las diferentes etapas del suministro
de agua potable ("producción" de agua, tratamiento y distribución), al menos para algunos
niveles de producción. La industria de las telecomunicaciones se ha visto involucrada
recientemente en un amplio debate sobre el costo y las oportunidades de separar
verticalmente a las empresas establecidas (en telecomunicaciones fijas). También es el
sector donde los hallazgos empíricos sobre la integración son más heterogéneos. Los
trabajos existentes se basan principalmente en un conjunto de datos bastante antiguo,
que constituye un límite relevante en una industria cuya tecnología evoluciona
rápidamente. Finalmente, se analiza el sector de multi-utilidades. Importantes economías
de alcance surgen de la producción conjunta de varios servicios (suministro de energía,
gas y agua). Dichas economías parecen estar correlacionadas con la dimensión de la
empresa, y más grandes para el pequeño nivel de producción, mientras que disminuyen o
se convierten en deseconomías para grandes niveles de producción. Finalmente, se trata
el problema de la calidad del servicio, examinando los indicadores utilizados en estos
diferentes sectores, y se vincula con el problema de la integración. En este momento, los
estudios empíricos sobre economías de integración raramente involucran medidas de
calidad, mientras que la importancia de dicho elemento en términos de bienestar del
consumidor sugiere que puede ser un punto interesante para ser considerado en futuras
investigaciones.
Agua
Hasta ahora, el sector del agua no se ha preocupado demasiado por los problemas de
desagregación; más bien, hay casos en que las reformas regulatorias han ejercido cierta
presión hacia la integración de los servicios de agua, como sucedió en Italia con la Ley de
Galli en 1994. En general (con la excepción de Inglaterra), la industria del agua todavía se
considera un monopolio natural. Esto es así a pesar de la similitud entre el agua y otros
sectores como la electricidad, donde la separación vertical de las etapas potencialmente
competitivas se ha aplicado ampliamente. Esta situación se destaca en Garcia et al. (2007):
los autores investigan la magnitud de las economías de integración vertical entre la
"producción" de agua y la distribución, cuya existencia justificaría la falta de presión hacia
la desagregación vertical. Utilizan una muestra de servicios de agua de EE. UU. Y calculan
las funciones de costos de translog por separado para empresas integradas y no
integradas. Los resultados muestran la presencia de economías verticales relevantes solo
para pequeñas empresas. Además, los autores intentan aislar el componente relacionado
con las economías tecnológicas puras (es decir, compensar el efecto de los costos de
transacción o de la asignación ineficiente de insumos), y los resultados obtenidos son
similares. El estudio de Stone y Webster (2004), encargado por OFWAT, la autoridad
reguladora de Inglaterra y Gales, dibuja una imagen diferente. Estiman tanto una función
de translog y una función de costo cuadrático. Las salidas representan la producción y
distribución de agua (servicio de agua) y el tratamiento y las conexiones de alcantarillado
(servicio de alcantarillado); los modelos incluyen variables hedónicas que representan la
calidad. Los hallazgos muestran economías verticales entre el suministro de agua y la
distribución, mientras que surgen deseconomías entre la recolección y el tratamiento de
alcantarillado.
Sin embargo, la principal cuestión abordada en la literatura se refiere a las economías de
alcance que pueden lograrse mediante la integración horizontal de los servicios de agua y
alcantarillado. Vale la pena señalar que, aunque el alcantarillado se puede ver como una
etapa "aguas abajo" en el ciclo del agua, no lo es desde una perspectiva económica, ya
que no utiliza como insumo la producción de la etapa anterior (suministro de agua ) Por lo
tanto, la integración entre los servicios de agua y alcantarillado es horizontal, en lugar de
vertical. Los hallazgos predominantes en la literatura indican que las economías de
alcance están ausentes entre los dos servicios. Una contribución relevante en este
sentido es nuevamente proporcionada por Stone y Webster (2004). Los hallazgos
muestran deseconomías generales de alcance entre el suministro de agua y el
alcantarillado. Sin embargo, existen algunas economías entre las actividades de
producción / tratamiento (de agua potable y de aguas residuales) y entre actividades
relacionadas con la conexión (distribución de agua y recolección de aguas residuales),
que probablemente se deban al uso de insumos similares.

Hallazgo similar ya se había demostrado en Hunt y Link (1995), para el período anterior a
la privatización: no surgieron complementariedades de costos entre el suministro de agua
y el alcantarillado. Sin embargo, hubo economías entre el suministro de agua y los
servicios ambientales, que ya no fueron provistos por los operadores de agua después de
la reforma. Las estimaciones se proporcionan por medio de una función de costos
dinámicos que en algunas de las cuentas de especificación probadas para los ajustes de
calidad del servicio.
No muy diferentes son las conclusiones alcanzadas por Saal y Parker (2000), que estiman
una función de costo de translog. El parámetro de articulación calculado no permite
rechazar la hipótesis de falta de articulación en la provisión de actividades de agua y
alcantarillado, es decir, no hay evidencia de la existencia de economías de alcance. Sin
embargo, este parámetro cambia de signo al pasar de positivo a negativo en la
especificación ajustada de calidad; este hecho proporciona, en opinión de los autores,
algunas pruebas débiles a favor de la existencia de economías de alcance "impulsadas por
la calidad", que podrían al menos parcialmente compensar los costos relacionados con las
mejoras de calidad. También esta contribución, así como la anterior, está relacionada con
las empresas que operan en Inglaterra y Gales.
Marques y De Witte (2011) emplean un método no paramétrico basado en la estimación
de modelos de frontera FDH sobre una muestra de servicios de agua portugueses. Al
comparar las estimaciones de eficiencia de un condicionado (en un índice de "alcance") y
un modelo no condicionado, deducen la influencia del alcance: las empresas que prestan
conjuntamente servicios de agua y alcantarillado no son más eficientes que las empresas
que solo utilizan agua.
Sin embargo, existen algunas contribuciones que proporcionan la evidencia opuesta, es
decir, la detección de economías de alcance entre los dos segmentos. Pasando a la
investigación relacionada con Inglaterra y Gales, Link (1993), también en este caso
trabajando en datos de pre liberalización, estima una función de costo fronterizo y
encuentra importantes economías de alcance entre los servicios de agua, alcantarillado y
medioambiente, incluso si la magnitud se reduce en la especificación ajustada a la calidad.
El signo negativo del término interacción sugiere un costo beneficio proveniente de la
provisión conjunta de suministro de agua y alcantarillado.
En una contribución más reciente, Nauges y Van Den Berg (2008) estiman las funciones de
costos para las empresas de servicios de agua que operan en cuatro países en desarrollo
(utilizando especificaciones de translog que incluyen variables relacionadas con la
calidad). Los países analizados son Brasil, Moldavia, Rumania y Vietnam; en todos los
países menos en los últimos, los servicios públicos proporcionan servicios de agua y
alcantarillado y se ha demostrado que existen economías de alcance.
El estudio de Fraquelli y Giandrone (2003) se centra en la estimación de una función de
costos sobre una muestra de plantas de tratamiento de aguas residuales italianas. La
forma funcional adoptada es un Cobb-Douglas que incluye algunas medidas de calidad del
agua tratada. También incluyen una variable para controlar la integración con los servicios
de suministro de agua, que se muestra como significativa y que afecta negativamente los
costos, lo que sugiere la presencia de economías de alcance. Sin embargo, las
características de la industria del agua permiten otra definición de economías de alcance
horizontal. Por ejemplo, Torres y Morrison Paul (2006) detectan altas economías de
alcance entre la producción de agua para el mercado minorista (ventas al cliente final) y al
por mayor (ventas a otros servicios), que son particularmente relevantes para las
empresas más pequeñas. Las estimaciones se proporcionan sobre una muestra de
servicios de agua de los EE. UU. Mediante la función de costo cuadrático Leontief
generalizada y la contabilidad de la endogeneidad de la producción.
Kim (1987) y Kim y Clark (1988) también aportan contribuciones sobre la estructura de
costos de los servicios de agua de EE. UU. Para el año 1973. Los autores utilizan una
función de costo de translog, superando el problema de tratar con ceros al sustituirlos con
un nivel arbitrariamente pequeño de salida (10% de la media de la muestra). Sobre el
problema de alcance, encuentran un efecto negativo en la complementariedad de costos
entre servicios residenciales y no residenciales, es decir, los valores positivos de las
elasticidades de costos marginales cruzados sugieren que aumentar un producto genera
un aumento en el costo marginal de producir el otro producto. Sin embargo, en Kim y
Clark (1988) las estimaciones destacan la existencia de economías de alcance (0.1663) en
la media de la muestra, que sin embargo no es probable que persistan en todo el rango de
producción. La forma del locus M (el conjunto de todos los puntos con un costo mínimo
promedio de los rayos) también proporciona evidencia a favor de las economías de
alcance.
La Tabla 4 resume las contribuciones revisadas.