Sie sind auf Seite 1von 2

INTRODUCCIÓN

En toda reacción química se produce siempre una absorción o desprendimiento de energía. Sin
embargo, esto no es del todo correcto, ya que la energía ni se crea ni se destruye, solo se
transforma, por lo tanto lo que ocurre en una reacción química es la conversión de la energía
química (la asociada a la formación y ruptura de enlaces químicos) en otros tipos de energía y
viceversa.

Cualquier reacción química va acompañada normalmente de un intercambio de energía con el


medio externo. Este hecho se debe a que los productos obtenidos tienen un estado energético
diferente al de los reactivos de partida. Por lo que esa diferencia ha de ser absorbida o
emitida. Dicho intercambio de energía puede realizarse de diferentes formas: · Como energía
eléctrica: pilas o celdas electroquímicas. · Como energía luminosa. · Como calor o trabajo.

La parte de la Física que estudia el calor y sus transformaciones es la Termodinámica. En este


tema sólo nos interesa la aplicación de la termodinámica a las reacciones químicas, de lo que
se ocupa una rama de la misma llamada Termoquímica.

La cantidad de calor absorbida o desprendida mediante una reacción química. Esto se debe ala
diferencia entre las entalpías de los productos y de los reactantes a una temperatura definida y
a presión constante. El calor de reacción depende solo de los estados inicial y final del proceso,
más no del camino que ha seguido la reacción.

Si se desprende calor disminuye la entalpía y H ∆ es negativo, la reacción se denomina


exotérmica. En una reacción endotérmica se absorbe calor y se eleva la entalpía del sistema.
El calor de reacción se expresa para una unidad estequiometrias y depende de la cantidad de
sustancia. Los calores de reacción o variaciones de entalpía son aditivos, esta aditividad, es una
definición del primer principio de la termodinámica. El calor de reacción depende solo del
estado inicial y final o del camino que ha seguido la reacción.

Las reacciones químicas son procesos de transformación o cambio de unas sustancias en otras.
En ciertas ocasiones, el interés de este tipo de procesos se centra en la obtención de nuevos
productos útiles para la medicina o para la industria; en otras, se persigue la obtención de
energía; tal es el caso, por ejemplo, de la combustión de la gasolina o del carbón. En general, las
reacciones químicas llevan consigo cambios materiales y también cambios energéticos.

La determinación de la cantidad de energía puesta en juego en una reacción o la explicación de


su carácter espontáneo constituyen algunas de las cuestiones o aspectos energéticos de las
reacciones químicas.
OBJETIVOS

Objetivo general

 Caracterizar el flujo de calor que hay en las reacciones químicas a presión


constante por medio de la entalpia como función termodinámica.

Objetivo especifico

 Comprobación cualitativa de la absorción o liberación de calor que acompaña a las


reacciones químicas.

 Determinación cuantitativa del calor asociado a las reacciones químicas.